Printer Friendly

La poesia costarricense contemporanea y el campo discursivo conversacional (1).

RESUMEN

En este articulo examino una de las formaciones discursivas constituyentes de la poesia costarricense actual: la lirica conversacional. Argumento que esta organizacion textual conforma, junto con la poesia trascendentalista, el espacio semiotico del genero discursivo lirico contemporaneo del pais. Para la aproximacion interpretativa, parto de una critica de los modelos historiograficos tradicionales utilizados para el estudio de la poesia costarricense y ofrezco un replanteamiento de dichas concepciones basado en un reexamen de la categoria de formacion discursiva. Palabras clave: formaciones discursivas, literatura costarricense, poesia costarricense contemporanea, lirica conversacional.

ABSTRACT

In this paper I study one of the discursive formations of the Costa Rican contemporary poetry: the conversational lyric. I argue that this textual organization conforms, along with the transcendentalist poetry, the semiotic space of the contemporary lyrical gente of the country. For the interpretation, I make a critic of the historiographic models traditionally used for the study of the Costa Rican poetry and I offer a revision of such conceptions based on a reexamination of the notion of the discursive formation category.

Keywords: discursive formations, Costa Rican literature, Costa Rican contemporary poetry, conversational lyric.

Que el tiempo hara mudanza Coplas (1574) Domingo Jimenez

Introduccion

Este trabajo tiene por objeto la poesia costarricense contemporanea (2) de caracter conversacional. En primer lugar discuto la asuncion de la poesia costarricense por la historiografia literaria y propongo reconceptualizar la perspectiva desde los aportes de la historia literaria latinoamericana y el estudio de las constantes discursivas. En segundo lugar, y siendo consciente de los cruces y del caracter palimpsestico de la produccion textual, argumento que existen dos grandes lineas constitutivas en la poesia nacional, una que remite a un eje programatico auratico (3) y otra que se constituye en uno de orientacion narrativizante. Este ultimo conforma lo que entiendo por poesia conversacional. Hago esto pensando en los niveles diacronicos de la historia literaria y en las posibilidades de organizacion de un corpus que plantea predominios, sin que ello implique una mirada conclusiva y aplanadora. Con este entendido, analizo dos tipos de textos: unos publicados antes de 1990 y otros, que constituyen el corpus de la exposicion, han sido publicados durante las ultimas dos decadas del siglo pasado y en los albores del presente. Me parece que en la poesia conversacional costarricense contemporanea se articulan varias poeticas, entendidas en tanto conjuntos de rasgos distintivos de grupos textuales (4), de las cuales contemplare cinco: 1) una de enfasis individualista ligada a la narratividad del mundo cotidiano, 2) otra de analisis social, 3) una de enfasis metapoetico y culturalista, 4) otra de caracter feminista y, finalmente, 5) aquella de topico amatorio.

La historia de la literatura como archivistica.

La historia literaria costarricense que se ha ocupado de la poesia, ha privilegiado una orientacion de tipo biografico cronologico, describiendo las producciones textuales mediante los criterios de genero y de periodo. Asi pues, el nivel generico ha institucionalizado conjuntos y el de periodizacion ha promovido, por un lado, la segmentacion en movimientos esteticos que se relevan unos a otros, y por otra parte, ha dado la mayor importancia al agrupamiento generacional. Este panorama fundado en una concepcion positivista que asume al autor como protagonista de la dinamica literaria, ha promovido una nocion de la historia de la literatura como archivistica, cuyos baules se llenan y se vacian con rostros determinados por sus fechas de nacimiento (5).

Considero que la rigidez de esta concepcion, --util hasta cuanto abre luces sobre concepciones esteticas y establece correspondencias y afinidades, y por ello da cuenta de la realizacion contextual de movimientos e ideas que circulan en otros espacios literarios-- encuentra su modelo en una nocion de la historia como trayecto lineal que incluso ha posibilitado la idea de evolucion poetica (6). Otra de sus fortalezas es la minuciosa atencion prestada a los autores: fechas de nacimiento, anos de publicacion de textos, temas empleados, visiones del mundo defendidas y sistematizacion de la informacion. No obstante, sus limitaciones asoman de seguido: poeticas distintas agrupadas en un mismo lugar, ambiguedades en cuanto a quienes forman las generaciones, dificultades para determinar las diferencias entre los diversos grupos, relaciones textuales que deben responder a las normas, en fin, los obstaculos propios de una perspectiva homogeneizadora de la historia literaria.

Historia literaria y discurso poetico

?Como textualizar una historia de la literatura que no asuma la linealidad y no privilegie los excesos del criterio generico y periodizador? Frente a la concepcion archivistica, ?como dar cuenta de la heterogeneidad historica del fenomeno literario? Preguntas de fundamental importancia y fuerte tradicion en la critica latinoamericana.

La problematica de la segmentacion cronologica se ha resuelto en la historia literaria mediante los criterios de periodos y generaciones. Sin embargo, ya en los anos sesenta Oscar Tacca senalaba que la "epoca es un concepto vago y flotante" (1968, 98-99) y que el orden generacional no escapa a la subjetividad de los agrupamientos muchas veces forzados.

Intentando resolver estos problemas, a inicios de la decada de 1980, un equipo de investigadores entre los que se encontraban Antonio Candido, Gutierrez Girardot, Angel Rama, Antonio Cornejo Polar, Beatriz Sarlo y Ana Pizarro, entre otros, se unieron en el esfuerzo de escribir una historia colectiva de la literatura latinoamericana, trabajo que dio como producto la publicacion de America Latina: Palabra, literatura e cultura (7). Resultado de las discusiones del grupo fue el texto La literatura latinoamericana como proceso, editado bajo la coordinacion de Ana Pizarro (8). En el, apunta Pizarro en la introduccion que "lo que se intenta organizar es la dinamica de una historia literaria constituida por una gran dialectica de ruptura y continuidad" (1985, 29), donde lo relevante es observar no solamente los quiebres entre los sistemas de representacion, sino tambien prestar atencion a las continuidades y las modificaciones que se van operando en esos modelos representacionales de indole literaria. Mas tarde, a finales de la decada de los noventas, la misma Pizarro cuestiona la posibilidad de escritura de una historia literaria en el sentido clasico y argumenta a favor de reflexionar sobre los procesos de transformacion de la historia de la literatura frente a las nuevas condiciones historicas de globalizacion y posmodernidad (9).

A mi juicio, uno de los aportes fundamentales desarrollados en los ochenta es el de Angel Rama. En su discusion sobre el corpus de la literatura de America Latina, proponia el estudio de los estratos culturales y las secuencias de las literaturas de la region, criticaba una historiografia literaria lineal porque en cada periodo pueden existir varias secuencias en un mismo momento y ellas pugnan por la hegemonia. Esta concepcion relacional estrato/secuencia era una alternativa para la comprension de la dinamica de la historia literaria (10), concebida como una apropiacion/reconstruccion transculturadora, complejos procesos de plastificacion de las tradiciones articuladas en las literaturas latinoamericanas (11). Como afirma Francoise Perus, Rama procuro abandonar la nocion de un sistema literario unico, para observar "la configuracion de un polisistema, cuyos polos de atraccion, movimientos, espacios y temporalidades especificas se van desplazando y redefiniendo mutuamente" (1997, 69).

Otro de los aportes latinoamericanos fundamentales en la discusion es el de Antonio Cornejo Polar, quien convencido de que el uso de la categoria de sistema tiene que ver con la urgencia de corregir los errores de la historiografia literaria de corte positivista que ordena su materia como unilineal y perfectiva, haciendo homogeneo lo diverso y buscando un orden armonioso inexistente (12). Ante esta construccion armonica, la categoria en cuestion, afirma el critico, puede oponer la imagen multiple de varios sistemas todos instalados en el mismo espacio literario: los mas amplios que el proponia a finales de los ochentas eran lo culto, lo popular y lo indigena. Pero la recuperacion de la idea de sistema tendio la trampa de considerar la nocion desde un punto de vista deshistorizante (no tenia temporalidad y verticalizaba lo horizontal). Sin embargo, esta recuperacion fue importante porque logro demostrar la pluralidad de la literatura latinoamericana hasta entonces comprendida mediante los codigos de Occidente. Cada sistema tiene su propia historia pero participa a la vez de la historia general. Por esto es importante acabar con la oposicion que contrapone estructura a proceso, ya que ambos son historicos. A la idea de un tiempo vacio donde todo cabe, hay que oponer, sostiene Cornejo Polar, la idea de que las relaciones entre los sistemas son siempre contradictorias. En America Latina cada sistema representa la actuacion de sujetos sociales diferenciados y en contienda, instalados en ambitos linguisticos distintos, y forjadores de racionalidades e imaginarios frecuentemente incompatibles. Esto pone en duda, tambien, el comparatismo que es pertinente para literaturas homologas. Son las relaciones concretas entre los sistemas literarios las que pueden servir para comprender la indole de cada uno de ellos y el sentido de la contradiccion que los engrana y los hace participar en el corpus de la literatura latinoamericana. Las literaturas heterogeneas funcionan como receptoras de tradiciones populares e indigenas y resemantizan formas y contenidos alternativos. En estas el discurso hegemonico se abre a otros discursos marginales y subterraneos.

No obstante, los contextos de los anos ochenta son distintos a los determinados por los fenomenos de la globalizacion y la posmodernidad, basicamente por el hecho apuntado por Fredric Jameson de que en la epoca contemporanea signada por estos dos fenomenos "desaparece la antigua frontera (caracteristicamente modernista) entre la alta cultura y la llamada cultura de masas o comercial, y surgen nuevos tipos de textos imbuidos de las formas, categorias y contenidos de esa industria de la cultura que con tanta vehemencia han denunciado los ideologos de lo moderno" (1998, 24-25). En este ambito de reflexion, a todas luces hay que abandonar, tal como lo reconoce Pizarro, la division sistemica entre lo culto, lo popular y lo indigena, y mas bien, efectuar, por una parte, una recuperacion del concepto de totalidad contradictoria, que posibilita considerar los cruces entre los diferentes sistemas con las visiones de la realidad que no necesariamente tienden a integrarse de una forma dialectica. Por otra parte, es igualmente conveniente, pensar en procesos de hibridacion que muestran las diferencias al interior de los procesos literarios. Siguiendo la revision del concepto efectuada por Garcia Canclini recientemente, hibridacion corresponde a "procesos socio-culturales en los que estructuras o practicas discretas, que existian en forma separada, se combinan para generar nuevas estructuras, objetos y practicas. A su vez, cabe aclarar que las estructuras llamadas discretas fueron resultado de hibridaciones" (2001, 14).

Por otra parte, tambien la categoria estructuralista de sistema resulta insuficiente para pensar la periodizacion literaria, mas bien habria que seguir la linea desarrollada por Rama y Cornejo Polar y apuntada por Perus: en vez de pensar en la uniformidad de un sistema hay que considerar los conjuntos textuales en tanto polisistemas, de acuerdo con la propuesta de Itamar Even-Zohar, quien destaca la importancia del pensamiento relacional en el estudio cultural. Acerca de la teoria de los polisistemas, afirma Even-Zohar: "Su concepto de sistema abierto, dinamico y heterogeneo quiza favorezca mas la aparicion de las condiciones que permiten revelar el poder de descubrimiento que tiene el pensamiento relacional" (1999, 26). En este sentido, hibridacion no significa fusion sin contradicciones, sino que intenta dar muestra de la complejidad de las relaciones culturales.

Este replanteamiento de la historia literaria debera entonces asumir un criterio amplio de periodizacion. Considero que una via adecuada consiste en recuperar la nocion Foucaultiana de regularidad discursiva que parte del concepto bajtiniano de enunciado y procura analizar las conexiones en tres niveles: relaciones entre enunciados, relaciones entre grupos de enunciados y relaciones entre enunciados o grupos de ellos y acontecimientos de ordenes distintos. Con base en esta dimension implicativa, argumenta Foucault la existencia de formaciones discursivas: "los enunciados diferentes en su forma, dispersos en el tiempo, constituyen un conjunto si se refieren a un solo y mismo objeto" (1985, 51). De aqui se deriva un trabajo analitico:
   Lo que habria que caracterizar e individualizar
   seria la coexistencia de esos enunciados dispersos y
   heterogeneos; el sistema que rige su reparticion, el
   apoyo de los unos sobre los otros, la manera en que
   se implican o se excluyen, la transformacion que
   sufren, el juego de su relevo, de su disposicion y de
   su reemplazo (1985, 56)


Pero esta idea de la formacion discursiva no debe convertirse en una constitucion historiografica en si, sino, por el contrario, hay que atender a lo que Slavoj Zizek propone para el cuestionamiento de las ideologias : efectuar una lectura de sintomas (13) de las constantes discursivas en tanto proceso historiografico, cuyo objetivo "es descubrir la tendencia no confesada del texto [...] a traves de sus rupturas, sus espacios en blanco y su deslices" (2000, 4)

El estudio historiografico de la poesia costarricense, al abandonar la verticalidad de las sucesiones generacionales como principio, podria dar cuenta de las relaciones textuales que atraviesan los periodos historicos y problematizaria una vision de la escritura como produccion de sentidos que puede tender puentes, realizar retrocesos historicos y modificarse en dimensiones diacronicas en volumen. Igualmente, saliendose del criterio homogeneizante de la ubicacion de un autor con todos sus textos en un determinado movimiento literario, la vision historiogratica permite establecer, entre otras, relaciones de diferencia/semejanza, rechazo/apropiacion, deconstruccion/reconstruccion entre textos de epocas disimiles.

Poeticas conversacionales de Costa Rica

En un articulo publicado en 1993 bajo el titulo de "La poesia posvanguardista latinoamericana: notas para un acercamiento a la lirica conversacional" (14), discuti los diversos acercamientos criticos a lo que siempre me ha parecido una formacion discursiva en la produccion poetica del subcontinente. Sostenia yo que lo que Cesar Fernandez Moreno concebia como poesia existencial, aquel fenomeno que Fernando Alegria llamaba antipoesia, lo que para Ernesto Cardenal era exteriorismo y la poesia que Roberto Fernandez Retamar denominaba conversacional, mantenfan dos tipos de regularidades: en primer lugar aludian a un conjunto de textos que historizaban el discurso poetico mediante una retorica de la cotidianeidad, la narrativizacion, el vesolibrismo y el objetivismo. Por otra parte, el conjunto de criticos mencionados ejemplificaban sus respectivas "corrientes" con los mismos autores: Parra, Vallejo, de Rokha, Cardenal, Dalton, Benedetti, entre otros (15). Ante esto, concluia que preferia el termino conversacional para esta formacion discursiva porque "apunta en dos direcciones fundamentales que no son definidas en oposicion a otras poeticas. Primero, atiende al lenguaje que se emplea, el coloquial-cotidiano; segundo, este lenguaje posibilita la incorporacion de la cotidianidad de los individuos, dicho sea, el caracter existencial, historico, concreto, de los habitantes de America Latina" (1993, 39).

La poesia conversacional, en consecuencia, aborda temas marginales y frecuentemente efectua un analisis socio politico, formalmente asume la narratividad y el versolibrismo, y experimenta con el lenguaje o asume el realismo descriptivo. Tambien quiere dar cuenta de un testimonio de la realidad, en este sentido, puede articular proyectos colectivos o situarse en una perspectiva de dimension individual.

En la poesia costarricense, dos son las formaciones discursivas predominantes. La primera, trascendentalista, de mayor tradicion y presencia en la poesia costarricense, cuyos origenes se remontan a las esteticas romantica y modernista de finales del siglo XIX y principios del XX. La otra, discursivo- conversacional, formadora de genero que ha estado presente con mayor vigor desde mediados del siglo veinte, justo en el momento de recepcion de las vanguardias; no obstante, a partir de la desconfianza en las promesas autonomicas vanguardistas y en la caida de los metarrelatos (16) el conversacionalismo profundiza sus modos expresivos en la poesia nacional y se transforma en el contexto finisecular marcado por la posmodernidad y la globalizacion, convirtiendose en un adecuado medio para expresar la desconfianza y el desencanto caracteristicos de este contexto post-utopico.

Recuerdese que el proposito de las vanguardias, como ha indicado Andreas Huyssen, era construir "un arte nuevo en una sociedad diferente" (1989, 269) cuya finalidad consistia en atacar el arte burgues. Esta poetica, senalaba Huyssen en 1981, no solamente "se ha convertido ella misma en tradicion, sino que, ademas, sus invenciones e imaginacion se han convertido en parte constitutiva incluso de las manifestaciones mas oficiales de la cultura occidental" (1998, 142). Es por estas razones que Garcia Canclini afirma que las vanguardias "hoy son vistas como la forma paradigmatica de la modernidad" (1990, 42) debido a que extremaron la busqueda de la autonomia en el arte. Y prosigue el critico: "a veces intentaron combinarla con otros movimientos de la modernidad --especialmente la renovacion y la democratizacion. Sus desgarramientos, sus conflictivas relaciones con movimientos sociales y politicos, sus fracasos colectivos y personales, pueden ser leidos como manifestaciones exasperadas de las contradicciones entre los proyectos modernos" (1990, 42).

Una prueba de la esta doble orientacion de la poesia costarricense la constituye el acta del jurado del Certamen Latinoamericano de Poesia Valle Inclan 1990 que resolvio "Otorgar el Premio, en forma compartida, a los autores Milton Zarate, costarricense, por la obra Confesiones del olvido, y a Mario Matarrita Ruiz, costarricense, por la obra La isla de piedra, por representar dos tendencias ampliamente diferenciadas entre si, y a la vez complementarias, de la poesia hispanoamericana actual" (Alban,1991: 7). En terminos generales y con base en estos dos textos, el trascendentalismo concibe la literatura como una manifestacion auratica de caracter abstractometafisico, mientras que el conversacionalismo se orienta por una perspectiva narrativizante y coloquial.

Hasta el momento, he identificado cinco poeticas del conversacionalismo costarricense: 1) una de enfasis individualista ligada a la narratividad; 2) otra de analisis social, 3) aquella de enfasis metapoetico y culturalista, 4) una de caracter feminista y 5) la de topico amatorio.

Estas poeticas que conforman la formacion discursiva conversacional atraviesan el eje diacronico apuntando a la constitucion de un mismo objeto, de acuerdo con lo que planteaba Foucault, el espacio de lo cotidiano. A la vez, por el mismo dinamismo de esta constante discursiva, las poeticas apuntadas no aparecen en estado "puro", sino en dialogo, con multiples cruces entre ellas. A continuacion, me dedico a considerar estas poeticas del conversacionalismo ejemplificando con algunos textos dados a conocer antes de 1990, con el fin de mostrar la presencia de la poesia conversacional desde poco despues de la primera mitad del siglo XX, para posteriormente orientar el interes hacia textos publicados entre 1989 y 2003 por autores jovenes aun poco considerados por la critica, es decir un corpus representativo de lo que se podria considerar como poesia costarricense reciente. Establezco la decada de 1990 como frontera cronologica y artificial por considerar que "los autores de este ultimo tercio de siglo viven la experiencia de un mundo complejo y cambiante: desde el ascenso de los ideales revolucionarios y las utopias juveniles de los anos 60 y 70, hasta la crisis de los ochenta, el 'fin de las utopias", el imperio del nuevo capitalismo globalizado, la ideologia neoliberal y el 'posmodernismo' esceptico y desesperanzado de fines del siglo XX. De aqui que constituyan estos autores y estos textos un grupo heteroclito, complejo y cambiante, que oscila [...] entre el entusiasmo y la esperanza o el escepticismo y el desencanto" (Quesada, 2000: 43).

Es evidente la presencia de la poesia conversacional en los periodos anteriores a la ultima decada del siglo XX, por ejemplo en la escritura de Francisco Amighetti. Su poema "Lilliam Edwards" publicado en 1973 constituye una poetizacion amatoria donde el mundo cotidiano es el que le da sentido al recuerdo de una relacion serena y profunda:
   Hoy recuerdo los versos que te hacia, Lilliam
   Edwards,
   te fuiste un dia, con tu violin y tus cabellos
   y tu figura dorada
   para el Sur de los Estados Unidos.
   Yo te escribia muchas cartas que iban por los
   vapores
   remontando aquel rio
   cuyas riberas estan florecidas por el canto de los
   negros. (1992, 101)


En este mismo orden, la poetica amatoria construida por Mayra Jimenez en Me queda la palabra (1993), es un claro ejemplo de la interrelacion entre lo amoroso y el analisis social critico. En el poema "Regreso a Costa Rica, 1978", el yo poetico oberva un tono confesional al realizar un diagnostico social del pais que contextualiza el recuerdo de la persona amada que ya no esta en su vida:
   Que triste me he puesto
   al observar asi a Costa Rica
   dividida como nunca en clases
   con la CIA metida en magisterios,
   movimientos fascistas organizados en sectores
   femeninos, juveniles, policiales.
   persiguiendo [...]
   La tarde esta cayendo y llueve llueve. Yo escribo
   estas lineas en mi libreta
                                       a mano
   con la poca luz que aun me llega a las cinco,
   frente al sitio, exactamente, donde te conoci
                                        y llevabas
   camisa blanca manga corta. (1993, 16-17).


La poesia conversacional de analisis social, ha tenido gran trayectoria en Costa Rica, fundamentalmente por la escritura de Jorge Debravo, quien combinaba la situacion enunciativa de caracter declamativo y oratorica centrada en el primera persona, con una forma de segunda persona de enfasis coloquial, como en el poema "Perdona si te doy estos consejos":
   Perdona si te doy estos consejos:
   Sabes que lo hago en calidad de amigo.
   Yo no quisiera que las gentes hablen
   mal de ti, Cristo. (1977, 44)


Igual procedimiento estilistico emplea Isaac Felipe Azofeifa en Cruce de via (1982), en el poema "Droga" donde procura orientar y censurar la modernidad puesto que la considera corruptora de un modo de vida natural y feliz:
   Preguntas por tu destino
   y tu papel de hombre
   en este fin de siglo.
   Tonto que eres. La Gran Prensa,
   Y la T.V. te lo dan todo (1982, 56)


Poesia conversacional reciente: 1989-2003

Poesia individualista

Esta formacion discursiva se profundiza en el periodo posterior a los anos ochentas, en primer lugar con lo que llamo poesia individualista.

Este eje asume la construccion poetica desde un distanciamiento de los grandes metarrelatos que asignan los sentidos de la modernidad, hay un esfuerzo en los textos de estos autores por abocarse a construir lo que Walter Mignolo llama historias locales (17), es decir, un pensamiento critico que abre espacios a lugares, sujetos e ideas que fueron excluidos de los binarismos teoricos y literarios de la modernidad, ocupada por la figura del letrado (sin importar su orientacion ideologica) y su concepcion bellaletristica del discurso. En esta linea poetica creo que se pueden leer los poemarios Los animales que imaginamos (1997) e Historias polaroid (2000) de Luis Chaves, asi como el texto La mano suicida (2000) de Maria Montero.

Los animales que imaginamos recupera el relato personal, la historia autobiografica frente al orden declamatorio, es asi como teje y entrecruza pequenas historias personales, rechazando, tambien, las posibilidades de representacion colectivas. De ello da muestra el poema "crecer para adentro":
   mama perdio un hijo.
   supuse que los doctores lo encontraron
   cuando lo vi en un frasco con alcohol. (1997, 13)


El orden de lo individual significa un rechazo de lo social. Existe una gran dosis de desencanto en una poetica que ya no cree en la funcion instrumental del lenguaje, ni en su capacidad de transformar la realidad:
   y ya no habia causas en las que creer, ni nos importaba.

   protestar era una excusa para estar juntos. (1997, 20).


Tampoco existen asideros firmes donde depositar la fe. Al desaparecer las grandes utopias y los proyectos de transformacion social, el enunciador de estos poemarios distingue el vacio como espacio de vida, tal vez como unica manera de tener seguridad en el porvenir. Dice La mano suicida:
   Ya no tengo aliento ni esperanza
   sino la marea de la sangre
   cansada del naufragio.
   He dejado de creer en casi todo (2000, 36)


Esta dimension distanciada de los relatos epicos tan importantes para la poesia moderna, asume la soledad como el espacio del sujeto, distante de la solidaridad y la busqueda de la convivencia reciproca. La instancia enunciativa proclama su proyecto de anti-representacion colectiva y se construye en un mundo vacio del otro, como propone el poema "Paisaje" de Maria Montero:
   Mientras camino por la ciudad
   yo tampoco llevo zapatos
   y voy con la esperanza
   de no ser la voz de nadie (...)
   Mientras camino por la ciudad
   se que no soy nada
   y solo lanzo mis palabras
   como quien lanza una botella
   al otro lado del muro (2000, 20).


Este texto es clave en el re-planteamiento del sujeto. Procura la constitucion de un discurso sin otredad, optanto por el particularismo como opcion. Desde el punto de vista de la construccion poetica, se acentua la indiferencia ante la tradicion de la poesia social que pretendia, como en la escritura debraviana, proyectar al enunciador como conciencia y guia de pueblos, demiurgo que desde una posicion enunciativa demandante de la vision profetica, pedia el espacio de la orientacion politica y social. Esta pedagogia utopica es sustituida aqui por la renuncia a la representacion y por el reclamo de una conciencia que asume la soledad.

Esta poetica implica un necesario rechazo de los canones esteticos modernos y una recuperacion de zonas marginales para la poesia. En este sentido, la poesia individualista asume la reflexion metapoetica como un reclamo ante las nociones auraticas anteriores que le asignaban un espacio privilegiado entre las artes, tal como ocurre en el poema "Despues del recital" de Los animales que imaginamos:
   no sera que la poesia es esas sillas desiertas.

   el tipo que bosteza en la mesa del fondo.

   el autobus que hay que alcanzar lanzandosele en
   frente (1997, 31).


Senale anteriormente que la estetica posmoderna implica un rechazo de la separacion entre lo que en la modernidad se entendia como "arte culto" y "arte masificado", y consecuentemente, una incorporacion dinamica de elementos de ambos registros. Esta intima vinculacion se observa con mucha insistencia en los textos de Luis Chaves. Se lee en "como escupir fuego":
   estabamos tan convencidos
   de que en nuestro planeta dios cometia errores.
   como con la muerte por ejemplo.
   y que pedia perdon con bach. Modigliani.
   o con la senora a quien comprabamos empanadas
   a la salida de la tanda de cuatro. (1997, 20)


Desde el punto de vista constructivo, esta poesia busca la densidad formal, recurriendo a elementos que ya habian sido empleados por las vanguardias: citaciones, frecuentes intertextos, parodias, pastiches, etc., unidos a las mezclas tipicamente posmodernas de tiempos y concepciones esteticos (18). Sin embargo, argumento que es el desplazamiento de la instancia enunciativa lo que afirma esta poetica de la individudalidad. Si en la epoca moderna el sujeto enunciador de la lirica era un demiurgo que ubicado en su pedestal enunciativo se proponia un proyecto epico y pedagogico, una busqueda del convencimiento, o una automodelizacion discursiva en primera o segunda persona gramatical, la voz lirica del conversacionalismo posmoderno asume frecuentemente la tercera persona y narrativiza, construye historias donde el participa como testigo o protagonista, pero esta estrategia implanta un distanciamiento con las pretensiones modernas y, por otra parte, busca deconstruir la figura enunciativa de la lirica. Este caracter narrativo, implicito en el titulo Historiaspolaroid, corresponde a estas intenciones del contar relatos, antes que de decir verdades que no se poseen. Una muestra de ello es el poema "Mi hermano cree que el primer nombre de Dickinson es Angie":
   Con el gato dentro del saco de gangoche
   montamos los dos la misma bicicleta.
   Luego nuestras cabezas fuera de la baranda
   vieron como se hundia en el Rio Virilla
   para morir, no ahogado,
   sino por envenenamiento. (2001, 14)


Historia de la muerte del gato que sirve para que la instancia enunciativa narrativa presente a su hermano y lo ubique en un recital. Mezcla de historias que cuenta una experiencia familiar.

Poesia de analisis social

La segunda poetica es la que llamo de analisis social. Frente a la desconfianza, el escepticismo y el abandono de las propuestas colectivas de la primera poetica, esta reconoce al sujeto social como el protagonista historico y entiende la sociedad como procesos de caracter asimetrico que han instaurado desigualdades y exclusiones. En esta forma escritural propongo leer los poemarios Se alquila esta ventana (1989) de Jorge Arturo, La isla de piedra (1991) y Lluvia perpetua (2000) de Mario Matarrita, Ceremonias desde la lluvia (1995) y El primer tren que pase (2001) de Carlos Manuel Villalobos y Lobos en la brisa (1998) de Jose Maria Zonta.

Recurriendo a la ironia, el sarcasmo, los juegos estilisticos, los neologismos, la deconstruccion de elementos masmediaticos, Se alquila esta ventana efectua una acida critica a la sociedad de consumo contemporanea que mediante sus imposiciones neoliberales oculta al ser humano y sus necesidades mas importantes:
   EXIJA EL SUFRIMIENTO ADECUADO

   Precaucion
   (no olvide la dialectica)
   llene formularios
   vacielos
   no cambie de canal
   noNo

   ADVERTENCIA: VIVIR PUEDE SER NOCIVO
   PARA LA SALUD 0989, 15)


Por otra parte, esta poetica realiza una discusion sobre la identidad cultural, entendiendola como conjunto de referentes sustraticos sobre los cuales hay que indagar para apropiarselos y comunicar una urgente conscientizacion. Frente a los modelos de vida de la sociedad capitalista, este conjunto de textos proponen la busqueda de las raices como opcion para la construccion de un sujeto concebido como mas autentico.

La isla de piedra constituye una nostalgica recuperacion del pasado bucolico de la infancia de la voz enunciativa. Frente a un tiempo cargado de negatividad, esta poetica se desplaza a un espacio memorial que sigue la linea marcada por el Romancero Tico 0940) de Arturo Aguero Chaves, en donde las tradiciones campesinas eran anoradas como poseedoras de una vida pletorica de gozo. La familia, los amigos, la infancia son construidos como un mundo homogeneo y mejor. Es el retorno de un discurso costumbrista, una vuelta a la arcadia, frente a una modernidad que despoja de si mismo y esta plagada de peligros:
   Quiero el corazon del verano
   la brisa que viene del mar
   Estar con mi abuelo Flavio
   que masca tabaco y cuenta historias
   a la sombra del almendro
   Quiero al Domingo vestido de blanco
   Volver a mi pueblo
   reunirme con Chavito
   Cundino
   Miguel
   Pablo
   Jose
   Ahora somos grandes
   podemos vagar por los cerros
   enfrentarnos al Cadejos
   Ir solitos al mar
   Ya no tenemos susto
   pero estamos sin la luna
   no jugamos al Quedo
   ni al escondido (1991, 12-13)


Este mismo afan de recuperacion de la infancia como escape del mundo moderno e idealizacion de un pasado marcado por la inocencia, los juegos infantiles, y un concepto de pueblo como comunidad homogenea, bondadosa y primigenia se continua en Lluvia perpetua, titulo que remite a la intemporalidad del recuerdo y de ese pasado pletorico, memorial y subjetivo:
   Tristeza
   ?Por que me alejas de mi arbol de Jocote
   de mi poza
   de mi alegria de nino
   de mi escuela?
   No me separes de mi pueblo
   donde cualquier puerta se abre
   y extiende una mano (2000, 10)


Con una gran densidad formal, la propuesta identitaria de Ceremonias desde la lluvia se orienta a la reivindicacion del pasado indigena y campesino como sustratos conformadores del sujeto costarricense. Este texto, construido mediante una estrategia intertextual de doble lectura, presenta el proceso de formacion de un nino que descubre el mundo y en su trayecto va averiguando sus senas de identidad. El componente indigena es clave para la denuncia de la exclusion de un factor clave de la identidad nacional:
   Entonces Sibo,
   que dormia debajo de las jicaras,
   vino a mirarlo desde el fondo de las luciernagas.

   Pero ya el Dios solo era silencio
   y el muchacho no conocio la historia de su otro
   pueblo. (1995, 30)


De indole diferente es el analisis social realizado por El primer tren que pase. Se trata de una cronica del viajero que da cuenta del estado del mundo. El cronista reconoce y analiza las contradicciones entre las condiciones de la vida dada y la vida posible. En "La zona roja" la narratividad textual relata el extranamiento del inmigrante y su doble estatuto sociocultural, expresado mediante la ambivalencia del sujeto que recuerda su lugar de origen y denuncia las falsas imposiciones:
   Alguien sigue llenando de jaque mates el planeta,
   como si cada uno de nosotros no fuera un
   refugiado.

   Incluso el Papa, las putas, los millonarios, el rey
   de Espana
   y las vacas sagradas de la india. (2001, 31).


La poesia de denuncia social no ha sido desplazada de esta formacion discursiva. Lobos en la brisa es tambien un texto de examen de las contradicciones de la sociedad capitalista inmersa en las dinamicas de la globalizacion y relata las fuertes exclusiones que realiza, pero la instancia enunciativa no se queda en la mirada desde fuera, sino que asume el lenguaje como un valor instrumental y desde una dimension pragmatica del hacer-hacer construye un llamamiento al lector para la intevencion:
   Hagamos algo
   cada uno traiga un juguete usado
   ropita de segunda
   vamos al sur de San Jose
   o al sur de cualquier ciudad
   repartimos
   luego comemos tranquilos
   y hasta el ano que viene (1998, 26).


Frente al nihilismo de la poesia individualista, los proyectos de solidaridad colectiva recobran vigencia en esta poesia de analisis social y la critica reivindica la etica como forma politica, ante el reclamo por la funcion publica:
   Se preparo arduamente durante muchos anos
   para ser Presidente
   consciente de la necesidad de darse a entender
   aprendio todos los idiomas
   dialectos
   y lenguajes del mundo
   menos el idioma de la verdad (1998, 117)


Poesia culturalista y metapoetica

La tercera poetica de la poesia conversacional costarricense contemporanea es la de caracter culturalista y metapoetico. Se trata de textos que renuncian al analisis de condiciones socio-historicas para, en el caso de los culturalistas, acudir a la relectura de autores, mitos y lenguas clasicos, trasladando la reflexion a epocas intemporales y lugares imaginarios, haciendo uso de la erudicion y de lo que Jorge Luis Borges llamo poesia intelectual (19), aquella que recurre al saber y construye relaciones hipertextuales. Por su parte, la poesia metapoetica, es la que hace del texto una indagacion de la condicion del poeta en la sociedad contemporanea y reflexiona sobre el papel y el estatuto del ejercicio escritural. Observo en esta poetica los textos Maremonstrum (2000) de Mauricio Molina y La sombra inconclusa (1998) de Mainor Gonzalez Calvo.

Acudiendo a una relectura de la mitologia grecolatina y a las leyendas orientales, incorporando incluso un epigrafe de De rerum natura, Maremonstrum reclama un lector erudito que sea capaz de encontrar las referencias muchas veces hermeticas y en ese proceso intertextual realice la lectura como ejercicio. No obstante esta reduccion del proceso de recepcion, el texto recurre al discurso conversacional, mediante la narrativizacion de pequenas historias, como en el poema "El ciclope", donde el juego hipertextual se constituye como relato:
   Mira por el ojo de la cerradura,
   por el hueco sediento de los grifos.
   Mira por las grietas
   que abren las termitas y los anos
   en mi casa de madera.
   Y fuera de ella,
   me espia desde las fisuras
   mas pequenas de la noche. (2000, 34)


Por su parte, La sombra inconclusa se dedica a deconstruir la figura del poeta como demiurgo y orientador y a la poesia como bellas letras:
   La poesia
   es como el agua del polo norte.
   Solo que en sus intestinos
   anidan una cuantas lombrices
   y uno que otro camello de piedra.
   Si la poesia es una palabra alada
   un cisne haciendo digestion
   y millares de manos
   alimentado la soberbia
   entonces eso quiere decir
   que me ha enganado con su piel mercenaria (1998, 26).


El texto propone una especie sustancialista del ser poeta y divide dicha categoria en dos: aquellos oficiales y quienes no lo son. Una vez establecido este binarismo, se aboca a una aguda critica al "poeta oficial" como sirviente del sistema social y rescata al "poeta critico" que desde la marginacion cuestiona las costumbres. La poesia posee, entonces, un valor instrumental, debe comportar una conducta etica de polarizacion frente a un mundo corrupto.

Poesia feminista

La cuarta poetica conversacional consiste en textos escritos por mujeres que reflexionan sobre su condicion de sujetos sociales desde una perspectiva de genero critica. Considero en esta linea, los textos Perfiles de tinta (1998) de Meritxell Serrano y La caja negra (2001) de Elena Gutierrez.

Perfiles de tinta examina la condicion de la mujer en la sociedad actual desde una mirada cuestionadora del orden patriarcal y propone una revision de las tradiciones, tal como en "Noche de bodas":
   y si el llega dormido
   pesado como un rebote
   y cae a mi lado
   golpeando el asfalto [...]
   quizas prefiera entonces
   el arrullo de un toldo
   la cancion de dos tetas (1998, 71).


Por su parte, La caja negra problematiza el proceso de constitucion de una conciencia femenina y recupera la ninez como espacio vital clave para comprender la etapa adulta:
   Entonces
   la mujer
   jugo
   como una nina
   corrio
   como una nina
   danzo
   canto
   amo
   como una nina
   y sus ojos crecieron grandes
   y de sus ojos escapo la pena. (2001, 32).


Poesia amatoria

La quinta poetica que observo dentro de la poesia conversacional reciente es la amatoria, que se ocupa de poetizar la experiencia amorosa desde el dialogo, renunciando en algunos casos a la estructura versificada. Leo en esta linea los poemarios Los elefantes estorban (1995) de Jose Maria Zonta y Carta sin cuerpo (2001) de Alfredo Trejos.

La poesia amatoria presente en el primer poemario revela las intenciones de distanciarse la voz enunciativa del pulpito declamatorio de sentimientos elevados y trasladar las relaciones interpersonales del amor hacia el ambito cotidiano, donde la abstraccion da paso a la corporeizacion y las actividades diarias, historizando los sentimientos:
   Una muchacha me ha declarado el amor total
   sin armisticios ni prisioneros
   esta loca: ya le explique que manana es lunes
   salen los diarios abren los bancos y debo trabajar
   pero ella cuerpo a cuerpo
   suda calle por calle
   parece una fruta sentada en el parque (1995, 54).


El segundo texto reclama el dialogo y la prosa como estructura formal para construir un dialogo con el sujeto amado, despojandose de la retorica versificada:
   ?Que gano yo con quererte? ?Que ganas vos con
   arrebatarme los poemas para no leer mas que las
   cifras y los encabezados? Para casi leerme todo
   como soy, como flaqueo. [...] Y es que el amor igual
   da tanto miedo como la ducha, como extraviar una
   moneda decisiva. Se que ando mal en kilos y en
   caricias. (2001, 33)


Conclusion

He argumentado acerca de una presencia en la poesia costarricense: una formacion discursiva conversacional. Esta, transformada por los nuevos contextos de finales de la decada de 1980 y 1990, por un lado, asume las propuestas posmodernas y cuestiona los modos de representacion de la modernidad, y por el otro, no renuncia al analisis social que fue su modelo originario en el contexto de mediados de siglo XX. Tal constante discursiva propone el alejamiento de la instancia enunciativa de la soberania del yo discursivo declamatorio, renunciando a un estadio del espejo y volviendo la mirada al mundo circundante y a las tradiciones de escritura de diversas culturas y epocas, ya sea mediante la narratividad o la cronica.

Oscilante entre la critica y la nostalgia por la modernidad, la poesia conversacional contemporanea ha realizado un importante transito: de la automodelizacion discursiva hasta el desplazamiento de la centralidad de la voz autoenunciativa, lo que ha hecho posible una constitucion poetica que escribe grandes y pequenas historias, sin renunciar a su "cualidad de divergencia", principio tan caro para los formalistas rusos, que defendian como la textura propia de la poesia.

Quiero terminar retomando la hipotesis de que el conversacionalismo constituye una formacion discursiva en el eje diacronico de la historia literaria costarricense, la cual atraviesa las jeraquizaciones de una historia lineal homogeneizada por sucesiones de movimientos y generaciones. Creo que esta insistencia puede develar continuidades, rupturas, recuperaciones y transformaciones, en un intento por examinar los sintomas de una historiografia literaria que esta por (re)construirse.

Bibliografia

Textos de critica

Alban, Laureano. "Acta del jurado. Certamen latinoamericano de poesia Valle Inclan 1990". En: Mario Matarrita. La isla de piedra. San Jose: EDUCA, 1991, 7.

Baeza Flores, Alberto. Evolucion de la poesia costarricense. San Jose: Editorial Costa Rica, 1978.

Benjamin, Walter. "The Work of Art in the Age of Mechanical Reproduction". Illuminations. New York: Schocken Books, 1988, 217251.

Boccanera, Jorge. Voces tatuadas. Cronica de la poesia costarricense 1970-2004. San Jose: Ediciones Perro Azul, 2004.

Bonilla, Abelardo. Historia de la literatura costarricense. San Jose: STUDIVM, 1984.

Cornejo Polar, Antonio. "Los sistemas literarios como categorias historicas. Elementos para una discusion latinoamericana". Revista de Critica Literaria Latinoamericana. 29 (1989): 19-24.

Ducrot, Oswald y Tzvetan Todorov. Diccionario enciclopedico de las ciencias del lenguaje. Trad. De Enrique Pezzoni. Buenos Aires: Siglo Veintiuno, 1974.

Even-Zohar, Itamar. "Factores y dependencias en la cultura. Una revision de la Teoria de los Polisistemas". Teoria de los polisistemas. Ed. Montserrat Iglesias. Madrid: Arco Libros, 1999, 23-52.

Foucault, Michel. La arqueologia del saber. Trad. Aurelio Garzon. Mexico: Siglo Veintiuno, 1985.

Garcia Canclini, Nestor. Culturas hibridas. Estrategias para entrar y salir de la modernidad. Mexico: Editorial Grijalbo, 1990.

Huyssen, Andreas. "Guia del posmodernismo". El debate modernidad-posmodernidad. Ed. Nicolas Casullo. Buenos Aires: Puntosur Editores, 1989, 266-318.

--. "Vanguardia y postmodernidad. En busca de la tradicion: Vanguardia y postmodernismo en los anos 70". Trad. Antoni Torregrossa. Modernidad y Postmodernidad. Ed. Josep Pico. Madrid: Alianza Editoral, 1998, 141-164.

Jameson, Fredric. Teoria de la posmodernidad. 2da. ed. Trad. Celia Montolio y Ramon del Castillo. Madrid: Editorial Trotta, 1998.

Lyotard, Jean Francois. La condition posmoderne: rapport sur la savoir. Paris: Editions de Minuit, 1979.

Marcelo, Cristian. "El rumbo de la poesia joven de Costa Rica". Topicos del Humanismo. 74 (setiembre, 2001): 1-2.

Mignolo, Walter. "Posoccidentalismo: las epistemologias fronterizas y el dilema de los estudios (latinoamericanos) de areas". Revista Iberoamericana. LXII. 176-177 (julio - diciembre, 1996): 679-696.

Monge, Carlos Francisco. Antologia critica de la poesia de Costa Rica. San Jose: Editorial de la Universidad de Costa Rica, 1992.

--. La rama de fresno. Heredia: Editorial de la Universidad Nacional, 1999.

Perus, Francoise. "A proposito de las propuestas historiograficas de Angel Rama". Angel Rama y los estudios latinoamericanos. Ed. Mabel Morana. Pittsburg: Instituto Internacional de Literatura Iberoamericana, 1997, 55-70.

Pizarro, Ana. La literatura latinoamericana como proceso. Buenos Aires: Centro Editor de America Latina, 1985.

--. America Latina: palavra, literatura e cultura. Sao Paulo: Memorial de America Latina, 1993-1995.

--. "?Disenar la historia literaria hoy?" Revista Estudios. 4.8 (julio-diciembre, 1996): 71-77.

Quesada Soto, Alvaro. "La narrativa costarricense del ultimo tercio de siglo". Letras. 32 (2000): 17-43.

Rama, Angel. "Sistema literario y sistema social". Literatura y praxis en America Latina. Eds. Fernando Alegria y otros. Caracas: Monte Avila Editores, 1974, 9-28.

--. "Un proceso autonomico: de las literaturas nacionales a la literatura latinoamericana". Homenaje a Angel Rosenblat en sus 70 anos. Estudios Filologicos y Linguisticos. Eds. Angel Rama y otros. Caracas: Instituto Pedagogico, 1974, 125-139.

--. Transculturacion narrativa en America Latina. Mexico: Siglo Veintiuno Editores, 1982.

Real Academia Espanola. Diccionario de la lengua espanola. Tomo I. Vigesima segunda edicion. Madrid: Real Academia Espanola, 2001.

Rodriguez Cascante, Francisco. "La poesia posvanguardista latinoamericana: notas para un acercamiento a la lirica conversacional". Revista de Filologia y Linguistica de la Universidad de Costa Rica. XIX. 1. (1993): 35-47.

Tacca, Oscar. La historia literaria. Madrid: Gredos, 1968.

Zizek, Slavoj. El sublime objeto de la ideologia. Trad. Isabel Vericat. Buenos Aires: Siglo Veintiuno, 2003.

Textos poeticos

Aguero Chaves, Arturo. Romancero tico. 3era. edicion. San Jose: Editorial Fernandez Arce, 1971.

Amighetti, Francisco. "Lilliam Edwards". Antologia critica de la poesia de Costa Rica. Ed. Carlos Francisco Monge. San Jose: Editorial de la Universidad de Costa Rica, 1992, 101.

Borges, Jorge Luis. La cifra. 2da edicion. Madrid: Alianza Editorial, 1982.

Arturo, Jorge. Se alquila esta ventana. San Jose: EDUCA, 1989.

Azofeifa, Isaac Felipe. Cruce de via. San Jose: Editorial Costa Rica, 1982.

Chaves, Luis. Los animales que imaginamos. San Jose: Editorial Guayacan, 1997.

--. Historias polaroid. 2da. edicion. San Jose: Ediciones Perro Azul, 2001.

Debravo, Jorge. Antologia mayor. San Jose: Editorial Costa Rica, 1977.

Gonzalez Calvo, Mainor. La sombra inconclusa. Heredia: Litografia Morales, 1998.

Gutierrez, Elena. La caja negra. San Jose: Ediciones Perro Azul, 2001.

Jimenez, Mayra. Me queda la palabra. Heredia: EUNA, 1993.

Matarrita Ruiz, Mario. La isla de piedra. San Jose: EDUCA, 1991.

--. Lluvia perpetua. San Jose: Editorial Lunes, 2000.

Molina Delgado, Mauricio. Maremonstrum. San Jose: Ediciones Perro Azul, 2000.

Montero Zeledon, Mana. La mano suicida. San Jose: Ediciones Perro Azul, 2000.

Serrano, Meritxell. Perfiles de tinta. San Jose: Editorial Mujeres, 1998.

Trejos, Alfredo. Carta sin cuerpo. San Jose: Ediciones Perro Azul, 2001.

Villalobos, Carlos Manuel. Ceremonias desde la lluvia. San Jose: Editorial de la Universidad de Costa Rica, 1995.

--. El primer tren que pase. San Jose: Editorial de la Universidad de Costa Rica, 2001.

Zonta, Jose Maria. Los elefantes estorban. San Jose: Editorial de la Universidad de Costa Rica, 1995.

--. Lobos en la brisa. San Jose: Editorial de la Universidad de Costa Rica, 1998.

Notas

(1) Este trabajo es un resultado provisorio del proyecto de investigacion inscrito en la Vicerrectoria de Investigacion de la Universidad de Costa Rica con el numero 540-A5-083 y titulado "La poesia costarricense contemporanea (1980-2005)".

(2) La edicion 22 del Diccionario de la Lengua Espanola de la Real Academia Espanola define el vocablo contemporaneo, en su segunda acepcion, como "Relativo al tiempo o epoca en que se vive" (2001, 636). Utilizo el adjetivo "contemporaneo", entonces, con un caracter periodizador que remite a las ultimas decadas del siglo XX y a estos primeros anos del siglo XXI.

(3) En su difundido ensayo "The Work of Art in the Age of Mechanical Reproduction", Walter Benjamin argumenta acerca de la existencia de una tradicion que articula la practica de un culto ritual del arte, entendiendolo como magia de tipo religiosa: "It is significant that the existence of the work of art with reference to its aura is never entirely separated from its ritual function. In other words, the unique value of the 'authentic' work of art has its basis in ritual, the location of its original use value." (1988, 223-224).

(4) Entiendo por poetica, en este contexto, la segunda acepcion que ofrecen Ducrot y Todorov en su Diccionario: "la eleccion hecha por un autor entre todas las posibilidades (en el orden de la tematica, de la composicion, del estilo, etc.) literarias". (1974, 98).

(5) Es el caso, por ejemplo, del "'Estudio preliminar" de la Antologia critica de la poesia de Costa Rica de Carlos Francisco Monge, quien plantea que la poesia posvanguardista costarricense se divide en tres generaciones. La primera se compone de los autores nacidos entre 1938 y 1948. Sus integrantes son: Jorge Debravo, Mayra Jimenez, Laureano Alban, Julieta Dobles, Marco Aguilar, German Salas, Alfonso Chase, Rodrigo Quiros, Guillermo Saenz Patterson, Rosa Kalina, Carlos de la Ossa y Juan Antillon. La segunda generacion esta formada por poetas nacidos entre 1948 y 1957: Janina Fernandez, Leonor Garnier, Luis Kleiman, Osvaldo Sauma, Ronald Bonilla, Carlos Francisco Monge, Lil Picado, Diana Avila, Rodolfo Dada, Mia Gallegos, Nidia Barboza, Miguel Fajardo, Eric Gil Salas y Gerardo Morales. La tercera generacion corresponde a los autores nacidos despues de 1957. Ellos son: Jorge Arroyo, Macarena Barahona, Carlos Cortes, Gabriela Chavaria, Guillermo Fernandez, Vfctor Hugo Fernandez, Ana Istaru, Vernor Munoz, Armando Antonio Ssacal, Aviv Succar y Milton Zarate. Este grupo tiene el proyecto de "reorganizar el sentido del entorno inmediato con otro lenguaje, muy distinto al del realismo poetico de los 60" (1992, 34). Siguiendo la periodizacion propuesta por Monge, el poeta Cristian Marcelo establece la existencia de una cuarta generacion de postvanguardia, "formada por los poetas y las poetas nacidos entre 1965-1980, por lo que inician su produccion de textos entre 1985 y el 2000, y se deben consolidar entre 1995 y 2010" (2001, 1), agrupacion que "nace marcada por un doble post --postmodernismo y postvanguardia" (2001, 1)

(6) Me refiero al clasico estudio de Alberto Baeza Flores. Evolucion de la poesia costarricense. San Jose: Editorial Costa Rica, 1978.

(7) Se dieron a conocer tres volumenes editados en Sao Paulo, Brasil, por Memorial de America Latina, 1993-1995.

(8) Buenos Aires: Centro Editor de America Latina, 1985.

(9) Vease: Ana Pizarro. "?Disenar la historia literaria hoy?" Revista Estudios. 4.8 (julio-diciembre, 1996): 71-77.

(10) Considerense dos trabajos de Rama al respecto: "Sistema literario y sistema social". Literatura y praxis en America Latina. Eds. Fernando Alegria y otros. Caracas: Monte Avila Editores, 1974, 9-28; y "Un proceso autonomico: de las literaturas nacionales a la literatura latinoamericana". Homenaje a Angel Rosenblat en sus 70 anos. Estudios Filologicos y Linguisticos. Eds. Angel Rama y otros. Caracas: Instituto Pedagogico, 1974, 125-139.

(11) El texto clave en esta problematica es Transculturacion narrativa en America Latina. Mexico: Siglo Veintiuno Editores, 1982.

(12) Antonio Cornejo Polar. "Los sistemas literarios como categorias historicas. Elementos para una discusion latinoamericana". Revista de Critica Literaria Latinoamericana. 29 (1989): 19-24.

(13) Zizek define el sintoma como "un elemento particular que subvierte su propio fundamento universal, una especie que subvierte su propio genero" (2003, 47).

(14) Vease: Francisco Rodriguez Cascante. "La poesia posvanguardista latinoamericana: notas para un acercamiento a la lirica conversacional". Revista de Filologia y Linguistica de la Universidad de Costa Rica. XIX. 1. (1993): 35-47.

(15) Ampliaba estas correspondencias asi: "las caracteristicas que se le otorgan a cada una de estas 'tendencias poeticas' pueden ser asignadas, sin contradiccion alguna, a cualquiera de las otras. Por ejemplo, segun Fernandez Moreno la poesia existencial remite a un tiempo historico, concreto, y Ernesto Cardenal senala que el exteriorismo involucra datos, nombres concretos, etc., de un momento historico; Fernando Alegria indica que la antipoesia emplea un lenguaje directo que intenta devolverle al hombre la realidad (aludir a un momento historico determinado). Por ultimo, Fernandez Retamar apunta que la poesia conversacional incorpora elementos de la cotidianidad del momento historico presente. Notese la ambiguedad en este fracasado intento por establecer los limites de tales 'nuevas corrientes" poeticas" (1993, 38).

(16) Vease el texto clasico al respecto: Jean Francois Lyotard. La condition posmoderne: rapport sur la savoir. Paris: Editions de Minuit, 1979.

(17) Vease: Walter Mignolo. "Posoccidentalismo: las epistemologias fronterizas y el dilema de los estudios (latinoamericanos) de areas". Revista Iberoamericana. LXII. 176-177 (julio - diciembre, 1996): 679-696, 691.

(18) Sobre la poesia costarricense contemporanea, afirma Jorge Boccanera en su cronica de la poesia costarricense contemporanea que "existe hoy un lenguaje menos rigido, una busqueda mas amplia de posibilidades esteticas, una indagacion de la existencia por fuera de lo que presupone una nomenclatura exclusiva del quehacer poetico. Ha cambiado tambien el lugar del poeta, situado ahora en el polo opuesto del interprete del universo, mas cerca del antiheroe que echa mano a lo ludico y se torna sarcastico y coloquial en el desmenuzamiento de la zozobra cotidiana. Se escribe una poesia proclive a la mixtura de estilos y mundos culturales diferentes, que alterna lo surrealizante y lo coloquial, la poesia en prosa y el miniaturismo oriental. Surgen nuevos caminos expresivos que fusionan lenguajes: poesia visual, juegos tipograficos, collage, tecnicas de montaje, textos de historieta y letras de canciones". (2004, 11).

(19) En el prologo a La cifra senala el autor: "Mi suerte es lo que suele denominarse poesia intelectual. La palabra es casi un oximoron; el intelecto (la vigilia) piensa por medio de abstracciones, la poesia (el sueno), por medio de imagenes, mitos o de fabula. La poesia debe entretejer gratamente estos dos procesos" (1982, 11).

Francisco Rodriguez Cascante es Doctor en literatura por la Universidad de Montreal, Canada, profesor en la Sede de Occidente y coordinador del Centro de Informacion y Referencia sobre Centroamerica y el Caribe del Centro de Investigacion en Identidad y Cultura Latinoamericanas de la Universidad de Costa Rica. Su campo de especializacion es la literatura centroamericana. Entre sus publicaciones se encuentra Autobiografia y dialogismo. San Jose: Editorial de la Universidad de Costa Rica, 2004.
COPYRIGHT 2006 Universidad de Costa Rica
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2006 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Title Annotation:SECCION ESPECIAL: II COLOQUIO DE LITERATURA COSTARRICENSE DEDICADO A MARIA AMORETTI
Author:Rodriguez Cascante, Francisco
Publication:Kanina
Date:Jul 1, 2006
Words:9383
Previous Article:"El elefante birmano" de Uriel Quesada: una trasgresion al imaginario nacional.
Next Article:Una necesaria duda: sujecion y visibilidad de las marginalidades.
Topics:

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2018 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters