Printer Friendly

La memoria cultural en Warburg y las limitaciones de la construccion de la memoria nacional en Colombia: el regeneracionismo y el pasado precolombino.

[ILUSTRACION OMITIR]

El Salto origina a su caida un conjunto de nubes cubriendo este tramo dedicado a la naturaleza colombiana como un gran telon de fondo que ocupa una buena parte de la superficie de la imagen y que de alguna manera es el elemento de union entre todos los componentes. En la parte inmediatamente superior al paisaje, surge lo que podriamos llamar "las instituciones": la iglesia, en forma de unas torres que pueden ser las de la catedral; otra torre de menor altura pero claramente diferenciada, es la torre del observatorio, seria la ciencia y el progreso. Todo ello se corona con una gran superficie que se extiende horizontalmente a la derecha para abarcar una buena parte del ancho de la pagina. Esta superficie es la de un mar tranquilo y apacible, como insinuando un presente y un futuro sin fin dominado por el sol resplandeciente que se levanta. En el centro de la imagen hay un elemento dinamico muy interesante, que se junta al dinamismo del salto de agua: es el escudo nacional, elevandose gracias al movimiento extendido hacia arriba de las alas del condor heraldico.

El modo como han sido reunidos los diversos elementos sin duda posibilita otras lecturas. Para los efectos de la cuestion aqui planteada de la construccion de la historia, es preciso profundizar la solucion adoptada para los elementos que forman la base de la alegoria. Por un lado, el escudo de Bogota como un resumen de todo el pais. Luego esta la tumba de Quesada colocada de tal manera que entre ella y la estatua de Bolivar no hay ningun tipo de ruptura: parece que la conquista, y lo que de ella se deriva, la colonia, o el virreinato, y Bolivar y lo que de ello se deriva, la republica independiente, hay una continuidad sin suturas. Ademas, las dos figuras estan dispuestas como si se mirara cada una en el espejo de la otra. Pero lo mas sorprendente es que la historia del pais solo se inicia con la presencia de los espanoles, en este caso simbolizada con la tumba de Quesada. Ademas visualmente el caracter fundacional se refuerza por el hecho de que la tumba en su posicion horizontal ocupa toda la franja inferior de la imagen constituyendose como un pedestal sobre el que se apoya todo el desarrollo posterior. En esta representacion, los siglos anteriores de historia del pais, simplemente no existen. La poblacion autoctona no aparece, ni siquiera en el papel de derrotada o de comparsa de lo que ocurre con la llegada de los espanoles. El suelo donde esta colocada la tumba es un suelo aseptic, no alude a nada en concreto, una especie de punto cero del espacio y del tiempo. (24) La imagen comentada esta muy pensada, no hay nada dejado al azar, todo ocupa el puesto que debe ocupar. Desde la perspectiva historica actual es una imagen inquietante, entre otras cosas, por la atmosfera de serenidad y armonia que transmite y por otro lado, por la violencia de las exclusiones que oculta. El relato nacional creado en el siglo XIX de modo especial desde el programa de la Regeneracion no ignora la existencia de ese pasado precolombino, simplemente lo que ocurre es que en esa vision el pasado queda de alguna manera anulado e integrado en una nueva realidad: la que surge con el implantamiento de los patrones culturales y religiosos como consecuencia de la conquista.

El conjunto de articulos y de imagenes que conforman la revista a lo largo del periodo de su existencia se atienen estrictamente a este relato. Llama la atencion, por ejemplo, el amplio espacio que se dedica a la reproduccion de retratos de proceres. Hay que interpretarlo como una urgencia percibida por Urdaneta: con el transcurso de los anos desde las guerras de la independencia se corria el peligro de que fueran olvidados. En ese contexto, hay que situar los esfuerzos del Papel Periodico Ilustrado y de otras series creadas por esos anos.

Hay otros grupos de imagenes, monumentos, arquitecturas, paisajes, etc., muchos de ellos vinculados a los momentos fundacionales de la republica. Pero curiosamente tambien hay algunas contribuciones, aunque pocas, sobre descubrimientos de monumentos y objetos precolombinos, una realidad que habia sido excluida del relato de la nacion. Sin embargo, aunque fuera de modo marginal, cada vez se hacia mas presente en el transcurso del siglo XIX, un siglo en que los diversos paises de Europa aprendieron a mirar su propio pasado, coleccionando con pasion sus objetos en los museos y cultivando las diversas disciplinas historicas

En Colombia estos objetos del pasado precolombino creaban todavia cierta incomodidad a la hora de describirlos y de coleccionarlos. Se ignoraba casi todo de ese pasado y por ello las descripciones eran muy pobres. Muchas veces el descubrimiento se realizaba de mano de los extranjeros que visitaban el pais. Esta mirada exterior, en no pocos casos, es la que impulsaba la actividad de busqueda desde el interior. Es significativo que cuando se inician en la segunda mitad del siglo, las exposiciones internacionales en Europa y Estados Unidos, en general se consideraba que la mejor representacion de Colombia podia conseguirse mostrando objetos de las culturas precolombinas, se percibia que con ello se cosechaba prestigio. Esto lleva a la paradojica situacion de que esta imagen que se llevaba al exterior seguia siendo extrana en el propio pais, donde dominaba la version patriotica de la nacion con un marcado acento de lo espanol y lo catolico. (25) Existian coleccionistas colombianos pero en el conjunto de lo que ocurria en el pais se trataba de autenticas excepciones. Entre ellas cabe destacar la de Leocadio Marias Arango (1831-1918) y la de Vicente Restrepo Maya (1837-1899). Lamentablemente lo que predominaba era la guaqueria, que llego a convertirse en una actividad economica reconocida socialmente en regiones como Antioquia y Caldas. Se recogian objetos y se saqueaban tumbas para vender lo encontrado en algunos casos a coleccionistas extranjeros, pero en mayor numero se buscaban objetos de oro para venderlos por su valor de material precioso. Una practica que se prolongo hasta por lo menos bien entrado el segundo decenio del siglo XX. En 1923 se fundo el Banco de la Republica que obtuvo un cierto monopolio en la adquisicion de los objetos de oro encontrados en el pais. Algunas investigaciones apuntan a que por lo menos en la primera etapa el banco siguio tratando los objetos adquiridos como material para ser fundidos en lingotes. (26) Fue la intervencion de Paul Rivet, gracias a su amistad con el presidente Eduardo Santos, la que consiguio que por fin se preservaran los objetos adquiridos y se coleccionaran como patrimonio de la nacion.

No menos interesante es lo que ocurrio con la institucion por excelencia encargada de preservar y coleccionar la memoria nacional. En 1823 se crea un nuevo museo que empezo siendo un museo de Historia Natural. Lentamente fue decantandose en el sentido de convertirse en un museo de historia, sobre todo coleccionando objetos relacionados con las guerras de la independencia. Pero en esta primera fase, tuvo una vida sumamente languida hasta llegar casi a su total desaparicion. En 1879 se rehizo de nuevo con la denominacion de "Museo de monumentos patrios y antiguedades historicas", se mencionaba tambien el rubro de preciosidades historicas y producciones nacionales. Se produjo en esta epoca un interes creciente por adquirir objetos precolombinos y hubo varios intentos de compra de alguna coleccion importante; se consiguio al fin la de Nicolas Pereira Gamboa, pero aun asi las colecciones del museo eran basante inferiores a las de los coleccionistas privados de Medellin. En la clasificacion de Fidel Pombo, conservador del museo de 1894 a 1901, los objetos se dividian como pertenecientes a: A) historia natural; B) monumentos de historia patria, arqueologia y curiosidades; C) colecccion de pintura. El apartado B es donde hay que situar los objetos precolombinos, en este caso cerca, pero aun fuera del apartado "historia patria". En la primera guia de 1881 habia las siguientes clasificaciones: A) objetos de la conquista; B) objetos de la colonia; C) objetos de la independencia; y D) objetos y curiosidades indigenas. De nuevo seguia la indefinicion quedando lo precolombino en una zona ambigua al modo de los gabinetes de maravillas y curiosidades del barroco que estaban hechos con otra intencion, es decir, no desde la perspectiva de una mirada historica. En sucesivas ediciones de las guias aparecia el concepto de "Historia y Antiguedades", que aparece tambien en titulos de revistas y en la denominacion de la Academia de Historia cuando se creo en 1902. (27)

A pesar de la indefinicion institucional frente a ese pasado, cada vez eran mas frecuentes los estudiosos e investigadores colombianos que dedicaban su atencion. No es el objetivo de ese ensayo hacer una critica o una valoracion de lo realizado al respecto, se trata mas bien de senalar algunos de los cauces por los cuales poco a poco se iba abriendo paso la presencia de ese pasado. Frente a empresas tan valiosas como la Comision Corografica, dirigida por Codazzi y su equipo, bajo un gobierno liberal, contrasta la desidia de gobiernos posteriores que toleraron e incluso ampararon la destruccion de ese patrimonio. Habria que esperar hasta el ano 1931 en que de nuevo bajo un gobierno liberal se promulgo una ley de proteccion del patrimonio frente al expolio de los guaqueros.

Aunque no fue el primer investigador europeo, hay un acuerdo en general en senalar que la llegada del etnologo Paul Rivet, en 1939, supuso un salto cualitativo en todo el planteamiento de lo relacionado con las culturas indigenas tanto las de su tiempo como en todo lo que se referia a la preservacion del patrimonio del pasado. Con el apoyo del presidente Eduardo Santos, Rivet pudo conseguir que su labor fuera mucho mas alla que la labor meramente cientifica. A partir de el se sientan las bases institucionales para dar continuidad y sistematicidad a los trabajos iniciados. En 1941 se crea el Instituto Etnologico Nacional. Los trabajos de Rivet se vieron reforzados por los procesos puestos en marcha ya desde 1936 en la Escuela Normal Superior. En 1944 las colecciones del Banco de la Republica pasaron a constituir el Museo del Oro. En 1952 se creo el Instituto colombiano de Antropologia y asi sucesivamente se podrian enumerar los diversos pasos que se han dado desde entonces hasta el momento actual.

Desde la perspectiva de las cuestiones planteadas, lo mas relevante es senalar que a partir de esa institucionalizacion el pasado tiene un tratamiento publico garantizado y que, de alguna manera, pasa a ocupar un determinado espacio en la construccion del discurso nacional. Sin embargo, esta nueva situacion deja todavia muchas cuestiones pendientes.

Retomando el punto de partida de la construccion del discurso de la nacion creado en la Regeneracion, la pregunta central es si las exclusiones que condicionaron ese discurso han desaparecido por el simple hecho del reconocimiento de ese pasado. En la ultima parte se pretende abordar de una manera tentativa esta cuestion, poniendo en juego varias de las ideas elaboradas en la primera parte al exponer los conceptos de Warburg en torno a la imagen y la posibilidad o necesidad de crear otro tipo de relaciones con el pasado, que fueran mas alla de lo conseguido hasta el presente.

6. Relacion entre archivo y memoria: los "fantasmas" se abren paso

Los trabajos en relacion con el Atlas Mnemosyne partian en el caso de Warburg de una diferencia clara entre las estrategias del Atlas Mnemosyne y las del Archivo. El concepto de Archivo tal como se usa en este contexto comprende no solo lo que se entiende por "Archivo" cuando se habla por ejemplo del "Archivo de la Nacion", sino en general tambien de todos los conocimientos adquiridos a traves de las diversas disciplinas historicas y tambien todo lo conservado en las diversas colecciones como museos, monumentos, etc. y otras instituciones afines. Si el concepto de Atlas Mnemosyne lo entendemos como "procesos de construccion de memoria colectiva", esta claro que a pesar de establecer una diferencia entre ambos sigue habiendo una relacion fuerte: si no se conservara absolutamente nada del pasado no existiria la posibilidad del Archivo y ante el vacio total de huellas o restos, tampoco existiria ningun tipo de memoria. En este sentido, cuando de trata de la reconstruccion del pasado es imprescindible el trabajo sistematico destinado a recuperar el conocimiento del pasado, que comprende los diversos procesos de descubrimiento, salvamento, reconstruccion, estudio, clasificacion, coleccion y exposicion de objetos, huellas, etc.; y todo esto abordado desde los diversos campos disciplinares. Y en la medida en que estas colecciones van destinadas a constituir museos, estos se hacen con criterios parecidos. La unica salvedad es que frente al estudio cientifico, estos tienen que resolver el problema de la "presentacion" que plantea otras cuestiones. De todas maneras, con los museos ya se entra en una zona intermedia de los problemas que presenta el Archivo, entendido en su sentido amplio, pues los museos nacen con una voluntad de conexion con el publico en general y en su intencion esta el objetivo de crear una memoria compartida o por lo menos contribuir a ella. De hecho, con frecuencia los grandes museos de arte, directa o indirectamente, son museos de la "historia nacional". Con ello se logra una circulacion constante del pasado en la vida de la sociedad y una consolidacion de la memoria colectiva.

Con estas indicaciones no se agotan ni mucho menos las multiples funciones que pueden ejercer, sobre todo en un contexto de turismo internacional, por un lado y, por el otro, en el contexto de las crisis de lo "nacional"," por lo menos de lo "nacional" como ha sido recibido en herencia del siglo XIX. Independientemente de su mejor o peor calidad, por el simple hecho de existir, si son aceptados por el publico, pueden convertirse en artefactos de memoria pues pueden ser visitados, comentados, recordados, etc; es decir, forman parte de la vida de la sociedad y crean algun tipo de incorporacion con ella. Claro que la mayor o menor conexion con el publico y la intensidad de esa conexion son cuestiones cruciales.

Por el lado de la etnografia y la antropologia pueden producirse tambien enfoques especiales que de alguna manera sus resultados trasciendan los limites de la disciplina y conecten con los problemas de la memoria de los grupos etnicos estudiados. Entre otros muchos cabe situar en esta linea de preocupaciones los trabajos de Reichel--Dolmatoff y de Johanne Rappaport. (28)

Los problemas que se plantean en torno a la relacion entre el archivo y la memoria son varios. En primer lugar, no todo lo conservado en el puede entrar a formar parte de la memoria, simplemente por el exceso de informacion, o sea que a un nivel puramente cuantitativo se produce una seleccion. Pero ademas, hay otros procesos mas sutiles en esa relacion. Los procesos de construccion de memoria son un posicionamiento activo de la sociedad, que se producen de una manera mas o menos consciente. Ahi esta el hecho, entre otros muchos, que una determinada propuesta de memoria de un museo puede ser rechazada por la sociedad haciendole poco caso, o puede visitar el museo y asumirlo de forma distinta a la planeada por la institucion. Todo lo anterior se limita a la cuestion de como desde las formas corrientes de trabajo del Archivo se genera la memoria.

Pero hay tambien otras vias mas sutiles que funcionan al margen de lo programado institucionalmente. A partir de Waburg estamos mas sensibilizados para los otros aspectos de la produccion de memoria derivada de realidades mas difusas. Aqui entrarian en juego los conceptos de "pervivencia", "fantasmas", "huellas", "restos" expuestas en el segundo apartado. De una manera esquematizada, todas estas cuestiones podrian ser reducidas a las siguientes preguntas: A) Como los objetos coleccionados o estudiados pueden pasar a formar parte de la memoria colectiva. B) Que otros procesos o realidades no observados ni estudiados por las instituciones del Archivo pueden intervenir en la formacion de la memoria colectiva.

Estas cuestiones no tienen una respuesta facil y menos en un estudio de caracter limitado como el presente. Pero aunque sea solo a modo de hipotesis hay que abordarlas, exponiendo algunos aspectos previos de caracter muy amplio que pueden por lo menos apuntar en que direccion se puede crear un espacio propicio para esbozar algunas respuestas.

La primera es la cuestion de las posibles limitaciones en la confeccion de algunos aspectos del Archivo. De un modo especial, la cuestion de si en el relato de lo ocurrido en la llamada "conquista" no se parte de un esquema demasiado rigido. Mas o menos se da por sentado que los procesos de destruccion de las culturas autoctonas, ademas de la violencia fisica inmediata derivada de las contiendas armadas, se habrian producido tambien procesos de destrucccion de su sistema de valores y creencias. El relato tradicional, que esta avalado por una determinada lectura de los datos que se disponen, parece confirmar esta vision. Sin embargo, cabe plantearse la cuestion de si no es un relato hecho desde la perspectiva del conquistador. Significativamente, no se plantea la pregunta de si la otra parte, es decir, la gran mayoria de la poblacion lo vivio exactamente de la misma manera. Se da por evidente que aparte de una mayor o menor resistencia militar, a esa poblacion no le quedo otra posibilidad que la de asumir un rol pasivo ante los cambios o imposiciones que le venian de un grupo muy minoritario ajeno a ella. Se da por hecho que, en un plazo mas o menos rapido, con la dominacion tambien se cortaron en la poblacion autoctona todos los procesos de memoria de lo propio.

Pero existen ya algunos estudios cientificos que ofrecen otra version de lo ocurrido. La etnohistoria ha mostrado que la relacion de las culturas precolombinas con la nueva realidad impuesta por la conquista no es tan simple. En el caso de Mexico, donde se cuenta con estudios sistematicos gracias a la abundante documentacion escrita sobre todo entre los Nahuas, se ha podido demostrar que incluso dentro de los procesos de imposicion de la nueva cultura, los pueblos indigenas aceptaban lo nuevo impuesto solo en la medida en que podia ser insertado en su mundo tradicional. En cualquier caso, no fue un proceso pasivo y una relacion unidireccional. (29)

Estos resultados significan que los procesos de construccion de memoria siguieron funcionando dentro del marco de la tradicion autoctona; si se admite que estos resultados pueden aplicarse a otros contextos culturales, se abre un campo para nuevas lecturas del pasado, no tanto en el sentido de que haya que suponer la existencia de muchos objetos que todavia van a ser descubiertos, sino mas bien en el sentido de que las realidades creadas por el nuevo poder y que fueron transformando las formas de existencia de la poblacion autoctona, hay que leerlas como hechos que a pesar de su aparente transparencia, en realidad ocultan una gran complejidad. Se trata de ir rescatando lo que de posibles "supervivencias" hay en ellos, una categoria que es mucho mas productiva que las tradicionales de "mestizaje"o "aculturacion".

Esta nueva lectura no implica la busqueda o la reconstruccion de un pasado idilico como lo planteado en los frescos creados por Luis Alberto Acuna en su casa-museo de Villa de Leyva. No porque se haya tenido mas o menos en cuenta la informacion cientifica de que se dispone, sino en el sentido de que se trata de una reconstruccion nostalgica con caracter de reconstruccion total, por lo menos en los terminos planteados por el. De lo que mas bien se trata es de aceptar lo fragmentario con todo su potencial de portador y creador de memorias e, indirectamente, subvertir la version oficial de la historia, escrita desde una perspectiva incompleta o quizas reduccionista.

Lo anterior puede enlazarse quizas tambien con unas consideraciones sobre la Constitucion de 1991. Hay un acuerdo general en reconocer que se trata de una Constitucion muy avanzada, sobre todo por el hecho de consagrar el principio de "multicultaridad", otorgando a las culturas indigenas existentes amplios derechos para ellas y deberes de proteccion por parte del Estado.

Pero con ello se corre el peligro de identificar lo "indigena" como lo minoritario. Esto es cierto en terminos sociologicos y culturales pero no lo es tanto si se plantea desde una perspectiva historica. La poblacion colombiana en su gran mayoria es descendiente de la poblacion autoctona, es decir, de la que formaba parte de las llamadas "culturas precolombinas". En este sentido, el termino "indigena" es siempre problematico porque construye una alteridad radical que lo aparta del concepto mas comprensivo de "lo colombiano", y al ser expulsado este pasado se acaba construyendo el de "lo colombiano" fundamentalmente desde "lo espanol".

Si la presencia del pasado se enfoca desde el concepto de "pervivencia" entendida en el sentido de Warburg, es posible descubrir y explicar ciertos hechos de otra manera. Quizas se trate de aspectos marginales y aislados pero en cualquier caso reclaman una valoracion adecuada.

Solo como ejemplo de lo anterior se presentan aquiidos casos tomados de la realidad reciente. El primero esta tomado de lo ocurrido en Sasaima, un pueblo de Cundinamarca, en la provincia del Gualiva (Imagen 4). En torno al 2010 se inicio una reorganizacion total de la plaza principal del pueblo considerandose que en ese contexto, entre otras cosas, era necesario dotarla del monumento correspondiente. El resultado final de esa decision ha sido el de crear un monumento dedicado al cacique local de la zona en la epoca precolombina.

[ILUSTRACION OMITIR]

Quizas no tenga esto nada de sorprendente si se tiene en cuenta que esa zona contaba con una densa poblacion indigena antes de la llegada de los espanoles. Pero lo mismo ocurria en otros lugares, entre ellos Bogota, y no se ha producido un fenomeno equivalente. Quiere decir esto que en un proceso de este tipo se ponen en juego muchos elementos.

Es importante senalar que esa decision ha sido tomada por una poblacion que se considero a si misma no como "indigena" sino como"colombiana". Pero a pesar de eso, al parecer, el repertorio de figuras que le aportaba la historia colombiana republicana, no satisfacian la nocion de pasado que tiene esa comunidad local. Esto significa que en su autopercepcion como colombianos, la realidad precolombina no es algo del pasado sino una realidad a partir de la cual se pueden generar vinculos con el presente. La solucion final quizas puede producir desencanto desde una perspectiva purista. Desde ella, se podria considerar que se ha producido un falseamiento importante. La figura que se ha creado para representar al cacique no establece ningun vinculo con la estetica de las estatuas conservadas en las colecciones de los museos. Recuerda mas bien a las imagenes de heroes de la cultura popular, tanto en los comics como en el cine, una figura mas o menos tipo superman. Probablemente ese era el lenguaje formal del que disponia esa comunidad. Pero un examen mas detenido del conjunto creado, muestra una realidad no tan simple. En el pedestal sobre el que se eleva la imagen, en cada una de sus caras, se han reproducido petroglifos existentes en la zona (Imagen 5).

[ILUSTRACION OMITIR]

Ademas en una inscripcion en bronce se ha escrito el nombre de "Sasaima" con su correspondiente traduccion al espanol.

La mejor manera de valorar lo ocurrido en la elaboracion del monumento es tratarlo como los efectos de un caso de "supervivencia"; es decir, partiendo de una presencia difusa del pasado, instalada en el recuerdo colectivo de la comunidad se ha generado una nueva presencia, una actualizacion en forma de un monumento altamente hibrido, pero claro en la intencion. Este tipo de fenomenos surgen con dinamicas distintas a las puestas en marcha desde las instituciones oficiales. En este sentido, no se pueden programar, pero es llamativo el dato, de que si uno recorre la zona se puede detectar la frecuencia con la que en diversos lugares los comercios o establecimientos de otros tipos invocan nombres de antepasados locales que no tienen nada que ver con la historia oficial. Sin duda estas observaciones se refieren a fenomenos todavia muy marginales y es dificil encuadrarlos con seguridad en un marco de interpretacion mas general. Pero una categoria como las de la "pervivencia" es suficientemente ductil para rescatar los diversos niveles de lectura posible.

El segundo hecho que se propone parte de una exposicion de fotos. En el ano de 2012 en la biblioteca Virgilio Barco de Bogota, se presento un conjunto de fotos, resultado de un proyecto apoyado por varias ONGs bajo la etiqueta de "Talleres de Cazuca". El objetivo era promover procesos alternativos de reconstruccion de la memoria individual y colectiva. Para ello se habia puesto a disposicion de ninos y jovenes de algunos barrios perifericos una serie de camaras fotograficas para que dirigieran su mirada con ellas a su mundo familiar, local y a su entorno natural en el que viven.

[ILUSTRACION OMITIR]

Las fotos en la exposicion iban acompanadas de textos breves, escritos por los mismos autores de las fotos, en los que se comentaban impresiones relacionadas con la realidad fotografiada. En una primera valoracion de su lectura, despues de haber superado la sensacion de verse confrontado con una suma de impresiones muy diversas sin una linea unificante, se iban destilando algunas vias o categorias de percepcion de esa realidad. Quizas la mas destacada era la sensacion de amenaza y destruccion de su paisaje, que ellos percibian como bello, pero en el que constataban la imparable presencia de basuras cada vez mas amenazantes.

Otro grupo, bastante menor que el anterior, pero por su contenido menos previsible es mas significativo, es el de los que la vision del paisaje les traia pensamientos sobre el pasado de las poblaciones anteriores a los espanoles que habian ocupado esos paisajes (Imagen 6). Este resultado es sorprendente puesto que esa rememoracion frente a lo que ocurria en el grupo anterior, no se puede anclar en datos fisicos de percepcion inmediata, por ejemplo, podrian ser la presencia de ruinas. Solo cabe especular como se pudo producir ese efecto: se puede sospechar algun comentario en la escuela o en el entorno familiar en ese sentido; en cualquier caso, el material del que partia su mente no era mucho mas que fragiles fragmentos, alusiones, indicaciones que podian flotar en su recuerdo y por una via emotiva derivada del impacto de la belleza del paisaje se generaba una union, una nueva percepcion que reunia presente y pasado.

En una proyeccion mas amplia no es dificil imaginar el potencial de este tipo de experimentos, o mejor experiencias, que se producen a traves de miradas espontaneas, apenas controladas por el discurso dominante. Es posible pensar que en contextos densos en huellas del pasado como son las regiones de la Sabana, estos procedimientos pueden ser vias interesantes de reconstruccion de "huellas", ademas teniendo en cuenta que pueden ir flanqueadas por los resultados que aporta el "Archivo", en forma de estudios arqueologicos y antropologicos.

Esto lleva a la otra gran cuestion apuntada anteriormente, la primera de las dos, en las que se condensaba la argumentacion, es decir, cuales son las posibilidades de que el "Archivo", entendido este como el conjunto de objetos, tanto coleccionados como los conocimientos proporcionados por las investigaciones de las disciplinas correspondientes, se convierta en una herramienta potente para generar memoria colectiva.

No es posible tratar de modo adecuado esta cuestion en el marco del presente ensayo, pues requeriria discutir en detalle la estructura de un museo, estrategias de presentacion de objetos, papel de las curadurias, etc.

A titulo de orientacion solo se propone en consideracion dos fenomenos observados en las colecciones del Museo Nacional en Bogota, insistiendo en su caracter de marginalidad dentro del conjunto de la coleccion. Con motivo de las celebraciones del segundo aniversario del centenario de la independencia se hizo una reorganizacion muy importante en la manera de presentar las colecciones. En torno a ello se ha generado una discusion muy intensa sobre si las soluciones adoptadas eran acertadas o no.

Independientemente de la posicion que se tome ante ella, hay un aspecto que cabe senalar que ocupaba una cierta centralidad en la elaboracion del proyecto. Uno de los ejes en el planteamiento de la propuesta museistica adoptada era el de la necesidad de que el museo no solo fuera la coleccion de la memoria de los grupos dominantes sino que tenia que dar cabida a la memoria de los diferentes grupos de la sociedad en general. Es posible que esta exigencia en lo que respecta al planteamiento museistico no sea facil de resolver y que probablemente sobrepase las posibilidades discursivas que permiten el tipo de objetos reunidos en la coleccion del Museo Nacional. Sin embargo, la exigencia sigue teniendo validez, y seria un retroceso que como consecuencia de las criticas se dejara de tener en cuenta.

Los dos fenomenos aqui descritos se destacan por el grado de ruptura frente a los procedimientos normales de presentacion y de alguna manera--como se indicara luego--se enlazan directamente con algunas de las ideas de Aby Warburg expuestas anteriormente. La primera se refiere al espacio ocupado por la seccion de historia virreinal (Imagen 7).

[ILUSTRACION OMITIR]

En el habia unas vitrinas que estaban en la parte destinada a informar la distinta composicion racial de la sociedad de entonces: la dedicada a la poblacion negra. En ellas ademas de proporcionar una serie de datos sobre tal grupo de poblacion, se exponian una serie de artefactos culturales de ese conjunto etnico. Esto provocaba una irritacion especial en el espectador porque su mirada esta acostumbrada a ver estos objetos solo, o de modo preferente, en colecciones de arte etnografico. De pronto, el mero hecho de agruparlas en esa sala en un contexto completamente distinto, es decir, dentro de un discurso de "historia nacional, "provocaba otra mirada, con lo cual esos objetos adquirian una serie de significaciones inesperadas.

El segundo caso, procede de la seccion destinada al periodo de la conquista (Imagen 8). En una vitrina muy escueta se mostraban tres imagenes del mundo religioso de los tres grupos de poblacion que integraban esa sociedad: el de los conquistadores, el de la poblacion indigena y el de la poblacion negra. Sin duda, desde un punto de vista etnografico, esta clasificacion es muy simplificadora. Pero el objetivo de la vitrina era mas bien mostrar que habia diversas tradiciones religiosas con su mundo respectivo de imagenes. Las tres imagenes expuestas eran de tamanos parecidos y estaban colocadas una al lado de otra en pie de total igualdad, lo mismo las cartelas que las identificaban, las tres tenian la misma informacion basica. La que representaba la religion de los conquistadores era un crucifijo, pero alli se identificaba simplemente como imagen religiosa de la poblacion europea. Esta estrategia expositiva, independientemente de su intencion, conseguia de nuevo una serie de efectos desestabilizadores que se movian en varias direcciones. En primer lugar, la extraneza de colocar las tres imagenes en pie de igualdad, con lo cual el crucifijo quedaba despojado de su caracter de imagen hegemonica en el mundo religioso.

[ILUSTRACION OMITIR]

El segundo efecto, era que el crucifijo se percibia como una imagen nueva con toda su extraneza. Luego venian los procesos de comparacion derivados de las diferencias en las tres imagenes. Cada mirada comparativa iba creando nuevos sentidos en cada una de ellas, provocados por el simple hecho de la comparacion. Y este proceso adquiria un caracter de apertura creciente, pues la comparacion se podia extender del conjunto de la imagen o a la comparacion de elementos parciales en cada una de ellas, y asi sucesivamente.

No es dificil percibir que lo que proponia esta vitrina, sin probablemente proponerselo, era un dispositivo muy parecido a los que propone Aby Warburg en las tablas de su Atlas Mnemosyne. Experiencias de este tipo pueden ser muy determinantes en el sentido de que liberan a las imagenes y dejan que su energia actue con su capacidad de crear nuevos procesos de memoria. Seria una forma de revitalizar el legado recogido en los museos y conectarse con la fuerza y la energia acumulada, en ese pasado no negado pero tampoco suficientemente integrado.

7. Conclusiones

Los procesos de construccion de memoria no pueden imponerse, pues la memoria es algo vinculado con la realidad, la necesidad o la emotividad de una colectividad. Pero las imagenes del mundo precolombino obedecen a unas necesidades de tipo religioso emocional, equivalentes a las que se producen en la epoca colonial. En este sentido, a pesar de sus diferencias formales o estilisticas se las puede poner en dialogo, crear dispositivos como los del Atlas Mnemosyne de Warburg para que generen nuevos sentidos. La idea de pervivencia de Warburg se puede tomar con toda su fuerza y explotar su potencial, tal como ofrecen el caso de Sasaima o los "Talleres de Cazuca", cuya pervivencia se acerca al concepto de "presencia fantasmal", pero no menos real y efectiva que la del caso anterior. Con ello se esta por lo menos tambien planteando la cuestion de si los contextos museisticos habituales son el marco mas adecuado para lograr estos fines. El hecho de estar conservadas en un museo las salva de su destruccion u olvido, que no es poco, pero las limita en el despliegue de su potencialidad, o, en terminos de Warburg, que transmitan la "energia" contenida. La mirada etnografica o arqueologica en la mayor parte de los casos es mas rigida. Por ello hay que pensar en otros contextos de presentacion.

Las ideas de Warburg son a veces escurridizas pero abren nuevas vias de abordar las imagenes. Sus propuestas pueden ser ampliadas o completadas con otras no menos sugerentes como las originadas en torno a Bataille, el historiador de arte Einstein y la revista Documents tambien por esas fechas. En ellas, se proponian lecturas todavia muy innovadoras de las imagenes de otras culturas, en especial las africanas. (30) Esto se realizaba desde Paris en una realidad alejada de los contextos de esas culturas.

La diferencia de iniciar esos procesos desde Paris o desde el propio contexto es importante, pues desde alli se partia fundamentalmente de categorias esteticas. En cambio, una mirada sobre el propio pasado cuenta con el apoyo del saber acumulado desde la arqueologia y antropologia propia, lo que le da a todo el proyecto mas densidad. Cabe, sin embargo, pensar tambien en estrategias modestas ajustadas a las posibilidades de contextos circunscritos a ambitos culturales bien delimitados. Por ejemplo situaciones pensadas desde a Sabana con su fuerte legado Chibcha.

Las estrategias pueden ser multiples, desde movilizar la toponimia, un patrimonio poco explotado, observar las continuidades en el manejo del campo y del agua, estudios astronomicos, o bien, crear nuevos contextos para las exposiciones de los objetos y figuras de los museos.

Una mirada atenta a los rostros de las figuras de la coleccion del Museo Nacional transmite una inmensidad capaz de romper el caparazon del tiempo y conectar directamente en lo que tienen de humanidad con los sentimientos de la sociedad actual.

Bibliografia

Derrida, Jacques. Spectres de Marx, Paris 1993.

Didi-Huberman, Georg. L'image surivivante, histoire de l'art et temps de fantomes selon Aby Warburg". Paris: Ed. Minuit, 2002.

Didi-Huberman, Georg. Atlas ?Como llevar el mundo a cuestas? Madrid: MNCARS, 2011.

Dresler, Martin. Kunst und Neurowissenschaft en Neuroasthetik: Kunst, Gehirn und Wissenschaft". Leipzig: Ed. Dresler Martin, 2009.

Halbwachs, Maurice. Les cadres sociaux de la memoire. Paris, 2009.

Halbwachs, Maurice. La memoire collective. Paris, 1939. Keilson, Hans. Festschrift Geschichte als Trauma. Frankfurt, 1991.

Kongress Tel-Aviv. Holocaust und Trauma. Ed. Gottingen, 2011.

Munera Ruiz, Leopoldo. La regeneracion revisitada: pluriverso y hegemonia en la construccion del estad-nacion en Colombia. Bogota: La Carreta, 2011.

Nora, Pierre. Lieus de Memoire 7 vols. (Paris, 1986-1992)

Perez Benavides, Amada Carolina. "Las representaciones de la nacion en America Latina, siglos XIX y XX", Memoria y Sociedad No. 28 (enero-junio 2010): 85-106.

Reichel-Dolmatoff, Gerardo. Beyond the milky way. California: Ucla, L.A, 1978.

Reichel-Dolmatoff, Gerardo. Goldwork and shamanism. Colina, 1988.

Richard, Nelly. Antologia de la Revista de Critica Cultural. Chile, Ed. Arcis, 2009.

Rincon, Carlos. Consideraciones morales sobre el Museo del Oro del Banco de la Republica, (en prensa).

Warburg, Aby. Sandro Botticelli. Madrid: Casimiro Libros, 2010.

Warburg, Aby. Werke in einem Band auf der Grundlage der Manuskripte und Handexemplarea. Berlin: Ed. Suhrkamp, 2010.

Warburg, Aby. Atlas Mnemosyne. Madrid: Ed. Tres Cantos, 2010.

Weigel, Sigrid. "Die Kunst de Gedachtnisses, das Gedachtnis der Kunst, zwischen Archiv und Bilderatlas" en Flach Sabine Bilderatlas im Wandel der Kunste und der Medien. Munchen, 2005.

Recepcion: 16/08/2013

Evaluacion: 18/08/2013

Aprobacion: 11/10/2013

Articulo de Investigacion e Innovacion

Javier Vilaltella (1)

Universidad de Munich-Alemania

(1) Doctor en Historia del Arte, Universidad de Munich. Estudios en Filosofia y Letras, Universidad Autonoma de Madrid. Profesor de Estudios Culturales, Universidad de Munich. Javier.Vilaltella@romanistik.uni-muenchen.de

(2) Festschrift fur Hans Keilson, "Geschichte und Trauma", Frankfurt, 1991; Kongress, Tel-Aviv, Holocaust und Trauma, Gottingen 2011,

(3) Entre los numerosos films sobre el tema cabe destacar "Historia oficial", Dir. Jose Luis Puenzo y Garage Olimpo, Dir. Marco Bechis, 1999.

(4) La Revista de Critica Cultural se publico en Chile de 1990 a 2008, bajo la direccion de Nelly Richard. Existe una seleccion de textos en Richard, Nelly "Antologia", Revista de Critica Cultural, Ed. Arcis, Santiago de Chile, 2009)

(5) Entre otros cabe destacar la obra de Doris Salcedo, Jose Alejandro Restrepo, Echavarria y Oscar Munoz.

(6) Entre otros Maurice Halbwachs, Les cadres sociaux de la memoire y La memoire collective (Presses universitaires de France: 1939). Otros titulos fundamentales sobre la memoria cultural y la memoria colectiva, Nora, Pierre "Lieux de memoire" 7 vols; Assmann, Jan "Das kulturelle Gedachtnis, Schrift, Erinnerung und politische Identitat in fruheren Hochkulturen" (Paris: 1986-1992); Assmann, Adelaida, "Geschichte und Gedachtnis, von der individuellen Erfahrung zur offentlichen Inszenierung" (Munchen:2007).

(7) Como ejemplo de su metodo de trabajo ver: En edicion espanola Warburg, Aby "Sandro Botticelli" (Madrid: Casimiro Libros, 2010).

(8) Aby Warburg, Werke in einem Band, auf der Grundlage der Manuskripte und Handexemplare (Berlin: Suhrkamp, 2010.)

(9) Georges Didi-Huberman, "?Como llevar el mundo a cuestas?" (Madrid: Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofia, 2011).

(10) El texto hablado de las conferencias puede ser consultado online en la pagina Web del MNCARS, bajo ARCHIVO /CONFERENCIAS /Fechas 4-5 marzo 2011

(11) Warburg, Aby. Atlas Mnemosyne (Madrid: Tres cantos, Akal, 2010)

(12) Exposicion, "Die entfesselte Antike, Aby Warburg und die Geburt der, Pathosformel", Cat. Exp. Hamburger Kunsthalle, Hamburg, 2011.

(13) Walter Busch, "Aby Warburg und y Friedrich Nietzsche, Pathosformel und Sprachgebarde" en: Ekstatische Kunst besonnenes Wort Kofler, Peter, Bozen 2009 y en especial Nietzsche Friedrich "Der Ursprung der Tragodie", (1886).

(14) Didi-Huberman, L'image survivante: histoire de l'art et temps des fantomes selon Aby Warburg, (Paris: ed Minuit, 2002)

(15) El concepto que adopto Warburg de la biologia de su tiempo fue el de "engrama". Es un concepto que no ha recibido una confirmacion cientifica posterior. Sin embargo la neurociencia esta aportando actualmente resultados muy novedosos sobre la manera como se forman las imagenes en el cerebro.vid. (entre otros), Dresler, Martin "Kunst und Neurowissenschaft" pag. 22-32 en: Dresler, Martin Neuroasthetik: Kunst, Gehirn und Wissenschaft (Lepizig: Dresler Martin, 2009). Independientemente de su fundamentacion biologica la idea de la "memoria colectiva" sigue siendo un concepto ampliamente aceptado en la teoria cultural.

(16) Maurice Halbwachs, "Les cadres sociaux de la memoire", 1929 y "La memoire collective", Revue philosophique, (mars-avril 1939)

(17) Ver La introduccion de Didi-Huberman al catalogo de la exp. del MNCARS, "Atlas ?Como llevar al mundo a cuestas?".

(18) Ver por ejemplo Jacques Derrida, Spectres de Marx, Paris, 1993. En esta obra Derrida aborda las ideas de Marx desde la perspectiva de su falta de vigencia en esos anos, pero que, sin embargo, se podian detectar multiples restos de su presencia de una forma difusa.

(19) Sobre el Atlas Mnemosyne, ver La introduccion de Didi-Huberman al catalogo de la exposicion de Madrid en el MNCARS, 2011 y la introduccion de Fernando Checa a la edicion espanola de Warburg, Aby Atlas-Mnemosyne. ed Akal Madrid 2010, tambien los diversos estudios de Weigel, Sigrid "Die Kunst des Gedachtnisses, das Gedachtnis der Kunst: zwischen Archiv und Bilderatlas" pg. 99-121, en Flach, Sabine "Bilderatlas im Wechsel der Kunste und Medien" ed. Sabine Flach, ed. Trajekte, Munchen, 2005.

(20) Sobre la historia de Colombia, entre otros muchos David Bushnell, Colombia, una nacion a pesar de si misma, (Bogota: Ed. Planeta, 2000) y Ensayos de historia politica de Colombia, siglos XIX y XX (Medellin: Ed. Carreta, 2006) Sobre la Regeneracion, en especial, Maria Pilar Acosta, El lenguaje politico de la Regeneracion en Colombia y Mexico; Maria Pilar Acosta, opera eximia, Bogota, 2010, y Leopoldo Munera Ruiz, Regeneracion visitada: pluriverso y hegemonia en la construccion del estado-nacion en Colombia, (Bogota: Universidad Nacional, 2011)

(21) Alexander Betancour, Historia y Nacion (Medellin: La Carreta editores, 2007)

(22) Alexander Betancourt, Historia y Nacion ...

(23) Jean Pierre Bacot, La presse illustree au XIX siecle (Limoges: Pulim, 2005)

(24) Ver en la Coleccion de la Academia de la Historia el cuadro de Quijano Montero, "Fundacion de Santa Fe de Bogota", 1938; en el, en una posicion marginal, aparecen varias figuras de indigenas alguna de ellas mostrando una actitud entre distanciada y esceptica ante lo que ocurre en el centro de la escena.

(25) Clara Isabel Botero, El redescubrimiento del pasado prehispanico de Colombia; viajeros, arqueologos y coleccionistas 1820-1945 (Bogota: Instituto colombiano de Antropologia e Historia. Universidad de Los Andes, 2006).

(26) Carlos Rincon, Consideraciones morales sobre el Museo del Oro del Banco de la Republica (en prensa).

(27) Amada Carolina Perez Benavides, "Las representaciones de la nacion en America Latina, siglos XIX y XX", en Memoria y Sociedad N. 28 (enero, junio 2010): 85-106.

(28) Gerardo Reichel-Dolmatoff, Beyond the milky way, UCLA L.A. California, 1978; y Goldwork and shamanism (Medellin: Colina, 1988) Rappaport, Johanne "Politics of memory" Duke, University press 1998

(29) James Lockhart, Los nahuas despues de la conquista: siglos XVIIy XVIII (Mexico: FCE, 1999).

(30) Documents revista creada por un grupo surrealista en torno a Georges Bataille, que se habia distanciado de la linea de Andre Breton. Se publicaron 15 numeros entre abril de 1929 a enero de 1931. La biblioteca Nacional de Paris la ha hecho accesible digitalmente.
COPYRIGHT 2013 Universidad Pedagogica y Tecnologica de Colombia. Doctorado en Historia
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2013 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Vilaltella, Javier
Publication:Revista Historia Y MEMORIA
Article Type:Ensayo critico
Date:Jul 1, 2013
Words:7680
Previous Article:La memoria cultural en Warburg y las limitaciones de la construccion de la memoria nacional en Colombia: el regeneracionismo y el pasado precolombino.
Next Article:El juego de tejo ?un simbolo nacional o un proyecto inconcluso?
Topics:

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2021 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters |