Printer Friendly

La politica sanitaria en El Salvador durante el gobierno del General Francisco Menendez (1885-1890).

HEALTH POLICY IN EL SALVADOR DURING THE GOVERNMENT OF GENERAL FRANCISCO MENENDEZ (1885-1890)

INTRODUCCION

En San Salvador, durante el gobierno del General Francisco Menendez (1885-1890), se contaba con una serie de adelantos tecnologicos como el alumbrado publico, el telegrafo, el cable y el telefono, los cuales comenzaban a trastocar las pautas de relacionamiento del grupo economico que tenia acceso a los mismos. Tambien evidenciaba una considerable circulacion de mercaderias y personas desde puntos muy lejanos del planeta. Para Roque Baldovinos, en este gobierno, San Salvador era una ciudad lo suficientemente grande y compleja que necesitaba una dosis cada vez mayor de informacion para poder funcionar. Entre la informacion que estaba mas en demanda se encuentra la del acontecer del mundo, no solo del comportamiento de los mercados sino de los vaivenes de la politica y la cultura. Este regimen politico se caracterizo por cierta apertura democratica en cuanto a la libertad de expresion y de inclusion de nuevos sectores a la ciudadania, luego del represivo y autoritario regimen de Rafael Zaldivar (1).

Menendez suprimio el impuesto de exportacion al cafe, promovio la creacion del Banco Particular de El Salvador y la concesion a la compania britanica Salvador Railways Co., para la construccion de los ramales que unian las zonas cafetaleras al ferrocarril de Acajutla, en 1885. Durante este gobierno, se emitio la Constitucion de 1886, la cual establecia definitivamente la secularizacion del Estado, la responsabilidad de la autoridad civil de asumir el registro civil y la desamortizacion de los bienes eclesiasticos. Tambien definio la separacion de poderes. Esta carta magna fue el instrumento legal que posibilito la autolegitimacion de los sucesivos gobiernos oligarquicos cafetaleros y sanciono el derecho de propiedad privada sobre la tierra. Todas estas medidas permitieron en el pais, el inicio de la modalidad de golpes de Estado como mecanismo de ajustes institucionales, "respetando" en esta forma la constitucionalidad. Luego de un pequeno periodo de provisionalidad de facto, el militar golpista se autolegitimaba en elecciones sin competencia (2).

En El Salvador son pocas las obras que exploran la politica sanitaria durante la administracion del General Menendez. El libro de Carlos Infante Meyer: Historia de la medicina en El Salvador (2000), permite evidenciar la debilidad hegemonica de este gobierno en el ambito de la medicina, donde la filantropia, la caridad y el capital privado influyeron en la expansion de la medicina (3). Al respecto, Mario Oliva ha senalado que la asistencia sanitaria se dio siempre dentro de la esfera de la caridad mas como el ejercicio de una virtud, que como una obligacion de un Estado en proceso de modernizacion (4). El proyecto de Estado-Nacion liberal-positivista rescato los imaginarios de la caridad, beneficencia y paternalismo, construyendo una sociedad cuyos grupos mayoritarios fueron desprotegidos, a fin de hacer posibles las metas de progreso y desarrollo plasmadas en el ideario del positivismo y darwinismo social (5).

Durante el gobierno del Dr. Rafael Zaldivar (1876-1885)--anterior al del Presidente Francisco Menendez--, se concentro su proyecto de salubridad publica en los sectores populares del centro y occidente del pais; regiones que se encontraban en torno a la identidad nacional mestiza. El desinteres de la elite cafetalera por convertirse en una clase dominante con un proyecto claro de Nacion, asi como, en una vocacion para la defensa de la soberania nacional mediante la dedicacion de una buena parte del presupuesto estatal en gastos de tipo castrenses, no permitio que la poblacion salvadorena--a un nivel general--se identificara con practicas higienicas y de control sanitario. Durante estos anos fue constante la dotacion de ingresos insuficientes para mantener a los hospitales y erradicar enfermedades como la fiebre amarilla, sarampion, viruela y disenteria, principalmente. Esto tambien se explica por la escasez de medicos y de agentes de control social como los policias que ayudaban a mantener las medidas higienicas establecidas y la correcta vacunacion en todo el pais. Por otro lado, es destacable cierto interes en centralizar la salud publica a traves de la creacion de la Policia Reformada, el Reglamento de Boticas y el Reglamento de Vacunacion, aunque su radio de accion se concentro en la ciudad de San Salvador (6).

Fundamentado en todo lo anterior, el presente articulo tiene como objetivo estudiar la politica sanitaria en El Salvador durante el gobierno del General Francisco Menendez (1885-1890), para esto se responderan las siguientes preguntas: ?cuales enfermedades eran las mas comunes entre los salvadorenos y cual fue la posicion de este gobernante en su control y erradicacion? y ?cual fue la promocion de la educacion fisica durante este mandato presidencial? Para contestar estas inquietudes, se consulto el Diario Oficial de los anos de 1885 a 1890, principalmente en lo concerniente a informes de gobernadores sobre la salubridad publica, las ordenes presidenciales en torno a esto, el trabajo de la Oficina Central de Vacunacion y la circulacion de libros sobre educacion fisica en el sistema educativo publico y en la Biblioteca Nacional.

POLITICA SANITARIA EN EL SALVADOR: CONCENTRACION GEOGRAFICA, VULNERABILIDAD SANITARIA Y EXIGUA PROMOCION DE LA EDUCACION FISICA

Sobre las principales enfermedades que enfrentaban los salvadorenos durante el periodo de estudio, se tiene la informacion que se brinda en el cuadro 1.

Del cuadro 1 se desprende que las tres enfermedades que mas fueron tratadas en 1885 en el nosocomio de San Vicente, fueron las relacionadas con la fiebre, heridas e hidropesia. Por su parte, las tres principales enfermedades atendidas en el Hospital de Nueva San Salvador (Santa Tecla) en este mismo ano fueron: fiebres intermitentes con 70 casos, heridas con 28 casos y disenteria aguda y cronica con 23 casos (7). Para 1888, las tres principales enfermedades atendidas en el nosocomio de Ahuachapan eran paludismo en sus variadas formas (33 casos), bronquitis aguda (15 casos) e influencia catarral (13 casos) (8).

A principios de febrero de 1886, se conocia que en San Salvador habian aparecido varios casos de viruela y no existia un buen virus vacuno para hacerle frente con vacunas a estos casos. Esto motivo que familias muy respetables de esta urbe solicitaran al presidente Francisco Menendez la vacunacion, por lo que este le ordeno al Gobernador del Departamento de Santa Ana, Joaquin E. Medina, la remision comoda, cuidadosa y oportuna de algunos ninos vacunados y cuyas pustulas debian de ser consideradas como buenas por un facultativo. Estos ninos, solos, con sus madres o con las personas encargadas de ellos, serian alojados en la Casa Presidencial, en donde se pasaria directamente de brazo en brazo el virus, que era el medio mas eficaz de vacunacion. En su respuesta a esta orden, el Gobernador de Santa Ana le indicaba al mandatario, que el encargado de la vacunacion en ese departamento, el Dr. Jose de Jesus Monteagudo, le habia enviado al alcalde capitalino seis tubos con fluido vacuno de excelente calidad. Asimismo, le enviaria dos ninos vacunados y otros seis tubos mas de vacuna. La ultima aparicion de la viruela en San Salvador databa de hacia poco mas de un ano. En esa ocasion, habian muerto 60 000 personas por esta epidemia, lo que significaba el 10% de la poblacion nacional que era de poco mas de medio millon (9).

Con motivo de la celebracion de las fiestas del Salvador del Mundo, el 5 de junio de 1886, la Alcaldia de San Salvador prevenia a todos los vecinos del centro y barrios capitalinos, que en este mes pintaran o encalaran el exterior de sus casas; asimismo, se les indicaba que hicieran lo mismo en el interior de las mismas, a fin de que en los dias de la concurrencia de gente a las fiestas, estuviera toda la poblacion de San Salvador en las mejores condiciones higienicas. A las personas que no cumplieran con esta disposicion, se les impondria la multa de cinco a veinticinco pesos (10).

Las calles capitalinas no tenian la limpieza indispensable para evitar el desarrollo de epidemias que en otras epocas habian aparecido por la falta de oportunas medidas higienicas. Es por esta razon que se le da la orden al Gobernador de San Salvador de comunicar a la Municipalidad de esta ciudad, que a la mayor brevedad posible, los duenos de solares debian desmontarlos y a los propietarios de casas, que desyerbaran la parte de calle que les correspondia, empleando el presidio en edificios de propiedad nacional o municipal. Ademas, el cuerpo municipal ordenaria que las calles y plazas estuvieran perfectamente limpias, vigilaria para que los vecinos no acumularan basura u otros depositos que danaran la salud publica y de que no existieran desagues en las calles (11).

A finales de enero de 1887, el Gobernador del Departamento de La Union, C. Carranza, le informaba al Ministro de Gobernacion que en el area de Salubridad Publica, se habian mostrado fiebres de tipo intermitentes, remitentes, remitentes biliosas y perniciosas, entre los meses de agosto a noviembre, siendo estas las formas morbosas mas comunes en la gran mayoria de los enfermos. Otras enfermedades que se senalan son la disenteria, casos de colerina y enfermedades venereas en sus manifestaciones primarias. Tambien fue muy general la inflamacion de las glandulas parotidas y maxilares (12).

Para el 8 de febrero de este mismo ano, el Decano de la Facultad de Medicina de la Universidad de El Salvador, Carlos Bonilla, le indicaba al Alcalde de San Salvador las medidas que debia de tomar con respecto a la amenaza de la invasion del colera morbus en esta ciudad. El senor Bonilla senalaba que el mercado publico capitalino era uno de los principales focos de infeccion, debido a que los viveres se colocaban en el suelo donde se mezclaban con el polvo y basuras que se levantaban con la mas ligera brisa, asi como, se rozaban con los vestidos no muy aseados de compradoras y vendedoras: las vendedoras estaban expuestas en el verano a los ardientes rayos del sol y en el invierno--epoca en que el colera atacaba--a las lluvias y a la humedad del fango que pisaban, causa ocasional de la enfermedad, bajo el pesimo abrigo de los feos toldos de petates y bramantes.

En los contornos de la pila central, se ubicaba el excusado de uso comun de todas las vendedoras, el cual desprendia hediondas y mefiticas miasmas que infectaban la atmosfera y enfermaban a las vendedoras, cocineras, compradores, a los moradores de los portales y vecinos que vivian en las cercanias del mercado. Tanto en invierno como en verano, se llevaba a cabo la descomposicion y putrefaccion de todos los restos y desperdicios de los viveres que alli se vendian. No era suficiente para destruir estas mismas el barrido que hacian los presidiarios del suelo de este lugar, ya que era superficial, por mas que se hiciera no se podia arrancar toda la inmundicia infiltrada en el empedrado. Este tipo de barrido era nocivo para los presidiarios y para los guardias que los custodiaban.

Otro factor que el Decano Bonilla senalaba que se debia controlar durante un brote de epidemia era la calidad del agua. El agua para beber debia hervirse, para destruir por medio del calor todo germen del parasito que producia el colera. Para prepararla se calentaba hasta el hervor en una olla de barro o en un perol de hierro, en donde se dejaba enfriar. Despues de enfriada se batia para mezclarla con el aire. Una vez hecho esto se llenaban los cantaros que habian de servir para el consumo diario, manteniendolos tapados. Todas las bebidas se debian preparar con esta agua hervida (13).

A mediados de julio de 1888, el Director de Vacunacion, David J. Guzman, informaba que desde la reorganizacion de esta dependencia estatal en mayo de 1887, se habian vacunados 30 709 personas. Tambien pretendia presentarle un proyecto de ley sobre vacunacion y revacunacion obligatorias, a fin de hacer mas extensivo el beneficio de la inoculacion en numerosos ninos cuyos padres, desconociendo la importancia de esta medida, se oponian a su practica (14). Esta postura de Guzman no debe confundir sobre su verdadera posicion en cuanto a la higiene social. El orden y progreso para David J. Guzman fueron amenazados por el atraso y rebeldia de los indigenas, a los cuales estigmatizo como una lacra social. Todo esto moldeo la conciencia colectiva de la epoca, dado que sirvio para legitimar las posturas de la politica oficial en materia de salud y educacion, asi como para construir un modelo de sociedad en el cual estos grupos fueran incorporados por medio de la coercion y de no ser posible, la eliminacion fisica de los mismos (15).

El 25 de octubre de este ano, se celebro un contrato entre el Ministro de Fomento H. Alvarado y Patricio Brannon, en el cual el ultimo se comprometia a construir el edificio donde se colocarian los aparatos del establecimiento de hidroterapia y acondicionar la sala para la practica de la esgrima y la gimnasia (16) *. En el informe que el Ministro de Gobernacion, Jose Larreynaga emitiera sobre los actos del Poder Ejecutivo en 1888, senala que el numero de vacunaciones practicadas en ese ano fue de 8658, numero inferior al de 1887, que fue de 13 522. La explicacion de esta disminucion radicaba en la incuria de los municipios en hacer que se propague en sus localidades la vacunacion. Los medicos vacunadores al ser escasamente remunerados, ponian poco cuidado en la labor que tenian que realizar. En vista de esto, se dispuso que el Poder Ejecutivo nombrara a los medicos vacunadores departamentales, quienes serian pagados por el gobierno, tomando en cuenta la poblacion e importancia de cada departamento (17).

Sobre este llamado de atencion, debe explicarse que las pocas ayudas economicas gubernamentales y la desidia en controlar el nivel sanitario a un nivel nacional, evidencian que la salud publica durante el periodo estudiado, no fue utilizada para transmitir un sentimiento de pertenencia nacional ni para morigerar las costumbres de los sectores populares. Esto se enmarca a un nivel general, en la forma de dominacion de los gobernantes salvadorenos de fin del siglo XIX, la cual estuvo sustentada en el autoritarismo y en el desinteres por constituirse en clase dominante (18).

Lopez apunta que el entusiasmo inicial --justificado por el rapido desarrollo de la caficultura, el fortalecimiento estatal y la construccion de la infraestructura nacional basica--decayo cuando se tuvo conciencia de lo dificil que era incorporar a toda la poblacion a la era de progreso y modernizacion. La "civilizacion de los indios" no se realizo, en parte, porque areas cruciales como la educacion nunca se atendieron debidamente, pero tambien, porque quienes tenian la capacidad de decidir no se tomaron la tarea en serio. Ademas, los indigenas no se mostraban dispuestos a aceptar una modernidad que en nada les beneficiaba. Sin embargo, fue mas determinante el hecho de que los gobernantes liberales no tenian plena claridad de lo que buscaban. Ellos intentaban construir la nacion salvadorena por necesidad; no obstante, a falta de mejores alternativas debido a que la reunificacion de Centroamerica tardaba tanto en llegar, habia que afianzarse en lo local, pero sin perder la esperanza de poder construir algo mejor (19).

Sobre el proyecto de control social de los sectores subalternos de las ciudades, la clase social que controlaba el Estado busco construir una ideologia de la caridad que justificara su poder como grupo dominante, presentandose como "protector" de los grupos dominados (20). La poca expansion de la salud publica radica en que la dependencia en centros de poder locales y fragmentados, impidio formular una concepcion de nacion a quienes ostentaron el poder nacional durante buena parte del siglo XIX. Para Aldo Lauria-Santiago, muchas de las luchas politicas "nacionales" giraban en torno a otros asuntos: la unidad de Centroamerica, el liberalismo, las afiliaciones comunitarias o etnicas y la competencia entre regiones. Rara vez apelaban a una ideologia que no fuera la lealtad a una entidad comun que regia la patria (21)

En el informe de este funcionario sobre los actos del Ministerio de Gobernacion para el ano de 1889, senala que el numero de vacunaciones paso de 8658, en 1888 a 10 247, en 1889. Acota que en este ultimo ano, se desato una epidemia de sarampion, la cual causo numerosas victimas. Indicaba que la Oficina Central de Vacunacion carecia de muchos enseres, por lo que se le encargo al Director General de Vacunacion, el Dr. Tomas Palomo, que trajera de Europa los utiles y enseres necesarios de esta dependencia (22).

El poco apoyo economico a la Oficina Central de Vacunacion, corresponde con la politica del gobierno del General Menendez. Segun Acosta Rodriguez, salvo las cantidades destinadas al pago de deudas, que en dos ocasiones superaron un tercio de los gastos corrientes, la cartera mas importante seguia siendo la de Guerra y absorbia casi la tercera parte del total de las erogaciones del gobierno. Una relevancia creciente adquirio la cartera de Gobernacion que, como se vio en anos anteriores, englobaba un amplio sector de la administracion, mas gastos como correos y telegrafos, este ultimo servicio se estaba expandiendo rapidamente. Los llamados "impuestos municipales"--que en 1887 ascendian a 127 350 pesos--se dedicaron a las municipalidades, hospitales e instituciones beneficas, basicamente de Occidente, como: Acajutla, Sonsonate, Santa Ana, San Salvador, Santa Tecla y Ahuachapan; mientras que en Oriente, solo se beneficiaban de esto, el Hospital, Instituto y Asilo de San Miguel y el Hospital de La Union, con parte de los fondos recaudados en esta ultima aduana, la menos importante de las tres. Era una de las muchas muestras de la preferencia del poder politico por la zona cafetalera occidental con respecto a la oriental (23). Cabe destacar que el Presidente Menendez habia nacido en la ciudad de Ahuachapan; es decir, en la region cafetalera del occidente salvadoreno.

En el Reglamento de la Escuela Politecnica de 1888, se apuntaba que los cadetes que ingresaran a esta institucion recibirian clases de esgrima, gimnasia. (24) En este mismo ano, las escuelas publicas del pais utilizaban el libro: Manual de Gimnasia por Vergnes (25). En el Reglamento de la Escuela Normal de Varones, se establecia el curso de gimnasia a partir de segundo grado, en la Escuela Anexa y desde el primero hasta el cuarto curso, en la Escuela Normal (26). Lo mismo sucedio en la Escuela Normal de Senoritas, en enero de 1889, ya que en la Escuela Anexa se brindaria el curso de calistenia desde el segundo grado hasta el sexto grado, en tanto, en la Escuela Normal se daria un curso de esta materia en los cuatro grados (27).

El Inspector General de Educacion, M. Cruz, distribuia entre los centros educativos publicos del pais, 970 ejemplares del libro de Guillet Damitte, titulado: Gimnasia (28). Entre los libros pedidos por el gobierno del General Menendez a Barcelona para la Biblioteca Nacional en 1889, sobresale el de C. Monge de Rueda y su Tratado completo del juego de billar (29). En el Reglamento de Educacion Publica Primaria de 1889, se establecia que los centros escolares de varones debian de tener un aparato de gimnasia. Por su parte, las Escuelas Medias y Escuelas Elementales debian tener un patio regularmente extenso y encerrado para jardin y practica de ejercicios gimnasticos y militares (30). Dentro de las materias que se impartirian en los seis grados de la ensenanza primaria para varones, sobresale que en primer grado se daria la ensenanza de ejercicios militares; en segundo grado, gimnasia o calistenia; a partir del tercero y hasta el sexto grado, se impartiria una clase sobre gimnasia. Si la escuela era de ninas, en vez de ejercicios militares se daria la clase de labores de mano, la cual seria de caracter obligatorio para todos los grados y se ensenaria por espacio de una hora diaria, por lo menos. En las escuelas de varones era obligatoria la clase de ejercicios militares para todos lo grados (31). Pese a todo esto la identificacion del salvadoreno con la educacion fisica fue exigua, debido al poco estimulo a la alfabetizacion popular. Para 1872, solo existian tres colegios oficiales en El Salvador; veintiun anos despues (1893), la cantidad de colegios se mantuvo igual (32).

CONCLUSION

El gobierno del General Francisco Menendez (1885-1890) tuvo una politica sanitaria que se concentro en el mundo cafetalero del occidente salvadoreno, descuidando el resto del pais, a tal punto que San Salvador no contaba con vacunas contra la viruela. Asimismo, la Oficina Central de Vacunacion no disponia de los enseres y utiles necesarios para llevar a cabo una campana de vacunacion a escala nacional. Cabe destacar que la principal enfermedad del pais estaba relacionada con las fiebres de todo tipo y el paludismo, debido a las malas condiciones higienicas y a la poca educacion en torno a la erradicacion de las aguas estancadas. Ademas, la exigua alfabetizacion popular influyo en la poca identificacion del salvadoreno con la practica del ejercicio fisico.

BIBLIOGRAFIA

LIBROS

Acuna Ortega, Victor Hugo (ed.). "Las republicas agroexportadoras (1870-1945)". Historia General de Centroamerica. Tomo IV. San Jose: FLACSO, 1994.

Herodier, Gustavo. San Salvador. Esplendor de una ciudad (1880-1930). San Salvador: Fomento Editorial Banco Agricola Comercial, 1997.

Infante Meyer, Carlos. Historia de la medicina en El Salvador. San Salvador: Imprenta y Offset Ricaldone, 2000.

Lauria-Santiago, Aldo. Una republica agraria: los campesinos en la economia y la politica de El Salvador en el siglo XIX. San Salvador: Direccion de Publicaciones e Impresos, 2003.

Lindo-Fuentes, Hector. La economia de El Salvador en el siglo XIX. San Salvador: Direccion de Publicaciones e Impresos, 2002.

REVISTAS

Anuario de Estudios Centroamericanos 29 (1-2). San Pedro de Montes de Oca: Editorial de la Universidad de Costa Rica, 2003.

Identidades 2. San Salvador: Direccion de Publicaciones e Impresos, 2011.

Revista de Historia 9 (I semestre). Managua: Instituto de Historia de Nicaragua y Centroamerica-Universidad Centroamericana, 1997.

ARTICULOS DE REVISTAS ELECTRONICAS

Acosta Rodriguez, Antonio. "Haciendas y finanzas de un Estado oligarquico. El Salvador, 1874-189 0". Boletin AFEHC 42. AFEHC-Asociacion para el Fomento de los Estudios Historicos en Centroamerica. 4 de septiembre de 2009. En: <http:// www.AFEHC-historia-centroamericana. org/index. php?action=fi_aff&id=2264>

Roque Baldovinos, Ricardo. "Periodismo, sensibilidad moderna y nueva autoridad literaria, el caso del periodico La Union (1889-1890), El Salvador". Boletin AFEHC 37. AFEHC-Asociacion para el Fomento de los Estudios Historicos en Centroamerica. 4 de agosto de 2008. En: <http://www.afehchistoria-centroamericana.org/index. php?action=fi_aff&id=1978>

Urbina Gaitan, Chester. "La politica estatal hacia el deporte en El Salvador (18851921)". EFDeportes 74. Ano 10. Buenos Aires, Argentina. Julio 2004. En: <http://www.efdeportes.com/>

TESIS

Lopez Bernal, Carlos Gregorio. "Tradiciones inventadas y discursos nacionalistas: el imaginario nacional de la epoca liberal en El Salvador, 1876-1932". [Tesis para optar al grado de Maestria en Historia]. Universidad de Costa Rica, 1998.

Oliva Man cia, Mario Daniel Ernesto. "Ciudadania e higienismo social en El Salvador, 1880-1932". [Tesis Doctoral en Filosofia Iberoamericana]. El Salvador: Universidad Centroamericana Jose Simeon Canas, 2011.

DIARIO OFICIAL

Tomo 20 (28, 131 y 139). Jueves 4 de febrero, jueves 10 y sabado 19 de junio de 1886.

Tomo 22 (36, 37 y 40). Viernes 11, sabado 12 y miercoles 16 de febrero de 1887.

Tomo 24 (92). Viernes 20 de abril de 1888.

Tomo 25 (175, 197 y 257). Jueves 26 de julio, miercoles 22 de agosto y miercoles 31 de octubre de 1888.

Tomo 26 (13, 33, 88, 104, 119 y 136). Martes 15 de enero, jueves 7 de febrero, viernes 12 de abril, sabado 4 de mayo, miercoles 22 de mayo, martes 11 de junio de 1889.

Tomo 28 (99). Martes 29 de abril de 1890.

Fecha de ingreso: 06/01/2012

Fecha de aprobacion: 01/06/2012

(1) Herodier, Gustavo. San Salvador, Esplendor de una ciudad (1880-1930). San Salvador: Fomento Editorial Banco Agricola Comercial, 1997. Es importante la consulta de: Roque Baldovinos, Ricardo. "Periodismo, sensibilidad moderna y nueva autoridad literaria, el caso del periodico La Union (1889-1890), El Salvador". Asociacion para el Fomento de los Estudios Historicos en Centroamerica (AFEHC). Agosto 2008. En: <http:// www.afehc-historia-centroamericana.org/index. php?action=fi_aff&id=1978>

(2) Taracena Arriola, Arturo. "Liberalismo y poder politico en Centroamerica (1870-1929)". Historia General de Centroamerica. Tomo iv. Las republicas agroexportadoras (1870-1945). Victor Hugo Acuna Ortega (ed.). San Jose: FLACSO, 1994: 189.

(3) Infante Meyer, Carlos. Historia de la medicina en El Salvador. San Salvador: Imprenta y Offset Ricaldone, 2000.

(4) Oliva Mancia, Mario Daniel Ernesto. "Ciudadania e higienismo social en El Salvador, 1880-1932". [Tesis Doctoral en Filosofia Iberoamericana]. Universidad Centroamericana Jose Simeon Canas. El Salvador, 2011: 269-270.

(5) Ibib,. P.274

(6) Urbina Gaitan, Chester. "La politica sanitaria en El Salvador durante el gobierno de Rafael Zaldivar, 1876-1885". Identidades 2. San Salvador. Direccion de Publicaciones e Impresos, 2011: 141-150.

(7) Diario Oficial 40. Tomo 22. Miercoles 16 de febrero de 1887: 196.

(8) Ibid. 33. Tomo 26. Jueves 7 de febrero de 1889: 146.

(9) Ibid. 28. Tomo 20. Jueves 4 de febrero de 1886: 190.

(10) Ibid. 131. Tomo 20. Jueves 10 de junio de 1886: 628.

(11) Ibid. 139. Tomo 20. Sabado 19 de junio de 1886: 666.

(12) Ibid. 36. Tomo 22. Viernes 11 de febrero de 1887:173.

(13) Ibid. 37. Tomo 22. Sabado 12 de febrero de 1887: 180.

(14) Ibid. 175. Tomo 25. Jueves 26 de julio de 1888: 953.

(15) Oliva Mancia, Mario Daniel Ernesto. op.cit. 2011: 112.

(16) Diario Oficial 257. Tomo 25. Miercoles 31 de octubre de 1888: 1337.

(17) Ibid. 104. Tomo 264. Sabado 4 de mayo de 1889: 529.

(18) Urbina Gaitan, Chester. "Exclusion social, desarticulacion cultural y teatro en El Salvador 18751944". Anuario de Estudios Centroamericanos 29 (1-2). San Pedro de Montes de Oca. Editorial de la Universidad de Costa Rica, 2003:105-106.

(19) Lopez Bernal, Carlos Gregorio. "Tradiciones inventadas y discursos nacionalistas: el imaginario nacional de la epoca liberal en El Salvador, 18761932". [Tesis para optar al grado de Maestria en Historia]. Universidad de Costa Rica, 1998: 263.

(20) Sobre la estructuracion del sistema de Beneficencia Publica en el pais durante el periodo liberal, es muy interesante la lectura de: Alvarenga Venutolo, Patricia. "Los marginados en la construccion del mundo citadino. El Salvador, 1880-1930". Revista de Historia 9. I semestre. Managua, Instituto de Historia de Nicaragua y Centroamerica-Universidad Centroamericana, 1997: 4-20.

(21) Para mayor informacion vease: Lauria-Santiago, Aldo. "La politica campesina, las revueltas y la formacion del Estado". Una republica agraria: los campesinos en la economia y la politica de El Salvador en el siglo XIX. San Salvador. Direccion de Publicaciones e Impresos, 2003: 171-209.

(22) Diario Oficial 99. Tomo 28. Martes 29 de abril de 1890: 498.

(23) Acosta Rodriguez, Antonio. Haciendas y finanzas de un Estado oligarquico. El Salvador, 18741890. Asociacion para el Fomento de los Estudios Historicos en Centroamerica (AFEHC). Septiembre de 2009. En: <http://www.AFEHC-historia-centroamericana.org/index.php?action=fi_aff&id=2264>

(24) Diario Oficial 257. Tomo 25. Miercoles 31 de octubre de 1888: 1337.

(25) Ibid. 92. Tomo 24. Viernes 20 de abril de 1888: 506.

(26) Ibid. 197. Tomo 25. Miercoles 22 de agosto de 1888: 1051.

(27) Ibid. 13. Tomo 26. Martes 15 de enero de 1889: 56.

(28) Ibid. 88. Tomo 26. Viernes 12 de abril de 1889: 433-439.

(29) Ibid. 119. Tomo 26. Miercoles 22 de mayo de 1889: 625.

(30) Ibid. 136. Tomo 26. Martes 11 de junio de 1889: 700.

(31) Ibid. p.701.

(32) Lindo-Fuentes, Hector. La economia de El Salvador en el siglo XIX. San Salvador. Direccion de Publicaciones e Impresos, 2002: 121-122. Asimismo, vease: Urbina Gaitan, Chester. "La politica estatal hacia el deporte en El Salvador (1885- 1921)". Revista Digital 74. Ano 10. Buenos Aires: Argentina, julio de 2004. En: <http://www.efdeportes.com/>

Chester Urbina Gaitan, Master en Ciencias Sociales con enfasis en Identidad y Cultura de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (FLACSO, Sede Guatemala). chesterurbina@yahoo.com
CUADRO 1
ENFERMEDADES ASISTIDAS EN EL HOSPITAL DE SAN VICENTE
ANO 1885

                                MESES

ENFERMEDADES      E     F     M     A     M    JN    JL

Contusiones                                     1
Disenteria              1                             1
Erisipela                                       1
Fiebre            3     1           1     1     9     5
Gonorrea
Heridas           1                            13
Hidropesia                                1
Reumatismo              1     1                 1     1
Ulceras
Fracturas

Total             4     3     1     1     2    24     7

                            MESES

ENFERMEDADES      A     S     O     N     D    TOTAL

Contusiones                                      1
Disenteria                                       2
Erisipela                                        1
Fiebre            1     4     1     1            27
Gonorrea                            1            1
Heridas                             1            15
Hidropesia        1           3                  5
Reumatismo                                       4
Ulceras                 1     1     1     1      4
Fracturas                                 1      1

Total             3     5     5     4     2      61

Fuente: Diario Oficial 37. Tomo 22. Sabado 12 de febrero
de 1887. p.178.
COPYRIGHT 2013 Universidad de Costa Rica
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2013 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

 
Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Urbina Gaitan, Chester
Publication:Revista de Ciencias Sociales
Date:Dec 1, 2013
Words:5235
Previous Article:Evolucion demografica del oriente cubano entre 1700-1862.
Next Article:Perspectiva iberoamericana de la ayuda oficial al desarrollo del comite de ayuda al desarrollo (CAD).
Topics:

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2018 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters