Printer Friendly

La philosophie dans le boudoir. La tertulia ilustrada en Galicia a fines del siglo xviii: filosofia y opinion publica.

A Lucienne Domergue, en el recuerdo

<<... [Condenamos] estas vanas diversiones, que se han introducido, tan llenas de tosigo mortal, y tan ocasionadas para el Alma: estas Asambleas y estos Cafees, estas Casas de juego.... / Han ganado para si bastantes Secuaces Roso, y Volter. Estos, y otros igualmente infames, que forman el Apostolado de Satanas, son los que leen, y celebran: estos los que vuelan por los Estrados [tertulias]: estos los que introducen en los Gavinetes, y aun en los Tocadores: estos los que ocupan, los Estantes de los que se llaman eruditos, y con el falso oropel de una enganosa eloquencia corren sin dificultad de una Region a otra y llenan lastimosamente de un pestilente hedor todos los Paises de la Cristiandad. Los espiritus fuertes se saborean con su veneno, adoptan sus maximas, y su lenguaje, y despreciando, como he dicho, el que aprendieron de sus Mayores, se juran con insensatez infelices discipulos de estos Evangelios, que no conocen a Dios, ni a la razon, !Oh desgraciados tiempos, en que han aparecido hombres tan fatales! Hombres, que no conocen (ni quieren que otros conozcan) la verdadera luz, que vino a iluminar el Mundo; y en el mismo siglo de las luces esparcen de tal suerte sus tinieblas, que parece, quieren que se nombre el siglo de el libertinage, el siglo de la obscuridad, el siglo de la disolucion, y de el desorden, en fin el siglo, en que, con escandalo de todas las gentes de bien, se entronice el vicio, y se destierre la virtud>> (Sr. D. Francisco Alexandro Bocanegra y Xaviga (1779, 6 y 13-14): Declamacion oportuna contra el liberlinage de el tiempo.)

Solo muy recientemente la historiografia especializada se ha preocupado en intentar dar cuenta de la aparicion pujante de la opinion publica, la emergencia progresiva del tercer estado y la timida conciencia del sentido de la ciudadania durante los reinados de Carlos III y Carlos IV. Esta claro que en algo influyeron las politicas de la monarquia, el famoso <<despotismo ilustrado>> (desde infraestructuras viarias hasta planes de estudios universitarios, siempre intentando poner coto, cada vez mas coto, a los privilegios y <<poderes>> paralelos de la aristocracia y del clero). Pero estas politicas no lo explican todo. Otros factores, como la aparicion y proliferacion de papeles periodicos, ayudan a componer el cuadro. Al igual que la creacion de Reales Estudios y Academicas. O, como no, las propias sociedades patrioticas y de fomento: las muchas Reales Sociedades de Amigos del Pais creadas en Espana bajo la proteccion regia.

Resulta un hecho incontrovertible, por otro lado, que, cada uno de estos escenarios, pronto cobro vida propia, y, en ocasiones, contra los designios e intereses del gobierno de turno o de la propia monarquia. Razon por la cual, este incipiente y nuevo entramado de instrumentos y medios de produccion de ideologia, no pudieron librarse nunca del intervencionismo del regimen monarquico, bien a traves de la justicia ordinaria, bien a traves de la siempre util Inquisicion, agente censor de heterodoxias religiosas, politicas o filosoficas y garante eficiente de las regalias de la Corona. Sumese a ello el hecho de que, en este pluralismo y riqueza de instancias, no siempre coincidian los intereses, produciendose en ocasiones interferencias entre si, y pudiendo darse la circunstancia de que, por este motivo, algunas de sus iniciativas se neutralizasen o paralizasen, a veces con muertes anunciadas y en otros casos perdidas en los embrollos burocraticos. Pero, con todo, como acabamos de indicar, no era este el mayor peligro.

Se secuestraban o cerraban periodicos a voluntad, se vigilaba estrechamente los actos y actividades publicos de las sociedades de fomento, se infiltraban agentes del orden o meros soplones en las representaciones teatrales, el mundo de la Universidad y de la Academia estaba fuertemente controlado por redes de voluntariosos delatores, y otro tanto venia ocurriendo con el pulpito y las <<librerias>>, el territorio del recogimiento interior y la piedad y del esparcimiento, formacion y recreo. Nada importante, ninguna actividad notoria de ninguna notoria institucion, escapaba al ojo censor, a la mano delatora, al ferreo control ejercido sobre la opinion publica. El poder era absoluto.

Se entiende, entonces, que esta, la opinion publica, se gestase, con mas desembarazo, en otros espacios menos comprometidos. Y que en ellos circulasen con mayor facilidad y comodidad las ideas, incluidas las filosoficas. Espacios en los que la visibilidad o la opacidad se daban, al tiempo, paradojicamente, en su medida extrema. Por ejemplo, en el cafe o en la tertulia. Se leia en un diario de epoca: (<<Un Cafe es un quadro, en que esta retratado d Universo. Alli esta el punto de union, a donde camina toda clase de personas, y genios, y en donde concurren a pagar tributo todas las novedades buenas, y malas, verdaderas, y falsa>> (El caxon de sastre catalan. <<Casas de cafe>>, CXV-CXVI, Barcelona, 24 de mayo de 1764). (Entiendase que no hablamos de tipos puros. Incluso a veces estos dos, precisamente, se solapaban. Pero, a la vez, Universidades, Academias, Reales Estudios, Sociedades patrioticas de fomento, conventos, estafetas de correos, salas de la Real Audiencia o bufetes de abogados, podian tener su arriere boutique. La transparencia de los cafes acarreaba, claro esta, sus propios inconvenientes: nadie podia saber a donde podia conducir un gesto mecanico impropio o una idea o simple palabra lanzada libremente al aire, fruto del azar o del puro acaloramiento. Por otra parte, en las tertulias tampoco faltaban los confidentes y dejaban otro tipo de huellas (panfletos, hojas volantes, parodia), en ocasiones autenticos regueros de tinta, que podian realmente llegar a comprometer a sus cabecillas, a los asiduos o a los asistentes ocasionales. No debemos olvidar este aspecto.) Por cierto, no hay que asociar, mecanicamente, exclusivamente, estas formas de sociabilidad y, a la vez, de produccion de ideologia, al marco de los escenarios urbanos. Creemos que el caso gallego, precisamente, desmiente cualquier lectura apresurada del fenomeno en esa direccion. Aunque hay que reconocer que son en ellos donde mas proliferan. Los cafes y las tertulias son espacios, y aun generos, transversales donde, no solo se mezclan categorias sociales, sino en los que al tiempo circula informacion y se crea opinion: <<El acontecimiento se hallaba perfectamente ritualizado>> (Perez Samper: 2001, 11-55). Y, como decia Madame Necker, ducha en salones y tertulias ilustradas: <<Desde que la opinion publica se ha convertido en reina del mundo, hay que fijarse mucho mas en todas sus palabras: estas se vuelven acciones e incluso ocupan d lugar y la fuerza de las leyes>> (Necker: 1798, II, 341). Las tertulias en la epoca, en Espana, tambien se llamaban visitas o estrados (termino al que alude el arzobispo Bocanegra, precisamente). Estaban asociadas a otras practicas de sociabilidad (juegos, galanteos, refresco, agasajo, apuestas, etc.) Cafes y tertulias tambien eran espacios privilegiados para el ejercicio de la <<murmuraciom>>, la circulacion de rumores y el comentario de novedades, y la practica del <<rexoubeo>> (como se dice y mantiene todavia en nuestra Galicia), practicas minimalistas que juegan un papel importante en la economia del poder y en la cohesion y control social de cualquier aldea, villa de provincias o capital (Darnton, R.: 2000, 45). El cafe, nuevo fenomeno social, <<llego a convertirse en uno de los signos de las 'Luces' en toda Europa, y tambien en Espana.>>

Examinaremos aqui la problematica de las tertulias, mas o menos ilustradas, mas o menos filosoficas, que florecen en Galicia a finales del siglo XVIII, y ademas desde una optica realmente privilegiada, por su excepcionalidad, cual es la de los archivos del Santo Oficio de la Inquisicion. El distrito de Santiago, o Galicia, se habia creado en 1574. La muestra sera forzosamente limitada, en cuanto a numero, pero no en cuanto a representatividad, ya que hablaremos de autenticas calderas de ebullicion de ideas, por lo general que disonaban con las ideologias vigentes. El baron de Malda, D. Rafael d'Amat i de Cortada, un noble catalan metido a articulista y editor de periodicos, en una de sus colaboraciones en genero propio, hace decir a una anfitriona o rectora de tertulias en 1761: <<Procuraremos a lo menos manifestar que no necesitamos tan frivolos asuntos para nuestra diversion, empezando desde aqui a emplear el entendimiento, que no nos escaseo la naturaleza, en recreo y utilidad propia. Tenga esta Tertulia presunciones de Poetica Academia>> (El caxon de sastre catalan, numero quarto, <<La poesia en el Estrado y Academia en la visita, la Parte>>. Barcelona, 1761, cit. por Perez Samper.)

El titulo de este articulo, que se corresponde al de un famoso escrito del Marques de Sade, en el que, por cierto, ademas de cuestiones eroticas, no faltan reflexiones de importante calado politico y filosofico sobre el hombre-maquina y el deseo de la razon, sirve aqui de registro metonimico o de sinecdoque: <<tocador>> equivale a ese locus amoenus, espacio protegido y de caracter restrictivo, novedoso (evanescente y dinamico, a veces clandestino, otras hermetico), representado paradigmaticamente por el salon (mas aristocratico) o tertulia, donde se da el debate ideologico, de ideas.

(No entraremos aqui, aunque nos posicionamos en linea con la microfisica del poder foucaultiana y la hermeneutica batjiniana, sobre los debates teoricos en torno al surgimiento de la <<opinion publica>> en Occidente (Craveri, B.: 2007, 488-489): proponemos, frente al esquema de la pura reproduccion mecanica de la ideologia del poder (1 modelo) o (2 modelo) la interaccion entre esta y la ideologia de las elites, con un pueblo silente, mudo, en ambos casos, un 3 modelo, en que, centro, entidades intermedias (Corte, elites aristocraticas e ilustradas) y periferia (masas populares) configuran una pluralidad de puntos de interaccion multidireccional: esquema de represion/produccion. Desagraciadamente no podemos detenernos en este asunto.)

Tertulia ilustrada

Ha sido F. Sanchez-Blanco Parody, quien, ultimamente, muy recientemente, ha llamado la atencion y se ha fijado en la tertulia, como espacio de ilustracion:
   Las Luces no provienen del Trono. Alejada del entorno inmediato al
   rey y a sus Consejos se desarrolla una vida intelectual en forma de
   tertulias. La costumbre de reunirse los profesionales o los
   eruditos estaba frecuentemente arraigada en Espana desde hacia
   tiempo. El lugar podia ser un salon aristocratico, una celda
   monastica o cualquier gabinete particular. Personalidades como el
   fraile Martin Sarmiento o el politico Pedro Rodriguez Campomanes
   atraen admiradores o aduladores. Sus circulos casi se pueden
   considerar una prolongacion de las Academias Reales, pero sin
   aparato o formalismos. Tambien hay casas de la nobleza que junto a
   los conciertos o representaciones teatrales mantienen sus
   dependencias abiertas a hombre de letras, sirviendo de foro a
   discusiones de ideas politicas y esteticas [...] Los ilustrados, a
   falta de otras instituciones que les sirvan de cauce o le presten
   soporte, aprovechan esa concurrencias poco protocolarias para
   expresar o discutir opiniones que no pueden exponer en catedras o
   imprimir en papel.[...] Las reuniones llamadas 'juntas' y
   'academias', crean, mediado ya el siglo de las Luces una especie de
   territorio exento de confesionalismos y fundamentalismos. No todas,
   evidentemente, respiran aires modernos. (130-134)


(Nos parece muy interesante la aportacion de este historiador al tema, aunque discrepamos en algunas consideraciones de detalle. Por ejemplo, creemos que es excesivamente especulativo el afirmar que las Reales Sociedades de Amigos del Pais fueron, precisamente, un invento y artificio promocionado por el gobierno absolutista borbonico, o al menos por el auspiciado y favorecido, disenado a modo de replica, frente a la eclosion y formacion espontanea <<de tertulias privadas al margen de las jerarquias ciudadanas y no sujetas a control>>, en casas particulares o lugares publicos, como cafes o botellerias (Sanchez-Blanco Parody, F.: 2002, 158). Seria olvidar la vigilancia estricta que sufrieron las sociedades de fomento, como el Real Consulado del Mar de A Coruna o la Real Sociedad de Amigos del Pais de Santiago, cuando ilustrados como P. Quintairos y Freire y Castrillon (este ultimo, ilustrado efimero), por ejemplo, ocuparon la secretaria de esta institucion, o luego con los liberales; que, en ellas, existia una trastienda y reuniones clandestinas, donde se hablaba de todo lo divino y lo humano; y que sus miembros fueron perseguidos: Barreiro de V. V., B.: 1883, 102.

Y lo que vale para Barcelona, Corte, Valencia o Cadiz, puede decirse para Galicia. Pieza de dificil encaje, la percepcion que se tenia de ellas era muy dispar. Vamos a mencionar los casos extremos. El de aquellos que, en la epoca, al filo ya del siglo XIX, creen que son lugares de perdicion, antesala del Infierno, hasta aquellos que, desde una optica ya liberal, las entienden como espacios de escapismo.

El primer supuesto podria, en efecto, estar perfectamente representado por la opinion del pensador conservador gallego, cisterciense, el P. Antonio Jose Rodriguez, muy leido en nuestra tierra, como nos prueban los Inventarios de prohibidos de epoca:

Se con toda certeza que hay y ha havido Tertulias de militares, senoras y otro personages, cuya materia de conversaciones es la Religion a la moda. Se duda sobre el purgatorio, sobre el castigo eterno, inmortalidad del alma, sobre la revelacion, autoridad soberana, etc., sacando conclusion de todo para la disolucion y libertinage. (Rodriguez, Padre A. J.: 1776, I, vii).

(Otros ejemplos los aporta la propia Lucienne Domergue (1983, 113-114), nuestra homenajeada: asi, el escrito Los vicios de las tertulias del tiempo descubiertos y demostrados en seis conversaciones entre un parroco y una dama, que presento a la censura gubernativa D. Gabriel Quijano. En el Consejo se reciben los informes correspondientes. En uno de ellos, emitido por el Vicario de Madrid, se indica: <<Digo absolutamente que no se si los hay [vicios en las tertulias] o no los hay, y por lo mismo ignoro d son verdaderos o falsos los defectos que se pretenden combatir en esta obra, por ser ajeno de mi estado la investigacion de semejantes faltas, y aun mucho mas el presenciar los sitios en que se supone se cometen ... por lo que no metiendome en este punto como extrano a mi conocimiento y en que no me hallo en estado de dar parecer.... [Pero hallo] confutacion de los vicios plenamente combatidos y con la mejor doctrina evangelica ..., de defectos morales en general o de algunos vicios en particular sin lesion de determinada persona....; admirables preceptos ingeniosos y frecuentes descubrimientos de nuestro artificioso amor propio y desordenas pasiones....>> (AHN, Consejos, Leg. 5546/ num. 99)

Sin duda, el P. Rodriguez cargaba las tintas en su retrato, muy centrado ademas en los asuntos religiosos y de costumbres, como se ve, pero esta opinion estaba generalizada y era ampliamente compartida por las elites conservadoras espanolas y gallegas, y no tan solo por ellas. Un ejemplo claro es la famosa pastoral del arzobispo compostelano A. Bocanegra y Xaviga, Declamacion oportuna contra d libertinage de el tiempo (1779), a la que ya hemos aludido en la presentacion del trabajo.

El segundo supuesto, el segundo punto de vista, a su vez, podrian encontrar su exponente, o una de las manifestaciones mas claras del mismo, en la opinion del <<viajero impertinente>> ingles Alexander Jardine, espia, posteriormente Consul general de Gran Bretana en la cornisa cantabrica, corresponsal epistolar de Jovellanos y tambien tertuliano en A Coruna, como tendremos ocasion de exponer, quien, en sus Cartas sobre Espana, hacia el siguiente comentario despectivo y con caracter general:

En la mayor parte de sus ciudades rurales importantes aun encontramos algunas personas acomodadas que, junto a los eclesiasticos y los militares, forman pequenas sociedades muy agradables, las tertulias, cuyos meritos y placeres se deben especialmente al buen humor, los dones naturales, el ingenio y la amabilidad de las damas, algo por lo general tan digno de destacar en esta nacion (Jardine, A.: 1788, 2001, Carta num. XIX, 287.)

A. Jardine, en definitiva, nos habla de una geografia de la frivolidad. El propio historiador antes mencionado, Francisco Sanchez-Blanco Parody, al referirse, por ejemplo, a la famosa Fonda de San Sebastian, en Corte, paradigma de local publico de tertulias, exento de infraestructura especial y de servidumbre, trazo generico y tipico, tradicional, de la tertulia, subraya que, alli, las conversaciones suelen recaer sobre versos, comedias y toros. Hemos de suponer, claro esta, que no siempre era asi.

Son claramente percepciones extremas del fenomeno. Galicia es tambien un cuadro en el que esta retratado el Universo, como opinaba el baron de Malda de los cafes de epoca: una sociedad de provincias, basicamente rural, un Reyno (el Antiguo Reyno de Galicia), compuesto por 7 pequenas capitales de provincia (Tul, Pontevedra, Santiago, A Coruna, Betanzos, Ourense y Lugo), algunas villas menores y cientos de pequenas aldeas, con amplio litoral maritimo que le confiere identidad propia. Y, por esta razon, creemos que es interesante verlo desde optica local, para dar cuerpo al retrato, diseccionando este material de censura: se vera asi mejor la anatomia de este artilugio, la tertulia, fuente de ideologia y opinion publica, diabolico para unos, espacio de sociabilidad para otros, en nuestra tierra y en el ocaso del despotismo ilustrado.

El mundo

Habia muchos tipos de tertulia. Las habia con sede fija o itinerantes, tertulias de ocasion, improvisadas, o festivas, en espacios laicos y profanos o lugares sagrados, de recreo o de trabajo. Intentaremos aqui, tan solo, realizar una aproximacion al fenomeno. Muchos procesos inquisitoriales por <<proposiciones>> (dichos hereticos de todo tipo), tienen, ciertamente, este origen: tertulias de salon, tertulias de botica y rebotica, comidas eclesiasticas en fiestas patronales, almacenes de comercio, imprentas y librerias, conversaciones de circunstancias en los viajes de arrieros, campamentos del ejercito, casamatas de prision, tertulias de convento, estafetas de correos, bufetes de abogados, escribanias de la Rl Audiencia de Galicia (el corazon mismo del poder monarquico en nuestra tierra), balnearios (Beijo o Ferreira), paseos por Alamedas, plazas publicas (Pza. del Pescado, Tui) y lugares concurridos como las puertas de entrada a las ciudades (Porta Faxeira, Santiago). No podemos ocupamos, desgraciadamente, de todas ellas.

Las gentes de mundo construyen excentricos universos locales. Veamos dos ejemplos de estas tertulias de hombres viajados, en Mondonedo y en A Coruna.

Jacobo Maria de Parga y Puga

El de J. Ma de Parga y Puga, es un caso curioso, por varias razones. Habia cursado estudios de Leyes en la Universidad de Santiago y participado alli en una tertulia, que venia siendo investigada desde 1795 (una tertulia academica o universitaria que, ademas, parece que tenia sus ramificaciones y continuidad en los bufetes de algunos abogados y notarios de la ciudad del apostol, (el Estudio de Lucas Montero) : el profesor de Canones B. Quiroga y alumnos como F. Fernandez y S. Blazquez, y cierto Crenlla; es el precedente de la tertulia de la 'sala de prohibidos' de la Biblioteca universitaria, en ambas encontraremos a D. Antonio Gil, hijo del conde de Taboada.) Luego, tras paso por la villa de Mondonedo, donde fue secretario del prelado, se traslado a Madrid (AHN, Inq., Leg. 3730/ num. 186; y Domergue, L.: 1980, 605-613.) En la capital mindonense, mantendra dos tertulias simultaneas. Dira un canonigo de la sede: <<y por las tardes paseaba por sitios retirados, y regularmte solo: Por las noches pasaba algas horas en la tienda del Mercader Cueto donde concurrian otras varias personas qe nombra; y otras noches le acompanaban las mismas en la Secreta y se creia qe las conversaciones se reducian de ordinio en casa de dcho Mercader a las noticias qe el recibia de las cosas de Francia>>. Ilustrado, moderno, afrancesado, anticurialista y filojansenista, anticlerical, descreido en general, con el tiempo, pasados los anos, cultivara un moderado conservadurismo, haciendo carrera bajo la dinastia borbonica.

Las delaciones proceden de antiguos companeros de estudios, al parecer instigados por un profesor de la facultad de Derecho, presbitero y residente en Mondonedo, tal vez por el propio obispo que lo termina apartando de sus funciones y familia por fricciones que nadie sabe explicar y alguien atribuye a incompatibilidad de caracteres (<<por la oposicion de genios y poca flexibilidad del reo>>): <<Que el uso del Palio de los Prelados de la Yglesa era una pantomima, nada mas qe pa trahervos mas sujetos= Que las costumbres y disciplinas de la Yglesa como en vestiduras sagradas y en otras cosas a este paso, ni habian sido instruidas por Christo, ni tenian otro fin qe traer embobada o enganada a la gente, y qe spre qe se habla de las Leyes y disciplinas de la Yglesa le oyo echar algunas satiras a palabras menosonantes. Que el Papa era aun mas tirano qe el Rey, porque este era solo un tirano del cuerpo, y d Papa lo era demas de las conciencias>>; que habia viajado por Europa, ensalzando de forma especial la Corte de Paris (en carta remitida a sus padres); <<no sabia qe gente era aquella pues daba culto y adoraba a un hombre, y se sabia qe hombre era, pero qe podia ser un Echicero, pues hacia qe el pan no fuera pan, y el vino [no] fuere vino>>; que si lo persiguiese la Inquisicion, dejaria escritos 3 ou 4 pliegos de Papel, y se marcharia a Francia o Londres (incluso a Ginebra, dira en otra ocasion). Lector apasionado de Montesquieu, Voltaire y Rousseau, pero tambien del caballero C. Filangieri, ofrecia lecturas que eran autenticos antidotos, como el decia, contra el fanatismo. En su etapa de Santiago, ocultaba libros prohibidos y escritos anticlericales en su gabinete. No dejaba entrar alli a nadie. Su comportamiento general, durante todos estos anos, de 1794 a 1798, fue de cautela y disimulo. Nunca busco el escandalo publico. Los papeles de la Inquisicion subrayan la doblez de compartimiento y discurso del reo. Sus irreverencias y chistes picantes contra el clero, no los extraia precisamente del Fray Gerundio, sino de otro escrito, mucho mas corrosivo y rabioso, la Monacologia (1783), presumiblemente en la traduccion del baron Ignaz von Born, que firma con el seudonimo de <<Joannis Physiophili>>.

Asambleas o juntas jacobinas

En algunos de los Legajos conservados encontramos denuncias anonimas o con seudonimo alertando sobre conjuras o asambleas jacobinas en A Coruna, ciudad de, por entonces, unas 3.000 almas, sede de la Capitania General y cabeza de la Real Audiencia de Galicia. En 1794, por ejemplo, se recibe una, con sobrescrito anonimo, de <<Cayetano Gonzalez>> (pseudonimo). En ella se implica a varios sujetos de la ciudad, algunos que habian tenido en el pasado inmediato percances con la Santa, como el medico Consul Jove, y otros sujetos, comerciantes, profesionales liberales y militares de la ciudad.
   Emin.mo y Ilust.mo Sr. Inquisidor General./ Es forzoso avisar a V.
   emina. para que tome serias providencias en los puntos siguientes.
   Dn. Francisco Consul, medico en esta ciudad de la Coruna, fue
   destinado por el tribunal en tiempos pasados a que aprendiese la
   Doctrina en un Monasterio de los Bernardos: aora se le oyo, que
   ojala viniesen aqui pronto los franceses. Este tiene las obras de
   Boltaire y otros libertinos, con titulos que son utiles para su
   facultad. Monsieur Felipe, frances, Reloxero, habla como si
   estubiera en Paris; por sus atrevimientos fue preso, y luego se le
   solto por empenos, pero sigue en sus Ideas. El Reloxero Penaflor,
   Asturiano y educado en Ginebra es igual al pasado, y tiene los
   libros livertinos. Todos los dias de Correo hai asamblea de
   Franceses Juramentados en el centro de la Coruna. Muchos hijos del
   pueblo hablan con libertad, tienen sus Juntas, tuvieron y tienen
   comunicacion con los que entregaron a Guipuzcoa. Sr. es mucha la
   relajacion, abunda el Jacobinismo, nada se oculta al [Capitan]
   General, Auda. y mas Justicia, y no se ve reforma ni castigo. Pero
   a que me quejo destos? Mande hacer algunas relaciones, se hicieron,
   y no d reforma, ni tribunal castigo a nadie. Destos fue uno que
   destinado con empleo por el rei para America, hablo Blasfemias, y
   llevaba las obras de Bolter, y otros livertinos; no obstante la
   delacion, paso con ellas alli; ya se vera el fruto que hara, y lo
   servido que sea su Magd. No digo lo que otros han mandado delatar,
   y siempre se ha visto en el tribunal Incluyo la nomina que un
   sugeto me dejo al tiempo de embarcar para America. Alla se remitio
   pero no se la resulta./ Deve V. emina. por el bien de la Patria, de
   la religion y Rei, avisar a su Magd. tome eficaces Providencias y
   reprima a los Impios, pues ademas de lo dicho aparecen Pasquines,
   que aprueban el hecho de Guipuzcoa. Que mande armar a este Pueblo,
   y Ferrol (porcion preciosa de la Corona) que estan a peor estado,
   que si estuvieran en paz, y cercados de Malvados, impios y
   libertinos. Y que este [Capitan] General sea mas sensible, que
   ponga canones y centinelas en los Pasajes acostumbrados para
   resistir a cualquier invasion, y encierre a extrangeros y Paisanos
   Jacobinos. Ds. No. Sr. confunda a los Impios, y nos conserve en su
   gracia, y guarde a V. emina. ms. as./Eminentmo. Y Ilno. Sr./ B. S.
   M. de V. Emina./ Cayetano Gonzalez./ Coruna, 30 de Agosto de 94>>
   (AHN, Inq., Leg. 2938; se anade, en <<anonimo>> adjunto,
   informacion complementaria, sobre otros individuos sospechosos y
   las lecturas prohibidas que frecuentan: <<El Marques de la Canada
   Ybanez, Coronel del Rgto. de la Coruna, tiene d Gerundio, y la vida
   de Federico segundo; Dn. Miguel Roan, comerciante del rei, el
   Gerundio; Dn. Fr. Miranda, Tte. de Fragata de la Armada el
   Diccionario Filosofico de Voltaire; Dn. Manuel de Penas, Ayudante
   de la Corona, parte de la obra del Abate Reinal; D. Manuel de Inca,
   arrestado en la ciudad de Pamplona, no tiene presente que libros
   eran.)


Las investigaciones no conducen a nada. Da la impresion de que se intenta desprestigiar al comisario del puerto Ignacio Carrillo y Niebla, un activo agente inquisitorial en la ciudad herculina. Y, sobre todo, que, una vez mas, se intenta llamar la atencion sobre la oficina de los Correos Maritimos de S. M., muy estrechamente vigilada por el Santo Oficio (tenemos constancia de varios procesos: al alto oficial D. Juan Rezano Imperiali (1778-1782), antes de la Revolucion francesa, o, despues, al Capitan Martin Badia (1794): es llamativo el calificativo que le da a este ultimo uno de sus censores, vid. AHN, Inq., Leg. 3734/ num. 105; dice de el, tras calificar sus proposiciones de <<blasfemas, sospechosas de atheismo y heregia y formalmente hereticas>>, ni mas ni menos que es un <<ateista practicos>> y llega a compararlo con Vanini, quemado en Tolosa de Francia en 1619, <<por persuadir qe no hay otra vida, y ultimamte qe no hay Dios>>), y que, parece licito suponer, de que algun tipo de tertulia debio acoger, siendo asi como un eslabon perdido o intermedio entre la tertulia ilustrada y protoliberal de Jardine y la futura tertulia liberal de El Cafe de la Esperanza.

El demonio

Una de las tertulias denunciadas al Santo Oficio local, es la de modernos, afrancesados, simpatizantes del proceso revolucionario frances de 1789, defensores de la fisica experimental y detractores de la escolastica, ilustrados, protoliberales, cuesfionadores de la propia maquinaria inquisitorial y del aparato de la censura, que se reunian en el cuarto destinado a los libros prohibidos en la Biblioteca Universitaria.

Este cuarto, lugar de acceso restringido a los bibliotecarios y a quienes tenian derecho a acogerse a la licencia (Catedraticos de Prima de Teologia y Canones), y la propia licencia para lectura de libros prohibidos, ya eran contemplados en las Constituciones de Universidad aprobadas por el Consejo de Castilla en septiembre de 1794, pero solo a finales de 1798, 20 de diciembre, el Inquisidor General Arce (1798-1808) concede licencia efectiva a este Cuerpo Academico. La biblioteca publica abriera en 1794, pero solo en torno al 1801 se empiezan a tomar medidas acerca de los prohibidos, fondo que ya abultaba mucho, al sumarsele los expurgados del general, medidas que se completan finalmente hacia 1804 (C. Varela Orol: 2001, 2002, 2007.)

La denuncia data de 1806, dos anos despues de que, parece, se habilitara finalmente un espacio fisico y una infraestructura adecuados para este fondo:

A 13 de Malo de 1806 representa al Trib. el Sr. Dr Felipe Sobrino Taboada Catedo de ViSera de Canones de aqa Univdad exponiendo qe acababa de hacerse en ella una serie de Estantes trabajados de todo coste y pintados con todo el primor del arte para colocar en ellos los Libros prohibidos en una pieza que tenia en medio una Mesa de estudio con una silla cubierta de Damasco Carmes, y otras dos mas de Moscobia, sirviendo a los estantes de vistoso remate dore excelentes Quadros en que se veran retratadas otras tantas Sibilas con los Oraculos que se le atribuian tocante a la Encarnacion, y demas sagrados misterios de la vida de Nro Redentor y su Sma Madre, y qe a esta especie de Gabinete o pieza se entraba por dos Puertas, la una con inmediata comunicacion a la Biblioteca y la otra al Claustro jaspeada con no menos prior, y una inscripcion que decia Proibitorum libraria, coronada con un ramo de Laurel. Que esta magnificencia y decoro le parecia impropia de la reserba y obscuridad con qe devian estar dchos libros, y atribuia este hecho no al Claustro ni a los Individuos de cuio catolicismo estaba mui bien persuadido, sino a la Ignorancia del Comisdo tanto mas culpable qto a qe siendo Biblioteco maior, Dr. in utroque y con actual pretension de Catedo honorario devia saber adonde llega la infamia de los autores proscriptos, segn decia la Escra nomen impiorum putrescet, et deleantur de libro viventium, y et cum iustis non scribantur. Por lo qual creia no solo que se debia tapiar la puerta exterior de esta pieza y borrar la enunciada inscripcion tan burda como escandalosa: sino qe por la nobedad del caso, y por la magnifa del lugar en que la se teman conversaciones por largs horas, y por el inminte riesgo de que tales combenticulos resultasen funestas conseqas, suplicaba al Tribl. se sirbiese mandar extraer de alli los citados Librs tomando razon de todos ellos y colocandolos en otro lugar de menos brillo a fin de evitar el escandalo que causaba d ver tratar con tanto decoro las obras de los autores reprobados, y respecto a qe nunca puede haber una necesidad tan urgte de leer Libs proibids; que no de larga espera se pongan dos o tres llabes en distintos sujetos con las demas provas que el trib. estimase oportunas (AHN, Inq., Leg. 3730/ num. 191; L. Domergue: 1987, 440-441.)

Tras la delacion, entra en accion la maquinaria inquisitorial. El Tribunal local envia a uno de sus secretarios, Basilio de Castro, a reconocer e inspeccionar las instalaciones denunciadas y el estado de los libros. Segun sus pesquisas, la situacion es todavia mas alarmante: no solo es cierto lo expuesto en relacion a dicho cuarto o pieza aparte, <<sino que segn los informes que le habia dado solo habia de ella una Llave que paraba en poder del Dr Pedrosa Biblioteco Maior y solian juntarse en ella por la tarde con dcho Biblioteco algs sujetos qe estaban reputados de libres en su modo de pensar como eran los Drs Bazan, Gonzalez y Patino, Catedros de Filosofia, y Dn Antonio Gil hijo del Conde de Taboada, los quales gdo estaban dentro se precavian mucho de qe los vieran pues no solo cerraban las dos puertas sino qe tapaban los ahugeros de las cerraduras, y alguna otra vez se les advirtio sobre la mesa uno de los tomos de la obra de Baile: por lo qual fue del parecer dcho Scrio que se pusieran dos o tres Llaves en la puerta, y se entregasen aqs a otros tantos sujetos de providad y juido>> (no <<el Locke>> descubierto sobre la mesa de trabajo de Jovellanos en el Instituto Asturiano de Gijon, y para su escandalo, por el cura de Somio; pero el escenario de sospecha es el mismo.)

Los miembros del Tribunal local, instigados por el Consejo de la Suprema y empleando, al tiempo, la presion y la diplomacia (gestiones reservadas ante el rector Juan Martinez Cano, ya que habia que evitar el escandalo publico), pese a las representaciones elevadas por el Bibliotecario mayor y catedratico de Leyes J. Pedrosa al Inquisidor general, y tras los informes preceptivos de los censores (miembros, por cierto, de la propia comunidad academica, los Catedraticos de la Universidad, el agustino Fr. Jacobo Blanco y Vicente de Neira, Catedratico de Teologia el primero y de Digesto el segundo), se procedio a tapiar la puerta y a borrar la inscripcion de la sala. (El proceso tuvo sus ramificaciones: se investiga, por ejemplo, la tienda del librero Pedro Rey, de la ciudad, como suministrador de prohibidos (en los fardos destinados a la Universidad y que habia encargado el sustituto del bibliotecario Pedrosa, Dr. Jose Gonzalez Varela, se encuentran obras de madame de Chatelet, pero se halla extraviado un compendio de las escritos de Voltaire). Algunos de los miembros de esta Tertulia habian sufrido procesos anteriormente, como es el caso del ya mencionado D. Antonio Gil, hijo del Conde de Taboada, quien, a la altura de 1789, fuera delatado al Tribunal como autor de una comedia, La Madrastra (1788), ofensiva a la vida de celibato y conventual en general; siendo calificado de libertino. La Tertulia fue sonada.)

Da la impresion, ademas, de que esta tertulia tenia su prolongacion natural en otras sedes de la ciudad, que hoy desconocemos. En todo caso, tras diversos avatares politicos, civiles y academicos, parece que emigra, por asi decir, a la rebotica de Suarez Freire, sita en la Plazuela de Feijoo, angulo del Preguntorio, llamada oficialmente por entonces la Plaza de la Paja, y popularmente conocida como <<la esquina del combate>>, y a la que concurrian, ademas del boticario que le daba nombre, el canonigo Manuel Acuna Malvar, Joaquin Patino, bibliotecario de la Universidad, Juan Bautista Camina, medico y periodista, Antonio B. Fandino, libelista y agitador, el impresor M. Antonio Rey, llamado <<Rey chiquito>>, probablemente P. A. Sanchez Vaamonde, canonico tambien y cofundador de la Real Sociedad de Amigos del Pais de Santiago, Julian Arean, V. Otero, Maquieira (cura de Sar), Fragua, cierto Sarmiento, Iglesias, Coton y Tilbe (rector de Salome), el cura de Bastavales Vazquez de Aguiar y, de cuando en vez, de paso, el matematico J. Rodriguez, etc. (J. L. Urreiztieta: 1985, 48-69): en fin, tertulia de universitarios, profesionales liberales y de la clerecia local, mas o menos ilustrada.

La carne

Una de las mas famosas del momento fue, sin duda, la del conventiculo o contubernio del Seminario de Monforte de Lemos, tertulia liberdna de clerigos y profesionales. Era una tertulia bicefala (o tricefala, si contamos sus ramificaciones en baineario): por el dia, en la botica de Bonente y, por la tarde y aun noche, en el propio edificio del Seminario. De dia solo participaban hombres, pero, por la noche, se unian a ella mujeres y se practicaban juegos de cartas y apuestas. En 1804, en efecto, se abrira un proceso multiple a varios profesores y laicos de Monforte, entre los cuales destacaba Manuel Benito Lorenzana, que explicaba Teologia en el Colegio de la Villa. Con el fueron encausados el Rector del Colegio Benito Antonio Cancela, el clerigo Josef Marcos Ogando, el abogado Luis Losada Becerra y el mancebo de botica Jose Meira, <<y otros vednos de la Villa de Monforte>> (entre los que se contaba el escribano, primero, y labrador luego, Blas Coton, el platero, convertido luego en delator, Benito Rodriguez Mallo, Pedro Andrade, el tambien platero, y luego delator, Vicente Cedron, tres oficiales de milicias destinados en la zona, Luis Arias, Francisco Somoza y cierto Abascal, el presbitero de Castro Caldelas Jose Perez de Llera, tambien delator luego, etc.), complicados, aclara B. Barreiro de Vazquez Varela (1883, 107), <<en excesos de proposidones [en concreto, d Rector del Seminario], tener y leer libros prohibidos, etc.>> Las delaciones proceden de finales de 1800. Parece que resulto una denuncia sin consecuencias, aunque el cabecilla, el mencionado Lorenzana, sera encausado mas tarde por afrancesado y liberal. Hoy la conocemos mejor, a falta de Sumarias, gracias a los expedientes de las alegaciones fiscales conservados (AHN, Inq., Leg. 3730, nums. 158, 175, 176, 177, 178 y 190). Como trasfondo de estas delaciones se oculta un pleito de los rectores y maestros del Colegio-Seminario con algunos vecinos de la villa por la expulsion del sacristan Bernardo de Casanova (que pronto se pone al frente del grupo acusando a aquellos <<de los hombres mas relajados>> que conoce). (De hecho el delator principal es B. Casanova, alias Cachedo, escribano de S. M. en la Villa y vecino de Regua, pariente del sacristan expulsado, probablemente un confidente del S. Oficio. Otro pariente del sacristan, abogado, habia subido los muros del Seminario armado de un palo, amenazando, etc., por lo que estuviera detenido en Coruna, y ahora se hallaba arrestado en su propia casa.) Da la impresion de que se trata de un pleito entre elites locales. Llama la atencion el que los Priores de los conventos de S. Domingo (aunque hable de la decadencia de estudios en el centro y la mengua de su alumnado) y de S. Francisco no terminen de enfrentarse a los implicados. El portero del centro, por supuesto, parece inclinarse a favor de ellos. Incluso algun domine de la zona defiende o respalda a alguno de los reos. En las acusaciones participan varios clerigos, ocasionales tertulianos, prohombres de la villa y alrededores (abogados, plateros, notarios, burgueses) e incluso parientes de los procesados. En la tertulia hay tambien confidentes.

Los cargos son de diferente tipo y gravedad. Da la impresion que, para este grupo, la intervencion del ordinario (obispo) se habia saldado con un fracaso rotundo. Eran todos amigos y formaban una autentica pina entre ellos. En publico se hacian ginos de complicidad (<<este es de los nuestros>>) y no dudaban en tratarse de herejes (<<que iba a ver a un Hereje>>). El boticario, que vive con dramatismo los interrogatorios y todo el proceso, temiendo siempre lo peor, que se resuelvan cargos y responsabilidades contra el, no duda en distanciarse de este grupo de descreidos, libertinos y materialistas, y condenarlos sin reservas: <<en su Botica y fuera de ella en d tablero se juntaban varias personas qe consideraba relajados a hablar y disputar varias materias>>, dira en una ocasion, y subrayara, en otro momento, que el tratara de evitar estas reuniones por todos los medios, ofreciendo incluso dar de palos, por <<desviarse de ntra Relign Catolica y cebarse en el materialismo y libertinismo>>, pero sin exito. Tampoco este celo de nuevo converso disuelve del todo las sombras de complicidad, o, al menos, de tolerancia.

Intentaremos hacer una sintesis, bien que apresurada y telegrafica, sobre dichos cargos, identificando al menos a los individuos a quien se le atribuyen. Asi, tenemos que el abogado Luis de Losada Becerra es acusado de proferir las siguientes proposiciones: <<qe no habia Purgatorio, que no era de creer qe lo havia, y que el unico Ds era d dinero, aunqe fuera mal adquirido>>, <<qe era un fanatismo creer qe estabamos obligados a aiunar>>, que <<continuamte estaba dispuesto a burlarse de Ds, de su Bendita Madre y de todos los Santos y cosas sagradas, y era evidente haver dcho infinitas veces de una Virgn mui milagrosa y devota que habia en aqa Villa bajo la advocacion de los Remedios que solo serbia pa cocer las calderos de pulpo, que era una Macaca, que parecia una Alcahueta, y que seria mejor hacerla hastillas pa la lumbre. Que de unas reliquias primorosas que habia en dcha capilla havia dcho que eran unos zancajos de Borrico e indignos de adoradon, y que era alucinar las gentes para sacar dinero>> (<<que las reliquias que habia en aquella Capilla [atrio de la Hermita] eran, o serian huesos de alga caballeria>>, [la imagen de los Santos] <<mejor era hecharlos a la lumbre, y con ellos calentar agua para hacer la colada o para los cerdos>> y la religion, <<huesos de burros>> y <<estafa>>; refriendose, en otra ocasion, a la imagen de S. Roque y del Angel de la Guarda, dijo <<que combersacion haran aqui estos Munecos? Que buenos cabacos tienen para debajo del caldero de la colada>>; sobre las reliquias, le dijo a otro sujeto que <<aquellos eran huesos de Lagartos>>), <<Que en el dia de Ramos en la ceremonia de estar el sacerdote a la puerta de fuera de la Iglesia dijo d reo que era aquello lo mismo que qdo dos putas estaban hablando de una bentana>> (concretamente afirmo: <<Sabe Vm. lo que se me figura esto? A las Putas de Santiago qdo rinen de ventana a ventana>>), (estando unas Misiones en la Villa dijo) que <<mas les balia callar a los religiosos por que todo qto decian lo sabia qualqr Visono>>, que <<ya estoi harto de oir Misa y de oir predicar a locos>> (dia de Corpus, Ourense, 1803), que con cumplir el precepto cada 6 anos era suficiente, ademas de irreverencias y dar mal ejemplo (no entraba en la iglesia, y cuando lo hacia, no se quitaba el sombrero al alzar el Santisimo, etc.) Es acusado, por supuesto de proposiciones hereticas, blasfemas, impias y escandalosas. La iconoclasia no es, al parecer, de origen protestante: esta critica al culto de reliquias, a la supersticion, al <<hablar de locos>> en el pulpito, tiene un cierto aire de familia, pero intensificado de radicalidad, con la critica ilustrada (que, en la corona espanola, habia estado representada, muy dulcificada, por Feijoo o el P. Isla). Habia sido procesado por encubridor de contrabandistas y ladrones. Sera votado por el Tribunal de distrito, tras 2 anos de proceso, a simple reprension. En cuanto al cura Jose Marcos Ogando, dira el delator: <<oio repetidas veces asegurar a Ogando con pertinencia, y en su sano juicio, con ocasion de hablarle de los atributos divinos, qe nada habia de lo qe decia, dando a entender claramte qe no habia Ds, Infierno ni Purgo y qe todo era una materialidad>>, <<qe J. C. no havia padecido por redimir a los hombres sino por querer ser Rey>>, que lee <<libros franceses>> (<<estos libs hacen felices a los qe los lean>>), <<que el Alma era mortal, que la gloria del hombre es bibir en este Mundo, que d Juicio Vniveral, Yno, Purgo y Gloria era un disparate creerlo, que qualqo qe entendiese la Sagrada Esscra hablaba y hablaria con arreglo a ella, que el reino si fuera espiritual no podria ser atormentado, juzgado, ni glorificado, y qe se cagaba en todos los Stos negando el primer principio y facultades del Papa>>; <<los dos [Ogando y Lorenzana, en el cuarto de este ultimo] estaban hablando las mas de las veces de materialismo>> (<<atheistas>> declarados los considera el notario J. Ramon Diaz); <<que acabados sus estudios se fue Ogando a ella [Villa de Monforte de Lemos], y haciendo gabilla con d Lorenzana, o con d director del Colegio [Benito Antonio Candela] conferenciaban publicamte estas cosas procurando agregar Partidarios en su Libertinage>>. Son los nuevos libertinos, que tanto escandalo levantan en sus paseos por el pueblo, como en la botica o en los banos de balneario que frecuentan, alli por donde pasan, en definitiva. (En los banos de Ferreira, en efecto, Maria Gertrudis Gayoso, en una comida con su hermana, Manuel Valcarcel y el cura, en el invierno-primavera de 1805, hablando de religion, dice haber oido al reo: <<que sabia ciertas maximas capaces de hacer feliz a qualqa persona de talento>>, <<qe comulgar en pecado incomodaba solo las primas vetes>>, <<qe se cagaba en Maria Santisima>>, <<qe habia cierto Libro que decia que, si habia ese Ds justiciero que decian, como no caia un raio que le partiese las manos>>. Vemos aqui un ejemplo claro de tertulia ocasional en lugar de recreo, otra variedad de <<filosofia de tocador>>.) Al materialismo, ateismo y libertinismo (mas bien vida desarreglada y puro libertinaje), se auna ahora cierta orientacion filojansenista. Por cierto, las censuras provienen de agustinos de la Virgen de la Cerca, de Santiago (Blanco, Medela, etc.) En cuanto al Catedratico de Teologia, Manuel Lorenzana: <<que negaban la existenda de Ds, Info y Purgo>>,que leia <<libros al parecer franceses, sin cortar ni pergamino>>, defendiendo el mortalismo del alma, <<que si fuese espiritual no podria ser atormentada por fuego material, que era superfluos los sufragios qe se hacian a los difuntos>> (<<ban [diciendo] publicamte estas cosas, que deben ser relativas a negar la existenda de Ds, Ynfo y Purgo Juicio Universal, y la mortalidad del Alma>>; <<qe Ogando y Lorenzana eran unos herejazos qe seguian la doctrina de Bolter y qe Lorenzana hechaba a perder a Ogando>>, en el cuarto de Lorenzana todo era licencia, <<con sus diversiones nocturnas de Saraos y Banca>>). Sele acusa, ademas, de proposiciones teologicas dichas en Catedra: 10) <<qe se acordaba aber oido a Larenzana en la Catedra la expresion de qe multa adorantur in Altaribus, quae cremarentur Inferno, y aun le parecio que cito a Sn Agn por autor de ella>>; 2) <<qe la Ygnora invendble no escusaba de pecado>>; y, 3), <<qe pone el acto externo aunqe le falte expresamente d interno>>. Tal vez todo era un juego de provocacion por parte <<de [estos] los hombres mas relajados>>: los vecinos litigantes les acusan de todo, irregularidades economicas en el centro, absentismo, incluso dar nota o escandalo con sus costumbres y extravagancia en el vestir. De Lorenzana subrayaran: <<Que se vestia unas veces de Ecco y otras de seglar, pero no con alga indecencia de los curratacos; que concurria a los juegos publicos y privados y tenia su caballo en el qe se paseaba y diverta>>," <<qe es un loco y la deshonra del Colego por su vanidad y por sus juegos>>. Esta vida escandalosa, incluia el trato con mujeres de dudosa honestidad en el mismo centro. (Dira un comisionado: <<entre el y el Director Cancela daban bastante qe decir por la concurra de Mugeres al Semino y aposento del Director, de modo que segn le habian dcho se regresan a su casa y amas de la media noche les acompanaba por servirlos, o al Director, y apenas tenia seis Discipulos>>.) Sobre el Director del Seminario, Benito Antonio Cancela, la acusacion es generica: <<que Cancela leia libs prohibidos, que no rezaba d ofo divino, que vibia materialmte y por lo mismo con toda felicidad sin acordarse de Ds y solo de regalarse, gavilla con Ogando y Lorenzana, no creia en Dios, Info, Purgo, Juicio Universal, etc. Procurando agregar partidarios a su libertinage>>. Pero aqui, el Comisionado Manuel de Viana, parroco de Santa Regua, defende al Rector. No solo participa en obras pias, sino que, ademas, <<y se acordava qe en una o dos ocasiones que havia tratado la conversacion sre las cosas de Franda, la libertad de conciencia y secta de Deistas y materialistas, qe se permitia alli y el dcho Cancela hablo acerca de estos puntos como un Catolico, Apostolico y Romano>>. Queda en el aire la sospecha, sembrada y alimentada por otros acusadores, de que existe evidente doblez, de lenguaje y comportamiento, en el grupo. Revisando sus papeles, el Tribunal, encuentra una Causa anterior abierta contra el, en 1797, pero sin condena para el reo. (Lo habia delatado el boticario de Villagarcia Francisco Lopez, en 1796, porque una decada larga atras, hacia 1788, hablando de los libertinos, le habia confesando que tenia y leyera libros de Voltaire, algo que, luego, Cancela habia negado ante el Tribunal, suspendiendose la Sumaria el 12 de julio de 1797.) El platero Mallo dice haberle oido en una cena en casa de un compadre suyo algunas ideas que eran <<tal qual adhesion a las doctrinas de Volter y Molinos>>, otros signifcaran que era tan <<peligroso>> como el cura, hombre relajado y soberbio. (Continua el platero Mallo: <<se preciaba de Estadista>>.) En cuanto ai mancebo de botica, Jose Meira --de quien indicara el comisionado que, de todos los implicados, solo <<Meira era un poco libertino>>, como queriendo centrar en el, el eslabon mas debil de la cadena, el ojo del Tribunal; de hecho, es el unico que huye--, dice un delator que <<hallandose en la>>> mentia Botica oio referir a Meira qe el Alma era mortal como la de un cerdo, y >>>qe los Franceses y hereges tenian razon en defender lo qe el sentencia>>; no respetaba los sacramentos, <<que habia dos o tres as oyo aquel Reo, que habia comulgado despues de almorzar>>; se le acusa de incredulidad general, <<que no habia Dios, Infierno ni Purgatorio>>, anadiendo que, de ser denunciado, negaria ante el Santo Oficio, esto que <<aseguraba ahora fundado en la razon y autoridades>>; era blasfemo cabal, <<haber tratado de Puta a Maria Santma o a alguna Santa>>; se burlaba del Santo Oficio; y de escarnio con imagenes de santos y practicas devotas. Los califcadores, J. Blanco y J. Medela, agustinos, le califcaran de <<Herege, blasfemo, escandaloso y Atheo>>. El reo, sin duda sabiendose perseguido, lleva tres meses fugitivo (alguien lo ubica en Aranjuez). Habia servido en la botica del Hospital de Ferrol y otros enclaves (Madrid, Salamanca, Nieva, Rioseco). Un informe, tal vez enviado desde Ferrol, le describe como <<hombre vandido, pervertidor de la Juventud, qe no teme a la Justicia, muy facil en el hablar sin reparar al rey ni a la Relign cristiana>>, con <<malicia solapada contra ntra Relign catolica>>. Las ultimas noticias del reo le situan en milicias forzadas, por razones, al parecer, de justicia civil y penal, ordinaria. (<<El reo segn las ultimas noticias se halla de soldado raso en el Regim to de Infanteria de Voluntarios de estado al qual fue aplicado por un abortivo qe suministro a una soltera estando de Mozo de Botica>>.) En cuanto a los tres militares, que ocasionalmente se unieran al grupo, se habian mostrado irreverentes con los sacramentos (<<haberseles oido qe si querian confesarse lo harian y sino qe no los podian obligar>>) y poco afectos al Papado (<<qe su Santidad no tenia la potestad Pontificia qe se decia y qe ahora vendrian los Franceses a desterrar muchos errores de qe estabamos imbuidos en nra Religon catolica>>). A Blas Coton se le tiene por blasfemo.

El Santo Oficio actua aqui con suma prudencia. Se limita a intimidar al grupo. No se le logran requisar libros prohibidos, pese a las multiples inspecciones. La doctrina que sienta el Tribunal para este complejo caso es: <<que estaria a la mira de sus operaces y esperaba su enmienda>>. No conviene tampoco dar excesiva publicidad al asunto. (Otros ejemplos de tertulias de botica, que salen en los papeles de la Inquisicion de Santiago, son los de la botica de Neda, o la de Romero o El Andaluz (en A Coruna).)

Conclusion: Entre el carnaval y la institucionalizacion El doble lenguaje, el doble juego, que se da en estos espacios de debate, en efecto, debilita, mengua, la fuerza de las instituciones, de los aparatos de poder y de las ideologias vigentes. Pudiera entenderse que, hasta cierto punto, tambien las refuerza. Es la pescadilla que se muerde la cola, la paradoja, a que nos aboca, aun sin quererlo, por ejemplo, los estudios de M. Batjin sobre Rabelais y la cultura carnavalesca (la resistencia diferida, a traves de la representacion, en la que se juega con elementos de la cultura oficial, con escarnio, a modo de absoluto escapismo: la rebelion encadenada, asumida, la resistencia formal, la fuerza doblegada y rendida). En todo caso, de lo que no cabe la menor duda es que, la cultura oficial, la cultura del poder, se resiente, ve con cierto recelo, con alarma, vive con tension, la existencia de estos escenarios, estos espacios y estas dinamicas y practicas de discurso. Y, en mayor medida, en epoca de grandes vendavales historicos, de grandes revoluciones y rupturas politicas y de todo tipo. Ante este hecho la intervencion puede ir encaminada en una doble direccion: la persuasion-intimidacion-disuasion (la logica de la represion, pura y dura, cruda, inquisitorial o no), o, por el contrario, la seduccion (la tentativa de integracion).

El doble lenguaje

Destacaba F. Sanchez-Blanco Parody una serie de trazos que, ademas de los ya vistos, parecen constitutivos de estos encuentros, mas o menos informales, que son las tertulias: <<permiten el contacto entre personas de muy diferente calidad y mentalidad>> (con cierto protagonismo de la burguesia: <<Si la elite del poder economico no produce cultura propia, lo grupos medios adquieren mayor protagonismo. Los curiosos de las ciencias o los aficionados a las artes se reunen de acuerdo a ciertas afinidades intelectuales, poniendo entre parentesis la procedencia social o la riqueza. En la tertulias ni se ventilan negocios ni se estipulan alianzas matrimoniales>>), se caracterizan por la <<falta de estructura y de continuidad>> (a diferencia de/con los clubes o partidos), son espacios en que se remedia la sequia informativa y de opinion provocada (causada) por da falta de periodicos>> (el foro de la naciente prensa, en ocasiones agitador y critico, a veces no tanto, queda muy menguado, controlado, casi anulado, apagado, desde la decada de los 70 del siglo XVIII: <<Impuesto, pues, el silencio en la calle y reprimido todo lo que podia excitar los animos populares, la comunicacion se traslada al ambito particular>>), la emergencia de un saber incisivo y de combate ocupado y centrado en los temas de actualidad (al margen del saber anquilosado o <<de locos>> de las Universidades o de la formalidad rigida y erudita de las Academias) y, sobre todo, el tipo de discurso que genera, y que este autor califica de <<carnavalesco>> y <<polifonico>> (secuencia historica de generos, para el: critica, satira y humorismo carnavalesco). Dice:
   Tampoco se distinguen por su seriedad. En ellas reina casi siempre
   un lenguaje desinhibido y un humor carnavalesco, de cuya inocencia
   e ingenuidad politica hay que dudar [...] La tertulia crea sus
   propios instrumentos expresivos, adecuado a una comunicacion
   semiclandestina. Lo escritores se encubren bajo seudonimos o
   utilizan un lenguaje para iniciados o circunloquios que sirven de
   escudo a la censura politica e inquisitorial. La parodia de algun
   documento administrativo es un recurso empleado una y otra vez. Lo
   mismo se toma como folia un testamento que una disposicion legal.
   No se habla directamente, sino a traves de la impropiedad o de la
   burla. El discurso critico y el tratado doctrinal, al abrigar
   cierto peligro, se abandonan y, en cambio, se practica la
   administracion grotesca, irrespetuosa o ridicula del lenguaje
   oficial [...] La insegura autoria de gran numero de escritos es
   sintoma del caracter furtivo de esa literatura o de la
   circunstancia de que en muchos casos se trata de una creacion
   colectiva surgida de las bromas u observaciones aportadas por los
   miembros de la tertulia. Se practica la formula 'polifonica': uno
   escribe el texto, otro pone las notas, y otro, en fin, le anade
   alguna poesia o le responde desde otro punto de vista. / La
   solidaridad dei grupo y una casi voluntaria marginacion contribuyen
   a que aumente la desverguenza y la osadia de lo contertulios, los
   cuales afrontan temas tabu o incluso hablan en tono jocoso de lo
   sagrado (130-134.)


Tomemos como ejemplo las tertulias en la recamara del obispo de Lugo. En ella participan patricios laicos y miembros de la clerecia media local, ademas del obispo. El momento mas ameno de estas tertulias se produce, con todo, en ausencia del monsenor, cuando este se retira a descansar despues de una animada sobremesa. Un oficial de Rentas Provinciales, Alfonso de Aparicio y Pinilla, es asiduo de la misma. La tertulia en el palacio episcopal la forman un grupo de clerigos, el Lector jubilado del convento franciscano de Lugo, Fr. J. Rolan (el delator), J. Lopez Vallado, canonico y secretario, Fr. E. Losada, franciscano observante, y un grupo de laicos, el propio reo, el administrador de rentas I. Perez Camino y el fiscal V. Ponte. Al reo se le abre proceso en 1801, por un motivo menor, mofa y satira anticlerical en alguna velada; por excesos verbales: fustigar a los conventuales, con evidente escarnio, con <<varios cuentos burlescos de Religiosos predicando>> tomados del Fr. Gerundio del P. Isla (vid. AHN, Inq., Leg. 3734/ nums. 108 y 127 (Alegaciones fiscales). Provenia de Corte y habia trabajado previamente en Corcubion. Una investigacion reservada en esta ultima villa nos lo presenta como un individuo de vida relajada, disoluta, y con desprecio a las imagenes de los santos. Pero los cargos no parecen solidos, no son firmes.) Pero nos hallamos solo ante la epidermis, de la capa mas externa, fina y visible, del caso o problema. Detras de las bromas inocentes, picantes o satiricas contra las predicas y habitos de frailes, late una amenaza mayor, que alguno de los testigos define ya desde un primer momento, vagamente, al acusarle de <<fautor>> <<de varios lances y alborotos, algo libre en sus expresiones, qe es mucha su liviandad, loquacid d y libertad>>.

Y, sobre todo, se echa luz sobre un episodio reciente ocurrido en Lugo y en el que, al parecer, nuestro encausado habia tenido un papel de cierto protagonismo. Se trata de una comparsa carnavalesca de orientacion anticlerical (con sus remedos sacros, sus coplillas satiricas, sus excesos verbales y gestos impudicos y blasfemos) que habia recorrido las calles de la ciudad, causando gran alboroto y escandalo publico. El Comisionado V. Somoza, con indignacion describe esta conducta, que no duda en calificar de lo mas osada, relajada y abominable, asi como decir del reo <<qe mas parece aborto del Abismo>>: <<qe la noche del 6. de Ab l formo una compara nocturna o mas bien motin con varias canciones satiricas prindpalm al Rdo Obpo, dandola el nombre de Rosario qe en firma tumultuaria fue guiando y cantando por toda la Ciudad; cuya escena repitio la noche del 11. de Mayo del mismo, con varias coplas abiertas acompanado de todos los Calaveras del Pueblo de qe se ha hecho perder, insultando asi, y con metes qe disparaba contra los edificios, casa episcopal, Religiosos, y otro>>>. Nuevos informes confirman los antedichos sucesos y nuevos episodios: <<el reo luego qe llego al Pueblo se hizo perder de qto calabera habia en el, y agabillados salieron varias noches con alboroto y cantinelas satiricas y licenciosas; insultando la Casa Episcopal y otras, resultando de ello varios acuchillados: Que una tarde pasaba la Virgen de los Dolores en procesion de rogativa por el temporal delante de Casa de Dn Benito Ma de Prado, y a vista de todo el Pueblo y Procesion saco el reo de la faldriquera una botella y se puso a beber haciendo ademanes de desprecio a dcho congreso y acto religioso: Que corrio de publico haberlo oido estas expresiones = Me cago en Dios, Padre, Hijo, y Espiritu Santo, y toda la SSma Trinidad, siendo de noche y junto a la misma casa de dcho Dn Benito; qe es muy loquaz y regularmte instruido con su flato de Poeta>>. Da la impresion de que el Fray Gerundio de Campazas, alias Zotes, podia inspirar otras coreografias: de la blasfemia, y aun el exabrupto, al remedo y la irreverencia. (El canonigo y secretario del obispo J. Lopez Vallado, uno de los contertulios en el palacio episcopal, insiste en implicar al encausado: le acusa de <<haber pintado varios jovenes y uniendolos en forma de Rosario o procesion con su campanilla fue por las calles ...>>. El Administrador de Rentas, Isidro Perez Camino, otro de los contertulios en el salon episcopal y, ademas, sujeto que habia participado en la Rogativa de la Virgen de los Dolores, afirma no haber visto nada: como mucho, dice, oyo cantar ciertas coplas, en las que se mencionada a cierto <<Felipe Batata>>. El Presbitero Capellan Salmista Matias Rodriguez, dice desconocer el episodio de la Rogativa, pero, en cambio, recuerda: <<Qe habia visto, y oido cantar barias coplas con d estribillo qe decia = Hermanos venid, Hermanos llegad, y vereis a Felipe Batata, gran campanillero de aquesta ciudad>> (el no participo en dichos actos, pero las oyo desde la ventana de un amigo suyo, y cree que dichas coplas no eran ofensivas para la religion, habiendosele comentado luego que el reo era el autor de las mismas). Todos estos testigos son declarados como fiables por un nuevo Comisionado, quien anade, por su cuenta: <<qe la cancion de qe se hada merito, jamas la habia oido nombrar con d titulo de Rosario, porque ni en las palabras ni en d modo tenia alusion con el verdadero: qe era una cancion qe segun noticias, se habia cantado en Cadiz y desde aqui propagado a otras partes: qe la habia oido, y jamas adbertido cosa contraria a la veneracion, y respeto, qe se merecia lo sagrado, y piadoso>>; quienes la consideraban impia, concluye, parecian estar mal informados. La confusion, en intenciones y valoraciones, lleva al sobreseimiento de la causa en 1803.)

Existe, en definitiva, un <<doble lenguaje>>: el de la <<<vida diurna>> y el de la <<vida nocturna>>, por emplear una metafora muy querida en la epoca. Y no es que estas vidas paralelas se correspondan con sujetos distintos. Es frecuente asistir a desgarros o juegos de identidad. Se podia por el dia tomar el cafe, el te y las pastas en la recamara episcopal, como en el caso visto, y, por la noche, segun el dia, lanzar improperios en autenticos e imprevisibles tableaux vivants contra los mismos individuos e instituciones con(tra) los que se habia confraternizado horas antes. El individuo del mundo umbrio de la cultura oficial, es, en ocasiones, el mismo sujeto que frecuenta y anima el mundo festivo del salon o la tertulia, de la oficina de correos, la recamara, la rebotica y la trastienda. Lo que uno se calla en los despachos ministeriales, en la funcion administrativa, en la calle, en el trajin de lo cotidiano, en la esfera de lo publico, irrumpe y tiene salida volcanicamente en las voluntarias celdas de la tertulia, en la esfera de lo privado, en la intimidad de una subversion entre pares: sujetos escindidos, conciencias escindidas, realidades escindidas. El esclavo covachuelista se transforma, en el regazo de la clandestinidad, al amparo del fusco lusco --envalentonado, encendido, inmerso, diluido, en la algarabia o alboroto callejero, en la fiesta, en cualquier metaforico entierro de la sardina, en el canto de misereres irreverentes, en la palabra soez, corrosiva, acida --, en miembro de la confraternidad y epifania de la logica del <<mundo al reves>>, en librepensador y anticlerical, en outsider, en marginal, en sonador de utopias (otros mundos, otros horizontes, otros escenarios, otras realidades), pero tambien en provocador de acontecimientos, en activista, en protagonista de la micro-historia.

Podiamos citar otros casos de tertulia, en ocasiones de clerigos, en los que se emplea la satira anticlerical o se cae, con consecuencias, en los gestos de apostasia. Que las hay. Por lo demas, en los expedientes inquisitoriales, se mencionan textos de combate y de circunstancias. Otros, de mayor difusion y proyeccion, pero que tambien circularon por Galicia, son mandados recoger en los Expurgatorios: como, por ejemplo, aquel <<Mapa estampado en un pliego, en que, a imitacion del juego de la oca, hay otro de la Constituc. Unigenitus>>, o el <<Antimoines (M. Jean d'), obra titulada, Essai sur l'histoire naturelle de quelques especes de moines, decrits a la maniere de Linnee>>.

<<Poetica Academia>>

La tertulia, decia la madame de El caxon de castre catalan (num. 4, 1761, <<La poesia en d Estrado [lease, Tertulia] y Academia en la visita [lease, Tertulia]>>, 1a Parte), deben aspirar al cultivo del entendimiento, con que nos ha agraciado la Naturaleza, orientado a empresas de utilidad publica: a convertirse en <<poetica Academia>>. Se pretende retratar aqui un modelo, un ideal de institucion, que compartian muchos ilustrados e incluso liberales, pero, al tiempo, se esbozaba un gesto de cautela. Alli, cuando, donde, no se pudo excluir, se intento integrar. Se anuncia un nuevo afan de control gubernamental, similar al aplicado por el despotismo a otros ambitos.

Las politicas de intervencion se mantienen siempre muy presentes. Pero es que, ademas, entre los propios ilustrados, se despierta un subito afan de control. Tenemos un caso bien claro en nuestra tierra. Los proyectos de Jose [Bernardo del Carmen] Herbella de Puga [Boado] y Miranda, hijo del primer matrimonio del procesalista y procer de la Ilustracion gallega D. Bernardo Herbella de Puga y Losada. Se presenta como vecino de A Coruna, pero al tiempo, en larga Relacion de meritos y servidos que envia al Consejo de Castilla, estudiante de Artes y Jurisprudencia civil y canonica, licenciado y profesor ocasional en la Universidad de Santiago (catedra de disciplina eclesiastica), ordenado de prima tonsura y con rentas eclesiasticas (abad de Louredo de la diocesis de Tui, que permuto luego en 1795 por un beneficio simple en Sta. Maria de Roo, extramuros de la villa de Noia, del Real Patronato), abogado de prestigio, oidor y examinador de la Real Audiencia, decano de abogados de Coruna, fugaz regidor de la ciudad y, en fin, hombre del R1 Consulado del Mar de Coruna y de la R1 S. Economica de Amigos del Pais de Santiago; hombre de la ilustracion, en todo caso. Es individuo que se preocupa por la educacion popular, por la instruccion popular, por lo que se ve.

En el ano 1789, segun relata, el Ayuntamiento de la ciudad de Tui recomendo al Ministerio de Estado, una obra escrita por este autor, <<cobre el mejoramiento de estudios de artes y ciencias, caracterizandola de noble proyecto, asegurando el desempeno de la obra y reconociendo la aptitud del autor en todas sus facultades>>. Esta obra en forma de Memorial fue pasada luego, ya en 1790, al Real Consulado del Mar de A Coruna, quien pidio censura a D. Fernando Eliseo Freire, quien <<dijo la consideraba digna de que d Consulado la protegiese y auxiliase>> (entiendase, financiase su publicacion). El R1. Consulado no se compromete, pero su Junta si remite, a traves de su Secretario, un Informe favorable de la misma al proyecto, con la finalidad de avalar el trabajo ante el Consejo de Castilla en el momento de solicitar el permiso de impresion, y pide que aclare el coste de Imprenta cuando, de obtenerlo, disponga su publicacion. Tras un compas de espera de 10 anos, en 1800, incansable, segun el mismo relata, <<informo al Real Consulado [suponemos que en sesion publica] sobre [el tema que trataba en su trabajo, o sea] el establecimiento de tertulias academicas para ensenanza publica y particular de la infancia, la pubertad y adolescencia, por medio de los juegos literarios didacticos que invento>>. Da la impresion, por la respuesta del R1. Consulado, que lo que pide exactamente ahora, o pedia quizas ya una decada antes, es que la institucion sufrague el costo de estas tertulias, y tal vez ceda sus locales para este menester, compromiso que declina muy elegantemente la institucion. En efecto, fruto de una deliberacion larga en sesion de 31 de marzo, la Junta de Gobierno del R1. Consulado, emite, en Coruna, a 6 de abril de 1800 (a traves de su Secretario, suponemos), nuevo Informe positivo, que, por supuesto, el autor adjunta a su solicitud de licencia de impresion ante el Consejo, pero denegandole todo apoyo economico, y cerrandole asi las puertas para el logro y realizacion efectiva de su proyecto. Se le dan largas, tal vez el R1. Consulado no quiera verse envuelto en futuros conflictos.

Individuo preocupado por la educacion popular, al tiempo, presenta un verdadero programa disciplinario de institucionalizacion de las tertulias. Dice tener redactados varios documentos, libros, cuadernos y memorias, manuscritas, que tiene compuestas, entre las que destaca, ademas de <<Los juegos literarios didacticos mencionados>>, o sea, <<La obra presentada al Consulado el ano 1790>> (de 400 folios, recordemos, la misma que ahora quiere ver impresa, tal vez algo recortada y retocada), en el contexto del proyecto de creacion de las por el llamadas Tertulias Academicas, las siguientes: <<una Biblioteca Universal o enciclopedica de la lengua castellana, de mas de cincuenta volumenes en cuarto./Biblioteca antigua de los escritores del Reino de Galicia./ Un Diccionario geografico de la antigua Galicia./ Un Diccionario orografico e hidrografico de la Galicia moderna o actual>>. Con estos avales, incluyendo los informes pertinentes del Corregidor de A Coruna (quien informa, ademas de su conducta y virtud, meritos y servicios, <<que jamas fue procesado ni censurado>>) y el Prelado (quien certifica, a su vez, tener <<el mejor concepto que tiene de su conducta y virtud, buen talento y bellas prendas personales de que se halla adornado>>, asi como (cu buena armonia con las personas mas caracterizada>>, <<con buena reputacion y modestia>> <<digno y benemerito de la real piedad de S. M.>>, <<que no le ha formado proceso por ningun pretexto, ni se halla suspenso, excomulgado, entredicho, irregular ni con otro canonico impedimento que le embarace sus deseos>>), se dirige ahora al Consejo.

El licenciado don Jose Herbella de Puga y Miranda, ex decano del Colegio de Abogados de La Coruna, con el mas reverente y obsequioso respecto hace presente a V. A. que anhelando contribuir a los progresos de que son susceptibles las Ciencias y Artes utiles al Estado, ha excogitado el mas facil y preliminar medio de empezar a elevarse el grado de su perfeccion posible en d establecimiento de Tertulias Academicas en rodas las ciudades, villas y lugares populosos de los dominios de Su Majestad Catolica, para que, congregada en ellas la infancia, la pubertad y la adolescencia, se adquieran las nociones previas a todo otro cualquier estudio, cientifico o artistico, tales la inexcusable instruccion en la lengua nacional y elementos enciclopedicos espanoles./ Con este objeto invento ciertos juegos literarios didacticos, que reunen en su metodo instructivo el analisis tecnico de la ensenanza mencionada, y para auxiliarla tiene copiada una gran coleccion de memorias filologicas, que formara la Biblioteca Universal de la misma lengua, aventajando a los diccionarios castellanos hasta ahora publicados en la noticia de mas de cien millares de articulos./ El documento que acompana a esta representacion manifiesta el estado actual de una y otra obra, e igualmente titulos, meritos y carrera literaria [...] Dirigense los primeros juegos a ilustrar exactamente en la lengua castellana por las reglas de la Gramatica, Ortografia y Diccionario de la Real Academia Espanola, con adicion de la Poligrafia y Filologia [...] La ciencia del Estado, la Politica economica y moral la corraboran, pues viven innumerables ninos, puberes y adolescentes, entregados a los impulsos de su libertad, impunemente derramados por las calles y plazas de los pueblos, incomodando a los vecinos laboriosos y aplicados, expuestos a padecer muchas desgracias, habituandose en los tristes efectos del orlo, malogrando d precioso tiempo que deben ocupar en beneficio de d mismos, de sus casas y del Estado, y al entrar por los deliciosos campos de Minerva extranan el dialecto de las ciencias: le oyen como un idioma exotico, y el disgusto de su infructuosidad les inclina a abandonar las letras. En toda la Peninsula no se halla un prototipo didascalico elemental a los metodos adoptados por el vulgo; los maestros que podrian remediar este mal seran muy pocos [...] Sin Gramatica, Ortografia ni buen gusto, con el pobre caudal de unas docenas o centenares de palabras, ya familiares y vulgares, ya bajas, ironicas o jocosas, se atreven [los maestros de primeras letras] lo que no saben ni entienden, y a los oyentes les es imposible comprender y retener lo que los pedagogos y preceptores ignoran. No se puede mirar, ciertamente, con indolencia el excesivo prurito de la pedagogia [...]. Coruna, 8 de septiembre de 1800 (AHN, Consejos, Leg. 5564/ num. 40, In: A. Gonzalez Palencia: 1934, t. I, num. 57 del Catalogo, 70-77.)

No hay constancia de que lograra sus propositos. No conto, finalmente, por las razones que fuese, con el beneplacito del Real Consulado, ni con el permiso del Consejo. El propone que este experimento educativo sirva de modelo a otras instituciones similares y se extienda o expanda por todo el territorio de la Corona espanola. (Sin embargo, segun anota d biografo de su padre, M. Taboada Roca (1952: 28-29): <<Un sistema de ensenanza de su invencion, fue aprobado por los Obispos de Tuy y Mondonedo, y obtuvo permiso de los Ayuntamiento de La Coruna y Betanzos, para el establecimiento de Tertulias Academicas, y el ensayo de algunos juegos literario-didacticos de su invencion.... [siendo nombrado] como Director General de la Publica Ensenanza de Betanzos, su comarca y distrito.>> Esto ocurria a la altura de 1814. Murio en Betanzos (donde se habia retirado a vivir tambien su padre) en 1818. En todo caso, y no fue el unico, su ilustracion y liberalismo se desvanecieron al regreso de Fernando VII, componiendo por entonces, y para festejar el evento, buscando una vez mas oportuna notoriedad publica, una loa o Satulacion graculatoria a la Purisima Virgen, en triunfo y agradecimiento de la restitucion al trono de las Espanas, de nuestro muy amado Rey Catolico, Don Fernando VII, que Dios guarde. Sin duda, su proyecto de Tertulias Academicas, de vida efimera, fracaso de pleno. Las Luces se apagaron definitivamente.) Ya el antiguo consul britanico en A Coruna, Alexander Jardine, en un momento delicado de su azarosa vida (queria permanecer en la ciudad herculina pese a la guerra que se habia declarado contra Inglaterra y la consiguiente invitacion que las autoridades espanolas habian formulado al cuerpo diplomatico para que abandonaran la Peninsula), se quejaba y, a la vez, informaba a Godoy del estado de decadencia de esta entidad de fomento de A Coruna. El veia la solucion al problema en el nombramiento de un Intendente general que revitalizara el organismo (Cartas de 8 y 22 de octubre de 1796) (vid. AHN, Estado, Leg. 3454/num. 18.) Este intendente, una suerte de Jovellanos local, podia ser el mismo o, incluso, insinua que pudiera serlo el fisico de la institucion, Consul Jove. (Que habia sido procesado por la Inquisicion de Santiago en 1789, y cumpliendo condena, estuviera recluido en el monasterio de Sobrado dos Monxes hasta agosto de 1791.) Incluso hace un deposito, provisional, de libros, entre los que figuran obras de D'Alembert, Newton o Hume (casi medio centenar de tomos de escritos de <<ciencias utiles>>). Aunque, por lo que comenta en otros lugares, no tenia fe en estos proyectos de la monarquia espanola (Cartas de Espana, num. XXV, p. 329, y num. VIII p. 216), que consideraba experimentos artificiales, sin mayor alcance. Era muy pesimista al respecto. Por supuesto, el R1 Consulado se mostro en todo momento reacio a tales iniciativas de Jardine, que termina sus dias, en 1799, cruzando la frontera de Valenca do Minho, camino de Portugal. Por cierto, A. Jardine tenia su propia tertulia en A Coruna. Una suerte de tertulia mixta, en la que participaban miembros del propio cuerpo consular, viajeros en transito e intelectuales locales, algunos vinculados al Real Consulado del Mar, como F. Yebra (maestro de primeras letras, tal vez, y bibliotecario) y Consul Jove (fisico), ambos amigos de Jardine, por lo que sabemos a traves de su correspondencia con Godoy y los rectores de aquella institucion de fomento, ya mencionada antes. El historiador Emilio Gonzalez Lopez (1987, 237-241) la ha calificado de <<tertulia anticlerical>>> En ella participo el poeta y viajero ingles R. Southey, quien la menciona en su libro Letters and Wrilings during a short residence in Spain and Portugal (Bristol, 1797), donde se recoge (p. 24 del original) una conversacion suya, en este circulo ilustrado-liberal, con el fraile exclaustrado (agustino secularizado, por entonces parroco de la iglesia de S. Jorge en la Pescaderia Vieja de A Coruna, por designacion del Arzobispo compostelano) Manuel Pardo de Andrade (1760-1832), furibundo liberal y libelista contra la Inquisicion, luego, precisamente a proposito del atraso de nuestra literatura, en comparacion con los paises del norte, a consecuencia de la censura y el control del Santo Oficio. E. Gonzalez Lopez aventura otros nombres, Somoza de Monsoriu y Lucas Labrada, ligados tambien al Real Consulado del Mar. Tal vez, anadimos nosotros, pero sin base documental alguna, pudiera haber participado en ella, muy puntualmente (porque resina en al Corte por la epoca), el propio J. Cornide, con quien sabemos (precisamente, por las cartas que cruza con Jovellanos) que el consul ingles mantenia buena relacion, y correspondencia. A falta de otros testimonios, no nos atrevemos a pronunciamos sobre la cuestion. Esta claro que hablaban de literatura y censura, como queda dicho. Tambien, seguramente, de los temas que aborda el consul en sus Cartas de Espana y en la correspondencia, conservada, con Jovellanos y Godoy: Montesquieu, despotismo ilustrado, comparacion entre regimenes monarquicos y republicanos, las revoluciones inglesa y francesa, los movimientos de independencia en America, la esclavitud y el colonialismo, las artes utiles, hospicios, el papel de la religion, la industria y el comercio, las sociedades patrioticas, B. Franklin, cuaqueros y pacifismo, etc. Hay que pensar que, ademas, las valijas diplomaticas, al margen de la propia experiencia y lecturas libres del consul britanico y viajeros en transito, debian ser una importante fuente de informacion e ilustracion. Algunos de los asistentes a ella formaran parte, luego, de la tertulia liberal de El Cafe de la Esperanza, perseguida sanudamente tras la restauracion fernandina.

Un ano mas tarde de la muerte tragica de A. Jardine camino de Portugal, en 1800, relanzara el proyecto de tertulias academicas J. Herbella de Puga y Miranda. Pero, por un lado, los dirigentes del Rl Consulado no estan dispuestos a innovar, y, por otro, pese a propuestas de proyectos intervencionistas como el suyo, a estas alturas, la monarquia recela y aun niega todo apoyo a estas instituciones.

La dinastia borbonica tenia ciertamente otros planes para sus dominios.

[ILUSTRACION OMITIR]

BIBLIOGRAFIA

Barreiro de V[azquez]. V[arela]., Bernardo. "Archivo de la Inquisicion de Galicia. Apuntes sobre bibliografia y lectura prohibida desde 1800 a 1819". Galicia Diplomatica 13-19 (1883).

Bocanegra y Xaviga, Francisco Alexando. Declamacion oportuna contra el libertinage de el tiempo que en forma de Carta Pastoral dirigio a su Rebano el Ilustrisimo Sr. D. F. A. Bocanegra y Xaviga, Arzobispo, y Senor de

Santiago, Capellan Mayor de S. M., Juez ordinario de su Real Capilla, Casa, y Corte, y Notario Mayor del Reyno de Leon. Con licencia necesaria. Madrid: En la Imprenta de Antonio Fernandez, Ano de 1779.

Craveri, B. Las civilita della conversazione. Milan: Adelpha Edizioni 2001; La cultura de la conversacion. Trad. C. Palma. Madrid: Siruela, 2007.

Darnton, Robert. "Paris: The Early Internet." The New York Review of Books XLVII.11 (29 de junio de 2000).

Domergue, Lucienne. Censure et Lumieres dons l'Espagne de Charles III. Paris: CNRS, 1982.

--. "Los lectores de libros prohibidos en los ultimos tiempo de la Inquisicion (1770-1808)". En La Inquisicion espanola. Nueva vision, nuevos horizontes. Dir. J. Perez Villanueva. Madrid: S. XXI/ Centro de Estudios Inquisitoriales, 1980. 605-613.

--. "Les livres importes en Galicie au XVIIIe siecle". En AA.VV., De l'alphabetisation aux circuits du livre en Espagne, XVI-XIXe siecles. Paris: C.N.R.S., 1987. 433-446.

Gonzalez Fernandez, Martin. El Idioma de la Razon. Ilustracion e Inquisicion en Galida (1700-1808). Vigo: Nigratrea, 2008.

Gonzalez Lopez, Emilio. "La tertulia anticlerical del consul ingles Alexander Jardine en La Coruna". En La Coruna, puerto y puerta de la Ilustracion. A Coruna: Excma. Diputacion Provincial de La Coruna, 1987. 237-241.

Gonzalez Palencia, Angel. Estudio sobre la censura gubernativa en Espana, 1800-1833. Madrid: Tipografia de Archivos, 1934.

Jardine, Alexander. Letters from Barbary, France, Spain, Portugal, etc. (London, 1788). Tr: Cartas de Espaca. Ed. J. F. Perez Berenguer. Alicante: Serv. de Public. de la Universidad de Alicante, 2001.

Martinez Barbeito, C. "Roberto Southey desembarca en La Coruna". Revista/ Instituto Jose Cornide de Estudios Coruneses 8-9 (1973-1974): 181-182.

Necker, Mme. Melanges extraits des manuscrits de Madame Necker. Paris: Charles Pougens, 1798.

Perez Samper, Maria de los Angeles. "Espacios y practicas de sociabilidad en el siglo XVIII: tertulias, refrescos y cafes de Barcelona". Cuadernos de Historia Moderna 26 (2001): 11-55.

Rodriguez, Padre J. A. El Philoteo en conversaciones del tiempo. Madrid: Imprenta Real de la Gazeta, 1776.

Sanchez-Blanco Parody, Francisco. El Absolutismo y las Luces en el Reinado de Carias III. Madrid: Marcial Pons, 2002.

Taboada Roca, M. El procesalista Herbella de Puga. Vida y obra de esta gran jurisconsulto, [A Coruna:] Separata de Foro Galego [num. 83], 1952.

Urreiztieta, J. L. "Rebotica de Suarez Freyre, en Santiago de Compostela". En Las tertulias de rebotica en Espana (Siglo XVIII-Siglo XIX). Madrid: Alonso, 1985. 48-60.

Varela Orol, C. A Biblioteca Publica da Real Universidade de Santigo de Compostela. Santiago de Compostela: USC, 2007.

--. "Quien no moliniza janseniza. Lecturas prohibidas nas bibliotecas compotelanas". En Ilustracion e modernidade. Os avatares da razon. Coord. Barreiro X. L. Barreiro. Santiago de Compostela: USC, 2001. 107-158.

--y M. Gonzalez Fernandez. Heterodoxos y malditos. Lecturas prohibidas na Universidade de Santiago. Transcricion de documentos por Maria de Lourdes Perez Gonzalez. Santiago de Compostela: USC, 2002.

MARTIN GONZALEZ FERNANDEZ

Universidad de Santiago de Compostela
COPYRIGHT 2010 Dieciocho
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2010 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Gonzalez Fernandez, Martin
Publication:Dieciocho: Hispanic Enlightenment
Article Type:Ensayo
Date:Sep 22, 2010
Words:14578
Previous Article:Ignacio Lopez de Ayala and the paradoxical nature of women's rights discourse in eighteenth-century Spain.
Next Article:Un discurso de "critica literaria" bogotana en el siglo dieciocho.
Topics:

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2019 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters