Printer Friendly

La prostitucion en Cali a principios de siglo XX: un problema de grandes dimensiones para la salud y la hygiene.

"En cierta forma, puede decirse que el cuerpo es objeto de una permanente redefinicion de los discursos de poder"

Mannarelli, Maria Emma (1)

Introduccion

A comienzos de siglo XX en Cali, la higiene y la salud fueron objeto de preocupacion por parte de medicos y politicos, quienes prestaron toda su atencion para ordenar y controlar el oficio de la prostitucion. Pero, ?por que pensar en la prostitucion?, ?cual era la relacion entre la higiene, la salud y la prostitucion? y ?cuales fueron los mecanismos para este control? Comenzaremos por senalar, que para este periodo, la higiene y la salubridad publica en el municipio fueron parte importante del progreso social, economico y politico del municipio, pues, construir sociedades mas saludables tanto fisica como moralmente asegurarian el fortalecimiento del cuerpo social.

En este sentido, los discursos sobre la prostitucion que discurrian entre medicos y politicos de la epoca, fueron organizados sobre el problema de las enfermedades venereas dado que la salud de la poblacion se encontraba en riesgo por el poder del contagio, especialmente, de enfermedades como la sifilis, la blenorragia, el chancro blando y la metritis. La cuestion era controlar la prostitucion para frenar la proliferacion de las enfermedades, con lo cual, poco a poco y a traves del tiempo se intervino el cuerpo de la mujer publica, mediante mecanismos institucionales creados para mejorar la higiene de estas mujeres y de aquellos que accedian a los placeres de la carne. Por tanto, el objetivo de este articulo es presentar un panorama general sobre la manera como el discurso oficial controlo la prostitucion a traves de la profilaxis de las enfermedades venereas en el municipio de Cali a principios del siglo XX, al mismo tiempo que mostraremos como en la practica, el peligro venereo seria un sintoma auscultado por el discurso oficial y progresivamente institucionalizado y definido en el lenguaje del tratamiento medico.

Al hablar del control a la prostitucion como un oficio presente para esta epoca y como blanco de politicas publicas en lo concerniente a la higiene y la salubridad, tambien estamos refiriendonos a las concepciones de los roles sexuales en Occidente con el modelo patriarcal, desde el cual, el discurso oficial a traves de la practica medica se manifesto en la sujecion del cuerpo prostituido al denotar todo un corpus de pensamiento a partir de las construcciones habitadas por este modelo (2). Sin embargo, la dualidad del pensamiento otorgaba a las mujeres publicas un significado funcional dentro de la sociedad, en la medida que lograba mantener un orden regulado para los hombres, en el que la mujer "angel del hogar", centro del matrimonio sostenia su "deber ser" anclado en la devocion a la familia y la educacion de los hijos; por su parte, la existencia de la mujer publica daba a los hombres la satisfaccion del deseo y el desenfreno que en el matrimonio era proscrito por la iglesia catolica. En el interior del matrimonio, la virtuosidad de la mujer casi santificada por su entrega del alma a Dios, sucede el desdoblamiento del hombre. Su entrega, escapa al deseo de la sujecion al matrimonio y el placer al ser contenido, busca remediar las penas de la carne. La mujer mala, deseada por todos y repudiada por la iglesia catolica, contraviene el orden social y a la vez lo regula, se configura como la contraparte del rito sacramental que une eternamente el cuerpo y alma de hombres y mujeres (3).

Con base en estas consideraciones, dividiremos este articulo en dos partes, en la primera observaremos la manera como el discurso oficial dio importancia al control de la mujer publica para frenar el peligro venereo, y, en la segunda veremos la realizacion de este discurso al controlar el cuerpo prostituido con la profilaxis de estas enfermedades.

El flagelo venereo y la imagen morbida de la prostitucion

A principios de siglo XX, mas exactamente en los albores de 1915, las representaciones sobre la prostitucion y la mujer publica estaban de manera muy cercana en el orden de lo indeseable para una sociedad; las mujeres publicas fueron consideradas dentro de los vagos (4) del recien creado Departamento de Valle del Cauca, es decir, personas sin un oficio decente, o sin ningun oficio mas que el de atentar contra la moralidad y las buenas costumbres. Especialmente, a ellas se les prohibia la cercania a los templos, los centros de educacion, las plazas de mercado y parques centrales; debian mantenerse en unos limites que, dentro de lo tolerado se distinguian de la moralidad. Igualmente se hacia mencion a la propagacion de las enfermedades venereas, era, segun los datos, la primera vez que una disposicion oficial facultaba al Medico Oficial para reglamentar la prostitucion. De manera que esta era un asunto de rapida implementacion.

Entre 1915 y 1918, se afianzaron los discursos sobre la salubridad y la higiene publica, provenientes sobre todo, de las nuevas maneras que tenia la medicina moderna frente al conocimiento cientifico de la enfermedad. Vista mas desde el aspecto de la "higiene social", la salubridad se encontraba en el cuerpo social, en el caracter social de los comportamientos y habitos de la poblacion que unian salud y enfermedad como un problema colectivo para el saber medico, no solamente por la salud en si misma, en cambio, de la salud como progreso social, en el sentido de la herencia biologica. Comportamientos como la embriaguez y las enfermedades venereas conseguirian en el lago aliento degenerar la raza (5); al respecto, la medicina consolidaba y legitimaba en la practica una compresion de la higiene como politica, como un mecanismo de control, una "moral biologica" (6) que permitia su vinculacion e intervencion en el cuerpo social.

De esta manera el medico Julio Cordoba, Director de Higiene Departamental en 1917 rendia un informe a la Asamblea del departamento (7), en el que expresaba atentamente como el "terrible mal" de las enfermedades venereas se estaba propagando por varios municipios, hablaba de la calamidad del contagio y de las precarias soluciones que los medicos podian ofrecer ante la insuficiencia de mecanismos que apoyaran la higienizacion de las poblaciones, solicitaba la creacion de dispensarios para atender las necesidades de la poblacion. Para este momento, aun cuando ya se hacia referencia a la relacion prostitucion y contagio venereo, la preocupacion de los medicos se concentraba en la salud general de toda la poblacion, sin embargo esto cambiaria. Hasta ahora lo que tenemos para Cali, nos muestra la forma como el discurso medico comenzo vincular la idea del contagio con las mujeres publicas.

En 1918 en Cali, uno de los medicos mas influyentes el Dr. Carlos Borrero Sinisterra considerado como uno de los "exponentes de la cultura y del espiritu publico de la sociedad de Cali" (8), fue encargado por el Consejo Municipal en calidad de Medico del Distrito para que sentara las bases de la reglamentacion de la prostitucion. Para el, la "amenaza" de las enfermedades venereas significaban el "futuro sombrio" de las generaciones venideras, afectando no solo la salud, tambien propiciarian la degeneracion y decadencia de la especie y de la raza.

La estabilidad de la sociedad se veia amenazada por el flagelo venereo. La medicina, segun el informe presentado al Concejo Municipal9, apaleaba a su "deber social" para combatir las enfermedades. En sus reflexiones, el Dr. Borrero Sinisterra planteaba tres propuestas para frenar el contagio: los medios medicos, los medios morales y los medios administrativos. Los medios medicos, se apoyaban en la necesidad que el Estado coadyudase al tratamiento de las enfermedades, creando clinicas y consultorios en atencion de todas las personas contagiadas del mal venereo. Los medios morales se situaban en el interior del mantenimiento del orden social y los medios administrativos por su parte se basaban en la reglamentacion desde el punto de vista cientifico de la prostitucion (10).

De modo que el Dr. Borrero Sinisterra, se suscribio a una idea que de alguna manera ajustaba su exposicion sobre los tres medios expuestos para combatir las enfermedades, y que a su vez implicaba la participacion de la medicina en el ambito politico para tomar decisiones. Segun esto, la profilaxis de las venereas y el control del cuerpo prostituido eran el medio mas recomendable para combatirlas, este, residia en las practicas y en el discurso medico, pues era el mecanismo mediante el cual se combatia directamente el problema de la salubridad publica como "higiene social". En aras del costo de los tratamientos, existia la "necesidad" que el Estado fundase clinicas gratuitas para este fin y apoyado en este discurso se pregunto: "?La sociedad tiene derecho a controlar el estado de salud de las prostitutas?" El "derecho social" -anotaba- era la tesis por la cual se podia:

"imponer la reglamentacion para proteger la salud publica considerando la prostitucion como una industria insalubre, pues una prostituta es una mujer que ejerce un comercio, es una "vendedora de placer. y al ser este comercio peligroso, como nadie puede negarlo, resulta la necesidad de reglamentarlo, porque nadie tiene derecho de hacer lo que puede perjudicar al projimo" (11). Esta feminizacion de la prostituta se hallaba inscrita dentro de la definicion de las identidades y roles sexuales del pensamiento social, mediante esquemas de marginalidad de las mujeres que se dedicaban a este oficio, su caracter publico se oponia a las construcciones habitadas por el discurso social (12). Solo las mujeres que se dedicaban al oficio de la prostitucion eran consideradas las directas responsables de la propagacion; y los hombres resultaban afectados por ellas. Por ello, se considero el aislamiento de las mujeres publicas, a fin de tratarlas para que su oficio no afectase el orden social. Con esta exposicion el "bien de la comunidad" quedaba en manos de quienes estaban encargados de pensar el bienestar social: el Consejo Municipal.

Y fue en el seno politico de la municipalidad el lugar donde se esgrimieron las reglamentaciones para frenar el flagelo venereo, al considerar la imagen morbida de la prostitucion como la corrupcion moral para la sociedad frente al placer y desenfreno de los hombres. Nos preguntamos entonces ?como mantener los esquemas del placer vs., la moralidad en una sociedad que apuntaba al progreso social?, aseveramos que las reglamentaciones al oficio de la prostitucion redundaban en la prohibicion de lo que debia ser tolerado para el orden social. Las exposiciones del Dr. Borrero Sinisterra, presentaban la idea funcional del oficio al plantear la profilaxis de las enfermedades venereas como un problema para la salud y la higiene. Las "vendedoras de placer" y el peligro venereo representado en la practica de su oficio, dieron como resultado el control al cuerpo prostituido.

La reglamentacion del oficio de la prostitucion en 1918 (13) inicio formalmente la normalizacion y tratamiento del contagio al crear la Clinica de Enfermedades Venereas que en adelante seria denominada como el Dispensario Antivenereo. Durante el periodo 1918-1934 la municipalidad alcanzo a expedir seis reglamentaciones. Estas, procuraban ejercer un control desde la practica medica, como tambien desde las medidas de policia. Desde la practica medica en el interior del nuevo Dispensario, las mujeres publicas serian objetivadas a partir de descripciones detalladas en libros especiales que contenian sus datos personales, (nombre, edad, si se dedicaba a otro oficio, lugar de habitacion etc.), asimismo, el Dispensario mantendria la expedicion de "patentes-sanas", cartillas con retratos que las identificaban como mujeres publicas, registros semanales para el examen venereo y su tratamiento. Con las medidas de policia se buscaba el cumplimiento de las reglamentaciones, ademas los policias trabajaron en la citacion al Dispensario de estas mujeres, en la verificacion de las exoneraciones para volver a la vida normal y moralmente aceptada, como tambien en la organizacion espacial donde podian ejercer su oficio. La premisa fundamental era hacer frente a los esfuerzos del Distrito. En consecuencia, los mecanismos de control desde la salubridad por parte del discurso oficial, eran no obstante la ruta por la cual se comenzaban a entrelazar los esfuerzos medicos y politicos atravesados por la vigilancia constante. De manera que el oficio de la prostitucion en estas reglamentaciones quedaba marginado y diferenciado socialmente pues como lo afirma Miguel Angel Urrego "la prostitucion es una actividad que guarda relacion con procesos de diferenciacion social" (14).

Dentro del Dispensario Antivenereo las mujeres publicas debian asistir semanalmente a examen y con los registros derivados de estas asistencias, la clinica realizo informes detallados de casos mensuales de la profilaxis venerea que fueron publicados casi en su totalidad en la Gaceta Municipal de Cali. El registro de las mujeres publicas terminaba marcandolas, si no estaban enfermas, de todas maneras necesitaban del certificado "patente-sana" que solo el medico del Dispensario podia expedir, al mismo tiempo que con estos certificados y los informes mensuales de los tratamientos y asistencias a examen, la medicina necesitaba del cumplimiento de la norma para asegurar la mirada permanente sobre los casos y construir de esta manera su conocimiento cientifico.

Conocer los datos generales sobre el cuerpo prostituido le facilitaba al discurso politico/medico la seguridad del sometimiento al orden vigilante que se queria establecer. El bienestar moral de la sociedad estaba a salvo, las buenas costumbres, la civilizacion y el progreso bajo una nueva forma institucional permitiria continuar con el deseo masculino; controladas las enfermedades venereas, la prostitucion seguiria siendo tolerada, la creacion de la Clinica afirmaba la dicotomia ciencia/moral expresada en el dominio y las representaciones del discurso oficial.

Como hemos mencionado, a lo largo de todo el periodo estudiado, las seis reglamentaciones a la prostitucion y a las enfermedades venereas, dejaban entrever la constitucion simbolica del sujeto controlado, ante el aumento del contagio venereo, el control se hizo con los anos, mas fuerte. A manera de ejemplo, en 1922, la construccion social sobre el ejercicio de la prostitucion cobijaba a toda mujer que "ademas de ocuparse de los quehaceres de su sexo [comerciaran] con sus cuerpos sin estar especialmente establecidas con ese objeto" (15), estas mujeres serian llamadas encubiertas, e inmediatamente registradas como publicas para el control oficial de sus cuerpos. Los burdeles y casas de lenocinio incurririan en multas y arrestos a los duenos que no acataran las disposiciones municipales de salubridad, estos debian exigir la "cartilla" y la "patente-sana" a cada mujer publica que pretendiera ejercer el oficio (16). Entre otros factores el retorno a una vida aceptada socialmente era posible para las mujeres publicas al contraer matrimonio y seguir los preceptos morales o al comprobar mediante la garantia de una persona honorable la dedicacion a un trabajo honrado.

Despues de 1925, con la progresiva organizacion e institucionalizacion del Dispensario, el discurso oficial afianzo y configuro la diferenciacion e identidades sociales de las mujeres publicas como un grupo estigmatizado respecto al conjunto de la sociedad (17). En el Acuerdo 39 de diciembre 22 (18), el control a las mujeres publicas pasaria ademas del registro y asistencia a examen semanal, a sanciones y arrestos por el incumplimiento de esta norma. Sobre el tratamiento de las enfermedades se harian seguimientos a las mujeres que resultaran enfermas del mal venereo y se ordenaria su "reclusion" hasta que terminara el periodo contagioso de la enfermedad.

En cuanto a las medidas administrativas y de subvencion economica frente a las necesidades del Dispensario Antivenereo, se incluyo el cobro de 1 peso para el registro semanal de cada mujer, asi como tambien 25 centavos para el examen. Las multas, serian aplicadas tanto a los duenos de cabaret y burdeles que permitieran a una mujer publica que no portara la "cartilla" que acreditara su estado de salud, al igual que aquellas a las que se les pidiera mostrar la correspondiente "cartilla" y que no tuvieran en su interior su "retrato". En el ano de 1932, se establecieron categorias de primera, segunda y tercera clase para los burdeles y cabarets, probablemente tanto para la subvencion economica municipal a traves de los impuestos municipales como para las distinciones de estatus social de los hombres y las mujeres publicas que asistian a estos lugares, ya que estas ultimas tambien fueron clasificadas de la misma manera (19).

Hasta ese momento, el problema del contagio venereo estaba de cierta manera ajustado a los controles del discurso oficial, las representaciones de medicos y politicos lograron legitimar un orden social que mantuvo las diferencias sexuales en el orden del modelo patriarcal, dentro de una sociedad que apuntaba al progreso social. Las mujeres publicas en adelante, quedarian bajo el dominio de este poder politico y medico regulado con el tiempo en el marco de la institucionalidad estamental.

En este sentido, fue en el Dispensario Antivenereo en el que las mujeres publicas fueron objeto del poder, visibilizadas y homogeneizadas a traves de los controles. La medicina moderna dentro de lo que mencionamos como una "moral biologica" habia elaborado los mecanismos que sirvieron para la clasificacion, diferenciacion, distribucion y tratamiento de las enfermedades venereas bajo este saber medico, al configurar todo un corpus documental en el que el registro y asistencia a examen permitieron mantener rasgos singulares de cada mujer publica al conocer tanto su estado de salud, su edad, su direccion, su rasgos particulares; como objetos susceptibles de descripcion en la medida que se procuro una formalizacion de lo individual en el contenido del poder "por la forma que tiene el saber de ponerse en practica en un sociedad" (20) y al mismo tiempo, la constitucion de rasgos homogeneizados, al denotar su diferenciacion dentro del cuerpo social, como una objetivacion del cuerpo de la mujer publica dentro del mundo de la prostitucion. Nos queda un aspecto por resolver, pues si bien, los controles fueron visibles, ?que sucedia con la preocupacion inicial de medicos y politicos sobre el contagio venereo? Esto es lo que vamos a ver a continuacion.

La profilaxis del contagio venereo: entre discursos y politicas publicas

Con base en las reglamentaciones a la prostitucion, el Dispensario Antivenereo fue la materializacion de las disposiciones del discurso oficial para el control de las enfermedades venereas. Desde 1918 ano en que se crea el establecimiento hasta 1934 ano en que los informes de los medicos dejaron de ser publicados en la Gaceta Municipal de Cali, conocimos un proceso ascendente de institucionalizacion que se afirmo en el pensamiento de medicos y politicos en cuanto a la practica de la medicina moderna con los tratamientos y la homogeneizacion del cuerpo prostituido. El sometimiento de las mujeres publicas a examenes semanales permitio a la medicina legitimarse dentro del orden que se queria establecer a traves de la sujecion de la prostitucion como un camino para mejorar la higiene social.

Por su parte, las enfermedades venereas a pesar de los controles siempre estuvieron presentes, la proliferacion se mantuvo durante todo el periodo digamos de manera constante. La informacion recogida y analizada cualitativamente nos mostro la forma como a traves de los anos, las proscripciones al oficio de la prostitucion afianzaron la practica medica sobre los informes detallados de los tratamientos y asistencias examen, ya que durante los primeros anos, estamos hablando en un periodo que va desde 1918 ano en que se crea La Clinica de Enfermedades Venereas hasta 1923 y 1924, los registros de estos informes fueron dispersos, dificiles de seriar en el tiempo, por ejemplo, en este lapso, encontramos alrededor de 9 meses, con pocos datos que nos dieran cuenta de la cantidad de casos de mujeres que ingresaron, o de el estimado de enfermedades (21). A partir de 1925 momento en que las reglamentaciones se hacen mas severas, los registros del Dispensario se encontraron mas organizados. Estos aspectos los veremos mas adelante, por ahora miraremos como funcionaba este establecimiento.

Para poder brindar las condiciones necesarias para los tratamientos, el Dispensario tuvo distribuidas sus funciones en un medico jefe, un practicante, una asistente celadora y unas sirvientas. Entre otras funciones administrativas, el medico jefe, era el encargado de elaborar los informes mensuales de los procesos llevados a cabo, igualmente de examinar a las mujeres publicas, ademas de mantener "el orden, la moralidad y el buen servicio del establecimiento". El practicante, realizaba todas las labores concernientes a las curaciones, inyecciones, despacho de formulas y anotaciones de los libros de registros. La asistente celadora, habitaba el local, y mantenia en orden los utensilios del Dispensario, estos eran los elementos necesarios para las curaciones, medicamentos, alimentacion, vestuario tanto de los empleados como de las enfermas y por ultimo, las sirvientas se ocuparon de la comida y la ropa. De esta manera, en el Dispensario se aplicaron todas las normas relacionadas estrictamente con la profilaxis de las enfermedades venereas.

La relativa eficacia del manejo de las enfermedades lo encontramos despues de 1924, a traves de una labor que para nosotros unia moral, ciencia y politica, en el sentido del manejo del establecimiento y la practica medica. En 1925 el medico encargado de la clinica mostraba al Director Departamental de Higiene los grandes avances en terminos del trato a las mujeres publicas y del funcionamiento del Dispensario, al mencionar y comparar como era la clinica hasta antes de ese momento. Era "un lugar bajo todos los aspectos repugnantes: era una especie de Bastilla, y, las mujeres le tenian tal terror que algunas preferian quitarse la vida antes que tener que volver a esa prision"22, sin embargo, las medidas tomadas en cuanto a la subvencion del mismo establecimiento con las multas a los cabarets y a las mujeres publicas probablemente ayudaron a mejorar las condiciones sanitarias del mismo. En todo caso, en el pensamiento de la medicina moderna, el control de las enfermedades era una "labor benefica y humanitaria [ademas por] la caridad de tantas desgraciadas" (23).

El beneficio a la sociedad condujo al control estricto del oficio de la prostitucion pues consideramos que al estudiar las enfermedades dentro de una sociedad, pueden llegar a ser una oportunidad para desarrollar y legitimar politicas publicas que facilitan el uso de estrategias y tecnologias administrativas que se desarrollan en el interior de los discursos (25). En el caso del discurso oficial en el municipio de Cali, este logro elaborar herramientas que en la practica y con el transcurso de los anos, establecio precisiones sobre los tratamientos y las enfermedades en si mismas, tal como lo ha planteado Diana Obregon "la produccion de conocimiento cientifico es un proceso social (...) no solamente para entender las enfermedades en sus contextos sociales y culturales, sino para examinarlas como construcciones de una historia, una sociedad y una cultura determinadas" (26).

Los registros de las enfermedades nos dejaron para la historia los casos del llamado contagio, peligro, o mal venereo. Como ejemplo de esto, entre los anos 1925 a 1934 encontramos que la blenorragia fue la enfermedad que mas se presento, lo examenes practicados mostraron que esta enfermedad se mantuvo entre 295 y 103 casos por encima de las otras enfermedades, a excepcion de 1927 y 1929 que solo hubo 53 y 36 casos respectivamente. Solo en 1930 y 1931, los resultados fueron mas altos para la enfermedad de chancro blando, siendo esta la primera etapa de la sifilis. En un periodo de 10 anos, 6 estuvieron marcados por resultados por contagio de blenorragia. (Ver tabla No. 1)

Otro aspecto importante de la "labor benefica" por parte de la medicina fue el manejo de las enfermedades las cuales consistian en lavados, cauterizaciones, curetajes e inyecciones; que variaban en el uso de permanganato de potasio, sulfato de cobre, perborato de soda y bicarbonato de soda para el caso de los lavados; acido fenico, nitrato de plata, cloruro de sodio seguidos de un lavado con agua de cal, para los cauterios; yodo, en los curetajes y finalmente inyecciones con compuestos butanol, novasorol y el neosalvarsan (27). Entre 1927 a 1934 vemos el numero de inyecciones aplicadas por ano, tanto de neosalvarsan, mercurio y otras inyecciones no especificadas en los informes revisados. Las inyecciones que predominaron fueron las llamadas "otras inyecciones", que comprendieron compuestos de bismuto, otras estaban combinadas con neosalvarsan y mercurio, y unas solamente mencionadas como hipodermicas. En todo caso, el comportamiento en el tiempo de los tratamientos aplicados con inyecciones, nos muestran la regulacion del Dispensario, al igual que el aumento progresivo de los mismos. (Ver tabla 2).

Informes mensuales del Dispensario Antivenereo. Elaborados por la autora

A modo de conclusion, el Dispensario fue en Cali un establecimiento que permitio la implementacion de politicas publicas en cuanto a la enfermedad (29) desde su caracter social, por tanto, fue directamente al frente del oficio de la prostitucion para sanear el problema del contagio. Sin embargo, en nuestro analisis observamos un aspecto importante dentro de las relaciones entre los sexos, es sin duda la ausencia de hombres contagiados de enfermedades venereas. Aunque en las reglamentaciones a la prostitucion se abrieron espacios para su atencion, en los informes del Medico del Dispensario aparecieron como estrellas fugaces, tan solo encontramos dos o tres datos de atencion medica por este motivo en todo el periodo. Mostrando con esto, la carga discursiva que entrana el pensamiento del modelo patriarcal para el periodo que hemos trabajado; las practicas del discurso medico se centraron en frenar el peligro venereo, organizando todo un conjunto de normas desde las politicas publicas que lograron de cierta manera controlar el contagio desde quienes eran consideradas las responsables del flagelo.

Igualmente al analizar los cambios y continuidades en el tiempo de la historia, sabemos que nos estamos acercando al pensamiento de una epoca, a las condiciones materiales con las cuales se definieron practicas, conductas y normas sociales. La prostitucion ha sido en nuestra sociedad un tabu, eso de lo que no se puede hablar, que es prohibido, pero que todos lo aceptan. Por eso todo lo que encontramos sobre su presencia en la historia, es a traves de otros ojos, y resulta muy dificil, acercarnos a sus voces. Esos otros ojos fueron los de medicos y politicos ubicados en un lugar social que les permitio contar con las estrategias suficientes para dejar rastros y huellas de lo que pensaron y de como actuaron frente al problema de las enfermedades venereas.

Con parte de esta historia que denota el pensamiento de una epoca, quisimos dar cuenta de un aspecto pequeno pero importante de la medicina en Cali, sobre un punto especial: las enfermedades venereas y el control a la prostitucion, pero sabemos que desde la historia social, nos falta explorar esos otros caminos que nos llevan a la compresion de esta sociedad de principios de siglo que apuntaba al progreso de sus habitantes, incluso nos falta explorar otras fuentes para ampliar nuestro objeto de estudio para acercarnos con mas informacion a los contextos sociales y culturales desde la enfermedad, desde el peligro venereo.

Bibliografia

Fuentes primarias

Archivo Historico de Cali. Gaceta Municipal de Cali 1910-1940 Biblioteca Departamental. Gaceta Departamental 1914-1920 Gobernacion del Valle. Ordenanzas de la Gobernacion del Valle 1910-1940 Lopez Eduardo. Almanaque de los hechos Colombianos. Volumen V. 1929

Fuentes secundarias

Aries, Philippe. "el matrimonio indisoluble" en: Aries Philippe, Bejin A., Foucault Michael (comp.) Sexualidades occidentales. Espana. Paidos, 1987

Armus Diego. "Legados y tendencias en la historiografia sobre la enfermedad en America Latina Moderna" en: Marques Jorge; Casas, Alvaro y Estrada, Victoria (Directores) Higienizar, medicar, gobernar. Historia, medicina y sociedad en Colombia. Universidad Nacional. La Carreta. Medellin, 2004.

Avila Quiroga, Laura Paola. Del discurso a la practica: control social a la prostitucion en Cali, 1915-1934 Monografia de grado. Cali, Universidad del Valle, 2008.

Boyer, Richard. "Las mujeres la "mala vida. y la politica del matrimonio" en: Lavrin, Asuncion. (comp.) Sexualidad y matrimonio en la America hispanica. Siglos XVI-XVIII. Mexico. Editorial Grijalbo, 1991.

Cueto, Marcos. El regreso de las epidemias. Salud y sociedad en el Peru del siglo XX. IEP. Lima. 2000. p. 18 y 19.

Duby, Georges, El amor en la Edad Media y otros ensayos. Madrid, Alianza Editorial. 1992.

Estrada Urroz, Rosalina. "La lucha por la hegemonia francesa en la medicina Mexicana: el caso de los medicamentos para combatir la sifilis", Numero 7-2007, Nuevo Mundo Mundos Nuevos, mis en ligne le 18 decembre 2006. disponible: http://nuevomundo.revues.org/document3115.html

Foucault, Michel. "El orden del discurso" taller interactivo: practicas y representaciones de la Nacion, Estado y Ciudadania en el Peru. IEP. Lima. Mayo, 2002.

Ibanez Gracia Tomas. Ideologias de la vida cotidiana. Sendai, sf.

Lamas, Marta, "Cultura, genero y epistemologia", en: Valenzuela Arce, Jose Manuel (Comp.) Los estudios culturales en Mexico. FCE. Mexico. 2003.

Mannarelli, Maria Emma. Limpias y modernas. Genero, higiene y cultura en la Lima de 1900. Atenea Impresiones. Lima 1999.

Martinez, Aida; Rodriguez, Pablo. (comp.) Placer, dinero y pecado. Historia social de la prostitucion en Colombia Bogota. Editorial Aguilar, 2002.

Noguera, Calos Ernesto. Medicina y politica. Discurso medico y practicas higienicas durante la primera mitad del siglo XX en Colombia. Colombia, Universidad EAFIT, Cielos de arena. 2003.

Obregon, Diana. Batallas contra la lepra: Estado, Medicina y Ciencia en Colombia. Universidad EAFIT, Medellin 2002.

Laura Paola Avila Quiroga **

* Articulo Tipo 1 de Investigacion cientifica y tecnologica. Este articulo hace parte de la investigacion que realice para optar al titulo de Historiadora de la Universidad del Valle, y toma algunos aspectos que presente en el XIV Congreso Colombiano de Historia, Tunja, agosto de 2008 y Ciclo de conferencias Valle del Cauca: 100 anos de historia, Banco de la Republica, septiembre 25 de 2008, con las ponencias: ""Vendedoras de placer" y peligro venereo: representaciones de un problema politico y medico en Cali 1915-1934" y "Entre chancros, sifilis y blenorragia: el peligro de la prostitucion en Cali a principios del siglo XX", respectivamente.

** Historiadora Universidad del Valle-Cali. Grupo de Estudios de Region, politica y democracia. Linea de investigacion: Cultura, region y poder. Adscrito a la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales. Universidad Icesi. Asistente de investigacion. Proyecto Actores Redes e Instituciones. lauris3@hotmail.com

(1) Mannarelli, Maria Emma. Limpias y modernas. Genero, higiene y cultura en la Lima de 1900. Atenea Impresiones. Lima, 1999.

(2) La relacion moral del control a la prostitucion hace referencia a la construccion social de los roles sexuales en Occidente que permearon nuestra sociedades, estamos hablando en el marco del modelo patriarcal y las consideraciones sobre la mujer buena, angel del hogar y la prostitucion como la contraparte de la organizacion social. Ver. Avila Quiroga, Laura Paola. Del discurso a la practica: control social a la prostitucion en Cali, 1915-1934 Monografia de grado. Cali, Universidad del Valle, 2008

(3) Al respecto, la herencia cultural sobre los roles sexuales intrinsecamente relacionados con el matrimonio dan cuenta de la construccion del pensamiento sobre hombres y mujeres, y mas claramente en cuanto a las distinciones entre la sexualidad y la procreacion. Ver: Duby, Georges, El amor en la Edad Media y otros ensayos. "La matrona y la mal casada" y "Del amor y del matrimonio". Madrid, Alianza Editorial. 1992; Boyer, Richard. "Las mujeres la "mala vida. y la politica del matrimonio" en: Lavrin, Asuncion. (comp.) Sexualidad y matrimonio en la America hispanica. Siglos XVI-XVIII. Mexico. Editorial Grijalbo, 1991; Aries, Philippe. "el matrimonio indisoluble" en: Aries Philippe, Bejin A., Foucault Michael (comp.) Sexualidades occidentales. Espana. Paidos, 1987.

(4) Gobernacion del Valle del Cauca, Ordenanza 35 de abril 19 de 1915. Art. 13.

(5) Noguera, Calos Ernesto. Medicina y politica. Discurso medico y practicas higienicas durante la primera mitad del siglo XX en Colombia. "La higiene como politica". Colombia, Universidad EAFIT, Cielos de arena. 2003. pp. 123-183.

(6) Ibid., p. 185-186.

(7) Gaceta Departamental. Abril 16 de 1917, No. 623. Informe Direccion Departamental de Higiene (marzo 3 de 1917).

(8) Lopez Eduardo. Almanaque de los hechos Colombianos. Volumen V. 1929 p. 781.

(9) Gaceta Municipal. Mayo 31 de 1918, No. 182. Informe Medico Distrito, (mayo 16/1917) pp. 14451448.

(10) Comprendian las discusiones en el ambito internacional -Francia y Alemania- sobre los debates entre abolicionistas y moderados. Los primeros, propendian por derogar las reglamentaciones a la prostitucion, mientras los moderados, que si bien consideraban que habia que controlarla, centraban su pensamiento en la "desgracia" de las "mujeres caidas" al entregarlas y posteriormente someterlas a las medidas policivas ver. Estrada Urroz, Rosalina. "La lucha por la hegemonia francesa en la medicina Mexicana: el caso de los medicamentos para combatir la sifilis", Numero 7-2007, Nuevo Mundo Mundos Nuevos, mis en ligne le 18 decembre 2006. disponible: http://nuevomundo.revues.org/document3115.html

(11) Gaceta Municipal. Mayo 31 de 1918, No. 182. Informe Medico Distrito, (mayo 16/1917) p. 1447.

(12) Lamas, Marta, "Cultura, genero y epistemologia", en: Valenzuela Arce, Jose Manuel (Comp.) Los estudios culturales en Mexico. FCE. Mexico. 2003. p. 334.

(13) Gaceta Municipal. Junio 30 de 1918, No. 184. Acuerdo 9 de junio 11 de 1917 p. 1460-1461

(14) Urrego, Miguel Angel. "La prostitucion en Bogota. Una realidad eclipsada por la moral" en: Martinez, Aida; Rodriguez, Pablo. (comp.) Placer, dinero y pecado. Historia social de la prostitucion en Colombia Bogota. Editorial Aguilar, 2002.

(15) Gaceta Municipal. Febrero 15 de 1923, No. 285. Acuerdo 31 de diciembre 11 de 1922 p. 2268.

(16) Gaceta Municipal. Febrero 15 de 1923, No. 285. Acuerdo 31 de diciembre 11 de 1922 p. 2268.

(17) Ibanez Gracia Tomas. Ideologias de la vida cotidiana. Sendai, sf. p. 36 p. 54.

(18) Gaceta Municipal. Enero 7 de 1926, No. 351. Acuerdo 39 de diciembre 22 de 1925. pp. 27952796.

(19) Gaceta Municipal. Abril 25 de 1932, No. 492. Acuerdo 12 de abril 8 de 1932. pp. 646-647.

(20) Foucault, Michel. "El orden del discurso" taller interactivo: practicas y representaciones de la Nacion, Estado y Ciudadania en el Peru. IEP. Lima. Mayo, 2002. p. 5.

(21) Estas apreciaciones se encuentran ampliadas en los capitulos 2 y 3 de mi trabajo de grado. Ver: Avila Quiroga, Laura Paola. Del discurso a la practica: control social a la prostitucion en Cali, 19151934 Monografia de grado. Cali, Universidad del Valle, 2008.

(22) Gaceta Municipal. Octubre 16 de 1925, No. 347. Tomo 20. Clinica Antivenerea. agosto 3 de 1925 p. 2767.

(23) Gaceta Municipal. Octubre 16 de 1925, No. 347. Tomo 20. Clinica Antivenerea. agosto 3 de 1925 p. 2767.

(25) Armus Diego. "Legados y tendencias en la historiografia sobre la enfermedad en America Latina Moderna" en: Marques Jorge; Casas, Alvaro y Estrada, Victoria (Directores) Higienizar, medicar, gobernar. Historia, medicina y sociedad en Colombia. Universidad Nacional. La Carreta. Medellin, 2004. p. 14.

(26) Obregon, Diana. Batallas contra la lepra: Estado, Medicina y Ciencia en Colombia. Universidad EAFIT, Medellin 2002. p. 26-27

(27) A proposito de los tratamientos con base en inyecciones ver: Obregon, Diana. "Medicos, prostitucion y enfermedades venereas. De la reglamentacion al abolicionismo 1886-1951" En: Martinez, Aida; Rodriguez, Pablo (comp.) Op. cit., Y Estrada Arroz, Rosalina. "La lucha por la hegemonia francesa en la medicina Mexicana: el caso de los medicamentos para combatir la sifilis" Numero 7-2007, Nuevo Mundo Mundos Nuevos, mis en ligne le 18 decembre 2006. disponible: http://nuevomundo.revues.org/document3115.html.

(29) Segun Marcos Cueto, los esfuerzos del Estado materializado en las practicas medicas, logra la inclusion y apertura de organismos que terminan integrandose al engranaje de las politicas publicas, bajo la punta de lanza de la higiene, ver: Cueto, Marcos. El regreso de las epidemias. Salud y sociedad en el Peru del siglo XX. IEP. Lima. 2000. p. 18 y 19.
Tabla 1

Numero de casos de enfermedades venereas. Dispensario Antivenereo,
1925-1934

                                          Chancro   Otras
Ano    Sifilis   Blenorragia   Metritis   blando    enfermedades

1925   220       288           74                   22
1926   182       295           117                  35
1927   21        53            33         59        17
1928   27        115           65         85        37
1929   29        36            25         51        62
1930   91        178           40         245       81
1931   53        131           46         186       87
1932   18        165           38         63        45
1933   28        126           22         60        37
1934   33        103           18         73        35

Fuente: Archivo Historico de Cali (AHC) Gaceta Municipal
de Cali. Datos construidos estadisticamente de los Informes
mensuales del Dispensario Antivenereo. Elaborados por la
autora

Tabla 2

Inyecciones aplicadas en el Dispensario Antivenereo, 1927 - 1934

                                     Otras
       Neosalvarsan   Mercurio       inyecciones

1927   170            168            157
1928   172            247            267
1929   128            257            292
1930   372            457            957
1931   217            733            1191
1932   102            94             528
1933   1139           1597           1778
1934   418            1108           1268

Fuente: Archivo Historico de Cali (AHC)
Gaceta Municipal de Cali. Datos
construidos estadisticamente de los
COPYRIGHT 2008 Universidad del Valle
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2008 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Title Annotation:V. HISTORIA Y SOCIEDAD
Author:Avila Quiroga, Laura Paola
Publication:Prospectiva
Date:Oct 1, 2008
Words:6604
Previous Article:Acompanamiento integral a victimas de la violencia politica en Colombia: el caso de la Escuela de Formacion Politica con poblacion en situacion de...
Next Article:La ninez en el Valle del Cauca a principios del siglo XX.

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2019 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters