Printer Friendly

La teoria del estres cronico como modelo cientifico en neurociencia cognitive.

The theory of chronic stress as a scientific model in Cognitive Neuroscience

LA TEORIA DEL ESTRES CRONICO COMO MODELO CIENTIFICO EN NEUROCIENCIA COGNITIVA

El estudio del estres en el siglo XX estuvo caracterizado por la naturaleza ambivalente y eterea del concepto de estres per se, asi como tambien por la diversidad de connotaciones que ofrece, y su limitada utilidad para lograr explicar cientificamente como el organismo se adapta a situaciones adversas de la vida diaria (Moscoso, 1995). El concepto de estres no tiene una valoracion definida y carece de especificidad debido a su naturaleza fenomenologica. Para muchas personas el estres representa un reto que estimula y motiva la obtencion de logros y metas, mientras que en otros casos el estres representa un estado de preocupacion, irritabilidad, temor y frustracion (Moscoso, 2010). Al margen de estas interpretaciones, el estres es una condicion inevitable en la existencia humana y predispone al organismo para actuar de manera mas efectiva ante las exigencies del ambiente. En ese sentido, el estres es positivo por cuanto permite aprender y desarrollar un buen nivel de resiliencia en el proceso de adaptacion. Nuestra posicion cientifica, basada en evidencia empirica disponible en la actualidad, nos permite indicar que el estres no es necesariamente una experiencia nociva, siempre y cuando se entienda que la percepcion del evento estresor determina lo que es "estresante" (Moscoso, 2011).

La falta de especificidad del concepto de estres no ha permitido una adecuada medicion psicometrica, y, por el contrario, ha generado una notoria debilidad metodologica en esta linea de investigacion (Spielberger & Moscoso, 1996). Esta primera limitacion conceptual del fenomeno de estres es muy importante debido a que en investigacion cientifica es critico reconocer que la claridad conceptual es esencial para el avance de la ciencia. En este sentido, el nuevo marco conceptual basado en la nocion de estres cronico cumple un rol central dentro del modelo operacional de esta linea de investigacion. Un significativo numero de laboratorios en las areas de neurociencia cognitiva y del comportamiento en general, y en nuestro propio laboratorio en la Universidad de South Florida en particular, utiliza este nuevo modelo metodologico que incluye y considera al estres cronico como una nocion muy importante en el continuum de salud y enfermedad.

Una segunda restriccion metodologica en el estudio del estres esta relacionada con el antiguo principio de homeostasis como nocion central del proceso de adaptacion. Este concepto fue inicialmente presentado por Walter Cannon (1915) y descrito con mayor detalle por Hans Selye (1936). El principio de adaptacion homeostatica fue el tema central en el modelo de estres descrito por Cannon (1932), en el cual se refiere a la estabilidad de los sistemas fisiologicos que mantienen la vida en estado de homeostasis. Dicho sentido de estabilidad que Cannon le dio al concepto de homeostasis demostro ser un error metodologico en el estudio del fenomeno de estres y el proceso de adaptacion. Contrario a esta antigua nocion de "estabilidad fisiologica", los estudios actuales acerca del estres en las ciencias biomedicas han demostrado que la fisiologia de los organismos se caracterizan por su dinamismo y cambio permanente dentro de un continuum de parametros especificos (McEwen & Wingfield, 2003).

Este esfuerzo hacia un nuevo modelo conceptual de investigacion cientifica en las areas de ciencias biomedicas y comportamentales ha permitido la incorporacion de conceptos y variables mediadoras de los aspectos neurobiologicos y cognitivos, los cuales presentan objeciones importantes a la nocion tradicional de homeostasis, planteando su reconsideracion desde el punto de vista cientifico (Schulkin, 2003). En este sentido, las observaciones de las interacciones bioquimicas del cerebro, el sistema nervioso central y el sistema inmune, asi como tambien las influencias de los principios cognitivos de appraisal y reacciones emocionales como elementos basicos en el proceso de estres, han permitido dejar de lado el concepto "estatico" de homeostasis; estimulando el desarrollo de un nuevo marco conceptual conocido como alostasis y carga alostatica (McEwen & Stellar, 1993; Sterling & Eyer, 1988).

El proposito del presente trabajo es describir el marco conceptual del estres cronico como fundamento cientifico de un nuevo modelo metodologico y multidisciplinario para el estudio de la salud y enfermedad en el area de neurociencias. Asimismo, nuestra segunda intencion es presentar observaciones empiricas de naturaleza cognitiva, somatica y neurobiologica en relacion con el proceso de adaptacion de pacientes oncologicos en nuestros estudios de reduccion de estres basado en mindfulness (MBSR) en la Universidad de South Florida.

El estres cronico: "el villano de la pelicula"

El nuevo modelo metodologico del estres presenta distinciones importantes entre el estres agudo y el estres cronico. El estres cronico tiene especial relevancia en el proceso de adaptacion del individuo, rasgos de resiliencia y los mecanismos neurocognitivos relacionados con los conceptos de salud y enfermedad. Esta nueva vision de cronicidad del estres ha recibido enorme atencion en la ultimas dos decadas debido a su significativa asociacion con enfermedades de los sistemas nervioso, inmune y endocrino (Dallman, 2003). En nuestra labor cientifica definimos el estres cronico como el resultado de demandas y presiones durante periodos de tiempo prolongados "percibidos" como eternos o interminables. La prevalencia de este estado emocional es observada en pacientes con cancer, personas expuestas a situaciones de pobreza, en individuos responsables del cuidado prolongado de personas con discapacidad fisica y pacientes que sufren de enfermedades cronicas (Moscoso, 2014).

Estudios empiricos en neurociencia cognitiva reportan niveles elevados de estres cronico y alteraciones neurobiologicas en jovenes y adultos con experiencias traumaticas en la etapa prenatal y desarrollo temprano (Lupien, McEwen, Gunnar & Heim, 2009). Dichos estudios indican que el estres cronico se inicia mayormente en la etapa de gestacion. Estas experiencias adversas en una edad temprana tienden a generar una vision hostil y amenazante del mundo, permitiendo el desarrollo de un conjunto de actitudes negativas precursoras de estados depresivos y de ansiedad en la vida adulta (McEwen, 2007). La percepcion individual o interpretacion del estresor es de naturaleza cognitiva, existiendo una base empirica de correlatos neurobiologicos en el lobulo prefrontal del cerebro. La experiencia de distres emocional causada por el estres cronico es un proceso cognitivo que genera un desbalance en la formacion de emociones negativas y positivas, inclinando la balanza hacia un incremento de emociones negativas y el consecuente desencadenamiento de cuadros de depresion clinica. Esta desregulacion emocional-cognitiva del individuo cumple un rol desencadenante en una serie de mecanismos de activacion neurobiologica del sistema limbico y de manera particular en el lobulo prefrontal, amigdala e hipocampo (McEwen, 2007).

El modelo cognitivo del estres cronico presenta una significativa asociacion empirica con los procesos bioquimicos en el lobulo prefrontal del cerebro, por lo cual es importante observar que la experiencia del estres cronico se inicia en el cerebro, afecta al cerebro, y, a su vez, a los sistemas inmune y endocrino (McEwen, 1998; Sapolsky, 1996). El cerebro es el organo central de la respuesta neurobiologica del estres y sus efectos sobre el proceso de salud y enfermedad del individuo. Los estudios publicados en la disciplina de la neurociencia cognitiva demuestran que la respuesta del estres cronico facilita el inicio de un estado de distres emocional, en el que se observa una excesiva utilizacion o manejo ineficiente de hormonas, corticoesteroides y catecolaminas en los ejes neuroendocrinos (McEwen, 2007). Este proceso neurobiologico causado por el estres cronico produce un impacto negativo en el sistema nervioso, activando cambios bioquimicos y un desbalance hormonal que repercuten en los sistemas inmune y neuroendocrino (Dhabhar & McEwen, 1997).

El avance en la literatura cientifica del estres cronico ha facilitado una comprension mas amplia de la importancia del ambiente social y estilos de vida como factores mediadores del impacto negativo en la salud fisica y mental del individuo. El impacto negativo propicia el desarrollo de enfermedades metabolicas como la inflamacion cronica, la artritis reumatoide, fibromialgia, enfermedades cardiovasculares, hipertension arterial, diabetes tipo 2, obesidad, cancer, depresion y enfermedades inmunosupresoras. Este deterioro de la salud se presenta como consecuencia de niveles elevados de distres emocional y la interaccion multidireccional a traves de ciertas estructuras cerebrales como, por ejemplo, el lobulo prefrontal, la corteza cingulada anterior, la amigdala, el hipocampo y los sistemas nervioso, simpatico y parasimpatico (Taub, 2008). A pesar de que ambos sistemas estan organizados para proteger el organismo y lograr un equilibrio alostatico ante una situacion aguda de estres, ironicamente el cerebro y los sistemas nervioso central y autonomo contribuyen a crear un desbalance bioquimico durante la experiencia del estres cronico.

Efectos del estres cronico sobre el cerebro y sistema inmune

Los efectos del estres cronico en la salud del individuo han sido ampliamente descritos en la literatura medica y psicologica en el ultimo cuarto de siglo (Moscoso, 2010; Moscoso, 2014). Existe suficiente evidencia cientifica que demuestra la elevada asociacion de este fenomeno con un significativo numero de enfermedades (MacPherson, Dinkel & Sapolski, 2005). A pesar de este progreso, aun existe confusion en relacion con los mecanismos neurobiologicos que cumplen un rol central y originan un desbalance neurobiologico que causa la perdida de la salud. En este sentido, consideramos importante plantear dos interrogantes que nos permitan examinar estas dudas de manera empirica: (1) ?En que momento y circunstancias la reaccion neurobiologica generada por el estres deja de ser protectora del proceso alostatico y adaptativo, para convertirse en un proceso nocivo para la salud y el bienestar general? (2) ?Como es posible que el mismo mecanismo supuesto a proteger y mantener el principio de alostasis inicie un proceso opuesto dirigido a deteriorar la salud del individuo?

Las respuestas a estas dos interrogantes requieren primeramente un claro entendimiento del fenomeno denominado la respuesta neurobiologica del estres, tambien conocida como "fight-or-flight response", la cual describiremos brevemente a continuacion. La respuesta neurobiologica del estres, descrita por Selye (1936), permite al organismo reaccionar con todo su potencial fisico ante una situacion de emergencia, superar el peligro y lograr un estado de adaptacion ante las circunstancias que lo rodean. Esta situacion de emergencia o amenaza, conocida como estresor, activa una respuesta neurobiologica de naturaleza protectora, la cual se inicia en el hipotalamo con la liberacion de la hormona de corticotropina (CRH) dirigida al sistema circulatorio de la glandula pituitaria, la cual segrega la hormona adenocorticotropa (ACTH) a traves del eje hipotalamo-pituitaria-suprarrenal (HPA), produciendo hormonas glucocorticoides, especialmente cortisol, ademas de catecolaminas como la adrenalina y noradrenalina a traves del eje simpatico-suprarrenal-medular (SAM) (McEwen, 2007).

Dichas sustancias bioquimicas producen un aumento en la concentracion de glucosa en la sangre generando un mayor nivel de energia, oxigeno, alerta, poder muscular y resistencia al dolor en cuestion de minutos (Sapolsky, Romero & Munck, 2000). La liberacion de estas hormonas permite una comunicacion inmediata con el sistema nervioso autonomo a traves de los sistemas simpatico y parasimpatico, permitiendo la comunicacion del fenomeno de estres con los aspectos neurobiologicos de la emocion y poner al organismo en estado de alerta, preparandolo para "luchar o huir". Al mismo tiempo, la liberacion del cortisol facilita la preparacion del sistema inmune para manejar las defensas contra bacterias, virus, heridas e inflamaciones que pudieran ocurrir como resultado del evento estresante. Los mecanismos neurobiologicos de la respuesta del estres juegan un rol primordial en el proceso de adaptacion y supervivencia. El incremento de CRH, ACTH, cortisol, adrenalina, noradrenalina, vasopresina y otras hormonas producidas por la glandula pituitaria durante una situacion de estres es de naturaleza protectora y adaptativa con el proposito de mantener el equilibrio alostatico (McEwen, 1998).

Esta breve explicacion de la respuesta neurobiologica del estres nos ilustra acerca de la naturaleza benevola y adaptativa de dicho proceso. Cuando la situacion de estres agudo se transforma en crisis repetitivas de distres emocional generado por el fenomeno de estres cronico, el cerebro a traves del eje hipotalamo-pituitaria-suprarrenal produce un giro de 180 grados en estas mismas funciones neurobiologicas y causa una alteracion bioquimica caracterizada por una excesiva utilizacion, o por el contrario, de un manejo ineficiente de las hormonas indicadas anteriormente y propiciando de esta manera la expresion de un cuadro clinico conceptualizado como distres emocional percibido (Moscoso, McCreary, Goldenfarb, Knapp, & Reheiser, 2000; Moscoso, Lengacher & Reheiser, 2012). La respuesta a esta primera interrogante es el punto de quiebre del desbalance generado por este exceso permanente de demandas ambientales, las que producen un significativo desgaste en las funciones neurobiologicas de los sistemas nerviosos e inmune y ocasionan el inicio del proceso denominado carga alostatica (McEwen, 2006). Este giro de 180 grados en las funciones neurobiologicas del organismo, causado por la experiencia de estres cronico y la expresion del distres emocional percibido, explica la naturaleza emocional de la primera interrogante planteada en nuestro articulo (Moscoso, 2009).

La segunda cuestion requiere una explicacion de naturaleza neurobiologica, en la medida que concierne las funciones de los glucocorticoides y en particular del cortisol en el cerebro y sistema nervioso, y sus efectos negativos sobre el organismo. Los efectos acumulativos del estres cronico resultan en la alteracion de las funciones del cortisol como mediador central de la respuesta neurobiologica del estres, reflejando un aumento en la produccion o una insuficiencia en la liberacion de esta hormona (Koob,1999). Este desbalance o resistencia glucocorticoide, originado en las glandulas suprarrenales, produce un significativo desgaste en las funciones del cerebro y sistema inmune, causando serias alteraciones fisicas y mentales. El principio central en este desbalance esta basado empiricamente en que el estres cronico mantiene niveles elevados de corticoesteroides en ciertas estructuras cerebrales, como la amigdala y el hipocampo, asi como tambien en las celulas del sistema inmune (Sapolsky, 1986). Estas elevadas concentraciones de cortisol generan una respuesta de inhibicion de los receptores de esta hormona en dichas estructuras cerebrales y celulas blancas del sistema inmune y producen una estimulacion en la liberacion de las citoquinas proinflamatorias (Sapolsky, 1996).

En la actualidad existe una solida base empirica que indica que el cortisol tiene un rol central en la regulacion de las respuestas pro y antiinflamatorias, siendo este el mecanismo neurobiologico causante de una serie de disfunciones autoinmunes y metabolicas. Las elevadas concentraciones de cortisol producen una crisis energetica en las neuronas del cerebro por exceso de glucosa en las celulas de grasa. Esta acumulacion de glucosa en las celulas de grasa inhibe el 75 % de absorcion de glucosa en ciertas estructuras cerebrales y con ello causa una crisis energetica en el individuo. Este ejemplo nos ilustra la interaccion del estres cronico y las concentraciones elevadas de cortisol en la fatiga cronica y otras enfermedades metabolicas. Asimismo, la experiencia de distres emocional presenta un correlato bioquimico en el lobulo prefrontal del cerebro, lo que indica que la experiencia de estres cronico se inicia y afecta al cerebro de manera directa, produciendo alteraciones en neuronas de la amigdala y del hipocampo, que resultan en disfunciones de la memoria y aprendizaje (McEwen, 1998; McEwen, 2001, Sapolsky, 1996).

Efectos del estres cronico sobre las emociones: distres emocional percibido

El estres cronico tiene un impacto negativo muy significativo en las emociones y el comportamiento del individuo. Con el proposito de tener un entendimiento claro sobre las consecuencias emocionales que un individuo experimenta de estresores de la vida diaria, es necesario distinguir operacionalmente el concepto de estres cronico y las caracteristicas emocionales relacionadas con este constructo, es decir, los sintomas de distres emocional que forman parte del concepto erroneamente denominado "estresado" (Moscoso, Lengacher & Reheiser, 2012). En primer lugar, es importante reconocer que la experiencia de distres emocional, como consecuencia afectiva y comportamental del estres cronico, se inicia en el cerebro debido a su rol mediador de la respuesta neurobiologica del estres.

En segundo lugar, la experiencia de distres emocional causada por el estres cronico es un proceso fundamentalmente cognitivo que genera una alteracion en la formacion de emociones caracterizadas como negativas y/o positivas, con una tendencia al incremento de las emociones negativas y el consecuente desencadenamiento de cuadros de ansiedad, ira y depresion clinica (Spielberger & Moscoso, 1996; Moscoso, 2011). Este desbalance cognitivo-emocional del individuo cumple un rol desencadenante en una serie de mecanismos de activacion neurobiologica en el sistema limbico, y de manera especifica en el lobulo prefrontal, la amigdala y el hipocampo, a los cuales nos hemos referido en lineas anteriores (McEwen, 2007).

El distres emocional percibido es un cuadro clinico desencadenado por el estres cronico y su medicion representa un tema importante de investigacion en neurociencia cognitiva. Desde el punto de vista conceptual, el distres emocional se define como " un estado marcado por sentimientos que varian en intensidad, desde tristeza, inseguridad, confusion y preocupacion, hasta la experiencia de sintomas mucho mas severos como por ejemplo la ansiedad, depresion, ira, aislamiento social y perdida de esperanza" (Moscoso, 2011; Moscoso, McCreary, Goldenfarb, Knapp & Reheiser, 2000). Nuestra labor empirica en pacientes con cancer nos ha permitido corroborar que el concepto de distres emocional percibido incluye los sintomas de ansiedad, ira, perdida de esperanza y depresion, los cuales deben ser claramente distinguidos del diagnostico de una depresion mayor (Moscoso, Lengacher & Reheiser, 2012). Asimismo, estudios empiricos realizados por Cassileth, Lusk, Hutter, Strouse & Brown (1984) sugieren que los sintomas de ansiedad y depresion representan simplemente dos rotulos aparentemente diferentes, con un elevado nivel de correlacion entre ambos. Estas afirmaciones indican que la ansiedad y la depresion clinica "marchan de la mano", lo cual confirma nuestras observaciones empiricas en pacientes con cancer.

Reduccion del estres cronico: mito o realidad

En parrafos anteriores hemos descrito brevemente los efectos negativos del estres cronico sobre el cerebro y el sistema inmune, asi como sus efectos en las emociones y la expresion de distres emocional. Estas "cascadas", neurobiologica y comportamental, nos pueden dejar la impresion de que las dificultades de la vida y situaciones de adversidad nos conducen inevitablemente a un "callejon sin salida", en el cual estamos destinados a claudicar frente a la experiencia del estres y finalmente terminar en un nosocomio o en el cementerio. Si realmente hay algo de cierto en este ultimo parrafo, la acumulacion de evidencia cientifica en el campo de la psicoterapia e intervenciones relacionadas con la reduccion de estres cronico nos demuestran que "al final del tunel" existen suficientes razones para sentir esperanza y optimismo. En este sentido, es el momento de referirnos y reflexionar acerca del desarrollo de una actitud resiliente, que es inherente a la naturaleza humana. Una vez mas, es necesario plantear una tercera interrogante empirica: (3) ?Que opciones tenemos para prevenir y reducir los efectos nocivos del estres cronico sobre la salud del individuo?

La tercera cuestion empirica involucra la practica de un paradigma terapeutico cognitivo, con un significativo enfasis en prevencion y cambio de estilo de vida. Este modelo toma en cuenta un cambio actitudinal y comportamental con el proposito de incentivar conductas que expresen un mayor nivel de resiliencia (Moscoso, 2009). El avance cientifico acerca del entendimiento de los mecanismos neurobiologicos de la respuesta del estres cronico ha facilitado la implementacion de la terapia cognitiva centrada en mindfulness como uno de los modelos de tratamiento mas efectivos en neurociencia cognitiva (Segal, Williams & Teasdale, 2001). Este innovador programa de intervencion psicologica pone enfasis en la reduccion del distres emocional, tomando en consideracion factores relacionados con el ambiente social, estilos de vida e interacciones neurobiologicas. Dicho programa de entrenamiento cognitivo facilita la respuesta de relajacion y la modificacion de patrones cognitivos autodestructivos, favoreciendo el desarrollo de emociones positivas (Garland, Gaylord & Fredrickson, 2011). De igual manera, facilita el desarrollo de un estilo de vida saludable con el proposito de promover la calidad de vida del paciente.

El estres cronico en la experiencia del paciente con diagnostico de cancer

El diagnostico de cancer y sus tratamientos representan una experiencia sumamente estresante para el paciente y su familia. La expresion de distres emocional en pacientes con cancer activa un conjunto de sintomas caracterizados por estados de ansiedad, temor de recurrencia del tumor, insomnio, ira, depresion, y en muchos casos un desorden de estres postraumatico (Lengacher et al., 2009; Moscoso, Reheiser & Hann, 2004). Asimismo, pacientes con diagnostico de cancer experimentan una activacion neurobiologica de la respuesta de estres con un compromiso de los ejes HPA y SAM, los que incluyen disturbios inmunologicos tales como significativas elevaciones y/o reducciones en cortisol, reduccion de linfocitos y un aumento de citoquinas proinflamatorias (Lengacher et al., 2012).

Nuestros estudios de investigacion en la Universidad de South Florida (USF) estan disenados con el proposito de examinar la eficacia del entrenamiento en reduccion de estres basado en la practica de mindfulness, especificamente en pacientes con diagnostico de cancer. Las metas propuestas en nuestra labor empirica tienen como objetivo observar los cambios cognitivos y neurobiologicos que los pacientes con cancer presentan en el curso de sus tratamientos a base de quimioterapia, radioterapia o cirugia, como tambien despues de haber finalizado dichos tratamientos (Lengacher et al., 2007).

La metodologia empirica utilizada en nuestros protocolos clinicos responde a los criterios del modelo de estres cronico descrito en el presente estudio, lo cual permite la posibilidad de observar las diferencias clinicas en (1) variables cognitivas como la ansiedad, depresion, temor de recurrencia del tumor y distres emocional (Lengacher et al., 2009); (2) variables somaticas como la fatiga, dolor e insomnio (Lengacher et al, 2012); y (3) variables neurobiologicas en referencia con los niveles de cortisol (corticoesteroides), linfocitos, citoquinas proinflamatorias y telomerasa (Lengacher et al., 2013; Lengacher et al., 2014; Moscoso, 2014).

Con el proposito de ilustrar la metodologia empirica indicada en el parrafo anterior, es conveniente presentar una breve descripcion de un estudio piloto de nuestro laboratorio, en el que se examino los efectos de un programa de reduccion de estres basado en mindfulness (MBSR), basado en el programa original de Jon Kabat-Zinn (Kabat-Zinn, 1990), en relacion con factores psicologicos, sintomas fisicos, cortisol salivaria y la interleucina-6 (citoquina proinflamatoria) en pacientes con cancer avanzado y los responsables de sus cuidados (Lengacher et al., 2012).

El objetivo del estudio fue evaluar la viabilidad y el nivel de efectividad del programa MBSR modificado para pacientes con cancer, observando si, al final del entrenamiento MBSR, los pacientes presentan un nivel de mejoria de sus sintomas psicologicos, fisicos y de calidad de vida. Asimismo, nos propusimos examinar los niveles de reduccion de estres cronico tanto en los pacientes como en las personas encargadas del cuidado del paciente (Lengacher et al., 2012).

La investigacion fue disenada como un estudio piloto, por el hecho de ser considerado uno de los primeros trabajos empiricos de naturaleza exploratoria con este tipo de pacientes. Se utilizo el modelo cuasiexperimental de un solo grupo con la prueba de pre-post, tipificando al estudio como un ejemplo de modelo traslacional con la idea de examinar el nivel de eficacia del programa MBSR en pacientes con cancer. A base de la metodologia utilizada, los participantes fueron seleccionados utilizando criterios de inclusion de pacientes adultos en estados avanzados de cancer de mama, prostata, pulmones y colon (estadios III y IV), quienes habian completado sus tratamientos de quimioterapia, radioterapia y/o cirugia. Los pacientes fueron reclutados en el Moffitt Cancer Center de la Universidad de South Florida. Todo el grupo de pacientes del estudio (n=26) y los familiares responsables del cuidado de dichos pacientes (n=26) participaron en nuestro programa MBSR de 6 semanas de duracion (Lengacher et al., 2012).

Los resultados del estudio indican que los pacientes presentaron un mejoramiento significativo (p<.05) despues de participar en el programa MBSR de 6 semanas. Dicho mejoramiento se pudo observar en los indicadores de estres percibido, ansiedad, depresion y sintomas fisicos medidos por la Escala Memorial de Medicion de Sintomas (MSAS). En cuanto a los familiares encargados del cuidado del paciente participante del programa, se observo un mejoramiento en los aspectos psicologicos y de calidad de vida, sin embargo dicho mejoramiento no fue estadisticamente significativo. En cuanto a los niveles de cortisol, tanto los pacientes como los familiares responsables del cuidado presentaron notables reducciones despues de participar en el programa MBSR (Lengacher et al., 2012).

Al final de la sesion #6, las reducciones de Cortisol fueron casi la mitad de las medidas observadas antes del inicio del programa, lo cual es notablemente significativo. Asimismo, estas reducciones de cortisol en pacientes y familiares fueron observadas despues de la primera sesion de entrenamiento. De manera similar a las reducciones de cortisol, los pacientes y los familiares encargados del cuidado mostraron una reduccion notable de citoquinas proinflamatorias al final del programa MBSR, comparado con los niveles de IL-6 presentados antes de iniciar el programa de 6 semanas (Lengacher et al., 2012).

Las conclusiones de nuestro estudio piloto permiten indicar que el programa de reduccion de estres basado en mindfulness es un tipo de intervencion beneficiosa para pacientes con diagnostico de cancer avanzado y los familiares responsables del cuidado de dichos pacientes. Los pacientes mostraron una significativa reduccion de estres, ansiedad y depresion. La reduccion de cortisol y citoquinas proinflamatorias fue tambien notable en los pacientes y los familiares responsables del cuidado despues de recibir el programa de reduccion de estres de 6 semanas (Lengacher et al., 2012).

SUMARIO Y CONCLUSIONES

El concepto de estres ha evolucionado significativamente desde los estudios de Cannon y Selye a comienzos del siglo XX. Debido a que este concepto no tiene una valoracion definida y carece de especificidad por su naturaleza fenomenologica, el nuevo modelo conceptual de estres cronico toma en consideracion las reacciones emocionales y el estilo de vida del individuo. En investigacion cientifica, definimos al estres cronico como el "resultado de demandas y presiones durante periodos de tiempo prolongados percibidos como eternos o interminables". Este estado emocional es prevalente en pacientes con cancer, personas expuestas a situaciones de pobreza, en individuos responsables del cuidado prolongado de personas con discapacidad fisica e individuos que sufren enfermedades cronicas (Moscoso, 2014).

Esta nueva vision del concepto de estres considera al cerebro como el organo central de percepcion y respuesta a estresores, el cual determina las respuestas neurobiologica y emocional. En este sentido, es de particular importancia el concepto de distres emocional percibido que permite un mejor entendimiento del impacto de los estresores en la salud del individuo. El estres cronico ha recibido atencion en el campo de la investigacion cientifica debido a su elevada correlacion con enfermedades cronicas, como es el caso de las enfermedades autoinmunes, depresion, obesidad, enfermedades cardiovasculares y cancer, por mencionar algunas. Las alteraciones neurobiologicas causadas por el fenomeno de estres cronico en los sistemas hormonales reguladores de glucocorticoides y catecolaminas causan un desgaste en ciertas funciones cerebrales e inmunologicas y precipitan estas enfermedades.

Asimismo, el distres emocional percibido, como resultado de la experiencia de estres cronico, es tambien un factor importante en la etiologia y desarrollo de dichas enfermedades. Este innovador modelo conceptual de investigacion cientifica ignora al concepto de estres en su forma abstracta y eterea debido a su debilidad metodologica. Desde este nuevo punto de vista, las influencias del cerebro, factores cognitivos y estados emocionales en la salud del individuo toman en consideracion el marco conceptual de alostasis y carga alostatica, en lugar del inadecuado concepto "estatico" de homeostasis (McEwen & Wingfield, 2003).

El diagnostico de cancer representa una experiencia sumamente estresante para el paciente y su familia y describe de manera elocuente el impacto emocional de esta enfermedad en este grupo de personas. La agresividad de los tratamientos oncologicos afecta la calidad de vida del paciente y de los responsables de su cuidado. La expresion de distres emocional por parte de estas personas activa un conjunto de sintomas caracterizados por estados de ansiedad, temor de recurrencia del tumor, insomnio, ira, depresion, y en muchos casos un desorden de estres postraumatico (Lengacher et al., 2009; Moscoso, Reheiser & Hann, 2004). Asimismo, pacientes con diagnostico de cancer experimentan una activacion neurobiologica de la respuesta de estres con un compromiso de los ejes HPA y SAM, los cuales incluyen disturbios inmunologicos tales como significativas elevaciones y/o reducciones en cortisol, reduccion de linfocitos y un aumento de citoquinas proinflamatorias (Lengacher et al., 2012).

El conocimiento cientifico de los mecanismos neurobiologicos de la respuesta del estres cronico ha favorecido el desarrollo de la terapia basada en mindfulness como un programa de tratamiento en neurociencias. Tal como ilustramos en la seccion final del presente estudio, las aplicaciones clinicas de este nuevo modelo terapeutico han demostrado ser muy efectivas en el contexto del estres cronico, aliviando la depresion, reduciendo los niveles de distres emocional y estimulando la creacion de estilos de vida mas saludables (Lengacher et. al., 2007). Este tipo de intervencion psicologica enfatiza la prevencion y reduccion del distres emocional dentro del proceso de adaptacion al estres cronico.

(Recibido 15/04/2015, Aceptado 20/06/2015)

REFERENCIAS BIBLIOGRAFICAS

Cannon, W.B. (1915). Bodily changes in pain, hunger, fear, and rage. Boston: C.T. Branford Co., Inc.

Cannon, W.B. (1932). The wisdom of the body. New York: W.W. Norton and Co., Inc.

Cassileth, B.R., Lusk, E.J., Hutter, R., Strouse, T.B., & Brown, L.I. (1984). Concordance of depression and anxiety in patients with cancer. Psychological Reports, 54, 588-590.

Dallman, M.F. (2003). Chronic stress and obesity: A new view of 'comfort food'. Proc. Natl. Acad. Sci. USA; 100:11696-11701.

Dhabhar, F.S., McEwen, B.S. (1997). Acute stress enhances while chronic stress suppresses cell-mediated immunity in vivo: A potential role for leukocyte trafficking. Brain, Behavior, and Immunity. 11(4): 286-306.

Garland, E. L., Gaylord, S. A., & Fredrickson, B. L. (2011). Positive appraisal mediates the stress-reductive effects of mindfulness: An upward spiral process. Mindfulness, 2, 59-67.

Kabat-Zinn J (1990). Full catastophe living. New York: Delta.

Koob, G.F. (1999). Corticotropin-releasing factor, norepinephrine, and stress. Biol. Psychiat. 46:1167-1180.

Lengacher, C. A., Kip, K. E., Moscoso, M., Johnson-Mallard, V., Molinari, M., Gaurkee, D., et al. (2007). Mindfulness-Based Stress Reduction (MBSR) improves psychological status and general health among breast cancer survivors. Psycho-Oncology 16,3, S72-S73.

Lengacher, CA., Kip, K., Barta, M., Jacobsen, PB., Groer, M., Lehman, B., Moscoso MS., et al. (2012). A pilot study evaluating the effects of Mindfulness Based Stress Reduction on psychological status, physical status, salivary cortisol, Interleukin-6 among advanced-stage cancer patients and their caregivers. Journal of Holistic Nursing. 30, 170-185.

Lengacher, CA., Kip, K., Post-White, J., Fitzgerald, S., Newton, C., Barta., M., Moscoso, MS., et al. (2013). Lymphocyte Recovery after Breast Cancer Treatment and Mindfulness-Based Stress Reduction (MBSR) Therapy. Journal of Biological Research for Nursing. 15, 1, 37-47.

Lengacher, C; Johnson-Mallard, V; Post-White, J; Moscoso, M; Jacobsen, P; Klein, T, et al. (2009). Randomized controlled trial of mindfulness-based stress reduction (MBSR) for survivors of breast cancer. Psycho-Oncology. 18, 12, 1261-1272. Doi: 10.1002/pon.1529: 10.1002/pon.1529

Lengacher, CA., Reich, RR., Kip, KE., Barta, M., Ramesar, S., Paterson, CL., Moscoso, MS., et al. (2014). Influence of Mindfulness-BasedStress Reduction on Telomerase Activity in Women with Breast Cancer (BC). Biological Reseach for Nursing. Doi: 10. 1177.

Lengacher, C; Reich, R; Post-White, J; Moscoso, M; Shelton, M; Barta, M., et al. (2012). Mindfulness based stress reduction in post-treatment breast cancer patients: An examination of symptoms and symptom clusters. Journal of Behavioral Medicine. 35, 86-94. Doi: 2011.10.1007/s10865011-9346-4:10.1007/s10865-011-9346-4.

Lupien SJ, McEwen BS, Gunnar MR, Heim C (2009). Effects of the stress throughout the lifespan on the brain, behavior and cognition. Nature Reviews Neuroscience, 10, 6, 434-445.

MacPherson, A., Dinkel, K., Sapolsky, R. (2005). Glucorticoids worsen excitotoxin-induced expression of pro-inflammatory cytokines in hippocampal cultures. Exper. Neurol. 194: 376-383.

McEwen, B.S. (1998). Protective and Damaging Effects of Stress Mediators. New England J. Med. 338:171-179.

McEwen, B.S. (2001). Plasticity of the hippocampus: adaptation to chronic stress and allostatic load. Annals of the New York Academy of Sciences. 933: 265-277.

McEwen, B.S. (2006). Sleep deprivation as a neurobiologic and physiologic stressor, allostastis and allostatic load. Metabolism. 55; S20-S23.

McEwen, B.S. (2007). The physiology and neurobiology of stress and adaptation, Central role of the brain. Physiol. Rev. 87:873-904.

McEwen, B.S. & Stellar, E. (1993). Stress and the individual: Mechanisms leading to disease. Archives of Internal Medicine. 153, 2093-2101.

McEwen, B.S., Wingfield, J.C. (2003). The concept of allostasis in biology and biomedicine. Horm. & Behav. 43:2-15.

Moscoso, M.S. (1995). Manejo cognitivo-conductual del estres en individuos VIH-1 seropositivos. Avances en Psicologia Clinica Latinoamericana. 13: 39-53.

Moscoso, MS. (2009). De la mente a la celula: Impacto del estres en psiconeuroinmunoendocrinologia. Revista Liberabit. 15, 2, 143-152.

Moscoso, MS. (2010). El estres cronico y la terapia cognitiva centrada en mindfulness: Una nueva dimension en psiconeuroinmunologia. Revista Persona. 13, 11-29.

Moscoso, MS. (2011). El estres cronico y la medicion psicometrica de distres emocional percibido en medicina y psicologia clinica de la salud. Revista Liberabit. 17, 1, 67-76.

Moscoso, MS (2014). El estudio cientifico del estres cronico en neurociencias y psicooncologia. Revista Persona. 17, 1, 53-70.

Moscoso, MS., Lengacher, CA. & Reheiser, EC. (2012). The assessment of the perceived emotional distress: The neglected side of cancer care. Journal of Psicooncologia. 9, 2-3. 277-288.

Moscoso, M.S., McCreary, D., Goldenfarb, P., Knapp, M., Reheiser, E. (2000). A brief screening inventory to measure emotional distress in cancer patients. Psycho-Oncology, 9(5): S53.

Moscoso, M.S., Reheiser, E.C., Hann, D. (2004). Effects of a brief mindfulness-based stress reduction intervention on cancer patients. Psycho-Oncology. 13(1): S12.

Sapolsky, R.M. (1986). Glucocorticoid toxicity in the hippocampus reversal by supplementation with brain fuels. The Journal of Neuroscience. 6, 22402244.

Sapolsky, R.M. (1996). Why stress is bad for your brain. Science. 273, 749-750.

Sapolsky, R.M., Romero, L.M., Munck, A.U. (2000). How do glucocorticoids influence stress responses? Integrating permissive, suppressive, stimulatory, and preparative actions. Endocrine Rev. 21:55-89.

Selye, H. (1936). A syndrome produced by diverse nocuous agents. Nature. 138: 32.

Segal, Z.V., Williams, M.G. & Teasdale, J.D. (2001). Mindfulness-based cognitive therapy for depression: A new approach to preventing relapse. The Guilford Press. Columbus, OH.

Schulkin, J. (2003). Rethinking homeostasis: Allostatic regulation in physiology and pathophysiology. Cambridge, MA. MIT Press.

Spielberger, C.D., Moscoso, M.S. (1996). Reacciones emocionales del estres: ansiedad y colera. Avances en Psicologia Clinica Latinoamericana. 14: 59-81.

Sterling, P., Eyer, J. (1988). Allostasis, A New Paradigm to Explain Arousal Pathology. In: S. Fisher; J. Reason, (Eds.) Handbook of Life Stress, Cognition and Health. New York: John Wiley & Sons; p.629-649.

Taub, D. (2008). Novel Connections between the Neuroendocrine and Immune Systems: The Ghrelin Immunoregulatory Network. Vitam. Hor. 77:325-346.

MANOLETE MOSCOSO (1) Y ELIANA DELGADO

UNIVERSITY OF SOUTH FLORIDA, TAMPA BAY, USA

UNIVERSIDAD NACIONAL MAYOR DE SAN MARCOS, PERU

(1) Ph.D. University of South Florida / Health Schools of Medicine, Public Health, and Nursing. E-mail: mmoscoso@health.usf.edu. Web: www.manoletemoscoso.com
COPYRIGHT 2015 Universidad Nacional Mayor de San Marcos
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2015 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Moscoso, Manolete; Delgado, Eliana
Publication:Revista de investigacion en psicologia
Date:Jan 1, 2015
Words:6332
Previous Article:Sociedad enferma.
Next Article:Aportes de la psicologia a la naturaleza del hombre.
Topics:

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2019 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters