Printer Friendly

La transversalidad de genero. Valoraciones a partir de algunos documentos de las Naciones Unidas.

Gender mainstreaming. Reflections from some UN documents

Sumario: 1. INTRODUCCION. 2. EL ESTATUTO DE LA MUJER EN EL CONTEXTO DE LAS NACIONES UNIDAS. 2.1. Un nuevo orden mundial. 2.2. El Ano Internacional de las Mujeres. 2.3. La Decada de la Mujer. 2.4. Acciones para la eliminacion de la violencia contra la mujer y la Agenda del desarrollo. 2.5. La IV Conferencia Internacional de la Mujer. 2.6. Beijing +15. 3. LA PERSPECTIVA DE GENERO: UN CONCEPTO CONTROVERTIDO. 3.1. Distintas perspectivas. 3.2. La transversalidad del concepto. 3.3. Las razones economicas. 4. CONCLUSIONES.

1. INTRODUCCION

En 1952 la Organizacion de las Naciones Unidas (ONU) proclamo el 8 de marzo como el Dia Internacional de la Mujer. Veinte anos mas tarde, en 1977, la Asamblea General de la ONU aprobo la Resolucion 32/142, por la cual se instaba a los Estados a que, conforme a sus tradiciones historicas y costumbres, proclamasen un dia del ano como dia de las Naciones Unidas por los Derechos de la Mujer y la Paz Internacional. Desde esos primeros anos, el Dia Internacional de la Mujer ha adquirido una nueva dimension mundial para todas las mujeres (1). En 2014, el Secretario General de las Naciones Unidas, Ban Ki-Moon afirmaba ante la celebracion de este evento que: <<Los paises en los que hay mas igualdad de genero experimentan un mayor crecimiento economico. Las empresas que cuentan con mas lideres mujeres logran mejores rendimientos. Los acuerdos de paz que incluyen a las mujeres son mas duraderos. Los parlamentos en los que hay mas mujeres aprueban mas leyes sobre cuestiones sociales clave como la salud, la educacion, la lucha contra la discriminacion y la manutencion de los ninos. Las pruebas no dejan lugar a dudas: la igualdad de la mujer supone progresos para todos>> (2). Estas afirmaciones ponen de manifiesto un planteamiento de las Naciones Unidas (ONU) segun el cual el reconocimiento y la efectividad de los derechos de las mujeres, asi como la igualdad de genero, son requisitos previos para lograr el desarrollo socieconomico, la estabilidad y la garantia de los derechos humanos a nivel mundial.

Lo cierto es que la labor de las Naciones Unidas en el creciente movimiento internacional que reivindica la igualdad de derechos de las mujeres asi como su papel clave como agente del desarrollo, no es nueva. Sus inicios se remontan a la Carta de las Naciones Unidas, firmada el 24 de octubre de 1945. Este texto es considerado el primer tratado internacional que contiene una llamada explicita a la igualdad de derechos entre hombre y mujeres, afirmando en su Preambulo el objetivo de <<reafirmar la fe en los derechos fundamentales del hombre, en la dignidad y el valor de la persona humana, en la igualdad de derechos de hombres y mujeres y de las naciones grandes y pequenas>> (3).

Desde ese ano, la ONU ha desarrollado una amplia actividad en este campo, a traves de Declaraciones, Pactos y Convenios internacionales que prohiben la discriminacion por razon de sexo (4) y tutelan, de forma especifica, el estatus de la mujer (5). A traves de las distintas Conferencias (Mexico, 1970; Copenhague, 1975; Nairobi, 1985) se ha ido asumiendo, de manera progresiva, una vision cada vez mas amplia del adelanto de la mujer. Pero es en 1995, durante la Cuarta Conferencia Internacional de la Mujer, celebrada en Pekin, cuando se incorpora una nueva perspectiva, la llamada perspectiva de genero. Y, de este modo, el centro de atencion de la mujer se traslada al concepto de genero. Este cambio exigia que se examinase nuevamente la sociedad en su totalidad y su estructura basica de desigualdad. La razon estaba en el convencimiento de que esa restructuracion de la sociedad y sus instituciones era el paso previo e ineludible para potenciar el papel de la mujer y alcanzar asi de una vez la igualdad real con el hombre en todos los aspectos de la vida (6).

Asi pues, en las paginas que siguen me propongo llevar a cabo un recorrido historico a traves distintos documentos y programas que las Naciones Unidas han elaborado con el fin de lograr una igualdad efectiva de las mujeres, deteniendome especialmente en los intentos que se han llevado a cabo--principalmente desde 1995 hasta la fecha--para integrar la perspectiva de genero en sus documentos. Puesto que este concepto no tiene un unico sentido, sino que, por el contrario, ha sido objeto de variados usos, puede ser interesante indagar su empleo en el contexto de las Naciones Unidas, dada su proyeccion no solo en las politicas nacionales sino tambien en la internacional.

2. EL ESTATUTO DE LA MUJER EN EL CONTEXTO DE LAS NACIONES UNIDAS

Desde 1945 hasta la fecha, la labor de las Naciones Unidas por lograr la igualdad real de la mujer ha ido evolucionando de manera progresiva. Y es que, como ha sido puesto de manifiesto en diversas ocasiones, la labor que desempenan las Naciones Unidas no es un fin sino un proceso. Por esta razon, a la hora de analizar su actividad en este campo, entiendo que es conveniente diferenciar las distintas etapas a traves de las cuales se han ido desarrollando acciones de apoyo a la mujer. De este modo, ademas, se puede apreciar la evolucion de los programas que se han venido sucediendo.

En funcion de los diversos acontecimientos es habitual distinguir seis periodos: 1) De 1945 a 1962; 2) De 1963 a 1975; 3) De 1976 a 1985; 4) De 1986 a 1995; 5) De 1996 a 2006; 6) De 2007 hasta el momento actual.

2.1. Un nuevo orden mundial

Adolphe (7) senala tres circunstancias que permiten caracterizar el primer periodo, que va desde 1945 hasta 1962, y que seran determinantes para el tipo de ayuda que se preste a las mujeres. El primero de ellos es la propia creacion de las Naciones Unidas, la segunda es el proceso de descolonizacion que se inicia en muchos Estados a finales de los anos cincuenta y el tercero es la incorporacion del concepto planificacion familiar (family planning) en las politicas sociales de Naciones Unidas.

Durante esta primera etapa, la finalidad de las Naciones Unidas se centro, basicamente, en la busqueda de una igualdad legal--o formal--entre mujeres y hombres. Para lograrlo se fijo como objetivo acabar con la discriminacion basada en el sexo a traves de leyes nacionales e internacionales (8). Con ese objetivo se aprobaron una serie de instrumentos juridicos, que igualaban a mujeres y a hombres en derechos tan basicos como la nacionalidad y el matrimonio (9).

Mencion especial merece en este apartado la labor desempenada por la Comision sobre el Estatus de la Mujer (CSW) (10). Este organo, creado en 1946 bajo la autoridad del Consejo Economico y Social (ECOSOC), contribuyo, entre otras actividades, en la elaboracion del borrador de la Declaracion Universal de Derechos Humano (1948), documento pionero en la defensa contemporanea de los derechos humanos. Asimismo colaboro en la recogida de datos, interactuo con otras organizaciones (ILO, UNICEF, WHO) (11) y promociono y ayudo en la redaccion de los borradores de diversas convenciones (trafico de seres humanos, igualdad laboral, derechos civiles, etc.) (12).

Durante este periodo tiene lugar la descolonizacion de varios paises. En concreto, a partir de 1956, un importante numero de Estados comenzaron una transicion para pasar de ser <<colonias bajo gobiernos autoritarios a entidades independientes con aspiraciones democraticas>> (13). Muchos fueron admitidos en la organizacion de las Naciones Unidas refiriendose a ellos frecuentemente con la denominacion de <<paises en desarrollo (developing countries)>> (14). Por su parte, las agencias de desarrollo internacional se enfocaron en ayudar a las mujeres de estos paises en vias de desarrollo: mujeres que fueron vistas, en un primer momento, como receptoras pasivas de ayuda, pero pronto cambio la perspectiva y se las empezo a contemplar como contribuyentes indispensables para el desarrollo economico, eso si, en su faceta de madres y cuidadoras. En varias ocasiones, estos programas hacian tambien referencias a las <<iniciativas para madres y ninos>>, enfocadas en la nutricion y medidas de higiene para ellos (15).

A partir de los anos sesenta, los objetivos cambian y en el seno de las Naciones Unidas empiezan a preocuparse por lo que algunos llamaron el <<creciente aumento de poblacion>> (rapid population growth). De este modo, se empezaron a establecer los programas de planificacion familiar para educar a las mujeres en el uso de los contraceptivos, considerados, en ese momento, la mejor manera de <<limitar el tamano de las familias>> (16). Esta agenda de control de la poblacion se mantiene hoy dia, si bien no esta exenta de controversias, siendo cuestionada por diversos paises (17).

Pronto se comprobo que los programas de planificacion familiar partian de un supuesto erroneo, que era pensar que las mujeres eran autonomas, que tenian el control de sus vidas. Los hechos probaron que la falta de una distribucion equitativa de los recursos dentro de los hogares asi como la falta de acceso a la educacion que sufrian las mujeres, las limitaba a la hora de tomar decisiones sobre como gestionar su familia. Asi pues la comunidad internacional entendio que se necesitaban nuevas politicas de desarrollo para alcanzar los objetivos propuestos (18).

2.2. El Ano Internacional de las Mujeres

A partir de 1963, entrariamos en una nueva etapa. Los dos hitos que caracterizan este periodo son, por un lado, la toma en consideracion de que las mujeres debian ser parte activa en la lucha contra la discriminacion y para alcanzar el desarrollo, y, por otro lado, la declaracion, en 1975, del Ano Internacional de las Mujeres, con la celebracion de la primera conferencia internacional.

Durante este periodo se tomo conciencia de que solo con las leyes no era posible alcanzar el objetivo propuesto de lucha contra la discriminacion por razon de sexo. De este modo, la prioridad paso a ser alcanzar una igualdad no ya formal, como se habia formulado en la primera etapa, sino sustancial, a traves de acciones concretas. Se concluyo que, para lograr el objetivo de igualdad real entre mujeres y hombres, era requisito indispensable contar con las participacion activa de las mujeres. Por eso, se opto por la cooperacion entre las mujeres, las diversas agencias internacionales de desarrollo y los Estados. De este modo, los distintos movimientos internacionales de derechos de las mujeres se concentraron entorno al objetivo de desarrollar una agenda comun, denominada Mujeres en desarrollo (Women in Development, WID) (19).

La WID centro su estrategia en proyectos enfocados en las mujeres (20). Uno de sus grandes logros fue conseguir que las agencias de desarrollo admitieran que la forma en que las mujeres y los hombres participaban y se beneficiaban de los programas de desarrollo era muy distinta (21). Otro fue concienciar de que lograr la igualdad real de las mujeres era indispensable para alcanzar el desarrollo. A su vez, estas afirmaciones se tradujeron en diversas acciones. Entre otras, como ya se ha indicado, la designacion por parte de la Asamblea General del ano 1975 como el Ano Internacional de las Mujeres y el periodo que va desde 1976 a 1985 como la Decada Internacional para las Mujeres (International Decade for Women). Precisamente, en ese mismo ano--1975--se celebro la primera Conferencia Mundial sobre las Mujeres, en Mexico, coincidiendo asi con el Ano Internacional de las Mujeres. En esta Conferencia se adopto un plan mundial de accion con directrices para la implantacion de los objetivos del Ano Internacional. Ademas se elaboro el borrador de la Convencion para la Eliminacion de la Discriminacion con las Mujeres (Convention on the Elimination of All Forms of Discrimination against Women, CEDAW) (22).

2.3. La Decada de la Mujer

Los anos que van de 1976 hasta 1986, se caracterizaron por la decision de las Naciones Unidas de designarla como la Decada de la Mujer: Igualdad, Desarrollo y Paz (23). Durante estos anos se promociono la igual participacion de la mujer como requisito esencial, tanto para su propio desarrollo como para el bienestar de todos (24). De este modo, esta etapa se caracterizo por fomentar que la mujer estuviese en igualdad de condiciones respecto al hombre, disponiendo de los mismos derechos y oportunidades y el mismo acceso a recursos. El leit motiv era que no es que el desarrollo fuese bueno para las mujeres y la sociedad, sino que, sin ellas, era imposible alcanzarlo (25).

Tres anos mas tarde, en 1979, la Asamblea General adopto la Convencion sobre la Eliminacion de todas las formas de discriminacion contra la mujer (CEDAW) que entro en vigor en 1981 (26), cuyo precedente podria encontrarse en la Declaracion sobre la eliminacion de la discriminacion contra las mujeres aprobada por la Asamblea general en noviembre de 1967 (27).

El CEDAW fue del primer instrumento juridico internacional que definio la discriminacion contra la mujer, siendo este uno de sus grandes logros:

Articulo 1. <<A los efectos de la presente Convencion, la expresion <<discriminacion contra la mujer>> denotara toda distincion, exclusion o restriccion basada en el sexo, que tenga por objeto o por resultado menoscabar o anular el reconocimiento, goce o ejercicio por la mujer, independientemente de su estado civil, sobre la base de la igualdad del hombre y la mujer, de los derechos humanos y las libertades fundamentales en las esferas politica, economica, social, cultural y civil o en cualquier otra esfera>>.

Como es sabido, esta definicion fue una de sus grandes aportaciones en el campo de la lucha por los derechos humanos, al recoger la prohibicion expresa de discriminar por razon de sexo, basandose en la igualdad entre hombres y mujeres. Mas aun, el texto establecia la obligacion de los Estados parte de adoptar todas las medidas que fuesen necesarias para <<asegurar el pleno desarrollo y adelanto de la mujer, con el objeto de garantizarle el ejercicio y el goce de los derechos humanos y las libertades fundamentales en igualdad de condiciones con el hombre>> (28). Tambien preveia la creacion de un Comite cuya mision seria examinar los progresos realizados en la aplicacion de la Convencion por parte de los Estados parte, incluyendose la posibilidad de hacer sugerencias y recomendaciones (no vinculantes) a los Estados parte (29). No obstante, a pesar de sus logros, es el tratado de derechos humanos que mas reservas y declaraciones estatales ha recibido (30).

En 1980 se celebro en Copenhague una nueva conferencia mundial sobre la mujer, con el objetivo de evaluar los primeros cinco anos de la <<Decada de la Mujer de las Naciones Unidas: igualdad, desarrollo y paz>> (31). Se percibio ya un cambio de planteamiento: el concepto igualdad habia empezado a ser sustituido por el de no discriminacion. Este cambio contribuyo a unir fuerzas y a tomar conciencia de que la falta de igualdad, por tanto, la discriminacion, estaba en la base de gran parte de los problemas etnicos, geograficos, de clases y tambien de genero. Y asi, poco a poco, fue cobrando protagonismo el argumento de que muchas tradiciones, costumbres y roles culturales habian contribuido de manera decisiva en la subordinacion de la mujer (32). En este contexto surgio, frente a las propuestas del WID, un nuevo enfoque, el aportado por el grupo Genero y Desarrollo (Gender and Development, GAD). Esta nueva linea de pensamiento defendia que el fracaso en las politicas de igualdad radicaba en la base del planteamiento, esto es, en pensar que las diferencias entre mujeres y hombres estaban en las diferencias biologicas. La propuesta del GAD consistia en poner el punto de atencion en las diferencias de genero, en los roles sociales que tradicionalmente se habian asignado a mujeres y hombres (33). En esta linea, Carolyn Moser, considerada una de las fundadoras del GAD, critico duramente las estrategias del WID. Segun ella, el fracaso en las politicas de igualdad radicaba en haberse centrado en las mujeres, y reivindico que el centro de atencion debia girar en torno al concepto de genero (34).

Cinco anos despues, en 1985, en Nairobi, la Conferencia reviso y evaluo la Decada de la Mujer como un todo. Elaboro un proyecto para establecer las estrategias futuras y delineo las guias para poner en marcha la igualdad de la mujer, apareciendo aqui con fuerza los conceptos <<genero>> y <<transversalidad>> (35). Muchos de los miembros del GAD vieron aqui el triunfo de su perspectiva sobre el genero (36), si bien en el documento final el termino no se definio.

2.4. Acciones para la eliminacion de la violencia contra la mujer y la Agenda del desarrollo

De 1986 a 1995, los esfuerzos se dirigieron hacia las situaciones de violencia en las que se veia involucrada la mujer, llevandose a cabo muchas actividades, entre otras, la aprobacion, en 1993, de la Declaracion para la eliminacion de la violencia contra la mujer (Declaration of the Elimination of Violence Against Women, DEVAW) (37); el nombramiento de un relator especial sobre la violencia contra las mujeres, la creacion de tribunales criminales especiales para la Antigua Yugoslavia (ICTY) y Ruanda (ICTR), respectivamente. Ademas, diversas investigaciones y estudios comenzaron a solicitar un derecho de peticion al Comite del CEDAW a traves de un borrador de un Protocolo Opcional a la Convencion. Por otra parte, las Naciones Unidas promocionaron una <<agenda global de desarrollo>> por medio de una serie de conferencias sobre desarrollo internacional: medioambiente y desarrollo, en Rio de Janeiro (1992); derechos humanos en Viena (1993); poblacion y desarrollo en El Cairo (1994); desarrollo social en Copenhague (1995); asentamientos humanos en Estambul (1996) y seguridad alimentaria en Roma (1996).

No obstante, a pesar de los esfuerzos de las Naciones Unidas por mejorar la situacion juridica y social de la mujer y reducir la discriminacion, la Organizacion internacional fue tomando conciencia de que, tras cincuenta anos de Conferencias internacionales, estrategias y planes de accion, unicamente habian beneficiado a una pequena minoria y no habian podido cambiar la estructura basica de desigualdad en las relaciones entre el hombre y la mujer. La comprension de este hecho obligo a adoptar un nuevo enfoque (38).

Fue precisamente en este periodo en el que el termino genero adquirio el protagonismo que, desde determinadas corrientes feministas, se venia exigiendo. De hecho, aparecia en la gran mayoria de documentos no vinculantes que procedian de las conferencias de Viena, El Cairo y Roma. Sin embargo, el termino seguia sin estar definido, y, dado que este concepto era un concepto tecnico complejo, seguia siendo entendido como sinonimo de mujer y/o sexo (39).

En terminos de apoyos organizativos, el progreso de las mujeres era la <<primera responsabilidad>> de seis de las agencias o cuerpos normativos principales de las Naciones Unidas: CSW, CEDAW, INSTRAW, la Fundacion para el desarrollo de las mujeres de las Naciones Unidas (UNIFEM), el Grupo interagencial para la igualdad de genero (IANWGE) y la Oficina del Asesor especial en cuestiones de genero (OSAGI). En esta etapa, la definicion de genero como una construccion social e independiente de la biologia se podia encontrar ya en varios de los documentos que empleaban las agencias de la ONU, si bien en los documentos negociados entre los Estados el termino aparecia sin definir, y se usaba como herramienta para realizar estadisticas sobre hombres/mujeres (40).

2.5. La IV Conferencia Internacional de la Mujer

La Declaracion y la Plataforma de Accion aprobadas en la IV Conferencia Internacional de la Mujer (Pekin, 1995) asumieron el reto de adoptar, una vez mas, un nuevo enfoque para acabar con las desigualdades entre hombres y mujeres que persistian a pesar de las acciones adoptadas a lo largo de estos anos. El documento final se centro en doce areas criticas. Las doce areas de especial preocupacion, que representan los principales obstaculos al adelanto de la mujer y que exigian la adopcion de medidas concretas por parte de los gobiernos y de la sociedad civil fueron: pobreza, educacion y capacitacion, salud, violencia, conflictos armados, economia, participacion en el poder y en la adopcion de decisiones, mecanismos institucionales para el adelanto de la mujer, derechos humanos, medio ambiente y la nina. La IV Conferencia reafirmo que los derechos humanos de las mujeres y de las ninas eran parte inalienable, integrante e indivisible de los derechos humanos universales (41) y establecio varios objetivos estrategicos para asegurar que gozasen de la totalidad de los derechos humanos (42).

Para los gobiernos, la aprobacion de esos documentos implicaba asumir el compromiso de incluir, de manera efectiva, una perspectiva de genero en todas sus instituciones, politicas, procesos de planificacion y adopcion de decisiones (43). En la practica esto se traducia en que, a partir de entonces, antes de tomar decisiones o ejecutar planes, deberian analizarse sus efectos sobre los hombres y las mujeres, y sus respectivas necesidades. Como ya se ha indicado, la incorporacion de esa nueva dimension exigia la revaluacion de toda la estructura de la sociedad y de todas las relaciones entre los hombres y las mujeres en el interior de esa estructura. Por consiguiente, el punto clave no estaba unicamente en la condicion juridica y social de la mujer, sino en la reestructuracion de las instituciones y la adopcion de decisiones politicas y economicas en el conjunto de la sociedad. Desde entonces, la integracion de esta perspectiva de genero se ha convertido en una pauta generalizada en todas las Conferencias mundiales celebradas con posterioridad (44).

La Comision sobre el Estatus de la Mujer (Commission on the Status of Women, CSW), que fue la Comision encargada de Beijing 1995 y actualmente el principal organo supervisor de la Plataforma de Beijing para la Accion (45), establecio un programa de actividades con el fin de revisar la Plataforma para la Accion (46). En 1997, el ECOSOC, a traves de las conclusiones adoptadas, que no son vinculantes, afirmo que tomaba nota y agradecia el informe de la Secretaria General de coordinacion de actividades de las Naciones Unidas por la transversalidad de la perspectiva de genero en las politicas y programas de las Naciones Unidas (47). En 2000, entre los ocho grandes objetivos del Milenio para el Desarrollo de las Naciones Unidas figuraba el concepto <<igualdad de genero>>, asi como la idea de que, cuando se lograse, se podria acabar con la pobreza mundial en 2015 (48). En 2005, la CSW organizo la sesion de revision de los 10 anos, Beijing +10, desde su propia infraestructura durante su 49 sesion (49). Por otra parte, por esas fechas se elaboro el borrador del Protocolo Opcional del CEDAW que establecia que el Comite del CEDAW era el organo competente para recibir las solicitudes de las victimas de discriminacion. Este protocolo entro en vigor en el ano 2000 (50).

En 1996 se creo el Tratado de Roma para la Corte Penal Internacional, entrando en vigor en 2002, siendo este documento el unico texto legal vinculante hasta la fecha que recoge una definicion del termino <<genero>>:

Articulo 7.3. <<A los efectos del presente Estatuto se entendera que el termino <<genero>> se refiere a los dos sexos, masculino y femenino, en el contexto de la sociedad. El termino <<genero>> no tendra mas acepcion que la que antecede>> (51).

Por primera vez en la historia, un tribunal con jurisdiccion penal internacional, complementaria a las nacionales, incorporaba las cuestiones de genero al definir los crimenes sometidos a su competencia. Esto se tradujo en que, por un lado, las medidas destinadas a impedir nacimientos en el seno de un grupo nacional, etnico, racial o religioso quedaron comprendidas dentro del delito de genocidio (52). Por otro lado, la violacion, la esclavitud sexual, la prostitucion forzada, el embarazo forzado, la esterilizacion forzada u otros abusos de gravedad comparable asi como la persecucion de un grupo o colectividad con identidad propia fundada en motivos de genero (53) eran calificados de crimenes de lesa humanidad. Ademas, la violacion, la esclavitud sexual, la prostitucion forzada, el embarazo forzado, la esterilizacion forzada se calificaban

tambien de crimenes de guerra (54).

2.6. Beijing +15

Despues de Pekin no se han celebrado mas conferencias sobre las mujeres. La aprobacion de los Objetivos del Milenio en septiembre de 2000 junto con la necesidad de cumplir la mayor parte de los compromisos asumidos en Pekin motivaron que la mayor parte de los Estados defendiesen la politica de evitar la V Conferencia de las Naciones Unidas y optasen por reforzar los compromisos asumidos, pidiendo el establecimiento de mecanismos de seguimiento que garantizasen el cuidado y control de la puesta en practica de las medidas aprobadas.

Asi, en 2005 se celebro en Nueva York la 49a sesion del CSW en la que se aprobo una Declaracion generica subrayando los compromisos aprobados en la Plataforma de Accion de Pekin (55). En 2006, la Asamblea General sustituyo a la Comision de Derechos Humanos por el Consejo de Derechos Humanos, con el proposito de dirigir las violaciones de derechos humanos a traves de recomendaciones para la accion (56). Esto implicaba la realizacion de revisiones universales periodicas, las cuales deben <<integrar absolutamente la perspectiva de genero>> (57). Ademas, anadia que la eleccion y el nombramiento de representantes debian tener presente el <<equilibrio de genero>> (gender balance) (58). El termino <<mujer>> paso a usarse con relacion a informes especiales (Special Rapporteurs, SR) que ya tenian una entidad antes del nuevo termino (por ejemplo, SR. <<trafico de personas, especialmente mujeres y ninos; SR cuestiones sobre derechos humanos de las victimas del trafico de personas, especialmente mujeres y ninos) (59). En 2010, el CSW organizo Beijing +15, corroborando los informes anteriores mediante la aprobacion de un documento no vinculante. Ese mismo ano, la Asamblea General de las Naciones Unidas fundo una agencia llamada la Entidad de la ONU para la Igualdad de Genero y el Empoderamiento de la Mujer, tambien conocida como ONU Mujeres (60). Esta agencia aporta recursos comunes, uniendo DAW, INSTRAW, OSAGI y UNIFEM y sus documentos guias son: el CEDAW, la plataforma de Beijing para la Accion (con sus correspondientes documentos fruto de las revisiones), la Resolucion 1325 del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (y sus subsiguientes resoluciones) (61) y el MDGs (62).

3. LA PERSPECTIVA DE GENERO: UN CONCEPTO CONTROVERTIDO

Como se indico al inicio de este trabajo, mi objetivo era aborda los paulatinos avances que, sin duda, se han dado para promover la participacion equitativa de la mujer y la igualdad en su integridad en el ambito de las Naciones Unidas. Por otro lado, tras comprobar la apuesta de la ONU por la incorporacion de la perspectiva de genero tambien se ha visto que esta tarea no esta resultando sencilla. Por eso a continuacion pretendo reflexionar sobre algunas de las posibles razones de esta dificil implantacion.

3.1. Distintas perspectivas

En mi opinion, junto con las dificultades que implica todo cambio, en el caso de la perspectiva de genero hay que anadir, ademas, otras de caracter ideologico. La primera de ellas, anunciada al principio y esbozada ya en las paginas anteriores, es la propia definicion y alcance del concepto <<genero>>.

Como ya se ha senalado, a partir de los anos cincuenta, empezo a considerarse, cada vez con mayor fuerza, que los rasgos propios de la feminidad y la masculinidad obedecian a la asignacion de roles o funciones a cada uno de los sexos por parte de la sociedad. De este modo, al margen de la perspectiva linguistica (63), el termino <<genero>> (64) surgio en el ambito de la sociologia y la antropologia cultural, para referirse a los roles y responsabilidades que han desempenado la mujer y el hombre a lo largo de la historia (65). Con otras palabras, paso a convertirse en una categoria usada por las ciencias sociales para el estudio de las diferencias entre hombre y mujer (66).

Muchas de las corrientes feministas que surgieron a mitad del siglo pasado contribuyeron de forma decisiva a la consolidacion del termino de <<genero>>. Y lo hicieron desde una posicion critica, evidenciando las diferencias existentes entre sexo y genero (67). Su motivacion era, en la mayoria de los casos, la lucha por una mayor igualdad entre mujeres y hombres. Por ello, como muchos autores han puesto de relieve, su gran aportacion radica en la valiente defensa de la igualdad de derechos que llevaron a cabo (68).

No obstante, en su lucha por la igualdad, algunas de estas corrientes reivindicaron la emancipacion de la mujer, entendiendola como su absoluta liberacion e independencia con respecto al hombre. Siguiendo a Elosegui, eran teorias que, para criticar la desigualdad presente en etapas anteriores entre hombres y mujeres, se apoyaron en la negacion de cualquier diferencia entre ellos. Y asi, frente a las corrientes que identificaban el sexo con <<lo biologico>> de una persona en cuanto hombre o mujer (69), y el genero con <<los roles sociales>>--o estereotipos--asignados a cada uno de los sexos en cada sociedad, estos movimientos intentaron desvincular totalmente el termino genero (el rol social) del concepto sexo (la biologia), de manera que acabaron afirmando que la masculinidad y la feminidad constituian dos conceptos independientes que apenas correlacionaban con el sexo biologico (70).

Precisamente aqui radica el quid de la cuestion del debate suscitado por la incorporacion de la perspectiva de genero en el contexto internacional. Porque, para los primeros, la finalidad subyacente del principio de la igualdad de genero debia basarse en acciones enfocada en acabar no solo con la discriminacion fundada en la capacidad reproductiva o en los rasgos biologicos de las mujeres sino tambien terminar con las limitaciones sociales que se les imponian (limitaciones que se basaban en aspectos culturales de su rol en la sociedad) (71). Por su parte, los segundos abogaban por instaurar, con caracter prioritario, medidas enfocadas a la emancipacion de la propia sexualidad como requisito indispensable para que las mujeres se situasen en identica posicion que los hombres (72).

La escenificacion de los diversos puntos de vista en la escena juridico-politica internacional tuvo lugar en 1995, en la ya citada IV Conferencia Mundial de la Mujer. El termino genero se citaba en el borrador unas ciento cincuenta y cinco veces. Su traduccion al frances y al espanol suscito un vivo debate porque el lobby feminista y algunas delegaciones estatales se negaron a que fuera traducido por sexo (73). Para solucionar esta controversia se formo un grupo de contacto oficioso en el seno de la propia Conferencia para aclarar y definir su significado. Finalmente, el resultado de las discusiones, fue que <<la palabra genero tal y como se emplea en la Plataforma de Accion de la IV Conferencia Mundial sobre la Mujer debe interpretarse y comprenderse igual que en su uso ordinario y generalmente aceptado>> (74).

De este modo, el termino <<genero>>, que por primera vez aparecia en un documento internacional, quedaba sin definir. Y, aunque el texto no tenia fuerza juridica vinculante, si que era un documento importante para el diseno de las politicas de adelanto de la mujer y en contextos clave para el reconocimiento de algunos derechos humanos, como la vida, la salud o la familia, no obstante, no se logro pasar de esta solucion de compromiso. Como resultado, varios Estados interpusieron reservas y declaraciones al texto final de la Plataforma de Accion, postura que se repitio despues en otras Conferencias internacionales (75).

El debate se reabrio de nuevo con motivo de la aprobacion del ya citado Estatuto de la Corte Penal Internacional. Sin embargo en este caso, como se ha indicado en la primera parte del presente trabajo, si se alcanzo una definicion que se recogio en el articulado: hombre y mujer en el contexto social (76).

Y, aunque tampoco esta definicion se vio exenta de polemica (77), lo cierto es que, a dia de hoy, como se ha senalado anteriormente, es la unica que se recoge en un texto juridico internacional vinculante.

3.2. La transversalidad del concepto

En la primera parte de este trabajo se he puesto de manifiesto la transversalidad del termino genero en las actuaciones de la ONU, indicandose como en el ambito de las Naciones Unidas se ha empleado con significados muy distintos (el genero como un aspecto cultural de la feminidad y la masculinidad sobre la base del sexo biologico, es decir, hombre y mujer; el genero como sinonimo de mujeres y sexo o el genero como masculino y femenino, en el contexto de la sociedad) (78).

Tal y como estoy tratando de argumentar, coincido con Vega en que la diversidad de usos del termino es mas conceptual que terminologica porque, a mi juicio, en el fondo, la polemica radica en determinar que parte del estatuto de la mujer ha de ser universalmente exigible, porque corresponde a su inalienable dignidad humana, y que parte, por el contrario, es negociable e incluso tolerable, por responder a una determinada construccion cultural, aunque no sea compartida ni entendida por el resto de paises. Una delimitacion nada facil, segun se desprende de los intensos debates entre las delegaciones estatales que asistieron a la IV Conferencia Mundial de la Mujer. En aquella ocasion, al igual que ocurriria despues en las sucesivas Conferencias internacionales, se constato de nuevo la falta de consenso que, anos antes, se habia mostrado al aprobar la CEDAW (79). Un desacuerdo que todavia dura, como queda acreditado por el numero y el contenido de las reservas planteadas por los Estados (80).

3.3. Las razones economicas

Junto con las dificultades conceptuales, existe otro factor, tal vez menos tratado, que, en mi opinion, tambien incide en la dificil implantacion de la perspectiva de genero en el ambito internacional. Y es el hecho de que algunos Estados determinan las prioridades en las politicas de adelanto de la mujer basandose no ya en razones ideologicas sino economicas. Y es que ciertos Estados o bien no pueden o bien no quieren asumir la inversion que supone la aceptacion de algunos de los compromisos que exige la adhesion a la CEDAW (81); especialmente en lo que se refiere al acceso gratuito a la educacion y a la sanidad (art. 13), o al derecho al trabajo (art. 11) (82).

Este aspecto no es novedoso ya que siempre ha estado presente en las diversas negociaciones en el seno de las Conferencias Mundiales celebradas en la decada de los noventa, en especial en las de Poblacion y Desarrollo (El Cairo, 1994) (83), Desarrollo Social (Copenhague, 1995) (84) y la Mujer (Pekin, 1995) (85).

La batalla contra el analfabetismo, la pobreza y la explotacion que muchas de esas practicas discriminatorias perpetuan exige que se lleven a cabo grandes esfuerzos economicos en los paises afectados, esfuerzos que a los Estados occidentales, en ocasiones, les cuesta asumir. Como apunta Vega, llama la atencion que <<precisamente algunas de las delegaciones estatales que mas presionaron a otras para que llevaran a cabo cambios legislativos y culturales en determinados campos que consideran discriminatorios para la mujer, no estuviesen dispuestos a contribuir economicamente con ellos>> (86).

Por eso no es extrano que, desde diversas instancias (87), se tenga la impresion de que determinados feminismos del norte aglutinen gran parte de sus esfuerzos en hacer surgir conceptos novedosos y ambiguos en la esfera internacional (maternidad sin riesgo, abortos seguros, contracepcion de emergencia, etc.) para justificar e intensificar programas de control de poblacion en los paises en vias de desarrollo (88). Programas en ocasiones, de muy dudosa legitimidad, como se pudo comprobar en las campanas de esterilizaciones abusivas de Peru o Mexico (89).

4. CONCLUSIONES

A dia de hoy, existe, sin duda, una nueva concienciacion internacional y estatal sobre la desigualdad de la mujer asi como una voluntad politica mas decidida a articular soluciones eficaces para intentar eliminarla. Pero, junto con las politicas en materia de igualdad, es necesario revisar las versiones culturales vigentes y los medios para fomentar un cambio estructural en el que las responsabilidades personales y familiares puedan compartirse (90). En este marco concreto, el recurso a la categoria del genero es importante porque permite, entre otras cosas, hacer visible la situacion diferencial y discriminatoria, que, con frecuencia, han padecido las mujeres a lo largo de la historia, y aun sufren en la actualidad (91). Por ello, como recuerda Aparisi, <<se trata, en principio, de una nocion util, y legitima, en la antropologia cultural y filosofica, asi como en el lenguaje juridico. En definitiva, implica un avance cientifico, porque permite hacer visible una situacion anteriormente ocultada>> (92). En este sentido, si las politicas de genero significan la revision de los limites mencionados y, en definitiva, una integracion y corresponsabilidad de mujeres y hombres en la estructura social y familiar, no hay duda de que vale la pena.

Pero, como se ha senalado, hoy dia conviven diversas posturas sobre la perspectiva de genero. Por ello es especialmente importante que las Naciones Unidas y sus Agencias especializadas no impongan una vision de la mujer, de la sexualidad y de la sociedad, como si fuese la unica, o peor, ajena a los problemas mas acuciantes de, al menos, dos tercios de las mujeres del mundo (93). Como se ha ido mostrando, las Naciones Unidas han sido y son lideres en el proceso de fomentar y alentar la aplicacion de politicas de igualdad para hombres y mujeres. En este sentido, los derechos y las necesidades reales de las mujeres pueden ser un faro que alumbre los comportamientos y las politicas tanto de los Estados como de las instituciones internacionales.

RECIBIDO EL 26 DE MARZO DE 2015 / ACEPTADO EL 22 DE ABRIL DE 2015

DOI: 10.15581/010.31.323-347

Maricruz Diaz de Teran Velasco

Profesora Contratada-Doctor de Filosofia del Derecho

Universidad de Navarra

mdiazdet@unav.es

(1) <http://www.un.org/es/events/women/iwd/2011/history.shtml>. La primera convocatoria tuvo lugar en 1911 en Alemania, Austria, Dinamarca y Suiza. Menos de una semana despues, el 25 de marzo, tuvo lugar un tragico suceso que marco la celebracion de este dia. Un grupo de cuarenta mil costureras industriales de grandes fabricas estadounidenses se declararon en huelga, encerrandose en una fabrica textil, la Triangle Shirtwaist, de Nueva York, para reivindicar entre otros, iguales derechos laborales que los hombres, el derecho a unirse a sindicatos, mejores salarios, jornadas de trabajo menos largas y el rechazo al trabajo infantil. El 25 de marzo se produjo un incendio en la fabrica en el que estaban reunidas y cerca de ciento treinta mujeres perdieron la vida. Este dramatico acontecimiento obligo a la adopcion de cambios legislativos en el ambito laboral. Sobre esta cuestion, cfr., entre otros, Stein, K., The Triangle Fire, Cornwell University Presss, 1962, tambien: <http://www.ilo.org/global/about-the-ilo/newsroom/ features/WCMS_152727/lang--es/index.htm>.

(2) <https://www.un.org/es/events/womensday/>.

(3) Vid. Tambien los articulos 1.3, 13.1 (b), 55 (c), 76 (c).

(4) Cfr. arts. 2 y 16.1 de la Declaracion Universal de Derechos Humanos, de 10 de diciembre de 1948 (A.G Res. 217); arts. 2.2 y 3 del Pacto Internacional de Derechos Economicos, Sociales y Culturales, de 16 de diciembre de 1966; arts. 2.1, 3, 23.4, 26 del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Politicos, de 16 de diciembre de 1966; art. 14 del Convenio Europeo para la proteccion de los Derechos Humanos y Libertades fundamentales, del 4 de noviembre de 1950; art. 2 y 18.3 de la Carta africana de derechos humanos y de los pueblos, de 26 de junio de 1981; art. 1.1 y 17.4 de la Convencion americana de los derechos humanos (Pacto de San Jose), del 22 de noviembre de 1969.

(5) Cfr. Convencion para la supresion del trafico de personas y de la explotacion de la prostitucion de otros, de 21 de marzo de 1950; Convencion contra la Discriminacion en la Educacion, de 15 de diciembre de 1950; Convencion relativa a la igual remuneracion para trabajadores y trabajadoras por trabajo de igual valor, no. 100, de 29 de enero de 1951 y Recomendacion no. 90 de 1951; Convencion relativa a la proteccion de la maternidad (revisada), no. 103 de 1952 y Recomendacion no. 95 de 1952; Convencion relativa al empleo de mujeres con responsabilidades familiares, no. 123 de 1965; Declaracion sobre la eliminacion de la discriminacion contra la mujer, A.G. Res. 2263 (XXII), de 7 de noviembre de 1967; Convencion sobre el consentimiento para el matrimonio, la edad minima para contraer el matrimonio y el registro de los matrimonios, aprobada por A.G. Res. 1763 A (XVII), de 7 de noviembre de 1962 (entro en vigor el 9 de diciembre de 1964, de acuerdo con su art. 6); Convencion sobre los derechos politicos de la mujer, adoptada y abierta a la firma y ratificacion por A.G. Res. 640 (VII), de 20 de diciembre de 1952 (entro en vigor el 7 de julio de 1954, de conformidad con el art. 6); Convencion sobre la nacionalidad de las mujeres casadas, de 29 de enero de 1957 (entro en vigor el 11 de agosto de 1958); Declaracion sobre la proteccion de la mujer y el nino en estados de emergencia o de conflicto armado, A.G. Res. 3318 (XXIX), de 14 de diciembre de 1974; Declaracion sobre la eliminacion de la violencia contra la mujer, A.G. Res. 48/104 de 20 de diciembre de 1993 (U.N. Doc. A/ RES/48/104).

(6) Vega, A., <<Cuestiones de genero en la mundializacion>>, REDUR, 1, 2003, p. 86. Cfr. tambien Las cuatro conferencias mundiales sobre la mujer, 1975 a 1995: una perspectiva historica, Departamento de Informacion Publica de las Naciones Unidas, New York, 2000 (DPI/2035/M-00-39712-abril 2000-7M), p. 5.

(7) Sigo en este punto la division de etapas y el desarrollo de acontecimientos que hace Adolphe, J., en <<Gender wars al the United Nactions>>, Ave Maria Law Review, 11/1, 2013, pp. 5-15. En el mismo sentido, Duran, P., Sobre el genero y su tratamiento en las Organizaciones Internacionales, EIUNSA, Madrid, 2007; Adams-Alwine, A., Gender Mainstreaming in the United Nations: A History, Resource Guide, and Agenda for the Future, Georgetown University, 2009, disponible <http://repository.library.georgetown.edu/bitstream/handle/10822/553260/adamsallison.pdf?sequence=1>.

(8) Como A. Vega pone de relieve, la redaccion del Preambulo de la Carta fundacional de Naciones Unidas dejaba entrever un importante cambio de sensibilidad en los miembros de la comunidad internacional, si bien todavia insuficiente. Cfr. Vega, A., <<Cuestiones de genero en la mundializacion>>, cit., p. 87.

(9) Convencion sobre el consentimiento para el matrimonio, la edad minima para contraer matrimonio y el registro de los matrimonios, aprobada por A.G. Res. 1763 A (XVII), de 7 de noviembre de 1962 (entro en vigor el 9 de diciembre de 1964, de acuerdo con su art. 6); Convencion sobre los derechos politicos de la mujer, adoptada y abierta a la firma y ratificacion por A.G. Res. 640 (VII), de 20 de diciembre de 1952 (entro en vigor el 7 de julio de 1954, de conformidad con el art. 6); Convencion sobre la nacionalidad de la mujer casada, de 29 de enero de 1957, A. G. Res. 1040 (XI), U.N. Doc. A./RES/1040 (XI).

(10) Comision sobre el estatus de la mujer (CSW, por sus siglas en ingles <http://www.un.org/womenwatch/daw/csw/>). Creada en virtud de la resolucion 11 (II) del Consejo, de 21 de junio de 1946. La CSW ha es conocida en castellano con diversos nombres: Comision para la condicion juridica y social de las mujeres; Comision para el adelanto de las mujeres; Comision de Mujeres, etc.

(11) Tales como: la International Labour Organization (ILO), UNICEF, y la World Health Organization (WHO). Cfr. A. Adams-Alwine, Gender Mainstreaming ..., cit., p. 9. Adams-Alwine pone como ejemplo que, a principios de 1950, el CSW colaboraba con la ILO y otras agencias para recabar datos sobre el empleo femenino y como mejorar las oportunidades de trabajo para las mujeres. Los datos y las ideas que este trabajo generaron motivo que la ILO aprobase el Convenio para la igual remuneracion, en 1951. De este modo se comenzo a tomar conciencia de que hombres y mujeres participaban en la economia de manera muy diferente.

(12) Convencion para la supresion del trafico de personas y de la explotacion de la prostitucion de otros, de 21 de marzo de 1950, A. G. Res. 317 (IV), U.N. Doc. A/RES/317 (IV); Convencion contra la Discriminacion en la educacion, de 14 de diciembre de 1960, 429, U.N.T.S. 93 (entro en vigor el 22 de mayo de 1962); Convencion relativa a la igual remuneracion para trabajadores y trabajadoras por trabajo de igual valor, no. 100, de 29 de enero de 1951 y Recomendacion no. 90 de 1951.

(13) Adams-Alwine, A., Gender Mainstreaming ..., cit., p. 10.

(14) Ibid., de 1956 a 1963, la gran mayoria de los paises que fueron admitidos en las Naciones Unidas eran <<paises en desarrollo>>.

(15) Ibid., pp. 6-7. C. G.A. Res. 57 (I), U.N. Doc. A/RES/57(I) (Dec. 11, 1946), creandose con estos fines, entre otros, el Fondo de Naciones Unidas para la infancia (UNICEF); Adolphe, J., <<'Gender' wars ...>>, cit., p. 6.

(16) Adams-Alwine, A., Gender Mainstreaming ..., cit., p. 7.

(17) Los paises de influencia catolica y musulmana, basicamente, se oponen a muchas de estas medidas <http://www.un.org/en/development/desa/population/commission/previous-sessions/2011/index.shtml>.

(18) Cfr. Adams-Alwine, A., Gender Mainstreaming ..., cit., p. 7

(19) Ibid., p. 12; Adolphe, J., <<'Gender' wars ...>>, cit., p. 7.

(20) Ibid., p. 19. La novedad en la estrategia de la WID fue precisamente esta: elaborar proyectos centrados en la mujer frente a aquellos otros que se venian desarrollando y tenian como objetivo a la familia como un todo.

(21) Cfr. Adams-Alwine, A., Gender Mainstreaming ..., cit., p. 13. El ya clasico informe elaborado por Ester Boserup y que fue un referente para el WID indicaba, entre otras cosas, que uno de los errores de partida habia sido creer que hombres y mujeres tenia el mismo acceso a los recursos y el mismo peso en la toma de decisiones economicas que afectaban a la familia. Cfr. Boserup, E., Woman's Role in Economic Development, London, Earthscan, 1970.

(22) Conferencia mundial del ano internacional de la mujer, A.G. Res. 3520(XXX), U.N. Doc. A/ RES/3520 (XXX) (15 de diciembre de 1975).

(23) U.N. Decada de la Mujer: Igualdad, desarrollo y paz, G.A. Res. 35/136, U.N. Doc. A/ RES/35/136 (11 de diciembre de 1980)

(24) Cfr. Adolphe, J., <<The meaning of 'gender' within the United Nations system>>, en A. Aparisi, Persona y Genero, 2011, p. 131.

(25) Ibidem.

(26) <http://www.un.org/womenwatch/daw/cedaw/text/sconvention.htm>.

(27) Res. A/RES/2263 (XXII). Asi lo sostiene, Duran, P., Acciones positivas para las mujeres en las organizaciones internacionales, La Ley, Madrid, 2008, p. 66.

(28) Articulo 3.

(29) Articulos 17 y ss.

(30) Como recuerda A. Vega, la CEDAW <<fue adoptada y abierta a la firma, ratificacion y adhesion, el 18 de diciembre de 1979 por la Asamblea General de Naciones Unidas (U.N. Doc. A/ RES/34/180). Entro en vigor el 3 de septiembre de 1981, de conformidad con el art. 27.1. A fecha de 25 de julio de 2002, 170 paises de los 189 Estados miembros de Naciones Unidas la habian ratificado o se habian adherido a ella. El 6 de octubre de 1999, la Asamblea General aprobo el Protocolo Facultativo de la Convencion sobre la eliminacion de todas las formas de discriminacion contra la mujer (U.N. Doc. A/RES/54/4)>>. Vega, A., <<Cuestiones de genero en la mundializacion>>, cit., p. 88. En este Protocolo se reconoce la competencia del Comite para recibir y decidir sobre demandas individuales contra los Estados Parte por presuntas violaciones de derechos.

(31) Conferencia mundial de la decada de Naciones Unidas para la mujer, Copenhague, Dinamarca, julio 14-30, 1980, U.N. Doc. A/CONF.94/4 (14 julio, 1980)

(32) Cfr. Adams-Alwine, A., Gender Mainstreaming ..., cit., p. 16.

(33) Cfr. Oakley, A., Sex, Gender and Society, London, Temple Smith, 1972. Reimpreso con una nueva introduccion en 1985 por Gower. Ann Oakley fue una de las primeras feministas en introducir el concepto genero en las ciencias sociales.

(34) Cfr. Moser, C., <<Gender Plannig in the Third World: meeting practical and strategic gender needs>>, World Development, vol. 17/11, 1989, pp 1799-1825.

(35) A.G. Res. 37760, U.N. Doc. A/RES/37/60N (3 de diciembre de 1982). Adams-Alwine, A., Gender Mainstreaming ..., cit., p. 12.

(36) Cfr. Adams-Alwine, A., Gender Mainstreaming ..., cit., pp. 16-21.

(37) Vid. <http://www2.ohchr.org/spanish/law/mujer_violencia.htm>.

(38) Cfr. Vega, A., <<Cuestiones de genero en la mundializacion>>, cit., p. 90.

(39) Cfr. Adolphe, J., <<'Gender' wars ...>>, cit., p. 11.

(40) Vid., entre otros, Charlesworth, H., <<Not Waving but Drowning: Gender Mainstreaming and Human Rights in the United Nations>>, Harvard Human Rights Journal, 18, 2005, pp. 1-12; Krook, M.L. & True, J., Global Strategies for Gender Equality: The United Nations Before and After Beijing, Paper Presented at the Annual Convention of the International Studies Association (Mar. 26-29, 2008) (disponible en <http://krook.wustl.edu/pdf/Krook-TrueISA.2008.pdf>).

(41) Cfr. par. 9 de la Declaracion de Beijing, aprobada en la 16a sesion plenaria, celebrada el 15 de septiembre de 1995 (U.N. Doc. A/CONF.177/20/Add. 1)

(42) Cfr. Vega, A., <<Cuestiones de genero en la mundializacion>>, cit., p. 90.

(43) Ibid. En el paragrafo 38 de la Declaracion de Beijing se afirma: <<Por la presente nos comprometemos en calidad de Gobiernos a aplicar la siguiente Plataforma de Accion y a garantizar que todas nuestras politicas y programas reflejen una perspectiva de genero. Instamos al sistema de las Naciones Unidas, a las instituciones financieras regionales e internacionales y a las demas instituciones regionales e internacionales pertinentes, a todas las mujeres y todos los hombres, asi como a las organizaciones no gubernamentales, con pleno respeto de su autonomia, y a todos los sectores de la sociedad civil a que, en cooperacion con los gobiernos, se comprometan plenamente y contribuyan a la aplicacion de esta Plataforma de Accion>>.

(44) Cfr. Vega, A., <<Cuestiones de genero en la mundializacion>>, cit., p. 90. Tambien, cfr. Cumbre Mundial sobre Desarrollo social, Copenhague, 6-12 marzo 1995 (U.N. Doc.A/CONF. 166/9); Conferencia de las Naciones Unidas sobre los asentamientos humanos (Habitat II), Estambul, 3-14 junio 1996 (U.N. Doc. A/CONF. 165/14).

(45) Cfr. E.S.C. Res. 1996/6, U.N. Doc. E/RES/1996/6 (1996).

(46) No obstante, la primera de las diversas valoraciones (Beijing +5) se llevo a cabo en una sesion especial de la Asamblea General (Mujeres 2000: Igualdad de genero, desarrollo y Paz). Cfr. E.S.C. Res. 2001/4, U.N. Doc. E/RES/2001/4 (July 24, 2001).

(47) Cfr. E.S.C. Res. 2010/29, U.N. ESCOR, 65th Sess., 46th mtg., U.N. Doc. E/2010/SR.46 (July 23, 2010); E.S.C. Res. 2004/04, U.N. ESCOR, 59th Sess., 27th mtg., U.N. Doc. E/2004/4 (July 7, 2004); U.N. GAOR, 57th Sess., Supp. No. 3, U.N. Doc. A/57/3/Rev.1 (1997).

(48) United Nations General Assembly, Keeping the Promise: United to Achieve the Millennium Development Goals, U.N. Doc. A/65/L/1 (Sept. 17, 2010).

(49) United Nations Division for the Advancement of Women: Short History of the Commission on the Status of Women. Disponible en <www.un.org/womenwatch/daw/CSW60YRS/CSWbriefhistory.pdf>.

(50) U.N. Secretary-General, Review of the implementation of the Beijing Platform for Action and the outcome documents of the special session of the General Assembly entitled <<Women 2000. gender equality, development and peace for the twenty-first century>>, 24, U.N. Doc. E/CN.6/2005/2 (6 Dec. 6, 2004).

(51) Cfr. Estatuto de Roma para la Corte Penal Internacional, U.N. Conferencia diplomatica de plenipotenciarios para el establecimiento de la Corte Penal Internacional, 17 de julio de 1998, U.N. Doc. A/CONF.183/9 (1998) (entro en vigor el 1 de julio de 2002).

(52) Art. 6. d).

(53) Art. 7.1. h) y g).

(54) Art. 8.2.b) xxii.

(55) Declaracion adoptada por el Bureau de la Comision de la Condicion Juridica y Social de la Mujer en su 49a sesion.

(56) Cfr. A.G. Res. 60/251, U.N. Doc. A/RES/60/251 (3 de abril de 2006).

(57) U.N. GAOR, 62d Sess., Supp. No. 53,1 3(k), U.N. Doc. A/62/53 (18 de junio de 2007).

(58) Ibid., 40, 91.

(59) Apendice II.

(60) G.A. Res. 64/289, U.N. Doc. A/RES/64/289 (21 de julio de 2010).

(61) S.C. Res. 1820, UN.N. Doc. S/RES/18200 (2008) (19 de junio de 2008); S.C. Res. 1888, U.N. Doc. S/RES/1888 (2009) (30 de septiembre de 2009); S.C. Res. 1889, U.N. Doc. S/ RES/1889 (2009); S.C. Res. 1960, U.N. Doc. S/RES/1960 (2010) (16 de diciembre de 2010). Sobre la situacion contemporanea de la integracion de la perspectiva transversal de genero en las operaciones multidimensionales de paz tras los diez anos de aprobacion de la resolucion 1325 del Consejo de Seguridad en materia de mujeres, paz y seguridad, cfr. Vano, R., <<La Decada trece-veinticinco: un analisis de genero de las operaciones multidimensionales de paz>>, AEDI, vol. 25, 2010, pp. 333-362.

(62) Es de destacar que la pagina web de Women Watch contiene una seccion titulada <<Directorio de recursos de la ONU sobre genero y temas de mujeres>>. Algunos interpretan que este sutil cambio es un intento de inclinar la balanza hacia el <<genero>> como construccion social, separando sexo de genero o de mujeres. Asi lo piensa, por ejemplo, Adolphe, J. <<'Gender' wars ...>>, cit., p. 15. Sobre el WomenWatch, Directory of UN Resources on Gender and Women's Issues, WOMENWATCH, <http://www.un.org/womenwatch/directory/ianwgel0496.htmxEn la misma pagina web se puede encontrar un link a un informe de UNICEF estableciendo una distincion entre <<sex roles>> y <<gender roles>>.

(63) La Real Academia Espanola (RAE) elaboro, en 2004, un informe sobre el aspecto linguistico de la denominacion violencia de genero, ante el anuncio de que el Gobierno de Espana iba a presentar un Proyecto de ley integral contra la violencia de genero. En este informe, la RAE afirmo que <<[genero] en gramatica significa la propiedad de los sustantivos y de algunos pronombres por la cual se clasifican en masculinos, femeninos y, en algunas lenguas, tambien en neutros>>. Y continuo indicando que, <<para designar la condicion organica, biologica, por la cual los seres vivos son masculinos o femeninos, debe emplearse el termino sexo (...). Es decir, las palabras tienen genero (y no sexo), mientras que los seres vivos tienen sexo (y no genero). En espanol no existe tradicion de uso de la palabra genero como sinonimo de sexo>>. Si bien el propio informe admitio que, con el <<auge de los estudios feministas, en los anos sesenta del siglo XX se comenzo a utilizar en el mundo anglosajon el termino gender con el sentido de <<sexo de un ser humano>> desde el punto de vista especifico de las diferencias sociales y culturales, en oposicion a las biologicas, existentes entre hombres y mujeres (Oxford English Dictionay, acepcion 3 b)>>. Asimismo reconocio que <<tal sentido tecnico especifico ha pasado del ingles a otras lenguas, entre ellas el espanol>>. Sin embargo, el informe concluyo sin aceptar que se introdujese el termino genero en este nuevo significado de roles sociales asignados a los sexos por ser <<una opcion linguistica que no se adecua al uso del lenguaje espanol>>. RAE, <<Informe Academico sobre la expresion violencia de genero>>, Panacea, V/16, 2005, pp. 100-101.

(64) El sentido que hoy dia se otorga al concepto genero tiene su origen en el mundo anglosajon en los '50. Parece ser que la primera disciplina que recurrio al termino genero, incluso antes que la antropologia cultural, fue la psicologia. En concreto, en 1955, el sexologo John Money fue uno de los primeros en establecer la distincion semantica entre sexo (que remite a lo biologico), de genero (rol social). Cfr. Money, J. y Enhrhardt, A., Desarrollo de la sexualidad humana: diferenciacion y dimorfismo de la identidad de genero, Morata, Madrid, 1982. Tambien Cfr. Peeters, M., <<The gender ideology and the global lenguaje>>, en A. Aparisi (coord.), Persona y Genero, cit., p. 112.

(65) Estos roles de genero masculino y femenino se aprenden en las familias y comunidades, y pueden variar de una cultura a otra, y de una generacion a otra. Desde esta perspectiva, igualdad de genero significa la ausencia de discriminacion, basadas en el sexo de una persona, en las oportunidades, en la inversion de recursos o beneficios, o en el acceso a los servicios. Por su parte equidad de genero significa equidad y justicia en la distribucion de beneficios y responsabilidades entre mujeres y hombres, y con frecuencia requiere proyectos y programas especificos dirigidos a las mujeres para terminar con las desigualdades existentes. Cfr. Elosegui, M., Diez temas de genero. Hombre y mujer ante los derechos productivos y reproductivos, Ed. Internacionales Universitarias, Madrid, 2002, pp. 116 y 117. Cfr. Gender and HIV/AIDS Technical Update. UNAIDS, Geneva, September 1998. <<Gender: A Working Definition>>. Women's Health and Development Porgramme, World Health Organization (WHO), Geneva, 1998; Programa de Accion de El Cairo 4.4a. <<CIDAs Policy on Women Development and Gender Equity>>, Canadian Development, International Development Agency (CIDA), Toronto, January 1995; Women's Sexual and Reproductive Rights and Health Actions Sheets (<<Gender Equality and Equity>>, Reproductive Rights and Reproductive Health>>, <<Sexual Rights>>, HERA (Health, Empowerment, Rigths and Accountability) c/o Internacional Women's Health Coaliation, New York, 1998; <<Gender and Health: Technical Paper>>, Women's Health and Development Programme, WHO, Geneva, 1998.

(66) Tambien se ha considerado que dicha sustitucion se debe a la connotacion politica y social del genero, que se considera un termino <<neutro>>, mas conveniente que <<sexo>> por las connotaciones negativas que este ultimo tiene para las mujeres: subordinacion, doble jornada laboral, menor salario ... El objetivo <<era mostrar que la sociedad patriarcal--y no la biologia--es la responsable de la subordinacion de las mujeres>>. Tubert, S. (ed.), Del sexo al genero: los equivocos de un concepto, Madrid, Catedra, 2003, p. 361.

(67) Ofrecen una buena sintesis de sus premisas metodologicas, entre otros, Arranz Lozano, F., De la uniformidad a la diversidad reivindicativa: una introduccion a la teoria feminista, en Paloma Roman Y Jaime Ferri (eds.), Los movimientos sociales. Conciencia y accion de una sociedad politizada, Madrid, 2001, pp. 145-150 y Sole, G., Historia del feminismo (siglos XIX y XX), Pamplona 1995, pp. 50 ss. Sus maximas exponentes fueron De Beauvoir, S., Le Dexieme sexe, Paris, 1949 y Friedan, B., The Feminine Mystique, New York, 1963. La primera, desde la dialectica hegeliana de la autoconciencia y el existencialismo, se cuestiona los elementos que han configurado la feminidad y concluye afirmando que el sexo es una construccion cultural, mas que un don de la naturaleza. Sostiene que la autentica libertad de las mujeres pasa por una revision sobre su especifica biologia. Esa la clave para entrar en el ambito de la razon y de la cultura. La maternidad, desde su punto de vista, al quedar envuelta dentro del matrimonio y de la familia, es una desventaja y una trampa porque las afianza a los dictados de una sociedad patriarcal. La segunda critica a las mujeres el haber obedecido a los mandatos sociales que las exigian ser buenas madres y esposas, confinandolas al ambito privado. De ahi que reclame una mayor educacion para las mujeres y su incorporacion al mundo laboral. El cuadro se completa con las aportaciones del psicoanalisis femenino que insta a la revision de algunos principios biologicistas, como el de mantener que la anatomia es el destino y atribuyen a la biologia la causa principal de la subordinacion de la mujer. Vid., Firestone, S., The Dialectic of Sex, New York, 1972.

(68) Cfr. Ballesteros, J., Postmodernidad: decadencia o resistencia, Tecnos, Madrid, 1989, p. 129; Aparisi, A., <<Discursos de Genero y Bioetica>>, Cuadernos de Bioetica, XXV/2, 2014, pp. 259-271.

(69) Remitiendo, por tanto, a las categorias biologicas designadas sobre la base de las caracteristicas anatomicas y geneticas.

(70) Cfr. Elosegui, M., <<Tres diversos modelos filosoficos sobre la relacion entre sexo y genero>>, en A. Aparisi (coord.), Persona y Genero, cit., p. 58. Algunos autores intentan establecer un nuevo paradigma, en el que se afirma que lo cultural no tiene absolutamente ninguna base biologica. Sobre la defensa de este planteamiento cfr. Butler, J., Deshacer el genero, Paidos, Barcelona, 2006.

(71) Sobre el alcance de esta distincion, vid. Sullivan, D.J., <<Gender equality and religious freedom: toward a framework for conflic resolution>>, Journal of International Law and Politics, 24, 1992, pp. 797-805.

(72) Cfr. Vega, A., <<Cuestiones de genero en la mundializacion>>, cit., p. 93. Desde este particular punto de vista de la identidad femenina, se reivindicaron como derechos reproductivos, entre otros, el derecho al aborto libre y gratuito, el derecho a un hijo mediante el libre recurso de las tecnicas de reproduccion asistida sin cortapisa legal alguna, el derecho a la esterilizacion y el derecho a los anticonceptivos.

(73) Resulta ejemplificador al respecto las palabras que Vega recoge de Bella Abzug, en su discurso a los delegados estatales en Nueva York, el 3 de abril: <<No se nos forzara a volver al concepto 'biologia=destino' que busca definir, confinar y reducir a las mujeres a sus caracteristicas sexuales fisicas. El sentido de la palabras genero ha evolucionado y se distingue del termino sexo para expresar los roles y las posiciones sociales de los hombres y de las mujeres estan definidos por la sociedad y, en consecuencia, estan sometidos a cambio (...). Varios Estados-miembros tratan desde hace algun tiempo de eliminar la palabra genero de nuestro Plan de Accion: sustituirla por la palabra sexo es un insulto y una tentativa execrable de derribar las conquistas de las mujeres, de intimidar y bloquear todo progreso de futuro>>. Palabras tomadas de O'Leary, D., Gender. La deconstruction de la femme. Documento entregado durante la IV Conferencia Mundial de la Mujer, Beijing, 1995, p. 7. Cit. por Vega, A., <<Los 'derechos reproductivos' en la sociedad postmoderna: ?una defensa o una amenaza contra el derecho a la vida?>>, en J. Vidal (coord.), Derechos reproductivos y tecnicas de reproduccion asistida, Comares, Granada, 1998, pp. 13-14. En el documento final el termino genero aparecio mencionado 233 veces (vid. Platform for Action U.N. Doc. A/CONF.177/20/Rev.1 (1996).

(74) U.N. Doc. A/CONF.177/20/Add.1, n. 3. Cfr. Vega, A., <<Cuestiones de genero en la mundializacion>>, cit., p. 95.

(75) A. Vega relata que como <<plantearon reservas al termino genero en la Plataforma de Accion de la IV Conferencia Mundial sobre la Mujer: Paraguay (U.N. Doc. A/CONF.177/20, Cap. V n. 25), Guatemala y la Santa Sede. El argumento esgrimido por Guatemala fue el siguiente: <<En apego a los criterios eticos, morales, legales, culturales y naturales de la poblacion guatemalteca, interpreta el concepto genero unicamente como genero femenino y genero masculino para referirse a mujeres y hombres y se reserva la interpretacion de la expresion <<estilo de vida>>, por no estar claro su significado en estos documentos>> (ibid., n. 10). La Santa Sede incluyo una declaracion en virtud de la cual <<entiende la palabra <<genero>> sobre la base de la identidad sexual biologica, masculina o femenina (...). La Santa Sede excluye asi las interpretaciones dudosas basadas en puntos de vista dudosos por los que se afirma que la identidad sexual puede adaptarse indefinidamente con fines nuevos y diferentes. Tambien se disocia de la nocion biologica determinista de que las funciones y las relaciones de ambos sexos estan determinadas de manera unica y estatica. El Papa Juan Pablo insiste en el caracter distintivo y complementario del hombre y la mujer. Al mismo tiempo, ha aplaudido la asuncion de nuevas funciones por la mujer, ha subrayado el grado en que el condicionamiento cultural ha sido un obstaculo para su progreso y ha exhortado a los hombres a contribuir al <<gran proceso de liberacion de la mujer>> (Carta a la Mujer, 6) (...)>> (ibid., n. 11). En el Informe de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre los asentamientos humanos (Habitat II), Estambul, 3-14 junio 1996 (U.N. Doc. A/CONF. 165/14, cap. VIII) interpusieron reservas e incluyeron declaraciones: la Santa Sede (ibid., n. 9) y Guatemala, que ratifico en su totalidad las reservas en las anteriores Conferencias Mundiales, <<especialmente en lo que se refiere a la interpretacion del concepto <<genero>> unicamente como genero masculino y genero femenino, es decir a lo que se refiere a hombres y mujeres>> (ibid., n. 8); y la Republica Islamica del Iran, que defendio la interpretacion <<de los conceptos y frases como <<genero>> (...) de acuerdo con la ley cheramica y los valores eticos y espirituales de la sociedad islamica, que respetara plenamente>> (ibid., n. 11). La delegacion de Zambia se reservo <<su posicion sobre toda la terminologia que este en contradiccion con los principios del cristianismo y en desacuerdo con sus valores y tradiciones culturales y espirituales>>. Y expreso sus reservas <<con respecto a la palabra <<genero>>, a menos que se entienda que se refiere a la identidad sexual biologica del hombre y la mujer>> (ibid., n. 20)>>. Vega, A., <<Cuestiones de genero en la mundializacion>>, cit., p. 95.

(76) El Estatuto recurre al genero en diversas ocasiones y en contextos diferentes. En unos casos, el termino engloba el binomio sexo/genero, como ocurre en el art. 7.1 (h), al definir una de las conductas subsumibles en el tipo penal de crimenes de lesa humanidad, en concreto, la persecucion de un grupo o colectividad con identidad propia fundad en motivos de genero; o en el art. 21.3, para asegurar su aplicacion e interpretacion sin distinciones por razon de genero. Por el contrario, en otros casos, la distincion sexo/genero queda explicitamente subrayada, como puede apreciarse en los articulos que aluden a la violencia sexual y por razones de genero (cfr. arts 42.9, 54.1(b), 68.1).

(77) Cfr. Oosterveld, V., <<The Definition of 'Gender' in the Rome Statute of the International Criminal Court: A Step Forward or Back for International Criminal Justice?>>, Harvard Human Rights Journal, 18, 2005, pp. 55-83.

(78) Cfr. Adolphe, J., <<The meaning of 'gender'...>>, cit., p. 127.

(79) Acerca del diverso fundamento ideologico de dichas reservas y de las correspondientes estrategias politicas subyacentes, vid. cook, R. J., <<Reservations to the Convention on the Elimination of All Forms of Discrimination Against Women>>, Virginia Journal of International Law, 30/3, 1990, pp. 643-716; Elosegui, M., Diez temas de genero ..., cit., pp. 92-113.

(80) <http://www.un.org/womenwatch/daw/cedaw/reservations-country.htm>.

(81) Elosegui, M., Diez temas de genero ..., cit., p. 103.

(82) Sobre estos argumentos cfr. Elosegui, M., Diez temas de genero ..., cit., pp. 107-113. Tambien Vega, A., <<Cuestiones de genero en la mundializacion>>, cit., pp. 97-99.

(83) Cfr. U.N. Doc. A/CONF.171/13.

(84) Cfr. U.N. Doc. A/CONF. 166/9.

(85) Cfr. U.N. Doc. A/CONF.177/20.

(86) <<Para ilustrar cuanto venimos diciendo--afirma Vega--basta examinar el caso de Estados Unidos. Su tenaz intervencion a favor de la aprobacion de los derechos reproductivos y de la intensificacion de programas de control de poblacion en los paises en vias de desarrollo durante las Conferencias internacionales de Poblacion y Desarrollo y de la Mujer, contrastan con sus reticencias economicas para apoyar su desarrollo social. El contenido de su reserva al texto final del Programa de Accion de la Cumbre Mundial sobre el Desarrollo Social (Copenhague, 1995) fue el siguiente: <<Como declararon los Estados Unidos varias veces durante la Cumbre Mundial sobre el Desarrollo Social y en el curso de los preparativos de la Cumbre, debido a limitaciones financieras internas no puede convenir en aumentar la asistencia oficial para el desarrollo, como se pide en el parrafo e) del septimo compromiso y como se recomienda en el parrafo 11 h) del Programa de Accion. En consecuencia, los Estados Unidos desean expresar reservas acerca del parrafo e) del septimo compromiso y del parrafo 11 h) del Programa de Accion. Ello no obstante, los Estados Unidos siguen empenados en la labor de aceleracion del desarrollo de Africa y de los paises menos adelantados>> (U.N. Doc. A/CONF. 166/9, cap. V n. 17). Vega, A., <<Cuestiones de genero en la mundializacion>>, cit., p. 97.

(87) Elosegui, M., Diez temas de genero ..., cit., pp. 143-145. Vid. tambien Obiora, L. A., <<Feminism, Globalization, and Culture: After Beijing>>, Indiana Journal of Global Legal Studies, 355, 1997, pp. 388-393.

(88) Una exhaustiva exposicion de tales reivindicaciones puede verse en Eriksson, M. K., Reproductive Freedom. In the Context of International Human Rights and Humanitarian Law, The Hague, 2000.

(89) Vega relata como el gobierno peruano puso en marcha el Programa AQV (Anticoncepciones quirurgicas voluntarias) para esterilizar entre los anos 1996-1998 a un total de 400.000 personas, con cuotas explicitas anuales. Terminado el periodo previsto, el Comite de America Latina y el Caribe para la Defensa de los Derechos de la Mujer (CLADEM) ha publicado un informe sobre los resultados conseguidos en esos tres anos bajo el titulo Nada personal. En contra de lo previsto en la Ley n. 26530 se ejercieron promesas y estimulos proporcionando a las mujeres alimentos, dinero y otros bienes; o ejerciendo amenazas cuando no se conseguia el objetivo; tambien existieron esterilizaciones contra la voluntad expresa de la mujer, o sin previa informacion. Paralelamente se elimino la objecion de conciencia de los medicos en la Ley General de Salud. Vega, A., <<Cuestiones de genero en la mundializacion>>, cit., p.98.

(90) Cfr. Duran, P., Sobre el genero ..., cit., p. 92.

(91) En Espana, una mujer debe trabajar 84 dias mas al ano para ganar lo mismo que un hombre, lo que situa la brecha salarial entre hombre y mujeres en Espana en torno al 22% <http://www.abc.es/economia/20140217/abci- mujer-sueldos-diferencia-hombre-201402171339.html>.Asimismo, segun datos del Estudio de Percepcion social de la violencia de genero de 2013, que fue presentado el 3 de junio de 2014 en la Secretaria de Estado de Servicios Sociales e Igualdad de Espana, el 36% de los espanoles tolera actitudes como las amenazas verbales o el control de la pareja <http://www.europapress.es/sociedad/noticia-cada-tres-espanoles-tolera-algun-tipo-maltratoamenazas-desvalorizacion- control-pareja-20140603134358.html>.

(92) A. Aparisi, Conclusiones del I Congreso sobre Ideologia de Genero, celebrado en Pamplona 9-11 febrero 2011.

(93) Cfr. Vega, A., <<Cuestiones de genero en la mundializacion>>, cit., p. 99.
COPYRIGHT 2015 Servicio de Publicaciones de la Universidad de Navarra
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2015 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Diaz de Teran Velasco, Maricruz
Publication:Anuario Espanol de Derecho Internacional
Date:Jan 1, 2015
Words:12737
Previous Article:El Tribunal Europeo de Derechos Humanos y el Derecho de los Tratados: ?Fragmentacion o Unidad?
Next Article:Sobre la Convencion Interamericana sobre los derechos de las personas mayores.
Topics:

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2019 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters