Printer Friendly

La modernizacion entre cafetales. San Jose, Costa Rica, 1880-1930.

LA MODERNIZACION ENTRE CAFETALES. SAN JOSE, COSTA RICA, 1880-1930.

Florencia Quesada Avendano,

EDITORIAL DE LA UNIVERSIDAD DE COSTA RICA, 2011

[ILUSTRACION OMITIR]

?Por que y como se puso en marcha el proceso de modernizacion de San Jose entre 1880 y 1930? Tal es la interrogante central que aborda la historiadora costarricense en este contundente estudio que examina tanto los aspectos materiales de la ciudad, su transformacion cultural y el contexto ideologico como las representaciones de la imagen y de la modernidad estetica urbana que en ella se despliegan. Se trata de una interpretacion critica del proceso de cambio de esta pequena y periferica capital centroamericana y de su renovacion a partir de las ultimas dos decadas del siglo XIX. De ahi que su primera contribucion a la historiografia latinoamericana se vincule al periodo y lugar escogidos.

El arco temporal del estudio es pertinente y relevante para la propia capital cafetera, por cubrir un lapso en el cual, con diversos matices, se desarrollaron procesos similares en la region. Las decadas que examina esta monografia corresponden a esa etapa de las ciudades latinoamericanas que Jose Luis Romero ha denominado como de "ciudades burguesas". En el caso de Costa Rica, se trata de una fase clave--como senala Quesada--en su proceso de centralizacion politica, durante la cual la burguesia josefina expreso valores sociales y morales mediante la renovacion y control del espacio urbano. Se abordan desconocidos capitulos de esta capital centroamericana, de fundacion colonial tardia y que solo adquirio relevancia a escala nacional tras la Independencia. El estudio logra esbozar algunos procesos de la agenda urbana josefina en relacion con ciudades vecinas--Ciudad de Guatemala o La Habana--e incluso mas lejanas, como Lima, Montevideo y Buenos Aires, y los pone en la perspectiva de la formacion de los Estados Nacionales.

Una segunda contribucion se relaciona al original enfoque del trabajo. La referencia a Henri Lefebvre de la cual arranca este libro, quien concibe la ciudad como un espacio producido por relaciones de personas, y no de objetos, bien refleja el sentido de esta valiosa investigacion. Desde esta perspectiva es que el estudio situa la capital como escenario de desarrollo del proyecto de Estado Nacion y civilizatorio, fenomeno no poco conocido para el contexto latinoamericano. De ahi que sea relevante interrogar como este trabajo se constituye en un aporte para comprender como un gobierno local y central participa activamente en el transito de una ciudad colonial a su reedicion republicana. Y la respuesta la encontramos no solo en el hecho de tratarse de una ciudad hasta ahora poco estudiada en la historiografia urbana, sino tambien en la evidente contribucion de su novedosa perspectiva, la que recoge la produccion social del espacio para abordar el tema. El acercamiento cultural al fenomeno urbano brinda una nueva concepcion de ciudad y de segregacion socioespacial en la que--segun declara la autora--se entiende la construccion de un espacio social del poder. Una tal aproximacion a la ciudad como sujeto, indudablemente enriquece la mirada de los estudios sobre capitales latinoamericanas.

Una tercera contribucion es la metodologia que utiliza el estudio, con consulta a fuentes de diversa naturaleza que incluyen un amplio repertorio de material impreso, documentacion oficial de archivos locales y extranjeros, a la vez que registros icnograficos y literarios, oficiales y de viajeros. La rigurosa operacion de analisis de este material que realiza la autora en su conjunto resulta en una interpretacion critica y del proceso estudiado.

Como evidente aporte para la historia cultural y urbana, y para los estudios urbanos en general, este libro se inserta en una fresca y vigente historiografia. Se inscribe, por una parte, en los crecientes estudios de microhistoria que han fortalecido la produccion de monografias urbanas; y por otra, en la mirada de la historia urbana latinoamericana, que entiende la ciudad como objeto cultural que produce significaciones. En este sentido, el estudio constituye una propuesta de historia urbana cultural en la que modernizacion y espacio son los sujetos principales del estudio.

El primer capitulo, "Antecedentes", ademas de referir a los capitulos de la transformacion josefina en un marco temporal mas amplio y que es relevante en la medida de su tardia fundacion, se constituye como una rigurosa revision historica de los origenes y asentamientos primarios de San Jose y de su transicion de poblado colonial a capital republicana. La autora urde en un armonico relato--que incluye testimonios escritos de viajeros--aspectos materiales como la forma en que se implantaron algunos rasgos de la ciudad colonial, la grilla, la plaza y el mercado, con modos de vida del asentamiento colonial.

En su analisis, Quesada releva el impulso de la ciudad bajo las reformas borbonicas y como, al promediar el siglo XIX, San Jose ya habia dado los primeros pasos hacia su modernizacion mediante la construccion de edificios publicos, infraestructura, espacios publicos, incorporacion de alumbrado, entre otros avances, mientras el cafe ya aparecia como la base de su economia.

En el segundo capitulo, denominado "Ideologia", la historiadora indaga en el modo en que la elaboracion de nuevos contextos materiales, como forma de modernizacion y progreso por parte de autoridades municipales, reflejo la puesta en practica de la ideologia liberal y positivista y de las propuestas higienistas. La autora se refiere a importantes capitulos de la transformacion urbana, entre los que destacan los proyectos de ensanche--en sus distintas etapas y bajo el liderazgo de diferentes actores--, la creacion de los primeros barrios de elites y sectores medios fuera de la cuadricula colonial.

En el enfoque planteado por Quesada, la inauguracion del progreso en el marco del crecimiento y transformacion de San Jose permite constatar como la renovacion urbana fue la expresion material de la reorganizacion de un espacio social del poder. Progreso y modernizacion se elaboraban en forma segregada, en cuanto el sur y noroeste de la capital quedaban rezagados del proyecto modernizador. De este modo, la autora contribuye a ampliar la reflexion sobre como se entendia el progreso en aquellas decadas, como fue su puesta en practica en la escena urbana y como se pueden trazar ciertos origenes de una capital segregada.

Un rol central como impulsor de las transformaciones urbanas ocupo el higienismo, cuestion que se analiza en el tercer capitulo, "Higiene", donde se pone atencion a una importante dimension de la modernizacion urbana de fin de siglo en Latinoamerica. Al igual que en otros contextos de la region, el circulo de higienistas impulso reglamentos, instituciones y formas de organizacion que apuntaron a controlar el espacio urbano en nombre de la higiene y de la salud publica.

Distinguiendo el rol de los profesionales y los elementos de ese discurso como parte del equipaje civilizador, el estudio se concentra en el proyecto de construccion de alcantarillado, el mejoramiento de canerias, los protocolos higienicos para edificios colectivos y privados, la posterior pavimentacion en asfalto y la expansion de areas verdes en la ciudad. La historiadora examina los proyectos de saneamiento en sus diferentes etapas, sin perder el foco de que la higienizacion de la ciudad tambien elabora un espacio socialmente diferenciado. Las mejoras en la infraestructura sanitaria no solo tuvieron mayor impacto en la capital que en el resto del pais, sino que, dentro de la misma, esta dotacion se concentro en su interior y solo avanzo en etapas posteriores a espacios habitados por sectores populares.

La puesta en marcha de estos cambios es examinada en el capitulo cuarto, "Transformaciones", en la que la autora se aproxima a la creacion de parques, bulevares y monumentos publicos que no operan unicamente como respuestas a las demandas del higienismo en pos de mejorar las condiciones de vida urbana, sino tambien como espacios sociales donde se articulan relaciones de poder, y cuya ubicacion dentro de la ciudad les otorga una cierta jerarquia. Interesa la forma en que estos espacios modelan los modos de habitar la ciudad, las celebraciones y la vida cotidiana, como dimension del espacio publico moderno que plasma las formas, mensajes y modos de vida de la sociedad josefina. Parques, bulevares, plazas y plazoletas puestas en el escenario de ideales modernizadores--especialmente en San Jose, que carecio de paseos y alamedas arborizadas durante el periodo colonial--son comprendidos por Quesada en el debate que grafica diferentes tensiones: entre modernidad y tradicion, entre elites y sectores populares, y entre centro y periferia. En otras palabras, estos espacios se entienden en lo que la autora llama "espacios sociales de poder".

Mientras los primeros cuatro capitulos refieren a las transformaciones urbanas y su sentido, asi como a los principales actores y formas en las que se pusieron en marcha, los dos capitulos finales ponen el foco en la representacion e imaginarios de la ciudad en el marco de estos cambios. El capitulo cinco, "Imaginarios foraneos y locales", se concentra en la lectura que hicieron de la ciudad viajeros europeos y norteamericanos por medio de sus descripciones, mirada que se nutre tambien de guias oficiales, directorios y otras fuentes locales. Estos relatos, que principalmente se refirieron a la capital del pais, destacaron el valor del paisaje que constituia el entorno de la capital y, en alguna medida, la generacion de una desilusion frente a su estilo colonial. Los relatos dieron cuenta de la pervivencia de un aspecto urbano colonial--especialmente su damero y construcciones de adobe y teja--, mezclado con modernos edificios, nuevos servicios publicos, arquitectura eclectica, areas verdes y un vital comercio. La interpretacion de la autora sostiene que estas representaciones crearon una vision ideal y limitada a los espacios fisicos y modos de vida de la ciudad burguesa. Los viajeros escasamente senalaron la existencia del mundo popular, creando un imaginario de una ciudad limpia e higienica, democratica, blanca y ordenada, representacion que se reducia a los espacios donde habitaron los sectores mas privilegiados.

"Imaginarios fotograficos", titulo del capitulo seis, situa la fotografia como instrumento que nutrio el discurso del progreso y civilizacion urbana. Estas fuentes son examinadas como un medio que promovio una cierta imagen "moderna" de la ciudad, al servicio de la construccion de un imaginario urbano nacional basado en valores como orden y progreso. Visto asi, este capitulo plantea una serie de cuestiones metodologicas en la linea del valor que tiene la fotografia como fuente para la historia urbana; no solo como reflejo--con rodas las limitaciones que implica--de una realidad, sino tambien en su rol de contribuir a la creacion y construccion de una imagen de la misma.

Mediante la fotografia, la autora incorpora y refuerza algunas formas en la que se puso en practica la idea de progreso. Su interpretacion respecto de la vision que resulta de las imagenes confirma el registro de la ciudad burguesa, mientras la ciudad miserable quedaba ausente. En cuanto a aquellos elementos que son fotografiados, existe una evidente coincidencia con las tareas que el discurso modernizador liberal de fines del siglo XIX concreto. Se trataba de la arquitectura de edificios publicos, civiles y religiosos, destacadas residencias particulares, parques y espacios publicos, adelantos tecnicos como el tranvia o el ferrocarril, y las vistas panoramicas que coincidian con la imagen que viajeros habian dejado estampada de la ciudad construida en cuanto inseparable de su entorno. Asi, a partir de fuentes fotograficas, la autora mantiene la concepcion del espacio social como medio de control y de dominacion, que se refleja en la ciudad no representada, la ciudad de sectores populares y medios--en sus barriadas y modos de vida--que habitaban esa capital y elaboraban una agenda social de reivindicaciones.

En sintesis, se trata de un riguroso estudio, con una sugerente aproximacion teorica y metodologica a un espacio complejo de interacciones sociales; un estudio situado en una historiografia vigente que instala la ciudad como sujeto que solo se puede comprender en un contexto material, espacial y temporal determinados. Un libro que elabora como las implicancias materiales, sociales y simbolicas de la modernizacion entre cafetales ha definido la forma y desafios de la ciudad contemporanea.

Macarena Ibarra.

PONTIFICIA UNIVERSIDAD CATOLICA DE CHILE.

E-MAIL: MIBARIRAA@UC.CL
COPYRIGHT 2013 Pontificia Universidad Catolica de Chile, Instituto de Investigacion y Posgrado
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2013 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Title Annotation:Florencia Quesada Avendano
Author:Ibarra, Macarena
Publication:EURE-Revista Latinoamericana de Estudios Urbanos Regionales
Article Type:Resena de libro
Date:Sep 1, 2013
Words:2173
Previous Article:A urbanidade como devir do urbano.
Next Article:Um Acidente E Duas Perspectivas Analiticas: o Grande Terremoto de Lisboa e os Estudos de Edward Paice e de Rui Tavares.

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2022 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters |