Printer Friendly

Las ambiguedades y fisuras en el discurso y romance nacional del trujillismo.

Serrata, Medar. La poetica del trujillismo: Epica y romance en el discurso de "la Era". San Juan, Puerto Rico: Isla Negra, 2016. 280 pp. ISBN: 978-9945-581-87-4.

Medar Serrata se aproxima al discurso del trujillismo enfocandose en los que se consideran los ideologos mas vinculados al regimen y que ayudaron a forjar la imagen y politica de este: Manuel Arturo Pena Batlle, Joaquin Balaguer, Tomas Hernandez Franco y Ramon Marrero Aristy. El libro se divide entre los dos primeros capitulos, los cuales se enfocan en los dos personajes que mas se adentraron a la ideologia del Trujillato, y los dos ultimos, dedicados a dos escritores quienes parecen contrarrestar en sus escrituras las propuestas racistas de la dictadura. A diferencia de como se ha escrito de estas cuatro figuras en la dictadura de Rafael Leonidas Trujillo Molina quien goberno la Republica Dominicana de 1930 a 1961, Serrata no analiza por separado la obra creativa de la obra politica de estos intelectuales. Acertadamente analiza sus cartas, discursos, poesias y novelas para mostrar una realidad mas compleja en cuanto el pensamiento y fidelidad que estos tenian hacia al regimen al que tarde o temprano todos pertenecieron.

Serrata abre con un breve resumen y explicacion del papel de "estos hombres de letras" el cual "fue contribuir al exito de esa empresa colectiva encaminada a legitimar el poder del 'Jefe' y facilitar el proyecto civilizador" (21). Esto es seguido por el marco teorico que usara para analizar las propuestas de los cuatro escritores entorno a la politica e ideologia trujillista. Citando a Tilomas Greene y a David Quint delinea los elementos del genero epico, los cuales Serrata sostiene que el discurso de los cuatro ideologos del regimen se adhieren. Argumenta que en algunos casos se ve elementos de la "epica de los vencedores" (epica virgiliana) mientras que en otros la "epica de los vencidos" (el romance) (31). Siendo esta discrepancia lo que le interesa investigar mas a fondo en los siguientes cuatro capitulos.

En el primer capitulo, Serrata hace un breve analisis de la novela fundacional dominicana, Enriquillo de Manuel de Jesus Galvan para dar el contexto y encuadrar lo que sera su analisis de las dos versiones de Enriquillo, la figura mitica y padre fundacional de la Republica Dominicana en textos de Manuel Arturo Pena Batlle y perfilar el giro ideologico de este. Ciertamente, Serrata traza la carrera politica de Pena Batlle y subraya la influencia del positivismo derivado de Eugenio Maria de Hostos, intelectual puertorriqueno, y el mestizaje propuesto por Jose Vasconcelos, pensador mexicano, en los anos antes, e incluso al principio delTrujillato. Serrata analiza, entre otros escritos, dos ensayos del ideologo, uno escrito en 1937 y el otro en 1948 y concluye que Pena Batlle pasa de ver la "historia como ciencia" a verla como "sentimiento." De esta manera, Eriquillo pasa de ser un personaje simbolico del nacionalismo liberal donde el poder espanol colonial es ilegitimo y del cual la poblacion nativa se debe liberar a "orientada a reafirmar el principio de autoridad y preservar los valores eternos' de la cultura espanola" en la cultura dominicana. (67).

De aqui Serrata pasa al segundo capitulo, el cual titula "Borrar y preservar: Joaquin Balaguer o la monumentalizacion de la violencia", donde hace un meticuloso analisis de las cuatro versiones del famoso libro Guia emocional de la ciudad romantica de Balaguer, el cual fue publicado en 1944, 1969, 1974 y 1992. En este libro Balaguer se enfoca en describir la ciudad de Santo Domingo a traves de un recorrido por sus edificios coloniales y de esta manera "vincular el origen mitico de la nacion" al respectivo presente de cada edicion (110). Serrata argumenta que las discrepancias entre las cuatro versiones le permiten a Balaguer distanciarse de Trujillo al omitir el capitulo y las referencias al dictador de la primera edicion en subsecuentes ediciones, no obstante, logra salvaguardar la ideologia de la dictadura: la identidad nacional dominicana como hispana, catolica y antipoda cultural y racial de Haiti.

A estos dos primeros capitulos Serrata yuxtapone los dos siguientes dedicados a dos escritores cuyas obras literarias parecen estar claramente en oposicion al imaginario nacional del regimen. Tomas Hernandez Franco, famoso poeta de <<Yelida>>, al igual que Balaguer, fue parte del regimen desde el inicio aunque su poema mas famoso parece deshacer el origen mitico nacional del discurso oficial del Trujillato. Como en los demas capitulos, Serrata incluye elementos historicos relevantes a lo que argumenta. En este capitulo, le recuerda al lector, citando al historiador haitiano Michel-Rolph Trouillot, que el sentimiento anti-Haitiano de la epoca no origina ni es unico a la Republica Dominicana sino que se extendio (se extiende) en todo Occidente desde que la Revolucion Haitiana puso de cabeza la jerarquia racial establecida. Contra este marco historico es que Serrata propone una lectura de "Yelida" "contra el telon de fondo de la tradicion virgiliana, el poema puede interpretarse como una parodia, un comentario politico sobre la identificacion del genero epico con la logica de los vencedores" (180). Es decir, aunque a primera lectura parezca tener los elementos de esta tradicion, el "heroe epico" del poema no es ni heroe ni epico. En el cuarto capitulo se enfoca en el unico de los cuatro ideologos que es asesinado por el regimen, el escritor Ramon Marrero Aristy. Serrata hace una lectura alegorica de su novela Over y argumenta que, al igual que Tomas Hernandez Franco, la literatura que produjo no promueve el imaginario nacional propuesto por la dictadura. En el caso de Marrero, argumenta que tiene una "vision de una identidad transnacional arraigada en la experiencia de la esclavitud y el neocolonialismo" y no tanto arraigada en la herencia espanola y en contraposicion de Haiti (224).

A lo largo de su intervencion Serrata dialoga con criticos como Pedro Luis San Miguel, Doris Sommer y Nestor Rodriguez para recalcar que el Trujillato, a pesar de si, nunca fue una entidad monolitica. La poetica del trujillismo matiza la critica sobre la ideologia de la "Era" al presentar ya sea el giro politico o las contradicciones que se daban entre la obra literaria y la obra netamente politica de estos personajes--con excepcion de Balaguer--del circulo mas intimo de la dictadura. Serrata cierra el libro con un epilogo donde no solo resume el uso de las convenciones adoptadas por estos escritores en el discurso de la "Era", cuando necesariamente debia rendirse culto al "Jefe", sino que tambien hace hincapie a "las fisuras en el interior del discurso oficial" (252). Serrata acentua que de los cuatro ideologos, Hernandez Franco, Marrero Aristy e incluso Pena Batlle tomaron "la perspectiva de los vencidos" en sus obras literarias (243); por consiguiente, queda pendiente la pregunta de cuan completa fue la conversion de estos, y en particular la de Hernandez Franco y Marrero Aristy, a la ideologia y al programa del regimen.

Virginia Arreola

Hartwick College
COPYRIGHT 2019 University of Northern Colorado, Department of Hispanic Studies
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2019 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Arreola, Virginia
Publication:Confluencia: Revista Hispanica de Cultura y Literatura
Date:Mar 22, 2019
Words:1266
Previous Article:Un viaje hacia la incertidumbre.
Next Article:Dispositivo poderoso.

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2019 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters