Printer Friendly

Las ilusiones perdidas.

La reunion en Nueva Orleans entre el presidente Bush, el primer ministro Harper y el presidente Calderon no pudo ser mas deslucida. Los "tres amigos" tenian otras cosas en que pensar y acudieron alli convencidos de que no era el momento de hacer avanzar proyectos nuevos. A cambio, dejaron testimonio de lo mucho que se ha perdido de las ilusiones, experimentadas por algunos circulos en el decenio de los noventa, respecto a una America del Norte que se beneficiaria de un proceso de integracion.

La reunion estuvo acompanada de una gran confusion en tomo al mecanismo de dialogo que se estaba poniendo en marcha. Para la mayoria de los comentaristas, se trataba de una expresion del Acuerdo para la Seguridad y la Prosperidad de America del Norte (ASPAN), suscrito en marzo de 2005; bajo ese marco se celebraron desde entonces las otras tres cumbres en Waco, Cancun y Montebello.

Sin embargo, al presentar al Congreso la solicitud para asistir a la reunion (Gaceta del Senado 220), el presidente Calderon dejo claro que, al menos para el, no se trataba de asistir a una reunion del ASPAN. De ese mecanismo se encargan, al parecer, los secretarios de Estado. La Cumbre es la ocasion de evaluar resultados de dicho acuerdo, pero tambien de atender asuntos de cooperacion regional y de fijar prioridades sobre el futuro de dicha cooperacion.

Este deslindamiento del ASPAN puede tener diversas lecturas. Una de ellas, que ha sido desde el comienzo un mecanismo visto con gran escepticismo en el interior de los tres paises. En Mexico, porque despierta suspicacias lo mucho que contiene de seguridad y lo poco que ofrece de prosperidad; para los canadienses, porque en general ellos nunca han sido entusiastas de las bondades de la cooperacion en America del Norte; y en Estados Unidos, porque su opinion publica anda muy critica de las supuestas ventajas obtenidas con los acuerdos de libre comercio que, para ellos, provocan desempleo. Al menos asi lo han hecho sentir los congresistas que bloquearon el Acuerdo de libre Comercio con Colombia y, sobre todo, los precandidatos democratas, cuyas criticas al TLCAN y la promesa de revisarlo colocaran a Mexico en situacion dificil si uno de ellos llega al poder.

Tomando en cuenta ese ambiente, los tres lideres consideraron conveniente dejar, como mejor resultado de su encuentro, una declaracion reafirmando las bondades del TLCAN. Pero su llamado, 15 anos despues de la firma de ese acuerdo, suena extemporaneo. O el acuerdo llega mas lejos o esta empezando a envejecer. Es necesario, por lo tanto, revisar y proponer nuevas medidas para actualizar aquel pensamiento segun el cual una epoca de cooperacion creciente en America del Norte llevaria a los paises de la region a estar mas integrados y avanzar hacia terrenos mas promisorios. Sin embargo, fue evidente que tales aspiraciones no estaban presentes en quienes asistieron a Nueva Orleans.

Dado los resultados tan escasos que podian obtenerse en la Cumbre, el presidente Calderon puso el acento en otros aspectos de su visita. El tema central ha vuelto a ser el de los trabajadores indocumentados en Estados Unidos. Segun el documento presentado al Congreso, es a ellos a quienes se tuvo en mente al reabrir el consulado de Nuevo Orleans, y es a ellos y a sus demandas a los que se concederia atencion en Dallas.

Ese papel central otorgado a la proteccion de los trabajadores migrantes, y el desinteres en llevar alguna posicion de mas significado para profundizar la accion trilateral, confirman que el presidente Calderon no otorga prioridad a pavimentar el camino para un entendimiento de largo aliento con America del Norte. Es significativo que uno de sus propositos en Nueva Orleans fuera "buscar que la cooperacion de America del Norte no se limite a la region, sino que se extienda a todo el hemisferio", es decir, bajar el acento a la norteamericanizacion.

Tomando en cuenta los agravios asociados a la construccion de la barda fronteriza y las redadas y deportaciones de compatriotas indocumentados, es comprensible el poco afecto que se siente en estos momentos hacia el vecino del norte. Siendo comprensible, no es justificable. Un presidente de Mexico no erige dar atencion a Estados Unidos; el tema se impone por la fuerza de las circunstancias.

Por la fuerza de la geopolitica; por la manera en que se ha desarrollado la actividad exportadora en Mexico, fuertemente integrada a Estados Unidos; por la profundidad de las redes establecidas a traves del movimiento migratorio; por la fuerza de la presencia cultural hacia uno y otro lado; por la escasa voluntad diversificadora de nuestro empresariado; por nuestro desconocimiento del resto del mundo, la prioridad de las relaciones exteriores de Mexico es Estados Unidos. Y como corolario de esa prioridad se impone, a su vez, el interes en Canada.

Pese a lo anterior, siguiendo una linea de pensamiento comun entre los grupos conservadores en Mexico, el presidente Calderon no logra interesarse en Estados Unidos; prefiere poner el acento en la diversificacion, aunque despues de 17 meses de gobierno no quede muy claro hacia donde desea dirigirla.

De no tener pronto una idea mas elaborada sobre las relaciones Mexico-Estados Unidos, y de no delinear con mayor precision cual puede ser el verdadero alcance de la diversificacion, el presidente Calderon corre el riesgo de que de su politica exterior solo permanezcan las ilusiones perdidas.
COPYRIGHT 2008 CISA Comunicacion e Informacion, S.A. de C.V.
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2008 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Pellicer, Olga
Publication:Proceso
Date:Apr 27, 2008
Words:980
Previous Article:Vago tufo a golpismo.
Next Article:Cobardia y ridiculeces.
Topics:

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2019 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters