Printer Friendly

La organizacion sindical de los trabajadores agrarios en Uruguay: origen, trayectoria y perspectivas.

The union organization of agrarian workers in Uruguay: origin, trajectory and perspectives

INTRODUCCION

El sector agropecuario uruguayo se caracteriza por su temprana asalarizacion (1) en relacion a otros paises de la region, y hasta el dia de hoy los asalariados representan la principal fuerza de trabajo en el agro. Pero estos sujetos vitales para la produccion nacional han sufrido una falta historica en el otorgamiento de sus derechos laborales y ciudadanos, y constituyen uno de los grupos mas vulnerables del pais. A su vez, su capacidad de organizacion colectiva ha sido muy limitada, mostrando, salvo excepciones, niveles de sindicalizacion muy bajos. (2) En consecuencia, se produce el "olvido y ocultamiento" de los trabajadores rurales en la sociedad uruguaya, y la ausencia de reconocimiento de sus organizaciones sociales (Latorre, 1986, 1991, 1993a y 1993b; Rocha, 1991 y 2008; Gonzalez Sierra, 1994).

Los autores que han estudiado el sindicalismo rural en Uruguay han expuesto de diferentes formas lo que puede considerarse como trabas o limitantes para estos procesos colectivos. Algunas de ellas son comunes al desarrollo de las actividades sindicales en el pais, y otras, mas especificas, refieren a los problemas que enfrenta el trabajador rural para el desarrollo de organizaciones que promuevan y defiendan sus derechos laborales. Estas dificultades para el desarrollo del sindicalismo pueden agruparse en tres grandes componentes.

El primer grupo de factores se vincula las relaciones socio politicas imperantes en el agro. En este aspecto se ubican aquellas consideraciones que hacen referencia a las construcciones hegemonicas, las relaciones de poder entre los actores y su vinculacion con las representaciones del mundo, los procesos identitarios, culturales y simbolicos referidos a la "atmosfera cultural rural" (Moreira, 2010).

En este campo de poder se enfrentan dos grupos sociales que se ubican en las antipodas: por un lado los estancieros y empresarios rurales, uno de los grupos con mayor poder economico y simbolico de la sociedad uruguaya, y por otro los asalariados, uno de los sectores mas vulnerables del pais. Las clases agrarias dominantes, en especial las organizaciones de los estancieros, se opusieron sistematicamente a las organizaciones sindicales en el campo (Riella, 2006).

La imposicion de una vision del mundo rural que coloca el eje del conflicto entre el campo y la ciudad, impide la conformacion de una conciencia de clase al eliminar simbolicamente los conflictos entre el capital y el trabajo (Latorre, 1991; Riella, 2006; Mascheroni, 2011). El vinculo cotidiano y cercano que se establece con los empresarios y que dificulta establecer la linea divisoria entre patrones y asalariados, particularmente en los casos de productores familiares o cuando se da un trato cotidiano con capataces o jefes de cuadrilla, inhibe los intentos de participacion sindical (Rocha, 1991).

Tambien el control social y el disciplinamiento de los trabajadores mediante el sistema de contratacion--que privilegia a los "buenos" trabajadores sobre los "problematicos"--desalientan la sindicalizacion (Moreira, 2010). Los asalariados viven en pequenas localidades o pueblos donde "todos" se conocen, lo que dificulta aun mas la presencia de sindicatos (Dominzain, 2003; Barrios et al., 2007). Un asalariado que se enfrenta a los patrones y que lucha por sus derechos rapidamente pasa a integrar las "listas negras" y se ve alejado del mercado de empleo. En el caso de la ganaderia principalmente, donde el peon reside en el establecimiento, implica perder su trabajo y adicionalmente su lugar para vivir.

Vinculado a ello, un segundo grupo tiene que ver con el marco juridico e institucional. En Uruguay, la tendencia ha sido legislar en forma separada para el sector rural. Ya desde las primeras leyes laborales se excluye a los asalariados agropecuarios apelando a las especificidades del agro (Barbagelata, 1983). Consecuentemente, la legislacion laboral para los asalariados rurales se caracterizo por su rezago, y su igualacion con los derechos que gozan los trabajadores urbanos fue un proceso lento y altamente resistido (Zapirain, 2011). Desde las organizaciones empresariales se fundamento esta diferenciacion en la necesidad de no romper mediante la legislacion con el equilibro y armonia imperante entre los habitantes del medio rural (Frega, Maronna y Trochon, 1985; Riella, 2004). Esto es acompanado por la ausencia o debil presencia del Estado como garante del cumplimiento efectivo de las disposiciones vigentes en materia laboral y de seguridad social (Gonzalez Sierra, 1994). Esta escasa incidencia del Estado se ve reflejada en la frecuente persecucion sindical realizada por parte de los empresarios (listas negras y despidos) (Malig, 2003).

El tercer grupo de obstaculos se vincula a la propia organizacion del trabajo en el agro. Las caracteristicas extensivas de la produccion ganadera dominante en el pais conllevan a una baja concentracion de asalariados por establecimiento. (3) Sumado a ello, la dispersion geografica provoca un fuerte aislamiento de los asalariados, que dificulta toda forma de interaccion regular no solo entre si, sino tambien con la comunidad (Latorre, 1991; Rocha, 1991). Otra limitante se vincula a los cambios tecnologicos que se produjeron en algunos sectores del agro, y que condujeron a una paulatina sustitucion de mano de obra por la mecanizacion de los procesos productivos. Los mismos a su vez generan la incapacidad de formar sindicatos o de mantener su funcionamiento, con un reducido numero de asalariados por establecimiento.

En los rubros mas intensivos de mano de obra, la estacionalidad del trabajo genera dificultades para el mantenimiento de la actividad sindical y las acciones colectivas en los periodos interzafra (Carambula et al., 2012). Los asalariados se dispersan, los cuadros sindicales se desperdigan y no hay formas de generar un sustento economico para la organizacion sindical al no tener cotizantes durante el ano (Malig, 2003). Los procesos de tercerizacion y subcontratacion de mano vinculados a las estrategias de flexiblizacion de las empresas tambien inhiben la sindicalizacion, lo que acrecienta las dificultades para establecer vinculos laborales permanentes (Riella y Mascheroni, 2015).

Estas fuentes de dificultades han evolucionado de manera diferente a lo largo del tiempo, imponiendo frenos o estimulos para la organizacion colectiva de los asalariados agrarios. En este articulo, se aborda la trayectoria reciente del sindicalismo en el campo uruguayo. Especificamente, se reflexiona acerca de como el mismo ha reaccionado ante un escenario politico en el cual se produce la expansion y reconocimiento de los derechos laborales, y se abren ambitos especificos para su participacion institucional en las negociaciones colectivas sobre salarios y condiciones de trabajo en el sector.

Para esto se describen las trayectorias historicas que han tenido las distintas experiencias organizativas de los trabajadores agricolas en el pais, las cuales ponen de manifiesto cuales han sido los elementos que han obstaculizado la sindicalizacion y la accion colectiva de estos sujetos sociales, y como ello ha sido afectado por el nuevo contexto sociopolitico que se ha transitado en la ultima decada.

ORIGENES DEL SINDICALISMO RURAL EN URUGUAY

El sindicalismo en Uruguay se remonta a fines del siglo XIX, bajo la influencia de los migrantes de orientacion anarquista, y en menor medida socialista, que forman los primeros sindicatos urbanos en la capital del pais. (4) En el ano 1905, los anarquistas logran crear la Federacion Obrera Regional Uruguaya (FORU). En los siguientes anos, el movimiento sindical avanza con altibajos en los sindicatos por oficio predominantes en ese momento. Este proceso fue madurando y forjando un sindicalismo relativamente considerable para la epoca, pero centrado basicamente en la ciudad capital que era la caja de resonancia de las nuevas ideas revolucionarias y proletarias a nivel mundial. La organizacion de sindicatos comienza a desarrollarse en el ambito fabril, donde predominan los saladeros y frigorificos de la epoca, y tambien en los servicios de tranvias y ferrocarriles, lugares que concentran un importante numero de trabajadores (Porrini, 2004). En la segunda decada del siglo XX, impulsadas por los intensos debates en torno a la situacion internacional que abre la Revolucion Rusa, se crean otras dos 'centrales' sindicales: el Comite Pro Unidad Obrera (CPUO), de orientacion comunista, y la Union Sindical Uruguaya (USU), de mayoria anarcosindicalista y una minoria comunista.

En la decada del treinta, los efectos de la gran crisis economica mundial en la calidad de vida y el empleo de los trabajadores uruguayos, asi como la represion antisindical del regimen dictatorial de esos anos, (5) generaron el debilitamiento del sindicalismo nacional. Sera a partir de la segunda mitad de los anos treinta, con el aumento de la clase obrera industrial y de los trabajadores de servicios, que el movimiento sindical toma un nuevo impulso, ahora bajo la influencia de las corrientes marxistas-socialistas y comunistas. En 1942 se produce un importante intento de unificacion, con la creacion de la Union General de Trabajadores (UGT).

LOS PRIMEROS ANTECEDENTES DE SINDICALISMO AGRARIO

En el contexto resenado emergen los primeros movimientos sindicales en el campo reivindicando mejoras salariales y de las condiciones de trabajo. En 1932 se registra la primera medida de lucha colectiva en un arrozal en el departamento de Treinta y Tres, poco tiempo despues de implantado el cultivo de arroz en el agro uruguayo, donde los trabajadores realizan una huelga espontanea que logra mantenerse efectiva por cinco dias a pesar de la intensa represion patronal y militar. Desde la patronal se responde con la aplicacion constante de practicas antisindicales como despidos, utilizacion de "listas negras" y desconocimiento de los derechos laborales.

En el ambito rural, en 1943 ya se habian conformado el Sindicato Obrero Agrario de Salto, el Sindicato Agrario de San Javier (Rio Negro), el Sindicato de Obreros de Oficios Varios de Nuevo Berlin (Rio Negro) y el Sindicato Agrario del Semillero Nacional de La Estanzuela (Colonia). A partir de la decada del 40 se desarrolla la sindicalizacion en los tambos vinculada a los sindicatos de oficios varios en algunas localidades del sur del pais, siendo el primero el Sindicato de Peones de Tambo de Mendoza (Florida) ya funcionando en 1943. En 1944 se organizan los peones remolacheros de Paysandu. Un ano despues, en 1945, los esquiladores se organizan en alianza con el apoyo de la FOL (Federacion de Obreros en Lanas), y plantean acciones de huelga en estancias que llevan a la sancion de leyes especiales sobre salarios minimos. En 1946 se crea la Federacion de la Industria de la Leche cuyos trabajadores asalariados realizan varias huelgas y logran asi incidir en el proceso legislativo de la organizacion de la industria lactea (Gonzalez Sierra, 1994).

LA EXCLUSION DE LOS CONSEJOS DE SALARIOS

La fuerza y desarrollo del sindicalismo urbano se va a consolidar a mediados del siglo XX, con la creacion de las diferentes centrales sindicales y el impulso brindado por la creacion de los consejos de salarios del ano 1943, en el marco de las politicas de integracion social y una fuerte regulacion de la economia por parte del Estado. Comienza asi un proceso de acumulacion de fuerzas del sindicalismo urbano, que desembocara en 1961 en la formacion de la Central de Trabajadores de Uruguay (CTU), y posteriormente en la creacion de una unica central de trabajadores en el pais (Convencion Nacional de Trabajadores).

Pero los asalariados rurales quedan excluidos de la ley de creacion de los consejos de salarios. (6) Esto fue sin dudas uno de los mayores golpes que recibio el sindicalismo rural, y marco el retroceso mas notorio en el marco normativo, ya que consolido las desigualdades entre los asalariados urbanos y los rurales.

Los pocos germenes sindicales que existian en el momento fueron debilitados por esta decision. Se impuso el fuerte peso politico de las clases dominantes del agro, que utilizaron todas sus fuerzas para bloquear este cambio que se consideraba que lesionaba los intereses de los ganaderos (Frega, Maronna y Trochon, 1985). En vez de incluirlos en una ley como al resto de los trabajadores, se creo un Estatuto especifico del Trabajador rural (aprobado en 1946), en el que se limitan las capacidades de accion del sindicalismo en el campo.

A pesar de estos frenos al otorgamiento de derechos sindicales y las pesimas condiciones de trabajo, algunos nucleos sindicales resisten con el apoyo de determinadas organizaciones politicas y religiosas. En 1950 toma un nuevo impulso la organizacion sindical en las arroceras de Treinta y Tres y se funda el Sindicato Unico de Arroceros (SUDA). En 1956, despues de una dificil huelga, el SUDA logra celebrar un convenio colectivo, cuyo incumplimiento provoca una nueva en huelga que culmina en una fuerte represion. En 1957 se forma el Sindicato Unico de Obreros Rurales (SUDOR) a partir de movimientos espontaneos que denuncian las malas condiciones en las plantaciones de remolacha en Paysandu. Entre los anos 1956 y 1957 se realizan huelgas y marchas a Montevideo del Sindicato Unico de Peones de Tambo (SUPT), SUDA y SUDOR, que en el caso de las huelgas de los peones de las plantaciones de arroz culmina en un paro general parcial de la Union General de Trabajadores (UGT). Estas acciones sindicales fueron otra vez fuertemente reprimidas y sus dirigentes perseguidos. A pesar de estas derrotas, dos anos mas tarde (1959) se crea la Union de Regadores y Destajistas de El Espinillar (URDE), que congrego a los trabajadores de la empresa estatal ANCAP (7) en el norte del pais (Gonzalez Sierra, 1994).

Este esfuerzo de organizacion sindical en el campo recibio el apoyo de los sindicatos obreros urbanos ya fortalecidos, y paulatinamente comenzo a producirse el reconocimiento de la especificidad de la problematica de los asalariados rurales, que hasta el momento habia permanecido invisibilizada detras de una logica que habia priorizado politicamente la organizacion de los pequenos productores familiares y campesinos, como agentes subalternos aliados de la clase obrera en el agro.

IMPULSO DE LOS ANOS 60

Otro empuje importante que tuvo en estas decadas el sindicalismo rural fue la influencia de los procesos revolucionarios latinoamericanos, particularmente el cubano, cuya fuerza social se radicaba en las zonas rurales. En esta decada y hasta el golpe de Estado de 1973 existieron aproximadamente 30 iniciativas de organizacion sindical en el pais con diferente grado de exito y consolidacion (Gonzalez Sierra, 1994).

En 1961 se funda la Union de Trabajadores Azucareros de Artigas (UTAA) en las plantaciones de cana de azucar en el departamento de Artigas, la experiencia mas destacada de sindicalizacion agraria uruguaya, que conto con la promocion y apoyo del Movimiento de Liberacion Nacional--Tupamaros (MLN). (8) Estos trabajadores realizaron una serie de luchas sindicales que les permitieron alcanzar algunos exitos parciales como el pago de salarios minimos legales, el pago de dinero adeudado y la mejora de las condiciones de algunas viviendas. En 1962 por primera vez un sindicato rural utiliza la modalidad de huelga con ocupacion de lugares de trabajo, ya extendida en esos anos entre los trabajadores urbanos. La caracteristica mas saliente de sus acciones fue la realizacion de marchas a pie hacia Montevideo (630 kilometros), que pasaban y acampaban por varias localidades del interior del pais en las que daban a conocer las duras condiciones de trabajo en el medio rural. En estas marchas se puso de manifiesto la solidaridad del resto de la clase trabajadora organizada con los trabajadores agrarios del pais.

Bajo la influencia de este movimiento se retoma la accion colectiva en las plantaciones de arroz, con la creacion de la Union de Trabajadores Arroceros de Artigas (UTAA) y la Union de Trabajadores Arroceros del Este (UTAE) en Treinta y Tres. En 1964 se constituye en Rocha el Sindicato Unico de Peones Arroceros (SUPA), filial de la Central de Trabajadores del Uruguay y mas adelante de la CNT. En 1963 se reorganiza el Sindicato Unico de Peones de Tambo. Se crean tambien nucleos sindicales de peones de las quintas proximas a Montevideo, en vinedos de bodegas de Rio Negro, en plantaciones de tabaco en Tacuarembo, y con esquiladores en varios departamentos (Gonzalez Sierra, 1994).

Todos los sindicatos agrarios mantuvieron relaciones con las centrales sindicales nacionales de cada epoca. (9) De esta forma, sus acciones colectivas fueron acompanadas y respaldadas por los sindicatos de trabajadores de la industria, comercio y funcionarios publicos. Tambien contaron con la promocion e incluso conduccion a cargo de asalariados pertenecientes a los partidos de izquierda, principalmente los partidos Socialista, Comunista y el Movimiento de Liberacion Nacional.

Este respaldo de la central obrera nacional se refleja en que las demandas de los sindicatos agrarios pasan a integrarse al conjunto de las demandas del sindicalismo uruguayo. Se incorpora especificamente como un tema de agenda permanente para el movimiento sindical la convocatoria a los consejos de salarios en el medio rural, la ley de ocho horas y la aplicacion de las leyes laborales vigentes en el medio urbano para el asalariado rural.

En 1971 se crea la primer Federacion Nacional de Trabajadores Rurales del Uruguay (FNTR) (10) con el objetivo de "seguir la lucha por el salario, por elevar el nivel de vida de los asalariados y por el respeto de la legislacion social y laboral existente en el pais" (tomado de Gonzalez Sierra, 1994, p. 70). Si bien la fundacion fue producto de la intencion de dar un agrupamiento estable a los sindicatos rurales, el contexto politico y social adverso, y la persecucion de la cual fueron objeto sus dirigentes no le permitieron alcanzar su pleno funcionamiento.

A pesar de que en este periodo no se lograron triunfos que pudieran representar un avance significativo para la sindicalizacion en el campo, si se produjo una fuerte concentracion de experiencias y energias, que pudieron haber terminado en la consolidacion de sindicatos rurales. Pero el proceso de represion y la dictadura civico militar a partir del ano 1973 truncaron este desarrollo sindical, prohibiendo y llevando a la clandestinidad las actividades sindicales.

Durante la dictadura, uno de los sectores que mas sufrio la negacion de los derechos laborales y un fuerte sistema de control que impidio cualquier impulso de sindicalizacion fue sin dudas el sindicalismo rural. Las organizaciones patronales fueron una de las bases sociales del golpe de Estado y utilizaron toda su influencia y poder para bloquear cualquier intento de accion colectiva de los trabajadores, imponiendo ademas un nuevo Estatuto del Trabajador Rural (1978) que reafirma la condicion de subordinacion de estos asalariados, inhibiendo nuevamente las posibilidades de avance del sindicalismo agrario.

LA REDEMOCRATIZACION Y EL SINDICALISMO RURAL

Una vez retomada la democracia en el pais en 1985 comienza una etapa de resurgimiento y reorganizacion de los sindicatos rurales a un ritmo sin precedente historico, pero con muchas dificultades y limitaciones: en 17 meses se crearon 14 sindicatos de asalariados rurales, que agrupaban a 5.000 trabajadores (Gonzalez Sierra, 1994). Se reorganizan el Sindicato Unico de Peones de Tambo (SUPT) y la Union de Trabajadores Azucareros de Artigas (UTAA). En 1984, aun en dictadura, se crea el Sindicato de los tabacaleros de Tacuarembo y Rivera (ALTRATA). En 1985 se fundan el Sindicato Unico de Trabajadores Rurales de Artigas (SUTRA), el Sindicato de Obreros Rurales y Destajistas de San Jose (SORYDESA), el Sindicato Unico de Asalariados Rurales de Paysandu (SUARP), el Sindicato Unico de Trabajadores Arroceros (SUTA), el Sindicato de Frutas y Verduras de Salto (SOFYV), el Sindicato de Obreros de Tranqueras (SORT), la Asociacion Laboral de Trabajadores de Tabacaleros (ALTRATA), el Sindicato de Unico de Obreros Rurales de Cerro Largo (SUDOR), el Sindicato Unico de Asalariados Rurales y Afines (SUARA), el Sindicato de Obreros Rurales de Salus (SORS). En 1988 se crea la Asociacion de Empleados de los Vinedos de Villa del Carmen (AEVIC). En 1989 se funda el Sindicato Unico de Calagua (SUCAL). Los trabajadores forestales se congregan en el Sindicato Unico de Obreros de la Industria de la Madera y Afines (SOIMA).

Las principales reivindicaciones de los sindicatos a la salida de la dictadura siguieron girando en torno al incremento de los niveles reales de salarios, garantias para el pleno ejercicio de los derechos gremiales, el cumplimiento de las leyes y convenios vigentes, convocatoria a los consejos de salarios rurales, limitacion de la jornada laboral y descanso semanal, mejora de las condiciones de trabajo y de los beneficios sociales, y discusion de un nuevo estatuto del trabajador rural (Latorre, 1993).

A mediados de los ochenta se realizan nuevos intentos de crear una federacion nacional de trabajadores rurales que nuclee a todos los sindicatos del sector. En 1985, 11 de los sindicatos existentes (salvo UTAA) fundaron la Federacion Nacional de Asalariados Rurales (FENARU) que tuvo como principal bandera la creacion de un Nuevo Estatuto del Trabajador Rural.

Pero las disputas politicas en la interna del sindicalismo agrario provocaron una tension fuerte dentro del sindicalismo nacional y crearon un sismo en el tercer Congreso del PIT-CNT (11) del ano 1986. Este episodio, si bien fue ampliamente superado por el movimiento sindical unos meses despues, represento para el sindicalismo rural cierto retroceso en el respaldo que recibia de la central nacional, dado que no pudieron resolver sus propios conflictos y los trasladaron al resto de los trabajadores organizados. En los anos siguientes, la central obrera fue mas cautelosa en su apoyo y menos entusiasta con el sindicalismo rural como en la predictadura. Recien en 1990 se aprueba la creacion del Departamento de Asalariados Rurales, integrado por sindicatos rurales y un miembro de la directiva de la central obrera nacional.

El gobierno recien electo habia acordado con las fuerzas sociales una agenda de acciones entre las que se incluia la convocatoria a los consejos de salarios en el sector rural. Esto hubiese significado un fuerte respaldo a la accion sindical del medio rural, pero ante el intento de convocatoria, las gremiales ganaderas protagonizaron un fuerte conflicto abierto con el Ministro de Trabajo y Seguridad Social de la epoca, que impidio llevar la negociacion tripartita al medio rural y debilito aun mas las energias para el desarrollo de la accion colectiva en el agro.

Pero mas alla de esta exclusion, en estos anos se produjeron varios intentos de sindicalizacion y movilizacion, lo que logro consolidar una estructura sindical minima, que mantuvo vigentes los reclamos de los trabajadores rurales dentro de la central nacional de trabajadores. Segun un relevamiento realizado por Latorre (1993b) en el ano 1993 existieron 8 sindicatos rurales que sobrevivieron a este proceso, representativos de los sectores de cana de azucar, forestacion, citrus, fruticultura y viticultura, localizados principalmente en el norte y sur del pais. (12)

El impulso del sindicalismo rural postdictadura se fue asi frenando paulatinamente en la medida en que las principales dificultades y trabas para su desarrollo persistian. De hecho, muchos de los sindicatos creados tuvieron una accion efimera, y no se logro expandir la sindicalizacion a nuevos sectores. Entre 1985-1993 se desintegraron unos 7 sindicatos de los sectores de arroz, tambo, tabaco, remolacha, citrus y vid. Las causas de la desaparicion de estas organizaciones estuvieron asociadas principalmente a las dificultades de funcionamiento en ambitos de baja concentracion de trabajadores, la desaparicion asociada a la perdida de importancia del rubro, los despidos, y la falta de un grupo de dirigentes que llevara adelante la organizacion sindical (Latorre, 1993b). Tambien en estas circunstancias dejo de funcionar la FENARU, lo que hizo mas fragil su representacion en la central sindical nacional en los ultimos anos de este periodo.

El avance de la desregulacion laboral de corte neoliberal en la decada de los noventa disminuyo la fuerza del sindicalismo en general y en particular del sindicalismo agrario. Todo esto llevo a que inicios de este siglo los niveles de sindicalizacion fueran muy bajos, con sindicatos concentrados en las cadenas agroindustriales y con nula penetracion entre los trabajadores de la ganaderia y agricultura.

Esta situacion mostraria una leve inflexion con la crisis agropecuaria que atravesara el pais en el ano 2001. En ese contexto, por presion de los sindicatos se incluye por primera vez la aplicacion del seguro de paro a los asalariados rurales, aunque todavia en situacion de desventaja frente a sus pares urbanos. Pese a ello, la extension de este beneficio sera un indicador de la visibilidad que comenzara a tomar el tema de los derechos laborales para este grupo social en los proximos anos con el cambio de gobierno.

El sindicalismo rural en el nuevo siglo

A partir del ano 2005, con el ascenso del Frente Amplio (13) al gobierno, el escenario para el sindicalismo rural cambiara sustantivamente, ya que se iniciaria un proceso de reconocimiento de sus derechos laborales y sus organizaciones sindicales, lo que otorgaria un respaldo inusitado a la accion colectiva de los asalariados en el campo.

Este impulso a la sindicalizacion no fue solo para los asalariados rurales, sino que desarrollo una accion de respaldo a todo el movimiento sindical en el pais, que repercutio en su fuerte crecimiento. (14) No obstante, que se haya puesto un enfasis especial en el sindicalismo rural fue un reconocimiento especifico al retraso que este sector tenia en el pais. De hecho, una de las primeras medidas del gobierno, anunciada durante el discurso de asuncion del presidente, fue la convocatoria a los consejos de salarios, esta vez incluyendo a los trabajadores rurales. Esto fue posible, porque a raiz de la grave crisis economica que vivio el pais en el 2002, los sectores dominantes del agro sufrieron un retroceso importante en su poder y legitimidad, que no les permitio vetar el nuevo marco normativo de las relaciones laborales para el sector impulsado por el novel gobierno.

Durante los gobiernos del Frente Amplio, los asalariados rurales fueron considerados como sujeto de desarrollo rural. Un desarrollo rural concebido desde una nueva perspectiva, con un fuerte eje en la reforma laboral, y no centrado solamente en lo vinculado al apoyo a la produccion familiar y pequenos productores (Riella y Mascheroni, 2015). Y que, por tanto, incorpora la problematica del sujeto principal del medio rural, el asalariado agrario, que a diferencia de otros paises de la region representa la mayoria absoluta de la PEA agropecuaria. Por ende, en un mundo rural poblado predominantemente por asalariados rurales, el mercado de empleo se reconoce como institucion fundamental para la redistribucion de los excedentes en el sector agropecuario.

En consonancia con ello, en pocos anos se aprobo un conjunto de medidas que afectara las relaciones laborales del pais, algunas especificas para el sector, y otras de caracter general, pero con un alto impacto en el agro, dado el mencionado retraso historico que prestaba el sector en esta materia, como se muestra en el cuadro a continuacion.

En estos anos la legislacion referida al trabajo rural pretendio homologar paulatinamente esta actividad con el trabajo en otros sectores. Con este objetivo, los asalariados agrarios son alcanzados por las principales leyes que se promulgan en el periodo, referidas a las garantias para la actividad sindical y la negociacion colectiva. (15) Tambien se promulgan leyes especificas que tienen que ver con la limitacion de la jornada laboral, la modificacion del Estatuto del Trabajador rural, la fijacion del dia del trabajador rural (feriado pago no laborable) y ciertas disposiciones sobre salud laboral.

A su vez, se fortalecen los espacios de control del Ministerio de Trabajo y Seguridad Social, aumentando las inspecciones a las empresas rurales y agilitando los procesos de denuncias de los trabajadores sobre violacion a sus derechos laborales y sindicales por parte de los patrones. Este Ministerio realiza tambien una campana publica de divulgacion de los derechos de los asalariados bajo el lema "Los derechos de los trabajadores rurales asalariados no son paye, (16) son ley".

En el gobierno se incorpora la problematica del asalariado rural y la organizacion sindical es promovida como mecanismo para el cumplimiento y fortalecimiento de los derechos laborales de los asalariados. El Ministerio de Ganaderia, Agricultura y Pesca a traves de la Direccion de Desarrollo Rural tomo a los asalariados rurales y sus organizaciones como un destinatario principal de sus politicas publicas. Tambien en el Instituto Nacional de Colonizacion se realizan las primeras experiencias de colonizacion con asalariados.

El desarrollo de esta promocion de los derechos de los asalariados rurales se produce concomitantemente con cambios en el interior de la organizacion de los procesos de trabajo que tienden a reducir el empleo y la flexibilizacion de las formas de contratacion con base en la intermediacion de mano de obra. Estos cambios modifican las caracteristicas de la mano de obra asalariada rural, la cual aumenta aun mas su residencia urbana, la participacion de las mujeres y su movilidad territorial. Tambien se incorporan en las empresas con gran concentracion de trabajadores procesos de certificacion para garantizar los estandares de calidad exigidos por los mercados de destino de sus exportaciones, que en algunos casos permitieron la tolerancia de la accion sindical de estas empresas (Moraes y Cutillas, 2014). Pero, en general, las transformaciones acaecidas no parecen haber alterado significativamente las trabas impuestas por la organizacion del trabajo agrario a la sindicalizacion en el sector (Riella y Mascheroni, 2015).

EFECTOS DE LA NUEVA LEGISLACION EN EL SINDICALISMO RURAL

En estos anos, las politicas resenadas estimularon el sindicalizacion rural. Entre ellas, la convocatoria a los consejos de salarios fue el mayor estimulo para el desarrollo del sindicalismo en el campo, como lo habia sido cinco decadas atras para el sindicalismo urbano.

Este nuevo impulso sindical queda expresado en el incremento del numero de organizaciones de los asalariados que se produce desde el 2005, que alcanzo sectores en los cuales antes no existia y que revitalizo organizaciones sindicales que venian muy debilitadas o habian dejado de funcionar por anos (ver anexo). El crecimiento cuantitativo de los sindicatos rurales fue acompanado por un incremento en la cantidad de afiliados, aunque su numero es muy dificil de estimar con exactitud. (17) La participacion en los espacios de negociacion colectiva permitio dar continuidad a la organizacion sindical y brindo la posibilidad de ir formando delegados sindicales y liderazgos--al proporcionarles un espacio para aprender y ejercitar la defensa de sus intereses colectivos--, y les impulso a promover mecanismos para articular a nivel nacional.

La conformacion de un sindicato que representaba los intereses de los asalariados de la ganaderia marco un hito importante en el sindicalismo rural. Si bien su peso es muy debil, simbolicamente es muy importante, ya que la ganaderia emplea a casi la mitad de los trabajadores del sector, y debido a las condiciones propias de la actividad--marcadas por el aislamiento de los trabajadores, la relacion paternalista patron-trabajador, la estrecha interrelacion de las relaciones de convivencia con la relaciones laborales y el poder de los estancieros--, nunca habian contado con una organizacion que reclamara por los derechos de los peones de estancia.

Para inicios del 2005 se recrea una central nacional de asalariados agrarios, la Union Nacional de Asalariados, Trabajadores Rurales y Afines (UNATRA), en la ciudad de Bella Union, conformada por 6 sindicatos. La UNATRA esta afiliada al PIT-CNT y reune una diversidad de sindicatos y asalariados rurales nucleados en torno a un rubro, una region o una empresa, sindicatos con historias y trayectorias muy disimiles.

En el ano 2007 cuenta ya con 16 organizaciones, la mayoria de reciente formacion, a impulso de la convocatoria a los consejos de salarios (Mascheroni, 2011). Una decada despues, estos sindicatos continuan funcionando, mostrando una estabilidad en el tiempo no frecuente en epocas anteriores.

Tambien en esta decada, la fuerza de los movimientos feministas en el pais fue un estimulo para la participacion de las mujeres en los sindicatos rurales, y dio lugar a algunos liderazgos femeninos que han sido muy relevantes para dar continuidad a varios sindicatos. La discusion de genero estuvo presente en los sindicatos rurales y se trataron de incorporar en la agenda de los consejos de salarios ciertas consideraciones al respecto, como por ejemplo la no discriminacion laboral femenina y una jornada semanal menor para las mujeres (con pago equivalente).

En este nuevo escenario los sindicatos agrarios fueron adaptando sus acciones reivindicativas a nivel local y nacional. Las mejoras salariales y de las condiciones de vida de los asalariados, asi como los avances legales de estos anos, inhibieron en los hechos la emergencia de conflictos de gran envergadura, no presentandose ninguna situacion de este tipo en el periodo. Los empresarios, por su parte, optaron por evadir los conflictos abiertos, y advirtieron tempranamente que frente al decisivo apoyo formal del gobierno al sindicalismo rural en las instancias institucionales era necesario adaptar su compartimiento a las nuevas normativas. Esto sucedio especialmente en las empresas rurales de mayor porte, en las que todos los trabajadores tenian empleos formales, y en las condiciones de trabajo establecidas por la ley. Tambien presionaron por la inclusion de procedimientos para canalizar conflictos y clausulas de paz en los diferentes grupos de los consejos de salarios.

Durante todo este periodo la disputa simbolica mas importante de las organizaciones--en las esferas institucionales establecidas para tal fin (consejos de salarios)--fue por el reconocimiento de las organizaciones sindicales y por los derechos laborales. Las patronales en esta situacion no tuvieron una estrategia de conflicto abierto, sino que optaron por el retiro sistematico de los ambitos de negociacion colectiva evitando asi firmar la mayoria de los acuerdos alcanzados para la ampliacion de los derechos laborales de los trabajadores, como forma de protesta frente a lo que ellos denunciaban como falta de imparcialidad del gobierno en estos espacios.

En este clima, al no tener que enfrentar con tanta frecuencia conflictos extremos y una represion abierta para sus liderazgos, el espacio para la accion sindical se fue desarrollando al amparo institucional de la negociacion colectiva. Esto ha derivado en al menos cuatro tipos de acciones o estrategias gremiales que han permitido fortalecer la accion sindical y reducir en algo la asimetria en las relaciones de poder con los empresarios.

La primera y mas basica es la via de la judicializacion individual de los casos que violentan las leyes y no respetan las normas establecidas. Ello sin dudas ha sido una gran herramienta para hacer respetar los derechos de los trabajadores, pero como en general se produce una vez que se rompe la relacion laboral, no suele tener mayor incidencia en la accion sindical directamente. No obstante, muchos trabajadores, despues de pasar por esta experiencia de juicios a los patrones, toman conciencia de sus derechos y de su posibilidad de reclamarlos, y, en algunos casos, emprenden un camino de accion sindical y pasan a integrar o militar en su sindicato de rama, especialmente en los casos de los que realizan tareas zafrales.

Un segundo camino, que ha sido transitado por varios sindicatos con problemas de organizacion, fue el de propiciar ellos mismos los juicios por incumplimiento de la legislacion laboral en aquellos lugares donde tenian afiliados. Esto constituia una estrategia de accion sindical para dar visibilidad y poder al sindicato frente a los trabajadores. A su vez, judicializar el conflicto resultaba una forma de enfrentar el poder de la patronal sin tomar medidas gremiales propiamente dichas.

Un tercer mecanismo, llevado adelante por los sindicatos mas fuertes del sector, era negociar las infracciones o incumplimientos de manera colectiva con las patronales e intentar, mediante presion y medidas de fuerza, corregir la situacion sin judicializar los casos ni individualizarlos. Esta es la situacion de la forestacion, la cana de azucar, la citricultura y el arroz, y ha permitido a dichas organizaciones afianzar el sindicalismo en su ambito de accion en comparacion con los otros sindicatos rurales. En estos rubros se logran firmar en los consejos de salarios convenios mas avanzados que en los otros rubros.

Una cuarta estrategia, utilizada en menor medida, fue colocar en la opinion publica las situaciones de violacion de los derechos sindicales o laborales, mostrando principalmente los casos de abuso de poder, e inclusive de violencia fisica hacia los trabajadores. Por ejemplo, durante la discusion de la limitacion de la jornada laboral realizaron una marcha desde el interior del pais hacia Montevideo y colocaron carteles en espacios publicos con el lema "Los trabajadores del campo tambien tenemos derecho al descanso".

REFLEXIONES FINALES

El recorrido del sindicalismo rural en Uruguay tiene ya casi 90 anos. En su larga historia ha enfrentado muchas dificultades y obstaculos para su consolidacion, como se expuso en las paginas anteriores. Pero en todas esas decadas de luchas, resistencia y duras derrotas se fue logrando una acumulacion de fuerzas que permitio alcanzar en este siglo un avance sustantivo de sus objetivos historicos. La plataforma de reivindicaciones que se fue forjando desde las primeras luchas sindicales de principios del siglo pasado recien en esta decada logra imponerse como derechos efectivos para los asalariados rurales. Hoy los sindicatos agrarios estan formalmente reconocidos y sus cuadros pelean por fortalecer y ampliar sus organizaciones. En la medida que se lo permite su escasa fuerza de movilizacion, enfrentan a las patronales en sus practicas mas represivas y negocian en espacios institucionales mejoras salariales y de sus condiciones de trabajo.

Pero estas organizaciones continuan siendo muy debiles, dado que los obstaculos para el desarrollo del sindicalismo en el campo--mencionados al inicio de este articulo--en su mayoria siguen vigentes. Con excepcion de las limitantes vinculadas al marco legal e institucional, que varia significativamente desde el ano 2005, las restantes trabas no se han podido derribar. En este sentido, las relaciones de fuerza siguen siendo extremadamente adversas para los trabajadores agrarios y sus sindicatos. Adicionalmente, el poder simbolico que ejercen las clases dominantes inhibe la participacion de los asalariados en sus sindicatos y en las acciones de reclamo de sus derechos, aunque en los ultimos anos, como se mostro anteriormente, por la via de la judicializacion de los conflictos se abre un camino de visibilidad social de los mismos, que puede dar frutos para consolidar y ampliar el sindicalismo actual.

Por su parte, los obstaculos vinculados a los procesos de trabajo en el agro no se han modificado sustancialmente. La dispersion y aislamiento de los trabajadores siguen estando presentes mas que en otras ramas de actividad. Los avances tecnologicos, si bien han permitido la residencia urbana de muchos asalariados, tambien han reducido la cantidad de mano de obra necesaria en aquellos rubros en los que los sindicatos rurales se originaron y tenian mayor presencia. A su vez, la profundizacion de los procesos de subcontratacion y tercerizaciones de la mano de obra han sido un factor inhibidor de las acciones sindicadas en el agro. Si bien la fuerte formalizacion del trabajo que se produjo en esta decada y el control sobre los intermediarios de mano de obra por parte del Estado permitieron mitigar algunos de los efectos negativos de estas practicas empresariales, las mismas han tenido un efecto nocivo sobre el sindicalismo rural como en el resto de toda America Latina.

Si retomamos los tres factores que inhiben el desarrollo del sindicalismo rural, es posible pensar que el avance de la normativa y legislacion, sin un cambio significativo en la organizacion del trabajo y el mantenimiento del enorme capital economico, social y simbolico que detentan los sectores dominantes, no permite remover facilmente las trabas para la organizacion de los trabajadores agrarios.

En este sentido, es importante remarcar que el sindicalismo rural en Uruguay se desarrolla en un espacio social donde se produce el enfrentamiento de uno de los grupos mas poderosos del pais contra uno de los mas debiles. Por tanto, la experiencia muestra que es imprescindible la mediacion estatal para corregir estas enormes asimetrias y permitir un desarrollo minimo de la accion sindical en el campo. Sin una intervencion decidida en esta direccion, como ha quedado comprobado para el caso uruguayo, es muy dificil la consolidacion de organizaciones que representen los intereses de los asalariados del campo y la conquista de derechos fundamentales consagrados para el resto de los trabajadores.

Pero la existencia de garantias sindicales no limita por si sola la fuerte oposicion de las patronales rurales a la organizacion de los trabajadores. La libre organizacion colectiva y las libertades sindicales siguen siendo resistidas por las patronales, las cuales buscan "frenar" o minimizar las normativas al respecto ejerciendo presion sobre el gobierno, y aumentando las medidas de control y represion encubierta a los trabajadores sindicalizados a nivel de las empresas. Este escenario abre nuevos desafios para la consolidacion y crecimiento de los sindicatos existentes en los proximos anos, puesto que desde el gobierno se han utilizado las herramientas institucionales de las que se disponia para brindar su apoyo a las organizaciones de trabajadores del agro.

Para finalizar estas reflexiones es necesario rescatar la particularidad que tiene este proceso historico de formacion de sindicatos en relacion a America Latina. En primer lugar, en pocos paises de este continente se ha logrado una centralidad tan importante de la defensa de los derechos de los asalariados rurales como sujeto especifico y separado de las demandas campesinas y de la agricultura familiar. En este sentido, la amplia mayoria de las luchas y reivindicaciones sindicales han puesto enfasis en la condicion de proletariado agricola y no de productor rural. De hecho, el reclamo de tierras y acceso a la produccion no ha sido el eje principal en estas decadas de lucha. Si bien estas demandas estuvieron algo mas presentes a inicios de los 60, jugaron un rol secundario en el proceso de estos ultimos anos, tanto desde un punto vista simbolico como de legitimacion frente al resto de la sociedad. Un segundo punto que tambien parece contribuir a esta diferenciacion con el resto de la region es el real peso que ha tenido historicamente el asalariado rural en el conjunto de la poblacion rural. Uruguay se diferencia de la mayoria de las estructuras agrarias del continente donde la tradicion campesina, indigena y comunitaria constituye parte indisoluble de la ruralidad y la cuestion agraria. En nuestro pais la ruralidad esta determinada por el fuerte peso de los asalariados en la PEA del agro, que alcanzan a casi el 70 %, por lo que hoy parece haber una correspondencia entre esta realidad y las medidas tomadas en estos ultimos anos en el plano formal y normativo.

Para terminar, se debe considerar tambien que este sindicalismo rural tardio se desarrolla en un siglo en el cual operan transformaciones sociales mas amplias, en el que las organizaciones sindicales se ven continuamente interpeladas por las crecientes tendencias a la individualizacion de la sociedad y por la perdida de legitimidad de este tipo de acciones colectivas. Estas tendencias no escapan al medio rural y a los trabajadores agrarios, por lo cual este escenario tambien debe ser valorado para evaluar sus logos de este periodo.

REFERENCIAS BIBLIOGRAFICAS

Aparicio, S., Ortiz, S. y Tadeo, N. (2008). Have Private Certifications Benefited Laborers? Lemon and Sweet Citrus Production in Argentina. (Las certificaciones privadas benefician a los trabajadores. La produccion de limon y citricos dulces en Argentina). Globalizations. Vol. 5 (2), 167-181

Barbagelata, H. (1983). Derecho del Trabajo. Tomo III. Montevideo: FCU.

Barrios, M.; Ciarniello, M.; y Moreira, B (2007). Una experiencia de Dialogo Social en el medio rural: la convocatoria al Consejo Tripartito Rural. Boletin CINTERFOR 157, 145-166

Buxedas, M. (1988) Asalariados y patrones: la realidad de nuestro campo. Documento de Trabajo No 52. Montevideo: CIEDUR.

Carambula, M.; Cardeillac, J.; Moreira, B.; Gallo, A.; Juncal, A.; Pineiro. D. (2012). Los limites de la ciudadania: el caso de los trabajadores asalariados rurales. En: Riella, A. (coord.) El Uruguay desde la SociologiaX(pp. 351-370). Montevideo: DS. FCS. UdelaR.

Crespo, M. (2015) Dinamica de las negociaciones y conflictos de asalariados citricolas durante la ultima decada en Tucuman, Argentina. Estudios del Trabajo No50, 153-180

Dominzain, S. (2003). Las trabajadoras del citrico en Uruguay. Condiciones de trabajo y derechos laborales. Estudios del Hombre, Vol. 16, 243-267

Frega, A.; Maronna, M. y Trochon, Y. (1985). Los Consejos de Salarios como experiencia de concertacion. Cuadernos de CLAEH, Vol. 33, 14-36

Gonzalez Sierra, Y. (1994). Los olvidados de la tierra. Vida, organizaciones y luchas de los sindicatos rurales. Montevideo: Comunidad Nordan.

Juncal, A.; Carambula, M. y Pineiro, D. (2015). Mapas y proyectos de ciudadanias de las organizaciones sindicales de los asalariados agropecuarios del Uruguay. En: Pucci, F. (org) Sindicalizacion y negociacion en los sectores rurales y domesticos (pp 73-89). Montevideo: CSIC.

Latorre, R. (1986). Asalariados rurales. Ficha bibliografica No 13. Facultad de Agronomia. Catedra de Sociologia. Montevideo: FCU.

Latorre, R. (1991). Los asalariados rurales en el Uruguay. Montevideo: FAgro-UdelaR.

Latorre, R. (1993a). Los asalariados Rurales. Revista Estudios, Vol. 110, 42-47

Latorre, R. (1993b). Los trabajadores rurales Uruguay. Montevideo: FAgro-UdelaR.

Malig, A. (2003). Transformaciones agrarias y sindicatos rurales: El caso del Sindicato Unico de Obreros Rurales y Agroindustriales (Monografia de grado inedita). Montevideo: DS. FCS. UdelaR.

Mascheroni, P. (2011). Democracia y ciudadania en el campo. Los primeros Consejos de Salarios Rurales en Uruguay. Montevideo: DS. FCS. UdelaR.

Moraes, N. y Cutillas, I. (2014). Nuevos dispositivos de regulacion transnacional: un analisis sobre los estandares de calidad y responsabilidad social y su impacto en los enclaves globales agricolas. En: Pedreno, A. (coord) De cadenas, migrantes y jornaleros. Los territorios rurales en las cadenas globales agroalimentarias (pp 194-218). Espana: Talasa.

Moreira, B. (2010) El juego de la mirada. Inferencias sobre el trabajo y los procesos de contratacion en la ganaderia, a partir de un estudio de caso en el noreste de Durazno. En: Aparicio, S.; Neiman, G. y Pineiro, D. (coordinadores).Trabajo y trabajadores en el agro rioplatense. Nuevos temas y perspectivas (pp 125-144). Montevideo: Letraene.

Neiman, G. (2016). Mercados de trabajo y sindicalismo en producciones agricolas reestructuradas de la Argentina. Trabajo y Sociedad, Vol. 27, 63-77.

Pineiro, D. (2011) Precariedad objetiva y subjetiva en el trabajo rural: nuevas evidencias. Revista de Ciencias Sociales, Vol. 24 (28), 11-33

Porrini, R. (2004) (Comp.). Historia y memoria del mundo del trabajo. Montevideo: FHCE-UdelaR.

Rau, V. (2009). La accion colectiva de los asalariados agricolas. Una revision de estudios sobre sus caracteristicas y condicionantes. Revista Interdisciplinaria de Estudios Agrarios, Vol. 31, 107-127.

Riella, A. (2004). Poder, luchas simbolicas y democracia: las gremiales ganaderas en el Uruguay contemporaneo (1985-2000). En: Mazzei, E. (coord.). El Uruguay desde la Sociologia II (pp 63-74). Montevideo, DS. FCS. UdelaR.

Riella, A. (2006). Los frenos a la construccion de ciudadania en el campo: el caso de los asalariados rurales en Uruguay. En: De Grammont, Hubert (Comp). La construccion de la democracia en el campo latinoamericano (pp 159-185). Buenos Aires: CLACSO.

Riella, A. y Mascheroni, P. (2015). Transformaciones agrarias y cambios recientes en los mercados de empleo rural en Uruguay. En: Riella, A. y Mascheroni, P. (comps.), Asalariados rurales en America Latina (pp 237-262). Montevideo: CLACSO-UdelaR

Riella, A. y Mascheroni, P. (2017). Las politicas publicas y las organizaciones agrarias en el Uruguay progresista. Montevideo: CSIC.

Rocha, A. (1991). La sindicalizacion rural: los estimulos y las limitaciones para su desarrollo. Serie Seminarios y Talleres N. 43. Montevideo: CIEDUR.

Rocha, A. (2008). Construyendo ciudadania junto a los trabajadores rurales. Montevideo: JUNAE.

Villulla, J. (2010) Politica y sindicalismo en el gremio de los obreros rurales (1974-2001). Ponencia presentada en las VII Jornadas de Investigacion y Debate La Argentina rural del siglo XX. Conflictos rurales en la Argentina del Bicentenario. Significados, alcances y proyecciones. Universidad Nacional de Quilmes (Buenos Aires, Argentina)

Zapirain, H. (2011) Regimen juridico del trabajo rural. Revista de la Facultad de Derecho, Vol. 31, 317-337

Anexo
TABLA 2
Sindicatos agrarios segun rubro y periodo historico

Rubro principal       Desde los origenes al   Redemocratizacion
                      golpe de Estado         (1985-2004)
                      (1930-1973)

Forestacion                                   Sindicato de Obreros
                                              Industriales de la
                                              Madera y Afines
                                              (SOIMA)
                                              Sindicato Unico de
                                              Obreros Forestales
                                              (SUNOF)
                                              Sindicato de Obreros
                                              de Tranqueras (SORT)

Cana de azucar        Union de Trabajadores   Union de Trabajadores
                      Azucareros de Artigas   Azucareros de Artigas
                      (UTAA)                  (UTAA)
                      Union de regadores y    Sindicato Unico de
                      destajistas de El       Trabajadores Rurales
                      Espinillar (URDE)       de Artigas (SUTRA)

Remolacha azucarera   Sindicato unico de      SUARP
                      Obreros Rurales
                      (SUDOR)

Arroz                 Sindicato Unico de
                      Arroceros (SUDA)        Sindicato Unico de
                      Sindicato Unico de      Trabajadores
                      Peones Arroceros        Arroceros (SUTA)
                      (SUPA)

Horticultura,                                 Sindicato de Obreros
citri cultura                                 Rurales y Destajistas
                                              de San Jose
                                              (SORYDESA) Sindicato
                                              Unico de Obreros
                                              Rurales y Agro
                                              industriales (SUDORA)
                                              Organizacion de
                                              Obreros Rurales
                                              (OSDOR) Sindicato de
                                              Frutas v Verduras de
                                              Salto (SOFYV)
                                              Sindicatos de
                                              Sandupay Sindicato
                                              Unico de Asalariados
                                              Rurales y Afines
                                              (SUARA) Sindicato de
                                              Obreros Rurales de
                                              Salus (SORS) SOR--
                                              citrus Sindicato
                                              unico de Asalariados
                                              Rurales de Paysandu
                                              (SUDOR)

Vid                                           Sindicato de Obreros
                                              de Calvinor (SOCAL)
                                              Asociacion de
                                              Empleados de los
                                              Vinedos de Villa del
                                              Carmen (AEVIC)
                                              Sindicato de los
                                              Vinedos Faraut

Ganaderia y           Sindicato Obrero
agricultura           Sindicato Agrario de
                      San Javier
                      Sindicato de Obreros
                      de Oficios Varios de
                      Nuevo Berlin

Tambos                Sindicato de Peones     Sindicato Unico de
                      de Tambo de Mendoza     Peones de Tambo
                      Sindicato Unico de      (SUPT)
                      Peones de Tambo
                      (SUPT)

Organizacion          Federacion Nacional     Federacion Nacional
Nacional              de Trabajadores         de Asalariados
                      Rurales                 Rurales
                      del Uruguay (FRTR)      (FENARU)

Rubro principal       Progresismo
                      (2005-2015)

Forestacion
                      Sindicato de Obreros
                      Industriales de la
                      Madera y Afines
                      (SOIMA)
                      Sindicato Unico de
                      Obreros Forestales
                      (SUNOF)

Cana de azucar        Union de Trabajadores
                      Azucareros de Artigas
                      (UTAA)
                      Union de Trabajadores
                      Agricolas de Belen
                      (UTABE)

Remolacha azucarera

Arroz
                      Sindicato Unico de
                      Trabadores de! Arroz y
                      Afines (SUTAA)

Horticultura,         Sindicato de Obreros
citri cultura         Rurales y Destajistas de
                      San Jose (SORYDESA)
                      Sindicato Unico de
                      Obreros Rurales y
                      Agro industriales
                      (SUDORA)
                      Organizacion de
                      Obreros Rurales
                      (OSDOR)
                      Union de Trabajadores
                      Rurales y
                      Agroindustriales de
                      Azucitrus (UTRIA)
                      Sindicato de
                      Trabajadores Citricolas
                      y Afines (SITRACITA)
                      Sindicato de
                      Trabajadores Horticolas
                      (STH)
                      Union de Trabajadores
                      Rurales asalariados
                      del Sur del Pais
                      (UTRASURPA)
                      Movimiento Sindical de
                      Trabajadores de granja
                      Union de Trabajadores
                      Agricolas de Belen
                      (UTABE)
                      Sindicato de
                      Trabajadores de los
                      Arandanos y Afines
                      (SITRAA)

Vid                   Sindicato de Obreros de
                      Calvinor (SOCAL)
                      Sindicato Obrero Vinas
                      de San Juan
                      (SOVISAN)
                      Union Establecimientos
                      Juanico (UTEJ)

Ganaderia y           Trabajadores Rurales
agricultura           (SURA)
                      Sindicato de Peones de
                      Estancias (SIPES)

Tambos                Sindicato Unico de
                      Trabajadores de
                      Tambos y Afines
                      (SUTTA)

Organizacion          Union Nacional de
Nacional              Asalariados,
                      Trabajadores Rurales y
                      Afines (UNATRA)


Elaboracion propia con base en Gonzalez Sierra (1994), Latorre (1991), Mascheroni (2011), Juncal et al. (2015) Se consideraron aquellos sindicatos que registran algun tipo de actividad en el periodo, aunque no fuera de forma estable.

NOTAS

(1) En este trabajo se utiliza el termino de trabajador rural como sinonimo de asalariado agrario, que es el sujeto que se estudia efectivamente en este articulo.

(2) Esta situacion es similar a la que se observa en la region, especialmente para el caso de Argentina (Aparicio, Ortiz y Tadeo, 2008; Rau, 2009; Villulla, 2010; Crespo, 2015; Neiman, 2016).

(3) En promedio hay menos de 3 trabajadores por explotacion agropecuaria. Esto equivale a mas de 100 hectareas por trabajador permanente y en la ganaderia a mas de 300 (CGA 1970, 1980, 1990 y 2000).

(4) En el ano 1870 se funda la Sociedad Tipografica Montevideana, reconocida como la primera organizacion formada para la defensa de los derechos de los trabajadores. A partir de ese ano, se conforman varias sociedades de socorro mutuo.

(5) Golpe conservador del presidente Gabriel Terra (1933-1938) del Partido Colorado, apoyado por el Partido Nacional Herrerista y las principales camaras empresariales del pais.

(6) Los consejos de salarios son organos de integracion tripartita (Estado, empresarios y trabajadores) que tienen como objetivo principal la negociacion de los salarios y condiciones de trabajo por rama de actividad (Mascheroni, 2011).

(7) La Administracion Nacional de Combustibles Alcohol y Portland (ANCAP), creada en 1931, es un ente estatal encargado de explotar y administrar el monopolio del alcohol y carburante nacional y de importar, rectificar y vender petroleo y sus derivados y de fabricar portland.

(8) Movimiento politico de izquierda que tuvo una etapa de guerrilla urbana en los anos 1960 y principios de los 1970.

(9) Ya desde la Federacion Obrera Regional Uruguaya (1905), primera central obrera que unifico a trabajadores, se mostro la solidaridad del movimiento obrero urbano con los trabajadores rurales, denunciando las condiciones de trabajo y los bajos salarios en el campo. Anos mas tarde, la Union General de Trabajadores (1942) se propuso la tarea de organizacion de los trabajadores rurales. Colaboro en la fundacion y sostenimiento de varios sindicatos rurales. Posteriormente, la Central de Trabajadores del Uruguay (1961) da un fuerte dinamismo al debate en torno a la problematica agraria y los trabajadores rurales. En 1961, conjuntamente con la FOL y la SUTP, organiza el Primer Encuentro Nacional de Asalariados del Campo. La plataforma reivindicativa de la CTU del Primer (1963) y Segundo (1966) Congreso Nacional de la central incluyo varias de las demandas de los asalariados rurales: extension de los consejos de salarios, limitacion de la jornada y descanso semanal, seguro de paro, modificacion del Estatuto del Trabajador Rural, derecho de los peones a vivir en el establecimiento con sus familias, reforma agraria. Culminado el proceso de unificacion sindical bajo la CNT (fundada el 1[degrees] de octubre de 1966), desde la central sindical se continuo bregando por la conformacion de una Federacion Rural de Trabajadores del campo (creada en 1971), pese al reconocimiento del debilitamiento del movimiento sindical en de los ultimos anos. La CNT fue la primera central que incluyo en su Mesa Representativa a sindicatos rurales: la SUPT y la UTAA tuvieron lugar en los organismos de direccion de la central, lo cual implico un reconocimiento de importancia y peso de las organizaciones de los trabajadores rurales. En 1965 varios sindicatos rurales participaron del Congreso del Pueblo. En 1971 se realizo el Primer Encuentro Plenario de Asalariados Rurales de la CNT con una plataforma que incorpora las historicas reivindicaciones de los asalariados rurales (Gonzalez Sierra, 1994).

(10) La FNTR fue fundada por UTAA, SUPT, URDE, CORL (Comite de Obreros Rurales del Litoral), CUTRP, CUTRS, Tabacaleros de Rivera y Tacuarembo. Como observador participo el Sindicato de Frutas y Verduras de Salto.

(11) Plenario Intersindical de Trabajadores - Convencion Nacional de Trabajadores (PIT-CNT). Es la central sindical unica del Uruguay producto de la unificacion en el ano 1984 del PIT y la CNT.

(12) UTAA, SUTRA, SUDORA, UTRIA, SOIMA, Sindicatos de Sandupay, SORYDESA y SUARA. [1] Coalicion de partidos de izquierda que ha asumido el Poder Ejecutivo nacional en los periodos 2005-2010, 2010-2015, 2015-2020.

(13) Coalicion de partidos de izquierda que ha asumido el Poder Ejecutivo nacional en los periodos 2005-2010, 2010- 2015, 2015-2020.

(14) En el periodo 2003-2013 la cantidad de afiliados al PIT-CNT se triplico, pasando de 110.000 cotizantes en el ano 2003, a mas de 200.000 en 2007, y a 353.000 en 2013. Fuente: https://www.subrayado.com.uy/en-10-anos-se-triplico-la-can tidad-afiliados-al-pit-cnt-n26030 (Consulta: 04.02.2018)

(15) Se mantienen las condiciones desventajosas para el acceso al seguro de desempleo en el medio rural.

(16) Expresion rural que alude a las cosas que son un invento o ficcion, o producto de la imaginacion.

(17) Los sindicatos rurales tienen grandes dificultades para que sus afiliados realicen los aportes por las dificultades de que los patrones vuelquen lo recaudado a los sindicatos y por la resistencia de algunos asalariados de que su patrones se enteren de su actividad sindical (temor a integrar "listas negras") y, por lo tanto, se afilian pero no quieren que se les realicen los descuentos. Por tanto, la mayoria de los sindicatos rurales tiene un numero bajo y muy erratico de miembros cotizantes, lo que dificulta su capacidad financiera y consecuentemente de accion. Si bien se da esta baja afiliacion en general, es mas alta en algunos rubros como cana de azucar, forestacion o citrus.

Alberto Riella

Universidad de la Republica, Uruguay

albertoriella@gmail.com

Paola Mascheroni

Universidad de la Republica, Uruguay

paola.mascheroni@cienciassociales.edu.uy

Recepcion: 22 junio 2018 | Aceptacion: 09 septiembre 2018 | Publicacion: 05 abril 2019

https://doi.org/10.24215/15155994e104
TABLA 1
Medidas de regulacion laboral (2005-2015)

2005

Convocatoria
a Consejos de
Salarios
(Decreto No
105/005)

2006

Proteccion
Libertad
Sindical
(Ley No
17.940)

2007

* Derechos
de los
Trabajador
es ante
procesos
de
descenstrali
zacion (Ley
No 18.099)

* Seguridad
e Higiene
Laboral
(Decreto
291/007)

* Prescripcion
de los
creditos
laborales
(Ley No
18.091)

2008

Limitacion
de la
Jornada
Laboral y
Regimen
Descanso
(Ley No
18.441)

* Responsa
bilidad
laboral en
los
procesos
de
descentrali
zacion
empresarial
(Ley No
18.251)

* Modificacion
del
Seguro de
Desempleo
(Ley No
18.399)

2009

Seguridad y
Salud en lo
Agricultura
(reglamentacion
convenio
184 OIT-Decreto
No
321/009)

*Acortamiento
juicios
laborales
(Ley No
18572)

* Creacion
Sistema
Negococion
Colectiva
(Ley No
18.566)

2010

2011

2012

2013

* Dia del
Trabajador
Rural (Ley
No 19.000)

* Modificacion
Estatuto
del
Trabajador
Rural

2014

2015

Elaboracion propia
COPYRIGHT 2019 Universidad Nacional de la Plata. Facultad de Humanidades y Ciencias de la Educacion
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2019 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Riella, Alberto; Mascheroni, Paola
Publication:Mundo agrario: Revista de estudios rurales
Date:Apr 1, 2019
Words:10069
Previous Article:Dos decadas de conflicto en torno al uso propio de semillas de soja geneticamente modificada en Argentina: fases del enfrentamiento, acumulacion de...
Next Article:Trigo y revolucion verde en el noroeste de Mexico (1930-1970).
Topics:

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2021 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters |