Printer Friendly

La poetica del ser en Vivienda de pajaro de Aurora Arias.

La escritora dominicana Aurora Arias (1962-) emerge al mundo literario en 1986 con su poemario Vivienda de pajaro y confirma su presencia lirica con Piano lila en 1994. Respecto a su poesia, Clementina R. Adams afirma en Common Threads: "She skillfully paints individuals and their feelings and emotions as well as their attempts to escape all that upholds them, against a background of nature. Arias realistically describes the individual's struggles for existence, love, and peace" (117). Afortunadamente sus libros de cuentos Invi's Paradise (1998), Fin de mundo y otros relatos (2000), Emoticons (2007) han captado la atencion critica mientras su poesia aguarda por mayor entusiasmo y estudios criticos. Rita De Maeseneer, Fernando Valerio Holguin, Odile Ferly y Carmen Z. Perez afirman que los cuentos de Arias responden al discurso caribeno actual poblado de personajes perifericos, victimas del coloniaje y de otras tragedias politicas. Tambien senalan como temas: la subversion de la cultura oficial, la reescritura de la mujer como fundadora nacional, la vida urbana, la violencia domestica y la diaspora dominicana a Nueva York y Puerto Rico. Nestor L. Rodriguez afirma que "la narrativa de Aurora Arias [propone) una redefinicion del sujeto dominicano que apunta por igual a la conformacion de un nuevo texto historico para el Santo Domingo de hoy" (95). La poesia de Arias, tan contundente como los relatos, merece tambien esta atencion ya que la poeta polemiza propuestas desde posturas divergentes, organicas y fuera del discurso dominicano hegemonico. Arias, la poeta, emana desde su intimidad, desde su adentro existencial tan propio del ser joven y de las ardientes ansias de evolucionar desde el presente.

Vivienda de pajaro constituye el centro de este estudio, donde se analiza la existencia del ser tras la bifurcacion del yo con el yo, el yo con el/la amado/a y el yo con el universo para establecer la poetica del ser segun el poemario. (1) Tal bifurcacion remite a Jean Paul Sartre, cuya explicacion de la infinidad del ser y su teoria de las ilimitadas apariciones humanas, manifiestan al existente sin obliterar la proyeccion del sujeto, tal como lo constituye Arias. En este ensayo se aplican los terminos sartreanos aparicion, aparecer y manifestar como el acto de revelarse y como la exhibicion que integra al ser para asi aparecerse y manifestarse con su esencia singular sin priorizar un aspecto especifico de su manifestacion intima. La compatibilidad entre Sartre y Arias radica en como Vivienda de pajaro encama la manifestacion plural de un yo poetico incontenible, emprendedor y de gran vitalidad ante la vida con la urgencia de manifestarse y asi reconstruir la esencia de su existencia, desde todas las apariciones. Segun Sartre en El ser y la nada, el ser existente se revela en cada una de sus acciones infinitas sin privilegiar una serie finita como su totalidad, sino que el "conjunto de sus efectos" apunta hacia la serie total del ser. Tal serie total funde las manifestaciones publicas, privadas, espontaneas, discretas, pensadas o silenciadas; y asi el ser se convierte en "la serie bien conexa de sus manifestaciones" (Sartre 13). Como afirma el filosofo parisino: "las apariciones que manifiestan al existente no son ni interiores ni exteriores: son equivalentes entre si, y remiten todas a otras apariciones, sin que ninguna de ellas sea privilegiada" (II). Asi las apariciones de la voz poetica de Vivienda de pajaro manifiestan mayor espectro de la individualidad y existencia que la configura como ser. Este ensayo explora las relaciones de envergadura cuando el yo poetico de Arias manifiesta sus apariciones y polemiza su indagacion armoniosa, mientras desafia la de/formacion de su identidad, la temporalidad cotidiana, el debate con el universo y se embriaga del amado en busqueda de trascendencia metafisica. Como indica Sartre, "si el fenomeno ha de revelarse trascendente, es necesario que el sujeto mismo trascienda a la aparicion hacia la serie total de la cual es miembro" (13). El reto del yo poetico en el poemario de Arias es como trascender la existencia de su temporalidad cotidiana, mientras vive plenamente las apariciones del yo con el yo, con el amado y con el universo para asi conferirle significado a su ser y configurarse la plenitud de su entidad total.

Julio Aristides en Poesia, metafisica y existencia destaca que: "el existente humano es un surtidor de momentos problematicos, pues en su indole esta gravado por la temporalidad del mundo, que es como decir, tener que realizar la existencia en la libertad y para la muerte" (100). El yo poetico de Arias se convierte en este "surtidor de momentos problematicos" dado que su exploracion erotica y metafisica deviene de las apariciones que constituyen su serie total ante la incognita de la vida/muerte, la temporalidad y los deseos corporales. Como "surtidor de momentos problematicos", su turbulencia existencial se encuentra en ascuas ante el desafio del presente. De este modo, el poemario expresa desasosiegos de un yo poetico joven e intrigado que de/forma su identidad y anhela conquistar su libertad. Asi emergen sus apariciones infinitas.

Tales deseos explican el epigrafe de Allazor en Vivienda de pajaro, dado que Vicente Huidobro aboga por la trascendencia en busqueda de una evolucion humana y artistica a traves de su creacionismo. Tal urgencia permite la catarsis del yo poetico de Arias, quien como "surtidor de momentos problematicos" se expresa asi en la contraportada del libro:
   Vivienda de pajaro es el canto a la libertad dicho desde una
   ventana entre cuatro paredes que no solo encerraban mi cuerpo sino
   tambien mi espiritu, es mi grito joven, mi suplica mas honda, mi
   regalo a todo aquel que lleva una mujer aprisionada dentro de si.
   Vivienda de pajaro soy yo.


Evidentemente. Arias se rebela ante circunstancias culturales y personales mientras se manifiesta como sujeto y evoluciona dentro de su temporalidad. Reconstruir su "vivienda de pajaro" es la angustia a vencer ya que desde aqui, desde "una ventana entre cuatro paredes", se enuncia la empresa metafisica en su ejercicio de experimentarse, reconocerse y desde alli declarar su trascendencia para asi vivir en armonia e instituir la poetica de su ser.

"!La rebelion del alma hunde mi casa!"

El poema "Vivienda de pajaro" emerge como titulo del poemario y manifiesto del yo poetico, quien en conocimiento de sus apariciones, emprende su camino de liberacion lleno de expectativas de jubilo y reformulacion. La partida desde su vivienda "desde aqui aproximo", "desde aqui grito" afirma su dramatica evolucion espiritual mientras se conceptualiza como ser hacia la serie total (21). Para Arias, la metafora de la vivienda, casa y hogar como replicas del ser, implica la revelacion del origen de sus apariciones y la conciencia de su estado existencial. Gaston Bachelard, quien usa previamente la metafora de la casa como simbolo del alma humana, afirma que: "la casa en la vida del hombre suplanta contingencias, multiplica sus consejos de continuidad. Sin ella, el hombre seria un ser disperso. Lo sostiene a traves de las tormentas del cielo y de las tormentas de la vida" (39). Por tanto, la voz se aproxima y grita "desde aqui" mientras armoniza su ser, al que llama "vivienda". Asi suplanta contingencias y multiplica otra continuidad para impeler la victoria personal, a pesar de que el logro implica luchar con el presente y pasado de su "vivienda" para trascender lo cotidiano. En palabras de Arias:
   Oh
   Yo la hallada en el desierto
   luminosa e inedita
   domada
   bendigo esta jaula [...]
   Y la proclamo
   almacen de todas mis alas
   prision de un pajaro intimo
   y asombroso
   Ademas la maldigo por su
   condicion temprana y
   mezquina
   de jaula.

   Desde aqui aproximo
   mi corazon al mundo
   y se asusta el mundo de
   esta vivienda poblada de
   dulces cadaveres.

   Desde aqui grito:
   Librenme !Oh mis bellas aves
   nacidas en la boca!
   de la justicia de los hombres
   y su rescate fatal. (21-22)


Como se destaca, en la paradojica aparicion de su yo, la voz fusiona la contradiccion de ser "luminosa e inedita", de bendecir "esta jaula de los pies a la cabeza" y de maldecirla "por su condicion temprana y mezquina". Desde su metaforica identidad como "vivienda poblada" y como "jaula", se declara sujeto de meritos unicos, pero con la certidumbre de su yo domado por los registros culturales; los que anhela revertir para asi abrir la jaula, liberarse de estos y reconstruirse como "vivienda" nueva. Este proceso desdibujaria la condicion "mezquina" para dar rienda suelta a su juventud "condicion temprana" y emerger como vo emancipado. Enuncia: "desde aqui aproximo/ mi corazon al mundo" para liberarse de la domada y movilizarse sin las pautas de los "dulces cadaveres". Con la peticion "librenme", se apela a los registros culturales que condenan al ser iconoclasta que revierte regulaciones vigentes y sacralizadas. La voz manifiesta su aparicion como un yo en climatico desarrollo e independencia, mas todavia teme la justicia de quienes rigen la cultura dominante.

Louis Althusser sugiere que las organizaciones culturales como el gobierno, la iglesia, la familia, el sistema educativo, los medios de comunicacion, entre otros, funcionan como aparatos formativos de la identidad del sujeto. Segun Althusser, estas organizaciones se propagan, mientras el sujeto asimila "the system of the ideas and representations which dominates the mind or a social group" para crearles formas de conducta tras la "interpellation" o "hailing" (158). El poema previo constata cuan consciente esta el yo de tal interpelacion y de como algunas de sus apariciones responden a estas organizaciones al describirse como "domada" y "vivienda poblada de / dulces cadaveres". El merito del yo poetico radica en el reconocimiento de quien es, de como desea evolucionar y de como estas organizaciones interpelan la serie total de sus apariciones y manifestaciones. Parafraseando a Bachelard, la casa sostiene y evita la dispersion de ser; por tanto, para la voz resulta vital sentirse como en su casa, en su vivienda; asi su ser viviria en armonia (39). Mientras se sienta "domada" y "poblada de / dulces cadaveres" se responde a una existencia interpelada, asi que urge despoblar la "vivienda", poseerla y abolir el control social interpelado. La aparicion como "vivienda" fragua la alegoria de la mision iniciada del yo poetico mientras se poetiza y polemiza la reconstruccion de su "casa".

"Hogar" y "Angustia" magnifican la alegoria del ser con los sinonimos "hogar" y "casa" para la "vivienda" en agenda reconstructiva. La inquietud radica en como esta casa "es cada vez mas habitada y publica" por quienes rigen su destino, por lo que su emersion como individuo o "casa" independiente depende de la r/evolucion y toma de conciencia emprendida en busqueda de respuestas jubilosas para su yo (13). Asi esa "vivienda" seria deshabitada de la interpelacion cultural y estaria bajo el mando exclusivo de su identidad. En este sentido Bachelard afirma que "la vida empieza bien, empieza encerrada, protegida, toda tibia en el regazo de una casa" (39). Segun se establecio previamente al analizar el epigrafe y la nota de Arias en la contraportada, hacia este recomenzar de la vida, donde la proteccion y el regazo prevalezcan luego de la reconstruccion de la casa, hacia esta evolucion se encamina la voz. En "Hogar" se expresa:
   Tengo una casa no muy mia
   en donde a puertas cerradas
   transita el miedo

   Mas que el miedo:
   la incomunicacion y la rabia

   Una casa perfecta
   cerebral y unica
   cada vez mas habitada y publica

   Una casa de paredes que
   escuchan
   acechan, roban
   tropiezan como marionetas

   !Ah que casa! (13)


En sintonia con "Hogar", "Angustia" dramatiza la inconformidad de su yo con mayor agonia. Como historia continuada, el yo poetico agudiza el climax, testimonia el hastio del miedo y formula soluciones, lo "nunca dicho" en "Angustia" (19). Tal silencio quiebra la manifestacion del yo al obliterar las intimidades y potencialidades del individuo; metaforicamente causan dispersion en la vivienda. Por tanto, emana una identidad que si ciertamente se convierte en el "yo", la emersion no es definitiva ya que murmura otras apariciones que intentan abolir la simbolica dictadura que oblitera y des /forma al yo. Segun Sartre: "el existente, en efecto, no puede reducirse a una serie finita de manifestaciones, puesto que cada una de ellas es una relacion a un sujeto en perpetuo cambio" (13). De este modo, la sufrida angustia impele cambios para asi albergar las apariciones del yo y desmantelar las disfrazadas apariciones de la representacion cultural que lo interpela y le forma mimeticamente. "Angustia" expresa:
   [...] Los musgos, el moho
   la sangre que mueve a
   las palabras,
   el oxido amoroso de los
   barrotes
   el descontento de la
   lengua muda
   todo se reune
   a fuerza de tentaculos
   en la voz.

   !La intranquilidad hunde
   mi casa!
   !Que pesar el de callar lo
   nunca dicho!

   No basta vivir
   limpiar la jaula
   acostumbrarse a ella.

   Es necesario gritar
   poetizar el grito
   conocerme en la soledad
   mas absoluta.

   !La rebelion del alma
   hunde mi casa! [...] (19)


Aunque el silencio y su insatisfaccion consigo "se reune / a fuerza de tentaculos / en la voz", la estrangulacion de potencialidad e intimidad del yo no se ejecuta porque la voz se aprecia como "una casa perfecta, cerebral y unica" en "Hogar" (13) y "prision de un pajaro intimo y asombroso" en "Vivienda de pajaro" (21). Tal conciencia y la opresion promueven esta "rebelion del alma" cuyo proceso genera el perpetuo cambio sugerido por Sartre puesto que lo obliterado pertenece al yo que criticamente reconoce su presente. Asi, "el musgo", "el moho", "el oxido amoroso", "el descontento de lengua muda" como simbolos del cumulo insatisfactorio de su temporalidad pasada y presente, fraguan la r/evolucion. Tal acumulacion es la aporia a remover del ser. de la "casa" en rebelion. Como se presentara en otros poemas, la voz de Arias emerge desde sus adentros, deambula en el exterior, desmantela cliches y ratifica algunos valores universales ya que su condicion humana impele organicamente su reconstruccion para disfrutar su "vivienda" con sosiego, pasion y entusiasmo.

El poema "Un ala" confirma la mision emprendida y demuestra conocimiento pleno de los desafios a vencer y de las estrategias a ejecutar para erigirse con exito. El poema tambien permite intuir el impetu y la divergencia con los registros culturales establecidos dado que la vision de la existencia resulta muy objetiva y definida en el tiempo.
   Me construire un ala
   de fabricacion genuinamente casera
   un ala inmensa y sola
   con restos de todo lo que vuela
   y un poco de mar

   Un ala devoradora de columnas
   y murallas
   que me brote desde el seno izquierdo
   hasta el tamano de la tierra

   !Un ala!

   Cuando la muerte llegue ya llena de mi
   de lo sentido y lo visto
   de lo que di y proclame
   no la necesitare mas

   Entonces al fin caminare desnuda
   Y el ala se quedara en el mundo (14)


Desde esta plataforma, Vivienda de pajaro se asoma a la existencia para resolver incognitas y proyectarse asi al futuro con la intencion de superar el estatus quo en busqueda de plenitud y trascendencia mientras se vive. Puesto que la vida implica desafio, el ala, como dispositivo de supervivencia, experimenta los gozos y retos antes de la muerte. El ala brota del corazon "del seno izquierdo" dado que alli emerge el bombeo de sangre, el entusiasmo y la confirmacion de un espiritu emprendedor que devora "las columnas y murallas". La agresividad del verbo y de los objetos a "devorar" define su vivaz espiritu y el patron existencial de vida; por lo que luchar sera la norma cotidiana en busqueda de la plenitud del presente y el futuro. En "Un ala" trascender no significa la aportacion de los vivos durante la vida para mantener su perennidad tras la muerte; tampoco la trascendencia religiosa cristiana del alma que emprende otra vida al entrar en el reino de los cielos. Trascender en el poema implica vivir a plenitud y tener conciencia de la experiencia mientras se vive ya que "el ala se quedara en el mundo" y con esto finaliza la vida y la lucha en contra de la finitud.

Vivienda de pajaro concluye unitariamente el ciclo existencial confirmando la finitud de la vida tras la muerte en "Acecho", donde el disidente yo poetico de Arias reconfirma la muerte como desenlace de la existencia y punto.
   Estoy al acecho de esa ausencia de
   latidos que se lleva a los lagartos
   a las llores
   que hace triste al oceano. [...]

   Estoy al acecho del misterio de los
   troncos secos y la tierra agrietada
   De la agonia que abre las alas
   y escupe el alma del cuerpo
   Del suspiro que se agota
   y no da termino a la ultima palabra.

   !Polvo! !Paralizacion! Y todo prosigue.
   Estoy al acecho curioso de la muerte. (57)


Segun ilustra el poema, la antinomia vida/muerte se funde en la misma existencia mientras se vive. El yo polemiza que la transformacion en polvo no implica mayor quebranto, ya que nada se paraliza cuando se muere; tambien subraya el caracter anonimo y reemplazable del ser tras la muerte. Como no se inscribe en las ideas religiosas despues de la vida, la voz se halla al acecho, observando con sigilo el ciclo natural del yo segun su propia conceptualizacion antes de convertirse en "polvo" y "paralizacion". La triple confirmacion "estoy al acecho" implica cierta tortura dado que al yo poetico le preocupa y desvela la muerte mientras vive. Como resultado, su conducta compulsiva presupone vigilia y apresto mientras descifra el misterio de la vida/muerte.

Sin duda, "Acecho" expande y concilia la antinomia vida/muerte presentada en "Un ala" y muestra a la muerte como perenne companera de los vivos porque urge mantenerse en vigilia mientras se vive. Asi la conciencia del tiempo convierte al yo en aprendiz de metafisica ya que la muerte le provoca pensar en la existencia cotidiana y en su final. Como aprendiz de metafisica, el yo poetico sabe que su trascendencia se logra mientras se vive. Segun Aristides: "el tiempo se instala en el ser del existente, y a despecho de la lucha, conviven como enemigos que se necesitan para existir" (137). Asi, este aprendiz se convierte en creador de su verdad y la "vivienda poblada de / los dulces cadaveres" se estremece y genera su legitimidad (21). Aristides destaca que "la metafisica soslaya deliberadamente lo religioso, a fin de atenerse al metodo estrictamente filosofico, a tal punto, que en su busqueda de respuestas participa exclusivamente de la logica no iluminada por la revelacion de la fe" (99). "Un ala" y "Acecho" soslayan lo religioso con ese sentido objetivo y critico donde la religion impuesta culturalmente no halla albergue ya que la logica le certifica su finitud. Soslayar lo religioso tambien limita al yo a su finitud terrenal y transfiere "la revelacion de la fe" a su ego en vez de otorgarla a un dios o religion. Como tal, el ego emprende la mision de ddformarse desde su propia voluntad y destrezas de pensamiento critico para vivir su momento y su mundo ante la certificacion de la finitud. El yo poetico de Arias redefine y delimita el concepto metafisica a la temporalidad vivida, sin otorgar significados ontologicos al ser o a otra vida despues de la vida terrenal.

Otro aspecto metafisico que fragua Arias se destaca en "Vivienda exterior", donde el yo poetico registra que interpela su vida y le forma como ser unico y visionario. Dado que es sujeto en deformacion, la voz exhibe como las interpelaciones compatibles ofrecen fundacion a esa solida "vivienda" interior. Contrario a "Vivienda de pajaro", "Hogar" y "Acecho", "Vivienda exterior" evidencia que ciertas interpelaciones poseen efectividad, ya que el yo celebra algunos valores universales que sus destrezas de pensamiento critico acogen como estandares de vida.
   En esta vivienda
   cabe el mar
   un mar sentimental
   que en todas partes cabe
   Tambien todo lo que no
   necesite cambiarse de sitio [...]
   Caben las mujeres muertas
   en el vuelo redondo y solitario
   que siempre las condujo al punto
   de partida
   Caben tres estados
   vida
   muerte
   o vuelo
   Aqui germino cada dia
   buscandome
   en particulas de espejos. (56)


Tal como afirma el poema, gracias a la interpelacion del mar sentimental, de la estabilidad de lo intercambiable y de las experiencias magicas de las mujeres muertas, esta alma/cuerpo absorbe del "exterior" lo compatible y de envergadura que le germina internamente. Los versos, "aqui germino cada dia / buscandome / en particulas de espejo" prueban la representacion de la conviccion, pasion y agenda que ella como doble ve en el espejo concretamente. Es alli donde el cumulo de las interpelaciones la convierten en el ser deseado al reflejar lo obtenido, lo que desea albergar en su "vivienda", lo que adopto del exterior para totalizar su reedificacion (56). Como se senalara antes, para la voz resulta vital sentirse como en su casa, en paz con su cuerpo y espiritu. Aludiendo a Sartre, las apariciones cursan otras apariciones sin priorizar a ninguna, sino emergen como la serie bien conexa de las manifestaciones del ser (11-15). Asi, crecer y vivir se convierten en un proceso de consumo de lo que interpela su vida, y luego de creacion propia cuando todo se funde, se canjean apariciones y emerge un nuevo yo. (5) Con la exclamacion "!la rebelion del alma / hunde mi casa!" (19), el yo poetico prueba cuan distante se halla del nosotros cultural que asimila, mimetiza y repite cliches. Tal "rebelion del alma" trae consigo la trascendencia de su yo tras liberarse de los "dulces cadaveres" (21) para reconstruir "una casa perfecta / cerebral y unica" (13). Sartre destaca, "el ser es simplemente la condicion de toda develacion: es ser-para-develar, y no ser develado" (16). El yo poetico de Arias se encamina en esta vertiente. Su agonia y placer con el yo ha sido rebelarse dentro de sus adentros para develarse y convivir a su imagen y semejanza sin apariciones manufacturadas para su yo como parte de la serie total de apariciones que constituyen su existencia. De este modo, la metafora de la casa como el ser opera con su revolucion y gobierno propio, solo asi "la rebelion del alma" salva al yo mientras se cancelan apariciones culturales y emergen otras apariciones de mayor envergadura para el ser, las que genuinamente lo configuran. Asi, se instituye esa poetica del ser donde se resguarda su singularidad existencial.

"Tu como unico dios en los ritos de mi sexo"

La vida romantica en Vivienda de pajaro tambien devela "las apariciones que manifiestan al existente" y polemiza incertidumbres por dilucidar, mientras el yo poetico explora cuan proteico resultan el amor y la sexualidad de quien libremente relata su experiencia (Sartre 11). Como la exploracion caracteriza a este joven espiritu, la movilidad sera su consistencia y los hallazgos constituiran la nueva sabiduria del yo. Dentro de sus apariciones, su testimonio abarca tanto la poetica tradicional del puro amor como el encuentro sexual fortuito sin el pugilato generacional que declaraba antes asimetria de generos. El poema "Tu" encarna la admiracion y entrega maxima de la voz a su amado, quien provoca pasiones supremas para asi celebrar al amado como el gran senor que acapara las facultades de la amada:
   Tu retenido en mis ojos como
   un paisaje hermoso
   Tu guardado en la mansedumbre
   de mis alas
   Tu como unico dios en los ritos
   de mi sexo
   Tu diciendo en el amor el
   ultimo suspiro [...|
   Tu acuatico corriendo por mis venas
   Tu hermoso, abstraido, terrenal
   Tu hombre, animal, vegetal, pieza
   Tu en todas partes, sobre todas
   las cosas. (7)


Evidentemente, el yo poetico vivifica el libido encarnecido, la sumision "guardad[a] en la mansedumbre" y la omnipresencia de quien le provoca extasis, razones legitimas para el anaforico "tu". Asi celebra las aptitudes singulares del amado en cada descriptiva y virtuosa enumeracion. La revelacion femenina tambien se cala en cada "tu," ya que emerge lo que su yo valora sicologica y fisicamente dado que su vivencia magica surge tras el frenesi que siente. Ademas de gozar al "tu", la validacion del yo emerge en su propio gozo, en su participacion y accion cuando se funde con el amado. Como mujer apasionada, ella lo halaga, disfruta protegerlo "en la mansedumbre de [sus] mis alas" y celebra su reaccion erotica, la que le provoca "dios en los ritos de [su] sexo". Con certero placer mutuo, el la acapara magistralmente. Mas, no es el acaparamiento opresivo del hombre, sino la entrega tras la reiterada confirmacion del placer erotico y espiritual que crea vertigos en la amada. Roland Barthes en Fragmento de un discurso amoroso afirma que "el sujeto amoroso percibe al otro como un Todo. [...], y al mismo tiempo, ese Todo le parece aportar un remanente, que el (ella) no puede expresar. [...] Iodo no podria inventariarse sin disminuirse en !Adorable!" (27). Contrario al planteamiento de Barthes, este vo si puede expresarse ya que el inventariar las magnificencias del Todo que la acapara, recrea el extasis vivido. Ahora el recuerdo se convierte en sensualidad, placer y validez de quien es adorable y adorada. La adoracion organiza la celebracion de la experiencia y el repetitivo "tu" lo transforma en divinidad. Mauricio Beuchot declara que "la busqueda del ser esta ligada a la busqueda del amor, como lo veian los poetas-filosofos romanticos" (28). Ciertamente con la adoracion experimentada, la busqueda del ser se facilita ya que el amado retribuye con sus sentimientos, y en ese intercambio se precipita la comunion que valida la autoestima de cada amante. Asi la existencia no parece complicada gracias al "tu", quien transporta al yo a otra dimension, donde las maravillas imperan y las angustias desaparecen.

En "Vivienda de carne" la voz ama. mientras piensa, recrea al amado y "medita en tomo a su boca musical / donde escuche palabras que no existen" (5). A pesar de la desilusion por el don Juan embaucador y galante, todavia siente la energia del amor por lo que se llama "esta vivienda sola", de modo que se ofrece al posible amado mientras se proyecta como mujer de virtud y digna de la reciprocidad del amor y de los valores que encarna.
   Te amo desde esta dulce vivienda
   que me envidian las aranas
   mientras practico pensarte cada vez
   mas cercano.

   Eres exacto y puntual cuando estas
   lejos y en materia y aqui no puedo verte. [...]

   Medito en tomo a tu boca musical
   donde escuche palabras que no existen [...]

   Esta vivienda sola
   toda hecha de vida
   de pensamientos presos
   y ovulos como mariposas

   Esta vivienda mia de raices violetas
   y rios entre huesos
   y grandes huesos
   y algo mas. un alma
   se abre fiel a ti
   por mas tiempo que el tiempo. (5-6)


Como indica el poema, de la "vivienda de carne" surge su pasion para configurar el amor y la pasion erotica "por mas tiempo que el tiempo" como se conceptualiza en los cuentos de hadas, en las sociedades conservadoras y en las religiones que celebran la union de la pareja ideal que representa sus valores. Dentro de la pareja, la mujer emerge con vision y valores intachables como la fidelidad y la conceptualizacion de el como el unico y perenne amor. Paradojico al titulo, "Vivienda de carne" destaca el deseo de transformar "esta vivienda sola / toda hecha de vida" en materia incandescente si el amado constituyera su existencia real. Mas, este amado se visualiza en su imaginario como amor pasado o amante anhelado. Su practica de pensarlo "cada vez / mas cercano" se integra el proceso de habitar "esta vivienda sola" y unirse a un hombre substancial.

Contrario a la elevacion de "Tu" y "Vivienda de carne", "Pajaro del deseo" plantea que la mujer tambien se involucra en el encuentro fortuito cuando el libido permite el frenesi sin la necesidad del amor. El poema relata como el mutuo apetito los une "en el ultimo rincon del dia", como el "pajaro del deseo" se posa y como "tu [el le dio] le diste acomodo muy dentro" (23).
   Hubo un pajaro encendido
   picoteandonos los besos
   en el largo momento del abrazo
   en el ultimo rincon del dia

   Tu le diste acomodo muy dentro
   Yo le desdoble las alas en mi
   sueno.

   Mas tarde
   volo hacia la piel
   y se poso en el mismo vientre
   energico de la voluntad

   Eramos entonces dos sombras
   inutiles dando de comer al deseo.

   Y nadie mas lo supo. (23)


Los versos finales revelan el caracter casi anonimo y aparentemente clandestino del encuentro: "eramos entonces dos sombras/ inutiles dando de comer al deseo. / Y nadie mas lo supo" (23). Aunque la voz prioriza su deseo y toma control de su cuerpo, se rastrea la previa concepcion sexual de quien transita entre las reglas y su de/formacion etica-erotica en frases como "sombras inutiles" y "dar de comer al deseo". Estas implican lascivia y hedonismo segun las organizaciones culturales que regulan la sexualidad mediante el poder. Al respecto Michel Foucault destaca que el poder institucional reprime, "con particular atencion las energias inutiles, la intensidad de los placeres y las conductas irregulares" (17). Asi el poder no tan solo se ejecuta, sino que anula toda sexualidad que no responda a la propuesta matrimonial con fin reproductivo. No obstante, el encuentro fortuito permite una nueva configuracion femenina y la abolicion de estas organizaciones. La elocuencia del yo poetico subraya el dominio del deseo y su progresiva independencia sicologica al mostrar como se erosionan las regulaciones sociales de la cultura dominante. Las referencias a estas quedan desdibujadas tras la celebracion del libido.

En sintonia con "Pajaro del deseo", "Canto sobre el nido humedo" confirma a viva voz cuan distante el yo se halla ahora de las regulaciones que inhiben su autenticidad al comunicar sin tapujos su urgencia sexual ya que el acto la revitalizaria y la rescataria de la muerte. Su emersion fisica y dolor existencial enuncian asi el mandato:
   [...] !Secame sol!

   Que mis pajarillos
   se mueren de dolor y frio

   En sus genitales innumerables
   abiertos como charcos a la luz
   de todas las temperaturas
   se recupera un ultimo vuelo
   Aquel que me traera de vuelta
   a la vida
   sobre mi tumba (54)


La voz adjudica valores masculinos al sol, el que con sus penetrantes rayos secaria el humedo nido de "sus genitales innumerables / abiertos como charcos a la luz". Con lenguaje simbolico y grafico, confiesa su urgencia sexual-amorosa y pronta mortandad ante su abulica vida. Tambien demuestra dependencia masculina, pero no la dependencia sicologica-economica de angel del hogar, sino la fisica hormonal de quien gozo la sexualidad y el amor, y ahora sufre su letargo amoroso-erotico. Barthes indica que "para que la dependencia se manifieste en su pureza es necesario que estalle en las circunstancias mas irrisorias, y devenga inconfesable a fuerza de pusilanimidad" (92). A pesar del irrisorio y pusilanime mandato cuando su intimidad se torna publica, el valor del yo radica en enunciar la vulnerabilidad y fortaleza de quien sin verguenza exige "!secame sol!" al hombre, quien se recrea como panacea de su urgencia para asi confesar su vasallaje erotico.

Aunque "Canto al nido humedo" alude explicitamente a su urgencia amorosa-erotica, el poema grita implicitamente el subtexto de la soledad como parte del resquebrajamiento espiritual. Al respecto, Bachelard afirma que "las pasiones se incuban e hierven en la soledad. Encerrado en la soledad el ser apasionado prepara sus explosiones o proezas" (42). De la misma forma que el extasis de "Tu" optimiza las vivencias del yo, la soledad ahora aviva las urgencias, que eclosionan tras el altisonante silencio. "Deformacion" confirma este nuevo saber del interior:
   La soledad transforma
   Estando aqui
   en esta vivienda tan sola
   suelo deformarme
   como una cosa monstruosa
   indescriptible
   y bellisima. (35)


Paradojico por su brevedad y elocuencia, "Deformacion" revela cuan transformadora es la soledad al permitir otras apariciones y sentimientos que habitan en el ser. La euforia del amor, el ajetreo de la vida y las distracciones cotidianas imposibilitan la otra aparicion "indescriptible / y bellisima" que el yo solapa. Contrario al planteamiento previo de Bachelard. "explosiones o proezas", la voz poetica demuestra que la conciliacion resulta mas generativa que la "o" disyuntiva. Asi, la soledad se convierte en una amiga y enemiga del ser cuando su de/formacion emerge desde los reconditos y devela al otro que soy yo mismo. Ante la soledad, el yo esta obligado a escucharse, a meditarse y a descubrirse para dar paso a la "cosa monstruosa", antinomia del yo social. Resulta asi la manifestacion "indescriptible / y bellisima" del ser en su pluralidad individual cuando se siente y se conoce a traves del silencio y de los espacios ahora desocupados. Contrario al hombre quien acapara en "Tu", ahora la nada y el silencio doblegan y abrigan para propulsar mas del mismo saber y efervescencia. No es el reconocimiento del doble, sino la aparicion plural de lo que vive en el ser, pero era necesario experimentar esta daformacion para asi redescubrir su esencia. La elocuencia de "Angustia" asi lo precisa y lo preludia, "es necesario gritar / poetizar el grito / conocerme en la soledad / mas absoluta" (20). "Deformacion" lo confirma.

"Todos confundidos, todos apretujados, envueltos entre si"

Con el mismo sigilo que enuncia su aparicion erotica-espiritual, el yo poetico de Arias enuncia su ciudadania universal e impugna los tempos de penuria de la humanidad tales como la carencia del amor genuino, la soledad y la opresion del ser en Vivienda de pajaro. Tales penurias exacerban mas apariciones del yo quien no reacciona indolentemente. El testimonio del ocaso mundial y el analisis de los tiempos de penuria demuestran que el yo no existe ni ejecuta su trascendencia sin la interpelacion del universo, ya que la misma sensibilidad que le permite percatarse de su intimidad, tambien le permite reaccionar ante el mundo. Recordando a Sartre, no hay jerarquia ni privilegio en estas apariciones, sino que apuntan hacia el yo total (11-15). Ahora el yo reconoce que su evolucion se afectaria ante el ocaso mundial por la carencia de sintonia entre el universo y su mundo. Aristides define tempo de penuria como el "estado critico en que se sumerge el mundo luego que se ha producido la huida de los signos sagrados de existencia del hombre: [... La penuria] es aceptada por el padecimiento de sus efectos [...] se la siente bajo las formas de injusticia, hambre, catastrofes historicas y sociales, violencias contra hombres de fe y paz. desprecio por el origen sagrado de la existencia humana" (18).

Polemizar el amor con signos interrogativos en "?El amor?" implica que la manifestacion del sentimiento resulta una representacion mediocre de la humanidad, donde "se ha producido la huida de los signos sagrados de existencia del hombre" (Aristides 18). A pesar de la publicidad y el cliche universal de hablar del amor, tal dinamica impide ver la soledad de quien no ha sido amado/a ni de quien ha sentido falsamente lo "conocido" como amor. Tal atentado contra la naturaleza humana subraya la penuria y la distorsion de los signos sagrados. Arias asi lo poetiza:
   He aqui
   que los hombres
   han inventado sus maquinas luminosas
   sus ruidos y sus bombas
   Han caminado sobre polvo de luna
   casi tocandole el sueno a Dios
   Y deambulando por el universo como
   nuevos duenos
   y sin embargo
   ?que ha habido del amor
   del ineludible amor
   del amor ya analizado
   ya computarizado
   ya dicho y redicho
   atado y desatado
   y no sentido? (55)


Segun "?El amor?", la penuria consiste en como la humanidad crea su anomalia avanzando tecno-cientificamente o luchando por dominio territorial, dado que estos se convierten en prioridad sin que los "nuevos duenos" conozcan el genuino alcance del amor "no sentido". Segun el poema, la humanidad no ha experimentado el amor porque si lo hubiera hecho, las guerras y la agenda de expansion territorial no serian parte de la historia. Esta dinamica universal oblitera la capacidad real del amor reduciendolo a cliche porque el progreso tecno-cientifico tergiversa valores y crea nuevos paradigmas de exito, estatus y poder como "sus maquinas luminosas, sus ruidos y sus bombas". Como cliche, el amor "analizado / ya computarizado, ya dicho y redicho" se relega a una cotidianeidad remachada en comparacion con la novedad imperante de la tecnificacion. !Este es el nuevo impetu de existencia! El titulo interrogativo "?El amor?" cuestiona la ineptitud humana de socavar la capacidad organica del sentimiento porque la tergiversacion del amor como signo sagrado de existencia crea otro horizonte, donde la trascendencia del ser se cuantifica sin que el mundo opere humanamente.

En dialogo con los tiempos de penuria, "Solos" plantea paradojicamente la realidad de la muchedumbre que experimenta la soledad como verdad concreta de su existencia a pesar de estar "apretujados / envueltos entre si / alineados". Como "todos" funcionan automaticamente, la voz describe el fenomeno como si fuera la unica persona consciente del dilema:
   El mundo es esta soledad
   Esta espera sentida en lo mas hondo.
   El mundo no es uno sino miles
   todos confundidos
   todos apretujados
   envueltos entre si
   alineados,
   amarrados, solos. (12)


"Solos" presenta el anonimato universal: la paradojica soledad del mundo poblado de seres "todos confundidos" que comparten espacios y experiencias comunes sin conexion humana alguna. Vincularse emotivamente, apiadarse o simpatizar con el otro evidenciaria humanidad: pero la mecanizacion universal impera. Si el amor ocupa una jerarquia inferior, la soledad y Ia alineacion emergen como abstracciones organicas propias de una cultura que anula el encuentro con el otro y consigo mismo. Tal disfuncion provoca el entumecimiento de quienes podrian reaccionar emotivamente, pero la soledad encarna a los "miles" mundos, quienes convierten al mundo en un lugar generico, indolente y fragmentado, por lo que el mundo solo funge como espacio ocupado. La tradicion ontologica contrarresta esta soledad con Dios y su iglesia como pilares que consuelan las tragedias humanas, sin embrago en "Solos" la presencia divina es nula y confirmada explicitamente desde el primer verso: "El mundo es esta soledad".

Arias magnifica los "tempos de penuria" en "Prision I" cuando culpa a las instituciones dominantes de sistematizar toda manifestacion del yo y transformarlo en un ser reprimido y domado. Tal sistematizacion oblitera la posibilidad de espontaneidad individual y libertad, y a cambio crea una masa incapaz de disfrutar su propia existencia porque esta ya no le pertenece. Asi emerge la prision:
   !Abranse tentaculos de la brisa!
   Respiramos el aire impenetrable
   de las carceles
   levantado sobre orines y desesperanzas.

   Tantas carceles hemos hecho del
   mundo que ya no nos queda sitio.

   Hay en el interior del corazon una
   carcel opresora reprimiendo el buen vuelo
   El cuerpo todo lleno de vicios carceleros
   !El alma! Atiborrada de rejas

      estamos presos! [...]
   Del mundo hemos hecho una sola carcel.
   Ya no queda sitio. (41)


La opresion de este "aire impenetrable [...] levantado sobre orines y desesperanzas" convierte al mundo en metafora de carcel, donde la vida se regula hasta la saciedad, y el cuerpo y el alma ya acondicionados, aplican las sistematizaciones. Por tal motivo, el hedor del "aire" asfixia y coarta las voluntades del ser. Contrario a la cultura popular que asocia al corazon con los sentimientos, el yo poetico lo acusa de edificar las opresiones que reprimen "el buen vuelo". La colectividad en "respiramos", "hemos hecho", "estamos presos" declara victimizacion y complicidad de quienes crean su propia opresion sin visualizar su trampa. Como consecuencia, censura la contrariedad de la gran civilizacion, donde la sistematizacion crea opresion en su intento de ofrecer seguridad, orden y juicio. De modo que "ya no queda sitio" para ser humano, sino clon domado por leyes y formalismos. La apertura y clausura del poema al repetir el apostrofe "!abranse tentaculos de la brisa!" apela a la naturaleza como panacea para que revierta las acciones del corazon, el alma y el cuerpo, por ser estos los organizadores y ejecutantes del dilema.

Como se evidencia. Arias examina la ineptitud del mundo postmoderno, el que desconoce la secuela de sus acciones. Tal masa vive practicas inferiores como si la mediocridad fuera la naturaleza organica de quienes forman al universo. Julio Aristides enfatiza que: "en nuestra epoca, la penuria es la consecuencia del absurdo que gana posiciones" (18). Como diagnostica Arias, los tiempos de penuria promueven la omision del yo existente y lo canjean por un ser mecanizado e indolente provocando asi otras apariciones propias de su temporalidad. La sociedad es su doble, su reproduccion en el espejo. Vivienda de pajaro testimonia como lo absurdo gana posiciones y control silenciosamente. La aparicion de la voz como cronista humana destaca que tal absurdo se representa en la ineptitud perceptiva, el desamor, la soledad y la opresion de las facultades humanas, cuyos signos de existencia fraguan una vida imperfecta que se experimenta sin los idealismos sociales ni religiosos y sin la nostalgia de los tiempos dorados. Asi viven "todos confundidos / todos apretujados / envueltos entre si" (12).

"Aqui germino cada dia / buscandome"

Como se presenta, Vivienda de pajaro y Aurora Arias permiten la entrada en su "vivienda" para dar a conocer su "conjunto organizado de cualidades" (Sartre 16). Asi sus posturas, puntos de partida y epifanias de su yo se manifiestan segun sus adentros cuando testimonian su esencia. La recia aparicion del yo poetico posibilita predecir subjetivamente la proyeccion futura de la "vivienda" que se transforma y crece como ser humano iconoclasta, visionario y de entusiasta sensibilidad espiritual y erotica. Su introspeccion y postura en torno a la temporalidad, a la trascendencia del yo, a las relaciones amorosas y a la penuria universal fraguan un inventario de !deas de su presente en vias de elevarse como ser existente. Las relaciones del yo con suyo, del yo con el amado, del yo con el universo indican la integracion, la pluralidad de los niveles de existencias y el cultivo de estos. Es asi como el ser/casa se organiza dentro y para su esencia.

El merito de su aparicion como aprendiz de metafisico consiste en dejarse iluminar por su intima idiosincrasia y por sus destrezas de pensamiento critico a pesar de que se reconoce como "luminosa e inedita / domada" (21). Tal antitesis de su joven identidad muestra el posible alcance de quien emprende un proceso de introspeccion ante el desencanto y desengano del presente. Aunque esto se enmarca con tono dramatico en algunos poemas, la tragedia nunca se visualiza porque el yo poetico se proyecta con la inteligencia, valentia y perspicacia de quien explora la vida con certeza. Asi la elocuente catarsis de quien se siente al acecho de la temporalidad, o lucha contra el universo o grita su urgencia sexual, se convierte en energia regenerativa. Los dilemas exasperan, pero se combaten porque organicamente este yo emprendedor visualiza la dinamica de la vida y vive con envergadura para asi reconocerse dignamente.

Desde su rebelde aparicion ante el ocaso universal, la critica reaccion fomenta valores que enriquecerian la calidad universal de la vida. El binarismo yo con el universo marca la carencia de compatibilidad provocando asi un sentido de soledad del yo por ser quien identifica circunstancias mientras los otros, "todos confundidos / todos apretujados", parecen indiferentes al ocaso (12). Sin duda, este yo funge como mentor de nuevas voluntades en el universo. Si el yo observa y experimenta penurias en su entorno es porque en su interior habitan apariciones espirituales que parecen estar dormidas en el universo. Romper este binarismo seria la solucion para una edificacion exclusiva del yo, y asi dedicarse a su ego; pero su aparicion como ciudadano/a universal y su agenda reconstructiva le inscriben como parte de la solucion y no del problema. Por tanto, esta capacidad sensorial y generativa contribuye a la trascendencia de ambos. Ahora trascender se convierte en un acto de amor del yo con el universo como entidades juntas o individuales que maximizan la calidad del ser existente dentro de su finita temporalidad.

En sintesis, como primer poemario experimental depositario de proteicas inquietudes, la voz de Aurora Arias en Vivienda de pajaro articula su poetica del ser y su prometedora identidad mientras celebra las apetencias del amor y los alcances propios de la trascendencia dentro del universo. Esta voz se representa segura de su potencial sin la necesidad de creerse heroe o martir mientras de/forma su identidad. Su visionaria aptitud y firme ejecucion le permiten reconstruir su existencia con el entusiasmo, el desafio cultural y la temporalidad de su presente. Sartre tambien destaca que "la esencia de un existente no es ya una virtud enraizada en lo bueno de ese existente: es la ley manifestada que preside a la sucesion de sus apariciones, es la razon de la serie" (12). Vivienda de pajaro posibilita que de esa presencia interior emerja la serie total con voz critica y visionaria para ejecutar su movilidad, ya que no se permanece en un estado perenne. Como se evidencia, el yo que encarna placer erotico, tambien explora abulia sexual, dilemas metafisicos y epifanias substanciales. Asi la esencia del yo es "la ley manifestada que preside a la sucesion de sus apariciones" (Sartre 12). Vivienda de pajaro funde las incognitas, las !deas y las fulguraciones tanto del espiritu como del cuerpo como estructuras basicas que reconstruyen esta vivienda en su proceso para dar rienda suelta a su identidad. Como los pajaros, su constante movilidad provoca la ubicuidad mental que reformula sin ser voz o "vivienda" totalmente concluida porque la temporalidad prosigue y el yo le acecha los pasos.

Obras citadas

Adams, Clementina R. Common Threads: Themes in Afro-Hispanic Women's Literature. Miami: Ediciones Universal, 1998.

Althusser, Louis. "Ideology and Ideological State Apparatuses". Lenin and Ideology. New York: Monthly Review P, 1971. 127-86.

Arias, Aurora. Emoticons. San Juan, Puerto Rico: Terranova Editores, 2007.

--. Piano lila. Republica Dominicana: Editorial Buho, 1994.

--. Vivienda de pajaro. Republica Dominicana: Editorial Gente. 1986. Aristides, Julio. Poesia metafisica y existencia. Buenos Aires: Ediciones Agon, 1986.

Bachelard. Gaston. La poetica del espacio. Mexico D.F.: Fondo de Cultura Economica, 1965.

Barthes, Roland. Fragmentos de un discurso amoroso. Trad. Eduardo Molina. Mexico D.F.: Siglo Veintiuno Editores, 1982.

Beuchot, Mauricio. El ser y la poesia: el entrecruce entre el discurso metafisico y el discurso poetico. Mexico D.F.: Universidad Iberoamericana, 2003.

Foucault. Michael. Historia de la sexualidad: la voluntad del saber. Trad. Ulises Guinazu. Mexico D.F.: Siglo Veintiuno Editores, 1986.

Maeseneer, Rita De. "Aurora Arias y sus cronotopias subversivas". Seis ensayos sobre narrativa dominicana contemporanea. Santo Domingo: Banco Central, 2011. 123-51.

--. Encuentro con la narrativa dominicana contemporanea. Frankfurst a/m; Vervuert; Madrid: Iberoamericana, 2006.

Odile, Ferly. "La historicifu)dad en Ivi 's Paradise ". MaComere 7 (2005): 68-76.

Perez, Carmen, Z. "De munecas a vengadoras". Exegesis 16.47 (2003): 56-62.

Rodriguez, Nestor. Escrituras de desencuentro en la Republica Dominicana. Santo Domingo: Editorial Nacional, 2007.

Rosell, Sara. La novela de escritoras dominicanas de 1900 a 2007. Lewiston. NY: The Edwin Mellen P, 2007.

Sartre. Jean Paul. El ser y la nada: ensayo de ontologia y fenomenologia. Trad. Juan Valmar. Buenos Aires: Editorial Losada, 2004.

Valerio Holguin, Fernando. "Emoticons de Aurora Arias: Condicion post-dominicana, identidades trashumantes e iconos de emociones". Confluencia 24.2 (2009): 2-6.

(1) Destaco intencionalmente los terminos yo, amado y universo en letras italicas.

(2) Sartre, enraizado en el pensamiento filosofico moderno, descarta los antiguos dualismo interior/exterior, ser/parecer. potencia/acto, apariencia/esencia que intentaron definir la esencia del ser. A cambio, teoriza la emersion y manifestacion del conjunto infinito de apariciones del ser sin privilegio ninguno como su esencia fenomenologica.

(3) Sara Rosell afirma en La novela de escritoras dominicanas de 1900 a 2007 que: "dentro de la critica literaria, la metafora del espacio fisico simbolico, sirve como via para analizar la subjetividad femenina y la posicion que la mujer ocupa en la sociedad" (7). Aunque esta "ventana entre cuatro paredes" ahoga la voz poetica de Vivienda de pajaro, la busqueda del espacio tisico y la posicion social de la mujer no emana precisamente desde la categoria del genero o de la lucha contra el patriarcado. El universalismo de Arias supera las categorias de ser mujer o de ser dominicana /o, ya que mas alla de las circunstancias mencionadas, las intrigas de la existencia ocurren en el adentro, en los tuetanos del ser que sufre, experimenta o se rebosa ante su existencia sin las fuerzas externas que condicionan su eclosion por su genero, raza, historia nacional o estatus social.

(4) Como se planteo previamente, Arias se separa del discurso caribeno-dominicano y se concentra en las intrigas existenciales del sujeto mientras emerge una restaurada identidad y existencia de envergadura. Tales intrigas humanas tienen su equivalencia en sus relatos cuando retrata la sofocante complejidad de la urbe dominicana. Ya sea poesia o narrativa, el caos, el dramatismo y la subversion de los seres concilian la obra de Arias. Vease los estudios de Rita De Maeseneer, quien destaca el caos citadino y su impacto en los "jovenes a la deriva" (2006, 147). Otra vez Arias se distancia de los escritores dominicanos que insisten en narrar el neo-trujillato para polemizar las intrigas urbanas de los ochenta. Como en los poemarios, Arias se concentra en jovenes adultos que enfrentan crisis con la diferencia que "el espacio del soborno, la delincuencia y la decadencia" de la ciudad obliteran ahora las posibilidades del ser (2006, 144).

(5) Sara Rosell, en su estudio de las escritoras dominicanas, plantea la emersion de la propuesta artistica literaria del espacio liminal, dentro de otros puntos de emersion. Esta resulta una alternativa de la duplicacion del discurso dominicano hegemonico o del discurso feminista. La propuesta liminal implica una evolucion que conlleva separacion, transicion y reincorporacion de lo establecido artisticamente. En este proceso se manifiesta ambivalencia, meditacion, creacion y toma de posturas. Metaforicamente, este proceso desde el espacio liminal es experimentado por la voz poetica de Arias segun se presenta en Vivienda de pajaro y en Piano Lila. Asi se inicia y se consolida el paso de su juventud a la vida adulta de las voces poeticas en ambos poemarios. La vida hegemonica no resulta la identidad conformista; por tanto el caos, las manifestaciones y apariciones efervescentes de trascendencia resultan la orden del dia. De este modo, el espacio liminal y el espacio intimo-existencial contribuyen a la propuesta de Arias, la poeta.

Jorge L. Rosario-Velez

Long Island University/Post
COPYRIGHT 2016 Chasqui
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2016 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

 
Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Rosario-Velez, Jorge L.
Publication:Chasqui
Article Type:Ensayo critico
Date:Nov 1, 2016
Words:8961
Previous Article:La parrilla viajera: canibalismo y colonialidad en la cultura contemporanea de las Americas (Chagoya, Dias, Riedweg y Cros).
Next Article:Estetica de los lugares de paso en la literatura de la frontera norte de Mexico.
Topics:

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2018 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters