Printer Friendly

La gobernanza global de la energia.

Global energy governance

I. INTRODUCCION

A comienzos del siglo XIX el consumo mundial de energia primaria estaba proximo a los quinientos millones de toneladas de petroleo equivalente. En poco mas de dos siglos ese consumo se ha multiplicado por veintisiete. Las dos principales transiciones energeticas que priorizaron el uso del carbon primero y del petroleo despues, junto con el desarrollo tecnologico y la generacion de electricidad, posibilitaron el crecimiento economico y social a un ritmo vertiginoso. Las comodidades de los hogares, los servicios publicos, el transporte y la produccion de bienes poco tienen que ver con los de hace doscientos anos. Sin embargo, ese aumento en el consumo de energia y la dependencia de las fuentes fosiles tambien son parte de cambios en el mapa geopolitico internacional, de grandes desigualdades sociales y regionales y de riesgos medioambientales. El poder internacional de muchos Estados tiene como base las grandes reservas de petroleo que poseen y su capacidad de interrumpir el suministro. En el mundo, unos mil doscientos millones de personas (un 17% de la poblacion mundial) no tienen acceso a la electricidad y mas de dos mil setecientos millones (un 38%) carecen de instalaciones de cocina limpias. Por otro lado, la concentracion de gases de efecto invernadero, factor principal en el cambio climatico, se ha triplicado, aumentando en medio grado centigrado, aproximadamente, la temperatura media terrestre. El aumento maximo soportable establecido por los cientificos es de dos grados (1). El aumento progresivo de la temperatura pone en tela de juicio el modelo de produccion y consumo seguido por los paises desarrollados y al que aspiran los paises en vias de desarrollo (2).

La energia es un elemento clave en la seguridad de los Estados, en el desarrollo social y economico y en la sostenibilidad del planeta, lo cual genera fuertes relaciones de interdependencia entre las diferentes areas. Sin embargo, es uno de los ultimos ambitos en incorporarse a la agenda de la gobernanza global. Tradicionalmente, los expertos en Relaciones Internacionales han entendido la gobernanza energetica global como un conjunto de diferentes organizaciones encargadas de hacer frente a problemas relativamente bien definidos, estaticos y desconectados entre si, priorizando las cuestiones geopoliticas. Los estudios se han centrado en responder la pregunta quien gobierna o quien deberia gobernar y han relegado a un segundo plano las preguntas sobre el que debe ser gobernado y el como.

Aunque un analisis completo sobre la gobernanza energetica global requeriria abordar las tres cuestiones, la magnitud de tal tarea sobrepasa las pretensiones de este trabajo, cuyo objetivo principal es contribuir al analisis del que y del quien. Para ello, repasaremos los elementos que conforman el sistema energetico y observaremos la introduccion de los diferentes aspectos energeticos en la agenda internacional que definiran los tres grandes pilares de la gobernanza energetica: la seguridad energetica, la pobreza energetica y la lucha contra el cambio climatico. Analizaremos la esencia de cada uno de ellos asi como los retos que representan. La ultima parte de nuestro analisis, antes de las reflexiones finales, resumira las diferentes posturas defendidas por los expertos en cuanto al quien.

II. La energia como objeto de la gobernanza

La energia es una de las mayores preocupaciones de todos los Estados. Los paises industrializados necesitan afrontar una transformacion del sistema energetico que requiere de financiacion. Los paises emergentes han de construir un sistema energetico que haga de la energia un bien disponible. Las regiones mas pobres o en vias de desarrollo deben luchar contra la pobreza energetica (3). El Secretario General de Naciones Unidas, Ban Ki-moon, la define como el hilo de oro que une el crecimiento economico, la equidad social y un entorno que permite que el mundo prospere (4).

Los retos energeticos actuales no son problemas aislados que afectan a una sola dimension de ambito local, nacional, regional o global por lo que las iniciativas y acuerdos internacionales deben considerar no solo el objetivo concreto que los ha motivado, sino tambien las posibles repercusiones directas e indirectas en otras areas y en los distintos actores que de una u otra manera se veran afectados (5). Dentro del concepto de gobernanza global, el ambito energetico incluiria a todo proceso o estructura politica que supere las fronteras nacionales (6). Aunque el concepto de <<gobernanza energetica global>> esta todavia en construccion, se puede definir, de manera general, como la arquitectura de las instituciones y de los procesos, tanto formales e informales como publicos y privados, que contribuyen a la definicion de las normas colectivas y que estructuran las relaciones energeticas mundiales (7). Representa los esfuerzos colectivos internacionales emprendidos para administrar y distribuir los recursos energeticos y la prestacion de servicios de energia (8). Para la investigacion academica supone una herramienta analitica que ayuda a dar sentido a las configuraciones socio-politicas y transformaciones actuales en el sector energetico, que desafia a las insuficiencias de los enfoques nacionales en el ambito de la energia y que reorienta los programas de resolucion de problemas (9).

1. El sistema energetico

En el sistema energetico se pueden diferenciar tres elementos principales: las fuentes primarias, las fuentes secundarias y los servicios energeticos. Las fuentes primarias se obtienen directamente de la naturaleza. Incluyen la nuclear, los combustibles fosiles (agotables, concentrados geograficamente, almacenables y faciles de transportar) y las renovables (inagotables y, aunque con diferencias sustanciales entre ellas, mucho menos limitadas geograficamente, intermitentes, mas dificiles de almacenar y transportar y con un menor grado de densidad energetica). Las fuentes secundarias se obtienen de la transformacion de las fuentes primarias y representan un paso intermedio que facilita el almacenamiento y transporte de la energia antes de su uso final. Los servicios energeticos representan los diferentes usos finales y varian en calidad, eficacia y facilidad con la que se pueden convertir en servicios utiles.

El siguiente grafico nos muestra la complejidad de este sistema. Aporta una idea de la importancia de la diversidad de fuentes y del acceso a las mismas (sobre todo a la electricidad) asi como del desarrollo tecnologico que se ha producido y se debe producir en el suministro de los diferentes servicios energeticos. La utilizacion de este esquema en diferentes divisiones territoriales muestra la diversidad de matrices energeticas y la disparidad entre ellas, advirtiendo de la dificultad de aunar todos los intereses en un solo sistema.

A lo largo de la historia, las sociedades han generado distintos modelos energeticos condicionados por sus fuentes de energia y su aprovechamiento. La innovacion tecnica, la aparicion de nuevos mercados de energia y un constante aumento de la demanda de servicios energeticos mas eficientes, economicos y flexibles impulsan estos cambios (11). La adopcion y la difusion de nuevas fuentes de energia o de nuevos convertidores tienen consecuencias economicas y sociales. El desarrollo de herramientas y el control del fuego hicieron posible dejar la vida nomada de los recolectores y cazadores y evolucionar hacia sociedades sedentarias agricolas y ganaderas, lo que promovio un aumento en la densidad de poblacion, la especializacion laboral, la estratificacion social, la urbanizacion y el comercio. Pero todos estos cambios necesitaron de miles de anos para producirse. La industrializacion basada en los combustibles fosiles, la electricidad y los motores de combustion interna rompieron el ritmo de evolucion acelerandolo hasta el punto en que apenas se necesitaron unas generaciones para que el modelo se transformase (12).

La transicion de un modelo energetico a otro no sucede de forma global ni es uniforme alli donde se produce, sin embargo, una de las caracteristicas de las sociedades modernas es que son sociedades con un alto consumo energetico. La gobernanza energetica global debe responder a la necesidad de cambiar el modelo energetico vigente hacia un modelo mas sostenible, entendiendo por ello un modelo de desarrollo socio-economico que haga un uso racional de los recursos naturales para no comprometer su existencia ni hipotecar la satisfaccion de las necesidades de futuras generaciones (13). Por otra parte, el sector energetico esta presente en todos niveles de analisis (sectorial, nacional y global). Lo que ocurra en un nivel tendra su efecto en los demas. Por todo ello se requiere un compromiso por parte de todos los actores en la elaboracion de politicas energeticas globales.

2. Las relaciones multidimensionales del sector energetico

La complejidad de la gobernanza energetica global tiene su base en su composicion plural. El sector energetico se caracteriza por mantener relaciones de interdependencia multidimensionales y multinivel, por lo que es un error elaborar politicas individuales que no tengan en cuenta estas relaciones pues acabarian siendo politicas insuficientes e ineficaces. Su incorporacion a los debates internacionales y a los estudios de las Relaciones Internacionales como objeto unico de estudio y de gestion se ha producido durante las ultimas decadas. Pero esto no significa que haya estado totalmente ausente. A lo largo del tiempo, diferentes aspectos vinculados al sector energetico han ido ganando en relevancia e interes. Segun sea el criterio seguido, los expertos proponen diversas formas de clasificar y relacionar las dimensiones que participan en el ambito energetico.

Observando el contexto historico y las agendas politicas, A. Cherp, J. Jewell y A. Goldthau establecen un sistema tridimensional compuesto por la seguridad energetica, el acceso a la energia y el cambio climatico. Estos tres ejes seran considerados como los tres pilares de la gobernanza energetica. Otros autores tambien incluyen los derechos humanos (14). La preocupacion por la seguridad en el suministro de energia--o seguridad energetica--alcanza su maxima expresion con las crisis del petroleo de la decada de los setenta. Una decada despues y en el marco de la agenda de desarrollo internacional sera el acceso a la energia el tema central del debate. Por ultimo, el cambio climatico, estrechamente relacionado con la sostenibilidad del medio ambiente, se convertira en la preocupacion dominante en la decada de 1990 (16).

Los autores A. Florini y B. K. Sovacool (17) han tomado como referencia para su analisis las posibles relaciones entre la prestacion de servicios de energia y el despliegue de las tecnologias con las dimensiones geopolitica, ambiental y economica. Sugieren la existencia de cinco areas: 1) la geopolitica y la seguridad; 2) las externalidades transfronterizas; 3) la economia politica de la energia; 4) el desarrollo y la energia; y 5) los asuntos emergentes en la gobernanza global y en las politicas energeticas.

Ambas aproximaciones son complementarias. En ambos casos, cada nivel de clasificacion es plural, por lo que no sorprende observar multiples relaciones compartidas entre todos ellos. Tomando como base los tres pilares de la gobernanza energetica, vemos, por ejemplo, que tanto la seguridad, como la pobreza energetica y el cambio climatico estan relacionados con la economia y el mercado, el desarrollo (social, economico y tecnologico) y la sostenibilidad medioambiental, aunque la importancia que se le conceda a cada area o el numero de elementos que compartan sea diferente en cada caso. Otros ambitos con los que tambien se establecen relaciones son los diferentes usos de la energia nuclear y las practicas de buen gobierno. De ello se deduce la existencia de un cierto solapamiento en la gestion de cada uno de los tres grandes pilares, por lo que es necesario examinar mas a fondo cada uno de ellos.

3. La seguridad energetica

La seguridad energetica es de vital importancia para todas las partes interesadas, incluyendo gobiernos, empresas y consumidores. Sin embargo, no existe un consenso sobre la definicion del concepto. Segun L. Chester <<el concepto de seguridad energetica es inherentemente 'resbaladizo' por su naturaleza polisemica, capaz de albergar multiples dimensiones y de asumir diferentes especificidades en funcion del pais (o continente), periodo de tiempo o fuente de energia a la que se aplica>> (18). Depende en un alto grado de las circunstancias nacionales pero tambien del contexto internacional. Influyen la solidez del modelo energetico y la geopolitica pero tambien el nivel de desarrollo economico y tecnologico y las percepciones sobre riesgos endogenos y exogenos al mismo. Algunos autores se centran en aspectos como la disponibilidad y los precios mientras que otros prefieren enfocarse en cuestiones como el impacto economico y social o la sostenibilidad. La evolucion que ha experimentado el concepto de seguridad energetica a lo largo del tiempo, ampliando su definicion y los elementos que hay que considerar al tratar de establecer que parte del que representa, le convierte en una cuestion clave, pero a la vez complicada de gestionar.

a) Aproximacion al concepto de seguridad energetica

El origen del concepto de <<seguridad energetica>> esta ligado a la decision del Lord del Almirantazgo Winston Churchill de sustituir el carbon por petroleo como fuente motora de los buques de la marina britanica. No fue una decision arbitraria. El petroleo ofrecia unas ventajas tacticas considerables sobre el carbon--era mas eficiente y aumentaba la velocidad de los navios--al tiempo que era mas ligero, limpio y facil de almacenar y de transportar (19). Sin embargo, tambien planteaba un nuevo problema: la dependencia de un recurso que no se hallaba en subsuelo britanico, sino en una region inestable a seis mil millas de distancia: el actual Iran. Ante las criticas a su decision por este motivo, Churchill ofrecio una de las claves que a dia de hoy se consideran esenciales para garantizar la seguridad. Churchill apelo a la diversidad de suministradores (20). Pero el ano clave en materia de seguridad energetica fue 1973. Ese ano la seguridad energetica adquirio una dimension internacional. El incesante aumento del consumo de petroleo cambio el equilibro geopolitico internacional ya que algunos paises como Estados Unidos, aun siendo productores, no podian satisfacer su demanda, lo que convirtio a los paises del Golfo en los productores (y suministradores) incuestionables. En octubre de 1973 estos paises, agrupados en la Organizacion de Paises Arabes Exportadores de Petroleo (OPAEP), demostraron la eficacia de utilizar el petroleo como instrumento de presion internacional. Las subidas de precio y el embargo impuesto a algunos paises como consecuencia de la III Guerra Arabe-Israeli tuvieron un gran impacto en la economia mundial. Un ano mas tarde, los paises consumidores se aliaban para formar la Agencia Internacional de la Energia (AIE).

Desde entonces, y durante las siguientes dos decadas, el debate sobre seguridad energetica estuvo dominado por el aspecto geopolitico, por garantizar la seguridad de acceso a la energia, entendiendo seguridad en el concepto mas clasico y realista del termino. La seguridad nacional, segun apunta B. K. Singh, incluye la seguridad militar, la seguridad politica, la seguridad social, la seguridad economica, la seguridad alimentaria, la seguridad del medio ambiente y la seguridad energetica (21). Como elemento del tradicional concepto de seguridad, los Estados compiten por el acceso a los recursos energeticos claves para la prosperidad y el poder estatal siguiendo las reglas de los juegos de suma cero. La seguridad de suministro de petroleo estuvo en el nucleo de las politicas energeticas. Algunos grandes consumidores centraron su atencion en el poder de extorsion politica de los productores y la vulnerabilidad de los consumidores, por lo que defendieron politicas cuyo objetivo principal era la independencia energetica. Otros se concentraron en la fiabilidad del suministro. Pero todos (consumidores y productores) comparten un objetivo comun, puramente economico: evitar la volatilidad de los precios y proteger la economia contra las interrupciones de suministro (22).

Esta aproximacion sigue siendo valida aunque limitada en la actualidad. Con el paso del tiempo, nuevos elementos de preocupacion se han ido introduciendo en el ambito de la seguridad energetica que han provocado no solo una expansion y difusion de la definicion del termino, sino tambien un incremento en el interes por parte de los expertos. Las vulnerabilidades de los sistemas tecnicos complejos, los limites globales y el papel de los mercados y de las inversiones abrieron las puertas de las ciencias naturales, la ingenieria y la economia a los discursos sobre la seguridad energetica. La seguridad energetica ya no se basa unicamente en los posibles conflictos entre Estados por el dominio de los recursos, sino que considera otros aspectos como los apagones y la escasez cronica--o fiabilidad--del suministro electrico (23), la disponibilidad de combustibles alternativos al petroleo como el gas, los asuntos economicos y los precios y, en ocasiones, asuntos sociales y medioambientales (24). Las preocupaciones de la seguridad energetica y medioambiental se han fusionado y las amenazas se han diversificado (25).

B. K. Sovacool (26), agrupa los retos en tres grandes niveles: el nivel macro (los riesgos globales, transnacionales y supranacionales), el nivel micro (los riesgos locales y domesticos) y el nivel medio (los riesgos transversales horizontales y verticales, que afectarian a los sistemas energeticos y a tecnologia especifica). Dentro del primer nivel, como riesgos globales, el autor identifica tres areas: la geopolitica y la guerra; las barreras a la inversion; y las externalidades transfronterizas (cuestiones medioambientales). En el segundo nivel, los riesgos toman la forma de desigualdad en el acceso a la energia, de pobreza energetica y de contaminacion. En el ultimo de los niveles engloba los retos que afectan a los combustibles fosiles, la energia nuclear, las presas hidroelectricas y la tecnologia de las renovables a pequena escala.

Por su parte, B. Johansson (27) explica los diferentes retos basandose en las dos dimensiones de la seguridad: la objetiva y la subjetiva. En la dimension objetiva, el sistema energetico es el objeto amenazado que tiene que ser protegido. Se refiere a la seguridad del suministro y a la seguridad de la demanda. Los riesgos provienen, por ejemplo, de una mala infraestructura, de la escasez de recursos, de la inadecuacion del mercado, de los precios o de la falta de inversion. En la dimension subjetiva, el sistema energetico es el origen de las amenazas. En este caso, los riesgos se originan por el valor economico y politico de la energia, por fallos en la tecnologia utilizada (seguridad fisica) y por no ser respetuoso con el medio ambiente.

Todas estas clasificaciones ponen de manifiesto que la seguridad energetica puede ser abordada desde diferentes perspectivas. Trabajos de autores como B. K. Sovacool, B. W. Ang, W. L. Choong y T. S. Ng o C. Winzer (28) asi lo demuestran. B.W. Ang, W.L. Choong y T.S. Ng, por ejemplo, analizan 104 estudios (arts. de revistas cientificas e informes de agencias nacionales, organizaciones internacionales y empresas/asociaciones profesionales) sobre seguridad energetica realizados por diferentes organismos entre 2001 y 2014. De ellos extraen siete dimensiones recurrentes: disponibilidad, infraestructura, precios, efectos sociales, medio ambiente, gobernanza y eficiencia. Un analisis cuantitativo de los documentos que incluyen cada dimension en la definicion de seguridad energetica muestra la importancia de cada una ellas. Como no es de extranar, las dimensiones que hacen referencia a la interpretacion clasica de seguridad--disponibilidad, infraestructura y precios--son las que mas aparecen (en 82, 60 y 59 textos respectivamente). A continuacion aparece la cuestion medioambiental (31) seguida por los efectos sociales (28), la gobernanza (21) y la eficiencia (18). La division de los catorce anos en tres periodos (2001- 2005, 2006-2009, 2010-2014) aporta dos matices importantes a ese analisis: la relacion entre las diferentes dimensiones en los diferentes momentos y el aumento del interes por la seguridad energetica, reflejado en el numero de estudios de cada periodo.

Otros autores utilizaran diferentes criterios para realizar sus estudios, ofreciendo distintas aproximaciones al concepto de seguridad energetica. Por ejemplo C. Winzer analizara mas de una treintena de definiciones basandose en atributos como las fuentes de riesgo y el alcance de los mismos. B. K. Sovacool, por su parte, propone mas de 200 indicadores para el analisis de un concepto que considera politizado y multifacetico (29).

b) Implicaciones de la seguridad energetica en las politicas energeticas

Otro elemento que dificulta una aproximacion universal a la seguridad energetica se deriva de las diferentes interpretaciones que, dependiendo de los intereses del sujeto, se dan sobre cada uno de los elementos que participan en ella. Quiza el ejemplo mas claro de esta situacion sea el precio. Para los paises desarrollados, la definicion habitual de seguridad energetica es simplemente la disponibilidad de un suministro suficiente a precios asequibles. En cambio, los paises exportadores de petroleo estan centrados en mantener la <<seguridad de la demanda>> de sus exportaciones porque suponen la mayor parte de los ingresos estatales. En cuanto a los paises en desarrollo, su preocupacion se centra en las consecuencias de los precios cambiantes de la energia sobre su balanza de pagos (30). Asimismo, un precio asequible sera interpretado de forma diferente por cada actor (publico, industria y sociedad civil) que participe en cada grupo (consumidores, productores y en vias de desarrollo).

A pesar de ello, la mayoria de los autores coinciden en senalar como elementos basicos en la definicion moderna de seguridad energetica los conocidos como <<las 4 Aes>> (por su terminologia inglesa): disponibilidad (availability), accesibilidad (accessibility), asequibilidad (affordability) y aceptacion (acceptability), introducidas por el Centro de Investigacion en Energia de Asia Pacifico (APERC) en 2007. Algunos autores prefieren el termino sostenibilidad al de aceptacion. De las cuatro, las dos primeras (disponibilidad y accesibilidad) ya estaban presentes en la concepcion clasica. Las dos ultimas no se relacionaran con la energia hasta el informe del APERC (31). Ultimamente tambien esta ganando peso el termino de eficiencia.

La disponibilidad y la fiabilidad significan un acceso regular e ininterrumpido (con independencia de cuales sean las causas) a la cantidad y forma de energia que se necesite. Hacen referencia a la independencia y a la diversificacion. La independencia energetica debe ser entendida como una independencia relativa y no absoluta, es decir, no implica que toda la demanda sea cubierta con produccion nacional (32). Por su parte, la diversificacion engloba tres aspectos: la diversificacion de fuentes (una matriz energetica variada), la diversificacion de suministradores (diferentes productores y/o empresas) y la diversificacion espacial o geografica de las instalaciones (refinerias, cadena de procesamiento, transporte y distribucion final) (33). Esta diversificacion implica la existencia de un mercado energetico bien informado, con recursos suficientes en el que los compradores y vendedores estan de acuerdo en las condiciones. Tambien implica inversion y desarrollo tecnologico asi como la elaboracion de marcos juridicos y normativos.

Los mercados energeticos y la configuracion del comercio internacional de la energia se han transformado profundamente en los ultimos anos debido a un aumento significativo de los actores que intervienen, lo que esta provocando una evolucion en las relaciones de poder. Las reglas del juego energetico han cambiado (34). La gobernanza trata de determinar quienes son los jugadores en el juego de la energia, cuales son sus intereses, como intentan maximizar sus expectativas y como las instituciones de los mercados energeticos les influyen. Tambien observa el papel de los Estados como guardianes de que se cumplan las reglas del juego (35).

La asequibilidad hace referencia a un acceso equitativo a los servicios energeticos a unos precios bajos, estables y economicamente sostenibles que promocionen el crecimiento economico (36). Del lado de la oferta, el precio debe responder a las exigencias de beneficio y de realizacion de las inversiones imprescindibles para garantizar el futuro de la misma. Un precio excesivamente alto puede ser perjudicial desde el momento en que incida negativamente en las economias de los paises consumidores y repercuta en la futura salida de la produccion. Del lado de la demanda, el precio no debe poner en riesgo su competitividad, en la medida en que afecte a sus costes, ni dificultar su presencia en los mercados internacionales. Ahora bien, un precio excesivamente bajo tampoco es de su interes, ya que puede desalentar las inversiones que hagan posible su abastecimiento futuro. Es interesante llamar la atencion sobre el hecho de que tanto paises productores como consumidores pueden coincidir en la conveniencia de precios estables que satisfagan sus respectivas preocupaciones, pero la complejidad de las fuerzas que se encuentran detras de la formacion de los mismos contribuye a obstaculizar enormemente esa posibilidad.

La aceptacion o sostenibilidad, esta directamente relacionada con las cuestiones medioambientales. Una de las razones del aumento de la contaminacion y la emision de Gases de Efecto Invernadero (GEI), principalmente C[O.sub.2], estriba en que los precios de la energia no tienen en cuenta los costos asociados a la destruccion medioambiental y el cambio climatico. Conviene senalar, no obstante, que parte de la innovacion tecnologica esta orientada a la obtencion de combustibles fosiles menos contaminantes, la mayor eficiencia de las plantas de generacion electrica o la captura y posterior almacenamiento del C[O.sub.2] producido.

Junto a las <<4 Aes>>, un elemento que cada vez esta ganando mas peso es el de eficiencia. Podemos definir eficiencia energetica como la minimizacion de los recursos energeticos empleados para la realizacion de una tarea determinada sin afectar negativamente al resultado final. Es decir, busca optimizar el proceso mientras se disminuye el consumo. La eficiencia energetica se puede conseguir mediante el desarrollo tecnologico, los cambios en los habitos de consumo y la sustitucion de insumos o combustibles por otros energeticamente mas economicos.

De tomar en cuenta unicamente las cuestiones de disponibilidad, fiabilidad y asequibilidad, se estaria priorizando la utilizacion del petroleo, gas y carbon. Pero este enfoque resulta cada vez mas inviable por sus consecuencias medioambientales. La inclusion de una dimension de sostenibilidad permitira la adopcion de politicas con una mayor vision de futuro. La eficiencia energetica se puede aplicar a todas las fuentes y tiene efectos positivos sobre todos los ambitos por lo que tambien es imprescindible su inclusion.

4. El acceso a la energia (o pobreza energetica)

El acceso a la energia esta directamente relacionado con el desarrollo. Sin embargo, mas de mil trescientos millones de personas en el mundo (aproximadamente el 18% de la poblacion total) no tienen acceso a la electricidad.

De ellas, casi el 97% residen en los paises menos desarrollados de Asia y en el Africa subsahariana. El 84% se encuentra en zonas rurales. Ademas, dos mil seiscientos millones de personas (un 38% de la poblacion mundial) carecen de instalaciones de cocina limpias. En este caso Asia, y especialmente India, son los mas afectados (37).

A pesar de estas cifras, el acceso a la energia, a diferencia de lo que ocurre con los otros dos grandes pilares de la gobernanza energetica, no ha formado parte, al menos de manera relevante, en los procesos politicos internacionales y cuando forma parte de la agenda, suele estar unida a otros objetivos como la calidad de vida, las oportunidades o el desarrollo sostenible. Incluso en las iniciativas de Naciones Unidas centradas en la pobreza y el desarrollo, el acceso a la energia esta en una posicion delicada al situarse en el centro de la tension entre desarrollo sostenible y desarrollo economico, especialmente en los paises en vias de desarrollo. Hay quien interpreta la ausencia de un apartado especifico dentro de los Objetivos del Milenio (ODM) o un indicador que mida el progreso de estos objetivos relacionado con la pobreza energetica como una clara manifestacion de estas tensiones (38). Cabe destacar, no obstante, que esta ausencia parece haber sido corregida en la agenda de desarrollo para despues de 2015.

a) Aproximacion al concepto de pobreza energetica

Como viene siendo lo caracteristico en este campo de estudio, tampoco existe una unica definicion del concepto <<acceso a la energia>> o <<pobreza energetica>>. Algunos estudios identifican pobreza energetica con la cantidad de energia y tipo de combustible consumidos. En ocasiones, se ha utilizado el concepto de <<escalera energetica>> para ilustrar la pobreza energetica. La idea en la que se basa es sencilla: cada peldano de la escalera representa un tipo de combustible, con los mas basicos en los primeros peldanos y los mas avanzados, en terminos de eficiencia, en los peldanos superiores. A medida que mejora la situacion, se avanza en la escalera. Otros autores prefieren fijarse en los servicios energeticos consumidos, es decir, calefaccion, luz y transporte publico o privado. Segun el PNUD (Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo) el sistema energetico se compone de dos partes: una es el sector que suministra la energia y la otra las tecnologias de uso final de la energia. El objetivo del sistema energetico es ofrecer a los consumidores los beneficios de la energia. Esos beneficios -la iluminacion, la generacion de calor o frio, la coccion de alimentos y el transporte para el sector individual (hogares) y todos aquellos que requieren las actividades comerciales e industriales--son lo que conocemos o denominamos como <<servicios energeticos>>. Con esto en mente, el PNUD define pobreza energetica en referencia a la carencia de combustibles modernos para cocinar y de iluminacion electrica necesaria para realizar actividades tras haber anochecido (39). Un tercer grupo de autores utilizan un enfoque mas amplio. A. Cherp (40) se refiere al acceso a servicios energeticos limpios, asequibles y estables, suministrados de forma fiable y con una calidad constante. Por su parte, A. K. N. Reddy (41) la define como la falta de <<alternativas suficientes>> para acceder a unos servicios energeticos adecuados, economicos, fiables, seguros y ambientalmente sostenibles que ayuden al desarrollo economico y humano. Se observa pues, que, al igual que ocurria con la seguridad energetica, la fiabilidad del suministro, la asequibilidad y la sostenibilidad son tambien elementos claves de este pilar de la gobernanza energetica.

A menudo existe una relacion bidireccional y viciosa entre la falta de acceso a los servicios energeticos modernos y asequibles y la pobreza (en su sentido mas generico). La poblacion con menos recursos economicos, a pesar de emplear una considerable parte de ellos en la obtencion de servicios energeticos, tan solo tienen acceso a servicios pobres e inseguros que en muchas ocasiones, como sucede al utilizar la biomasa tradicional (madera, carbon y estiercol no procesados) en el uso domestico diario, pone en peligro la salud. La transicion de una economia basada en la agricultura hacia una economia industrial moderna y orientada hacia los servicios requiere de servicios energeticos adecuados y asequibles (42).

Los servicios de energia seguros y eficientes, y sobre todo el caso de la electricidad, es esencial para logar el desarrollo economico, lo que permite el comercio, la fabricacion, la distribucion y el transporte de materias primas y productos manufacturados. Ademas, la reduccion de la dependencia de los combustibles fosiles costosos para la generacion electrica, la industria y el transporte no solo contribuye a la lucha contra el cambio climatico sino que tambien supone un ahorro (o, al menos, la disponibilidad de ciertos recursos economicos) y reduce las incertidumbres producidas por la volatilidad de los precios o de la disponibilidad de suministro. Sin olvidar que el trabajo necesario para la adecuacion de los sistemas de energia sirve como un estimulo para la creacion de empleo y el desarrollo economico (43).

El acceso a formas modernas de energia es esencial para superar la pobreza, para el crecimiento economico y, en general, para promover el desarrollo humano sostenible. Es habitual encontrar referencias que relacionan la pobreza energetica con la productividad, la salud, la educacion y el genero y la degradacion del medio ambiente.

b) Implicaciones del acceso a la energia en las politicas energeticas

Cualquier solucion requiere primero entender el problema. Y esto depende, en gran medida, de la adecuacion de los indicadores de medicion y control. S. Pachauri y D. Spreng (44) y S. Pachauri y A. Cherp (45) dan cuenta de tres tipos de indicadores complementarios utilizados en la medicion de la pobreza energetica: los indicadores tecnologicos, los fisicos y los economicos, ya que cada uno de ellos carece de la informacion que aportan los demas. Los tecnologicos ofrecen datos sobre el acceso a servicios energeticos modernos, entendidos estos como acceso a la electricidad y a fuentes alternativas a la biomasa tradicional para cocinar y para la calefaccion. Los fisicos y los economicos analizan los niveles de adecuacion en base a unos niveles minimos establecidos. Asi, los datos fisicos analizan el consumo de energia en relacion al nivel minimo de consumo energetico asociado a las necesidades basicas. Su principal problema radica en la disparidad en cuanto a que se considera una necesidad basica. Tambien esta la duda de si hay que incorporar en esa medicion la energia utilizada para usos productivos o no. Los datos economicos, por su parte, analizan la situacion segun el porcentaje maximo de renta destinado al gasto energetico, establecido como razonable. Pero esta aproximacion tiene un caracter relativo, y, por tanto, es complicado utilizarla para comparar paises con realidades economicas diferentes.

Existen diferentes modelos e indices que buscan dar cuenta de la situacion de pobreza energetica en el mundo. En su pagina web, ONU-Energia, el nuevo mecanismo interinstitucional de la ONU en materia energetica, da cuenta de dos: el Indice Multidimensional de la Pobreza Energetica (MEPI) y el Indice de Desarrollo Energetico (IDE). Ambos indices pertenecen a los mecanismos de analisis compuestos. Es decir, el resultado final de aplicar uno u otro es un numero entre 0 y 1, que se calcula usando diferentes variables que representan el valor agregado de una dimension en base a un modelo subyacente (diferentes sub-indicadores). Observando los resultados puede asegurarse que el MEPI y el IDE son indices complementarios. Asi, para los paises que el IDE muestra un menor nivel de desarrollo energetico, el MEPI identifica una pobreza energetica aguda.

El MEPI mide los factores que influyen en la pobreza energetica de una persona. Utiliza cinco dimensiones que representan los servicios energeticos basicos (cocina, iluminacion, electrodomesticos, entretenimiento/educacion y comunicacion) y que se componen de seis indicadores: el acceso a combustibles modernos y la contaminacion interior para la dimension relacionada con la cocina; el acceso a la electricidad para la iluminacion; la propiedad tanto para los electrodomesticos como para los aparatos de entretenimiento y educacion; y la disponibilidad de dispositivos de telecomunicaciones. Una persona se considera <<pobre energetico>> si la combinacion de los factores medidos excede el umbral establecido. El MEPI mide el numero de pobres energeticos y cuantifica la intensidad de la pobreza energetica.

El IDE combina datos de acceso y de consumo energetico entre 2002-2010 segun cuatro sub-indicadores (46): acceso a electricidad; acceso a combustibles modernos en las cocinas; acceso a energia para servicios publicos; y acceso a energia para servicios productivos. Los dos primeros sub-indicadores son utilizados para calcular el acceso en el sector residencial. Los dos finales dan cuenta del sector comunidad.

En el informe <<Energia para Todos>>, la AIE (47) intenta calcular las implicaciones que el acceso universal a la energia en 2030 tendria en diferentes elementos del sistema energetico actual (comparados con su principal escenario de analisis, el de <<Nuevas Politicas>>). El acceso universal a la electricidad supondria, ademas de un aumento en la demanda total de energia y de las emisiones de C[O.sub.2], un incremento en la inversion media anual de entre 30.000 y 35.000 millones de dolares durante el periodo 2010-2030, es decir, alrededor de un 3% de la inversion global anual realizada por el propio sector. Sin embargo, en 2010, la inversion fue de 9.000 millones de dolares (48). La inversion esta en manos tanto de entes privados como publicos sin embargo, no siempre es posible encontrar un marco en el cual los intereses de ambos coincidan. Durante un tiempo, la estrategia seguida por el Banco Mundial estaba marcada por los objetivos de un proyecto neoliberal. Se centraba en una reforma estructural que favoreciera la participacion privada y el mercado. Con el tiempo, esta estrategia se ha ido adaptando hasta organizarse alrededor de dos objetivos basicos: el acceso seguro y fiable y la transicion a un sistema energetico mas limpio (49). Los inversores privados con frecuencia priorizan proyectos e infraestructuras con beneficios asegurados mientras descuidan proyectos de distribucion descentralizada (off grid) y los mercados de bajos ingresos, ya que el nivel de riesgo es mayor, por lo que la rentabilidad, ademas de ser a largo plazo, es incierta (50). La baja densidad de clientes en zonas rurales puede aumentar los costes de proveer el servicio al tiempo que hace mas dificil y costoso el cobro por el mismo, lo que desanima la participacion privada. Por su parte, los actores publicos, no siempre tienen las capacidades necesarias para llevar a cabo estos proyectos o no los encuentran suficientemente atractivos en numero de votos, por lo que dan prioridad a otras necesidades y demandas (51).

Pero las barreras al acceso universal a la energia no solo son de caracter economico o financiero. No todas las inversiones necesarias para evitar los efectos de la pobreza energetica necesitan la construccion de grandes y costosas infraestructuras o grandes desembolsos ya que se podrian implantar programas de micro financiacion y/o cofinanciacion (52). Las barreras tambien pueden ser de naturaleza tecnologica, politica y socio-cultural. B. K. Sovacool (53) ofrece algunos ejemplos. Por ejemplo, el autor expone como algunas religiones o culturas rechazan el uso de biogas derivado de algunos animales considerados impuros. En otras ocasiones, es el desconocimiento o la falta de informacion suficiente sobre una tecnologia en particular lo que incrementa el temor a utilizarla. Los programas que eduquen en el correcto uso de la biomasa en el hogar pueden ser de gran utilidad para reducir los danos en salud. Por ultimo, tambien alude a la falta de personal cualificado, la mala o insuficiente planificacion de los proyectos, las politicas cambiantes o la corrupcion.

5. La energia y el clima

Hasta no hace mucho tiempo, el cambio climatico se consideraba como un elemento prescindible de la agenda internacional, confinado en el area de la politica medioambiental. En la actualidad, sin embargo, el cambio climatico es una de las grandes preocupaciones en todos los niveles y todos los ambitos (54). Enfrentarse al cambio climatico implica cambios significativos en las conductas de consumo a nivel mundial. Tambien afecta a la preferencia de unas fuentes sobre otras, lo que influye en el precio de las mismas (55).

Pero el camino que hubo de recorrerse hasta llegar a la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo celebrada en Rio en 1992, testigo de la aprobacion de la Convencion sobre el Cambio Climatico y preliminar de la firma del Protocolo de Kioto en 1997, fue un camino largo que comenzo mas de dos siglos antes con la obsesion de varios cientificos por los glaciares y el misterio de la Edad de Hielo (56).

a) Aproximacion al concepto de cambio climatico

El cambio climatico es consecuencia de la excesiva acumulacion de los llamados gases de efecto invernadero (GEI), principalmente de C[O.sub.2], en la atmosfera. La importancia de mantener unos niveles adecuados de estos gases --dioxido de carbono (C[O.sub.2]), metano (C[H.sub.4]), oxidos de nitrogeno (NOx), ozono ([O.sub.3]), clorofluorocarbonos (CFC) y vapor de agua--se debe a su capacidad de captura y almacenamiento de parte de los rayos solares (rayos ultravioletas) que la tierra rebota al espacio en forma de calor (rayos infrarrojos). De esa forma se evita una bajada drastica de la temperatura terrestre (a niveles de congelacion) durante las horas nocturnas y se mantiene una temperatura media a lo largo de todo el dia necesaria para el desarrollo optimo de la vida tal y como la entendemos. Un cambio en la concentracion, bien por exceso (retendrian demasiado calor) como por defecto (el calor retenido no seria suficiente), tendria, por tanto, una consecuencia directa en la temperatura de la Tierra y en su condicion de planeta habitable.

El cambio climatico es el responsable del calentamiento global, del aumento del nivel de los mares y de la erosion costera, de los cambios en los ciclos de lluvia aumentando las precipitaciones en las latitudes altas y disminuyendo en el subtropico e intensificando las tormentas tropicales, de la disminucion de la cantidad de nieve y de hielo, de fenomenos climatologicos extremos mas intensos y mas frecuentes, y de la aparicion de microclimas cambiantes que afectan a la produccion de alimentos y a la habitabilidad de ciertas zonas (57). Abarca, por tanto, diferentes efectos relacionados con el clima, es decir, con las pautas de comportamiento a lo largo del tiempo del tiempo atmosferico. Sin embargo, hasta no hace mucho se consideraba que el unico, o principal, efecto era el denominado <<calentamiento global>>, una elevacion en la temperatura terrestre que, en su dia, se considero un efecto positivo.

Los estudios empiricos sobre el cambio climatico tuvieron su origen a finales del siglo xviii, cuando el profesor Horace Benedict de Saussure construyo su hot box, una especie de mini invernadero, con la esperanza de averiguar por que la Tierra no se congelaba en las horas nocturnas. Este trabajo le llevo a la conclusion de que la atmosfera actuaba como una <<tapa>> que impedia la salida del calor. Ese fue el origen del concepto de <<efecto invernadero>>. El respaldo matematico a esta teoria se la daria, en 1820, el matematico frances Joseph Fourier. El siguiente paso se debe al cientifico suizo Louis Agassiz, quien en su obsesion por estudiar los glaciares, establecio en 1837 una teoria verdaderamente revolucionaria: la existencia de una era, en terminos de temperatura, anterior a la actual, dando origen al concepto de clima.

El trabajo de estos cientificos sirvio de base a John Tyndal para establecer la relacion entre los dos conceptos, es decir, como el efecto invernadero de la atmosfera podia causar un cambio en el clima. Tras su muerte en 1894, el quimico sueco Svante Arrhenius demostro que una disminucion en la concentracion de C[O.sub.2] a la mitad supondria una disminucion en la temperatura de entre 4 y 5[grados]C. De igual forma si la cantidad de este gas se doblaba, la temperatura podria aumentar entre 5 y 6[grados]C. Aunque, a diferencia de hoy, este calentamiento se considero beneficioso para la humanidad, ya que un clima mas benigno en ciertas areas mejoraria la produccion agricola y facilitaria las condiciones de vida (58). Durante las siguientes decadas la industrializacion florecio y con ella las emisiones de C[O.sub.2] sin que nadie prestara atencion a su efecto en el clima. O casi nadie. Solo un meteorologo, Guy Stewart Callendar, aficionado pero minucioso en su trabajo, continuo con los estudios que evidenciaban el cambio climatico, aunque tambien desde una aproximacion positiva a tal efecto. No fue hasta pasado medio siglo XX cuando las implicaciones del aumento de GEI en la atmosfera adquirieron un sentido negativo.

El trabajo sobre el tiempo atmosferico realizado por el International Geophysical Year (IGY), pero sobre todo el trabajo de medicion y prediccion de la concentracion de C[O.sub.2] en la atmosfera realizado por Charles David Keeling, padre de la curva que tomo su nombre, supusieron un punto de inflexion. Keeling demostro como en apenas medio siglo, la atmosfera habia pasado de tener 315 partes por millon de C[O.sub.2] a 394 partes por millon. El cambio climatico atrajo la atencion no solo del mundo cientifico y academico, sino tambien del politico.

El nivel de crecimiento de las emisiones actuales de C[O.sub.2] esta acelerandose en vez de disminuir. El objetivo perseguido es limitar la concentracion a un maximo de 450 partes por millon para no superar un aumento en la temperatura de 2[grados]C. El cambio climatico esta presente en los debates internaciones y, aunque no todo el mundo comparte ni el objetivo ni el diagnostico, los esfuerzos en este campo tienen una influencia directa en las politicas energeticas en todos los niveles: locales, regionales, nacionales y globales. Sin embargo, la adopcion de medidas concretas en ocasiones solo se traduce en recomendaciones (59).

b) Implicaciones del cambio climatico en las politicas energeticas

A excepcion de los clorofluorocarbonos, los GEI no son un producto final de la iniciativa humana. Sin embargo, la accion humana si influye de forma decisiva en la variacion de la concentracion de los mismos en la atmosfera y, por tanto, en la velocidad a la que se desarrolla ese cambio en el clima. El desarrollo industrial vino acompanado de un fuerte incremento en el consumo energetico, especialmente de los combustibles fosiles, que favorece el desarrollo economico y social, lo que a su vez impulsa el consumo de energia, cerrando asi un circulo vicioso que se auto alimenta. Las emisiones antropogenicas de GEI aumentaron en mas del 80% entre 1970 y 2010 (60) y si la tendencia sigue en aumento sera del orden del 130% en 2040 (61).

Hoy en dia, la principal fuente de emisiones de C[O.sub.2] relacionada con la actividad humana es la generacion de electricidad. Le siguen la industria; la agricultura, silvicultura y otros usos del suelo (conocido esto como AFOLU por su terminologia inglesa) y el transporte (62). El peso de la electricidad en la economia mundial pone de manifiesto la importancia de la eleccion de la fuente de energia para satisfacer las necesidades futuras ya que es necesario considerar aspectos como la seguridad (energetica y fisica), la economia, el medio ambiente, el carbono y el cambio climatico, los valores y las politicas publicas, y todo sin olvidar el requisito basico de fiabilidad (63). Aspectos que en ocasiones son dificiles de armonizar. Ese es el caso, segun expone Jonathan Symons, entre cambio climatico y seguridad energetica. Las politicas destinadas a la mitigacion del cambio climatico ejercen una presion en el precio de la energia contraria al enfasis que la seguridad energetica pone en la asequibilidad (64).

La eleccion final de las fuentes que componen la matriz energetica se realiza determinada por las limitaciones y las ventajas de la region, pero tambien por la tecnologia, la economia, la disponibilidad de los recursos y por las tres <<Pes>>: politica, politicas y opinion publica (65). Segun las proyecciones a medio y largo plazo de diversas organizaciones internacionales, los combustibles fosiles--petroleo, gas y carbon--seguiran ocupando los primeros puestos en la lista de fuentes de energia utilizadas, aunque perdiendo peso relativo frente a las renovables. En 2012, segun datos ofrecidos por la Agencia Internacional de la Energia (AIE) en su Escenario de Nuevas Politicas (ENP), alrededor del 41% de la electricidad mundial se generaba usando carbon. Casi el mismo porcentaje que de gas (22%) y renovables (21%) juntas. El 16% restante se debia a la energia nuclear (11%) y al petroleo (5%). Para 2040, esos porcentajes se habran convertido en el 31%, 24%, 33%, 12% y 1% respectivamente (66).

El carbon es la principal fuente de energia para satisfacer la demanda mundial de electricidad. Y aunque las predicciones son a la baja, su peso todavia sera importante dentro de un cuarto de siglo debido, principalmente, al alto consumo de este recurso entre los paises en vias de desarrollo. La amplia distribucion geografica lo convierte en una fuente segura y relativamente barata. Si bien, es altamente contaminante. Del total de C[O.sub.2] emitido en 2012 en la generacion de electricidad, segun el calculo de la AIE para su ENP, el 72% correspondio al carbon. En 2040 seguira siendo el 71%. Seria necesario moverse al escenario de los 450 para que esta cifra se redujera al 38%. Claro que este cambio implica una reduccion en la generacion electrica a partir de carbon igual a 18 puntos respecto al ENP67. La mejor respuesta tecnologica desarrollada hasta el momento en el intento de encontrar una solucion que permita combinar las ventajas e inconvenientes de usar carbon en la generacion de electricidad es la tecnica de captura y almacenamiento del carbono (mas conocida como CCS por su nomenclatura inglesa). Esta tecnica consiste en almacenar ese carbono bajo el suelo terrestre. Pero la tecnologia es muy cara y, para que realmente fuese suficiente a nivel global, se deberia crear una industria de CCS similar en tamano a la industria energetica total existente. Esto, ademas de los retos obvios en inversion y tiempo, tambien implicaria responder a todo tipo de cuestiones politicas y legales al tiempo que encareceria el precio del carbon (68).

La utilizacion de gas en la generacion de electricidad es atractiva por varias razones: es una tecnologia segura y economicamente viable; es una fuente de energia muy flexible; y es facil adaptar la produccion de la planta a la demanda del momento. En el contexto del cambio climatico, el gas tambien destaca, comparado con otros combustibles fosiles, por su menor emision de GEI. La aparicion del gas no convencional (sobre todo del gas de esquisto) alento la idea de un gas abundante y a un precio relativamente bajo. Las proyecciones a medio y largo plazo le auguran un peso importante en la matriz energetica mundial y en la produccion de electricidad. Sin embargo, tambien tiene sus inconvenientes. En primer lugar, el gas no es una fuente totalmente limpia, por lo que en un futuro, mas o menos lejano, puede estar sometido a las mismas presiones de mitigacion que el carbon ahora. En segundo lugar, no estan claros los posibles riesgos de contaminacion asociados a la tecnica de explotacion del gas no convencional, por lo que no ha superado la barrera de la oposicion social.

Una fuente alternativa al carbon (o a cualquier combustible fosil) en la generacion de electricidad es la energia nuclear. Su principal ventaja es que es una fuente limpia, es decir, no emite C[O.sub.2]. Sin embargo, la preocupacion por un posible accidente nuclear como los ocurridos en Chernobil (1986) y Fukushima (2011) y la gestion de los residuos radioactivos--iodo, cesio y estroncioson dos razones de peso para que gran parte de la poblacion y algunos gobiernos frenen su desarrollo. Tambien lo es la preocupacion de que la tecnologia nuclear pueda ser utilizada para otros fines no civiles por ciertos gobiernos o grupos terroristas.

En cuanto a las energias renovables, aunque la tendencia en su uso tiene signo positivo, todavia estan lejos de suponer una solucion real a la hora de cubrir la demanda electrica. En la actualidad, son responsables de producir algo mas de una quinta parte de la electricidad global (igual que el gas). Ademas, existen varios factores que afectan negativamente a su desarrollo como son las incertidumbres politicas, los retos economicos, las reducciones en los incentivos y la competencia de otras fuentes de energia y las dificultades que experimentan algunos paises y regiones al tratar de incluir las renovables en sus redes electricas.

El desarrollo de los paises mas desfavorecidos, normalmente acompanado de un incremento del consumo basado en recursos fosiles, plantea el problema de como compatibilizar el desarrollo economico, el desarrollo social y la proteccion ambiental (69). Todos los paises del mundo tienen derecho a desarrollarse economicamente y alcanzar mejores niveles de vida, lo cual a priori implica un consumo energetico por habitante mayor. Sin embargo, ese aumento del bienestar economico no puede seguir el modelo utilizado por los paises industrializados porque traeria consigo la destruccion de los ecosistemas y de los recursos del planeta, hecho que a su vez se erigiria en una traba al desarrollo. La salida de esta dificil situacion requiere un esfuerzo tecnologico que extienda y abarate la diversificacion energetica hacia el aprovechamiento de fuentes limpias o menos contaminantes, asi como una politica de alcance global capaz de reconciliar los intereses opuestos no solo de productores y consumidores, sino tambien de paises con un alto y con un bajo consumo energetico per capita. El Protocolo de Kyoto, vinculado al tratado de La Convencion Marco sobre el Cambio Climatico ha sido, hasta el momento, el principal acuerdo internacional con efecto en aspectos esenciales de la estructura juridico-politica-economica de un pais a nivel local, comunitario e internacional (70). A finales de 2015 se celebro en Paris la Conferencia sobre el Clima (COP-21) donde se llego a un nuevo acuerdo internacional.

La energia historicamente ha formado parte de la high politic, vinculada a los intereses particulares de los Estados, sin embargo, el repaso a los tres pilares de la gobernanza global energetica ha demostrado que los retos energeticos han superado las barreras nacionales. Se precisa de una aproximacion comun y de cooperacion entre los diferentes actores.

III. Las instituciones de la gobernanza energetica global

El proceso de la gobernanza global a menudo se identifica con el desarrollo institucional destinado a coordinar actividades que traspasan las fronteras nacionales. La expectacion sobre el papel de las organizaciones internacionales tras el final de la Guerra Fria es una de las fuentes mas importantes en el desarrollo de la teoria de la gobernanza global (71). Sin embargo, como apunta Wilkinson (72), pensar en los dos procesos como sinonimos es un error ya que ambos se diferencian, como minimo, en dos grandes aspectos. Primero, porque la gobernanza global esta compuesta por un amplio numero de actores, entre los que se encuentran las organizaciones intergubernamentales. Segundo, porque esta variedad de actores interactua cada vez mas para gestionar un catalogo creciente de asuntos politicos, economicos y sociales (73).

En el ambito energetico, la aceptacion de la tesis propuesta por C. Frei (74) de que la energia es un bien publico global y por tanto requiere de la intervencion de una institucion global alimenta el debate abierto sobre quien gobierna o deberia gobernar la energia global: ?deberia una unica institucion hacer frente a los desafios de la energia global o seria mejor mantener una estructura plural? (75)

1. Las cuatro tendencias institucionales para la gobernanza energetica global

Una de las caracteristicas mas notables de la evolucion de las instituciones internacionales energeticas es la rapidez con la que se han creado y evolucionado. Al final de la Segunda Guerra Mundial, la mayoria de las principales organizaciones internacionales actuales ni siquiera existian. Y las que lo hacian tenian un presupuesto y un numero de miembros limitados (76). Una excepcion a esta regla en el ambito energetico fue el Consejo Mundial de la Energia. Creado en 1923 en el periodo de entreguerras, su primera conferencia conto con 1.700 delegados provenientes de 40 paises.

En la actualidad se distinguen cuatro tendencias institucionales en el ambito de la gobernanza energetica global (77). La primera tendencia revela la existencia de unas instituciones especializadas que fueron creadas en determinados momentos claves de la historia energetica de la segunda mitad del siglo xx como la OPEP, la AIE y el Tratado de la Carta de la Energia. Un contexto historico que coincidio con la expansion de la tesis de la evolucion de los regimenes internacionales (78) y cooperacion de Keohane. Segun esta reflexion, la aparicion de la OPEP y de la AIE obedecio a unas logicas no jerarquicas de cooperacion y de oposicion de bloques originando dos <<regimenes>>--de produccion y de seguridad--que permitirian reducir los costos gracias a la cooperacion, el intercambio de informacion y la construccion de reglas practicas. No se esperaba que estas organizaciones se encargasen de hacer cumplir estas reglas (79).

La segunda tendencia consiste en la inclusion de cuestiones energeticas en las agendas y mandatos de instituciones internacionales ya existentes. Es el caso de la OMC, de las instituciones de Bretton Woods, del G8 sobre todo desde la cumbre de Gleneagles, de la OTAN y de las Naciones Unidas a traves de la creacion de ONU-Energia. La aparicion de problemas nuevos y la aceptacion de que muchas de las cuestiones mas dificiles de solventar solo podrian hacerse desde bases internacionales impulso que instituciones ya consolidadas en la esfera internacional decidiesen intervenir en el proceso.

La tercera tendencia se basa en que cada vez se constituyen mas organizaciones especializadas que pretenden responder a desafios concretos. Se trata de arreglos institucionales especificos, algunos dependientes directos de las anteriores, para, por ejemplo, luchar contra el cambio climatico, promover las energias renovables y la eficiencia energetica. Ejemplos de esta tendencia son IRENA, la red REN21 (Renewable Energy Policy Network for the 21st Century), la Sociedad de Energia Renovable y Eficiencia Energetica (REEP) o la Asociacion Internacional de Cooperacion para la Eficiencia Energetica (IPEEC).

Por ultimo, la cuarta tendencia la protagonizan los analistas que propugnan la creacion de una unica organizacion mundial de la energia, que represente a todos los actores en el juego energetico. Esta cuarta tendencia, opuesta a las tres anteriores, ha generado el debate sobre que sistema de gobernanza energetica seria mas conveniente: un sistema centralizado o un sistema plural.

2. Centralidad vs. Pluralidad

En 1956, el entonces presidente del CME, Sir Harold Hartley, se mostraba partidario de un sistema centralizado. En su discurso de apertura de la 5a Conferencia Mundial de la Energia recordaba a los alli presentes como el fundador de la institucion, Daniel Dunlop, habia tenido la capacidad, treinta anos antes, de ver la necesidad de un foro que representase a todos los sectores relacionados con la energia y en el que pudieran discutir los problemas de interes comun para que las politicas energeticas futuras fueran formuladas desde una perspectiva amplia (80). Anos mas tarde, en 2008, el antiguo director general de la Agencia Internacional de la Energia Atomica (AIEA), Mohamed El-Baradei, recomendaba la creacion de una institucion global para hacer frente a la crisis energetica. Otros expertos eran partidarios de una cooperacion internacional mas informal, basada en un dialogo en torno a intereses compartidos y que incluyera a diferentes actores de la energia y del comercio (81).

Todos los expertos coinciden en que los sistemas energeticos y los retos a los que deben enfrentarse son complejos y que las soluciones pasan por una larga y profunda transformacion de los mismos. Las conexiones entre los diferentes sistemas energeticos nacionales asi como las relaciones entre estos y los sectores tecnologicos, operacionales y no energeticos se veran afectadas. Es preciso, por tanto, una actuacion simultanea y no secuencial (82). La caracteristica clave es la complejidad. Ademas, las instituciones globales actuales fueron creadas en la segunda mitad del siglo xx y desde entonces el equilibrio global del poder ha cambiado y seguira cambiando significativamente a medida que China, India y otras economias de mercado emergentes vayan logrando cierto poder economico. El sistema internacional de instituciones tal y como se creo no es el adecuado para hacer frente a los desafios y tareas del siglo XXI (83).

Quienes defienden una unica institucion basan sus argumentos en que hoy no existe una institucion internacional que pueda liderar el proceso necesario para enfrentarse a los desafios planteados por la gobernanza de la energia a nivel global. Ven la complejidad del sistema como un problema, critican la fragmentacion y la falta de coordinacion y promulgan la concentracion de todas las funciones en una sola institucion (84). Segun S. De Jong, la arquitectura actual de la energia mundial es un puzle mal ajustado al cual le faltan piezas. Hay numerosas organizaciones e instituciones con caracteristicas muy diferentes que desempenan algun tipo de papel en la energia global pero ninguna es capaz, debido a sus caracteristicas, de hacer frente a los desafios actuales. Para que haya una gobernanza energetica global efectiva haria falta una organizacion con una institucion capaz de hacer cumplir sus normas de manera mas estricta aunque seria a coste de su representatividad (85).

Dentro de los autores que apoyan un sistema plural encontramos a F. Biermann, P. Pattberg, H. van Asselt y F. Zelli (86). Estos autores utilizan el concepto de <<arquitectura de la gobernanza global>> para describir un modelo situado entre el concepto de orden internacional--el cual abarcaria todo el conjunto en su totalidad--y el concepto de regimen internacional--mucho mas limitado en su alcance--. El concepto de estructura de la gobernanza global tendria un alcance intermedio, pudiendo integrar varios regimenes internacionales que actuan en un area tematica de las que se compone el orden internacional. Estas areas se caracterizan por la participacion de un mosaico de instituciones internacionales que son diferentes en su caracter (organizaciones, regimenes y normas implicitas), en sus circunscripciones (publicos y privados), en su ambito espacial (desde bilateral a lo global), y en su objeto (desde ambitos politicos especificos a las preocupaciones universales). Y es por esto que los autores hablan de una estructura fragmentada. Si bien, tambien dentro de esta fragmentacion hay quienes abogan por reducirla al minimo, mediante la creacion de una institucion que domine un campo tematico, y quienes defienden las virtudes de la fragmentacion total.

A. Cherp, J. Jewell y A. Goldthau (87) ven las semillas de un sistema plural al diferenciar los tres ambitos de la gobernanza energetica global: la seguridad energetica, el acceso a la energia y el cambio climatico. Para ellos, la reforma de la gobernanza energetica global para una accion exitosa frente a los tres desafios implica una mayor interrelacion de los mismos a la vez que se preservan las caracteristicas unicas e importantes de cada uno. Otros autores consideran suficiente evidencia la participacion activa de distintos agentes y redes para defender la necesidad de que sea un grupo de instituciones maduras (incluyendo la ONU y todas sus agencias especializadas) el que coordine y regule los comportamientos transnacionales y globales. Segun R. O. Keohane, <<la construccion de instituciones es un asunto dificil y frustrante>> por lo que mas importante que crear otras nuevas es <<procurar mantener las instituciones internacionales valiosas existentes, ya que el esfuerzo requerido para ello es menor del que haria falta para construir otras nuevas>> (88).

IV. Reflexiones finales

La <<gobernanza energetica global>> es un ambito de investigacion en pleno desarrollo que ha surgido recientemente como un ambito especifico dentro del campo de estudios de la gobernanza global. Un concepto que, aunque todavia esta en proceso de construccion, los elementos comunes de las diferentes definiciones que los expertos ofrecen, tanto sobre gobernanza en general -procesos, sistemas, actores, problemas colectivos, normas--como los especificos de la gobernanza energetica--recursos y servicios energeticos--, justifican el planteamiento de los tres grandes interrogantes (que se debe gestionar, quien lo debe gestionar y como se debe gestionar) que, a nuestro juicio, deben analizarse para entender y elaborar un plan de accion que logre el objetivo internacional de un modelo energetico seguro, asequible y respetuoso con el medioambiente. En este texto hemos abordado el que y, en menor medida, el quien.

Nadie pone en duda la importancia de la energia para el desarrollo social y el crecimiento economico de las sociedades. Quiza por ello la energia siempre ha sido considerada como un elemento de la politica interna de los Estados y existe, todavia en la actualidad, esa reticencia a ceder parte de la soberania estatal en este ambito, a pesar del reconocimiento de la extrema necesidad de elaborar planes de accion integradores, en los que participen todos los actores.

Diferentes autores exponen la evolucion de la agenda internacional con la incorporacion de cuestiones alejadas de la seguridad, entendida en su concepcion tradicional, y la estrecha relacion que todas y cada una de ellas mantiene con la energia. Segun los criterios de clasificacion utilizados obtendremos un numero mayor o menor de ambitos, mas o menos especificos, que deben atenderse. En la actualidad se apunta a tres ejes principales: la seguridad energetica, la pobreza energetica y el cambio climatico. Aunque es necesario analizar y comprender los principales actores, problemas, intereses, riesgos y posibles soluciones de cada uno de ellos, la postura de mantener una aproximacion individualizada y separada defendida por algunos expertos es, a nuestro juicio, una aproximacion erronea. En un nivel de analisis inferior, se observa que todos ellos comparten elementos como el precio o el acceso a las diferentes fuentes de energia y a la tecnologia (entre otros) y, que si no se considera esta realidad al discurrir posibles politicas, medidas o pautas de actuacion, los efectos positivos en un ambito pueden ser superados por los efectos negativos en otro.

Quiza el ejemplo mas claro de esta interrelacion es el cambio climatico. Unas politicas destinadas a garantizar la seguridad de suministro y el acceso a la energia mediante la utilizacion de los recursos fosiles disponibles dentro de los Estados pueden, si no se acompanan de la tecnologia necesaria, generar un aumento de los gases de efecto invernadero, agravando el problema del cambio climatico, con los riesgos y consecuencias que ello conlleva. Por otra parte, la adopcion de medidas que prioricen la lucha contra el cambio climatico requiere, por lo general, de una considerable inversion en todos los pasos intermedios entre las fuentes primarias y los servicios energeticos que encarece el precio de la energia. El que, por tanto, es extremadamente complejo. Las politicas necesarias deben tener en cuenta multiples elementos. La aproximacion y las prioridades que se establezcan determinaran el proceso. Pero las prioridades las establecen los agentes, el quien. Y, como se ha expuesto, no existe un consenso sobre esta cuestion.

El sistema internacional actual es un sistema multipolar y multinivel, en el que, a pesar del gran desarrollo que ha experimentado la cooperacion internacional, los Estados siguen defendiendo su soberania y su independencia a la hora de tomar decisiones y participar en los procesos internacionales, de acuerdo con sus propios intereses. Y el ambito energetico no es una excepcion. La seguridad y el desarrollo economico ocupan puestos importantes en la lista de prioridades, por lo que tambien prevaleceran en las politicas energeticas.

Es preciso resaltar, sin embargo, el creciente peso que la preocupacion por el cambio climatico esta experimentando. La interiorizacion de que las consecuencias del cambio climatico no se limitan solo a un cambio de temperatura o a regiones del mundo que ya soportan unas condiciones climaticas extremas sino que tendran su reflejo en todos los Estados y en todos sus ambitos, incluyendo los de seguridad nacional y desarrollo economico y social, esta modificando la postura de algunos de los Estados mas reticentes y delineando el marco integrador de las diferentes politicas energeticas. Asi lo constata la firma por 195 Estados del texto acordado en la ultima Convencion Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climatico (COP 21) celebrada en Paris a finales de 2015.

Por otra parte, la resistencia a ceder soberania en una organizacion supranacional, tambien tendra su impacto en la gobernanza energetica global. Desde un plano teorico, se diferencian dos modelos opuestos: un modelo centralizado y un modelo plural. En el primero, el quien de la gobernanza global seria una unica organizacion mundial encargada de gestionar todos los aspectos relacionados con la energia. En el segundo, se defiende la fragmentacion tanto de los actores como de sus mandatos. En la actualidad, el primero se percibe como una posibilidad remota si no inalcanzable.

Agradecimientos: Agradezco a Kepa Sodupe (Catedratico de Estudios Internacionales de la UPV/EHU), Ana Fernandez (Departamento de Enonometria y Estadistica de la UPV/EHU) por su disponibilidad y apoyo.

RECIBIDO: 23 DE MAYO DE 2016 /ACEPTADO: 30 DE JUNIO DE 2016

DOI: 10.15581/010.32.439-473

Belen del Rio

Becaria de Investigacion

Universidad del Pais Vasco

rosabelen.delrio@ehu.es

(1) Para profundizar en los datos vid. Pachauri, R. K. et al., <<Climate Change 2014: Synthesis Report. Contribution of Working Groups I, II and III to the Fifth Assessment Report of the Intergovernmental Panel on Climate Change>>, 2014; SMIL, V., Energy Transitions: History, Requirements, Prospects, ABC-CLIO, 2010; web de la Agencia Internacional de Energia, <www.iea.org/topics/energypoverty/>.

(2) Saura Estapa, J., El cumplimiento del protocolo de Kioto sobre cambio climatico, Publicacions de la Universitat de Barcelona, Barcelona, 2003, p. 9.

(3) World Energy Council (WEC), Highlight of the 21st World Energy Congress, Montreal 2010, 2010, p. 2.

(4) Ki-Moon, B., <<Secretary-General to Global Development Center: 'Energy is the Golden Thread' Connecting Economic Growth, Social Equity, Environmental Sustainability. Meetings Coverage and Press Releases>>.

(5) Goldthau, A., <<Governing Global Energy: Existing Approaches and Discourses>>, Current Opinion in Environmental Sustainability, vol. 3, no. 4 (2011), pp. 213-214.

(6) Kerebel, C., <<Qu'est-Ce Que La Gouvernance De L'energie? Les Termes Du Debat>>, en Kerebel, C. y Keppler, J. H. (eds.), La Gouvernance Mondiale De L'energie, Institut francais des relations internationales, Paris, 2009b, p. 23.

(7) Ibid., p. 33.

(8) Florini, A. y Sovacool, B. K., <<Who Governs Energy? The Challenges Facing Global Energy Governance>>, Energy Policy, vol. 37, no. 12 (2009), p. 1.

(9) Sovacool, B. K. y Florini, A., <<Examining the Complications of Global Energy Governance>>, J. Energy & Nat.Resources L., vol. 30 (2012).

(10) Bailis, R., <<Energy and Poverty: The Perspective of Poor Countries>>, en Galarraga, I.; Gonzalez-Eguino, M. y Markandya, A. (eds.), Handbook of Sustainable Energy, Edward Elgar Publishing, 2011, p. 507.

(11) SMIL, V., Energy Transitions ..., op. cit., pp. 17-18.

(12) SMIL, V., Energy in World History, Westview Press, Boulder, CO, 1994.

(13) Gatto, M., <<Sustainability: Is it a Well Defined Concept?>>, Ecological Applications, vol. 5, no. 4 (nov., 1995); Darnaculleta I Gardella, M., Recursos naturales y dominio publico: el nuevo regimen de demanio natural, Cedecs, Barcelona, 2000, pp. 52-53.

(14) Florini, A. y Sovacool, B. K., <<Bridging the Gaps in Global Energy Governance>>, Global Governance: A Review of Multilateralism and International Organizations, vol. 17, no. 1 (2011), p. 66.

(15) Ibid, p. 58.

(16) Cherp, A.; Jewell, J. y Goldthau, A., <<Governing Global Energy: Systems, Transitions, Complexity>>, Global Policy, vol. 2, no. 1 (2011), pp. 81-83.

(17) Florini, A. y Sovacool, B. K., <<Bridging the Gaps ...>>, loc. cit., p. 57.

(18) Chester, L., <<Conceptualising energy security and making explicit its polysemic nature>>, Energy Policy, vol. 38, no. 2 (February 2010), pp. 887-895.

(19) Yergin, D., The Quest: Energy, Security, and the Remaking of the Modern World, Penguin, 2011, pp. 266-267; Singh, B. K., India's Energy Security: The Changing Dynamics, Pentagon Press, 2010, p. 15.

(20) Yergin, D., The Quest ..., op. cit., p. 267.

(21) Singh, B. K., op. cit., p. 2.

(22) Winzer, C., <<Conceptualizing Energy Security>>, Energy Policy, vol. 46, 2012, pp. 36-48. Para un desarrollo sobre las estrategias energeticas de paises productores y consumidores vease el articulo de Palazuelos, E., <<Alternativas estrategicas en torno al petroleo y al gas natural, en Petroleo y gas en la geoestrategia mundial, Akal, Madrid, 2009>>, Relaciones internacionales: Revista academica cuatrimestral de publicacion electronica, no. 11 (2009), pp. 5-16.

(23) Florini, A., <<Global Governance and Energy>>, en C. Pascual y J. Elkind (eds.), Energy Security: Economics, Politics, Strategies and Implications, Brookings Institution Press, 2010: 151-152; Yergin, D., <<Ensuring Energy Security>>, Foreign Affairs (2006), pp. 69-82.

(24) Cherp, A. y Jewell, J., <<The Three Perspectives on Energy Security: Intellectual History, Disciplinary Roots and the Potential for Integration>>, Current Opinion in Environmental Sustainability, vol. 3, no. 4 (2011), pp. 208-209.

(25) Kuik, O. J.; Lima, M. B. y Gupta, J., <<Energy Security in a Developing World>>, Wiley Interdisciplinary Reviews: Climate Change, vol. 2, no. 4 (2011), p. 628.

(26) SovaCool, B. K., The Routledge Handbook of Energy Security, Routledge, 2011, pp. 11-31.

(27) Johansson, B., <<A Broadened Typology on Energy and Security>>, Energy, vol. 53, 2013.

(28) Vid. Sovacool, B. K., op. cit.; ang, B. W.; choong, W. L. y Ng, T. S., <<Energy Security: Definitions, Dimensions and Indexes>>, Renewable and Sustainable Energy Reviews, vol. 42, no. 2 (2015); winzer, C., op. cit.

(29) Sovacool, B. K., op. cit.

(30) Yergin, D., loc. cit., pp. 69-82.

(31) Cherp, A. y Jewell, J., <<The Concept of Energy Security: Beyond the Four As>>, Energy Policy, vol. 75, no. 12, 2014. Es interesante destacar como estos cuatro elementos coinciden con las areas identificadas como pilares de la gobernanza energetica y los retos de la seguridad energetica esto es, fiabilidad (seguridad), asequibilidad (acceso) y sostenibilidad (cambio climatico).

(32) Shaffer, B., Energy Politics, University of Pennsylvania Press, 2011, p. 91.

(33) Sovacool, B. K., op. cit., p. 9.

(34) Kerebel, C., <<Qu'est-Ce Que La Gouvernance De L'energie ...>>, loc. cit., p. 17.

(35) Goldthau, A. y Witte, J. M., <<From Energy Security to Global Energy Governance>>, Journal of Energy Security (2010).

(36) Sovacool, B. K., op. cit., p. 9.

(37) International Energy Agency (IEA), World Energy Outlook 2014, IEA, 2014, p. 73.

(38) Dubash, N. K. y Florini, A., <<Mapping Global Energy Governance>>, Global Policy, vol. 2 (2011), p. 9.

(39) Gaye, A., <<Access to Energy and Human Development>>, Human Development Report, vol. 2008, 2007, p. 4.

(40) Cherp, A. et al., <<Energy and Security>>, Global Energy Assessment (GEA) Toward a Sustainable Future, Cambridge University Press, 2012, p. 157

(41) Reddy, A. K. N., <<Energy and Social Issues>>, Energy and the Challenge of Sustainability. World Energy Assessment, UNPD, New York, 2000, <www.undp.org/content/dam/aplaws/publication/ en/publications/environment-energy/www-ee-library/sustainable-energy/world- energy-assessment-energy-and-the-challenge- of-sustainability/World%20Energy%20Assessment-2000. pdf>, p. 44.

(42) Florini, A., loc. cit., pp. 155-156; Cherp, A. et al., loc. cit., p. 153

(43) United Nations Department Of Economic And Social Affairs (UNDESA), Synthesis of Energy Related Issues Highlighted in National Reports of Rio+20, 2012.

(44) Pachuri, S. y Spreng, D., <<Measuring and Monitoring Energy Poverty>>, Energy Policy, vol. 39, no. 12, no. 12 (2011).

(45) Pachuri, S.; Spreng, D. and Cherp, A., <<Energy Security and Energy Access: Distinct and Interconnected Challenges>>, Current Opinion in Environmental Sustainability, vol. 3, no. 4 (2011).

(46) Estos sub-indicadores utilizan a su vez datos de acceso y de consumo energetico.

(47) International Energy Agency (IEA), World Energy Outlook 2011, IEA, 2011, pp. 668.

(48) Ibidem.

(49) Dubash. N. K. y Florini, A., loc. cit., p. 9.

(50) Wilson, E.; Rai, N. and Best, S., <<Sharing the Load: Public and Private Sector Roles in Financing Pro-Poor Energy Access>>, IIED, London, 2014.

(51) Sovacool, B. K., <<The Political Economy of Energy Poverty: A Review of Key Challenges>>, Energy for Sustainable Development, vol. 16, no. 3, 9 (2012), pp. 278-279.

(52) Gonzalez-Eguino, M., <<La pobreza energetica y sus implicaciones>>, 2014.

(53) Sovacool, B. K., <<The Political Economy of Energy Poverty ...>>, loc. cit.

(54) Para profundizar en la evolucion de las politicas sobre el clima vease O. Costa, <<Los regimenes internacionales del medio ambiente y las potencias emergentes. La provision multilateral de bienes publicos durante la transicion de poder>>, en Bouza Vidal, N.; Garcia Segura, C.; Rodrigo Hernandez (dir.), A. J. y Pareja, P. (coord.), La gobernanza del interes publico global, Tecnos, Madrid, 2015, pp. 313-332.

(55) Shaffer, B., op. cit., p. 105.

(56) Yergin, D., The Quest ..., op. cit., p. 474.

(57) Brown, M. A. y Sovacool, B. K., Climate Change and Global Energy Security: Technology and Policy Options, MIT Press, 2011, pp. 56-58; Sola Pardell, O., <<Desplazados medioambientales: una nueva realidad>>, Cuadernos Deusto de Derechos Humanos, no. 66 (2012), p. 20.

(58) Yergin, D., The Quest ..., op. cit., p. 434

(59) Gutierrez Espada, C.; Bermejo Garcia, R. y Lopez-Jacoiste Diaz, E., <<El Documento Final de la Cumbre Mundial 2005>>, UNISCI Discussion Papers, no. 10 (2006), pp. 135.

(60) Pachuri, R. K. et al., Climate Change 2014: Synthesis Report. Contribution of Working Groups I, II and III to the Fifth Assessment Report of the Intergovernmental Panel on Climate Change, 2014.

(61) Sovacool, B. K., <<An International Comparison of Four Polycentric Approaches to Climate and Energy Governance>>, Energy Policy, vol. 39, no. 6 (2011), p. 3834.

(62) Pachuri, R. K. et al., loc. cit.

(63) Yergin, D., The Quest ..., op. cit., p. 399.

(64) Anceschi, L. y J. Symons, J., Energy Security in the Era of Climate Change: The Asia-Pacific Experience, Palgrave Macmillan, 2011, p. 2.

(65) Yergin, D., The Quest ..., op. cit., p. 403.

(66) International Energy Agency (IEA), World Energy Outlook 2014 ..., op. cit., p. 608.

(67) Ibid., pp. 608-609.

(68) Yergin, D., The Quest ..., op. cit., pp. 403-406.

(69) Loperena Rota, D., <<El derecho al desarrollo sostenible>>, en Embid Irujo, A. (dir.), El derecho a un medio ambiente adecuado, Iustel, Madrid, 2008, p. 73; Para profundizar en estos tres conceptos vease Loperena Rota, D., <<Hacia un concepto util de desarrollo sostenible>>, IeZ: Ingurugiroa eta zuzenbidea= Ambiente y derecho, no. 1 (2003), p. 33-45.

(70) Ibarra Sarlat, R., <<El Mecanismo de Desarrollo Limpio. Estudio critico de su regimen juridico a la luz del imperativo de sostenibilidad>>, Revista Aranzadi de Derecho Ambiental, no. 20 (2012), p. 39.

(71) Hewson, M. y Sinclair, T. J., <<The Emerge of Global Governance Theory>>, en M. Hewson and T. J. Sinclair (eds.), Approaches to Global Governance Theory, Albany, State University of New York, 1999, p. 13.

(72) Wilkinson, R. y Hughes, S., <<Global Governance: A Preliminary Interrogation>>, en R. Wilkinson and S. Hughes (eds.), Global Governance: Critical Perspectives, Routledge, New York, 2002.

(73) Rosenau, J. N. y Czempiel, E. O., Governance without Government: Order and Change in World Politics, vol. 20, Cambridge University Press, 1992, pp. 311.

(74) Frei, C., <<Dossier Energy: Blueprint for a Global Energy Authority>>, Europe's World: Policy Dossier, 2007.

(75) Afectan a los principales actores de dicha gobernanza como la fragmentacion y la legitimidad vease Bouza Vidal, N.; Garcia Segura, C.; Rodrigo Hernandez (dir.), A. J. y Pareja, P. (coord.), op. cit.

(76) Luard, E. y Contin, A., Organismos Internacionales: El Marco Naciente De La Interdependencia, El Manual Moderno, 1979, p. 330.

(77) Kerebel, C., <<Pour Une Gouvernance Mondiale De L'Energie Renforcee>>, La Gouvernance Mondiale De L'energie, 2009.

(78) La definicion de <<regimen internacional>> mas aceptada es la de S. Krasner (1983) que lo define como <<los principios, normas, reglas y procedimientos de toma de decision, implicitos o explicitos, alrededor de los que convergen las expectativas de los actores en un area determinada de las relaciones internacionales>>. Krasner, S., <<Structural Causes and Regime Consequences: Regimes as Intervening Variables>> en Id. (ed.), International Regimes, Cornell University Press, 1983, p.2.

(79) Keohane, R. O., Despues De La Hegemonia, Cooperacion Y Discordia En La Politica Economica Mundial, Grupo editor latinoamericano, 1988, pp. 275-276.

(80) <<The Fifth World Power Conference>>, Journal I.E.E.E., 1956, p. 513.

(81) Kerebel, C., <<Qu'est-Ce Que ...>>, loc. cit., p. 15.

(82) Cherp, A.; Jewell, J. y Goldthau, A., loc. cit., pp. 77-79

(83) Bradford, C. I. y Linn, J. F., Global Governance Reform: Breaking the Stalemate, Brookings Institution Press, 2007, p. 1; Escribano, G., <<Fragmented Energy Governance and the Provision of Global Public Goods>>, Global Policy, vol. 6, no. 2 (2015), p. 97.

(84) Cherp, A.; Jewell, J. y Goldthau, A., loc. cit., p. 85

(85) Jong, S. de, <<Vers Une Gouvernance Mondiale De L'energie: Comment Completer Le Puzzle>>, International Development Policy I Revue Internationale De Politique De Developpement, no. 2 (2011).

(86) Biermann, F. et al., <<The Fragmentation of Global Governance Architectures: A Framework for Analysis>>, Global Environmental Politics, vol. 9, no. 4 (2009), pp. 14-40

(87) Cherp, A.; Jewell, J. y Goldthau, A., loc. cit., p. 75

(88) Keohane, R. O., op. cit., p. 315.

Leyenda: Grafico 1 : Elementos basicos del sistema energetico

Leyenda: Grafico 2. Dimensiones de la seguridad energetica en las definiciones segun el momento
Tabla 1. Clasificacion segun Cherp, Jewell y Goldthau

Areas         Contexto             Actores y organizaciones
              Historico

Seguridad     Las crisis del       -- Alianzas: OPEP, AIE y G8.
energetica    petroleo en los      -- Plataformas: Foro Internacional
              anos setenta.        de la Energia (FIE), OLADE y
                                   Organizacion de Cooperacion de
                                   Shangai (SCO).
                                   -- Acuerdos entre Estados.
Acceso a la   Enmarcado            -- Organizaciones Internacionales
energia       en la agenda         de Desarrollo, Bancos de
              internacional        Desarrollo Internacionales y
              del desarrollo de    Regionales, ONGs y Asociaciones
              los ochenta.         Multilaterales de Ayuda.
Cambio        La                   -- Estado-Naciones, Organizaciones
climatico     sostenibilidad       Intergubernamentales, ONGs
              medioambiental       y Asociaciones Transnacionales
              (1990-2000).         (IRENA, REEP).

Areas         Principales
              objetivos

Seguridad     Suministro de energia
energetica    global de manera
              estable y segura.

Acceso a la   Acceso a formas
energia       modernas de energia.

Cambio        Reduccion de
climatico     gases de efecto
              invernadero; bosques;
              uso adecuado de la
              tierra y adaptacion al
              cambio climatico.
Fuente: Elaboracion propia

Tabla 2. Clasificacion segun Florini y Sovacool

Areas              Desafios

Geopolitica y      -- Conflictos entre Estados por recursos energeticos.
Seguridad          energeticos.
                   --Vulnerabilidad de las infraestructuras energeticas
                   ante el terrorismo y perturbaciones por accidentes
                   industriales y cambio climatico.
                   --Expansion del uso civil de la energia nuclear y
                   necesidad de reforzar el regimen internacional de no
                   proliferacion (TNP).
                   -- Debilidad de la AIEA para llevar a cabo sus
                   mandatos.
                   -- Opacidad de las politicas energeticas de algunos
                   paises.
                   --Concentracion de las reservas internacionales
                   conocidas de petroleo en Estados impredecibles.
Economia           --Influencia de las regulaciones anacronicas, los
politica de la     obstaculos comerciales y los derechos de propiedad
energia            intelectual en la inversion.
                   -- No difusion de tecnologia entre paises por
                   barreras comerciales y costes de patentes.
                   -- Subvenciones a los combustibles fosiles y a la
                   energia nuclear.
                   --Impacto negativo de algunas normas comerciales de
                   la OMC sobre el fomento de buenas politicas
                   energeticas.
Externalidades     -- Multiples amenazas causadas por el cambio
transfronterizas   climatico.
                   -- Riesgos y contaminacion del uso de sistemas
                   energeticos.
                   --Coste de las externalidades negativas derivadas de
                   la dependencia de combustibles fosiles y de la
                   reduccion de emisiones de C[O.sub.2].
Desarrollo y       -- Pobreza energetica y acceso limitado a servicios
Energia            energeticos modernos.
                   --Necesidad de mas inversiones externas y de ayuda
                   al desarrollo para lograr una transicion hacia un
                   sistema energetico sostenible.
                   --Dependencia de los paises en desarrollo de
                   empresas extranjeras para la extraccion y los
                   derechos humanos en la industria de extraccion.
                   --Financiacion mayoritaria del Banco Mundial a
                   plantas de combustibles fosiles. Gestion del agua y
                   de la tierra por su influencia en:
Asuntos            -- Presas hidroelectricas
emergentes en      -- Transporte de combustibles
la gobernanza      -- Plantas termoelectricas
global y en        -- Instalaciones de petroleo y gas, refinerias,
las politicas      destilerias de etanol e industria
energeticas        -- Mecanismos para solucionar los conflictos
                   transnacionales sobre agua
                   -- Necesidad de redes internacionales de expertos

Fuente: A. Florini and B. K. Sovacool(15).
COPYRIGHT 2016 Servicio de Publicaciones de la Universidad de Navarra
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2016 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:del Rio, Belen
Publication:Anuario Espanol de Derecho Internacional
Date:Jan 1, 2016
Words:14872
Previous Article:La capacidad ofensiva de los interceptores cineticos exo-atmosfericos en el marco del Derecho espacial y humanitario: usos y restricciones.
Next Article:Los instrumentos de gestion de las fronteras exteriores de la Union Europea ante los flujos migratorios masivos.
Topics:

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2019 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters