Printer Friendly

La representacion homoerotica en "Nocturno amor", "Nocturno de la alcoba" Y "Nocturno de los angeles" de Xavier Villaurrutia.

HOMOEROTIC REPRESENTATION IN "NOCTURNO AMOR", "NOCTURNO DE LA ALCOBA," AND "NOCTURNO DE LOS ANGELES" BY XAVIER VILLAURRUTIA

INTRODUCCION

Sin duda, la generacion de los Contemporaneos ha sido una de las mas influyentes en la literatura mexicana. Su labor poetica, critica, dramatica y narrativa aparece como una fuente de proporciones gigantescas que cambio el rumbo de las letras nacionales y la vision acerca del trabajo literario en el pais. Los Contemporaneos se incorporaron a la vida artistica y cultural de Mexico hacia final de la Revolucion y en los inicios de la enorme reconstruccion efectuada en el pais tras dicho suceso historico. A su vez, enfrentaron una demoledora critica formulada desde una postura artistica que consideraba el camino de lo nacionalista como la unica veta de explotacion en las letras mexicanas, tachando de extranjerizante o poco conveniente a todo aquello alejado de esta concepcion. Sin embargo, a pesar de las criticas, esta generacion logro apoderarse del medio intelectual de su tiempo y gozar de una reconocida fama, perdurable hasta nuestros dias. (1)

Ademas de destacar por su inusitado proyecto artistico, los Contemporaneos tambien aparecen como figuras seneras de una historia literaria gay que, en las ultimas dos decadas, han ganado un lugar en los sitios academicos. Igualmente, el espacio de diversidad abierto por estos poetas fue el comienzo de una ligera, pero constante, visibilidad politica y cultural de las identidades disidentes, en cuanto a sexualidad se refiere. Son sitio obligado cuando se quiere hablar de la representacion homoerotica en literatura mexicana y se les reconoce por su labor fundacional al frente de esta. (2) El objetivo de este estudio, por tanto, sera analizar las redes semanticas tendidas al interior de tres poemas de Xavier Villaurrutia--"Nocturno amor", "Nocturno de la alcoba" y "Nocturno de los angeles"--para advertir su connotacion homoerotica.

La obra de Villaurrutia no es demasiado extensa, pero si muy variada. El autor trabajo tanto la poesia y el teatro, como la critica literaria y la narrativa. Sin embargo, su trabajo mas difundido es el poetico, y Nostalgia de la muerte (1938) brinda una gran prueba de ello. (3) En este sentido, Villaurrutia consolida su original estilo lirico y realiza un recorrido por el mundo del sueno, la muerte y el deseo. La mezcla de estos tres elementos produce en el lector un contraste de imagenes que convergen en la alcoba y el inconsciente como lugares de encuentro y desencuentro. Los poemas analizados relatan esta aventura de los sentidos y, a la vez, la presencia/ausencia se torna un lugar indisoluble de la experiencia amorosa, motivo ya muy reiterado en la literatura universal, pero que, en el caso de Villaurrutia, toma un sesgo extremadamente particular y renovado.

Los "nocturnos" llevan la consigna de la sombra y el sueno. La presencia de la luz pocas veces se advierte en ellos y, si lo llega a hacer, es para observar la apariencia del deseo o la destruccion del hechizo noctambulo. La oscuridad es, tambien, el lugar ideal para esconder los apetitos eroticos y los placeres mas reconditos, ya sea por temor a una sociedad hermetica o por evitar, en lo posible, el contacto con el exterior y, de esta forma, mantener la intimidad del encuentro consigo mismo o con el otro. El secreto va ligado a esta forma de vida y sirve para reforzar una union o para postergar el momento de su destruccion. (4) En la historia de la literatura gay en Occidente, la noche y el secreto forman un leitmotiv inseparable, ya que, de su utilidad depende la supervivencia del deseo. (5) Asi, en "Nocturno amor" se plantea a la noche como el lugar idoneo para acercarse al ser amado. Este texto lleva una dedicatoria a Manuel Rodriguez Lozano que no debe pasar desapercibida, pues el fue uno de los primeros pintores mexicanos en asumir publicamente su homosexualidad y mantuvo una fuerte cercania con los Contemporaneos. En un Mexico dividido entre el nacionalismo y la universalidad artistica, el pintor opto por lo segundo, cosa que lo acerco aun mas a dicha generacion literaria. La dedicatoria tiene un papel preponderante al servir de preambulo a una confidencia que retrata la existencia del amor en el espacio nocturno. Posteriormente, la primera oracion del poema sienta las bases del encuentro con el amado y el lugar donde el sujeto lirico hallara al primero:
   El que nada se oye en esta alberca de sombra
   no se como mis brazos no se hieren
   en tu respiracion sigo la angustia del crimen
   y caes en la red que tiende el sueno.

   (1966: 49)


En "Nocturno de los angeles" y "Nocturno de la alcoba" ocurre una sitacion similar, respectivamente:
   Se diria que las calles fluyen dulcemente en la noche.

   (1966: 55)

   La muerte toma siempre la forma de la alcoba
   que nos contiene.

   Es concava y oscura y tibia y silenciosa.

   (1966: 60)


La alberca de sombra, las calles que fluyen dulcemente y la alcoba son los puntos de encuentro con el otro, no obstante, estos espacios no servirian para tal acontecimiento si no se encontraran aderezados por la presencia de la oscuridad. Asi, la suma de los sustantivos ("alberca", "calles" y "alcoba") resultaria fatidica en la estructura poetica con la ausencia de su calificacion ("de sombra", "en la noche" y "oscura").

Se tiene ya el espacio perfecto para las tres finalidades a desarrollar en cada uno de los poemas: la contemplacion del sueno del amado, el flirteo nocturno y el recuerdo de los hechos sucedidos en la intimidad de la recamara. (6) A partir de ahi, en "Nocturno amor", por ejemplo, el sujeto lirico--el amante--inicia una serie de padecimientos cuando observa dormir al sujeto amado y teme que, en el letargo, este en realidad se acerque a otra persona con quien podria establecer una relacion erotica. De este modo, el amor y la colera se hacen presentes al grado de transformar la noche en un sitio doloroso. Asi, la cama y la alcoba, lejos de ser lugares de encuentro, aparecen tambien como espacios de la separacion, ya que el sueno del sujeto amado divide ambos cuerpos: mientras este se entrega al posible gozo de acercarse a otro ser, el amante se despedaza en la angustia de tener en su lecho al objeto de su amor copulando, en el espacio onirico, con una persona diferente:7
   Guardas el nombre de tu complice en los ojos
   pero encuentro tus parpados mas duros que el silencio
   y antes que compartirlo matarias el goce
   de entregarte en el sueno con los ojos cerrados
   sufro al sentir la dicha con que tu cuerpo busca
   el cuerpo que te vence mas que el sueno
   y comparto la fiebre de tus manos
   con mis manos de hielo
   y el temblor de tus sienes con mi pulso perdido
   y el yeso de mis muslos con la piel de los tuyos
   que la sombra corroe con su lepra incurable.

   (1966: 49-50)


El amado se encuentra gozando de la dicha de un sueno erotico que hace hervir su cuerpo y el amante, dada su desesperanza, se halla en una postura dolorosa y gelida. Al mismo tiempo, el amado no profiere palabra alguna y, antes de hacerlo, prefiere despertar de la dicha que lo embriaga, por temor a divulgar el nombre del otro ser. Sin embargo, el dolor del sujeto lirico pronto se transforma en rabia y la frialdad de su cuerpo se torna en fuego:
   [...] sino la colera circula por mis arterias
   amarilla de incendio en mitad de la noche.

   (1966: 50)


El poema continua desarrollandose en el espacio nocturno hasta que llega la luz y el amado deja el sueno erotico para despertar y alejarse del lecho del amante. Este hecho provoca en el sujeto lirico una sensacion dolorosa, peor que la anterior, y observa al dia como una "desnuda noche larga" (1966: 50). De este modo, el sustantivo agrupa dos vertientes semanticas: por una parte, en el poema aparece la noche erotica y propiciadora del sueno (lugar, hasta cierto punto, placentero, puesto que la presencia del amado, aun sonando con otro, persiste) y, por otra, la noche como hecho funesto, con toda la caracterizacion cultural--oscura y tenebrosa--de Occidente. Esta segunda simbolizacion es cruel porque el dia ha llegado y, si bien la luz--esperanzadora y destructora de las tinieblas--aparece, su entrada representa una circunstancia mucho peor que la acaecida durante las horas nocturnas:
   De que noche despierto a esta desnuda
   noche larga y cruel noche que ya no es noche
   junto a tu cuerpo mas muerto que muerto
   que no es tu cuerpo ya sino su hueco
   porque la ausencia de tu sueno ha matado a la muerte
   y es tan grande mi frio que con un calor nuevo
   abre mis ojos donde la sombra es mas dura
   y mas clara y mas luz que la luz misma
   y resucita en mi lo que no ha sido
   y es un dolor inesperado y aun mas frio y mas fuego
   no ser sino la estatua que despierta
   en la alcoba de un mundo en el que todo ha muerto.

   (1966: 50)


Eugene Moretta, al analizar Nostalgia de la muerte, senala que los "nocturnos" reflejan, principalmente, la soledad del hombre en la que el sujeto lirico habita un mundo despoblado--o muerto--, no por falta de habitantes, sino por la dificultad para establecer un contacto con el exterior y por la ruptura de la felicidad del mismo (1966: 42-45). El sueno, de este modo, sirve para realizar un recorrido por el interior del yo poetico y estudiar su inconsciente, como ocurre en muchos otros de los "nocturnos". No obstante, en "Nocturno amor", el sujeto lirico aparece totalmente despierto en mitad de la noche y el que duerme es el amado, aunque, en su letargo, se entrega tambien a la busqueda del placer en el cuerpo del otro.

Otra caracteristica del poema, que resulta conveniente senalar, es la similitud de su estructura con la del "Primero sueno" de Sor Juana. La monja novohispana estuvo olvidada, durante casi todo el siglo xix y es, hasta principios del siglo pasado, cuando se retoma su estudio. Villaurrutia fue participe de este suceso y le dedico un ensayo titulado "Sor Juana Ines de la Cruz", en el cual estudia las virtudes de la poeta y la importancia de su obra en las letras mexicanas. Es probable que la obra de la monja haya influido en la del Contemporaneo. Al igual que en "Primero sueno", "Nocturno amor" se inicia con la descripcion del ambiente nocturno y recorre las posibilidades del sueno hasta la llegada del dia.

En el siguiente poema, "Nocturno de los angeles", a diferencia de "Nocturno amor", se senala de forma placentera la existencia de la noche: aparece como sitio de goce sexual y perpetuo. En este poema, la experiencia homoerotica se observa con mayor facilidad y fortaleza. Aqui tambien, la presencia del "secreto" se hace estremecedora y devela las posibilidades de ocultar el amor en una vieja y simbolica frase: "no osa decir su nombre":
   Se diria que las calles fluyen dulcemente en la noche.
   Las luces no son tan vivas que logren desvelar el secreto,
   el secreto que los hombres que van y vienen conocen,
   porque todos estan en el secreto
   y nada se ganaria con partirlo en mil pedazos
   si, por el contrario, es tan dulce guardarlo
   y compartirlo solo con la persona elegida.
   Si cada uno dijera en un momento dado,
   en solo una palabra, lo que piensa,
   las cinco letras del deseo formarian una enorme cicatriz luminosa,
   una constelacion mas antigua, mas viva que las otras.
   Y esa constelacion seria como un ardiente sexo
   en el profundo cuerpo de la noche,
   o, mejor, como los Gemelos que por vez primera en la vida
   se miraran de frente, a los ojos, y se abrazaran ya para siempre.

   (1966: 55)


Este poema fue el resultado de la admiracion despertada en Villaurrutia por el flirteo nocturno observado en una calle de Los Angeles. Asi, el titulo, guarda un sentido ambivalente entre el nombre de dicha ciudad y la concepcion de "angeles" respecto de los seres que aparecen como habitantes nocturnos. (8)

En el poema, se produce un conflicto entre la luz y la oscuridad: la primera es un arma delatora de lo oculto y, la segunda, es la fiel guardiana de lo ocurrido. La unica luz "confiable" es la imaginada, que podria emanar del cuerpo mismo en su predisposicion al deseo. (9) La relacion homosexual aparece asi soterrada, tanto por su calidad de "conducta prohibida" como por el simple goce de compartir el cuerpo con aquel que se desea. El "secreto" une solamente a los que lo poseen, eludiendo del grupo formado a todos aquellos que no lo conocen. La idea del ghetto salta inmediatamente y se configura el grupo de "los otros", cuya unidad radica en la misma proporcion de lo oculto. De esta forma, el deseo de un cuerpo igual al propio amalgama a sus poseedores y los enfrenta en la busqueda de su posible "gemelo".

La admiracion del poeta por el flirteo homosexual se prolonga y describe la forma del encuentro y las claves de su busqueda:
   De pronto, el rio de la calle se puebla de sedientos seres,
   caminan, se detienen, prosiguen.
   Cambian miradas, atreven sonrisas,
   Forman imprevistas parejas ...
   Hay recodos y bancos de sombra,
   orillas de indefinibles formas profundas
   y subitos huecos de luz que ciega
   y puertas que ceden a la presion mas leve.
   El rio de la calle queda desierto un instante.
   Luego parece remontar de si mismo
   deseoso de volver a empezar.
   Queda un momento paralizado, mudo, anhelante
   como el corazon entre dos espamos.

   (1966: 55-56)


La calle adquiere una cualidad acuatica, donde las corrientes de "hombres" se atreven a recorrerla con fervor, con la unica finalidad de hallarse uno a otro. Los juegos de luz se ajustan tambien a la presencia de lo erotico y se manifiesta una imagen claroscura, tambaleante entre la mirada y el tacto. Posterior a ello, el sujeto lirico hace una aclaracion de lo visto y define aquellos cuerpos observados como "angeles", aludiendo, con el concepto, a la belleza de sus portadores:
   !Son los angeles!
   Han bajado a la tierra
   por visibles escalas.

   (1966: 56)


Estos angeles, sin embargo, buscan en los mortales el contacto promovido por su deseo para:
   [...] poner en libertad sus lenguas de fuego,
   a decir las canciones, los juramentos, las malas palabras
   en que los hombres concentran el antiguo misterio
   de la carne, la sangre y el deseo.

   (1966: 56)


Al final del poema, el sueno aparece por primera vez en esta noche erotica plagada de encuentros. Se trata de un sueno similar al de "Nocturno amor", una especie de viaje erotico por las paredes del deseo para encontrar, en la espesura nocturna, el cuerpo de un mortal que continue satisfaciendo su hambre:
   Pero cierran los ojos para entregarse mejor a los goces de su
   encarnacion misteriosa,
   y, cuando duermen, suenan no con los angeles sino con los
   mortales.

   (1966: 57)


El ultimo de los tres poemas aqui analizados, "Nocturno de la alcoba", se acerca a la concepcion como lugar de encuentro/desencuentro vertida sobre el sitio denotado por el titulo. Como se vio, en el primer poema, la alcoba senala una separacion entre el amado y el amante al establecer la barrera del sueno entre ambos, a su vez, se configura como el lugar propicio para que el sujeto lirico inicie la reconstruccion del cuerpo amado a traves de la anoranza en las primeras horas de la manana, cuando este se retira de la cama y deja un hueco sobre ella. Algo similar sucede en "Nocturno de la alcoba":
   La muerte toma siempre la forma de la alcoba
   que nos contiene.

   Es concava y oscura y tibia y silenciosa,
   se pliega en las cortinas en que anida la sombra,
   es dura en el espejo y tensa y congelada,
   profunda en las almohadas y, en las sabanas, blanca.

   Los dos sabemos que la muerte toma
   la forma de la alcoba, y que en la alcoba
   es el espacio frio que levanta
   entre los dos un muro, un cristal, un silencio.

   (1966: 60)


La aparicion de la muerte es aqui un elemento que adquiere dos connotaciones semanticas: 1) refiriendose a la descomposicion del cuerpo y 2) la experiencia sufrida por el individuo, debido al sueno profundo, al abandonar su calidad tangible. Asimismo, alberga diversas sensaciones--asimiladas con la "desdicha" sufrida al renunciar a la existencia o al interponer una barrera entre los seres amados--como la soledad, la tristeza y el llanto.

Moretta, al respecto de este tema, senala que la muerte es uno de los rasgos mas sobresalientes de la poesia de Villaurrutia; lo cual se constata con un repaso por Nostalgia de la muerte, pues se advierte, desde el titulo, su presencia a lo largo del poemario. En "Nocturno amor", por ejemplo, la muerte senala la desaparicion de la realidad afectiva del sujeto lirico y el inicio del dolor a causa de la ausencia del amado. No obstante, la muerte en "Nocturno de la alcoba" es, tambien, el abandono, el sueno y un contacto erotico:
   Entonces solo yo se que la muerte
   es el hueco que dejas en el lecho
   cuando de pronto y sin razon alguna
   te incorporas o te pones de pie.

   Y es el ruido de hojas calcinadas
   que hacen tus pies desnudos al hundirse en la alfombra.
   Y es el sudor que moja nuestros muslos
   que se abrazan y luchan y que, luego, se rinden.

   Y es la frase que dejas caer, interrumpida.
   Y la pregunta mia que no oyes,
   que no comprendes o que no respondes.

   Y el silencio que cae y te sepulta
   cuando velo tu sueno y lo interrogo.

   Y solo, solo yo se que la muerte
   es tu palabra trunca, tus gemidos ajenos
   y tus involuntarios movimientos oscuros
   cuando en el sueno luchas con el angel del sueno.

   (1966: 61)


El recorrido de la muerte en el poema se inicia con el dolor ante el abandono del amante por parte del amado. La descripcion de su alejamiento llena varios versos y el mismo "hueco" dejado al despertar, visto en "Nocturno amor", se repite aqui con una accion identica: la incorporacion del otro de manera abrupta. Luego, la muerte toma un revestimiento erotico. La mezcla de los cuerpos produce en el sujeto lirico tanto placer que el orgasmo, a manera de sueno, lo aleja de la realidad y lo sumerge en un letargo placentero. Posteriormente, aparece la muerte con el primer concepto: el abandono. La incomunicacion entre el amante y el amado frustra los deseos del primero y reaparece la muerte como evidencia del duelo afectivo al emparentarse, por ultimo, con el sueno. La barrera del descanso profundo efectua en el sujeto lirico un padecimiento similar al abandono: el amado se introduce en la telarana de su fantasia y, aunque su cuerpo este junto al amante, su pensamiento se encuentra muy alejado de el.

Las ultimas dos estrofas reiteran la idea de las diversas facetas adquiridas por la muerte y, a su vez, resaltan la del encuentro y desencuentro producido azarosamente en la alcoba:
   La muerte es todo esto y mas que nos circunda,
   y nos une y nos separa alternativamente,
   que nos deja confusos, atonitos, suspensos,
   con una herida que no mana sangre.

   Entonces, solo entonces, los dos solos, sabemos
   que no el amor sino la oscura muerte
   nos precipita a vernos cara a cara a los ojos,
   y a unirnos y a estrecharnos, mas que solos y naufragos,
   todavia mas, y cada vez mas todavia.

   (1966: 61)


En los tres poemas analizados, no hay una determinacion del genero del amado. Cuando el sujeto lirico se refiere a el de manera directa, utiliza el pronombre "tu" y, si lo hace en tercera persona, no usa "ella" o "el". Al respecto, Leopoldo Brizuela, al estudiar el cuento "La larga cabellera negra" de Manuel Mujica Lainez, dice:
   La construccion de la imagen del "narratario" se va dando muy
   paulatinamente y por el metodo de constante oposicion con la figura
   del narrador. En principio, digamos que si este narrador se nos
   presenta, con toda claridad, como un varon, al mismo tiempo
   escamotea todos los datos argumentales y todas las marcas de genero
   que permitiran determinar el sexo de la segunda persona: aunque el
   cuento todo vaya cobrando un cariz cada vez mas intimo y erotico,
   no hay indicios que permitan determinar si el "amante" del escritor
   es varon o una mujer. (75)


La ambiguedad en la designacion del genero del amante es lo que produce una profunda reflexion para acertar si el texto pertenece a una tradicion gay. Brizuela resuelve este problema y aduce que este vacio de informacion en cuanto al genero es uno de los primeros elementos para indagar en el texto desde el aparato critico queer. Menciona, tambien, que en la epoca de publicacion del cuento, era poco probable asimilar la homosexualidad de manera tan abierta y extensa. De este modo, el escritor deja los indicios sobre el texto para que el lector juzgue la orientacion del relato. Lo mismo ocurre en los poemas de Villaurrutia: el autor deja las huellas para seguirlas con minuciosidad y advertir la presencia del homoerotismo en ellas.

Sheridan senala que en la "generacion bicapite" formada por Novo y Villaurrutia, el primero era quien, con mayor escandalo, asumio su orientacion sexual y, a la vez, impulsaba al segundo para que lo hiciera. De este modo, los rasgos homoeroticos en la poesia de Villaurrutia estan marcados por esa ambiguedad de genero y por las diversas huellas que el autor va dejando a lo largo de su proceso creativo. En palabras de Gregory Woods, la experiencia de la critica sobre la literatura gay se va realizando a tientas sobre un terreno pantanoso, donde yacen los rastros de un erotismo denotado por sutiles detalles, a la manera del "secreto" que Villaurrutia plantea en su "Nocturno de los angeles".

En consecuencia, en los tres poemas analizados, hay una notable insistencia por evadir el genero del sujeto amado. En el caso de "Nocturno amor", la apuesta es generar una ambiguedad implicada por un senalamiento difuso de la persona dormida contemplada por el sujeto lirico. Es interesante advertir como la ausencia de marca de genero, gramaticalmente hablando, sumerge al lector en un sitio indeterminado donde la interpretacion multiple puede ocurrir.

Sin duda, en la actualidad la literatura de corte homoerotico no tendria problemas en delatar el sexo del sujeto amado; sin embargo, no hay que olvidar que este recurso ha sido clave en la creacion literaria homoerotica anterior a la liberacion sexual, ya que se escamotea con astucia cualquier declaracion directa del deseo gay, pero, a la vez, se deja la puerta abierta para que el lector pueda llegar a dicha interpretacion--tal como lo senala Brizuela al hablar del cuento de Lainez porque, a final de cuentas, en una sociedad heteronormada seria lo mas comun aludir sin problemas al sexo opuesto del sujeto amado.

Por tanto, "Nocturno amor" deja esta posibilidad de interpretacion cuya base opera en no "delatar", como tambien el poema lo senala, el sexo del objeto de deseo y para ello hace uso de un juego ambiguo. De este modo, los llamados al sujeto amado se hacen con precaucion, con el senalamiento al cuerpo, en general o en particular, a alguna parte del cuerpo del amado, tal como ocurre en los siguientes ejemplos: "tus parpados mas duros que el silencio", "tu cuerpo busca", "la fiebre de tus manos", "la piel de los tuyos [muslos]", "ya se cual es el sexo de tu boca", "la avaricia de tu axila" y "el laberinto de oreja" (1966: 49-50).

Daniel Balderston senala al respecto: "Villaurrutia se cuida aqui, como en la mayor parte de su poesia amorosa, de revelar el sexo del amado--una tarea dificil en espanol--y en vez de eso se refiere a partes del cuerpo (algunas gramaticalmente masculinas, otras femeninas), a emociones y actos, en fin, a lo que el amado hace, siente, expresa, pero no al amado en si" (2004: 53-54).

Ahora bien, en "Nocturno de la alcoba" la ambiguedad generica igualmente permite al lector realizar una interpretacion, cuya base no seria precisamente la heterosexualidad, para acceder a una vision del deseo homoerotico. Asi, estos vacios del genero gramatical no quedan unicamente en el nivel morfosintactico, sino que redundan con fuerza en el plano lexico-semantico con el fin de generar una interpretacion que se escabulle por los vericuetos de la norma sexo/generica. En ambos casos, el poeta es muy cuidadoso al evitar usar un adjetivo o sustantivo que pudiera exhibir si se trata de un hombre o de una mujer a quien se plantea como objeto amado. En este caso, al igual que en "Nocturno amor", se senalan partes del cuerpo o actividades realizadas por el sujeto amado, por ejemplo: "es el hueco que dejas en el lecho", "tus pies desnudos al hundirse en la alfombra", "la frase que dejas caer", "tu palabra trunca", "tus gemidos ajenos", "tus involuntarios movimientos oscuros" (1966: 60-61), entre otros.

En el caso de "Nocturno de los angeles", la ambiguedad es olvidada y hay un senalamiento mas claro del homoerotismo, tal como ya se menciono anteriormente. Desde el principio el poema muestra a un grupo de hombres que deambulan por una calle, se seducen entre ellos y traen un secreto consigo; es en este momento cuando inmediatamente salta la idea de la disidencia sexual, ?que otro objetivo tendria entonces el senalar un secreto entre hombres en una sociedad heteronormativa si no esta vinculado con la vivencia de una sexualidad marginada? Claro esta que tampoco hay una palabra que directamente aluda al deseo homoerotico, pero todos estos conceptos clave como lo son los hombres, el secreto, la noche, el deseo, el ardiente sexo, los sedientos seres, el formar imprevistas parejas, asi como el escabullirse de la calle con el objetivo de consumar un encuentro erotico, ya estan aludiendo a situaciones relacionadas mas directamente con la disidencia sexual.

En consecuencia, a lo largo del analisis de estos tres poemas se puede acudir a la contemplacion de una poetica que si bien lleva al lector al surrealismo y, por ende, al plano onirico o al recorrido por el inconsciente, lo coloca tambien frente a una forma muy sutil y exquisita de la representacion del deseo homoerotico: "Nocturno amor", "Nocturno de la alcoba" y "Nocturno de los angeles" son textos que recuperan las principales caracteristicas de la tradicion literaria homoerotica de Occidente y, a su vez, asumen la disidencia no solo en el plano semantico, sino en el mismo nivel morfosintactico donde se hace un continuo juego que implanta la tematica gay en la estructura misma del poema.

El analisis de esta poetica permite entonces recuperar las claves de un lenguaje que nombraba lo "prohibido" mediante la ausencia y que, ademas, colocaba lo omitido o ambiguo en un entorno cargado de claroscuros que difuminaban aun mas su imagen. En la critica actual sobre la literatura gay seria interesante, no solo rescatar las coyunturas que exhiben clara o directamente el tema homosexual, sino aquellas ambiguedades que con frecuencia ponen en tela de juicio la normatividad sexo/generica en un determinado texto. Estas claves, sin duda, pueden favorecer un analisis que es capaz de llevarse a otros tantos textos que hacen de la ambiguedad un autentico escapismo del dispositivo de la sexualidad hegemonica, en cuya salida dejan notables rasgos homoeroticos sobre los cuales el lector y el critico encuentran una interpretacion que puede transgredir los valores de la norma sexo/generica.

Recepcion: Octubre, 2015 Aceptacion: Marzo, 2016 Reception: October, 2015 Acceptance: March, 2016

BIBLIOGRAFIA

Balderston, Daniel (2004), El deseo, enorme cicatriz luminosa. Ensayos sobre homosexualidades latinoamericanas, Rosario, Beatriz Viterbo.

Brizuela, Leopoldo (2006), "El manifiesto secreto: ambiguedades y politica en la obra de Mujica Lainez", en Desde aceras opuestas. Literatura/cultura gay y lesbiana en Latinoamerica, Madrid/Frankfurt, Iberoamericana/Ververt.

Butler, Judith (2001), El genero en disputa: el feminismo y la subversion de la identidad, Monica Mansour y Laura Manriquez (trad.), Mexico, Paidos.

Foster, David William (2000), Produccion cultural e identidades homeroticas, San Jose, Universidad de Costa Rica.

Foster, David William (1991), Gay and Lesbian Themes in Latin American Writing, Austin, University of Texas Press.

Ingenschay, Dieter (2006), Desde aceras opuestas. Literatura/cultura gay y lesbiana en Latinoamerica, Madrid/Frankfurt, Iberoamericana/Vervuert.

Mendiola, Victor Manuel (2001), Sol de mi antojo. Antologia poetica de erotismo gay, Mexico, Plaza&Janes.

Moretta, Eugene (1976), La poesia de Xavier Villaurrutia, Mexico, Fondo de Cultura Economica.

Mondimore, Francis Mark (1998), Una historia natural de la homosexualidad, Mireille Jauna (trad.), Barcelona, Paidos.

Monsivais, Carlos (2010), QQue se abra esapuerta: cronicasy ensayos sobre la diversidad sexual, Mexico, Paidos.

Nunez Noriega, Guillermo (1994), Sexo entre varones. Poder y resistencia en el campo sexual, Mexico, El Colegio de Sonora.

Sheridan, Guillermo (1993), Los Contemporaneos ayer, Mexico, Fondo de Cultura Economica.

Villaurrutia, Xavier (1966), Obras, Ali Chumacero (prol.), Mexico, Fondo de Cultura Economica.

Woods, Gregory (2001), Historia de la literatura gay, Julio Rodriguez Puertolas (trad.), Madrid, Akal.

Saul Villegas *

Universidad Veracruzana

Universidad Veracruzana

* saulvm123@hotmail.com

(1) Guillermo Sheridan, al inicio de Los Contemporaneos ayer (1993), hace una referencia a esta idea y menciona: "Resulta dificil encontrar dentro de la actividad literaria actual del pais un ejercicio critico o creativo de valia, capaz de ayudar a precisar las fronteras de nuestro edificio literario en su busqueda de nuevos modos de pensar y sentir que no se halle marcado, de modo prominente, por la herencia que nos ha legado el grupo de Contemporaneos". Mas adelante, acota: "Despues de ellos, el edificio se prodigo en puertas abiertas hacia las regiones mas inesperadas y ante los comensales mas importantes del mundo entero; asearon de triques y reliquias sotanos y buhardas, apuntaron la vetustez del edificio con una modernidad avida de ameritarse ante su tradicion y no dudaron a la hora de levantar la nomina de los habitantes y de lo que cada uno podia aportar" (1993: 9).

(2) Vease al respecto las obras: Carlos Monsivais, David William Foster (1991 y 2000), Daniel Balderston (2004) y Victor Manuel Mendiola (2001).

(3) Eugene Moretta senala la importancia de la obra del poeta en la literatura mexicana: "Libro que Usigli califico como la obra mas madura de la poesia mexicana desde Zozobra de Lopez Velarde, es Nostalgia, no solamente el producto de la madurez intelectual de su autor sino tambien un vivido documento de esta madurez como continuado proceso, la encarnacion poetica del mismo madurar" (1976: 19).

(4) En la actualidad, esto cae un tanto en desuso: la practica homoerotica se ha vuelto un discurso politico emblematico de la posmodernidad y ha hecho, de lo antes sancionado, un lugar visible. No obstante, la configuracion del ocultamiento, la noche y el secreto como lugares ideales de la tradicion gay los coloca aun dentro de una estrategia simbolica homoerotica.

(5) Ejemplo de ello en la literatura mexicana es El vampiro de la colonia Roma, de Luis Zapata, donde se efectua un recorrido mayormente nocturno por las calles de la Ciudad de Mexico en busca del encuentro sexual fortuito.

(6) En otro poema, "Nocturno", Villaurrutia define con mayor precision este espacio:
   Todo lo que la noche
   dibuja con su mano
   de sombra:
   el placer que devela,
   el vicio que desnuda.

   (1966: 44)


(7) El temor al sueno del otro es un hecho reiterativo en la obra del poeta. En "Amor condusse noi ad una morte" se manifiesta el hecho de sufrir mientras el amado se entrega, cuando duerme, a una persona diferente:
   Amar es no dormir cuando en mi lecho
   suenas entre mis brazos que te cinen,
   y odiar el sueno en que, bajo tu frente,
   acaso en otros brazos te abandonas.

   (1966: 76-77)


(8) Daniel Balderston menciona acerca de este poema lo siguiente: "El mas explicito entre los textos homoeroticos de Villaurrutia, 'Nocturno de los angeles' menciona angeles--varones, sensuales y objetos del deseo de los hombres de la ciudad--que frecuentan las plazas del centro de Los Angeles, California (famosos despues en City of Night de John Rechy). El manuscrito del poema, que Villaurrutia regalo a Carlos Pellicer, ha sido publicado en edicion facsimilar, con dibujos del poema que muestran a marineros abrazandose, besandose y tocandose las piernas" (2004: 54).

(9) No es gratuito que uno de los principales libros de Daniel Balderston, en el que estudia la cuestion de la homosexualidad en America Latina, lleve de nombre uno de los versos de este poema: El deseo, enorme cicatriz luminosa.
COPYRIGHT 2016 Universidad Autonoma Metropolitana Iztapalapa
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2016 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Villegas, Saul
Publication:Signos Literarios
Article Type:Ensayo
Date:Jul 1, 2016
Words:5854
Previous Article:Noticias breves.
Next Article:Salvador Novo: poesia camp y disidencia sexual.
Topics:

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2019 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters