Printer Friendly

La trayectoria academica del bachiller en medicina de la Real Universidad de Mexico. siglo XVII.

THE ACADEMIC PATH OF A BACHELOR IN MEDICINE AT THE ROYAL UNIVERSITY OF MEXICO IN THE XVIITH CENTURY

Introduccion

EN SEPTIEMBRE DE 1551, EL PRINCIPE FELIPE firmo la cedula de fundacion de la Real Universidad de Mexico. Dos anos mas tarde, la institucion entro formalmente en funciones al inaugurar sus primeras catedras. En los lineamientos que se estipularon para la nueva Universidad se dijo que tendria <<las mismas libertades de que goza el Estudio e Universidad de Salamanca>>. Siguiendo este modelo de Universidad, la institucion mexicana conto con las cinco facultades que solian agrupar las universidades de origen medieval: leyes, canones, teologia, medicina y artes. Al igual que en Salamanca, en Mexico se privilegiaron los estudios de las dos primeras facultades, pues una de las principales tareas que cumplio la Universidad fue la de formar al personal que mantuviera en funcionamiento el sistema virreinal y que ayudara a la consolidacion de la evangelizacion de los naturales americanos. En un segundo plano quedaron las facultades de teologia y artes. Al final quedaron los estudios de medicina.

Al quedar relegada frente a los demas estudios, la facultad medica tuvo un lento proceso de asentamiento que se vera consolidado a mediados del siglo XVII. En este proceso, que dura casi un siglo, he logrado distinguir dos fases. La primera, enmarcada dentro de la segunda mitad del siglo XVI, a la cual le he llamado fase inicial, se caracteriza por una incipiente actividad de los circulos medicos academicos novohispanos. En esta etapa se creo un ambiente propicio para el florecimiento de las primeras catedras de medicina en la Universidad. La segunda, situada en la primera mitad del XVII, a la que he denominado fase de consolidacion, tiene como rasgos principales la fundacion del total de catedras, una mayor cantidad de estudiantes y una sujecion mas estricta a los lineamientos de la politica real (1). Es en esta ultima donde esta centrado este estudio.

El presente articulo tiene como finalidad mostrar la trayectoria academica que seguia un medico formado en la Real Universidad de Mexico durante el siglo XVII. Con base en los corpus estatutarios universitarios y en los documentos que se han conservado sobre los grados de bachilleres de dicha centuria, he logrado reconstruir el camino que el estudiante debia seguir para obtener su primer grado universitario en medicina. En un segundo plano, pero no por ello menos interesante, muestro tambien los cambios que dicho trayecto tuvo, sobre todo, en la primera mitad del siglo en cuestion.

El trabajo esta enfocado en el grado de bachiller porque en este quedaba asentada la formacion teorica de los medicos. El grado de bachiller era el unico grado que requeria de cursos. Para obtener los grados de licenciado, maestro y doctor solo era necesario sustentar algunos actos academicos y contar con suficientes recursos economicos para sufragar sus altos costos. Por lo tanto, es durante la etapa como cursante en las aulas universitarias donde se puede dar seguimiento al proceso y al cambio de la formacion del medico. Ademas, con el grado de bachiller se obtenia uno de los dos requisitos para ejercer la medicina dentro de los territorios de la Monarquia hispanica (2).

El periodo en el que se centra principalmente este estudio es la primera mitad del siglo XVII, pues durante este lapso de tiempo el grado de bachiller y la facultad de medicina fueron modificados y consolidados por las siguientes cuestiones: en 1617 Felipe III emitio una real pragmatica dirigida a las facultades medicas de las universidades hispanicas, la cual tenia por objetivo enmendar unos deteriorados estudios medicos; entre la segunda y tercera decada de dicho siglo se terminaron de fundar la totalidad de las catedras de medicina en la Universidad de Mexico; y en 1645, el Visitador Juan de Palafox y Mendoza elaboro las Constituciones, o Estatutos (3), que la corporacion universitaria guardaria hasta su cierre. No obstante, en ocasiones habre de sobrepasar los limites temporales marcados para dar una explicacion mas clara de los acontecimientos tratados.

A esto se debe anadir que los documentos conservados sobre bachilleres graduados en medicina en el siglo XVII se encuentran adecuadamente sistematizados de manera alfabetica en los volumenes 279, 280 y 281 del Ramo Universidad (RU) del Archivo General de la Nacion de Mexico (AGNM), lo que me ha permitido un facil manejo y consulta de las fuentes de archivo.

Reconstruccion de la trayectoria academica del bachiller en medicina

En los Estatutos de la Real Universidad que han llegado hasta nuestros dias se puede observar como la normativa sobre grado de bachiller en medicina paulatinamente se fue haciendo mas compleja y rigida. Los primeros claustros (4), que funcionaron en el inicio de la Universidad como determinantes en cuestiones normativas, muestran el germen de la facultad de medicina. En ellos se pueden ver las primeras incorporaciones de medicos venidos de otras universidades. Por ejemplo, en el claustro pleno del 30 de agosto de 1553 se mando examinar al bachiller en artes Torres, quien pretendia el grado de licenciado en medicina mediante incorporacion (5). Para obtener su grado lo examinaron graduados en artes y lo dieron por apto.

Para 1580 los Estatutos de Farfan ya legislaban la primera catedra de medicina (catedra de Prima) que existio en Mexico (6). Mas tarde el proyecto de Estatutos ordenados por el Virrey Cerralvo en 1626 (7) (corpus que no entro en vigor, pero que refleja las necesidades normativas del momento) apunta lo que debia leerse en cuatro catedras; a la de Prima se sumaron las de Visperas, Metodo y Cirugia y Anatomia. Ademas, Cerralvo adhirio a su proyecto el tercer punto de la pragmatica de 1617, lo que sugiere la importancia de esta reforma en el saber y practica medica de la epoca. Sin embargo, no fue hasta las Constituciones de 1645 (8), hechas por Palafox y Mendoza, cuando se desarrollaron detalladamente los requisitos que debia cubrir el bachiller medico (9).

Por otra parte, las fuentes de archivo muestran la otra cara del grado de bachiller. En los documentos se encuentran piezas esenciales de la formacion del estudiante de medicina que la legislacion omite, o bien, prohibe; de ellos se puede deducir la practica o la costumbre, es decir, el reflejo de como funcionaba la facultad medica en su dia a dia.

He mencionado que la totalidad de los documentos referentes a los grados de bachiller en medicina se concentran en tres volumenes resguardados en el AGNM. En estos tres volumenes se conservan 299 expedientes que van desde el ano de 1607 hasta 1700 (10).

Una revision sistematica de los diferentes Estatutos universitarios y de cada uno de los expedientes me ha permitido localizar los requisitos imprescindibles de la formacion del medico bachiller. De esta manera, a traves de estas fuentes, he podido reconstruir la trayectoria que seguia el estudiante de medicina hasta el momento en que llegaba a obtener el permiso para poder ejercer su oficio. La trayectoria que he trazado queda dividida, entre requerimientos academicos y burocraticos, en diez pasos, los cuales he ordenado de forma cronologica: 1) grado de bachiller en artes; 2) matricula en la facultad de medicina; 3) los cursos, 4) lectura de diez lecciones de las autoridades de su facultad; 5) comprobacion de haber sostenido algun acto publico; 6) peticion del grado y la certificacion del secretario; 7) pago de propinas; 8) elaboracion de una tesis; 9) el examen; y 10) la obtencion del grado de bachiller en medicina.

En las lineas siguientes describire, a la luz de los Estatutos y de los documentos de archivo, cada uno de los requisitos apuntados, haciendo hincapie en aquellos que sufrieron cambios y en los que presentaron discordancias entre la normativa y la practica.

De estudiante a bachiller en medicina

1. Grado de bachiller en artes

La facultad menor de artes representaba la antesala para los estudiantes de medicina. En ella los futuros medicos obtenian el grado de bachiller que a la postre les permitiria matricularse en la facultad medica. Desde los primeros claustros hasta las Constituciones de Palafox esta disposicion siempre estuvo presente. Sin embargo, la tradicion de que un estudiante en medicina fuera primero competente en artes viene desde las primeras facultades medicas europeas (11). La relacion que guardaban estas dos facultades tenia que ver con el contenido teorico asi como con el contexto institucional del saber medico. Las autoridades clasicas de la medicina afirmaban que todas las artes liberales y la filosofia natural eran necesarias para la medicina. Ademas, la competencia en latin y algunos conocimientos de logica, astrologia y filosofia natural eran una preparacion practica para el tipo de educacion medica proporcionado por las universidades. La medicina era racional y requeria, en el contexto del pensamiento contemporaneo, de razonamiento y de certeza cientifica (12).

Al obtener el grado, el bachiller artista podia matricularse en la facultad de medicina para poder continuar con su formacion. Por ejemplo, el bachiller Diego Garcia Daza obtuvo su grado de bachiller en artes el 22 de junio de 1633 y el de medicina el 21 de febrero de 1637 (13). Se entiende que entre esos cuatro anos que separan los grados de Garcia Daza, este cumplio con los cursos en la facultad de medicina.

2. Matricula

Por Estatuto la matricula fue un requisito obligatorio para todo estudiante de la Real Universidad de Mexico. Incluso, Palafox sentencio al estudiante que no la tuviera registrada a perder los cursos que habia ganado (14). Sin embargo, en diversas ocasiones los estudiantes se veian impedidos de realizar sus matriculas conforme a lo dispuesto por los Estatutos, por lo que fueron frecuentes las peticiones de dispensacion, es decir, la omision del requisito, o bien, que este fuese hecho fuera del tiempo establecido para ello. Los principales motivos de los estudiantes para excusar la falta de matriculas fueron negocios, enfermedad o una procedencia geografica lejana. Hacia mediados del siglo XVII la omision de la matricula parecia ser una practica comun, al menos en la facultad de medicina, pues los expedientes muestran un alto indice de dispensas. Pero parece que con la llegada de Palafox las cosas cambiaron. En su visita a la Universidad a mediados de 1640, Palafox se percato de que las dispensas de matricula y de cursos era una practica desmedida. El Visitador inmediatamente ordeno su suspension, y sentencio, a aquellos que las tuvieren, a perder el grado. Coincidentemente a partir de la entrada en vigor de los Estatutos palafoxianos, en 1668, las dispensas en los documentos fueron desvaneciendose. No obstante, se siguieron otorgando; tal es el ejemplo de Juan Higinio Godinez, quien en el ano de 1692 fue dispensado, mediante la intervencion del Virrey, con algunos meses de su curso debido a encontrarse gravemente enfermo (15). Las dispensas no pudieron erradicarse definitivamente debido a la importancia que tenian la matricula y los cursos, pero parece que si se tuvo una mayor regulacion sobre su practica.

La matricula representaba la pertenencia a la corporacion y como tal no podia pasarse por alto; ademas, como se ha visto, con este requisito se daba validez a los cursos que se tomarian.

3. Cursos

Completar los cursos en las catedras durante cuatro anos fue un requisito imprescindible pues en ellos se obtenia el conocimiento de las teorias medicas. Los saberes medicos de la epoca se apoyaban principalmente en los escritos hipocraticos, en la obras de Galeno y en algunos autores arabes. Hipocrates (469-399 a.C.) ha sido considerado el padre de la medicina. Sin embargo, se sostiene que Hipocrates fue solamente uno de los recopiladores de una serie de tratados medicos que se conoce como el Corpus hippocraticum. Hacia el siglo II el medico griego Galeno de Pergamo (131-201?) comento los tratados hipocraticos incorporando materiales sobre anatomia. Los trabajos de Galeno, a su vez, fueron asimilados por la tradicion arabe. Entre los medicos arabes que comentaron e interpretaron a Galeno, hubo uno que sobresalio por la influencia que ejercio mas tarde, en el medioevo: Abu Ali al-Husayn Ibn Sina, mejor conocido como Avicena (980-1037), quien escribio el Canon de Medicina que, traducido al latin en el siglo XII, se convirtio en texto indispensable en las universidades occidentales.

En la facultad de medicina de la Real Universidad de Mexico la exposicion de estos autores se llevaba a cabo dentro de las catedras de Prima (1578), Visperas (1598), Metodo (1621), Cirugia y Anatomia (1621) y Matematicas y Astrologia (1637).

En 1617 Felipe III emitio una real pragmatica, con la cual pretendia reformar los estudios medicos en las universidades de la Monarquia hispanica. En ella se hacia la denuncia de la deplorable situacion por la que atravesaba la medicina en tierras espanolas. En su introduccion, la pragmatica culpa a las universidades de ser el origen de la mala preparacion de los medicos. Tambien menciona, y trata de dar solucion, a dos aspectos que agravaban la situacion de la ensenanza medica: la ausencia de una catedra de Cirugia y la manera de evaluar a los bachilleres. Por el momento solo me ocupare del primer caso, dejando para mas adelante el segundo.

El problema que se presento fue el otorgamiento de grados en medicina por parte de universidades que ni siquiera tenian catedras en esta disciplina (16). Esta contrariedad hizo que la Corona obligara a sus universidades a tener establecidas las dos tradicionales catedras de Prima y Visperas y la implantacion de una tercera de Cirugia.

Algunas universidades menores solian otorgar grados de bachiller en medicina con solo presentar un curso ganado en una Universidad de prestigio. Pero a partir de la emision de la pragmatica se hizo obligatorio, para aquellas universidades que quisieran dar grados en medicina, que ademas de tener establecidas las catedras de Prima y de Visperas, hubiera una tercera catedra en Cirugia y Anatomia. A raiz de la ratificacion de esta pragmatica en la Universidad mexicana, en 1621 fue fundada la catedra de Cirugia y Anatomia.

Consideradas por la escolastica medieval imperante aun en esa epoca como actividades de tipo artesanal, la anatomia y la cirugia fueron introducidas en las universidades italianas e hispanicas. El caso italiano se puede explicar por la tradicion anatomica de sus universidades. A mediados del siglo XVI, el medico y anatomista Andres Vesalio implemento en la Universidad de Padua un nuevo metodo docente de la anatomia al bajar de la catedra y situarse al lado del cadaver humano para explicar su composicion. A las lecciones de Vesalio asistian dos estudiantes valencianos: Pedro Jimeno y Luis Collado, quienes mas tarde introdujeron la doctrina anatomica del medico bruselense en la Universidad de Valencia, desde donde se difumino al resto de las universidades hispanicas. Este movimiento anatomico, al cual Jose Maria Lopez Pinero ha denominado <<movimiento vesaliano>>, produjo un cambio decisivo en la ensenanza de la medicina en las universidades hispanicas (17), pues a partir de la incorporacion de la anatomia al curriculo universitario la cirugia tuvo una mayor aceptacion en los ambientes academicos.

Sin duda, los avances de la anatomia humana que se gestaron a partir del movimiento vesaliano influyeron para que Felipe II, y su sucesor Felipe III, mediante disposiciones normativas, dieran un mayor impulso a la anatomia en las universidades de la Monarquia hispanica. Sin embargo, las innovaciones surgidas de la reforma anatomica renacentista se habian diluido en las universidades hispanicas a partir de la decada de 1560. Para el ultimo cuarto del siglo XVI la ensenanza de la medicina en general, y de la anatomia en particular, se habia replegado conforme al pensamiento de la Contrarreforma, bajo el cual se fundo la catedra de Anatomia y Cirugia en la Universidad de Mexico.

Para el siglo XVII, la unica referencia documental que existe sobre las lecturas en las catedras de medicina en Mexico se encuentra en el proyecto de Estatutos del Virrey Cerralvo (18). Para la catedra de Prima ordenaba:
   El primer ano leera el catedratico de prima el titulo De elementis,
   temperamentis, Umoribus, De pulsibus et urinis.
   El segundo ano leera De diferencis febrium, De sanguinis micione,
   et De arte curativa/ad Glauconem.
   El tersero ano leera del Pidemias, (o) del Metodo de Galeno.
   El cuarto ano leera De cursibus, et Diev decreteris (19).


Para la catedra de Visperas:
   El primer ano leera, de los siete libros de Hipocrates de
   Aforismos, los que fueren mas necesarios.
   El segundo ano leera De morbo, Causis morborum et sintomatum.
   El tersero ano leera de los seis libros De locis efectis u lo que
    se pudiere
   de qualquiera dellos.
   El quarto ano leera los Pronosticos en algunos aforismos que
   convienen con los dichos pronosticos (20).


Y en la catedra de Cirugia y Anatomia:
   Los primeros dos anos leera de los libros de Galeno De usu parum
   lo que le pareciere son mas menesterosos para saber el uso de cada
   particula pues en principio de cada libro sumariamente lo ponga
   Galeno.

   Los otros dos anos leera la sirujia meramente, siguiendo a
   Guido, antiguo y docto baron que se fundo con doctrina de Galeno y
   de Hipocrates y Avicena, y siga su modo en el leer por capitulos
   (21).


En el proyecto de Estatutos de Cerralvo no aparecio normada la Catedra de Metodo, tal vez porque esta catedra habia dejado de ser leida a favor de la Catedra de Cirugia y Anatomia.

A estos cursos tenia el estudiante de medicina que asistir durante cuatro anos para adquirir el conocimiento de los autores medicos. Para comprobar su asistencia a ellos, el estudiante se valia de la declaracion de dos de sus companeros de lecciones.

Sin embargo, antes de finalizar sus cursos, el estudiante de medicina debia cumplir con otros requisitos, tales como la exposicion de diez lecciones de los autores de su facultad y realizar algunos actos publicos.

4. Lectura de las diez lecciones

La lectura de las diez lecciones fue fundamental en la formacion del bachiller en medicina. Aunque este requisito no se legislo en los Estatutos anteriores a Palafox, todos los expedientes del siglo XVII comprueban que era una practica comunmente realizada. Su lectura se basaba en las materias siguientes:
   La primera De rebus naturalibus, la segunda De rebus non
   naturalibus, la tercera De rebus praeter naturam, la cuarta De
   sanguinis mitione, la quinta De expurgatione, la sexta De pulsibus,
   la septima De urinis, la octava De chirugia, la novena De anatomia
   y la decima De facultatibus medicamentorum (22).


El acto de lectura se llevaba a cabo durante el tiempo en que el estudiante todavia tomaba sus cursos en la facultad. Para comprobar ante las autoridades haber leido las diez lecciones, el estudiante presentaba ante el secretario de la Universidad a dos de sus companeros, que bajo juramento certificaban que el acto se habia llevado a cabo. Posteriormente, el secretario anotaba en una certificacion que el requisito habia sido cubierto satisfactoriamente.

La lectura de las diez lecciones, junto con los actos publicos, eran esenciales en la formacion en retorica y dialectica que procuraba en general la Universidad a sus estudiantes.

5. Actos publicos

Dos anos antes de terminar sus cursos, el estudiante de medicina tambien tenia que llevar a cabo por lo menos un acto publico. Este tipo de actos era una practica retorica que se sostenia ante la comunidad de su facultad y que consistia en la sustentacion y discusion de ideas de manera oral. Era un ejercicio didactico preparatorio a su posterior examen de grado. Con la sustentacion del acto publico se obtenia la habilidad para desarrollar y defender argumentos y conclusiones.

En la facultad de medicina, a traves de las Constituciones y expedientes, he logrado identificar distintos tipos de estos actos a los que se llamaban disputas, conferencias, sabatinas o replicas. Sin embargo, lo que no he podido esclarecer es si existieron diferencias entre unos y otros, y cuales fueron estas. Segun las Constituciones solamente era necesario llevar a cabo un solo acto, no obstante, los documentos han mostrado que en ocasiones el bachiller habia sostenido dos o mas. Tal vez a los estudiantes les motivo la recompensa economica que ofrecio Palafox a aquellos que hicieran este tipo de actos (23), o posiblemente la sustentacion de mas de un acto dotaba al estudiante de una mayor habilidad retorica y prestigio ante la facultad, que al final resultaria una ventaja para enfrentar el examen de grado.

Al final, el acto quedaba constatado en un acta. Dentro de los expedientes solo se ha conservado integra una de estas actas (24). En el resto de los expedientes la mencion al requisito cumplido se hace explicita en la certificacion del secretario.

Aqui finaliza la formacion del estudiante en medicina dentro de las aulas. Con el cumplimiento de los requisitos explicados hasta el momento el futuro medico podia hacer la peticion de examen de grado ante el rector.

6. Peticion de examen y certificacion del secretario

Cuando el estudiante de medicina habia cumplido con los requerimientos estatutarios y deseaba ser examinado, lo hacia saber al rector mediante una peticion escrita. Para corroborar que la situacion del estudiante era la requerida, el secretario anexaba a la peticion, una certificacion en la que se decia que el interesado tenia los requisitos cubiertos. La certificacion del secretario consistia en un recuento de los meritos que habia hecho el estudiante para acceder al examen. En resumen, era la constatacion de los requisitos que he venido enumerando en este trabajo, como se puede ver en el siguiente ejemplo:
   El bachiller Juan de Mesa, estudiante de la facultad de medicina,
   matriculado para ella despues de ser bachiller en la de artes, en
   veynte y uno de henero de mill y seiscientos y treinta y siete,
   tiene probados quatro cursos en las catedras de Prima, de Visperas,
   Cirujia y Anatomia y Matematica desde el dia de la dicha primera
   matricula asta quince de junio de este ano, con dispensacion de dos
   matriculas en maio, precediendo para cada una en forma conforme a
   Estatutos. Tiene asi mesmo probado aber leido diez lecciones y aber
   tenido en tiempo de sus estudios actos y conclusiones sabatinas,
   como parese por los libros de cursos y matriculas de dicha
   facultad, y probanza de dichas lecciones, que esta en estos autos a
   que me remito, y para que conste de su pedimento di la presente en
   Mexico a quince de junio de mill y seiscientos y treinta y nuebe
   anos (25).


En la misma foja donde se asentaba la peticion de examen, solia escribirse la respuesta del rector. En ella se nombraba a siete doctores en medicina y a un miembro de la facultad de artes para que fungieran como examinadores. Asimismo se ordenaba que, en caso de que el examinado fuese aprobado, se le otorgara el grado solicitado.

No obstante, antes de entrar en examen, el bachiller tenia que procurarse algunos recursos economicos, pues como se vera adelante, el grado de bachiller en medicina requeria, en comparacion con las otras facultades, el pago de algunas propinas a la Universidad y a los asistentes a los actos de examen y de entrega de grado.

7. Propinas (costo del grado de bachiller en medicina)

Poco antes de entrar en examen, el estudiante tenia que asegurarse de contar con los suficientes recursos economicos para solventar los gastos que el acto generaba. Medicina fue la unica facultad mayor que requeria de un examen para otorgar el grado de bachiller (26). Las propinas de examen y de grado eran un medio por el cual la Universidad se hacia de algunos recursos economicos, sin embargo, estos no representaban un importante ingreso, pues la mayoria de las propinas eran repartidas entre los participantes en los actos de examen y de entrega de grado. A traves de las Constituciones se puede comprobar un aumento paulatino en el costo del grado: Farfan lo determino en 10 pesos (27), en Cerralvo iba de 33 a 42 pesos (28), dependiendo del numero de asistentes, finalmente Palafox lo establecio en 44 pesos (29). Con la ayuda de los documentos solamente podemos constatar que el pago de propinas se llevaba a cabo conforme a Estatutos en concordancia con las Constituciones palafoxianas, pues los expedientes anteriores a la emision de dichas Constituciones carecen del registro de pago de propinas. Para ejemplificar este caso se puede ver el expediente del bachiller Antonio Robledo que en 1699 pago un total de 44 pesos de propinas (30).

Al ser el grado de bachiller mas caro que habia, los expedientes en medicina muestran una gran cantidad de solicitudes de dispensa de propinas. En ella, el solicitante pedia que se le eximiera del pago debido a una humilde condicion economica. Una vez que la Universidad comprobaba que realmente el solicitante era <<pobre>> se le condonaba el pago de cuatro pesos al arca de la Universidad, y los ocho doctores examinadores hacian lo mismo con las propinas que les correspondian.

8. Tesis

Dias anteriores al examen, el estudiante elaboraba unas conclusiones, o como mejor se entenderia actualmente, una tesis. Las tesis de aquel entonces difieren en gran medida de las que conocemos hoy en dia. Consistian en una hoja grande de papel, impresa por un solo lado, comenzaban con una dedicatoria, que normalmente estaba dirigida al padrino, que por lo regular era alguna autoridad superior, civil o eclesiastica, despues venian las conclusiones que iba a defender, afirmar o negar el estudiante y terminaban con el nombre del decano en turno y la fecha y hora del acto. Todo escrito en lengua latina.

La tesis tenia la misma finalidad que tiene actualmente, es decir, presentaba los puntos que se iban a discutir en el acto de examen. En la facultad de medicina de Mexico el contenido de las tesis no fue legislado sino hasta las constituciones de Palafox. El Visitador ordeno que fueran 16 los temas que se trataran en el examen:
   El primero De rebus naturalibus, el segundo De non naturalibus, El
   tercero, De rebus praeternaturam, el cuarto, De febribus, el quinto
   De loquis afectis, el sexto De metodo medendi, el septimo, De
   coctione et putedrine, el octavo De sanguinis mitione, el noveno,
   De expurgatione, el decimo De pulsibus, el undecimo De urinis, el
   duodecimo De crisibus o De decretorijs, el decimotercio, De
   anathomia et chirurgia, el decimocuarto De medicamentorum
   facultatibus, el decimoquinto de los ocho libros de Physica de
   Aristoteles, el decimosexto y ultimo de los libros De generatione
   et corruptione (31).


El sustentante tenia la obligacion de publicar su tesis con cuatro dias de anticipacion ya fuera en la catedra de Prima o Visperas (32). Aunque en realidad la mayoria de los estudiantes las publicaban el dia anterior al examen. Actualmente solo se cuenta con una tesis del siglo XVII que concuerda con la legislacion palafoxiana (33), el resto tiene un numero inferior de conclusiones, sin embargo, guardaban la misma funcion: dar a conocer a los asistentes los puntos a tratar en el examen.

9. Examen

El examen de grado representaba el acto culminante del proceso que he venido describiendo y significaba la finalizacion de la formacion academica del bachiller en medicina. Consistia en un acto de defensa de las tesis publicadas. Tenia lugar en el salon de actos de la Real Universidad, en donde se daban cita los examinadores, el aspirante al grado, los bedeles, el secretario, el maestro de ceremonias, el padrino y el rector u otro catedratico que presidiera el acto.

Como he mencionado, la pragmatica de 1617, cuyo punto tercero fue incluido en el proyecto de Estatutos del Virrey Cerralvo (34), intentaba resarcir dos puntos claves en la formacion del bachiller en medicina, el primero, que ya he explicado, referente a la creacion de la catedra de Cirugia, y el segundo, tema de este apartado, compete al examen del grado.

Los examenes que se han conservado de principios del siglo XVII senalan que despues de haber sido cuestionado el estudiante era aprobado y declarado suficiente en los conocimientos medicos mediante la aprobacion conjunta de los examinadores, cuyo numero era inferior a ocho. Mas tarde, los examenes posteriores a la emision de la real pragmatica (35), cambiaron este sistema de evaluacion. El tercer punto de la pragmatica obligaba a que en el acto de examen estuvieran presentes ocho examinadores (siete doctores medicos y un artista) y que evaluaran mediante una votacion con las letras <<A>> (Aprobado) y <<R>> (Reprobado), bajo el siguiente metodo: una vez que hubieran finalizado las preguntas, a cada uno de los examinadores se le entregaban las dos letras en bronce que, en secreto, debian introducir una de ellas en una urna. Cuando todos los examinadores lo hacian, el secretario era el encargado de abrir la urna y contar el numero de letras y mediante mayoria decidir si era negado u otorgado el grado. En caso de que aconteciere una igualdad en los votos, es decir, cuatro letras <<A>> y cuatro <<R>>, el rector, o el presidente del acto, debia dar el voto decisivo. Este sistema de evaluacion fue ratificado por las Constituciones de Palafox y Mendoza (36). Consta en los expedientes posteriores a la pragmatica que la forma del examen en medicina se hacia bajo este modelo como muestra el siguiente ejemplo:
   Examen de bachiller en Medicina del bachiller Jhoan de Mesa. En la
   ciudad de Mexico a dies y seis dias del mes de junio de mill y
   seiscientos y treinta y nuebe anos, en la Universidad Real de la
   dicha ciudad, en la sala de los actos della, se juntaron a examinar
   en la facultad de medicina a Juan de Mega, estudiante de la dicha
   facultad, para el grado de bachiller que en ella pretende recevir
   por suficiencia en conformidad de los Estatutos y reales
   pregmaticas, los senores doctores Francisco de Urieta, Andres
   Fernandez, Sebastian de Castro, Geronimo Ortiz, Pedro de Monrroy,
   Joseph de Prado, Nicolas de Castaneda y el Maestro Simon Esteban de
   Algaba, catedratico de artes, examinadores, y juntos y congregados,
   en el lugar dicho para dicho examen en conformidad de dichos
   Estatutos y pregmaticas, comenzaron a examinar al dicho Juan de
   Mega poniendole cada uno dos argumentos de las conclusiones que
   estan en estos autos, arguyendole y replicandole sobre cada una de
   ellas conforme antiguedades, a las cuales preguntas, dudas y
   argumentos respondio el dicho Juan de Mega, a beces negando a beces
   congediendo y distinguiendo como mas le paresia convenir y pedirle
   las dificultades que le fueron propuestas, y acabado se dio a cada
   uno de los dichos senores doctores examinadores dos letras de
   bronce tales A R, y se rrecivio juramento a Dios y a la cruz
   conforme a designio que en el presente examen botaran aprovando o
   rreprobando como Dios y sus conciencias les diere a entender,
   pospuesto todo odio, amor y temor, y hecho escrutinio de las urnas
   y visto estar bacias de que doy fee, fueron botando por sus
   antiguedades y, hecho escrutinio de la urna de la aprobacion,
   parecio tener ocho letras tales A A A A A A A A, que fue el numero
   de los senores doctores examinadores, con que parecio salir
   aprobado de todos nemine discrepante y le declararon por abil y
   suficiente para el grado de bachiller, que por suficiencia pretende
   en la facultad de medicina y lo firmaron (37).


Un problema minimo que pudo haberse suscitado en el tramite del examen era que dos bachilleres pretendieran examinarse el mismo dia. Conforme a Estatutos, el problema tenia una facil solucion: se daba preferencia al estudiante con mayor antiguedad.

A pesar de haber culminado su formacion como bachiller en medicina, el recien graduado aun tenia que cumplir con ascender a la catedra para recibir su grado.

10. Grado de bachiller en medicina

El siguiente y ultimo requisito era protocolario, sin embargo, no dejaba de guardar una gran importancia simbolica dentro de la vida universitaria: la ceremonia de entrega de grado. Una definicion del secretario y primer cronista de la Real Universidad de Mexico durante gran parte del siglo XVII, Cristobal de la Plaza, decia que el grado de bachiller era el primero que se obtenia y al conseguirlo:
   se les concede facultad con este lauro, para subir en catedra de la
   facultad del laureado, y exponer en ella a los autores de su
   facultad, para presidir actos y dar respuesta a los argumentos y
   dificultades, poder obtener y regentar catedra, y acabados sus
   cursos y pasante, siendo examinados y aprobados, poder obtener
   mayor lauro, que es el de las infulas doctorales, complemento y
   corona de triunfo de los certamenes y trabajos literarios (38).


El grado de bachiller en medicina se otorgaba una vez que al estudiante se le declaraba aprobado al final del examen. Antes de entregarsele, este debia comprobar que profesaba la fe catolica, hacer juramento de obediencia al Rey, Virrey, rector y Constituciones de la Universidad, asi como defender la concepcion de la Virgen Maria.

La ceremonia de entrega de grado se llevaba a cabo en el salon de actos de la Universidad, normalmente la tarde del mismo dia que habia tenido lugar el examen. Una vez ahi, el doctor encargado de otorgar el grado, subia a la catedra para hacer entrega y repetia una oracion que hacia referencia a la licencia que se le otorgaba al nuevo bachiller para exponer a los autores medicos y a los privilegios de los cuales de ese momento en adelante gozaria como bachiller. Luego, el doctor bajaba de la catedra y subia a ella el recien graduado y comenzaba a exponer un texto, hasta que con una senal de quien presidia el acto se le ordenaba silencio, daba gracias y con esto culminaba el acto, como lo ilustra el siguiente ejemplo:
   Grado de Bachiller por suficiencia en Medicina de Juan de Mesa. En
   la ciudad de Mexico a diez y seis de junio de mill y seiscientos y
   treynta y nueve anos, en la Universidad Real de la dicha ciudad, en
   la sala de los actos della, como a las cinco de la tarde del dicho
   dia poco mas o menos, Juan de Prado y Mathias Davila, bedeles de la
   dicha Universidad, presentaron ante el doctor Diego Rodriguez de
   Campos, que estaba en la catedra de la dicha sala con insignias
   doctorales, a Juan de Mesa, estudiante de la facultad de medicina,
   para que, abiendole constado de su examen y aprobacion le diese el
   grado de bachiller que por suficiencia pretende, y siendo asi
   presentado, abiendo profesado la fe, jurado los Estatutos y
   defender la doctrina de la limpia concepcion de Nuestra Senora la
   Virgen Maria concevida sin pecado original, pidio al dicho senor
   doctor por una brebe oracion le diese el dicho grado y
   respondiendole a ella le dixo que authoritathe appostolica et regia
   qua fungebatur (39), le creaba y hacia tal bachiller en la dicha
   facultad de medicina, y le daba el dicho grado por suficiencia y
   con el licencia para subir en catedra y exponer en ella a Galeno y
   a los demas medicos autores, y le concedia las excenpciones que por
   dicho grado le deben ser guardadas, y el dicho bachiller Juan de
   Mesa en senal de posesion subio a la dicha catedra y comenzo una
   licion siendo la ora dicha (40).


A pesar de haber sido declarado suficiente para obtener y regentar catedra, el nuevo medico no recibiria su titulo, sino hasta dos anos despues. Estaba obligado, segun la pragmatica de 1617 y las Constituciones de Palafox, a practicar durante ese tiempo con algun medico calificado por el Real Tribunal del Protomedicato y a superar un examen ante ese mismo Tribunal.

Epilogo. El bachiller de medicina y el tribunal del protomedicato

En febrero de 1646, Palafox, quien tuvo el apoyo incondicional de Felipe IV en su visita a la Nueva Espana, establecio formalmente la jurisdiccion del Real Tribunal del Protomedicato en la Nueva Espana. Sin embargo, la reglamentacion y supervision sanitarias ya tenian funcionando mas de un siglo en dichas tierras.

Recien finalizada la conquista, la atencion de los problemas medicos fue confiada a quienes gozaban de mayor prestigio entre los que practicaban el arte de curar. Desde 1525 el Ayuntamiento de la Ciudad de Mexico se hizo cargo de la vigilancia de las practicas medicas y de la salud de los habitantes de la ciudad y sus cercanias. Las tareas sanitarias que entonces reglamentaba y vigilaba el Ayuntamiento eran proscribir disposiciones durante las epidemias, prohibir que ejercieran la medicina aquellos que no probaran su capacidad y ordenaba la visita a las boticas.

Con el tiempo, la regulacion y reglamentacion de los medicos--y de los cirujanos barberos, sangradores, boticarios, parteras, dentistas, algebristas y hernistas--dejo de ser asunto del Ayuntamiento. A finales del siglo XVI el Virrey habia arrebatado al Cabildo la capacidad de normar las actividades sanitarias, e impuso, arbitrariamente, a los protomedicos que mejor le parecian. Esta fue la panoramica con la que se encontro el Visitador Palafox al supervisar la tarea de las autoridades con trabajo en salud. El abuso de poderes para expedir nombramientos por parte del Virrey llevo a la creacion del Tribunal del Protomedicato. El 18 de febrero de 1646 la existencia y funcionamiento del Tribunal fueron ratificados mediante cedula real. Dos anos antes, el Visitador real habia informado al Rey de los <<excesos>> de los nombramientos virreinales de protomedicos en los mas de cuarenta anos desde que el Virrey habia arrebatado esta facultad al Ayuntamiento. Todo indicaba que los abusos radicaban en la designacion para estos puestos de personas particularmente favoritas del Virrey (41). El Rey acepto una propuesta de Palafox, quien en ese momento estaba preparando los Estatutos de la Real Universidad, y dirigio la real cedula del 18 de febrero de 1646 al Virrey conde de Salvatierra (1642-1648), en la que imponia sobre el Protomedicato la estructura y funcionamiento que debia guardar.

Esta cedula fue una clara muestra de la reglamentacion de las profesiones medicas que se habia puesto de manifiesto desde finales del siglo anterior con la expedicion de las reales cedulas de 1588 y 1593, las cuales trataban de solventar el problema de la mala supervision sobre los practicantes de la medicina. La existencia de una reglamentacion y un funcionamiento adecuado del Tribunal del Protomedicato eran de gran importancia para la salud de los vasallos del Monarca, especialmente porque examinaba a medicos y cirujanos quienes eran <<duenos y senores de la vida y muerte de aquella gente enferma que caia en sus manos>> (42).

Dentro de la dinamica centralizadora del Estado, puesta en marcha desde el reinado de los Reyes Catolicos, la vigilancia sobre la aptitud y supervision de los medicos paso a ser una de las constantes preocupaciones de los monarcas. Para la segunda mitad del siglo XVI el Tribunal del Protomedicato castellano habia alcanzado el prestigio de una Chancilleria y sus sentencias se volvieron inapelables. Este modelo de Tribunal sirvio como ejemplo a los protomedicatos posteriormente fundados. La Nueva Espana, al ser dependiente de la Corona castellana, erigio su Protomedicato bajo dicho modelo, el cual estaba compuesto por tres miembros, organizacion que respondia a la solucion practica de que cualquier resolucion hecha por el Tribunal se hiciera por mayoria. No obstante, en su traslado a America, el Protomedicato, al igual que las demas instituciones, tuvo que transfigurarse para adaptarse a otra realidad. Esta transformacion va a encontrar forma final con la aplicacion de las disposiciones del Visitador Palafox.

Desde la segunda decada del siglo XVII, en la Nueva Espana ya se habia insistido en la supervision de la formacion y ejercicio de los medicos y cirujanos. En 1621 se habia ratificado la real pragmatica de Felipe III (1617) que porfiaba, aparte de algunos cambios en las facultades de medicina, en el examen de los medicos y cirujanos.

Durante esta etapa se hacia ver la responsabilidad de conseguir protomedicos con la erudicion y experiencia apropiadas. Por la urgencia del problema, lo primero que se debia remediar era la vigilancia sobre la formacion de medicos y cirujanos.

La solucion real, basada en el analisis y consideraciones que hiciera el obispo Palafox, fue dotar al tribunal con tres miembros. El catedratico de Prima de medicina de la Universidad seria el primer Protomedico o <<Protomedico perpetuo>>. El decano de la facultad de medicina seria automaticamente el segundo Protomedico. Si ocurria que el catedratico de Prima era el decano, el que ocuparia el segundo lugar seria el medico que tuviera la categoria mas cercana a la suya. Finalmente, el Virrey nombraria al tercer Protomedico de entre aquellos medicos mejor calificados e incorporados a la Universidad. No obstante, se debia presentar la designacion al Rey para contar con su aprobacion. Este ultimo puesto se debia llenar con alguno de los protomedicos supernumerarios (protomedicos excedentes ya nombrados). Por medio de este sencillo metodo de eliminacion, el Protomedicato se convirtio en un Tribunal de solo tres miembros, quedando ligado intimamente a la facultad de medicina. Palafox daba asi una solucion a un viejo conflicto de poder, en el cual estaba en juego la salud de los pueblos americanos, proporcionando una estructura solida a la organizacion sanitaria de los virreinatos de America (43).

A partir de las reformas a la Universidad y al Protomedicato y la relacion que habia quedado establecida entre ambas instituciones, ineludiblemente la evaluacion de los bachilleres ante el Tribunal tambien quedo eficazmente reglamentada.

Los documentos confirman que la practica con algun medico calificado por el Protomedicato se llevaba a cabo conforme a Estatutos. Dentro de los volumenes de Libros de Gobierno de la Universidad del AGNM, se encuentran distintos asuntos tocantes a la vida interna de la Universidad, entre ellos estan incluidos algunos autos, como el del bachiller Francisco Osorio (44), quien pidio se le diera testimonio de grado de bachiller en la facultad de medicina (45). En ese mismo documento el catedratico de medicina Joseph Dias Brisuela certifico que el bachiller Francisco Osorio habia practicado con el durante los dos anos que se requerian. El bachiller Francisco Osorio hizo su examen y obtuvo su grado de bachiller en la facultad de medicina el 12 de Junio de 168046, por lo que para agosto de 1682, fecha del auto donde solicita su certificacion, habia cumplido con la practica requerida. Posteriormente, debia elaborar una peticion de examen para poder entrar a un examen ante el Tribunal del Protomedicato.

Correspondia al Real Tribunal del Protomedicato supervisar la ultima fase de formacion del nuevo medico. Estrechamente ligado a la facultad de medicina desde el arribo del Visitador Palafox, el Protomedicato examinaba, mediante dos pruebas, una teorica y otra practica, la capacidad del bachiller universitario. El graduado se dirigia ante el magistrado de la ciudad para comprobar que habia cumplido con los dos anos de practicas. Despues se le citaba ante los protomedicos para llevar a cabo las dos pruebas: la primera consistia en una revision de los saberes medicos que habia adquirido durante su formacion universitaria; si la pasaba, hacia la segunda que era una practica con pacientes en un hospital. Una vez superadas ambas pruebas, y despues de nueve anos de formacion, finalmente el medico obtenia el permiso del Protomedicato para poder ejercer su oficio.

Conclusiones

Desde que la Corona castellana comenzo la politica centralizadora del Estado, una de sus preocupaciones mas patentes fue la ensenanza y ejercicio de la medicina, ya que de estas practicas dependia directamente la formacion de quienes velaban por la salud de los reinos. Para la regulacion de los oficios sanitarios fue creado, a finales del siglo XV, el Real Tribunal del Protomedicato, el cual se encargaria de aplicar la politica sanitaria en los territorios hispanicos.

A lo largo del siglo XVI, en los territorios peninsulares fueron frecuentes las pugnas entre los poderes locales, representados por las Cortes, y el Tribunal del Protomedicato, que simbolizaba el poder e injerencia del Monarca. Esto indica que la regulacion sanitaria ejecutada por el Protomedicato fue una cuestion que las Cortes vieron como una intrusion mas del Rey en sus asuntos internos. Sin embargo, lejos de ceder, el poder real continuo presionando para imponer una politica sanitaria centralizada y, a finales de esa centuria, estipulo que las sentencias del Protomedicato serian inapelables.

La situacion no habia cambiado mucho al iniciarse el siglo siguiente. Prueba de ello fue la emision de la pragmatica de 1617, en la cual se expresaba claramente que el Tribunal seguia presentando ineficiencias en su forma de calificar y de regular el ejercicio de los medicos y demas curadores. Ademas, la pragmatica anadio un nuevo factor en el declive de la profesion medica: un relajamiento en la ensenanza de la medicina en las universidades. Para tratar de remediar la situacion se dictaron varias disposiciones que trastrocaron decisivamente a la medicina academica de la Nueva Espana.

El malestar surgido por las deficiencias sanitarias insto a la Corona a que, mediante una serie de instrucciones dirigidas a las universidades y a los protomedicatos, tomara cartas en el asunto. A traves de distintos ordenamientos reales se promovieron algunos cambios normativos en la formacion del bachiller medico que, en el caso de Mexico, quedaron plasmados por primera vez en 1626 en el proyecto de Estatutos del Virrey Cerralvo.

No obstante, en la Nueva Espana ya se habia hecho patente la preocupacion por la formacion de los medicos universitarios. A ello respondio la ratificacion de la pragmatica de 1617. La entrada en vigor de la nueva normativa represento uno de los cambios mas significativos en los estudios del bachiller medico en Mexico. Aunque la pragmatica no influyo en todos los requisitos de la trayectoria que he analizado, si modifico algunos de los mas importantes.

A pesar de la aplicacion de la pragmatica en la Universidad de Mexico, la formacion de los bachilleres en medicina continuaba presentando irregularidades. La situacion se vio modificada por la visita de Juan de Palafox y Mendoza. A partir de la segunda mitad del siglo XVII, la Universidad parecio, al menos desde un punto de vista normativo, encontrar un equilibrio con la validacion del corpus estatutario del Visitador.

Al hacer una revision de los Estatutos palafoxianos, llama la atencion que el grado de bachiller en medicina fue el que mayor cuidado recibio, en comparacion con el mismo grado de las otras facultades. Tal insistencia en la preparacion de los estudiantes de medicina fue una muestra de la preocupacion que en la epoca fue muy comun en la Monarquia hispanica: la carencia de buenos medicos. Palafox estaba convencido de que una buena formacion universitaria y una adecuada evaluacion ante el Protomedicato eran imprescindibles para el mejoramiento de la practica medica; fue por ello que marco detenidamente la formacion de los galenistas.

Siguiendo esa linea de encauzamiento de la profesion medica, el Visitador resolvio que el Protomedicato quedara en las manos de los mismos catedraticos de la facultad de medicina, de tal manera que, a la vez que perfeccionaba el proceso de formacion de los medicos, ataba las manos al Virrey ante los nombramientos de protomedicos, dando asi solucion a un viejo conflicto de poder.

A traves de la confrontacion de diferentes cuerpos normativos universitarios y de la informacion obtenida de una serie de documentos parcialmente ineditos del AGNM, se puede observar que la formacion de los medicos novohispanos no estaba alejada de los lineamientos que se estaban imponiendo en las universidades peninsulares. Ademas la situacion novohispana se vio marcada por el fenomeno de adaptacion de los modelos peninsulares a las circunstancias de un Nuevo Mundo. Asi, la Universidad y el Protomedicato novohispanos tuvieron ciertas diferencias con sus antecesores castellanos, no obstante, sus funciones lograron adecuarse a los fines perseguidos **.

Fuentes

Archivo General de la Nacion de Mexico, Ramo Universidad.

Estatutos y Constituciones Reales de la Imperial y Regia Universidad de Mexico, Imprenta de la Viuda de Romero Calderon, Mexico, 1688.

PLAZA y JAEN, B. de la, Cronica de la Real y Pontificia Universidad de Mexico, UNAM, Mexico, 1931.

Bibliografia

GONZALEZ, E., <<Estatutos universitarios mexicanos anteriores a la visita del Oidor Farfan (1580). Un replanteamiento de la cuestion>>, en RAMIREZ, C. I., y PAVON, A. (comps.), La universidad novohispana: corporacion, gobierno y vida academica. La Real Universidad de Mexico. Estudios y textos VI, UNAM-CESU, Mexico, s/f (pp. 96-152).

GONZALEZ, E., Proyecto de Estatutos ordenados por el Virrey Cerralvo (1626). (La Real Universidad de Mexico. Estudios y textos III), Universidad Nacional Autonoma de Mexico (UNAM)--Centro de Estudios Sobre la Universidad (CESU), Mexico, 1991.

GUERRA, F. y SANCHEZ TELLEZ, M.-C, <<El obispo Palafox y Mendoza y la dependencia academica del Protomedicato en Indias>>, en Estudios de Historia Social y Economica de America. Actas de las IV y V jornadas sobre la presencia universitaria en America 19901991, no 9, Universidad de Alcala, Alcala, 1992.

JIMENEZ, J., Las constituciones de la antigua universidad, Facultad de Filosofia y Letras UNAM, Mexico, 1951.

LANING, J. T., El Real Protomedicato. La reglamentacion de la profesion medica en el Imperio espanol, UNAM, Mexico, 1997.

LOPEZ, J. M., <<La diseccion anatomica y la reforma vesaliana en la Espana del siglo XVI>>, en LOPEZ PINERO, J. M., Medicina moderna y sociedad espanola. Siglos XVI-XIX, Catedra e Instituto de Historia de la Medicina. Cuadernos Valencianos de Historia de la Medicina y de la Ciencia XIX, Valencia, 1976, pp. 65-130.

LOPEZ, M. L, <<Los estudios historico medicos sobre el Tribunal del Protomedicato y las profesiones y ocupaciones sanitarias en la Monarquia Hispanica durante los siglos XVI al XVIII>>, Dynamis, 16 (1996), pp. 21-42.

MARTINEZ, G., La medicina academica en la Nueva Espana, siglos XVI y XVII. Inicios y consolidaciones, Trabajo de Grado, Departamento de Historia Medieval, Moderna y Contemporanea, Facultad de Geografia e Historia, Universidad de Salamanca, Salamanca, 2007.

SIRAISI, N., <<La facultad de medicina>>, en RIDDER-SYMOENS, H. de (coord.), Historia de la Universidad en Europa, Volumen I, Universidad del Pais Vasco, Bilbao, 1994 (pp.)

Gerardo Martinez Hernandez *

Universidad Nacional Autonoma de Mexico

(1) Esta fue la linea de investigacion que trace para la elaboracion de mi Trabajo de Grado presentado recientemente en la Universidad de Salamanca. MARTINEZ HERNANDEZ, G., <<La medicina academica en la Nueva Espana, siglos XVI y XVII. Inicios y consolidaciones>>, Trabajo de Grado, Salamanca, Departamento de Historia Medieval, Moderna y Contemporanea, Facultad de Geografia e Historia, Universidad de Salamanca, 2007.

(2) El otro requisito para ejercer el oficio de medico dentro de la Monarquia hispanica era la superacion de un examen ante el Real Tribunal del Protomedicato. Vease LOPEZ TERRADA, M., <<Los estudios historico medicos sobre el Tribunal del Protomedicato y las profesiones y ocupaciones sanitarias en la Monarquia Hispanica durante los siglos XVI al XVIII>>, Dynamis, 16 (1996), pp. 21-42.

(3) Aqui cabe hacer la distincion que los terminos Constituciones y Estatutos tenian en la epoca y por que en Mexico se intercambiaban sucesivamente. Originalmente la Constitucion era una decision legislativa emanada del Emperador o del Papa a traves de un edicto, un decreto o una epistola. En la jerga universitaria medieval, la palabra <<Constituciones>> conservo cierta relacion con el acto mediante el cual determinada autoridad confirmaba a una corporacion. Por su parte, los Estatutos representaban, por derecho, la forma en que las comunidades, o corporaciones, regulaban su vida interna, ya de manera tacita a traves de la costumbre, o ya de forma expresa mediante leyes positivas o Estatutos. Cuando en la Universidad de Mexico se recibieron las disposiciones normativas, que fueron las de la Universidad de Salamanca, la distincion entre Constituciones y Estatutos dejo de tener casi sentido, pues en Mexico se carecia de normas de origen papal, y poco a poco, los terminos se volvieron intercambiables. GONZALEZ GONZALEZ, E., Proyecto de Estatutos ordenados por el Virrey Cerralvo (1626). (La Real Universidad de Mexico. Estudios y textos III), Mexico, Universidad Nacional Autonoma de Mexico (UNAM)--Centro de Estudios Sobre la Universidad (CESU), 1991, p. 101.

(4) El contenido de estos primeros claustros fueron publicados por GONZALEZ GONZALEZ, E., <<Estatutos universitarios mexicanos anteriores a la visita del Oidor Farfan (1580). Un replanteamiento de la cuestion>>, en RAMIREZ, C. y PAVON, A. (comps.), La universidad novohispana: corporacion, gobierno y vida academica. La Real Universidad de Mexico. Estudios y textos VI, Mexico, UNAM-CESU, pp. 96-152.

(5) Ibidem, pp. 134-135.

(6) JIMENEZ RUEDA, J., Las constituciones de la antigua universidad, Mexico, Facultad de Filosofia y Letras, UNAM, 1951.

(7) GONZALEZ GONZALEZ, E., Proyecto..., op. cit.

(8) Para la elaboracion de este trabajo me he basado en la edicion de las Constituciones palafoxianas de 1668. Estatutos y Constituciones Reales de la Imperial y Regia Universidad de Mexico, Imprenta de la Viuda de Romero Calderon, Mexico, 1688.

(9) Con el objetivo de simplificar las citas de las fuentes normativas, hare referencia a ellas escribiendo el nombre con el que normalmente se conoce al corpus estatutario (Farfan, Cerralvo, Palafox) y al numero de constitucion y/o titulo, respetando la ortografia original de los transcriptores.

(10) El volumen 279 contiene 115 expedientes que van del ano 1607 a 1699 e incluye a los bachilleres cuyos nombres empiezan con la letra A a la I; el volumen 280 cuenta con 88 expedientes y abarca del ano 1634 a 1700 y contiene solamente a los estudiantes que sus nombres empiezan con la letra J; y el volumen 281 resguarda 96 expedientes del ano de 1607 a 1700 y las letras que abarca son de la L a la S.

(11) SIRAISI, N., <<La facultad de medicina>>, en RIDDER-SYMOENS, H. (coord.), Historia de la Universidad en Europa, Volumen I, Universidad del Pais Vasco, Bilbao, 1994, p. 428.

(12) Idem.

(13) Archivo General de la Nacion de Mexico, Ramo Universidad (en adelante AGNM, RU), vol. 279, ff. 292-300.

(14) Palafox XVI. 233.

(15) AGNM, RU, vol. 280, f. 412.

(16) Son conocidos los casos de las universidades menores, sin catedras en medicina, que otorgaban grados de medicina a bajo costo. En la pragmatica de Felipe III se mencionan los casos de las universidades de Irache, de Santo Tomas de Avila y de Osma. Tambien debe nombrarse el caso de la Universidad de Siguenza.

(17) LOPEZ PINERO, J. M., <<La diseccion anatomica y la reforma vesaliana en la Espana del siglo XVI>>, en Lopez Pinero, J. M. Medicina moderna y sociedad espanola. Siglos XVI-XIX, Valencia, Catedra e Instituto de Historia de la Medicina. Cuadernos Valencianos de Historia de la Medicina y de la Ciencia XIX, 1976, pp. 65-130.

(18) Las Constituciones palafoxianas no especifican las lecturas que tenian que llevarse a cabo en las catedras de medicina. En ellas se establecia que los contenidos a leerse se establecieran de comun acuerdo al principio de las vacaciones por el rector y la Junta de catedraticos.

(19) Cerralvo 13.

(20) Idem.

(21) Cerralvo 14.

(22) Palafox XVI. 254.

(23) Palafox ordeno que <<porque los estudiantes se animen a hacer estos actos de exercicio de letras y los doctores y maestros asistan a ellos se daran al que presidiere, dos pesos; al estudiante que tuviere el acto publico, uno, y a cada uno de los estudiantes que le arguyeren, dos reales; y al rector y doctores de la facultad que asistieren desde el principio del acto y replicaren un peso a cada uno, y si no replicaren cuatro reales. Y estas propinas se entiende se han de dar solo en los actos publicos y generales>>. Palafox XIII, 151.

(24) Este acto, dedicado al Arcangel San Miguel, pertenece al bachiller Diego Nieto, quien lo sustento el dia 2 de marzo

de 1678. AGNM, RU, vol. 279, f. 397.

(25) AGNM, RU, vol. 280, f. 37.

(26) La facultad menor de artes tambien requeria de un examen para poder bachillerearse, sin embargo, su costo era menor, pues a pesar de que se pagaban los mismos derechos que en medicina, el numero de examinadores era de tres, mientras que en medicina era de ocho.

(27) Farfan 3. XIII.

(28) Cerralvo 21. 8.

(29) Palafox XVI. 272.

(30) AGN, RU, vol. 279, ff. 174-179.

(31) Palafox XVII. 255.

(32) Para la epoca y el contexto la palabra publicar referia dar a conocer al dominio publico. Para tal caso se colocaba la tesis en algun lugar visible a la comunidad universitaria o bien se hacia en alguna catedra de su facultad.

(33) Esta tesis pertenece al bachiller Joseph de Olivier, la cual data de 1645. AGNM, RU, vol. 279, f. 583.

(34) El punto tercero de la pragmatica de 1617 quedo ubicado dentro del titulo 21, <<De las provansas y actos que ce an de hacer para los grados de bachilleres>> del proyecto de Estatutos de Cerralvo. Cerralvo 21. 7.

(35) Se han conservado dentro de los expedientes de bachilleres medicos del XVII solo cinco examenes anteriores a la Real Pragmatica, uno del ano de 1604 y los otros cuatro del ano de 1607. El resto de los expedientes son posteriores al ano de 1634, por lo que carezco de un dato preciso que pueda ayudar a definir una fecha aproximada de entrada en vigor de esta disposicion real.

(36) Palafox XVII, 255.

(37) AGNM, RU, vol. 280, f. 38.

(38) DE LA PLAZA y JAEN, B., Cronica de la Real y Pontificia Universidad de Mexico, Tomo I, Mexico, UNAM, 1931, p. 42.

(39) Cuando el doctor otorgaba el grado, debia enunciar una oracion en lengua latina en la que referia la licencia que se le otorgaba para subir a catedra y los privilegios que gozaria como bachiller de la Universidad. En las Constituciones de Palafox se describe esta oracion para el grado de bachiller en teologia, sin embargo, creo que tambien servia para entregar grados en las demas facultades. <<Auctoritatepontificia et regia qua fungor in hacparte, concedo ttibi gradum bachalaureatus in Sacra Teologia (en este caso Medicina o Philosofia) et do ttibi licentiam ut possis cathedram ascendere. Ibique legere ac interpretari Magistrum Sententiarum, sanctum Thomas, reliquosque de Sacra Teologia (en medicina, el bachiller debia exponer a los autores medicos, como Hipocrates o Galeno) benemeritos doctores et quod possis utti, frui et gaudere omnibus privilegijs exemptionibus quibus gaudent simili gradu condecorati in universitate Salmanticensi, in nomine Patris et Filij et Spiritus Sancti. Amen>>.

(40) AGNM, RU, vol. 280, ff. 38-39.

(41) LANING, J. T., El Real Protomedicato. La reglamentacion de la profesion medica en el Imperio espanol, Mexico, UNAM, 1997, p. 95.

(42) Idem.

(43) GUERRA, F. y SANCHEZ TELLEZ, M., <<El obispo Palafox y Mendoza y la dependencia academica del Protomedicato en Indias>>, en Estudios de Historia Social y Economica de America. Actas de las IV y V jornadas sobre la presencia universitaria en America 1990-1991, num 9, Alcala, Universidad de Alcala, 1992, p. 58.

(44) El expediente de grado del bachiller Francisco Osorio se encuentra en AGNM, RU, vol. 279, ff. 526-528.

(45) AGNM, RU, vol. 42, f. 43.

(46) AGNM, RU, vol. 279, f. 527.

* Licenciado y Maestro en Historia por la Universidad Nacional Autonoma de Mexico. Actualmente cursa el Doctorado en Fundamentos de la Investigacion Historica en la Universidad de Salamanca, Espana. E-mail: gmarh@yahoo.com

** Articulo recibido el 11/06/2008 y aceptado el 17/06/2008.
COPYRIGHT 2008 Universidad Adolfo Ibanez
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2008 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Title Annotation:HISTORIA DE AMERICA Y CHILE
Author:Martinez Hernandez, Gerardo
Publication:Intus-Legere Historia
Date:Jan 1, 2008
Words:10809
Previous Article:Friedrich Nietzsche: la historia al servicio de la vida.
Next Article:Cambios estructurales y organizacionales en la Cancilleria durante el ano 1978.

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2019 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters