Printer Friendly

Las "Cruzadas" del capital (o como la guerra cambio de nombre).

The "Crusades" of Capital (or How the War Changed its Name)

As "cruzadas" do capital (ou de como a guerra mudou de nome)

Introduccion

La guerra del presente--una guerra civil mundial permanente, amparada en un Estado de Excepcion tambien mundial--es una guerra camaleonica. aunque su esencia permanece--un acto criminal del capital contra la humanidad misma sustentado en el Derecho Internacional--ahora se la practica "eticamente" como "intervencion humanitaria" u "operacion de mantenimiento de la paz", o simplemente como una operacion punitiva de tipo policial, enmascarando asi su caracter de guerra (1). Los pueblos del mundo, los "civiles", la sufren abiertamente como una cruzada del Bien (Estados Unidos, el FMI, la "troika" europea y la OTAN) contra el Mal (los Estados "canallas", el narcotrafico y el "terrorismo"-o el "narcoterrorismo"--de los actores no estatales), una cruzada por el bienestar del mercado, la democracia, la seguridad y la libertad.

La guerra, por otra parte, no cesara mientras exista el actual orden mundial desterritorializado del capital. Desde los clasicos (Trotsky, Lenin, Rosa Luxemburgo, Benjamin, Gramsci) sabemos que aquella es engendrada por el capitalismo a la vez que este se alimenta de ella; es decir, el capitalismo es la propia guerra y la globalizacion en curso solo es posible debido a la militarizacion de las relaciones internacionales (2). La afirmacion bastante difundida entre politicos, sectores academicos y analistas de distintas vertientes segun la cual la posibilidad de guerra entre Estados "democraticos" (de derecho) ha desaparecido, no resiste la menor argumentacion pues, primero, son Estados capitalistas--imperialistas unos, dominados semiindustrializados (emergentes) algunos y dominados atrasados los demas--, y segundo, porque esa tesis se centra en la coyuntura y no en los aspectos estructurales y de largo plazo del desarrollo capitalista. Solo la ley del desarrollo desigual y combinado (3) permite comprender con amplitud analitica las dinamicas vinculantes--economicas, comerciales, politicas y sociales--entre el llamado mundo "subdesarrollado" y los paises centrales, dinamicas que llevan a la guerra, a la dominacion y a la dependencia y que, ademas, obligan a las burguesias a luchar por las diferentes cuotas de plusvalia y de realizacion de ganancias mediante los TLC y a obtener los mas altos "eco-porcentajes" en su logica productivista de destruccion del planeta.

La comprension actual de la guerra--sus fuerzas profundas (4), su evolucion y sus tragicas consecuencias- solo se logra en su magnitud con base en un conocimiento historico cientifico. Los tiempos en que la historia era concebida como la investigacion sobre el pasado (?) han quedado atras. Hoy es un imperativo categorico que el presente sea asumido por los historiadores; ya lo decia Bloch. "Esta facultad de captar lo vivo es, en efecto, la cualidad dominante del historiador", agregando que "... en una linea determinada, el conocimiento del presente es directamente mas importante todavia para la comprension del pasado" (5). Ahora bien, no se trata unicamente del "saber" historico. ?Historia para que?, preguntaron los maestros; las respuestas han variado segun los autores y las Escuelas, claro. Pero si partimos de la consideracion de que "La historia es siempre contemporanea, es decir, politica ..." (6), y si, a su vez, sabemos que aquella misma es un campo de batalla--como lo es la memoria--la historia, entonces, tiene que ir de la mano tanto con las perspectivas utopicas (7) como con la tradicion de los oprimidos (8).

La nueva "guerra justa" y permanente

El orden mundial basado en la soberania de los Estados esta sufriendo importantes transformaciones y se encuentra en un periodo de transicion que involucra distintos niveles: militar, juridico, religioso, economico y politico, entre otros (9). Un analisis de conjunto del proceso al que asistimos desde finales de la decada del ochenta del siglo xx que tenga en cuenta los aspectos estructurales asi como los de la coyuntura, nos revela la imbricacion de la crisis economica global del capitalismo (10) con la crisis politica que sacude a la Union Europea, a Estados Unidos, a la OTAN y a las Naciones Unidas, con sus efectos directos negativos en los paises de la periferia semicolonial de America Latina, en las llamadas economias emergentes de Asia y de Brasil y en las atrasadas y variadas regiones de Africa y Asia; por supuesto, las crisis politica y economica inciden directamente en la esfera religiosa, en especial aquella de la cual hacen parte mas de 1200 millones de personas del mundo islamico. Signos evidentes de las crisis y de la transicion, entre muchos otros, son: 1) las revoluciones arabes; 2) el movimiento de los indignados; 3) el debate sobre "pueblo", "clase", "multitud", "ciudadania", "nacion", "soberania", "cosmopolitismo humanitario", "ciudadania multicultural", "imperio" y "nuevo imperialismo"; 4) el declive economico relativo de la hegemonia estadounidense; 5) el ascenso en Asia y Oriente Proximo--Turquia y Arabia Saudita-=y en America Latina--Brasil--de potencias medias que le disputan ciertos niveles de liderazgo regional a Estados Unidos; 6) el surgimiento del grupo brics y 7) la cooperacion entre Rusia y China y su proyeccion en la Union Euroasiatica (11). Tampoco escapa a los vientos de transicion ni a la crisis politica de conjunto la Organizacion de Estados Americanos (OEA) que se ha demostrado incapaz de ofrecer alternativas a los graves problemas de los pueblos de America Latina; ser, como ha sido hasta hoy, la via multilateral para que el unilateralismo estadounidense se imponga tiene sus consecuencias: el surgimiento de agrupaciones gubernamentales que buscan una integracion en variados campos y en las cuales Estados Unidos no tiene presencia (12); la perdida de legitimidad frente a algunos de los Estados que la integran y su desprestigio cada vez mayor en la arena politica continental y mundial.

Como reaccion a los ataques terroristas de Al-Qaeda el 11 de septiembre de 2001, los dias que les siguieron evidenciaron una crisis global en el orden mundial de posguerra fria y conllevaron a una innovacion en la Estrategia de Seguridad Nacional de Estados Unidos al declarar la guerra mundial contra el terrorismo (13) y proclamar la doctrina de la "guerra preventiva" (14).

La Declaracion de George W. Bush rompio, ademas, con la legalidad juridica vigente hasta ese entonces, proclamo la guerra permanente e ilimitada en defensa de la "civilizacion" e hizo resurgir la "guerra justa", en la que no hay ya "enemigos" sino "culpables" (15). A continuacion se derivaron el discurso ideologico neoconservador y la guerra de la administracion estadounidense, y de occidente, contra el terrorismo contando para su expansion e imposicion con la poderosa maquinaria guerrerista (medios de comunicacion, ejercito, organizaciones privadas de seguridad, armas, tecnologia, etc.) de los paises imperialistas y de la OTAN (16). Soportamos, entonces, un Estado de Excepcion mundial y permanente, una capitis diminutio universal que Barak Obama continua por otros medios (17). Por permanente se quiere dar a entender que las acciones de guerra incluyen todo tipo de amenazas y operativos "no militares" en guerras locales o en situaciones de conflicto armado, sin consideracion por el derecho internacional e incorporando cada vez mas a fuerzas privadas mercenarias (18).

America Latina y Colombia

En America Latina y el Caribe el neoconservador discurso ideologico, y sus variados instrumentos juridicos, politicos y retoricos, no fue ni ha sido de buen recibo para buena parte de los gobiernos; algunos de estos--Cuba, Argentina, Venezuela, Nicaragua, Bolivia y Ecuador--lo rechazaron abiertamente (19), en tanto que si fue asimilado acriticamente por los gobiernos de Mexico, Peru y Colombia, y a medida que candidatos presidenciales neoliberales obtienen el favor de las urnas, el discurso pasa a ser parte del programa de gobierno.

Para el caso de Colombia, la situacion se torno mayormente compleja en especial cuando Alvaro Uribe Velez asumio como gobernante (2002-2010). Acostumbrados como estaban variados sectores sociales, la academia, el Congreso, los partidos del regimen y los de la izquierda, la Iglesia y las Fuerzas Armadas, a caracterizar la situacion interna como una de conflicto armado con guerrillas politicas actuando en contra del Estado, y con organizaciones paramilitares luchando contra aquellas, con Uribe inmediatamente se paso a un estado de cosas en el que el pais era victima de una agresion terrorista internacional y los insurgentes se transformaban--debido a la asimilacion del gobierno colombiano del discurso ideologico neoconservador estadounidense--en un cartel de narcotraficantes y terroristas, mas en concreto en un cartel narcoterrorista (20), lo que les negaba el caracter de delincuentes politicos, de rebeldes insurgentes (21). Contradictoriamente, y en paralelo, el caracter politico si les fue otorgado por Uribe y su gobierno a las organizaciones paramilitares de derecha (22). Asi, en el mismo nivel del combate contra el terrorismo, el delito politico--y por lo tanto el derecho de asilo--estan hoy soportando los fragores de la ofensiva neoliberal e imperialista y se encuentran en el centro de la lucha politica, nacional e internacional (23), en particular cuando el 1 de marzo de 2008, en una accion de guerra preventiva, el gobierno de Alvaro Uribe Velez violo la soberania del Ecuador al cruzar su frontera y bombardeo parte de la zona septentrional para eliminar un campamento de las farc y abatir al segundo hombre de esa guerrilla, Raul Reyes (24).

El argumento colombiano se baso en la figura juridica de la legitima defensa, en las Convenciones Interamericanas contra el terrorismo y en las Resoluciones 1373 de 2001 y 1624 de 2005 de las Naciones Unidas (25). De alli que podamos afirmar que con tal accion se incorporo al acervo doctrinario de la Cancilleria de San Carlos una tercera doctrina de politica exterior: la de la Guerra Preventiva", la Bellum Preventivum (26). El operativo militar sobre territorio ecuatoriano claramente violo el principio juridico-politico de la No Intervencion y coloco sobre el tapete la figura del vengador (27); tambien ha puesto de relieve lo que significan las politicas belicistas estadounidenses sobre seguridad y el peso creciente de las companias privadas en el conflicto interno (28).

De otra parte, en el plano multilateral, para luchar contra el terrorismo mundial y en concordancia con el espiritu de la Estrategia de Seguridad Nacional estadounidense fueron aprobadas por las Naciones Unidas las Resoluciones 1373 de 2001 y la 1624 de 2005, patentes de corso para adelantar la guerra contra Irak en el ano 2003 (29). Los acuerdos en torno a ellas se facilitaron por la experiencia ya ganada por la gnu, su Consejo de Seguridad y las potencias de la OTAN en cuanto a las nuevas modalidades de intervencion colectiva--o unilaterales pero multilateralizadas via Naciones Unidas--que desde finales de la decada del ochenta se habian puesto en practica como la "asistencia humanitaria", la "responsabilidad de proteger" y las intervenciones militares de los Cascos Azules (peacekeepers, peacemakers). Asi, el Estado de Excepcion se impuso a escala mundial (30) y el derecho internacional se afirmo, una vez mas, como herramienta al servicio del imperialismo y el "cosmopolitismo liberal" para combatir a los Estados "canallas" que infringen las normas impuestas o que con sus politicas internas de impacto regional o mundial (industria nuclear, por ejemplo) enfrentan los diktats de Estados Unidos, de la Union Europea, de las Naciones Unidas o de la OTAN.

En cualquiera de los casos, a los paises atrasados--en especial para aquellos para los cuales el mercado nacional aun orienta su accionar interno y externo, tipo Argentina, Brasil y Colombia--se les limitaron sus soberanias y en varios casos se paso por encima de ellas (31).

Las "nuevas guerras"

De la anterior interpretacion del actual orden mundial en transicion difiere la sociologa Mary Kaldor, quien en amplia medida expone y defiende la opinion de buena parte del mundo academico, politico y estatal: el cosmopolitismo liberal y el "nuevo" cosmopolitismo liberal (32). Ella sostiene que en los anos ochenta y noventa se llevo a cabo un nuevo tipo de violencia, que se diferencia del que se produjo en las campanas belicas anteriores, calificado como "nueva guerra" y que se desarrolla hoy en el Oriente Medio y en Africa oriental o central (33). Claro que si consideramos las "nuevas guerras" como "conflictos armados" (categoria que se adecua mejor a la realidad actual) tendremos el siguiente escenario: para el ano 2002, en su informe anual el Interdisciplinary Research Programme on Causes of Human Rights Violations (Leiden, Holanda) advertia sobre 23 conflictos de alta intensidad, 79 conflictos de baja intensidad y 38 conflictos politicos violentos en el 2001 (34); para el trimestre julioseptiembre de 2011, los conflictos armados en el mundo se calcularon en 34, ocurriendo la mayoria de ellos en Asia (12) y Africa (12), Oriente Medio (5), Europa (4) y uno en America Latina (Colombia) (35).

Ahora bien, aunque Kaldor admite que las "nuevas guerras" no son tan "nuevas", establece las siguientes caracteristicas de ellas: se libran como una "politica de identidades" (exclusivismo y cosmopolitismo), modificaron el modo de combatir, el "objetivo estrategico" es expulsar a la poblacion por diversos metodos, la economia de guerra globalizada es lo contrario de las dos guerras mundiales porque esta descentralizada, se desdibuja la distincion entre lo interno y lo externo y entre lo publico y lo privado, violan deliberadamente todas las convenciones de la "vieja guerra" y las de los derechos humanos, combaten redes de actores estatales y no estatales en el contexto de la desintegracion de los Estados (en general autoritarios), la violencia se dirige en su mayor parte contra los civiles, se difuminan las diferencias entre combatiente y no combatiente y entre violencia legitima y criminalidad, construyen nuevas identidades sectarias, establecen nuevas distinciones amigo-enemigo, redefinen el sentido de comunidad politica siguiendo nuevas lineas de division y crean miedo y odio, no tienen fin y tienden a propagarse en refugiados y desplazados y en redes criminalizadas e ideologias sectarias; en fin, afirma, lo que es nuevo en las "nuevas guerras" es que tienen que ver con la globalizacion y con los cambios en el papel del Estado presentandose una combinacion de guerra, violaciones de los derechos humanos y crimen organizado (36).

Tambien Kaldor sustenta la idea de que las "nuevas guerras" desbordan las fronteras y pierden su caracter de civiles (es decir, internas), y afirma que aquellas tienen mucho en comun con los conflictos desencadenados fuera de Europa a lo largo del periodo de las "viejas guerras" y que incluso hay elementos de las "nuevas guerras" en las "viej as" (el "efecto" de la Primera Guerra Mundial sobre el Imperio otomano); asi mismo, validando la intervencion humanitaria internacional para las "nuevas guerras" desbordadas, descalifica la categoria de guerra civil para estas, pues en caso de presentarse una intervencion extranjera para proteger a los civiles de un pais, aquella recaeria unicamente sobre el Estado-nacion; de alli que afirme que "En terminos politicos, la expresion 'guerra civil' implica no intervencion" (37).

Finalmente y como una propuesta en construccion, frente a la guerra global contra el terrorismo, Kaldor sostiene que la teoria de la guerra justa ya no es aplicable pues de lo que se trata es de la defensa de los individuos en lugar de la de los Estados; en la lucha contra el terrorismo hay que reconstruir la legitimidad en una sociedad civil global implementando acciones intervencionistas de fuerza basadas en los derechos humanos, en el derecho internacional y en el multilateralismo cosmopolita "con metodos proximos no a la guerra, sino a los utilizados para asegurar el cumplimiento de la ley" y cuyos agentes tendrian que ser mezcla de soldados y policias (38).

La "guerra civil mundial"

Las guerras westfalianas, aquellas "clasicas" que en condicion de iguales enfrentaron a los Estados a partir de 1648, parcialmente fueron dejando atras las "cruzadas" contra el Mal que se desprendian del discurso de la "guerra justa" propia de las casas dinasticas y del papado--y su principio de injerencia ilimitada--, y tambien la paz como asunto de la Iglesia. La guerra total que surgia por doquier en el escenario europeo era legitimada por el derecho y este, a su vez, creaba nuevas posibilidades para la guerra y para el avance del capitalismo y la modernidad. Un nuevo nomos se estableceria en el siglo XIX cuando la Conferencia de Berlin de 1885 declaro la libertad de los mares, es decir, la libertad para las guerras de conquista (colonizacion) contra el continente africano y cuando nuevas soberanias "extendidas" surgieron (39); de alli que si de clasificaciones y caracteristicas discutimos, en estas guerras "viejas" apreciamos casi todos los elementos que Kaldor tipifica para sus "nuevas" guerras: politica de identidades (y de valores europeos), modos de combatir, violacion de convenciones y de los derechos humanos, expulsion de la poblacion -recordemos que como consecuencia de los tratados de paz de 1919 hubo un desplazamiento forzoso de casi 10 millones de personas--, creacion de odios, criminalidad, nuevas distinciones de amigo-enemigo, mayoria de victimas civiles, etc. Preguntamos entonces: ?"nuevas guerras"?

La Primera Guerra Mundial veria surgir el concepto de "guerra total" y la Sociedad de Naciones anunciaria la tendencia hacia la "guerra justa" (de hecho llevada a cabo en la empresa colonizadora europea a partir de 1885), en tanto que la guerra clasica desaparecia y el aniquilamiento del enemigo ya no se dirigia exclusivamente al personal militar sino a la poblacion civil y a su economia (40), senalemos ademas que con el primer ataque aleman con armas quimicas en Ypres (Belgica), en abril de 1915, la diferencia entre combatientes y civiles terminaria. Pero tambien asistiriamos a la exacerbacion del nacionalismo, al furibundo chauvinismo, a los llamados militaristas para hacer la guerra pues esta era la "higiene del mundo" (Marinetti y el futurismo italiano) y a la bancarrota de la Segunda Internacional, la socialdemocracia, cuando voto los creditos de guerra en el parlamento aleman. En los balances que esta fuerza politica hacia de la carniceria en las trincheras, Karl Kautsky se sorprendia por hecho de que no se hubiera previsto que hacer en caso de que estallara la guerra, y, en especial, que se considerara como un imposible la guerra entre los Estados "democraticos"; tal era el espiritu unico, la escala de valores en comun, que predominaba en el concierto europeo. Frente a la barbarie guerrerista, Lenin, Trotsky y la Revolucion Rusa levantaron la bandera de la Tercera Internacional y del internacionalismo (41).

La Segunda Guerra Mundial reforzaria la tendencia y los elementos senalados y ya nunca mas habria diferencia entre civiles y combatientes--y por lo tanto los "danos colaterales" crecientemente harian parte del escenario belico--como lo dejaron claramente evidenciados los crimenes contra la humanidad en Hiroshima y Nagasaki, las violaciones sexuales de los soldados alemanes a las mujeres de la URSS y de los soldados sovieticos a las mujeres alemanas, y los gases de las armas quimicas. Los Estados totalitarios, Alemania nazi y la Union Sovietica bajo Stalin no parecian estar interesados en hacer la diferencia entre combatientes y civiles (42). Como afirma Enzo Traverso, Auschwitz--alegoria "de la violencia segregada en el mundo moderno"--no representa el retroceso de la humanidad a la barbarie y el hundimiento de la civilizacion; expresa la modernidad planificada, tecnica y racional, la "barbarie civilizada" (43).

Asi, una vision de conjunto de las dos guerras y del periodo de entreguerras, la "guerra civil europea" entre 1914 y 1945, nos hace notar que no se trato exclusivamente de la guerra total entre Estados sino que tambien confluyeron guerras civiles nacionales, revoluciones y contrarrevoluciones, golpes de Estado, ejercitos regulares contra fuerzas irregulares; pero en especial, en su caracter de "civil" la guerra convencional anunciaba la desaparicion de la diferencia entre el soldado y el civil.
   En este sentido, la guerra total se impone sobre el
   conjunto del continente como una guerra civil. No
   porque oponga fuerzas enemigas pertenecientes a una
   misma comunidad politica, a un mismo Estado, sino
   porque afecta profundamente a las sociedades civiles
   de todos los paises involucrados (44) (...) Enmarcada
   por dos guerras totales, la guerra civil europea esta
   compuesta de una multitud de guerras civiles locales.
   Podria reagruparselas en tres momentos mayores. En
   primer lugar, el periodo que se abre con la revolucion
   rusa de 1917 y llega a su fin a comienzos de los anos
   20 (simbolicamente, con la insurreccion de Hamburgo,
   en octubre de 1923), durante el cual una guerra
   entre Estados desemboca en revoluciones y guerras en
   diversos paises de Europa central y oriental. Luego la
   guerra civil espanola, que condensa a escala de un pais
   conflictos de alcance continental, incluso internacional.
   Por ultimo, la Segunda Guerra Mundial, que engendra
   a su vez una multitud de guerras civiles locales.
   Estas tres fases se encuentran estrechamente ligadas
   entre si. Es esta intima mixtura de guerras totales y
   guerras civiles lo que teje la continuidad del periodo
   que va desde 1914 hasta 1945 (45).


Cosmopolitismo, humanitarismo y soberania

V ivimos un periodo de transicion, es evidente. Pero los Estados aun no desaparecen y las maltrechas soberanias continuan dandole oxigeno al todopoderoso -pero no soberano--Consejo de Seguridad y al conjunto de la Organizacion de las Naciones Unidas. El asimetrico orden westfaliano continua vigente y los capitales transnacionales y "nacionales", que aceleradamente incrementan sus vinculos con la esfera publica nacional e internacional, tienen que acudir a sus distintas instituciones--nacionales y de la "gobernanza global"--y a sus mercados para soportar las inevitables crisis y enfrentar la tendencia decreciente de la tasa de ganancia; asi, tanto en ultima como en primera instancia los Estados intervienen para salvar la agonica economia capitalista.

La utopia reaccionaria del "nuevo cosmopolitismo liberal", de una sociedad civil global integrada por la via del "mercado libre", con una banca universal e instituciones de "gobernanza global" habra catapultado de esta forma los intereses de las companias transnacionales y de la burguesia mundial, asi como proyectado la propuesta del "nuevo imperialismo liberal" (46), pero no ha considerado que frente a tal utopia se encontrara no con la "multitud" que habita el "progresista" Imperio acefalo (47) sino con la resistencia organizada contra el Imperialismo por parte de los "soberanistas" solidarios articulados por la vieja, y siempre actual, politica del internacionalismo (diferente por supuesto del "internacionalismo socialista" llevado a cabo por los estalinistas de la Union Sovietica en Hungria en 1956 y en Checoslovaquia en 1968 que impuso a sangre y fuego la doctrina de la "soberania limitada"), o en otras palabras, se enfrentara con la resistencia politico-social organizada del "pueblo"--el proletariado como clase en lucha por sus reivindicaciones y derechos acompanado de campesinos, indigenas, habitantes barriales, indignados, estudiantes, ecologistas, artistas, grupos antinucleares, grupos LGBT, jovenes, trabajadores de cuello blanco, intelectuales, mujeres, negros--(48), o si ha tenido en cuenta tal resistencia sera, con certeza, para reforzar los dispositivos biopoliticos de dominacion, como, entre otros, la guerra permanente y el Estado de Excepcion (49), y tambien, claro, el Derecho Internacional, especificamente la relacion entre este y el imperialismo pero no la ley internacional del imperialismo sino el imperialismo de la ley internacional (50).

Y es asi como entra en juego la coartada de la "injerencia humanitaria". La "humanidad" y su defensa es la actual bandera del imperialismo y del imperialismo de la ley internacional; por supuesto que la "humanidad" tambien es defendida por los "soberanistas solidarios" internacionalistas, los trabajadores y el proletariado, quienes consideran una agresion contra los pueblos del mundo la injerencia mencionada. La polemica contiene un elevado nivel politico y recientemente tuvo una alta temperatura a proposito de las revueltas en el mundo arabe y, en particular, por la intervencion militar de la Organizacion del Tratado del Atlantico Norte (OTAN) en Libia que buscaba retirar del poder al dictador Muammar al-Gaddafi, primero, por las distintas posiciones politicas de los actores regionales (paises del golfo Persico, Venezuela, Cuba, por ejemplo) y mundiales (Rusia, China y Estados Unidos), segundo, y tercero, por las posturas de la izquierda revolucionaria antiimperialista (51). Para ilustracion de los lectores, sin compartir su argumento central pero valorando su fuerte calibre intelectual y su postura anticapitalista y antiimperialista, anexamos el polemico texto del profesor Gilbert Achcar acerca de la intervencion de las potencias occidentales en Libia y que recoge buena parte de la discusion en medio de la guerra.

La polemica sobre el "humanitarismo", como se sabe, no es de ahora. Carl Schmitt, en 1932 y ad portas del ascenso de Hitler, supo dilucidar, desde la derecha y el nazismo, la esencia del asunto. En su criterio juridico-politico y como atento observador de los procesos revolucionarios que ya se habian producido en Europa sostenia que:
   Del rasgo conceptual de lo politico (la distincion entre
   amigo-enemigo, ctr) deriva el pluralismo en el
   mundo de los Estados. La unidad politica presupone
   la posibilidad real del enemigo y con ella la existencia
   simultanea de otras unidades politicas. De ahi que
   mientras haya sobre la tierra un Estado, habra tambien
   otros, y no puede haber un "Estado" mundial
   que abarque toda la tierra y a toda la humanidad. El
   mundo politico es un pluriverso, no un universo (...)
   Por su esencia la unidad politica no puede ser universal
   en el sentido de una unidad que comprendiese el
   conj'unto de la humanidad y de la tierra (...) Cuando
   un Estado combate a su enemigo politico en nombre
   de la humanidad, no se trata de una guerra de la humanidad
   sino de una guerra en la que un determinado
   Estado pretende apropiarse un concepto universal
   frente a su adversario, con el fin de identificarse con
   el (a costa del adversario), del mismo modo que se
   puede hacer un mal uso de la paz, el progreso, la civilizacion
   con el fin de reivindicarlos para uno mismo
   negandoselos al enemigo. "La humanidad" resulta ser
   un instrumento de lo mas util para las expansiones
   imperialistas, y en su forma etico-humanitaria constituye
   un vehiculo especifico del imperialismo economico.
   Aqui se podria ... aplicar una formula acunada
   por Proudhon: el que dice humanidad esta intentando
   enganar. Aducir el nombre de la "humanidad", apelar
   a la humanidad, confiscar ese termino ... solo puede
   poner de manifiesto la aterradora pretension de negar
   al enemigo la calidad de hombres, declararlo hors-la-loi
   y hors l'humanite, y llevar asi la guerra a la mas extremada
   inhumanidad (52).


El defensor del regimen nazi y antisemita declarado (53) se anticipaba asi a los grandes debates y dilemas del presente. Kelsen y Kant no podrian ser los faros intelectuales y juridicos del ordenamiento mundial; la via "soberana" del Estado de Excepcion estaba abierta. No obstante, la ironia de la historia es que quienes adelantan la guerra contra la humanidad en nombre de la humanidad misma con el argumento de que hay que perseguir y eliminar al terrorismo son aquellos que nos han colocado en Estado de Excepcion: Bush, Obama, Blair, Zarkozi, Merkel, Cameron, la OTAN ...

Sorprende si que desde la izquierda filosofica se defienda el "humanitarismo cosmopolita" de la legalidad imperialista. A proposito de la guerra contra Kosovo (Serbia), Habermas ofrecia argumentos humanitarios que minimizaban los bombardeos para cuestionar la bestialidad:
   Les Etats-Unis et les Etats membres de l'Union europeenne
   qui assument la responsabilite politique
   de l'intervention ont bien evidemment une position
   commune. Apres l'echec de la conference de Rambouillet,
   ils ont mis a execution l'operation punitive
   militaire annoncee, dans le but declare de mettre en
   place les dispositions liberales indispensables pour
   que le Kosovo accede a une independance a l'interieur
   meme de la Serbie. Si l'on se place dans le cadre du
   droit des gens tel qu'on l'entend traditionnellement, il
   s'agit la d'ingerence dans les affaires interieures d'un
   Etat souverain, c'est a dire d'une violation du principe
   de non-intervention. Si en revanche on choisit
   l'optique des premisses d'une politique des droits de
   l'homme, cette intervention est une mission de pacification,
   certes armee, mais autorisee par la communaute
   des peuples (par consentement tacite, meme sans
   mandat de l'oNu). Selon cette interpretation occidentale,
   la guerre du Kosovo pourrait bien constituer une
   avancee majeure dans la transition d'un droit des gens
   classique, compris comme un droit des Etats, vers un
   droit cosmopolite d'une societe des citoyens du monde
   (...) Nous sommes face a un dilemne, contraints
   d'agir comme s'il existait deja un ordre cosmopolite
   institutionnalise, alors que c'est precisement ce qu'il
   s'agit de promouvoir. Cela n'implique pas qu'il faille
   abandonner les victimes a leurs bourreaux. Le devoiement
   terroriste du pouvoir politique transforme une
   guerre civile de type classique en un crime de masse.
   S'il n'est pas possible de faire autrement, les voisins
   democratiques doivent pouvoir sans delai fournir
   des secours legitimes par le droit des gens. Mais c'est
   precisement a cette occasion qu'il faut faire preuve
   d'une diplomatie toute particuliere aussi longtemps
   que l'ordre cosmopolite mondial ne sera pas fonctionnel.
   Les institutions et procedures existantes sont
   les seuls instruments permettant de controler le jugement
   faillible d'un parti entendant agir pour tous (54).


Tambien Habermas ha cuestionado el derecho de los pueblos a la autodeterminacion, pues ya la categoria de "pueblo" se ha hecho insostenible en la medida que avanza la posibilidad de una "ciudadania multicultural" en marcha hacia la soberania posnacional (55). Los Estadosnacion de America Latina y el Caribe y sus soberanias--limitadas por el hegemon estadounidense, por los colonialistas europeos (con la Commonwealth, Mancomunidad de Naciones) y por la Organizacion de las Naciones Unidas--, ?obtendran su ciudadania multicultural y cosmopolita al ingresar al callejon sin salida de la "sociedad civil global"? ?Se deberan condenar las exigencias de descolonizacion aprobadas en diciembre de 2011 en la Primera Cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribenos (Celac), o condenar las decisiones de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra America? ?O dejar las Islas Malvinas (en donde Inglaterra tiene la principal base militar de la OTAN en el Atlantico Sur), Puerto Rico y Guantanamo en manos de los colonialistas-imperialistas de viejo y nuevo cuno? ?De la "ciudadania multicultural" harian parte los jamaiquinos, independizados en 1962, pero cuya jefe de Estado sigue siendo la reina britanica? (56)

Humanidad y ecosocialismo

La globalizacion en curso mas que afianzar la tendencia hacia la desaparicion de los Estados y desdibujar las soberanias, los y las esta fortaleciendo dado que los Estados continuan soportando el ordenamiento mundial e incluso la transicion hacia formas nuevas de dominacion y subordinacion--espaciales, economicas y politicas--. Caliban ("Nuestra America" y el Sur) sigue siendo rebelde y se enfrenta a Prospero (57); "Nuestra America" (58) defiende su soberania pues todavia tiene esperanzas y ofrece resistencias; si de humanidad se habla, entendamos que ella somos todos y no un punado de paises que disponen del derecho al veto en el Consejo de Seguridad de la onu y que se apoyan en el poder de las armas en la OTAN y en las doscientas y tantas bases militares que la Casa Blanca tiene en el planeta.

Si de humanidad discutimos, el futuro de la especie no puede depender de la guerra contra ella ni de las guerras entre los Estados lanzando sus misiles con ojivas nucleares; tampoco puede depender de las centrales nucleares, de una "ecologia de mercado" o de las coartadas "verdes". Se requiere una estrategia politica ecosocialista, entendiendola como una que apunte hacia la planificacion democratica de los trabajadores de todo el equilibrio ecologico y de todos los asuntos que conciernen al presente y al futuro.
   El pasaje del "progreso destructivo" capitalista (Marx,
   ctr) al socialismo es un proceso historico, una transformacion
   revolucionaria permanente de la sociedad,
   la cultura y las mentalidades--y la politica en el sentido
   justamente definido, no puede ser sino central en
   este proceso. Es importante dar enfasis, ademas, a que
   semejante proceso no puede empezar sin una transformacion
   revolucionaria de las estructuras sociales
   y politicas, y el apoyo activo, de la inmensa mayoria
   de la poblacion, de un programa ecosocialista. El desarrollo
   de la conciencia socialista y el conocimiento
   ecologico es un proceso, en el cual el factor decisivo es
   la propia experiencia colectiva de lucha de la propia
   gente, de las confrontaciones locales y parciales para
   el cambio radical de la sociedad.

   (...) Esta transicion no solo llevaria a un nuevo modo
   de produccion y a una igualitaria y democratica sociedad,
   sino tambien a un modo alternativo de vida, a
   una nueva civilizacion ecosocialista, mas alla del reino
   del dinero, mas alla de los habitos de consumo artificialmente
   producidos por la publicidad, y mas alla de
   la produccion ilimitada de mercancias que son inutiles
   y/o perjudiciales para el entorno natural.

   (...) La utopia socialista y ecologica es solo una posibilidad
   objetiva, no el resultado inevitable de las contradicciones
   del capitalismo, o de <<las leyes ferreas de
   la historia>>. No se puede predecir el futuro, a excepcion
   de que sea en terminos condicionales: en ausencia
   de una transformacion ecosocialista, de un cambio
   radical en el paradigma civilizatorio, la logica del
   capitalismo llevara al planeta a desastres ecologicos
   dramaticos, amenazando la salud y la vida de billones
   de seres humanos, y quizas incluso la supervivencia de
   nuestras especies.

   (...) No hay ninguna razon para el optimismo: las
   elites gobernantes atrincheradas en el sistema son increiblemente
   poderosas, y las fuerzas de oposicion radical
   todavia son demasiado pequenas. Sin embargo,
   estas son la unica esperanza de que el curso catastrofico
   del "crecimiento" capitalista pueda detenerse. Walter
   Benjamin definio a las revoluciones no como las
   locomotoras de la historia, sino como la humanidad
   que alcanza a jalar el freno de seguridad para detener
   el tren antes de que se vaya al abismo ... (59)


Anexo

Un debate legitimo y necesario desde una perspectiva antiimperialista

www.vientosur.info

Gilbert Achcar

Profesor de la School of Oriental and African Studies (SOAS) de la Universidad de Londres.

"El Tratado de Brest-Litovsk fue, en efecto, un compromiso con los imperialistas, pero fue un compromiso que, dadas las circunstancias, era inevitable.... Rechazar cualquier compromiso 'por principio', rechazar la admisibilidad de los compromisos en general, cualquiera que sea su naturaleza, es infantilismo, algo que hasta resulta dificil plantearse seriamente ... Hay que saber analizar la situacion y las condiciones concretas de cada compromiso, o de cada tipo de compromiso. Hay que aprender a distinguir entre un hombre que ha entregado su dinero y sus armas a los bandidos para mitigar el dano que puedan hacer y facilitar su captura y ejecucion, y un hombre que da su dinero y sus armas a los bandidos para llevarse parte del botin."

Vladimir I. Lenin

La entrevista que me hizo mi buen amigo Steve Shalom el dia despues de que el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas adoptara la resolucion no. 1973 y que se publico en ZNet el 18 de marzo [en castellano en nuestra web http://www. vientosur.info/articulosweb/noticia/?x=3729] ha provocado un vendaval de discusiones y declaraciones de toda clase--amistosas, menos amistosas, muy favorables, ligeramente favorables, educadamente criticas o abiertamente hostilesmucho mas fuerte de lo que yo esperaba, maxime cuando ha sido traducida y divulgada en varias lenguas. Si esto es indicio de algo, es que cunde la sensacion de que lo que se plantea es un problema real. Asi que discutamos.

El debate sobre el caso libio es legitimo y necesario para quienes comparten una postura antiimperialista, a menos que uno crea que defender un principio nos exime de analizar concretamente cada situacion especifica y de determinar nuestra postura a la luz de como evaluamos los datos de la realidad. Toda regla general admite excepciones. Esto incluye la regla general de que las intervenciones militares de las potencias imperialistas, autorizadas por las Naciones Unidas, son puramente reaccionarias y nunca pueden alcanzar un objetivo humanitario o positivo. Para que se me entienda: si pudieramos dar marcha atras a la rueda de la historia y volver al periodo inmediatamente anterior al genocidio de Ruanda, ?nos opondriamos a una intervencion militar dirigida por Occidente y autorizada por la ONU para prevenirlo? Por supuesto, muchos dirian que la intervencion de las fuerzas imperialistas/extranjeras amenazaba con provocar numerosas victimas. Pero ?puede alguien en su sano juicio creer que las potencias occidentales iban a masacrar en cien dias a un total de medio a un millon de seres humanos?

No digo que Libia sea Ruanda, y enseguida explicare por que las potencias occidentales no movieron un dedo por Ruanda o no mueven un dedo por las muertes--en proporciones equivalentes a un genocidio--que se producen en la Republica Democratica de Congo, pero si intervienen en Libia. La alusion al caso ruandes sirve en este contexto exclusivamente para mostrar que hay margen para la discusion sobre casos concretos, aunque uno se adhiera firmemente a los principios antiimperialistas. El argumento de que la intervencion occidental en Libia causara inevitablemente victimas civiles (desde una perspectiva humanitaria, yo incluso me preocuparia por los soldados de Gadafi) no es decisivo. Lo decisivo es la comparacion entre el coste humano de esta intervencion y el coste que se habria producido en ausencia de tal intervencion.

Mencionare otra analogia extrema para ilustrar el pleno alcance del debate: ?era posible derrotar al nazismo con medios no violentos? ?No fueron crueles los medios utilizados por las propias fuerzas aliadas? ?Acaso no bombardearon salvajemente Dresde, Tokio, Hiroshima y Nagasaki, matando a centenares de miles de civiles? Visto retrospectivamente, ?diriamos ahora que el movimiento antiimperialista de Gran Bretana y los Estados Unidos deberia haberse movilizado en contra de la participacion de sus paises en la guerra mundial? ?O seguimos pensando que el movimiento antiimperialista hizo bien en no oponerse a la guerra contra el Eje (del mismo modo que hizo bien en oponerse a la primera guerra mundial, la de 1914-1918), pero que deberia haberse movilizado contra cualquier dano masivo infligido adrede a las poblaciones civiles en contra de toda logica evidente para derrotar al enemigo?

Hasta aqui las analogias. Siempre dan pie a discusiones interminables, aunque resultan utiles para demostrar que puede haber situaciones en que hay margen para el debate, situaciones en que uno ha de entregarse a los bandidos, o llamar a la policia, etc. Demuestran que la creencia de que cualquiera de estas actitudes debiera ser rechazada automaticamente por ser <<contraria a los principios>>, sin tomarse la molestia de analizar las circunstancias concretas, es insostenible. De lo contrario, el movimiento antiimperialista en los paises occidentales daria a entender que unicamente se preocupa de oponerse a su propio gobierno sin importarle un comino el destino de otras poblaciones. Esto ya no es antiimperialismo, sino aislacionismo de derechas: es la actitud de "que se vayan todos al diablo y nos dejen en paz" al estilo de un Patrick Buchanan. Asi que sentemonos y analicemos en calma la situacion concreta que estamos afrontando estos dias.

Empezaremos hablando de la naturaleza del regimen de Gadafi. Los hechos en este terreno apenas admiten margen para el desacuerdo legitimo. Lo planteo unicamente en atencion a quienes creen, de buena fe y por pura ignorancia, que Gadafi es progresista y antiimperialista. Es cierto que Gadafi fue al principio un dictador populista antiimperialista relativamente progresista que dirigio un golpe militar contra la monarquia libia en 1969, emulando el golpe egipcio que derribo la monarquia en 1952 en ese pais. Su primer heroe fue Gamal Abdel Nasser, aunque al principio su regimen se situo ideologicamente mas a la derecha, con mayor insistencia en la religion (mas tarde, Gadafi pretendio formular una nueva interpretacion del islam). Comenzo muy pronto a reclutar a mercenarios de los paises mas pobres para sus fuerzas armadas, en primer lugar para la Legion Islamica que creo.

A comienzos de los anos setenta proclamo la sustitucion de las leyes vigentes por la sharia, justo antes de embarcarse en una imitacion de la "revolucion cultural" china, con su propia version islamica del "Pequeno Libro Rojo" de Mao: el "Libro Verde". Asimismo imito el amago de "revolucion cultural" consistente en instaurar la "democracia directa" mediante la creacion de un sistema de "comites populares" que supuestamente convertian a Libia en un "Estado de las masas", pero que de hecho batia el record mundial de la proporcion de personas incluidas en la nomina de los servicios secretos. Mas del 10% de la poblacion libia eran "informantes" que cobraban por vigilar al resto de la sociedad. Gadafi encarcelo o ejecuto a todos los que se oponian a su regimen, incluidos algunos de los oficiales que habian participado con el en el derrocamiento de la monarquia. A finales de los anos setenta decidio convertir la economia libia en una combinacion de capitalismo de Estado en las grandes empresas y capitalismo privado con "participacion" de los trabajadores en las mas pequenas, aboliendo los arrendamientos y el comercio minorista (incluso los peluqueros fueron nacionalizados). Por otro lado, dedico una parte de los ingresos estatales del petroleo a mejorar las condiciones de vida de los ciudadanos libios, una version "revolucionaria" de la manera en que algunas de las monarquias del Golfo con elevada renta per capita, gracias al petroleo satisfacen las necesidades de sus propios ciudadanos a fin de dotarse de una base social, mientras que al mismo tiempo, como en Libia, maltratan a los trabajadores inmigrantes que representan una parte importante de su mano de obra y su poblacion.

En la decada siguiente, ante los resultados desastrosos de su politica erratica y la crisis de la URSS, de la que dependia para sus compras de armas, Gadafi trato de imitar la perestroika de Gorbachov, liberalizando la economia libia, pero no asi la vida politica. Su siguiente viraje politico importante se produjo en 2003. En diciembre de aquel ano acudio al rescate politico de Bush y Blair, anunciando que habia decidido renunciar a sus programas de desarrollo de armas de destruccion masiva, un gesto muy necesario para mejorar la credibilidad de la invasion de Irak pretendidamente encaminada a detener la proliferacion de las armas de destruccion masiva. Gadafi se convirtio de pronto en un lider respetable y recibio calidas felicitaciones, hasta el punto de que Condoleezza Rice lo puso como modelo. Uno despues de otro, los lideres occidentales se dejaron caer en Tripoli para visitarle en su jaima y firmar jugosos contratos. Quien establecio la relacion mas estrecha con el fue el primer ministro italiano, el derechista y racista Silvio Berlusconi: su amistad con Gadafi no solo resulto ser muy provechosa desde el punto de vista economico. En 2008, ambos concluyeron uno de los pactos mas sucios de los ultimos tiempos, acordando que los pobres migrantes del continente africano interceptados en el mar por las fuerzas navales italianas cuando trataban de alcanzar la costa europea fueran trasladados directamente a Libia y no a territorio italiano, donde tendrian derecho a solicitar asilo. Este pacto resulto ser tan efectivo que redujo el numero de solicitantes de asilo en Italia de 36.000 en 2008 a 4.300 en 2010. El Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los refugiados lo condeno, pero fue en vano.

La idea de que las potencias occidentales intervienen en Libia porque desean derribar un regimen hostil a sus intereses es absurda. Igualmente absurda es la idea de que lo que pretenden es echar mano del petroleo libio. En realidad, en Libia ya estan presentes todas las companias petroleras y gasistas occidentales: la eni italiana, la Wintershall alemana, la bp britanica, la Total y la GDF Suez francesas, las ConocoPhillips, Hess y Occidental de ee uu, la Shell angloholandesa, la Repsol espanola, la Suncor canadiense, la Statoil noruega, etc. ?Por que intervienen ahora las potencias occidentales en Libia y no lo hicieron ayer en Ruanda, ni ayer ni hoy en el Congo? Si en su momento afirmamos que la invasion de Irak tenia que ver sobre todo con el petroleo frente a quienes trataron de burlarse de nosotros tachandonos de "reduccionistas", ahora no voy a ser yo quien trate de demostrar que la intervencion en Libia no tiene nada que ver con el petroleo. Claro que tiene que ver, pero ?en que sentido?

Mi enfoque de la cuestion es la siguiente. Despues de observar durante unas semanas como Gadafi trataba de suprimir de forma brutal y sanguinaria la revuelta que estallo a mediados de febrero --se calcula que el numero de muertos a comienzos de marzo oscila entre 1.000 y 10.000; esta segunda cifra la da la Corte Penal Internacional, mientras que la oposicion libia habla de 6.000 a 8.000--, los gobiernos occidentales, al igual que todo el mundo en esta cuestion, se convencieron de que el avance de la ofensiva contrarrevolucionaria de Gadafi, que ya se acercaba a los alrededores de Bengasi (con mas de 600.000 habitantes), anunciaba una inminente masacre masiva. Para hacerse una idea de lo que pueden perpetrar unos gobiernos tan represivos, pensemos simplemente en el hecho de que la represion lanzada por el regimen sirio en 1982 contra la revuelta de la ciudad de Hama, con menos de un tercio de habitantes que Bengasi, se saldo con mas de 25.000 muertos. Si se hubiera producido una matanza similar, seguida de la consolidacion del poder de Gadafi, los gobiernos occidentales no habrian tenido otra opcion que imponer sanciones y declarar el embargo sobre el petroleo libio.

En los anos noventa, el mercado del petroleo se caracterizaba por una depresion de los precios, en una epoca en que ee uu estaba viviendo su periodo de expansion economica mas largo de su historia: el auge sostenido por todo tipo de burbujas durante la presidencia de Clinton. En esos anos les resultaba muy comodo a Washington y a sus aliados mantener el embargo sobre Irak (con un coste humano proximo al genocidio). Unicamente al final de esa decada empezo el mercado del petroleo a salir de la fase depresiva, experimentando un paulatino aumento de los precios que segun todos los indicios era de naturaleza estructural, es decir, fruto de una tendencia alcista a largo plazo. No es por casualidad que George W. Bush y sus compinches se pusieran entonces a reclamar un "cambio de regimen" en Irak: era la condicion para que Washington aceptara el levantamiento del embargo sobre un pais cuyos principales concesiones petroleras estaban en manos de empresas de Francia, Rusia y China (precisamente los tres principales paises que se opusieron a la invasion en el Consejo de Seguridad --!sorpresa, sorpresa!).

En el momento actual, en el mercado mundial del petroleo imperan unas condiciones en que los precios, despues de descender durante un tiempo por efecto de la crisis mundial, vuelven a mostrar una tendencia alcista desde varios meses antes de la ola revolucionaria del norte de Africa y Oriente Proximo. A esto se anade que la crisis economica mundial sigue sin superarse y la supuesta recuperacion se muestra extremadamente fragil. En estas condiciones, un embargo sobre el petroleo libio no es una opcion. Por tanto, habia que impedir la masacre de Bengasi. La mejor hipotesis para las potencias occidentales era ahora la caida del regimen, evitandoles asi el problema de tener que arreglarselas con el. Una posibilidad menos mala para ellas seria el empate prolongado y la division de hecho del pais entre la parte oriental y occidental, reanudandose las exportaciones de petroleo desde ambas provincias, o bien exclusivamente desde los principales yacimientos situados en el este, bajo control rebelde.

A todo esto habria que anadir lo siguiente: es un disparate y un ejemplo de "materialismo" muy burdo despreciar por irrelevante el peso de la opinion publica en las decisiones de los gobiernos occidentales, especialmente en este caso en las de los cercanos gobiernos europeos. En un momento en que los insurgentes libios estaban urgiendo al mundo con cada vez mayor insistencia que estableciera una zona de exclusion aerea a fin de neutralizar la principal ventaja de las fuerzas de Gadafi, y con el publico occidental siguiendo los acontecimientos por television--lo que habria impedido que una matanza en Bengasi hubiera pasado inadvertida, como ha sucedido tantas veces en otros lugares (como la ciudad ya mencionada de Hama, por ejemplo, o la Republica Democratica del Congo)--, los gobiernos occidentales no solo habrian provocado la ira de sus ciudadanos, sino que tambien habrian hipotecado completamente su capacidad para invocar pretextos humanitarios para otras guerras imperialistas como las de los Balcanes o la de Irak. No solo estaban en juego sus intereses economicos, sino tambien la credibilidad de su ideologia. Y la presion de la opinion publica arabe influyo, sin duda, en el hecho de que la Liga Arabe tambien llamara a establecer una zona de exclusion aerea en Libia, aunque no cabe ninguna duda de que la mayoria de gobiernos arabes estaban deseando que Gadafi lograra aplastar la revuelta y por tanto parar la ola revolucionaria que barre toda la region y hace que se tambaleen sus propios regimenes desde comienzos de ano.

Entonces, ?que hacer con todo esto? Una revuelta de masas enfrentada a una amenaza muy real de sufrir una masacre reclamaba el establecimiento de una zona de exclusion aerea para ayudarle a resistir la ofensiva criminal del regimen. A diferencia de las fuerzas que se oponian a Milosevic en Kosovo, los insurgentes libios no pedian la ocupacion de su pais por tropas extranjeras. Al contrario, tenian buenas razones para desconfiar de cualquier despliegue de este tipo: son conscientes, a la luz de Irak, Palestina, etc., de que las potencias mundiales tienen planes imperialistas, ademas de contar con su propia experiencia de como esas mismas potencias adulaban a los tiranos que les oprimian. Rechazaron explicitamente cualquier intervencion sobre el terreno, pidiendo unicamente cobertura aerea. Y la resolucion del Consejo de Seguridad descarta explicitamente, a peticion suya, cualquier fuerza de ocupacion extranjera en cualquier parte del territorio libio.

No abordare los argumentos inaceptables de quienes arrojan dudas sobre la naturaleza de la direccion insurgente. A menudo son los mismos que consideran que Gadafi es progresista. La direccion de la revuelta esta formada por una mezcla de politicos e intelectuales democratas disidentes y defensores de los derechos humanos, algunos de los cuales han estado largos anos encerrados en las carceles de Gadafi, hombres que han roto con el regimen para unirse a la rebelion y representantes de la diversidad regional y tribal de la poblacion libia. El programa que les une es un programa de cambio democratico--libertades politicas, derechos humanos y elecciones libres--, exactamente igual que el de todos los demas levantamientos de la region. Y si no esta claro que sera de Libia despues de Gadafi, dos cosas son indudables: no podra ser peor que el regimen de Gadafi y tampoco podra ser peor que el escenario bastante mas probable de un sistema en que desempenara un papel crucial la Hermandad Musulmana fundamentalista en el Egipto de despues de Mubarak, lo que algunos utilizaron como argumento para apoyar al dictador egipcio.

?Puede alguien que se reclama de la izquierda hacer caso omiso de una solicitud de proteccion de un movimiento popular, aunque sea por mediacion de bandidos-policias imperialistas, si el tipo de proteccion que se pide no les permitira a estos imponer su control sobre el pais? Desde luego que no, tal como entiendo yo lo que es ser de izquierda. Ningun progresista real puede hacer oidos sordos sin mas a la solicitud de proteccion de los insurgentes, a menos, como ocurre tan a menudo en la izquierda occidental, que cierren los ojos ante las circunstancias y la amenaza inminente de una matanza masiva, que solo presten atencion al conjunto de la situacion una vez que su propio gobierno se ha implicado, despertando de este modo su reflejo (normalmente sano, por cierto) de oponerse a tal implicacion. En las situaciones en que los antiimperialistas se han opuesto a intervenciones militares encabezadas por las potencias occidentales so pretexto de evitar una masacre, siempre han senalado alternativas que demostraban que la opcion de los gobiernos occidentales por el uso de la fuerza obedecia exclusivamente a sus designios imperialistas.

Habia una salida no violenta de la crisis de Kosovo: en primer lugar, la oferta del gobierno ruso presidido por Yeltsin en agosto de 1998 de poner en pie una fuerza internacional que aplicara un arreglo politico impuesto conjuntamente por Moscu y Washington. Esta propuesta fue ofrecida al entonces embajador estadounidense ante la OTAN, Alexander Vershbow, pero Washington hizo caso omiso. Eso mismo ocurrio en febrero de 1999: las posiciones de Serbia y de la OTAN eran diferentes, pero negociables, como se demostro al cabo de 78 dias de bombardeos, cuando la resolucion de las Naciones Unidas sanciono un compromiso entre ambas posiciones.

Existia una manera no violenta de lograr que Sadam Husein retirara sus tropas de Kuwait en 1990: ademas del hecho de que no podria haber resistido las severas sanciones impuestas sobre su regimen para forzarle a salir, el mismo ofrecio negociar su retirada. Washington prefirio destruir la infraestructura del pais y "devolverlo a la edad de piedra", como describio el relator del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas la situacion del pais tras la guerra de 1991.

?Cual era entonces la alternativa a la zona de exclusion aerea en el caso de Libia? No habia ninguna convincente. El dia en que el Consejo de Seguridad voto su resolucion, las fuerzas de Gadafi ya se hallaban en los aledanos de Bengasi, y su aviacion estaba bombardeando la ciudad. Cada vez que formulo esta pregunta recibo respuestas nada convincentes. Se podria haber hallado una solucion politica si Gadafi hubiera aceptado la celebracion de elecciones libres, pero no estaba dispuesto a ello. El y su hijo Saif no dieron a la revuelta otra opcion que la rendicion (incluida la promesa de una amnistia en que nadie podia confiar) o la "guerra civil". Pasare por alto la idea de quienes dicen que la poblacion de Bengasi podria haber huido a Egipto para refugiarse alli, pues no merece ningun comentario.

Tambien pasare por alto la idea de quienes dicen que deberian haber intervenido exclusivamente ejercitos arabes, como si una intervencion de fuerzas como las del ejercito egipcio o saudi hubiera causado menos muertes y comportara una menor influencia imperialista sobre el proceso en Libia. La respuesta que parece mas convincente es la que preconiza el suministro de armas a los insurgentes, pero no era una alternativa plausible.

No era posible en 24 horas organizar la entrega de armas y asegurar su disponibilidad efectiva, sobre todo si estamos hablando de sofisticados misiles antiaereos. Esta no podria haber sido una alternativa a una masacre anunciada. En estas condiciones y a falta de cualquier otra solucion plausible, era moral y politicamente un error, por parte de la izquierda, oponerse a la zona de exclusion aerea; o dicho de otro modo, oponerse a la peticion de los insurrectos de establecer la zona de exclusion aerea. Y sigue siendo moral y politicamente un error exigir ahora el levantamiento de la zona de exclusion aerea, a menos que Gadafi pierda la capacidad para hacer uso de su fuerza aerea. De lo contrario, el levantamiento de la zona de exclusion aerea supondria una victoria para Gadafi, que volveria entonces a emplear su aviacion para aplastar la insurreccion de una manera todavia mas feroz que lo que estaba dispuesto a hacer previamente.

Por otro lado, deberiamos exigir el fin de los bombardeos una vez neutralizada la fuerza aerea de Gadafi. Deberiamos exigir que se aclare que potencial aereo le queda al regimen y, si todavia dispone de aviones, que hace falta para neutralizarlo. Y deberiamos oponernos a la plena participacion de la OTAN en la guerra sobre el terreno mas alla de los primeros golpes contra las unidades de blindados de Gadafi, necesarios para detener la ofensiva de sus tropas contra las ciudades rebeldes de la provincia occidental, por mucho que los insurgentes reclamaran o aplaudieran esta participacion de la OTAN.

?Significa esto que debiamos y debemos apoyar la resolucion no. 1973 del Consejo de Seguridad? En absoluto. Es una resolucion muy mala y peligrosa, justamente porque no define suficientes salvaguardias contra la transgresion del mandato de proteger a los civiles libios. La resolucion es demasiado ambigua y puede ser utilizada para impulsar un plan imperialista que vaya mas alla de la proteccion para meter baza en el futuro politico de Libia. No era posible apoyarla, sino que ha de ser criticada por sus ambiguedades. Pero tampoco era posible oponerse a ella, en el sentido de oponerse a la zona de exclusion aerea y de dar la impresion de que no nos preocupa la suerte de los civiles y de la revuelta. Lo unico que nos quedaba era expresar nuestras firmes reservas. Una vez iniciada la intervencion, el papel de las fuerzas antiimperialistas debia consistir en examinarla con lupa y en condenar todas las acciones que causen la muerte de civiles en las que no se hayan adoptado medidas para evitar tales muertes, asi como todas las acciones de la coalicion que no tengan que ver con las necesidades de defender a la poblacion civil. De todos modos, hay que oponerse a uno de los articulos de la resolucion del Consejo de Seguridad: el que confirma el embargo de armas sobre Libia, si esto se aplica al conjunto del pais y no unicamente al regimen de Gadafi. Por el contrario, deberiamos reclamar el suministro de armas a los insurgentes, de un modo abierto y masivo, de manera que dejen lo antes posible de necesitar apoyo militar extranjero directo.

Un ultimo comentario: durante muchos anos hemos venido denunciando la hipocresia y el doble rasero de las potencias imperialistas, senalando el hecho de que no impidieron el genocidio real en Ruanda mientras intervinieron para detener el "genocidio" ficticio en Kosovo. Esto implicaba que en nuestra opinion tendrian que haber intervenido en Ruanda para impedir el genocidio. La izquierda deberia abstenerse de proclamar "principios" tan absolutos como de que "estamos en contra de toda intervencion militar de las potencias occidentales en cualquier circunstancia." Esta no es una posicion politica, sino un tabu religioso. Podemos estar casi seguros de que la intervencion actual en Libia resultara ser sumamente embarazosa para las potencias imperialistas en el futuro. Como han advertido con razon los miembros del establishment de ee uu que se oponen a la intervencion, la proxima vez que la fuerza aerea israeli bombardee a uno de sus vecinos, ya sea en Gaza o en el Libano, la gente reclamara una zona de exclusion aerea. Yo, desde luego, lo hare. Habria que organizar piquetes ante la sede de la onu en Nueva York para exigirlo. Todos deberiamos estar dispuestos a hacerlo, ahora con un argumento poderoso.

La izquierda deberia aprender a denunciar la hipocresia imperialista utilizando contra ella las mismas armas morales que ella explota cinicamente, en vez de contribuir a que dicha hipocresia resulte mas efectiva dando la impresion de que no nos preocupan las cuestiones morales. Son ellos los que aplican el doble rasero, no nosotros.

SICI: 0122-5197(201301)17:34<111:LCCGCN>2.0.TX;2-4

Bibliografia

Achcar, Gilbert. "El discurso de Barak Obama sobre Libia y las tareas de los antiimperialistas" www.vientosur.info

Agamben, Giorgio. Homo Sacer. El poder soberano y la nuda vida. Valencia: Pre-Textos, 2010.

Agamben, Giorgio. Estado de Excepcion, Buenos Aires: Adriana Hidalgo Editora, 2010.

Arendt, Hanna. Los origenes del totalitarismo. Madrid: Alianza Editorial, 2006.

Arrighi, Giovanni. El largo siglo xx. Madrid: Akal, 1999.

Balibar, Etienne. Nosotros, ?ciudadanos de Europa?. Madrid: Editorial Tecnos, 2003.

Benavides de Perez, Amada. "Mercenarios, mercenarismo y privatizacion de la seguridad en America Latina", en Mercenarios y Companias Militares y de Seguridad Privadas: dinamicas y retos para America Latina. Bogota: Universidad Externado de Colombia, cipe, 2010.

Bensaid, Daniel. Elogio de la politica profana. Barcelona: Ediciones Peninsula, 2009.

Bloch, Ernst. El principio esperanza. Madrid: Editorial Trotta, 2007.

Bloch, Marc. Introduccion a la historia. Mexico: FCE, 1984.

Brzezinski, Zbigniew. El dilema de Estados Unidos. ?Dominacion global o liderazgo global?. Barcelona: Ediciones Paidos Iberica, 2005.

Callinicos, Alex. Los nuevos mandarines del poder americano. Madrid: Alianza Editorial, 2004.

Carrillo, Vladimir y Tom Kucharz. Colombia: terrorismo de Estado. Testimonios de la guerra sucia contra los movimientos populares. Barcelona: Icaria, 2006.

Claudia Lopez, ed. Y refundaron la patria ... de como mafiosos y politicos reconfiguraron el Estado colombiano. Bogota: Random House Mondadori, 2010.

Cooper, Robert. The new liberal imperialism, www. guardian.co.uk

Corporacion Colectivo de Abogados Jose Alvear Restrepo. ?Terrorismo. Rebelion? Propuestas de regulacion del conflicto armado. Bogota: Corporacion Colectivo de Abogados Jose Alvear Restrepo, 2001.

Cruz, Alberto. "El nuevo enfoque geoestrategico que pone fin al poder de Occidente", www.vientosur.info

Cruz, Alberto. "Estados Unidos en declive en Oriente Proximo. Potencias medias ponen en duda su supremacia (i) y (ii)", www.vientosur.info

De Sousa Santos, Boaventura. Una epistemologia del Sur. Buenos Aires: Clacso-Siglo xxi Editores, 2011.

Derrida, Jacques. Canallas. Dos ensayos sobre la razon. Madrid: Trotta, 2005.

Duroselle, Jean-Baptiste. Tout Empire Perira. Theorie des Relations Internationales. Paris: Armand Colin, 1992.

Escola de Cultura de Pau-Universidad Autonoma de Barcelona. Barometro 27, julio-septiembre, 2011.

Fernandez Retamar, Roberto. Todo Caliban, Buenos Aires: Clacso, 2004.

Furet, Francois. Le Passe d'une illusion. Essais sur l'ide communiste au xxe siecle, Paris: Robert Laffont/ Calmann-Levy, 1995.

Gowan, Peter. The new liberal cosmopolitanism, iWM Working Paper, no. 2, V ienna: 2000.

H. Carr, Edward. La revolucion bolchevique (19171923). Tomos 1, 2 y 3. Madrid: Alianza Editorial, 1974.

Habermas, Jurgen. "Bestialite et humanite: Une guerre a la frontiere du droit et de la morale" www.leforum.de

Habermas, Jurgen. Mas alla del estado nacional. Madrid: Trotta, 1997.

Habermas, Jurgen. Tiempo de transiciones. Madrid: Trotta, 2004.

Hardt, Michael y Toni Negri. Imperio. Barcelona: Paidos, 2002.

Hardt, Michael y Toni Negri. Multitud, guerra y democracia en la era del imperio. Barcelona: Debate, 2004.

Harvey, David. El nuevo imperialismo. Ediciones Akal: 2004.

Hobsbawm, Eric. Era dos extremos. O breve seculo xx 1914 1991. Sao Paulo: Companhia das Letras, 1995.

Horkheimer, Max y Theodor Adorno. Dialectica de la Ilustracion. Fragmentos filosoficos. Madrid: Editorial Trotta, 2009.

Huber, Florian. La ley de Justicia y Paz. Desafios y temas de debate. Bogota: Fescol, 2007.

Kaldor, Mary. El poder y la fuerza. La seguridad de la poblacion civil en un mundo global. Barcelona: Tusquets Editores, 2010.

Kaldor, Mary. Las nuevas guerras. Violencia organizada en la era global. Barcelona: Tusquets Editores, 2001.

Leon, Irene. "Colonialismo y descolonizacion" www.vientosur.info

Leon, Juanita. "Estos son los contratistas militares gringos en Colombia", www.lasillavacia.com

Liang, Quiao y Wang Xiangsui. La guerre hors limites. Paris: Editions Payot & Rivages, 2006.

Lowy, Michael. "Ecosocialismo, democracia y participacion" www.vientosur.info

Lowy, Michael. Barbarie y modernidad en el siglo xx, www.revoltaglobal.cat

Lowy, Michael. Walter Benjamin: aviso de incendio, Buenos Aires: FCE, 2005.

Madar, Chase. "?Querevelan los documentos de Wikileaks? Derecho Internacional y crimenes de guerra" www.vientosur.info

Marti, Jose. Obras completas. La Habana: Editorial Nacional de Cuba, 1963.

Mieville, China. Between equal rights: A marxist theory of internacional law. Chicago: Haymarkets Books, 2006.

Nolte, Ernst. La Guerre civile Europeene 1917-1945. National-socialisme et bolchevisme, Paris: Editions des Syrtes, 2000.

Orozco Abad, Ivan. Sobre los limites de la conciencia humanitaria. Dilemas de la paz y la justicia en America Latina. Bogota: Editorial Temis, 2005.

Pastor, Jaime. "Globalizacion", "nuevo imperialismo" y "choque de civilizaciones". www.vientosur.info

Perret, Antoine. Las companias militares y de seguridad privadas en Colombia: ?una nueva forma de mercenarismo?. Bogota: Universidad Externado de Colombia, 2009.

Pizarro Leongomez, Eduardo. Una democracia asediada. Balance y perspectivas del conflicto armado en Colombia. Bogota: Norma, 2004.

Priest, Dana. The Mission. Waging War and Keeping Peace with Americas's Military. New York: Norton and Company, 2004.

Ramirez, Socorro. Intervencion en conflictos internos. El caso colombiano 1994-2003. Bogota: IEPRI, 2004.

Renouvin, Pierre. Histoire des Relations Internationales. Paris: Hachette, 1994.

Romero, Mauricio, ed. Parapolitica. La ruta de la expansion paramilitar y los acuerdos politicos. Bogota: Intermedio, 2007.

Schmitt, Carl. El concepto de lo politico. Madrid: Alianza Editorial, 2009.

Schmitt, Carl. El nomos de la tierra en el derecho de gentes del "Ius publicum europaeum". Granada: Comares, 2002.

Sustaining U.S. Global Leadership: Priorities for 21st Century Defense, www.defense.gov/news/Defense_Strategic Guidance.pdf

Torres del Rio, Cesar y Saul Rodriguez Hernandez, ed., De milicias reales a militares contrainsurgentes. La institucion militar en Colombia del siglo XVIII al xxi. Bogota: Editorial Pontificia Universidad Javeriana, 2008.

Torres Vasquez, Henry. Los delitos de terrorismo en Colombia. Bogota: Editorial Grijaldo, 2007.

Traverso, Enzo. A sangre y fuego. De la guerra civil europea 1914-1945. Buenos Aires: Prometeo Libros, 2009).

Traverso, Enzo. El pasado, instrucciones de uso. Historia, memoria, politica. Madrid: Marcial Pons, 2007.

Traverso, Enzo. El totalitarismo. Historia de un debate. Buenos Aires: Eudeba, 2001.

Traverso, Enzo. La historia desgarrada. Ensayo sobre Auschwitz y los intelectuales, Barcelona: Editorial Herder, 2001.

Trotsky, Leon. "Tres concepciones de la revolucion rusa" en Stalin. Mexico: Juan Pablos Editor, 1973.

Trotsky, Leon. Historia de la Revolucion Rusa. Bogota: Editorial Pluma, 1982.

Vega Cantor, Renan. Un mundo incierto, un mundo para aprender y ensenar, vol. 2, Bogota: Universidad Pedagogica Nacional, 2007.

Vega Cantor, Renan. Un mundo incierto, un mundo para aprender y ensenar. vol. 1, Bogota: Universidad Pedagogica Nacional, 2007.

Waldmann, Peter. Guerra civil, terrorismo y anomia social. Bogota: Norma, 2007.

Walzer, Michael. Guerras justas e injustas. Un razonamiento moral con ejemplos historicos. Barcelona: Paidos, 2001.

Weissman, Fabrice, ed. A la sombra de las guerras justas. Barcelona: Icaria Editorial, 2004.

* Fecha de recepcion: 1 de septiembre de 2012

* Fecha de evaluacion: 7 de septiembre de 2012

* Fecha de aprobacion: 24 de octubre de 2012

Cesar Torres del Rio

Profesor titular del Departamento de Historia de la Facultad de Ciencias Sociales de la Pontificia Universidad Javeriana, en Bogota. Doctor en historia por la Universidad de Brasilia, en Brasil. Analista politico e internacionalista; autor de varios libros y ensayos sobre Historia y Relaciones Internacionales.

Correo electronico: ctorresd@javeriana.edu.co

El presente articulo es producto de la linea de investigacion Nacion, Cultura y Fuerzas Armadas desarrollado en la Facultad de Ciencias Sociales de la P. Universidad Javeriana de Bogota, Colombia.

(1) Este ensayo fue originalmente presentado como ponencia en el vi Congreso latinoamericano de ciencias politicas, en Quito, en junio de 2012. En esta version se le han introducido algunas modificaciones que no alteran la idea central ni sus desarrollos.

(2) Jaime Pastor, "Globalizacion", "nuevo imperialismo" y "choque de civilizaciones". Un balance de los principales analisis y discursos sobre el actual (des)orden mundial, www.vientosur.info (15 de octubre de 2007).

(3) Fue Leon Trotsky el primero en formularla; ver su Historia de la Revolucion Rusa, Bogota: Editorial Pluma, 1982, y "Tres concepciones de la revolucion rusa" en Stalin, Mexico: Juan Pablos Editor, 1973.

(4) La categoria "fuerzas profundas" la plantea y desarrolla Pierre Renouvin, Histoire des Relations Internationales, Paris: Hachette,1994, tres tomos; hay una vieja traduccion al espanol. Un texto interesante que tambien trabaja dicha categoria, es el del discipulo de aquel Jean-Baptiste Duroselle, Tout Empire Perira. Theorie des Relations Internationales, Paris: Armand Colin, 1992; hay traduccion al espanol.

(5) Marc Bloch, Introduccion a la historia (Mexico: FCE, 1984), 38-39.

(6) Antonio Gramsci, "Cuadernos desde la carcel", citado en Enzo Traverso, El pasado, instrucciones de uso. Historia, memoria, politica, Madrid: Marcial Pons, 2007, frase con la que se abre el texto de Traverso.

(7) Con la experiencia vivida por los pueblos sometidos a un ferreo control burocratico-stalinista, debemos evitar que tales perspectivas conlleven a distintas formas de gobiernos autoritarios o de Estados totalitarios. La esperanza sigue siendo una motivacion de vida; ver Ernst Bloch, El principio esperanza, Madrid: Editorial Trotta, 2007, tres tomos.

(8) Ver al respecto las tesis de Benjamin sobre el concepto de histo ria en Michael Lowy, Walter Benjamin: aviso de incendio, Buenos Aires: FCE, 2005.

(9) Consultar a Daniel Bensaid, Elogio de la politica profana, Barcelona: Ediciones Peninsula, 2009; Etienne Balibar, Nosotros, ?ciudadanos de Europa?, Madrid: Editorial Tecnos, 2003; Jurgen Habermas, Tiempo de transiciones, Madrid: Trotta, 2004; Jurgen Habermas, Mas alla del estado nacional, Madrid: Trotta, 1997; Michael Hardt y Toni Negri, Imperio, Barcelona: Paidos, 2002; Peter Gowan, The new liberal cosmopolitanism, IWM Working Paper, Vienna, no. 2, 2000; Jacques Derrida, Canallas. Dos ensayos sobre la razon, Madrid: Trotta, 2005.

(10) David Harvey, El nuevo imperialismo, Ediciones Akal: 2004; Giovanni Arrighi, El largo siglo xx, Madrid: Akal, 1999.

(11) Alberto Cruz, "Estados Unidos en declive en Oriente Proximo. Potencias medias ponen en duda su supremacia (I) y (II)", www. vientosur.info, y "El nuevo enfoque geoestrategico que pone fin al poder de Occidente", www.vientosur.info .

(12) Es el caso del alba, de Mercosur, de Unasur y de la recientemente creada Celac (que sin expresar un cambio cualitativo evidencia un malestar con las posturas hegemonicas estadounidenses).

(13) Uno de los problemas de la categoria "terrorista" es que es gaseosa, indefinible, si bien encontramos definiciones por doquier. Otro, es que en ella pueden caber todos aquellos que estan en la oposicion y que apelan a la movilizacion callejera, extrainstitucional, para la obtencion de sus demandas como los movimientos sociales, sindicatos, partidos y ong. Un tercero, es que varios de los Estados que promueven y adelantan la guerra anti-terrorista practican, a su vez, el terrorismo de Estado en su interior y en el exterior. Un cuarto, es que el delito politico--y por lo tanto el derecho de asilo--tiende a desaparecer de los codigos penales. Un quinto, en fin, es que el terrorista esta en todas partes y no esta en ninguna. Sobre el asunto hay varios textos importantes, de los cuales citamos el de Peter Waldmann, Guerra civil, terrorismo y anomia social, Bogota: Norma, 2007.

(14) En El dilema de Estados Unidos. ?Dominacion global o liderazgo global?, Barcelona: Ediciones Paidos Iberica, 2005, Zbigniew Brzezinski hace una contundente critica de esa postura simplista de la administracion Bush hijo, frente a las nuevas amenazas y sustenta una nueva orientacion estrategica para mantener el liderazgo global estadounidense, orientacion que lleva a cabo hoy el gobierno de Barak Obama.

(15) La guerra justa era aquella propia del derecho de gentes europeo entre los siglos XVI y XIX, mediante la cual la lucha del Bien contra el Mal se expresaba en "cruzadas"; ver al respecto Michael Walzer, Guerras justas e injustas. Un razonamiento moral con ejemplos historicos, Barcelona: Paidos, 2001; Fabrice Weissman, ed., A la sombra de las guerras justas, Barcelona: Icaria Editorial, 2004 y Carl Schmitt, El nomos de la tierra en el derecho de gentes del "Ius publicum europaeum", Granada: Comares, 2002.

(16) Alex Callinicos, Los nuevos mandarines del poder americano, Madrid: Alianza Editorial, 2004.

(17) Sustaining U.S. Global Leadership: Priorities for 21st Century Defense, www.defense.gov/news/Defense_Strategic Guidance.pdf (consultado el 15 de enero de 2012). Sobre un nuevo concepto de la guerra a partir de la Guerra del Golfo de 1991 ver Quiao Liang y Wang Xiangsui, La guerre hors limites, Paris: Editions Payot & Rivages, 2006, en especial la primera parte: "De la nouvelle forme de guerre". Un texto que nos da a conocer como se desarrollaron las campanas imperialistas a partir de la Estrategia de Seguridad de Bush-Cheney es el de Dana Priest, The Mission. Waging War and Keeping Peace with Americas's Military (New York: Norton and Company, 2004).

(18) Bensaid, Elogio de la politica profana; varios ejemplos muestra este autor, entre ellos el de la Caci International Inc., empresa asesora del programa estadounidense de interrogatorios o el del Congreso de Estados Unidos, que en 2003 aprobo un presupuesto de 18 mil millones de dolares para las sociedades privadas actuantes en Irak; se senala tambien que un Informe de la Organizacion para la Cooperacion y el Desarrollo (OCDE) evaluaba el volumen de esos negocios en 120 mil millones de dolares en 2004. En cuanto a Colombia ver Antoine Perret, Las companias militares y de seguridad privadas en Colombia: ?una nueva forma de mercenarismo?, Bogota: Universidad Externado de Colombia, 2009. Para un analisis sobre America Latina ver Amada Benavides de Perez, "Mercenarios, mercenarismo y privatizacion de la seguridad en America Latina", en Mercenarios y Companias Militares y de Se guridad Privadas: dinamicas y retos para America Latina, Bogota: Universidad Externado de Colombia. Centro de investigaciones y Proyectos Especiales, CIPE, 2010.

(19) Ejemplos de lo afirmado se advirtieron durante la reunion de consulta de cancilleres de la OEA en marzo de 2008, cuando se discutio la accion de guerra preventiva colombiana en Ecuador contra un campamento de las farc y no hubo consenso para introducir la categoria "terrorismo" en las resoluciones y declaraciones de la alta instancia, y en la posterior reunion de la Unasur en Bariloche.

(20) Las farc no son ni narcotraficantes ni terroristas, aunque es evidente que cometen actos terroristas y que se lucran con los dineros ilicitos de los narcos, cuestion que ya he planteado en el ensayo "Conflicto interno y Fuerzas Armadas colombianas 1982-2002", editado por Cesar Torres Del Rio y Saul Rodriguez Hernandez, De milicias reales a militares contrainsurgentes. La institucion militar en Colombia del siglo xviii al xxi, Bogota: Editorial Pontificia Universidad Javeriana, 2008.

(21) Es bueno hacer notar que mientras las reales amenazas a la seguridad se encuentran en el subdesarrollo, la corrupcion en los gobiernos, en las elites y en los congresistas, el analfabetismo, la debilidad de la justicia, la practica inexistencia de tecnologia de punta, la limitada cobertura en salud, el desplazamiento forzado en las zonas agrarias y el narcotrafico, frente a esas reales amenazas, repetimos, durante los ocho anos de gobierno de Uribe Velez se impuso el pensamiento unico centrado en el narcoterrorismo, frente a lo cual hubo una marcada resistencia. Entre otras obras ver: Vladimir Carrillo y Tom Kucharz, Colombia: terrorismo de Estado. Testimonios de la guerra sucia contra los movimientos populares, Barcelona: Icaria, 2006; Corporacion Colectivo de Abogados Jose Alvear Restrepo, ?Terrorismo. Rebelion? Propuestas de regulacion del conflicto armado, Bogota: Corporacion Colectivo de Abogados Jose Alvear Restrepo, 2001; Henry Torres Vasquez, Los delitos de terrorismo en Colombia, Bogota: Editorial Grijaldo, 2007.

(22) Ver al respecto, en medio de la abundante literatura, Mauricio Romero, ed., Parapolitica. La ruta de la expansion paramilitar y los acuerdos politicos, Bogota: Intermedio, 2007. Ver tambien la sentencia de la Corte Constitucional (mayo 2006) que declaro inexequible el articulo 71 de la Ley de Justicia y Paz, y la sentencia de la Corte Suprema de Justicia (julio 2007) desconociendo el caracter politico de los delitos de las organizaciones paramilitares. Asi mismo, estudiar a Florian Huber, La ley de Justicia y Paz. Desafios y temas de debate (Bogota: Fescol, 2007) y a Claudia Lopez, ed., Y refundaron la patria ... de como mafiosos y politicos reconfiguraron el Estado colombiano, Bogota: Random House Mondadori, 2010.

(23) El caso actual del asilo concedido a Julian Assange y la negativa de Gran Bretana de entregar el salvoconducto para que el asilado pueda salir de territorio ingles es una prueba de lo afirmado.

(24) En el vecindario latinoamericano lo que mas impacto en su momento fue 1) la aprobacion por la Asamblea Bolivariana de Venezuela de la propuesta emanada de Hugo Chavez sobre el caracter beligerante de las FARC, y 2) la declaracion del presidente ecuatoriano Rafael Correa de que le concederia tambien tal caracter a las FARC si estas cesaban los secuestros y otros actos terroristas y se acogian a las normas del Derecho Internacional Humanitario, lo que el 25 de abril de 2008 fue respondido con una nota de protesta del gobierno colombiano.

(25) Ver en distintos medios de comunicacion las declaraciones de los entonces Ministro de Defensa de Uribe Velez, del Alto Comisiona do para la Paz y del director de la Policia Nacional. Por supuesto, el Gobierno tambien se baso, aunque no lo menciono, en el ejemplo de Israel y en la Estrategia de Seguridad estadounidense.

(26) Las otras dos son: la Respice Polum (de 1913) y la Respice Similia (de 1967). Es necesario afirmar aqui que la doctrina que ha sido la base de la actuacion exterior de Colombia, y que hoy continua habilitando el horizonte estrategico y geopolitico del Estado y la burguesia es la Respice Polum, es decir, mirar hacia el Norte, hacia los Estados Unidos.

(27) Dice el colombiano Ivan Orozco Abad que con la formula Alvaro Uribe-Francisco Santos (formula que llegaria al poder), dos victimas de secuestro, para la campana presidencial de 2002 "El slogan tacito de la campana de Uribe parecia ser 'la vindicta al poder'"; ver Sobre los limites de la conciencia humanitaria. Dilemas de la paz y la justicia en America Latina (Bogota: Editorial Temis, 2005), 232.

(28) Para noviembre de 2010, las companias estadounidenses actuantes en Colombia, escogidas por el Departamento de Defensa y por el Departamento de Estado, eran: Dyncorp International: US$96.800.000, Lookheed-Martin: US$67.634.058, Teldford Aviation: US$13.235.416, Arinc: US$13.175.215, DRS Tamsco: US$5.783.455, Olgoonic: US$5184.062, ManTech: US$3.679.508, ITT: US$2.472.797, otras (CSC, Maintenance Colombia, PAE Government Services, Northrop Grumman Mission Systems y Caci): US$9.000.000; ver Juanita Leon, "Estos son los contratistas militares gringos en Colombia", www.lasillavacia.com (consultado el 18 de noviembre de 2010).

(29) En necesario recordar que el gobierno colombiano presidido en la epoca por Alvaro Uribe Velez acompano a las administraciones Bush y Obama en esta guerra basada en falsas acusaciones, saqueos y torturas (presos en Guantanamo, Cuba y Abu Ghraib, Irak), todo elevado a razon de Estado. Juan Manuel Santos, el actual presidente de Colombia, continua el vinculo con la alianza occidental.

(30) Ver entre otros los trabajos de Giorgio Agamben, Estado de Excepcion, Buenos Aires: Adriana Hidalgo Editora, 2010 y Bensaid, Elogio de la politica profana.

(31) Para el caso de Colombia, ver Socorro Ramirez, Intervencion en conflictos internos. El caso colombiano 1994-2003, Bogota: IEPRI, 2004. Tambien Eduardo Pizarro Leongomez, Una democracia asediada. Balance y perspectivas del conflicto armado en Colombia, Bogota: Norma, 2004.

(32) Para una sintesis de esas tesis ver Peter Gowan, The new liberal cosmopolitanism, IWM Working Paper, Vienna, no. 2, 2000. Jurgen Habermas, Tiempo de transiciones, sustenta, al igual que Kaldor, una politica "cosmopolita" que lo lleva a oponerse a la autodeterminacion de los pueblos.

(33) Mary Kaldor, El poder y la fuerza. La seguridad de la poblacion civil en un mundo global, Barcelona: Tusquets Editores, 2010 y Las nuevas guerras. Violencia organizada en la era global, Barcelona: Tusquets Editores, 2001.

(34) Brzezinski, El dilema de Estados Unidos.

(35) Escola de Cultura de Pau-Universidad Autonoma de Barcelona, Barometro 27, julio-septiembre, (2011).

(36) Kaldor, obras citadas.

(37) Kaldor, El poder y la fuerza, 18.

(38) Kaldor, El poder y la fuerza, 34 y Las nuevas guerras, 26.

(39) Ver los interesantes textos de Schmitt, El nomos de la tierra y China Mieville, Between equal rights: A marxist theory of internacional law, Haymarkets books, 2006.

(40) Bensaid, Elogio de la politica profana, capitulo 3.

(41) Edward H. Carr, La revolucion bolchevique (1917-1923), Tomos 1, 2 y 3, Madrid: Alianza Editorial, 1974.

(42) Sobre el totalitarismo consultar Enzo Traverso, El totalitarismo. Historia de un debate, Buenos Aires: Eudeba, 2001; Hanna Arendt, Los origenes del totalitarismo, Madrid: Alianza Editorial, 2006.

(43) Enzo Traverso, La historia desgarrada. Ensayo sobre Auschwitz y los intelectuales, Barcelona: Editorial Herder, 2001 y Michael Lowy, Barbarie y modernidad en el siglo xx, www.revoltaglobal.cat; Max Horkheimer y Theodor Adorno hablaron del peligro de un "regreso de la sociedad ilustrada a la barbarie", ver su Dialectica de la Ilustracion. Fragmentos filosoficos, Madrid: Editorial Trotta, 2009.

(44) Enzo Traverso, A sangre y fuego. De la guerra civil europea 1914 1945 (Buenos Aires: Prometeo Libros, 2009), 122.

(45) Traverso, A sangre y fuego, 51. El debate europeo sobre la tematica esta aqui ampliamente presentado, comenzando por la bien discutida postura politica de Ernst Nolte, La Guerre civile Europeene 1917-1945. National-socialisme et bolchevisme, Paris: Editions des Syrtes, 2000, pasando por Francois Furet, Le Passe d'une illusion. Essais sur l'ide communiste au xxe siecle, Paris: Robert Laffont/Calmann-Levy, 1995, y considerando a Eric Hobsbawm, Era dos extremos. O breve seculo xx 1914 1991, Sao Paulo: Companhia das Letras, 1995, en especial el capitulo 4. Por supuesto, entendemos las diferencias que hay entre la guerra civil, nacional, y la guerra civil convencional, entre Estados, y entre la guerra civil "nacional" y lo que aqui acogemos como guerra civil "mundial", asi como sabemos dilucidar las diferencias entre el derecho local y el derecho internacional, y entre el derecho de los derechos humanos y el derecho internacional humanitario.

(46) Robert Cooper, The new liberal imperialism, www.guardian.co.uk (consultado el 7 de abril de 2011).

(47) Michael Hardt y Toni Negri, Imperio. Y tambien Michael Hardt y Toni Negri, Multitud, guerra y democracia en la era del imperio, Barcelona: Debate, 2004. Segun Negri, frente a la agresiva reaccion de Bush-Cheney y del sector "imperialista" del Imperio luego de los ataques terroristas del 11 de septiembre, y para luchar contra la guerra, se necesitaba una alianza con la "aristocracia imperial reformista" (?); citado en Bensaid, Elogio de la politica profana, 239.

(48) Consultar al respecto a Renan Vega Cantor, Un mundo incierto, un mundo para aprender y ensenar, Volumen 1, Bogota: Universidad Pedagogica Nacional, 2007; este libro en dos volumenes fue ganador del Premio Libertador al Pensamiento Critico, Caracas, 2008.

(49) Estudiar de Agamben, Estado de excepcion, y Homo Sacer. El poder soberano y la nuda vida, Valencia: Pre-Textos, 2010.

(50) Mieville, Between Equal Rights, 226. Y Mieville agrega: "In the context of modern international capitalism, (the) unequal violence is imperialism itself. The necessity of this unequal violence derives precisely from the juridical equality: one of the legal subjects makes law out of the legal relation by means of their coercive power--their imperialist domination. Specifically in its universalized form, predicated on juridical equality and self-determination, international law assumes imperialism. At the most abstract level, without violence there could be no legal form. In the concrete conjuncture of modern international capitalism, this means that without imperialism there could be no international law"; 293. Consultar tambien el crudo texto periodistico de Chase Madar, "?Que revelan los documentos de Wiki leaks? Derecho Internacional y crimenes de guerra", www.vientosur.info (consultado el 24 de abril de 2012).

(51) Consultar los siguientes textos de Gilbert Achcar, "El discurso de Barak Obama sobre Libia y las tareas de los antiimperialistas", www.vientosur.info (consultado el 3 de abril de 2011); "Tras la resolucion de la onu sobre Libia. La gente no quiere que vayan tropas extranjeras. Es consciente de los peligros y desconfian sabiamente de las potencias occidentales", Znet entrevista a Gilbert Achcar, www.vientosur.info (20 de marzo de 2011); "Un debate legitimo y necesario desde una perspectiva antiimperialista", www.vientosur. info (25 de marzo de 2011); "La insurreccion libia entre el martillo de Gadafi, el yunque de la OTAN y la confusion de la izquierda. Resultados y perspectivas", www.vientosur.info (28 de abril de 2011), "Las revoluciones arabes en perspectiva", www.vientosur.info (6 de agosto de 2011); "La 'conspiracion' de la OTAN contra la revolucion libia", en www.vientosur.info (21 de agosto de 2011).

(52) Carl Schmitt, El concepto de lo politico (Madrid: Alianza Editorial, 2009), 82-84.

(53) Schmitt nunca se "desnazifico" y por el contrario desde su escritorio de jubilado continuo promoviendo sus ideas a un estrecho circulo de allegados; ver Habermas, Mas alla del Estado nacional. Recordemos que Heidegger tampoco se retracto de su defensa del regimen nazi.

(54) Jurgen Habermas, "Bestialite et humanite: Une guerre a la frontiere du droit et de la morale" www.leforum.de (consultado el 4 de abril de 2011).

(55) Habermas, Tiempo de transiciones.

(56) Sobre los topicos mencionados ver el interesante texto de Irene Leon (alai), "Colonialismo y descolonizacion", www.vientosur.info (23 de abril de 2012).

(57) Roberto Fernandez Retamar, Todo Caliban, Buenos Aires: Clacso, 2004; por supuesto, Ariel sigue siendo detestable. Vease tambien Boaventura De Sousa Santos, Una epistemologia del Sur, Buenos Aires: Clacso-Siglo xxi Editores, 2011, obra en la que se sostiene la idea de que Caliban (Nuestra America y el "Sur") tiene que construir una globalizacion contra-hegemonica.

(58) Jose Marti, Obras completas, La Habana: Editorial Nacional de Cuba, 1963.

(59) Michael Lowy, "Ecosocialismo, democracia y participacion", www. vientosur.info (24 de junio de 2007). Consultar tambien a Renan Vega Cantor, Un mundo incierto, un mundo para aprender y ensenar, volumen 2, Bogota: Universidad Pedagogica Nacional, 2007.
COPYRIGHT 2013 Pontificia Universidad Javeriana
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2013 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Torres del Rio, Cesar
Publication:Memoria y Sociedad
Date:Jan 1, 2013
Words:15083
Previous Article:El quehacer porno en la construccion de imagenes de espectacularidad.
Next Article:Presentacion.
Topics:

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2019 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters