Printer Friendly

La utopia de la nueva agricultura en la Venezuela decimononica: agronomia sin agronomos, una empresa condenada al fracaso.

1. INTRODUCCION

Desde la segunda mitad del XIX en America Latina especialmente en Brasil, Chile y Argentina- se realizaron esfuerzos por modernizar sus agriculturas, sobre la base de transformar sus relaciones tecnicas. Estos cambios se manifestaban en la produccion de nuevos productos y en un conjunto de transformaciones en la organizacion productiva, en los procesos tecnicos, las tecnologias empleadas y las tecnicas utilizadas. En esencia, de lo que se trataba era de reproducir el modelo tecnologico occidental, que desde Europa habia abierto camino en Estados Unidos; modelo que se inscribia en el marco de la Primera Revolucion Industrial, siendo responsable de mejoras sustantivas en la productividad agricola.

La agricultura producto de estos cambios recibio en Europa los nombres de Nueva Agricultura, Agricultura Cientifica o Agricultura Racional (3). Sus primeros pasos fueron el resultado de la participacion de agricultores y artesanos curiosos con la incorporacion de cientificos que adelantaban labores de experimentacion en la agricultura. En una segunda fase de su establecimiento cobro importancia la labor de los agronomos y de otros especialistas de las Ciencias Agricolas y Pecuarias, que recien se incorporaban al proceso. En la creacion y divulgacion de los nuevos conocimientos fueron vitales los primeros centros de experimentacion y de demostracion, asi como de educacion agricola, instituidos esos anos esencialmente con el apoyo del Estado. Sobre esta triada se construyeron las Ciencias Agricolas y el camino seguido por la agricultura de Occidente en su desarrollo, con las particularidades geograficas regionales y locales.

En Venezuela se procuro su establecimiento desde el ultimo tercio del siglo XIX. A diferencia de sus pares americanos, estas iniciativas se intentaron llevar adelante adoleciendo del recurso humano fundamental: los agronomos. Estos esfuerzos fueron limitados y sus alcances de escasa cobertura y profundidad, con muy bajo impacto sobre la agricultura. En su accionar participaron el Estado y sectores de la elite, representada por el reducido numero de cientificos y profesionales de aquellos anos y ciertos hacendados de visos progresistas.

El articulo, para efectos expositivos, se ha estructurado en dos partes. En la primera se presenta una sinopsis historica del proceso de conformacion de la Nueva Agricultura en Europa: Alli tambien son resenados los esfuerzos emprendidos en America Latina para establecerla, particularizando para un conjunto de paises de la region. En la segunda se estudian las experiencias adelantadas en Venezuela, teniendo como marco de referencia la experiencia de algunas agriculturas europeas y el proceso en la region. Se identifican asimismo sus alcances y las restricciones que tuvo, para entender el fracaso de los intentos por implantar este modelo tecnologico.

2. EL ARQUETIPO TECNOLOGICO DE LA NUEVA AGRICULTURA EN EUROPA

Hacia la segunda mitad del siglo XIX, los cambios que se adelantaban en la agricultura de Europa occidental desde finales del XVIII por parte de agricultores progresistas y ligados al crecimiento de los mercados urbanos en las ciudades, lograron una mayor extension e iniciaron su profundizacion. En este proceso fueron determinantes las asociaciones voluntarias de agricultores, asi como la Sociedad Agricola de Londres (en 1784), la Sociedad para el Conocimiento de la Agricultura, Edimburgo (Escocia, en 1723) y la Sociedad para el Progreso de la Agricultura (creada en 1776 en Amsterdam, en los Paises Bajos), entre otras (Fussell, 1965: 133-145). De forma simultanea algunos cientificos emprendieron estudios agricolas desde fincas o ambitos universitarios. Entre estos cabe citar las investigaciones pioneras en el campo de la Quimica realiza das por Justus Von Liebig, Jean Baptiste Boussingault, John Lawes, Henry Gilbert y Georges Ville, que propiciaron el surgimiento a la Quimica Agricola, en propiedad. Los desarrollos del quimico aleman Liebig (18031873) sobre la nutricion mineral de las plantas (4) y la obtencion accidental de la urea a partir del cianato de amonio en 1828 por el aleman Friedrich Wohler, desdibujaron la barrera entre los productos organicos y los inorganicos; condujeron al abandono de la hipotesis vitalista, cuyo centro era la teoria del humus aceptada hasta ese momento en la explicacion de los fenomenos de la nutricion vegetal (Sunyer, 1997) (5). La continuidad de la investigacion, en el camino abierto por Liebig, permitio profundizar el conocimiento de la composicion de los suelos y de los frutos extraidos de la tierra, de modo de reestablecer el equilibrio de nutrientes por la via de los fertilizantes artificiales, asi como valorizar con el desarrollo de la metodologia de analisis quimicos de las tierras: la Agrologia y las tecnicas de la Economia Rural, como el catastro (Cartana, 2000; Sunyer, 1997).

La tecnologia de base quimica que dio soporte al uso de los fertilizantes artificiales para la restauracion de los suelos recibio nuevos aportes de conocimiento con las investigaciones de Boussingault, Lawes y Gilbert. Boussingault (1802-1887) establecio parcelas experimentales, ensayando en cultivos experimentos de laboratorio, a los cuales aplico analisis quimicos cuantitativos; estos le llevaron a demostrar que el nitrogeno molecular no podia ser utilizado por las plantas directamente del aire, como anotaba Liebig. Establecio que su unica fuente, salvo la excepcion de las leguminosas que lo absorbian del aire fijandolo en el suelo, eran los compuestos nitrogenados de las sales solubles existentes en los suelos. Estos resultados fueron de gran importancia para la practica de la fertilizacion de las plantas con nitratos y sulfato de amonio (Chardon, 1974; Maroto, 1998). Sus conclusiones fueron ratificadas en ensayos practicados desde 1843 por Lawes y Gilbert desde Rothamsted, con nitratos, fosfatos, sales potasicas y abonos organicos en cultivos. Relevaron asimismo el papel de los fosfatos y de metales alcalinos en el crecimiento vegetal.

Estas investigaciones llevaron al concepto de fertilizante completo, concepto mas proximo a las necesidades de fertilizacion del suelo de cara al proceso de extraccion de nutrientes que tiene lugar en la produccion agricola moderna (Sunyer, 1997). Romper la dependencia de la produccion animal del abono organico permitio ocupar bajo cultivo los espacios dedicados anteriormente a la ganaderia e hizo posible la especializacion agronomica, conduciendo al uso intensivo del suelo y a una mayor productividad. Se posibilito asi la presencia de una mayor densidad demografica y se abrio la ventana para el desarrollo de la produccion industrial de los fertilizantes quimicos, fuente de nuevas investigaciones para mejoras sucesivas de la productividad agricola. En la comprension de la relacion sueloplanta tambien fueron determinantes los avances en la Microbiologia del Suelo alcanzados en la segunda mitad de la centuria decimononica (6). La profundizacion de las nuevas practicas significo un cambio en la dependencia tradicional de la agricultura, al centrarse en adelante su dependencia de la energia de fuentes externas.

A los conocimientos generados en la Quimica Agricola, erigida en uno de los soportes de la Agricultura Racional, se sumaron algunos adelantos alcanzados en otros campos; se dio asi origen a nuevas disciplinas cientificas, las cuales subyacen en la base del desarrollo de las Ciencias Agricolas, como: la Fitopatologia, la Entomologia, la Parasitologia y la Microbiologia Agroindustrial. Igualmente se avanzo en el conocimiento y diagnostico de enfermedades y en los metodos y tecnicas fitosanitarias, entre ellas el control y combate de enfermedades y plagas por metodos quimicos de menores costos y mayor efectividad. Con los nuevos avances fue posible iniciar el conjuro de las enfermedades y las pestes, responsables de las grandes crisis agricolas en la era preindustrial y que hoy dia, dado el caracter biologico de la agricultura, siguen siendo una restriccion y causa de erogaciones significativas. A fines de la centuria decimononica se dieron tambien los primeros pasos en el mejoramiento genetico. Y concurrieron adelantos en tecnicas de irrigacion y drenaje, no solo sistematizando las experiencias empiricas, sino apoyadas en los estudios edaficos, botanicos y fisiologicos. La mecanizacion agricola alcanzaba asimismo logros, todo lo cual daba corporeidad a la Agricultura Cientifica.

En el progreso de las Ciencias Agricolas y la difusion de esta nueva agricultura fueron determinantes las estaciones experimentales, las granjas modelo y la educacion agricola. Andando la segunda mitad del siglo XIX el proceso de institucionalizacion se profundizo con las exigencias que se hacian a la investigacion para solucionar los problemas que iban surgiendo, con la misma avanzada de la produccion sobre las tierras de frontera (7).

3. LA NUEVA AGRICULTURA EN AMERICA LATINA: LOS ESFUERZOS POR IMPLANTARLA

Hacia la segunda mitad del siglo XIX, las oportunidades que brindaba el crecimiento economico europeo bajo la locomotora de la expansion industrial indujeron una profundizacion de la division internacional del trabajo, acentuando la condicion de economias exportadoras de productos primarios en las economias latinoamericanas. Esta <<vocacion>> inducida llevo a sus elites a plantearse la modernizacion de sus agriculturas y asumirla como un proyecto ideologico y economico. La transferencia de conocimientos cientificos y de los logros tecnologicos obtenidos en las naciones occidentales encauzadas en el camino del desarrollo fue la via adoptada. No habia salida; su existencia se desenvolvia en una antinomia: Estados Nacionales como unidades politicas, frente a una ciencia no nacional (Weimberg, 1996). Diversas variables conspiraron para hacer de la formacion de una ciencia nativa una posibilidad muy remota. Entre otras, destacan: i) la ausencia de oportunidades e incentivos para hacer ciencia, ligado a la debilidad de las actividades productivas y de sus servicios o a las dificultades geograficas y politicas; ii) el atractivo generado por el efecto vitrina de las transformaciones economicas que se vivian en Europa y EE.UU. bajo la Revolucion Industrial y Agricola; iii) tambien el bajo impacto que tuvo la actividad cientifica de los exploradores de la naturaleza que recorrieron la region, por sus intereses entroncados a sus sociedades y a las politicas culturales de sus naciones de origen (Weimberg, 1996: 37).

El avance en el proceso modernizador fue heterogeneo, dependiendo de factores economicos y politicos. Algunos de los paises del Sur americano y algunas colonias de prolongada vida --como Cuba, en el Caribe--, lo adelantaron con mayor exito, aprovechando ventajas comparativas y competitivas y una situacion politica de relativa estabilidad. Otros, con economias inmersas en un entorno politico inestable y con condiciones geograficas no del todo favorables, obtuvieron resultados precarios; Venezuela fue una de ellas.

La difusion de la doctrina positivista, como nuevo orden conceptual ideologico, ofrecio las alternativas para superar las viejas resistencias de la iglesia y de los sectores conservadores de cara a la secularizacion de las sociedades, que intentaron llevar a cabo los sectores liberales --no sin dificultad y con enfrentamientos cronicos y dislocaciones economicas--. Los planteamientos positivistas resultaban atractivos al asomar una propuesta teorica que establecia el orden y la paz como condiciones para vencer las tendencias a la disgregacion social y las fuerzas anarquicas que impedian el establecimiento de la ciencia y hacer asible el progreso (Weimberg, 1996: 55). Inscritas en este Proyecto, Brasil, Chile, Argentina y Uruguay --en el Sur-- realizaron esfuerzos por transferir el conocimiento cientifico agricola generado en Europa y en EE.UU. Para este cometido, los atractivos para atraer el capital humano eran definitorios. El trasvase de estos recursos se dio en esencia bajo la responsabilidad del Estado, cuya dirigencia valorizo a las Ciencias Agricolas como instrumento clave para la modernizacion. La contratacion de expertos y cientificos comporto ademas un ahorro de capital para las naciones latinoamericanas, que actuaban como receptoras. De la mano de europeos --franceses, belgas y alemanes, principalmente-- y con la participacion de algunos estadounidenses, se dieron los primeros pasos.

En Brasil la preocupacion por impulsar las Ciencias Agricolas via la institucionalizacion de la investigacion tuvo sus inicios hacia fines del XIX. La burguesia paulista, preocupada por la monoproduccion cafetalera y su manejo agronomico, intuyo las consecuencias de una produccion sostenida en terminos del agotamiento de los suelos. La imagen reflejada en el espejo del vecino Distrito de Rio, declinante en su produccion por este motivo, les preocupo. Rehuyendo a este posible escenario dio los primeros pasos para fundar una estacion agricola siguiendo el modelo aleman, lo cual se hizo en 1887 con la Estacion de Campinas (8). Con el proposito de tecnificar la produccion agricola se avanzo en la contratacion de expertos extranjeros. En el ano 1886 fue instituida una Comision de Geografia y Geologia para inventariar los recursos y elaborar un mapa de los suelos de la frontera agricola; asimismo, se establecio un jardin botanico para la introduccion de especies exoticas (Dean, 1989). Del mismo modo fueron elaborados planes para desarrollar la educacion agricola: en 1892, se creo una escuela agricola de nivel medio en Piracicaba; y en 1894, una Facultad de Ingenieria Agronomica, que se sumaria a la de Bahia (creada en 1877) (Dean, 1989). Europeos y estadounidenses conformarian el equipo de pioneros. Repechar la cuesta no fue facil; varios traspies y fracasos acompanaron los esfuerzos por implantar la Nueva Agricultura, pues se carecia de un cuerpo de conocimientos sobre agricultura tropical. No obstante, ellos abrieron el camino para los avances de las primeras decadas de la centuria decimononica.

Antes de alcanzar la mitad del siglo XIX, en Chile intentaban avanzar en la nueva forma de practicar la agricultura: para 1841 fue fundada la Quinta Normal, con fondos estatales, bajo la direccion del naturalista frances Claudio Gay. Con ella se aspiraba a establecer un <<jardin de aclimatacion modelo>> para plantas de importancia economica. La Quinta se aboco a orientar el fomento agrario nacional. En ella se combino la produccion agricola y pecuaria con la forestal, al tiempo que se dirigieron esfuerzos al estudio de cultivos con fines industriales. Decadas despues, en el mismo centro operaba una seccion de piscicultura y un hospital veterinario. Luego se fundo el Instituto Agricola (1876), con el proposito de formar agronomos e ingenieros agricolas. Este importante centro experimental contaba tambien con laboratorios, a partir de los cuales se originaria el Instituto Bacteriologico. Desde la Quinta, el aleman Rodulfo Amando Philippi adelanto estudios sobre Zoologia, Entomologia, Botanica y Micologia. Otro frances, Jules Renard, impulso la Zootecnia (Mazorcca, 1967).

A los esfuerzos del Estado se aunaron los de los particulares, ya de forma individual o ya organizados como gremio, en procura de modernizar la agricultura: maquinas de trillar a vapor o impulsadas por ruedas hidraulicas, equipos de traccion animal, segadoras de la reconocida fabrica Mac Cormick, algunas de ellas encargadas en EE.UU. por preocupados productores se dejaban ver en el campo chileno de esos anos. La propia Sociedad Nacional de Agricultura, que agremiaba a los productores, trajo al pais maquinaria agricola de diversos tipos; entre ellas la Trilladora de Herrarte - modelo espanol- para las cosechas del trigo y la trilladora portatil inglesa, mas adecuada a la topografia chilena y con ventajas superiores en tiempo y costos sobre el metodo tradicional de trillar (Zaldivia y De La Jara, 2001). Desde sus inicios la Sociedad presto singular atencion a la divulgacion agricola: mantuvo continuidad en la publicacion de un organo noticioso de sus actividades, desde donde informaba sobre sus actividades y sobre los adelantos agricolas de Europa y otras latitudes: El Agricultor (1838-1849), sustituido por El Mensajero de la Agricultura (1856-1857), asi como El Boletin de Sociedad Nacional de Agricultura (1869) (Zaldivia y De La Jara, 2001).

Argentina, al igual que sus vecinos del Sur, pugnaba por establecer la Nueva Agricultura: estancieros acaudalados y el Estado integraron la coyunda modernizadora; acicateados por la expansion del mercado mundial mostraban afan en la incorporacion de sus regiones de vocacion agricola: lanas, cereales y carnes eran los productos demandados por la principal fabrica del mundo, Inglaterra. Los inmigrantes europeos conformaron la mano de obra que reclamaba la vastedad geografica. Y con su aporte colonizador fueron ocupadas tierras incultas y se genero la mano de obra requerida por los terratenientes. Las Provincias de Santa Fe, Entre Rios y Buenos Aires, primero y la Pampa, posteriormente, asistieron a las transformaciones entre 1850 y 1900 (Graciano, 2003: 3). Al principio fueron los productores individuales, agremiados en la Sociedad Rural Argentina (creada en 1866) quienes promovieron la adopcion y difusion tecnica y la divulgacion agricola; esta ultima, a traves de su medio Anales de la Sociedad Rural, a partir de 1867 (9). Este signo marca el desarrollo de la Nueva Agricultura: la organizacion de las primeras estaciones e institutos de ensenanza agricola seria su soporte. Para ello la investigacion, la ensenanza y la divulgacion agricola se erigirian en sus puntales promovidos por la Sociedad, que contrato expertos en el extranjero, adquirio obras agricolas para su biblioteca y afiliados y creo en 1888 el Laboratorio Agronomico-Veterinario para el estudio de las enfermedades de las plantas y el ganado (Graciano, 2003: 15). En un segundo momento, la gestion de la Sociedad ante el Gobierno Nacional y el Provincial de Buenos Aires condujo a profundizar en el establecimiento de servicios agricolas y a instituir la ensenanza: fue creado el Instituto Agronomico Veterinario de Santa Catalina (1883-1889), transformado en las Facultades de Agronomia y Veterinaria de la Universidad de La Plata en 1890. De ellos, para fines del siglo, habian egresado 105 agronomos y 62 medicos veterinarios (Graciano, 2003: 15).

Cuba, en el Caribe, es tambien ejemplo de las preocupaciones por implantar una agricultura sobre bases tecnificadas. Los efectos inductores derivaron de los problemas economicos y politicos que empezaba a confrontar su economia hacia 1860. Los anos de bonanza sostenida vividos desde fines del siglo XVIII en la produccion canera tocaron a su fin. La competencia del azucar de remolacha de Europa y EE.UU., a despecho de la expansion de su produccion canera, constituia un mal presagio que preocupaba a un sector de la elite. A ello se adicionaba que Espana no poseia la capacidad de absorber estos excedentes, ni tampoco contaba con refinerias. Las dificultades de mercado plantearon la salida de modernizar la produccion (Aguilar, 2000: 210). Un proceso de mecanizacion y de reorganizacion productivo fue impulsado por el sector reformista, que se propuso implementar determinados postulados de la llamada Agricultura Cientifica. Para ello se opto por aprovechar las bondades de la ciencia aplicada, apoyandose en los conocimientos de la Quimica Agricola, existentes; ciencia sobre la cual se habia abierto camino tempranamente en la Isla. Se establecieron instituciones, como la Escuela de Agricultura y los laboratorios de quimica agricola, al tiempo que se implementaron modernos procedimientos (Fernandez, 2004: 533). Hubo ademas esfuerzos de divulgacion agricola tendientes a establecer los principios cientificos a la agricultura: se publicaron obras y revistas de importancia agronomica. En estas acciones el Circulo de Hacendados de la Isla de Cuba, fundado en 1878, se erigio en un agente de cambio importante. Los agronomos y otros expertos agricolas, formados en su mayoria en Europa, jugaron asimismo un rol significativo.

Los casos de referencia relevan la magnitud de los esfuerzos, su continuidad y el rol de los profesionales de la Agronomia y disciplinas afines de las Ciencias Agricolas. Un numero no desdenable de estos expertos, en particular en el Sur del continente, se formaron en las instituciones de ensenanza creadas estos anos. Fueron ellos, aunados a los tecnicos y cientificos extranjeros, quienes permitieron sacar adelante este proceso, cargado de dificultades en los duros comienzos. No obstante, este no fue el escenario de Venezuela.

4. LA NUEVA AGRICULTURA EN VENEZUELA: UN PARADIGMA INASIBLE

4.1. LA PARTICIPACION PRIVADA Y SU PREOCUPACION POR DIFUNDIR LA NUEVA AGRICULTURA

Hacia la segunda mitad del siglo XIX concurrieron en la agricultura venezolana, esencialmente en la Provincia de Caracas, la adopcion de algunas innovaciones. Fueron cambios circunscritos y de escasa difusion entre los hacendados, quienes eran los agricultores en capacidad de aplicarlos. El sistema de hacienda, base de la estructura de la agricultura de exportacion, operaba con una combinacion de recursos productivos sustentada sobre un manejo extensivo de las tierras, baja inversion de capital y mano de obra cautiva y sobreexplotada. Los mecanismos de fijacion economicos y extraeconomicos de esta fuerza de trabajo (atada a la hacienda por su carencia de tierras), lejos de sensibilizar al productor hacia una organizacion de la produccion proclive a la adopcion de innovaciones tecnicas en la busqueda de su beneficio economico, descansaba sobre la coercion de esta fuerza de trabajo. Todo cambio se ponderaba en relacion con su incidencia en la estructura de poder agrario. Se introducian cuando eran funcionales a su racionalidad productiva. Las escasas modificaciones en el esquema productivo se introdujeron en la cosecha o procesamiento, que demandaban ingente mano de obra con dificultad de ser suplida, apelandose al empleo de maquinaria. La produccion campesina, la otra cara de la moneda, se sustentaba sobre la familia: organizaba su produccion bajo una racionalidad economica que privilegiaba su reproduccion como principio economico de su existencia y estabilidad, encuadrando en el modelo tan bien descrito por Chayanov, Shanin y otros teoricos que se han ocupado de la Economia Campesina. Sus practicas eran las conformadas en el decurso del tiempo, transmitidas generacionalmente. Su racionalidad en este esquema productivo rehuia el cambio tecnico.

Hubo antecedentes de esfuerzos emprendidos por la Sociedad Economica de Amigos del Pais para impulsar transformaciones tecnicas en la agricultura durante sus anos de vida. Empero concurrieron restricciones ligadas al cuerpo de conocimientos disponible. A pesar de conocerse en la Sociedad, los trabajos de De Thaer y Boussingault no pudieron utilizarse, pues su obra escrita mas relevante fue publicada --al menos en el caso de Boussingault-- avanzada la decada de 1840 (Pacheco, 2007: 178). Hacia las ultimas decadas del siglo XIX reaparecieron los intentos por dar a conocer la Agricultura Cientifica o Nueva Agricultura en el pais. Sus fuentes eran las sociedades cientificas, las corporaciones integradas por profesionales de carreras tecnicas y los productores y sus gremios, quienes participaban del nuevo concepto de forma marginal. En la Sociedad de Ciencias Fisicas y Naturales de Caracas, fundada en 1866 por Adolfo Ernst (1832-1899), a la par de otros temas se abordaba el topico de la Nueva Agricultura. Mas que resultados de investigaciones, se trataba de disertaciones y comentarios sobre los estudios cientificos y sus aplicaciones en el campo agricola, adelantadas en Europa occidental. Sus actas recogen aspectos de interes agricola que eran objeto de investigacion en las primeras estaciones europeas, como los de Rothamsted (en Inglaterra, en 1843), y los de Moeckern (establecida en 1850, en Alemania). Entre los temas estuvieron: la calidad de algunos fertilizantes agricolas, como el guano peruano y los superfosfatos; la Memoria de Lawes, Gilbert y Pugh, publicada en Philosophical Transactions of the Rojal Society of London y que trataba sobre <<las fuentes del azoe con especial referencia a la cuestion de si las plantas asimilan el azoe libre>>, que condensaba los postulados de Boussingault, Lawes, Gilbert y Pugh frente a Liebig; el cultivo de la rubia, planta tintorea, en Venezuela; la adaptacion de las maquinas de vapor a las actividades agricolas en el pais; observaciones sobre la poda del cafe y su importancia en la productividad; elementos de fisiologia vegetal y aspectos entomologicos de importancia economica con repercusiones agricolas (Bruni Celli, 1968, II).

Mas que abordar propuestas cientificas y tecnologicas sobre los problemas de la agricultura venezolana de ese entonces, las disertaciones y comentarios giraron esencialmente sobre los articulos y trabajos que se publicaban en revistas y periodicos especializados extranjeros en la esfera cientifica. La comunicacion con cientificos e instituciones extranjeras y el canje de revistas facilitaba acceder a informes, investigaciones y publicaciones periodicas. Entre estas ultimas se recibian: The Quarterly Journal of Science; el Journal of Science; el Journal of the Statical Society of London; el Journal of Botany; el Scientific American y el Agriculturist (Bruni Celli, 1968, II). La Sociedad colaboro asimismo con tareas gubernamentales que permitieron un mejor conocimiento de la geografia, la flora y la fauna, la agricultura, la hidrologia y la meteorologia, como fue la realizacion del Censo de 1873 (Texera, 1994).

El Colegio de Ingenieros tambien produjo discusiones sobre el tema. Algunos de sus miembros se preocuparon por el topico agricola. De hecho, los primeros profesores de asignaturas del campo agronomico en la Universidad de Caracas fueron ingenieros civiles y militares y medicos (Pacheco, 1991; Pacheco y Taylhardat, 2010). El plan estudios de la carrera contemplaba algunas asignaturas agronomicas, lo cual se manifesto en los estudios sobre esta tematica expuestos en los circulos tecnicos (Colegio de Ingenieros de Venezuela, 1961a).

Los productores, en su mayoria, no manifestaban interes en la modernizacion; se trataba de una necesidad no sentida. Cuando se hizo presente, se sintio con poca fuerza. Una revision de la prensa decimononica venezolana sobre la agricultura del pais y sus problemas ilustra sus preocupaciones, las cuales giraban en torno a temas como: las dificultades por disponer de los recursos productivos en forma oportuna y economica, la disponibilidad de vias de comunicacion y medios de transporte adecuados, la seguridad y paz en el campo, la presencia de impuestos y gabelas excesivas, la especulacion mercantil monopolica y la competencia de bienes extranjeros. El Proyecto Programa para la Sociedad de Agricultores de Caracas recoge esta percepcion; estaba compuesto por diez y nueve puntos que representaban sus aspiraciones sobre la problematica agricola, pero solo cuatro de ellos contemplaban aspectos tecnicos vinculados con la ciencia y la tecnologia agricola.

A diferencia de lo ocurrido en Suramerica y en El Caribe, la incorporacion de los productores a la adopcion de las nuevas practicas fue circunscrita y no exenta de fracasos, al desconocer los principios contenidos en ellas y carecerse de agronomos para su transferencia. Se trato de un grupo minoritario de la elite proclive al cambio, con preocupacion por convertir la agricultura en una actividad rentable, que vio en su rezago tecnico uno de sus problemas clave. Ellos, sin negar la importancia del acceso oportuno y economico a los recursos productivos para impulsarla, de la necesidad de la estabilidad politica y de infraestructuras y de la inconveniencia de los altos impuestos, consideraron la tecnificacion y la capacitacion la solucion del nudo gordiano que obstaculizaba los cambios (Pinango, 1873: 341-342; en Carrillo Batalla, 2002, II: 278):

<<(...) La agricultura, como todo aquello que esta intimamente ligado a la naturaleza, obedece a leyes inmutables y sin un conocimiento profundo de estas leyes no es posible que haya verdadera agricultura (...) Por eso no podemos de dejar de manifestar nuestra sorpresa por la indiferencia con que el gremio agricola ha visto la carencia absoluta de escuelas de agricultura en nuestra patria, y por el ningun empeno que ha tomado para obtener siquiera la creacion de una sola para toda la republica...>>

Otra opinion autorizada del grupo progresista comparaba la actuacion del productor con un juego de loteria al azar, donde la suerte podria favorecerlo o arruinarlo del todo. La primera medida del Gobierno, a su juicio, deberia ser la emancipacion de la agricultura de la rutina seguida por los productores; rutina que <<desapareceria al cabo de algunos anos de fundadas no decretadas, las escuelas agronomicas practicas>> (Marin, 1893a: 2; en Carrillo Batalla, 2002, II: 278). En ellas se formarian ingenieros agronomos con sensibilidad hacia lo rural. Y anexas a las catedras de Agronomia, siguiendo el ejemplo de Gembloux o el de algunas de las famosas escuelas francesas, operarian granjas modelo. Estas estaban llamadas a ser los nucleos de ensenanza practica, divulgadores entre los productores de los metodos mas provechosos de cultivo y sobre las tierras y climas mas convenientes para estos.

4.2. LA ACCION DEL ESTADO Y LOS INTENTOS MODERNIZADORES (1870-1889)

El General Antonio Guzman Blanco rigio el pais entre 1870 y 1889, con cortos interregnos. Bajo su Administracion hubo una paz relativa, derivada de una red de alianzas y lealtades, concretada en los pactos alcanzados con los caudillos regionales (Quintero, 1994). Estas circunstancias permitieron superar el estado de postracion que presentaba la agricultura, abatida por las continuas guerras internas que asolaron al pais en las decadas precedentes, y las restricciones de sus factores productivos, de lo cual dan cuenta los actores sociales de la epoca y la prensa de esos anos.

Los intentos por establecer la agricultura bajo los principios tecnicos puestos a disposicion por el quehacer cientifico internacional fueron reactivados en la decada de los setenta de esa centuria. Se intento encarar el atraso de esta actividad aprovechando la situacion de un mercado externo en expansion para las materias primas y bienes de consumo agricola. Para ello era menester una mayor articulacion al mercado mundial. La puesta de la agricultura sobre una base tecnica para reposicionar al pais en terminos economicos y mejorar la formacion de capital exigia un cambio de sus condiciones productivas y del entorno juridico politico y social. A despecho de la necesidad de situar la agricultura en la nueva senda, no existio una definicion acerca del modelo de modernizacion a impulsar ni sobre la forma de llevarlo a cabo. Y, si bien la ciencia y la educacion agricola eran indispensables para ello, Guzman no se propuso su desarrollo como un proposito explicito; tal vez consciente de las restricciones existentes y con otros asuntos economicos y politicos en mente, los cuales en su estrategia consideraba de mayor prioridad, como las vias de comunicacion o el problema de la gobernabilidad. Empero, su sistema de alianzas politicas creo la atmosfera requerida para impulsarlas. Con el clima intelectual propicio para el avance de la secularizacion de la sociedad y de las ideas positivistas se abrio el camino a la observacion y la experimentacion, exigidas por las Ciencias Agricolas para su implantacion (Freites, 1996). En este estadio fue determinante la contribucion de un grupo de individualidades, inscritas en el positivismo, descollando Adolfo Ernst (10) y Vicente Marcano (11). La ensenanza en el campo de las Ciencias Naturales en la educacion superior, hasta entonces postergada, recibio atencion. Esta circunstancia tuvo importancia para las Ciencias Agricolas, por ser parte fundamental de su base teorica. Para ensenar las Ciencias Naturales se constituyo la Catedra de Historia Natural en la Universidad de Caracas, que regentaria Ernst al ganar el concurso de oposicion.

La ensenanza agricola fue contemplada con la Catedra de Agricultura y Zootecnia, establecida por Decreto de 27 de enero de 1876. Con ello se emulaban las acciones emprendidas en otras latitudes con resultados positivos, de las cuales las de Edimburgo (1790) y Oxford (1796) -creadas en Gran Bretana-, habian sido un buen ejemplo. El curso instituido tenia una duracion de dos anos, durante los cuales se leerian alternativamente, dos dias de cada semana, <<las materias de Agricultura y Zootecnia por el mismo catedratico>> (Recopilacion de Leyes y Decretos de Venezuela, 1912, VII: 277). Su dictado se mantuvo durante varios lustros, aunque no debio tener mayor impacto sobre la produccion agricola, ya que era un esfuerzo fragmentario de escasa influencia: para 1893 apenas 12 estudiantes lo seguian (Ministerio de Instruccion, 1894, II: 148). Los docentes fueron: el medico y quimico Guillermo Delgado Palacios, con amplia experiencia como agricultor, quien (de la misma manera que Juan de Dios Carrasquilla en Colombia), fue un gran impulsor de las Ciencias y la Educacion Agricola en Venezuela; y el Ingeniero Pedro Ignacio Romero, su ayudante. De sus clases quedaron testimonio en los Anales de la Junta de Aclimatacion, donde eran publicadas por entregas, al igual que en la obra de Romero: Lecciones de Agronomia, presentada al Colegio de Ingenieros de Venezuela (Colegio de Ingenieros de Venezuela, 1961b).

La ensenanza tecnica y las tareas de divulgacion para establecer industrias e implantar la Nueva Agricultura exigian, entre otros elementos, contar con personal en capacidad de asumir estas tareas. Latinoamerica cubrio sus necesidades con cientificos y tecnicos extranjeros y acudio a la emigracion temporaria dirigida. Para ello envio estudiantes al exterior, con becas, a fin de asimilar los conocimientos cientificos y las nuevas tecnologias. Las naciones preferidas fueron Francia, Alemania, Inglaterra y EE.UU. La formacion de recursos tuvo una importancia diferenciada en la region. Un caso ilustrativo se aprecia en las cifras de la matricula del Rensselaer Polytechnic Institute entre 1850-1884. Este instituto norteamericano tempranamente establecio un postgrado en ingenieria (1835), despertando el interes en la region, como se observa en el Cuadro No. 1.

Brasil, Cuba y Mexico fueron las naciones que enviaron un mayor numero de estudiantes al Instituto, sumando estas tres algo mas de las 2/3 partes. Su estrecha relacion mercantil con EE.UU. incidio en ello, como ha acotado Safford (1989). Algunos de estos ingenieros jugaron un papel muy importante en la construccion de carreteras y ferrovias, que beneficiaban a la agricultura, asi como en el diseno y establecimiento de maquinaria o en la solucion de problemas de mecanica industrial de las tempranas agroindustrias.

En Venezuela, la contratacion de cientificos y tecnicos en el extranjero no formo parte de las gestiones publicas en este lapso, incluso Ernst no vino por iniciativa gubernamental. Las guerras internas y la inestabilidad politica, sumadas al hecho de ser un pequeno pais rural de clima tropical con enfermedades desconocidas y de escasos ingresos economicos gubernamentales, hacian poco atractivo a profesionales y cientificos extranjeros venir y hacer vida; de modo que la inmigracion selecta rehuyo al pais en esta centuria. De cara a estas circunstancias en la elite politica primo la idea de formar capital humano nativo en el exterior. Por ello en abril de 1873, a despecho de las limitaciones economicas del Gobierno, fue aprobado en las Camaras del Congreso un Proyecto de Decreto que disponia el envio al exterior de varios jovenes por cuenta de la Nacion, con el objeto de instruirse y perfeccionarse en varios ramos del saber y de la industria. Segun este se otorgaba prioridad a la formacion en Alemania y Estados Unidos de Norteamerica, por ser las naciones donde habia mas experiencia por los <<dilatados estudios y felices progresos>> en establecimientos especiales. De ellos se seleccionarian dos <<para destinarlos al punto de Europa que --se-- estime mas conveniente para el estudio de las ciencias naturales, preferentemente las de practica aplicacion a las industrias mas importantes para el progreso material de Venezuela>> (Camara de Diputados, Actos Legislativos, 1873, tomo 398: 392-395). La otra via fueron los esfuerzos privados: hacendados y comerciantes, que enviaban a sus hijos a seguir estudios en el extranjero (Ruiz, 1997).

La tecnologia agricola, una resultante de la ciencia aplicada en la centuria decimononica, fue percibida como instrumento de cambio de importancia. A fin de estimular el uso de plantas mejoradas y exoticas y de adoptar nuevas tecnicas y metodos agronomicos en los primeros anos del septenio, se dictaron algunos decretos. Los desarrollos mas recientes en la tecnologia agricola en las regiones de agricultura de mayor tecnificacion se pensaron como apoyo. No encuadraron las acciones, sin embargo, en un proyecto global que apuntara a la implantacion de la Nueva Agricultura. Con estos cometidos, en diciembre de 1870 fue establecida la Comision Permanente de Agricultura, que impulso el estudio y el fomento de cultivos como el trigo y la cana de azucar. Otro fruto privilegiado fue el algodonero. Tambien el cafe y el tabaco recibieron atencion.

Para promover el cultivo del trigo y la fabricacion de harina, fueron importadas desde EE.UU. semillas mejoradas y se establecio una prima a los agricultores incorporados a su siembra, a pagarse con la mitad del impuesto sobre las harinas de trigos extranjeros (Ministerio de Fomento, Memoria 1873, Decreto de 16 de diciembre de 1870: 77-78). Se solicitaron a los Consules en el extranjero informes acerca de los mejores sistemas de cultivo, los cuales se dieron a conocer en la prensa nacional. Fueron requeridas al Gobierno del estado Merida noticias agronomicas y economicas: especies de mayor cosecha y calidad de harina, valor del quintal de trigo de primera clase y de su transportacion hasta Maracaibo, asi como todo lo de interes sobre el tema. Los resultados fueron poco favorables por la inestabilidad politica aun reinante.

En relacion con la cana de azucar, desde 1869 hubo intentos por mejorar su produccion: se introdujo una nueva variedad, la Salangore, la cual se sumo a las ya existentes: Criolla, Batavia y Otahiti, importandose semillas suyas (12). Se ordeno la recoleccion de informacion tecnica y economica con el fin de promover una mejora de sus metodos de explotacion y lograr los procedimientos mas baratos y sencillos para su fabricacion. Y se suministro informacion quincenal de los precios de los azucares en los Estados Unidos de Norteamerica a los agricultores, para orientarles en el mercadeo. Labor que para 1873 se cumplia con regularidad. Como complemento se exonero de pago de contribucion en los estados a los productores y del impuesto de cabotaje. Y se constituyo una Junta de Agricultores de la cana de azucar, para el fomento de la industria (Ministerio de Fomento, Memoria, 1873: 78).

No se tienen noticias sobre la reduccion cuantitativa del rezago de Venezuela con respecto a la produccion antillana. Las informaciones disponibles para la primera mitad del siglo XIX muestran una situacion de heterogeneidad tecnologica productiva, con situaciones extremas: para 1853 Consejero Lisboa daba cuenta de haciendas muy bien cuidadas en los Valles de Aragua, con sistemas de riego artificial y de mecanizacion en la labranza de la tierra; con un grado de tecnificacion en sus ingenios en la fase del beneficio, que incluian maquinas de vapor en las de mayor adelanto tecnico (Lisboa, 1983: 167-170). No eran la generalidad, pues en estos mismos valles, Spence (1966, tomo I: 167-170) anotaba que <<el manejo de las haciendas rara vez se realizaba sobre principios cientificos>>. La rutina parecia guiar sus procesos, dejando de lado los adelantos que existian para esa epoca. Las haciendas con una explotacion sobre bases racionales no eran las mas frecuentes.

No obstante, algunos adelantos tecnicos fueron incorporados por los hacendados: la labranza y la irrigacion se hicieron mas esmeradas en las tierras araguenas y las del Tuy, mientras que el beneficio fue modernizado con la introduccion de maquinas de vapor como fuente de energia de los ingenios. Las altas inversiones de capital para mejorar el beneficio, cuando el trabajo era un factor productivo escaso, no dejaban de ser una limitante; no ocurrio asi con la informacion tecnologica ni la disponibilidad de equipos en el mercado. No obstante, los cambios privilegiaron la adopcion de nuevos equipos para el beneficio en las grandes haciendas, en la busqueda de atemperar la demanda de mano de obra de ribetes fuertemente competitivos, ante restricciones en su oferta (Pacheco, 1982; Rodriguez, 1986; Rios, 1999).

No hay duda que la importancia agroalimentaria del trigo y de la cana de azucar y el peso economico de los hacendados productores de esta ultima, debieron constituir motivos para la preocupacion del Estado por su fomento.

Por su parte, en algodon se experimentaba en Aragua con el Sea Island (variedad angloamericana), sobre la base de una experiencia de colonizacion privada adelantada por estadounidenses, aunque decadas antes se habia ensayado con la variedad Algodon de Surinam. En la Hacienda Guayabita, jurisdiccion de Turmero (estado Aragua) se realizaron los ensayos con exito y fue diligenciada su comercializacion con H Lange y Cia. (La Opinion Nacional, 4 de abril de 1869). Los ensayos de 1869 con semillas seleccionadas de la cosecha del ano anterior y con nueva progenie traida recientemente por ellos desde Estados Unidos mostraban mejor rendimiento y calidad para la semilla aclimatada en el pais, a un costo menor (La Opinion Nacional, 23 de octubre de 1869). En apoyo, el Ejecutivo importo de Inglaterra semillas de esta variedad, distribuyendola entre los agricultores, al tiempo que se hacian diligencias para traer un grupo de ellos de Estados Unidos (Ministerio de Fomento, Memoria 1873: 77).

El cafe y el tabaco fueron otros cultivos centro de preocupacion: se importaron y distribuyeron semillas de especies no existentes en el pais entre los hacendados mas acaudalados (Ministerio de Fomento, Memoria 1881, tomo I: 676-677). En el cafe, dada su importancia economica como rubro pivote de exportacion a todo lo largo del XIX, hubo preocupacion particular por la mejora de su beneficio y procesamiento. Concurrio en su esfera el primer invento nativo: la maquina de trillar y ventear de Manuel Marquis y Antonio Menjibar, quienes en 1836 solicitaban proteccion a la Diputacion de la Provincia de Caracas para su construccion y comercializacion; tal solicitud fue sometida a rigurosa evaluacion y fue aprobada, atendiendo a su caracter utilitario e importancia economica para impulsar la industria caficultora. Su adopcion tras la comercializacion no tardo en ser empleada por hacendados centrales (El Venezolano, 26 de octubre de 1841; en Bifano, 2001: 37-42). Otros inventos de criollos tambien dejaron sus contribuciones al beneficio en el cultivo estos anos y en las decadas siguientes, como la trilladora de Juan Bautista Carreno. El desempeno de esta maquina, en experimentos realizados en 1890 por Guillermo Delgado Palacios (uno de los primeros profesores de Agronomia venezolanos), era muy superior a las extranjeras por ser de mayor eficiencia energetica, emplear menor tiempo de procesamiento y dar un grano acabado de mayor calidad. Con los <<pluses>> de ocupar <<solo una extension de dos metros aproximadamente, puede ser movida por una fuerza motriz que no se pase de un caballo de vapor --y de limpiar-- perfectamente en cada dos minutos veinte libras de cafe, o sea, 6 quintales por hora, en 10 horas habiles 60 quintales>>. Era sencilla en su manejo y facil de transportar (El Comercio Los Andes, 14 de agosto y 5 de septiembre de 1896).

Los equipos de procedencia extranjera introducidos en la actividad agricola vegetal por los agricultores eran en su mayoria ingleses y estadounidenses, aun cuando los hubo tambien franceses e italianos. Medio de estimulo y proteccion a la transferencia tecnologica y las innovaciones nativas y de ordenar este importante aspecto fueron las Leyes de Patentes de Invencion, promulgadas por el Estado; perseguian reconocer el esfuerzo intelectual en el desarrollo de bienes industriales, especialmente las de 1842, 1854, 1860, 1878 y 1882 (Bifano, 2001). La oferta tecnologica operaria por diferentes vias, como: comunicaciones a funcionarios gubernamentales, notas en prensa, promociones y representaciones en las casas comerciales y el escenario de las Exposiciones y concursos agroindustriales.

Se procuro tambien establecer jardines de aclimatacion: en mayo de 1885 fue promulgada la Ley I, en la que se incluia una disposicion sobre la aclimatacion de plantas exoticas para la introduccion de especies de utilidad economica y la conformacion de colecciones de germoplasma, para mejorar los materiales geneticos disponibles. Su proposito, anotaban, era hacer la agricultura eficaz (Ministerio del Interior y Justicia, Memoria. 1885: 382). Empero, ello no paso de las aspiraciones. Otras medidas gubernamentales fueron el adelanto de dispositivos de regadio y la realizacion de estudios de nuevos rubros como el ramio, ya que la introduccion de nuevos rubros con posibilidades ecologicas y de mercado se concebia como uno de los fines modernizadores (Ministerio de Fomento, Memoria 1889, tomo II: 474-477).

En la ganaderia se encontraban hatos con areas de pasturas artificiales, mayor numero de aguadas para abrevar las reses y ganado mejorado, empero no era lo comun (Palacio, 1967). El mejoramiento genetico de la cabana era visualizado en dos direcciones: una, a traves de la formacion de recursos humanos, a nivel superior; para ello consideraban un instrumento la creacion de la catedra de Agricultura y Zootecnia, ya citada, sobredimensionando el impacto de este curso; y, la otra, la importacion de ganado de raza; esto con el fin de incorporar genes conducentes a un mayor rendimiento y calidad, recurso limitado a los ganaderos de mayor capacidad financiera.

Un elemento definitorio en la modernizacion agricola en America Latina fue la organizacion de los productores. En los paises de la region que habian avanzado mas en esa direccion, como por ejemplo las naciones surenas (donde aquellas surgieron como iniciativa de los mismos productores), constituian focos de presion desde sus organizaciones para generar politicas publicas a favor. En el caso de Venezuela, las Sociedades Agricolas dirigidas a estudiar las necesidades de la agricultura y proponer medidas que contribuyesen a su mejoramiento, se auspiciaron desde el Estado. Por tanto, a diferencia de sus pares del Sur, nacian con el pecado original de la dependencia estatal. En 1887, por resolucion de 22 de septiembre, se establecio en Caracas la Sociedad Agricola Nacional y se promovio la fundacion de similares en el interior. Para 1888 algunas ya estaban constituidas (Ministerio de Fomento, Memoria.1889, tomo II: XLVI).

Sobre las ideas y proyectos del Estado, cabe destacar dos rasgos muy significativos: i) la inviabilidad de emprender planes de modernizacion de envergadura bajo las condiciones que primaban con la dotacion de factores disponibles; y, ii) la limitacion para implantar y divulgar nuevos cultivos y practicas agricolas, por carecerse de una infraestructura tecnica basica para acometer los ensayos de aclimatacion y de experimentacion. Las exportaciones globales, en su mayoria de origen agricola, fueron --no obstante-- satisfactorias.

El crecimiento de los dos principales rubros agricolas resulto positivo: para los anos economicos 1865-1870, el cafe paso de 57.796 toneladas y 73.257 miles de bolivares, a 217.521 toneladas y 286.594 miles de bolivares para los anos de 1885-1890; lo equivale a decir que practicamente se cuadruplico. El cacao tambien mostro un crecimiento favorable, aunque de menor dinamismo, pasando de 7.998 toneladas y 10.405 miles de bolivares para 1865-1870 a 33.498 toneladas y 52.280 miles de bolivares para 1885-1890 (Carvallo y Rios, 1984: 62). Rubros tradicionales como el ganado vacuno y los cueros, de menor importancia, tambien crecieron. Ello se ligo a una combinacion de factores favorables: el aprovechamiento de precios elevados, una situacion de relativa paz interna y la flexibilidad de la oferta agricola a mediano plazo (mediante el uso de la reserva del factor tierra de las haciendas), aunados a una intensificacion del sistema de peonaje y de colonos.

4.3. La decada de 1890 y las mejoras tecnicas en la agricultura

En estos anos concurren diversas acciones modernizadoras, que a pesar de su importancia se agotaron en el tiempo, arrojando un impacto limitado: fueron creados laboratorios agricolas de origen privado y publico: el Laboratorio de Analisis Quimico (en 1870), de corta vida; el Laboratorio de Quimica Agricola de la Universidad Central, el Laboratorio Municipal apoyado por la Gobernacion del Distrito Federal y el Laboratorio Nacional (en 1893) (Freites, 1996; Pacheco, 2007: 202).

Un hito de suma importancia fue la creacion de la Junta Central de Aclimatacion y Perfeccionamiento Industrial por parte del Estado. Su proposito era promover en forma tutelada el fomento y mejora de la agricultura, a traves de los cambios tecnicos. No surgio como sus pares inglesas de los anos finales del XVIII ni como los ejemplos de algunos paises de la region, donde la accion voluntaria de los agricultores fue el impulso principal, en tanto que la participacion del Estado actuo como coadyuvante. En su lugar guardo correspondencia con el modelo frances, con mayor injerencia del Estado en el fomento de la agricultura. Fue establecida el 07 de agosto de 1893, luego de ser aprobado su proyecto de creacion por el Congreso. Tenia por objetivo promover el progreso y perfeccionamiento de las industrias nacionales existentes y la aclimatacion de nuevas. Se apoyo regionalmente en los productores individuales y agremiados. Emprendio diversas gestiones: i) previo estudios, trajo maquinarias e insumos para las labores de demostracion e importo semillas y razas de ganado mejoradas, distribuidas entre los productores; ii) puso a disposicion obras y tratados de agronomia, algunos de los cuales tradujeron; iii) estimulo los estudios tecnicos en la agricultura e hizo divulgacion agricola; iv) conformo una biblioteca especializada; v) realizo estudios e informes tecnicos de asesoria y consulta sobre topicos agronomicos; vi) organizo exposiciones con campos de demostracion en los cuales se ensayaron nuevas variedades de cultivo; y, vii) trabajo en el diseno de reglamentos para concursos y oposiciones (Ministerio de Fomento, Memorias 1895 y 1896).

Desde 1894 la Junta --ademas-- edito un periodico Anales de la Junta Central de Aclimatacion y Pefeccionamiento Industrial, que voceaba sus actividades y noticiaba informacion agronomica diversa. En el se editaron, por entrega, obras destacadas sobre agricultura tropical. Fueron publicados trabajos agronomicos y economicos sobre cultivos de plantacion practicados en el pais, que revelaban una labor de investigacion documental y recogian la experiencia productiva. Tambien fueron dados a conocer adelantos e innovaciones alcanzados en la agricultura occidental y publico, por entregas, el Curso de Agricultura que se dictaba en la Universidad Central (Anales de la Junta Central de Aclimatacion y Perfeccionamiento Industriad, 1895-1897). Este organo tuvo una vida de cinco anos. Su gestion guarda similitud con El Agricultor de Colombia, solo que su vida fue mas efimera que su par colombiano.

Desde 1895 la Junta motorizo el establecimiento de un centro de experimentacion agronomica, que aspiraba erigir en una suerte de Quinta Normal. El caso chileno se considero el paradigma organizativo y se lo presentaba como el camino a seguir a la luz de sus resultados (Ministerio de Fomento, Memoria, 1897). Como en este modelo, se concebia la Estacion como el punto de partida y el eje <<alrededor del cual se agruparian el conjunto de establecimientos constitutivos de la ensenanza agricola>> (Comunicacion de la Junta Central de Aclimatacion y Perfeccionamiento Industrial al Ministro de Fomento, A Riera, del 31 de diciembre de 1897; en: Ministerio de Fomento, Memoria 1898: 216-220). El 23 de diciembre de 1896 se dicto la resolucion de su creacion, aspirando a dar soporte a los estudios agricolas, considerados como uno de los fines. Se elaboro el programa de investigacion en terminos de topicos (13) y se hicieron las diligencias para su localizacion, presupuesto, expertos a contratar y compra de equipos. Estos fueron encargados a EE.UU. y Francia en 1897, donde se compraron (Anales de la Junta Central de Aclimatacion y Perfeccionamiento Industrial, Ano IV, No. 37, enero de 1897: 160; No. 38, febrero: 171). El proyecto quedo a medio camino por la inestabilidad politica derivada de nuevas insurrecciones presentadas a fines del siglo, a lo cual se sumo la crisis economica que asolo al pais en los anos 1897-1898, ocasionando numerosas quiebras de haciendas.

La Junta cumplio una loable labor. Sus efectos se sintieron con mayor influencia en la region central del pais, dado las limitaciones de los medios de comunicacion que para ese entonces prevalecian. Una revision de su organo divulgativo releva, a nuestro juicio, el trabajo de mayor importancia realizado en el campo de las Ciencias Agricolas: por el nivel agronomico del conocimiento difundido y la edicion de los Anales por cuatro anos ininterrumpidos en un pais como Venezuela, ayuna de recursos y prenada de inestabilidad. A ello se adiciono el fomento agricola y la facilidad de acceso que brindo para el uso insumos tecnicos para la modernizacion. Fue una labor titanica, por la resistencia de las ideas tradicionales opuestas al cambio, arraigadas en una gran mayoria de los productores. En 1898 ceso en sus funciones, siendo reemplazada por El Consejo Superior de Agricultura, organismo que no tuvo mayor impacto.

Durante estos anos nuevamente rondo la idea de establecer los estudios superiores agricolas. En 1893 se reorganizo la Escuela Politecnica (14), que habia sido instituida en 1884. Y fueron dictados decretos tendentes al establecimiento de los estudios agronomicos y veterinarios. Con el proposito de implantarlos, un decreto fue promulgado por el Congreso de la Republica en julio de 1890, para la creacion de una escuela de agronomia (El Economista, 17 de julio de 1890). La resolucion respondia al exhorto del Presidente Raimundo Andueza Palacios al Congreso, sobre la necesidad perentoria de instituir un estudio agronomico en el pais, de cara a las dificultades de la agricultura venezolana para dar respuesta a las necesidades alimentarias. La promulgacion del Instituto Agronomico --como se le designo-- fue precedida de una serie de gestiones, iniciada con su recomendacion al Ministro de Instruccion Publica de trabajar en <<la revision de un plan de estudios agricolas especiales>> para el establecimiento de un instituto de estudios agronomicos <<toda vez que la agricultura, una de sus fuentes principales permanece todavia entre nosotros en estado rudimentario, por carecer de aquel conjunto de previsiones y establecimientos publicos que forman la base indispensable de su prosperidad>> (El Economista, 01 de mayo de 1890: 2).

El proyecto (15) recibio algunas criticas; entre ellas estaban la carencia de profesores con formacion, pues los existentes eran muy pocos, asi como la necesidad de establecer estudios y asignaturas agronomicas como paso previo a la creacion de la Academia en si misma (El Economista, 19 y 22 de julio de 1890). En este mismo ano, tal vez ante las dificultades para impulsar el proyecto de escuela, el Presidente Andueza decreto en noviembre la creacion de una catedra de Economia Rural y se designo a Vicente Marcano para regentarla en la Universidad Central. Empero, a principios de 1891 la indiferencia del Ministro de Instruccion Publica para apoyar con el mobiliario docente requerido retrasaba su inicio, lo que no era obice para que Marcano se abocara en el intertanto a la elaboracion de un tratado de agronomia (Bifano, 2003: 205-206). Por su parte, las nuevas rebeliones militares surgidas hacia 1892 de la oposicion de Crespo y otros caudillos politicos a los propositos de Andueza de revisar la Constitucion de 1881 (para alargar el periodo de gobierno de dos a cuatro anos, retornar a la organizacion geopolitica de los 20 estados de 1864 y establecer el sufragio popular y directo en lugar del sistema indirecto existente), arrastraron al pais nuevamente a la inestabilidad politica (Ewell, 1984: 22). Con ello se dio al traste el proyecto de creacion de la Escuela. En 1892, Laureano Villanueva -el Presidente de Carabobo- inicio la organizacion de una escuela agricola y obtuvo el concurso de Marcano; mas, avanzadas las primeras diligencias, Marcano murio de una fiebre perniciosa. Su muerte significo la sepultura de un nuevo sueno (Bifano, 2003: 208-209).

Nuevamente en 1893 se retomo la cuestion de la ensenanza agricola. Fueron dictados los Decretos de 07 de febrero y 29 de julio de 1893, similares al precedente. Estos estudios se regirian por las mismas leyes que los estudios mayores y comprenderian aspectos teoricos y practicos, durante los tres anos de la carrera. Para su implementacion se creaba el Instituto Agronomico, con una Escuela granja y laboratorio (Recopilacion de Leyes y Decretos 1893, tomo XVI). Estos propositos quedaron truncados. En 1895 se decreto la Escuela de Ingenieria de la Universidad Central, que tenia cuatro carreras. Una de ellas era Agronomia y preveia en su dotacion fisica un campo experimental (Ministerio de Instruccion, Memoria 1894, tomo II: 497). La carrera no se establecio, pero entre las once catedras de la Escuela de Ingenieria fueron instituidas la de Agronomia y la de Alimentacion de Animales (Leal, 1981). Tambien se becaron a jovenes para seguir estudios en las ciencias agropecuarias en el exterior, entre ellas la agronomica, ya que en el pais no existian estas carreras (16). No obstante, su numero fue exiguo debido a la carencia de recursos.

Los intentos por establecer la Nueva Agricultura y las Ciencias Agricolas fueron encarados por ingenieros y cientificos de las Ciencias Naturales y afines, al igual que por medicos y farmaceutas, en cuyas profesiones la quimica y la botanica eran asignaturas de sus planes de estudio. Los ingenieros agronomos y expertos agricolas fueron la excepcion, al igual que en Colombia. Los profesionales y expertos con aportes a las Ciencias Agricolas, presentados en el Cuadro No. 2 sustentan esta afirmacion: de 38 profesionales, cientificos, expertos agricolas, empresarios y agricultores, 13 eran Ingenieros. Algunos de estos tambien habian culminado las carreras de agrimensura y medicina; 10 eran medicos, uno de ellos, a su vez, farmaceuta; 5 quimicos; 2 farmaceutas, mientras que los restantes se repartian entre naturalistas, agricultores, empresarios, expertos agricolas y agronomos; de estos dos ultimos tan solo habia 3. Ello contrastaba con los paises del Sur, donde la modernizacion fue adelantada por Ingenieros Agronomos, en su mayoria egresados de las Facultades nativas creadas por ese entonces y cuyo numero ya revestia importancia. No obstante el reducido numero del grupo que intentaba impulsar la Nueva Agricultura en Venezuela, hubo algunas contribuciones importantes: las de Vicente Marcano, sobre quimica agricola, suelos y microbiologia industrial; y las de Guillermo Palacios, sobre fitotecnia y fisiologia agricola. Eran, empero, gotas de agua en el oceano; una empresa condenada al fracaso. Sin ingenieros agronomos no era viable llevar adelante la modernizacion agricola, cuya precondicion tiene como soporte la triada: experimentacion/educacion/divulgacion agricola.

5. CONCLUSIONES

* El desarrollo de las Ciencias agricolas y de una agricultura sobre bases racionales y principios tecnicos al cerrar el siglo XIX, seguia siendo un desideratum. Tambien eran modestas las magnitudes de los esfuerzos emprendidos y su caracter localizado. Y habia ausencia de centros de experimentacion y de una escuela de agronomia, donde se formasen los ingenieros agronomos requeridos para impulsar un proyecto modernizador, lo determino.

* La inestabilidad politica, corolario de las continuas guerras civiles que acompanaron el siglo XIX en Venezuela, fue una variable que conspiro contra todos los proyectos de modernizacion.

Recibido: 23-06-2011

Revisado: 08-08-2011

Aceptado: 16-09-2011

REFERENCIAS BIBLIOGRAFICAS

AGUILAR, Luis. 2000. <<Cuba, c. 1860-1934>>. En: Leslie Bethell (Ed.), Historia de America Latina, Barcelona, Editorial Critica, 2000, Vol. 9, pp. 210-239.

ANALES DE LA JUNTA DE PERFECCIONAMIENTO INDUSTRIAL Y ACLIMATACION. 1894-1897. Caracas.

BIFANO, Claudio. 2003. Hombre de ciencia del siglo XIX y reedicion de su biografia escrita por Gaspar Marcano. Caracas: Academia de Ciencias Fisicas y Matematicas-Fundacion Polar.

BIFANO, Jose. 2001. Inventos, inventores e invenciones, Caracas: Fundacion Polar.

BRUNI CELLI, Blas. 1976. Adolfo Ernst. Obras Completas. Caracas: Fundacion Venezolana para la Salud y Educacion.

BRUNI CELLI, Blas. 1968. Sociedad de Ciencias Fisicas y Naturales (1867-1878). Caracas: Banco Central de Venezuela, tomo II.

CAMARA DE DIPUTADOS. 1873. Actos Legislativos, 1873. Tomo 398. Caracas: Archivo de la Asamblea Nacional.

CARRILLO BATALLA, Tomas. 2002. Hemerografia Economica del siglo XIX. Caracas: Biblioteca de la Academia Nacional de la Historia, tomo II.

CARRILLO BATALLA, Tomas. 2000. <<Las estaciones agronomicas y las granjas experimentales como factor de innovacion en la agricultura espanola contemporanea (1875-1920)>> (version electronica). En: Scripta Nova, Barcelona: Universidad de Barcelona, 69 (16) (http:// www.geocrit/sn-69-16.htm; consulta: 19/03/2003).

CARTANA, Jordi. 2005. Agronomia e ingenieros agronomos en la Espana del siglo XIX. Madrid: Ediciones del Serbal.

CARVALLO, Gaston; RIOS, Josefina. 1984. <<Economia cafetalera y clase dominante en Venezuela>>. En: Gaston Carvallo y Josefina Rios (Eds.), Temas de la Venezuela agroexportadora, Caracas, Fondo Editorial Tropykos.

CHARDON, Carlos. 1974. <<Juicio critico>>. En J. Catala (Ed.), Boussingault. Memorias, Caracas, Ediciones Centauro.

COLEGIO DE INGENIEROS DE VENEZUELA. 1961a. Colegio de Ingenieros de Venezuela en el siglo XIX. Ano Centenario 1861-1961. Caracas: Edicion Facsimilar.

COLEGIO DE INGENIEROS DE VENEZUELA. 1961b. Ofrenda de la Sociedad de Ingenieros Civiles al Gran Mariscal de Ayacucho en su centenario. Caracas: Tipografia El Cojo, 1895, Publicaciones del Colegio de Ingenieros en el siglo XIX, Caracas: Colegio de Ingenieros de Venezuela.

DEAN, Warren. 1989. <<The green wave of coffee: beginnings of tropical agricultural research in Brazil (1885-1900)>>. En: Hispanic American Historical Review, Vol. 69 (1): 91-115.

EWELL, Judith. 1984. Venezuela. A century of change. London: C. Hurst & Company.

EL AGRICULTOR VENEZOLANO. 1866. Edicion del 29 de septiembre de 1866, Caracas.

EL COMERCIO LOS ANDES. 1866. Ediciones del 14 de agosto y del 5 de septiembre de 1896.

EL ECONOMISTA. 1890. Ediciones de 17, 19 y 22 de julio de 1890, Caracas.

FERNANDEZ, Leida. 2004. <<Ciencia y reforma en la agricultura canera en Cuba a finales del siglo XIX>>. En: Revista de Indias (23): 529-548.

FREITES, Yajaira. 1996. <<La ciencia en la segunda modernizacion del siglo XIX (1870-1908)>>. En: Marcel Roche (Comp.), Perfil de la ciencia en Venezuela, Caracas, Fundacion Polar, pp. 93-152.

FUSSELL, G. 1965. Farming technique from prehistoric to modern times. Oxford: Pergamon Press.

GRACIANO, Osvaldo. 2003. <<Estado, universidad y economia agroexportadora en Argentina: el desarrollo de las facultades de Agronomia y Veterinaria de Buenos Aires, 1904-1990>> (version electronica). En: Theomai. Estudios sobre Sociedad, Naturaleza J Desarrollo, La Plata, Universidad de La Plata (http:/ /revista-theomai.unq.edu.ar/ numero8/artgraciano8; consulta: 27/09/2005).

LA OPINION NACIONAL. 1869. Ediciones del04 de abril y del 23 de octubre de 1869, Caracas.

LEAL, Ildefonso. 1981. Historia de la UCV. Caracas: Ediciones del Rectorado de la Universidad Central de Venezuela.

LISBOA, Consejero 1984. Relacion de un viaje a Venezuela, Nueva Granada y Ecuador. Bogota: Fondo de Cultura Cafetero.

MARIN, C. 1893a. <<Agricultura>>, El Pais, Caracas, 29 de julio de 1893, No. 80. En: Tomas Carrillo Batalla (Comp.), 2002, Hemerografia Economica, Caracas: Biblioteca de la Academia Nacional de la Historia, tomo II.

MARIN, C. 1893b. <<Una carta de Valero Lara>>, El Pais, Caracas 7 de agosto de 1893, No. 87. En: Tomas Carrillo Batalla (Comp.), 2002, Hemerografia Economica, Caracas, Biblioteca de la Academia Nacional de la Historia, tomo II.

MAROTO, Jose. 1998. Historia de la agronomia. Una vision de la evolucion historica de las ciencias y tecnicas agrarias. Madrid: Mundi-Prensa.

MAZORCCA, A. 1967. <<Los pioneros>>. En: IICA, Las Ciencias Agricolas en America Latina, San Jose de Costa Rica, pp. 27-65.

MINISTERIO DE FOMENTO. (Varios anos). Memorias (1873, 1881, tomo I; 1889, tomo II; 1895, 1896, 1897, 1898). Caracas: Ministerio de Fomento.

MINISTERIO DE INSTRUCCION. 1895. Memoria 1894, tomo II. Caracas: Ministerio de Instruccion.

MINISTERIO DE INTERIOR Y JUSTICIA. 1885. Memoria. Caracas: Ministerio del Interior y Justicia.

PACHECO, German; TALYHARDAT, Leonardo. 2010. Nadando contracorriente: La creacion de la carrera de Agronomia en Venezuela. Ponencia presentada en el Congreso de la ASOVAC; Ciudad Bolivar, 18 de noviembre.

PACHECO, German. 2007. Agricultura, modernizacion y ciencias agri colas en Venezuela. De la Ilustracion borbonica a los ilustrados del gomecismo 17701935. Caracas: Universidad Central de Venezuela-Consejo de Desarrollo Cientifico y Humanistico.

PACHECO German. 1991. <<La Facultad de Agronomia de la UCV. 54 Aniversario. La modernizacion agricola y los estudios agronomicos en la UCV: Historia de sus 0origenes>>. En: Agronomia al Dia, Vol. 5 (8): 42-45.

PACHECO, German. 1982. El proceso de disolucion de la economia cafetalera venezolana (1910-38). Maracay: Universidad Central de Venezuela, Facultad de Agronomia, Comision de Estudios de Para Graduados (tesis de maestria).

PALACIO, Carlos. 1967. El Guarico. San Juan de los Morros: Biblioteca de Autores y Temas Guariquenos.

PDVSA-INTEVEP. 1997. Pioneros en Venezuela. Vicente Marcano (1848-1892). Caracas: PDVSA- INTEVEP. En: http://www.pdvs a.com/ lexico/pioneros/marcano.htm-76k; consulta 20/06/2007.

PEREZ MARCHELLI, Hector. 1983. <<La ciencia y la tecnologia en Venezuela>>. En: Venezuela 1883, tomo III. Caracas: Congreso de la Republica, pp. 73-116.

PINANGO, J. <<Industria, Agricultura>>, La Revista, No. XXI, Caracas, 1873, p. 341-342. En: Tomas Carrillo Batalla (Comp.), 2002, Hemerografia Economica del siglo XIX, Caracas, Biblioteca de la Academia Nacional de la Historia, tomo II.

QUINTERO, Ines. 1994. <<El sistema politico guzmancista>>. En: Ines Quintero, (Coord.), Antonio Guzman Blanco y su epoca, Caracas, Monte Avila Editores, pp. 57-79.

RECOPILACION DE LEYES Y DECRETOS. 1912, tomos VII, XVI y XIX. Caracas: Imprenta Nacional.

RECOPILACION DE LEYES Y DECRETOS. 1897, tomo XIX. Caracas: Imprenta Nacional.

RECOPILACION DE LEYES Y DECRETOS. 1893, tomo XVI. Caracas: Imprenta Nacional.

RECOPILACION DE LEYES Y DECRETOS. 1890, tomo IV. Caracas: Imprenta Nacional.

RIOS, Josefina. 1999. Los libros del hacendado venezolano. Siglo XIX. Caracas: Banco Central de Venezuela.

RODRIGUEZ, Jose. 1986. Los paisajes geohistoricos caneros de Venezuela, Caracas: Biblioteca de la Academia Nacional de la Historia.

RUIZ, Humberto. 1997. Tras elfuego de Prometeo. Becas en el exterior y modernizacion en Venezuela (1900-1996). Caracas: Consejo de Desarrollo Cientifico y Tecnologico de la Universidad de Los Andes-Fundacion para el Desarrollo de la Ciencia y la Tecnologia.

SAFFORD, Frank. 1989. El ideal de lo practico. El desafio de formar una elite tecnica y empresarial en Colombia, Bogota: Empresa Editorial Universidad Nacional-El Ancora Editores.

SPENCE, James. 1966. La tierra de Bolivar. Guerra, paz y aventura en la Republica de Venezuela. Caracas: Banco Central de Venezuela, Vol. I.

SUNYER, Pedro. 1997. <<La preocupacion por la productividad agricola en la Cataluna del siglo XIX: La Agricultora Catalana, fabrica de abonos>> (version electronica). En: Scripta Nova, Barcelona, Universidad de Barcelona, 9 (http:// www.ub.es/geocrit/ sn-9htm-51K; consulta: 09/04/2007).

TEXERA, Yolanda. 1994. <<Las ciencias naturales durante el guzmanato>>. En: Ines Quintero, (Coord.), Antonio Guzman Blanco y su epoca, Caracas, Monte Avila Editores Latinoamericana, pp. 133-154.

WEIMBERG, Gregorio. 1996. La ciencia y la idea de progreso en America Latina. Mexico: Fondo de Cultura Economica.

ZALDIVIA, Z.; DE LA JARA, J. 2001. <<La Sociedad Nacional de Agricultura en el siglo XIX chileno: su rol social y su aporte al desarrollo cientifico-tecnologico>> (version electronica). En: Scripta Nova, Barcelona: Universidad de Barcelona, Vol. V (100) (http:// www.ub.es/geocrit/ sn-100.htm-54k; consulta: 24/04/2007).

Pacheco Troconis, German (2)

(1) El autor desea agradecer al Consejo de Desarrollo Cientifico y Humanistico (CDCH) de la Universidad Central de Venezuela por el financiamiento brindado para la elaboracion de este trabajo, cuyos resultados preliminares fueron presentados en el III Congreso Sudamericano de Historia (Merida, Venezuela, del 19 al 21 de julio de 2007).

(2) Ingeniero Agronomo (Universidad Central de Venezuela, UCV); Especialista en Planificacion Integral (CIARA, Venezuela); M.Sc. en Desarrollo Rural (UCV), 1982; Master 1995 Doctor en Historia Economica (Universidad Autonoma de Barcelona, Espana). Profesor Titular jubilado de la Facultad de Agronomia, UCV, Maracay-Venezuela. Direccion Postal: Carrera 2a, 16A/38, Torre 3, Apartamento 604. Bogota, Colombia. Telefono: +57-1-2845092; e-mal:pachecogerman@hotmail.com; varron1945@gmail.com

(3) Ella ha sido entendida en la historiografia de las Ciencias y la Tecnologia Agricola como el resultado de la combinacion de los desarrollos tecnicos en la agricultura con la aplicacion de los principios cientificos y avances obtenidos en los campos de la biologia, de la quimica, de la genetica, de la botanica, de la fisiologia y de la zoologia en la produccion vegetal y pecuaria.

(4) Las teorias de Liebig, resumidas como la nutricion mineral y enunciada en 1840, fueron publicadas en su obra Quimica Organica aplicada a la Fisiologiay la Agricultura (en 1841). Su postulado central era que las plantas se nutrian exclusivamente de materia inorganica por la descomposicion del humus, debido a la accion de la atmosfera o de las sustancias minerales que habia en la tierra. La importancia del humus en su concepcion era exclusivamente como fuente de abono. Y demostro que este no era absorbido directamente por las plantas. Aun cuando sus proposiciones sobre la nutricion de las plantas exclusivamente de minerales estaban erradas y no explicaban claramente los mecanismos de la absorcion mineral, sus resultados llevaron a enterrar el mito de la fertilidad del suelo como un don inagotable inherente a la tierra.

(5) Esta conceptualizacion partia de la existencia de un principio vital en las plantas y los seres vivos: la vis vitalis, inherente a la misma vida, principio que les permitia transformar la materia inorganica en organica. La dificultad de obtener materia organica a partir de precursores inorganicos alimentaba este planteamiento, sumado a los estudios de Liebig.

(6) En este campo se obtuvieron logros sustantivos para el manejo mas adecuado de esta relacion, entre otros: la constatacion de la existencia de bacterias en las raices de las leguminosas, de Michel Woromin en 1866; la demostracion de la capacidad de las leguminosas de crecer en suelos carentes de nitrogeno, de Helrriegel y Wilfart; el aislamiento y cultivo en vitro de la bacteria Rhizpbium leguminosarum, por Martino W, Beijerink en 1888; y las anotaciones de Louis Pasteur (1822-1895) en 1870, sobre la participacion de agentes bacterianos en el paso del nitrogeno del suelo de formas amoniacales a nitricas (Maroto, 1998: 262-263).

(7) Con la profundizacion del proceso, a las primigenias estaciones experimentales se sumaron nuevas estaciones agricolas en Europa: para 1868 ya habian 37 la mayoria fundadas en Alemania. Dos anos despues se contaban con 94 estaciones, un poco menos del triple, distribuidas en diversas naciones europeas. Y para finales de la decada de 1880, entre estaciones y laboratorios agronomicos, cifraban 230, equivalente a un aumento de 6,21 veces la cifra de 1868 (Cartana, 2000). Aparecieron tambien las estaciones especializadas, nacidas desde 1860 para prestar servicios en campos especificos, como la viticultura, lecheria, sericicultura, industria de la enologia y de la cerveceria y responder a los problemas agronomicos y tecnicos de importantes rubros e industrias agricolas, cuya solucion reclamaba el desarrollo regional.

La ensenanza agricola cobro tambien progresiva importancia. En 1806 fue creado en Alemania el primer Instituto de este tipo: el Instituto Thaer en Moglin, cerca de Berlin, un colegio agricola de educacion media. En 1826 se establecio en Jena, Alemania, el primer instituto universitario agricola. En Holanda, 1815, se establecieron catedras de Agricultura en tres universidades. En Francia, De Dombasle establecio una escuela de agricultura en Roville (cerca de Nancy), en 1819; Bella establecio una en Grignon en 1829 y Boussingault, un instituto agronomico en Alsacia (Fussell, 1965:194-195). En Espana se creo la Escuela Central de Agricultura por Real Decreto de 1855 (Cartana, 2005), la cual se erigiria en 1876 en Escuela Superior de Ingenieros Agronomos. La divulgacion de los adelantos de la experimentacion encontraron en las granj as modelos y en la educacion agricola importantes puntales, publicandose los primeros textos y cartillas agronomicas.

(8) La direccion de la Estacion Agronomica de Campinas, posteriormente llamada Instituto Agronomico, se encomendo a Franz Wilhen Dafert. Este era un profesor de origen australiano, de la Universidad de Berlin, con un Doctorado en Quimica de Suelos en la Universidad de Giessen (donde tuvo catedra Liebig) (Dean, 1989: 94).

(9) La Sociedad tuvo, como uno de sus fines primordiales, estimular a los hombres de ciencia para que realizasen los estudios pertinentes a la modernizacion rural: la irrigacion, las especies ganaderas de mayor adaptacion, la mejora de los instrumentos de labranza, la preparacion carnica, los estudios de suelos, la investigacion sobre plantas utiles, constituyeron, entre otros, objetivos de su fundacion (Weimberg, 1996).

(10) Ernst llego de Alemania, su tierra natal en diciembre de 1861. Su concurso fue determinante para el impulso de la ciencia y en la divulgacion del conocimiento de los recursos naturales disponibles en el pais y sus productos agricolas. Hizo aportes a las Ciencias Naturales y Agricolas. Sobre estas ultimas hizo contribuciones en Botanica Economica, Fitopatologia y Entomologia Economica. En la primera dejo publicaciones sobre el cafeto (Coffea arabica L.), el mani (Arachis hypogaea L.) y el cacaotero (Theobroma cacao L.), dando consejos sobre el cultivo del cafeto. En la esfera de la Entomologia Economica y Fitopatologia investigo sobre enfermedades y plagas del cafeto. Ademas, establecio los cimientos de los estudios de Micologia y Patologia Vegetal. Se desempeno tambien con exito como gerente de investigacion, promotor de la ciencia y divulgador agricola (Bruni Celli, 1976).

(11) Vicente Marcano (1848-1891), cientifico venezolano. Realizo estudios en la Universidad de Caracas, donde se graduo de Bachiller en Filosofia y obtuvo el titulo de Agrimensor. En 1864 se marcho a Paris, enviado por su familia ante la inestabilidad politica existente. Estudio cinco anos en prestigiadas instituciones academicas. Tuvo la oportunidad de trabajar en laboratorios de cientificos franceses, cuya influencia lo inclino hacia la quimica, como la de Adolfo Wurst (1817-1884) y de Aquiles Muntz (1846-1917), Director del Instituto Agronomico de Paris y un connotado quimico agricola. A su regreso, graduado de Ingeniero Industrial, instalo con sus propios recursos un laboratorio de analisis quimico para prestar servicio publico, sin mayor exito. Anos despues formo equipo con Muntz para el estudio, entre otros, de las fermentaciones de frutas y el analisis de tierras mitradas, sin impedirlo la distancia. Cultivo diversos campos, entre otros, la Agronomia, la Quimica Agricola y la Agroindustrial. Uno de sus logros fue la invencion de la fabricacion de la peptona, cuya patente vendio a la fabrica de los Mosquera en Nueva York en 1883. Participo en la ensenanza de la Quimica como profesor de la catedra de Quimica Experimental en la Universidad Central de Venezuela (1869). En 1891 coordino la recien creada catedra de Economia Rural en la misma UCV Pensaba dirigir una Escuela de Agronomia en Valencia, cuando murio de fiebre perniciosa. Dejo numerosas publicaciones en revistas cientificas extranjeras (Perez Marchelli, 1983; PDVSA-INTEVEP, 1997; Bifano, 2003).

(12) El 15 de julio fueron desembarcadas las semillas por los puertos autorizados: La Guaira, Puerto Cabello y Carupano, a razon de 250, 150 y 100 toneladas, respectivamente (Recopilacion de Leyes y Decretos, tomo IV, 1890: 775).

(13) Los trabajos de la Estacion se orientarian a: 1) Ensayos de cultivo sobre las plantas tropicales mas empleadas en Venezuela; 2) Creacion de praderas y cultivos de otras plantas forrajeras; 3) Horticultura y floricultura; 4) Arboricultura frutera y selvicultura; 5) Aplicacion de maquinaria agricola e instrumentos de labor y preparacion de terrenos; 6) Riegos y abonos; 7) Establos para hacer experimentos de alimentacion de ganados y de seleccion; 8) Demostraciones practicas acerca de la fabricacion de quesos y mantequillas; 9) Industrias de destileria de extraccion de azucar, de aceite, de feculas; y, 10) Analisis de tierras y abonos y otros relacionados con los trabajos rurales del centro (Recopilacion de Leyes y Decretos, 1897, tomo XIX: 226).

(14) Su reorganizacion fue dictada en la resolucion de 18 de septiembre de 1893. Se establecieron tres especialidades, a saber: Comercio, Matematicas y Agricultura. Esta ultima comprendia los cursos de Agricultura, Botanica y Zoologia, Zootecnia y Quimica aplicada a las industrias; su duracion era de dos anos y la matricula de partida fue de diez alumnos (Ministerio de Instruccion, Memoria 1894, tomo II: 240 y 297).

(15) Establecia la naturaleza de los estudios: teoricos y practicos. Los primeros a desarrollarse a traves de un conjunto de asignaturas: Matematicas Elementales (Aritmetica, Algebra, Geometria y Trigonometria), Dibujo lineal y natural, Fisica General, Quimica General, Elementos de Historia Natural (Botanica General, Mineralogia, Zoologia y Geologia), Economia Rural y un curso de Veterinaria. La ensenanza practica de laboratorio se llevaria a efecto en el Laboratorio de Quimica Agricola, ya existente en la UCV, y en la Granja-Escuela, que se desarrollaria en un terreno que cederia la Municipalidad de Caracas a la Universidad, en el sitio San Lazaro Nuevo en el fundo de la Morera. No se especificaban las asignaturas de Agronomia propiamente dichas en el decreto, desprendiendose que a traves de practicas en la Granja-Escuela se desarrollarian las mismas. La existencia de la mayor parte de las asignaturas en los programas de la Universidad Central determinaba para los aspirantes el sometimiento a los requisitos establecidos por esta, para el debido proseguimiento. La carrera se realizaria en tres anos y segun los anos cursados se diplomarian Agronomos de tres clases: los tres anos cursos teoricos y practicos: Agronomo de Primera Clase; dos anos Agronomo de Segunda Clase y un ano: Agronomo de Tercera Clase.

(16) Uno de los becarios fue Miguel Romero, que seguia estudios de Agronomia en EE.UU. (Ministerio de Fomento, Memoria 1899, tomo II: 273).
Cuadro 1

Estudiantes de Latinoamerica en Rensselaer Polytechnic
Institute (1850-1884)

Origen geografico   Graduados   No graduados   Total

Brasilenos              12           12          25
Costarricenses          1            1           2
Cubanos                 22           44          66
Chilenos                1            1           2
Ecuatorianos            0            2           2
Mexicanos               0            10          10
Neogranadinos           3            2           5
Peruanos                3            4           7
Venezolanos             2            1           3
Total                   80           50          140

Fuente: Semi-Centennial Catalogue Officers and
Students of the Rensselaer Polytechnic Institute,
"Proceedings of the Semi-Centennial Celebration of
the Rensselaer Polytechnic Institute 1824-1874",
14-66; En: H. Nason (Ed.), Biographical Record of
the Officers and Graduates of the Rensselaer
Polytechnic Institute 1824-1886, pp. 448-458 y
574-582 (citados por Safford, 1989: 226).

Cuadro 2
Profesionales y expertos con aportes a las Ciencias Agricolas
en Venezuela, siglo XIX

Nombres y Apellidos          Origen             Profesiones
                            geografico

Francisco de Paula Acosta   Venezuela       Ingeniero y medico
Angel Maria Aamo Conde      Venezuela             Abogado
Francisco de Paula Alamo    Venezuela     Ingeniero, naturalista
                                                y agronomo
Luciano Arocha              Venezuela             Medico
Agustin Aveledo Tovar       Venezuela       Ingeniero y Doctor
                                               en filosofia
Jeronimo Blanco             Venezuela             Medico
Fernando Bolet              Venezuela             Medico
Agus tin Codazzi              Italia         Ingeniero militar
Guillermo Delgado           Venezuela       Medico, quimico y
Palacios                                        farmaceuta
Henrique Delgado Palacios   Venezuela            Ingeniero
Juan Salustiano Garcia      Venezuela            Ingeniero
Jose Antonio Diaz           Venezuela       Br. en Filosofia,
                                             experto agricola
Manuel Vicente Diaz         Venezuela        Medico y quimico
Adolfo Ernst                 Alemania            Botanico
Henrique Defendente Lupi    Venezuela            Agronomo
Alfredo Jhan                Venezuela      Ingeniero, botanico
                                               y agricultor
Luis Lopez Mendez           Venezuela           Agrimensor
Alberto Lutowski            Venezuela      Ingeniero e inventor
Federico de la Madriz       Venezuela     Ingeniero y agricultor
Felix Martinez Espino       Venezuela            Ingeniero
Olegario Meneses            Venezuela            Ingeniero
Domingo Milano              Venezuela            Agronomo
Jose Antonio Diaz           Venezuela        Experto agricola
Jose Antonio Monegui        Venezuela      Agricultor e inventor
Kartl Moritz                  Aleman             Botanico
Antonio Pedro Mora          Venezuela      Quimico y farmaceuta
Jose Antonio Mosquera       Venezuela           Empresario
Juan Pinango Ordonez        Venezuela           Agricultor
Lino Revenga                Venezuela            Ingeniero
Elias Rodriguez             Venezuela    Br. en filosofia, medico
Aristides Rojas Espaillat   Venezuela             Medico
Carlos Rojas Espaillat      Venezuela    Br. en filosofia, medico
Marco Aurelio Rojas         Venezuela             Medico
  Espaillat
Pedro Ignacio Romero        Venezuela      Agrimensor, ingeniero
Vicente Marcano             Venezuela     Ingeniero industrial,
                                                  quimico
Jose Maria Vargas           Venezuela    Medico, quimico, botanico
Napoleon Zerega             Venezuela        Br. en filosofia

Fuente: Perez (1983); Pacheco (2007); Anales de la Junta de
Perfeccionamiento y Aclimatacion Industrial (1894-1897);
Ofrenda de la Sociedad de Ingenieros Civiles al Gran Mariscal
de Ayacucho en su centenario (1895: 8-9).
COPYRIGHT 2011 Universidad de Los Andes, Centro de Investigacion Agroalimentaria
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2011 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Pacheco Troconis, German
Publication:Revista Agroalimentaria
Date:Jul 1, 2011
Words:14159
Previous Article:Habitos alimentares da populacao idosa: padroe s de compra e consumo.
Next Article:De granero a aceitera del mundo. Las exportaciones agrarias Argentinas entre 1930 y 1970.
Topics:

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2021 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters |