Printer Friendly

La filosofia luliana en la universidad durante los siglos XV y XVI.

Resumen: Este articulo estudia el desarrollo de la filosofia luliana en las Universidades durante los siglos XV y XVI, de acuerdo con algunas distinciones entre profesores de lulismo, profesores influidos por Llull (que explicaron lulismo mezclado con otras doctrinas) y un tercer modelo, integrando ambos precedentes. En este articulo se estudian las sendas del lulismo en la Universidad, explicando las transformaciones desde la Edad Media tardia hasta el Racionalismo, en los campos de la logica, la epistemologia y la metafisica.

Palabras clave: Lulismo, universidad, escolastica, logica, metafisica.

Abstract: This article studies the development of Lullian philosophy in universities during the 15th and 16th centuries, distinguishing between professors of Lullism, professors influenced by Llull (that explained Lullism mixed with other doctrines), and a third model that integrated both approaches. This article also studies the trajectory of Lullism within the university setting, explaining its transformations in Logic, Epistemology and Metaphysics from late-Middle Ages to Rationalism.

Keywords: Lullism, university, scholasticism, logics, metaphysics.

Lullian philosophy in universities of the 15th and 16th centuries

La filosofia luliana, al igual que la teologia inspirada en Llull, se abrio camino--tras la muerte del Doctor Iluminado--de formas muy variadas. Entre ellas, sobresale su exposicion en escuelas, conventos, cenaculos y universidades. Esta ultima forma de propagacion tuvo muchos problemas, a raiz de la condena del inquisidor Nicolau Eimeric. Sin embargo, en el seno de las universidades (1), el lulismo desarrollo, en los siglos XV y XVI, un curioso papel como via u opinion distinta a las propias de la escolastica del momento (nominalismo, tomismo, escotismo ...), en la cual puede separarse epistemologica y pedagogicamente con cierta facilidad la filosofia de la teologia.

En este trabajo se ponen las bases para el estudio de la integracion del lulismo en la escolastica filosofica de la universidad tardo-medieval y renacentista (2), fruto de un trabajo de analisis textual y de archivo, que pretende ofrecer una vision de sintesis, con algunas novedades, sobre esta cuestion frecuentemente desatendida y, por lo general, inexplorada (3).

El lulismo filosofico universitario en el siglo XV

La explicacion filosofica del lulismo durante el siglo XV se llevo a cabo de dos maneras diferentes: a traves de la integracion de las ideas de Llull en los cursos filosoficos ordinarios y mediante la creacion de cursos especificos de filosofia luliana dispuestos para la ensenanza universitaria.

En cuanto a los primeros, cabe distinguir entre aquellos cursos eclecticos en los que el lulismo era una doctrina que convivia con las otras (vg. Heymericus de Campo) y aquellos en los que los maestros partian de Llull para construir su propia filosofia (vg. Ramon Sibiuda). Con respecto a los segundos, cabe senalar la presencia de profesores de filosofia luliana en instituciones como la Escuela luliana de Barcelona o el Estudio General Luliano de Mallorca.

La integracion del lulismo en los cursos filosoficos

Dos variables pusieron de relieve las diferencias de planteamiento en la filosofia del momento: por una parte, la mayor o menor cercania del lulismo al aristotelismo y, por otra, la mayor o menor incidencia del Arte como nucleo del pensamiento filosofico luliano. Si Schmitt (4) mostro la presencia de varios Aristoteles en los siglos XV y XVI, tambien esta centuria tuvo a varios Raimundos Llull (el mistico, el metafisico, el logico ...) que deben estudiarse detalladamente (5).

En la obra de Llull puede verse una progresiva adopcion del lexico de la filosofia universitaria de base aristotelica, de modo que el maridaje que los autores del XV hicieron entre el Doctor Iluminado y el Estagirita era una mezcla muy personal, aunque no exenta de puntos de conexion, especialmente en la obra tardia de Llull. Con todo, cuanta mayor fue la armonizacion humanista entre ambos, mas difuminados estaban los rasgos especificamente lulianos, especialmente la estructura del Arte. En cambio, cuando apostaron por la construccion de una filosofia de base luliana, los elementos aristotelicos desaparecieron en pos de una tendencia que podia ser bien mecanica (el Arte), bien mistica (v.g. el Liber contemplationis).

En el siglo XV se establecieron varios nucleos de lulismo universitario en Europa: uno en la parte mas occidental del Sacro Imperio, otro en Paris, donde--pese a las condenas de Gerson (6)--Llull era estudiado con interes por los maestros, otros en Italia, y otros tantos en los Reinos Hispanicos, incluyendo Portugal.

El mas destacado maestro luliano del primer tercio del siglo XV fue Ramon Sibiuda, catedratico y rector de la Universidad de Toulouse, que puede ser considerado un maestro de orientacion luliana. Sibiuda ha sido definido como el mayor normalizador de Llull, de quien, para salvar su finalidad apologetica, sacrifico todo el Arte y procuro reintegrar el pensamiento luliano a la sistematica de los autores clasicos y escolasticos (7). Sibiuda fue tambien un docente que, sin ensenar directamente la obra de Llull, construyo su propio pensamiento desde la antropologia filosofica a la teologia, mostrando las claves de integracion de Llull en el floreciente humanismo.

El mayor lulista eclectico de la Europa Central fue Heymericus de Campo, profesor en las Universidades de Colonia y Lovaina. Entre sus alumnos directos e indirectos se pueden contar una larga nomina de lulistas de la epoca. Pese a ser un autor formalmente albertista, Heymericus no desdeno el Arte de Llull y busco el enlace de este con la metafisica aristotelica (8): sus obras manuscritas muestran una concepcion eclectica y muy personal de la filosofia luliana.

En Heymericus se encuentran fuentes e ideas eclecticas: por una parte, fue un seguidor del albertismo y del lulismo, y opuesto tanto al nominalismo como al tomismo (9). Le interesaba englobar todo el saber del mundo, siguiendo y respetando las ideas de Llull, aunque prescindiendo--como Sibiuda--del aparato mnemotecnico del Arte. La epistemologia de Heymericus se basaba en el proyecto de coleccionar reglas y principios (Llull) para construir una ciencia universal mediante el estudio de la naturaleza (Aristoteles).

La presencia de Heymericus fue decisiva para el conocimiento posterior de Llull en Colonia en autores, por ejemplo, como Andreas Canter, profesor de Artes en la Universidad. Cornelio Agrippa aprendio el lulismo en Colonia con Canter y se relaciono luego con los lulistas de Paris. Su magisterio en escuelas y universidades del Sacro Imperio (10) sirvio para la difusion de sus ideas lulianas, mezcladas con muchas otras. Agrippa, proclive al hermetismo y al pseudo-lulismo alquimico, puede ser considerado primordialmente un teorico y un reformador del Arte de Llull, que influyo mucho en las generaciones sucesivas.

Sin embargo, el alumno mas importante de Heymericus de Campo fue Nicolas de Cusa, que no enseno lulismo, aunque lo propago ampliamente (11). El Cusano estuvo en relacion con tres de los centros lulianos de su epoca: el italiano, principalmente radicado en Padua, el ya citado de Colonia y el de Paris. No puede decirse que Heymericus ensenara lulismo a Nicolas, sino mas bien que ambos se enriquecieron mutuamente al contrastar las fuentes que conocian (12). Con ello, pusieron las bases para el estudio y la difusion del lulismo en la Europa Central.

Este circulo de Colonia estuvo muy vinculado al parisino, encabezado por Lefevre d'Etaples, educado en el nominalismo, editor de la Fisica de Aristoteles y reformador de la logica. Muy influido por el Cusano, fue la figura mas importante para la transmision del lulismo en Paris. Ensenaba en el College du Cardinal Lemoine de la Sorbona, en el que mostro el valor de la filosofia luliana como fuente dialectica para establecer la verdad que el alma puede conocer. Con Lefevre se pusieron las bases de una filosofia eclectica, que concedia un peso fundamental a Llull como dialectico, y tambien como mistico, dos estadios progresivos en el pensamiento fabrista.

Sin duda, la figura de Lefevre fue esencial para la formacion de un grupo luliano en Paris, con discipulos como Charles Bouvelles (13) (el mas relevante de ellos), Josse van Clichtowe o Beathus Renanus (14). Mantuvo contacto con Pico della Mirandola y Marsilio Ficino, a quienes hizo participes de sus intereses lulianos. Ambos pensadores italianos, siguiendo la tonica dominante de la centuria, usaron a Llull para la construccion de sus propias ideas. Gracias a la labor de Lefevre como profesor y editor, Llull fue--a principios del XVI--un autor muy leido en toda Europa.

La ensenanza filosofica luliana

Asi como en el siglo XV en la Europa Central y en Francia florecieron filosofos que ensenaron y utilizaron a Llull para elaborar su propio pensamiento, en la Corona de Aragon hubo una tendencia de estudio de la propia obra de Llull y de su ensenanza con rango oficial. La escuela luliana mas famosa de la centuria fue la de Barcelona. El sacerdote Antoni Sedacer la doto de estabilidad economica e institucional (15), y otros maestros, como su sobrino Joan Bulons, le dieron amplitud doctrinal. Esta escuela, de caracter parauniversitario, basaba su ensenanza en el Arte de Llull.

Algunos estudiantes de la escuela, como Bernat Frigola o el franciscano valenciano Joan Ros, llegaron a ser a su vez maestros de la misma. Muchos maestros fueron autorizados por el monarca de la Corona de Aragon para explicar la doctrina luliana en cualquier lugar de sus dominios. Ros y Bulons se dirigieron hacia la Peninsula Italiana y ensenaron las doctrinas de Llull en Bolonia, Venecia y Padua (16).

En el monte de Randa (Mallorca) se asentaron como maestros de lulismo dos miembros de la escuela barcelonesa: Joan Llobet y Gabriel Desclapes, de quien se conserva su Lectura artis generalis (BPM, Ms. 1090, ff. 1-211), muy representativa de su escuela. Llobet (17), franciscano, fue autor de una Ars notativa (BPM, Ms. 1049, ff. 85-88v) y muy probablemente de una Metaphysica (ff. 60-84v) en la que se nota la tendencia terminista de la filosofia franciscana, mediante la radicalizacion ockhamista de las distinciones formales a partir de las dignidades lulianas de la metafisica ultrarrealista del Doctor Iluminado.

La figura luliana mas importante de esta centuria fue el sacerdote catalan Pere Dagui (18), cuyo aprendizaje del Arte fue--al parecer-- autodidacta, y que profeso en Barcelona en un lugar distinto al de la escuela luliana. Se desplazo a Mallorca porque una dama catalana establecio en 1481 una institucion para explicar el Arte de Llull. A partir de la misma, Fernando II concedio en 1483 un Privilegio para fundar un Estudio General en Mallorca y Dagui fue el primer catedratico del mismo.

Dagui, autor de una Ianua Artis (19), una obra propedeutica para el estudio del Arte, fue el docente del lulismo mas importante de la centuria. Como ya indique (20), llevo a cabo, dicho resumidamente, una doble operacion intelectual. En primer lugar, acomodo el Arte (fundamentalmente el Ars brevis) a un esquema general de corte neoplatonico, capaz de integrar una metafisica ultrarealista. Esta aproximacion de Llull al neoplatonismo agustiniano situaba al Doctor Iluminado en las mismas coordenadas de Escoto. Es decir, a traves de una indagacion en las raices comunes de la tradicion metafisica neoplatonica, Dagui pudo establecer una base ontologica comun entre Llull y Escoto (o, mejor dicho, entre el lulismo y el escotismo, como dos tradiciones escolasticas). En segundo lugar, a partir de la lectura critica que los discipulos de Escoto hicieron de Aristoteles, Dagui, en su Metaphysica (21), intento integrar algunos aspectos del aristotelismo escotista (22) en la direccion del Llull de finales de la era ternaria (del Ars brevis y otras obras de la misma epoca), que habia adoptado ya algunas ideas aristotelicas en su concepcion filosofica general y en su presentacion del Arte para el publico universitario.

Fiel al mismo tiempo a las tradiciones escotista y luliana, Dagui no forzaba aparentemente ninguna. Era tambien neoplatonico en su presentacion general de la sustancia divina y los angeles (como lo eran, en esencia, Escoto y Llull), mientras que al descender a los detalles del analisis de las sustancias corporeas, adoptaba (al igual que hicieron en algunas obras tanto el Doctor Iluminado como el Doctor Sutil) un aristotelismo critico. La concepcion de Dios no se mostraba desde la analogia tomista, sino desde un emanantismo platonico-agustiniano, que permitia integrar la univocidad del ente de Escoto con las dignidades lulianas. La sustancia divina, entendida desde el formalismo escotista, constituia un agregado formado por diversas partes formales que tenian, en y por si mismas, cierta entidad ontologica. El propio Arte de Llull permitia, a traves de una division "formal" semejante, un resultado analogo al del Doctor Sutil.

De esta forma, el escoto-lulismo de Dagui era el primer escalon que siguio la filosofia de Ramon Llull en su establecimiento como pensamiento escolastico. Mientras que Sibiuda, Heymericus o Lefevre, rechazando la ensenanza tradicional universitaria, habian intentado presentar a Llull de una forma mas atractiva a los humanistas, Dagui fue un escolastico respetuoso con las ideas de Llull, un expositor que hizo su propia sintesis escoto-luliana y que resulto la matriz de la mayoria de escritos de filosofia escolastica luliana de los siglos posteriores.

EL LULISMO FILOSOFICO EN EL SIGLO XVI

La ensenanza filosofica luliana

Uno de los principales discipulos de Dagui fue el cisterciense Jaume Gener, que obtuvo en 1500 un privilegio de Fernando el Catolico para fundar una escuela de lulismo en Valencia (23). Alli tuvo tres importantes discipulos: Bartolomeo Gentile, Joan Bonllavi y Alfonso de Proaza. El lulismo valenciano tuvo una notable prolongacion en los diferentes centros lulianos (Barcelona, Alcala y Mallorca) e incluso en Italia, puesto que Bartolomeo Gentile, que habia estudiado en Barcelona y Valencia, regreso a su Genova natal, proporcionando una imagen poetica de Llull. Con todo, el fruto mas maduro del lulismo valenciano fue el Ars metaphysicalis (24) de Gener, editado al alimon con sus discipulos Gentile y Proaza, en el que se recogia y se perfeccionaba la concepcion escoto-luliana de Dagui, a partir de la construccion de gran arbol de la naturaleza, que tuvo una notable influencia en los autores posteriores.

Proaza, un humanista y publicista amigo del cardenal Cisneros, puso en contacto el nucleo lulista valenciano con la incipiente Universidad de Alcala. Bonllavi se beneficio de esa conexion alcalaina, y tambien fue, al parecer, discipulo de los profesores del Estudio General de Mallorca. Asimismo, Bonllavi fue, hasta su muerte (1526), profesor de lulismo en la Escuela luliana de Barcelona y en la Universidad (25), de manera que el lulismo valenciano se introdujo en la Ciudad Condal.

En el Estudio General de Mallorca, desde la muerte de Dagui (1500), y durante el primer tercio del siglo XVI, empezaron a impartirse cursos filosoficos y teologicos reglados, donde la sintesis escoto-luliana continuo presente: Arnau Deseos, un discipulo de Dagui, afirmo que la concordancia entre Escoto y Llull era absoluta (26). En el Estudio General ensenaron Joan Cabaspre, Gregori Genovard y Nicolau de Pacs, legatarios de las ideas de Dagui y relacionados, a su vez, con la escuela valenciana y con Cisneros. Entre las fuentes que se conservan, cabe destacar numerosos manuscritos lulianos, tanto de obras como de explicacion escolar.

En cuanto a estas, debe notarse que durante la primera mitad del siglo XVI se llevo a cabo un ensamblaje del pensamiento de Llull con los cursos tradicionales de filosofia escolastica, de estructura tripartita (logica, fisica y metafisica). Al ser la luliana una logica ontologica (27), los cursos no se dividian propiamente en los cursos aristotelicos, sino que se estudiaba el Arte y su funcionamiento, desde la estructura simbolica hasta los preambulos teologicos. Asi pues, doctrinalmente, las catedras de filosofia luliana comentaban la Logica brevis y la Logica nova, asi como su proyeccion hacia la fisica y la metafisica a traves de los arboles del Arbre de ciencia.

De este modo, la labor principal de los catedraticos del Estudio General fue la creacion de cursos de lulismo siguiendo el itinerario habitual en la formacion filosofica, en los que el Aristoteles pasado por el tamiz escotista dio paso a una moda mas cercana al terminismo. Puede verse en la Logica parva atribuida a Nicolau de Pacs (BPM, Ms. 1044, ff. 1-30v) o el Liber de ordinatione superioris et inferions essentiarum cum esse convertibilium, accidentium et constitutorum ex ipsis (Ms. 1048, ff. 1-27v), seguido de un curso incompleto sobre el Arte (ff. 28-31), que empieza: "dividitur pr[a] esens artificium in tres partes principales in quas similiter Ars generalis divisa est, quarum prima est de terminis, secunda de mixtione, tertia de applicatione ..." y que de acuerdo con el modelo del Ars brevis y del Ars generalis ultima, enumeraba y explicaba seguidamente los dieciocho principios.

Se poseen varios manuscritos de las obras lulianas que se ensenaron en Palma, de los cuales se conocen sus escribas y posesores. Cabaspre, Pacs y sus discipulos fueron copistas y expositores de obras que abarcan desde la filosofia hasta la teologia como la Nova et compendiosa geometria (Ms. 1068), del Liber de ascensu et descensu intellectus (Ms. 1052), o el Ars generalis ultima (Ms. 1043), asi como otros tratados que se conservan en colecciones facticias.

Sin embargo, la sintesis escoto-luliana perdio fuerza progresivamente en pos del terminismo o del aristotelismo: la renuncia de los franciscanos al estudio y la persecucion inquisitorial del lulismo imposibilitaron el desarrollo de esta sintesis escolastica en Mallorca durante el siglo XVI. De hecho, el lulismo universitario tuvo durante la segunda mitad de la centuria una creciente especializacion, hasta el punto de que hubo simultaneamente profesores de artes, filosofia y teologia (28). De hecho, los docentes empezaban leyendo filosofia y tras, unos anos, pasaban a explicar teologia. Asi, Antoni Serra, Antoni Bellver o Francesc Riera fueron catedraticos de filosofia y de teologia luliana. Por ejemplo, de Bellver se conservan sus cursos filosoficos, en particular su Commentari in Dialecticen vere legitimam divi Raimundi Lulli (Ms. 1087, ff. 1-33 lv), y Logica brevis et nova (29), que son sendos comentarios a la Logica brevis, acomodados a la estructura de las Summulae (30).

Ciertamente, la escolastica filosofica mallorquina, a medida que transcurria el siglo XVI, tendia a buscar aquellas obras en las cuales el pensamiento de Llull estuviese mas emparentado con el de Aristoteles. Asi pues, la Logica brevis, el Ars brevis o, en su caso, el Ars generalis ultima eran obras en las que la huella aristotelica brillaba mas que en las de la epoca cuaternaria (31) y, en cierta manera, eran mas conciliables con un esquema escolastico (32).

Todo ello se vio favorecido por la creacion en 156733 de una catedra trienal de filosofia luliana, dotada por via testamentaria por Antoni Serra, catedratico del Estudio General desde 153434. A partir de este momento, la filosofia luliana se fue diluyendo en el molde escolar y coincidio tematicamente con las opiniones escolasticas, al acomodar la explicacion de Llull a los tres cursos, siguiendo el modelo aristotelico. Recuerda Trias Mercant que el ens rationis y el problema de los universales, las operaciones del entendimiento y su expresion en terminos, proposiciones y silogismos, asi como el modus sciendi y la consideracion dialectica y significativa, fueron la base ideologica de las lecciones de logica, que quedaba entendida, cada vez mas, como una mera propedeutica a la teologia (35). De hecho, a partir de este momento hasta la ereccion definitiva de la Universidad Luliana, en 169236, la filosofia luliana fue moldeada como una opinion escolastica mas, aunque labrada con las fuentes del Doctor Iluminado.

La integracion del lulismo en los cursos filosoficos

La difusion del lulismo en las Universidades del siglo XVI se corresponde directamente con las corrientes de la centuria anterior. Con la difusion creciente del libro impreso, las referencias a Ramon Llull se multiplicaron, y pueden encontrarse en textos academicos y cientificos de diferente indole, tanto en las Universidades reformadas como en las catolicas (37).

Para centrarme en los cursos filosoficos, cabe recordar que el lulismo mallorquin se difundio en Alcala, Universidad en la que Nicolau de Pacs--invitado por Cisneros--detento una catedra personal a partir de 1508. Sus seguidores alcalainos tuvieron un importante papel en el desarrollo la logica renacentista hispana, al considerar que la logica era un instrumento dialectico e intentar, en una critica del aristotelismo tomista, una armonizacion escolar entre la logica luliana y el nominalismo ockhamista.

Pacs estaba asimismo bien relacionado con los lulistas parisinos (por ejemplo Bouvelles (38)). Con todo, la cumbre del lulismo parisino la constituyo el franciscano rosellones Bernard de Lavinheta (39), quien dicto algunos cursos en la Sorbona. Lavinheta fue un profesor de lulismo: no queria utilizar el lulismo para construir su sistema eclectico (como Heymericus y Sibiuda), sino que queria explicar a Llull a traves de una exposicion clara y academica. Su magisterio y su obra constituyen la mas acabada exposicion del lulismo renacentista (que recoge la herencia medieval), y el punto de partida para el enciclopedismo posterior. Su objetivo era el mostrar como Llull, a traves de su Arte, habia puesto las bases de una ciencia general al demostrar los principios primordiales de cada uno de los distintos saberes.

Lavinheta, tras conocer el lulismo espiritualista de Lefevre d'Etaples, dedico toda su vida al estudio y a la exposicion de las ideas de Llull. Educado en el escotismo, hizo una presentacion de las ideas lulianas siguiendo, como Janer, el arbol metafisico. La influencia de Dagui era patente, puesto que Lavinheta fue el editor de una reimpresion de su lamia Artis. La diferencia entre ambos se encuentra en el caracter aun mas sincretico del franciscano y, sobre todo, en su vocacion esquematica y clarificadora. Mientras que Dagui era un metafisico algo oscuro y de dificil lectura, Lavinheta fue esencialmente un expositor de Llull que pretendia clarificar su pensamiento y actualizarlo cuando fuese necesario, tomando prestamos diversos, aunque concordantes con las ideas lulianas.

Lavinheta heredo una compleja tradicion luliana, que intento extractar en su obra Practica compendiosa artis Raymundi Lulli, la cual establecia un equilibrio entre el ejemplarismo metafisico--en el que las dignidades se combinaban con reglas y principios--y un enciclopedismo donde el Arte devenia una suerte de sistema epistemologico para buscar la verdad en todos los campos del saber (40). Su eclecticismo le permitia aglutinar varias fuentes, todas ellas al servicio de la exposicion luliana: siguio con fidelidad la tendencia aristotelica del lulismo parisino, conjugandola con la tradicion agustiniana de la que bebian San Buenaventura y Escoto. Sin duda, Lavinheta era un autor con una importante proyeccion metafisica, pero su obra fue interpretada, ya en el siglo XVII, como artificio de combinatoria. De hecho, la mayoria de proyectos enciclopedicos de raiz luliana se basaron en la obra de este franciscano (41), aunque soslayando toda su dimension ontologica.

En el siglo XVII, sobre todo fuera de las Universidades, se hizo una lectura mecanica y combinatoria de Llull, que prescindio de toda la carga metafisica, que estaba en el corazon de la filosofia luliana de los siglos XV y XVI. La explicacion mas plausible de este cambio, mas alla de la moda racionalista, fue la edicion de una antologia de textos lulianos (42), que contenia obras autenticas y espurias (pseudo-alquimicas) de Llull, junto con comentarios de Agrippa y Bruno.

Giordano Bruno, un dominico influido por la lectura del Cusano, repenso el lulismo principalmente en Toulouse y en Paris, con los discipulos de Lefevre. Enseno sus propias doctrinas, empapadas de lulismo, en diferentes Universidades. No fue un profesor de lulismo, sino un docente (como Heymericus o Lefevre) que usaba a Llull para la construccion de su propio pensamiento. Pese a su problematica relacion con la Reforma, fue principalmente en las Universidades luteranas (Marburg, Wittenberg, Helmstedt) donde Bruno difundio el lulismo, tanto en sus lecciones, como en sus obras (43).

El lulismo del Nolano, pese a sus particularismos, comprendia diferentes facetas: Arte, logica, medicina, metafisica (44) ... y su explicacion en diferentes centros academicos de Europa favorecio, sin duda, el interes por la obra de Llull en Francia y en el Sacro Imperio, asi como dejo su huella en Oxford y en otras partes de Inglaterra, donde el lulismo fue propagado como doctrina hermetica y alquimica.

A la vera de Bruno y otros autores, en la segunda mitad del siglo XVI surgio un combate entre diferentes metodos que querian tener un alcance universal. En particular, hubo confrontacion entre los metodos aristotelico, lulista y ramista. Mientras que la mayoria de profesores universitarios acogieron con mayor facilidad a Petrus Ramus y la vision aristotelico-ramista de Melanchton, Llull fue dejado de lado por su complejidad. Salvo Agrippa y Bruno, pocos fueron los docentes centroeuropeos que adoptaron el lulismo como punto de partida para la construccion de su propio pensamiento. De este modo, el lulismo centroeuropeo quedo desplazado y convertido en una doctrina parauniversitaria o extrauniversitaria (45), aunque, en universidades y escuelas reformadas, autores como Alsted (46) o su discipulo Comenius apostaron a comienzos del XVII por la sintesis aristotelico-luliana-ramista, que llego hasta Leibniz (47).

El caso de Joan-Lluis Vileta

Antes de concluir esta apretada sintesis, quisiera detenerme en la figura de Vileta (48), un personaje paradigmatico, que auno la faceta de Rector de la Escuela Luliana de Barcelona con la de catedratico de filosofia y luego de teologia en la Universidad. Vileta conjugo una aproximacion a la filosofia escolastica y humanistica a la vez. Su vision de Aristoteles bebia directamente del poso que los humanistas italianos habian dejado: entroncaba directamente con Pico, cuya concordia entre Platon y Aristoteles compartia.

En cuanto al lulismo, debe indicarse que, mas alla de su filiacion sincretica, enlazaba con los intereses de la escuela barcelonesa y se centraba en el Arte. Si los griegos habian elaborado una filosofia a partir de la razon o los sentidos, segun Vileta, cupo a Ramon Llull el honor de haber recibido la revelacion divina del conocimiento a traves del Arte. Asi como no existia contradiccion entre Platon y Aristoteles, sino complementariedad en temas y metodos, tampoco entre ellos y Llull habia una oposicion o contradiccion. Al contrario, el Doctor Iluminado recibio el Arte de Dios y era un metodo a traves del cual podia hallarse la verdad, coincidente en buena medida con los esfuerzos que habian hecho los filosofos griegos.

Al igual que los filosofos florentinos, Vileta creia que existia una filosofia exoterica (Aristoteles) y otra secreta o acroamatica (de base platonica). La filosofia acroamatica era el camino a la teologia o sabiduria divina, que nacio en Oriente y que, a traves de Pitagoras y otros sabios, llego hasta la Academia, en la que Platon transmitio el saber secreto a sus discipulos. Esa sabiduria que fue revelada por Dios a Ramon Llull a traves del Arte, que perfeccionaba la herencia pagana. Asi pues, Vileta explico en la Universidad la filosofia con base a Aristoteles (exoterica), que complementaba mediante las obras de Llull (esoterica).

Paralelamente, como Rector de la Escuela luliana barcelonesa, iniciaba a los alumnos en el Arte (en perspectiva esoterica) y ensenaba a penetrar en sus dificultades a un grupo muy selecto, como si fuera la Academia platonica, tal y como habian hecho los pensadores florentinos renacentistas. Como subrayaron los hermanos Carreras (49), Vileta, en su interpretacion de la filosofia luliana, se hallaba en la linea doctrinal del Cusano, Pico, Lefevre y Bouvelles.

Los discipulos de Vileta dieron a la imprenta un curso de filosofia aristotelica, titulado In Aristotelis philosophiam acroamaticam[TM]. En ella estan presentes los elementos sincreticos presentes en las sintesis filosoficas cultivadas a la sazon en algunas universidades centroeuropeas (51). En el curso, Vileta destaca la relevancia de la logica y la teoria de la demostracion, a la que dedico un espacio muy superior que a la metafisica. No es que el profesor barcelones la menospreciase, sino que la consideraba un preambulo de la teologia, de suerte que existia una continuidad entre una y otra.

Vileta buscaba en su curso una armonizacion de Aristoteles con las filosofias de Ramus y Llull. De ahi la importancia de los correlativos en la filosofia luliana, que tenian un caracter "druidico", es decir, acroamatico. Vileta hermanaba a Llull con Escoto--como habian hecho Dagui y sus seguidores--entre los modernos, mientras que eran Protagoras y Democrito quienes en la Antiguedad habian recibido ese saber esoterico (52).

La teoria de la demostracion de Aristoteles venia a mostrar exotericamente lo que Llull habia defendido de manera mas esoterica con su Arte, a traves del despliegue de los correlativos (53). La relacion entre la logica y la ontologia se producia a traves de los correlativos, que eran la forma a traves de la cual se relacionaba la logica del ser con su realidad. Las citas a Llull son constantes y muestran que el Organon era una filosofia racional, que no se oponia a la filosofia revelada, que habian recibido tanto los sabios antiguos por transmision, como Ramon Llull por contemplacion mistica y por la gracia de Cristo.

Segun Vileta, la logica silogistica aristotelica podia ser interpretada bien desde las tablas dicotomicas tipicas del ramismo, bien como un fruto de la combinatoria del Arte de Llull (54). Aristoteles seria, por lo tanto, la base de la filosofia racional occidental cristianizada, que podia presentarse de forma mas visible y atractiva a traves de las tablas ramistas, como empezaban a elaborar a la sazon los filipo-ramistas, o mediante el Arte de Llull, de forma esoterica e iniciatica. Esa filosofia iniciatico-acroamatica era explicada de forma esoterica y paralela en la Escuela Luliana de Barcelona, para la que Vileta edito el Artificium sive Ars brevis D. Raymundi Lulii ad absolvendam omnium Artium encyclopediamss.

En Vileta, por lo tanto, confluyeron dos formas de hacer filosofia luliana: como maestro universitario, que seguia formalmente a Aristoteles con adiciones lulianas (como habian hecho algunos filosofos del siglo XV), y como maestro privado, que explico el Arte de Llull. Vileta, autor paradigmatico de la segunda mitad del XVI, condenso buena parte de la herencia de las corrientes antes apuntadas, que pasaron a sus discipulos, quienes hicieron alusiones a Llull en su obra. Por ejemplo, Antic Roca fue un seguidor del aristotelismo humanista, aderezado con algunos rasgos lulianos, tal y como puede verse en su obra In Aristotelis archiphysicou Organum doctissimae et elegantissimae praelectiones (56).

Con todo, los discipulos de Vileta, salvo Dimas de Miguel, no continuaron profesando abiertamente el lulismo ni en la Universidad ni en la Escuela, entre otros factores, a causa de la Contrarreforma. De hecho, en 1604 la Inquisicion ordeno al Obispo de Barcelona "que no se permitiera leer y disputar acerca de la doctrina de Llull y que se notificara el decreto a los doctores del Estudio General (57)".

CONCLUSIONES

La filosofia luliana, durante los siglos XV y XVI, estuvo presente en la Universidad de diferentes formas: esencialmente, a traves de maestros que usaron el lulismo para forjar su propio pensamiento y de otros que expusieron el lulismo como filosofia escolastica en cursos reglados. Entre los primeros destacan, en el XV, Sibiuda, Heimericus de Campo y Lefevre, que influyeron en muchos pensadores, y en el siglo XVI, principalmente, Giordano Bruno. De la sintesis del pensamiento fabrista y de la escolastica surgio el magisterio de Bernard de Lavinheta. Entre quienes profesaron la filosofia luliana destacan Pere Dagui y sus discipulos, quienes partieron desde la sintesis escoto-luliana y se acercaron progresivamente al terminismo ockhamista.

La introduccion de Llull en las universidades europeas condujo al maridaje de la logica y la epistemologia luliana con las de Aristoteles y Ramus. Llull, al ser tan diferente de la mayoria de escolasticos, fue usado tanto para la elaboracion de una filosofia propia de corte escolastico (en una armonizacion con el aristotelismo, ockhamismo o escotismo) como para la ensenanza de un metodo epistemologico util para todos los saberes.

Mientras que, progresivamente, la escolastica luliana en los Reinos Hispanicos reducia los textos lulianos a los cursos filosoficos consabidos, algunos filosofos centroeuropeos utilizaban a Llull para liberarse de la presion asfixiante de la escolastica. Entre estos ultimos, para unos, como Sibiuda, lo importante era el contenido filosofico de Llull, y para otros, como Bruno, lo relevante era el metodo del Arte y sus posibilidades. En todo caso, a lo largo de ambas centurias, se observa una amplia panoplia de perspectivas para encajar a Llull en las pretensiones filosoficas de cada autor.

Las paginas anteriores concluyen con el caso curioso de Joan-Lluis Vileta: profesor de lulismo, expositor del Arte en la Escuela de Barcelona y catedratico de filosofia en la Universidad, en la que explicaba el curso aristotelico tripartito. Vileta, siguiendo a Pico, creia que existia una filosofia exoterica (Aristoteles) y otra secreta o acroamatica (que conocian los sabios paganos, y que fue revelada a Llull por Dios). En este sentido, Vileta era heredero de una tradicion humanista que valoraba a Aristoteles, sin negar su correspondencia con una vision esoterica y mistica, de corte greco-platonico, especialmente enriquecida por la tradicion cristiana de autores como el Cusano, quienes vieron en Llull una piedra angular en la revelacion divina de la verdad.

Aunque salga fuera del arco cronologico estudiado, hay que terminar apuntando que estos dos siglos de ebullicion universitaria y extrauniversitaria acabaron radicalizandose en el siglo XVII. Por una parte, el lulismo universitario quedo restringido al Estudio General de Mallorca y a la Orden Franciscana, en una reintroduccion de la sintesis escoto-luliana de Dagui. Por otra, emergieron nuevos filosofos que, fuera de las aulas universitarias y a hombros de autores como Lavinheta y de Bruno, buscaron una mathesis universalis que daria un nuevo giro a la filosofia luliana.

RAFAEL RAMIS BARCELO

Facultatde Dret--IEHM

Universitat de les liles Balears

07122 Palma de Mallorca (Espana)

r.ramls@ulb.es

RECIBIDO: ENERO DE 2015 / ACEPTADO: SEPTIEMBRE DE 2015

DOI: 10.15581/009.49.1.177-196

(1.) Se adopta una forma amplia de "Universidad", que incluye los Estudios Generales y las escuelas parauniversitarias. Vease R. Ramis Barcelo, Un esbozo cartografico del lulismo universitario y escolar en los Reinos Hispanicos, "Cuadernos del Instituto Antonio de Nebrija" 15/1 (2012) 61-103.

(2.) Para el concepto de filosofia universitaria, seguimos a M. Forlivesi, La filosofia universitaria ira XVe XVII secolo (CLEUP, Padova, 2013) especialmente 9-16.

(3.) Utilizare las siguientes abreviaturas: ADB (=Arxiu Diocesa de Barcelona), ARM (=Arxiu del Regne de Mallorca), BPM (=Biblioteca Publica de Mallorca), BUB (=Biblioteca de la Universitat de Barcelona).

(4.) Vease C.B. SCHMITT, Aristotle and the Renaissance (Harvard U.P., Cambridge, 1983).

(5.) La integracion de la metafisica luliana en el Renacimiento puede verse en C. Lohr, Metaphysics en C. B. SCHMITT y Q. SKINNER (eds.), The Cambridge History of the Renaissance Philosophy (CUP, Cambridge, 1988), especialmente 539-584.

(6.) Un resumen actualizado sobre el pensamiento antiluliano de Gerson puede verse en J. DE Puig, La filosofia de Ramon Sibiuda (IEC, Barcelona, 1997) 71ss.

(7.) Ibidem, 83.

(8.) Vease R. Imbach, Theologia Raymimdi Lulli memoriter epylogata, "Estudios Lulianos" 23 (1979) 185-193.

(9.) Sobre el autor, vease K. REINHARDT (ed.), Heymericus de Campo. Philosophie und Theologie im 15. Fahrhundert (Regensburg, Roderer, 2009). Algunas obras del autor estan traducidas en R. Imbach y P. Ladner, Heymericus de Campo. Opera selecta (Universitats Verlag, Freiburg, 2001).

(10.) M. Van DER PoEL, Cornelius Agrippa, The Humanist Theologian and His Dedamations (Brill, Leiden, 1997) 25ss.

(11.) E. COLOMER, De la Edad Media al Renacimiento (Herder, Barcelona, 1975) 78-118.

(12.) Sigo a E. COLOMER, Nicolau de Cusa i el lul-lisme europeu quatrecentista, "Randa" 27 (1990) 71-84.

(13.) J. M. VICTOR, Charles de Bovelles, 1419-1553: An Intellectual Biography (Droz, Paris, 1978) 12-15.

(14.) A. Llinares, Le lullisme de Lefevre d'Etaples et ses amis humanistes, en Colloque International de Tours (Vrin, Paris, 1973) 127-136.

(15.) J. MADURELL, Antonio Sedacer, profesor de la escuela luliana de Barcelona, "Analecta Sacra Tarraconensia" 17 (1947) 31-66.

(16.) M. Romano, Il primo lullismo in Italia: tradizione manoscritta e contesto della Lectura di Joan Bolons, "Studia Lulliana" 47 (2007) 71-115.

(17.) J. Gaya, El "Ars Notativa" de Pere Joan Llobet, "EL" 26 (1986) 149-164.

(18.) R. Ramis BarcelO, En torno al escoto-lulismo de Pere Dagui, "Medievalia" 16 (2013) 235-264.

(19.) Janua artis excellentissimi magistri Raymundi Lull (Pere Posa, Barcelona, 1482).

(20.) R. Ramis Barcelo, En tomo cit., 243.

(21.) [Metaphysica] (Pere Posa, Barcelona, 1489).

(22.) E. W. Platzeck, De tendentia beati Johannis Duns Scott versus divisionem formaient relationum (respecta relaticmum tabelLe a Beato Raymimdo Lullo propositae), "Antonianum" 38 (1963) 87-101.

(23.) Un cuadro general puede verse en J. y T. CARRERAS Artau, Historia de la filosofia espanola, II, (Real Academia, Madrid, 1943) 251-256. Esta obra sigue siendo imprescindible, aunque da por supuesta la existencia de "catedras" de lulismo que los trabajos de archivo parecen desmentir.

(24.) Ars metaphysicalis naturalis ordinis cuiuslibet rei intelligibilis (Lleonard Hutz, Valencia, 1506).

(25.) A. Fernandez Luzon, La Universidad de Barcelona en el siglo XVI (Universidad de Barcelona, Barcelona, 2005) 60.

(26.) E Fita, Cartas ineditas de D. Amaldo Deseos en la coleccion Pascual, "Boletin de la Real Academia de la Historia" XIX (1891) 430-431. "Praeterea de tuo studio certum me facis, quo vehementer gaudeo; quum praesertim Scotum prae manibus habeas, turn quod ipse excellens doctor prae se fert nescio quid sublimitatis atque inauditae singularitatis, turn quia concordat mirum in modum cum nostro Divo Raymundo".

(27.) C. Lohr, Les fondaments de la logique nouvelle de Raymond Lutte, "Cahiers de Fanjeaux" 22 (1987) 233-248.

(28.) ARM, Extraordinaris de la Universitat, ff. 21v-24v.

(29.) Logica brevis et nova D. Raymundi Lulli Logica compendiolum Antonium Belverium Lulliana doctrina professorem commentariolis illustratum (apud Gabrielis Guasp, Maioricis, 1584).

(30.) S. Trias Mercant, Historia delpensament a Mallorca (Moll, Palma, 1985) I, 143-144.

(31.) Sobre estas divisiones en la obra luliana, vease A. Bonner, The Art and Logic of Ramon Llull (Brill, Leiden, 2007).

(32.) Una buena sintesis de la relacion de Llull con la escolastica, C. Lohr, Raimundus Lullus und die Scholastik, "Recherches de Theologie et Philosophie medievales" 73/2 (2006) 335-347.

(33.) BPM, Ms. 24, ff. 154-165v.

(34.) ARM, Extraordinaris de la Universitat, f. 14v.

(35.) S. Trias Mercant, Las tesis filosoficas de la Universidad Luliana, "Estudios Lulianos" 9 (1965) 208-227 y El conocimiento de Dios en el lulismo del periodo universitario, "Estudios Lulianos" 10 (1966) 229-246.

(36.) R. Ramis Barcelo, Las catedras lulianas de la Universidad de Mallorca (1692-1830), "Bolleo de la Societat Arqueologica Lul-liana" 70 (2014) 185-205.

(37.) Buena parte de estas referencias pueden verse en R. Ramis Barcelo, Algunas perspectivas nuevas para la historia del lulismo: referencias lulianas desconocidas en textos impresos del siglo XVI, "Antonianum" 90/3 (2015) 583-606.

(38.) Vease J. VICTOR, Charles de Bovelles and Nicholas de Pax: Two Sexteenth-Century Biographies of Ramon Llull, "Traditio" 22 (1976) 313-345.

(39.) M. PEREIRA, Bernardo Lavinheta e la dijfusione del Lullismo a Parigi neiprimi anni del '500, "Interpres. Rivista di Studi Quattrocenteschi" 5 (1984) 242-265.

(40.) E. W. Platzeck, Einleitimg, en B. LAVINHETA, Explamtio compendiosaque applicatio artis Raimundi Lulli (Gerstenberg, Hildesheim, 1977) 18-23.

(41.) A. Angelini, Metodo ed Enciclopedia nel cinquecento fruncese, I: II pensiero di Ramo all'origine dell'enciclopedismo moderno (Leo Olschki, Firenze, 2008) 239-283.

(42.) Raymundi Lulli Opera ea quae ad adinventam ab ipso Artem universalem (Zetzner, Argentorati, 1598).

(43.) Vease, en un sentido general, I. ROWLAND, Giordano Bruno: Philosopher/Heretic (Chicago U.P., Chicago, 2009) 100-121.

(44.) P. ROSSI, Clavis universalis: Arti mnemoniche e logica combinatoria da Lullo a Leibniz (Milano-Napoli, 1960) 109-123.

(45.) A. Traninger, The Secret of Success: Ramism and Lullism as Contending Methods, en S. Reid y E. WILSON (eds.), Ramus, Pedagogy and the Liberal Arts: Ramism in Britain and the Wider World, (Ashgate, Aldershot, 2011) 113-131.

(46.) Vease H. Hotson, Johann Heinrich Alsted 1588-1638 (Clarendon, Oxford, 2000) 84-95.

(47.) A. Bonner, El arte luliana como metodo, del Renacimiento a Leibniz, en F. DOMINGUEZ y J. Salas (eds.), Constantes y fragmentos del pensamiento luliano (Max Niemeyer, Tubingen, 1996) 161-172.

(48.) J. M. Madurell, Luis Juan Vileta, "Analecta Sacra Tarraconensia", 37 (1964) 19 76. Vease tambien R. Ramis BarcelO, Aristotelismo, lulismo y ramismo en Barcelona durante el siglo XVI: Joan-Lluis Vileta y sus discipulos, "Cauriensia" 10 (2015) 385-407.

(49.) J.y T. Carreras Artau, op. cit., 262.

(50.) Barcinone, aedibus Societatis bibliopolarum, 1569. Cito por el ejemplar de la BUB.

(51.) Vease J. S. Freedman, Philosophy and the Arts in Central Europe, 1500-1100 (Ashgate, Aldershot, 1999).

(52.) In Aristotelis philosophiam acroamaticam, I, f. 21. "Cuius rei magnum prebent argumentum tres illae omnium prime subsistentes relationes, tres in una essentia, divinas personas constituentes, et quae illas in quavis re etiam absoluta graphyce imitare videntur tria illa correlativa Ti vu urn, Bile et Are, quae in omnibus latentia in medium tulisse vide videtur? ille Druidanae Philosophiae instauratur Raimundus Lullius: quaeque tametsi eminus vidisse tamen quadantenus videntur andqui philosophi in actu, potentia et inde composito. In quibus tres primas relationum rationis fuisse iam olim observatas, non fuerit difficile in illorum etiam Aristotelis monumentis observare. Sed nimium fortassis videbimur aliquibus ab instituto Logice digressi, cum tamen iis, qui in Protagora et Democrito ex antiquoribus et in Scoto et Lulli ex recentioribus versad foerint, nondum prima relationum elementa supgressi videamur, de quibus fursitam alibi fisius...".

(53.) Ibidem, ff. 29-36.

(54.) Ibidem, f. 95. "Ad cuius tamen eminentiam si qui humanus potest habitas attingere, ita sequutam magna ex parte fuisse sapientissimi Raimundi Lulli Arti arbitramur, ut in nostris ad illam comentariis conati sumus probari".

(55.) Barcinone, Claudius Bornat, 1565.

(56.) Barcinone, apud Claudium Bornat, 1578, ff. 88r-v.

(57.) ADB, Communium 1604-1609, f. 114r, "... donee per suam sanctitatem presentem sanctam sedem applicam aliter fueris ordinarium, ni dicta Universitate Barcinone nec in aliqua parte Barcinonensis diocesis non ligatur nec possis legi cathedra in doctrina Raimundi Lull nec publicare [...] nec deffendendi conclusiones sub favore presenti doctrine dicti Raimundi Lull qua omnia et singula supradicta fuerimus ...".
COPYRIGHT 2016 Servicio de Publicaciones de la Universidad de Navarra
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2016 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Ramis Barcelo, Rafael
Publication:Anuario Filosofico
Article Type:Ensayo critico
Date:Apr 1, 2016
Words:7522
Previous Article:Ruggero Bacone e Raimondo Lullo, espressione di un medioevo multiculturale. La novita emerge dalla tradizione.
Next Article:Arana Canedo-Arguelles, Juan: La conciencia inexplicada. Ensayo sobre los limites de la comprension naturalista de la mente.
Topics:

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2019 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters