Printer Friendly

La relacion entre pensamiento y lenguaje segun la hipotesis del recableado de Bermudez.

THE RELATIONSHIP BETWEEN THOUGHT AND LANGUAGE ACCORDING TO BERMUDEZ'S HYPOTHESIS OF REWIRING

1. Introduccion: cognicion y lenguaje

Historicamente ha existido consenso en considerar al lenguaje como un rasgo caracteristico de la cognicion humana, y tal vez la clave para comprender que nos hace distintos de los demas animales. Sin embargo, el rol preciso que ocupa el lenguaje en la cognicion sigue siendo un tema debatido dentro de la filosofia, la psicologia y la psicolinguistica. Desde una perspectiva contemporanea, la postura dominante ha sido que la mayor parte de los procesos cognitivos son independientes del lenguaje, y que la principal funcion del lenguaje en la cognicion es hacer posible la comunicacion--y no la produccion--del pensamiento (Fodor, 1983; Pinker, 1994). Sin embargo, durante las ultimas decadas una vision alternativa respecto a la relacion entre lenguaje y cognicion ha adquirido creciente popularidad. Denominada "concepcion cognitiva del lenguaje", postula que el lenguaje ocupa un rol central en la cognicion y que ciertas formas de pensamiento tipicamente humano son dependientes constitutivamente de la posesion de lenguaje (Carruthers, 1996; Botterill y Carruthers, 1999).

En su version mas radical, la concepcion cognitiva del lenguaje supone que la posesion de lenguaje es una condicion necesaria para tener pensamiento (Davidson, 1982; McDowell, 1994). Sin embargo, la tendencia actual ha sido adoptar una postura mas moderada, concediendo a criaturas sin lenguaje complejas capacidades de computacion y representacion. Es el caso de infantes que aun no adquieren una lengua, quienes poseen conocimiento y expectativas respecto de las propiedades fisicas de las cosas, asi como logran realizar operaciones aritmeticas basicas (Spelke et al., 1995; Baillargeon, 2004; McCrink y Wynn, 2004). En cuanto a animales no-humanos, (1) atras ha quedado la creencia de que su conducta no responde mas que a reflejos o condicionamiento asociativo. Estudios detallados de la conducta animal por parte de la etologia cognitiva y la psicologia comparada han demostrado que los animales poseen representaciones estructuradas y procesos cognitivos flexibles (Gallistel, 1990; Allen y Bekoff, 1997). Algunos de los ejemplos mas notables son las capacidades de navegacion encontradas en artropodos, de memoria de largo plazo en aves, y de cognicion social en primates (Tetzlaff y Rey, 2009; Shettleworth, 1998; Tomasello y Call, 1997).

Dentro de esta linea mas moderada de la concepcion cognitiva del lenguaje, se asume sin embargo que la cognicion humana es cualitativamente distinta de la animal, y que al menos parte de la explicacion de que nos hace distintos de resto del reino animal tiene que ver con la posesion de lenguaje. El argumento detras de esta idea es claramente expuesto por Carruthers y Boucher (1998, p. 3):
   los seres humanos son unicos en cuanto a la clase y sofisticacion
   de los pensamientos de los cuales son capaces; los humanos son
   ademas unicos respecto a la posesion de lenguaje; y la manera mas
   simple de explicar la co-ocurrencia de estas dos caracteristicas
   unicas es que es el lenguaje natural el que hace posible el
   pensamiento distintivamente humano.


Ahora bien, para dar forma a esta concepcion cognitiva del lenguaje es necesario precisar de que manera el lenguaje participa en la cognicion. Una forma tradicional de llevar a cabo esta tarea consiste en postular que el lenguaje aportaria los vehiculos representacionales para generar lo que Vygotsky (1934) llamo "habla interior", una especie de monologo mental. Autores posteriores han resaltado la idea de que esta habla interior, en virtud de poseer una estructura linguistica, haria posible el pensamiento inferencial asi como la manipulacion del mismo de acuerdo con su estructura, ejerciendo de esta manera funciones meta-cognitivas y de auto-regulacion (Carruthers, 1996; Gomila, 2012).

Un problema con la tesis del habla interior es que suele fundarse en nuestra experiencia consciente de pensar en palabras. Este tipo de evidencia introspectiva es vista con desconfianza en el estudio contemporaneo de la cognicion, donde normalmente se asume que gran parte de los procesos mentales transcurren de manera inconsciente, y son por tanto inaccesibles a la introspeccion (Fodor, 2003). Despues de todo, lo que percibimos como habla interna podria no ser mas que la expresion consciente de pensamiento no-verbal que transcurre a un nivel mas profundo (Machery, 2005).

Una manera de respaldar la concepcion cognitiva del lenguaje evitando la objecion antes mencionada, consiste en aportar evidencia sobre los procesos causales que explicarian como el lenguaje llega a ocupar su rol actual en la cognicion. En el presente articulo, exploraremos esta evidencia a traves de un examen de la "hipotesis del recableado" (Bermudez, 2005), que llevaremos a cabo en las siguientes secciones.

2. La hipotesis del recableado

La "hipotesis del recableado" fue formulada por el filosofo Jose Luis Bermudez (2005) (2) como una extension de la tesis del habla interior, y centra su atencion en los cambios de arquitectura cognitiva y capacidades de procesamiento de informacion que serian producto del lenguaje. En palabras del Bermudez (2005, p. 295):
   La idea central de la hipotesis del recableado es que hay
   diferencias fundamentales entre las arquitecturas cognitivas de
   criaturas poseedoras y no-poseedoras de lenguaje. El desarrollo del
   lenguaje en la pre-historia humana sirvio para recablear el
   cerebro humano de tal manera que se crearon diferencias
   fundamentales entre los tipos de pensamiento disponibles para
   criaturas linguisticas y no-linguisticas. Este proceso de
   recableado es recapitulado en el desarrollo individual del nino
   cuando adquiere lenguaje.


Esta hipotesis estudia los efectos del lenguaje desde una doble perspectiva causal: filogenica y ontogenica. De esta manera, resulta posible diferenciar aspectos innatos de la cognicion que han sido moldeados por el lenguaje a lo largo de la evolucion, de aquellos cambios cognitivos que son producto de la adquisicion una lengua en particular. De acuerdo con Bermudez, a traves del recableado el lenguaje habria "reconfigurado la arquitectura cognitiva del cerebro, haciendo disponibles nuevas formas de representacion y computacion" (2005, p. 287). Siguiendo al autor, resulta util entonces analizar este rol reestructurador del lenguaje distinguiendo entre sus posibles efectos a nivel representacional y procesual.

Los cambios representacionales corresponderian principalmente a la emergencia de un nivel amodal de representacion, vale decir, representaciones codificadas en un formato abstracto y distinto del propio de las modalidades sensoriales. Esto resulta plausible si consideramos que muchos conceptos abstractos parecen ser dependientes del lenguaje (ej. democracia), aunque como veremos mas adelante son posibles formas menos sofisticadas de representacion amodal. De todas maneras, la idea basica es que el lenguaje aporta los vehiculos representacionales que hacen posible codificar informacion proveniente de diversas modalidades perceptuales, permitiendo asi formas mas abstractas y complejas de representacion (cf. Karmiloff-Smith, 1995; Mithen, 1996).

En cuanto a los efectos del lenguaje a nivel procesual, el lenguaje haria posible la emergencia de un nivel meta-cognitivo de representacion, a traves del cual procesos mentales de alto-orden podrian manipular otros estados representacionales. Dicho de manera simple, la posesion de pensamientos que toman como objetos otros pensamientos. De acuerdo con Bermudez (2005) esto seria posible gracias a que los pensamientos cuyos vehiculos representacionales son oraciones poseen estructura gramatical, lo cual les otorga la propiedad de ser potenciales objetos de pensamientos de alto-orden. De esta manera, "a traves de la manipulacion de oraciones y sus partes" (op. cit., p. 296) seria posible realizar operaciones logicas e inferenciales en general, propias del pensamiento tipicamente humano (cf. Bermudez, 2003, p. 159).

Segun la hipotesis del recableado, la emergencia de un nivel meta-representacional seria el efecto mas importante que tendria el lenguaje sobre la cognicion. Previo a la formulacion de la hipotesis del recableado, en una monografia sobre cognicion animal Bermudez (2003) llega a sostener que la posesion de pensamiento de alto-orden es requisito para desarrollar pensamiento logico-proposicional de cualquier tipo. Pero la idea general de que capacidades meta-cognitivas son claves para la posesion de formas de pensamiento tipicamente humanas es compartida por varios proponentes de una concepcion cognitiva del lenguaje (p. ej. Davidson, 1984; Frankish, 1998). Asimismo, la arquitectura cognitiva propia de un sistema meta-representacional se presume responsable de generar formas de pensamiento tipicamente humano, en particular aquellas relacionadas con lo que en psicologia se denominan "funciones ejecutivas", y que engloban actividades cognitivas tales como planificacion, toma de decisiones y auto-evaluacion (Perner, 1998; Clark, 1998).

Antes de concluir esta breve exposicion de la hipotesis del recableado, es importante detenernos un momento para clarificar que entendemos por "recableado". Si bien esta expresion alude directamente a la reconfiguracion de circuitos neuronales, Bermudez la emplea desde una perspectiva filosofica para referirse a cambios cognitivos entendidos desde un nivel funcional de procesamiento de informacion. Por lo tanto, la hipotesis del recableado se abstrae del lenguaje de las neurociencias para explorar el efecto del lenguaje en la cognicion tal como esta se estudia en disciplinas tales como psicologia cognitiva y filosofia de la psicologia, aunque sin por ello ir en desmedro de una investigacion interdisciplinar (Bermudez, 2005, p. 328).

Con el fin evaluar la hipotesis del recableado distinguiremos entre sus componentes ontogenico y filogenico, revisando si en cada caso acontecen cambios cognitivos de tal magnitud que merezcan ser vistos como producto de un recableado. Nuestra estrategia consistira en considerar dos consecuencias de esta hipotesis que, en caso de ser cierta, tendria para nuestra comprension de la filogenia y de la ontogenia humanas, evaluando si estas consecuencias son consistentes con la evidencia existente. Sostendremos que algunas consecuencias derivadas de la hipotesis del recableado en su dimension filogenica son verdaderas, mientras que sin embargo sus consecuencias respecto de la ontogenia no son respaldadas por la evidencia disponible. De esta manera, la hipotesis del recableado solo seria plausible respecto a su componente filogenico o evolucionario. Luego consideraremos algunos problemas que puede tener esta version revisada de la hipotesis del recableado, para finalmente concluir que esta hipotesis resulta plausible y fructifera para el estudio y sustentacion de una concepcion cognitiva del lenguaje.

3. Evaluacion de la hipotesis del recableado: filogenia

La hipotesis del recableado propone que durante la evolucion del lenguaje se produjeron cambios sustantivos en la cognicion, hasta el punto de marcar una diferencia cualitativa entre las arquitecturas cognitivas de humanos y otros animales. Como senalamos previamente, procederemos a evaluar dos consecuencias de esta hipotesis en su dimension filogenica. Argumentaremos que ambas consecuencias son verdaderas y que por lo tanto la hipotesis del recableado resulta plausible al menos respecto a algunos cambios filogenicos que propone.

3.1 ?Son los animales capaces de aprender lenguaje?

Si fuese cierto que acontecio un recableado durante la filogenia del lenguaje, entonces es de esperar que parte de estos cambios cognitivos tengan que ver con la capacidad misma de adquirir una lengua. Si, por el contrario, algunos animales fuesen capaces de aprender a usar lenguaje, la hipotesis del recableado se veria refutada al menos en su dimension filogenica. En sintonia con lo que senala Dennett (1991), el lenguaje podria haber reprogramado la cognicion, a traves del aprendizaje de "memes" linguisticos sin la necesidad de mediar cambios biologicos. Dicho en terminos computacionales, estariamos entonces frente a una reconfiguracion a nivel de software, no hardware.

La evidencia actual apunta, sin embargo, en sentido contrario. No obstante varios intentos desde la decada de 1960 para ensenar lenguaje de senas a chimpances, existe consenso en la actualidad respecto a la incapacidad de estos animales para adquirir un sistema simbolico de complejidad comparable a una lengua, ni de emplear conocimiento sintactico para recombinar estos simbolos de manera productiva. Como senalan Kuczaj y Hendry, "la capacidad humana para razonamiento abstracto no es siquiera aproximada por cualquier otra especie, y parece probable que permanecera de esta manera no obstante la riqueza que la culturizacion linguistica pueda agregar a la vida cognitiva de cualquier animal" (2003, p. 264; cf. Pinker, 1994; Terrace, 2005).

Por tanto, la cognicion humana parece estar biologicamente determinada para aprender y usar una lengua. Ahora bien, esta idea es compatible tanto con la tesis de que el componente innato de la facultad del lenguaje es especifico de lenguaje (p. ej. conocimiento sintactico, cf. Pinker y Bloom, 1990) como con la tesis de que corresponde mas bien exaptaciones de capacidades de inteligencia general (Aguilera, 2007). Pero de cualquier manera, la evidencia antes senalada respalda la idea de que durante la evolucion humana la cognicion fue reestructurada al menos en lo que respecta a las capacidades de adquisicion del lenguaje.

3.2 ?poseen los animales tipos de pensamiento caracteristicamente humano?

Dado que los animales no poseen lenguaje y por lo tanto durante su evolucion no tuvieron cambios adaptativos relacionados con el lenguaje, de acuerdo con la hipotesis del recableado los animales carecerian de tipos de pensamiento tipicamente humano que habrian resultado de las adaptaciones propias de la evolucion del lenguaje.

Es oportuno recordar que la hipotesis del recableado no es incompatible con que algunos animales tengan pensamiento. De hecho, procesos cognitivos fundamentales tales como percepcion, aprendizaje, memoria y categorizacion parecen estar presentes de alguna manera en muchos animales (Shettleworth, 2001; Hauser et al., 2002). Mas aun, chimpances entrenados con lenguaje de senas llegan a manejar un numero limitado de simbolos y son capaces de comunicarse a traves de ellos con sus adiestradores (Savage-Rumbaugh et al., 1986). Pero de ser cierta la hipotesis del recableado, debieramos esperar que al menos algunas formas de pensamiento sean exclusivas de la especie humana.

Dentro de las capacidades cognitivas reconocidas como unicas de nuestra especie, las dos mas mencionadas en la literatura son la capacidad de representacion amodal y de meta- representacion. Como senalamos mas arriba, estas capacidades coinciden con las planteadas por Bermudez como consecuencia del recableado cognitivo producido por el lenguaje. A continuacion evaluaremos si es que estas dos capacidades son distintivas de nuestra especie.

Comenzando con las formas de representacion amodal, la evidencia actual sugiere que estan presentes en algunos animales. Es el caso de primates, los cuales poseen habilidades sociales tales como el reconocimiento de parientes a traves de mas de una modalidad sensorial (p. ej. visual y auditiva), asi como la habilidad para categorizar a otros primates de acuerdo a su jerarquia en el grupo (Cheney y Seyfarth, 2007). El mencionado caso de primates que son entrenados para comunicarse con simbolos tambien apunta en este sentido (Petitto, 2005). Resulta natural explicar estas capacidades atribuyendo a estos animales representaciones de tipo amodal, que codifican informacion proveniente de distintas modalidades sensoriales.

Es interesante agregar que las capacidades de representacion amodal parecen estar extendidas mas alla de los primates, incluyendo otros mamiferos e incluso aves. Consideremos el caso de los cuervos, los cuales suelen depositar alimentos en distintos sitios para luego recuperarlos dias y hasta semanas despues, siendo capaces de estimar intervalos de tiempo al momento de decidir que clase de alimentos recuperar. Por ejemplo, optan por desestimar sus reservas de grillos muertos guardados por mas de tres dias, una vez que han aprendido que pasado ese plazo se produce su descomposicion (Clayton et al., 2003). Estudios con palomas, en tanto, muestran que estos animales pueden ser entrenados para picotear teclas iluminadas dependiendo del numero de veces que pestanean, mostrando asi la capacidad de discernir entre distintos valores numericos (Gallistel, 2009). La representacion de intervalos temporales y de valores numericos parece suponer un formato amodal, en tanto son representaciones abstraidas del contexto senso-perceptual inmediato del cual se originan. (3)

?Que sucede con la capacidad de meta-representacion? Como ya mencionamos en la seccion 2, segun la hipotesis del recableado de Bermudez la manipulacion meta-representacional de pensamientos es una capacidad propia de criaturas con lenguaje. Esta idea es respaldada por Penn et al. (2008), quienes tras una sistematica revision de la evidencia disponible, concluyen:

No obstante hay una profunda similitud entre animales humanos y no-humanos respecto a sus habilidades para aprender de, y actuar sobre, relaciones perceptuales entre eventos, propiedades, y objetos del mundo, solo los humanos parecen ser capaces de reinterpretar las relaciones de alto-orden entre estas relaciones perceptuales de una manera estructuralmente sistematica e inferencialmente productiva. (Penn et al,, 2008, p. 110)

Esta observacion se condice con la propuesta de Bermudez: que gracias al aporte del un medio linguistico de representacion, podemos representar la estructura gramatical (proposicional) de nuestros pensamientos, de manera sensible a su estructura logica y relaciones inferenciales. Sin embargo, es importante notar que este es un tema disputado dentro del estudio de la cognicion animal. Podria argumentarse que la misma evidencia que aportamos previamente sobre capacidades de representacion amodal en animales son prueba de que estos si poseen capacidades meta-cognitivas, en tanto conseguirian integrar distintas modalidades sensoriales bajo un mismo nivel representacional. Por otra parte, ha sido propuesto que algunos primates poseen habilidades de lectura-de-mente, (4) las cuales se refieren a la habilidad para atribuir estados mentales a otros animales y actuar en conformidad con sus contenidos, una competencia entendida como paradigmatica de meta-representacion. Por ejemplo, experimentos llevados a cabo con monos rhesus muestran que estos prefieren tomar uvas situadas frente a un ser humano en situaciones donde el humano se encuentra mirando en otra direccion o tiene su vista ocluida, y por lo tanto no tiene su atencion dirigida hacia el alimento. Estos hallazgos han sido interpretados como prueba de que estos monos logran atribuir a los humanos estados mentales relacionados con percepcion y atencion, una forma basica de lectura-de-mente (Flombaum y Santos, 2005).

Pero si bien es posible reconocer que muchos animales poseen capacidades de meta- cognicion tales como integrar, monitorizar y evaluar informacion extraida desde su entorno, estas son limitadas, y no permiten la generacion de representaciones estructuradas de alto orden (Proust, 2013). Por ejemplo, las palomas y las ratas no pueden integrar informacion proveniente de mas de una modalidad sensorial para realizar tareas de busqueda de alimento (Gould y Gould, 1994). En concordancia con la propuesta de Bermudez, solo en nuestra especie parece estar presente la habilidad para establecer relaciones de alto-orden sobre informacion extraida del entorno y de esta manera establecer categorias que puedan luego ser reutilizadas en procesos cognitivos (Smith et al, 2003). Con respecto a los experimentos del tipo antes mencionado que mostrarian lectura-de-mente en monos, Bermudez (2009) ofrece la explicacion alternativa de que, en lugar de atribuir estados mentales a otros, lo que hacen estos animales es tan solo representar relaciones espaciales y causales entre cosas del mundo (tales como un sujeto mirando hacia un objeto que esta a su alcance). Nada en las pruebas realizadas en animales seria concluyente en mostrar que estos son capaces de lo que Bermudez llama "lectura de mente proposicional", la cual involucra la representacion de un sujeto que esta creyendo una proposicion (cf. Povinelli, 2001). Volveremos sobre este debate en la seccion 5.

4. Evaluacion de la hipotesis del recableado: ontogenia

Respecto a la ontogenia, la hipotesis del recableado postula que durante la adquisicion del lenguaje se producen cambios cognitivos que explican el desarrollo de una arquitectura cognitiva tipicamente humana. Como senala Bermudez, el recableado filogenico seria recapitulado durante el periodo en que el nino adquiere una lengua. Sin embargo, en esta seccion argumentare brevemente que dos implicaciones de la dimension ontogenica de esta hipotesis no resultan plausibles.

4.1 ?Poseen ninos sin lenguaje una arquitectura cognitiva distintivamente humana?

En la seccion anterior, sostuvimos que los animales carecen de al menos un tipo de cognicion tipicamente humana: la capacidad de meta-representacion. De ser cierta la hipotesis del recableado en su dimension ontogenica y, por tanto, si parte del recableado se produce durante el aprendizaje de una lengua, entonces cabria esperar que ninos que todavia no adquieren lenguaje, o personas que por alguna razon no son expuestas a estimulo linguistico (ej. sordos de nacimiento), carecieran de tipos de pensamiento tipicamente humano. A continuacion revisaremos ambos casos, concluyendo que la evidencia parece apuntar en sentido contrario. Las capacidades meta-cognitivas de representacion ya estarian presentes en el nino de manera innata.

Estudios sobre la cognicion de infantes pre-linguisticos, muestran que capacidades de meta-cognicion ya estarian presentes precozmente en el desarrollo, por ejemplo al momento de asignar categorias logicas y de causalidad a nuevos estimulos (Baillargeon, 2004). Por otra parte, la meta-representacion parece ser un requisito para aprender un lenguaje, y no su consecuencia. La manera como los ninos aprenden una lengua involucra la capacidad para generar rapidamente asociaciones de alto orden, hecho que no tiene parangon en otros primates (Berwick et al., 2013).

Otra capacidad probablemente meta-representacional que esta presente en infantes pre-linguisticos corresponde a la habilidad para interpretar acciones y percepciones de los demas de manera intencional. Por ejemplo, ninos de doce meses de edad son capaces de llamar la atencion de adultos hacia un objeto (ej. un juguete) incluso cuando este no se encuentra presente, habilidad cognitivo-social no encontrada en primates ni otros animales. No obstante algunos animales son capaces de comunicar a sus congeneres la presencia de cierto objeto en su entorno, esto carece de "desplazamiento", es decir que siempre acontece ante la presencia (inmediata o mediata) del objeto en cuestion (Liszkowsky et al., 2009). Si bien el total desarrollo de una lectura-de-mente es dependiente del aprendizaje de una lengua, este proceso parece requerir la habilidad previa de atribuir intencionalidad a otros (Sperber, 2000; Tomasello et al, 2005; Terrace, 2005).

Otra fuente de evidencia proviene de estudios en ninos sordos de nacimiento. La habilidad meta-representacional de atribuir estados metales a otros ha sido encontrada en ninos sordos que no han sido ensenados con lenguaje de senas (Goldin-Meadow & Zheng, 1998). En casos como este, donde ninos no son expuestos a estimulo linguistico, estos generan de manera espontanea sistemas de comunicacion gestual con estructura sintactica, morfologica y lexical (Goldin-Meadow, 2003). Como senalan Penn et al. (2008, p. 121), esto respalda la tesis de que "la mente humana es indomablemente humana incluso ante la ausencia de procesos normales de culturizacion linguistica".

Por lo tanto, concluimos que la capacidad de meta-representacion probablemente constituye un prerrequisito, mas que una consecuencia, para el aprendizaje de una lengua. Si bien esta capacidad se continua desarrollando durante los primeros cuatro anos de vida, ya se encuentra presente en infantes pre-linguisticos, y mas aun seria fundamental para iniciar el aprendizaje de una lengua.

4.2 ?Existen diferencias cognitivas entre los hablantes de distintas lenguas?

Si el aprendizaje de una lengua genera cambios cognitivos tan profundos como para constituir un recableado, esperariamos que las diferencias entre las distintas lenguas humanas se manifiesten en profundas diferencias en la manera como pensamos. Esta idea se aproxima al denominado "relativismo linguistico", segun el cual la lengua particular que hablamos influencia la manera como pensamos sobre la realidad (Lucy, 1997).

La evidencia indica que de hecho existen diferencias en la manera como conceptualizamos y pensamos el mundo, que dependen de la lengua que nos toco aprender. Sin embargo, estas diferencias serian de orden mas bien cuantitativo, amplificando capacidades previamente existentes mas que generando formas de pensamiento nuevas. En una reciente revision de la literatura, Gomila (2012)--cuya concepcion cognitiva del lenguaje es compatible con un recableado ontogenico--estudia los efectos del lenguaje en distintas areas de la cognicion, tales como la concepcion de espacio y numerales. De su analisis se desprende que si bien existen diferencias en la manera de pensar entre hablantes de distintas lenguas, estas diferencias corresponden a enfasis, matices o focos atencionales, y no a la incapacidad para desarrollar ciertos tipos de pensamiento (cf. Au, 1999).

Por ejemplo, si bien la lengua china no posee la forma verbal del subjuntivo--el cual en muchas lenguas es esencial para formular expresiones contrafacticas--los hablantes nativos de dicha lengua no carecen de pensamiento contrafactico. La diferencia entre hablantes de chino y de otras lenguas residiria mas bien en que los segundos tienen mas facilidad para identificar y retener expresiones contrafacticas que sus pares chinos (Hunt y Agnoli, 1991).

En cualquier caso, aun aceptando que las distintas lenguas moldean o influencian de cierta manera como conceptualizamos la realidad, no parece ser el caso de que el ser portador de una lengua en particular determine la manera como pensamos, hasta el punto de hacernos incapaces de llegar a pensar como hablantes de otras lenguas. La arquitectura cognitiva humana, asi como las formas de pensamiento que somos capaces de sostener, parece ser universal, independiente del hecho de ser hablante de una lengua en particular.

5. Consideracion de algunos problemas con esta hipotesis

Hasta este punto, hemos indagado en el rol que ocupa el lenguaje en la cognicion a traves del marco conceptual propuesto por la hipotesis del recableado de Bermudez, concluyendo hasta este punto que, a la luz de la evidencia disponible en areas tales como psicolinguistica, etologia cognitiva y psicologia del desarrollo, la hipotesis del recableado resulta plausible en su dimension filogenica y que su principal efecto en la cognicion radicaria en la emergencia de un nivel meta-cognitivo de representacion. Por lo tanto, la posesion de meta-representaciones dirigidas a pensamientos con contenido proposicional seria algo exclusivo de la especie humana. En esta seccion, discutiremos dos problemas que puede presentar esta idea, concluyendo que sin embargo no refutan de manera concluyente la tesis de Bermudez.

El primer problema sostiene que aun aceptando que la literatura es concluyente respecto a que la capacidad de tener pensamientos meta-representacionales es exclusiva de la especie humana, no existiria evidencia que respalde la tesis de que esto sea producto de la evolucion del lenguaje, y no de otra clase de mecanismo o proceso evolutivo. El problema con esta tesis es que da por sentado el que los pensamientos que son objeto de procesos meta- representacionales se basan en un medio linguistico. Podria postularse que, en cambio, estos pensamientos transcurren en otra clase de vehiculos cognitivos tales como las estructuras representacionales propuestas por Fodor (1975) en su hipotesis del "lenguaje del pensamiento". Estas estructuras estan presentes en animales y no dependen de un medio linguistico para existir, pero sin embargo poseen una estructura proposicional que permitiria realizar operaciones inferenciales sobre ellos. (5)

Si bien esta critica esta en lo cierto respecto a que el lenguaje no tiene por que ser necesariamente el factor que hizo posible la capacidad de meta-representacion, si nos parece que es al menos un fuerte candidato a ser la mejor explicacion para dar cuenta de esta capacidad. Si retomamos la idea mencionada en la seccion 4.1 de que la meta-representacion estaria directamente implicada en el aprendizaje del lenguaje, nuestra propuesta concuerda con investigaciones recientes respecto a la evolucion de lenguaje. Estas postulan que durante la evolucion de nuestros ancestros hominidos, la aparicion de incipientes habilidades de comunicacion a traves de simbolos otorgo grandes ventajas selectivas a quienes las poseyeron, impulsando asi cambios adaptativos en la cognicion que trascendieron los limites de la facultad del lenguaje, en particular respecto a capacidades de aprendizaje (Deacon, 1997; Hurford, 2003; Kirby y Christiansen, 2003).

El escenario evolutivo que encontramos en este punto es sin embargo complejo, donde el cerebro y los emergentes sistemas de comunicacion simbolicos habrian co-evolucionado, modelandose mutuamente. De esta manera, es posible visualizar una posicion mas moderada, donde el lenguaje es comprendido como un factor mas entre varios otros presentes del nicho simbolico y cultural que rodeo la evolucion de nuestros ancestros, factores que motivaron cambios adaptativos en mecanismos de inteligencia general tales como aprendizaje y meta- cognicion (Aguilera, 2007). En sintesis, parece factible que formas de proto-lenguaje sean previas a la capacidad de meta-representacion, impulsando cambios adaptativos en esta capacidad que luego hicieron posible la evolucion de la facultad del lenguaje tal como la conocemos (Malle, 2002). Si bien esta idea se aparta un tanto de la formulacion bermudiana de la hipotesis del recableado, creemos que sigue siendo compatible con su idea primordial de que el lenguaje es el factor determinante detras de los cambios en arquitectura cognitiva que nos identifican como especie.

Una segunda posible critica a nuestra formulacion de la hipotesis del recableado es que esta se basa en una vision excesivamente sofisticada de la cognicion humana. En particular, la idea de que poseemos mecanismos de meta-representacion a partir de los cuales podemos manipular y transformar estructuras proposicionales de manera sistematica y productiva, podria acabar siendo una idealizacion de la arquitectura cognitiva humana. De hecho, la supuesta capacidad de combinar nuestras representaciones mentales de manera libre y productiva no estaria fundada en teorias psicologicas probadas (Machery, 2010). Dicho de otro modo, nuestras capacidades cognitivas podrian simplemente ser mas modestas que lo se ha creido hasta ahora. En esta linea, Carruthers (2013) ha senalado que la cognicion humana no posee un nivel meta-cognitivo esencialmente distinto del presente en algunos animales y que la diferencia radicaria mas bien en nuestro mayor poder de uso y control sobre este sistema (el cual Carruthers caracteriza como areas de memoria de trabajo, donde representaciones multimodales son integradas y manipuladas). En palabras de Carruthers (2013, p. 237):
   Explicar la singular flexibilidad de la especia humana no requiere
   que postulemos un tipo distinto de arquitectura cognitiva, y
   tampoco un tipo distinto de estado mental [...]. Mas bien [...], en
   combinacion con un punado de adaptaciones cognitivas adicionales,
   algunos cambios comparativamente menores en el sistema de memoria
   de trabajo basado en el sensorio que compartimos con otros primates
   fueron suficientes para explicar la diferencia.


Dado que la hipotesis del recableado parte de la premisa de que la arquitectura cognitiva humana es sustantivamente distinta de la animal, si esta premisa es puesta en cuestion entonces la hipotesis del recableado pierde toda plausibilidad. Creemos, sin embargo, que el debate sobre la unicidad de la cognicion humana esta lejos de estar zanjado. Por una parte, los argumentos de Carruthers se apoyan en una interpretacion de los experimentos que buscan lectura-de-mente en primates que, como vimos en la seccion 3.2, son controversiales. Por otra, cabe preguntarse si lo que el texto antes citado denomina "punado de adaptaciones" en combinacion con "algunos cambios comparativamente menores" en areas de memoria de trabajo no constituyen conjuntamente una diferencia sustantiva entre humanos y animales. Si estas adaptaciones y cambios son responsables de ampliar significativamente nuestra capacidad de combinar y manipular representaciones mentales, asi como permitir nuestra adquisicion y empleo eficiente de lenguaje, cabe preguntarse por que no calificarlas como una genuina reconfiguracion cognitiva, compatible con la hipotesis del recableado.

6. Conclusiones

Tal como los murcielagos son unicos en cuanto a su habilidad para usar ecolocacion, asi los humanos son unicos en su habilidad para usar meta-representaciones. (Sperber, 2000, p. 117)

La concepcion cognitiva del lenguaje sostiene que el lenguaje ocupa un rol crucial en la cognicion, en el sentido de generar tipos de pensamiento no disponibles para criaturas sin lenguaje. La hipotesis del recableado apunta en la misma direccion y, no obstante el caracter metaforico e impreciso del termino "recableado", permite abordar una concepcion cognitiva del lenguaje desde una perspectiva causal, abriendo asi lineas de investigacion sobre los origenes tanto evolucionarios como del desarrollo individual que explican el rol crucial del lenguaje en la cognicion. Tras examinar y evaluar la plausibilidad de la hipotesis del recableado, consideramos que esta permite elaborar de manera fructifera una concepcion cognitiva del lenguaje, que asimismo aporta un marco integrador para el estudio empirico e interdisciplinario de esta concepcion, y que sin embargo no ha recibido suficiente atencion en la literatura. Tras examinar diversa evidencia relativa a las capacidades cognitivas de animales e infantes pre-linguisticos, hemos concluido que sin embargo la hipotesis del recableado resulta mas plausible en su dimension filogenica que ontogenica.

De acuerdo con la formulacion original de Bermudez, la reconfiguracion cognitiva producto del recableado se relacionaria con capacidades de procesamiento y representacion. Tras el presente analisis, concluimos que el lenguaje efectivamente recableo la cognicion durante la evolucion humana, haciendo posible la emergencia de un nivel meta-cognitivo de representacion. No obstante algunos animales poseen habilidades meta-cognitivas elementales, la capacidad de manipular y extraer relaciones de alto-orden sobre estructuras proposicionales seria exclusiva de nuestra especie. Mas aun, esta capacidad constituiria un prerrequisito para aprender una lengua, mas que una consecuencia de ello. Otros aspectos cognitivos tipicamente humanos, tales como funciones ejecutivas y teoria de la mente, serian producto del desarrollo de esta arquitectura meta-representacional durante la ontogenia.

Si bien nuestra version filogenica de la hipotesis del recableado esta centrada en la capacidad de meta-representacion, es importante aclarar que esta version es compatible con aceptar la existencia de otros cambios cognitivos atribuibles a la emergencia del lenguaje. Tal vez el mas relevante corresponda a la ampliacion de capacidades de la memoria de trabajo, necesarias para el procesamiento de sistemas simbolicos y estructuras sintacticas complejas, y donde de hecho se concentran las funciones ejecutivas (Baddeley, 1986; Aboitiz et al, 2006). Sin embargo, estos cambios corresponderian a una ampliacion de capacidades previamente existentes, y no a una reestructuracion de la arquitectura cognitiva tal como sugiere la hipotesis del recableado (cf. Preuss, 2011).

En suma, la presente reformulacion de la hipotesis del recableado respalda una concepcion cognitiva del lenguaje, aunque en una version moderada. Durante los procesos evolutivos que nos convirtieron en criaturas linguisticas nuestra cognicion adquirio una arquitectura propiamente meta-representacional. Cuando aprendemos lenguaje, esta capacidad se desarrolla en plenitud gracias a la propiedad de las lenguas de servir como como meta-lenguaje para representarse a si mismas. Pero lenguaje y meta-representacion son facultades distintas, que posiblemente evolucionaron de manera conjunta. Formas rudimentarias de meta-cognicion dieron fuelle a la evolucion de sistemas de comunicacion simbolicos, generando adaptaciones especificas del lenguaje asi como de inteligencia general, especialmente respecto a la formacion de un sistema meta-representacional. Este sistema precede al lenguaje en la ontogenia, y probablemente es una condicion necesaria para que el nino adquiera una lengua (asi como para comprender las expresiones linguisticas que otros nos expresan). Esta idea se ve respaldada por el hecho de que ningun otro animal es capaz de aprender lenguaje. En suma, y dicho de manera simple, la capacidad de meta-representacion ayuda al lenguaje a ser adquirido, y luego este ayuda a la meta-representacion a desarrollar su potencial hasta dar lugar a habilidades maduras de teoria de la mente (Malle, 2002).

La presente version de la hipotesis del recableado respalda una concepcion cognitiva del lenguaje, en tanto propone que el lenguaje tuvo un rol determinante en la evolucion de un tipo de pensamiento tipicamente humano, la meta-representacion proposicional. Sin embargo, es al mismo tiempo una version moderada de esta concepcion ya que durante la ontogenia el lenguaje no generaria formas de pensamiento esencialmente distintas de las ya presentes durante su adquisicion.

Notas

(1.) En lo sucesivo, y con fines expositivos, me referire a animales no-humanos simplemente como "animales".

(2.) Cf. Bermudez (2003, p. 2010). Para otras propuestas compatibles con la tesis de que el lenguaje reestructura la cognicion, vease Mithen (1996), MacWhinney (1999), Dennett (1991), Clark (1997) y Gomila (2012).

(3.) Cabe senalar que segun algunos (Barsalou, 1999; Prinz, 2002) toda representacion mental esta codificada en alguna modalidad senso-perceptual y por lo tanto no existe algo asi como una representacion puramente amodal. De ser cierta esta perspectiva, en todo caso, no afecta el presente argumento ya que las representaciones de animales y humanos seguirian siendo basicamente del mismo tipo.

(4.) Del ingles, mind-reading. Esta habilidad tambien se denomina "teoria de la mente".

(5.) Vease Heil (2009) para una critica similar.

Bibliografia

Abotiz, F., Garcia, R., Brunetti, E., y Bosman, C. (2006). The origin of Broca's area and its connections from an ancestral working memory network. Broca's Region. (3-16). Nueva York: Oxford University Press.

Aguilera, B. (2007). Origen y Evolucion de la Facultad del Lenguaje desde una Perspectiva Dinamica. (Tesis de Magister en Estudios Cognitivos). Universidad de Chile.

Allen, C., y Bekoff, M. (1997). Species of mind: The philosophy and biology of cognitive ethology. Cambridge, MA: MIT Press.

Au, T. (1999). Language and thought. Por R. A. Wilson y F.C. Keil (Eds.). The MIT Encyclopedia of The Cognitive Sciences. (444-446). Cambridge MA: MIT Press.

Baddeley, A. (1986). Working Memory. Oxford: Oxford University Press.

Baillargeon, R. (2004). Infants' reasoning about hidden objects: evidence for event-general and event-specific expectations. Developmental Science. 7 (4), 391-424.

Barsalou, L. W. (1999). Perceptual symbol systems. Behavioral and Brain Sciences. 22 (4), 577-660.

Bermudez, J. L. (2003). Thinking without words. Oxford: Oxford University Press.

Bermudez, J. L. (2005). Philosophy of psychology: A contemporary introduction. Nueva York: Routledge.

Bermudez, J. L. (2009). Mind reading in the animal kingdom. Por R. Lurz (Ed.). The Philosophy of Animal Minds. (145-164). Cambridge: Cambridge University Press.

Bermudez, J. L. (2010). Two Arguments for the Language-Dependence of Thought. Por J. Langkau y C. Nimtz (Eds.). New Perspectives On Concepts. (37-54). Amsterdam: Editions Rodopi.

Berwick, R. C., Friederici, A. D., Chomsky, N., y Bolhuis, J. J. (2013). Evolution, brain, and the nature of language. Trends in Cognitive Sciences. 17 (2), 89-98.

Botterill, G., & Carruthers, P. (1999). The philosophy of psychology. Cambridge: Cambridge University Press.

Carruthers, P. (1996). Language, Thought and Consciousness: An Essay in Philosophical Psychology. Cambridge: Cambridge University Press.

Carruthers, P. (2013). Animal minds are real, (distinctively) human minds are not. American Philosophical Quarterly. 50 (3), 233-248.

Carruthers, P., y Boucher, J. (1998). Introduction: opening up options. Por P. Carruthers y J. Boucher (Eds.). Language And Thought: Interdisciplinary Themes. (1-18). Cambridge: Cambridge Univ Press.

Clark, A. (1997). Being there: putting brain, body, and world together again. Cambridge, Massachusetts: MIT Press.

Clark, A. (1998). Magic Words: How Language Augments Human Computation. Por P. Carruthers y J. Boucher (Eds.). Language And Thought: Interdisciplinary Themes. (162-183). Cambridge: Cambridge University Press.

Clayton, N., Bussey, T., y Dickinson, A. (2003). Can animals recall the past and plan for the future? Nature Reviews Neuroscience. 4, 685-691.

Cheney, D., y Seyfarth, R. (2007). Baboon metaphysics: The evolution of a social mind. Chigago: University of Chicago Press.

Davidson, D. (1982). Rational Animals. Dialectica. 36, 318-327.

Davidson, D. (1984). Inquiries into truth and interpretation. Oxford: Oxford University Press.

Deacon, T. (1997). The Symbolic Species. Nueva York: Norton.

Dennett, D. (1991). Consciousness Explained. Allen Lane: Penguin Books.

Flombaum, J., y Santos, L. (2005). Rhesus monkeys attribute perceptions to others. Current Biology. 15, 447-452.

Fodor, J. (1975). The language of thought. Cambridge, MA: Harvard University Press.

Fodor, J. (1983). The modularity of mind: An essay in faculty psychology. Cambridge, MA: MIT Press.

Fodor, J. (2003). Review of Bermudez's "Thinking without words". London Review of Books. 25 (19), 16-17.

Frankish, K. (1998). Natural language and virtual belief. Por P. Carruthers y J. Boucher (Eds.).

Language And Thought: Interdisciplinary Themes. (248-269). Cambridge: Cambridge University Press.

Gallistel, C. R. (1990). The organization of learning. Cambridge, MA: Bradford Books/MIT Press.

Gallistel, C. R. (2009). The foundational abstractions. Por M. Piattelli-Palmirini, J. Uriagereka, y P. Salaburu (Eds.). Of minds and language: A dialogue with Noam Chomsky in the Basque Country (58-73). Nueva York: Oxford University Press.

Goldin-Meadow, S. (2003). Thought before language: do we think ergative? Por D. Gentner y S. Goldin-Meadow (Eds.). Language in mind: advances in the study of language and thought. (493-522). Cambridge MA: MIT Press.

Goldin-Meadow, S., y Zheng, M. Y. (1998). Thought before language: the expression of motion events prior to the impact of a conventional language system. Por P. Carruthers & J. Boucher (Eds.). Language And Thought: Interdisciplinary Themes. (26-54). Cambridge: Cambridge University Press.

Gomila, A. (2012). Verbal Minds: Language and the Architecture of Cognition. Londres: Elsevier Science.

Gould, J. L., y Gould, C. G. (1994). The animal mind. Nueva York: NY: Scientific American Library.

Hauser, M. D., Chomsky, N., y Fitch, W. T. (2002). The faculty of language: what is it, who has it, and how did it evolve? Science. 298 (5598), 1569-1579.

Heil, J. (2009). Language and Thought. Por B. Mclaughlin, A. Beckermann, y S. Walter (Eds.). The Oxford Handbook of Philosophy of Mind. (631-647). Oxford: Oxford University Press.

Hunt, E., y Agnoli, F. (1991). The Whorfian hypothesis: a cognitive psychology perspective. Psychological Review. 98, 377-389.

Hurford, J. (2003). The language mosaic and its evolution. Por M. Christiansen y S. Kirby (Eds.). Language evolution: states of the art. (38-57). Nueva York: Oxford University Press.

Karmiloff-Smith, A. (1995). Beyond Modularity: A Developmental Perspective on Cognitive Science. Cambridge, Massachusetts: MIT Press.

Kirby, S., y Christiansen, M. (2003). From languaje learning to language evolution. Language evolution: states of the art. (272-294). Nueva York: Oxford University Press.

Kuczaj, S., y Hendry, J. (2003). Does Language Help Animals Think? Por D. Gentner y S. Goldin-Meadow (Eds.). Language in mind: advances in the study of language and thought. (237-276). Cambridge MA: MIT Press.

Liszkowski, U., Schafer, M., Carpenter, M., y Tomasello, M. (2009). Prelinguistic infants, but not chimpanzees, communicate about absent entities. Psychological Science. 20 (5), 654-660.

Lucy, J. (1997). Linguistic relativity. Annual Review of Anthropology. 26, 291-312.

MacWinney, B. (1999). The emergence of language from embodiment. Por B. MacWinney (Ed.). The emergence of language (213-256). Nueva York: Lawrence Erlbaum Associates Publishers.

Machery, E. (2005). You don't know how you think: Introspection and language of thought.

The British Journal for the Philosophy of Science. 56 (3), 469-485.

Machery, E. (2010). Replies to my critics. Philosophical Studies. 149, 429-436.

Malle, B. F. (2002). The relation between language and theory of mind in development and evolution. Por T. Givon y B. F. Malle (Eds.). The evolution of language out of pre- language (265-284). Amsterdam: Benjamins.

Mccrink, K., y Wynn, K. (2004). Large-Number Addition and Subtraction by 9-Month-Old Infants. Psychological Science. 15 (11), 776-781.

McDowell, J. (1994). Mind and world. Harvard: Harvard University Press.

Mithen, S. (1996). The Prehistory of the Mind. Londres: Thames And Hudson.

Penn, D. C., Holyoak, K. J., y Povinelli, D. J. (2008). Darwin's mistake: explaining the discontinuity between human and nonhuman minds. The Behavioral and Brain Sciences. 31 (2), 109-130. DOI:10.1017/S0140525X08003543.

Perner, J. (1998). The meta-intentional nature of executive functions and theory of mind. Por P. Carruthers y J. Boucher (Eds.). Language And Thought: Interdisciplinary Themes (270-284). Cambridge: Cambridge University Press.

Petitto, L. A. (2005). How the brain begets language. Por J. McGilvray (Ed.). The Cambridge companion to Chomsky. (84-101). Cambridge: Cambridge University Press.

Pinker, S. (1994). The Language Instinct. Londres: Penguin Books.

Pinker, S., y Bloom, P. (1990). Natural language and natural selection. Behavioral and Brain Sciences. 13 (4), 707-784.

Povinelli, D. J. (2001). On the possibilities of detecting intentions prior to undestanding them. Por B. F. Malle, L. J. Moses, y D. A. Baldwin (Eds.). Intentions and intentionality: foundations of social cognition. (225-248). Cambridge MA: MIT Press.

Preuss, T. (2011). The human brain: rewired and running hot. Annals of the New York Academy of Sciences. 1225 (1), 1-15.

Prinz, J. J. (2002). Furnishing the mind: concepts and their perceptual basis. Cambridge Mass: MIT Press.

Proust, J. (2013). The philosophy of metacognition: mental agency and self-awareness. Oxford: Oxford University Press.

Savage-Rumbaugh, S. McDonald, K., Sevcik, R. A., Hopkins, W. D., y Rubert, E. (1986). Spontaneous symbol acquisition and communicative use by pygmy chimpanzees (Pan paniscus). Journal of Experimental Psychology. 115, 211-235.

Shettleworth, S. (1998). Cognition, evolution, and behavior. Nueva York: Oxford University Press.

Shettleworth, S. J. (2001). Animal cognition and animal behaviour. Animal Behaviour. 61 (2), 277-286.

Smith, J. D., Shields, W. E., y Washburn, D. A. (2003). The comparative psychology of uncertainty monitoring and metacognition. Behavioral and Brain Sciences. 26, 317-373.

Spelke, E. S., Phillips, A., y Woodward, A. L. (1995). Infants' knowledge of object motion and human action. Por D. Sperber, D. Premack, y A. J. Premack (Eds.). Causal cognition: A multidisciplinary debate. (44-78). Oxford: Oxford University Press.

Sperber, D. (2000). Metarepresentations in an Evolutionary Perspective. Por D. Sperber (Ed.). Metarepresentations: A Multidisciplinary Perspective (117-138). Nueva York: Oxford University Press.

Terrace, H. (2005). Metacognition and the evolution of language. Por H. Terrace y J. Metcalfe (Eds.). The missing link in cognition: Origins of self-reflective consciousness. (84-115). Nueva York: Oxford University Press.

Tetzlaff, M., y Rey, G. (2009). Systematicity and intentional realism in honeybee navigation. Por R. Lurz (Ed.). The philosophy of animal minds. (72-88). Cambridge: Cambridge University Press.

Tomasello, M., Carpenter, M., Call, J., Behne, T., y Moll, H. (2005). Understanding and sharing intentions: the origins of cultural cognition. Behavioral and Brain Sciences. 28 (05), 675-691.

Tomasello, M., y Call, J. (1997). Primate cognition. Nueva York: Oxford University Press.

Vygotsky, L. (1934). Thought and Language. Cambridge Mass: MIT Press.

PhD. Bernardo Aguilera. Universidad de Chile. Departamento de Bioetica y Humanidades Medicas, Facultad de Medicina. Chile.

Correo electronico: bedobardo@gmail.com

Recepcion: 30-12-2014

Aceptacion: 30-01-2015
COPYRIGHT 2015 Universidad de Costa Rica
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2015 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Title Annotation:LINGUISTICA
Author:Aguilera, Bernardo
Publication:Revista de Filologia y Linguistica de la Universidad de Costa Rica
Date:Jul 1, 2015
Words:7899
Previous Article:La performatividad de genero y la recuperacion de la historia en la ficcion detectivesca latina.
Next Article:El Espanol en/desde China: a proposito del examen nacional EEE4.
Topics:

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2019 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters