Printer Friendly

La lucha por la patria atraviesa fronteras: pasquines sediciosos y difusion de ideas revolucionarias en Cerro de Pasco, Peru (1812)/A luta pela patria atravessa fronteiras: pasquins sediciosos e difusao de ideias revolucionarias em Cerro de Pasco, Peru (1812).

Introduccion

El trabajo analiza un caso judicial particular, inmerso en una guerra entre dos proyectos politicos--realistas y revolucionarios--que se disputaron la hegemonia en el territorio americano, ante la crisis de la monarquia hispanica y el surgimiento de los movimientos insurgentes. Es decir, se halla dentro de un conflicto fundado no solo en el dominio de hombres reclutados, recursos y armas necesarios para lograr la victoria, sino fundamentalmente en una guerra en la que ambos bandos compitieron por medio de exhortaciones y difusion de sus ideales y promesas, la opinion a favor de su propia causa politica. (1)

El caso judicial analizado relata el proceso seguido en 1812 a tres individuos oriundos de Cerro de Pasco, jurisdiccion situada en las inmediaciones de Huanuco, en Peru, acusados y hechos prisioneros por difundir pasquines acordes con los ideales revolucionarios de la primera expedicion al Alto Peru, dirigida por Juan Jose Castelli.

La metodologia a utilizar se basa en el analisis de un expediente judicial, en funcion de los aportes teoricos e historiograficos de la historia politico-conceptual de la primera mitad del siglo XIX. Dicho documento se complementa con informacion inedita relativa a la guerra en el Alto Peru y sus espacios aledanos, en base a las investigaciones que he venido realizando relativas a la cuestion y los aportes historiograficos claves relacionados con la participacion de amplios sectores sociales en el proceso de militarizacion generado a partir de la guerra revolucionaria en America del Sur y la constante incertidumbre politica ocasionada tras la crisis monarquica de 1808 y sus consecuencias en America.

En cuanto a los aportes teoricos, ha sido util la categoria de analisis amigo/enemigo necesaria a la construccion de un "nosotros" (Parra, 2011) a la hora de profundizar en este expediente judicial contextualizado en una guerra entre proyectos politicos que se disputaron la hegemonia en el espacio sudamericano. (2) Si bien en sus discursos aparecen estos actores como enemigos irreconciliables, compartieron las mismas formas de convocatoria e intentaron reclutar e identificar a la misma poblacion, necesaria para lograr un triunfo definitivo.

Por otro lado, el concepto de sociabilidad tambien resulto operativo a la hora de analizar las formas de difusion y comunicacion de los ideales pertenecientes a ambos proyectos politicos en pugna, en un clima de amplias transformaciones. (3)

Los nuevos planteamientos historiograficos de las ultimas decadas han procurado repensar el proceso, partiendo de la repercusion que tuvo para los coetaneos la crisis politica de la Monarquia hispanica en 1808, la necesidad de legitimacion de las nuevas instituciones creadas en representacion de la soberania real ausente y la concepcion de las guerras revolucionarias como resultantes de una generalizada guerra civil desatada en casi todo el continente hispanoamericano (Fradkin, 2010).

Muchos autores han sostenido que, al no existir un Ejercito nacional unificado, los bandos tanto revolucionarios como realistas debieron ganarse la adhesion de gente para hacer la guerra contra el enemigo (Thibaud, 2003 y 2007). No obstante, en muchas ocasiones, las interpretaciones de los actores se han visto obstaculizadas a causa de estudios nacionales que impidieron dimensionar la vision de los protagonistas desde la optica y el espacio por el que circulaban.

La historiografia argentina ha intentado destacar la participacion politica de multiples actores que contribuyeron monetaria o materialmente, del mismo modo que con hombres, para la guerra. En este sentido, existen estudios que senalan como los sectores populares, en su mayoria miembros de las tropas, idearon una serie de tacticas y resistencias para expresar sus desavenencias y resistencias, como la peticion de derechos y concesiones por su participacion militar (Di Meglio, 2006; Fradkin, 2008; Lopez, 2002; Mata, 2007; Bragoni y Mata, 2007; Montero, 2008; Davio, 2010; Rabinovich, 2013; Fradkin y Di Meglio, 2013, entre otros).

Dentro del espacio sur-andino, recientes trabajos historiograficos contribuyeron a complejizar el estudio de la guerra de independencia en Charcas o el Alto Peru, tanto desde la comprension de la posicion particular asumida en este espacio--frente a la fidelidad a la Corona planteada por el virreinato de Lima desde los sucesos de 1809 y el movimiento revolucionario surgido en Buenos Aires en 1810--como por los diferentes grupos sociales participantes en la guerra, en base a las opciones politicas a seguir (Roca, 2007; Salinas, 2009; Soux, 2013 y 2015; Soria, 2010).

Para el caso de la guerra en el entonces virreinato del Peru, que constituye el espacio en el que ocurre el caso a analizar, en los ultimos anos tambien se han abordado recientes tematicas referidas a la politica de las autoridades virreinales y jefes del Ejercito realista frente a la guerra (O'Phelan, 2013), los conflictos surgidos en el seno de este que provocarian su desenlace a favor de los revolucionarios (Mazzeo, 2000, 2005 y 2009), las similitudes entre las estrategias y recursos adoptados entre estos y los jefes del bando revolucionario (Sobrevilla y Ortemberg, 2010 y 2012) o la reivindicacion de los realistas en el contexto de la Revolucion (Mendez, 1991 y 2005; Etcheverry, 2009.

En lineas generales, puede afirmarse que, en todos los territorios pertenecientes al virreinato del Peru (4) y al rioplatense, ha comenzado a plantearse un renovado interes por el estudio de multiples procesos, perspectivas, actores e imaginarios que hasta hace algunos anos habian sido marginados o estudiados como procesos secundarios dentro de la historia politico-institucional y de las grandes estructuras socioeconomicas. Si bien aun quedan caminos por recorrer y analizar experiencias, expectativas, marchas y contramarchas que generaron los procesos politicos y sociales sucedidos a raiz de la crisis monarquica y los procesos revolucionarios que le subsiguieron, estos nuevos abordajes aportan nuevas preguntas y complejizan, con sus aportes regionales y locales, el panorama de la historia general.

Autos contra Mariano Cardenas y Manuel Rivera

El caso judicial a analizar (5) constituye un buen ejemplo sobre la situacion critica experimentada por los revolucionarios en su tarea de difundir las noticias sucedidas a raiz de los movimientos juntistas en territorio americano y la lucha por lograr convencimiento e identificacion con la causa a defender. Asimismo, los actores representantes del otro bando, los defensores de la causa del Rey, se ingeniaron para contrarrestar la propagacion de la causa patriotica, como comenzo a catalogarse a los revolucionarios a partir de esta etapa, sobre todo a los provenientes del Rio de la Plata. (6)

A su vez, creemos que este expediente ilustra muy bien el panorama de incertidumbre vivido por los actores en esos anos conflictivos de lucha y cambios politicos constantes, que tambien se traslucen en el ambito juridico-institucional, como viene sosteniendo la historiografia de los ultimos anos. (7) Veamos como fue elaborado, en que contexto politico aparece la denuncia a los reos, quienes son los actores implicados y los funcionarios que intervienen en la resolucion del caso, el cual tuvo su inicio en febrero de 1812, cuando se estaba produciendo una sublevacion de indigenas y criollos en Huanuco que pregonaba la libertad de los americanos, basandose en las promesas difundidas por uno de los representantes de la revolucion portena, Juan Jose Castelli.

La causa analizada se desarrolla en el mismo momento en que surge dicha rebelion, en la que las proclamas y las exhortaciones pregonadas por Castelli, llegaron a difundirse en el Peru, motivando a los indigenas de Huanuco a movilizarse y planear una rebelion con la esperanza de que el rey Castel les daria apoyo (Hunefeldt, 1978, p. 33-58).

En los ultimos anos se ha debatido ampliamente, dentro de la historiografia, sobre la naturaleza de este movimiento (Espinosa, 2011, p. 181-212), llegando a cuestionar su identificacion directa con el movimiento porteno y relacionarlo mas bien con la multiplicidad de doctrinas anticoloniales que venian desarrollandose desde fines del siglo XVIII, como producto del descontento por las politicas abusivas de las autoridades espanolas en America en el cobro de impuestos, la explotacion en las actividades economicas fundamentales y la distribucion y el trabajo de la tierra. (8)

A comienzos de febrero de 1812, el subdelegado de Cerro de Pasco, Mariano Ulloa, inicio las declaraciones a los reos implicados, de acuerdo con las acusaciones efectuadas por un padre franciscano a los reos, por considerarlos revolucionarios, sediciosos, y por botar pasquines en las inmediaciones de las ciudades de Huanuco y Yauricocha. Ademas, se les acusaba de haber mantenido correspondencia con los rebeldes, sobre todo con los lideres portenos de la primera expedicion al Alto Peru y los de Quito.

A tal efecto, Ulloa mando comparecer a uno de los reos, Mariano Cardenas, quien declaro ser vecino de la localidad, inocente y no conocer la causa de su prision. Solo admitio que el dia del Corpus habia cantado en la casa de otro vecino, llamado Manuel Rivera, unos versos patrioticos de la Concordia. (9)

El subdelegado recuso dicha argumentacion, pues si los versos cantados eran patrioticos, por que se habian encontrado unos que decian "el chapeton y el criollo se unieron en amistad, con la misma intimidad que un gavilan con un pollo", situacion que ponia en evidencia su posible relacion con las ideas de los insurgentes y sus pretensiones de separarse de los intereses de Espana. A esta reconvencion, Cardenas reconocio que estos versos se los habia proporcionado un padre mercedario de apellido Aspiazu, quien le habia anoticiado la situacion existente en Buenos Aires, Quito y Chile, como asimismo las noticias de haber muerto los cabezas revolucionarios que, segun su version, de seguir aun vivos, "habrian alcanzado el perdon concedido por el Consejo de Regencia, situado en Espana".

Estas frases a las que se hacian alusion en la declaracion deben comprenderse desde la rivalidad entablada entre criollos y espanoles, las disputas sobre derechos politicos y economicos en los territorios americanos y la querella por el acceso a las tierras y pago de tributos por parte de las comunidades indigenas--es decir, dentro del contexto iniciado en las sublevaciones de 1780 en el Alto Peru, (10) la critica situacion establecida con la crisis monarquica de 1808 y la proclamacion de juntas en diferentes puntos de America desde 1810.

Ademas, las recientes insurrecciones ocurridas en Huanuco, Panataguas y tambien en suelo altoperuano dan cuenta de la compleja situacion que debieron enfrentar los realistas al divulgarse los ideales de uno de los lideres de la primera expedicion al Alto Peru, Juan Jose Castelli. (11)

Las fuentes encontradas dan parte de este problema (12) y de la sensacion de cercamiento experimentada por los seguidores de la causa del Rey, ante la difusion progresiva de los ideales revolucionarios provenientes del Rio de la Plata.

En tal sentido, el virrey Abascal, que comando la politica contrarrevolucionaria desde Lima, durante los anos claves de 1806 a 1816, empleo una serie de estrategias para impedir que se difundan los ideales de los insurgentes. Es decir, los bandos y proclamas de virrey Abascal tendian a resaltar el espiritu de engano y seduccion, fomentado tanto por los responsables de los sucesos ocurridos en Chuquisaca y La Paz como por los revolucionarios de Buenos Aires, que habian llevado a la necesidad de anexar el territorio del Alto Peru a su jurisdiccion, respondiendo al proprio pedido de los perjudicados (Davio, 2016, p.153). Asimismo, Abascal alertaba sobre cualquier indicio de reunion en tertulias, discusiones o debates para acusar rapidamente de intento de conspiracion contra la causa del rey, de manera a cortar de raiz cualquier posible conato subversivo que se estuviera gestando. (13)

Volviendo a las declaraciones del juicio, continuo la del otro reo, Manuel Rivera, quien expreso ser natural de Quito, de edad 40 anos, vecino de la localidad de Cerro de Pasco y de oficio platero. Ante las preguntas efectuadas, respondio que eran falsas todas las acusaciones. Acto seguido, comenzo a intervenirJose Mariano Tapia, abogado comisionado perteneciente a la Real Audiencia, en calidad de juez letrado. El tomo nuevamente declaraciones a los dos reos, ante el pedido del subdelegado Ulloa. (14)

En esta oportunidad, Rivera reafirmaba no conocer la causa de su prision, no ser ni revoltoso ni alzado--como se aseguraba en las acusaciones que se le habian leido--y que solo habia convidado a comer a su casa a cuatro amigos y a sus esposas, todos vecinos de Pasco, entre los cuales se hallaba Cardenas. Dijo tambien que solamente habian cantado unos versos de la Concordia que Cardenas trajera de Lima, pero que no se los acordaba, "debido a la chicha que habia tomado".

Estudios sobre la tematica del alcohol en las comunidades andinas han logrado dar cuenta del rol que ocupo este como agente de sociabilidad y medio de comunicacion con el "otro", como tambien la posibilidad de expresar sus desavenencias con los grupos que detentaban el poder (Abercrombie,1993, p. 98-120). Asimismo, en ciertos casos, el vino--a diferencia de la chicha--indicaba cierto nivel de enriquecimiento entre sus consumidores (Saignes, 1993, p. 27-45), con lo que podemos intuir que los acusados, pese a contar con su condicion de vecindad, podrian haber pertenecido a un nivel social mas bajo dentro de la escala social, ademas de permitirles su consumo la expresion de sus conocimientos politicos en torno a la guerra y la Revolucion desarrollada en espacios mas lejanos que el local.

En el juicio, se le pregunto a Rivera si habia tenido conversaciones secretas con el padre Aspiazu. El contesto que si, que este habia afirmado que venia el insurgente Castelli a defender a los criollos, que los europeos querian solamente gozar de los empleos, y tambien habia hablado de noticias funestas de Quito.

Ante las presiones del subdelegado y del abogado Tapia, Rivera comenzo a admitir algunas de las acusaciones efectuadas contra el y Cardenas, asi como a confesar que tenia en su poder veinte o treinta decimas que el padre le habia remitido y entregado personalmente en Pasco, para que las copie y las difunda en iglesias y calles, aunque el no las habia llegado a difundir a traves de pasquines.

Tapia tambien hizo comparecer a Cardenas, quien reconocio que el padre le habia dado esas decimas pero que el habia quemado y creido que no eran de malicia o satiricas, al tratarse de un sacerdote. (15)

Al analizar las decimas que se adjuntan en el expediente, (16) podemos reconocer algunos de los ideales acordes con la causa revolucionaria, como asimismo conceptos claves que circulaban en la epoca y sus resignificaciones a partir de la situacion vivida en aquellos anos. Es decir, los versos destinados a su enunciacion y difusion hacian mencion de la prision del rey Fernando VII--ahora preso por Napoleon Bonaparte--, de los rumores sobre su supuesta muerte (17)--y, por lo tanto, de su legitimo reemplazo por una autoridad americana en disconformidad con el Consejo de Regencia, que habia asumido el deposito de la soberania hasta el retorno del rey--, de las noticias sucedidas en Espana con los franceses y de la proliferacion de movimientos juntistas en el Rio de la Plata, Chile, Quito etc., que disputaban la obediencia a dicho consejo y la preparacion de hombres, armas y recursos en diferentes espacios de America del Sur para el enfrentamiento con los Ejercitos realistas. Algunos fragmentos pueden ilustrar lo dicho anteriormente:
   El espanol piensa en vano
   Al publico alucinar
   Cada instante con hablar
   Esas victorias ufano
   Ya se descubrio el arcano
   Que tanto nos ocultaron
   Ya sabemos que ganaron
   Toda Espana los franceses
   Despues que ya la marana
   De la Europa esta sabida
   ?Debera seguir unida
   Nuestra America a la Espana?
   [...] A una gloriosa accion
   Se prepara el Tucuman
   Y en Buenos Aires estan en mayor fermentacion
   Con una admirable union
   Estan ya todos resueltos
   A quedar primero muertos que dar su brazo a torcer.
   [...] En Chile, ya se han movido
   Y en el Peru Alto tambien
   En el Cuzco, ay con un vaiven
   Que ha de dar un estallido,
   En Arequipa, oi un ruido
   Que anuncia la conmocion
   Y todos en conclusion
   Para realizar sustento
   Aguardan solo el momento
   De una feliz ocasion


De acuerdo con los ultimos versos transcriptos, es posible vislumbrar la manera en que se difundian noticias y rumores sobre la Revolucion iniciada en Buenos Aires y en otros espacios, como tambien las campanas militares que se planeaban para enfrentar al enemigo. Asi, la sociabilidad es clave para comprender la propagacion de noticias politicas y la difusion de rumores respecto los acontecimientos sucedidos desde ambos bandos, en espacios y diferentes niveles sociales en los que circulaba la informacion (Bernaldo 1991).

En este sentido, llama la atencion, por ejemplo, la alusion a la "gloriosa accion a prepararse en Tucuman", cuando la batalla que lograria resistir al avance realista ocurriria recien en septiembre de 1812, es decir, siete meses despues de este acontecimiento. La historiografia tucumana transmitio la idea de que esta batalla habria sido estrategicamente pensada por el general Belgrano, en su decision de no continuar hasta Cordoba, como las autoridades portenas le ordenaban. Interpretaciones mas recientes senalan que fue tambien el pueblo tucumano y la poblacion perteneciente al actual noroeste argentino los que habrian sugerido a Belgrano prestar batalla en Tucuman para frenar el avance realista que avanzaba desde el Alto Peru (Saltor, 2003).

Por tanto, esta frase encontrada no solo reafirmaria esta hipotesis, sino que su presencia anticipada a los hechos estaria evidenciando la proliferacion y la llegada masiva de noticias sucedidas en espacios mas lejanos, pero que desde tiempos coloniales y, mas aun, en este contexto de cambios mantenian intima vinculacion con los sucesos ocurridos en el espacio peruano, pese a constituirse este en uno de los focos realistas mas importantes de America del Sur.

No obstante, tambien seria factible pensar la posibilidad de que la mencionada gloriosa accion hiciera referencia a la resistencia que preparaban los patriotas en todo el Tucuman --territorio mas amplio, perteneciente a la Intendencia de Salta del Tucuman-- frente a la guerra instaurada en el territorio altoperuano contra los realistas, ante la derrota sufrida en Huaqui en junio de 1811.

Las noticias sobre el acontecer politico y militar eran conocidas por todos los sectores sociales, en diferentes ambitos de sociabilidad. Los comentarios difundidos en lugares publicos--como calles o pulperias--, los bandos militares y proclamas anunciados por los jefes o las noticias difundidas por los curas en las parroquias rurales constituyeron canales de informacion por los cuales se pudo acceder al conocimiento de los sucesos politicos y militares y asumir una posicion al respecto. A esto se sumo la proliferacion de rumores en diferentes espacios, que permitieron la difusion de noticias politicas y militares, sin el riesgo de ser descubiertas (Davio, 2011; Nanni, 2017).

En Huanuco y sus alrededores, pasquines, decimas y rumores difundidos dinamizaban el movimiento liderado por criollos, civiles y religiosos, permitiendo que la poblacion local se informara sobre la situacion politica y los reclamos sucedidos en otros espacios, a fin de identificarse con ellos (Espinosa, 2011).

A pesar de los cambios producidos en el ambito de sociabilidad de las elites en relacion con la discusion de escritos y la aparicion de espacios de opinion publica (Guerra y Lamperiere, 1995), el manuscrito y el rumor siguieron reinando en la esfera de la comunicacion popular (Guerra, 2002).

Retornando al expediente, un decreto del Gobernador Intendente de Tarma exhortaba Tapia a comparecer nuevamente a Rivera. Este ultimo volvio a admitir que guardaba esos versos ocultos, pero que solo uno era de su puno y letra--todos los demas pertenecian a Aspiazu y no le habia difundido por ninguna parte.

Ante acusaciones e intimidaciones proferidas a los reos, entraron a escena otros funcionarios judiciales, a instancia de uno de los imputados, Mariano Cardenas, (18) quien apelo a un abogado defensor, Jose Gutierrez, para resolver su caso. El no solo intento dejar sin efecto la causa, al afirmar que las acusaciones no eran probatorias de la relacion de los reos con los miembros de la insurgencia, sino que los funcionarios implicados en el caso, Ulloa y Tapia, no habian procedido correctamente, habiendo solicitado una suma de dinero a los reos para ponerlos en libertad.

Ademas, Gutierrez afirmo que en la causa no habia testigos ni denunciantes presentes, que su defendido "habia actuado inocentemente cantando una copla que se considero mal sonante en los dias del Corpus", pero que esto no habia producido efecto alguno contra la religion, el rey y la patria, y, por este motivo, solicitaba al Gobernador Intendente que se remitieran los autos originales en los que estaban los testimonios de las partes y que se revocaran estas providencias, encargandose nuevamente el Superior Tribunal. Afirmo que, atendiendo a las indulgencias concedidas por "las propias Cortes soberanas de la Nacion" ante "crimenes mas horribles y detestables", se concediera el perdon a estos reos y la libertad. (19)

De acuerdo con la peticion del abogado defensor, el fiscal del crimen Eyzaguirre tomo parte en el asunto y reconocio que el subdelegado de Pasco (20) y el abogado comisionado Tapia habian procedido abruptamente contra lo dispuesto por las leyes, formando cargos y reconvenciones sin las pruebas suficientes. Sin embargo, solicitaba tomar declaracion al padre Aspiazu, que se hallaba profugo. No obstante, Pareja, fiscal en lo civil, que tambien intervino las apelaciones del abogado defensor, resolvio que "el proceso convence las ideas revolucionarias de los reos, la detencion y custodia secreta de los versos y papeles subversivos y su adhesion a las maximas", los cuales hablaban de romper la union entre espanoles y americanos. Por tal razon, pedia que aprehendiera al religioso Aspiazu y se llevara a los reos a las justicias respectivas.

A causa de las demoras en el caso, denunciadas por el reo Cardenas, se sumaron otras acusaciones efectuadas por la mujer de este, Pascuala Bazan, quien denunciaba ahora al subdelegado al pretender pedirle dinero para poner a su marido en libertad. Como ella se habia negado, intento llevarla presa. Ella tambien recurrio a apelar al indulto de las Cortes para liberar a su marido.

En virtud de esta carta de Pascuala, el abogado defensor volvio a intervenir, y finalmente el fiscal en lo civil decidio que se libre providencia al subdelegado Ulloa, por su exhortacion a la mujer de Cardenas. Se liberaron los presos--de acuerdo con el indulto concedido por las Cortes--pero asi al padre Aspiazu, que continuaba profugo. Esta resolucion final la decidio el regente conde Esteripa Osma, en julio de 1812.

Conclusion

Segun lo analizado en el trabajo, es posible reconocer las implicancias del caso en el ambito politico, es decir, dentro del contexto de guerra generado a partir de la difusion de ideales promulgados por los lideres revolucionarios en el Rio de la Plata y el Alto Peru, frente a la politica represiva del virrey Abascal y demas funcionarios realistas.

Como hemos podido observar, la causa judicial analizada tiene relacion directa con la rebelion producida en Huanuco y los ideales difundidos por uno de los principales representantes de la junta portena en este contexto, como lo fue Juan Jose Castelli. Esto puede comprobarse por medio de la mencion a dicho representante en la causa, como tambien por la necesidad de difusion de los ideales patriotas en distintos ambitos de sociabilidad, a fin de aunar fuerzas para derrotar a los defensores de la causa del rey.

Por otra parte, en el expediente puede observarse no solo la superposicion de funciones y atribuciones asumidas por cada funcionario judicial, que provoco una dilatacion del proceso y genero recelos entre los implicados, sino asimismo puede evidenciarse el grado de incertidumbre politica ante la soberania real ausente y la apelacion a las leyes impartidas por las Cortes de Cadiz, que recien estaban implementandose y a las cuales el virreinato peruano se habia adherido, de acuerdo con su fidelidad al Consejo de Regencia instalado en Espana. En este contexto incierto, no aparece una idea clara a que recursos apelar para resolver el caso, dando lugar a una serie de ambiguedades y diferentes apelaciones para lograr una definitiva resolucion y un alto grado de politizacion de los asuntos judiciales en esta epoca convulsionada.

La propagacion de rumores, pasquines, noticias falsas y otros anuncios sobre los acontecimientos sucedidos a partir del proceso revolucionario iniciado en Buenos Aires y sobre las comunicaciones provenientes de Espana estuvieron presentes en los discursos de los actores y posibilitaron una vision mas acabada del alto grado de informacion de los sucesos acontecidos en otros contextos, las noticias difundidas entre ambos virreinatos y la guerra entablada entre realistas y revolucionarios. (21)

Consideramos que la sociabilidad promovida en diferentes espacios, entre los diversos actores sociales y las noticias difundidas por vias secretas o cartas enviadas por diferentes medios--por vias normales, por medio de espias y prisioneros fugitivos o la difusion de rumores y/o propagandas politicas--, resultaron cruciales para conocer los proyectos del bando enemigo e idear, de esta manera, alternativas de lucha, convencimiento e identificacion con la causa perseguida por parte de la poblacion involucrada, en un contexto de permanente construccion de sus propias propuestas politicas.

En este conflicto generado entre ambos proyectos politicos que se disputaban por medio de exhortaciones y promesas la opinion a favor de su propia causa politica resulto esencial el convencimiento y el consenso de todos los actores pertenecientes a diferentes niveles sociales, para que, en palabras de Raul Fradkin (2009), se lograra una "negociacion de la obediencia" que permitiese una verdadera identificacion con la causa a defender y se abriera paso a las multiples redes de informacion y de recursos que aseguraran un triunfo definitorio no tan solo en el espacio involucrado en este conflicto en particular, sino en todo el territorio donde estaba en juego el futuro de America del Sur. En este sentido, la resolucion de cada litigio particular y la opinion a favor de la causa perseguida resultaban decisivas para la victoria de su propio proyecto politico, como hemos podido observar con el caso judicial analizado.

DOI: 10.1590/TEM-1980-542X2018v250104

Artigo recebido em 10 de outubro de 2017 e aprovado para publicacao em 8 de dezembro de 2017.

Bibliografia

ABERCROMBIE, Thomas. Caminos de la memoria en un cosmos colonizado: politica de la bebida y la conciencia historica en K'ulta. In: SAIGNES, Thierry (Ed.) Borracheray memoria: la experiencia de lo sagrado en los Andes. Lima: Ifea, 1993, p. 98-120.

BARRIERA, Dario G. Justicias, jueces y culturas juridicas en el siglo XIX rioplatense. Nuevo Mundo Mundos Nuevos. Disponible em: <http://nuevomundo. revues.org/59252>. Acesso em: 9 out. 2014.

--. La historia de las justicias y las otras historias. In:JORBA, Richard; BONAUDO, Marta (Cols.) Historia regional: enfoques y articulaciones para complejizar una historia nacional. Buenos Aires: Universidad Nacional de La Plata, 2014.

BERNALDO, Pilar Gonzalez. La Revolucion Francesa y la emergencia de nuevas practicas de la politica: la irrupcion de la sociabilidad politica en el Rio de la Plata (1810-1815). Boletin del Instituto de Historiay Pensamiento ArgentinoDr.EmilioRavignani (Buenos Aires), n. 3, serie 3, p. 7-27, 1. sem. 1991.

--. La sociabilidad y la historia politica. In: PANI, E.; Salmeron, A. (Coords.). Conceptuar lo que se ve. FrancoisXavier Guerra, historiador: homenaje. Ciudad de Mexico: Instituto Mora, 2004.

BRAGONI, Beatriz. Esclavos, libertos y soldados: La cultura politica plebeya en Cuyo durante la revolucion". In: FRADKIN, Raul O. (Ed.). ?Y el pueblo, donde esta? Contribuciones para una historia politica popular de la Revolucion de Independencia en el Rio de la Plata. Buenos Aires: Prometeo Libros, p.107-150.

--; MATA, Sara. Militarizacion e identidades politicas en la revolucion rioplatense. Anuario de Estudios Americanos (Sevilha), v. 64, n. 1, p. 221-256, 2007.

CHASSIN, Joelle. Guerra de informacion y guerra de propaganda entre Lima y Buenos Aires (1808-1812). In: O'PHELAN, S.; LOMNE, G. Abascal y la contraindependencia de America del Sur. Lima: Ifea, 2013, p. 389-415.

CONTRERAS, Carlos. El aprendizaje de la libertad: historia del Peru en el siglo de su Independencia. Lima: Fondo editorial, 2015.

--; GLAVE, Luis Miguel (Eds.) La independencia en el Peru: ?concedida, concebida, conseguida? Lima: IEP, 2015.

DAVIO, Marisa. Con la espada y la palabra: revolucionarios y realistas durante la guerra en Charcas (1809-1813). Tinkazos (La Paz), n. 38, v. 18, p. 109-126, 2015.

--. Construir la Revolucion desde la opinion: proclamas, bandos y exhortaciones durante la guerra en el Alto Peru (1810-1814). Nuevo Mundo Mundos Nuevos. Disponivel em: <http://nuevomundo.revues.org/71268>. Acesso em: 10 out. 2017.

--. Entre Jujuy y Ayohuma: el general Manuel Belgrano al frente del Ejercito Auxiliar del Peru (1812-1813). In: ORSI, Cristina Minutolo de et al. III Congreso Nacional Belgraniano sigloXXI. Buenos Aires: Instituto Nacional Belgraniano, 2015, p. 151-167.

--. La gran maquina de America del Sud se va precipitando hacia su ruina: percepciones y experiencias de los realistas durante la guerra en el Alto Peru. Investigaciones y Ensayos (Buenos Aires), v. 63, p. 143-170, jul.-dez. 2016.

--. Rumores, difamaciones y canales de comunicacion de los sectores populares durante el proceso de militarizacion en Tucuman (1812-1854). Prohistoria (Rosario), 2011. Disponivel em: <www. scielo.org.ar/scielo.php?script=sci_arttext&pid =S185195042011000100003&lng=es&nrm=iso>. Acesso em: 12 out. 2012.

--. DAVIO, Marisa. Morir por la patria. Participacion y militarizacion de los sectores populares em Tucuman. 1812-1854. Rosario. Prohistoria. 2018.

--; DI MEGLIO, Gabriel. !Viva el bajo pueblo! La plebe urbana de Buenos Aires y la politica entre la Revolucion de Mayo y el rosismo. Buenos Aires: Prometeo Libros, 2006.

ESPINOSA, Claudio Cesar. Borbones, liberales e ingas en Huanuco: siglo XVIII y XIX. Investigaciones Sociales (Lima), n. 27, v. 15, p.181-212, 2011.

ETCHEVERRY, Marcela. Los derechos de indios y esclavos realistas y la transformacion politica en Popayan, Nueva Granada (1808-1820), Revista de Indias (Madri), n. 246, v. 69, p. 45-72, 2009.

FRADKIN, Raul O. (Org.). El poder y la vara: estudios sobre la justicia y la construccion del Estado en el Buenos Aires rural. Buenos Aires: Prometeo Libros, 2008.

--. La conspiracion de los sargentos: tensiones politicas y sociales en la frontera de Buenos Aires y Santa Fe en 1816. In: BRAGONI, Beatriz; MATA, Sara (Orgs.). Entre la Colonia y la Republica: insurgencias, rebeliones y cultura politica en America del Sur. Rosario: Prohistoria, 2009.

--. La revolucion: guerra y orden social. In: GRUPO Los historiadores y el bicentenario. Dos siglos despues: los caminos de la Revolucion. Rosario: Prohistoria, 2010, p. 37-41.

--. ?Y el pueblo, donde esta? Contribuciones para una historia politica popular de la Revolucion de Independencia en el Rio de la Plata. Buenos Aires: Prometeo Libros, 2008.

--; DI MEGLIO, Gabriel (Orgs.) Hacer politica: la participacion popular en el siglo XIX rioplatense. Buenos Aires: Prometeo Libros, 2013.

GUERRA, Francois Xavier. Voces del pueblo: redes de comunicacion y origenes de la opinion en el mundo hispano (1808-1814). Revista de Indias, n. 225, v. 62, p. 357-384, 2002.

--; LAMPIERIERE, Annick. Los espacios publicos en Iberoamerica: ambiguedades y problemas. Ciudad de Mexico: FCE, 1995.

GUZMAN, Jose Luis Alcauter. Subdelegados y ayuntamientos constitucionales: momentos gaditanos en Valladolid, 1812-1814, 1820-1822. In: SANCHEZ, Eduardo Alejandro Lopes; FERNANDEZ, Jose Luis Soberanes. La Constitucion de Cadiz en 1812 y su impacto en el Occidentenovohispano. Ciudad de Mexico: Universidad Nacional Autonoma de Mexico, 2015, p. 1-36.

HENSEL, Sike. Mediadores de poder: actuacion de los subdelegados y su significado para el dominio espanol en Nueva Espana (1787-1821). In: TERAN, Marta; GAYOL, Victor. La Corona rota: identidades y representaciones en las independencias iberoamericanas. Castellon: Universitat Jaume, 2010, p. 41-52.

HUNEFELDT, Christine. Los indios y la constitucion de 1812. Allpanchis, n. 11-12, p. 33-58, 1978.

MARTINEZ, Oscar Guarin. La sociabilidad politica: un juego de luces y sombras. Memoria Social (Bogota), n. 14, v. 29, p. 25-36, jul.-dez. 2010.

MATA, Sara Emilia. Insurreccion e independencia: la provincia de Salta y los Andes del Sur. In: FRADKIN, Raul O. ?Y el pueblo, donde esta? Contribuciones para una historia politica popular de la Revolucion de

Independencia en el Rio de la Plata. Buenos Aires: 2008, p. 177-208.

--. La guerra de Independencia en Salta y la emergencia de nuevas relaciones de poder. Andes (Salta), n. 13, 2002.

--. Los gauchos de Guemes. Buenos Aires: Eudeba, 2007.

MCEVOY, Carmen; STUVEN, Ana Maria (Eds.). La Republica peregrina: hombres de armas y letras de America del Sur (1800-1884). Lima: Ifea-IEP, 2007.

MCEVOY, Carmen; NOVOA, Mauricio; PALTI, Elias (Eds.). En el nudo del Imperio: Independencia y democracia en el Peru. Lima: IEA-IEP, 2012.

MENDEZ, Cecilia. Los campesinos, la Independencia y la iniciacion de la Republica. El caso de los Iquichanos realistas: Ayacucho (1815-1818). In: URBANO, Henrique; LAUER, Mirko (Eds.). Poder y violencia en los Andes. Cusco: CBC, 1991, p. 165-188.

--. The Plebeian Republic: The Huanta Rebellion and Themaking of the Peruvian State (1820-1850). Londres: Duke University Press, 2005.

MONTERO, Raquel Gil. La construccion de Argentina y Bolivia en los Andes meridionales. Buenos Aires: Prometeo Libros, 2008.

MOUFFE, Chantal. El retorno a lo politico. Ciudad de Mexico: FCE, 2007, p. 16-27.

NANNI, Facundo. Tras las huellas de George Lefebvre. Tucuman en las guerras de Independencia: rumores alarmistas, noticias falsas y temores compartidos. Nuevo Mundo Mundos Nuevos. Disponivel em: <http:// nuevomundo.revues.org/71423>. Acesso em: 10 out. 2017.

O'PHELAN, Scarlett (Org.). La independencia en el Peru: de los Borbones a Bolivar. Lima: PUCP, 2001.

--. La Independencia en los Andes: una historia conectada. Lima: Fondo Editorial, 2014.

--; LOMNE, Georges. Abascal y la contra-independencia en America del Sur. Lima: Fondo Editorial, 2013.

ORTEMBERG, Pablo. Virgenes generalas: accion guerrera y practica religiosa en las campanas del Alto Peru y el Rio de la Plata (1810-1818). Boletin del Instituto de Historia Argentina y Americana Dr. Emilio Ravignani (Buenos Aires), n. 35-36, 2. sem. 2011-1. sem. 2012, p. 11-42.

PARRA, Maria Concepcion Delgado. El criterio amigo/ enemigo en Carl Schmitt: el concepto de lo politico como una nocion ubicua y desterritorializada. Cuadernos de Materiales, n. 23, p. 175-183, 2011.

PAZ, Gustavo. Reordenando la campana: la restauracion del orden en Salta yJujuy (1822-1825). In: FRADKIN, Raul O. ?Yel pueblo, donde esta? Contribuciones para una historia politica popular de la Revolucion de Independencia en el Rio de la Plata. Buenos Aires: 2008, p. 209-222.

PIAZZI, Carolina (Coord.) Modos de hacer justicia. Agentes, normas y practicas: Buenos Aires, T ucuman y Santa Fe durante el siglo XIX. Rosario: Prohistoria, 2011.

PIEL, Jean, Un improbable echo de la "Revolution de Mai" argentine: la rebellion de Huanuco en 1812. Nuevo Mundo Mundos Nuevos. Disponivel em: <http:// nuevomundo.revues.org/58415>. Acesso em: 27 set. 2017.

POLIMENE, Maria Paula (Org.). Autoridades y practicas judiciales en el Antiguo Regimen: problemas jurisdiccionales en el Rio de la Plata, Cordoba, Tucuman, Cuyo y Chile. Rosario: Prohistoria, 2011.

PRADA, Natalia Silva. Los Reinos de Indias y el lenguaje de la denuncia en el mundo atlantico (siglosXVII-XVIII). Dos anos de aventuras historicas en un blog, en Create Space. Charleston: Amazon, 2014.

RABINOVICH, Alejandro. Ser soldado en las guerras de Independencia. Buenos Aires: Sudamericana, 2013.

ROCA, Jose Luis. Ni con Lima ni con Buenos Aires: la formacion de un Estado Nacional en Charcas. Lima: Plural, 2007.

SALINAS, Julio Siles. Historia de la Independencia de Bolivia. La Paz: Plural, 2009.

SALTOR, Irene Garcia de. La construccion del espacio politico: Tucuman en la primera mitad del siglo XIX. Tucuman: Universidad Nacional de Tucuman, 2003.

SERULNIKOV, Sergio. Conflictos sociales einsurreccion en el mundo colonial andino: el norte de Potosi en el siglo XVIII. Buenos Aires: FCE, 2006.

SILVA, Dario Velazquez. Patria: Peru. In: SEBASTIAN, Javier Fernandez (Ed.). Diccionario politico y social del mundo iberoamericano: conceptos politicos fundamentales 1770-1880. Madri: Universidad del Pais Vasco, 2014.

SOBREVILLA, Natalia. Hermanos, companeros y amigos de sus mismos contrarios: las guerras de Independencia en el sur andino (1805-1825). In:

--. Dossier: las guerras frente a la crisis del orden colonial. Hispanoamerica, Buenos Aires, Programa Buenos Aires de historia politica, 2010. Disponivel em: <http://historiapolitica.com/datos/biblioteca/ sobrevilla.pdf>. Acessado em: 19 mar. 2013.

SOUX, Maria Luisa (Coord.). Bolivia, su historia. Tomo III. Reformas, rebeliones e Independencia (1700-1825). La Paz: Coordinadora de Historia, 2015.

--. Legalidad, legitimidad, lealtad: apuntes sobre la compleja posicion politica en Charcas (1808-1811) In. HEBRARD, Veronique; VERDO, Genevieve (Eds.). Las Independencias iberoamericanas: un objeto de la historia. Madri: Casa de Velasquez, 2013.

--. Los discursos de Castelli y la sublevacion indigena de 1810-1811. In: MCEVOY, Carmen; STUVEN, Ana Maria. LaRepublicaperegrina: hombres de armas y letras en America Andina (1810-1884). Lima: Ifea-IEP, 2007.

TEMPLE, Ella Dumbar. Coleccion documental de la Independencia del Peru. Tomo III, v. 1. Conspiraciones y rebeliones en el siglo XIX. La rebelion de Huanuco, Panatahuas y Humalies de 1812. Lima: Comision Nacional del Sesquicentenario de la Independencia del Peru, 1971, p. 123-172.

THIBAUD, Clement. Definiendo el sujeto de la soberania: republicas y guerra en la Nueva Granada y Venezuela (1808-1820). In: CHUST, Manuel; MARCHENA, Juan (Eds.). Las armas de la nacion: Independencia y ciudadania en Hispanoamerica (1750-1850). Veuvert: Iberoamericana, 2007.

--. Republicas en armas: los ejercitos bolivarianos en la guerra de Independencia en Colombia y Venezuela. Bogota: Ifea-Planeta, 2003.

VIVO, Cristina Mazzeo de. El miedo a la revolucion de Independencia en el Peru (1818-1824). In: ROSAS, Claudia (Ed.). El miedo en el Peru. Lima: PUCP, 2005, p. 167-182.

--. La fuerza de la palabra dicha: las proclamas de Juan Jose Castelli y su proyeccion continental. In: MCEVOY, Carmen; STUVEN, Ana Maria. La Republica peregrina: hombres de armas y letras de America del Sur (1800-1884). Lima: Ifea-IEP, 2007, p. 137-143.

--. Las vicisitudes de la guerra de Independencia en el Peru (1817-1824). Cuadernos de Investigacion (Lima), n. 1, p. 105-136, 2000.

--. Los nudos de la desunion: conflictos y divergencias en la dirigencia del ejercito realista durante la emancipacion del Peru (1810-1824). Revista de Indias (Madri), n. 247, p. 105-135, 2009.

WASSERMAN, Fabio. Entre dos fuegos: la politica de Castelli en el Alto Peru. In: O'PHELAN, Scarlett; LOMNE, Georges. Abascal y la contra-independencia de America del Sur. Lima: Ifea, 2013, p. 271-301.

Marisa Davio [*]

[*] Instituto Superior de Estudios Sociales (ISES) CONICET--San Miguel de Tucuman--Argentina. E-mail: mari.davio@gmail.com

ORCID: https://orcid.org/0000-0002-2942-1680

(1) El trabajo forma parte de un proyecto de investigacion de mayor alcance, basado en el analisis de perspectivas y experiencias de actores representantes de los bandos realista y revolucionario durante la guerra en el Alto Peru (1809-1819). Estrategias discursivas y conceptos politicos empleados en las cartas, notificaciones efectuadas entre jefes y oficiales, como asimismo arengas y proclamas dirigidas a las tropas de ambos bandos, se habrian constituido en esenciales para lograr convencimiento e identificacion con la causa politica a defender. Ante la escasez de municiones y armamentos para abastecer al Ejercito, las palabras difundidas entre la oficialidad y las tropas se habrian convertido en el ala complementaria de las armas, en la base fundamental desde donde sostener la causa politica.

(2) La propuesta teorica de Chantal Mouffe, a diferencia del enfoque del antagonismo, postula un modelo agonista, desarrollando la categoria de adversario. El agonismo sostiene la viabilidad de una relacion nosotros/ellos en la que las partes en conflicto reconocen la legitimidad de sus oponentes. Al interior del "nosotros" que constituye la comunidad politica, no se debe ver al adversario como enemigo a eliminar, sino como un oponente de legitima existencia. Sin embargo, la categoria de enemigo no desaparece -sigue siendo pertinente y se aplicara a aquellos que cuestionen las bases mismas del orden democratico (Mouffe, 2007, p. 16-27).

(3) Pilar Gonzalez Bernaldo sostuvo que, a partir de la Revolucion de Mayo, cafes y tertulias aparecieron como las nuevas formas de sociabilidad politica del espacio rioplatense, aunque limitadas a un reducido grupo de las elites e incluso dentro de la dirigencia revolucionaria. No obstante, ello no implico que los sectores populares quedaran ajenos a la politizacion, surgida por medio de otros canales, como la accion guerrera o canales mas informales (Bernaldo, 1991 y 2004; Guerra, 1995; Martinez, 2010, p. 25-36).

(4) Ademas de los ya citados, podemos mencionar algunos trabajos y compilaciones que dan cuenta de estas nuevas perspectivas historiograficas: O'Phelan, 2001; McEvoy, Novoa y Palti, 2012; McEvoy y Stuven, 2007; O'Phelan, 2014; Contreras, 2015 etc.

(5) Se encuentra en el Archivo General de la Nacion de Lima (AGN), Fondo Colonial. Real Audiencia, causas criminales, 1812.

(6) De acuerdo con David Velazquez Silva, en el virreinato del Peru, el termino "patria" seguia utilizandose como lugar de origen y nacimiento, si bien iria adquiriendo cierta abstraccion que aludia a su paulatina asociacion con la causa revolucionaria (2014).

(7) En las ultimas decadas tambien se produjeron nuevos planteamientos hlstorlograflcos para analizar el transito de la colonia al periodo independiente y republicano y las diferentes justicias que actuaban y se superponian en la resolucion de los casos judiciales, dando como resultado, en muchas ocasiones, la posibilidad de que los agentes apelaran a estas instancias para resolver sus conflictos en el contexto critico que les toco vivir y que produjo transformaciones, pero, a la vez, superposiciones y solapamientos en las formas especificas del ejercicio del poder. Como algunos de los trabajos que dan cuenta de estos nuevos estudios de las justicias en el espacio rioplatense podemos citar: Fradkin, 2008; Barriera, 2010 y 2014; Polimene, 2011; Piazzi, 2011 etc.

(8) Jean Piel interpreto que la rebelion de Huanuco representa mas bien la lucha dentro de un largo ciclo de rebeliones anticoloniales andinas en el siglo XVIII. La rebelion de 1812, a la vez indigena y criolla, no es ajena a los acontecimientos portenos, pero sus actores, manifiestos y formas de lucha tienen una singularidad andina propia (Piel, 2010).

(9) Segun lo que posteriormente se aclara en el juicio, dichos versos de la Concordia eran acordes a la causa del rey, la religion y la patria, por lo tanto no ofensivos.

(10) Estudios del area andina analizan las raices del movimiento insurgente en las sublevaciones indigenas propiciadas por Tupac Amaru en Cuzco, Tupac Katari en La Paz y Tomas Katari en la region de Chayanta (actual norte de Potosi). Ellos advierten la colaboracion de indigenas y criollos en pos de su autonomia y del pacto realizado con el Estado colonial, que postulaba la fidelidad al rey y el pago de tributos a la Corona, a cambio del ejercicio de cierto grado de autonomia en las comunidades indigenas (Serulnikov, 2006).

(11) Juan Jose Castelli, como representante de la junta, emitio proclamas ya en territorio altoperuano, teniendo en cuenta las caracteristicas socioetnicas de la gran mayoria de los habitantes. Algunos trabajos han centrado su atencion en la politica de Castelli y otros representantes del bando revolucionario en el Alto Peru y su repercusion en distintos espacios aledanos (O'Phelan y Lomne, 2013, p. 271-301; Mazzeo, 2007; Soux, 2007; Davio, 2015 y 2017).

(12) Expediente seguido en Tarma, sobre medidas de prevencion y defensa de la ciudad y proceso instaurado a los reos, en Temple, 1971, pp. 123-172, y AGN, Lima, Fondo Colonial. Institucional

(13) Los alzamientos que prendieron con alza, lo hicieron fuera de la capital - en Tacna, el 1811 y 1813; Huanuco, el 1812; y Cuzco, el 1814-, alejados del ojo visor del Virrey No obstante, se encargo de reprimirlos sistematicamente (O'Phelan, 2013, p. 122).

(14) Era usual que los subdelegados solicitaran un juez letrado para asistirlos en la resolucion de los casos judiciales.

(15) Los otros tres vecinos que se hallaron en la reunion en la casa de Rivera tambien fueron llamados a declarar, pero negaron toda implicacion en el caso y su relacion con los reos.

(16) Segun otras fuentes encontradas, estos versos tambien habian circulado en otros ambitos y su difusion habia sido objeto de acusaciones.

(17) Otros pasquines difundidos en el espacio rioplatense ya hacian mencion al "regicidio" como fundamento para cuestionar la fidelidad de las colonias americanas a la Madre Patria (Mata, 2008, p. 188).

(18) Cardenas hizo saber que estaba preso con barra de grillos, manifestando su inocencia y culpabilizando su cautiverio a "los audaces calumniantes que abundan en estos lugares".

(19) Las regiones que juraron fidelidad al Consejo de Regencia y luego a las Cortes constituidas en Cadiz en 1812 defendian la autonomia y la capacidad de decision de los asuntos en America, como asimismo las leyes estipuladas en dicha carta, que permitian tener consideracion en cuanto a los castigos dispuestos con anterioridad a su puesta en vigencia.

(20) En cuanto a la actuacion del subdelegado y las quejas que otros representantes de la justicia dejan traslucir en el caso, la historiografia ha venido senalando las criticas efectuadas por parte de las autoridades ya existentes a estos funcionarios que comienzan a tener mayor presencia en el escenario americano a partir de las reformas borbonicas. Estudios mas recientes dan cuenta de como estos funcionarios borbonicos no solo asumieron roles dentro de la justicia y la politica del momento, entrando en contradiccion en muchas ocasiones con otros actores, sino que tambien actuaron como verdaderos intermediarios entre las necesidades de las comunidades locales en America y la Corona de Espana, permitiendo un control mas efectivo sobre los pueblos y un mejor manejo de las relaciones de poder en sus regiones a cargo. Ademas, a partir de la puesta en practica de los principios establecidos en la Constitucion de Cadiz, estos empleados reales llegaron a ocupar un papel importante en su aplicacion y en la formacion de los ayuntamientos constitucionales. Sobre los nuevos planteamientos que intentan enfocar en el estudio de estos funcionarios borbonicos y su rol como verdaderos mediadores de poder, vease: Teran, Marta y Gayol, 2010, p. 41-52; Guzman, 2015, p. 1-36, entre otros estudios realizados por la Red de Estudios de las Subdelegaciones en America Borbonica. El Colegio de Michoacan, Michoacan, Mexico.

(21) Sobre la guerra de informacion entablada entre ambos bandos, vease O'Phelan y Lomne, 2013, p. 389-415.
COPYRIGHT 2019 Universidade Federal Fluminense / Departamento de Historia
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2019 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Davio, Marisa
Publication:Tempo - Revista do Departamento de Historia da UFF
Date:Jan 1, 2019
Words:7482
Previous Article:The presence of popularizers of science in the press: Sciencia para o Povo (1881) and its editor Felix Ferreira/A presenca dos vulgarizadores das...
Next Article:Two Neapolitan canonizations? Thomas Aquinas and Louis of Anjou (1308-1323)/Duas canonizacoes napolitanas? Tomas de Aquino e Luis de Anjou...
Topics:

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2019 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters