Printer Friendly

La teonoe de euripides y la gnome athanatos.

I. Helena de Euripides es una tragedia muy peculiar, que suscita notables problemas de interpretacion hasta el punto de haber dudado algunos investigadores de su caracter de tragedia (1). En ella los personajes femeninos tienen una especial relevancia: son en realidad las mujeres las que mueven la accion, todas ellas, incluso la vieja criada de palacio, que aleja a Menelao con consejos contrarios a las disposiciones y deseos de su senor Teoclimeno. En este trabajo estudiamos la peculiar caracterizacion que realiza Euripides de la joven sacerdotisa augur hermana del rey egipcio, Teonoe, un personaje tambien controvertido, cuya importancia para el avance de la tragedia ha sido objeto de polemica (2). En particular nos interesa la resis en la que justifica su decision de apoyar a Helena y Menelao frente a su hermano, y mas concretamente los vv. 1013-16, que, en nuestra opinion, no han sido correctamente interpretados y, por esa razon, no se han extraido todas las consecuencias.

Ya en el prologo nos hace reparar en Teonoe Helena, quien nos dice que primero se llamaba Ido, [TEXT NOT REPRODUCIBLE IN ASCII] (3), nombre que es interpretado como una forma abreviada carinosa de [TEXT NOT REPRODUCIBLE IN ASCII] "que conoce las cosas divinas". En Odisea Homero nos habla de Eidotea, la hija de Proteo, y del papel que juega en el regreso a Esparta de Menealo (4). El nombre Teonoe, nos dice Helena, se lo dan al llegar a la edad del matrimonio (5), y nos dice tambien la causa: [TEXT NOT REPRODUCIBLE IN ASCII], "los designios divinos, pues, todos conocia, los presentes y los futuros, porque heredo este honor de su abuelo Nereo" (vv. 13 ss.). Desde el principio, pues, se relaciona el nombre con [TEXT NOT REPRODUCIBLE IN ASCII] (6) e inmediatamente surge la interpretacion "la que conoce el pensamiento de los dioses", como el propio Menelao exclama cuando Helena le advierte de que su presencia no va a pasar desapercibida en palacio, vv. 819 ss.

Ese don de Teonoe sera fundamental en dos momentos de la obra. De el se sirve Euripides como un motivo dramaturgico para que Menelao entre a escena en un escenario vacio, cuando Helena, desesperada por las noticias sobre su familia que ha traido Teucro, junto con el coro de cautivas griegas y a instancias de el, abandona la escena para consultar a Teonoe sobre la situacion de su esposo. Salen todas, lo que permite que el escenario quede vacio; y Menelao, ataviado con toscas ropas que le han hecho con las velas de su nave naufraga (7), entra y refiere en completa soledad sus desventuras en una especie de segundo prologo de la tragedia. Euripides hace que la primera persona con la que se encuentra sea una anciana portera de palacio, que lo aleja advirtiendole de las disposiciones de Teoclimeno para los griegos que arriben alli, lo que acentua el desamparo de este heroe, un guerrero al que los restantes personajes de un modo u otro no le van a dar la posibilidad de actuar como tal.

La segunda ocasion en la que es fundamental ese don de Teonoe es la escena central de la obra desde el punto de vista dramaturgico, el momento en el que se decide el destino de la pareja Menelao-Helena. Se trata del falso agon, a partir del v. 865, la escena en la que Helena primero, Menelao despues exponen a Teonoe las razones por las que no debe informar a su hermano de la llegada de Menelao, a lo que sigue la resis en la que Teonoe comunica su decision (8).

La salida a escena de Teonoe contribuye a crear el interes por el personaje, puesto que Euripides la reviste de una solemnidad especial que no ha pasado desapercibida a los criticos, algunos de los cuales se han esforzado en buscar relaciones con diferentes creencias y ritos (9). Probablemente la disparidad de opiniones este causada porque el texto no permite la atribucion a ningun culto concreto, lo que debe ser buscado por el autor, que no quiere adscribirla claramente a ninguno.

Pero, a pesar de la cuidada presentacion de la joven como adivina en el prologo y de que en la unica escena en la que interviene ante el publico se muestre como una sacerdotisa, las razones de la decision que toma no son religiosas en un sentido tradicional. La informacion que da sobre los dioses pone de manifiesto su estrecha vinculacion con la divinidad: comunica a Helena que los dioses han celebrado una asamblea para decidir sobre su futuro, en la que han defendido posturas opuestas Hera y Afrodita, y que han dejado en manos de ella la decision. Esto precisamente es considerado "die innere Profanierung der Tragodie" por Pohlenz (10), el hecho de que se deje la decision sobre el destino de la pareja en manos de una mortal. Y a continuacion argumenta esta sacerdotisa las razones de la decision que ha tomado, que no responden a la religiosidad tradicional, lo que ha dado lugar a que J. ASSAEL considere a esta joven sacerdotisa exponente de la funcion intelectual, a traves de la cual, en su opinion, Euripides quiere mostrar su preocupacion por la naturaleza del conocimiento y el acceso a el por parte del ser humano (11).

Sin que neguemos la importancia que para Euripides tienen estos temas, creemos que no es casual que aqui saque a escena una joven sacerdotisa adivina, es decir, una joven con unos saberes muy valorados en la Grecia clasica debido a la importancia que los adivinos tenian en la vida cotidiana (12). Y lo hace en una obra en la que se produce una de las mas duras criticas a los adivinos, en los vv. 744 ss., en la escena en que el anciano marino reconoce a la Helena real y se congratula con sus senores de la verdadera historia y del reencuentro. Este viejo sirviente critica con dureza a Calcante y Heleno, a los que echa en cara que no conocieran el prolongado engano de Hera. Con su sentido comun y su sorna de viejo que ha sufrido multiples desgracias a causa de una prolongada guerra, a la que ha sobrevivido, pero que aun se encuentra sometido a graves peligros, no puede mas que provocar la identificacion del espectador ateniense medio, que tambien esta sufriendo una guerra demasiado larga con unos resultados adversos terribles (13).

Estas criticas a los adivinos no van acompanadas de un rechazo a las creencias religiosas, sino que son, en nuestra opinion, producto de una profunda reflexion sobre lo divino, una reflexion personal que surge de la busqueda de comprension de la divinidad y de sus designios y ante la que solo puede Euripides manifestar la incapacidad del ser humano de abarcarlo, la complejidad de la esencia de lo divino y lo inexcrutable de sus designios (14). Por ello el anciano y el coro demandan una actitud sensata y un comportamiento etico correcto como via de acceder a la divinidad, vv. 757 ss.:

[TEXT NOT REPRODUCIBLE IN ASCII]. 760

"El conocimiento es el mejor adivino, y el buen sentido (15). Co: Mi opinion sobre los adivinos es la misma que la del anciano, quien tenga a los dioses como amigos tiene la mejor adivinacion en casa."

Euripides se aleja de esos augures oficiales y reserva el papel de adivino certero para una mujer, Teonoe (16), cuyas primeras palabras a Helena, vv. 873-875, se refieren precisamente al cumplimiento de sus vaticinios, puesto que, efectivamente, Menelao estaba con vida y cerca de ella. Pero Teonoe solo actua como augur fuera del escenario, en la primera escena que hemos senalado, cuando informa a Helena, que ha entrado en palacio buscando noticias fiables. A pesar del prestigio de adivina certera que tiene y que conocemos por Teucro, no actua como tal en la escena en la que es ella quien resuelve el conflicto de intereses.

II. Los versos que nos interesan forman parte de una escena que es considerada un falso agon, porque en las dos intervenciones supuestamente contrapuestas Helena y Menelao comparten la misma opinion. En cierto modo, sin embargo, hay un agon real: los discursos de Helena y Menelao abordan una de las dos partes desde perspectivas distintas, y hay otra opinion, la del rey Teoclimeno, que no se oye en forma de discurso, pero que el publico conoce (17). La escena esta estructurada en cuatro parlamentos, el primero y el ultimo en boca de Teonoe, que enmarcan el de Helena y el de Menelao. La simetria y la estructura de los dos discursos de la sacerdotisa entre si y los de los esposos han sido puestas de manifiesto (18). Esas diferencias estan remarcadas por la presentacion y la gestualidad de los personajes: ya hemos comentado la solemne entrada de Teonoe, pero tambien los movimientos de Helena y Menelao estan muy meditados. Helena se postra de rodillas, como una suplicante ante la joven sacerdotisa a la que habla de la justicia y el respeto filial, asi como de su situacion de madre y esposa que no puede ejercer de tal. Acorde con ello se observan interpelaciones de tipo emotivo y referencias a la posicion que adopta ante Teonoe: se llama a si misma [TEXT NOT REPRODUCIBLE IN ASCII] (v. 894), insiste con [TEXT NOT REPRODUCIBLE IN ASCII] (v. 900), [TEXT NOT REPRODUCIBLE IN ASCII] (v. 925), [TEXT NOT REPRODUCIBLE IN ASCII] (v. 939). Menelao, en cambio, explicitamente rechaza esa actitud y tambien las posibles lagrimas, en tanto que no las considera propias de un heroe vencedor en Troya (vv. 947 ss.), y acorde con ello le pide a Teonoe que actue segun lo que considere justo, aunque tambien apela a sus sentimientos, pero en este caso a los filiales, puesto que se dirige a la tumba de Proteo y a el le habla, y a traves de el tambien a Hades (19).

A Helena se dirige Teonoe tras los ritos de purificacion y por ello Helena es la primera en hablar: es ella quien conoce a la sacerdotisa, que le ha manifestado ya en otras ocasiones su simpatia. Menelao utiliza en lo fundamental los mismos argumentos con la importante diferencia de que donde Helena habla de su situacion como madre y esposa, del dolor que le provoca a ella y a sus familiares mas cercanos lo que su eidolon ha causado y de las esperanzas de poder volver a su hogar, Menelao habla de las consecuencias que tendria la negativa de Teonoe, es decir, de que mataria a Helena y se suicidaria sobre la tumba de Proteo (20).

En la respuesta de Teonoe, vv. 998-1029, no hay referencia a los motivos de tipo afectivo, ni al perteneciente al ambito domestico femenino ni al cruento del heroe. Teonoe, en el mismo tono con el que hablo en el primer parlamento, centra su intervencion segunda en el respeto a los dioses y en reflexiones sobre la justicia y el buen nombre. La insistencia en el deseo de hacer lo justo, ademas de no traicionar la memoria del padre, esta enmarcada en unas manifestaciones de tipo claramente religioso, en las que se mezcla el reconocimiento del respeto debido a los dioses tradicionales con reflexiones que apuntan a un sentimiento religioso personal. En lo que hace a lo primero, es muy significativo que Teonoe vuelva a recordar la actitud contrapuesta de las dos diosas, Hera y Afrodita, se esfuerce en no agraviar a Afrodita y acabe aconsejando a los esposos que tambien ellos se encomienden a las diosas. Pero entre una y otra mencion a las diosas manifiesta Teonoe creencias en el mundo de ultratumba que no son las tradicionales.

Destaca el fuerte tono reflexivo de la resis (21), aunque el uso de los tiempos verbales muestra que Teonoe no esta reflexionando en escena, sino que comunica de inmediato una decision ya tomada. El comienzo y sobre todo el final de la intervencion de Helena son evocados en las primeras palabras de Teonoe, de tal modo que esa relacion entre ambas nos hace recordar que en la compleja caracterizacion de Helena en la tradicion clasica, la heroina tambien tiene conocimientos especiales y que ambas tienen procedencia divina (22). El discuso de Teonoe empieza afirmando el deseo de respetar la justicia y las normas etico-religiosas, recuerda a continuacion el debate de las dos diosas, vv. 998-1012, y concluye volviendo a hablar de la importancia del respeto a la divinidad y la justicia, vv. 1017-1029. Es muy llamativa la composicion anular, que puede observarse, entre otras reiteraciones, en el uso de [TEXT NOT REPRODUCIBLE IN ASCII] (vv. 998 s.) con respecto a [TEXT NOT REPRODUCIBLE IN ASCII] (vv. 1028 s.).

Enmarcados en estos motivos, entre los 15 primeros versos y los 13 finales, pronuncia los cuatro versos centrales, vv. 1013-1016, que desarrollan un pensamiento estrechamente relacionado con las reflexiones sobre la importancia de tener un comportamiento correcto y sobre el respeto al padre fallecido, pero que adoptan una forma nueva, que ha llamado la atencion de algunos estudiosos:

[TEXT NOT REPRODUCIBLE IN ASCII]. 1015

"Pues tambien una compensacion por estos hechos existe, para los de abajo y para los de arriba, para todos los humanos; la mente de los que han muerto no vive, pero tiene un conocimiento inmortal tras haberse unido al inmortal eter."

Teonoe termina de justificar la decision de ayudar a Helena y Menelao formulando la idea de que existe una compensacion o castigo tanto para los vivos como para los muertos, porque la gnome es inmortal, ya que mantiene la consciencia tras la muerte. La originalidad de este planteamiento es la causa de que estos cuatro versos fueran atetizados por Nauck, Dindorf, Hartung, Kirchhoff, entre otros (23).

E. Rohde llamaba la atencion sobre la profundidad de las reflexiones de Euripides en este y otros pasajes en los que el autor plantea la existencia de un elemento divino en el ser humano (24). Senalaba con respecto a este pasaje: "Gott ist der Geist, und der Geist und Verstand in uns, so spricht es der Dichter deutlich aus, ist Gott (25). Im Tode wird, nach der Trennung von den irdischen Elementen, der Geist, das Pneuma des Menschen, zwar 'nicht leben' in der Weise, wie es in dem Sonderdasein des Einzelmenschen gelebt hatte, aber es wird 'unsterbliches Bewusstsein behalten', indem es in den unsterblichen Aether eingeht, mit dem Alllebendigen und Allvernunftigen sich verschmilzt (26)". En una nota trae a colacion Rohde el v. 886 de Troyanas, donde Hecuba se dirige a Zeus con una invocacion en la que se evidencia la reflexion sobre la naturaleza de la divinidad y del ser humano, [TEXT NOT REPRODUCIBLE IN ASCII], para la que se han aducido las semejanzas con postulados cientificos y filosoficos (27). Y lo pone en relacion con el fr. 1018, de obra desconocida, tambien citado por Pohlenz (p. 415) con respecto a las palabras de Teonoe, [TEXT NOT REPRODUCIBLE IN ASCII] (28). Pero en los versos de Helena Teonoe no dice que tras la muerte el nous viva, sino que en el hay algo inmortal que mantiene cuando se incorpora al eter inmortal, la gnome. No vive, pues, el nous en tanto que potencia activa, sino una parte de el, la gnome, que hemos de entender como el conjunto de conocimientos adquiridos durante la vida. A pesar de ello Rohde no observa aqui una innovacion, sino que pone estos versos en relacion con testimonios de la creencia en la dualidad de la naturaleza del ser humano, cuyo cuerpo, al morir, va a la tierra y el alma al eter, por ejemplo, los epitafios, como el dedicado a los caidos en Potidea, GV 20 (432 a. C.) (29). Ciertamente estas manifestaciones no implican la creencia en una existencia individual del alma tras la muerte; para ello hace falta que haya consciencia y eso es lo que vemos en vv. 1013-16, en los que Teonoe afirma la persistencia tras la muerte de una facultad de la inteligencia, la gnome, a la que considera athanatos, una facultad inmortal (30).

Aunque algunos estudiosos han llamado la atencion sobre la novedad de estos versos, como Kannicht, Fusillo y Assael (31), en nuestra opinion han insistido en exceso en los factores intelectivos y obviado los religiosos. Y esto es asi porque no se ha reparado suficientemente en las implicaciones del uso de tisis y el concepto de "retribucion", termino que debe ser puesto en relacion con el uso que de el hace Platon. El termino tisis comporta la idea de "pago", en positivo o negativo, una idea que, como senala A. Jellano, esta estrechamente vinculada al concepto de justicia (32). Por ello con frecuencia tiene significado negativo (33). De manera especial, al analizar los versos de Helena, debemos ponerlos en relacion con dos pasajes de Platon en los que el autor se refiere a los castigos que sufren las almas en el mundo de ultratumba, Leyes 870d y Republica 249d. En el primero dice Platon: [TEXT NOT REPRODUCIBLE IN ASCII], "el que existe por tales hechos un castigo en el Hades"; y en Republica 249d, al hablar del destino de las almas que no han actuado correctamente, senala [TEXT NOT REPRODUCIBLE IN ASCII], "estas, una vez han ido a los tribunales de bajo tierra, la pena pagan". Ante estos usos de tisis que vemos en Platon puede concluirse que la originalidad de los vv. 1013-16 de Helena con respecto a otras reflexiones de Euripides senaladas por Rohde y otros estudiosos reside en la referencia a un sistema de reconocimientos, castigo o recompensa, que tambien afecta al mundo de ultratumba y por ello conforman una vision diferente de lo divino y de la relacion del ser humano con el: los actos acordes a la justicia o contrarios a ella tienen efectos en la persona, en lo mas intimo de su ser, por lo que tienen efectos tambien en la gnome del fallecido.

En este mismo sentido deben interpretarse los dos primeros versos que pronuncia Teonoe en su resis, vv. 998 s.: [TEXT NOT REPRODUCIBLE IN ASCII] ... "Yo he nacido para ser piadosa y lo deseo, me preocupo por mi misma". Teonoe se preocupa por si misma, [TEXT NOT REPRODUCIBLE IN ASCII], en el sentido positivo de la expresion sobre el que trata largamente Aristoteles en el capitulo 8o del libro IX de su Etica a Nicomaco (1164ss.). Aristoteles, al hablar de los que se aman a si mismos, distingue al egoista que se preocupa por cuestiones materiales, del que se preocupa por cultivar las virtudes, una actitud que el valora muy positivamente. Pero sobre todo esta expresion nos recuerda el final de Republica de Platon, 621c, al acabar la narracion del mito de Er, donde Platon dice que quienes creen que el alma es inmortal, haran lo correcto: [TEXT NOT REPRODUCIBLE IN ASCII], "y la justicia junto con la reflexion de todo tipo practicaremos, para que seamos amigos de nosotros mismos y de los dioses". Esa relacion entre [TEXT NOT REPRODUCIBLE IN ASCII] que vemos en Platon es totalmente acorde a las ideas expresadas por Teonoe y en nuestra opinion abona la suposicion de algunos investigadores que, basandose en el hecho de que Platon en Cratilo 407b de a Atenea el nombre de Teonoe (34), opinan que debio conocer esta tragedia. En todo caso lo que no puede negarse es la pertenencia a una misma linea de reflexion sobre la responsabilidad de los actos y la trascendencia del ser humano.

Tambien en este contexto halla un significado mas profundo la amenaza de Menelao de los vv. 982 ss. cuando se plantea la posibilidad de que Teoclimeno no quiera luchar con el e intente reducirlos por inanicion: amenaza con dejar gotear sobre la tumba de Proteo la sangre de aquella que Proteo debia preservar para su esposo, y ademas la suya, sangre que ha de llegar hasta el alma del muerto y, por ello, sera para el un reproche por lo que debio hacer y no hizo. Oprobio para el padre, pero tambien dolor inmortal para Teonoe, puesto que ese dolor formara parte de su gnome inmortal. Se trata de una amenaza terrible, ante la que Teonoe, tras anunciar su decision mediante el apoyo a una de las diosas en conflicto, se limita a decir que comparte los reproches que se podrian hacer al padre (vv. 1009 s.) y pasa a hablar de su concepto de la justicia y de su creencia en la inmortalidad de la gnome.

Adquiere tambien sentido pleno la insistencia de Teonoe en el respeto a la justicia, [TEXT NOT REPRODUCIBLE IN ASCII], "Tengo en mi interior un gran templo a la justicia", v. 1002, que se pone en relacion con el respeto a las creencias y normas religiosas expresado mediante eusebeia y terminos emparentados, reiterados varias veces en esta resis, que, a su vez, aparecen junto a dike, porque, como senalo L. Gernet, "Le terme adikein est souvent associe a celui d'asebein ("etre impie") ou, en general, a l'idee d'impiete, mais de telle sorte que, visiblement, les deux notions sont l'envers l'une de l'autre" (35).

El sentido de la decision de Teonoe es puesto tambien de manifiesto por el coro en las palabras que pronuncia la corifeo inmediatamente despues de la intervencion de Teonoe, que ya ha abandonado el escenario, vv. 1030 s.: [TEXT NOT REPRODUCIBLE IN ASCII]. "Nadie nunca tuvo suerte habiendo sido injusto, sino que en lo justo estan las esperanzas de salvacion." Esa insistencia en la justicia y en la salvacion es desarrollada en la accion en una escena muy particular, la escena inmediatamente anterior a la aparicion de los Dioscuros: el coro de esclavas griegas discute con Teoclimeno y se interpone entre el y Teonoe cuando el rey quiere entrar a palacio para castigarla (36). La salida de los Dioscuros parece estar motivada por ese enfrentamiento, puesto que aparecen para contener el ataque del rey, calmarlo y devolverlo a la senda del respeto a las normas morales y religiosas (37). En estos versos finales se insiste en un concepto que veiamos en el pasaje citado de Republica de Platon, la phronesis: en el v. 1630 la corifeo, que se interpone entre Teoclimeno y el palacio, afirma que lo hace [TEXT NOT REPRODUCIBLE IN ASCII], y los Dioscuros en el v. 1657 se refieren a Teonoe diciendo que [TEXT NOT REPRODUCIBLE IN ASCII]. Estos versos, por lo tanto, vienen a confirmar la importancia y profunda imbricacion con la accion dramatica que tiene la reflexion manifestada por Teonoe en su resis de respuesta a Helena y Menelao.

III. En Helena Euripides transforma la Eidotea homerica y la convierte en una joven sacerdotisa con la que abiertamente se opone a los adivinos que no han sido certeros, ni durante la Guerra de Troya ni en los preparativos de la expedicion a Sicilia, a los que, por boca del anciano marino, considera unos embaucadores. El caracter de augur de Teonoe es lo que motiva dramaticamente la llegada de Teucro y que Helena y Menelao tengan que someter a la consideracion de Teonoe su salvacion. Tambien es la causa de que Teoclimeno la considere responsable de no haber evitado la huida de la pareja. Motiva, pues, la necesidad de contar con ella y transforma su decision en un punto importante en la via de la salvacion. Pero la decision que ella toma no esta basada en razones de indole religiosa en un sentido convencional, sino de indole etica, en un concepto de la justicia que implica una profunda reflexion en la que son importantes los aspectos trascendentales de la existencia humana.

Los estudiosos que han considerado relevantes los vv. 1013-16 insisten en la importancia que Euripides confiere a la funcion intelectiva en la configuracion del personaje de Teonoe (38). Sin negarlo, creemos que se ha pasado por alto el sentido trascendente de estos versos, en los que Euripides esta hablando de un tipo especial de religiosidad: aunque muestra respeto por la religion oficial (39), en la que, con todo, censura que se esten superponiendo de modo alarmante creencias supersticiosas, propugna una religiosidad personal, intima, basada en los valores morales de cada persona. Es prueba de ello la insistencia en los vv. 1013-16 en la existencia de un sistema de compensaciones en la vida de ultratumba que no coincide con las creencias oficiales, sino con las que leemos en Platon en pasajes en los que se afirma la creencia en la inmortalidad del alma. Estos versos de Helena, aunque no permiten afirmar que Teonoe crea en la inmortalidad del alma en el sentido que podemos ver en Platon, nos muestran, sin embargo, que son un precedente de capital importancia para esa creencia.

CARMEN MORENILLA TALENS

Universitat de Valencia

carmen.morenilla@uv.es

* Recebido em 10-03-2013; aceite para publicacao em 22-04-2013.

El presente trabajo se enmarca en el Proyecto de Investigacion FFI2012-32071, de la Direccion General de Investigacion del Ministerio de Empresa y Competitividad de Espana.

(1) Con caracter general cf. C. Morenilla, "La Helena de Euripides", in J. Vte. Banuls et al. (edd.), O mito de Helena de Troia a actualidade, vol. 1, Coimbra, Universidade de Coimbra, 2007, pp. 179-203 y "La lealtad en un mundo convulso: Helena y Andromeda de Euripides" in J. Vte. Banuls, F. De Martino y C. Morenilla (edd.), El teatro greco-latino y su recepcion en la tradicion occidental 2, Bari, Levante Editori, 2007, pp. 213-254, y mas recientemente J. A. ALVES TORRANO, "O jogo de aparencias e de opiniones na tragedia Helena de Euripides", Epos. Revista de Filologia. Facultad de Filologia de la UNED, 26, 2010, pp. 13-32.

(2) Afirman que tiene un especial papel en el desarrollo de la trama investigadores como M. POHLENZ, Die griechische Tragodie, Leipzig-Berlin, B.G. Teubner, 1930, pp. 413 ss.; W. SCHMID, Geschichte der griechischen Literatur, Munich, C. K. Beck, 1940, I 3, pp. 501 ss. (para la importancia de Teonoe p. 507 y para la escena de persuasion pp. 511 s.), o G. ZUNTZ, "On Euripides' Helena. Theology and Irony", in AA.VV., Euripide. Sept exposes et discussions, Vandoeuvres-Ginebra, Fontation Hardt, 1960, pp. 199-241; M. FUSILLO, Euripide. Elena, Milan, BUR, 1997, p. 21 la considera "un personaggio singolare", y en la misma linea E. CALDERON, "Due creazioni mitico-letterarie femminili in Euripide", I Quaderni del Ramo d'Oro on-line, 3, 2010, pp. 75-87. Pero no han faltado tampoco estudiosos que hayan visto en ella un personaje secundario totalmente prescindible, como K. MATTHIESSEN, "Zur Theonoeszene der euripideischen Helena", Hermes, 96, 1968/69, pp. 685-704, y G. RONNET, "Le cas de conscience de Theonoe ou Euripide et la sophistique face a l'idee de justice", RPh, 53, 1979, pp. 251-259. El interes que pone Euripides en presentarla antes de su aparicion y el punto de inflexion que se produce en la escena en la que ella es el personaje clave, demuestran la importancia de Teonoe; cf. M. QUIJADA, La composicion de la tragedia tardia de Euripides. Ifigenia entre los tauros, Helena y Orestes, Vitoria, Universidad del Pais Vasco, 1991, pp. 214 ss., que senala la peculiaridad de esta escena.

(3) Esta forma tambien aparece en fr. 212 R del drama de satiros Proteo de Esquilo. Cf. la edicion comentada de R. KANNICHT, Euripides. Helena, Heidelberg, Carl Winter Universitats-verlag, 1969 II, pp. 20 s.

(4) Od. IV 366 ss. Ante Telemaco y Helena relata Menelao lo que le acontecio en Egipto, su encuentro con Eidotea y las informaciones sobre la suerte de Odiseo que obtuvo alli. Eidotea insta a un desesperanzado y apatico Menelao a actuar y le dice como obtener de su padre, Proteo, que es el adivino, las informaciones que precisa. Esta Eidotea de Odisea, cumplida esta funcion, deja de ser relevante, lo que permite que se haya visto en Teonoe una creacion original de Euripides: cf. H. GREGOIRE, "Pourquoi Theonoe", NClio, 5, 1953, pp. I-IV; A. M. DALE, Euripides. Helen, Oxford Clarendon Press, 1967, p. XIII; y E. CALDERON, Euripides, Heraclidas, Helena, Madrid, Alma Mater, 2007, p. LXIX.

(5) En ese momento, en consecuencia, se toma la decision sobre el futuro de la joven, que no sera destinada al matrimonio, sino al culto a los dioses.

(6) Calderon en nota a su traduccion indica que en realidad Euripides esta haciendo una etimologia popular y este nombre esta en la linea de otros como Antonoe, la sirvienta de Penelope (Odisea XVIII 182), Hiponoe y Pronoe, hijas de Nereo (n. 12, p. 46).

(7) Ya desde su Telefo (438 a. C.) fue objeto Euripides de burlas y parodias por esta innovacion, como muy bien vemos en Acarnienses, vv. 395 ss., escena en la que Diceopolis le pide a Euripides que le preste alguno de sus harapos. V. DI BENEDETTO y E. MEDDA, La tragedia sulla scena. La tragedia greca in quanto spettacolo teatrale, Turin, Einaudi, 1997, pp. 188 ss., recuerdan que, aunque los comicos parodiaron a Euripides, tambien utilizaron este motivo otros tragediografos.

(8) No es un agon en sentido estricto, puesto que no hay disparidad de opiniones, sino dos visiones de una misma posicion con las que se busca persuadir al personaje que debe decidir. M. FUSILLO, op. cit., p. 21, habla de "due complessi discorsi" y de un "agone senza conflitto", p. 21, y M. QUIJADA, op. cit., p. 158, de "escena de persuasion".

(9) Se ha apuntado posibles relaciones de los ritos de purificacion de la salida a escena con el orfismo, con cultos propios de las sacerdotisas de Amon o con la prorresis de la procesion de Eleusis. Cf. H. GREGOIRE, Euripide V. Helene. Les Pheniciennes, Paris, Les Belles Lettres, 1950, p. 253; P. GILBERT, "Souvenirs de l'Egypte dans l'Helene d'Euripide", AC, 18 1949, pp. 79-84; mas recientemente G. CERRI ha vuelto a retomar la idea de la existencia de una relacion con rituales dedicados a Demeter, "Le message dionysiaque dans l'Helene d'Euripide", CGITA, 3,1987, pp. 197-216; por el contrario E. CALDERON, loc. cit., cree que no puede adscribirse a un culto concreto.

(10) Op. cit., pp. 407-417, aqui p. 416. M. DE OLIVEIRA PULQUERIO, "A actuacao dos deuses na Helena de Euripides", Humanitas, 27/28 1975/76, pp. 209-225, en cambio, atribuye la responsabilidad de todo a Zeus. G. ZUNTZ, op. cit., pp. 205 ss., pone de relieve la originalidad de la expresion [TEXT NOT REPRODUCIBLE IN ASCII] (v. 887), con la que Teonoe afirma ser ella la que decide, aunque al final seran los Dioscuros los que logren su salvacion.

(11) J. ASSAEL, Euripide, philosophe et poete tragique, Lovaina, Editions Peeters, 2001, pp. 113-129, capitulo "L'eclat de l'intelligence et de la raison". Somos conscientes de la dificultad de separar el aspecto religioso del moral y el politico en el mundo griego, como podra verse en la escena que vamos a comentar. A pesar de esa dificultad, se puede seguir en la Grecia arcaica y clasica el desarrollo de las perspectivas morales y politicas en detrimento de las religiosas, como ya hizo L. GERNET, Recherches sur le developpement de la pensee juridique et morale en Grece, Paris, Albin Michel, 2001 (reimp. ed. 1917).

(12) Cf. E. CALDERON, "Adivinos y arte adivinatoria en Euripides", Prometheus, 32,2, 2006, pp. 121-147, aqui pp. 145 ss.

(13) Esas criticas a los augures debieron ser compartidas por los espectadores que habian sufrido las consecuencias de la expedicion contra Sicilia; por ello han sido puestas en relacion con las que realiza Tucidides en VII 1, 1, donde recuerda precisamente el enojo de los atenienses por los falsos augurios de los adivinos sobre esa expedicion. Criticas que, por otra parte, no eran infrecuentes cuando no se cumplian los vaticinios. En otros pasajes de Euripides pueden verse tambien (Hipolito 1058 s., Electra 399 ss., etc.); H. GrEgoire, op. cit., pp. 11 ss., indica otros pasajes y pone en relacion el de Helena con el estado de animo de los atenienses.

(14) Es interesante recordar que en una linea similar Protagonas afirma que el ser humano no es capaz de comprender lo que es la divinidad; cf. J. DE ROMILLY, Los grandes sofistas en la Atenas de Pericles, Barcelona, Seix Barral, 1997 (trad. ed. francesa de 1988), pp. 112 ss.

(15) No parece casual que el anciano utilice los terminos gnome y euboulia: como senala R. KANNICHT, la euboulia unida a la gnome es la virtud que buscan los sofistas, op. cit., p. 214.

(16) Casualmente el mismo actor representa el papel del anciano que censura duramente a los adivinos y el de Teonoe. Ante los mismos personajes, los esposos y el coro (y el publico), de manera casi consecutiva, se representa la critica a los adivinos y la demostracion de que Teonoe es certera en sus vaticinios.

(17) La conocen porque Helena primero, la anciana portera despues han hablado de ella.

(18) Asi lo hacen C. COLLARD, "Formal Debates in Euripides' Drama", in J. Moosman (ed.), Euripides, Oxford UP, 2003, pp. 64-80, aqui p. 77, y D.J. CONACHER, "Rhetoric and Relevance", en el mismo volumen, pp. 88-101, aqui pp. 95 ss., y especialmente M. QUIJADA, op. cit., pp. 157 ss. y 163 ss.

(19) Para la cuidada diferencia en la gestualidad de ambos cf. M.a F. SILVA, Ensaios sobre Euripides, Lisboa, Edicoes Cotovia, 2005, pp. 243-267, capitulo "Euripides, critico social", aqui pp. 257 s.

(20) Es constante la referencia a acciones cruentas en boca de Menelao, acciones que por una u otra razon no lleva a cabo, porque se lo impiden personajes femeninos que le hacen ver el desproposito de esas pretensiones violentas. Sobre lo que significa esta terrible amenaza cf. M. DELCOURT, "Le suicide par vengance dans la Grece ancienne", Revue de l'histoire des Religions, 1, 1939, pp. 154-171.

(21) G. RONNET, loc. cit., muestra la influencia de la sofistica en la caracterizacion de este personaje y en los argumentos que utiliza.

(22) En las palabras de Teonoe resuenan los vv. 900 ss., [TEXT NOT REPRODUCIBLE IN ASCII], que vuelven a reiterarse en los vv. 920 s., antes de la parte final, en la que se refiere Helena a su triste situacion y a lo que podria hacer si volviera a Esparta, [TEXT NOT REPRODUCIBLE IN ASCII]. Y sobre todo los versos finales, vv. 940 s.: [TEXT NOT REPRODUCIBLE IN ASCII] que tiene claro reflejo en el comienzo de la resis de Teonoe, vv. 998ss.: [TEXT NOT REPRODUCIBLE IN ASCII] y en el v. 1002, [TEXT NOT REPRODUCIBLE IN ASCII], de caracter sentencioso y con precedentes en otros autores que tambien reflexionan sobre la justicia. Dos veces en pocos versos (vv. 1017 y 1023) dice Teonoe [TEXT NOT REPRODUCIBLE IN ASCII]: con ello responde a la peticion formulada por Helena en los primeros versos de su intervencion, donde explicitamente le pide que calle, [TEXT NOT REPRODUCIBLE IN ASCII], v. 898.

(23) En contra de la atetesis se manifiesta U. V. WILAMOWITZ-MOELLENDORFF, Analecta euripidea, Hildesheim, G. Olms, 1963 (reimp. Berlin 1875), p. 164, n. 4; recientemente P. Burian, Euripides. Helen, Oxford, Oxbow Books, 2007, p. 253, se hace eco de la opinion de Gregoire y senala que la originalidad esta en la creencia en la inmortalidad de la gnome. Cf. G. ZUNTZ, op. cit., pp. 234-238, paginas que reproducen la discusion de la conferencia en la que se manifiestan los problemas que plantean estos versos y se muestran dudas sobre su procedencia y sobre su ubicacion en la tragedia.

(24) Cf. E. ROHDE, Psyche. Seelencult und Unsterblichkeitsglaube der Griechen, TubingaLeipzig, Mohr Verlag, 1908, 3.a ed., vol. 2, pp. 260 ss.

(25) En nota indica Rohde: "Die Lebensluft, oder Zeus, ist [TEXT NOT REPRODUCIBLE IN ASCII]. Troad. 879. Und umgekehrt, der [TEXT NOT REPRODUCIBLE IN ASCII] in jedem von uns ist nichts Anderes als der Gott: fr. 1018.". Con Troad. 879 se refiere a Troyanas 886.

(26) En esta nota remite ROHDE a Helena 1013.

(27) Para la interpretacion del pasaje en el que se integra este verso, cf. V DI BENEDETTO, Euripide. Troiane, Milan, BUR, 1998, pp. 41 ss. y n. 245.

(28) Este verso fue muy citado en la Antiguedad, incluso por autores latinos, como es el caso de Ciceron (Tusc. I 65); se han visto reflejos de la doctrina de Anaxagoras sobre el Nous universal, mientras que otros estudiosos ven influencia de Diogenes de Apolonia.

(29) Vv. 5 s.: [TEXT NOT REPRODUCIBLE IN ASCII] Expresion que es puesta en relacion con los versos euripideos Suppl. 531 s.: [TEXT NOT REPRODUCIBLE IN ASCII]

(30) Es interesante la indicacion de P. HUART, [TEXT NOT REPRODUCIBLE IN ASCII] chez, Thucydides et ses contemporains (Sophocle, Euripide, Antiphon, Andocide, Aristophane), Paris, Klincksieck, 1973, pp. 42 ss., en el sentido de que ese concepto de gnome la equipara a la psykhe platonica. Frente a los que han visto en estos versos simplemente un "vague mysticism", como A. M. DALE, op. cit., p. 132, H. GREGOIRE afirmo la importancia de esta innovacion en la que el ve "un regain de faveur des idees orphiques ou pythagoriciennes", op. cit., p. 43, n. 1; Gregoire ve la causa de estos versos y del papel en su conjunto de Teonoe en el deseo de animar a los atenienses, terriblemente golpeados por el desastre de la expedicion a Sicilia, p. 92, n.

(31) Cf. R. KANNICHT, op. cit., II, p. 261; M. FUSILLO, op. cit., n. 159; J. ASSAEL, op. cit., p. 56.

(32) A. JELLANO, Il cammino di Dike. L'idea di giustizia da Omero a Eschilo, Roma, Donzelli Editore, 2005, p. XIV: "Affiora con la poesia arcaica, gia nel VII secolo, l'idea della reciprocita come elemento della giustizia".

(33) Por ejemplo, en Edipo en Colono 228 y 1329. Vease la frecuente expresion en Herodoto [TEXT NOT REPRODUCIBLE IN ASCII] (cf. VI 84, VIII 76); incluso en III 126 y 128 [TEXT NOT REPRODUCIBLE IN ASCII] puede ser interpretado como un sinonimo de Erinis. Recordemos que una de las Erinis se llama Tisifone.

(34) 407b: [TEXT NOT REPRODUCIBLE IN ASCII].

(35) L. GERNET, op. cit., p. 70.

(36) Destaca esa situacion anomala D. P. STANLEY-PORTER, "Who opposes Theoclymenus?", CPh, 72, 1977, pp. 45-48. Atribuyen este dialogo a Teoclimeno y el coro los manuscritos y varias ediciones, entre ellas las de Kannicht, Fusillo y Calderon; otros como Gregoire o Burian, corrigen los manuscritos y hacen que el oponente de Teoclimeno sea un criado o un segundo coro masculino.

(37) La intervencion final de los Dioscuros tiene por objeto traer la concordia, un proceso similar al estudiado por J. L. LOPEZ CRUCES, "Euripides musico. Antiope y la reescritura de los mitos musicales", in J. Campos Daroca et alii (edd.), Las personas de Euripides, Amsterdam, A. M. Hakkert, 2007, pp. 3-37, aqui pp. 31 ss., cuyo final cambia Euripides para lograr una reconciliacion de los dos hermanos, Anfion y Zeto.

(38) Cf. V. DI BENEDETTO, Euripide: teatro e societa, Turin, Einaudi, 1971, pp. 95 y 99; R. KANNICHT, op. cit., 1969, I, p. 71 y J. ASSAEL, op. cit., p. 108 consideran a Teonoe el unico personaje que en ese mundo de ambiguedades tiene certezas.

(39) Senala DI BENEDETTO, Euripide: teatro, op. cit., p. 290, que puede observarse un cambio de postura del autor desde Hecuba y Troyanas en el sentido de pedir respeto por la religion tradicional.
COPYRIGHT 2013 Universidade de Lisboa. Centro de Estudos Classicos da Faculdade de Letras
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2013 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Title Annotation:II STVDIA BREVIORA
Author:Talens, Carmen Morenilla
Publication:Euphrosyne. Revista de Filologia Classica
Date:Jan 1, 2013
Words:6490
Previous Article:Retorno y crepusculo: Pindaro, Pitica 11.
Next Article:Il conservatorismo politico di cicerone nel de divinatione.

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2019 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters