Printer Friendly

La nocion de "Pueblo" en dos pensadores catolicos venezolanos: Cecilio Acosta (1818) y Mario Briceno-Iragorry (1897).

Introduccion

En este trabajo trataremos la nocion de pueblo que tienen Cecilio Acosta y Mario Briceno-Iragorry. Uno del siglo XIX y otro del siglo XX. Ambos practicantes y defensores de la doctrina catolica.

Se enfrentaron los dos a dictaduras, como la de Antonio Guzman Blanco quien fue la primera figura del panorama politico venezolano entre 1870 y 1889 y la de Marcos Perez Jimenez (1952-1958), con el resultado del ostracismo y la pobreza para el primero y el exilio, para el segundo.

Como veremos en este trabajo, enfocado solamente en la nocion de pueblo, existen muchas semejanzas con respecto a su pensamiento. Sin embargo, podemos ver algunas diferencias.

En el primero, hay una devocion marcada por el valor de la libertad individual y la industria. En el segundo resaltan mas el valor de la solidaridad y hace hincapie en los procesos agricolas. No obstante, el amor por la figura materna es en ambos autores manifiesto.

Las categorias de clasicismo y romanticismo en su sentido extenso, no limitadas estrictamente a la epoca en que estos dos movimientos se dieron, tal vez nos sirven para ilustrar esta comparacion entre ambos, porque Acosta por la limpidez y objetividad de su estilo, en la cual lucha por distanciarse del hecho concreto, podria ser calificado de clasico o apolineo. Sin embargo, su defensa de la libertad es tan profunda que algunos lo tipifican de romantico, lo que esta mas de acuerdo con su ubicacion cronologica.

Briceno se declara asi mismo como opositor de la historia romantica y colectivista. Sin embargo, no se distancia subjetivamente de los hechos para describirlos, los personaliza. Y aqui logra, como San Agustin, su mayor grandeza. Su pasion intensa y gusto por la paradoja lo ubican emocionalmente dentro de un romanticismo, que lo hace estar mas cerca del dios griego Dionisio.

A Acosta le toca adversar al positivismo, movimiento emergente en la epoca de Antonio Guzman Blanco y al otro, formarse en su juventud con maestros positivistas como Laureano Vallenilla Lanz, para luego negarlos como los hijos frecuentemente discuten con sus padres.

En fin, son dos figuras dentro del pensamiento que indiscutiblemente hablan de la riqueza venezolana en este terreno que frecuentemente no ha sido explorado ni tomado en consideracion.

Pueblo, providencialismo y valores

Resalta en estos dos pensadores venezolanos la relacion que existe entre la nocion de pueblo que ellos utilizan y la expresada por San Agustin con el termino Ciudad de Dios.

El pueblo ha sido un concepto muy utilizado a traves de la historia de la cultura, en este caso ademas relaciona este concepto con la divinidad y el camino que estos pensadores creen que se debe seguir el pueblo para encontrarla. Al respecto, Jose Luis Salcedo Bastardo, en su pequena obra titulada Por el mundo sociologico de Cecilio Acosta senala:
   Su providencialismo, en muchas ocasiones
   expreso, se halla tacito en la casi totalidad
   de su obra; es asi como senala que todos
   los pueblos han corrido desalados en pos
   de un venturoso porvenir, y niega que en
   el pasado se hubiera podido alcanzar tal
   ventura antes de la llegada de Jesucristo;
   y respecto al futuro preve igual resultado
   mientras no se vaya hacia Dios. Para el,
   solo el retorno a Dios y el sometimiento a
   su voluntad, pueden obrar el milagro de la
   felicidad terrena, los hombres paganizados
   seran impotentes en la lucha. (Y cita) Parece
   que los antiguos inventaron de proposito
   la fabula del VELLOCINO DE ORO, para
   simbolizar con ella la libertad de los pueblos;
   porque al cabo, despues de una navegacion
   tan larga y trabajosa, y tras tantos peligros y
   ansiedades, se ignoraba todavia el paradero
   de la opulenta y encantada COLCOS. (1)


Sin embargo, senala aqui mismo otra influencia importante en los vocablos sociales que utiliza este pensador: "y adviertase de paso la influencia tomista en los vocablos"

Cecilio Acosta expresa el camino que el considera mas importante para la formacion de un pueblo: "A un pueblo le conviene mucho fundar instituciones; cuando ha logrado esto el pueblo, ha entrado en su lecho natural, y corre por el como corre un rio. Las instituciones que con no poca frecuencia se toman por las leyes, las tomo aqui, como es tecnico y usual en casos semejantes, por el caracter y las costumbres que dan la practica y puede decirse fueron el primitivo patron de esas leyes." (2)

Tambien senala con claridad cual es el escollo fundamental para el crecimiento de los pueblos latinoamericanos:
   Lo que ha enfermado siempre a los pueblos
   americanos de la raza latina, y puede ser por
   algun tiempo su cancer futuro, es el odio
   politico: confunden de ordinario la idea con
   la persona, la doctrina con la parcialidad,
   se oyen a si solos, se niegan a la cooperacion
   de la labor comun; y vienen, como resultas,
   la esterilidad en los esfuerzos de la
   administracion, la impotencia en los trabajos
   de la paz, y la pendiente que va a dar a los
   abismos de la guerra. (3)


Mario Briceno Iragorry trata su nocion del pueblo sobre todo en su libro La hora undecima (1956), en la cual nos muestra lo desviado que esta el pueblo venezolano de esta senda providencialista que debia seguir para lograr un destino acorde con los valores que el predicaba, como eran el orden y la solidaridad los cuales tenian su mas acendrada expresion en la cultura hispanica:
   Del hondon de la Historia y del propio
   sentido de la realidad geografica se pueden
   extraer datos que ayuden a definir el papel
   que corresponde al venezolano en el orden de
   America y en el orden mayor de la comunidad
   universal de los pueblos. Gracias a este
   analisis se hace posible conocer la trayectoria
   del impulso que busca la propia realizacion de
   la persona humana como agente de cultura.
   El pueblo que ayer hizo la libertad de un
   continente no puede cambiar el titulo de tanta
   excelencia por el menguado oficio de sordo
   tecnocrata, dedicado a la venta de hierro y
   petroleo. (4)


El tenia un verdadero rechazo del uso de la tecnologia sin la reflexion adecuada de los beneficios que ella pudiera proporcionar al pueblo, ya que sin un analisis apropiado de la misma, convertiriamos las clases dirigentes en tecnocratas, imitadores de pueblos extranjeros y todo nuestro pasado glorioso desapareceria. Esta falta de reflexion tambien se veia para el reflejada en primer lugar en el pueblo llano:
   El pueblo que distrae su tiempo ante las pantallas
   convulsivas de la television, que grita y aplaude
   con frenesi selvatico ante el ring de boxeo, que
   nutre las multitudes enloquecidas frente a los
   jugadores de futbol y de beisbol, que delira y
   bota el dinero del diario mantenimiento en las
   pistas donde los caballos distribuyen con las patas
   fantasticas fortunas formadas con el trabajo de
   los incautos, ese pueblo se divierte y olvida de
   si mismo, reclama un tipo de educacion que lo
   acerque a planos donde germinen valores a tono
   con su propia dignidad (1956). (5)


Califica al pueblo venezolano de una manera dura, sin embargo no deja de tener mucha base en la observacion real: "El pueblo venezolano es un pueblo conforme. Es un rumiante de su propia angustia. Su drama es visible en todas las latitudes de nuestro territorio. Esta es una verdad cruda, pero es la verdad, nuestra propia verdad porque si la disimulamos, seguiremos siendo conformes, sin posibilidades para la superacion" (1943). (6)

El pueblo entonces para poder alcanzar su cometido segun estos dos pensadores, necesita educacion, asi como valores que lo hagan reflexionar inteligentemente acerca de la senda mas adecuada para lograr su plenitud. Tambien instituciones que canalicen su accion con respecto a los valores de su cultura. Por supuesto para lograr la cohesion debe distanciarse del odio politico que lo conduce a la guerra y de las adicciones que lo distancian de la reflexion acerca de sus verdaderos fines.

Pueblo, personalismo politico e historia

Acosta (1847) expresa como en medio de los albores del la faccion liberalista encabezada por Antonio Leocadio Guzman, quien desde sus publicaciones en "El Venezolano" llama a la insurreccion contra el gobierno, en nombre del pueblo.

Por lo que la utilizacion de este termino en estos casos merece ser revisado.

Acosta (1847) senala en relacion al Partido Liberal de Guzman, que determinados partidos, que no son mas que facciones que persiguen intereses particulares, lejos de representar los intereses del pueblo o de al menos una significativa porcion de este, se valen del mismo para legitimar insurrecciones, cometer crimenes, y promover ciertas politicas. Todas esas acciones que benefician a un personaje politico y a su sequito, pero que atentan contra los intereses del pueblo y el progreso de la nacion.

En ello coincide Briceno-Iragorry (1951) al referirse a una crisis de pueblo, como factor que ha impedido el progreso continuo del pais, asi como la conformacion de una solida nacionalidad venezolana. Atribuyendo dicha crisis de pueblo a razones historicas, e historicas no precisamente por referirse a sucesos del pasado, sino por la distorsion que se ha hecho de dicho pasado. Briceno-Iragorry (1951) destaca que en vista de que en Venezuela desde su fundacion como Republica no solo ha rendido culto a las hazanas de los personajes militares en detrimento de los aportes de los hombres a la historia, sino que cada personaje que llega al gobierno -principalmente por la via de las armas- busca desdenar todo aquello que lo precedio, asi: "lejos de ser una Venezuela en categoria historica, nuestro pais es la simple superposicion cronologica de procesos tribales que no llegaron a obtener la densidad social requerida para el proceso de nacion. Pequenas Venezuelas que explicarian nuestra tremenda crisis de pueblo". (p.14)

Briceno-Iragorry menciona a las "Pequenas Venezuelas" en relacion a la variedad de movimientos, ismos y otras tendencias, muchas de ellas exoticas o extrajeras, que ha experimentado el pais, lo cual le ha impedido crear una consciencia historica que permita distinguir los intereses particulares de los intereses del pueblo; asi los partidos y gobiernos de turnos se han fundado sobre proyectos personalistas donde se benefician unos pocos atentando contra las fines del Estado.

Por su parte, Acosta (s.f./1963) tambien destaca el personalismo sobre el cual giran los partidos politicos en Venezuela, como foco de inestabilidad y obstaculo de progreso para el pueblo:
   ... no deja ser comun en ellos [lospartidos]
   mayormente en algunas partes de nuestra
   querida America, el abuso que hacen de su
   triunfo y preponderancia algunas veces, y otras
   de su posicion, su numero o la perversion de las
   ideas en las multitudes, para extraviarlas (...)
   causa de continuas guerras, errores repetidos,
   desenganos que no ensenan, y de un estado
   social en que hay mas personalismo que ideas,
   y mas anhelo por el predominio de cada bando,
   cueste lo que costare (...) con grave perjuicio de
   las costumbres, y de la riqueza publica, sujeta
   a crecer hoy para ser ahogada manana por el
   casco del corcel de guerra ... (7)


A proposito de la connotacion historica que Briceno-Iragorry (1951) le otorga a la crisis de pueblo que sufre Venezuela, este subraya los peligros de: "vestir arreos de angeles a los Padres de la Republica" (p.32), pues al cometer el vicio de convertir la historia de estos personajes en leyenda, se ha impedido que estas figuras deificadas se conviertan en arquetipos sociales para el pueblo venezolano en cuanto a sus capacidades para vencer y crear. Por lo cual ese tono hagiografico y personalista de nuestra historia no permitio la consolidacion de estructuras de pensamiento que le dieran un: "piso inferior" al pueblo para el debate de las ideas politicas en el marco de la nacionalidad y los intereses comunes. Por ello en relacion al pueblo y la necesidad de partidos politicos, insiste en que la crisis de pueblo, tambien expresada como una crisis de partidos, esta dada por un predomino en nuestra historia de partidos en torno a un personaje y no a una solida ideologia o proyecto de pais:
   Nuestra politica anterior a 1936 habia
   degenerado en politica tribal. El viejo cacique
   que se comprometia a sostener un jefe. Tan
   caprichosa fue la manera de verse la politica,
   que cuando el general Juan Bautista Araujo,
   llamado el Leon de los Andes, pacto con
   Guzman Blanco, su partido, es decir, el antiguo
   partido oligarca que desde Trujillo dominaba la
   cordillera, se llamo Partido liberal guzmancista
   araujista. (8)


Por otro lado, segun Briceno-Iragorry (1951) el individualismo expresado en la politica a traves del personalismo, paradojicamente ha devenido en una vocacion igualitarista por parte del pueblo venezolano, que si bien es aparentemente verdadera en su intencion, no se corresponde con el desenvolvimiento real del pueblo; pues tal nocion de igualdad no es vista como un derecho que han de tener todos referente a las oportunidades, sino como una igualdad en cuanto a nuestras facultades, es decir, todos estan facultados para hacer todo. De esta manera generandose un trastornado sentido de autosuficiencia individualista, donde el trabajo en equipo es completamente desestimado, por tanto foco de conflicto de semejantes presunciones, ocasionando que no haya cabida para el respeto de las jerarquias y responsabilidades de cada quien, dando paso a la anarquia y posteriormente a los gendarmes necesarios. Trastornada vision que se ha acentuado con la subita riqueza petrolera:
   El mal estuvo, no en que saltase el aceite, sino
   en la obnubilacion que ocasiono en muchos
   la perspectiva de una brillante mejora en
   las posibilidades individuales de vida. Esta
   circunstancia hizo que se pensara solo en el
   interes personal de los hombres que caminaban
   a millonarios y que se olvidasen los intereses del
   pueblo. Desprovistos los politicos, los negociantes
   y los abogados del sentido de responsabilidad
   colectiva que hace fuertes a las naciones,
   no cuidaron de defender lo permanente
   venezolano ... (9)


Ambos autores manifiestan una critica a las revoluciones que en ultima instancia no conducen al desarrollo del pueblo sino a su destruccion y a la guerra. Acosta afirma:
   Se dice que los gobiernos tienen con frecuencia
   la culpa de las revoluciones: es verdad;
   (...) Debemos evitarlas en general por una
   multitud de consideraciones, comunes a
   todos los tiempos y a todos los paises de la
   misma raza nuestra. En primer lugar, la
   administracion que nace de un campo de
   batalla por necesidad se ha de resentir del
   elemento personal: creada por la fuerza,
   continua representando la fuerza, porque los
   habitos no se cambian de un dia para otro, y
   menos los que forma la disciplina militar. (..)
   Pues bien, la paz es la unica que acrisola la
   virtud y la vende por su precio; y la guerra la
   que fabrica papel-moneda y lo hace circular
   por la violencia. (10)


De la misma manera Briceno-Iragorry mantiene en carta a Caracciolo Parra Leon, el 17 de noviembre de 1936: "Y necesario es no olvidar que el pueblo no reflexiona y que su mayor fuerza es el sentimiento rapido, que lo conduce a lo sublime o lo arrastra a los abismos del crimen (...) Tu diras que hay un tanto de sentimentalismo en esta manera de enfocar la realidad social venezolana, pero justamente ahi reside la razon de nutrirse las revoluciones. El pueblo antes de discurrir siente, y los lideres mueven la conciencia colectiva con argumentos que hieren la voluntad, propensa a la accion irreflexiva". (11)

Asi tanto para Cecilio Acosta como para Mario Briceno-Iragorry la senda a seguir para un mejor futuro del pueblo era la paz desde la reflexion que traeria el libre ejercicio de la inteligencia, la racionalidad, el trabajo, la industria y la solidaridad que construirian un mejor sitio para el hombre en la tierra de acuerdo con el mensaje evangelico y proyectarian su existencia hacia la morada definitiva.

Bibliografia

ACOSTA, C. (s.f/). "Los partidos politicos". En Cecilio Acosta. Editor.

SAMBRANO URDANETA, O. Caracas: Academia Venezolana de la lengua, 1963.

ACOSTA, C. Por el mundo sociologico de Cecilio Acosta. Caracas, Cuadernos Literarios de la Asociacion de Escritores Venezolanos, volumen 52, 1946.

ACOSTA, C. Obras, Tomo IV. Caracas: El Cojo, 1963.

FEBRES, L. La historia en Mario Briceno-Iragorry. Caracas: Universidad Metropolitana, 2001.

BRICENO-IRAGORRY, M. Mensaje sin destino. Caracas: s.n, 1951.

BRICENO-IRAGORRY, M. Obras Completas. Vol. 20. Caracas: Ediciones del Congreso de la Republica, 1988 a 1998.

GRASES, P. Antologia del pensamiento de Cecilio Acosta. Caracas: Biblioteca Popular Mirandina, 1977.

Laura Febres *

* Doctora en Historia (UCAB). Profesora Titular, adscrita al Departamento de Humanidades de la Universidad Metropolitana. lfebres@unimet.edu.ve

(1) Salcedo-Bastardo L., en Acosta, C., Por el mundo sociologico de Cecilio Acosta, p. 17.

(2) Grases, P., Antologia del pensamiento de Cecilio Acosta, p. 138.

(3) Ibid., p.146.

(4) Febres, L., La historia en Mario Briceno-Iragorry, p. 329.

(5) Ibid., p. 330.

(6) Ibid., p. 334.

(7) Acosta, C., "Los partidos politicos", p.151.

(8) Briceno-Iragorry, M., Mensaje sin destino, p. 37.

(9) Briceno-Iragorry, M., Ob. Cit., p.76.

(10) Grases, P., Ob. Cit., p.148.

(11) Febres, L, Ob. Cit., p. 333.
COPYRIGHT 2018 Universidad Metropolitana
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2018 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Febres, Laura
Publication:Almanaque
Date:Dec 1, 2018
Words:3039
Previous Article:Preliminares para un Dossier sobre Cecilio Acosta.
Next Article:Cecilio Acosta, un educador de pensamiento profundo.
Topics:

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2019 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters