Printer Friendly

La observacion participante como sistema de contextualizacion de los metodos etnograficos. La investigacion de campo de Esther Hermitte en los Altos de Chiapas, 1960-1961.

Participant Observation as a system of contextualization of the ethnographic methods. Esther Hermitte's field research in the Chiapas Highlands, 1960-1961.

El trabajo de campo antropologico ha dejado de ser material de comentario en los intersticios academicos para convertirse, desde la segunda mitad del siglo XX, en objeto de analisis y conceptualizacion teorica. Este giro ha tenido varias motivaciones: el movimiento anti-colonialista de los '60, la difusion de academias antropologicas en los paises del Tercer Mundo, y el cuestionamiento a la autoridad exclusiva y unitateral del investigador acerca de los pueblos estudiados. En la llamada antropologia postmoderna o post-estructuralista, el trabajo de campo es la interfase que garantiza la interlocucion entre la teoria social y la alteridad, permitiendo a la vez que la teoria social se reconozca a si misma en una postura de alteridad posible. Sin embargo, el recorrido de los textos sobre la materia ha sido algo peculiar. El trabajo de campo etnografico se presenta o bien en manuales como una serie de procedimientos estandarizados (lo cual se aplica, tambien, a los metodos cualitativos), o bien como experiencias personales (lo cual es mas frecuente en las autobiografias de algunos investigadores de campo). Asi, de hecho, el proceso de conocimiento en terreno aparece escindido entre la faz academica y la faz experiencial. Esta bifurcacion tiene importantes consecuencias a la hora de transmitir el oficio de etnografo, al decidir que "senas particulares" de la propia etnografia deben ser explicitadas en el texto final, y al tratar de integrar la subjetividad del investigador a su proceso de conocimiento. Por eso en las academias metropolitanas de antano-la London School of Economics de Malinowski, o la Oxford de Evans-Pritchard, la Columbia de Mead o la Chicago de Redfield-no habia cursos para trabajo de campo. Se suponia que el investigador pondria a funcionar sus recursos personales para obtener informacion que, al final del camino, cobraria relevancia segun la discusion conceptual y el cuadro comparativo de la sociedad y la cultura humanas.

Desde la pura estandarizacion de los procedimientos hasta la singularidad de cada estadia en terreno, se extiende una terra incognita que aun no logramos comprender en tanto parte constitutiva del proceso de conocimiento social: como funciona ese segmento de la investigacion tan idiosincraticamente sistematico y tan sistematicamente idiosincratico que es el trabajo de campo y que los antropologos solemos caracterizar, casi como un sinonimo, con el termino "observacion participante". Propongo aqui abordar este termino mediante una via poco explorada en la literatura especializada: analizar el trabajo de campo de una investigacion concreta y que concluyo en un descubrimiento.

El trabajo de campo etnografico y su casi doble "observacion participante" son una construccion que los academicos hemos inventado para entender situaciones, practicas y concepciones mediante categorias que careciamos previamente. El descubrimiento en antropologia puede referirse a un nuevo concepto, a una nueva dimension de un concepto, a un nuevo campo de aplicacion de un concepto, a nuevas articulaciones conceptuales y tematicas, todo lo cual suele sintetizarse en la expresion "nuevos sentidos".

Como descubrir sentidos en interlocucion con las teorias sociales, nos lleva a conocer mas y mejor para interrogar los conceptos teoricos y de sentido comun de la gente y, entonces, tambien de los academicos. La particularidad es que la atencion va dirigida no solo al mundo exterior o referente empirico; tambien apunta directa, necesaria y entranablemente a las certezas de los procedimientos investigativos. Asi, y a diferencia de la impostura de las metodologias sociales, la antropologia debe incluir al propio investigador y a sus practicas de conocimiento como parte de su objeto de estudio. No se trata (al menos no solamente) de aprender a utilizar de tal o cual manera un artefacto de medicion, a definir una muestra, a mirar, a trazar un cuestionario o a hacer una entrevista. Se trata, en vez, de registrar atentamente al investigador y sus procedimientos; todo el y cuanto haga podran contribuir, o no, al proceso de conocimiento social.

Este cambio de enfasis desde la tecnica a una relacion que incluye muy prioritariamente a la persona del investigador, ha resultado en la nocion de "reflexividad". Aunque suele considerarse "reflexivo" a quien decide ser analitico con sus propias conductas en el trabajo de campo, la reflexividad es, segun ciertas corrientes teoricas de mediados del siglo XX, una propiedad de toda la vida social pues en la mutua presencia de la interaccion sus actores constituyen los marcos de interpretacion de lo que hacen y comunican, reproduciendo practicamente las normas y valores que mantienen unidas a la sociedad. A estos marcos, etnometodologos, interaccionistas simbolicos y demas afiliaciones del individualismo metodologico los llamaron "contexto".

Para la misma epoca en que tenian lugar estas revisiones, una argentina hacia su tesis doctoral en la Universidad de Chicago. Mas especificamente, desarrollaba su trabajo de campo en Pinola/Villa Las Rosas, en los Altos de Chiapas, Republica de Mexico y antigua sede de la civilizacion Maya. Este articulo discute algunas alternativas a la conceptualizacion de los metodos etnograficos en antropologia, a traves del analisis de una experiencia de campo concreta y especifica, llevada a cabo por la antropologa social Maria Esther Alvarez de Hermitte (1921-1990), quien integraba el proyecto Man in Nature (1960-1) dirigido por el linguista experto en maya y nahua Norman McQuown, y secundado por el antropologo social britanico Julien Pitt-Rivers. En base al material de su archivo personal, puede reconstruirse el proceso analitico que presento, mas en detalle, en La articulacion etnografica (Guber, 2012), mi investigacion sobre su investigacion y la integracion de la etnografia como texto, como metodo y como enfoque de conocimiento.

En estas paginas me detendre en un aspecto de las llamadas "tecnicas de trabajo de campo" que Hermitte empleo para hacer su descubrimiento. Es mi tesis que reconocer la reflexividad de la investigacion empirica en tiempos en que dicha labor se interpretaba desde una lente objetivista, nos permite mostrar que el proceso de conocimiento etnografico no depende solo de las categorias teoricas que lleva consigo el investigador y que predominan en la version final del texto. Depende tambien de la extraordinaria autonomia que este tipo de conocimiento concede a las perspectivas de los sujetos de estudio y a la injerencia de modos de aprendizaje o acceso a esas perspectivas por parte del investigador. Esta autonomia relativa del campo apunta a dos cuestiones. Una es que el material empirico que tan moldeado por los conceptos teoricos recibimos los lectores en el texto final, aparece de maneras muy diversas en el campo. El proceso de conceptualizacion de los datos brutos en datos etnograficos requiere una elaboracion que esta muy lejos de ser espontanea, directa y univoca. En esa conceptualizacion tienen un lugar destacado lo que solemos llamar las "tecnicas de recoleccion de datos" y, en particular, la "observacion participante".

La segunda cuestion se suscita en relacion a que los academicos solemos representarnos el trabajo de campo desde nuestros medios universitarios (en forma de articulos, cursos o conferencias) como una serie de practicas con arreglo a fines. Sostenemos, asi, que esas practicas y fines son definidos por la academia e instrumentados por nosotros en el campo empirico. Hablamos entonces del acceso a la poblacion, de los errores de etiqueta, de los malos entendidos y del establecimiento de la confianza o rapport con los pobladores a los que nos referimos como "informantes", como si todo esto diera cuenta cabal de lo que sucede en terreno. Sin embargo, "la magia del etnografo" como decia Malinowski, reside en otra parte y rara vez traspone los limites "del campo". Se trata de procedimientos "tecnicamente" marginales, que no se explicitan en el texto final, que cobran el formato de la anecdota de pasillo o el divertimento de conferencia, y que suelen incluirse bajo el ambiguo, impreciso y abierto rotulo de "observacion participante".

En estas paginas quisiera analizar en que consistieron estos procedimientos perifericos a las consagradas tecnicas de trabajo de campo, en un ejemplo concreto. Para no incurrir, nuevamente, en la bifurcacion metodologica entre sistematicidad e idiosincracia, presentare "las tecnicas" partiendo del descubrimiento al que ellas contribuyeron, la tesis que Hermitte aporto a la antropologia mesoamericana; luego mostrare como ella presento sus metodos de campo en el texto final, y finalmente enfocare las actividades que ella no detallo como "metodos" en su etnografia pero que fueron centrales para hacer y fundar su descubrimiento.

1. Argumento y descubrimiento

La lectura de Poder sobrenatural y control social, volumen que contiene la tesis publicada de Hermitte, opera de manera similar a la lectura de otros textos correspondientes al genero etnografico. Una de las particularidades del texto etnografico es que procede logicamente a traves de una selva de informacion la cual pretende ir familiarizando al lector en una forma de vivir, actuar y pensar que por principio, y a veces por sustancia, resulta exotica a la forma de vivir, actuar y pensar con la que se identifica el publico lector y el mismo investigador. Esto significa que no siempre los textos etnograficos tratan de poblaciones extranas que viven en ambitos distantes y ostentan habitos curiosos. Pero el autor de una etnografia presenta la cuestion estudiada con cierta intencion exotizante, esto es, con algun matiz que lleva al lector a preguntarse por una incompatibilidad, una rareza, donde antes primaba una mirada homogeneizadora y normalizante. En la presentacion escrita, esta informacion procede por partes o secciones, que toman la forma de capitulos y acapites, y que conforman un argumento acerca de una pregunta o problema que el investigador ha presentado al comienzo de su texto. Ese problema es teorico; esta presentado a traves de conceptos cuyo sentido no es univoco sino discutible, y de relaciones entre conceptos que tambien pueden ponerse en cuestion segun la perspectiva del mundo sociocultural que el investigador haya elegido como su perspectiva de analisis. Esos conceptos y sus relaciones, a diferencia de otras ciencias, no siempre toman denominaciones exclusivamente academicas. En antropologia suelen ser elaboraciones acerca de nociones que provienen del campo mismo. De manera que un mismo termino puede operar como sentido comun de algunas personas o bien como un concepto teorico. ?En que se diferencian? En el primer caso puede decirse, de manera bastante simplificada, que las personas lo "usan" en la vida cotidiana y en contextos practicos, y su significado se completa, recrea, reproduce y modifica en las situaciones de interaccion como parte del mundo social en estudio. En el segundo caso, y aqui es donde interviene la teoria antropologica, el sentido del concepto se completa en la discusion teorica y en la comparacion con conceptos o practicas semejantes en otros grupos humanos. Entonces, un termino nativo asume el caracter de concepto teorico cuando su uso, generalmente escrito, resulta de una discusion acerca de la adecuacion de su interpretacion academica y de su comprension como un haz de relaciones. En este sentido, la elaboracion teorica se parece mucho a la discusion e interpretacion de los textos sagrados, aunque en el caso academico su validacion proviene de una comunidad de creyentes en una verdad racional, exoterica, humanamente accesible y argumentable con evidencia empirica.

Asi, para entender el proceso etnografico es necesario reconocer el texto tratando de responder que problema o pregunta plantea la autora, que respuesta o solucion suministra, y como fundamenta dicha respuesta o solucion a lo largo del texto, esto es, como dispone su argumentacion y que tipo de evidencia empirica proveniente de su trabajo de campo, elige para sustentarla.

La etnografia que analizaremos aqui, Poder sobrenatural y control social, se compone de una introduccion sociologica con los objetivos, el panorama de esta comunidad "bicultural", los metodos empleados y el plan de la obra; el capitulo 2, que la autora llama "Descripcion etnografica", transcribe el sistema de creencias tal y como los pinoltecos lo expresan en mitos, concepcion magica del cosmos, concepto de enfermedad, nahual y ch'ulel, su teoria de los suenos y su estructura de poder sobrenatural. Su objetivo es reconstruir el sistema de creencias y de control social de los indios de Pinola. En un nivel mas analitico, tal sera la secuencia de los tres capitulos siguientes: El Nahual y el Ch'ulel, Enfermedad, curas y suenos; y Los agentes de control social; culmina con un Resumen y Conclusiones.

Hermitte elaboro esta tesis junto con la de maestria en base al mismo trabajo de campo. Segun hace constar en ambas introducciones, se proponia examinar los procesos de cambio social y cultural de los indios de lengua tzeltal de Pinola, focalizando en los "procesos de ladinizacion". El pasaje de "indio" a "ladino" entranaba una modificacion en el status social que requeria, a su vez, la adopcion de otras practicas culturales, entre ellas el abandono de la lengua tzeltal y de la vestimenta blanca, especialmente el calzon de los hombres y el uso de zapatos en hombres y mujeres, ademas del cambio de dieta y la renuencia a participar en la jerarquia civica ladino-indigena. Hermitte abordo en sus dos trabajos una cara de estos cambios.

En su tesis de maestria, "La movilidad social en una comunidad bicultural" (1962, 1968), descubria que lo que otros analistas llamaban simplificadamente "cambio social y cultural", atendia en verdad a dos dinamicas distintas. Ciertamente, como tantos otros pueblos vecinos, los pinoltecos atravesaban un proceso de aculturacion signado, entre otras cosas, por su incorporacion al mercado de trabajo capitalista, la presencia de instituciones nacionales educativas y sanitarias, la presencia de organismos de gobierno federal y estatal, la construccion de una carretera y la incorporacion de diversos bienes de factura industrial al consumo popular. Ese cambio era lento y, probablemente, inexorable. Pero existia, a la vez, otro proceso mas complejo y oculto que, al manifestarse prioritariamente en el cambio de vestimenta, se conocia como "revestimiento". En este caso, algunos indios pinoltecos decidian emprender un veloz cambio cultural a titulo individual, con el fin de acceder a otro status social identificado como una adscripcion cultural: decidian dejar de ser indios y convertirse en ladinos. Aunque a estos tzeltales se los llamaba "revestidos", dicho proceso no se limitaba al cambio de vestimenta. Demandaba, fundamentalmente, el abandono de un sistema de creencias y con el, de una trama de relaciones sociales con sus derechos y sus obligaciones. Este cambio era brusco y, por sus consecuencias en el individuo y su grupo social, adquiria los rasgos de una verdadera "conversion".

Este fue, precisamente, el objetivo de su tesis doctoral: "/.../ analizar el sistema de control social /.../ reducido a aquellas sanciones sobrenaturales impuestas a los indios tzeltales de Pinola cuando transgreden el codigo moral local" (1970:1). La brujeria era la sancion sobrenatural por excelencia que, derivada en la enfermedad, podia ser seguida de muerte. La trasgresion del codigo moral local consistia en el abandono de "el costumbre" indigena. Para forzar a su cumplimiento, los tzeltales pinoltecos habian elaborado una jerarquia sobrenatural que estaba compuesta por tres entidades: "los viejitos que cuidan" o me'iltatiles, miembros de un maximo tribunal que dirimia a culpables de inocentes, y establecian sanciones positivas (promocion en la jerarquia india) y negativas (enfermedad, reto); los brujos o ak'chameles, encargados de echar el mal sobre el trasgresor o sus parientes cercanos; y los medicos o poshtawaneh. Lo notable de esta jerarquia era su existencia no terrenal sino celestial, y su pervivencia en la "estructura social cambiante" (1970:2). Sin embargo, los protagonistas de esta organizacion politica sobrenatural no residian en el mas alla ni pertenecian al pasado; eran las mismas personas con las que Hermitte conversaba diariamente quienes encarnaban las jerarquias y los que protagonizaban las disputas que podian concluir en la muerte de uno de los contendientes. La actividad onirica articulaba el plano terrenal con el celestial, pues a traves de los suenos los individuos accedian a cuanto sucedia en el mundo sobrenatural. El protagonista de estos sucesos era un componente de esas personas conocido localmente y en la literatura antropologica sobre Mesoamerica como "nahual". A diferencia de otros autores que lo caracterizaban como alter ego o angel guardian, Hermitte lo definia como co-esencia de la persona. Asi, los combates y danos que sucedian en los suenos y las curaciones que los poshtawaneh acometian en el mundo terrenal y en el mas alla, operaban a traves de y sobre los nahuales y ch'uleles de cada persona, ocurrencia que solo algunos iniciados podian interpretar. En efecto, este sistema de control social no era igualitario. Existian carreras de ascenso, expulsiones y castigos, segun la conducta moral observada en el plano terrenal, segun el poder diferencial de los distintos nahuales que componian a cada persona, y segun las alianzas que cada quien tejiera en su vida cotidiana y a traves de sus suenos debidamente interpretados.

El interes en este sistema de control social a traves del poder sobrenatural de los pinoltecos "conservadores", no provenia de su exotismo, sino de sus efectos sociales. Al operar solo al interior de la mitad indigena de Pinola, la brujeria no afectaba a los ladinos quienes tampoco podian ejercer la brujeria sobre los indios. Eran estos, sobre todo quienes abrazaban la ladinizacion, sus objetos predilectos y excluyentes. Asi, Hermitte descubria un mecanismo dirigido no tanto a "conservar la cultura", sino a preservar las fronteras socio-culturales en esta sociedad bicultural. La brujeria funcionaba como un recurso para mantener los limites sociales contra los ladinos, la integridad de la cultura india y la solidaridad del grupo indio frente al poder de los ladinos, sancionando al pinolteco que se atrevia a explorar el mundo externo de su propia comunidad. Si la premisa implicita contra la ladinizacion comunicaba que nadie puede tener una base solida en las dos sociedades (1970), era claro que este sistema de creencias se oponia firmemente al gobierno ladino, no tanto por ejercer una resistencia explicita, sino porque a estos tzeltales les resultaban indiferentes las cuestiones de gobierno temporal. Este sistema les permitia, en vez, controlar la economia indigena para que nadie excediera los valores standard y, en todo caso, establecia mecanismos niveladores de la riqueza a traves de los gastos extraordinarios derivados de los cargos en las jerarquias civiles y religiosas (1970: 172). Hermitte encontraba asi un sistema moral que proveia de mecanismos para resolver conflictos, establecer liderazgos legitimos y por consenso, y aplicar sanciones negativas a los transgresores, y positivas a los leales.

En suma: el sistema de control social de los tzeltales de Pinola no era realista pero si una fuente efectiva de recompensas y castigos. Era eficaz porque existia solo en la mente de los indios, permitiendoles asegurarse un control social interno mediante un procedimiento inaccesible a la vasta influencia de los ladinos locales. Segun Hermitte, esta inaccesibilidad publica resultaba de que la mayor parte del sistema de creencias en Pinola se habia estado "moviendo lentamente hacia arriba, volviendose clandestino" (1970:172). La brujeria proveia asi un instrumento sobrenatural para ordenar las relaciones ante la imposibilidad de participar activamente en un sistema terrenal de control social (1970:173).

?Como hizo Esther, una extranjera blanca cuyo status era mas proximo al de los ladinos, para penetrar en los secretos de los tzeltales? ?Que herramientas dice que empleo y que hizo realmente?

2. Las tecnicas de recoleccion de datos en el texto final

La pregunta es amplia. Sin embargo, y como solemos proceder con nuestros informantes, tambien en este caso conviene consultar a esta antropologa que dice haber hecho y por que.

En la introduccion de Poder sobrenatural y control social Hermitte dedica una seccion a "Fuentes de los datos". Alli senala que su "investigacion" (sobreentendiendo "de campo" o "en terreno") se extendio por 16 meses en 1960 y 1961 en la localidad de Pinola, en la "mitad norte del pueblo". Explica que este recorte responde a su vecindad inmediata. Su decision de residir alli le permitio establecer "mayor contacto con los vecinos que con los indios de la parte sur que no suelen cruzar la 'linea' divisoria del pueblo" (25). ?Querria esto decir que lo que ella encontro en la mitad norte no se generalizaria a la parte sur? Hermitte advierte que algunas entrevistas en la otra seccion le permitieron "atribuir las mismas creencias y medios de control social a esta otra seccion del pueblo" (25). De manera que el recorte de su unidad de estudio en sentido estricto, es decir, el area donde ella trabajo realmente, precisaba de una ponderacion de su singularidad que, debidamente cotejada, le permitiera efectuar una generalizacion a todo Pinola.

La preferencia por tratar con sus vecinos y convertirlos en informantes segun la ubicacion de la propia residencia, no es trivial. Apostarse en cierto lugar es tomar una decision, sea o no consciente. Hermitte no creia en una comunidad homogenea ni cohesionada, aun en su seccion india. Pero si la investigacion trataria sobre indios, la opcion residencial debia estar proxima a ellos. Y si su investigacion hablaba de una comunidad bicultural en la cual tambien habia ladinos, probablemente los ladinos residieran en otras areas. Hermitte no se aposto en un barrio ladino sino indio y saco provecho de ello. "Trabaje con muchos informantes, sistema de indudables ventajas, sobre todo para entender la estructura local de poder" (25). "Mi prolongada estancia en el pueblo tuvo otra ventaja. Pude hacer amistades mas intimas y establecer relaciones de compadrazgo con varios indios ...". Mas aun: "Con frecuencia los mejores datos los obtuve al acercarseme un informante, lleno de ansiedad, para contarme sus temores de que estaba siendo objeto de brujeria" (25) (1).

Encontramos en este punto dos giros interesantes. Lo que en otros contextos metodologicos es un punto de partida que el investigador define, en aparente control de sus herramientas de "recoleccion de datos", en el contexto etnografico es un punto de partida provisorio que devendra en una construccion conceptual conjunta entre el investigador y la poblacion. Nadie puede tener certeza acerca de las implicancias y sentidos de acotar de tal o cual manera su unidad de estudio, hasta que ha promediado la investigacion, observado, percibido y experimentado la dinamica de las relaciones sociales en ese espacio. Por eso las razones por las cuales Hermitte eligio a Pinola y a su mitad norte, no se esgrimen en terminos de representatividad estadistica, ni de diferencia o similitud con respecto a otras localidades de los Altos de Chiapas. Se esgrimen en terminos de su singularidad, tanto que en la seccion "La comunidad" de la introduccion, la autora escribe: "Pinola es la cabecera del municipio de Villa Las Rosas en el Estado de Chiapas ..." a lo que siguen datos sobre ubicacion, clima, suelo, conectividad, gobierno, religion, lengua, educacion, autoridades locales, estratificacion socio-cultural, etc. (27-40).

En esta aparente "ingenuidad" metodologica, se opera el segundo giro: las razones para la eleccion de Pinola se esgrimen en terminos de sentido comun que, en el orden y modalidad de su exposicion, quedan elevados al nivel de la metodologia y en el mismo acto, las tecnicas se vulgarizan. Esta es una caracteristica del habla etnografica con respecto a las tecnicas de investigacion: una des-sacralizacion discursiva de la metodologia y sus tecnicas, como si ir a un bautismo o ser comadre pudiera llamarse "tecnica". Por eso las secciones metodologicas de las etnografias son muy distintas de las que encontramos en los generos textuales de otras ciencias sociales, mas permeables a las jergas tecnicas tan habituales en el calculo de muestras y en la identificacion de los tipos de entrevista. A cambio, se logra una expansion conceptual que implica y conlleva un despliegue experiencial del metodo en todos sus aspectos, y particularmente en la seleccion de "informantes".

Este es un punto crucial porque plantea la cuestion del acceso a informacion que, en este caso, se considera privativa de los protagonistas de un gobierno "clandestinizado" en el plano sobrenatural. Si trabajar con muchos informantes es un "sistema de indudables ventajas", la cuestion es como se vincula "el universo" que estudio Hermitte con la singularidad de esta investigacion, es decir, la existencia de un sistema de control social sobrenatural. Es precisamente en la seccion "Fuentes de datos" que la autora advierte la relacion: haber dispuesto de muchos informantes es "indispensable para captar la dinamia del control social, porque: 1) no existe un consejo formal de autoridades indias, sino tan solo guardianes que vigilan su propia subseccion; 2) los unicos grupos que sancionan se forman por alianzas mas o menos transitorias, y 3) el consenso se obtiene en territorios muy restringidos y es la unica base del poder de los dirigentes" (25). Es la profunda y premeditadamente explicita articulacion entre las decisiones que ella tomo en el campo y el problema de investigacion, la que permite eludir el reproche de asistematicidad y de subjetivismo en la investigacion antropologica y, tambien, en la tesis doctoral de Hermitte. La justificacion etnografica de la metodologia es que no descansa en un conjunto de tecnicas per se, sino en una relacion entre lo que hace el investigador en tanto que investigador, y lo que sucede en este campo en particular. Como Hermitte al principio de su investigacion desconocia los tres puntos que acabamos de mencionar, no podia haber previsto que ventajas tenia contar con muchos informantes. Solo la experiencia de otros antropologos, especialmente de los britanicos, la oriento en este sentido.

Por eso, Hermitte se afirma en haber estado ahi: "Mi prolongada estancia "El contacto personal con ...", y la ponderacion de las "coincidencias" (25) o "casualidades" que terminan de serlo en la medida en que lo sucedido cobra valor de dato, siguen siendo los recursos basicos a traves de los cuales esa gran herramienta que es el investigador acomete el conocimiento social. Claro que, como decia Malinowski, se trata de estar ahi pero como un cazador activo y no esperar que la presa caiga en la red. Por eso Esther refiere a las "tecnicas principales para reunir los datos"; "entrevistas formales, cuestionarios sobre temas especializados y grabacion de conversaciones". Pero agrega: "mi estancia prolongada en el pueblo me permitio ser un observador participante en las actividades cotidianas y en los acontecimientos importantes para los indios" (25). Esto es: mas alla de las tecnicas puntuales la investigadora destaca a la observacion participante pero como una categoria que apela a una condicion o a un rol; no dice haber hecho observacion participante sino haber sido observadora participante. Limitada a su relacion con/posicionamiento en la vida cotidiana y los eventos extraordinarios, Hermitte no nos dice mucho mas. A continuacion trataremos de revelar a que se refiere.

3. La observacion participante en el diario de campo

Hermitte llevaba un diario que, junto a sus notas y otros materiales (2), es la fuente mas cercana de que disponemos, por lo contemporanea, a su trabajo de campo. El nivel de los registros de campo requiere un analisis en si mismo que hemos hecho en otra parte (Guber 2012). Sin embargo, y teniendo en cuenta que nuestro acceso al campo de Hermitte esta mediado por sus notas, en las proximas paginas veremos como registro sus "tecnicas" a lo largo de su estadia (que no es lo mismo a "como las practico realmente"). El diario va desde el 19 de agosto de 1960 hasta fines de noviembre de 1961.

Esther ubica su residencia en una seccion reconocidamente indigena de Pinola, con el fin de compartir con sus moradores aquello que entiende que le interesa investigar.

"Investigar" es para ella una labor que en distintos tramos de su diario refiere como "trabajo".

A las cuatro llega Antonio Santis3 para "aprender a escribir". Trabajamos un par de horas sin entrar para nada en cuestionarios antropologicos pues creo que es pronto para hacerlo (11 de setiembre, 1960)4.

Sabado 17 de septiembre

A las 9 llega Martin Mendez a quien empiezo a tomar su biografia (ver fichero Martin Mendez). Trabajamos en eso hasta la una y media y se va a su casa a comer. A la tarde trabajamos de 3,30 a 6.00. La narracion es sincera y creo que hay mucho que no sirve pero no puedo cortarlo a priori.

18 de setiembre, 1960

A pesar del arreglo que ha hecho Mac [Quown] por el cual se ha especificado que parte del tiempo Milo y Tin deberan estar en S. Cristobal entrenandose como informantes linguisticos y el resto de la semana lo deberan pasar aqui en Pinola trabajando a mis ordenes, Milo se presenta algo asi como una visita. Me anuncia, muy suelto de cuerpo que va manana lunes a S. Cristobal y que por quince dias no piensa regresar, ademas no parece tener idea clara de nada. Yo, pacientemente le hago ver el compromiso que ha contraido y le indico claramente que el sueldo que el percibe en S. Cristobal incluye su trabajo para mi. La aclaracion es lo suficientemente incisiva como para que penetre los oidos mas sordos. Como Milo se ha presentado casi a la una de la tarde y yo debo ir a almorzar, apenas empezamos a escribir el relato de su viaje a S. Cristobal y el resto lo dejamos para la tarde (Ver fichero Emilio Solano Rodriguez, sept., 18).

Cuando se enteran que esta trabajando en S. Cristobal para Chicago se rien y dice que tendran que pagarle mas que a los otros porque es capaz de echar muchas mas mentiras (18 de setiembre, 1960).

Lunes 17 de octubre

A la manana temprano y con toda la fidelidad que imponen 7 pesos de salario, aparece Martin Mendez (ver fichero de Martin en la fecha correspondiente). Trabajamos de 9 a 1 y de 3 a 5.

En estos primeros meses de estadia, "trabajar" tiene varios sentidos: conversar con sus interlocutores sobre los pinoltecos, la vida de cada quien, y cuestiones que interesan al proyecto suyo y del equipo de antropologos ubicados en otras localidades y en San Cristobal de las Casas, mientras ella registra magnetofonica o mecanograficamente lo que sus informantes le cuentan. En algunos casos media una relacion monetarizada que puede extenderse con un horario concertado y de manera mas o menos regular. Se trata, como lo denomina Esther en su texto final siguiendo a Erving Goffman, de "contextos estructurados": cada miembro de la interaccion tiene roles preestablecidos y aceptados como tales por ambas partes. El material consignado lo registra en fichas y en transcripciones que suelen no figurar en su diario.

Sin embargo, la "obligacion" no siempre es tomada como tal por parte de los "informantes", motivo de queja evidente de parte de la investigadora (como en el caso de Milo). Asi, aunque la "obligacion" que despierta en los interlocutores la existencia de un pago en dinero, suele ser tenida en cuenta por sus informantes y es razon suficiente para que se le acerquen, la continuidad del trabajo con cada uno puede ser leida desde distintas perspectivas. Para la investigadora la continuidad depende de las caracteristicas expresivas del informante, de su disposicion y de sus conocimientos.

Domingo 6 de noviembre

Trabajo con Gil Dominguez manana y tarde (ver fichero en la fecha correspondiente). Gil es mal informante. Ya lo he dicho pero el caso es que esta tan en guardia sobre lo que dice que casi no habla. Las pocas paginas que figuran en su fichero son producto del largo esfuerzo para sacarle algo y cada vez que abre la boca precede lo que va a decir con una aclaracion de como el no es indigena o como lo que sabe es por terceros porque el no sabe nada de lo indigena.

Esther suele concebir a cada informante como un receptaculo de informacion cuyo caudal puede ser escaso, agotarse o incluso regenerarse conforme a su inteligencia y tambien a la tenacidad de la investigadora.

Es importante senalar que en la primera epoca de trabajo de campo, la conversacion formal es una tercera parte de lo que ella hace con los pinoltecos, sean o no sus informantes. Su preocupacion esta centrada en los procesos de ladinizacion de manera que la investigadora participa de contextos claramente estructurados segun los canones locales, como los bautismos, cumpleanos, compromisos y matrimonios, celebraciones nacionales, festividades religiosas (San Miguel, Dia de Muertos). Estos contextos difieren de los estructurados como "trabajo" para el proyecto, en que Esther debe participar en roles localmente significativos: madrina, invitada de honor, paseante, etc.

Domingo 11 de setiembre

Arriba a las cuatro y media para ir a la primera misa. Salgo de la iglesia a las 6 y cuarto y regreso a casa. Como es demasiado temprano para ir a desayunar me acuesto "un ratito" y me despiertan los golpes en la puerta. Es la chamaca que viene a limpiar.

La observacion en dichas instancias es crucial para contrastar lo que se hace y lo que se dice que se hace, o en este caso, lo que se es y lo que dice que se es. El caso de la Boni, una empecinadisima revestida, y el compromiso de su hija mayor, es emblematico al respecto.

(Sabado 26 de noviembre 1960)

A las dos de la tarde vienen a buscarme la Boni, Cande y su novio y el resto de la familia. Cande va a emprendarse hoy y me han pedido que sea madrina de parejas. No entiendo bien que es eso de madrina de parejas pero parece que va a haber varias parejas en el cortejo y yo sere la encabezada. El problema es encontrar mi pareja. Salimos para la iglesia y nos sentamos a esperar en el atrio. La primera madrina, que parece ser la profesora y su esposo, los Garcia Arguello no aparecen. A las cinco de la tarde, con una excusa cualquiera me levanto pues el sacristan no ha llegado y Dios sabe cuando sera el emprendamiento. Me excuso y me retiro en medio de las lamentaciones de los presentes. Olvido decir que del sector ladino no hay ningun representante. Todo el mundo esta vestido humildemente, descalzo y con rebozo. La unica calzada es Cande y su novio. Despues del emprendamiento va a haber fiesta en casa del novio pero si los invitados son los mismos que hay en la iglesia no se quien va a bailar con quien.

Llego a casa cuando esta oscureciendo. Entre la manana infructuosa con Tin y la espera de la iglesia se ha perdido el dia lastimosamente. Al poco rato aparece Carlos que se interesa y aflige de verme nerviosa. Tambien aparece Bricio que me toma el pelo y me pregunta si no estaban sentados en el atrio con nosotros don Nestor Diaz, don Belisario Villatoro, don Horacio Arguello, el juez y todos los otros ladinos. Es lo suficientemente vivo como para preguntarme quien tenia zapatos de todos los presentes y dice que no cree que haya baile.

Pero no todos esos contextos estructurados la incluyen en su rol, y entonces puede elegir abstenerse.

1 de noviembre, 1960

Hoy es dia de difuntos. El costumbre es ir a pasar el dia junto al panteon o dentro de el segun la clase social. Los ladinos corriendo carreras de parejeros afuera y los naturales sentados sobre las tumbas de sus deudos, comiendo frutas cocinadas en panela y tomando trago. Yo estoy invitada a desayunar en casa de mi compadre Bricio porque ayer han matado una gallina para poner a las almas y vamos a comer las sobras que aquellas hayan dejado despues de su festin de anoche. Desayuno con ellos, un "sabroso" y grasoso caldo. Regreso a casa a dormir un rato y, como a la tarde se han anunciado visitas salgo a comprar algunas vituallas. Al panteon no voy este ano. En primer lugar mis comadres han decidido no asistir y prefiero no ir con hombres dado que se van a emborrachar en gran forma. En segundo lugar el panteon queda a tres kilometros y no hay como regresar como uno quiera ni cuando quiera asi que me quedo en casa.

Todos estos registros de los primeros meses de su diario consignan una serie de actividades entre las cuales el "trabajo" consistente en el intercambio discursivo que conocemos como entrevista. Esto no se debe solo a que estamos analizando su diario; tambien a que esta iniciando una relacion personalizada con sus informantes, averiguando quien es quien en esta comunidad bicultural, parte de lo cual se averigua conociendo su cotidianeidad y sus actividades diarias y extraordinarias. Es este mucho mas que un telon de fondo. Aun no sabe como ni cuando aparecera el sistema sobrenatural de gobierno, simplemente porque no contempla su existencia. No sabe siquiera que lo encontrara. Lo unico cierto en esta etapa es el fenomeno de la ladinizacion que ella indaga a traves de algunos personajes como la Boni, a quien llama "revestida resentida" porque simula sistematicamente un status de ladina que no le corresponde por nacimiento. Mientras tanto, sigue buscando como funciona la organizacion de estos pinoltecos y para ello, en su dia a dia Esther desarrolla una serie de actividades aparentemente marginales para su "trabajo". Busca informantes, consolida sus vinculos con los que ya tiene y se presenta ante ellos en su propia cotidianeidad.

Despues del almuerzo voy a visitar a mi comadre Tina Bautista. Esta enterada de mi problema [pie hinchado] y demuestra una simpatia mas sincera que otras personas. (19 de agosto, 1960).

Sabado 20 de agosto (1960)

Anoche no hubo visitas. Estaba cansada y me dormi temprano. Hoy sabado, en consecuencia desperte bien temprano y aproveche para ir un rato al casamiento de medio ladinos o comitecos del cual son padrinos Eladio y Eva Ruiz. Antes de eso fui al centro a comprar cinta de seda y un panuelito para la hija de Milo Solano porque es el cumpleanos y tambien debo cumplir con ellos.

De ahi voy a lo de la Boni porque hoy es el dia de la virgen de Natividad y por consiguiente el santo de una de sus hijas. A pesar de los multiples contactos con que cuenta la Boni la gente brilla por su ausencia y los regalos tambien brillan por su ausencia. /.../

El resto del dia no hago mucho. He estado en tension nerviosa todo este tiempo tratando de conseguir informantes y ahora siento los resultados. En buen ingles I'm all in. Regreso a casa y me recuesto un rato. Esta noche espero estar tranquila porque algunos de mis habitues estan fuera del pueblo. /.../

Cuando regreso del restaurant encuentro a Antonio Santis, revestido de 17 anos mas o menos, que esta parado en una esquina. Con una excusa cualquiera lo invito a venir a mi casa. Me contesta que tiene que ir a la iglesia. Por fin lo convenzo que me acompane asi sabe bien donde esta mi casita y puede venir a visitarme con su mama. Viene. Lo convido con cigarrillos y empiezo a hablar de cualquier cosa. ?Que diablos sera lo que le interese a este muchacho? Debo corregir, en beneficio de la veracidad que Antonio no es revestido porque siempre ha usado calzon ladino. Es uno de los casos en que la madre decidio por su cuenta (-segun ella y los hijos dicen-) criar a sus hijos ya vestidos de ladino. La unica excepcion en la familia son el padre y el hermano mayor, Jose Santis que ya esta viejo para cambiar. Despacito llegamos al tema de la ropa y Antonio dice que a el le gustaria a veces ponerse ropa blanca pero que le da verguenza porque ya esta hallado de pantalon. Es inutil preguntarle por que la mama los vistio de ladinos o cualquier otra cosa en profundidad. Por fin sale algo interesante. Antonio me pregunta cuanto cuesta un reloj porque quiere tener uno. Le pregunto si sabe leer la hora y dice que si y que no.--?Y leer?

--Ah, no pero quiero aprender en la escuela que hay en el convento.

Esta es la mia. Lo llevo a la mesa escritorio y le pongo un lapiz en la mano y empezamos a escribir Antonio Santis, papa y mama. El entretenimiento dura una hora. Le regalo papel a Antonio y promete venir manana a aprender otra vez. Veremos, dijo un ciego y se llevo una pared por delante (8 de setiembre, 1960).

... la verdad es que despues de dos dias de sentada estoy cansada y tengo ganas de salir a dar mis vueltitas. Ya la gente extrana y me pregunta que es lo que me pasa que no salgo a andar (18 de octubre, 1960).

Miercoles 19 de octubre

De acuerdo a lo propuesto salgo despues del desayuno a andar y como los deberes son deberes paso por lo de la comadre Tina Bautista.

En estos tramos, Esther muestra, bajo el ropaje de la cotidianeidad, tres actividades que desarrolla a lo largo de toda su estadia: las visitas a otros, ser visitada, especialmente en la noche, y la invencion de actividades para mantener una relacion.

Las visitas adquieren un status notable durante toda su estancia pinolteca, yendo en busca de informantes nuevos o, mas habitualmente, para ver a quienes ya conoce, principalmente a sus compadres, para obtener informacion y para no perder el contacto y el sabor de la cotidianeidad. Esto es vital sobre todo cuando esas personas no la visitan porque viven lejos, son muy mayores, son mujeres que no suelen merodear de casa en casa como si pueden hacerlo los hombres, o se encuentran enfermos, tematica importante en su investigacion. De hecho las visitas a las mujeres se hacen mas asiduas ante la falta de hombres que han "bajado", entre enero y junio, a moler cana al ingenio de Pujiltic. A las visitas las llama, como en la jerga local, "echar una espiadita" y "vueltitas".

Estas formas de interaccion sosteniendo relaciones de vecindad, parentesco ritual o amistad, se fundan en la reciprocidad, de modo que ella tambien debe ser visitada. Desde el comienzo, Esther abre su casa a conocidos, vecinos, amigos y compadres/comadres que dan, como ella, sus vueltitas a distintas horas del dia. Como otros de su equipo (ver Diaz de Salas 1995), ella tambien recibe a quien quiera visitarla, cosa que ocurre en veladas que oscilan entre las 8 p:m y la 1 o 2 de la manana, a tomar trago y cafe y a platicar. Estas reuniones son informales, no fueron concertadas con anterioridad y son protagonizadas por hombres, generalmente sus "informantes" mas cercanos, algunos de ellos sus compadres: Bricio, Agustin, Hilario, Alberto, Guillermo y Milo. En ellas Esther no se propone obtener informacion relativa a sus temas de investigacion, pero en tanto que instancias no estructuradas de interaccion indio-indio, indio-ladino, indios-investigadora, ladinos-investigadora, indios-ladinos-investigadora, indios-equipo de Chicago, ante la casi constante supervision de la duena de casa, son una verdadera usina de contextos, es decir, de marcos de interpretacion del fluir cotidiano y de las intervenciones discursivas. Las "tertulias", como tambien las llama, le dejan temas de conversacion casuales, climas de opinion, un abanico de estados animicos ante las novedades de orden personal o local, comentarios sobre personas ausentes (chisme) y pautas de interaccion inter-personales e inter-etnicos. Esos encuentros son igualmente concebidos por anfitriona y visitantes como recreativos, de refugio y de intercambio de informacion, y deben obedecer a la unica regla que Esther ha impuesto por ser esta su casa: el respeto y la pretendida "igualdad" de trato entre indios y ladinos.

Yo he perdido algo de la sensibilidad al clima de las reuniones que se celebran en casa a diario, pero Mac y Brent [Berlin] se quedan admirados del alto nivel de camaraderia que reina entre indios, revestidos y ladinos. La atmosfera creada entre los diferentes grupos es estrictamente derivada del hecho que estan en "mi" casa. No creo que ninguno de ellos se dirigiera al ladino con la familiaridad tratandolo de vos ni que se animara a hacerle los chistes que le hacen por los precios que cobra para transportar cargas y gente en su camion. De cualquier manera, aunque yo no consiga hacer nada de trabajo personalmente, la reunion es un exito por la cantidad de material grabado y por el tono de comunicabilidad. A las diez Mac y Brent se retiran pero ... como queda media botella de vino de fruta los restantes quedan. Por supuesto que el toque de retirada es la terminacion de la botella (6 de setiembre, 1960).

A la tarde vuelven a regresar Alberto Garcia y algunos chamacos. El dialogo entre Alberto y la muchachita que me sirve es bonito. La muchachita es hija de la Boni, revestida resentida. Alberto sabe perfectamente que son revestidos y que lo niegan. Entonces la ataca a la nina con preguntas que parecen inocentes pero que la desconciertan. Le dice:

--Ustedes toman todos pozol, ?no es cierto? Ese bendito pozol que parece ser uno de los simbolos de la dieta indigena. Despues le pregunta solicito

--Y ... como esta tu tata y tu nana? Esto ultimo es importante porque Alberto me explica siempre que a el nunca le dejaron decir tata y nana, como dicen los indios, sino mama y papa. Alberto es demasiado vivo como para no saber que contestar a los intentos de rebelion de la nina y despacito le sigue tomando el pelo en gran forma (19 de setiembre, 1960)

Viernes 21 de octubre, 1960

Trabajo con Tin un rato. Llega gente temprano y con dos latas de atun y dos latas de chile en rajas rojas y 20 botellas de cerveza terminamos el dia.

El espacio que Esther abre en su casa generalmente por las noches, esto es, fuera del horario laboral--pues los pinoltecos comienzan sus tareas muy temprano, especialmente en la actividad agricola--es premeditadamente no estructurado. Para entender los alcances de esta no-estructuracion debemos tener en cuenta varias cuestiones. Una es que la relacion entre hombres y mujeres en esta sociedad suele estar bastante pautada, especialmente entre compadres y entre personas con poco trato. Otra cuestion es que en la casa de Esther la anfitriona es una mujer que recibe menos mujeres que hombres ya que estos pueden merodear solos hasta altas horas. Sin embargo, toda reunion contempla y requiere el consumo de "trago" de licores caseros y en particular de "pox" o "posh", lo cual es, segun la narrativa de su diario, un fuerte antidoto contra la estructuracion. Asi, esta instancia de las tertulias funciona como una verdadera "innovacion tecnologica" que, sin embargo, debe analizarse conforme a los tempos sociales de la comunidad y al "quien es quien" en Pinola. A traves de quienes la visitan, Esther puede ver a cada cual mostrarse socialmente en sus diversas pautas de interaccion vis-a-vis las normas de trato que requieren los distintos contextos de la sociedad mayor.

Este hallazgo, sin embargo, no puede prescindir de la persona de la investigadora. Su inclusion la situa como parte de contextos que debe descifrar frente a sus interlocutores/ vecinos/ compadres.

Lunes 17 de octubre, 1960

A la manana temprano y con toda la fidelidad que imponen 7 pesos de salario, aparece Martin Mend (ver fichero de Martin en la fecha correspondiente). Trabajamos de 9 a 1 y de 3 a 5 y despues me dispuse a escribir estas mis atrasadas notas pero por ser dia de lunes y de descanso de la compania, en lugar de llegar los habitues aparecieron dos miembros de la inclita sociedad ladina: el ingeniero David Segura que nunca habia llegado a mi casa y su esposa Elva Villatoro.

Despues de pasar por las acostumbradas etapas de revisacion de mi casa, de mi foto aerea, de mi galeria de retratos, de mis mapas y de "mi" preciosa grabadora, David Segura empezo a contarme los problemas que estan teniendo con la instalacion de la luz en este pueblo.

Domingo 13 de noviembre, 1960

A la espera de Hilario que ha prometido venir despues de la primera misa me pongo a decorar mi casita. Con dos pliegos de cartulina roja y dos negros cubro partes de la pared peleandome todo el tiempo con Carlos Gordillo y mi ahijada Teresa Hernandez que estan presentes e insisten en que haga una decoracion simetrica ... y yo no la hago.

Miercoles 16 de noviembre, 1960 Hoy hago poco y nada. Termino de pintar unas sillas y las puertas en rojo y negro, con la critica acerba de cuanta persona se acerca.

La humanizacion pinolteca de la investigadora comprende varios aspectos que la incorporan a los mecanismos locales del control social a traves del chisme y del nagualismo.

Alberto casi me hace saltar con el siguiente comentario.

--A usted mucho le gusta tener gente en su casa, ?no? -Si.--Ah, porque hoy escuche dos mujeres que decian que hay una gringa en el pueblo que le gusta tener harto hombre en su casa, de noche y que cierran las puertas y que nadie sabe que es lo que hacen. Este es el precio que un ser femenino paga por su trabajo de campo en una comunidad donde el chisme constituye el desayuno, el almuerzo, la comida, la cena y las sabanas. Alberto agrega que no pudo identificar a las mujeres, pero no me sorprenderia que sea el comentario general del lugar.

--Si siquiera los jefes de departamento fueran femeninos o si siquiera las mujeres revestidas tuvieran libertad para venir de noche (8 de setiembre 1960)

/.../ Temprano aparece Alberto, inquieto porque no sabe como va a hacer para recuperar su banco del taller de Gonzalo Gonzalo Garcia Utrilla. Le digo que vaya a hablar con Belisario, quien ha ofrecido sacar el banco en su carro y Alberto da vueltas, se sienta, se para y no se va. -Alberto, mire que B. V. esta ahorita en su casa y despues, seguro que va a ir de viaje y ya no le encuentra.

-No esta, me contesta.

-?Como sabe?

- Porque ya fui desde hoy y no lo halle.

-?Y a quien le pregunto por el? A nadie pero no lo vi, a mi no me gusta preguntar.

-Pero hombre vaya a la tienda y pregunte si esta.

-No, no me gusta preguntar, voy a ir al parque y si lo veo le voy a pedir o mejor sera que hable

con el Romeo y lo saquemos entre nosotros y lo llevemos a pie.

-Pero Alberto, Belisario dijo que tenia voluntad de llevar el banco.

-Si pero si no lo encuentro yo no voy a entrar a preguntar por el y necesito el banco.

No agrego comentarios; lo que transcribi arriba es simplemente una prueba de cuan estrictas y estructuradas son las relaciones de ladino-indio en el "mero" mundo ladino, en este caso la casa de los Villatoros, el centro.

El resto de la manana escribiendo notas y diciendole a don Raimundo como limpiar el sitio. Al mediodia me siento tan mal que no voy a almorzar (a comer en Mexico). Por una parte me viene bien porque llega Alberto Garcia temprano y comienzo a interrogarlo sobre la imagen que tiene de ciertas instituciones locales y nacionales. Empezamos hablando del gobernador de Chiapas pero dice que no conoce el nombre pero en cambio sabe que el presidente de Mexico es Lopez Mateos. Sobre las funciones especificas o sobre un juicio de la accion de gobierno carece de ideas. Alberto no sabe para que esta el gobernador ni el presidente. No sabe si son buenos o malos para la gente.

/.../ (comentarios sobre la Agraria y Bienes Comunales).

Y de pronto cuando la entrevista empieza a tomar color y calor se abren las compuertas del cielo y no en sentido figurativo. Mientras estoy con Alberto en el cuarto que da a la calle empieza a llover a torrentes pero como la puerta del dormitorio y la ventanita estan cerradas no me preocupa mayormente. Al rato empieza a hacer frio y estornudo. Entonces salgo hacia el dormitorio para buscar un panuelo y al entrar en el casi me da el ataque. No ha sido por la puerta o la ventana por donde entro el agua sino por el techo a traves de tejas quebradas y de otras aberturas. Mi catre es un lago y la bolsa esta encima de el parece una esponja que ha absorbido el maximo. Empiezo a gritar y acuden Alberto y el viejito que esta limpiando el sitio. Sacamos las cosas y trato de reiniciar la entrevista pero Alberto me mira y me dice: --Me parece que se acabo la platica ?no? Realmente estoy afligida porque todo el cuarto esta inundado y no se en que voy a dormir. Despues de media hora reacciono y salgo a pedir un brasero prestado y a comprar carbon. Hago unos lazos en el cuarto grande y de ahi cuelgo la bolsa y enciendo un fuego en el brasero y lo pongo debajo de la bolsa. Alberto se va despues de ayudarme a vaciar el cuarto. La casa queda desarreglada y patas para arriba. La lluvia, con todo ha disminuido.

Al poco rato caen los gringos que van hacia S. Bartolo, Sarles y esposa, Salovesh y esposa y Marcelo. No es el momento ideal para recibir gente pero--a lo hecho, pecho. Poco despues llega Elva Segura quien me ofrece chamarras para poner en el catre seco y tratar de dormir lo mejor posible. Desde luego que todas las visitas cooperan activamente en dar vuelta la bolsa que esta secandose sobre el fuego para que no se tueste y me quede sin nada (9 de setiembre, 1960).

Jueves 27 de octubre

Los Garcia me intrigan. Me han contado ellos, mejor dicho mi comadre Estela que es comiteca, que Martin Mendez esta enviando su nagual de noche a mi casa para ver si tengo espiritu bueno. (5)

La ingesta obligada de alcohol es un vehiculo de inclusion de Esther en la escena, pero no en tanto que investigadora.

Al poco rato de haberse retirado los anteriormente nombrados tocan a la puerta. Abro inocentemente y me alargan una botella. Detras de la botella entra Milo Solano con la curda mas grande en la historia de Chiapas. Con el viene un tal Juan Bautista y Agustin Hernandez, ambos de Hechluwal. Me ofrecen trago y digo que no pero... ni modo. Compartimos fraternalmente la botella y en 15 minutos creo que tomo 4 o 5 copas, o mejor dicho trago. Milo empieza una tirada tipica de el. Dice que el Presidente Ernesto Diaz esta en el poder gracias a Milo porque "--?Quien es mas galan en Pinola que Emilio Solano?" Que cuando se iba a hacer la votacion lo llamo a Milo y le pidio ayuda y este contesto

"--Esta bueno Porfirio te vamos a poner en el mando".

Sigue alrededor del tema de siempre; su influencia en asuntos locales y dirigiendose a los otros dos dice que no serian nada si no fuera por el, Milo que los ha ayudado y ha conseguido siempre que los saquen del bote. Los otros dos dicen que lo andan acompanando a Milo para que no lo chinguen. Milo esta suficientemente borracho como para estar de acuerdo con ellos. Hablamos de la fraternidad humana y de otros temas y Milo me presenta... repetidamente como su profesora de Chicago. Juan Bautista sale a buscar cerveza (mi higado argentino) y al regresar vuelve acompanado de Pablo Solano que se abraza de Milo y lo llama Tio. Pablo Solano desarrolla un afecto hacia mi conmovedor, en realidad y empieza a arrinconarme y a dar enfasis a cada frase tocandome en el hombro ... en el brazo ... en las manos ... y en el tronco cuando dada su borrachera se le desliza la mano. En eso aparece Carlitos Gordillo6 que se queda mudo de espanto cuando me ve arrinconada por los cuatro. La verdad es que el mejor y el mas respetuoso es Milo y le repite a Pablo que esto no es cantina, y que yo soy de Chicago y que Chicago queda lejos y que el limite de palabras para cada individuo es de 25 palabras. Pero nada. Pablo insiste en que yo tengo gran carino por su mujer, Juanita (nieta de Mateo Mendez) y que van a venir a verme pronto. Esto de que van a venir a verme pronto se repite ad nauseam y yo lo repito tambien para desviarle la atencion a Pablo y a Juan Bautista que han empezado a pelear porque el primero le ha mentado la madre al segundo. La situacion es algo caotica e imposible de describir. Se hablan entre si sobre las groserias que se han dicho, se dan vuelta y me hablan a mi acercandose cada vez mas. Milo lo regana a Pablo y Juan lo regana a Pablo y Pablo me reafirma su afecto y los aleja a los otros dos. Carlitos, afligido me agarra fuerte de la mano y deja su manita en la mia un rato. De pronto Juan Bautista y Milo se arrinconan y no se lo que pasa pero Juan se acerca a mi y me dice que el no va a acompanar a Milo y que se va para su casa. Se va con Agustin y a Milo se le demuda la cara cuando los ve alejarse. De alguna manera providencial lo convenzo a Milo que se vaya antes de que sea mas tarde. Al salir se da un porrazo brutal en la puerta pero se levanta con elegancia y sale. A Pablo lo convenzo y entre abrazos y promesas de afecto se va al ratito. Cerramos con llave y nos quedamos Carlitos y yo. Hago cafe por hacer algo y desarrollar una actividad cualquiera que me sirva de valvula de escape para los nervios. Carlos, con su sentido de humor habitual empieza a imitarme en mis gestos cuando trataba de escudarme del acercamiento de los borrachos y dice que estuve a punto de caer de tanto inclinarme hacia atras.

Y precisamente hoy ha sido una noche en la que no ha llegado ninguno de los habitue. Al ratito de estar solos con Carlos tocan a la puerta. Como los borrachos se han quedado en la cercania, creo que en la cantina frente a mi casa, abro con precauciones y entra Tin que dice que ha encontrado a Milo en la carretera y que iba gritando a voz en cuello --"Que me maten de una vez, que me maten de una vez". Tin esta furioso porque Milo sale a la calle en vez de quedarse en su casa y me asegura que la muerte de Milo es cuestion de poco tiempo. Parece que ya le han errado dos veces pero que todos saben que la tercera sera la vencida. Evidentemente Milo lo sabe tambien y por eso se hace acompanar. Carlitos me dice que se va porque esta tranquilo que ya quedo con Tin. Este no parece tener ganas de retirarse y yo tampoco tengo ganas de quedarme sola. Sigo nerviosa y empiezo a clavar clavos en las paredes y a pegar con cera tiras de cartulina roja y negra para decorar un poco mi casa. Mi energia se manifiesta en una profusion de tiras que quedan colgadas con una asimetria genial. A las diez y media se va Tin (13 de noviembre, 1960).

No hay posibilidad de penetrar--comprender--interpretar--describir las ansiedades locales--en este caso suscitadas por la dinamica brujeril, meollo de la investigacion de Esther--sin quedar involucrada de algun modo en ellas. La escena que Esther ha reconstruido con gran detalle y dramatismo (sin necesidad de grabador ni toma de notas), muestra como esas ansiedades se hacen explicitas cuando "la gente no es duena de sus actos" ni de sus palabras, como sucede con los borrachos. Que esta reconstruccion sea tan completa como para que el lector llegue a sentir el apremio que los visitantes ejercen sobre la anfitriona--investigadora, se debe probablemente a dos razones: una es la invasion del espacio intimo de Esther por hombres que podrian hacer cualquier cosa con la excusa de su ebriedad; Esther ha experimentado en su persona una situacion proxima a la violacion y, por lo tanto, la reconstruye con gran detalle porque cuenta con un elemento fundamental: su fuerza emotiva. La otra razon es que la ebriedad y la integracion del "grupo visitante" estan significadas por relaciones sociales tramadas por la brujeria y, consiguientemente, por la venganza. Tal es el tema central de la investigacion de Esther y, mas importante, el tema central de los investigados.

Lunes 24 y martes 25 de octubre en S. Cristobal [1960]

Lo unico digno de consignar en estas notas es la noticia de que Milo ha desparramado el rumor en S. Cristobal que el es el Secretario de don Antonio [McQuown, director del proyecto] y que parece estar actuando como tal. Dicen que cuando llegaron los pintores a pintar la cocina de la casa, Milo ordeno que la pintaran de color amarillo. Cuando los infra--secretarios de don Antonio vieron eso casi se mueren y la farra de cambiar a azul como se habia planeado les costo 50 pesos extras. Otro pequeno problema es que con las curaciones que Milo esta haciendole a Mariano su prestigio en el grupo de informantes ha subido en forma meteorica y lo llaman todos Don Milo. Claro que a Brent lo llaman Bernardo y a Nick Nicolas pero Milo es Don.

Despues de visitar la gente conocida, de comprar las provisiones necesarias y de dormir una noche en cama decente regreso a Pinola a la tarde del martes. Llega Martin y convenimos en trabajar el miercoles. A la noche llega Bricio excitadisimo porque han apunalado y finiquitado a Juan Solano, hijo del curandero Chico Solano y conocido como matador profesional. Bricio esta asustado porque dice que hay alma y no quiere viajar por esas calles solitarias cuando este oscuro.

Me cuenta que al Juan lo estaban esperando hacia tiempo y que esa noche el, Juan, iba a matar pero se le adelantaron. Se rie pensando que el mero companero de Juan Solano

era el Milo y dice que Milo ya no va a querer venirse de S. Cristobal por miedo que lo maten a el tambien. La visita es corta, pues y yo aprovecho para dormir temprano porque tengo un catarro macanudo.

Precedido por no mas de cinco menciones aisladas al nahualismo y a "los principales" que cuidan y a los brujos que "echan", el tema de la brujeria como camino hacia el sistema de control social sobrenatural se instala recien a fines de octubre con el asesinato de Juan Solano. El 13 de noviembre, fecha de la tensa escena de los borrachos en lo de Esther, poco falta para la segunda muerte a machete que ocurre durante su estadia.

/.../ de regreso paso por la casa de don Mateo, padre del informante Alberto Mendez Tovilla. Mateo es el viejito que ha reganado a su hijo por venir a platicarme de cosas de los Principales. En la casita de barro y paja encuentro sola a Silveria, la viejita, que esta pelando frijol. Me ofrezco ayudarla sin esperanza de conseguir nada de informacion. Pero Silveria esta afligida porque ha habido muerto en Pinola y me cuenta como lo han matado anoche en el cerro a Felipe Santis. Felipe Santis figura en mis notas, casi unanimemente como Hechicero, maloso y travieso. Silveria tambien esta de acuerdo en que lo han matado por brujo y me dice que todos los que curan echan mal y que ella no tiene confianza en ninguno. De Felipe habla poco, como que no sabe nada y como que no quiere hablar pero, sin embargo conoce al detalle los lugares en que lo han macheteado, porque la muerte ha sido a puro machete y con encono como que casi le sacan la cabeza y le abrieron el brazo en dos (15 de noviembre, 1960).

La intensidad que la investigadora vive en carne propia con Milo y sus dos compinches el 13 de noviembre, es un episodio de un tiempo denso y vertiginoso que contrasta con otro en que no hay muerte ni acusaciones. El ciclo anual pinolteco tiene sus meandros, los cuales no siempre coinciden con la necesidad perentoria de datos por parte del investigador. Esther debe aceptar la imposicion del ritmo local, lo cual incluye registrar periodos de (relativa) inactividad, ausencias y silencios. El diario contiene, entonces, tiempos intensos y tiempos relativamente vacios.

Enero 13 (1961)

Antes de las ocho de la manana tocan a la puerta. Son Peggy y Mike Salovesh en viaje a S. Cristobal. /.../ pasamos toda la manana contandonos mutuamente noticias de nuestro trabajo. Se van poco antes de la hora de comida y una vez que termino de comer salgo a buscar gente. NADIE. A la noche, nadie.

Enero 14 (1961)

Nada. Voy a casa de Martin Mendez Muntoya y me dice la mujer que parece que el Martin es gustoso de venir a platicar conmigo pero lo que pasa es que esta muy ocupado moliendo y que cree que hasta dentro de 3 semanas no va a subir. Salgo en direccion a la orilla del pueblo y despues de caminar casi 3 kilometros llego a casa de Felix Ramirez pero solo encuentro a una de las hijas. Don Felix esta tapiscando y no saben cuando va a subir.

Paso por casa de la Boni y no encuentro a nadie. Paso por casa de Chinto Montoya a ver si encuentro a uno de sus hijos revestidos pero no esta ni el Chinto ni los hijos. Paso por casa de Melesio Mureno a ver si lo encuentro a Guillermo Mureno y tampoco.

Haciendo de defecto virtud, Esther exhuma sus dotes de graduada como profesora de Historia en Buenos Aires y se dedica a consultar los libros parroquiales de matrimonios y bautismos y apellidos, y los consigna en largos listados en su diario.

Para entrar en ese mundo y permanecer en el hasta reconstruir sus sentidos, era imprescindible que Esther se convirtiera en una persona social de alguna significacion local para sus interlocutores, y era necesario, tambien, que estos interlocutores comenzaran a desempenar ante y hacia ella los roles propios de su sociedad, mas que el rol de "informantes" para el conocimiento social e intelectualizado. Algo similar sucede con las "tecnicas". Entender lo que Esther hacia diariamente en Pinola como instrumentos para "recolectar informacion", nos llevaria a comprender el proceso de investigacion de campo solo desde la perspectiva academica. Cometeriamos entonces gruesas simplificaciones y hasta mutilariamos la compleja trama que, con cada actividad y a cada momento, repelio o atrajo a Esther y a sus interlocutores hacia el reconocimiento y reconstruccion de un gobierno sobrenatural invisible y oculto a los foraneos. En vez, queda claro en estos parrafos que fue en su vida cotidiana y en su no menos cotidiana practica de registro escrito, mas que en su sistema teorico, que ella busco reintegrar la descripcion de ese proceso de conocimiento a la perspectiva de los nativos que fueron, finalmente, quienes le abrieron las puertas a ese otro mundo y, sobre todo, se las mantuvieron abiertas. Lo que ella inicialmente concebia como "tecnicas de recoleccion de datos" se fue convirtiendo en pautas de interaccion local, actividades diversas de escasa notoriedad donde los contextos estructurados y los no estructurados se fueron mestizando del mismo modo que se mixturan para los locales. El descubrimiento de Esther no provino, entonces, de aplicar ciertas tecnicas predeterminadas sino de su observacion y necesaria participacion en la vida cotidiana pinolteca, en la cual tanto ella como ellos podian decidir entre distintos cursos de accion.

Llega Bricio, Hilario, Carlitos, Tin y Alberto Garcia que ha subido de Carranza donde fue a parar un trapiche.

Alberto Mendez se queda un ratito pero se va. Olvide mencionar que tambien hablo de la muerte de Felipe Santis y me dijo que el viejito Pedro habia amenazado matarlo a Felipe por la brujeria que esta echando a su hija y que todos lo saben.

Para que decir que el tema obligado es la muerte de Felipe Santis. Dice Alberto que la noticia llego a Carranza y que el que lo mando matar es uno del centro. Yo no lo creo y Bricio tampoco. Hilario cuenta que el matador es Pablo Bautista. Nadie menciona a Pedro Solano porque Tin esta presente. De la muerte de Felipe Santis surgen los cuentos mas cruentos sobre muertes de hechiceros en Amatenango y S. Bartolo. Dice Alberto que le han contado estos dias que los de S. Bartolo tienen sus amigos aqui en Pinola y vienen a visitarlos pero que S. Miguelito no los deja venir a hacer travesuras y solo cuando vienen con buenas intenciones entonces les da el OK

A Bricio le lanzo una pregunta a ciegas. --?Que es el Tojkib Janchen? Donde nacio el de S. Bartolo me dice. ?Y el Tojkib Chiapa? Donde nacio el de Chiapa. --?Y el Tojkib Mukul Akil? Gran reaccion negativa de Hilario y Bricio que me dicen que no hay tal cosa. Mukul Akil es Pinola y lo unico que hay en el cerro es Muk Na. (Ya dije yo que hago una fiesta cuando coincidan dos). Como hay demasiados presentes no insisto y ademas Carlos ha decidido hacerse el payaso y tiene a todos entretenidos y doblados por la risa. Nadie entiende lo que hace Carlos porque lo esta imitando a Cantinflas y no hay ninguno que lo conozca a Cantinflas, pero el muchachito esta delicioso. Camina y habla y fuma mis cigarros y los emboba con su gracia. Hasta que me enojo y lo correteo porque es tarde. Cuando quedan solos empiezan a hablar de Felipe Santis otra vez. El detalle con que cuentan los diferentes machetazos que recibiera el viejito y en que posicion estaba cuando le asestaron cada uno es parecido al de las mejores novelas policiales. Nadie cree que se llegue a descubrir el verdadero culpable, o mejor dicho los dos culpables porque segun Hilario habia dos huellas que salian del lugar del crimen en direccion opuesta. Tin ha permanecido abstraido y cuando se retiran los otros se queda. Esta afligido y dice que al viejito lo van a llevar a Comitan porque la cosa esta fea y que el lo va a acompanar y solo ira a S. Cristobal cuando se solucione de alguna manera la situacion. Se enoja porque dijeron que a Pablo Bautista le entregaron 6 boletos y no se presenta. Dice que no es verdad que le hayan entregado 6 boletos y que el lo sabe bien porque Pablo llega a lo de don Pedro puesto que los dos estan acusados del mismo asunto. Tin ha entregado, con su integridad usual, todo su dinero al viejito para que este pueda cumplir con las mordidas de rigor. Me pide 20 pesos a mi para poder acompanarlo hasta Comitan. Tambien me ruega, a nombre de su viejito, que yo vaya a Comitan a hablar en defensa del acusado y que se me van a pagar los gastos de comida, transporte y alojamiento. Trato de hacerle entender a Tin que yo no soy ni mexicana ni pinolteca y que mi estadia aqui solo data de 4 meses y que cualquier juez me va acusar de falta de pruebas para defender a Pedro Solano. Tin me entiende pero queda triste y a mi me queda un mal sabor en la boca. El de saber que quizas, de todo Pinola, yo soy la unica a quien pueden recurrir. La unica que les parece, al mismo tiempo lo suficientemente ladina para acercarse al mundo de la ley en Comitan y lo suficientemente comprensiva como para haberse acercado a ellos. Este es el reflejo de la tragica dicotomia de dos mundos que viven en aparente contacto (19 de noviembre, 1960).

Este juego de posiciones donde los status y roles (terminos clasicos de la antropologia de entonces) se manipulan, ocultan y exhiben, es consignado por la investigadora desde el principio de su registro de campo, lo cual indica que para ella era un material relevante y no una nota de color local. Esther dispone de un mito o carta fundacional del trabajo de campo--la introduccion de Malinowski a Los Argonautas del Pacifico Occidental--y de una categoria supuestamente tecnica aceptada por el personal academico--"observacion participante"--que opera como un inmenso paraguas para todo tipo de actividades que tengan lugar en el campo y que puedan resultar significativas sin saberse de antemano como, cuando ni por que. Esto nos conduce a una reconceptualizacion de la observacion participante no como tecnica sino como un modo participativo de detectar contextos.

4. Conclusiones

En este brevisimo recorrido por las paginas del diario de campo de Esther Hermitte en Pinola, Chiapas, he intentado mostrar que aquello que los investigadores en antropologia social solemos subsumir bajo la categoria academica de "tecnicas de recoleccion de datos" incluye un vasto espectro de actividades que suelen evadir su facil rotulacion, incluso por parte de la misma investigadora. Al centrarnos en la primera etapa se hizo mas visible la practica de distintas actividades que la literatura especializada suele inscribir como el establecimiento del "rapport" o empatia con los lugarenos, para lograr, en lo sucesivo, informacion veraz y confiable. Pero asi presentado, el rapport es otra de las expresiones--junto a trabajo de campo, etnografia, observacion participante--que sostiene el misterio del conocimiento informal que participa en todo proceso etnografico. Si, en vez, comprendemos a estas actividades, y sobre todo las que corresponden a la primera etapa, como el reconocimiento de los posibles contextos que sus protagonistas, incluyendo a la investigadora, crean para dar sentido a los intercambios practicos discursivos que tienen lugar en ellos (Briggs, 1986), podemos advertir que en la practica social, y por consiguiente tambien en el trabajo de campo, contexto y significado se construyen mutuamente. Accedemos asi a las preliminares del descubrimiento de Hermitte acerca de un sistema de control social sobrenatural, en vez de, falsamente, creer que podiamos reconstruir ese descubrimiento apelando a las "tecnicas" asi designadas unilateralmente por la investigadora.

No fue hasta fines de octubre con la primera muerte de un brujo, que Hermitte pudo, por asi decirlo, vislumbrar la entrada a la veta. Y esto ocurrio en su presencia, pero no por su decision. El establecimiento del diseno y desempeno de actividades que ella reconoce como "tecnicas de recoleccion de datos"--entrevistas, toma de biografias, etc..--y ellos como "trabajo", es un punto de llegada y no de partida de la investigacion. Esto implica que en el trabajo de campo etnografico las verdaderas "tecnicas" de recoleccion de datos solo son tales si surgen de la relacion entre investigador y poblacion en cuestion. Y este "surgimiento", que es en verdad negociacion y aprendizaje constantes y reciprocos, solo tiene lugar a lo largo de la estadia del trabajador de campo y no por imperio de un proyecto preestablecido.

En esta linea, el investigador no sabe a priori que es un dato y que no lo es. El formato ambiguo de la "observacion participante" le permitio a Hermitte establecer los contextos para el acceso a y el dimensionamiento de la informacion que ella podria, debidamente informada, familiarizada, contextualizada, ahora si convertir en dato. El establecimiento de esos contextos (un proceso mucho mas fluido que premeditado y consciente) requiere y produce, a la vez, un posicionamiento de la investigadora que "aplica" una supuesta tecnica desde cierta actitud o disposicion que Hermitte reconoce, en su texto final, tan solo como un rol: "ser un observador participante" (25). Henos aqui la clave de su descubrimiento.

Ciertamente, esta investigadora desarrollo varias de las conocidas "tecnicas" de la etnografia e, incluso, de las ciencias sociales: censos, encuestas y cuestionarios, y entrevistas dirigidas y en profundidad. La tercera parte de su diario esta repleto de transcripciones de entrevistas de varias paginas. Ahora bien. Su descubrimiento solo tuvo lugar cuando ella se torno en un ser significativo (y por eso "confiable") en el mismo discurrir cotidiano objeto de su propia investigacion. Esto comenzo a ocurrir entre octubre y noviembre, y algunos de los pasajes citados dan cuenta de ello. Solo entonces ella pudo empezar a ser parte de un escenario que los preocupaba, especialmente en las noches cuando iban a visitarla.

Es sabido que una serie de pasos conecta el trabajo de campo con el texto final. Esta afirmacion supone que el texto final no es la aplicacion mecanica y directa de la perspectiva teorica del investigador, esto es, que el material de campo no ilustra a la teoria; el texto etnografico produce un dialogo entre concepciones teoricas y concepciones nativas, dialogo que demanda un arduo trabajo que media entre el problema inicial y su planteo en el campo, y su necesario replanteo hasta su formulacion final. Esta elaboracion no se localiza en la oficina, ni en el tiempo posterior a la presencia en terreno. Se trata de un verdadero proceso donde las etapas se superponen y donde "el campo" es, ademas de fuente de datos, su propio lugar de analisis, la usina de hipotesis, contra--hipotesis y tesis, y el primigenio escenario para la interpretacion; por consiguiente su complejidad es inmensa pero no por ello imposible de relevar si es que queremos entender en que consiste realmente el conocimiento etnografico.

Referencias bibliograficas

Briggs, C. (1986) Learning How to Ask. Cambridge: Cambridge University Press.

Guber, R. (2012) La articulacion etnografica. Buenos Aires: Editorial Biblos.

Hermitte, M.E. (1970-2004) Poder sobrenatural y control social. Buenos Aires: Editorial Antropofagia.

Hermitte, E. (2007) Chiapas en las notas de campo de Esther Hermitte. San Cristobal de las Casas, Mexico--Buenos Aires, Argentina: Universidad Intercultural de Chiapas y Centro de Antropologia Social del Instituto de Desarrollo Economico y Social.

(1) El sabor malinowskiano de esta observacion, es evidente: "Y es necesario insistir en que siempre que ocurre algo dramatico o importante hay que investigarlo en el mismo momento en que sucede, porque entonces los indigenas no pueden dejar de comentar lo que pasa, estan demasiado excitados para mostrarse reticentes y demasiado interesados para que su imaginacion se prive de suministrar toda clase de detalles" (Malinowski 1986:25-6).

(2) Este material tiene tres soportes basicos: fotos, de las cuales han quedado pocas; cintas magnetofonicas y papel. Las cintas permanecen pero no se han digitalizado aun. Las notas en papel reciben dos tratamientos: lo que ella llamo "diario de campo" en hojas tamano carta mecanografiadas y con copias a carbonico; un "fichero" con fichas tematicas por informante, y transcripciones de entrevistas. Diario y transcripciones estan encuadernados en carpetas prensiles negras (las transcripciones) o jaspeadas (el diario), en dos volumenes cada uno.

(3) Los apellidos de ladinos tienen solo la inicial, y los de los indios la inicial y la segunda letra, para poder individualizar pertenencias a linajes y familias.

(4) Ubico la fecha al final de la cita cuando esta es parte de una jornada que ya ha comenzado a consignarse, y al comienzo, cuando inicia la descripcion de lo realizado ese dia.

(5) Los Garcia incluyen a Alberto y a Estela, de modo que la cita del jueves 27 de octubre pertenece al mismo grupo familiar que la del 8 de setiembre.

(6) Carlos G es el unico ladino de la escena.

Rosana Guber, Investigadora del CONICET en el Instituto de Desarrollo Economico y Social (IDES). Argentina.
COPYRIGHT 2011 Universidad Nacional de la Plata. Facultad de Humanidades y Ciencias de la Educacion
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2011 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

 
Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Guber, Rosana
Publication:Revista Latinoamericana de Metodologia de las Ciencias Sociales
Date:Dec 1, 2011
Words:14122
Previous Article:Antropologia social y sociologia argentinas: identidades disciplinares en cuatro congresos.
Next Article:Los conceptos de validez en la investigacion social y su abordaje pedagogico.

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2018 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters