Printer Friendly

La gesta epica (y lirica) del bisabuelo de Borges.

Somos nuestra memoria, somos ese quimerico museo de formas
inconstantes, ese monton de espejos rotos.
("Cambridge", OP 324)


Las referencias de Borges a su bisabuelo son constantes en su poesia. El coronel Manuel Isidoro Suarez (1799-1846) es un personaje que la voz poetica busca simbolizar permanentemente porque su figura, hoy mitica, trae consigo un conjunto de significados que le permiten ubicarse en la historia y repensar su presente. Con acierto, Piglia ha senalado la importancia decisiva que, en la escritura de Borges, ocupa el rastreo de los ancestros donde "las relaciones de parentesco son metaforas de todas las demas" (3). Mas alla de poder encontrarlo o no, Borges siempre va en busca de algo mayor, un arquetipo, una idea, un ejemplo. El coronel Suarez fue, en realidad, el verdadero heroe de Junin, el penultimo enfrentamiento contra los espanoles antes de lograr la independencia americana. Despues de dicha batalla, se cuenta que Bolivar pronuncio las siguientes palabras: "Ved aqui senores que cuando la historia registre la gloriosa batalla de Junin, si es justa y severa, atribuira todo el honor de ella al valor y la audacia de este joven coronel y a vosotros que no os denominareis Husares de la Guardia, desde hoy sereis Lanceros de Junin" (citado en Mackeprang 57). (1)

Este ensayo se ha propuesto comentar los poemas que hacen referencia a dicho personaje para observar en ellos la configuracion de un modelo de subjetividad cuya historia, por alguna razon, siempre interpela a la voz poetica. Si Borges recurrio una y otra vez a la figura de este bisabuelo, lo hizo porque sentia que este traia consigo un conjunto de significados que confrontaban su identidad con una especie de verdad capaz de trascender el tiempo y el espacio. De hecho, el fantasma del bisabuelo pareceria activar algun tipo de falta, o de deuda, que Borges se encargo de glosar, no en uno, sino en varios de sus poemas y prosas. Reflexionar sobre las razones de ese impacto, vale decir, sobre aquello que puede localizarse a traves de ella, es el objetivo de este ensayo. (2)

Comencemos con un primer texto. "Pagina para recordar al coronel Suarez, vencedor de Junin" es un famoso poema, escrito a manera de epitafio, que fue publicado en Sur en 1954 e incluido en El otro, el mismo, en 1964. No es, ciertamente, el primer poema que le dedico a su bisabuelo (el primero se encuentra nada menos que en su primer libro), pero me parece pertinente comenzar con el porque creo que servira como una buena introduccion al argumento que pretendo desarrollar. Su inicio es asi:
Que importan las penurias, el destierro,
la humillacion de envejecer, la sombra creciente
del dictador sobre la patria, la casa en el Barrio del Alto
que vendieron sus hermanos mientras guerreaba, los dias inutiles
(los dias que uno espera olvidar, los dias que uno sabe que olvidara),
si tuvo su hora alta, a caballo,
en la visible pampa de Junin como en un escenario para el futuro,
como si el anfiteatro de montanas fuera el futuro. (OP 192)


El poema parte de un viejo topico literario (Vanitas vanitatis) para iniciar una reflexion sobre la banalidad del mundo. Con amargura, la voz poetica constata que lo que suele triunfar en la vida es la vanidad, las relaciones de poder y los malos tratos. La historia humana--pareceria decir el poema--la escriben solo los vencedores. Con sobriedad, los versos manifiestan su frustracion y disgusto ante la usura, las penurias y el surgimiento de regimenes autoritarios. La retorica de los versos esta dispuesta para criticar los intereses banales y para sostener la opcion por la vida noble.

Sin embargo, y como en toda la literatura de Borges, el poema no se queda en lo puramente historico y se propone avanzar hacia otros derroteros. Sarlo, en efecto, ha notado que todas las historias de duelos y muertes adquieren, en esta literatura, una proyeccion metafisica (184). Desde ahi, el poema constata, en primer termino, el duro paso del tiempo, el inevitable cambio de las cosas y la humillacion de envejecer. Mas aun, podriamos decir que el objetivo consiste en recolocar un hecho historico muy puntual en una dimension temporal distinta. Sin embargo, con dolor, los versos tambien confirman que a pesar de que una rosa ha florecido, algo fatal va tomando la realidad y una vision esceptica intenta siempre imponerse sobre todo lo realizado.

De todas formas, debemos notar que la fatalidad no es el sentido ultimo del poema. Aunque lo falso, lo ilusorio o lo injusto luchan por ganar la partida, los versos apuntan hacia algo mayor y, en ese afan, localizan un hecho que parece salirse del tiempo y que se resiste a volverse nada. Se trata de un suceso singular, la irrupcion de un momento que interrumpe la continuidad de la historia para mostrar su caracter trascendental y su particularidad: "Que importa el tiempo sucesivo si en el / hubo una plenitud, un extasis, una tarde" (OP 192).

En realidad, nos encontramos aqui ante la poetica del "instante" tan presente en toda la literatura de Borges. Definamos esto de manera muy simple: el "instante" emerge para nombrar una potencia decisiva de la vida humana; es un momento de verdad que vence la finitud del tiempo y que no puede borrarse. No importan entonces las penurias ni el destierro, si se ha sido participe de un momento asi. Este es un poema que afirma que, en la batalla de Junin, el coronel Isidoro Suarez vivio su instante. Desde ahi, Yurkievich ha fraseado asi buena parte del proyecto poetico de Borges: "Frente al tiempo horizontal, al extenso de la cronologia, hay otro vertical, en profundidad: el instante del extasis, inmovil, que se desprende de la temporalidad para cobrar existencia autonoma" (127).

Rapidamente, sin embargo, los versos dejan la elucubracion filosofica, regresan a la historia y despliegan un conjunto de recursos retoricos para dar cuenta de algunos hechos significativos de la batalla. Recordemos: el 6 de agosto de 1824 el ejercito espanol (comandado por Canterac) y el latinoamericano (comandado por Bolivar) se encontraron, bajo el sol de las tres de la tarde, en unas pampas de la sierra central del Peru, a mas de 4.000 metros de altura. La historia cuenta que el enfrentamiento fue corto y silencioso. Los versos describen la batalla como una de lanzas en la que no retumbo ni un solo tiro.

El punto, sin embargo, consiste en recalcar que ese dia ocurrio una victoria inesperada. Algunos analistas han sostenido que Bolivar dispuso mal la ubicacion de sus soldados y por eso, muy pronto, las tropas americanas quedaron acorraladas. Todo se volvio mucho mas grave porque los generales patriotas Necochea y Olavarria quedaron heridos desde el comienzo y fueron tomados prisioneros. Sin embargo, cuando todo parecia perdido, vale decir, cuando las fuerzas independentistas ya estaban debilitadas, aparecio subitamente un batallon de caballeria--denominado los Husares--que ataco a los realistas por un flanco descuidado y consiguio reagrupar las fuerzas patriotas. El bisabuelo de Borges fue, nada menos, quien estuvo al mando de ese batallon. (3) De manera cinematografica, el poema intenta presentar los hechos en lo real de su drama y con mucha solemnidad retorica: "su voz gritando a los peruanos que arremetieran, / la luz, el impetu y la fatalidad de la carga, / el furioso laberinto de los ejercitos" (OP 193).

Los versos respetan la leyenda historica y cuentan que, en un acto salvaje, pero heroico, el coronel Suarez atraveso con una lanza al espanol que tenia preso a Olavarria para liberarlo y continuar peleando con el. Al poco tiempo, la victoria fue sorpresiva y los versos lo cuentan asi:
el godo que atraveso con el hierro,
la victoria, la felicidad, la fatiga, un principio de sueno,
y la gente muriendo entre los pantanos,
y Bolivar pronunciando palabras sin duda historicas
y el sol ya occidental y el recuperado sabor del agua y del vino... (OP
193)


Notemos que, hasta aqui, la recuperacion del relato historico ha sido narrada por una voz impersonal que no ha revelado su identidad. Al poema, sin embargo, le interesa afirmar que todo lo contado es el testimonio de alguien impactado por esa marca de un acto heroico que funciona como un momento trascendental y mayor. No se trata entonces de cualquier historia de un viejo libro de texto, sino del hilo de una herencia con la que se debe lidiar de alguna manera. Una tacita voz desde lo antiguo la sangre llega, dice el verso. Digamos entonces que la voz poetica emerge como el hiato que media entre la epica del pasado y la situacion cotidiana del presente personal. Esta es una voz que se siente inserta y no inserta en dos tiempos a la vez.

El poema termina con hermosos (aunque durisimos) versos que llaman la atencion por la combinacion de dimensiones politicas y metafisicas. Algunos han dicho que Borges fue un autor alejado de temas politicos, pero este poema parece funcionar de otra manera. Los versos alientan la necesidad de resistir al vencedor y lo hacen a traves de una sentencia solemne: La batalla es eterna. Es decir, la sociedad (y el tiempo) se presentan como una incansable lucha de poderes y un permanente antagonismo de intereses.Analicemos mas detenidamente: si "batalla" es un significante historico, "eterna" es uno de corte metafisico y, asi, quedan reunidas ambas dimensiones que han venido desarrollandose siempre en tension a lo largo del poema.
La batalla es eterna y puede prescindir de la pompa
de visibles ejercitos con clarines;
Junia son dos civiles que en una esquina maldicen a un tirano,
o un hombre oscuro que se muere en la carcel. (OP 193)


Insistamos: los versos finales neutralizan cualquier estetizacion idealizada del pasado y lo hacen para marcar el incesante conflicto de la historia. De hecho, buena parte de la fuerza estetica de este poema consiste en desestabilizar la nocion de un presente armonico pues, mas bien, interesa mostrar como este siempre se constituye a partir de viejas dinamicas del pasado. Desde este punto de vista, el significante "Junin" deja entonces de referirse a una batalla de la historia y consigue expandirse hacia todas las luchas emancipadoras del presente. Junin, en este poema, refiere a una verdad subjetiva, pero tambien a un hecho politico siempre actuante. (4) Resulta claro que nos encontramos ante un texto que si bien observa hiatos en los tiempos de la historia tambien se encarga de subrayar las continuidades de sus demandas. Esta imagen de un momento que, por su caracter heroico, puede atravesar varios tiempos, tambien podemos encontrarla en este otro poema titulado "Coronel Suarez" publicado en La moneda de hierro en 1976. Sus dos primeras estrofas son las siguientes:
Alta en el alba se alza la severa
faz de metal y de melancolia.
Un perro se desliza por la acera.
Ya no es de noche y no es aun de dia.
Suarez mira su pueblo y la llanura
ulterior, las estancias, los potreros,
los rumbos que fatigan los reseros,
el paciente planeta que perdura. (OP 479)


En las dos primeras estrofas, Suarez emerge como un personaje que, en el medio de la cotidianeidad, se encuentra recordando su pasado y, en el, un hecho heroico. Nuevamente, el soneto yuxtapone tiempos y espacios distintos. Por un lado, presenta el sitio donde se genera el recuerdo (la casa de la vejez) y, por otro, todo se retrotrae al propio lugar de la batalla. Triunfo y derrota, coraje y soledad, son contrastes que Barrenechea insiste en subrayar en toda la literatura de Borges (1016). El poema, sin embargo, subraya que hay algo en la historia que no es sucesivo y que es capaz de salirse de la cuenta normal del tiempo. Digamos que su efecto estetico surge de la alusion hacia algo heroico que se contrapone con los hechos ordinarios anclados en la cotidianeidad del tiempo. El poema termina asi:
Detras del simulacro te adivino,
oh joven capitan que fuiste el dueno
de esta batalla que torcio el destino:
Junin, resplandeciente como un sueno.
En un confin del vasto Sur persiste
esa alta cosa, vagamente triste. (OP 479)


En estos versos, el tiempo heroico vuelve a combinarse con el presente cotidiano no solo del coronel Suarez sino, ademas, de una voz poetica que insiste en interrogar tanto al pasado como a si misma. Hay que notar que la aparicion de un verbo en presente del indicativo muestra que la estetica del recuerdo solo ocurre en funcion del interes por demostrar una decisiva actualidad. En estos versos, el rol de esta voz es mas claro y protagonico. De hecho, no es este solo un poema sobre el mencionado coronel sino tambien (o, sobre todo) es un texto cuyo coprotagonista tambien parece ser esa voz realmente impactada por la vida de dicho personaje. Se trata, entonces, de alguien que siente la gran irradiacion del pasado sobre si mismo, una herencia que no sabe como actuar como relevo.

En todo caso, el poema concluye sosteniendo que hay algo en la historia que insiste (persiste, dice el verso) en mostrar su brillante singularidad. A pesar de ello, ese hecho se encuentra calificado como triste. Como en muchos otros poemas de Borges, esta es una voz que marca una imposibilidad y que nunca puede constituirse plenamente; una voz que siempre habla desde la falta y que configura el pasado como un tipo de perdida. Expliquemonos mas: hablar desde la falta es hablar desde el relevo de una deuda con la historia. Hablar desde la falta significa no saber como hilvanar una herencia. Hablar desde la falta implica, en ultima instancia, hablar desde una cierta imposibilidad de redencion. Los poemas hacen explicita dicha carencia. Esta necesidad de marcar este tipo de perdida existencial podemos observarla en el siguiente poema, titulado "Inscripcion sepulcral" y publicado en el libro Fervor de Buenos Aires en 1923 y cuya version en la Obra poetica de 1989, dice asi:
Dilato su valor sobre los Andes.
Contrasto montanas y ejercitos.
La audacia fue costumbre de su espada.
Impuso en la llanura de Junin
termino venturoso a la batalla
y a las lanzas del Peru dio sangre espanola.
Escribio su censo de hazanas
en prosa rigida como los clarines belisonos.
Eligio el honroso destierro.
Ahora es un poco de ceniza y de gloria. (OP 29)


Nuevamente, el coronel Suarez es representado como un personaje heroico. Los versos lo figuran como un militar de gran experiencia que alcanzo en Junin su hazana mas importante. Este hecho, sin embargo, no implico una vida al margen de desilusiones e injusticias. El poema cuenta que Suarez eligio el destierro antes que someterse al tirano y aqui el dramatico final de su existencia (soledad, impotencia, derrota ultima) se convierte, sin duda, en el segundo hecho heroico a lo largo de su vida. Es decir, al triunfo de Junin se le anade lo honroso de su dignidad personal, su actitud consecuente, su permanente lucha politica. Aunque hoy sea solo polvo o ceniza, el poema vuelve a insistir en que el personaje dilato su valor a lo largo de la historia y que hay algo de el que vive mas alla de la muerte.

Desde este punto de vista, la figura del coronel Suarez en estos poemas termina convertida en una especie de arquetipo, un signo de valor a pesar del rencor que la historia acumula. Las imagenes insisten en confrontarnos ante una especie de "acto heroico", ese acto, libremente escogido, que marca para siempre y ante el cual no hay vuelta atras. Un acto "que no solo define mi destino: se convierte tambien en mi cicatriz, mi llaga, mi estigma, mi ser para otros, mi existencia como personaje en una historia" (Jameson 28-29).

Volvamos a preguntarnos por que la figura del bisabuelo es un hecho recurrente y tan profundamente significativo en la poesia de Borges. De hecho, el mismo siempre subrayo que, mas que vivir, se habia dedicado a pensar muchas cosas y, de hecho, la gesta de Junin parece haber sido una de ellas. En uno de sus poemas mas hermosos (el segundo de "Two English Poems"), cuando la voz no se cansa de enumerar una sucesion de ofrecimientos imposibles (se trata de un intenso poema de amor), podemos leer lo siguiente:
I offer you my ancestors, my dead men, the ghosts that living men have
honoured in bronze: my father's father killed in the frontier of Buenos
Aires, two bullets through his lungs, bearded and dead, wrapped by his
soldiers in the hide of a cow; my mother 's grandfather--just
twenty-four--heading a charge of three hundred men in Peru, now ghosts
on vanished horses. (OP 180) (5)


En estos versos, el recuerdo del bisabuelo emerge como el desgarrado intento de afirmar una especie de continuidad temporal frente a un presente que probablemente se experimenta como desconectado y roto. Esta historia se vuelve, otra vez, uno de los objetos mas preciados que la voz poetica puede ofrecerle a la amada en su intento por convocarla y retenerla. El amor, sin embargo, aparece como un acto excesivo que, al salirse de la realidad, anuncia la otra margen. Las imagenes, en efecto, instalan un deseo totalizador que quiere abolir el tiempo porque trae consigo una verdad. En estos versos, el amor se presenta como una fantasia de plenitud, justamente, porque el sujeto se sabe incompleto.

La admiracion profunda de Borges hacia su bisabuelo puede entenderse, por un lado, como la declaracion de una fidelidad, vale decir, de la reafirmacion vital de una herencia pero, por otro, como la propia dificultad de realizar un acto heroico y la aceptacion del otro en su otredad (Zizek 17). Amar es "dar lo que no se tiene", sostuvo Lacan, con el objetivo de marcar que lo importante es el riesgo y el exceso, aunque Borges constataba que algo de ese riesgo era imposible en su vida. En un soneto titulado "1964", sostuvo casi lo mismo: "Nadie pierde [... ] sino lo que no tiene y no ha tenido/nunca..." (OP 248). Y en "Amorosa anticipacion" (1925) habia escrito ya: "me daras esa orilla de tu vida que tu misma no tienes" (OP 69).

Piglia ha senalado tambien que el culto al coraje y a los libros divide y descentra la obra de Borges (4) y, de hecho, es posible notar como los poemas del bisabuelo reescriben aquel viejo topico de "las armas y las letras" que, desde el arte del Renacimiento, promovia la articulacion entre la accion y el pensamiento. Un conjunto de preguntas entonces saltan al instante: La pura accion nos quita profundidad? La excesiva conciencia nos hace cobardes? La aspiracion al equilibrio es sino otro fantasma inutil?

De todas formas, por su caracter heroico, por su valentia moral, la figura del Coronel Suarez siempre emerge como una imagen de contraste capaz de revelarle, a la voz poetica, su falta de accion, su desequilibrio y su precariedad. Es por eso que todos estos poemas presentan su figura como un arquetipo que si, por un lado, enorgullece al enunciador, por otro, no puede dejar de perturbarlo siempre. (6)

Como sabemos, Borges fue un poeta que hizo del verso no solo una solida construccion formal sino un instrumento de pregunta e indagacion. En todos estos poemas, la historia del bisabuelo sirve para terminar teorizando una dimension de la dinamica misma de la historia humana. Borges supo bien que toda alusion a la historia traia consigo un alto contenido politico aunque su propuesta apuntara mas al mito que a la historia, junin fue una batalla, pero en los versos la convirtio en un arquetipo capaz de dar cuenta de la entrega a una causa, del deber cumplido, del honor del que el ser humano puede ser capaz. Como hemos visto, a traves de la recuperacion de una vieja historia epica, el significante "Junin" sirve para nombrar el "eterno retorno", "la repeticion de lo infinito" pero tambien la negatividad del poder y la resistencia politica. Borges sostiene que la historia es siempre una lucha, pero lo hace mediante imagenes simbolicas y metafisicas que retoman el relato historico para situarse mas alla de el. De hecho, en el poema "Ajedrez", publicado en El hacedor, en 1960, encontramos los siguientes versos:
Cuando los jugadores se hayan ido,
cuando el tiempo los haya consumido,
ciertamente no habra cesado el rito.

En el Oriente se encendio esta guerra
cuyo anfiteatro es hoy toda la tierra.
Como el otro, este juego es infinito. (OP 122)


Como lo han senalado muchos criticos, Europa es un texto inmenso en la literatura de Borges: un texto que tiene que ser leido y descifrado a pesar de sus multiples aristas y espejos. Borges, en efecto, siempre juega y discute con la cultura occidental, pero cuando se confronta ante hechos americanos ese juego parece detenerse. Lo americano es aquello que suele escaparse de lo puramente textual, algo tragico que tiene que ver con los limites de una herencia en el contexto de una identidad precaria e imposible. Como lo ha sostenido Cornejo Polar, frente a lo americano no parecen hablar aqui espejos y mascaras, sino una trama que se siente interpelada por el devenir de los hechos historicos. En estos poemas, nos encontramos ante el agonico modo del existir en el vasto horizonte de la lucha politica (32). Como en el importante "Poema conjetural", vale decir, como una especie de destino fatal, Borges siempre termina por encontrarse con su destino sudamericano. (7)

Por eso mismo, en su famoso ensayo titulado "Nueva refutacion del tiempo", Borges establece una posicion sobre el problema de la sucesividad y la repeticion del tiempo. Ahi podemos leer lo siguiente:
El quinto parrafo del cuarto capitulo del tratado Sanhedr?n de la
Mishnah, declara que, para la Justicia de Dios, el que mata a un solo
hombre, destruye el mundo; si no hay pluralidad, el que aniquilara a
todos los hombres no serla mas culpable que el primitivo y solitario
Cain, lo cual es ortodoxo, ni mas universal en la destruccion, lo que
puede ser magico. Yo entiendo que asi es. Las ruidosas catastrofes
generales--incendios, guerras, epidemias--son un solo dolor,
ilusoriamente multiplicado en muchos espejos. (OC763)


El ejemplo bien podria servir para marcar su contrario: aquel que tiene coraje para defender grandes ideales demuestra que el valor es posible a todos los hombres. El hombre que toma una decision demuestra que todos pueden hacerlo. Para Borges, en efecto, un hombre siempre puede ser dos hombres, un libro todos los libros, una tarde, todas las tardes. Recordemos algunos versos del poema titulado "Tu": "Un solo hombre ha nacido, un solo hombre ha muerto en la tierra. // Afirmar lo contrario es mera estadistica, es una adicion imposible" (OP 388).

Desde aqui, podemos concluir afirmando que, para Borges, el tiempo no puede ser entendido como una sucesion de momentos indivisibles ni como un simple eslabon en el que se encadenan hechos diversos, sino como un "continuum" que siempre puede ser interrumpido por hechos memorables que se vuelven autonomos y a los que ya nada puede destruir. Para el autor, en esos instantes el tiempo sucesivo es abolido pues surge algo que parece ser el signo de una especie de eternidad. Dice Borges:
Niego, en un numero elevado de casos, lo sucesivo; niego, en un numero
elevado de casos, lo contemporaneo tambien. El amante que piensa
Mientras yo estaba tan feliz, pensando en la fidelidad de mi amor, ella
me enganaba, se engana: si cada estado que vivimos es absoluto, esa
felicidad no fue contemporanea de esa traicion; el descubrimiento de
esa traicion es un estado mas, inepto para modificar a los
"anteriores", aunque no a su recuerdo. La desventura de hoy no es mas
real que la dicha preterita. Busco un ejemplo mas concreto. A
principios de agosto de 1824, el capitan Isidoro Suarez, a la cabeza de
un escuadron de Husares del Peru, decidio la victoria de Junta; a
principios de agosto de 1824, De Quincey publico una diatriba contra
Wilhelm Meisters Lehrjahre; tales hechos no fueron contemporaneos
(ahora lo son), ya que los dos hombres murieron, aquel en la ciudad de
Montevideo, este en Edimburgo, sin saber nada el uno del otro... Cada
instante es autonomo. Ni la venganza ni el perdon ni las carceles ni
siquiera el olvido pueden modificar el invulnerable pasado [...] no hay
esa historia, como no hay la vida de un hombre, ni siquiera una de sus
noches; cada momento que vivimos existe, no su imaginario conjunto. (OC
762)


Digamos que, para Borges, al interior del tiempo, una parte puede dejar de coincidir con el todo. Su proyecto consiste en apropiarse de una referencia politica para activar con ella una batalla literaria o filosofica y para transformarla en el simbolo de algo mayor. (8) Hay momentos--sostiene Badiou--en los que asistimos a una "esencia intemporal del tiempo" (8). Por eso mismo, recordada permanentemente con intenso fervor ("vaga gente que prosigue en mi carne", dice en otro poema, "Los Borges"), la historia del bisabuelo salta entonces desde el pasado hacia el presente para interpelarlo con radicalidad, para horadar su profunda soledad, pero tambien para mostrarle la infinitud de lo finito, el valor de lo heroico, la posibilidad--siempre abierta--de que la contingencia y el coraje puedan llegar a neutralizar la fatalidad del tiempo (y del poder).

OBRAS COMPLETAS

Badiou, Alain. Filosofia y psicoanalisis. Buenos Aires: LaMarca, 2013.

Balderston, Daniel. "Borges en el mundo, el mundo en Borges". Revista Chilena de Literatura 96 (2017): 55-66.

Barrenechea, Ana Maria. "Jorge Luis Borges y la ambivalente mitificacion de su abuelo paterna". Nueva Revista de Filologia Hispanica 40.2 (1992): 1005-24.

Biedma, Jose J. Suarezy Olavarria: Memorias y bosquejo biografico. Buenos Aires: Cabaut y Cisa, 1909.

Blanco Amores de Paguella, Angela. "Los temas esenciales". Expliquemonos a Borges como poeta. Compilacion y prologo de Angel Flores. Mexico: Siglo XXI, 2007.89-108.

Borges, Jorge Luis. Obra poetica. Buenos Aires: Emece, 1989.

--. Obras completas. Buenos Aires: Emece, 1974.

Cornejo Polar, Antonio. "Clave americana para leer a Borges". Nuevo Texto Critico 4.8 (1991): 23-32.

de la Barra, Felipe. La campana de Junin y Ayacucho. Lima: Publicaciones de la Comision Nacional del Sequisentenario de la Independencia del Peru, 1974.

Dominguez, Luis L. El coronel Manuel Isidoro Suarez. La Plata: Taller de Publicaciones, 1904.

Jameson, Fredric. Las antinomias del realismo. Madrid: Akal, 2018.

Mackeprang, Guillermo Francisco. Coronel Isidoro Suarez: Vencedor en Junin y Ayacucho. Buenos Aires: Dunken, 2010.

O'Hara, Edgar. "Borges, el mismo". Tercio incluido: las voces portenas. Fotografias de Herman Schwarz. Lima: Lluvia Editores, 1999.

Piglia, Ricardo. "Ideologia y ficcion en Borges". Punto de Vista. Revista de Cultura 2-5 (1979): 3-6.

Sarco, Alvaro. "Borges y el Peru". <http://alvarosarco.blogspot.com/2010/08/borges-y-el-peru.html>

Sarlo, Beatriz. Borges, un escritor en las orillas. Buenos Aires: Ariel, 1995.

Yurkievich, Saul. Fundadores de la nueva poesia hispanoamericana: Vallejo, Huidobro,Borges, Girondo,Neruda,Paz. Barcelona: Banal, 1978.

Zizek, Slavoj. Acontecimiento. Madrid: Ensayo Sexto Piso, 2014.

Victor Vich

Pontificia Universidad Catolica del Peru

(1) Biedma y Dominguez han escrito sendos apuntes biograficos. El mas reciente es el de Mackeprang. Ahi se cuenta que, a los quince anos, Suarez ingreso al famoso regimiento "Granaderos a caballo" fundado por San Martin y participo del Ejercito Libertador peleando en Chile y en el Peru. Luego de la batalla de Ayacucho, la nacionalidad peruana le fue otorgada. Sin embargo, Suarez opto por seguir luchando y participo en diversas batallas en el Brasil y en Paraguay. De regreso a la Argentina, fue un protagonista importante durante las guerras civiles. Murio en el exilio, en Montevideo, en 1846.

(2) Este trabajo puede funcionar como paralelo al que Ana Maria Barrenechea escribio en 1992 sobre los poemas dedicados al abuelo, Francisco Borges, que tambien recorren toda su obra y dan cuenta de motivos muy parecidos.

(3) El General Felipe de la Barra lo establece asi: "Si Suarez se mantiene impasible esperando ordenes que nunca hubieran llegado, lo que no debe hacer jamas un jefe de caballeria, dada la rapidez con la que se precipitaban los acontecimientos en el Arma, los realistas habrian acabado en pocos momentos mas con el ultimo jefe patriota" (159).

(4) Esta palabra aparece en otros poemas, pero no refiere a la batalla en el Peru ni a este bisabuelo sino al abuelo paterno y a una localidad en la Argentina con el mismo nombre donde este vivio un tiempo. "Deseo llamar la atencion sobre el hecho de que la palabra Junin convoca por su sola presencia no las dos genealogias de Jorge Luis Borges, sino los dos lugares geografica e historicamente en versos (la batalla en que Bolivar sella la liberacion de America en 1824--junto con la hazana de Sucre en Ayacucho--y las sordidas luchas de frontera" (Barrenechea 1022).

(5) Una traduccion (construida gracias al apoyo de varios amigos) puede ser la siguiente: "Te ofrezco mis ancestros, mis muertos, los fantasmas que los vivientes han honrado en el bronce: el padre de mi padre muerto en la frontera de Buenos Aires, dos balas travesandole los pulmones, barbudo y muerto, envuelto por sus soldados en el cuero de una vaca; el abuelo de mi madre--con apenas veinticuatro anos--encabezando una carga de trescientos hombres en el Peru, ahora fantasmas en caballos desvanecidos".

(6) Edgar O'Hara y Herman Schwarz visitaron a Borges en los anos 80 y la siguiente cita surge de la cronica de ese encuentro: "Al saber que eramos peruanos recordo nuevamente a su bisabuelo, el coronel Suarez, peleando en la pampa de Junin. Le hubiera gustado ser el? Habria encontrado el sentido de su vida siendo Suarez, ya que siendo Borges no lo hallo?" (O'Hara 21).

(7) Balderston y Sarlo han discutido el tema con profundidad.

(8) Al respecto dice Angela Blanco: "Y es que Borges, tanto en sus ensayos como en sus cuentos, o en sus poemas, no se aleja mucho de sus concepciones filosoficas. En ninguno de ellos es, sin embargo, rigurosamente un filosofo. Pero en casi todas sus lineas es, casi siempre, un poeta" (94).
COPYRIGHT 2019 University of Pittsburgh, Borges Center
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2019 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Vich, Victor
Publication:Variaciones Borges
Date:Jul 1, 2019
Words:4972
Previous Article:Editor's Note.
Next Article:Una leyenda celta ante la zarza ardiente: el dispositivo judaico-irlandes como interpelacion nacional en Borges.

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2020 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters