Printer Friendly

La miseria en Colombia.

A. Mecanismos

1. Culpar a la periferia

"No queremos mas piscinas de olas"

--Mauricio Cardenas, ministro de Hacienda (19)

Las instituciones extractivas en la periferia dan al gobierno central la excusa perfecta para monopolizar los recursos. Esto fue particularmente evidente en el reciente debate sobre la distribucion de las regalias de los recursos naturales. El Gobierno del presidente Santos ha tratado persistentemente de centralizar el control sobre estos recursos, y ha justificado esto senalando las instituciones extractivas de la periferia. A principios de este ano argumento que "las regalias no pueden seguir siendo la caja menor de los gobiernos municipales de turno" y que las regalias no se pueden simplemente "gastar en obras sin impacto social o sencillamente derrocharlas" (20). La solucion que propuso el Gobierno fue quedarse con mas recursos, esto resulto en el Acto Legislativo 5 del 18 de julio de 2011, que le permite vetar proyectos que involucren fondos provenientes de regalias. La necesidad de esta medida se evidencio con el hecho de que segun el Gobierno entre 2005 y 2010 hubo 21.681 casos de irregularidades, la mayoria asociados con procedimientos incorrectos para seleccionar a un contratista o el tipo de contrato firmado. La "ineficiencia" de la distribucion de regalias se ilustro con el hecho de que los departamentos que recibian la mayor cantidad de regalias tenian indicadores de bienestar menores que el promedio nacional y no alcanzaban las metas proyectadas por la antigua ley que regulaba las regalias.

En palabras del fiscal general Guillermo Mendoza:

[Colombia] va rumbo a ser una segunda Nigeria [...] asi como en ese pais los corruptos se robaron las multimillonarias utilidades del petroleo. Aqui ocurre lo mismo en los departamentos con las regalias [El Tiempo, 20 de agosto de 2010].

Si bien esta afirmacion no es del todo equivocada, mi punto es simplemente que el Estado nacional tiene algo de responsabilidad frente a las instituciones de la periferia de Colombia. ?Por que no lo reconoce o trata de abordar el problema real? Porque las instituciones extractivas en la periferia le dan al Gobierno una excusa para monopolizar los recursos. Culpar a la periferia es muy conveniente para el centro del pais.

2. Saquear la periferia

"Hoy estos campesinos estan reclamando que las vendieron muy baratas, si, pero las vendieron, y los empresarios, compraron, barato, si, pero las compraron"

--El Aleman (Freddy Rendon Herrera) (21)

Las instituciones extractivas de la periferia de Colombia tambien son funcionales porque permiten que las elites bien conectadas expropien vastos terrenos. Algunas de estas elites, como en los casos de El Aleman, antiguo lider del bloque paramilitar Elmer Cardenas, y de Vicente Castano, uno de los fundadores de las Autodefensas Campesinas de Cordoba y Uraba, lo hacen por medio de la violencia. Por ejemplo, en el Uraba chocoano, ubicado al norte del departamento, la naturaleza extractiva estatal tuvo efectos devastadores para los pobres. En Curvarado y Jiguamiando entre 1996 y 1997, el 70% de la poblacion fue desplazada por paramilitares y el Ejercito (Colombia Lands Rights Monitor, 2013). Los cultivos de palma tropical reemplazaron a las personas. En 2005 estos cultivos de palma ocupaban 35.000 hectareas, que representan casi el 20% del colectivo de tierras de las comunidades afrocolombianas locales y para ese mismo ano la Comision Intereclesial de Justicia y Paz reporto que 106 personas habian sido asesinadas o estaban desaparecidas, 40.000 habian sido desplazadas y se habian dado 19 ataques y quemas de caserios y 15 casos de tortura.

Pero la tierra en la periferia de Colombia no solo la expropian los paramilitares. Tambien se emplean metodos mas "legales". Una gran cantidad del area rural esta designada como terrenos baldios, que son propiedad estatal. Desde el siglo XIX el Gobierno colombiano ha aprobado una serie de leyes que gobiernan la distribucion de esta tierra y la emision de titulos. La Ley 160, por ejemplo, aprobada en 1994, estipulaba que las personas que hubieran ocupado de facto un terreno baldio durante cinco anos o mas, podian pedir sus derechos de propiedad al Instituto Colombiano de la Reforma Agraria (Incora). Este tipo de concesion estaba restringida a ciudadanos que no poseian ninguna tierra en Colombia y con un ingreso inferior al umbral establecido (menos de mil salarios minimos mensuales). Se les daba preferencia a personas pobres o desplazadas. Incluso, si alguien era elegible, la cantidad de tierra que podia reclamar estaba limitada a una unidad agricola familiar (UAF), definida por el Incora como la cantidad de tierra suficiente para permitirle a una familia "vivir con dignidad". Sin embargo, recientemente el grado en el que las elites bien conectadas, con la ayuda de firmas de abogados de alta sociedad, esquivan y rompen la ley para violar severamente sus intensiones, se ha vuelto claro. Tomemos el caso de Riopaila-Castilla, una compania azucarera del Valle del Cauca, duena del Proyecto Veracruz, que en 2010 creo 27 sociedades anonimas simples (SAS), con la ayuda de la firma de abogados Brigard & Urrutia, y compro 42 parcelas de tierra en el este del departamento del Vichada, el equivalente a 35.000 hectareas (Oxfam, 2013). La creacion de una gran cantidad de empresas fantasma permitio que Riopaila burlara la ley. Las SAS compraron tierras que antes estaban designadas como baldios, y que luego vendieron para que todas quedaran en manos de Riopaila. Este tipo de tacticas tambien permitieron a Luis Carlos Sarmiento, el hombre mas rico de Colombia y quien tiene intereses en Riopaila, adquirir 16.000 hectareas para si mismo. No solo los colombianos se aprovecharon de este sistema. Cargill, la corporacion multinacional con base en Estados Unidos, mediante el fondo de inversion Black River, creo 40 SAS y compro 43 parcelas de tierra en Vichada, que representan 61.000 hectareas.

El Estado extractivo de la periferia colombiana une los intereses de las elites de alta sociedad con los de las elites de "baja sociedad". Por ejemplo, aunque las plantaciones ilegales de palma en el Uraba chocoano fueron sembradas inicialmente por los paramilitares, ambos tipos de elites hicieron grandes inversiones. Recibieron respaldo financiero gubernamental por medio del Fondo para el Financiamiento del Sector Agropecuario (Finagro), el Fondo Agropecuario de Garantias y el incentivo a la capitalizacion rural. Tambien se beneficiaron de los fallos del Instituto Colombiano de Desarrollo Rural (Incoder). En 2005, por ejemplo, despues de reconocer el derecho de 1.125 familias de la region a tierras colectivas, el Incoder decidio descontar 10.000 hectareas y asignarlas a empresas de palma. Por lo tanto, quizas no sea una sorpresa que cuando estallo el escandalo de Rlopalla-Castllla, la primera reaccion del Gobierno fue apurar una ley para legalizar todas las transferencias de tierras y fue solo debido a la indignacion del publico que el presidente Santos debio rechazar la medida. La interaccion de estos dos tipos de elites tambien es evidente en los negocios de Cargill en el Vichada. Al final pago una gran suma de dinero, 60.000 millones de pesos, por las tierras adquiridas ilegalmente. El apendice de Oxfam (2013) revela la lista de las personas a quienes se les compro la tierra. Claramente no eran campesinos, sino elites locales que habian "adquirido" la tierra por parte de los campesinos que habian recibido asignaciones de terrenos baldios, posiblemente de la misma forma en la que El Aleman y Vicente Castano "adquirieron" tierra en Uraba. En promedio, las companias de Cargill pagaron aproximadamente US$ 800 por hectarea, mientras que el precio de compra promedio antes de 2006 era tan solo de US$ 24 por hectarea. El precio promedio se multiplico 33 veces (Oxfam, 2013).

Asi que la existencia simultanea de instituciones extractivas e incluyentes en Colombia tiene aspectos atractivos para las elites (vease tambien Sonin, 2003). Pueden aprovecharse de las instituciones extractivas para saquear activos y luego pueden usar las instituciones incluyentes del centro de Colombia para protegerlos. Que esta sea la situacion normal es algo que esta practicamente arraigado en las mentalidades colombianas, incluso entre las firmas de abogados de alta sociedad. Una entrevista de la emisora radial "La W" proporciona evidencia reveladora sobre esto. Una periodista pregunto a un abogado de Brigard & Urrutia: ?Hicieron leguleyadas para quedarse con las tierras?

El hombre responde:

Brigard y Urrutia: "La ley esta para interpretarla. Aca no son blancas o negras, son interpretadas [...] Nosotros asumimos una [interpretacion de la ley] que creemos que es la correcta" (22).

Un comentario que nos recuerda el viejo adagio enraizado en la historia latinoamericana: "obedezco pero no cumplo". En Colombia, de acuerdo con la elite, la ley no es blanca o negra, sino que esta para ser interpretada bajo la luz mas favorable posible (Melo, 2012, sobre la historia de esto en Colombia).

3. Fragmentar la periferia

En 2013 Colombia fue sacudida por una serie de paros que ocurrieron en todo el pais. En el departamento del Choco, la capital, Quibdo, fue invadida por mineros artesanales que estaban protestando. Sin embargo, una vez los mineros invadieron el aeropuerto, no habia a donde mas ir, pues no sabian como pilotear aeronaves y no hay ninguna carretera que una a Quibdo con el resto del pais.

Este tipo de aislamiento es la norma en Colombia. En 1946, en un discurso frente a la Sociedad de Agricultores, el presidente Alberto Lleras Camargo observo:

Cuando nos referimos a campanas de salud rural, credito o educacion que van a salvar a los campesinos, ?no sabemos acaso que la mayoria de estos programas [solo] llegan a las aldeas y escalones mas altos de la sociedad colombiana? Entre el 71% de nuestros compatriotas rurales y el resto de la sociedad, no hay comunicacion directa, no hay contacto, no hay carreteras, no hay canales de intercambio directo. A quince minutos de Bogota hay campesinos que pertenecen a otra epoca, a otra clase social y otra cultura, separados de nosotros por siglos [Henderson, 1985, p. 94].

Este aislamiento crea una sociedad muy fragmentada que es muy facil de manejar desde el punto de vista de la elite. Por ejemplo, el aislamiento de la periferia implica que cuando ocurren protestas, como en el caso de Choco en julio de 2013, las personas se enfocan en problemas parroquiales locales. Los mineros que protestaron en Quibdo demandaban:

1) El reconocimiento y formalizacion de la mineria tradicional.

2) La formalizacion de los mineros informales.

3) Detener la destruccion de maquinaria de mineria y los procesos legales en contra de los mineros informales.

4) Respeto a los territorios indigenas y afrocolombianos y a sus actividades mineras.

5) Subsidios y creditos preferenciales para mineros, asi como asistencia tecnica.

6) El cese de la venta de tierras a companias mineras multinacionales.

7) El subsidio de combustible para propositos mineros (23).

Aqui no hay otras preocupaciones que las mas inmediatas de los mineros. Aunque todas son importantes y legitimas, la falta de una agenda mas general es impactante.

Lo mismo se puede decir sobre otras de las muchas huelgas y paros que ocurrieron en otras partes del pais, y de las organizaciones que los lideraron. Dignidad Cafetera, en la region cafetera de Colombia, demando subsidios al precio del cafe, la democratizacion de la Federacion Nacional de Cafeteros y restricciones a la mineria en las areas cafeteras. Dignidad Papera, Dignidad Lechera y Dignidad Cebollera, demandaron subsidios para el precio de sus cosechas, la prohibicion de la rehidratacion de leche en polvo, compensacion para la importacion de leche en polvo y de papas congeladas o precocidas y que se controlara el contrabando proveniente de Peru y Ecuador. Dignidad Panelera exigio que se incrementaran los aranceles de subsidios importados, como el jarabe de maiz, y la compra de 3.500 toneladas de panela. Al mismo tiempo, en un gran paro en la region del Catatumbo, amplia area de siembra de coca al noreste de Colombia, se pidio que el Gobierno detuviera la fumigacion de las cosechas de coca, subsidiara a los productores de coca mientras realizaban la transicion hacia actividades economicas alternativas y detuviera la actividad minera.

Todos los diferentes grupos que realizaron paros y huelgas, por lo tanto, estaban enfocados en sus propios problemas locales. El unico asunto intersectorial fue el antagonismo con el Tratado de Libre Comercio con Norteamerica. El diario El Espectador dice lo siguiente:

Lo que hemos visto en esta semana, en ese sentido, ha sido preocupante. Protestas y bloqueos sin orden, sin mayor coherencia, con pliegos de condiciones incluso contradictorios, sin propuestas de soluciones. A algunos voceros de los cafeteros no les gusta la mineria en el pliego cafetero, pero apoyan la mineria en el pliego minero. Los camioneros quieren subir sus fletes, lo que afectaria el bolsillo de los agricultores.

Se pretende que la sociedad en su conjunto los financie a todos. Y, a la vez, siempre seguiremos con la espada de Damocles de un nuevo paro, de una nueva revuelta, porque ninguna solucion satisface plenamente ["Indignados con las pretendidas dignidades", 2013].

El que un Estado extractivo de lugar a demandas tan fragmentadas y locales sin ningun sentido de interes comun, es algo que esta latente en el estudio de Tilly (1998), quien estudio la naturaleza de las luchas y protestas populares en Gran Bretana durante el siglo XVIII y senalo como, en el transcurso del siglo, la naturaleza de dichas protestas cambio dramaticamente. Cuando ocurrio una depresion del ciclo comercial a comienzos de ese periodo, las personas demandaron mayores salarios, menores precios de la comida, mas trabajo y subsidios. Cuando lo mismo ocurrio a finales del mismo periodo, las personas empezaron a culpar al sistema y a demandar un cambio institucional. Si bien este no era el enfasis de Tilly, el periodo que estudio coincide con el rapido desarrollo del Estado britanico y la creacion de una infraestructura burocratica que penetro en todos los lugares del pais (documentados brillantemente por Brewer, 1990). El fortalecimiento del Estado, mediante la reduccion del aislamiento y la creacion de una sociedad nacional, empezo a crear problemas e intereses comunes y a dar forma a demandas colectivas, de modo que hubo una transicion que distancio al pais del parroquialismo. Como lo senalo Tilly, esto fue significativo porque ayudo a forzar un cambio politico a nivel nacional, en particular la erradicacion de la "antigua corrupcion" (Harling, 1996) y finalmente llevo a la democratizacion en 1832 (Aidt y Franck, 2013).

Por caoticos que parecieran los paros de 2013, que incluso llegaron a las calles de Bogota, de hecho para el Gobierno fue facil lidiar con ellos. Solo fue cuestion de una concesion aqui, un subsidio alla y algunos prestamos pequenos por ahi. Sin una agenda comun ni una critica a la manera en que funcionan las instituciones colombianas, la amenaza al statu quo era minima.

Por lo tanto, la incapacidad del Estado extractivo de Colombia ayuda en gran medida a las elites politicas nacionales a manejar la periferia fragmentada y pobre del pais, que es su creacion.

4. Comprar la periferia

Otra ventaja de las instituciones extractivas de la periferia es que disminuyen el "precio de la oferta de compra de votos". Para ser elegidos, en lugar de desarrollar plataformas basadas en politicas o campanas o Incluso en lugar de comprar votos, los politicos solo tienen que hacer un trato con algun jefe militar o paramilitar que se encargue de entregar los votos necesarios. Esto es precisamente lo que ocurrio en Santa Fe de Ralito, como describi arriba, antes de las elecciones de 2002. Otra instancia reveladora de esto salio a la luz en una carta que el comandante paramilitar Ramon Isaza envio al senador Fabio Valencia Cossio en 199524:

Puerto Triunfo, Septiembre 18 de 1995.

Doctor:

Fabio Valencia Cossio

H. Senador de la Republica

Medellin.

Respetado Dr. Valencia:

Hace un mes largo recibi la visita de los Drs. Gilberto Toro, ex-secretario Privado de la Gobernacion de Antioquia y Pascual Agudelo, exDiputado de Antioquia, ambos pertenecientes a su grupo politico, y quienes fueron enviados por Usted para que me dieran el mensaje de decirles a los Concejales Conservadores amigos mios que votaran por su nombre en la proxima Convencion Nacional Conservadora para conformar el nuevo Directorio Nacional.

Al respecto les respondi que yo no era politico y que mi mision en el Magdalena Medio era muy distinta a la de hacer proselitismo politico por Ud. Que si antes lo habia conocido y tratado personalmente en el Municipio de Puerto Triunfo, al igual que a sus H. Representantes a la Camara Humberto Tejada y Benjamin Higuita Rivera, era a traves de otras personas que le colaboraban con votos pero no por mi interes personal.

Es por ello que quiero ratificarle mi decision a traves de este medio.

Atentamente:

RAMON ISAZA

Comandante de las Autodefensas Campesinas del Magdalena Medio.

C.C. No. 5.812.993 de Ibague (Tolima).

C.C. Directorio Nacional Conservador

Directorio Conservador de Antioquia

Dr. Alvaro Uribe Velez--Gobernador de Antioquia.

Hay muchas cosas notables sobre esta carta. Notese que Alvaro Uribe Velez, entonces gobernador de Antioquia y proximo a convertirse en presidente de Colombia, recibio copia de la carta. Esto indica la naturaleza familiar de la relacion entre el Estado colombiano y los cabecillas militares. Lo mas importante aqui es como Valencia Cossio, un politico nacional exitoso que un tiempo despues se convertiria en ministro, eligio solicitar la asistencia de Isaza para ganar una eleccion, en lugar de emplear estrategias alternativas. Esto es mas economico y el hecho de que este concentrado mas hacia la periferia del pais ayuda aun mas a manejarla.

Infortunadamente para Colombia, el desinteres de Isaza de participar en politica electoral no era comun en el paramilitarismo. Para que quede claro que este no es un fenomeno reciente en la historia colombiana, pensemos en la eleccion presidencial de 1922 que discuti anteriormente. Ocurrio mas o menos lo mismo. Tambien nos podriamos preguntar como en la decada de 1890 los conservadores lograron asegurar que no hubiera ningun liberal elegido en la rama legislativa, a excepcion de Rafael Uribe Uribe. Mas o menos lo mismo ocurrio.

5. Pacificar la periferia

Este ultimo mecanismo es quizas el mas directo. En Chile, en 1973, las fuerzas armadas del pais debieron derrocar a un gobierno elegido democraticamente para poder asesinar a 3.000 oponentes politicos. En Colombia no es necesario un golpe de este tipo. En la decada de 1980, el partido de izquierda Union Patriotica fue obliterado por los paramilitares y el Ejercito colombiano. Los asesinatos incluyeron a dos candidatos presidenciales, Jaime Pardo Leal y Bernardo Jaramillo Ossa, ocho congresistas, once alcaldes, setenta concejales locales y posiblemente hasta cinco mil activistas. Sin necesidad de ningun golpe. El asesinato ha sido una herramienta tradicional para mantener el sta tus quo politico en Colombia, incluso se remonta a los asesinatos de Rafael Uribe Uribe en 1914 y de Jorge Eliecer Gaitan en 1948, y su uso se facilita debido a la ausencia de monopolio de la violencia y a la persistencia de instituciones politicas extractivas.

B. Como se juega el juego

Si bien describi cinco mecanismos que ayudan a incentivar y permitir la persistencia de instituciones politicas extractivas en Colombia, estos mecanismos se incrustan y reproducen dentro de un tipo particular de estrategia politica. Ya han surgido elementos de esto, pero para ver cual es esta estrategia y lo cercanamente que se relaciona con la pobreza, me enfoco en un ejemplo muy diciente, una descripcion detallada de la (no) construccion de la Via de la Prosperidad (vease "Via de la Prosperidad: cronologia del proyecto que nacio hace 16 anos", 2013). La importancia de este ejemplo es que muestra en mayor detalle la naturaleza de los negocios entre el centro y la periferia en Colombia, y como funcionan en el contexto del Estado colombiano.

En agosto de 2013 se asigno un contrato para construir la Via de la Prosperidad, en el departamento del Magdalena, a un consorcio llamado Ribera del Este. Otras dos empresas presentaron propuestas y participaron en la licitacion. Esta via originalmente se planeo diecisiete anos antes y se suponia que iba a construirse a lo largo del rio Magdalena. La primera fase de la nueva construccion, cubriria 52 kilometros desde el corregimiento de Palermo, en el municipio de Sitionuevo, hasta Salamina. La carretera primero la propuso el gobernador Jorge Caballero Caballero en 1997, pero no se asignaron fondos para su construccion. El proyecto lo revivio en 2004 el gobernador Trino Luna, elegido sin oposicion y quien a partir de 2007 paso dos anos y siete meses en prision por sus nexos con paramilitares. En 2012, el entonces gobernador Luis Miguel Cotes Habeych retomo el proyecto y obtuvo 466 millones de pesos provenientes del Gobierno nacional para las obras. En junio de 2013, el Instituto Nacional de Vias (Invias), el organismo nacional encargado de la construccion de vias, y el gobernador firmaron una propuesta que incluia abrir un proceso para adjudicar el contrato de construccion de la via, para lo cual tres empresas se registraron para participar en la licitacion: Consorcio Vial del Magdalena, Consorcio Via de la Prosperidad y Consorcio Ribera del Este. En julio, la ministra de Transporte, Cecilia Alvarez-Correa, planteo inquietudes sobre el proceso, pues el procurador hizo 19 recomendaciones que debian tenerse en cuenta, pero se ignoraron. Esto tambien lo evidencia una carta que la ministra recibio del Comite Ciudadano de Vigilancia del Magdalena, donde se afirmaba que el proceso se habia disenado de modo que uno de los miembros del consorcio, Edgardo Navarro Vives, pudiera ganar, para asi pagarles a las tres personas que habian financiado la eleccion de Cotes Habeych: su padre, Alvaro Cotes Vives, su tio, Luis Miguel Cotes Vives, y su mentor politico, Trino Luna (25). La ministra Alvarez-Correa detuvo el dinero para el proyecto y solicito que la licitacion se cancelara. El 8 de agosto Invias tambien empezo a presionar para que se suspendiera el proceso.

A pesar de esto, el 12 de agosto la subasta para adjudicar el contrato se realizo y el Consorcio Ribera del Este la gano (a pesar de que Edgardo Navarro Vives no formaba parte de este grupo). Despues hubo reuniones entre el gobernador Cotes Habeych y la ministra para llegar a un acuerdo, pero Alvarez Correa insistio en que el proceso de licitacion no fue transparente y que el Gobierno no iba a enviar el dinero para la construccion de la via. Diez dias despues, el diario nacional El Tiempo publico un articulo con una lista de escandalos vinculados con la firma que gano la licitacion (26). Sin embargo, a finales de septiembre de 2013, los intentos legales de Invias por detener el proceso fueron rechazados por un juez y el gobernador firmo un contrato con el Consorcio Ribera del Este a comienzos de octubre (27). El 28 de noviembre, el procurador abrio un proceso judicial en contra del gobernador Cotes Habeych, argumentando que hubo varias irregularidades en el proceso de licitacion, entre ellas se encontraba la falta de transparencia y objetividad en la manera en que se asigno la licitacion ganadora al Consorcio Ribera del Este (28).

Cuatro dias antes de que el procurador anunciara este proceso, el presidente Santos fue a rendir homenaje al exsenador Jose Name Teran. En un discurso que dio durante esta ceremonia describio como Name Teran era un gran promotor de la misma via:
   La otra gran obra que me dijo que teniamos que poner en marcha: la
   Via de la Prosperidad, de Plato a Palermo. Y me explicaba, con
   entusiasmo y con interes; sacaba un mapa y decia: "Mire, esa obra,
   al lado del rio, esa gran via va al lado del rio y va a servir como
   de dique, y no solamente va a destaponar toda una region de
   Colombia, del Caribe colombiano, sino que va a habilitar, a hacer
   mas productivas cientos de miles de hectareas". Pues bien, esa obra
   tambien es ya una realidad. Este mismo mes, se va a adjudicar la
   interventoria: hay cerca de 29 propuestas de las mejores firmas.
   Apenas se adjudique la interventoria esa obra sigue su marcha y esa
   es otra obra que tuvo su inicio en Jose Name (29).


El anhelo del presidente Santos por que se construyera esta via bien podria ser real. Pero su implementacion encalla en poderosos arrecifes politicos que tuvo que navegar para su reeleccion. Como se dieron cuenta Invias, la ministra Alvarez-Correa y la Procuraduria, detras de la Via de la Prosperidad habia poderosas fuerzas politicas que no tienen interes en que esta se construya. Por el contrario, tienen un interes en desviar el dinero para comprar votos en las elecciones. Una de las fuerzas poderosas es el exsenador Name Teran y algunos de sus parientes. Si miramos de cerca la composicion del Consorcio Ribera del Este, como se describe en el diario Portafolio, encontramos lo siguiente:

El grupo ganador, cuyo representante legal es Gary Espitia Camargo, lo conforman las firmas Assignia Infraestructura, Compania de Seguros y Negocios S. A., Constructora FG S. A. y Consultores del Desarrollo S. A. (Condesa).

Aunque el representante legal de esta ultima es Manuel Gomez Lopez, es controlada por la familia Name.

David Name Orozco, hijo de David Name Teran y primo del senador Jose David Name Cardozo, es miembro de, junta directiva (30).

En la adjudicacion final del contrato, por lo tanto, el clan Cotes Vives de alguna manera fue superado estrategicamente por el clan Name, aparentemente con la bendicion de Santos. Durante su discurso en honor a Name Teran, el presidente menciono:
   Esa obra de la prosperidad, esa via, se va a hacer gracias a la
   reforma a las regalias, donde su hijo Jose David participo con
   tanto empeno para la aprobacion de esa reforma. La hemos llamado la
   "Reforma de la Equidad", porque es una reforma que distribuye las
   regalias de este pais en una forma mas justa, para que todos y cada
   uno de los municipios de Colombia reciban parte de esas regalias, y
   todos los departamentos tambien reciban parte de esas regalias. Y
   eso ya esta funcionando y funcionando bien (31).


El progreso tortuoso de la Via de la Prosperidad ilustra algunas de las politicas que mantienen a las instituciones extractivas e incluyentes de Colombia trabajando juntas. Por un lado esta la parte incluyente de Colombia, en este caso representada por la ministra Alvarez-Correa, que realiza intentos por hacer que el Estado funcione de manera apropiada, evitar la corrupcion en el proceso de contratacion y construir la via. Pero la parte extractiva no existe por coincidencia. Santos busco y consiguio la reeleccion en 2014 y lo hizo barriendo en los departamentos de la costa Caribe, incluido Magdalena. Por ejemplo, Jose Antonio Name Teran, el miembro mas poderoso de la familia y tambien durante muchos anos senador de la Republica, tiene una larga lista de acusaciones de corrupcion y compra de votos (32). Pero estos politicos necesitan dinero para alimentar la maquina y comprar votos, y esto es lo que puede suministrar el dinero para la Via de la Prosperidad. Al mismo tiempo, Santos fue quien nombro a Alvarez-Correa.

La relacion simbiotica entre las instituciones extractivas e incluyentes se sostiene a si misma con interacciones como esta, que ocurren todos los dias en Colombia.

III. Uniendo los puntos

En este momento permitanme ordenar algunas ideas. He tratado de argumentar que la pobreza en Colombia se puede explicar por la presencia de instituciones economicas extractivas. Esto esta perfectamente en linea con la evidencia transnacional (Acemoglu, Gallego y Robinson, 2014; Acemoglu, Johnson y Robinson, 2001). Tambien he argumentado, siguiendo a Acemoglu y Robinson (2012), que la raiz de las instituciones economicas extractivas son las instituciones politicas extractivas. Esto tiene dos dimensiones, una distribucion estrecha del poder politico y un Estado debil e inefectivo. Suministre amplia evidencia para respaldar la aseveracion de que las instituciones politicas colombianas son extractivas en ambas dimensiones. Tambien he tratado de explicar algunos de los mecanismos politicos que mantienen a las instituciones funcionando asi. Lo que resulta dificil de entender sobre Colombia es la yuxtaposicion de instituciones extractivas e incluyentes. Dependiendo de lo que se quiera enfatizar, uno puede hacer que Colombia se vea como un pais bastante exitoso o, por el contrario, como el Congo. El exito requiere algo de flexibilidad, dado que Colombia es un pais pobre, el pais mas desigual de America Latina, y durante gran parte de los ultimos cincuenta anos fue la capital mundial de los asesinatos, desplazamientos, secuestros y drogas. Aun asi, hay algo que explicar, y he tratado de enfocarme en la coexistencia de instituciones extractivas e incluyentes.

Una implicacion de esta vision de Colombia es que contradice mucha de la sabiduria convencional sobre el desarrollo colombiano. Y, lo que es mas importante, contradice la idea de que el conflicto y la guerra civil en Colombia tienen como causa la desigualdad de tierras o el "problema rural". Por supuesto que en Colombia hay desigualdad de tierras. Las instituciones extractivas tienden naturalmente a crear desigualdad, y esto puede tener un papel importante en la exacerbacion del conflicto. Pero mi afirmacion es que el conflicto es un resultado inevitable de una situacion en la que no hay Estado ni una resolucion de conflictos institucionalizada. La evidencia sugiere que en una situacion asi los seres humanos siempre encuentran algo por que pelear. En Trujillo, por ejemplo, un municipio del Valle con una larga y terrible historia de violencia, muy bien estudiada por Atehortua (1995), los asesinatos empezaron con una pelea de gallos.

Sin embargo, una pregunta que aun resta responder es por que el centro esta donde esta en Colombia, y por que la periferia es tan disfuncional. Si es cierto que los origenes del equilibrio colombiano se encuentran en la republica liberal, despues de 1863, entonces este surgio debido a que las elites regionales pudieron frustrar un proyecto de fortalecimiento del Estado. Pero ?seguramente estas elites regionales se hubieran beneficiado de una prosperidad para sus regiones? ?Por que no pudieron gestionar esto? Hay algunas respuestas para esto. Fergusson et al. (2015) senalan que la principal explicacion de por que el centro esta donde esta en Colombia es la ubicacion del estado colonial. Por ejemplo, muestran que el Estado moderno colombiano tiende a estar mucho mas presente en aquellos lugares en los que precisamente estuvo presente a finales de la decada de 1790. La negligencia tiene consecuencias que son "trayectorias dependientes". Por ejemplo, Acemoglu, Garcia-Jimeno y Robinson (2012) muestran que los municipios de Colombia que historicamente tuvieron esclavitud (hace mas de 150 anos) son sustancialmente mas pobres hoy en dia que municipios identicos en los cuales no hubo esclavitud. Por lo tanto, la presencia historica de instituciones economicas extractivas en la periferia es parte del relato sobre por que son pobres hoy en dia. Desde esta perspectiva, las ubicaciones centro-periferia en Colombia se pueden explicar sencillamente por la ubicacion de instituciones extractivas coloniales (Bruhn y Gallego, 2012; Dell, 2010; Engerman y Sokoloff, 1997).

Pero esto va mas alla. La independencia en Colombia tendia a empoderar a las elites preexistentes, que estaban concentradas donde se encontraba el Estado. Si bien el Estado tenia diferentes centros regionales, estaba dominado por Bogota y Cartagena. A partir de esta situacion las elites bogotanas emergieron como las mas poderosas y han dominado el poder ejecutivo desde la independencia (pensemos en el hecho de que las elecciones presidenciales de 2014 incluyeron a un Santos, un Lleras y una Lopez, tres grandes familias politicas bogotanas que aun estan vigentes). Meisel (2012) mostro como los cargos ministeriales en el siglo XX estuvieron dominados por el centro y Fergusson, Molina et al. (2015) extendieron este hallazgo al siglo XIX. Por lo tanto, a pesar de que es posible que las elites regionales fueran lo suficientemente poderosas como para crear un conjunto de instituciones que evitaran que Bogota creara una hegemonia sobre el pais, no eran lo suficientemente poderosas para manipular las instituciones nacionales a favor de sus intereses.

Otra razon puede ser que la periferia esta incrustada en un Estado que tiene una forma nacional que es consecuencia de las "trayectorias dependientes" del colapso de la republica liberal en 1885. Mientras que las elites regionales tienen un interes en que los bienes publicos esten disponibles localmente, no pueden establecer su propio servicio policial, ministerio de educacion o servicio judicial. Por lo tanto, aunque eran autonomas de muchas maneras y estaban dentro de un sistema que ayudaba a garantizar eso, las elites regionales sin embargo no pudieron manipular libremente las instituciones estatales basadas en Bogota, y esas instituciones naturalmente se enfocaban mas en el centro que en la periferia (33). Adicionalmente, las elites regionales todavia sospechan de este tipo de instituciones, como vimos en 1961 durante el debate en el Congreso sobre la institucionalizacion de la reforma agraria.

Una razon que quizas resulte mas simple es que, cuando un pais esta fragmentado en diferentes centros de poder, el oportunismo que uno podria imaginar que existe entre estas regiones en terminos de la prestacion de bienes publicos podria llevar naturalmente a una prestacion insuficiente de estos bienes. Aunque esta es una posibilidad teorica, la informacion presentada en la figura 9 sugiere que los ingresos fiscales totales se incrementaron durante la republica liberal, que es lo opuesto a lo que se esperaria si existiera tal oportunismo en terminos de la prestacion de bienes publicos, por lo menos en ese periodo historico. Asimismo, Acemoglu et al. (2015) examinan la eleccion estrategica de capacidad estatal a nivel municipal, usando informacion de la decada de 1990, y encuentran que son complementarios; un incremento en la capacidad del Estado en un municipio estimula el fortalecimiento de la capacidad del Estado en los municipios vecinos, que es lo opuesto al oportunismo.

Por ultimo, y quizas esto es lo mas importante, el por que las elites regionales se han opuesto a la creacion de un Estado moderno en Colombia, pero terminaron estando en la periferia, se puede explicar por la naturaleza fractal de la relacion centro-periferia. Las elites de "alta sociedad" que se beneficiaron de las expropiaciones en Curvarado y Jiguamiando, por ejemplo, no eran de Bogota, sino de Medellin. Curvarado y Jiguamiando quedan en Uraba, que es la periferia de la periferia, pero lo mas relevante aqui es que estan en la periferia del centro de Antioquia. Aunque a las elites que se encuentran en lo que se convirtio en la periferia de Colombia les fue menos bien que a las basadas en Bogota, que tienen el control del Estado nacional, las primeras han podido beneficiarse de explotar sus propias periferias. La prestacion de bienes publicos y las instituciones financieras pueden ser en general peores en Antioquia que en Cundinamarca, pero el hecho significativo aqui en terminos de comprender el equilibrio colombiano es la division dentro de Antioquia misma. Lo mismo es generalmente cierto en cuanto a los centros de poder colonial que terminaron estando en la periferia, como en el caso de Cartagena, Pasto o Santa Marta. Estas ciudades tambien tienen periferias bien definidas a partir de las cuales las elites locales (en el centro de la periferia) se han beneficiado, como lo describi en la seccion anterior.

IV. Cambio en el equilibrio colombiano

He tratado de caracterizar las fuerzas que hacen que las instituciones politicas colombianas sigan siendo extractivas, creando asi pobreza y violencia. Pero tambien he enfatizado que esta situacion ha cambiado con el tiempo. Las instituciones colombianas hoy en dia son menos extractivas que en la decada de 1890, o de 1930, e incluso de 1980. Esta es la razon fundamental por la cual la pobreza y la violencia han disminuido durante la ultima decada. ?Que ha generado este cambio y esto que sugiere sobre el futuro?

Para comprender esto es importante senalar que el equilibrio politico que he descrito en Colombia es contradictorio en muchos sentidos. La debilidad estatal en la periferia de Colombia, si bien es ventajosa para muchos intereses de la elite, tambien implica que el Estado no tiene el poder para detener la movilizacion de subalternos que forman una corriente continua de actores armados. Despues de que el Gobierno destruyo las bases de las FARC en Tolima a comienzos de la decada de 1960, estas marcharon sobre las montanas hacia las tierras aridas de los Llanos, donde pudieron reorganizarse en paz debido a la falta de presencia del Estado en ese lugar. El equilibrio permite una gran cantidad de otras formas de anarquia colateral. Los Llanos tambien fueron el lugar donde Gonzalo Rodriguez Gacha organizo Tranquilandia, su vasta plantacion de drogas. De hecho, fue el vacio de autoridad en la periferia de Colombia lo que le permitio a Pablo Escobar y sus socios trasladar la industria mundial de cocaina a Colombia en la decada de 1970, con terribles consecuencias para la sociedad y las instituciones colombianas. Sin embargo, el punto importante es que por terribles que fueran, y sean hoy en dia, las consecuencias de los carteles de drogas son consecuencias del equilibrio politico subyacente en Colombia. No son la razon verdadera de los problemas de Colombia, sino, como las FARC, son un sintoma de estos problemas. Ha sido en aquellos momentos en los que las contradicciones no se pueden manejar bien, como en las decadas de 1930, 1950 o 1980, que las instituciones politicas colombianas se han vuelto, en promedio, mas incluyentes.

Este cambio ha sido el resultado de una serie de reorientaciones en el equilibrio politico y mas que todo como consecuencia de que el sistema generara resultados intolerables, o potencialmente intolerables, para las elites. Si bien he enfatizado que la distribucion espacial de las instituciones extractivas funciona de tal manera que ayuda a que el sistema se reproduzca--recordemos que la miseria esta concentrada en la periferia--algunos choques grandes han interrumpido este equilibrio. Cambios sociales relacionados con la urbanizacion y el desarrollo de nuevos grupos e identidades, como el trabajo organizado, en las decadas de 1920 y 1930, llevaron a que el Gobierno liberal de Alfonso Lopez Pumarejo iniciara una serie de reformas, que luego fueron identificadas equivocadamente como un proyecto de fortalecimiento del Estado. Sin embargo, estas reformas elevaron las apuestas de la controversia politica y, al igual que muchas otras reformas de este tipo, resultaron en conflicto (Pincus, 2009). No obstante, este periodo si llevo al voto universal, la introduccion de un impuesto a la renta y que existiera una biblioteca en cada municipio del pais. Tambien origino la reforma agraria en un intento por lidiar con el conflicto rural (Le Grand, 1986).

Las fuerzas sociales desatadas por La Violencia produjeron reformas similares y a una expansion masiva de la educacion, a intentos adicionales por realizar una reforma agraria y a mayor numero de proyectos para fortalecer el Estado. Estas reformas, por supuesto, se implementaron de maneras altamente imperfectas, pero algunas de ellas tuvieron un impacto sobre la pobreza, en particular la expansion educativa. La figura 12 muestra el gasto gubernamental en educacion como porcentaje del PIB desde 1832, con base en la investigacion de Maria Teresa Ramirez y sus colaboradores. Vale la pena resaltar varios aspectos de la figura, ademas de la tristemente baja cantidad de ingreso nacional que se asigno historicamente a este bien publico tan basico. La serie muestra dos grandes saltos, el primero a finales de la decada de 1950, cuando paso de niveles de cerca del 1% a niveles del 3% en las decadas de 1960 y 1970. No solo incremento el gasto, sino tambien la cantidad de estudiantes. Para la decada de 1970, la tasa bruta de escolarizacion en educacion primaria llego al 100% para ninos de entre 7 y 11 anos, en comparacion con el 54,5% en 1951 (Ramirez y Tellez, 2007). Estos cambios estaban directamente relacionados con La Violencia. Alberto Lleras Camargo, el primer presidente del Frente Nacional, que ejercio entre 1958 y 1962, senalo:

La insurgencia de presiones brutales, la crueldad que caracterizo a esta epoca recientisima de nuestra historia, no habria prendido tan fragosamente sobre una nacion educada, sobre un pais civilizado [...]

La insensibilidad que se apodero de buena parte de las antiguas clases dirigentes ante la tremenda gravedad de la violencia es tambien otro sintoma de la defectuosa educacion, aun en las mas altas jerarquias de la inteligencia. Fallaron los sistemas educativos complementarios, fallaron el hogar y la educacion moral y religiosa de Colombia. Ese es un hecho historico [El Tiempo, citado por Helg, 1989].

Mas generalmente, aunque el Frente Nacional no represento un intento genuino por fortalecer el Estado, si implemento algunas reformas incluyentes, como lo habia hecho la Revolucion en Marcha (veanse Lleras Camargo, 1959; Lleras Restrepo, 1959).

El siguiente cambio en el equilibrio politico, evidente en la figura 12, se dio con la Constitucion de 1991. El gasto en educacion salto de nuevo y esta vez los frutos se sintieron mas en terminos de escolarizacion en secundaria, en donde la tasa bruta de escolarizacion para el grupo de edad de entre 12 y 17 anos incremento del 41,5% en 1986 al 70,5% en 2000. Esta reforma vino como consecuencia de la creciente violencia de la decada de 1980, desencadenada por la expansion de grupos guerrilleros de izquierda, los incipientes grupos paramilitares y las mafias de las drogas. Los resultados, en particular la Constitucion de 1991, hicieron mucho para promover instituciones politicas mas incluyentes. Expandieron y mejoraron el Estado y la descentralizacion fiscal y politica (que se dio antes, en 1986) tuvo un papel crucial en la reduccion reciente de la pobreza. En adicion a las consecuencias educativas vistas en la figura 12, la figura 13 muestra informacion sobre otro notable logro de la Constitucion de 1991. Fue la reforma a la salud de 1993, que logro introducir un cubrimiento del 70% para el ano 2011. En 1992, el cubrimiento era alrededor del 10% en areas rurales y 30% en areas urbanas (Yepes, Ramirez, Sanchez, Ramirez y Jaramillo, 2010, figura 3.1, p. 29), como lo muestra el eje derecho. El eje izquierdo ilustra el gran incremento en el gasto en terminos reales de asistencia medica, que incrementaron en casi un 700% despues de la Constitucion de 1991.

[FIGURA 12 OMITIR]

[FIGURA 13 OMITIR]

A pesar de estas transiciones y dinamicas institucionales, los ejemplos que he discutido en este articulo muestran que hay elementos extractivos muy grandes en las instituciones politicas colombianas hoy en dia. El sistema sigue siendo dominado por las elites en un centro que negocia el poder con una periferia mucho mas extractiva. En la interfaz entre ambas, la faceta extractiva y la incluyente se entremezclan de una manera muy extraordinaria, como ilustre en varios puntos, por ejemplo, el intercambio entre Isaza y Valencia Cossio o la reunion en Santa Fe de Ralito. Aunque esto es costoso para el pais, hay muchos intereses involucrados, como mostre en el ejemplo de Riopaila y la asignacion de tierras fronterizas. La evidencia de esta persistencia fundamental proviene del hecho de que incluso las reformas de 1991 no hicieron nada para cambiar la desigualdad. Puede que el Estado este mejor financiado, pero no esta financiado por las elites, quienes practicamente no pagan impuestos. En Colombia, el coeficiente de Gini posimpuestos es igual al coeficiente de Gini preimpuestos. Asi que, si bien ha habido un cambio hacia una sociedad mas incluyente, este cambio ha sido bastante lento y no ha interrumpido el funcionamiento basico del equilibrio, incluso si ha disminuido la pobreza.

Una pregunta importante es por que estas crisis y posteriores retornos al equilibrio no han creado una transformacion real en el pais. Creo que esto tiene mucho que ver con los tipos de crisis que fueron. El asesinato de candidatos presidenciales y de importantes figuras publicas, y los secuestros dirigidos a las elites, como el secuestro del futuro presidente, Andres Pastrana, fueron labor de grupos paramilitares, las FARC y el ELN. No fueron movimientos sociales de base amplia con una agenda para cambiar el pais. De hecho, la razon por la cual la Constitucion de 1991 termino siendo tan incluyente tiene que ver con el hecho idiosincratico de que un tercio de los miembros de la Asamblea Constitucional pertenecian al recientemente desmovilizado grupo guerrillero Movimiento 19 de Abril (M-19), que en efecto si tenia una agenda para promover una Colombia mas incluyente. Fue mas cuestion de buena suerte que de buen juicio.

Aunque en esta seccion he enfatizado que ha habido progreso hacia unas instituciones mas inclusivas y esto ha ayudado a bajar los niveles de pobreza y violencia recientemente, es tambien bueno reflexionar, especialmente en el contexto de las negociaciones de paz que se estan llevando a cabo con las FARC, que la violencia en Colombia ha caido antes, por ejemplo en 1960 y aumentado posteriormente. La desmovilizacion de la guerrilla no es algo nuevo en Colombia, ejemplos recientes incluyendo a Guadalupe Salcedo en 1953, al M-19 y el Ejercito Popular de Liberacion (EPL) y el Movimiento Armado Quintin Lame en 1991. Aun la desmovilizacion de los paramilitares en 2006 fue seguida por el surgimiento de Los Rastrojos, Los Urabenos y las llamadas "bacrim" (bandas criminales). Si los problemas de fondo de Colombia no cambian, la desmovilizacion puede facilmente ser seguida por una removilizacion y no hay razon por la cual la violencia no aumente rapidamente de nuevo.

El hecho de que los retos al sistema hayan sido satisfechos por movimientos hacia la inclusion no es un resultado natural u obvio. En America Latina en el ultimo siglo tales desafios resultaron en la consolidacion de dictaduras de gobiernos militares y represion severa. Que esto no haya sucedido en Colombia puede ser visto como una fortaleza del sistema, lo que posiblemente es cierto, pero hay dos observaciones importantes para tener en cuenta. La primera, como afirme anteriormente, la naturaleza del sistema permite que quienes lo reten sean asesinados con total impunidad. Despues de que se desmovilizo, Guadalupe Salcedo fue asesinado en una calle en Bogota en 1957. Por lo tanto, las elites colombianas nunca han tenido la necesidad de usar al Ejercito para asesinar a sus competidores politicos. Segunda, la evidencia para America Latina sugiere que invitar a los militares para que eliminen a quienes reten el poder politico tiene consecuencias muy negativas para las elites. En Argentina, en 1930, las elites trajeron a los militares para aplastar el surgimiento del Partido Radical para darse cuenta de que despues de esto los militares estaban controlando el pais. Aun en lo que se considera como un ejemplo de "fortaleza" de las instituciones politicas en Colombia, por ejemplo, al lidiar con los diferentes intentos del expresidente Uribe de permanecer en el poder, y que ayuda el surgimiento de movimientos politicos populistas personalizados como el de Juan Peron en Argentina o Hugo Chavez en Venezuela, fenomeno que tiene consecuencias adversas para los intereses de las elites.

V. Conclusiones

En este ensayo he tomado una perspectiva de larga duracion sobre los determinantes de la pobreza y la violencia en Colombia. El pais no es un Estado "fallido", como Irak o Somalia, pero tampoco es uno muy exitoso. Durante gran parte de sus casi doscientos anos de independencia, la vasta mayoria de su poblacion ha vivido en la pobreza o la miseria y ha sufrido las consecuencias de la violencia y la opresion. Durante este tiempo el desempeno economico se ha distanciado significativamente del de los paises mas avanzados del mundo. ?Por que?

He argumentado que esto se debe a que la mayoria de los colombianos han estado atrapados dentro de un sistema de instituciones economicas extractivas que los ha mantenido pobres, pues asfixia sus iniciativas, sus incentivos y sus oportunidades. Tambien los ha mantenido vulnerables e impotentes porque detras de las instituciones economicas extractivas se encuentra un conjunto de instituciones politicas extractivas que han concentrado el poder de manera estrecha y han llevado a la creacion de un Estado debil e inefectivo. No hay ninguna razon fundamental que le impida a Colombia alcanzar los mismos niveles de ingreso per capita que Estados Unidos. De hecho, probablemente no estaba muy lejos de alcanzarlos en 1819. La razon por la cual no puede hacerlo son las instituciones extractivas, cuyas caracteristicas he tratado de explicar. Son mas importantes aun las instituciones politicas extractivas. Si estas cambiaran entonces las instituciones economicas cambiarian tambien. Sin embargo, como he argumentado, el hecho de que Colombia tenga instituciones politicas extractivas no es coincidencia. Estas reflejan un largo camino de dinamicas de "trayectorias dependientes", arraigadas en la reproduccion de las estructuras coloniales de poder, y el poderoso sistema de fuerzas e intereses las mantiene en su lugar.

Sin embargo, las instituciones colombianas tambien se mantienen en su lugar, no solo gracias a los intereses de las elites, sino tambien por el fracaso de la accion colectiva de quienes estan afectados por el sistema. En la seccion anterior argumente que los movimientos hacia una mayor inclusion en Colombia por lo general han sido el resultado de que las contradicciones del sistema se hayan salido de control. Las instituciones extractivas que han hecho que la periferia sea facil de comprar y este fragmentada, tambien le permitieron a Rodriguez Gacha construir Tranquilandia, sembrar cocaina en una escala masiva y construir aeropuertos para exportarla. Asimismo, permitieron a Pablo Escobar entrenara a sus sicarios y que desencadenara un frenesi devastador de asesinatos en la sociedad colombiana. Una de las consecuencias de esto fue la razon por la que se reescribiera la Constitucion Politica de Colombia en 1991, la cual, gracias a la participacion de antiguos miembros del grupo guerrillero del M-19, genero un gran avance hacia una mayor inclusion. Las instituciones extractivas tambien permitieron a las FARC y al ELN prosperar y crecer, lo que estimulo intentos por democratizar la politica local con la eleccion popular de alcaldes en 1988. Sin embargo, hasta ahora estos ajustes en las instituciones extractivas no han sido resultados de organizaciones populares masivas ni de una oposicion coherente a la manera en la que Colombia esta organizada, asi que no han tenido el efecto de cambiar fundamentalmente la manera en la que funcionan las instituciones.

La mayor esperanza para llevar a Colombia a ser una sociedad mas Incluyente son este tipo de movilizaciones, y la solucion a algunos de los problemas que ya describi, en particular la falta de una esfera publica o una interpretacion comun de los males que aquejan a la sociedad. Esto es posible debido a la naturaleza contradictoria del equilibrio. La incapacidad de la elite para disciplinar a Rodriguez Gacha o las FARC tambien hace que sea dificil para esta elite controlar otros tipos de movilizaciones, como el intento exitoso de los afrocolombianos por recuperar los titulos colectivos de sus tierras. Los origenes de esto se encuentran en el articulo transitorio 55 de la Constitucion de 1991, que termino convirtiendose en la Ley 70 de 1993 (Asher, 2009; Escobar, 2008) y que ahora les permite a las comunidades afrocolombianas reclamar titulos colectivos de hasta el 60% de la tierra del departamento del Choco, un area enorme. Si bien las elites pueden interpretar "creativamente" la ley para saquear la periferia, la periferia puede recurrir a la ley para protegerse, como lo hicieron las personas de Curvarado y Jiguamiando (usaron la Ley 70 como herramienta para tratar de recuperar sus tierras). Asi que, a pesar de las caracteristicas extractivas, el Estado de doble cara crea oportunidades para que la sociedad obligue a las instituciones a volverse mas incluyentes, siempre y cuando esta logre organizarse (vease Nugent, 1997, para un argumento similar en el caso de Peru).

Este argumento nos da algo de esperanza de que es posible lograr un punto de inflexion, en el cual los elementos incluyentes de las instituciones en Colombia se vuelvan lo suficientemente poderosos como para erradicar de una vez por todas a las instituciones extractivas, como ha ocurrido historicamente en todas las sociedades que ahora son incluyentes. Algunos dirian que las actuales negociaciones de paz con las FARC podrian crear una ventana de oportunidad para que esto sea mas viable. Si bien creo que esta es una posibilidad, de acuerdo con el argumento de este ensayo es una posibilidad muy poco probable. La disminucion en la pobreza en la ultima decada, por ejemplo, es parte de los frutos de la Constitucion de 1991, que tuvo el resultado de una serie muy inusual de choques y crisis para las elites. Aunque esto ha generado muchas cosas positivas, y si bien los elementos extractivos del sistema politico han disminuido y mutado, todavia estan bastante arraigados, como lo han estado durante 120 anos de modernizacion y ganancias economicas modestas. Fundamentalmente, las FARC no son una causa de los problemas de Colombia, son un sintoma, al igual que Tranquilandia y los hermanos Castano. Adicionalmente, las supuestas causas del conflicto con las FARC, como la distribucion desigual de la tierra, no son las causas reales, que son simplemente el hecho de que Colombia nunca creo un Estado moderno. En el vacio de autoridad que es la Colombia rural, donde no hay partes neutrales ni arbitros, donde no hay nadie que haga cumplir la ley o preste los bienes publicos basicos, no es una sorpresa que hayan prosperado los grupos armados (vease Uribe, 1990, para una perspectiva interesante). Es una parte del dano colateral con el que las elites colombianas han vivido durante 150 anos. En este ensayo he tratado de explicar como Colombia termino asi, y por que la situacion persiste hoy en dia. La paz con las FARC podria hacer que sea mas facil para el Gobierno estabilizar las areas perifericas, lo que ayudaria a la prestacion de bienes publicos y a reducir la pobreza y permitiria fuerzas politicas nuevas y mas progresivas. Por si sola, sin embargo, la paz no hara mucho por reducir la demanda de los servicios de los Mochileros, o para mitigar las ganas de rendir homenaje a los Name, o el impulso de contratar a Brigard & Urrutia para adquirir tierras en el Vichada o para, finalmente, lograr la construccion de una via hacia Quibdo, despues de 196 anos de independencia.

Reconocimientos

A pesar de que las opiniones que expreso aqui son mias, me he beneficiado inmensamente de la sabiduria y apoyo de muchas personas que saben mas sobre Colombia que yo. Mi deuda con mis coautores Daron Acemoglu, Isaias Chaves, Leopoldo Fergusson, Camilo Garcia-Jimeno, Sebastian Mazzuca, Carlos Molina, Pablo Querubin, Dario Romero, Rafael Santos y Juan Vargas sera evidente gracias a las numerosas citas a nuestro trabajo conjunto. Tambien agradezco a Felipe Botero, Juan Camilo Cardenas, Andres Casas, Malcom Deas, Miguel Garcia-Sanchez, Ana Maria Ibanez, Sergio Jaramillo, Salomon Kalmanovitz, Oliver Kaplan, Jorge Orlando Melo, Andres Moya, Juan Ricardo Ortega, Juan Diego Restrepo, Maria Teresa Ronderos y Miguel Urrutia por su sabiduria y paciencia. Maria Angelica Bautista proporciono gran parte de la evidencia en la que se basa este articulo y debatio cada una de las ideas conmigo. Asimismo estoy agradecido con Laura Montenegro, quien me obligo a repensar la periferia, y con Juan Sebastian Galan y Mateo Montenegro por sus muchos aportes. Finalmente, Carlos Molina, Mateo Montenegro y Andres Felipe Rodriguez me prestaron un apoyo investigativo invaluable.

La investigacion desarrollada para escribir este articulo no tuvo ninguna financiacion institucional.

DOI: 10.13043/DYS.76.1

Este articulo fue recibido el 16 de febrero de 2015 y finalmente aceptado el 17 de noviembre de 2015.

Referencias

[1.] Acemoglu, D., & Robinson, J. A. (2012). Why nations fail. Nueva York, NY: Crown.

[2.] Acemoglu, D., Fergusson, L., Robinson, J. A., Romero, D., & Vargas, J. F. (2015). The perils of top-down state building: Evidence from Colombia's false positives. Unpublished.

[3.] Acemoglu, D., Gallego, F., & Robinson, J. A. (2014). Institutions, human capital and development. Annual Reviews of Economics, 6, 875-912.

[4.] Acemoglu, D., Garcia-Jimeno, C., & Robinson, J. A. (2012). Finding El Dorado: Slavery and long-run development in Colombia. Journal of Comparative Economics, 40(4), 534-564.

[5.] Acemoglu, D., Johnson, S., & Robinson, J. A. (2001). The colonial origins of comparative development: An empirical investigation. The American Economic Review, 91(5), 1369-1401.

[6.] Acemoglu, D., Robinson, J. A., Romero, D., & Vargas, J. F. (2015). The perils of top-down state building: Evidence from Colombia's false positives. Unpublished.

[7.] Acemoglu, D., Robinson, J. A., Santos, R. J. (2013). The monopoly of violence: Evidence from Colombia. Journal of the European Economic Association, 11(S1), 5-44.

[8.] Aguilera, M. (2014). Contrapoder y justicia guerrillera: fragmentacion politica y orden insurgente en Colombia, 1952-2003. Bogota: Instituto de Estudios Politicos y Relaciones Internacionales, Universidad Nacional de Colombia, Debate.

[9.] Aidt, T. S., & Franck, R. (2013). How to get the snowball rolling and extend the franchise: Voting on the Great Reform Act of 1832. Public Choice, 155(3-4), 229-250.

[10.] Amnesty International. (2014). A land title is not enough. Disponible en https://www.amnesty.org/en/documents/AMR23/031/2014/en/.

[11.] Anatomia de la compra de votos en Barranquilla. (2014). El Heraldo. Disponible en http://www.elheraldo.co/local/anatomia-de-la-comprade-votos-en-barranquilla-136830.

[12.] Asher, K. (2009). Black and green: Afro-Colombians, development, and nature in the Pacific lowlands. Durham, NC: Duke University Press.

[13.] Atehortua, A. (1995). El poder y la sangre. Las historias de Trujillo-Valle. Bogota: Cinep, Pontificia Universidad Javeriana.

[14.] Attanasio, O., & Mesnard, A. (2006). The impact of a conditional cash transfer programme on consumption in Colombia. Fiscal Studies, Institute for Fiscal Studies, 27(4), 421-442.

[15.] Attanasio, O., Fitzsimons, E., Gomez, A., Gutierrez, M. I., Meghir, C., & Mesnard, A. (2010). Childrens schooling and work in the presence of a conditional cash transfer program in rural Colombia. Economic Development and Cultural Change, 58(2), 181-210.

[16.] Baez, J. E., & Camacho, A. (2011). Assessing the long-term effects of conditional cash transfers on human capital: Evidence from Colombia (Policy Research Working Paper 5681). Banco Mundial.

[17.] Baez, J. E., Camacho, A., Conover, E., & Zarate, R. A. (2013). Conditional cash transfers, political participation, and voting behavior. Manuscrito inedito. Disponible en http://ideas.repec.org/p/iza/izadps/dp6870.html.

[18.] Baland, J. M., & Robinson, J. A. (2008). Land and power: Theory and evidence from Chile. American Economic Review, 98, 1737-1765.

[19.] Banco Mundial. (1994). Poverty in Colombia:A countrystudy. Washington D. C.: el autor.

[20.] Bates, R. H. (1981). Markets and states in tropical Africa. Berkeley: University of California Press.

(21.] Bergquist, C., & Penaranda, R. (eds.) (1992). Violence in Colombia. Nueva York: Rowman & Little.eld Publishers.

[22.] Bergquist, C., Penaranda, R., & Gonzalo, G. (eds.) (2001). Violence in Colombia, 1990-2000: Waging War and Negotiating Peace. Nueva York: Scholarly Resources Books.

[23.] Bergquist, C. W. (1978). Coffee and conflict in Colombia, 1886-1910. Durham, NC: Duke University Press.

[24.] Besley, T. F., & Persson, T. (2011). Pillars of prosperity. Princeton: Princeton University Press.

[25.] Blanco, P., Solano, A., & Rodriguez, J. (1922). Los partidos politicos en Colombia. Bogota: Aguila Negra.

[26.] Bolt, J., & Van Zanden, J. L. (2014). The Maddison project: Collaborative research on historical national accounts. The Economic History Review, 67(3), 627-651.

[27.] Brewer, J. (1990). The sinews of power. Cambridge: Harvard University Press.

[28.] Bruhn, M., & Gallego, F. A. (2012). Good, bad, and ugly colonial activities: Do they matter for economic development? The Review of Economics and Statistics, 94(2), 433-461.

[29.] Calvo, E., & Murillo, V. (2013). From what to get to how to get it: Partisan linkages and social policy delivery in Argentina and Chile. En D. Abente Brun & L. Diamond (eds.), Political clientelism, social policy, and the quality of democracy. Baltimore: Johns Hopkins University Press.

[30.] Camacho, S. (1895). Escritos varios (tercera serie). Bogota: Imprenta La Luz.

[31.] Campana politica al Congreso esta mas costosa que nunca. (2014). Semana. Disponible en http://www.semana.com/nacion/elecciones2014/articulo/campana-politica-al-congreso-mas-costosa- que-nunca/371919-3.

[32.] Chaves, I. N., Fergusson, L., & Robinson, J. A. (2015). He who counts elects: Economic elites, political elites, and electoral fraud. Economics and Politics, 27(1), 124-159.

[33.] Colombia Lands Rights Monitor. (2013). Elusive justice: The struggle for land and life in Curvarado and Jiguamiando. Disponible en http:// colombialand.org/wp-content/uploads/2013/06/Elusive_ Justice.pdf.

[34.] Comision de Estudios sobre La Violencia. (1987). Colombia, violencia y democracia. Informe presentado al Ministerio de Gobierno. Bogota: Universidad Nacional de Colombia.

[35.] De la O, A. (2014). The quiet transformation of poverty alleviation programs in Latin America. Manuscrito inedito, Department of Political Science, Yale University.

[36.] Deas, M. D., & Gaitan, F. (1995). Dos ensayos especulativos sobre la violencia en Colombia. Bogota: DNP.

[37.] Deas, M. D. (1993). Del poder y la gramatica y otros ensayos sobre historia, politica y literatura colombianas. Bogota: Tercer Mundo.

[38.] Dell, M. (2010). The persistent effects of Peru's mining Mit'a. Econometrica 78(6), 1863-1903.

[39.] Departamento Nacional de Estadistica (DANE). Total nacional Censos 1973-1985-1993-2005.

[40.] El Carmen de Bolivar: 30 anos esperando agua potable. (2008). Semana. Disponible en http://www.Semana.com/nacion/regionales/articulo/ el-carmen-bolivar-30-anos-esperando-agua-potable/95951-3.

[41.] El hombre que maneja medio pais desde la carcel. (2011). Semana. Disponible en http://www.semana.com/nacion/articulo/el-hombre-manejamedio-pais-desde-carcel/246553-3.

[42.] El segundo Bogotazo. (2013). Semana. Disponible en http://www.semana. com//nacion/articulo/el-segundo-bogotazo/339828-3.

[43.] El Tiempo. Dinero que se han robado de las regalias supera el billon de pesos: Fiscal (e). 20 de agosto de 2010. Disponible en http://www. eltiempo.com/archivo/documento/CMS-7871488.

[44.] Engeririan, S., & Sokoloff, K. (1997). Factor endowments, institutions, and differential growth paths among new world economies. In S. Haber (ed.), How Latin America fell behind. Palo Alto, CA: Stanford University Press.

[45.] Escoba r, A. (2008). Territories of difference: Place, movements, life, redes. Durham, NC: Duke University Press.

[46.] Evans, P. B., & Rauch, J. E. (2000). Bureaucratic structure and bureaucratic performance in less developed countries. Journal of Public Economics, 75, 49-71.

[47.] Fergusson, L., & Robinson, J. (2015). Committing not to build a State: Theory and Comparative Evidence. Unpublished.

[48.] Fergusson, L., Molina, C. A., Robinson, J. A., & Vargas, J. F. (2015). Varieties of clientelism in Colombia. Vote. Buying, patronage & intimidation. Unpublished.

[49.] Finan, F., & Schechter, L. (2012). Vote-buying and reciprocity. Econometrica, 80(2), 863-882.

[50.] Fiscalia General de la Nacion, Republica de Colombia. (2012, 16 de febrero). Audiencias de control de legalidad de los cargos, sesion matinal.

[51.] Franco, V. L., & Restrepo, J. D. (2011). Empresarios palmeros, poderes de facto y despojo de tierras en el Bajo Atrato. En M. Romero (ed.), La economia de los paramilitares: redes de corrupcion, negocios y politica. Bogota: Debate.

[52.] Fundacion Forjando Futuros. (2014). 529 anos tardaria restituir tierras en Colombia. 16 de diciembre de 2014. Disponible en http://forjandofuturos.org/fundacion/index.php/sala-de- prensa/registro-de-medios/79- registro-de-medios/1398-2014-12-16-21-19-22.

[53.] Galindo, A. (1900). Recuerdos historicos: 1840-1895. Bogota: La Luz.

[54.] Garcia-Jimeno, C., & Robinson, J. A. (2010). Prosperity, inequality, and elites: The determinants of political office-holding in nineteenth-century Antioquia. En A. Meisel & M. T. Ramirez (eds.), Colombian economic history in the nineteenth century. Bogota: Fondo de Cultura Economica.

[55.] Garcia-Sanchez, M., Mares, I., Saffon, M. P., & Sanchez, F. (2015). Varieties of clientelism in Colombia. Vote-buying, patronage and intimidation (Working Paper).

[56.] Gonzalez, F. E. (2014). Poder y violencia en Colombia. Bogota: Cinep.

[57.] Grupo de Memoria Historica. (2012). Basta ya. Bogota: Grupo de Memoria Historica.

[58.] Grupo de Memoria Historica. (2013). Una sociedad secuestrada. Bogota: Grupo de Memoria Historica.

[59.] Grupo de Memoria Historica. (2014). La tierra en disputa: memorias del despojo y resistencias campesinas en la costa Caribe (1960-2010). Bogota: Grupo de Memoria Historica.

[60.] Gutierrez, F., Gonzalo, G., & Wills, M. E. (2006). Nuestra guerra sin nombre: transformaciones del conflicto en Colombia. Bogota: Norma.

[61.] Guerra, J. J. (1922). Viceversas liberales. Documentos relativos a la historia del liberalismo colombiano. Bogota: La Cruzada.

[62.] Harling, P. (1996). The waning of "Oldcorruption": The politics of economical reform in Britain, 1779-1846. Nueva York, NY: Oxford University Press.

[63.] Helg, A. (1989). La educacion en Colombia, 1958-1980. En A. Tirado (ed.], Nueva historia de Colombia (vol. 4). Bogota: Planeta.

[64.] Henderson, J. D. (1985). When Colombia bled: A history of La Violencia in Tolima. Tuscaloosa: University of Alabama Press.

[65.] Human Rights Watch. (2013). The risk of returning home. Disponible en http://www.hrw.org/sites/default/nles/reports/colombia09l3webwcover. pdf.

[66.] Ibanez, A. M., & Munoz, J. C. (2011). La persistencia de la concentracion de la tierra en Colombia:?Quepaso entre2000y2010?(Notas de Politica 9). Bogota: CEDE.

[67.] Indignados con las pretendidas dignidades. (2013). El Espectador. Disponible en http://www.elespectador.com/opinion/editorial/indignadospretendidas-dignidades-articulo-4421.

[68.] Isacson, A. (2012). Consolidating consolidation. Disponible en http:// www.wola.org/files/Consolidating_Consolidation.Pdf.

[69.] Joumard, I., & Londono, J. (2013a). Income inequality and poverty in Colombia. Part 1. The role of the labour market (Working Paper 1036). OECD Economics Department. Disponible en http://dx.doi. org/10.1787/5k487n74slfl-en.

[70.] Joumard, I., & Londono, J. (2013b). Income inequality and poverty in Colombia. Part 2. The redistributive impact of taxes and transfers. Disponible en http://www.oecd-ilibrary.org/economics/income-inequality-and-poverty-in-colombia-part-2-the- redistributive-impact-of- taxes-and-transfers_5k487n4r0t8s-en.

[71.] Junguito, R. (2010). Las finanzas publicas en el siglo XIX. En A. Meisel Roca & M. T. Ramirez (eds.), Economia colombiana del siglo XIX. Bogota: Fondo de la Cultura Economica.

[72.] Junguito, R., & Rincon, H. (2007). La politica fiscal en el siglo XX en Colombia. En J. A. Robinson & M. Urrutia (eds.), Economia colombiana del siglo XX. Bogota: Fondo de Cultura Economica.

[73.] Kalmanovitz, S. (2007). Colombia en las dos fases de globalizacion. Revista de Economia Institucional, 9(17), 43-74.

[74.] Le Grand, C. (1986). Frontier expansion and peasant protest in Colombia, 1850-1936. Albuquerque: University of New Mexico Press.

[75.] Leal, F., & Davila, A. (1990). Clientelismo en Colombia: el sistema politico y su expresion regional. Bogota: Tercer Mundo.

[76.] Leon, J. (2005). Pais de plomo. Bogota: Editorial Aguilar.

[77.] Levitt, S., & Rubio. M. (2005). Understanding crime in Colombia and what can be done about it. En A. Alesina (ed.), Institutional reforms: The case of Colombia. Cambridge: MIT Press.

[78.] Lievano, A. B. (2013). El verdadero "realismo magico" del acueducto de Carmen de Bolivar. La Silla Vacia. Disponible en http://lasillavacia.com/ historia/el-verdadero-realismo-magico-del-acueducto-de-carmen-debolivar-45381.

[79.] Lleras Camargo, A. (1959). Discurso de Alberto Lleras como presidente de la Republica al tomar posesion de su cargo. En Porque y como se forjo el Frente Nacional. Bogota: Imprenta Nacional.

[80.] Lleras Restrepo, C. (1959). Discurso como director unico del partido pronunciado en Neiva. En Por que y como se forjo el Frente Nacional. Bogota: Imprenta Nacional.

[81.] Londono de la Cuesta, J. L. (1995). Distribucion del ingreso y desarrollo economico. Bogota: Banco de la Republica-Fedesarrollo-Tercer Mundo Editores.

[82.] Londono de la Cuesta, J. L. (1997). Brechas sociales en Colombia. Revista de Cepal, 61, 19-38.

[83.] Mandelbrot, B. B. (1983). The fractal geometry of Nature. Nueva York: Macmillan.

[84.] Mares, I., Saffon, M. P., Garcia-Sanchez, M., & Sanchez, F. (2015). Votebuying, patronage and intimidation in conflict settings: Experimental evidence from Colombia. Unpublished, Department of Political Science, Universidad de los Andes.

[85.] Maullin, R. L. (1968). The fall of DumarAljure, a Colombian guerilla and bandit (Memorandum RM-5750-ISA). Rand Corporation. Disponible en http://www.rand.org/content/dam/rand/pubs/research_memoranda/ 2008/RM5750.pdf.

[86.] Mazzuca, S., & Robinson, J. A. (2009). Political conflict and powersharing in the origins of Modera Colombia. Hispanic American Historical Review, 89, 285-321.

[87.] Medina, C., Morales, L., & Nunez, J. (2008). Quality of life in urban neighborhoods in Colombia: The cases of Bogota and Medellin. Disponible en http://www.banrep.gov.co/docum/ftp/borra536.pdf.

[88.] Meisel, A. (2012). ?Quien manda aqui? Poder regional y participacion de la costa Caribe en los gabinetes ministeriales, 1900-2000 (Economia Regional). Banco de la Republica.

[89.] Meisel, A., & Ramirez, M. (2010). Economia colombiana del siglo XIX. Bogota: coedicion FCE y Banco de la Republica.

[90.] Melo, J. O. (2012). Deberia haber una ley. Disponible en http://www. jorgeorlandomelo.com/ti_deberia.html.

[91.] Montenegro, A. (1984). La educacion en la Nueva Granada: 1819-1850. Extracto de la tesis presentada para optar al titulo de Doctor en Historia, Pontificia Universidad Javeriana, Facultad de Ciencias Sociales, Departamento de Historia y Geografia, Bogota.

[92.] Nugent, D. (1997). Modernity at the edge of empire: State, individual, and nation in the northern Peruvian Andes, 1885-1935. Stanford, CA: Stanford University Press.

[93.] Nunez, J., Ramirez, J. C., & Cuesta, L. (2006). Determinants of poverty in Colombia, 1996-2004. Bogota: Cepal.

[94.] Ocampo, G. I. (2014). Poderes regionales: etnografias del poder y la politica en Cordoba (Colombia). Bogota: Cinep.

[95.] Oquist, P. H. (1980). Violence, conflict, and politics in Colombia. San Diego, CA: Academic Press.

[96.] Organizacion para la Cooperacion y el Desarrollo Economicos (OCDE). (2013). Colombia: Implementing good governance. Disponible en http:// www.oecd-ilibrary. org/governance/colombia-implementing-goodgovernance_9789264202177-en.

[97.] Oxfam. (2013). Divide and purchase: How land ownership is being concentrated in Colombia. Disponible en http://www.oxfam.org/sites/ www.oxfam.org/files/rr-divide-and-purchase-land-concentrationcolombia-2110l3-en.pdf.

[98.] Palacios, M. (2006). Between legitimacy and violence: A history of Colombia, 1875-2002. Durham: Duke University Press.

[99.] Pecaut, D. (1987). Orden y violencia: Colombia 1930-1954. Bogota: Cerec.

[100.] Pincus, S. C. A. (2009). Rethinking revolutions. In C. Boix & S. Stokes (eds.], The Oxford Handbook of Comparative Politics. Nueva York: Oxford University Press.

[101.] Pinzon Quijano, Joaquin (ed.) (1977). Senado de la Republica. Historia de las Leyes. Legislatura de 1961. Reforma Social Agraria (vol. I). Bogota: Imprenta Nacional.

[102.] Pizzaro Leongomez, E. (2014). Una lectura multiple y pluralista de la historia. Disponible en http://www.centrodememoriahistorica.gov.co/ descargas/comisionPaz2015/PizarroLeonEduardo-relatoria.pdf.

[103.] Posada-Carbo, E. (1997). Limits of power: Elections under the conservative hegemony in Colombia, 1886-1930. Hispanic American Historical Review, 77(2), 245-279.

[104.] Posada-Carbo, E. (2007). Language and politics: On the Colombian "establishment". Latin American Research Review, 42(2), 111-135.

[105.] ?Que va a pasar con las elecciones? (2014). Semana. Disponible en http:// www.semana.com/nacion/articulo/elecciones-2014 -estado-dela- campana-electoral/377337-3.

[106.] Ramirez, M. T., & Salazar, I. (2010). El surgimiento de la educacion en Colombia: ?en que fallamos? En A. Meisel & M. T. Ramirez (eds.), Economia colombiana del siglo XIX. Bogota: Fondo de Cultura Economica.

[107.] Ramirez, M. T., & Tellez, J. (2007). La educacion primaria y secundaria en Colombia en el siglo XX. En J. A. Robinson & M. Urrutia (eds.), Economia colombiana del siglo XX. Bogota: Fondo de Cultura Economica.

[108.] Reyes, A. (2000). Guerreros y campesinos: el despojo de la tierra en Colombia. Bogota: Norma.

[109.] Robinson, J. A. (2013). Colombia: Another 100 years of solitude? Current History 112(751), 43-48.

[110.] Robinson, J. A., & Verdier, T. (2013). The political economy of clientelism. Scandinavian Journal of Economics, 115(2), 260-291.

[111.] Robinson, J., & Urrutia, M. (2007). Economia colombiana del siglo XX: un analisis cuantitativo. Bogota: Fondo de Cultura Economica.

[112.] Robinson, J. A. (2007) .Un tipico pais latinoamericano? Una perspectiva sobre el desarrollo. En J. A. Robinson & M. Urrutia (eds.), Economia colombiana del siglo XX: un analisis cuantitativo. Bogota: Fondo de Cultura Economica.

[113.] Roldan, M. (2002). Blood and fire: La Violencia in Antioquia, Colombia, 1946-1953. Durham, NC: Duke University Press.

[114.] Romero, M. (ed.) (2007). Parapolitica. Bogota: Fundacion Arco Iris.

[115.] Samper, M. (1867/1969). La miseria en Bogota. Bogota: Universidad Nacional.

[116.] Sanchez G., G. (1985) .La violencia in Colombia: New research, new questions. Hispanic American Historical Review, 65(4), 789-807.

[117.] Sonin, K. (2003). Why the rich may favor poor protection of property rights. Journal of Comparative Economics, 31(4), 715-731.

[118.] Stokes, S. C., Dunning, T., Nazareno, M., & Brusco, V. (2013). Voters, brokers and clentelism: The puzzle of distributive politics. Nueva York, NY: Cambridge University Press.

[119.] The World Bank, World Education Indicators. (2015). Government expenditure on education, total (% of GDP), Atlas method [Data file]. Retrieved from http://data.worldbank.org/indicator/SE.XPD.TOTL.GD.ZS.

[120.] Tilly, C. (1998). Popularcontention in Great Britain 1758 to 1834. Cambridge: Harvard University Press.

[121.] United Nations University-Wider, WIID--World Income Inequality Database. Retrieved from https://www.wider.unu.edu/research/Database/ en_GB/database.

[122.] Uribe, M. V. (1990). Matar, rematar y contramatar: las masacres de la violencia en el Tolima, 1948-1964. Bogota: Cinep.

[123.] Urrutia, M. (2010). Precios y salarios urbanos en el siglo XIX. En A. Meisel Roca & M. T. Ramirez (eds.), Economia colombiana del siglo XIX. Bogota: Fondo de Cultura Economica.

[124.] Via de la Prosperidad: cronologia del proyecto que nacio hace 16 anos. (2013). El Heraldo. Disponible en http://www.elheraldo.c/region/magdalena/via-de-la-prosperidad-cronologia-del- proyecto-que-nacio-hace- 16-anos-121405.

[125.] Viendo la sequia en Macondo. (2012). Semana. Disponible en http:// www.semana.com/nacion/articulo/viendo-sequia-macondo/255044-3.

[126.] Weber, M. (1946). Politics as a vocation. En H. H. Gerth & C. Wright Mills (eds.), From Max Weber: Essays in sociology. Nueva York, CA: Oxford University Press.

[127.] Yepes, F. J., Ramirez, M., Sanchez, L. H., Ramirez, M. L., & Jaramillo, I. (2010). Luces y sombras de la reforma de la salud en Colombia: Ley 100 de 1993. Bogota: IDRC.

James A. Robinson (1)

(1) Universidad de Chicago, Harris School of Public Policy, 1155 East 60th Street, Chicago, Illinois, Estados Unidos. Correo electronico: jamesrobinson@uchicago.edu.

(2) http://www.wider.unu.edu/research/Database/en_GB/database.

(3) Al hacer esto no pretendo hacerle justicia a la rica y sofisticada literatura academica sobre las causas de estos problemas en Colombia. Se pueden encontrar buenos resumenes sobre los tipos de explicaciones que se han propuesto para la violencia en: Oquist (1980), Sanchez (1985), Comision de Estudios sobre la Violencia (1987), Pecaut (1987), Bergquist y Penaranda (1992), Deas y Gaitan (1995), Bergquist, Penaranda y Sanchez (2001), Palacios (2006), Gutierrez, Sanchez y Wills (2006) y Grupo de Memoria Historica (2012). Vease tambien el reciente ensayo autoritario de Pizarro (2014) que busca resumir los argumentos presentados durante la Comision de Historia del Conflicto y sus Victimas. Mi unica excusa es que creo que los argumentos que desarrollo aqui, si bien se relacionan claramente con muchas ideas de la literatura, por ejemplo, con respecto a la debilidad del Estado colombiano, son lo suficientemente nuevos como para merecer el enfoque singular que se ha asumido.

(4) La naturaleza fractal del centro y la periferia no termina a nivel departamental. Si miramos dentro de Bogota y Medellin encontramos el mismo fenomeno. En Medellin, por ejemplo, hay vecindarios muy pobres como Manrique, Popular, San Javier (Comuna 13), Santo Domingo y Doce de Octubre, y vecindarios ricos como El Poblado, Laureles y La America (veanse Medina, Morales y Nunez, 2008) para informacion sobre esto.

(5) http://www.cerac.org.co/en/resources/conflicto-data.html.

(6) Informacion de http://www.unidadvictimas.gov.co.

(7) Vease http://www.internal-displacement.org/global-overview.

(8) http://www.igac.gov.co/igac.

(9) Para entender por que partes de la periferia en los Llanos y la Amazonia tienen poca informalidad de titulos, notese que la densidad poblacional es muy baja y hay tierras no habitadas registradas como propiedad del Estado, por lo tanto la proporcion de tierras sin titulos formales es baja. Asimismo, muchos de estos municipios tienen parques naturales grandes y esto tambien se cuenta como un titulo formal.

(10) http://www.eltiempo.com/multimedia/especiales/candidatos-cuestionados-para-las-elecciones/16095578/1.

(11) http://www.portafolio.co/archivo/documento/CMS-7370531.

(12) http://wp.presidencia.gov.co/Noticias/2014/0ctubre/Paginas/20141025_08-Palabras-del-Presidente-Santos-en-la- clausura-del-Foro-Buenaventura-Prospera.aspx.

(13) Incluso se puede ver el video en http://www.youtube.com/watchFv-r618U95t5q8.

(14) La Registraduria Nacional del Estado Civil tiene una breve historia de los procedimientos de votacion en Colombia en http://www. registraduria.gov.co/-Historia-del-voto-en-Colombia-.HTML.

(15) http://lasillavacia.com/historia/el-batallon-que-gano-el-concurso-de-falsos-positivos-49218.

(16) Para ejemplos del partidismo del Ejercito y la Policia, vease Roldan (2002), y para la conexion entre el colapso del Estado y La Violencia, vease Oquist (1980).

(17) ftp://camara.gov.co/camara/basedoc/codigo/codigo_penal_1980.html.

(18) Estoy agradecido con Laura Montenegro por senalar la importancia de este debate para mi argumento.

(19) http:://www.elespectador.com/noticias/economia/no-queremos-mas-piscinas-de-olas-regaliasminhacienda-articulo- 390802.

(20) http:://www.elespectador.com/articulo-220190-regalias-no-pueden-seguir-siendo-caja-menor-degobiernos-municipales- de-turno.

(21) Citado en Franco y Restrepo (2011, p. 316).

(22) http://www.wradio.com.co/noticias/actualidad/abogado-de-la-firma-brigard--urrutia-rompe-susilencio-en-la- w/20130614/nota/1915927.aspx.

(23) La lista completa de demandas esta disponible en http://remapvalle.blogspot.com/2013/07/plego-depeticiones-paro- minero.html.

(24) La carta se encuentra disponible en http://s3.amazonaws.com/elespectador/files/ada5d33ac3820215a1 af542a1ed07bab.jpg.

(25) Carta: http://twitter.com/CeciAlvarezC/status/364417513351700480/foto/1).

(26) http://www.eltiempo.com/archivo/docuemtno/CMS-13009175.

(27) http://www.eltiempo.com/archivo/docuemtno/CMS-13073639.

(28) Veanse las historias en http://www.eltiempo.com/archivo/docuemtno/CMS-13230367) y http://www. elespectador.com/noticias/judial/defensa-del-gobernador-del-magdalena-procuraduria-gener-articulo-466819.

(29) http://wsp.presidencia.gov.co/Prensa/2013/Noviembre/Paginas/20131123_02-Palabras-del-PresidenteSantos-en-el-acto- de-homenaje-postumo-a-senador-Jose-Antonio-Name-Teran.aspx.

(30) http://www.portafolio.co/economia/adjudicacion-vias-la-prosperidad.

(31) http://wsp.presidencia.gov.co/Prensa/2013/Noviembre/Paginas/20131123_02-Palabras-del-PresidenteSantos-en-el-acto- de-homenaje-postumo-a-senador-Jose-Antonio-Name-Teran.aspx

(32) http://lasillavacia.com/elblogueo/lospina/27347/el-segundo-entierro-del-senador-name.

(33) Es posible que no sea una coincidencia que el Banco de la Republica -el banco central- tenga una sucursal en todos los departamentos y que la politica monetaria sea muy buena, mientras que al mismo tiempo Planeacion Nacional solo opera en Bogota, con mucho menos exito.
Cuadro 1. La participacion de los paramilitares en la politica

Nombre                                  Estatus legal

Mauricio Pimiento Barrera               Arrestado (culpable)
Dieb Nicolas Maloof Cuse                Arrestado (culpable)
Alvaro Araujo Castro                    Arrestado (culpable)
Salomon de Jesus Saade Abdala           Investigado (culpable)
Carlos Arturo Clavijo Vargas            Arrestado (culpable)
Isabel Cells Yanez
Juan Gomez Martinez
Piedad Cordoba                          Investigada (culpable)
German Hernandez Aguilera
William Alfonso Montes Medina           Arrestado (culpable)
Flor Modesta Gnecco Arregoces
Ruben Dario Quintero Vlllada            Arrestado (culpable)
Bernardo Alejandro Guerra Hoyos
Luis Guillermo Velez Trujillo           Investigado (no culpable)
Piedad del Socorro Zuccardl de Garcia   Arrestada (culpable)
Victor Renan Barco Lopez                Investigado (no culpable)
Jesus Leon Puello Chamle                Investigacion sugerida por
                                        la Corte Suprema
Vicente Blel Saad                       Arrestado (culpable)
Consuelo de Mustafa
Juan Manuel Corzo Roman                 Investigado (no culpable)

Nombre                                  Sentencia (tiempo en prision,
                                        privacion de cargos publicos,
                                        fianza en parentesis)

Mauricio Pimiento Barrera               7 anos (923 millones COP)
Dieb Nicolas Maloof Cuse                4 anos y 9 meses. 20 anos
                                        privado de cargos publicos
                                        (2.769 millones COP)
Alvaro Araujo Castro                    9 anos y 4 meses (3.719
                                        millones COP)
Salomon de Jesus Saade Abdala           20 anos privado de cargos
                                        publicos
Carlos Arturo Clavijo Vargas            3 anos y 9 meses (1.500
                                        millones COP)
Isabel Cells Yanez
Juan Gomez Martinez
Piedad Cordoba                          18 anos privada de cargos
                                        publicos
German Hernandez Aguilera
William Alfonso Montes Medina           7 anos y 2 meses (3.684
                                        millones COP)
Flor Modesta Gnecco Arregoces
Ruben Dario Quintero Vlllada            7 anos y 6 meses (3.348
                                        millones COP)
Bernardo Alejandro Guerra Hoyos
Luis Guillermo Velez Trujillo
Piedad del Socorro Zuccardl de Garcia   En proceso
Victor Renan Barco Lopez
Jesus Leon Puello Chamle
Vicente Blel Saad                       7 anos y 6 meses (3.348
                                        millones COP)
Consuelo de Mustafa
Juan Manuel Corzo Roman

Nombre                                  Tiempo efectivo en prision

Mauricio Pimiento Barrera                    2 anos y 7 meses
Dieb Nicolas Maloof Cuse                     1 ano y 9 meses
Alvaro Araujo Castro                         6 anos y 6 meses
Salomon de Jesus Saade Abdala
Carlos Arturo Clavijo Vargas                 3 anos y 9 meses
Isabel Cells Yanez
Juan Gomez Martinez
Piedad Cordoba
German Hernandez Aguilera
William Alfonso Montes Medina                1 ano y 2 meses
Flor Modesta Gnecco Arregoces
Ruben Dario Quintero Vlllada                 4 anos y 6 meses
Bernardo Alejandro Guerra Hoyos
Luis Guillermo Velez Trujillo
Piedad del Socorro Zuccardl de Garcia        2 anos y 6 meses
Victor Renan Barco Lopez
Jesus Leon Puello Chamle
Vicente Blel Saad                            4 anos y 6 meses
Consuelo de Mustafa
Juan Manuel Corzo Roman

Nombre                                  Porcentaje votos en
                                        zonas paramilitares

Mauricio Pimiento Barrera                      61,59
Dieb Nicolas Maloof Cuse                       57,73
Alvaro Araujo Castro                           53,75
Salomon de Jesus Saade Abdala                  43,27
Carlos Arturo Clavijo Vargas                   43,03
Isabel Cells Yanez                             34,9
Juan Gomez Martinez                            33,6
Piedad Cordoba                                 31,77
German Hernandez Aguilera                      31,19
William Alfonso Montes Medina                  30,94
Flor Modesta Gnecco Arregoces                  29,46
Ruben Dario Quintero Vlllada                   29,45
Bernardo Alejandro Guerra Hoyos                29,19
Luis Guillermo Velez Trujillo                  28,06
Piedad del Socorro Zuccardl de Garcia          26,54
Victor Renan Barco Lopez                       26,37
Jesus Leon Puello Chamle                       26,16
Vicente Blel Saad                              24,33
Consuelo de Mustafa                            24,06
Juan Manuel Corzo Roman                        23,78

Nota: Informacion actualizada de la web.

Fuente: Acemoglu, Robinson y Santos (2013).

Cuadro 2.  La compra de votos en Colombia

Region     2007   2008   2009   2010   2011   2012

Oriental   10,6   17,9   16,5   17,7   15,7   18,8
Central    12,3   15,7   14,0   10,3   15,9   25,8
Pacifica   13,9   19,0   20,2   15,2   15,2   27,7
Bogota     19,0   19,0   19,2   12,1   13,0   31,4
Caribe     24,5   28,5   23,5   20,9   16,4   20,5

Region     2013   2014 *   2014 **

Oriental   19,5    7,4      15,8
Central    17,8    8,4       9,7
Pacifica   19,7    7,2      11,4
Bogota     22,0    3,9       9,3
Caribe     28,1    10,8     26,0

2007-2008: proporcion de personas que respondieron "si" a la
pregunta: ?Alguna vez le han ofrecido dinero o bienes materiales para
que vote a favor de algun candidato o partido?2009-2013: proporcion
de personas que respondieron "frecuentemente" o "rara vez" a la
pregunta: ?Algun candidato o alguien de un partido politico le
ofrecio algo, como un favor, comida o alguna otra cosa o beneficio, a
cambio de que usted votara o apoyara a ese candidato o partido?
2014 *: proporcion de personas que respondieron "si" a la pregunta:
Pensando en las ultimas elecciones nacionales, ?algun candidato o
alguien de un partido politico le ofrecio un favor, regalo u otro
beneficio a alguna persona que usted conoce para que lo apoye o vote
por el? 2014 **: proporcion de personas que respondieron "si" a la
pregunta: Y pensando en las ultimas elecciones presiden-ciales de
2010, ?alguien le ofrecio a usted un favor, regalo o beneficio a
cambio de su voto?

Fuente: Encuesta LAPOP.

Cuadro 3. Manipulacion de urnas y fraude en las elecciones
presidenciales de 1922

Departamento         Total votos   Votos por Pedro
                                     Nel Ospina
                                    (conservador)

Antioquia              76,420          47,987
Arauca                   425             146
Atlantico               9,905           4,840
Bolivar                49,548          33,650
Boyaca                 83,764          61,977
Caldas                 50,186          28,610
Caqueta                  363             270
Casanare                 68              10
Cauca                  23,024          13,644
Choco                   7,214           3,467
Cundi na marca         117,471         76,634
Guajira                 1,460           1,063
Hulla                  13,864           8,830
Magdalena              18,577          11,657
Meta                    2,477           1,255
Narlno                 29,843          23,880
Norte de Santander     35,705          26,894
Putumayo                 850             660
San Andres y             566             465
Providencia
Santander              55,492          37,784
Tolima                 39,083          19,019
Valle                  35,547          17,284
Total                  651,852         420,026

Departamento         Votos por Benjamin   Ospina-Herrera      Votos
                     Herrera (liberal)                     manipulados

Antioquia                  28,403             19,584         11,658
Arauca                      278                -132            10
Atlantico                  5,064               -224           1,488
Bolivar                    15,888             17,762         29,207
Boyaca                     21,747             40,230         39,688
Caldas                     21,566             7,044           7,104
Caqueta                      93                177             124
Casanare                     58                -48              1
Cauca                      9,367              4,277           8,416
Choco                      3,746               -279           2,649
Cundi na marca             40,723             35,911         48,517
Guajira                     397                666            1,407
Hulla                      4,997              3,833           2,513
Magdalena                  6,918              4,739           7,465
Meta                       1,221                34             808
Narlno                     5,959              17,921          4,237
Norte de Santander         8,804              18,090         1 7,449
Putumayo                    190                470             414
San Andres y                100                365              0
Providencia
Santander                  17,699             20,085         23,926
Tolima                     20,057             -1,038         18,485
Valle                      18,249              -965           4,440
Total                     231,524            188,502         230,007

Departamento               Votos         Poblacion total,
                     manipulados/Votos         1918
                          totales

Antioquia                 0     15           821.027
Arauca                    0     02            6.070
Atlantico                 0     15           117.915
Bolivar                   0     59           416.561
Boyaca                    0     47           590.587
Caldas                    0     14           419.697
Caqueta                   0     34            2.957
Casanare                  0     02            1.382
Cauca                     0     37           238.071
Choco                     0     37            61.371
Cundi na marca            0     41           800.439
Guajira                   0     96            2.908
Hulla                     0     18           181.202
Magdalena                 0     40           186.254
Meta                      0     33            10.695
Narlno                    0     14           327.367
Norte de Santander        0     49           222.552
Putumayo                  0     49            5.009
San Andres y              0     00            5.953
Providencia
Santander                 0     43           439.161
Tolima                    0     47           320.084
Valle                     0     12           266.371
Total                    0,35               5.443.633

Fuente: Chaves, Fergusson y Robinson (2015).
COPYRIGHT 2016 Universidad de los Andes (Colombia)
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2016 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Title Annotation:parte 2
Author:Robinson, James A.
Publication:Revista Desarrollo Y Sociedad
Article Type:Ensayo
Date:Jan 1, 2016
Words:15100
Previous Article:La miseria en Colombia.
Next Article:?Desigualdad y pobreza como determinantes de la confianza generalizada? Analisis con datos panel.
Topics:

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2019 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters