Printer Friendly

La mujer en el cine de Kenji Mizoguchi.

INTRODUCCION BIOGRAFICA: LAS MUJERES REALES DE SU VIDA

Kenji Mizoguchi fue descubierto en Europa y en Estados Unidos en la decada de los 50, aunque llevaba varios anos de trabajo exitoso en Japon. Su cine puede recibir muchos adjetivos y puede ser estudiado desde perspectivas muy distintas. sin embargo, destaca especialmente su tratamiento de la mujer y la defensa de su libertad e identidad. No se trata de un director que cuenta historias exoticas de geishas, fantasmas y samurais, como se esperaba en occidente. Mizoguchi fue mas alla y se adelanto al pensamiento de su pais y del mundo, si cabe. Nos encontramos ante uno de los primeros directores de cine feministas. El porque de esta opcion de vida y de estilo artistico se encuentra en su propia biografia. No hay que conocer a fondo su filmografia para saber por que respetaba tanto a las mujeres, ya que su historia nos da las primeras pistas.

Nacio el 16 de mayo de 1898, ano 31 de la Era Meiji, en Shimbanamachi, provincia de Hongo-ku, Tokio. Su padre, Zentaro, era un carpintero humilde de pocos recursos. Segun el cineasta, el progenitor maltrataba a sus hijos y a su esposa, "una mujer enfermiza y debil por quien el joven Kenji sentia veneracion" (Santos, 1993: 19). Era la primera mujer de la vida de Kenji Mizoguchi, marcada por la imposicion de un varon. Esta situacion hizo que el pequeno odiara a su padre, hombre violento y egoista que, despues de arruinar a la familia con varios negocios fracasados, decidio vender a su hija mayor, Suzu. La nina tenia entonces 14 anos y le costo mucho separarse de su hermano Kenji, de 7 anos de edad. La segunda mujer de su vida tenia otro destino marcado: fue vendida a una casa de geishas. Afortunadamente, Suzu recibio mejor trato en su nuevo hogar y el hombre que "la compro" se caso con ella en 1925. La trato con respeto y carino, como a una hija, no como a una geisha de su negocio.

Sin embargo, Zentaro habia defraudado a su hijo. De hecho, su situacion economica era tan ruinosa que se mudaron al barrio de Asakusa, repleto de burdeles con prostitutas que trabajaban en la calle. El pequeno Kenji crecio en un barrio miserable y conocio, desde muy pequeno, el nivel mas bajo de la sociedad de Tokio. No destaco como estudiante en la escuela de Ishihama y su unico divertimento eran "los espectaculos de sombras chinas y los melodramas populares del shimpa" (Simsolo, 2007: 12). Se colaba en los pequenos y sordidos teatros de su popular barrio y aprehendia imagenes que pocos anos despues, marcarian sus peliculas. Su infancia solo tuvo un aspecto positivo: una amistad que duraria toda la vida. Su companero de escuela, Matsuaro Kawaguchi, se convirtio en su aliado inseparable y con los anos, seria el guionista de la mayoria de sus peliculas. Ninguno de los dos conocia lo que les deparaba el futuro. De hecho, Kawaguchi confeso en una entrevista que Mizoguchi, en la escuela, no le parecia una persona interesante. El futuro guionista trabajaba en el periodico del colegio, participaba como voluntario en distintas actividades, mientras su amigo Kenji no hacia nada: "Nunca pude pensar que llegaria a ser una gran director" (Filmoteca Nacional de Espana, 1980: 15).

Quiza le faltaba mucha formacion a Mizoguchi, que se preparo en los anos siguientes y a partir de la muerte de su madre, tras una larga enfermedad. Corria el ano 1915, y su hermana Suzu le encontro un trabajo de verano como disenador de kimonos. Era su primer trabajo artistico y el descubrimiento de su posible futuro profesional. De los kimonos, paso a las artes plasticas e ingreso como aprendiz en el estudio de un dibujante. Despues, consiguio una beca para el Estudio de Pintura Europea de Ohibashi y se graduo a los 17 anos de edad. Conocio a Picasso, Roualt, Matisse (Fernandez Cuenca, 1964: 9), pintores que marcarian su mirada y su celuloide sin abandonar la tradicion japonesa que tenia interiorizada y venerada. De ahi vendria su gusto por la estetica y el caracter pictorico de cada plano cinematografico, tanto que algunos mas bien pareceran lienzos de un museo. De hecho, el director confesaria anos mas tarde que le disgustaban mucho los rotulos del cine mudo, "porque interrumpian el fluido de la secuencia" (Richie, 2004: 78) y la unidad total de las imagenes.

Despues de la pintura, llego el dibujo. Kenji Mizoguchi fue contratado como dibujante de anuncios publicitarios en el periodico Matashin-Nippo, de la ciudad de Kobe (isla de Honshu). Antonio Santos (1993: 20) recuerda que incluso escribio poemas para esa publicacion, relacionados con su propia vida, sobre "la nostalgia por el hogar perdido, y la soledad que padece en su ausencia". Este trabajo tampoco le satisfizo y volvio a Tokio, a casa de su hermana Suzu. Alli retomo su amistad con Matsuaro Kawaguchi y aprendio a tocar la biwa, famoso instrumento japones de cuerda. Durante su ausencia, su buen amigo habia encontrado trabajo como peluquero en los reputados Estudios Nikkatsu (abreviatura de Nippon Katsudo Shashin --Compania Cinematografica de Japon) e invito a Mizoguchi a acompanarle para ensenar a tocar la biwa a los actores. Rapidamente, establecio buena relacion con el interprete Tadashi Tomioka, que le animo a probar suerte como actor.

Ahi comenzaron sus dias como oyama. Japon tenia normas muy estrictas en teatro y cine y las mujeres no podian trabajar como actrices. Europa habia enterrado esta costumbre anos atras; no asi el pais nipon. Los papeles femeninos eran interpretados por varones jovenes, guapos y delicados, conocidos como oyamas. En 1921, Kenji Mizoguchi se convirtio en uno de ellos; un nuevo acercamiento al mundo femenino para comprender mejor a las mujeres. Fernandez Cuenca (1964: 10) indica que los oyama desaparecieron pronto. La situacion cambio de repente y las mujeres empezaron a trabajar en el cine. Mizoguchi perdio asi un trabajo que le reportaba un buen sueldo y prestigio social y, dada su formacion, no podia alejarse del medio. Por ello, empezo a transcribir guiones para Osamu Wakayama y a continuacion, se convirtio en ayudante de los directores Eizo Tanaka y Tadashi Ono, en los mismos Estudios Nikkatsu. Solo un ano despues, en 1922, filma su primera pelicula: El dia en que vuelve el amor, con una historia de amor truncado, un suicidio, lucha de clases y mujeres oprimidas; temas repetidos en toda su filmografia posterior (Simsolo, 2007: 14). No tuvo mucho exito. Tampoco destaco por su calidad, pero los Estudios seguian confiando en el.

En 1923, rodo nada menos que una decena de peliculas, como director y a veces tambien, como guionista. Era su etapa de aprendizaje y de busqueda de estilo propio. Segun Weinrichter (2002: 88), busco inspiracion en escritores occidentales como Leon Tolstoi, Eugene O'Neill o el espanol, Angel Guimera. Hasta 1925, cuando su aprendizaje acabo y su vida dio un vuelco: una prostituta y antigua amante, muy enfadada, le ataco con una cuchilla de afeitar. El director intento escapar, aunque ella logro hacerle algunos cortes en la espalda. El suceso fue portada de los periodicos nacionales y enfado a los productores de los Estudios Nikkatsu. De hecho, prohibieron a Mizoguchi volver a ver a la mujer y le suspendieron durante seis meses.

Durante este retiro obligado, sus heridas sanaron y tuvo tiempo de recapacitar. Cambio radicalmente su forma de hacer cine y por fin, encontro un estilo personal y unico. Volvio al trabajo con ideas nuevas para lo estetico y lo argumental ya que, a partir de entonces, en muchas de sus peliculas, aparecerian personajes femeninos fuertes que en algunas ocasiones, blandian cuchillos o punales para defenderse. Otra mujer habia marcado profundamente su cine y su caracter feminista. Cinco anos mas tarde, en 1930, encontraria a otra mujer importante: su esposa. Lamentablemente, su matrimonio no duro mucho. Ella enfermo y fue ingresada en un psiquiatrico. Cuando comenzaba a recuperarse, murio de una infeccion letal en pocos dias.

Kenji Mizoguchi no volvio a casarse y fallecio viudo, el 24 de agosto de 1956. Sufria una enfermedad hematologica que algunos expertos han reconocido, a posteriori, como leucemia. Segun sus biografos, le causaba mucho dolor y cansancio. Sin embargo, no dejo su trabajo hasta el mismo dia de su fallecimiento. Acepto la invitacion para ir al Festival de Venecia ese mismo ano y alli presento La calle de la verguenza. Europa y Estados Unidos se maravillaron y "le descubrieron". Desde Hollywood le hicieron varias ofertas. Cuando habia aceptado y se disponia a coger el avion, fallecio por un empeoramiento repentino (Fernandez Cuenca, 1964: 14). Ahi comenzo su leyenda y fama mundial. Dejaba entre 85 y 89 peliculas, mudas, sonoras y dos, en color. Solo un tercio ha llegado a nuestros dias y son testimonio suficiente de su respeto por la mujer.

ASPECTOS ESTETICOS DEL CINE DE MIZOGUCHI

Antes de aproximarme a la tematica de la filmografia del director japones, es necesario resaltar algunas de sus caracteristicas formales. La primera y mas importante es su caracter innovador. Comenzo rodando en mudo y era un adelantado que se quejaba de los rotulos, como ya he indicado. Lo que era una ayuda argumental para el publico suponia una dificultad y un freno para Mizoguchi. Asimismo, la aparicion del cine sonoro, lejos de asustarle, le maravillo. Al contrario que muchos directores de su epoca, cuyas carreras moririan con el avance tecnologico, el se adapto rapidamente. Rodo con sonido La tierra natal, en 1930, anticipandose a muchos colegas de profesion. Para ello, estudio a los pioneros: King Vidor, que habia estrenado en 1929 el musical Aleluya, y Josef von Sternberg, director de El angel azul, estrenada ese mismo ano. Anos mas tarde, al final de su carrera, tambien volveria a innovar adaptandose al color. Pudo rodar con mas matices La emperatriz Yang Kwei-Fei y El heroe sacrilego en 1955, un ano antes de morir.

Otro aspecto importante de su cine es la influencia de la pintura y de las artes plasticas en general. Los espectaculos de sombras chinescas, las laminas de pinturas orientales, los pintores europeos contemporaneos y el teatro japones le influyeron de forma importante. Se convirtio en un director preciosista, muy estetico, de planos bellos y largos en los que impera la mera contemplacion de la belleza. Ademas, recurria a muchos planos-secuencia, buscando la unidad y la continuidad ansiada desde el cine mudo. Codiciaba encontrar la belleza ideal en la gran pantalla, tal como habian conseguido algunos pintores en sus oleos.

No obstante, lo que resulta mas interesante es la tematica de su filmografia. Segun Santos (1993: 65), todo el cine de Kenji Mizoguchi desarrolla "un conflicto clasico entre el giri (las obligaciones contraidas con la familia, la sociedad y el Estado) y el ninjo (o sentimientos personales)", especialmente en personajes femeninos. Su madre, su hermana y su amante despechada fueron marcadas por lo que un varon les impuso y no pudieron vivir la vida que sonaban. Resulta conmovedor que el director nipon mezclara tantas tragedias argumentales con tanta belleza estetica que supone, en algunas peliculas, el unico respiro o subterfugio de esperanza.

LOS GUIONES DE VIDA DE LAS MUJERES EN EL CINE DE MIZOGUCHI

Todas las peliculas de Kenji Mizoguchi tienen como protagonistas mujeres fuertes que viven alguna situacion desgraciada. El director lo trata con realismo y denuncia esas injusticias. Curiosamente, ese respeto por la mujer era palpable en los rodajes, al otro lado de las camaras. Al parecer, el director tenia muy mal humor con los actores varones. No ocurria lo mismo con las interpretes femeninas. La actriz Kinuyo Tanaka, explicaba en una entrevista que Mizoguchi nunca miraba a sus actrices a los ojos y las trataba con gran respeto. Si hacian algo mal, le costaba decirselo porque tenia miedo de verlas llorar. "Una actriz que llora delante de su director, no llegara a ser nunca una gran actriz", repetia el director. En cambio, era "una bestia" con los varones, a los que abroncaba con dureza. Si no conseguia de ellos la secuencia deseada, les decia bruscamente: "Pero si Vd. ya ha hecho esto en tal pelicula. Vuelva a hacerlo que para eso le hemos contratado" (Filmoteca Nacional de Espana, 1980: 19).

Anecdotas aparte, la mujer era el gran tema de Kenji Mizoguchi. El hombre tambien aparece, pero siempre es mas debil aunque tenga una posicion superior. Para el director, la mujer es el ser humano maduro y racional. El hombre es pueril, debil, inmaduro y no seria nadie sin la superioridad de su sexo, impuesta en la sociedad nipona por tradicion. Ademas, la mujer de Mizoguchi tiene sentimientos verdaderos; ama, odia, actua segun unos valores muy fuertes que nadie puede cambiar aunque viva sometida. Mientras, el varon tiene una moral vacia (Mellen, en Filmoteca Nacional de Espana, 1980: 109). Estas son las caracteristicas fundamentales de su filmografia, que ampliare en las siguientes lineas, y que son visibles en todas las peliculas analizadas: Elegia de Naniwa (1936), Historia del ultimo crisantemo (1939), La espada Bijomaru (1945), Utamaro y sus cinco mujeres (1946), El amor de la actriz Sumako (1947), La senorita Oyu (1951), La vida de Oharu, mujer galante (1952), Cuentos de la luna palida de agosto o Cuentos de la luna vaga despues de la lluvia (1953), Los musicos de Gion (1953), El intendente Sansho (1954), La mujer crucificada (1954), Los amantes crucificados (1954), La emperatriz Yang Kwei-Fei (1955) y La calle de la verguenza (1956). Todas ellas son la unica parte de la obra de Mizoguchi que ha llegado a Espana.

Para destacar el valor, la sinceridad y la fortaleza de las mujeres, el director recurre a argumentos clasicos en todas sus peliculas. Segun la clasificacion de Ballo y Perez (2004), los mas repetidos son: el retorno al hogar de La Odisea, la venganza de La Orestiada, el amor prohibido de Romeo y Julieta, la mujer adultera de Madame Bovary, y la martir y el tirano de Antigona. Cinco historias tradicionales y universalmente conocidas por el publico, que confirman ese clasicismo de Mizoguchi y el hecho de que la mayoria de sus guiones fueran adaptaciones de obras literarias. La Odisea es la historia de Ulises y el retorno a su patria, enfrentandose a distintos enemigos y a dilemas morales. Es el argumento de Historia del ultimo crisantemo (1939), donde Kikinosuke, un mal actor, se aleja de su casa para hacerse un hombre, mejorar en su trabajo y encontrar el amor verdadero. Durante toda la pelicula, lucha por volver a la casa de su padre como un heroe. Para ello, viaja a Nagoya, a Osaka y a otras ciudades del pais como actor itinerante. Conserva la ilusion gracias a Tomku, su amada, que no podra acompanarle en su gloria a pesar de haberle ayudado en su odisea.

La Orestiada, del griego Esquilo, tiene tres momentos basicos (Ballo / Perez, 2004: 89): el asesinato, la venganza y el juicio. Es el claro resumen de La espada Bijomaru (1945), en la que una joven, Sasae, venga la muerte de su padre, Onoda, asesinado por el samurai Naito, que habia pedido sin fortuna la mano de la protagonista. Para ello, pide al aprendiz forjador, Kiyone, una katana muy especial. Tambien es el argumento de El intendente Sansho (1954), en el que Zushio quiere vengarse del malvado Sansho Dayu, que vendio a su madre como prostituta cuando era un nino y que asesina a su hermana Anju, a la que tiene como esclava. Zushio tambien ha sido esclavo de Sansho, pero consigue escapar y ser nombrado alcalde, puesto de su padre fallecido, del que tambien fue separado.

Por otra parte, la historia de amor tragico de Romeo y Julieta puede encontrarse en La mujer crucificada, de 1954. En ella, Hatsuko, mujer adulta y viuda que regenta una casa de geishas, se enamora del joven Doctor Matoba. Su amor es imposible porque ella es muy mayor y el la desprecia cuando conoce a la hija de aquella, Yukiko, con la que vive otro amor imposible. Los dos jovenes provienen de familias distintas y no esta bien visto que un prestigioso doctor se case con una estudiante de piano que ha intentado suicidarse por un desengano amoroso anterior. Este dolor por un amor truncado se ve en el dialogo siguiente entre Hatsuko, madre de la joven, y el medico:

Hatsuko: ?Que? ?Como esta?

Dr. Matoba: Donde le duele, es aqui (senalandose el pecho). Hatsuko: ?Tuberculosis?

Dr. Matoba: No digas tonterias. Quiero decir que tiene el corazon dolido. Hatsuko: Oh, me habias asustado. Como te has llevado la mano al pecho ... Y que, ?te ha explicado algo?

Dr. Matoba: Es una chica muy inteligente. Hatsuko: Por supuesto. Es hija mia. Esas cosas se heredan. Lo que no entiendo es por que las mujeres con estudios se vuelven ariscas. Ella no hace mas que discutir. Bueno, quiza acabeis siendo buenos amigos.

Dr. Matoba: Yo, en su situacion, tampoco hablaria mucho. Ha aprendido a conocer a la gente. El desengano amoroso le ha influido y ahora, se muestra cautelosa. Hatsuko: Si, claro, quiza sea eso.

La mujer adultera de Madame Bovary se encuentra en Los amantes crucificados (1954). Se desarrolla en Kyoto, en el siglo XVII. Osan, una mujer joven casada con un hombre rico que regenta un boyante negocio de papeleria, se enamora de Mohei, uno de sus criados. El adulterio era un delito grave en Japon que los amantes, como en este caso, pagan con la muerte. Antes, piensan en el suicidio para no ser separados. En un momento de la pelicula, Mohei dice a Osan: "Suicidemonos, quitemonos la vida". Mas adelante, la madre de Mohei les aconseja que se entreguen y sean juzgados para no deshonrar a sus respectivas familias: "La verdad, Mohei, corres un gran riesgo viniendo aqui. Pero dime, ?que planes tienes? Se que estais enamorados. Pero lo vuestro es imposible. Hijos mios, ahora ya os habeis visto y teneis que separaros. Oye, Mohei, lo mejor sera que te marches cuanto antes. Hazme caso. No tengo gran cosa, pero te bastara para el viaje". Osan, mujer valiente, no tiene miedo a morir por amor y se niega a volver con su marido porque nunca le ha querido, como la heroina de Flaubert.

Sin embargo, el argumento mas repetido en el cine de Kenji Mizoguchi es la historia de Antigona, extraida de la tragedia de Sofocles. En ella, una martir inocente se enfrenta a un tirano que la reprime (Ballo / Perez, 2004: 104). En Elegia de Naniwa (1936), Ayako es una joven telefonista que vive acosada por su jefe, Asai. Acepta acostarse con el a cambio de 300 yenes, ya que su familia tiene serios apuros economicos. En La senorita Oyu (1951), la joven Shizu se casa con Shinnosuke porque sabe que su marido esta enamorado de su hermana mayor, Oyu, viuda y tambien enamorada del joven. Sacrifica su felicidad por la de su her mana. En El intendente Sansho (1954), Nakagimi es martir del dueno del burdel al que fue vendida, y muy lejos de ella, su hija Anju es vejada por el malvado Sansho Dayu. Las dos aguantan la situacion y no escapan, esperando un dia en el que puedan ser libres y reencontrarse. Por ultimo, en La emperatriz Yang Kwei-fei (1955), la joven Giokan, convertida en favorita del monarca, es acosada por el General. El la llevo a Palacio y quiere que la joven le devuelva el favor convirtiendose en su esposa.

En todos esos argumentos hay otra caracteristica importante: el destino insalvable. Las mujeres de la filmografia de Mizoguchi se enfrentan a destinos que no pueden esquivar. Tal como indicaba el psiquiatra y creador del Analisis Transaccional, Eric Berne, la persona tiene un guion de vida que decide el destino de cada uno. Este guion se escribe durante la infancia e incluye como vivira y morira cada individuo (Berne, 2002: 49). La madre es el familiar que mas influye en la confeccion del guion, de forma positiva o negativa. A partir de ahi, se escribe el futuro de la persona y todas las decisiones importantes de su vida: "con que clase de persona se casara, cuantos hijos tendra, en que clase de cama morira, y quien estara alli cuando lo haga" (Berne, 2002: 49). De hecho, la vida de Kenji Mizoguchi es un claro ejemplo de guion de vida marcado por la progenitora. Asimismo, muchas de sus protagonistas son huerfanas de madre o son separadas cruelmente de ella durante la infancia. Esta ausencia dificulta sus relaciones amorosas y marca al personaje, que tiene un vacio existencial de por vida. Shizu y Oyu, de La senorita Oyu (1951), son huerfanas. Ese vacio hace que Shizu tome a su hermana mayor como madre y sacrifique su vida para no dejarla sola. Ademas, todos los consejos que no puede recibir de su madre, se los pide a Oyu y los respeta de manera impecable. El siguiente dialogo muestra como Shizu tiene un guion de vida que no incluye permiso para amar y se casara con Shinnosuke para que su hermana Oyu pueda estar cerca de el:

Shizu: He aceptado este matrimonio para hacer feliz a mi hermana. Pero no puedo mantener relaciones solo por ella. Tan solo puedo ofrecerte un matrimonio en apariencia. Porque se que asi hago feliz a mi hermana.

Shinnosuke: ?Que barbaridades dices?

Shizu: No, no son barbaridades. Hasta hoy, mi hermana ha frustrado mis compromisos diciendome que no queria que me alejara de ella. Pero en esta ocasion, me ha dicho que no le importaba. Porque con nuestra boda, no solo no me perderia a mi, sino que encontraria en ti un nuevo hermano.

Shinnosuke: Shizu ...

Shizu: Y hay algo mas. Mi hermana irradia felicidad desde que te conocio.

Shinnosuke: Eso son imaginaciones tuyas.

Shizu: Al contraer matrimonio, aunque el sentimiento no sea pleno, aceptamos cumplir ciertos deberes.

Shinnosuke: Me parece bien que te preocupes por tu hermana. Pero eso no es razon para que me rechaces de este modo. ?Crees que es lo que desea tu hermana?

Shizu: Admitelo, te gusta mi hermana, ?no? Si te has casado conmigo, es para poder estar siempre cerca de ella. Por favor, no me escondas tus sentimientos.

Shinnosuke: Si, me gusta, no te lo oculto. Pero te aseguro que la considero como mi hermana. Eso no debe preocuparte. Es una historia imposible.

Shizu: Yo jamas podria robarle a mi hermana el hombre que la ama. Mi boda contigo, responde a mi voluntad de no separaros. Por eso, aceptame como si fuera tu hermana menor.

Shinnosuke: ?Quieres sacrificarte para el resto de tu vida por tu hermana?

Shizu: Ella tambien esta como yo. Esta atada por las severas normas de la familia. Haz feliz a mi hermana, por favor. Si realmente la quieres, tienes que pensar como yo.

Shinnosuke: Shizu, ?no te importa vivir como una monja?

Shizu: No me importa. Ya no me importa nada.

En El intendente Sansho (1954), los hermanos Zashio y Anju son separados de su madre y vendidos como esclavos. A partir de ahi, el eje de su existencia es encontrarla, especialmente cuando la joven Zushio oye a otra esclava entonar una cancion que le cantaba su madre. La nina le dice que la oia en Sado, donde se decia que la habia inventado una prostituta llamada Nakagimi. Este hecho se convierte en la unica esperanza para los hermanos y les da fuerza para intentar escapar. Como otro ejemplo, hay que senalar La calle de la verguenza (1956), que comienza con una bella escena. Un joven acude a un burdel para visitar a su madre, que trabaja como prostituta. Ella les pide a sus companeras que le digan que no esta, porque no quiere que su hijo la vea maquillada y vestida de aquella manera. El hijo se va y minutos mas tarde, ve a su madre captando clientes en plena calle y llora mientras la observa en secreto, detras de una columna. Lo que no sabe el joven es que su madre se prostituye para pagar una gran deuda, que ha contraido para darle una buena educacion y alojamiento en casa de unos familiares. En un momento posterior de la misma pelicula, el padre de la prostituta Mickey le dice a su hija: "La esposa es el eje fundamental de la familia". Toda una declaracion del cineasta desde el guion de su pelicula.

Sin duda, el ejemplo mas importante de la importancia de la madre y del guion de vida que esta impone a la hija, se encuentra en Los musicos de Gion (1953). En ella, la joven Eiko viaja desde el campo a la ciudad para pedirle a Miyoharu, duena de un burdel, que le de un trabajo. Sus razones: su madre ha fallecido, trabajo como geisha y le enseno algunos trucos a su hija, y su padre no quiere cuidarla. Siente que despues de morir su progenitora, esta sola en el mundo y sin futuro alguno. Ademas, tiene otro cariz autobiografico, ya que Eiko cuenta que su padre ha fracasado en los negocios, como le ocurrio al padre de Kenji Mizoguchi:

Miyoharu: Oye, Eiko, ?por que has venido a verme?

Eiko: Quiero ser aprendiza de geisha. Y que me ensene lo que sabe.

Miyoharu: Vaya, ?aprendiza de geisha?

Eiko: Si sigo viviendo con mi tio, no tengo futuro. Por eso quiero hacer lo mismo que hacia mi madre.

Miyoharu: Comprendo que quieras ser geisha. Pero en este oficio hay que hacer ciertos sacrificios. ?Cuantos anos tienes?

Eiko: Diecisiete.

Miyoharu: ?Y tu custodia?

Eiko: La tenia mi madre.

Miyoharu: Tu padre, Sawamoto, ?donde esta? Me extrano no verle en el funeral.

Eiko: No hace mucho tiempo, su negocio se fue a pique. Ahora esta en Nishihin.

Miyoharu: Me lo imaginaba. Recuerdo que cuando Sawamoto retiro a tu madre, tenia un negocio floreciente. Todo el mundo le miraba con envidia. Ya se sabe, la suerte no es eterna. Dime, ?tocas algun instrumento? ?Sabes bailar?

Eiko: Mi madre me enseno alguna cosilla.

Miyoharu: ?Si? Levantate, que te vea. Date la vuelta. Tienes buen tipo.

Ayudante de Miyoharu: Oye, ?que decides? ?Nos la quedamos?

Miyoharu: No quiero que tenga que volver con su tio. Pero hay que hacer las cosas bien hechas. Es preciso hablar con su padre y que el responda por ella.

Esos destinos insalvables encierran, muchas veces, castigos fisicos y enfermedades, otras dos caracteristicas dramaticas de Mizoguchi. Sus heroinas son sometidas social y economicamente. A veces tambien son vejadas, violadas y apaleadas, o sufren una grave enfermedad sin remedio. El precedente para incluir estas escenas esta de nuevo en la vida del cineasta, ya que reconocio que su padre Zentaro maltrataba a su madre. En sus peliculas, las mujeres casadas no suelen recibir malos tratos de sus maridos aunque no les ocurre lo mismo a las prostitutas o a las esclavas. Por ejemplo, en El intendente Sansho (1954), Nakagimi intenta escapar del burdel en el que esta retenida y como castigo, le cortan los tendones de los pies. Esto no le impide ir cada tarde a la cima de una montana para gritar los nombres de sus hijos, por si pudieran oirla, aunque una amiga tenga que cargarla a hombros. En Los musicos de Gion (1953), el viejo Kusuda intenta violar a Eiko en un hotel de Kioto, mientras Miyoharu atiende a un cliente en la estancia contigua. La joven le muerde en el rostro y el les prohibe la entrada en todas las casa de te de la ciudad. En cambio, en La mujer crucificada (1954), Yukiko se infringe ese castigo a si misma, por culpa de un hombre que la ha abandonado. intenta suicidarse tomando somniferos y se da cuenta de que ha cometido un terrible error. Ese tratamiento de la defuncion tambien esta en otras peliculas, porque Mizoguchi denuncia que el adulterio se pague con pena de muerte, como ocurre en Los amantes crucificados (1954). Ahi, Osan se enamora de su criado Mohei, y ambos son castigados con la crucifixion. Curiosamente, al principio de la pelicula se da un dialogo premonitorio entre Mohei y otras criadas. Contemplan un castigo publico: una pareja de amantes adulteros de camino al cadalso, atados por las manos, espalda contra espalda, y subidos a un carromato para que les vea todo el pueblo. En ese momento, Mohei no esta en contra de la pena de muerte y no se imagina que se enamorara de una mujer casada y correra la misma suerte que esa pareja sentenciada:

Geisha 1: Un hombre puede ser infiel cuando quiera. Pero si lo hace una mujer, la condenan a muerte. Es una gran injusticia, ?no crees?

Mohei: !No digas bobadas!

Geisha 1: No se. Pero la pena de muerte es demasiado.

Geisha 2: La pobre no ha robado ni ha matado a nadie.

Geisha 3: Es verdad. !Me da mucha pena!

Geisha 1: Mohei, ?a ti no te da pena?

Mohei: Si que me da pena. Pero da igual que lo lamente. En esta vida hay normas. Y no hay que desviarse del camino correcto.

Por ultimo, en La emperatriz Yang Kwei-fei (1955), Mizoguchi denuncia otra muerte. Kwei-fei es asesinada por los soldados del emperador, que actuan bajo peticion del pueblo revolucionado. Creen que la joven ha dado consejos politicos, delito tipificado con la muerte, ya que las mujeres no podian hablar de administracion. El emperador se niega en un primer momento, aunque Kwei-fei se entrega y es colgada de un arbol. Asi evita que el pueblo sublevado mate a su amado y dice que se encontraran en otra vida. Este capitulo muestra de nuevo el feminismo del director, al denunciar esa anticuada norma que alejaba a las mujeres inteligentes y racionales de poder, por lo menos, dar consejos politicos. Ademas, lo aprovecha para denunciar la corrupcion: los hermanos de Kwei-fei la venden a palacio a cambio de puestos politicos. Mizoguchi muestra el peligro que supone dar poder a gente sin escrupulos, que ascienden en la escala social traficando con mujeres.

EL AMOR Y LAS COSTUMBRES SOCIALES

La salvacion a todos los problemas anteriores, segun esta filmografia, se encuentra en el amor. Ya he destacado la importancia del amor paterno-filial, aunque Mizoguchi tambien se intereso por el amor de pareja, que quiza le falto en su vida. Hombre y mujer se relacionan de acuerdo a las estrictas normas y costumbres sociales. Cada uno tiene su rol desde el nacimiento y pocas veces pueden alejarse del guion de vida escrito para ellos. Las mujeres se hallan forzosamente en existencias que no han elegido, trabajos que no desean, y comparten su lecho con hombres que no aman. Siempre hay un elemento de sacrificio o de abnegacion, ante el destino marcado antes descrito. Mizoguchi lo muestra con un realismo que muchas veces resulta naturalista, doloroso, abundante en detalles escabrosos y gritos desgarradores. Es la base de su genero mas empleado: el melodrama. Sus protagonistas no pueden enfrentarse a su futuro. Muchas veces, reciben "signos premonitorios de su caida" (Santos, 1993: 66), pero no pueden hacer nada por cambiar su destino. La unica salvacion mental o esperanza, incluso ante el destino ruinoso, es el amor. En Utamaro y sus cinco mujeres (1946), Seinosuke, aprendiz del pintor, tiene una relacion con dos mujeres a la vez: Okita y Yukie. A las dos les promete amor eterno y les oculta la relacion paralela. Finalmente, elije a Yukie y Okita, furiosa, asesina a su amado y a la otra joven. Confiesa su crimen y argumenta que ese amor era lo unico que le quedaba en la vida: "Queria ser sincera conmigo misma y que todo acabara como una bella historia de amor. Por eso lo he hecho. No me arrepiento. No queria enganarme con un amor a medias. El amor no se comparte". Al oir esto, una de sus companeras, tambien geisha, le responde: "Yo te comprendo, Okita. Me parece haber visto la luz por primera vez. Fui educada con severidad. Nunca he podido hacer aquello que realmente me pedia el corazon. Pero ahora, creo haber descubierto el camino que debe seguir una mujer".

Anos mas tarde, Mizoguchi introduce el tema de los matrimonios pactados, otro tema recurrente en sus peliculas. Como he indicado, en La senorita Oyu (1951) hay una boda sin amor, convenida por dos familias segun la renta del futuro esposo y acatada por la contrayente. Esta boda no tendria que haberse producido si la sociedad nipona retratada no tuviera normas tan estrictas: Oyu esta atada a la familia de su difunto esposo hasta que fallece el hijo que tuvieron. Esta situacion impide que Shinnosuke pida su mano y se casa con la hermana menor para ver a Oyu todos los dias:

Tia de Shinnosuke: Pues poco puedo hacer yo. Para casarte con ella, tendrias que secuestrarla y desaparecer. Ni la familia Kayukawa ni la suya consentirian ese matrimonio. Ademas, no olvides que tiene un hijo fruto de su matrimonio con su difunto esposo. Y ella es la responsable de su educacion.

Shinnosuke: ?De modo que tiene que estar unida de por vida a esa familia?

Tia de Shinnosuke: A cambio, vive rodeada de todo tipo de lujos.

Shinnosuke: Los lujos no lo son todo.

Tia de Shinnosuke: Oye, una viuda no puede abandonar la familia de quien un dia fue su esposo, salvo que se le conceda el permiso. Y aun en el caso de que ello fuera posible, esperan tu respuesta respecto a Shizu. ?Como les decimos que quieres casarte con su hermana?

Shinnosuke: O sea, que debo secuestrarla.

Tia de Shinnosuke: Oye, eso no vuelvas a decirlo ni en broma.

Historia del ultimo crisantemo (1939) ofrece otra historia de amor rota por las familias. Kikunosuke es hijo de un prestigioso actor de kabuki. Hereda la profesion de su padre aunque es mal interprete. Todos le adulan y le felicitan por su trabajo. Solo Tomku, una chica buena y sincera, le dice que debe mejorar y trabajar lejos de su padre. Aprende el oficio como actor ambulante en todo el pais y consigue ganar fama por si mismo. Tomku le acompana en todo momento, aunque la familia de Kikunosuke no la acepta y no pueden casarse. Solo al final, cuando el actor ha triunfado y su padre se ha dado cuenta de que se lo debe a Tomku, reconoce a la joven como esposa de su hijo aunque negara el matrimonio. Ella se muere en su casa, quiza debido a un cancer, y el acude a despedirse despues de estas palabras de su padre, que llegan demasiado tarde:

Padre de Kikunosuke: Hijo, ve. Ve a ver a tu mujer. Y quiero que le digas esto: que gracias a su enorme sacrificio, te has convertido en lo que eres. Dile que le estoy agradecido. Ha demostrado ser una gran mujer, provista de una bondad y una generosidad incomparables. Dile que la admiro y que la acepto como tu esposa. Ve y dale las gracias.

Por otro lado, La emperatriz Yang Kwei-fei (1955), ambientada en el siglo Viii, muestra como una joven cocinera es llevada a palacio para enamorar al emperador. La chica se parece a la difunta emperatriz y conseguira enamorar al monarca por su sinceridad y virtudes propias, aunque en un primer momento su relacion fuera consecuencia de un pacto de familias. En el siguiente fragmento, se da una situacion nunca vista porque la joven se rebela ante una relacion que no ha elegido:

Kwei-fei: Majestad, creo que debo deciros que no he venido a palacio por mi voluntad. Hay mucha gente, muy interesada, que ha hecho lo posible para que yo viniera. Pero yo no tenia ningun interes. Los que me han enviado solo quieren dinero y poder. Me han utilizado, Majestad. Me han utilizado sin escrupulos. Decian que seria feliz. Pero era una excusa para conseguir su proposito. He intentado convencerme de que ese era mi destino. He estado desesperada. No obstante, me he sentido avergonzada cuando he visto lo que sentiais por la difunta emperatriz. Pienso que vuestra esposa debio ser muy feliz. Me parece que jamas habria imaginado que un hombre amase tanto, amase tan profundamente a una mujer incluso despues de la muerte. Pienso que la emperatriz era muy afortunada. Ojala yo encontrase un hombre como vos, un hombre que amase sin tener en cuenta las apariencias, que me amase solo por mi misma. Disculpadme, ya me retiro.

LOS ESTEREOTIPOS DE GENERO

Las relaciones amorosas y los matrimonios pactados requieren hablar de los estereotipos de genero de las peliculas de Mizoguchi. Los roles y funciones asignados a hombres y mujeres por su sexo son bien distintos e infranqueables. De hecho, la sociedad nipona machista que critica Mizoguchi tiene como eje el genero: hombres a un lado, mujeres a otro. Los hombres son fuertes, toman las decisiones, administran el dinero, eligen esposa y si se aburren, acuden a un burdel para contratar los servicios sexuales de una geisha. La sociedad admite cualquier accion del hombre, por muy amoral que sea. Las mujeres, en cambio, son obligadas a parecer debiles, no pueden pensar por si mismas, acatan las decisiones de sus padres/hermanos/maridos, y son abnegadas. Los hombres dominan el ambito publico, mientras las mujeres quedan relegadas al ambito privado, especialmente al cuidado de los hijos. Los primeros no cuidan su imagen, mientras que a las segundas se le exige la perfeccion fisica. De hecho, a las mujeres se les impone que alcancen la belleza ideal. Tienen que ser perfectas en el peinado, el maquillaje, los kimonos y los modales. Utamaro y sus cinco mujeres (1946) trata precisamente de esa busqueda de la belleza ideal, asociada solo a la mujer. El artista japones, que existio realmente, es especialista en retratos y encuentra las mejores modelos en los burdeles de Tokio. Debido a una serie de grabados "indecorosos", es detenido y condenado a estar esposado durante 50 dias para no pintar. Este hecho es importante porque no se le condena por dibujar desnudos femeninos, sino por tomar como modelos naturales a geishas, que son consideradas de nivel social inferior. Claramente, el director eligio una historia real para hacer una pelicula biografica con mucha critica y denuncia. Despues de ser liberado, Utamaro sigue sin aprender la leccion y exclama: "Las dibujare a todas". Por otra parte, en La vida de Oharu, mujer galante (1952), Mizoguchi ironiza sobre las normas de belleza: las orejas de la mujer deben ser minusculas y sus pies no pueden medir mas de 20 centimetros. Dos ideas: las prostitutas son igual de bellas que cualquier mujer y las medidas no sirven para nada, solo son una norma mas en una sociedad llena de reglas.

Los estereotipos de genero conducen tambien a hablar de los estereotipos de personajes que establecen los manuales de guiones de ficcion. Los que mas utiliza Mizoguchi son: la chica buena, sumisa, virginal (Oharu, en La vida de Oharu, mujer galante; Shizu, en La senorita Oyu; Anju, en El intendente Sansho), la heroina que rompe las normas (Kiyone, en La espada Bijomaru; Sumako, en El amor de la actriz Sumako; Okita, en Utamaro y sus cinco mujeres; Osan, en Los amantes crucificados), la madre perfecta que lo da todo por sus hijos (Nakagimi, en El intendente Sansho; Hatsuko, en La mujer crucificada) y la muchacha perdida que cae en la prostitucion (Ayako, en Elegia de Naniwa; Ohama, en Cuentos de la luna palida de agosto; Mickey, en La calle de la verguenza). Simplificando aun mas, encontramos las tres mujeres que marcaron la vida de Kenji Mizoguchi: la madre, la mujer amada y la prostituta. Tres personajes que constituyen el todo de su filmografia.

La madre es la figura que pierde siendo un nino, la mujer carinosa que no se casa por amor y que muere por proteger a sus hijos. En el cine de Mizoguchi se puede ver la busqueda de la madre, retratada en la ficcion y anhelada en la realidad. Hatsuko, en La mujer crucificada (1954), sacrifica su dinero, su negocio (un burdel) y su amor por su hija, Yukiko. Puede perderlo todo, si es necesario para proteger a la joven. Nakagimi, en El intendente Sansho (1954), pierde los tendones de los pies por intentar escaparse y aunque pasan 40 anos, no muere su esperanza de reencontrarse con sus hijos. Zushio, su hijo varon, consigue la gloria solo para honrar la memoria de su madre; otro punto autobiografico del director.

La mujer amada tampoco existio mucho tiempo en la vida de Mizoguchi, ya que su esposa fallecio poco despues de celebrar el matrimonio. Antes y despues de esta union, las relaciones del cineasta duraban poco y nunca tenian exito. Su mal caracter hacia imposible cualquier relacion (Santos, 1993: 22). Quiza por ello, Mizoguchi dedica tantas historias al amor verdadero y eterno, por el que se puede luchar hasta la muerte: Oyu y Shinnosuke en La senorita Oyu (1951), Osan y Mohei en Los amantes crucificados (1954), o el emperador Hsuan Tsung y Kwei-fei en La emperatriz Yang Kwei-fei (1955).

Aunque es la geisha o prostituta el personaje mas importante del cine de Mizoguchi. El director frecuento burdeles en Gion, barrio que da titulo a uno de sus filmes (Los musicos de Gion, 1953). Estas experiencias hacian que sus peliculas fueran realistas y de hecho, reconocio sobre las prostitutas que amaba "la vulgaridad terrenal y la taimada decadencia de estas mujeres, que tenian suficiente valor como para hacer frente a los hombres" (Santos, 1993: 22). Despues de esta declaracion, resulta comprensible su admiracion por las geishas. La aparicion de estas no es en absoluto casualidad. Para entenderlo, basta con recordar algunas de sus frases:

Ayako, en Elegia de Naniwa (1936): Pero ahora, ahora solo pienso que no se puede caer mas bajo. Cuando pienso en lo que he hecho, me siento tan pobre y miserable.

Geisha desconocida, en Historia del ultimo crisantemo (1939): Te lo ruego, no me rechaces. Seria una humillacion (...) Por favor, te lo suplico. No me hagas sufrir una experiencia tan dura y vergonzosa.

Ohama, en Cuentos de la luna palida de agosto o Cuentos de la luna vaga despues de la lluvia (1953): Ya ves Tobei, en que me has convertido. Gracias a tus ambiciones, solo soy una ramera. Maldito seas para siempre. Maldito seas. Tobei, eres un cornudo. Eres un cornudo, Tobei.

Tambien Ohama: Veo que has progresado mucho. Y que has alcanzado tu sueno. Por fin has conseguido ser samurai. Pero ya ves, yo tambien he prosperado. Visto ropa bonita y elegante y me maquillo para estar mas atractiva. Bebo tanto sake como quiero y cada noche duermo con distintos hombres. El ideal de cualquier mujer (llorando). Estaras satisfecho. Es lo que querias. En esta vida, para ascender, a veces hay que aguantar sinsabores. ?Que importa que tu mujer se prostituya si tu tienes lo que querias? Venga, compra mis servicios. Ahora que sobra el dinero, diviertete, compra a tu propia mujer.

Sin duda, Mizoguchi no critica a las prostitutas. Las respeta, las admira y pide para ellas un sitio en la sociedad como personas dignas. Denuncia la falsedad de los hombres que contratan sus servicios y sobre todo, la sociedad nipona que las empuja a prostituirse como unica via de supervivencia. La calle de la verguenza (1956), su ultima pelicula, resulta la mas llamativa en este aspecto porque presenta la posibilidad de que se condene la prostitucion por ley. Esta propuesta no sale adelante y el director intenta que el espectador reflexione sobre ello. Para conseguirlo, hace un bello retrato del burdel llamado El pais de los suenos y de todas las prostitutas que trabajan en el. Se encuentra en una calle llena de casas de lenocinio, La calle de la verguenza del titulo. Y las sinverguenzas no son las trabajadoras, sino las familias, los hermanos y los maridos que las han vendido y obligado a prostituirse para pagar deudas. Una pelicula que supone un broche final perfecto antes de la muerte del director y que es el culmen de todas las ideas que habia tratado anteriormente. Porque en este caso, trata la prostitucion y la sujecion de la mujer al hombre de la forma mas realista, cercana y humana posible. Y Mizoguchi vio sus ideas hechas realidad: unos meses despues del estreno de la pelicula, se prohibio la prostitucion en Japon (Rins, 2007: 69). La meta de la igualdad para las geishas es mas dificil de conseguir y de legislar, aunque Kenji Mizoguchi dedico la mayoria de sus peliculas a devolver a la mujer el puesto que merecia.

CONCLUSION

?Por que elije Mizoguchi esta via feminista, realista y valiente en un pais como el suyo y hace tantos anos? Sin duda, su biografia le marco especialmente y en su vida encontro mujeres que facilmente podrian ser protagonistas de sus peliculas. Su madre, una mujer maltratada por un marido al que no ama; su hermana Suzu, vendida por su padre a cambio de dinero en una casa de geishas; su amante, prostituta que se enamora que uno de sus clientes y que no es correspondida; y su esposa, que cuando logra la felicidad junto a un hombre que ama, pierde la razon y es ingresada en un psiquiatrico. Demasiadas tragedias para una sola persona, todas ellas reales y vividas. Mizoguchi encontro inspiracion en su propia existencia y en el Japon de su tiempo. Antes he citado el hecho de que las mujeres no podian trabajar como actrices, algo que se entiende liviano si se compara con otras prohibiciones. Lo que mas importaba al director era la falta de libertad e identidad propias. La mujer no era nada sin el hombre, ya podia ser una nina huerfana, una geisha que depende de satisfacer a sus clientes, o una joven que es ofrecida en matrimonio como mera mercancia. Todos esos problemas aparecen en las peliculas de Mizoguchi, que retrata y critica con elegancia y realismo.

Hay que recordar que el director nacio en la Era Meiji, nombre del reinado del emperador Meiji. El lema de la epoca fue el de "culto a las reglas" y ponia fin a varios siglos de feudalismo. Japon pretendia abrirse al mundo, avanzar y llevar a cabo una revolucion. Se contrato a expertos extranjeros y enviaron jovenes estudiantes a universidades prestigiosas de Occidente. Mizoguchi se unio a esta revolucion denunciando las costumbres que consideraba obsoletas, especialmente las relacionadas con las mujeres. Los avances economicos, politicos o militares no le parecian suficientes si antes, la sociedad no cambiaba sus tradiciones machistas. Sin embargo, han tenido que pasar muchos anos para ver sus ilusiones materializadas fuera de la pantalla de la ficcion.

(Abstracts y palabras clave al final del articulo) Propuesto: 26 de abril de 2009 Aceptado: 29 de abril de 2009

REFERENCIAS BIBLIOGRAFICAS

Ballo, Jordi / Perez, Xavier (2004): La semilla inmortal. Los argumentos universales en el cine. Barcelona. Editorial Anagrama.

BERNE, Eric (2002): ?Que dice usted despues de decir hola? Barcelona. Random House Mondadori.

Fernandez Cuenca, Carlos (1964): Kenji Mizoguchi. Madrid. Filmoteca Nacional de Espana.

Filmoteca Nacional de Espana (1980): Kenji Mizoguchi. Madrid. Filmoteca Nacional de Espana.

Richie, Donald (2004): Cien anos de cine japones. Madrid. Ediciones Jaguar.

Rins, Silvia (2007): Las grandes peliculas asiaticas. Espiritualidad, violencia y erotismo en el cine oriental. Madrid. Ediciones JC Clementine.

Santos, Antonio (1993): Kenji Mizoguchi. Madrid. Catedra.

Simsolo, Noel (2007): Kenji Mizoguchi. Paris. Cahiers du cinema.

Weinrichter, Antonio (2002): Pantalla amarilla. El cine japones. Madrid. T&B Editores.

Filmografia Completa de Kenji Mizoguchi

1922: El dia en que vuelve el amor, La tierra natal, Un sueno de juventud, La ciudad de juego, La cancion del fracaso es triste, 813: las aventuras de Arsenio Lupin, La sangre y el alma.

1923: El puerto de las nieblas, La noche, En las ruinas, La cancion del desfiladero de la montana.

1924: El triste imbecil, La reina de los tiempos modernos, Las mujeres son fuertes, El mundo de aqui abajo, En busca de una pavita, Lluvia de mayo y papel de seda, La mujer alegre, La muerte al amanecer, La muerte del policia Ito, La reina del circo, No hay guerra sin dinero.

1925: Tras los anos escolares, El llanto del crisantemo blanco, La sonrisa de nuestra tierra, Bajo los rayos rojos del sol poniente, Cancion del pais natal, El ser humano, Escenas de la calle.

1926: El general Nogi y el Senor Kuma, El rey de la perra chica, Murmullo primaveral de una muneca de papel, Las consecuencias del error, El amor de una profesora de canto, Hijos de mar, Del dinero.

1927: Gratitud al emperador, Como el cambiante corazon de un pajaro. 1928: La vida de un hombre, Querida hija.

1929: El puente de Nihon, La vida de Tokyo, Brilla el sol al elevarse, Sinfonia de la gran ciudad.

1930: La tierra natal, Okichi la extranjera.

1931: Y sin embargo, avanzan.

1932: El dios guardian del presente, El amanecer de la fundacion en la Manchuria.

1933: El hilo blanco de la catarata, La fiesta de Gion, El grupo del viento de victoria.

1934: La garganta del amor y del odio, Osen, el de las ciguenas.

1935: Oyuki, la virgen, Las amapolas.

1936: Elegia de Naniwa, Las hermanas de Gion.

1937: El valle del amor y la tristeza.

1938: La patria, La cancion del campo.

1939: Historia del ultimo crisantemo.

1940: La mujer de Naniwa, La vida de un actor.

1942: La venganza de los cuarenta y siete samurais.

1944: Los tres Danjuro.

1945: La leyenda de Mushashi, La espada Bijomaru, Canto de la victoria.

1946: La victoria de las mujeres, Utamaro y sus 5 mujeres.

1947: El amor de la actriz Sumako.

1948: Mujeres de la noche, Llama de mi amor.

1950: El destino de la senora Yuki.

1951: La senorita Oyu, La dama de Musashino.

1952: La vida de Oharu, mujer galante.

1953: Cuentos de la luna palida de agosto o Cuentos de la luna vaga despues de la lluvia, Los musicos de Gion.

1954: El intendente Sansho, La mujer crucificada, Los amantes crucificados.

1955: La emperatriz Yang Kwei-Fei, El heroe sacrilego.

1956: La calle de la verguenza.

Graciela Padilla Castillo (1)

(1) Trabaja actualmente, en la Facultad de Ciencias de la Informacion de la Universidad Complutense de Madrid. Licenciada en Periodismo y Comunicacion Audiovisual.
COPYRIGHT 2009 Universidad Complutense de Madrid
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2009 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Padilla Castillo, Graciela
Publication:CIC - Cuadernos de Informacion y Comunicacion
Date:Jan 1, 2009
Words:8982
Previous Article:Las relaciones interpersonales en Sergeant Rutledge (El Sargento Negro), de John Ford: una vision platonico- aristotelica.
Next Article:Representaciones de lo femenino en la publicidad. Munecas y mujeres: entre la materia artificial y la carne.
Topics:

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2019 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters