Printer Friendly

La salsa en Bogota: Educacion sentimental y cultura festiva.

Resumen

Objetivo. Reflexionar sobre la experiencia sentimental en torno al genero musical de la salsa en Bogota (Colombia) en el periodo 1970-2010. Metodologia. A partir de una indagacion sociohistorica, con el uso de fuentes primarias y secundarias, se explora la genesis y la consolidacion de un gusto por la salsa en diferentes ambitos de expresion de esta tradicion festiva. Identifica estas tradiciones en barrios donde confluyo lo tradicional y lo moderno, asi como en espacios juveniles como las fiestas familiares, las coca colas bailables y los bazares. Resultados. Describe como la expresion salsera consolido unos circuitos rumberos donde surgieron formas de sociabilidad festivas como encuentros de melomanos y concursos de baile. En el articulo, destacamos la sensibilidad de la escucha activada por la radio, la television y la presentacion de orquestas salseras. Conclusion. Mostramos tipos sociales consolidados alrededor del genero en especial los bailarines y coleccionistas que preservan, como verdaderos "atletas de la memoria", un saber en sus pasos y acetatos.

Palabras clave: salsa, educacion sentimental, circuitos rumberos, cultura festiva, sociabilidad, Bogota.

Introduccion

El presente articulo de caracter sociohistorico indaga sobre la experiencia festiva salsera en una ciudad como Bogota y la recepcion de este genero desde mediados de los anos setenta del siglo XX. Una de las justificaciones empiricas para la investigacion se fundamenta principalmente en que los registros orales y la literatura revisada sobre este genero musical en Colombia esta concentrada basicamente en ciudades como Barranquilla y Cali con referencias escasas sobre el papel de este tipo de musica y experiencia festiva en Bogota, a excepcion de algunos trabajos (Arteaga, 1990; Garzon, 2014; Pagano 2007; Gomez y Jaramillo 2014, 2013). Aunque Bogota es leida o bien por los estudiosos o bien por el sentido comun como marginal en la salsa colombiana y latinoamericana, es definitivamente central en esta memoria de la experiencia festiva.

La salsa no solo denota un genero festivo de origen urbano, sino tambien una mezcla o fusion de ritmos afroantillanos y del jazz. Este nuevo genero desarrollado principalmente en Nueva York y en Puerto Rico en la decada de los anos sesenta se vio respaldado por el nacimiento del sello comercial Farda All Star, que supo utilizar el nuevo nombre para promover sus musicos a nivel continental. Como senala el sociologo Angel Quintero:
una importante caracteristica del movimiento salsa, facilitado por la
migracion a Nueva York, es que integra no solo diferentes tradiciones
musicales (que compartian de todas formas, raices musicales comunes),
sino tambien, unos mismos conjuntos. Aunque los musicos puertorriquenos
predominan en las orquestas de la salsa, es frecuente encontrar en
estas a musicos venezolanos, colombianos, dominicanos panamenos, y de
otros paises tambien laborando juntos. (Quintero, 1999, p. 98)


Siguiendo a algunos investigadores musicales del genero (Rondon, 1980; Ulloa, 2009; Arteaga, 1993, p. 90-96) consideramos que la salsa como un producto musical y comercial a la vez, al llegar a la gran ciudad y enfrentar los problemas que trae consigo la dinamica urbana y el desarraigo, lleva consigo una especie de "esperanza sonora" para los grupos que arriban en calidad de inmigrantes; pero tambien para los mismos residentes historicos. En ese sentido esta expresion musical, asi como muchas otras musicas tropicales, termina por convertirse en uno de los vehiculos--no el unico--de la memoria social y cultural de Latinoamerica.

La salsa encuentra difusion en casi todas las ciudades latinoamericanas destacandose entre ellas San Juan de Puerto Rico, Caracas, Lima, Guayaquil, Barranquilla, Cartagena, Cali, Medellin. Ciudades que por su importancia comercial, por el acelerado proceso de urbanizacion y crecimiento poblacional a mediados de los anos sesenta y especialmente por la presencia de poblaciones negras, acogen y recodifican rapidamente estos ritmos que cantan y exaltan lo popular. Lo popular es concebido aqui como un concepto "en borradura" (1) que da cuenta de diversas practicas historicas, politicas, academicas, ideologicas y culturales desplegadas a traves de los denominados sectores poblaciones no hegemonicos, pero predominantes en las grandes ciudades latinoamericanas, aunque no exclusivamente por ellos, puesto que estos sectores siempre estan en transitos, mutaciones e hibridaciones permanentes como han destacado ya varios investigadores sociales (Wade, 2002; Garcia Canclini, 1998, p. 7-22; Romero, 1990, p. 268-278).

Para los sectores populares adquiere sentido la salsa como expresion musical mediada por complejos procesos de representacion y construccion de marcadores identitarios como el genero, la clase, lo etnico y de filtros o valvulas culturales como la estetica y el gusto. Por musica popular nos referimos aqui a una "musica urbana, mediatizada, masiva y modernizante" (Gonzalez, 2001, p. 38) (2) . Un papel importante en la divulgacion de este genero lo van a tener las emisoras, en especial los programas radiales, en tanto llegan a este publico popular que se identifica rapidamente con este ritmo. La salsa les cautiva los oidos, les coloniza sus cuerpos y los transporta vitalmente hacia distintos registros esteticos.

Ahora bien, la comprension del significado social y cultural de la salsa en Bogota lo abordamos en terminos de una "sociologia de la experiencia sensible" rastreable en autores como George Simmel (2002) y Walter Benjamin (2005) (3) . Este trazo ayuda a focalizar, desde las voces de algunos entrevistados en Bogota y tambien desde nuestros registros de campo, la atencion en como se educaron sentimentalmente los botoganos con la salsa y como se consolido una cultura festiva alrededor de esta expresion en el barrio y fuera de el. Siguiendo esta direccion senalamos como la educacion sentimental de los adolescentes en sus comienzos tempranos, entre las decadas de los anos setenta y ochenta, ayuda a perfilar un gusto por esta musica, a traves de la escucha de la radio y la asistencia a eventos masivos, materializandose luego en la edad adulta en unos tipos sociales y culturales especificos.

La salsa coloniza los espacios urbanos

Aunque hay unos antecedentes musicales caribenos en Bogota antes de los anos setenta, destacados en los estudios de Jursich (2014) y Wade (2002), la genesis de la salsa en Bogota es posible situarla a partir de esta decada y son diferentes los caminos que explican este proceso. Por supuesto, un papel central lo cumplen los inmigrantes que traen consigo sus legados musicales y festivos entre ellos los ritmos del Caribe. Sus pobladores se asientan en los nacientes barrios del sur y del centro de la capital (Venecia, Quiroga, Ingles, Restrepo, 20 de Julio, Santafe, entre otros). Asimismo, en la capital del pais como en muchas ciudades latinoamericanas, los inmigrantes conservan parte de sus tradiciones festivas y es a partir de ellas que forjan y organizan su vida con sus gustos y tradiciones en los nuevos escenarios de vida (Gomez y Jaramillo, 2013, p. 31-35).

A traves de esta sensibilidad se construyen y consolidan solidaridades internas en los nucleos familiares, se gestan nuevas uniones, se nutren ritos de paso generacionales y se alimenta el cemento social de la vecindad. Sin embargo no se trata solo de unos mecanismos de identificacion que traen y conservan de forma pura estos nuevos pobladores, mas bien se encuentran con formas de modernidad festiva propias de los jovenes de las grandes urbes las cuales a su vez son potenciadas y resignificadas gracias a las industrias culturales mas fuertes de la epoca: la radio y la television.

Un genero musical como la salsa, al igual que otros generos musicales populares como la samba y el maxixe en Brasil, el son y la rumba en Cuba, la danza en Puerto Rico, le debe "mucho a procesos complejos de intercambio, apropiacion y mediacion de clases, gestados en espacios ambiguos situados entre el pais y la ciudad, entre lo nacional y lo internacional" (Wade, 2002, p. 11). Agregariamos que la genesis tambien tiene como protagonistas los intercambios y las itinerancias entre lo barrial popular y lo citadino mas ampliado. En un escenario urbano como el bogotano, este genero se convierte rapidamente en un vehiculo de modernizacion cultural--aunque tambien de contramodernidad cultural--dado que condensa, pero tambien subvierte, gran parte de las marcas identitarias latinoamericanas conectadas con lo barrial, lo juvenil y especialmente con el goce corporal a traves de las liricas urbanas presentes en las canciones del genero.

Esta circunstancia ha sido ya reconocida por varios investigadores que distinguen dos momentos en la recepcion y apropiacion de este genero musical, los cuales son importantes en este proceso de modernizacion y contramodernidad festiva (Rondon, 1980; Ulloa, 2009; Quintero, 1999; Escobar, 2000; Waxer, 2001, p. 101-108; Waxer, 1998). Uno ubicado entre los anos treinta y sesenta con un protagonismo de las musicas del caribe y la emergencia de expresiones de difusion de impacto posterior como la radio, el cine y la naciente industria discografica. Otro situado a partir de 1960, pero desplazado hacia delante en el tiempo, con especial predominio de Nueva York y San Juan de Puerto Rico; ciudades que serviran de puentes y fronteras fluidas musicales entre America Latina y el Caribe para la consolidacion de la industria discografica y la masificacion de artistas. En ambos momentos la salsa no solo sera expresion de un genero musical, sino tambien un complejo identitario que impactara las practicas de identificacion cultural y social de ciertos sectores populares; pero tambien de las clases medias en una ciudad como Bogota.

La salsa vehiculo de educacion sentimental

Sin embargo, mas alla de como este genero coloniza la ciudad, nos parece importante tambien preguntarnos: ?como arraiga en Bogota? ?Como continua hasta el dia de hoy tras mas de 40 anos de presencia festiva? No hay una respuesta unica y directa para estos interrogantes puesto que de Bogota no puede decirse que sea una ciudad que se identifique con un genero en especial. La ciudad ha tenido epocas historicas donde ha brillado el rock, otras donde se ha escuchado la ranchera, el tango, el bolero y el vallenato. Ademas, todos los generos, todos los gustos musicales han convivido por epocas e incluso hoy en dia siguen haciendo parte de las multiples practicas y tradiciones festivas de los habitantes capitalinos.

Aun asi, una posible respuesta a dichas preguntas la proponemos a partir de la siguiente hipotesis que igual puede funcionar para otras ciudades latinoamericanas y con otros generos musicales: la salsa arraiga en Bogota desde 1970 hasta el dia de hoy debido a que logro convertirse en uno de los vehiculos de educacion sentimental centrales en la cotidianidad festiva popular.

La educacion sentimental es basicamente una esfera intima y publica de despliegue de practicas simbolicas y materiales alrededor del goce musical. Estas practicas, movilizadas por distintos agentes, se expresan de diversas maneras en la vida diaria y abarcan desde los repertorios del baile hasta los contenidos de las letras de las canciones. Dichas practicas comprenden, ademas, espacios masivos donde se teje la escucha publica y/o personal de distintas melodias.

En torno a la educacion sentimental se perfilan y sedimentan unos publicos musicales y unas comunidades de escucha. Estas comunidades se anclan a espacios y personas que no se olvidan; producto o bien de la fiesta compartida o bien de las redes de afectos melodicos, pero tambien de las rivalidades y fricciones que puede generar la fiesta y por supuesto de los innumerables codigos afectivos que atraviesan las fibras mas intimas de la sensibilidad humana. Una expresion de afectacion de estas fibras se condensa en la escucha de ciertas piezas musicales que marcan la memoria de publicos y comunidades. De hecho, quien no recuerda y tararea de manera involuntaria tan solo con oirlas fragmentos de letras como !Por la esquina del viejo barrio lo vi pasar!., !Que te pedi!., !Ella va...triste y vacia!

Sin embargo, la educacion sentimental no es solo un territorio de nostalgias y evocaciones; es tambien un vehiculo de imagenes y representaciones que se desplazan desde el pasado hacia el presente y que sirven para alimentar las expectativas de futuro de las personas. En este sentido la educacion sentimental permite transitos entre marcos temporales, asi como la renovacion de los vinculos amorosos y afectivos. Es en esta medida, en que las musicas populares en America Latina han sido y seguiran siendo vehiculos por excelencia de educacion sentimental.

El concepto de educacion sentimental es apropiado de clasicos como Gustave Flaubert cuya novela, que lleva por titulo el mismo nombre, senala los anos de aprendizaje de un joven en Paris. Tambien del filosofo Julian Marias (1994), quien aporta a la nocion leyendo el papel de los afectos en la dimension humana enf atizando el rol que cumplen la novela, la filosofia y el cine como movilizadoras sentimentales. En algunos estudios sobre el bolero tambien se ha insistido como alrededor de esta musica popular se despliegan estrategias de poder, se realizan politicas del lenguaje y se reservan lugares y papeles para los distintos sujetos sociales. Al igual que puede suceder con cualquier otro genero musical popular se organizan los espacios de la vida cotidiana y se configuran los espacios intimos tanto como los colectivos. Para nuestro caso, salsa y bolero constituyen formas de interaccion; ademas de explicar e interpretar la vida y las relaciones amorosas (de la Peza, 2001).

En el caso de Bogota, en torno a la educacion sentimental salsera se consolidan unos publicos musicales y unas "comunidades de escucha" (4) que se anclan a redes de afectos y a rituales de interaccion (para utilizar la expresion del sociologo Randall Collins); es decir, a codigos que ayudan a gestar la energia emocional de sus vidas en relacion con la salsa. Una expresion de esto se condensa en la escucha de ciertas piezas musicales tal como nos manifiestan dos de nuestros entrevistados:
en mis anos de estudio aca en Bogota [a mediados de los anos 70], habia
bazares y, naturalmente, habia musica [...] era la epoca del baile,
precisamente a mi memoria viene realmente el primer tema que recuerdo
yo que marca mi vida, es un tema de Nelson y sus Estrellas, que se
llama 'Payaso' y que lo escuche en un bazar. (Entrevista a Orlando
Vargas, Bogota, 13 de octubre 2007)

Me encanta mucho esta cancion ("Pa'l 23 en la version de Ray Perez)
porque recuerdo que yo se la dedique a mi madre [...] me acuerdo que
cuando yo me iba a bailar los domingos, Miguel Granados Arjona [el
viejo Mike] en el programa Salsa Picante, el colocaba mucho este tema
[...] que dice: 'oye mama yo quiero bailar contigo te invito a echar un
pie' y yo le decia a mi mama alma bendita que en paz descanse vamos a
bailar un domingo mama [...] y ella me decia, 'yo que voy a hacer por
alla si esa musica es pa locos' [...] a mi esa candon me la recuerda
mucho [...] y siempre me gusta escucharla y bailarla. (Entrevista a
Jose Gabriel Clavijo, Bogota, 17 de abril 2010)


La educacion sentimental se entrelaza tambien a espacios y circuitos. Es decir, las musicas populares no solo son para escuchar sino tambien para recorrerlas y habitarlas en los espacios urbanos. En esta optica lo que sugerimos entonces es que la educacion sentimental esta atada a una geografia sentimental, a unas "memorias territorializadas" experimentadas de multiples formas tanto en la casa como en la cuadra, el barrio, la taberna, la discoteca, la salsoteca, el grill, los amanecederos, las fiestas familiares, los bazares, las matinees o las coca colas bailables.

Estos espacios festivos, intimos y publicos, siempre estan presentes en los relatos de los salseros en Bogota. Denotan territorios que se recuerdan por su "caracter insurgente", es decir, porque en ellos hace presencia "la mascara y el disfraz, la musica y la danza, los juegos publicos y privados, el trago y el banquete, el cortejo y la sexualidad exhibida" (Vignolo, 2006, p. 10). En ellos se permiten unos transitos entre lo tradicional y lo moderno, incluso unos flujos entre distintos generos y artistas, los cuales ayudan a forjar lo que podriamos denominar "personalidades auditivas", una muestra clara de como la musica educa sentimentalmente. Tanto el relato de Oscar Osorio, popular bailarin conocido como 'Zapatico', como el de Orlando Vargas el dueno de la salsoteca "El Palladium" del barrio Restrepo, son dicientes al respecto:
en las fiestas conoci mucho lo que es la musica colombiana [...] habian
muchas orquestas colombianas buenas, estaba la orquesta de Pacho Galan,
Lucho Bermudez, estaba La Sonora Marinera, estaban los Corraleros, que
hicieron muy buena salsa, inclusive los discos de ellos son muy
apetecidos por coleccionistas, salsa con acordeon de Anibal Velasquez,
yo conoci toda esa musica en fiestas familiares en mi juventud.
(Entrevista a Oscar Osorio, Bogota, 16 de mayo 2009) Yo me inicio
realmente es con los tangos: Agustin Magaldi, Carlos Gardel, Pepe
Aguirre, Armando Moreno, Los Trovadores de Cuyo, es lo que mi mente
recuerda, del ano 69 [...] mi mama compraba discos, compraba discos de
70, porque le gustaban, mi papa tambien por que tuvo negocio, y eso
nace en mi casa siempre desde que yo me acuerdo en mi ninez hubo
musica, despues mis tios, despues consegui un disco de Perez Prado de
Twist y tambien marco una epoca, porque me parecia bonito ese disco del
Tipi tipi Tin, me parecio raro de Perez Prado y siempre hubo musica en
mi casa. (Entrevista a Orlando Vargas, Bogota, 13 de octubre 2007)


Las fiestas familiares, o incluso los lugares de escucha familiar como en el caso de Orlando Vargas, son ademas el lugar privilegiado para los aprendizajes sentimentales: alli se forjan los pasos de baile con los mayores, se mejora y perfila un estilo propio, se afianza el gusto por unos temas o por unos artistas, se fomentan lazos de amistad y se descubren los secretos del flirteo amoroso en el barrio. En esta direccion, en algunos relatos, aparecieron fiestas familiares muy reconocidas como las de la familia Neira en el barrio Kennedy. A las fiestas se suman tambien otros espacios como las coca colas bailables y las matinees, que en algunos barrios de la ciudad tuvieron mucha importancia:
en el barrio San Jose se realizaban unas semanas culturales, unos
bazares con los que se recolectaban fondos para arreglar las calles,
para pintar las casas para Navidad, para poner los faroles del 7 de
Diciembre. Se hacian campeonatos de futbol y microfutbol. Lo bueno era
que terminabamos siempre haciendo una presentacion de salsa. A los que
ganaban se les daban premios que en ese momento creo que eran chaquetas
ovejeras, que era lo que estaba de moda, tambien jeans, eso era
sensadonal, pues ganarse un jean era la maravilla y el reconocimiento
de que uno era buen bailarin. (Entrevista a Gloria Rodriguez, Bogota,
14 de octubre de 2010)


Estos territorios de educacion sentimental preparan el transito entre la rumba juvenil y la rumba adulta para el salsero. Como seguramente pasa en muchas otras ciudades del pais y de Latinoamerica (5) , la celebracion popular juvenil y la formacion de su sensibilidad comienza por las fiestas de casa luego se traslada a los bazares de barrio, se amplia con las coca colas bailables y se consuma en las salsotecas o discotecas. Es decir, en estos espacios el aprendiz del goce festivo inicia su ritual de formacion para saltar luego a las ligas mayores de los rumberos, melomanos, bailarines y coleccionistas. Entre estos diversos espacios los jovenes conjugan distintas interacciones, aprendizajes y tipos de solidaridad y rivalidad que en la mayoria de los casos estan relacionados con la formacion de una comunidad juvenil materializada en combos, parches o galladas que va a ser muy util para explorar la ciudad, para bailar, para ensayar o para ir a los cines.

En Bogota, aunque tambien es rastreable en otras ciudades, la celebracion popular se disemina en la vida cotidiana privada y publica del barrio y alcanza otros ambitos no barriales, con connotaciones mas comerciales, creando rutas diversas de lo festivo; pero tambien circuitos para su produccion, circulacion y apropiacion dentro de un mercado cultural. En el caso de Bogota estos nuevos circuitos y territorios del goce van a ser la taberna, la discoteca, la salsoteca, el grill y el amanecedero (6) . Estos circuitos estaran formados por uno o varios barrios de un mismo sector, configurados relativamente al mismo tiempo o con pocos anos de distancia en el sur, suroriente, centro, oriente y noroccidente de la capital (ver anexo). En ellos los pobladores de los barrios populares y las clases medias convergen, interactuan y construyen su propia biografia rumbera. Alli haran tambien presencia los combos y galladas juveniles; asi como zapateros, obreros, mecanicos, bailarines, estudiantes, la izquierda bohemia, los melomanos y los 'cocacolos' de la epoca.

En la memoria territorializada de nuestros entrevistados reposa un registro de 211 de estos territorios ubicados en distintos circuitos (Gomez y Jaramillo, 2013) (7) . Dentro de ellos, los de mas grata evocacion seran: las salsotecas de Soacha, especialmente la Caseta Internacional de las Estrellas; los amanecederos del centro como La Gaite del Mono Tovar; o bares-salsoteca como El Tunjo de Oro de Sigifredo Farfan y El primer Goce Pagano. En el barrio Santa Isabel sera de grata recordacion Rumbaland de la familia Toledo, que recientemente volvio a abrir sus puertas despues de cerrarlas en los anos noventa; en el sector del Restrepo, la salsoteca Salsoul y el Palladium de Orlando Vargas; en el sector de Chapinero, el Palladium de Camilo Torres y La Ratonera del actor Fabio Rubiano; en el sector del norte, lo sera Quiebracanto y el memorable Galeria, Cafe y Libro. Incluso, muchos de estos territorios llegaron a evocar canciones celebres del repertorio del genero: Salsa Camara, Anacaona, Tibiri Tabara, Saoco, Mozambique, Mulenze, Paso Cumban, Guanabacoa; inclusive no pocos de ellos aludiran a otras discotecas famosas de Cali, Nueva York o Guayaquil como El Scondite, Cabo Rojeno, Paladium o El Abuelo Pachanguero. A proposito, uno de los fragmentos de nuestras entrevistas refleja el sentido de esta memoria territorializada:
la mas exclusiva del centro para nosotros los rumberos era
definitivamente La Gaite, porque fuera de la musica y de los bailarines
era muy acogedora, para decirle esto 'las paredes sudaban, como si
callera una cascada', totalmente llena [...] y como todos no cabian
unos se iban para el Tunjo, otros para la Jirafa Roja, pero vuelvo y le
digo la mas exclusiva para nosotros los rumberos era la Gaite.
(Entrevista a Marino Carvajal, Bogota, 16 de octubre de 2009)


Quienes vivieron la rumba en estos sitios u oyeron mencionar su nombre en algun momento coinciden al afirmar que fue en esos lugares donde se gesto su educacion sentimental, se forjo el gusto y pasion por la musica tropical y por la salsa, se aprendio a bailar, se presenciaron enfrentamientos ineditos entre los combos o se perfeccionaron las tecnicas de conquista. En ellos se gozo hasta el amanecer y se recreo una particular mezcla entre lo pagano y lo culto. Estos territorios se hicieron celebres porque alli se dieron famosos concursos de baile de hasta 72 horas continuas y sirvieron de vitrina artistica popular a los mas nombrados de la movida rumbera del momento entre ellos destacados bailadores como Norman Viafara, Zapatico, Chucho Bonbonbum (o tambien Chucho el Picao), Lupa, Jairo Villaruel, Watusi, Payaso, Polaco, Carlos Nino, Kung-fu, Piquin, el Faisan, el Duende, Galleguin, Salsita, Bombas, el Negro Charly, Nilsa, Martha Vanegas, Ruben Toledo, entre muchos otros (8) .

En estos territorios se ofrecio la programacion musical de ultimo momento, mientras lo que sono en los equipos de sonido y se bailo en sus pistas de baile fue promocionado primero en la radio capitalina por un locutor legendario como lo ha sido hasta hoy el barranquillero Miguel Granados Arjona, conocido como "el Viejo Mike". Algunos de estos territorios tendrian una articulacion total con su voz y su saber salsero. Todos ellos coadyuvarian, ademas, al despliegue de la vida bohemia y a la tertulia de izquierda y a su alrededor no faltarian los problemas de seguridad, pero tambien los amores, los desamores, las conquistas y la amistad.

La experiencia festiva y la cartografia salsera se diversificaron desde los anos setenta en la capital, lo que demuestra el impacto de este genero en el gusto de diversos publicos. Asimismo, en sus comienzos, estos territorios si bien estuvieron en circuitos como el sur profundo de la capital y el centro luego fueron multiplicandose y dispersandose hacia otras latitudes como el occidente, el norte o el oriente de la ciudad. A partir de estos circuitos y territorios los salseros de Bogota construyeron su particular mapa rumbero por medio de recorridos exploratorios al principio, luego con el descubrimiento de nuevos lugares, hasta llegar a incorporar un saber en sus cuerpos, a traves de trashumancias urbanas mas especializadas que consolidaron la pasion por este genero.

En esa cartografia sensible los salseros capitalinos fueron identificando los ritmos mas sabrosos, los de mas golpe, los mejores bailarines, el mejor sonido, los mejores programadores, los lugares a los que iban las mujeres mas bellas, los mas 'pesados' y los "mas elegantes" de la rumba. Esta cartografia fue crucial, ademas, para crear zonas muy personales de aprendizaje como en el caso de muchos viejaguardieros o melomanos, asi como para saber donde encontrar a los mejores coleccionistas de acetatos.

Como parte de este despliegue festivo vivido y sonado en estos circuitos no hay que olvidar la articulacion de un calendario festivo dentro de la educacion sentimental, articulado todo ello con programaciones variadas para atraer diferentes publicos. Es decir, el calendario comercial de la ciudad se articula mucho con el tono festivo de ciertas temporadas. De hecho, las fiestas parecen conjurar el tiempo y eternizar el consumo en muchas epocas del ano. A su vez, una funcion esencial del calendario es la de entrelazar dos tiempos: el regular, pero lineal del trabajo, mas sensible a las mutaciones historicas; y el ciclico de la fiesta, mas tradicional, aunque siempre permeable a las mutaciones de la historia.

En el caso de las musicas populares, estos dos tiempos se hacen presentes en dias fundamentales donde parece que la escena vital cambia de sentido y parece que no acabara nunca: el dia del amor y la amistad, la Noche de las Velitas, el dia de la Madre, el cumpleanos del amigo, la despedida de fin de ano o el dia de la Secretaria. El calendario festivo como un vector de educacion sentimental tendra en algunos lugares de Bogota un correlato directo como, por ejemplo, las "fiestas de blanco" realizadas en la salsoteca Rumbaland de la familia Toledo.

La educacion sentimental del salsero y los dispositivos de difusion y comercializacion

Sin lugar a dudas, la radio y los programas de Miguel Granados Arjona seran piezas claves en esta exploracion de la cultura festiva salsera bogotana y en la educacion sentimental del salsero (9) .

Asi lo revelan los famosos programas radiales de Miguel Granados Arjona, quien llego a la capital en los anos cincuenta y comenzo a programar en la "Hora Costena" que habia nacido a comienzos de 1942 en la Voz de la Victor, pero que para la epoca estaba en la emisora 1020; luego vendrian El Rincon Costeno en 1959 y hacia finales de 1969 "El Show de Miguel Granados Arjona", que luego pasaria a llamarse "El Show del Viejo Mike" y "Salsa con el viejo Mike" hacia los anos setenta (Garzon, 2014). Tambien participo del programa "Una Hora con la Sonora", "La Hora de la Salsa" y "Los Musicales del Ayer", algunos de los cuales funcionarian hasta finales de los anos noventa, por ejemplo: en Radio K, Emisora Kennedy y en Capital Radio. Incluso, en varios relatos, aparece consignado un dato llamativo y es que una de las primeras canciones de salsa que se programo en la radio bogotana al parecer fue Aguzate' de Richie Ray y Bobby Cruz hacia finales de 1969 y quien lo hizo fue el "viejo Mike" (Garzon, 2014).

Ademas, este locutor de voz telurica y presencia titanica, es recordado por ser el educador sentimental de un buen numero de radiosalseros en la capital y formador de otros locutores reconocidos del medio y del genero como Jaime Ortiz Alvear y Ley Martin. Precisamente, de la importancia de la radio en la experiencia festiva de la ciudad, contamos con este testimonio:
cuando llegue a Bogota realmente empece a trabajar con Miguel en un
programa que hacian en Radio Capital, yo le llevaba la musica e
invitabamos a la gente a las salsotecas [...] siempre deciamos que las
diez primeras entraban gratis. Luego uno iba y se encontraba una fila
larga para entrar. Miguel Granados animaba el concurso desde la emisora
e invitabamos a las discotecas jurados como el Guille Monsalve, Mambo
Loco, su hermano Efrain o a Fernando Martinez que tiene hoy El Palacio
Musical [...] gente del medio en esa epoca, tambien a Lazaro Venegas,
periodista de Farandula del Espacio que todavia trabaja ahi y que fue
el primer periodista que hablaba de salsa en la prensa y se escogia la
pareja de la Noche o el Bailarin. (Entrevista a Alvaro "Chocolate"
Quintero, Bogota, 16 de octubre de 2010)


Hacia finales de los anos ochenta, las emisoras culturales universitarias comenzaran a programar continuamente musica salsa entre ellas una de las primeras (mediados de los anos ochenta), vigente hasta el dia de hoy, sera la Emisora de la Universidad Javeriana con "Caribe y Sol" (Monsalve, 2014). Luego, lo hara la Universidad Jorge Tadeo Lozano, entre 1986 y 1990, con programas como "Salsa, Ritmo y Sabor" (Monsalve, 2014); la Universidad Nacional aparecera posteriormente hacia 1992 con varias franjas clasicas (10) y la Universidad Distrital a comienzos del ano 2000 con programas como "La Universidad de la Salsa" y "Salsa con estilo". En la actualidad las emisoras se valen de la Internet para difundir este gusto musical a un publico nacional y, seguramente, a una cantidad apreciable de publico internacional. La radio siempre ha estado en el dial del corazon de los amantes del genero, logrando articularse con la experiencia de escucharla en diferentes escenarios como las tiendas de barrio, el transporte publico, el vehiculo privado, las zonas comerciales o en la privacidad de la casa.

En los relatos de nuestros entrevistados sobresale como algunos salseros grababan los programas de radio y estos se convertian en referentes para profundizar--por la escucha continua de los mismos--en el conocimiento de un tema, de un artista o del genero. De ahi que la radio, tanto en AM como en FM, haya sido uno de los principales vectores forjadores del gusto y del baile; asi como una puerta de acceso a las emisoras para pedir un tema, dedicar una melodia o aprender del genero. Pero, a la vez del rol importante de la radio, no debemos olvidar la huella sonora y visual de algunos programas de television en especial el Show de las Estrellas de Jorge Baron donde muchos de los entrevistados recuerdan las presentaciones de Celia Cruz y Daniel Santos o los de Jimmy Salcedo o los de Julio Sanchez Cristo en Espectaculares JES que mostraria figuras internacionales como la Fania All Star en 1980, alternando con la orquesta colombiana de Willie Salcedo; tambien la Orquesta de Tito Puente, "El rey del Timbal" en 1982, quien para la epoca era la primera vez que venia al pais alternando con el pianista cartagenero Joe Madrid; o a Hector Lavoe en 1982, quien interpreto entre otros temas Alejate de Mi; o a Daniel Santos y el Conjunto clasico; o a Eddie Palmieri y su Orquesta; o a Alfredito Linares en 1984 interpretando Tihuanaco. Igualmente, por este programa pasarian Willie Colon con su famoso tema "Oh que sera"; Mongo Santamaria, Joe Arroyo con Fruko y sus tesos en 1978 y la Sonora Poncena, entre otros.

Otros escenarios a su vez significativos para el ensanchamiento de la cultura festiva seran los grandes conciertos, los cuales tendran antecedentes en los Festivales populares de Voz Proletaria que a su vez servirian de plataforma para el proselitismo politico del Partido Comunista. Estos escenarios sirvieron para la divulgacion en nuestro medio de musicos cubanos como Celina y Reutilio y Son 14, entre otros. Estos conciertos se realizaban en el estadio el Campin, en el Barrio Policarpa, en el Parque de Teusaquillo, en la Media Torta y en otros escenarios; significativo tambien sera el papel de la Universidad Nacional con Conciertos de figuras y grupos de larga trayectoria y reconocimientos en nuestro medio como la Orquesta Aragon, Rumbahabana, Albita Rodriguez y Ray Barreto; incluso en los anos ochenta estaria la Fania All Star en el Campin.

En la capital algunos gobiernos distritales han valorado la tradicion festiva y la diversidad cultural de una ciudad aparentemente fria como Bogota, la cual recibe el influjo constante de otras ciudades del pais y del mundo. Esta situacion ha permitido el impulso de eventos festivos que a su vez son tambien una forma de promocion del turismo nacional e internacional hacia la capital, por ejemplo Rock al Parque, como resultado de los festivales de cultura popular y los encuentros de musica juvenil impulsados desde la alcaldia de Jaime Castro y continuados por otros alcaldes capitalinos. La experiencia ganada con estas iniciativas servira para impulsar otros eventos entre ellos Salsa al Parque, que nacera en 1997; espacio gestado en parte por el bajista e interprete de salsa Guillermo Pedraza, conocido como El Memo, fundador de la Charanga de la Candela y gerente del area de musica del desaparecido Instituto Distrital de Cultura y Turismo; incluyendo tambien la participacion de Jeannette Riveros (Pedraza y Riveros, 2014).

En la primera version de Salsa al Parque, ocurrida entre el 4 y 5 de octubre de 1997, los eventos se llevaron a cabo en el Parque de la Independencia donde se realizo el Primer Encuentro de Radiodifusores y Coleccionistas y en el Parque Simon Bolivar donde se presentaron por Cuba la Original de Manzanillo, NG La Banda y por Bogota el grupo Arista Son Perea y Cesar Mora y su orquesta Maria Canela, entre otras orquestas. En esta version se homenajeo a Miguel Granados Arjona (Pedraza y Riveros, 2014). Hoy en dia el festival ha llegado a su version numero 17. Si bien, desde los comienzos del festival, los repertorios de los participantes fueron muy clasicos, a partir del 2003, se fue incorporando como parte de los vectores de educacion sentimental lo que se ha denominado la "nueva escena salsera bogotana" con orquestas jovenes como La 33, la Real Charanga, Conmocion Orquesta, la Mambo Big Band, el Sexteto Latino, Yoruba y Calambuco, entre otras; pero tambien ha contado con la participacion de orquestas jovenes de Cali como Tono Barrio y de Medellin como La Republica (Pedraza y Riveros, 2014).

Finalmente, otro mecanismo igualmente importante, y con una profunda huella en el corazon de los salseros, fue el consumo de musica especialmente el de la calle 19; nuestra "Hollywood local". Esta calle en los anos 70 estaba rodeada de las principales programadoras de radio y television del pais. Fue en ese escenario callejero con movimiento de artistas y presentadores de television donde se armaron unas casetas en el espacio publico entre ellas las de comerciantes de musica que traian las novedades y los discos de segunda desde Cali, Barranquilla, Venezuela, Nueva York, Puerto Rico y Mexico. Alli se destacaron casetas como La Matancera (fundada por Luis Cardona 'mamboloco' y Miguel Granados Arjona), pero tambien El Top Musical de Pedro Vargas, El Tunjito de Sigifredo Farfan (Figueroa, 2014).

De este comercio se alimentaron muchos de los salseros reconocidos hoy en la ciudad (11) dado que circulaban rumberos, programadores radiales, artistas de television, musicos y duenos de establecimientos. Ademas, fueron en estos lugares donde se daban a conocer las novedades del ritmo, se exhibian los acetatos mas exclusivos y se democratizaba el saber rumbero por medio del famoso sello pirata "Discos Melser" fundado por Sergio Useche. Por alli pasaron muchos de los musicos que se presentaban en Bogota y era frecuentado por Cesar Mora y su Son del Pueblo, Fruko y sus Tesos y el Gran Combo de Puerto Rico. Esta calle contribuyo a que se forjaran muchas colecciones de discotecas, se consolidaran coleccionistas y se especializaran muchos comerciantes de musica tales como Hernando Gomez, los Hermanos Alvarez, los Cardona, los Toledo, entre otros tantos. Muchos de ellos reconocen, sin embargo, que hoy el consumo de musica se ha diversificado con la tecnologia y eso ha afectado la escucha y la artesania del coleccionista de aquellos tiempos. Aun asi, la pasion por el acetato sobrevive. De hecho, en la actualidad se encuentra un comercio especializado de la salsa en sitios del centro de Bogota como Acetatos. Compac, La musiteca y el Templo de la Salsa, entre otros.

Los tipos socioculturales en el mundo salsero

En el recorrido por la experiencia sensible de los apasionados salseros se percibe que la formacion del gusto y su manera especial de escucha, obedecen a un proceso de formacion empirica. Cuando hablan de la salsa, mencionan lo que mas les gusta y sobre todo lo que mas les permea las fibras sensibles de la experiencia humana. Es por ello que resaltan con tanta pasion aspectos como el golpe, el ritmo, la melodia y el tumbao. En ese sentido, hablan desde su propia sensibilidad y artesania. Lo hacen no al modo de un conocedor academico de la musica sino utilizando un lenguaje mas expresivo en terminos de la sensacion, la emocion y el placer que les produce esta musica en sus mentes y sus cuerpos: tarareando, gesticulando, senalando contrastes de tonalidad, usando palabras diferentes de la tradicion musical como 'sabroson', 'rico', 'fuerte', 'bravo', 'duro', entre otros. Ademas si lo pueden ejemplificar con la escucha de un tema, mucho mejor. Este relato es muy diciente al respecto:
Yo solamente colecciono lo que tenga 'golpe', ?si me entiende? Yo
siempre digo, yo colecciono discos del que sea, pero que sea tan bueno
que uno lo coloque a una persona que no sepa y se pare a bailar, ese es
el referente que yo tengo para comprar un disco; asi la gente no sepa,
se para a bailar, o al menos lo puede bailar, ?si?; ese es mas o menos
el criterio que yo manejo. (Entrevista a Roger Ospina, Bogota, 29 de
julio de 2008)


En ese conocimiento sedimentado individual y socialmente se constituyen y se fraguan unos perfiles, unas fisonomias, unos estilos, unas personalidades. Ademas, hablar del gusto por un genero es hablar para ellos de como la salsa representa un trasegar por gran parte de los vericuetos de sus biografias. Asi, nos encontramos con la transicion musical que tuvieron que hacer varios desde el vallenato con guitarras, la musica bailable, el tango, la musica tropical y otros generos diferentes. En esta transicion se va nutriendo y perfilando la formacion de un gusto, la opcion por un estilo musical, las preferencias de unos temas y lo que podriamos denominar como un "habitus rumbero". Se forma tambien la pasion por frecuentar ciertos territorios y el placer por imitar e improvisar unos pasos de baile. Con el paso de los anos, muchos de ellos siguen conservando y cultivando el gusto por los anteriores generos. Su memoria musical, transmitida por lo que escuchaban sus padres en sus lugares de origen, en la vida festiva familiar y social y en el combo de amigos, sera parte del acervo con el que cuentan todos los amantes de la salsa.

El gusto por la salsa surge de la dedicacion y escucha de muchos temas por diferentes anos, con diferentes estrategias y trayectorias. Unos se anclaron en un ritmo y se definen hasta el dia de hoy como "vieja guardia"; otros, le siguen apostando a estar a la par de las evoluciones y revoluciones musicales; otros, se fueron mas por los ritmos del jazz latino, la timba y el songo. Los hay tambien que han sido formados en la salsa rosa de los ochenta especialmente lo que hizo Loui Ramirez, Gilberto Santarosa, Tito Gomez, Marc Anthony, entre otros; pero que tambien estan devolviendose hacia los origenes musicales del genero. En este sentido es necesario reconocer que los que se autodenominan o son nombrados como cultores y puristas de la salsa hoy, especialmente los mas jovenes, comenzaron escuchando otros generos y temas mas recientes. Con el tiempo, y al lado de algunos coleccionistas clasicos, se han convertido en unos conocedores muy competentes en unos "ilustrados populares" o en unos "genios profanos" del genero en terminos de la historia de los artistas, de los temas y de la evolucion, incorporandolo a su forma de vida y convirtiendolo en una carrera profesional. Esa pasion por el genero ha llevado, incluso, a que se constituyan en verdaderas personalidades auditivas.

Dentro de los tipos o figuras sociales del genero sobresalen en nuestra investigacion los coleccionistas especialmente los de acetatos o vinilos principalmente. En relacion con el acetato los coleccionistas tienen muchas consideraciones de sus multiples virtudes, entre ellas, la calidad del sonido, el ano en que fue prensado y la diagramacion de las caratulas. Algunos de los coleccionistas con quienes conversamos tuvieron la amabilidad de mostrarnos discos de su coleccion preferida como, por ejemplo, uno de Tito Rodriguez y su orquesta interpretando Mambos, referenciado en la disquera Victor como EPA-986; tambien la Pachanga de Joe Loco, del sello Fantasy referenciado como 8064. En esta direccion bien vale la pena recordar una anecdota en la que Orlando Vargas nos mostro con orgullo la caratula y el disco "aun sin destapar" del Gran Combo "Meneame los mangos". Por su parte, Jaime Castrillon nos conto poseer "un disco de los Timberos del Caribe" un acetato que al decir del mismo "no se lo ha visto sino por ahi a unas tres personas".

Asi como ellos, muchos coleccionistas se enorgullecen de sus 'joyas' o 'candelosos' que es como denominan sus acetatos mas preciados, algunos son muy celosos de sus posesiones y otros mas abiertos a que otros conozcan lo que tienen. En Bogota, y en general en muchas otras ciudades del pais, estas panelas o joyas son exhibidas por lo regular una vez al mes con la participacion de diferentes asociaciones de amantes del genero. Entre los lugares mencionados como significativos por nuestros entrevistados para estos encuentros de coleccionistas estan El Panteon de la Salsa en la avenida Primero de Mayo y Sandunguera en Chapinero.

Si bien son pocos los manuales que se conocen como "guias de los coleccionistas", digamos al modo de los catalogos de coleccionistas de estampillas como el de Leo Temprano o los libros de arte de la Taschen, los coleccionistas han creado su propia manera de hacerlo. Entre los criterios que tienen de como catalogar su coleccion encontramos: el prensado del acetato tiene que ser del lugar de origen donde se hizo la primera grabacion; el acetato no puede tener ningun rayon; las puntas de las caratulas no pueden estar dobladas, deterioradas o manchadas.

El coleccionista desarrolla una manera peculiar de enfrentar la tradicion musical, sin hacerlo como lo haria el experto en ciencias sociales que convierte todo en un documento que reposa inmutable en un estante. Para el coleccionista en cambio, forjado a pulso, el acetato es una pieza abierta siempre al mundo y unica en su definicion. Ademas, el saber sobre ella se ordena a la medida de su gusto; por supuesto que puede surgir de consideraciones historicas de sus muchos registros emotivos e intelectuales pero, para el, cada pieza de su coleccion ilumina una tradicion siempre viva, nunca muerta. Esta tradicion, incluso, le hace devolverse en el tiempo donde explora, descubre y escucha temas musicales de diferentes epocas. En sus manos la pieza pierde toda materialidad y al vaiven de la melodia, del placer de la escucha, de los acordes, se actualiza; emergiendo en toda su actualidad la nocion de presente. Asi, el coleccionista, recupera, revitaliza y preserva permanentemente la tradicion. En este sentido, el coleccionista es un guardian de una memoria musical siempre actual no es solo un registrador de datos. Ademas, en su funcion de mantenedor de la memoria, las melodias conservadas se anclan en el eterno tiempo de la coleccion, el tiempo de lo inconcluso, en la apertura sonora de cada actualizacion. Asi, al ser melodias conservadas, los coleccionistas esperan poder tener tanta vida como coleccion.

El disco, el acetato o el vinilo, para el coleccionista no solo son mercancias. En sus manos adquieren un valor simbolico, una pieza unica que es tratada con los mas delicados miramientos, que se resguarda de maltratos, de la luz y del polvo; incluso, muchos han llegado a la situacion de copiar los contenidos en formatos digitales para preservar el acetato en plasticos contra el tiempo, contra el olvido, para la eternidad de la coleccion y de los amantes del genero.

Otro tipo sociocultural importante en esa consolidacion del gusto y en la formacion de la educacion sentimental, es el bailarin y su forma de bailar. Aqui, desde luego, Alejandro Ulloa (2005) es una referencia dado que segun el, "el baile es un sistema de comunicacion no verbal y un acontecimiento donde se proyectan las relaciones sociales". Como parte de este sistema se pueden distinguir entre bailarines y bailadores. Los primeros asumen el baile no solo por el placer que provoca sino como una practica profesional sometida a ejercicios de ensenanza-aprendizaje formalizados, a ensayos, talleres y otras modalidades pedagogicas con el fin de presentarse en espectaculos publicos o privados, bien sea como solista o como integrante de una escuela, grupo o una compania artistica, ejerciendo una profesion. Los segundos, por su parte, hacen del baile una practica festiva ligada a sus formas de sociabilidad y gusto; realizada, por el placer que provoca y por el deseo o las intenciones que lo motivan, sin pretensiones de profesionalismo ni de participacion en el espectaculo, aunque subyace en el bailador el interes de trascender las rutinas funcionales de la cotidianidad. El bailarin se inserta en una logica de espectaculo y competencia dentro de una pequena o gran industria cultural. Ademas, un bailarin comienza siendo un bailador y un bailador puede llegar a ser un bailarin si se lo propone y si tiene las condiciones para serlo. Mientras el bailarin baila para un publico ante el que exhibe sus cualidades y virtudes, el bailador lo hace fundamentalmente para si y su pareja.

En el caso bogotano, bailadores y bailarines han sido muchos y algunos de ellos llegaron incluso a convertirse en figuras de reconocimiento local y nacional. Lo importante de senalar aqui, es que ambos se insertan en los escenarios barriales y en los diferentes escenarios salseros de la capital. Asimismo, el baile ha estado ligado a la cultura de la salsa desde su origen y hace parte de las tradiciones festivas y danzarias de Bogota. Los bailadores de salsa en sus comienzos improvisaron sus primeros pasos en las fiestas de barrio, en los bazares y en las matinees. Esto, desde luego, constituye parte de su educacion sentimental y de su formacion juvenil; ademas les permite estrechar lazos de amistad, de recorrer el ancho y diverso mundo de las tabernas y salsotecas y de conocer su pareja para toda la vida o la pareja de la rumba. Incluso, muchos de estos personajes incursionaron en concursos, se hicieron visibles en escenarios publicos llegando a ser identificados como bailarines y bailarinas exquisitas. Este gusto se convertiria con el tiempo en una practica que trazaria un estilo de vida, un oficio y una profesion para muchos.

Finalmente, en el amplio universo de tipos sociales del goce salsero, algunos han ejercido o ejercen hoy como bailarines, programadores radiales y de tabernas, comerciantes de musica, escritores, conferencistas, coleccionistas, empresarios del espectaculo o duenos de bares. Otros mas, siguen gozando como melomanos en sus casas o en lo muchos lugares donde se programa este ritmo. En este sentido, como argumenta el musicologo Simon Frith (2011), lo que nos hemos dado cuenta para el caso de Bogota, y quizas esto sea extensible para muchas ciudades, es que la gente vive y usa la musica como un "artefacto estetico" (Frith, (2011, p. 181-213) para potenciar sus practicas de identificacion social en estos escenarios tan complejos de vida como son los urbanos.

Epilogo: para seguir explorando

Una conclusion sobre la salsa en Bogota, extensible tambien a otras ciudades latinoamericanas, es que permite entender este genero como un "complejo identitario" cuya funcion es servir de educador sentimental. Sin embargo, deberiamos agregar que la salsa es tambien un "artefacto performativo" por medio del cual aquellos que gustan del genero transforman lo recibido y ayudan a descubrir sus identidades y las de otros. De esta manera, la experiencia de la musica popular es una expresion que conjuga multiples practicas de identificacion social y cultural.

Empero, queremos sugerir una pista para seguir explorando y es la relacion entre la educacion sentimental y lo que podriamos denominar ampliamente como "la esfera publica musical salsera" (Blanning, 2013). Esta esfera nos permite entender que la cultura festiva se ancla tambien a un universo de procesos de difusion y recepcion de las musicas a traves de medios como la radio, la television nacional y regional y, mas recientemente, la Internet. Esta esfera es alimentada cada vez mas por medios como las revistas especializadas, las secciones de farandula y de espectaculo de los diarios, los grupos de melomanos, coleccionistas, circulos de amigos, interpretes y agrupaciones musicales. Sobre esto nos falta avanzar mas en la reflexion.

Referencias bibliograficas

Arteaga, J. (1990). La salsa. Bogota. Bogota, Colombia: Intermedio Editores.

Arteaga, J., Pagano, C, Quintero, B. y Ulloa, A. (1993). Salsa y expresion social. Analisis Politico, 10, 90-96.

Bajtin, M. (2003). La cultura popular en la edad media y en el renacimiento. Madrid, Espana: Alianza.

Blaning, T. (2013). El triunfo de la musica. Los compositores, los interpretes y el publico desde 1700 hasta la actualidad. Barcelona, Espana: Acantilado.

Benjamin, W. (2005). Libro de los pasajes. Madrid, Espana: Akal.

Caicedo, A. (1994). !Que viva la musica! Bogota, Colombia: Plaza & Janes,

de la Peza, M.C. (2001). El bolero y la educacion sentimental en Mexico. Ciudad de Mexico, Mexico: UAM/Porrua.

Delgado-Santamaria, C. (2014). Vitrolas, rocolas y radioteatros. Habitos de escucha de la musica popular en Medellin, 1930-1950. Bogota, Colombia: Pontificia Universidad Javeriana.

Escobar, J. (2000). Salsa e identidad en Cali. Ponencia en Mesa Redonda "La Salsa al Debate". Cali: Universidad del Valle.

Figueroa, C.A. (2014). Calle 19: la esquina del movimiento. En M. Jursich (Ed.), Fuera zapato viejo. Cronicas, retratos y entrevistas sobre la salsa en Bogota (pp. 393-409). Bogota, Colombia: Idartes/Malpensante.

Frith, S. (2011). Musica e identidad. En S. Hall y P. du Gay (Comps.), Cuestiones de identidad cultural Buenos Aires (pp. 181-213). Buenos Aires, Argentina: Amorrortu.

Garcia Canclini, N. (1998). ?Reconstruir lo popular? Revista de Investigaciones Folkloricas, 3, 7-22.

Garzon, M. (2009). 14 SONES. Una historia oral de la salsa en Bogota (tesis de pregrado). Pontificia Universidad Javeriana, Bogota, Colombia.

Garzon, M. (2014). La voz: una entrevista con Miguel Granados Arjona. En M. Jursich (Ed.), Fuera zapato viejo. Cronicas, retratos y entrevistas sobre la salsa en Bogota (pp. 469-481). Bogota, Colombia: Idartes/Malpensante.

Gomez, N. y Jaramillo, J. (2013). Salsa y cultura popular en Bogota. Bogota, Colombia: Pontificia Universidad Javeriana.

Gomez, N. y Jaramillo, J. (2014). La ruta salsera. En M. Jursich (Ed.), Fuera zapato viejo. Cronicas, retratos y entrevistas sobre la salsa en Bogota (pp. 555-615). Bogota, Colombia: Idartes/Malpensante.

Gonzalez, J.P. (2001). Musicologia popular en America Latina: sintesis de sus logros, problemas y desafios. Revista Musical Chilena, 55 (195), 38-65.

Hall, S. (1996). When was the 'Post-colonial'? Lhinking at the Limit. En I. Chambers and L. Curti (Eds.), The Post-Colonial Question. Londres, England: Routledge.

Jursich, M. (2014). !Fuera zapato viejo! Cronicas, retratos y entrevistas sobre la salsa en Bogota. Bogota, Colombia: Instituto Distrital de las Artes/Instituto Distrital de Patrimonio Cultural/El Malpensante.

Marias, J. (1994). La educacion sentimental. Madrid, Espana: Alianza.

Monsalve, J.A. (2014). Vamonos pal campus, mi compay. En M. Jursich (Ed.), Fuera zapato viejo. Cronicas, retratos y entrevistas sobre la salsa en Bogota (pp. 483-493). Bogota, Colombia: Idartes/Malpensante.

Pagano, C. (2007). Un siglo de fiesta en Bogota. Bogota, Colombia: Herencia Latina.

Pedraza, G y Riveros, J. (2014). Contando el festival a cuatro manos. En M. Jursich (Ed.), Fuera zapato viejo. Cronicas, retratos y entrevistas sobre la salsa en Bogota (pp. 505-545). Bogota, Colombia: Idartes/Malpensante.

Quintero Rivera, A. (1999). Salsa, sabor y control. Sociologia de la musica tropical. Madrid, Espana: Siglo XXI editores.

Romero, L.A. (1990). Los sectores populares urbanos como sujetos historicos. Revista Proposiciones, 19, 268-278.

Rondon, C. (1980). El libro de la salsa. Cronica de la musica del Caribe urbano. Caracas, Venezuela: Oscar Todtmann.

Santamaria-Delgado, C. (2014). Vitrolas, rocolas y radioteatros. Habitos de escucha de la musica popular en Medellin, 1930-1950. Bogota, Colombia: Pontificia Universidad Javeriana.

Sevilla, A. (2003). Los templos del buen bailar. Ciudad de Mexico, Mexico: Consejo Nacional para la Cultura y las Artes.

Sevilla, E. (2000). Salsa, rumba y creaciones culturales negras en las logicas sociales de identidad y exclusion de la ciudad de Cali. Documentos de Trabajo, 47, 46-66.

Sevilla, M., Ochoa, J.S., Santamaria-Delgado, C. y Catano, CE. (2014). Travesias por la tierra del olvido: modernidad y colombianidad en la musica de Carlos Vives y La Provincia. Bogota, Colombia: Pontificia Universidad Javeriana.

Shapiro, P. (2012). La historia secreta de El Disco. Sexualidad e integracion racial en la pista de baile. Buenos Aires, Argentina: Caja Negra.

Simmel, G. (2002). Sobre la individualidad y las formas sociales. Buenos Aires, Argentina: Universidad Nacional de Quilmes.

Ulloa, A. (1992). La salsa en Cali. Cali, Colombia: Universidad del Valle.

Ulloa, A. (2005). El baile, un lenguaje del cuerpo. Cali, Colombia: Secretaria de Cultura y Lurismo.

Ulloa, A. (2009). La salsa en discusion. Cali, Colombia: Universidad del Valle.

Untried, A. (2014). Cogele el golpe. Rumberos legendarios de salsa en Bogota. En M. Jursich (Ed.), Fuera zapato viejo. Cronicas, retratos y entrevistas sobre la salsa en Bogota (pp. 269-293). Bogota, Colombia: Idartes/Malpensante.

Vignolo, P. (2006). Las metamorfosis del carnaval: apuntes para la historia de un imaginario. Ponencia Jornadas de Estudio sobre Fiestas y Carnavales. Cartagena, Colombia: Institut de Recherche pour le Developpement de France (IRD), Universidad de Cartagena.

Wade, P. (2002). Musica, raza y Nacion musica tropical en Colombia. Bogota, Colombia: Vicepresidencia de la Republica de Colombia.

Waxer, L. (1998). Cali pachanguero: A Social History of Salsa in a Colombian City (tesis de postgrado). University of Illinois.

Waxer, L. (2001). Hay una discusion en el barrio: el fenomeno de las viejotecas en Cali. En A.M. Ochoa y A. Cragnolini (Coords.), Cuadernos de Nacion. Musicas en transicion (pp. 101-108). Bogota, Colombia: Ministerio de Cultura.

Wickberg, D. (2007). What is the History of Sensibilities? On Cultural Histories, Old and New. American Historical Review, 112 (3), 677-684.

Entrevistas

Carvajal, M. (Bogota, 16 de octubre de 2009). Coleccionista y melomano.

Clavijo, J.G. (Bogota, 17 de abril de 2010). Bailarin vieja Guardia de Salsa coleccionista y dueno de la taberna Jose Pachanga de los anos 80.

Osorio, O. (Bogota, 16 de mayo de 2009). Bailarin mas conocido como Zapatico en el mundo de la salsa bogotana.

Ospina, R. (Bogota, 29 de julio de 2008). Dueno del bar Marti ubicado en el sector de la Candelaria del centro de Bogota.

Quintero, A. (Bogota, 16 de octubre de 2010). Programador radial, dj de discotecas salseras de los anos 80 en Bogota.

Rodriguez, G. (Bogota, 14 de octubre de 2010). Propietaria de taberna salsera de los anos 80. Vargas, O. (Bogota, 13 de octubre de 2007). Propietario taberna Salsera el Palladium del

barrio el Restrepo.

Anexo: una breve cartografia de los circuitos rumberos bogotanos

[ILLUSTRATION OMITTED]

NELSON ANTONIO GOMEZ SERRUDO (**)

JEFFERSON JARAMILLO MARIN (***)

Redbido: 8 de febrero de 2015

Aprobado: 15 de julio de 2015

Articulo de reflexion

(*) Este articulo de reflexion tiene un doble proposito. Por una parte, es una ampliacion historica y etnografica de algunos hallazgos realizados por los autores alrededor del tema en la ciudad de Bogota (Gomez y Jaramillo, 2013). Por otra, se constituye en un avance de la investigacion titulada "Salsa y cultura popular en Colombia" que realizan los autores en la actualidad y que cubre cinco ciudades colombianas (Barranquilla, Bogota, Cali, Cartagena y Medellin) en el periodo 1970-2013. El proyecto de investigacion se encuentra aprobado por la Vicerrectoria de Investigacion (Id: 00006532) y se encuentra adscrito al grupo de investigacion "Cultura, conocimiento y sociedad" de la Facultad de Ciencias Sociales de la Pontificia Universidad Javeriana, grupo reconocido por COLCIENCIAS en categoria C.

(**) Profesor asistente y Director de la Carrera de Sociologia de la Pontificia Universidad Javeriana, Bogota. Magister en Investigacion Social Interdisciplinaria de la Universidad Distrital Francisco Jose de Caldas. Sociologo de la Universidad Nacional de Colombia. En la actualidad adelanta estudios de Doctorado en Urbanismo en la Universidad Central de Venezuela. E-mail: gomez.nelson@javeriana.edu.co.

(***) Profesor asociado y Director del Departamento de Sociologia de la Pontificia Universidad Javeriana, Bogota. Doctor en Investigacion

en Ciencias Sociales de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales, Mexico. Sociologo y Magister en Filosofia de la Universidad del Valle. E-mail: jefferson.jaramillo@javeriana.edu.co.

(1) La expresion "bajo borradura" es utilizada por Stuart Hall (1996) para referirse a conceptos que pese a su proliferacion no han logrado claridad radical en su sentido (por ejemplo: multiculturalismo, raza, identidad, etnicidad). La idea de Hall es que, a falta de mejores, es necesario utilizarlas siempre bajo beneficio de inventario.

(2) Este mismo concepto tambien es utilizado en una reciente investigacion sobre la musica de Carlos Vives y La Provincia para denotar "las musicas caribenas como referentes para el desarrollo de una musica nacional alejada de la tradicion andina de pasillo y bambucos [...] donde la obra de Carlos y [...] en particular el mitopaisaje de La Tierra del Olvido bien pueden verse como la nueva etapa de ese proceso" (Sevilla et al., 2014, p. 25).

(3) Aunque acudimos a estos autores, y a esta perspectiva, tambien somos conscientes de que el concepto de lo sensible es reelaborado por via de la nueva historia cultural. En esta direccion, Daniel Wickberg posiciona la nocion de "sensibilidades culturales" (utilizada tambien en el estudio sobre Carlos Vives y la cual consideramos cercana a lo que hacemos nosotros aqui con la salsa) para denotar "aquellas disposiciones emocionales, intelectuales, esteticas y morales subyacentes a las acciones de los miembros de una sociedad" (Wickberg, 2007, como se cito en Sevilla et al., 2014. p. 144).

(4) Esta nocion es desarrollada en el trabajo de Santamaria-Delgado (2014) en el que explora los "habitos de escucha" de la musica popular en Antioquia a mediados de los anos 50.

(5) Las fiestas populares, y especialmente las barriales, han tenido gran tradicion en las ciudades colombianas. De ello dan cuenta las verbenas y los encuentros de picoteros en Barranquilla y Cartagena, los carnavales de blancos y negros en Pasto, los bailes de cuota y los aguelulos en Cali. En otros contextos latinoamericanos las fiestas de barrio tambien son muy comunes. Amparo Sevilla senala que a finales de la decada de los sesenta aparecieron en Mexico los 'sonideros', quienes amenizaban con musica grabada los 'tibiris' o 'caches', esto es, bailes al aire libre ya fuera en canchas deportivas o en plazas, bodegones, etc. Hasta el dia de hoy en algunas zonas de Mexico perviven estas modalidades de fiestas (Sevilla, 2003; Shapiro, 2012).

(6) En otras ciudades como Barranquilla y Cartagena algunos de estos territorios seran conocidos como 'Estaderos'. De grata recordacion para los salseros arenosos seran los estaderos: "La 100"; "El Ipacarai"; "El Taboga"; "El Boricua" y "Che Che Cole". Aun perviven emblematicos como "La Troja"; para los cartageneros, lo seran, por ejemplo, "El Coreano" en el sector de Blas de Lezo.

(7) Aunque este registro sigue creciendo a partir del trabajo de campo reciente.

(8) Para una semblanza de algunos de estos atletas de la pista salsera bogotana, se recomienda el texto de Untried (2014).

(9) Incluso, en otras ciudades la radio sera tambien referente para la educacion sentimental. Tal es el caso de Medellin con la famosa emisora Latinastereo en la 100.9 FM fundada en 1985 y que se ha convertido en vector divulgador y educador para los salseros paisas. Hoy en dia esta emisora cuenta con un espacio en Internet conocido como Latinastereo.com con sonido en vivo de Latina Stereo 100.9 FM.

(10) En el caso de la Universidad Nacional, su programacion se ha destacado por los especiales de la musica del caribe desde su fundacion. Alli se recuerdan programas radiales ya desaparecidos como "De rumba por la vereda Tropical", "Bolero a la Medianoche", "De Rumba", luego rebautizada como "La Universidad de la Salsa", tambien "El Tren latino". Hoy en dia siguen con bastante exito entre otros los programas de "La Musica de Maelo" (orientado por Ismael Carreno) y "La Salsa esta Viva" (orientado por Guillo Granadillo) (Monsalve, 2014). Tambien algunas de estas referencias aparecieron en una entrevista personal con Ismael Carreno.

(11) Para una semblanza de lo que ocurria en esta calle, se recomienda el texto de Figueroa (2014) donde se consignan relatos asociados con comerciantes de musica, programadores radiales o duenos de salsotecas conocedores del sector entre ellos Alfonso Martinez, Jacobo Vargas, Saul Alvarez, Cesar Alvarez, Miguel Granados Arjona, entre otros.

SALSA IN BOGOTA: SENTIMENTAL EDUCATION AND FESTIVE CULTURE

Abstract

Objective. To reflect on the emotional experience around the salsa music genre in Bogota (Colombia) in the period 1970-2010. Methodology. From a sociohistorical inquiry, with use of primary and secondary sources, the genesis and the consolidation of a taste for salsa in different areas of expression of this festive tradition are explored. These traditions are identified in neighborhoods where the traditional and the modern converge, as well as in youth spaces such as family parties, 'Danceable Coca colas' and 'bazaars'. Results. It also describes how the salsa expression consolidated festive circuits where forms of merry sociability emerged as encounters of music lovers and dance competitions developed., The sensitivity of active listening stimulated by the radio, the television and the presentation of salsa orchestras are highlighted in the article. Conclusion. Consolidated social types around the music gender, especially dancers and collectors that preserve as true "memory athletes" the knowledge of their dance steps and vynil records, are introduced.

Key words: salsa, sentimental education, 'circuitos rumberos' (festive circuits), festive culture, sociability, Bogota.
COPYRIGHT 2015 Universidad de Caldas
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2015 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Serrudo, Nelson Antonio Gomez; Marin, Jefferson Jaramillo
Publication:Antropologia y Sociologia: Virajes
Date:Jul 1, 2015
Words:11226
Previous Article:Los parques: Sus usuarios y su sentido social en la vida urbana. Una mirada desde los usuarios tipicos de dos parques de la ciudad de Cali.
Next Article:"?Dime con quien andas y te dire quien eres?" Sexualidad, violencia y vida cotidiana en Puerto Lopez.
Topics:

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2020 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters