Printer Friendly

La salud sexual y (no) reproductiva en debate: apuntes a partir de experiencias de mujeres lesbianas y bisexuales en la Ciudad de Buenos Aires.

Sexual and (non) reproductive health in dispute: notes from experiences of lesbian and bisexual women in the City of Buenos Aires

Introduccion

En Argentina el activismo LGBTI (1) logro el reconocimiento de derechos sexuales y (no) reproductivos a partir de introducir el debate en la agenda y el espacio publico. De este modo, la legislacion se modifico para dar mayor lugar a la pluralidad de practicas e identidades sexuales (Libson, 2011). El avance en terminos legislativos en Argentina ha sido unico respecto de los derechos de casamiento entre personas del mismo sexo, los derechos relativos a parentalidades gays y lesbianas, y la ley de identidad de genero. Asi, el status social de la homosexualidad logro pasar no solamente de la no-discriminacion, sino que tambien pudo obtener ciertos espacios de reconocimiento ciudadano a traves del otorgamiento de derechos (Pecheny, 2001; citado en Libson, 2011).

A pesar del contexto actual de reconocimiento de derechos igualitarios y demandas, si bien en Argentina los programas de salud sexual y procreacion responsable no discriminan--al menos de manera explicita- entre mujeres heterosexuales y no heterosexuales, la mayor parte de las politicas publicas se concentra en el cuidado de la salud anticonceptiva o reproductiva desde el marco de la presuncion de heterosexualidad, por cuanto se enfocan directa o indirectamente sobre la poblacion de madres o potenciales madres en el marco de relaciones coitales heterosexuales (Brown, 2006; Petracci y Ramos, 2006; Brown et al., 2007; Pozzio, 2011; Brown y Pecheny, 2012). Las mujeres lesbianas y bisexuales, cuyas practicas sexuales --exclusivas o predominantes--son a priori no reproductivas, son implicitamente excluidas.

El objetivo general que guio la indagacion fue analizar y comparar las practicas de cuidado en torno a la salud sexual y reproductiva de jovenes lesbianas y bisexuales de 18 a 29 anos de sectores medios y bajos y sus experiencias con los servicios de salud sexual y reproductiva en la Ciudad Autonoma de Buenos Aires (CABA). Para ello, en el marco de un estudio cualitativo, realice doce entrevistas semi-estructuradas a jovenes lesbianas y bisexuales, buscando como criterio de inclusion que se hubieran hecho algun control ginecologico. Procure que las mismas se distribuyeran en forma equitativa segun sector socioeconomico: entreviste seis mujeres de sectores medios y seis mujeres de sectores bajos.

La hipotesis de trabajo sostenia que existen diferencias entre las jovenes lesbianas y bisexuales de sectores medios y bajos que eligen consultar regularmente a servicios de salud sexual y reproductiva, y las que van pocas veces o nunca. Segun esta hipotesis, las diferencias se deben principalmente a una diversidad en materia de orientacion sexual, trayectoria sexual-afectivareproductiva, nivel socioeconomico y educativo; a una diferente representacion social de los servicios de salud sexual y reproductiva en general y de los servicios de ginecologia en particular (basada a su vez en la informacion de la que las mujeres disponen); y a las diferentes significaciones culturales atribuidas por estas mujeres a la salud, la sexualidad, la reproduccion, la no reproduccion, la anticoncepcion y la maternidad.

La investigacion permitio visibilizar diferentes aspectos y problematicas de los modos en los que el sistema de salud actual (des)atiende a las necesidades de las jovenes lesbianas y bisexuales como un fenomeno que excede a las diferencias socioeconomicas que existen entre ellas. En tal sentido, las particularidades que pudieran surgir como producto de las diferencias socioeconomicas de las entrevistadas, fueron atenuadas por la participacion de las jovenes de ambos sectores en grupos militantes feministas.

Existe escasa informacion acerca de la relacion que las mujeres lesbianas y bisexuales tienen con el sistema de salud y, menos aun, en lo referido a los servicios de ginecologia y obstetricia. La literatura cientifica en el campo de las ciencias sociales de la salud empezo a estudiar la salud de jovenes LGBTI a partir de la epidemia del VIH/sida ligada a la visibilizacion de la vulnerabilidad de las parejas homosexuales. En la actualidad, casi toda la produccion cientifica es en relacion con dicha epidemia (Pecheny, 2013). Asi, el impacto de la epidemia del VIH/sida conduj o a que la problematica de las minorias sexuales se centrara sobre todo en la cuestion gay (Meccia, 2006; citado en Libson, 2011). De ahi que en los trabajos en los que se analizan los factores de riesgo para la infeccion por VIH y los factores psicosociales relacionados con el uso del condon, los gays, los bisexuales, los "hombres que tienen sexo con hombres", y las trans hayan sido mas abordados que las mujeres lesbianas y bisexuales (Pecheny, 2013). Asi, pues, en la decada del noventa las organizaciones de lesbianas quedaron relegadas en un segundo plano (Ortiz--Hernandez, 2005; Facchini, 2005; Libson, 2011). Ahora bien, si aceptamos que desde los ultimos anos se ha producido un incremento de la epidemia en las mujeres y una creciente incidencia del VIH/sida en edades tempranas (Herrera y Campero, 2002; Faur y Gherardi, 2005), resulta necesario profundizar en el conocimiento de las experiencias de las jovenes lesbianas y bisexuales con los servicios de salud en el marco de un contexto homo/lesbofobico, sobre todo si se considera que identidad sexual no equivale inexcusablemente a un conjunto definido de practicas sexuales (coitales para heterosexuales y orales-manuales para no heterosexuales), que es lo que alimenta el mito de que las mujeres que tienen relaciones con mujeres no tienen realmente sexo y no ameritan cuidados ni controles regulares (Brown, 2006).

El articulo se estructura de la siguiente manera: en primer lugar, se resena el contexto conceptual que guio la investigacion. Luego se describe la estrategia metodologica utilizada. Seguidamente se presentan los principales resultados obtenidos a partir de las entrevistas a jovenes usuarias sobre sus experiencias con los servicios de salud sexual y reproductiva. Finalmente, se interpretan los datos y se exponen los hallazgos y las conclusiones mas relevantes de la investigacion.

Del determinismo biologico al construccionismo social: la diferencia sexual versus el genero

Dados los objetivos de la presente investigacion, elmarcoteoricoautilizar se compusodetresafluentes principales: los aportes de la sociologia de la salud, los de la sociologia de la cultura y los de los estudios de genero. En el primer caso, las contribuciones proporcionadas por los conceptos y criterios de la sociologia de la salud permitieron problematizar las practicas y discursos de la medicina como una actividad moral y social, dotada de funciones normalizadoras y que funciona legitimamente como agente de control social, prestando especial atencion al espacio que ocupan--dentro de los sistemas sociales de representacion--aquellos cuerpos que se alejan de la heteronormatividad hegemonica, sus percepciones, experiencias y relatos (Freidson, 1978; Conrad, 1982).

En segundo lugar, los aportes de la sociologia de la cultura me proveyeron herramientas para el analisis de las representaciones sociales de las jovenes lesbianas y bisexuales que eligen o no transitar por los servicios de salud sexual y reproductiva, posibilitando la interpretacion de las significaciones culturales atribuidas a estos ultimos y a los vinculos entre salud, sexualidad y reproduccion. Las representaciones sociales son conjuntos de significados y conceptos no escritos ni verbalizados, pero si establecidos en la practica, que son valederos para la vida cotidiana y les permiten a los sujetos interpretar la realidad (Hall, 1997; Petracci & Kornblit, 2007).

En tercer lugar, son valiosos los aportes de los estudios de genero para el tema de esta propuesta de investigacion. Los desarrollos de la teoria feminista no serian posibles sin la elaboracion del concepto de genero--concepto que posibilita la construccion y la reflexion sobre un sujeto central para el feminismo, la mujer-. En 1949, Simone de Beauvoir ([1949] 1995) se hace una pregunta fundacional para todo el feminismo academico que se desarrollaria en las decadas posteriores: ?que es ser una mujer? Este cuestionamiento le permitiria a la filosofa francesa adentrarse en la comprension de la condicion femenina para sentar, asi, las bases argumentativas hacia la construccion del concepto de genero, realizada por Gayle Rubin en la decada de 1970. En palabras de la autora: "un sistema de sexo/genero es el conjunto de disposiciones por el cual una sociedad transforma la sexualidad biologica en productos de la actividad humana y satisface esas necesidades humanas transformadas" (Rubin, [1975] 1986, p. 17).

En otras palabras, los sistemas de sexo/genero son el producto de la actividad humana historica. El genero es una division de los sexos socialmente impuesta, resultado de relaciones sociales de sexualidad y de la aculturacion de la sexualidad biologica a nivel social (Rubin, [1975] 1986). Asi, "el termino genero, que designa un sistema de clasificacion bipolar, subraya el caracter eminentemente social de las distinciones basadas en el sexo y rechaza el determinismo biologico implicito en las palabras sexo y diferencia sexual" (Guber, 2001, p. 45). De este modo, el genero se fue consolidando como un concepto que no se limita al sexo natural, sino que se basa en un saber sobre la diferencia sexual, es decir, en los modos en que los sujetos sociales elaboran los roles biologicos sexuales produciendo valores, creencias y normas (Warren, 1988; Scott, 1996; citados en Guber, 2001).

Las teorias y practicas feministas ponen en claro que, como modo de relacion, ni el genero ni la sexualidad son algo que poseemos, sino un modo de ser para otro, algo que performamos. Este punto de vista relacional ha indicado que lo que es el genero siempre es relativo a las relaciones construidas en las que se determina. Como un fenomeno contextual, el genero no implica un ser sustantivo, sino un punto de convergencia entre relaciones culturales e historicas especificas, las cuales producen los cuerpos y establecen las normas reguladoras de la inteligibilidad de genero (Butler, 2001, 2006). En otras palabras, somos seres sociales que se comportan en relacion con el otro, constituidos por un conjunto de normas culturales que nos exceden y nos proveen guias o instrucciones para las conductas sexuales que son apropiadas para esa cultura.

Metodologia de trabajo

Dada la especificidad de la tematica y la escasez de investigaciones previas sobre las practicas de cuidado y las experiencias con los servicios de salud sexual y reproductiva de jovenes lesbianas y bisexuales de sectores medios y bajos, se llevo a cabo un diseno de caracter exploratorio-descriptivo. En dialogo con el marco teorico en el que se inscribio el presente estudio y dados los objetivos planteados, la investigacion se situo dentro del enfoque cualitativo de las ciencias sociales.

El universo de estudio fue conformado por jovenes lesbianas y bisexuales usuarias o potenciales usuarias de servicios de salud sexual y reproductiva, de 18 a 29 anos, de sectores medios y bajos residentes en la Ciudad Autonoma de Buenos Aires. Por mujeres lesbianas y bisexuales, me refiero a aquellas mujeres que sienten deseos y construyen sus practicas sexuales, eroticas, amorosas y/o afectivas en relacion con otras mujeres. Se llevo a cabo un muestreo teorico no probabilistico determinado a su vez por la factibilidad de contacto de las entrevistadas. El hecho de seleccionar solo mujeres jovenes tiene que ver con que ellas carecerian de un contacto sostenido con el sistema de salud que les permita desarrollar un capital acumulado "en tanto pacientes" (Brown et al., 2013). Dicha situacion a priori seria un contexto mas desfavorable para el ejercicio de la autonomia en la consulta ginecologica, lo que haria destacar las dificultades de la relacion medicopaciente que tienden a reducirse y matizarse con la expertise ganada en el contacto sistematico sostenido con los servicios de salud (Brown et al., 2013). Para ello, seleccione exclusivamente a jovenes que se hubieran realizado por lo menos un control ginecologico y que pertenecieran a sectores socioeconomicos medios y bajos, ya que busque describir la heterogeneidad de estrategias que despliegan estas mujeres para relacionarse con las practicas y discursos de los/as profesionales de la salud en el marco concreto de la consulta ginecologica, y sus experiencias con el sistema de salud.

Para responder a los objetivos y preguntas de la investigacion, realice doce entrevistas semiestructuradas basadas en una guia de preguntas y temas a las jovenes. Realice seis entrevistas a mujeres de sectores medios y seis a mujeres de sectores bajos. Las entrevistas tuvieron una duracion de entre una hora y una hora y media, dependiendo del grado de expresividad de las entrevistadas. Seleccione los casos a partir del procedimiento conocido como "bola de nieve", ya que se trata de un tipo de muestreo util para temas de estudio como el abordado por este trabajo, donde las unidades de analisis son dificiles de identificar dado el estigma asociado con la condicion sexual. Para definir el numero total de entrevistas a realizar emplee el criterio de saturacion teorica (Glaser y Strauss, 1967).

Por ultimo, dado el caracter sensible del tema abordado en la investigacion, se observaron los siguientes mecanismos para asegurar la confidencialidad de la informacion y el anonimato de las entrevistadas: no se consigno el nombre de la persona entrevistada en ningun lado, sino un nombre de fantasia. Los datos fueron registrados y expuestos de manera que no pueda reconocerse a ninguna de las personas entrevistadas, su entorno personal o a la institucion y profesionales con quienes se atienden. Se dio a conocer previamente a cada entrevistada el texto para garantizar el consentimiento informado y se explicaron: objetivos del estudio; procedimientos del estudio (incluyendo tiempo previsto y contenido de la entrevista); posibles usos de los resultados del estudio; estandares de investigacion y derechos de las participantes.

Resultados

La investigacion se propuso analizar y comparar las practicas de cuidado en torno a la salud sexual y reproductiva de jovenes lesbianas y bisexuales de sectores medios y bajos y sus experiencias con los servicios de salud sexual y reproductiva en la Ciudad Autonoma de Buenos Aires. De la lectura de las entrevistas surge que no existen diferencias sustantivas alrededor de las experiencias que relatan las jovenes respecto de sus vivencias con los servicios de salud. En efecto, las particularidades que pudieran surgir como producto de las diferencias socioeconomicas de las entrevistadas, fueron atenuadas por las experiencias de militancia en ambitos feministas de las jovenes de ambos sectores. El analisis inductivo permitio dar cuenta de una variable no considerada a priori, como es la militancia y activismo de las mujeres lesbianas y bisexuales, que en la practica funciona como homogeneizadora de sus realidades.

A continuacion, se presentan tres grandes cuestiones que surgieron del analisis de las entrevistas: a) las experiencias de violencia que experimentan las mujeres en las visitas ginecologicas; b) la falta de atencion medica adecuada que reciben las mujeres que tienen relaciones sexuales con mujeres; y c) las estrategias alternativas que desarrollan las mujeres para subsanar la falta de asesoramiento medico.

a) Trayectoria sexual-afectiva y violencia en la consulta ginecologica

Las entrevistadas senalan a las visitas ginecologicas como acontecimientos que les generan sentimientos adversos. El inicio de las visitas ginecologicas o la rutinizacion de las mismas se explicarian, segun los relatos de las entrevistadas, a partir de acontecimientos y/o quiebres importantes en las trayectorias biograficas de cada una. Entre dichos acontecimientos, se destacan el inicio de las relaciones sexuales con varones y problemas de salud. Respecto de estos ultimos, las enfermedades y/o inconvenientes de salud funcionan como reguladores de las visitas al medico, en particular, y como disciplinadores de la salud sexual y reproductiva de las mujeres, en general.

El punto en comun mas destacado entre las entrevistadas son los sentimientos de miedo, angustia, pudor e incomodidad que experimentan al momento de la visita ginecologica. Dichos sentimientos son generados, segun las entrevistadas, por la hostilidad de los y las profesionales de la salud al momento de tratar con mujeres cuya orientacion sexual no es la heterosexual, y operan como un primer obstaculo que retrasa, pospone, y/o impide que se concrete la consulta ginecologica:

Fernanda: Yo fui la segunda vez, este ... y fue horrible la experiencia con la ginecologa que fui. Le pregunte, le conte lo que me habia pasado, le pregunte a que se debia y me empezo a hacer unas preguntas un poco desagradables sobre mis practicas sexuales. Me pregunto en que momento se produjo [la hemorragia]. Le dije que no habia sido en el acto sexual, este ... sino todo lo contrario, fue como seis horas despues, diez horas despues, este ... y que despues incluso me pasaba, nada, en cualquier momento del dia. Este ... y entonces me empezo a hacer como preguntas, cuando le dije que no tenia practicas sexuales con varones, ahi me empezo a preguntar mas y fue como un interrogate rio monstruoso. Me pregunto basicamente con que elementos tenia relaciones sexuales, cuando le dije que no hay, bueno me dijo que tipo de intensidad, que fuerza, fue horrible, fue espantoso. Y yo me senti muy incomoda en un momento. [...] Yo creo que ... pienso que tendria que ir ahora, por una cuestion de edad, de que ya ... hace muchos anos de la ultima vez y que en realidad la segunda vez que fui fue por algo muy, muy especifico, este. pero pensando, si que, este ... no es lo ideal para pensar, pero pensando en la experiencia esta ultima que pase, como que no te dan ganas. (Entrevista a Fernanda, Ciudad Autonoma de Buenos Aires).

En este contexto, cabe destacar los cambios en las percepciones de las entrevistadas en funcion del momento en el que visitaban al ginecologo o a la ginecologa. En efecto, las entrevistadas relatan como, en momentos en los que se identificaban como heterosexuales, las visitas a los y las profesionales resultaban experiencias mas llevaderas--e incluso satisfactorias- que cuando comenzaron a autoidentificarse y presentarse ante los y las profesionales como lesbianas. Por ejemplo, Mercedes describe un antes y un despues en sus experiencias con los servicios de ginecologia. En un primer momento se caracterizaban por ser ambientes amigables y utiles. Sin embargo, cuando comenzo a identificarse como lesbiana, tuvo que cambiar de medico/a en varias oportunidades por las situaciones de discriminacion a las que tenia que enfrentarse:

Mercedes: Al principio me llevo mi mama. Despues, con mi primer novio, cuando tenia quince anos, tomaba pastillas anticonceptivas entonces fui tambien. Era una ginecologa de la primera obra social que tuve yo que era la de mi viejo. Una mina bastante copada, bueno, nada. Pero, bueno, en ese momento era heterosexual, yo. Eh ... y despues fui sistematicamente y cambie bastante [...]. Y ... y tuve experiencias bastante de mierda (sic). (Entrevista a Mercedes, Ciudad Autonoma de Buenos Aires).

Pese a estos sentimientos comunes, las entrevistadas reaccionan de diferente forma frente a la hostilidad de los y las profesionales de la salud. Mientras que algunas optan por evitar el examen ginecologico o mantener en silencio su vida sexual y afectiva, otras entrevistadas continuan las visitas porque ubican su salud sexual como prioridad. Dichas divergencias en las actitudes se explican, en la mayoria de las situaciones, por los tipos de capitales simbolicos que poseen las entrevistadas. Aquellas entrevistadas que tuvieron trayectorias en espacios de activismo y militancia feminista, poseen un nivel de conocimiento y expertizacion en relacion a la tematica de salud sexual y reproductiva mayor que el de aquellas que nunca transitaron esas instancias. Estas diferencias tambien se veran en las estrategias que despliegan las mujeres frente a la falta de atencion e informacion de los y las profesionales de la salud, que seran abordadas en el tercer apartado.

b) Cuidado, riesgo y responsabilidad

Otro de los aspectos que destacan las entrevistadas es la falta de una atencion ginecologica adecuada por parte de los y las profesionales de la salud al momento de tratar con mujeres que tienen relaciones sexuales con mujeres. Este fenomeno se explicaria por la presuncion de heterosexualidad que se encuentra ligada al saber ginecologico:

Entrevistadora: ?Y te acordas como fue esta consulta, si vos le contaste, ella te pregunto? Victoria: Ah, si me acuerdo, ahora que me preguntas, me acuerdo. Si, fue todo un tema porque bueno, viste que te preguntan "?tuviste relaciones sexuales, con cuantos hombres?". Asumio enseguida que era con un hombre, y si iba a tener iba a ser con hombres. Le dije que no, que habia tenido relaciones sexuales con una mujer, y me acuerdo que me miro tipo entre los lentes y me dice "?pero tus papas lo saben?", me dijo. Le dije "y ... que tuve relaciones, no, que me gustan las mujeres, si". "?Y como se lo tomaron?", me dice. (Entrevista a Victoria, Ciudad Autonoma de Buenos Aires).

La presuncion de heterosexualidad opera como un obstaculo para las mujeres al momento de tener que revelar su orientacion sexual en la visita ginecologica y pedir informacion a los y las profesionales sobre su salud sexual y reproductiva y los metodos de cuidado existentes. De acuerdo con los relatos de las entrevistadas, al momento de explicitar su orientacion sexual frente al o la profesional, esto no ocasiona ningun tipo de intervencion, consejo o informacion sobre cuidados particulares. En efecto, las mujeres entrevistadas destacan la ausencia de asesoramiento o asistencia especifica en torno a sus dudas particulares. Las practicas sexuales de las entrevistadas escapan al modelo heteronormativo y, por ser impensables para el sistema medico, no permiten que los y las profesionales puedan asesorar sobre practicas sexuales cuidadas:

Fernanda: Me hice el estudio, pero cuando fui para que revisaran el estudio fui a otra ginecologa. Ya me asegure, me fije en la cartilla, no, a esta no, nunca mas, este ... y nada, le comente ... fue un poco mas amigable. Si bien senti que fue un poco mas amigable, senti como que ignoraba un monton de cosas que quizas no hubiese estado mal que me preguntara o como que sentia que estaba tratando de responderme en unos parametros quizas que no se ajustaban.

Entrevistadora: ?Como por ejemplo te acordas de algo puntual?

Fernanda: No, quizas porque tambien la otra me habia pasado como hablar de intensidad de la relacion sexual y demas, como en terminos heterosexuales, me parece que es distinto, que hablarlo en una relacion no heterosexual o que en si tambien podria ser heterosexual, pero con otras practicas, no lo se, pero me dio la sensacion de que tambien era una persona que le faltaba un poco de informacion, este ... como me dijo que estaba todo bien, chau, no fui mas. (Entrevista a Fernanda, Ciudad Autonoma de Buenos Aires).

Cabe destacar, asimismo, que las propias usuarias de los servicios de salud tienen representaciones sociales del cuidado y el riesgo ligadas exclusivamente a practicas sexuales heterosexuales. En efecto, las entrevistadas destacan que no se cuidan "lo suficiente" porque no conciben que existan riesgos en relaciones sexuales entre mujeres. Esto produce que las indagatorias de rutina ocasionen un cortocircuito en la comunicacion entre los y las profesionales de la salud y las mujeres, dado que tal interrogatorio rutinario no se ajusta a sus experiencias y practicas sexuales. En consecuencia, las mujeres conciben que es innecesario comunicar al o la profesional que son lesbianas o que tienen sexo con mujeres.

La existencia de un sistema de salud que opera a partir de la presuncion de la heterosexualidad discrimina, invisibiliza y excluye a las mujeres lesbianas al no poder proveerles la informacion adecuada para llevar, a priori, una vida sexual cuidada. Esta problematica tambien se presenta en mujeres que se identifican como bisexuales o que mantienen relaciones sexuales con varones, aunque de manera diferenciada. Esto se debe a que en las visitas a los y las profesionales reciben informacion sobre los modos de cuidarse en sus relaciones con varones, pero no en sus relaciones con mujeres. Como consecuencia, el tipo de respuesta medica que reciben las mujeres bisexuales tampoco logra eliminar los riesgos de salud, ya que parte de su vida sexual permanece desatendida por el sistema medico.

c) Militancia y estrategias de cuidado

Finalmente, las entrevistadas destacan que la falta de una atencion adecuada por parte de los/ as ginecologos/as, habilita el espacio para que las mujeres desarrollen varias estrategias que apuntan a informarlas sobre los metodos de cuidado. En primer lugar, las mujeres destacan la posibilidad de socializar entre ellas practicas de cuidado sobre el propio cuerpo. En este contexto, las entrevistadas destacan el rol de los grupos de militantes feministas como actores que posibilitan la circulacion de informacion sobre metodos de promocion de la salud y prevencion de enfermedades de transmision sexual. Los grupos militantes, segun los relatos analizados, disponen de un nivel de expertizacion diferente al de las mujeres no militantes y al de los y las profesionales de la salud:

Entrevistadora: ?Y alguna vez te enteraste de metodos de cuidado y como?

Paula: Si, por internet, este. En realidad, por contactos y eso, que militan y que activan. Y que hacen volantes y disenos con el tema de los cuidados, como cortar un preservativo con el campo de latex, este ... guantes, etc., fue mas por ver asi por redes, tambien por ver materiales especificos en actividades tipo de visibilidad lesbica o la Marcha del Orgullo, este ... y despues no se. Creo que busque como para saber, pero mas por una iniciativa propia que por una cuestion educativa. En la escuela jamas nos ensenaron, no somos de la epoca de la ESI [Educacion Sexual Integral] ... (Entrevista a Paula, Ciudad Autonoma de Buenos Aires).

Una segunda estrategia que desarrollan las mujeres entrevistadas es la de asistir a servicios de salud "amigables" respecto de su orientacion e identidad sexual. Aqui tambien cumplen un rol esencial los grupos de militantes feministas en la medida que son quienes informan sobre servicios de salud afines a las necesidades de las mujeres lesbianas y bisexuales:

Mercedes: Es verdad que como que las formas de cuidado entre lesbianas las aprendi gracias a la solidaridad lesbica, gracias a que existen lesbianas que se han puesto a cargar videos en youtube, han escrito cosas, y las amigas que una tiene que ... yo tengo puntualmente una amiga que se cuida, eh ... y nada, me ha explicado bastante cuales son las formas de cuidado y todo eso, mas alla que mas o menos me imaginaba, pero en realidad me parece que ahi se juega algo entre la solidaridad lesbica en el colectivo, que son formas, para mi, de autocuidado. [...] Bueno, algo tenes que hacer y como forma de resistencia me parece que estan buenos esos recorridos, digamos, que han hecho algunas lesbianas con respecto a transmitir la informacion, como tambien existe, bueno, nada, "recomendame a la ginecologa copada", digamos, con mirada, perspectiva de genero, digamos, no heteronormativa, bueno, y eso existe. (Entrevista a Mercedes, Ciudad Autonoma de Buenos Aires).

Pese al despliegue de estas estrategias, las entrevistadas reconocen que no alcanzan para hacer frente a las necesidades de salud especificas de la poblacion de mujeres lesbianas y bisexuales. En tal sentido, recomiendan la existencia de un sistema de atencion integral que combine la accion de lugares militantes y autogestionados, y la accion de organismos oficiales del Estado:

Natalia: Yo creo que a los centros a los que nos acercamos de lesbianas tienen mas que ver con escuelas de feminismo, el Encuentro Nacional de Mujeres. Creo que esos son los primeros lugares donde tiene que aparecer la informacion. Yo creo que seria importante primero que sigan estando, como que ... las tortas somos mas amigas de lugares autogestionados y que se yo. Tambien estaria bueno que cuando uno va a un ginecologo y le dice "hola, yo soy lesbiana", te diga "bueno, estos son los metodos de cuidado". Creo que tiene que haber, deberia haber como dos grandes circuitos donde circule esta informacion. Por un lado, tiene que ser el autogestionado porque esos lugares, ya te digo, para mi que las tortas somos mas amigas de eso y vamos a recibirlo con otra apertura lo que nos digan ahi. Y ... y por otro lado, estaria buenisimo que haya informacion oficial de como hacer, estaria buenisimo, si. (Entrevista a Natalia, Ciudad Autonoma de Buenos Aires).

Recapitulacion y consideraciones finales

Elanalisisdelasentrevistasalasjoveneslesbianas y bisexuales de sectores medios y bajos permitio dar cuenta de una serie de experiencias comunes que habilitan pensar el problema de la atencion de salud de esta poblacion como un fenomeno que excede a las diferencias socioeconomicas que existen entre ellas. Una investigacion similar (2) sobre la tematica identifico la presuncion de heterosexualidad como uno de los obstaculos de esta poblacion para acceder a los servicios de salud sexual y reproductiva. Aqui confirmamos aquella tesis al mismo tiempo que llamamos la atencion sobre un fenomeno de creciente magnitud y que podria afectar la salud de lesbianas y bisexuales: frente a un Estado que no logra proveer servicios de atencion adecuados, las mujeres lesbianas y bisexuales entrevistadas despliegan una serie de estrategias individuales y colectivas para enfrentar dicha carencia. Por ejemplo, en lugar de recurrir a servicios medicos recurren a otras mujeres o a internet en busca de informacion. Estas estrategias permiten dar cuenta del caracter de agente (3) (Giddens, 1982) de las mujeres entrevistadas: los relatos analizados dan cuenta de las experiencias particulares de cada una frente a las consultas ginecologicas y los recursos que tienen a mano para poder hacer frente a un encuentro medico definido en clave heteronormativa. Al mismo tiempo, este fenomeno repercute en los modos en como se vinculan con el saber medico y como da lugar a la evitacion de la consulta ginecologica con todas las consecuencias que ello puede traer: si bien es posible acceder a informacion de calidad, tambien es posible encontrarse con mitos e informacion erronea que atenten contra la salud de las mujeres en cuestion.

La mayoria de las mujeres entrevistadas, independientemente de su situacion socioeconomica, declara que la presuncion de heterosexualidad del o la profesional de la salud opera como un obstaculo -o barrera (Brown et al., 2014)--para revelar su orientacion o practica sexual. Este problema se exacerba en la medida que, como senalan Brown et al. (2014), la invisibilidad de las practicas homoeroticas femeninas y de los vinculos eroticoafectivosentremujeres reproducen elcaracter secreto de la identidad sexual de las mujeres entrevistadas. La gestion del secreto (Pecheny, 2002) respecto de la orientacion sexual de las usuarias, entonces, estructura el tipo de relacion que pueden tener con el y/o la profesional. Segun los relatos de las mujeres, la informacion sobre las practicas sexuales de la usuaria no ocasiona ningun tipo de intervencion, consejo, informacion o cuidados particulares por parte del o la profesional, porque, como senala Gemetro (2009, citado en Brown et al., 2014), "las lesbianas han sido invisibilizadas en los campos del saber" (p. 680). Revelar su orientacion y practicas sexuales en la consulta ginecologica puede (o no) generar incomodidades y/o ruidos entre las mujeres y los o las profesionales de la salud. Sin embargo, el "salir del closet" de las mujeres entrevistadas no impactaria de manera significativa en su vinculo con los y las profesionales, en la medida que, en consonancia con lo expuesto por Brown et al. (2014), incluso en los casos de profesionales abiertos, "prima la ausencia de informacion clara y pertinente para darles a las personas cuyas practicas sexuales se efectuan fuera del patron erotico hegemonico" (p. 680).

En las entrevistas se documentan situaciones de violencia y discriminacion que se cristalizan en la ausencia de asesoramiento, asistencia u orientacion especifica para las mujeres que tienen relaciones sexuales con mujeres. La existencia de un modelo de atencion en salud sexual y reproductiva basado en la presuncion de heterosexualidad define, en terminos de Ayres (2008), los proyectos de felicidad (4) a los que deberian aspirar las mujeres. Toda sociedad se caracteriza por compartir un conjunto de horizontes normativos. En el caso de los vinculos erotico-sexual-afectivos, los sistemas de salud a los que acceden las mujeres entrevistadas no conciben--explicita o implicitamente- que las mujeres puedan tener practicas sexuales distintas al modelo coital-vaginal heterosexual. Esto produce en la practica una invisibilizacion de las mujeres lesbianas y bisexuales en los sistemas de salud sexual y reproductiva, y, en consecuencia, limita su ejercicio pleno de derechos--en este caso de la salud-. Tal como afirma Moreno:

Mas alla de la legislacion especifica contra la discriminacion basada en genero, orientacion sexual o identidad sexual sancionadas desde los anos ochenta, tanto el discurso de las politicas publicas como las rutinas administrativas estatales promueven categorias sexuales y de genero que construyen a gays, lesbianas, travestis, transexuales, transgeneros, bisexuales e intersexuales como sujetas y sujetos excluidos de la ciudadania (Moreno, 2008, p. 221).

La falta de politicas de atencion y prevencion adecuadas por parte del Estado genera que las mujeres busquen estrategias autogestionadas para superar los limites propios de un sistema de salud estructuralmente excluyente de lesbianas y bisexuales. Comoalternativasaloscircuitosestatales de atencion, las mujeres entrevistadas descubren nuevos espacios de sociabilizacion (Pozzio, 2011) -fisicos y/o virtuales- que las dotan de saberes que funcionan a modo de un sentido practico (Brown et al., 2013). En este contexto, cabe destacar a las organizaciones feministas de la sociedad civil como "esferas de provision de bienestar" alternativas al Estado, el mercado y la familia (Esping Andersen, 2000, citado en Arcidiacono, 2011). Frente a un Estado incapaz de hacer frente a las demandas y necesidades de salud de las lesbianas y bisexuales, es la sociedad civil la que surge como un canal alternativo para satisfacerlas y cuestionar el saber medico dominante.

Bibliografia

Arcidiacono, Pilar. (2011). "Sociedad civil como esfera de provision de bienestar". Ponencia presentada en XXVIII Congreso Internacional de la Asociacion Latinoamericana de Sociologia, Recife, Brasil.

Ayres, Jose Ricardo de Carvalho Mesquita. (2008). Para comprender el sentido practico de las acciones de salud: contribuciones de la hermeneutica filosofica. Salud Colectiva, 4(2), 159-72.

Brown, Josefina Leonor. (2006). Salud ginecologica. En Jones, Daniel; Libson, Micaela & Hiller, Renata (Eds.) Sexualidades, politica y violencia: Marcha del Orgullo GLTTBI, Buenos Aires 2005: Segunda Encuesta (Pp. 93-100). Buenos Aires: Antropofagia.

Brown, Josefina; Gattoni, Soledad; Tamburrino, Cecilia & Pecheny, Mario. (2007). La primera experiencia es la que cuenta: notas sobre la trayectoria de pacientes ginecologicas". Ponencia presentada en 26o Congreso de la Asociacion Latinoamericana de Sociologia, Guadalajara, Mexico.

Brown, Josefina y Pecheny, Mario. (2012). Accesibilidad a la salud sexual de mujeres heterosexuales, lesbianas y bisexuales. Ponencia presentada en V Congreso de la Asociacion Latinoamericana de Poblacion "Las transiciones en America Latina y el Caribe. Cambios demograficos y desafios sociales presentes y futuros", Montevideo, Uruguay.

Brown, Josefina; Pecheny, Mario; Gattoni, Soledad & Tamburrino, Cecilia. (2013). Cuerpo, sexo y reproduccion. La nocion de autonomia de las mujeres puesta en cuestion: el aborto y otras situaciones sensibles. Revista Latinoamericana de Estudios sobre Cuerpos, Emociones y Sociedad, 5(12), 37-49. Brown, Josefina Leonor; Pecheny, Mario Martin; Tamburrino, Maria Cecilia; Conde, Leandro Luciani; Perrotta, Gabriela Viviana; Capriati, Alejandro Jose; Andia, Ana Maria; Mario, Silvia e Ibarlucia, Ines. (2014). Atencion ginecologica de lesbianas y bisexuales: notas sobre el estado de situacion en Argentina. INTERFACE, 18(51), 673-684.

Butler, Judith. (2001). El genero en disputa. Elfeminismo y la subversion de la identidad. Buenos Aires: Paidos. Butler, Judith. (2006). Vida precaria. Buenos Aires: Paidos.

Conrad, Peter. (1982). Sobre la medicalizacion de la anormalidad y el control social. En Ingleby, David. (Ed.). Psiquiatria critica. La politica de la salud mental (Pp. 129-154). Barcelona: Critica.

De Beauvoir, Simone. ([1949] 1995). El segundo sexo. Mexico: Siglo Veinte.

Esping Andersen, Gosta. (2000). Fundamentos sociales de las economias postindustriales. Barcelona: Ariel.

Facchini, Regina. (2005). Mujeres, homosexualidades y salud: visibilizando demandas e caminos. Boletin Ciudadania Sexual, 2, 16.

Faur, Eleonor & Gherardi, Natalia. (2005). El derecho al trabajo y la ocupacion de las mujeres. En Equipo Latinoamericano de Justicia y Genero. Informe sobre Genero y Derechos Humanos. Vigencia y respeto de los derechos de las mujeres en Argentina (Pp. 119-221). Buenos Aires: Biblos.

Freidson, Eliot. (1978). La profesion medica. Barcelona: Ediciones Peninsula.

Giddens, Anthony. (1982). Profiles and Critiques in Social Theory. Londres: Macmillan.

Glaser, Barney & Strauss, Anselm. (1967). The discovery of grounded theory. Strategies for qualitative research. Chicago: Aldine Publishing Company.

Guber, Rosana. (2001). La etnografia. Metodo, campo y reflexividad. Bogota: Grupo Editorial Norma.

Hall, Stuart. (1997). Representation. Cultural representations and signifying practices. Londres: Sage.

Herrera, Cristina & Campero, Lourdes. (2002). La vulnerabilidad e invisibilidad de las mujeres ante el VIH/sida: constantes y cambios en el tema. Salud Publica, (44), 54-564.

Libson, Micaela. (2011). Familias y diversidad. Las parentalidades gays y lesbianas en Buenos Aires [Tesis doctoral]. Facultad de Ciencias Sociales, Universidad de Buenos Aires, Argentina.

Moreno, Alumine. (2008). La invisibilidad como injusticia. Estrategias del movimiento de la diversidad sexual. En Pecheny, Mario; Figari, Carlos & Jones, Daniel (Comps.). Todo sexo es politico: Estudios sobre sexualidades en Argentina (Pp. 215-243). Buenos Aires: Libros del Zorzal.

Ortiz-Hernandez, Luis. (2005). Influencia de la opresion internalizada sobre la salud mental de bisexuales, lesbianas y homosexuales de la ciudad de Mexico. Salud Mental, 28 (4), 49-65.

Pecheny, Mario. (Coord.). (2011). Barreras de accesibilidad en salud sexual y procreacion responsable: problemas emergentes. Informe final presentado ante la Comision Nacional Salud Investiga, Ministerio de Salud de la Nacion.

Pecheny, Mario. (2002). Identidades discretas. En Arfuch, Leonor (Comp.) Identidades, sujetos y subjetividades (Pp. 125-148). Buenos Aires: Prometeo.

Pecheny, Mario. (2013). Desigualdades estructurales, salud de jovenes LGBT y lagunas de conocimiento: ?Que sabemos y que preguntamos? Temas em Psicologia, 21 (2), 961-972.

Petracci, Monica & Kornblit, Ana Lia. (2007). Representaciones sociales: una teoria metodologicamente pluralista. En Kornblit, Ana Lia (Comp.). Metodologias cualitativas en Ciencias Sociales (Pp. 91-111). Buenos Aires: Biblos.

Petracci, Monica y Ramos, Silvina. (2006). La politica de salud y derechos sexuales y reproductivos en la Argentina: aportes para comprender su historia. Buenos Aires: UNFPA-CEDES.

Pozzio, Maria. (2011). Madres, mujeres y amantes. Usos y sentidos de genero en la gestion cotidiana de las politicas de salud. Buenos Aires: Antropofagia.

Rubin, Gayle. (1989). Reflexionando sobre el sexo: notas para una teoria radical de la sexualidad. En Vance, Carole. (Comp.) Placer y peligro. Explorando la sexualidad femenina (Pp. 113-190). Madrid: Revolucion.

Yasmin Amira Mertehikian ** CONICET / Instituto de Investigaciones Gino Germani (UBA), Argentina

* El presente articulo se enmarca en el proyecto de tesis para optar por el titulo de Magister en Ciencias Sociales, otorgado por la Universidad Nacional de General Sarmiento (UNGS) y el Instituto de Desarrollo Economico y Social (IDES) (Argentina). Articulo recibido el 18 de noviembre de 2016, aprobado el 3 de marzo de 2017.

** Licenciada en Sociologia por la Universidad de Buenos Aires y becaria doctoral del Consejo Nacional de Investigaciones Cientificas y Tecnicas (CONICET). Actualmente se encuentra cursando la Maestria en Ciencias Sociales de la Universidad Nacional de General Sarmiento y el Instituto de Desarrollo Economico y Social. Se desempena como asistente de investigacion en el Departamento de Salud y Poblacion y en el Grupo de Estudios sobre Sexualidades con sede en el Instituto de Investigaciones Gino Germani de la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad de Buenos Aires. Ha trabajado como asistente de investigacion en el Observatorio de Genero en la Justicia del Consejo de la Magistratura de la Ciudad Autonoma de Buenos Aires. Ha obtenido becas del Ministerio de Salud y del Ministerio de Educacion de la Nacion Argentina. Ha participado como expositora en congresos nacionales e internacionales, y es autora del articulo "Enfoques sociologicos del concepto de genero: aportes desde las teorias feministas" (Revista Argentina del Regimen de la Administracion Publica, p. 451). E-mail: yasmin.mertehikian@gmail.com

(1) Es decir, lesbianas, gays, bisexuales, transexuales e intersexuales.

(2) El estudio Colaborativo multicentrico (CONAPRIS-Salud Investiga) titulado "Salud sexual y reproductiva: problemas emergentes (2011)" fue coordinado por Mario Pecheny durante 2010-2011 y estuvo integrado ademas por Ana Maria Andia, Silvia Mario, Alej andro Capriatti, Leandro Luciani Conde, Gabriela Perrota, Ines Ibarlucia y Josefina Brown.

(3) La nocion de agencia (Giddens, 1982) es entendida como conducta intencional e implica dos componentes ontologicos de la conducta humana: por un lado, se encuentra la idea de capacidad, la cual refiere a la posibilidad que siempre tiene un agente de elegir y actuar de otra manera. Por el otro, supone la nocion de cognoscibilidad, en tanto conocimiento de las condiciones y de las reglas que regulan una sociedad.

(4) Por proyecto de felicidad se entiende "la experiencia, simultaneamente afectiva, corporal y espiritual de realizacion del valor atribuido a la vida" por parte de un individuo (Ayres, 2008, pag. 169).
COPYRIGHT 2017 Universidad del Valle
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2017 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

 
Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Amira Mertehikian, Yasmin
Publication:La Manzana de la discordia
Date:Jul 1, 2017
Words:7235
Previous Article:El efecto Desdemona: feminicidio y apropiacion de la voz de las mujeres.
Next Article:Mujeres de elite y trabajo domestico remunerado en Chile: ?crisis de cuidados o de la familia?
Topics:

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2018 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters