Printer Friendly

Las huellas de otro texto medico en don Quijote: las Virtudes del romero.

Senor, quien quiera que seais, hacednos merced y beneficio de darnos un poco de romero, aceite, sal y vino, que es menester para curar uno de los mejores caballeros andantes que hay en la tierra, el cual yace en aquella cama malferido por las manos del encantado moro que esta en esta venta. (Quijote I, 17)

POCOS minutos despues de haberse administrado el sobredicho romero en vino con los demas simples, creyo don Quijote "que habia acertado con el balsamo de Fierabras," y asi recobro animo para "partirse luego a buscar aventuras ... con la seguridad y confianza que llevaba en su balsamo" (Quijote I, 17).

Cuando escribio Cervantes la primera parte de su novela, ya hacia mas de trescientos anos que circulaba entre los escritos medicos europeos una receta para un "balsamo" hecho a base del romero, considerado una panacea ("omne malum sanat") para todo el cuerpo ("ad totum corpus valet"). Se encontraba en un opusculo curiosisimo al cual se le ponia muchas veces el titulo Virtudes del romero o Propiedades del romero. (1) [??]Conocio Cervantes esta obrita? Al escoger los ingredientes que su Quijote pediria para hacer el balsamo de Fierabras, [??]dejo resonar en su novela la receta del tratadillo Virtudes del romero? No seria ella la unica obra medica que dejara rastro en el Quijote, pues Cervantes menciona la famosisima traduccion al castellano hecha por Andres Laguna de la Materia Medica del griego Dioscorides (I, 18). Aunque sea en gran parte especulacion, en este comentario propongo que si la conocio directamente de sus lecturas, y que la tenia guardada en su memoria por ser las Virtudes una lectura verdaderamente inolvidable.

Una de las muchisimas peculiaridades fascinantes de la ciencia herbaria medieval es la existencia de tratadillos dedicados al loor de una determinada planta y sus virtudes medicinales. El catalogo de Singer cita opusculos sobre celidonia, lunaria, y otra hierba llamada martago, entre otras (736-37). De todos los simples a los cuales se dedicaron durante el Medioevo opusculos medicos, el romero es sin duda el que mas se ha fijado en la tradicion escrita a traves de los siglos XIV a XVII. Ademas de esta proliferacion multisecular, otro rasgo suyo me ha llevado a estudiar con empeno su tradicion europea, y es el hecho de que en muchas versiones sobrevive en una forma u otra un brevisimo pero fascinante prologo novelizador que brinda al lector un relato en primera persona sobre como y donde se descubrieron las propiedades maravillosas del romero. Es este relato lo que hace inolvidable el opusculo, y lo que hace creer que Cervantes lo habria facilmente recordado. Dos ejemplos tipicos de tal prologo se ofrecen a continuacion:

Dize el [espacio en blanco]. Commo yo estouiese en Babilonia aprendiendo de vn mucho antiguo maestro las virtudes del romero, las quales no qujso mostrar a persona alguna, por amigo suyo que fuese especial: las quales muy secreta mente, con afincamjento de muchos ruegos, me mostro & dixo asi ... (Amasuno 40)

Este es el secreto muy marauilloso de como se ha de sacar el azeyte dela flor del romero. sepas que maestre Arnau de villa noua estando en Bauilonia estaua ende vn moro muy grande filosofo & maestro en medecina & era muy grande estrologo. & rogole muy ahincadamente quele ensenasse a hazer el olio dela flor del romero & el moro le dixo pues te he ensenado las virtudes del romero. Plazeme de te ensenar a hazer el azeyte dela flor del. & dixo el moro al christiano. Amigo sabe que vna delas mas excellentes virtudes quel romero tiene es ... (Virtudes del romero 107)

El misterio del espacio en blanco dejado en el manuscrito de la Biblioteca Universitaria de Salamanca 2262 (primer ejemplo), la solemnidad de oraculo de la divulgacion de los secretos, la tension implicita en el encuentro de dos civilizaciones y dos religiones adversarias, y aun diria yo cierto eco apocaliptico en situar este encuentro en la Babilonia del cautiverio y de la Revelacion hacen inolvidable el prologo. Al mismo tiempo que este prologo autoriza y garantiza los consejos medicos introducidos por el, invita al lector, especialmente a uno como Cervantes sensible ya a cuestiones transculturales, a adentrarse en el texto. Sin tal prologo el texto habria resultado tan seco y monotono como los demas recetarios medicos de la Edad Media, y supongo que no habria dejado gran impresion en la memoria de los lectores.

Antes de proponer las posibles fuentes inmediatas de la receta de Cervantes, se debe senalar que la receta en el Quijote es en algunos detalles diferente de la del tratadillo; se comprendera que los fines del novelista no le obligan a reproducir fielmente todos los pormenores de un texto medico. Como queda dicho, en el "balsamo de Fierabras" entraban aceite, sal, vino y romero, los cuales mezclaba Don Quijote antes de ponerlo sobre el fuego para hervir. Tal mezcla no aparece en las recetas de Virtudes del romero, pero es de notar que en esta obrita aparece de rigor una receta para el vino de romero y otra para el aceite de romero, con una larga lista de las enfermedades que se curan con estos remedios. Asi como en la preparacion del "balsamo de Fierabras," tambien en la receta del vino de romero se hierve su flor en el vino y despues se bebe:

[U]na delas mas excellentes cosas delas virtudes que el romero en sy ha: es que la su flor sy fuere puesta en el mosto quando sale delas vbas & heruiere conella. E si por ventura no houiere mosto, sea hechada en buen vino puro oliente tinto & hierua hasta que mengue el tercio: E tome el vino conla flor & beua dello hasta que sienta en si su salud ... E para todas estas passiones suso dichas & enfermedades beua dello asy como te he dicho del vino & luego sera curado & sano de qualquier enfermedad de frialdad, o de qualquier humor corriente & fortefica todos los miembros del cuerpo & conserua & conforta propriamente la substancia del cuerpo. & haze sostener la juuentud & quien vsare a beuer aqueste mosto: o el vino nunca sera corrompido su cuerpo de postemacion ... (Virtudes del romero, 110-111)

Si no resulta convincente tal coincidencia entre el balsamo de "feo Blas" (como lo llama Sancho) y los escritos medicos sobre el romero, recuerdese tambien que el padre de Miguel de Cervantes era cirujano, y que el autor habria heredado de su padre la biblioteca, la cual tenia muchos libros medicos. En la lista compilada por Eisenberg de los libros citados por Cervantes en sus obras, aparecen varios libros medicos, como La primera parte de la cirujia de Daza Chacon, el "Dioscorides" de Andres de Laguna (ya mencionado, sobre materia medica), el Libro o pratica en Cirugia de Juan de Vigo, y otros dos tratados, uno de Francisco Diaz (Tratado nuevamente impresso de todas las enfermedades delos rinones ...) y otro de Luis Lobera de Avila, sobre varias enfermedades (Eisenberg 283-84, 292, 306). Aunque no he podido encontrar entre estas obras el tratadillo sobre el romero, (2) uno de los libros que pertenecio a su padre (Eisenberg 292), el Libro de experiencias de medicina (1544) de Luis Lobera de Avila, comienza de hecho con la rubrica "Azeyte de balsamo artificial muy experimentado para muchas cosas," y el primer ingrediente de la receta es romero: "Tomen vna olla vedriada que sea grande y han la de henchir de flores de romero rezientes o frescas" (7r). No es una de las muchas recetas que suelen incluirse en Virtudes del romero, ni tampoco hay rastro del prologo en ella, pero parece derivarse en parte del opusculo (se usa para los mismos males, se entierra el vidrio durante la preparacion del balsamo, etc.).

Si no hay una prueba contundente de que Cervantes leyera las Virtudes del romero, parece cierto que le interesaban de manera especial las hierbas, pues tal interes se proyecta decididamente en su protagonista. Al llegar a la casa de Don Diego de Miranda en la segunda parte de la novela, tiene ocasion don Quijote de exponerle al hijo de aquel, don Lorenzo, las dotes mas importantes del caballero andante ideal, entre las cuales esta el tener amplio conocimiento herbario: "[h]a de ser medico, y principalmente herbolario, para conocer en mitad de los despoblados y desiertos las yerbas que tienen virtud de sanar las heridas; que no ha de andar el caballero andante a cada triquete buscando quien se las cure" (II, 18). Las frecuentes menciones de diversas plantas a lo largo de la narracion acusan de igual modo cierta aficion por la observacion de los vegetales: se citan entre otras la chicoria, la adelfa, el acebo, el tejo, la enea, el oregano, los jarales, la retama, las berzas, las badeas, las malvas, el tomillo, la tuera y la canaheja. Este interes le habria dispuesto a apreciar diversas lecturas sobre el reino vegetal como la referida en este dialogo entre amo y escudero:

--[??]Que te faltan las alforjas, Sancho? -dijo don Quijote.

--Si que me faltan -respondio Sancho.

--Dese modo, no tenemos que comer hoy -replico don Quijote.

--Eso fuera--respondio Sancho--cuando faltaran por estos prados las yerbas que vuestra merced dice que conoce, con que suelen suplir semejantes faltas los tan malaventurados andantes caballeros como vuestra merced es.

--Con todo eso--respondio don Quijote -, tomara yo ahora mas aina un cuartal de pan, o una hogaza y dos cabezas de sardinas arenques, que cuantas yerbas describe Dioscorides, aunque fuera el ilustrado por el doctor Laguna. (I, 18)

Entre las docenas de libros de la epoca de Cervantes sobre el valor terapeutico de las plantas hay por lo menos dos titulos importantes del siglo XVI que contienen las Virtudes y que dificilmente habria desconocido. (3) Ademas del Libro de medicina llamado Macer que se viene citando (con ediciones de 1518, 1519, y una de 1527 en Valladolid, donde estudio Cervantes), otros dos textos de gran popularidad en Espana son el Libro de phisonomia natural, y varios secretos de naturaleza de Jeronimo Cortes (primera edicion de 1598, segun Palau 145; 1597, segun Simon Diaz 86) y la Obra de agricultura (1513) del "padre de la agricultura espanola," Gabriel Alonso de Herrera. En el Libro de phisonomia, todo el segundo "tratado" de los cinco anunciados se dedica al romero. En la parte sobre el balsamo se lee lo siguiente:

Este licor, o balsamo del Romero, tiene virtud y propriedad de sanar qualquier llaga fresca, o vieja. Assi mismo este licor tiene propriedad de ygualar la carne de las heridas, haziendo que no quede senal, o muy poco, como se dize del balsamo Arabiano. (20v)

Son precisamente las heridas frescas recibidas el dia anterior de los arrieros (I, XV) en "el val de las estacas," y las fresquisimas recibidas de otro arriero aquella misma noche, la de su encuentro amoroso con Maritornes en la oscuridad de la venta (I, XVI), las que necesitan la cura milagrosa que la receta del romero promete. Es tambien interesante notar que el mismo Jeronimo Cortes trata de otros dos de los ingredienttes que entran en el balsamo de Fierabras en el mismo Libro de la phisonomia cuando vuelve a dar consejos sobre la cura de "las llagas nuevas y frescas, con solo vino y azeyte" (105v). Por otro lado, Caballero Palacios, lejos de ver virtud consolidativa en este balsamo, considera tal mezcla de ingredientes "la composicion clara de un vomitivo" (36-37), otro indicio para los contemporaneos de que el protagonista andaba bastante desatinado en todo lo que emprendia, incluyendose cuestiones terapeuticas.

Como el Libro de la phisonomia se dio a la luz primero en 1598, parece coincidir mejor cronologicamente con la creacion de Don Quijote, pero si Cervantes no llego a conocer la obra de Cortes, tal vez conociera la Obra de agricultura de Gabriel Alonso de Herrera. Aunque la edicion princeps es de 1513, la popularidad de este tratado sobre las labores del campo se trasluce en la historia de sus ediciones: Simon Diaz enumera catorce ediciones entre 1513 y 1605 (fecha de la primera parte del Quijote). El capitulo sobre el romero (Libro 4, capitulo 34) es tan memorable, que en la hermosa edicion facsimil de 1979 Thomas F. Glick lo recoge para las escasas paginas (apenas siete, 53-59) de "antologia" que el selecciona para ser traducidas al ingles. Lo que hace notable el capitulo sobre el romero en la Obra de agricultura de Herrera es la narracion pintoresca del autor sobre como llego a conocer y a poseer el tratadillo sobre el romero, de como despues lo perdio, y de como lo tuvo que reconstruir de memoria para su Obra de agricultura. Si no fuera presentada como historia verdadera y personal, y si no fuera de tanta anterioridad al Quijote, pareceria esta anecdota un ingenioso desdoblamiento cervantino de voces autoriales. [??]Es posible que Cervantes se inspirara en ella, o para parodiarla, o bien para imitarla, en el episodio del hallazgo del cartapacio (I, IX)? Antes de desdenar tal convite a la especulacion, debe saborearse aqui el deleitoso relato:

Estando en granada vi vn dia leer a vn moro especiero que porque auia ydo a jherusalen y ala casa de meca, los moros le tenian en mucha veneracion y avn muchas vezes nos mostraua algunas pinturas que el auia traydo de jherusalen y por esto yo con otros estudiantes mocuelos le yuamos muchas vezes a ver e leyonos alli vna vez en su arauigo vnas receptas que el tenia en mucho dela virtud del romero y auia traydo de alla y porque nosotros no entendiamos aquel lenguaje, el como pudo, que sabia vn poco de castellano, nos dio a entender algo dello. Yo rogue a vno que melo trasladase en castellano y dila a vno para que para si sela trasladase y nunca mela torno; algo me quedo della enla cabeca. Mas el senor bachiller Diego Hernandez de Herrera mi hermano sabiendo quanto yo lae pesquisado me enbio otra que traslado algo diferente dela que yo digo, mas muy poco. Ella pone estas virudes del romero, y segund enella se dize tambien fue auida de vn moro grande medico. Primeramente dela flor se haze vn azeyte como balsamo desta manera ... (123r)

Las coincidencias entre el balsamo de las Virtudes del romero y el balsamo de Fierabras son muchas: en ambos entran vino y romero, en ambos se hierve la mezcla, ambos se prestan para sanar las llagas frescas. Cuando se considera el contacto que tenia Cervantes con obras sobre medicina, lo difundido que era el tratadillo sobre romero entre los escritos medicos del siglo XVI, el tono misterioso de su prologo y el interes que seguramente habria suscitado en cualquier lector--sirvanos Herrera como ejemplo -, no me parece disparatado sugerir que Cervantes lo conociera, y que lo dejara resonar en el famoso "balsamo de Fierabras."

TRUMAN STATE UNIVERSITY

OBRAS CITADAS

Alonso de Herrera, Gabriel. Obra de agricultura. Alcala: Arnao Guillen de Brocar, 1513.

Amasuno, Marcelino, ed. El Compendio de Medicina para D. Alvaro de Luna del doctor Gomez de Salamanca. Salamanca: Univ. de Salamanca, 1971.

Boot, Christine y Johannes Mayer. "Zwei Neufunde zur altdeutschen Uberlieferung des Rosmarintraktats." Sudhoffs Archiv 74:1 (1990): 104-11.

Braekman, W. L. "A Middle Dutch Version of Arnald of Villanova's Liber de vinis." Janus 55 (1968): 96-133.

BOOST = Faulhaber, Charles B. et al. Bibliography of Old Spanish Texts. 3a ed. Madison: Hispanic Seminary of Medieval Studies, 1984.

Caballero Palacios, Horacio. El pensamiento medico en Don Quijote. San Luis Potosi, Mexico: Las Manzanas, 1977.

Cervantes Saavedra, Miguel de. Don Quijote de la Mancha. Ed. Salvador Fajardo and James A. Parr. Asheville, North Carolina: Pegasus Press, 1998.

Cignoli, Francisco. "El romero: Una de las panaceas del pasado." Boletin de la Sociedad Espanola de la Historia de la Farmacia: Ciencia, Literatura y Arte 22 (1971): 7-13.

Cortes, Jeronimo. Lunario, y pronostico perpetuo. Valencia: Herederos de Juan Navarro, 1594.

--. Phisonomia y varios secretos de naturaleza. Barcelona: Lorenco Deu, 1629.

Daza Chacon, Dionisio. Pratica, y teorica de cirugia en romance, y en latin ... Valencia: En casa de los herederos de Chrysostomo Garriz, por Bernardo Nogues, 1650.

Diaz, Francisco. Tratado nuevamente impresso, de todas las enfermedades delos rinones, vexiga, y carnosidades dela verga, y vrina ... Madrid, 1588.

Dioscorides. Pedacio Dioscorides Anazarbeo, acerca de la materia medicinal, y de los venenos mortiferos, traduzido de lengua griega, en la vulgar Castellana ... por el Doctor Andres de Laguna. Salamanca: Mathias Gast, 1566.

Eisenberg, Daniel. "La biblioteca de Cervantes." Studia in Honorem prof. Martin de Riquer. 4 tomos. Barcelona: Quaderns Crema, 1986-1991. T. 2.

Glick, Thomas, introduccion y antologia. Obra de agricultura. Gabriel Alonso de Herrera. Ed. facsimil. Valencia: Hispaniae Scientia, 1979.

Hitos Natera, Maria del Pilar. "Indice de los manuscritos existentes en la Biblioteca Nacional de Madrid, de interes a la historia de la farmacia y ciencias afines, con breves comentarios de su contenido." Boletin de la Sociedad Espanola de la Historia de la Farmacia 19 (1968): 49-51, 117-28; 20 (1969): 17-37, 103-26, 154-81.

Keiser, George R. "Rosemary: Not Just for Remembrance" en Health and Healing in the Medieval Garden: Proceedings of the 15th Annual Medieval Studies Conference at The Pennsylvania State University, eds. Alain Touwaide and Peter Dendle (en vias de publicacion).

--. "A Middle English Rosemary Treatise in Verse and Prose" en American Notes and Queries 18:3 (2005): 7-17.

Libro de medicina, llamado Thesoro de pobres. Valencia: Alvaro Franco, 1598.

Lobera de Avila, Luis. Libro delas quatro enfermedades cortesanas ... [y] Libro de experiencias de medicina. Toledo: Juan de Ayala, 1544.

Palau y Dulcet, Antonio. Manual del librero hispano-americano. 2a ed. 27 tomos. Barcelona: Libreria Palau, 1948-1973. T. 4.

Palmireno, Lorenzo. Vocabulario del humanista. Valencia: Petri a Huete, 1569. PhiloBiblon. BETA (Bibliografia Espanola de Textos Antiguos. http://sunsite.berkeley.edu/ Philobiblon/BETA/2295.html 30 mayo 2005.

Propiedades del romero = Marcela Lopez, ed. The Text and Concordance of Biblioteca Universitaria, Salamanca, MS 2262: Propiedades del romero. Madison: Hispanic Seminary of Medieval Studies, 1987.

Simon Diaz, Jose. Bibliografia de la literatura hispanica. Tomo 9. Madrid: Consejo Superior de Investigaciones Cientificas, 1971.

Singer, Dorothea Waley. Catalogue of Latin and Vernacular Alchemical Manuscripts in Great Britain and Ireland dating from before the XVI Century. 3 tomos. Brussels: Maurice Lamertin, 1928-1931. T. 2.

Virtudes del romero [en] Textos y Concordancias del Libro de medecina llamado Macer: Granada: Andres de Burgos, 1518 y 1519. Ed. Thomas M. Capuano. Madison: Hispanic Seminary of Medieval Studies, 1991.

(1) Un estudio comprensivo del opusculo todavia no se ha realizado. Se deriva en parte del Liber de vinis de Arnaldo Villanova, y aqui se cita de la reproduccion de Braekman de la edicion princeps (Paris, 1495) de este Liber de vinis. Vease tambien Boot y Mayer, y George R. Keiser, que ha hecho varios estudios sobre el romero en el medioevo. Le agradezco a Daniel Eisenberg varias sugerencias que me hizo tras leer una version preliminar de esta nota.

(2) De estos titulos solo el de Juan de Vigo no ha llegado a mi alcance, otros se han consultado en ediciones algo tardias (vease obras citadas).

(3) Otros textos castellanos sobre el romero que pudo haber conocido Cervantes, ademas de los que se mencionan en este estudio, son Virtudes del romero del MS 2328 de la Biblioteca Nacional de Madrid (BOOST 1342 y PhiloBiblon BETA manid 2295 texid 1862; sobre los manuscritos que poseia Cervantes vease Eisenberg 271); Propiedades del romero del MS 2262 Universitaria, Salamanca; el Tratado de las virtudes del remoro [sic] al deseoso de su salud resumido por Hitos Natera (1969: 33); el Libro de medicina, llamado Thesoro de pobres (1598), capitulo LXIII; el Vocabulario del humanista (1569) de Lorenzo Palmireno, que tiene una seccion sobre el romero intercalada en el abecedario de las hierbas; el Lunario y pronostico perpetuo (1594) de Jeronimo Cortes (99r-100v), y varios otros textos citados por Cignoli (incluso uno de Quevedo).
COPYRIGHT 2005 University of North Carolina at Chapel Hill, Department of Romance Languages
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2005 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Capuano, Rhomas M.
Publication:Romance Notes
Date:Mar 22, 2005
Words:3279
Previous Article:The picaresque school of learning: modernity and the critique of classical humanism in Guzman de Alfarache and the Ortografia castellana.
Next Article:Phedre de Racine: du labyrinthe mythique au Chemin de Jerusalem.


Related Articles
El festival comienza el Dia de la Independencia.
El desciframiento del erotismo escenico en Amor de don Perlimplin con Belisa en su jardin.
"Y rio mucho la burla": nuevos apuntes sobre la risa en el Lazarillo.
El mito de Apolo y otros mitemas: una lectura metaficcional del cuento Apolo y las putas de Carlos Fuentes.
El Crotalon: a mitad de camino entre la satira menipea y la satira formal.
De senoras y putas: las mujeres malas en la narrativa de Lucia Guerra.
Imagenes trizadas y significados flotantes: lo anterior de Cristina Rivera Garza.
El discurso amoroso en la memoria literaria. Permanencia y transformacion en Solitario de amor.
Arellano, Ignacio y Victoriano Roncero (eds.). Democrito aureo. Los codigos de la risa en el Siglo de Oro.
Unidad y fragmentacion en Lazarillo de Tormes.

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2019 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters