Printer Friendly

La mujer moderna en La ultima niebla y La bella durmiente: la tension entre el "deber ser" y el "querer ser"/The modern woman in La ultima niebla and La bella durmiente: the tension between "must be" and "want to be".

La ultima niebla de Maria Luisa Bombal y La bella durmiente de Rosario Ferre son breves novelas publicadas en 1941 la primera, y 1976 la segunda; ambas obras responden, en su propio contexto cada una, a la reciente modernidad de Latinoamerica. Como es natural, las artes, entre ellas la literatura, se actualizan constantemente a la par de los procesos historico-politicos de las sociedades, es por ello que no resulta extrano encontrar en las obras latinoamericanas el refejo del proceso modernizador en la region, desde las tematicas hasta la sofsticacion de las tecnicas narrativas. La modernizacion supone un fuerte cambio para todas las sociedades que la desarrollan, especialmente en Hispanoamerica, y es que el crecimiento de las urbes junto al desarrollo de la industria se produce de una forma especialmente rapida, a lo cual tambien se suma la urgencia de la conformacion de los Estados-Nacion para todos estos paises independizados; la relevancia de este cambio es indiscutible, asi como tambien lo es la reestructuracion de las sociedades y los sujetos que participan en ella, siendo el mas relevante para el presente texto: la mujer y su representacion en la literatura vista desde la modernidad latinoamericana.

Antes de volcarme directamente sobre las dos obras a trabajar, me gustaria plantear algunas generalidades en torno a la imagen de la mujer en la literatura, y la primera de ellas es lo relegada que se ha visto durante anos la escritura de la mujer. Cecilia Correas de Zapata en su "Breve historia de la mujer en la narrativa hispanoamericana" indicaba la baja presencia de la literatura escrita por mujeres en cuanto a la valoracion de estos textos como produccion de interes; si bien el articulo de Correas de Zapata que acabo de nombrar es de 1977 y por ende desactualizado para nuestros dias, nos permite ser conscientes de la labor a la que hacen frente autoras como Bombal o Ferre. Con tal panorama en la produccion literaria, es necesario comprender que las representaciones de la mujer dentro de esta literatura provengan desde la masculinidad y no desde la experiencia femenina, lo que ya supone un cambio en el tratamiento de la mujer. En segundo lugar, creo necesario recordar que la literatura femenina se considero como una literatura sentimental, intimista, como bien dice Correas de Zapata, empero esta perspectiva comienza a transformarse a mediados del s. XIX en Latinoamerica con publicaciones como Sab de Gertrudis Gomez de Avellaneda. Volviendo nuevamente sobre lo dicho por Correas de Zapata, Sab habria de ser una de las primeras novelas escritas por una mujer y que tantea la funcion social de la literatura, poseyendo una clara denuncia sobre la esclavitud (por nombrar lo mas relevante) entre sus lineas, camufada tras una historia de amor y un prologo de la autora que intenta quitarle relevancia a su obra. Y si en el s. XIX encontramos a autoras que emprenden campanas para defender los derechos de otros a traves de una literatura que intenta disimular su compromiso social, en el s. XX, las escritoras comienzan a revelarse, de una u otra forma, contra la opresion que les mantuvo en silencio durante tantos anos, abriendo las tematicas y los aspectos formales de la escritura, apareciendo como autoras a considerar. Francine Masiello apunta: "En su contexto literario hispanoamericano, esta productividad trae consecuencias de especial importancia, pues la escritura femenina amplia las posibilidades estructurales de la novela y pone enfasis en la identidad de la mujer como respuesta a la narrativa masculina vigente." (Masiello, 807) Quedandonos con las ultimas palabras de Masiello entendemos que, en textos como "La ultima niebla" o "La bella durmiente" de las ya nombradas autoras, la representacion de la mujer en la literatura expande sus tematicas, llegando a aparecer en las obras que abordare la tension en la identidad femenina en tanto se enfrenta a un "querer ser" versus un "deber ser".

Para comenzar, primero debemos situar y comprender el contexto en el cual son insertadas las mujeres que protagonizan las novelas de Bombal y Ferre; tanto la protagonista de La ultima niebla como Maria de los Angeles son mujeres que se situan en la burguesia, perteneciendo la primera a una burguesia mas bien terrateniente y cristiana, que se desenvuelve en un espacio rural, a diferencia de la segunda que pertenece a una burguesia mas bien urbana, de caracter cristiano, ademas de vincularse con una sociedad claramente de elite (la beautiful people). Sobre esta diferencia entre los tipos de burguesia volvere mas adelante, pues lo que me interesa senalar ahora son las expectativas que ambas sociedades imponen sobre la fgura de la mujer: el "deber ser".

El tratamiento del "deber ser" en La ultima niebla es constante durante las primeras paginas, previas al encuentro con el desconocido; y este "deber ser" se vuelca sobre el tener que reemplazar una fgura muerta, la fgura de la fallecida esposa de Daniel: "Mi marido me ha obligado despues a recoger mis extravagantes cabellos; porque en todo debo esforzarme en imitar a su primera mujer, a su primera mujer que, segun el, era una mujer perfecta" (Bombal, 14). Daniel esta permanentemente haciendole notar a la protagonista la insatisfaccion que ella le produce al no poder replicar lo que aquella mujer (la muerta) fue para el, asi como tambien es gracias a el que su vida (de la protagonista) se ha completado y, por ende, ha escapado del destino que le aguardaba.
--?Para que nos casamos?

--Por casarnos? respondo.

Daniel deja escapar una pequena risa.

--?Sabes que has tenido una gran suerte al casarte conmigo? ... ?Te
hubiera gustado ser una solterona arrugada que teje para los pobres
de la hacienda? ... Ese es el porvenir que aguarda a tus hermanas...
(Bombal, 11)


Por otro lado, la insistencia del esposo sobre la incapacidad de reemplazar a su primera esposa va produciendo, a la larga, la sensacion de insatisfaccion de la protagonista consigo misma. Esta autoinsatisfaccion, sin embargo, no es trabajada desde la incapacidad de la mujer por satisfacer al hombre, como se podria esperar, sino que desde la imposibilidad de satisfacerse a si misma, como una deuda consigo misma, dejando en segundo plano la insatisfaccion del esposo gracias al desinteres que ella demuestra hacia el.

La auto-insatisfaccion se desarrolla en primer momento a traves de cierto miedo a la muerte, a ese estado de no-vivir, el cual se plantea a traves de la escena donde suena con el funeral de una mujer, la cual podria presumirse es la primera esposa de Daniel, la fgura femenina que la protagonista pareciera rechazar. "Me acerco y miro, por primera vez, la cara de un muerto. Veo un rostro descolorido, sin un toque de sombra en los anchos parpados cerrados. ... Esta muerta, sobre la cual no se me ocurriria inclinarme para llamarla porque parece que no hubiera vivido nunca" (Bombal, 12). Sin embargo, a este miedo sobre dejar de vivir, se contrapone de inmediato un autoconvencimiento: "!Yo existo, yo existo--digo en voz alta--y soy bella y feliz! Si, !feliz!; la felicidad no es mas que tener un cuerpo joven y esbelto y agil." (Bombal, 13). No obstante, este ejercicio de la protagonista que se sostiene con la idea de la juventud del cuerpo, termina por volverse inutil en cuanto aparece Regina, mujer vivaz, completamente opuesta a la muerta. El vigor de esta mujer le hace volverse consciente de su propia supresion, tanto por obra de Daniel como por si misma al hacer lo necesario para reemplazar a la muerta: "Me miro al espejo atentamente y compruebo angustiada que mis cabellos han perdido ese leve tinte rojo que les comunicaba un extrano fulgor, cuando sacudia la cabeza. Mis cabellos se han oscurecido. Van a oscurecerse cada dia mas". (Bombal, 14)

Y a pesar de que Regina tambien se le dibuja en la narracion con un rostro palido, al igual que la muerta, en ella esta palidez adquiere un sentido distinto, no de 'no-vivir', sino de intensidad: "Tengo muy cerca de mi cara su cara palida, de una palidez que no es en ella falta de color, sino intensidad de vida, como si estuviera siempre viviendo una hora de violencia interior" (Bombal, 15). Esta vision sobre Regina acentua la fgura de la muerta que, a pesar de compartir la palidez en el rostro, pareciera nunca haber vivido.

De este modo, el "deber ser" que se le impone a la protagonista de La ultima niebla se va confgurando a traves de la idea de muerte en vida, pues Daniel esta forzando a su nueva esposa a actuar tal como lo hacia la difunta, haciendola entrar en una dinamica monotona que no lleva mas que al marchitar de su vida, volviendola practicamente un sin sentido del que no se puede escapar si no es a traves de la muerte efectiva: "Y sera lo mismo hasta que la vejez me arrebate todo derecho a amar y a desear, y hasta que mi cuerpo se marchite y mi cara se aje y tenga verguenza de mostrarme sin artifcios a la luz del sol. ... No me siento capaz de huir. ... La muerte me parece una aventura mas accesible que la huida" (Bombal, 20).

En el caso de La bella durmiente de Ferre, el "deber ser" que se plantea para imponerse en la protagonista, si bien tambien apunta hacia una fgura de mujer ideal, se presenta a traves de dos vias. La primera version del "deber ser" y que es rechazada por los padres de la protagonista es el camino eclesiastico, de rectitud a traves del cristianismo: "No puedo negarle que en su hija habiamos cifrado nuestras esperanzas de que algun dia recibiera el premio mas alto de nuestro colegio, el Primer Medallon. ... Muchas [exalumnas] han sentido la llamada de la vocacion, de hecho la mayor parte ha ingresado a nuestro claustro." (Ferre, 151) Y una vez descartada esta fgura femenina de "deber ser" eclesiastico, se aborda la que es elegida e impuesta por los padres: "Pero nuestro verdadero deseo es, Madre, el dia de manana ver a Maria de los Angeles, ni bailarina ni religiosa, rodeada de hijos que la consuelen en su vejez. Por esto le rogamos que... tomen ustedes la decision de no fomentarle la piedad en demasia." (Ferre, 153) Es necesario resaltar que ambas fguras femeninas, por la forma en la que se plantean, comparten el caracter de sometimiento que debe poseer quien las encarne; mientras las monjas son sometidas a las leyes de la iglesia, renunciando a una vida normal para servir a su deidad, la madre que los padres esperan que sea Maria de los Angeles es una igualmente sometida, pero por la familia, hijos y esposo, para asi aligerar las preocupaciones del padre respecto a la herencia: "Maria de los Angeles heredara a nuestra muerte una cuantiosa fortuna, siendo hija unica. ... Las fortunas hay que protegerlas hasta despues de la muerte.... Nuestra desgracia esta en haber tenido una hija y no un hijo" (Ferre, 153). De este modo, la imagen de Maria de los Angeles es reducida a tan solo una mujer que se unira a un hombre lo sufcientemente exitoso como para no robar la herencia de Fabiano, una mujer que engendrara hijos con el fn de perpetuar las riquezas.

Sobre la confguracion del "deber ser" en ambas protagonistas es necesario hacer evidente el elemento comun que las une: ambas estan siendo sometidas, suprimidas por un "deber ser" que deviene de una fgura masculina; Daniel, en calidad de esposo, suprime a la protagonista de Bombal en tanto esta seria incapaz de reemplazar a su primera esposa, y Fabiano, en calidad de padre, suprime y dirige el destino de su hija para volverla una replica de su propia esposa. Creo necesario hacer el alcance para explicitar lo que queda dicho entre lineas por parte de Fabiano, y es que esta determinacion en dirigir la vida de su hija ocurre unicamente por haber nacido como tal: mujer. Para ambas protagonistas, el "deber ser" esta estrechamente vinculado con el rol asignado de esposa y, en Ferre, tambien de madre.

Y como ya lo mencionaba anteriormente, el "deber ser" de la mujer, en estas obras, esta contrapuesto al "querer ser" de las protagonistas. Tanto Maria de los Angeles como la protagonista de La ultima niebla rechazan los modelos de mujer que se les intentan imponer, y lo hacen por una determinacion propia en la que busca cada una reafrmar su existencia e identidad.

Como ya vimos en La ultima niebla, si el "deber ser" es una suerte de 'muerte en vida', el "querer ser" de la protagonista que se opone y tensiona al "deber ser", es el 'estar viva'. Este estado contrario a la muerte se vuelve el deseo, tal como adelantabamos mas atras, despues de que la protagonista ve a Regina y percibe que esta mujer es todo lo que ella misma fue o quiere ser. A Regina no solo se le va vinculando con la vida, sino tambien con la juventud y con cierta libertad al ser capaz de elegir no solo tener un amante, sino que tambien, posteriormente, suicidarse.
La niebla se estrecha, cada dia mas, contra la casa. ... Anoche sone
que por entre rendijas de las puertas y ventanas, ... esfumaba el color
de las paredes, los contornos de los muebles, y se entrelazaba a mis
cabellos, y se me adheria al cuerpo y lo deshacia todo, todo... Solo,
en medio del desastre, quedaba intacto el rostro de Regina, con su
mirada de fuego y sus labios llenos de secretos. (Bombal, 18)


Junto a la fgura de Regina, cuando esta ya se ha vuelto el "querer ser" de la protagonista, la niebla espesa y que habia estado subyaciendo, rondando la casa de la protagonista, se vuelve el elemento principal, ingresando asi a la casa para activar el mecanismo a traves del cual se cumplira el "querer ser" en el viaje a la ciudad.Y asi como Regina es el modelo aspiracional para La ultima niebla, Carmen Merengue lo sera para La bella durmiente.

En principio, la fgura de Carmen Merengue, bailarina y amante del padre, pareciera ser tan solo la aspiracion de una nina que gusta del baile y que ve, en esta mujer, el talento y, sobre todo, la pasion con la cual lleva a cabo su arte: "bailar es lo que mas me gusta en la vida solo bailar... la recuerdo muy bien Carmen Merengue la volatinera volando de un trapecio a otro bailando... girando vertiginosamente hasta desaparecer bailando como si nada le importara si vivia o moria solo bailar" (Ferre, 149) Sin embargo, la aspiracion de querer ser como Carmen se acentua y traslada por completo al modelo femenino que Maria de los Angeles elige para si misma, no tan solo por el vinculo del baile, sino que tambien por la libertad que caracteriza a Carmen: "Felisberto es mi novio dice que se quiere casar conmigo Carmen Merengue no se casaria diria que no con la cabeza moviendo de lado a lado la cara de yeso enmarcada de risos postizos" (Ferre, 152). Y la confguracion de la libertad de la volatinera se completa con el rechazo de Carmen hacia la vida de senora que Fabiano intenta implantar en ella, vida de la cual Carmen termina por escapar y volver a la feria para seguir bailando.

Para ambas protagonistas, las fguras femeninas a las que aspiran son fguras no-modelicas en sus contextos burgueses. Carmen y Regina son personajes que, de una u otra forma, atentan contra la rectitud de la mujer burguesa modelica, en tanto una es bailarina y la otra apasionada, ambas son amantes y ambas se caracterizan con la libertad, al volver a la feria y al suicidarse.

Ahora bien, a pesar de que ambas protagonistas compartan un "deber ser" y un "querer ser" similares, la manera en la que cumplen sus deseos son bastante diferentes, asi como tambien lo es la resolucion fnal en cuanto ven que su "querer ser" es mas bien inviable.

Como ya lo mencione, para la protagonista de Bombal la niebla se vuelve el elemento principal al ser este el medio por cual cumple su "querer ser". La niebla que distorsionaba y absorbia el paisaje entra en casa y termina por abrir la dimension onirica de la protagonista. A esta niebla onirica se suma el espacio urbano y el divagar entre las calles, desembocando asi en el encuentro con el amante desconocido, el que guia a la protagonista hacia una casa en la que se produce el encuentro sexual. Y es este encuentro el que brinda a la protagonista la 'vida' que habia estado buscando (o mas bien esperando) tras ver a Regina: "Anudos mis brazos tras la nuca, ... y cada gesto me trae consigo un placer intenso y completo, como si, por fn, tuvieran una razon de ser mis brazos y mi cuello y mis piernas !Aunque este goce fuera la unica fnalidad del amor, me sentiria ya bien recompensada!" (Bombal, 22). Es en este espacio urbano en el que se desarrolla el "querer ser", espacio que representa la vida para la protagonista, sentenciando asi que "la noche y la neblina... no conseguiran infltrar en este cuarto un solo atomo de muerte" (Bombal, 21). No obstante, esta realizacion del "querer ser" queda relegada a la dimension onirica que abrio la niebla desde un principio, a un plano de ensonacion y de intimidad.

De todas formas, el encuentro con el amante no solo da vida y razon de ser a la protagonista (confrma su identidad), sino que tambien es lo que le impulsa a seguir existiendo, arrancandola del tedio en el que su matrimonio la habia mantenido sumergida. "Pasan los anos. ... Mi seno esta perdiendo su redondez y consistencia de fruto verde. ... Pero, !que importa! !Que importa que mi cuerpo se marchite, si conocio el amor! Y que importa que los anos pasen, todos iguales. ... Tan solo con un recuerdo se puede soportar una larga vida de tedio." (Bombal, 24) El recuerdo, la capacidad de revivir al amante cada vez que la protagonista lo desea o necesita, se torna una fantasia que comienza a volverse una realidad gracias a la perdida del sombrero de paja y luego, gracias a la visita en el estanque que es presenciada por el hijo menor del jardinero, Andres. Si bien la fantasia del amante se vuelve mas real, con el tiempo tambien se vuelve mas difusa, y es que el recuerdo de su amante sin nombre, sin voz, sin olor, un hombre que pudo ser cualquiera, comienza a desvanecerse, a ser absorbido por la misma niebla que lo posibilito.Y junto a este debilitamiento del recuerdo aparece el sentimiento de culpa, de engano, por haber permitido el encuentro marital con Daniel; es el amante el que ha sido traicionado y es Daniel el encuentro caprichoso.

La progresiva incapacidad de recordar al amante, sumada a la desaparicion del testigo Andres, sumergen a la protagonista en un cierto estado de busqueda desesperada, ante lo cual surge una posible solucion: "Si me resignara a vivir como antes de mi viaje a la ciudad, tal vez recobraria la paz..." (Bombal, 38). Sin embargo, para ella ya no es una opcion retomar con su interioridad el modelo de mujer que le fue impuesto. Para la protagonista ya no hay un retorno, dada la relevancia que adquirio el amante en su vida: "Soy una enferma avergonzada de su mal. !Oh, no! !Yo no puedo olvidar! Y si llegara a olvidar, ?como haria entonces para vivir? Bien se que los seres, las cosas, los dias, no me son soportables sino vistos a traves del estado de vida que me crea mi pasion. Mi amante es para mi mas que un amor, es mi razon de ser, mi ayer, mi hoy, mi manana."(Bombal 39). Y en consonancia con esta paulatina desaparicion del amante, tambien se produce el suicidio de Regina.

La posible extincion de la fgura de Regina se vincula estrechamente a la imposibilidad de liberacion en la protagonista. Si para Regina, quien era libre en su mundo interior asi como exterior, el fnal es la muerte temprana, esto no seria mas que la senal de una liberacion imposible para la protagonista, quien ha efectuado el "querer ser" tan solo en el plano de la interioridad, dentro de su dimension onirica.
Tras el gesto de Regina hay un sentimiento intenso, toda una vida de
pasion. Tan solo un recuerdo mantiene mi vida, un recuerdo cuya llama
debo alimentar dia a dia para que no se apague. Un recuerdo tan vago y
tan lejano, que me parece casi una ficcion. La desgracia de Regina: una
llaga consecuencia de un amor, de un verdadero amor, de ese amor hecho
de anos, de cartas, de caricias, de rencores, de lagrimas, de enganos.
Por primera vez me digo que soy desdichada, que he sido siempre
horrible y totalmente desdichada. (Bombal, 42).


Y al igual que la niebla que posibilita y luego borra el recuerdo del amante, Regina es quien abre las aspiraciones de la protagonista y tambien es quien las cierra, devolviendola a su estado previo al hacerle sentir su desdicha por no haber vivido la vida con pasiones tal como hizo ella, por haber sucumbido ante el modelo de la mujer correcta, de la mujer muerta. La muerte del modelo es interpretada como la frustracion del intimo "querer ser como Regina"; ya no hay una fgura inspiradora, ni siquiera una proyeccion sobre Regina. Es por esto que la protagonista vuelve a caer en cuenta sobre su propia realidad.

Para el caso de Maria de los Angeles en La bella durmiente, el "querer ser" esta vinculado a la actividad de la danza, personifcada en la fgura de Carmen Merengue, tal como ya revisamos. A diferencia de lo que ocurre en La ultima niebla, la posibilidad para realizar el "querer ser" de Maria de los Angeles se presenta a traves de Felisberto, su esposo. Tras caer en un profundo sueno al enterarse de que sus padres no permitiran que siga bailando, Maria de los Angeles no despierta sino gracias a Felisberto: "era Felisberto que se acercaba trato de levantarse pero el lame drapeado alrededor de su cuerpo la oprimia es lame de oro puro con ese peso encima no se puede bailar !BAILAR!" (Ferre, 157) El que sera su esposo, entre sus suenos, le quita de encima el peso del lame que es el "deber ser" que sus padres le imponian, la imposibilidad de la danza.

"Felisberto, ?eres tu, principe sonado? ... despiertate mi amor ahora vas a poder bailar todo lo que tu quieras porque han pasado cien anos y ya se han muerto tus padres... las resenadoras sociales las damas de sociedad las monjas del colegio ahora vas a poder bailar para siempre porque te vas a casar conmigo" (Ferre, 158) La muerte es la distancia que pondra Felisberto entre Maria de los Angeles y las fguras que presionan a la protagonista para cumplir con el "deber ser".

Felisberto despierta a Maria de los Angeles con una promesa de matrimonio compatible con su "querer ser" bailarina y la saca del profundo sueno en el que se habia resguardado. Es necesario hacer evidente el ejercicio de abstraccion que ambas mujeres protagonizan en la obra como la forma predilecta para evadir su propia realidad. Ahora, continuando con la realizacion del "querer ser" en La bella durmiente, a pesar de que es el mismo Felisberto, quien se ofrece como la solucion posibilitadora del deseo, es a la vez quien trunca y pone fn la realizacion de Maria de los Angeles, situacion que la protagonista vaticinaba desde el dia de su boda a traves del ballet Giselle. La protagonista preve que Felisberto podria convertirse en su propio Loys, empenado en perseguirla para "tratar de quitarle su traje blanco delirio deshojarselo petalo a petalo en el acto de amor para despues prenarla meterle un hijo dentro de su vientre delgadisimo de clepsidra quitarle su ligereza de gota de agua ensancharle sus caderas de semilla ya fofas y abiertas para que ella no pueda jamas volver a ser una willis" (Ferre, 166)

El "querer ser" bailarina de Maria de los Angeles termina por imposibilitarse al ser forzada a quedar encinta. La condicion de no tener hijos en favor de la danza que Felisberto habia aceptado es violentada, tanto por el deseo de el mismo, como por el de los padres de la joven que pretendian hacerla encajar en la fgura de mujer modelo. Felisberto escribe en la carta a Fabiano que creyeron que: "a mi lado ella sentaria cabeza, encontraria esa conformidad y aceptacion que le faltaban y que todas las mujeres les produce ser esposa y madre." (Ferre, 175), pero que, sin embargo, cuando se intento volver a Maria de los Angeles la senora completa que todos (sin exclusiones) deseaban que fuese, "en vez de darle a su hija la alegria que yo esperaba una vez que tuviera a su hijo entre sus brazos, ha venido a ser una maldicion para ella, un fardo insoportable que ha abandonado al cuidado de la ninera." (Ferre, 176)

El hijo es el elemento que termina por sellar el devenir de Maria de los Angeles, un devenir que le fue impuesto y que, a pesar de presentarse

una via para alcanzar su "querer ser", no fue sino un engano que, de todos modos, le arrastro hacia el modelo femenino que ella no acepto como propio ni quiso replicar para si.

A diferencia de lo que ocurre en La ultima niebla, en esta obra de Ferre nos encontramos con una mujer que entra en un estado de negacion y rechazo frente a lo que le han obligado a ser: una senora, una esposa y una madre burguesa y cristina. Este estado de rechazo en el que ingresa la protagonista es interrumpido solo y unicamente por volver a presenciar un show de la volatinera Carmen Merengue. La imagen de la mujer que inspiro y alento a Maria de los Angeles para no seguir con la fgura femenina que se le estaba intentando imponer, vuelve a aparecer, pero a diferencia de como ocurre con Regina que reaparece medio muerta, en sintonia con el paulatino desvanecimiento del recuerdo del amante, es decir, como una confrmacion a la imposibilidad del "querer ser", Carmen permanece como simbolo de libertad indomable; la misma Carmen que Fabiano intento dominar volviendola una senora, es la misma Carmen que escapa y se reencuentra con su naturaleza que esta en el deambular, en el espectaculo de la feria, es la misma Carmen Merengue con la que la protagonista se reencuentra. A partir de este momento, del reencuentro con las fguras inspiradoras del "querer ser", La ultima niebla y La bella durmiente se separan y desarrollan por dos caminos bastante diferentes si es que no completamente opuestos.

Continuando con Ferre, tras el reencuentro con la volatinera Carmen Merengue, el impetu en el "querer ser" de Maria de los Angeles se vuelve muchisimo mayor. La protagonista abandona por completo la posicion de pasividad del sueno, con el que tan solo retrasaba el cumplimiento de lo que sus padres tenian previsto para ella. Maria de los Angeles abandona el aletargamiento de su estado de negacion y planifca, secretamente, la unica manera con la que se podra librar de aquella fgura femenina que le imponen: su muerte simbolica (obligando a que otros la marginen de la sociedad a la cual pertenece) o su muerte efectiva.

El dia en el que su plan se llevara a cabo, cuando Felisberto esta por abrir la puerta y descubrirla siendole infel, nos encontramos con que Maria de los Angeles "penso con alivio que por primera vez iba a poder ser ella, que por primera vez iba a poder ser bailarina, aunque fuera de segunda o de tercera categoria" (Ferre, 180). El plan defnitivamente le permitiria cumplir su "querer ser" bailarina, ya sea volviendose Carmen Merengue o una willis.

Este acto de rechazo a lo que estaba planifcado e impuesto para ella (a traves de planifcar su propia muerte en manos del hombre), no esta presente en la obra de Bombal. En La ultima niebla no encontramos una liberacion concluida de la mujer, sino que al acabar la novela nos encontramos con que la protagonista ha terminado por sucumbir al modelo ideal. Lo que ocurre con la protagonista de Bombal es la frustracion. Regina muere, y junto a ella, tambien se van las pasiones de la protagonista y, sobre todo, el amante.

"Y siento, de pronto, que odio a Regina, que envidio su dolor, su tragica aventura y hasta su posible muerte. Me acometen furiosos deseos de acercarme y sacudirla duramente, preguntandole de que se queja, !ella, que lo ha tenido todo! Amor, vertigo y abandono." (Bombal, 47). La protagonista ya no puede proyectarse en Regina, tampoco puede recordar al amante tras dar con la casa en la que se produjo el encuentro y descubrir que ahi vivia tan solo una mujer con su hijo y el recuerdo de su difunto esposo. Al no poder acceder a ninguna de sus fantasias, la protagonista retorna a su anterior estado de tedio: "un destino implacable me ha robado hasta el derecho de buscar la muerte; me ha acorralado lentamente... a una vejez sin fervores, sin recuerdos...; sin pasado." (Bombal, 48) Ya no le queda mas que apegarse al modelo de mujer que le fue impuesto: "Daniel me toma del brazo y echa a andar ...Lo sigo para vivir correctamente, para morir correctamente, algun dia." (Bombal, 48).

Es notable la diferencia entre los fnales de cada protagonista, a pesar de las grandes similitudes en el planteamiento del "deber ser" para cada una. Empero, tanto las semejanzas como las diferencias pueden ser comprendidas gracias al contexto en el que se ubican cada una de las protagonistas. Si bien ambas pertenecen a la burguesia moderna latinoamericana, cristiana, con sus codigos morales y sociales particulares, el punto que las distancia y que, a mi modo de ver, es el que fnalmente produce un desarrollo y una conclusion distinta para cada una, es la ubicacion espacial de ambas: La ultima niebla nos traslada a una mujer burguesa, si, pero en un espacio rural, mientras que La bella durmiente se desenvuelve siempre dentro de lo urbano, jamas abandona la ciudad; dentro de la tradicion literaria los espacios rural-urbano siempre se han presentado como opuestos y, coincidentemente, tambien son espacios que representan la imposibilidad y las posibilidades. Esta dinamica se refeja, incluso, dentro de la misma novela de Bombal, en donde la protagonista encuentra su "querer ser" (su posibilidad de realizacion) en la ciudad, mientras que en su casa de campo no encuentra mas que la frustracion e imposibilidad.Y bajo esta misma concepcion, el desarrollo y fnales para ambas obras se producen en concordancia con lo que representan sus espacios vitales para la modernizacion latinoamericana, proceso historico en el que se ensamblan estas obras.

BIBLIOGRAFIA

BOMBAL, Maria Luisa. La ultima niebla. Santiago de Chile: Andres Bello, 1994.

CORREAS DE ZAPATA, Celia. "Breve historia de la mujer en la narrativa hispanoamericana." Sexto Congreso de la Asociacion Internacional de Hispanistas 1977. Toronto: Department of Spanish and Portuguese, University of Toronto, 1980.

FERRE, Rosario. "La bella durmiente" Papeles de Pandora. Mexico: Planeta, 1990.

GUERRA-CUNNINGHAM, Lucia. "Tensiones Paradojicas De La Femineidad En La Narrativa De Rosario Ferre." Chasqui: revista de literatura latinoamericana 13, (1984): 13-25.

GUERRA-CUNNINGHAM, Lucia. "Vision De Lo Femenino En La Obra De Mariacd Luisa Bombal: Una Dualidad Contradictoria Del Ser y El Deber-Ser." En Revista Chilena De Literatura, 25 (1985): 87-99.

MASIELLO, Francine. "Texto, ley, transgresion: especulacion sobre la novela (feminista) de vanguardia." En Revista Iberoamericana 51.132 (1985), pp 807-822.

Nadia Marambio Contreras

Universidad de Chile

nadia.marambio@gmail.com
COPYRIGHT 2018 Universidad de Chile, Facultad de Filosofia y Humanidades
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2018 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Contreras, Nadia Marambio
Publication:Nomadias
Date:Dec 1, 2018
Words:5609
Previous Article:Diferencia sexual y cuerpo en la escritura de mujeres. Trazos para una critica desarticuladora desde los bordes/Sexual diference and body in the...
Next Article:Hacia una educacion no sexista: tensiones y refexiones desde la experiencia de escuelas en transformacion/Towards a non-sexist education: tensions...
Topics:

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2019 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters