Printer Friendly

Labrum romano procedente de las termas del campamento de la legio VII gemina en Leon.

RESUMEN: Durante las excavaciones desarrolladas en 1996 en el sector de Puerta Obispo, situado junto a la puerta oriental del recinto romano y medieval de la ciudad de Leon, se hallaron tres grandes fragmentos de marmora de color violaceo que formaban parte de un labrum o lavabo de epoca romana. Los lavabos, pilas o tazas de fuente talladas en piedra o marmol son elementos funcionales y decorativos bastante comunes en el mundo romano, si bien en las provincias hispanas se encuentran escasamente documentados, lo que puede obedecer a un problema de publicacion mas que a una ausencia en el registro arqueologico. Este ejemplar hallado en Leon, realizado con piedra de las canteras de Espejon (Burgos, Castilla y Leon), y con toda seguridad relacionado con las termas legionarias, viene a completar el mapa de dispersion de este tipo de elementos en el ambito de la antigua Hispania, permitiendo asimismo reflexionar sobre aspectos productivos y funcionales relativos a los labra.

Palabras clave: Arqueologia romana. Leon. Fuentes. Labrum. Marmol. Termas.

ABSTRACT: Three large purplish fragments of marmora were found during the excavations carried out in 1996 in the Puerta Obispo area, next to the eastern gate of the Roman and Medieval city of Leon. They belonged to a Roman basin (labrum). Roman marbled basins are commonplace functional and ornamental elements in the Roman World. However, such elements have been seldom documented in Hispanic provinces, maybe due to publishing-related problems rather than to the absence of findings. The fragments found in Leon, made with stone of the quarries of Espejon (Burgos, Castilla y Leon), possibly connected with the legionary baths, completes the dispersion map for this kind of element in ancient Hispania, while it makes it possible to further address our attention to productive and functional aspects connected with the labra.

Key words: Roman archaeology. Leon. Basins. Labrum. Marble. Baths.

Roman labrum from the therms at legio VII gemina camp in Leon

La intervencion arqueologica desarrollada en 1996 bajo la direccion de V. Garcia Marcos en el sector de Puerta Obispo, situado junto a la puerta oriental del recinto historico de la capital leonesa, al este de la ciudad antigua, puso al descubierto los restos de la monumental porta principalis sinistra del campamento de la legio VII gemina, en el lugar donde se levanto en el siglo XIV una gran puerta gotica. La puerta romana, bifora, estaba flanqueada por dos grandes torres rectangulares gemelas de 12,80 m de longitud por 5 m de anchura, de las que solo la situada al norte pudo excavarse totalmente, mientras que la contraria, aunque se documentaron sus limites, subyace bajo la calle actual (2). Las torres, construidas en silleria con cimentaciones de apus caementicium, se proyectaban 4 m respecto a la linea de la muralla, aunque el espacio comprendido entre ambas llegaba hasta los 5 m. El acceso se realizaba mediante sendos pasajes definidos a ambos extremos por arcos de medio punto de 4 m de luz. Esta obra defensiva se construyo durante el periodo flavio-trajaneo, sufriendo considerables reformas en epoca tetrarquica y a comienzos del siglo v d.C. (Garcia Marcos, 2002: 189-195; Morillo y Garcia Marcos, 2003: 283-286; 2005; Garcia Marcos et al., 2004).

En el transcurso de Das excavaciones practicadas en este sector se documento asimismo el cierre sureste de las grandes termas romanas existentes bajo la actual Catedral, cuya existencia fue revelada por D. de los Rios a mediados del siglo XIX (Garcia y Bellido, 1970: 576-577). La habitacion excavada estaba ocupada por unas letrinas, cuya construccion aprovecho una estructura precedente, posiblemente, una piscina o deposito de agua (Garcia Marcos, 2002: 201).

Durante el proceso de excavacion se hallaron tres grandes fragmentos de marmota de color violaceo que formaban parte de un labrum de epoca romana (3) (Fig. 1). Los lavabos, pilas o tazas de fuente talladas en piedra o marmol son elementos funcionales y decorativos bastante comunes en el mundo romano, si bien en las provincias hispanas se encuentran escasamente documentados, lo que puede obedecer a un problema de publicacion mas que a una ausencia en el registro arqueologico. Este ejemplar hallado en Leon viene a completar el mapa de dispersion de este tipo de elementos en el ambito de la antigua Hispania, permitiendo asimismo reflexionar sobre aspectos productivos y funcionales relativos a los labra.

1. Los labra en el mundo romano, caracteristicas, origen y funcionalidad

El labrum o lavabo romano se caracteriza por su perfil exterior hemiesferico mas o menos curvilineo y su fondo interior plano, a fin de facilitar la acumulacion de agua en el recipiente. Las paredes son lisas, molduradas o gallonadas. La taza esta sustentada mediante un pie unico y central, aunque se conocen ejemplos soportados mediante obra de mamposteria o adosados a la pared. El suministro de agua se realizaba mediante un conducto de plomo que atravesaba el soporte o pedestal de mamposteria (fistula aquaria)4, para terminar en un orificio en el centro de la pila en el que se inserta un tubo de bronce o plomo, del cual salia un cano de agua (saliens). El surtidor, que constituia una pieza independiente, podia adoptar la forma de mascara, gorgona o cabeza de animal, de cuya boca brotaba el agua fria, e incluso de grupos escultoricos mas complejos. El agua manaba hasta llenar la cubeta y rebosaba hacia los lados, escurriendose por el exterior del recipiente (Ambrogi, 2005: 17-18, 65-68).

Se conocen labra realizados en piedra, principalmente en marmol blanco o de colores, si bien las fuentes nos informan de recipientes en otros metales como hierro, bronce y plata, ademas de tazas fabricadas en arcilla (labra fictilia). La pieza central del fondo de la pileta, de la que manaba el agua, podia ser de un material diferente al del propio recipiente. Las mas comunes son las realizadas en marmol y en piedras locales de color, cuyo precio era inferior aunque su aspecto exterior recordaba el de aquel.

El termino latino labrum, derivado del verbo lavo, es una contraccion de lavabrum, recipiente con agua para la higiene personal. En las fuentes clasicas esta palabra se emplea tambien para referirse a piletas con agua para beber y para actividades vinculadas con el culto, asi como a tazas de fuentes instaladas en termas y barios5. Se pueden emplear asimismo otros terminos para aludir a fuentes romanas (alveus, fons, concha, lacus, cantharus, saliens, solium, labellum, luter, nymphaeum, septizadium), algunos de ellos con el mismo sentido que labrum (cf. Letzner, 1990; Rebuffat, 1991: 92-101; Loza, 1992: 75-85).

[FIGURA 1 OMITIR]

El origen de este tipo de elemento se encuentra en el ambito griego, donde se conoce como louter, louterion o perirrhanterion. En epoca arcaica reviste un significado religioso o votivo, como recipiente para el agua purificadora, asi como un uso higienico en contextos civiles. Se conocen numerosas representaciones pintadas sobre vasos. En epoca helenistica son especialmente abundantes, tanto en contextos privados como en dependencias termales publicas.

En el mundo romano la presencia del labrum es muy habitual en contextos publicos (templos y santuarios, termas, foros, jardines) y privados (peristilos, atrios, banos). Se encuentran asimismo bien representados en el repertorio iconografico de mosaico y pintura parietal relativo a jardines y paisajes (Ambrogi, 2005: 36-51). Sin embargo, los mas numerosos estan relacionados con las funciones higienicas, alcanzando un gran desarrollo en las termas publicas y banos privados. A partir del siglo I a.C., el desarrollo del sistema de calentamiento de estancias mediante hipocausto o doble suelo en Roma y Campania llevo a disponer de labra de los que manaba agua caliente.

La introduccion de la concameratio en las paredes, que permitia elevar sustancialmente la temperatura en caldaria y sudationes, trajo como consecuencia la sustitucion del agua caliente por agua fria en los lavabos incorporados en dichas estancias (Eschebach, 1979: 43-44; Yegul, 1992: 377), a fin de que los usuarios pudieran lavarse, beber y refrescarse, sin olvidar el aspecto ornamental y sonoro de los surtidores de agua en un espacio interior.

En relacion directa con estas funciones se han documentado labra en distintas estancias del recorrido termal. Se constatan en el apodyterium (termas masculinas del foro de Herculano, villa San Marco de Stabiae), frigidarium (villa de Boscoreale, termas del Pequeno Gimnasio de Pergamo), caldarium (termas de los Cisiarii de Ostia, termas femeninas de Stabiae, termas suburbanas de Herculano, villa de Settefinestre, villa de Boscoreale, Heerlen) y palestra (termas del foro de Pompeya) (Ambrogi, 2005: 54-55).

A juzgar por estos datos, el caldarium es logicamente la estancia mas habitual para ubicar este tipo de elemento. La presencia de una atmosfera excesivamente calida, con vapor de agua en suspension, requeria la presencia de recipientes con agua fria continuamente renovada para refrescarse y beber. A la vez, dichos recipientes rebosaban directamente sobre el suelo caliente, como demuestran las intervenciones arqueologicas en algunos de estos edificios, lo que contribuia a la evaporacion de agua. El desarrollo tecnologico y constructivo de las termas durante el siglo I d.C. reorganiza paulatinamente el espacio interior, asignando al labrum una posicion centrada en los absides que se abrian en el caldarium, sustituyendo o acompanando a los alvei o baneras. Esta posicion tenia la ventaja de permitir a los banistas moverse alrededor de la pila, facilitando la circulacion y el acceso al agua fria. Alrededor de las paredes se disponian asientos, mientras que la luz en este abside era cenital, dispuesta sobre el labrum para remarcar su relevancia como elemento organizador del espacio. Vitrubio senala que esta luz estaba asi dispuesta para evitar que los banistas oscurecieran con su propia sombra la luz sobre la taza de la fuente6. La importancia del labrum en este escenario lleva al autor latino a definir este abside como schola labri, lo que ha generado cierta confusion en la historiografia contemporanea, que en ocasiones ha optado por definir como labrum tanto el propio lavabo, como el nicho que lo albergaba, cuando el termino latino solo se refiere a la pileta.

2. Estado de la investigacion

Hasta hace muy poco tiempo careciamos de trabajos de conjunto, limitandonos a algunas visiones muy generales (Saglio, 1904: 881-882; Nielssen, 1990: 158; Letzner, 1990; Rebuffat, 1991; Garbrecht y Manderscheid, 1994: 24-60; Malissard, 1994: 22). Recientemente, los magnificos trabajos de Ambrogi han venido a ampliar significativamente nuestro conocimiento al respecto, elaborando una tipologia tanto de las pilas como de los soportes (1995, 1999, 2005). La recopilacion de Barbagli y Cavalieri (2002) completa la nomina de labra presentada por Ambrogi en su primer trabajo, centrandose en los marmoles de color, al igual que la de Gaston sobre las tazas de fuente con soportes dobles (2007).

Por lo que se refiere a la Peninsula Iberica, ninguno de los recientes congresos y monografias sobre termas romanas ha abordado esta cuestion de forma especifica (v. Fernandez Ochoa y Garcia Entero [eds.], 2000; VV. AA., 2002; Reis, 2004; Garcia Entero, 2005). La tesis doctoral de Loza recopila 6 ejemplares de este tipo (1992). A pesar de ello, Ambrogi no recoge ni un solo ejemplar procedente de Hispania (2005). Dejando al margen el trabajo de Loza, las noticias disponibles se limitan a unas pocas notas donde ni siquiera se suelen mencionar las dimensiones y caracteristicas de las piezas. Se ha constatado la presencia de labra en contextos urbanos y rurales. Entre los primeros podemos mencionar los hallados en Emporiae -cinco ejemplares(Aquilue et al., 2002: 252-253; 2006: 42; Palavi y Vivo, 1993: 107; IRC III, 74, n. 39), las termas publicas del area portuaria de Tarraco (Macias i Sole, 2004: 127-128), Baelo Claudia (Didierjean et al., 1978:451-452, lam. XIV), San Pedro de Alcantara (Marbella) (Loza, 1992: 563, nota 249), Italica (Loza, 1992: 267-268, n. 43, lam. XXXIX) y Sevilla, este ultimo conservado en el patio de los Naranjos de la Catedral (Blanco Freijeiro, 1972: 19, lam. X; Loza, 1992: 276, n. 46, lam. XLII, B). Se conoce asimismo el hallazgo de un labrum en el laconicum de las pequenas termas de Segobriga (Almagro-Gorbea y Abascal, 1999: 98-99), actualmente desaparecido (7). Loza recoge dos fragmentos de soporte procedentes del teatro de Merida y del Museo de Badajoz que interpreta como pies de labra (Loza, 1992: 564-565, n. 71 y 80, lams. LXX y LXXIX). Un labrum, en este caso completo, se hallo en el yacimiento de Cerro Ladredo de Sofuentes (Zaragoza) (8).

Una inscripcion procedente de la Corbuba romana alude a la ereccion de dos lacus de piedra decorados con apliques broncineos asociados al acueducto (Bermudez et al., 1991). Sin embargo, la restitucion que se ha hecho de los mismos se acerca mas a la fisonomia de una fuente publica de cano que a labra. Los lacus debian ser muy frecuentes en las ciudades hispanorromanas, como demuestran, por ejemplo, las excavaciones de Italica (Luzon, 1975: 84) o Baelo Claudia (Ponsich, 1974). De nuevo en Cordoba, Loza apunta la posibilidad de un labrum asociado a otra fuente publica de la que se conserva el orificio de la fistula de plomo (1992: 105-106) hallada en las excavaciones de la calle Saravia (Vicent y Marcos Pous, 1985: 231). Ventura ha recopilado recientemente varias tazas de fuente de la antigua Corduba (Ventura, 1996).

Por lo que se refiere a los establecimientos rurales hispanorromanos, se documentan tazas de fuente petreas en las villas de Romeral (Albesa, Lleida) (Mari y Revilla, 2006-2007), Torre d'Aires (Tavira, Portugal) (Da Veiga, 1971: 234; Fraga da Silva, 2007: 55), cerca de la antigua Balsa, Camino Viejo de las Sepulturas (Balazote, Albacete) (Sanz Gamo, 1989: 245) y la Casa de Mitra de Cabra (Cordoba) (Blanco Freijeiro etal., 1972: 318, lam. XXVI, fig. 14; Loza, 1992: 155, n. 11, lam. IX). El edificio rural de Ca l'Arnau-C'an Mateu (Cabrera del Mar, Barcelona) ha proporcionado los arranques de tres labra, procedentes respectivamente del apodyterium, tepidarium y caldarium (Martin, 2000: 158; 2004: 387-389). Otra posible pieza de este mismo tipo se verifica en la villa de Marim (Olhao, Portugal) (Da Veiga, 1972: planta 26D) (9).

Aunque buena parte de los hallazgos hispanos se encuentran desplazados de su lugar original, a menudo reutilizados como pilas bautismales o tazas en momentos posteriores, suele ser habitual encontrarlos asociados a ambientes termales romanos o en sus inmediaciones. Se constata su presencia en apodyteria, tepidaria, caldaria y letrinas. La mayor parte de ellos corresponde al tipo VI ("de cubeta") de la clasificacion de Ambrogi, piezas grandes y de forma muy abierta. Este es el tipo mas habitual en las provincias occidentales, asociado normalmente a thermae y balnea (Ambrogi, 2005: 78). Los pocos ejemplares descritos arrojan medidas entre 1 y 2,50 m de diametro, si bien la mayoria se encuentra entre 1,5 y 2 m. Fueron fabricados en marmol o piedras similares blancas o de color, aunque se han documentado tambien en granito. La pieza inedita de Leon que aqui presentamos viene a completar este panorama tan limitado.

3. Descripcion del labrum hallado en Leon

Las excavaciones desarrolladas en el sector de Puerta Obispo de la capital leonesa han revelado la presencia de un labrum fragmentario. Se conservan tres piezas del mismo, que miden 0,81 x 0,51 m, 0,45 x 0,45 m y 0,65 x 0,25 m, respectivamente (Figs. 2-4). A pesar de que ninguna de ellas encaja exactamente con las otras dos, gracias a su forma y a la disposicion de las vetas de la piedra, se ha podido reconstruir la superficie y el perfil completo del ejemplar (Figs. 5 y 6). Aunque se ha perdido la fistula o conducto de plomo central de la que manaba el agua, conservando tan solo el orificio que lo albergaba, cuyo diametro oscila entre 6,12 y 7,30 cm de anchura, se ha podido calcular el diametro maximo de la pieza, que seria de aproximadamente 1,80 m (Fig. 7). El diametro de la circunferencia del fondo estaria en torno a los 1,45 m. Presenta un fondo plano y las paredes adoptan un perfil con un angulo casi recto. La altura total de la pila es de 24,78 cm, mientras su fondo apenas supera los 15 cm. Las paredes presentan una anchura de unos 10,5 cm. La pared de la zona central de la cubeta, en torno al surtidor, se ensancha considerablemente hasta alcanzar los 19,20 cm, formando un ombligo muy marcado y separado del fondo de la pila mediante una moldura. Mientras las paredes del labrum

se encuentran alisadas y pulidas, el espacio comprendido entre dicha moldura y el orificio de salida de la fistula esta apenas desbastado y regularizado, lo que nos indicaria que se coloco en esta zona una pieza diferente de piedra o metal sobre la que impactaria directamente el agua del surtidor en su caida, pieza que no se ha conservado. Los paralelos conservados indican que en esta zona era habitual colocar un aplique de bronce o piedra tallado con una decoracion figurada en forma de gorgona, cabeza de animal o mascara baquica, de cuya boca salia el tubo de plomo de la fuente (Ambrogi, 2005: 68). Decoraciones aplicadas de este mismo tipo son muy comunes como bocas de salida de fuentes o surtidores parietales (cf. Loza, 1992: 549-560).

[FIGURA 2-4 OMITIR]

Las huellas en la piedra del borde de la taza de la fuente muestran claramente que el agua ha desbordado desde el interior hacia los lados, escurriendose hacia abajo por gravedad (10).

La zona inferior de la pared exterior del labrum, justo donde la curvatura de la misma es mayor, tambien se encuentra apenas desbastada, careciendo de alisado y pulido. Este tratamiento de la superficie exterior nos indica claramente que la pieza no se apoyaba en un pie exento, sino que se encontraba encastrada en una obra de mamposteria, de aproximadamente 1,30 m de diametro, lo que suele ser habitual en recipientes de este tamano. La conduccion de traida del agua fria atravesaria el centro de dicha construccion hasta salir por el surtidor central (Fig. 7).

La pieza esta tallada en un unico bloque de piedra. Es un material de color violaceo con vetas amarillentas, que en este caso se disponen de forma longitudinal, correspondiendo a la variedad "brechada" o mezclada de ambos colores. Dichos rasgos permiten identificarla como caliza o piedra de Espejon, procedente de las conocidas canteras de Espejon, Espeja y Cantalucia, situadas en el limite entre las provincias de Burgos y Soria. Su coloracion dota a este tipo de "marmol" de una cualidad ornamental que no desmerece respecto a marmoles vistosos de importacion (Garcia Entero y Vidal, 2008: 597, fig. 6.6; Alvarez Perez, Domenech, Lapuente, Pitarch y Royo, 2009: 54-59).

4. Contexto arqueologico del hallazgo

Los tres fragmentos de labrum que aqui presentamos se encontraron en el sector de Puerta Obispo. Su hallazgo fue posterior a la finalizacion de las excavaciones arqueologicas propiamente dichas, que se habian extendido entre junio y diciembre de 1996. Durante el ano siguiente se procedio a construir una cripta arqueologica que preserva los restos romanos y medievales exhumados. Al realizar el muro pantalla meridional, que limitaba directamente con el actual palacio del Obispo, las maquinas toparon con una pequena cloaca romana, que discurria en paralelo a la calle actual y que en su momento pasaba bajo el umbral del vano sur de porta principalis sinistra del campamento de la legio Vil gemina. Dicha cloaca se encontraba tapada con lajas de piedra, entre las que se encontraron los fragmentos troceados y reutilizados del labrum romano. Teniendo en cuenta las circunstancias del hallazgo y que no era posible ampliar la excavacion debido a la necesidad de mantener abierto el transito de la calle actual, se opto por recuperar las piezas y continuar con el proceso de construccion de la cripta arqueologica. A pesar de que no fue posible documentar el contexto estratigrafico en este preciso lugar, la documentacion arqueologica de la cloaca vecina, que corria en paralelo bajo el vano septentrional de la puerta bifora romana, que presentaba unos rasgos absolutamente identicos, permite datarla en algun momento de los siglos II-III. En todo caso la obra de las cloacas es posterior a la construccion de la puerta, que tuvo lugar en epoca flavio-trajanea (Garcia Marcos, 2002: 189-192; Morillo y Garcia Marcos, 2003: 283; 2005).

[FIGURA 5 OMITIR]

5. Paralelos e interpretacion

La concavidad de la pila y la curvatura de las paredes del labrum permiten enmarcarlo dentro del tipo VI de Ambrogi "a bacino", que podemos traducir como recipiente "de cubeta" para distinguirlo de otras formas mas particulares (2005: 78). Corresponderia a formas muy abiertas de dimensiones grandes o medianas, con ombligo interior y fondo plano, cuyas paredes se curvan en angulos casi rectos, de modo que el diametro superior no se aparta en exceso del diametro de la circunferencia inferior. Ejemplares con estas mismas caracteristicas se han hallado en el caldarium femenino de las termas Stabianas de Pompeya, caldarium masculino de las termas del foro de Pompeya, insula de Emilio Scauro de Roma, termas de los Cisiarii de Ostia, agora de Mesenia, acropolis de Perge, ninfeo de Herodes Atico de Olimpia, templo "Ara della Regina" en Tarquinia, termas de Alba Fucens y canteras del Mons Claudianus en Egipto (Ambrogi, 2005: nos. 126, 160, 174, 164, 119, 112, 140, 129, 143, 29 y 30). Suelen ser muy habituales en contextos termales. Es un tipo muy caracteristico tambien de las provincias septentrionales como Germania y Raetia, hallandose a menudo en contextos termales militares o claramente militarizados como el Heerlen, Otrang, Hufingen o Rottweil (Ambrogi, 2005: 177, 180, 178 y 189). En Britannia se ha hallado un ejemplar de este mismo tipo en el caldarium de las termas del castellum de Caerleon, en este caso con un aplique decorativo en forma de cabeza de gorgona (Boon, 1972: 103-104, fig. 70).

[FIGURA 6 OMITIR]

La mayor parte de los labra de esta tipologia parecen haberse sustentado mediante podio de mamposteria, al igual que el ejemplar hallado en Leon. En unos casos se ha conservado, mientras en otros el hallazgo de la pieza aislada y descontextualizada o la ausencia de pulimento en la superficie inferior de la cara externa confirman dicha hipotesis (Fig. 8).

En Hispania, este tipo concreto de pila de fuente se ha documentado en el caldarium de las termas publicas de la insula 30 de Ampurias (Aquilue et al., 2002: 252-253), la villa Torre d'Aires (Da Veiga, 1971: 234; Fraga da Silva, 2007: 55) y Baelo (Didierjean et al., 1978:451-452). Este ultimo aparece descontextualizado, mientras los otros dos se vinculan a ambientes termales.

Como ya hemos apuntado, el labrum leones se encontro reutilizado a escasa distancia de una de las puertas del campamento romano de la legio VII gemina, careciendo de contexto estratigrafico. Sin embargo, podemos plantear una hipotesis verosimil sobre su procedencia y cronologia. No debemos olvidar que la porta principalis sinistra del campamento, bajo la que discurria la cloaca en la que se reutilizo la piedra del lavabo romano, se encuentra muy proxima a las grandes termas legionaftas enclavadas bajo la actual Catedral. Este edificio ocupaba el extremo oriental de los latera praetorii. Garcia y Bellido dio a conocer los planos de los restos hallados en este lugar por D. de los Rios (Garcia y Bellido, 1970). Conocemos varias de sus estancias calefactadas mediante el sistema de hipocausto, situadas en el lado occidental, ademas de algunos pavimentos musivos. Su extremo meridional debia correr paralelo a la via principalis, en las proximidades de la puerta romana, ya que recientemente se ha identificado junto a dicho acceso una habitacion que parece constituir el angulo sureste de cierre del gran conjunto termal, ocupada en su ultima fase por unas grandes letrinas (Garcia Marcos et al., 2004: 29-30).

[FIGURA 7 OMITIR]

[FIGURA 8 OMITIR]

Garcia y Bellido propone una fecha de mediados del siglo n para estas termas, tomando como apoyo una inscripcion incisa dedicada a Antonino Pio realizada en un ladrillo antes de su coccion, que aparecio en el lugar (Garcia y Bellido, 1970: 577). Esta datacion parece confirmarse tras las recientes excavaciones, aunque probablemente exista una fase edilicia anterior, coincidente con la llegada de la legio VII gemina al solar leones.

La proximidad del labrum reutilizado a estas termas legionarias y la estrecha relacion que detectamos a traves de paralelos bien documentados arqueologicamente entre las piezas de este tipo y los ambientes termales nos llevan a plantear que sea precisamente este edificio el lugar de procedencia originario de la fuente romana. Como ya hemos apuntado anteriormente, las pilas de agua corriente fria suelen encontrarse en los espacios absidiados de los caldaria, donde permiten refrescarse a los banistas y contribuir a la evaporacion derramando agua sobre el suelo caliente. Esta asociacion se verifica en las termas Stabianas y las termas del foro de Pompeya, las termas de los Cisiarii de Ostia, de Alba Fucens y de Ampurias, ademas de Heerlen, Caerleon y Rottweil. Estos dos ultimos comparten con Leon su caracter militar. Las camaras de calor de los hipocausta constatados en las termas leonesas, con casi dos metros de altura y todavia en pie, soportarian perfectamente el peso de una pieza de estas caracteristicas.

La tonalidad violacea de la piedra escogida para tallar el labrum hallado en Leon nos ilustra sobre el programa decorativo de las termas legionarias, de las que proceden tambien numerosos restos de revestimientos arquitectonicos de "marmoles" de tonalidades blancas y grises (11), que contrastarian cromaticamente con nuestra pieza, buscando un efecto estetico de claroscuro muy llamativo. En las mismas excavaciones llevadas a cabo en Puerta Obispo se hallo un fuste de columna tallado asimismo en el mismo tipo de piedra que el labrum, que podia formar parte asimismo de la decoracion interior de las estancias termales.

La pila de fuente, procedente a nuestro juicio de las cercanas termas legionarias de Leon, fue amortizada en circunstancias desconocidas, coincidiendo posiblemente con alguna de las reformas de dicho edificio. Una de estas se constata a mediados del siglo III d.C en las letrinas.

La eleccion de la caliza o piedra de Espejon, a menudo conocida como "marmol", para tallar esta pieza encuentra su justificacion en las cualidades cromaticas de la misma, que la convierten en un material suntuario con valor en si mismo (Soler, 2006). Otras interpretaciones hacen mas hincapie en el valor sustitutivo de la piedra local respecto al marmol blanco o de color, pues constituia una alternativa economica a la importacion, al reducir los gastos de transporte (Cisneros, 1988 y 1997; Mayer, 1992; Pensabene, 2004: 48-51). Este tipo, que recuerda a otros marmoles mas conocidos y difundidos en el Imperio, como el giallo antico numidico, se empieza a tallar desde epoca julioclaudia (Mayer, 1992:18). Se constata su uso para placas de revestimiento, piezas de opus sectile, columnas y como soporte epigrafico (Cisneros, 1988: 61; Garcia Entero y Vidal, 2008: 597). Su cercania a Espejon convierte la capital del conventus Cluniensis en el principal centro de consumo de la piedra de este tipo. En Clunia se convierte en el material decorativo preferente del programa monumental del foro (Gutierrez Behemerid, 2003: 233).

En el caso del ejemplar leones que aqui presentamos, no podemos hablar estrictamente de piedra local de sustitucion. Las canteras de Espejon, situadas al este de Burgos, se encuentran a casi 300 km del campamento de la legio VII gemina en Leon. Salvo en casos excepcionales, estas piezas no son talladas por completo en las canteras, ya que los golpes recibidos durante el transporte pueden debilitar la estructura de la pieza. Solo el transporte del bloque de piedra desbastado de mas de 2 m de diametro y varias toneladas de peso a traves de vias y caminos terrestres entre las canteras de procedencia y el territorio astur augustano debio plantear notables problemas de infraestructura, resueltos en este caso gracias a la administracion militar. Su presencia en Leon nos confirma la importancia del programa monumental acometido en las termas legionarias. La eleccion de las canteras de piedra de Espejon debio basarse tanto en la calidad estetica del material como en la dificultad de hacer llegar material de este tipo a una region alejada de las grandes vias de comunicacion maritimo-fluviales, seleccionando tal vez el lugar de aprovisionamiento petreo mas proximo que ofreciera ciertas caracteristicas de coloracion y dureza. No cabe duda de que las dificultades de transporte por via terrestre de marmoles y piedras similares en el ambito de la Meseta se encuentran tambien en la llegada de una piedra local como la de Espejon a ambitos mucho mas alejados como Carranque (Garcia Entero y Vidal, 2008: 597), Coca (Segovia) o Segobriga (Cuenca) (Alvarez Perez, Cebrian y Roda, 2009b: e. p.) (12). Aunque en ninguno de los dos casos se constata la presencia de piezas de gran porte como el ejemplar hallado en el campamento legionario de Leon.

Bibliografia

ALMAGRO-GORBEA, M. y ABASCAL, J. M. (1999): Segobriga y su conjunto arqueologico. Madrid.

ALVAREZ PEREZ, A.; CEBRIAN, R. y RODA, I. (2009b): "El marmol de Almaden de la Plata y los marmora importados del foro de Segobriga". En NOGALES

BARRASATE, T. y BELTRAN, J. (eds.): Marmora Hispana: Explotacion y uso de los materiales petreos en la Hispania romana. Coleccion Hispania Antigua, Serie arqueologica, 2. Roma, en prensa.

ALVAREZ PEREZ, A.; DOMENECH DE LA TORRE, A.; LAPUENTE MERCADAL, P.; PITARCH MARTI, A. y ROYO PLUMED, H. (2009): Marbles and stones of Hispania. Exhibition Catalogue. Tarragona.

AMBROGI, A. (1995): Vasche di eta romana in marmi bianchi e colorati. Studia archaeologica, 79. Roma. -- (1998): "Labrum porfiretico rinvenuto nel Templum Pacis. Note preliminari", Bullettino della Commissione archeologica comunale di Roma, 99, pp. 57-272. -- (1999): "Addenda alle vasche di eta romana in marmi bianchi e colorati", Xenia Antiqua, 8, pp. 51-67.

-- (2005): Labra di eta romana in marmi bianchi e colorati, Studia Archaeologica 136, Roma.

AQUILUE ABADIAS, J.; CASTANYER I MASOLIVER, P.; SANTOS, M. y TREMOLEDA I TRILLA, J. (2002): "Primers resultats del projecte d'intervecio arqueologica a les termes publiques de la ciutat romana d'Emporiae (Empuries, L'Escala, Mt Emporda)", Empuries, 53 (La gestio de l'aigua a les ciutats romanes d'Hispania), pp. 241-260.

AQUILUE, J.; CASTANYER, P.; SANTOS, M. y TREMOLEDA, J. (2006): "Les termes de la insula 30 (Empories)". En VIVO, D. (ed.): Aigua i conjunts termals a les ciuitates d'Emporiae ... sed uitam faciunt. Girona, pp. 37-44.

BARBAGLI, D. y CAVALIERI, M. (2002): "Alvei e labra in marmi colorati: tipologie e impiego", Athenaeum, 90 (1), pp. 49-74.

BERMUDEZ CANO, J. M.; HIDALGO PRIETO, R. y VENTURA VILLANUEVA, A. (1991): "Nuevos testimonios epigraficos referentes al abastecimiento de agua publica a la colonia Patricia", Anales de Arqueologia Cordobesa, 2, pp. 291-308.

BLANCO FREIJEIRO, A. (1972): La Sevilla romana. Sevilla.

BLANCO FREIJEIRO, A.; GARCIA, J. y BENDALA, M. (1972): "Excavaciones en Cabra (Cordoba). La Casa de Mitra (primera campana, 1972)', Habis, 3, pp. 297-320.

BOUET, A. (2003): Les thermes prives et publics en Gaule narbonnaise. Collection de l'Ecole francaise de Rome, 320. Roma.

CAVALIERI, M. (2001): "Alvei et labra en marbres colores: typologie et emploi", Bulletin archeologique du Comite des travaux historiques et scientifiques. Antiquite, Archeologie classique, 28, pp. 81-99.

CISNEROS CUNCHILLOS, M. (1988): Marmoles hispanos, su empleo en la Espana romana. Monografias Arqueologicas, 29. Zaragoza.

-- (1997): "Marmoles de importacion y marmoles de sustitucion: su utilizacion en algunas ciudades hispanas", Veleia, 14, pp. 199-204.

DIDIERJEAN, F.; LUNAIS, S. y PAULIAN, A. (1978): "La douzieme campagne de Fouilles de la Casa de Velazquez a Belo a 1977 (Bolonia, prov. de Cadiz)", Melanges de la Casa de Velazquez, XIV, pp. 433-464.

ESCHEBACH, H. (1979): Die Stabianer Thermen in Pompeji. Berlin: Deutsches Archaologisches Instituts.

FERNANDEZ OCHOA, C. y GARCIA ENTERO, V. (eds.) (2000): III Coloquio Internacional de Arqueologia de Gijon. Termas Romanas en el Occidente del Imperio (1999). Gijon.

FRAGA DA SILVA, L. (2007): Balsa, cidade perdida. Tavira.

GARBRECHT, G. y MANDERSCHEID, H. (1994): Die Wasserbewirtschaftung romischer Thermen. Archaologische und hydrotechnische Untersuchungen. Mitt. Leichtweiss- Inst. Wasserbau Univ. Braunschweig, 118. Braunschweig.

GARCIA Y BELLIDO, A. (1970): "Estudios sobre la Legio VII Gemina y su campamento en Leon". En Legio VII Gemina. Leon, pp. 569-599.

GARCIA ENTERO, V. (2005): Los balnea domesticos--ambito rural y urbano--en la Hispania romana. Anejos AEspA XXXVII, Madrid.

GARCIA ENTERO, V. y VIDAL ALVAREZ, S. (2007): "Marmora from the Rozan site of Carranque (Toledo, Spain)", Marmota, 3, pp. 53-69.

-- (2008): "Los marmora y la decoracion arquitectonica del edificio A de Carranque (Toledo): primeros resultados". En FERNANDEZ OCHOA, C.; GARCIA ENTERO, V. y GIL SENDINO, F. (eds.): Las villae tardorromanas en d Occidente del Imperio: arquitectura y funcion. IV Coloquio Internacional de Arqueologia en Gijon (2006). Gijon, pp. 587-605.

GARCIA MARCOS, V. (2002): "Novedades acerca de los campamentos romanos de Leon". En MORILLO, A. (coord.): Arqueologia Militar Romana en Hispania. Anejos de Gladius, 5. Madrid, pp. 167-212.

GARCIA MARCOS, V.; MIGUEL, F. y CAMPOMANES, E. (2004): "El solar y el entorno urbano de Santa Maria de Regla (ss. I-XV)". En YARZA LUACES, J.; HERRAEZ ORTEGA, Ma. V. y BOTO VARELA, G. (eds.): Congreso Internacional." La Catedral de Leon en la Edad Media. Leon, pp. 23-44.

GARCIA MARCOS, V. y MORILLO, A. (2000-2001): "El campamento de la legio VII gemina en Leon. Novedades sobre su planta y sistema defensivo", Lancia, 4, pp. 103-126.

GASTON, eh. (2007): "Vasques rectangulaires a pieds en dalle dans les collections d'Autun (Saone-et-Loire): un mobilier en pierre meconnu", Revue Archeologique, 2, pp. 305-318.

GUITART I DURAN, J. (1976): Baetulo topografia arqueologica, urbanismo e historia. Monografias Badalonesas, 1. Badalona.

GUTIERREZ BEHEMERID, Ma. A. (2003): La decoracion arquitectonica en la Colonia Clunia Sulpicia, Studia Archaeologica 92, Valladolid.

IRC=FABRE, G.; MAYER, M. y RODA, I. (1991): Inscriptions romaines de Catalogne, III. Girona.

LETZNER, W. (1990): Romische Brunnen und Nymphae in der westlichen Reichsalfte. Munster.

LOZA, Ma. L. (1992): La decoracion escultorica de fuentes en Hispania. Tesis doctoral microfilmada. Malaga.

LUZON, J. Ma. (1975): La Italica de Adriano. Sevilla.

MACIAS I SOLE, J. M. (2004): Les termes publiques de l'area portuaria de Tarraco. Carrer de Sant Miquel de Tarragona. Documenta, 2. Tarragona.

MALISSARD, A. (1994): Les Romains et l'eau. Paris.

MARI, LI. y REVILLA, V. (2006-2007): "La vil.la romana del Romeral, a Albesa (la Noguera). Evolucio arquitectonica i funcional d'un establiment rural a la vall de la Noguera Ribagorqana, entre els s. I-IV d.C.", Revista d'Arqueologia de Ponent, 16-17, pp. 129-143.

MARTIN I MENENDEZ, A. (2000): "Las termas republicanas de Cabrera del Mar (Maresme, Barcelona)". En FERNANDEZ OCHOA, C. y GARCIA ENTERO, V. (eds.): III Coloquio Internacional de Arqueologia de Gijon. Termas Romanas en d Occidente del Imperio (1999). Gijon, pp. 157-162.

-- (2004): "Intervencions arqueologiques a Ca 1' Arnau i Can Mateu: Cabrera de Mar, Maresme, 1997-1998". En GEN, M. (coord.): Actes de les Jornades d'Arqueologia i Paleontologia 2001. Comarques de Barcelona 1996-2001 (La Garriga, 2001). Barcelona, pp. 376-408.

MAYER, M. (1992): "L'exploitation des ressources lapidaires en Hispanie", Les Dossiers d'Archeologie, 173, pp. 16-21.

MORILLO, A. y GARCIA MARCOS, V. (2003): "Legio VII Gemina and its Flavian fortress at Leon", JRA, 16, pp. 275-286.

-- (2005): "The defensive system of the legionary fortress of VII gemina at Leon (Spain). The porta principalis sinistra". En VISY, Z. (ed.): Limes XIX. Proceedings of the XIXth International Congress of Roman Frontier Studies (2003). Pecs, pp. 569-583.

NIELSEN, I. (1985): "Considerazioni sulle prime fasi dell'evoluzione dell'edificio termale romano", Analecta Romana Instituti Danici, 14, pp. 81-112.

-- (1990): Thermae et Balnea. The architectural and cultural history of Roman Public Baths. Aarhus.

PALAUI, Ll. y VIVO, D. (1993): "Termes urbanes. Empuries". En MAR, R.; LOPEZ, J. y PINOL, L1. (eds.): Utilitzacio de l'aigua a les ciutats romanes. Documents d'Arqueologia Clasica, 0. Tarragona, pp. 103-111.

PENSABENE, P. (1997): "Amministrazione dei marmi e sistema distributivo nel mondo romano". En BORGHINI, G. (ed.): Marmi Antichi. Roma, pp. 43-54.

PONSICH, M. (1974): "La fontaine publique de Belo", Melanges de la Casa de Velazquez, 10, pp. 21-40.

REBUFFAT, R. (1991): "Vocabulaire thermal. Documents sur le bain romain". En Les Thermes romains. Actes de la Table Ronde. Collection de l'Ecole Francaise Rome. Roma, pp. 1-34.

RODA, I. (1997): "Los marmoles romanos de Hispania", Historia Antiqua, 3, pp. 47-56.

-- (1998): "La explotacion de las canteras en Hispania". En VV. AA.: Hispania: el legado de Roma en dano de Trajano. Zaragoza, pp. 113-118.

-- (2007): "El metal y el agua". Sautuola XIII. En FERNANDEZ IBANEZ, C. (ed.): Metalisteria en la Hispania romana, pp. 301-320.

-- (2009): "Marmora en Hispania: marmota importados e hispanos". En I Coloquio deArqueologia en Carranque, Marmora romanos en Hispania. Carranque, en prensa.

SAGLIO, E. (1904): "Labrum', "Labellum". En DAREMBERG, Ch. y SAGLIO, M. E.: Dictionnaire des Antiquites grecques et romaines III, 2. Paris, pp. 881-882.

SANZ GAMO, R. (1989): "Una villa romana bajoimperial en Balazote (Albacete)". En I Congreso de Historia de Castilla-La Mancha, W. Toledo, pp. 243-249.

SOLER HUERTAS, B. (2006): Marmoles de importacion, marmoles de sustitucion y materiales petreos de procedencia local en la arquitectura teatral en Hispania. El teatro romano de Carthago Nova. Tesis doctoral. Murcia.

VEIGA, M. L. E. da (1971): Arqueologia romana do Algarve I. Lisboa.

-- (1972): Arqueologia romana do Algarve II. Lisboa.

VICENT, A. Ma. y MARCOS POUS, A. (1985): "Investigacion, tecnicas y problemas de las excavaciones en solares de la ciudad de Cordoba". En Arqueologia de las ciudades modernas superpuestas a las antiguas. Zaragoza, pp. 231-252.

VV. AA. (2002): La gestio de l'aigua a les ciutats romanes d'Hispania, Empuries 53, Barcelona.

YEGUL, F. (1992): Baths and Bathing in Classical Antiquity. New York.

Angel MORILLO, Universidad Complutense de Madrid

Javier SALIDO DOMINGUEZ, Universidad Autonoma de Madrid

Recepcion: 2010-03-05; Revision: 2010-03-09; Aceptacion: 2010-04-13

BIBLID [0514-7336 (2010) LXV, enero-junio; 167-178]

(1) Este trabajo se ha llevado a cabo en el marco de los proyectos de investigacion: Campamentos romanos en Hispania: analisis diacronico de las estructuras defensivas (I+D HUM2006-00534), concedido por Ministerio de Educacion y Ciencia, que se realiza desde el 1 de octubre de 2006, asi como del proyecto: Los campamentos romanos de las legiones VI victrix y VII gemina en Leon. Estudio del material arqueologico procedente de las excavaciones arqueologicas en la ciudad de Leon (Casa Pallares y Santa Marina), concedido por la Junta de Castilla y Leon y desarrollado entre 2006 y 2010. Ambos se realizan bajo la direccion de uno de nosotros (Angel Morillo).

(2) La conservacion de estos restos ha sido posible gracias a la construccion de una cripta arqueologica en la que tambien se pueden contemplar parte de las grandes termas interiores del campamento.

(3) Agradecemos a Esperanza Martin Hernandez los dibujos y fotografias de la pieza que aqui presentamos.

(4) Sobre las fistulas o canerias ver el reciente trabajo de Roda (2007: 304-307).

(5) Las referencias mas conocidas son: Caton, de re rustica 10, 4; Ciceron, Faro. 14, 20; Liv. XXXVII, 3, 7; Virg., Aen. 8, 22; 12, 417; Vitrubio V, 10, 4; Lucrecio, de rer. nat. 6, 800; Columela, de re rustica XII, 52, 10; Plinio Secundo, el). 5, 6, 20; Isid., orig. 20, 6, 8; Mar. Vict., gramm. VI, 9, 20.

(6) Vitr. V, 10,4.

(7) Agradecemos a M. Almagro Gorbea esta noticia acerca del labrum segobricense.

(8) Damos las gracias a Carmen Aguarod por la noticia inedita, asi como por las fotografias sobre el hallazgo de dicho labrum durante las prospecciones realizadas durante los anos ochenta.

(9) Agradecemos a L. Fraga da Silva su amabilidad para proporcionarnos la imagen tanto de este ejemplar como del procedente de Torre d'Aires, asi como la bibliografla de referencia.

(10) Damos las gracias a Miryam Hernandez, restauradora del Museo de Leon, por sus interesantes observaciones sobre la conservacion y huellas de uso de la pieza.

(11) Los analisis de dichos fragmentos marmoreos, realizados en el ICAC bajo la supervision de I. Roda, confirman su procedencia de las canteras portuguesas de Estremoz, ubicadas cerca de la antigua Emerita.

(12) Comportamiento parecido en cuanto a su difusion interior se detecta en otras piedras locales como el marmol de Estremoz, que alcanza regiones muy alejadas como la Betica (Roda, 1997: 115).
COPYRIGHT 2010 Ediciones Universidad de Salamanca
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2010 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Morillo, Angel; Salido Dominguez, Javier
Publication:Zephyrus
Date:Jan 1, 2010
Words:7134
Previous Article:Una nueva propuesta sobre los limites del ager emeritensis durante el Imperio Romano y la antiguedad tardia.
Next Article:Nuevas aportaciones a la epigrafia de campo real/fillera (sos del rey catolico-sanguesa).
Topics:

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2021 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters |