Printer Friendly

La explotacion de los moluscos marinos en la cornisa Cantabrica durante el Gravetiense: primeros datos de los niveles E y F de la garma a (Omono, Cantabria).

RESUMEN: En este articulo se ofrecen los primeros resultados del estudio de la fauna malacologica procedente de La Garma A (Omono, Cantabria). Se analizan los restos de los niveles de adscripcion gravetiense (niveles F y E). Por una parte, destacan los moluscos recogidos por su interes alimenticio, en los que la especie mas consumida es Patella vulgata de grandes dimensiones. Tambien son importantes las conchas de diferentes especies que carecen de valor bromatologico, en parte, transformadas en objetos de adorno-colgantes. Por ultimo se hace una valoracion sobre el papel que desempenan estos recursos en la Cornisa Cantabrica y en Europa durante el Gravetiense.

Palabras clave: Moluscos marinos. Dieta malacologica. Objetos de adorno-colgantes sobre conchas. Paleolitico superior. Gravetiense. Cornisa Cantabrica. Europa.

The exploitation of marine molluscs in Cantabrian Spain during the Gravettian: first results of layers E & F of la Garma a (Omono, Cantabria)

ABSTRACT: This paper presents the first results obtained by research on the malacological fauna from La Garma A (Omono, Cantabria). The remains from levels attributed to the Gravettian are analysed (Layers F and E). These include, in the first place, the molluscs gathered as food, of which the most frequently consumed species is Patella vulgata, with large-sized specimens. Equally, a large number of shells of various species with no bromatological value were gathered and, in part, transformed into suspended objects of adornment. Finally, an assessment is made of the role played by these resources in Cantabrian Spain and Europe in the Gravettian.

Key words: Marine molluscs. Malacological diet. Shell beads. Upper Palaeolithic. Gravettian. Cantabrian Region. Europe.

1. Introduccion

Las conchas de moluscos marinos son los restos de invertebrados mas abundantes documentados en los yacimientos arqueologicos. Su presencia puede ser un indicio claro del aprovechamiento, por parte de los grupos de cazadores-recolectores, de los recursos marinos principalmente como alimento, aunque sus conchas tambien han servido de soporte para la elaboracion de artefactos: armas (anzuelos, cuchillos, etc.), objetos de adorno-colgantes, ceramica (desgrasantes), etc.

La realizacion de analisis arqueomalacologicos en yacimientos del Paleolitico superior en la Cornisa Cantabrica es reciente. El pionero de dichas investigaciones es B. Madariaga de la Campa, quien desde los anos sesenta del siglo pasado estudio las conchas de diferentes sitios de Asturias (Tito Bustillo) y de Cantabria (La Chora, El Otero, Cueva Morin, El Pendo, El Juyo, El Rascano). Otros investigadores que han realizado este tipo de analisis fueron: J. A. Ortea Rato (La Riera), J. J. de la Torre (El Pielago I y El Pielago II), M. Imaz (Laminak II), A. Borja (Amalda), I. Leoz y C. Labadia (Ekain) y J. Altuna Echare (Erralla). Sin embargo, R. Moreno Nuno fue la primera investigadora en desarrollar una verdadera y moderna metodologia para la realizacion de analisis arqueomalacologicos, que aplico a los restos de La Pena del Perro y de Tito Bustillo (Alvarez Fernandez, 2005-2006). Fruto de estas investigaciones es su tesis doctoral defendida en el ano 1994. La metodologia creada por R. Moreno es aplicada actualmente (con algunas matizaciones) en el estudio de los restos de moluscos marinos de yacimientos con industrias del Paleolitico superior como Las Caldas (Corchon Rodriguez et al., 2005; Alvarez Fernandez, en prep.), La Poza l'Egua (Arias Cabal et al., 2007), El Horno (Fano Martinez, 2005), La Garma A (Arias Cabal et aL, 2005; Alvarez Fernandez, e. p. 2) y La Galeria Inferior de La Garma (Arias Cabal et al., e. p.), Los Canes (Vasquez y Rosales, 2002) y La Fragua (Gutierrez Zugasti, 2005).

Los estudios sobre los restos malacologicos efectuados en los sitios gravetienses de la Cornisa Cantabrica son escasos. En los excavados antes de los anos sesenta no se utilizaba la criba de malla fina, con lo que gran parte de las conchas se perdieron. Los datos procedentes de las investigaciones llevadas a cabo en las ultimas decadas son casi inexistentes. Ademas, en contadas ocasiones se realizaron estudios malacologicos precisos, en los que no solo se determinaron las especies, sino en las que se contabilizaron tanto el NR como el NMI (Morin y Amalda). Por otra parte, nunca se produjo la integracion de los objetos de adorno realizados en conchas marinas con la informacion aportada por las investigaciones malacologicas, ni se compararon los datos sobre las conchas de los niveles de un yacimiento con los de otros pertenecientes a los mismos periodos. Tampoco se efectuaron estudios de tipo tafonomico que nos pudiesen indicar, por ejemplo, si estas conchas se recogieron cuando el animal estaba vivo, o por el contrario, en la playa una vez que el animal perecio, ni se tomaron medidas en las diferentes especies documentadas, sobre todo en la especie mas abundante en este periodo en los yacimientos gravetienses de la Cornisa Cantabrica, Patella vulgata (Alvarez Fernandez, e. p. 1).

[FIGURA 1 OMITIR]

En la investigacion de la arqueomalacofauna de los niveles gravetienses de La Garma A hemos clasificado los restos basandonos en los atributos generales de las conchas (forma, ornamentacion, caracteres de la charnela, etc.), determinando a que especie pertenecen, siempre que ha sido posible. Dicha determinacion esta basada en la comparacion entre los restos arqueologicos con una coleccion de referencia. La nomenclatura utilizada (gasteropodos y bivalvos) la hemos tomado de CLEMAM (1). Es importante indicar que, gracias a la utilizacion de cribas con malla metalica muy fina, para realizar el tamizado de sedimento, ha sido posible la recogida de fragmentos de moluscos de pequeno tamano, posibilitando asi un mejor registro y aumento tanto del NR como del NMI.

En cuanto a la metodologia de cuantificacion de los restos malacologicos, adaptamos a nuestras investigaciones la sugerida por R. Moreno (1995) para los gasteropodos y los bivalvos recogidos por su interes bromatologico y ornamental. Se ha contabilizado el numero total de restos (NR), que incluye todas las evidencias individuales de cada nivel arqueologico. El numero minimo de individuos (NMI) se ha calculado con el fin de evitar una sobrerrepresentacion de las especies con mayor capacidad de fragmentacion. Hemos seguido la formula de R. Moreno para el calculo del NMI: ICOM [+ o -] IFRA [+ o -] [FAPI o (FEST + FUMB), lo que sea mayor] (2). Para los bivalvos se ha tenido en cuenta la charnela. El calculo se ha realizado siguiendo tambien el trabajo de R. Moreno: VCOM + VFRA [+ o -] FCHC [+ o -] (FCHA o FCHP, lo que sea mayor) (3). Las valvas derechas e izquierdas se suman por separado y se toma como NMI el numero mayor.

Por otra parte, no hemos pesado ni individual ni colectivamente el material arqueologico puesto que en el hay restos de precipitacion de carbonato calcico; ademas, las conchas estan afectadas por la descalcificacion.

Finalmente, y con el objeto de la calibracion o cuantificacion de la fragmentacion de los restos malacologicos de cada uno de los niveles arqueologicos estudiados de La Garma A, estableceremos la relacion existente entre el numero de restos por numero de individuos de un taxon (NR/NMI)/100, asi como la relacion entre el numero de restos y el numero de individuos completos de un taxon (NR/NICom)/100. Se ha dividido entre 100 con la finalidad de que los valores obtenidos con indices establecidos sean siempre <1.

2. La cueva de La Garma A (Omono, Cantabria)

La Garma A es una cavidad de corto desarrollo con la entrada ubicada a 80 m de altitud. La boca de esta cueva se abre al SSO. Esta da paso a una pequena sala de 4 x 2 m, orientada en direccion SO-NE. Al final de este conducto se abre hacia la izquierda un estrecho pasillo de 1,2 m que comunica con otra sala algo mas amplia (6,5 x 2 m) con la misma orientacion que la primera. Esta, a su vez, da paso a una tercera sala de similares dimensiones, por la que se accede, a traves de un angosto paso elevado, a la unica comunicacion con el interior del sistema carstico practicable en la actualidad. Esta ubicada en el Monte de La Garma, colina situada a unos 6 km de la desembocadura del rio Miera, en la parte oriental de la Bahia de Santander. Fue descubierta en 1991 y en ella se interviene desde 1995 hasta la actualidad. Hasta el momento se ha descubierto un importante deposito de mas de 6 m de potencia, que se inicia en el Paleolitico antiguo e incluye diversos estratos del Paleolitico superior, asi como un conchero mesolitico, indicios neoliticos, niveles sepulcrales del Calcolitico y de la Edad de Bronce y algunos restos medievales superficiales. En la secuencia del Paleolitico superior estan representados el Aurinaciense (nivel C), el Gravetiense (niveles E y F), el Solutrense (niveles G y H) y el Magdaleniense (niveles I, J, K, L, M, N y O) (Arias Cabal et al., 2003).

Hasta el momento, los datos publicados de los niveles superopaleoliticos del yacimiento hacen referencia a los restos arqueologicos magdalenienses (Arias Cabal et al., 2005; Chauvin Grandela, 2005), a los restos de ambar del nivel F (Penalver Molla et al., 2007) y al arte mueble y a los objetos de adorno-colgantes de los diferentes niveles pleistocenos descubiertos (Alvarez Fernandez, 2006; Arias Cabal y Ontanon Peredo, 2005).

3. Los niveles gravetienses de la cueva de La Garma A

Los moluscos estudiados en este trabajo proceden de los estratos gravetienses (niveles F y E), excavados en dos zonas de la cavidad, en la entrada y al fondo de la sala (Figs. 1 y 2).

El nivel F esta formado por arcillas amarillentas de entre 3 y 25 cm de potencia. Se ha excavado una superficie de 5,54 [m.sup.2] (2,66 [m.sup.2] en la entrada y 2,88 [m.sup.2] en el fondo de la cueva) y un volumen de 1.127,5 [dm.sup.3]. A falta de los resultados de los analisis sedimentologicos en curso, las informaciones morfologicas y texturales efectuadas sobre este deposito permiten plantear que se habria formado como consecuencia de la acumulacion de elementos detriticos aloctonos arrastrados hacia el interior de la cueva en episodios de sedimentacion lenta, caracterizados por procesos de baja energia.

[FIGURA 2 OMITIR]

En este nivel, adscrito a la fase reciente del Gravetiense, se ha recuperado escasa industria litica y osea. Entre la industria litica retocada destaca la existencia de puntas de La Gravette. Entre la industria osea se ha hallado alguna azagaya. Tambien se han localizado algunas evidencias de arte mueble, entre las que destaca un metacarpo de cabra perforado en su epifisis distal y decorado en sus dos caras con incisiones (Alvarez Fernandez, 2004). Los escasos restos faunisticos indican el consumo del ciervo y del caballo. Por ultimo, se han documentado restos de ambar de origen local (Penalver Molla et al., 2007). Una datacion radiocarbonica tomada en el metacarpo de cabra perforado ha arrojado una fecha de 21650 [+ o -] 760 BP (AA-45566) (24107 [+ or -] 1049 cal BC) (4) (Arias Cabal et al., 2003).

El segundo de los estratos adscritos al Gravetiense es el nivel E, un potente paquete de 40-50 cm de espesor maximo formado por un sedimento arcilloso de color pardo oscuro, muy rico en materia organica, en carbones y en fauna, indicios de gran actividad humana. En su parte superior posee abundantes bloques de caliza y fragmentos abundantes de costra de carbonato calcico muy fragmentada. Se ha excavado una superficie de 5,38 [m.sup.2] (2,66 [m.sup.2] en la entrada y 2,72 [m.sup.2] en el fondo de la cueva) y un volumen de 1.684,9 [dm.sup.3]. La datacion obtenida a partir de un fragmento de hueso procedente de este nivel es la siguiente: 22200 [+ o -] 170 BP (TO-11697) (24813 [+ o -] 451 cal BC). Entre las abundantes evidencias faunisticas halladas, se han identificado restos de ciervo y de bovino. En este nivel la industria litica (puntas de La Gravette) y osea es abundante, pero sobre todo los objetos de adorno-colgantes realizados en diferentes especies de conchas marinas y en dientes. Tambien se ha documentado una pieza de arte mueble grabada en un bloque calizo.

[GRAFICO 1 OMITIR]

4. La fauna malacologica del nivel F de La Garma

En el nivel F se ha documentado un NMI de 63 ejemplares (5). El NR asciende a 288 restos. En mas del 98% predominan los gasteropodos, tanto en NR, como en NMI. El porcentaje restante esta formado por bivalvos, mientras que los escafopodos no estan representados (Tabla 1). El porcentaje mayor de moluscos esta representado por ejemplares de las familias Patelloidea y Littorinidae. Ambas suman el 77,77% del NMI, mientras que el NR es de algo menos del 45% (Grafico 1).

El proceso tafonomico que mas afecta a las conchas es la fragmentacion y la dispersion, debido posiblemente a diferentes agentes (antropicos, sedimentarios, animales, etc.). Esto afecta particularmente a los ejemplares de P. vulgata. Asi, si aplicamos los indices de fragmentacion establecidos, obtenemos que en la relacion (NP, JNMI)/100 el resultado es 0,060 mientras que en (NR/NICom)/100 es de 0,240.

La fragmentacion de una parte importante de los ejemplares de Littorina sp. es debida, sin embargo, a la accion marina. Asi, las evidencias de erosiones provocadas por accion de las olas y del entorno arenoso de la playa afecta al 7,98% del NR, fundamentalmente de gasteropodos indeterminados. Estas modificaciones en los fragmentos de concha de pequenas dimensiones indican su recogida en la playa (Fig. 3).

El porcentaje de moluscos en los que se evidencia la erosion provocada por la accion del agua subterranea es tan solo del 2,43%. La disolucion quimica ha provocado la perdida de coloracion de las conchas, ahora blanquecinas debido a la corrosion. Afecta a escasos restos de P. vulgata, de Trivia sp. y de Cerastoderma sp. La precipitacion de CaC[O.sub.3] solo esta presente en el 1,04% del NR estudiados.

La unica evidencia de alteraciones de tipo biologico ha sido provocada por el ser humano. Asi, se ha clasificado un unico ejemplar de Trivia sp. transformado en objeto de adorno-colgante. Posee dos orificios, uno cerca del canal sifonal y el otro en la base de la concha. Representa tan solo el 6,3% del NMI de conchas de moluscos marinos clasificadas en el nivel F.

5. La fauna malacologica del nivel E de La Garma

En el nivel E se ha documentado un NMI de 179 ejemplares. El NR asciende a 466 restos. En mas del 98% predominan los gasteropodos, tanto en NR, como en NMI. El resto esta formado por bivalvos, mientras que los escafopodos son inexistentes (Tabla 2). El porcentaje mayor de moluscos esta representado por ejemplares de las familias Patelloidea y Littorinidae. Ambas suman el 90,06% del NR y el 91,62% del NMI (Tabla 2, Grafico 2).

Al igual que ocurre en el nivel F, en el nivel E el proceso tafonomico que mas afecta a las conchas es la fragmentacion y la separacion de los trozos, debido a agentes antropicos, sedimentarios, etc. La especie mas perjudicada es la mas abundante, P. vulgata. Si aplicamos los indices de fragmentacion establecidos, en este gasteropodo obtenemos que en la relacion (NR/NMI)/100 el resultado es 0,348 mientras que en (NR/NICom)/100 es de 0,091. En este sentido, el relleno sedimentario de las conchas de P. vulgata ha posibilitado su conservacion integra (Fig. 4). Por otra parte, hay que senalar tambien el remontaje de los dos fragmentos de Colus sp. del nivel E, localizados a escasa distancia, pero a 8 cm de profundidad.

[FIGURA 3 OMITIR]

[FIGURA 4 OMITIR]

[FIGURA 5 OMITIR]

[GRAFICO 2 OMITIR]

Los restos con evidencias de erosiones provocadas por accion de las olas y del entorno arenoso de la playa son escasos (2,36%). Estos indicios se han determinado fundamentalmente en los ejemplares conservados completos. Se trata de conchas de Littorina obtusata, Trivia sp., Littorina littorea, Littorina saxatilis, Nucella lapillus y familia Neritidae. Este tipo de erosion tambien esta presente en algunos fragmentos de Littorina sp. Todo ello indica que estas conchas del nivel E de La Garma A fueron recogidos en las playas. Ademas, dos ejemplares de Littorina sp. poseen conchas de gasteropodos de menores dimensiones incrustadas en su boca, indicio que tambien indica su recogida en las playas. Por otra parte, destaca la buena conservacion del ejemplar de la familia Neritidae, que conserva parte del dibujo original de la concha (Fig. 5).

La precipitacion de CaC[O.sub.3] se ha documentado tan solo en un 0,86% del NR, mientras que la disolucion quimica afecta a un 2,36%.

En el material arqueologico se han registrado diferentes tipos de alteraciones de tipo biologico. En primer lugar, hay que citar las modificaciones producidas antes de que las conchas fuesen recogidas por el ser humano. Asi, dos ejemplares de Littorina obtusata poseen pequenas perforaciones realizadas por moluscos litofagos. Estos atravesaron con sus rabulas las conchas con el fin de alimentarse del animal y de obtener carbonato calcico. Los orificios creados indican que los ejemplares de Littorina obtusata fueron recogidos por los grupos de cazadores-recolectores en las playas, despues de que el animal muriese.

La alteracion del material arqueo logico por el fuego provocado por el hombre ha sido documentada tan solo en el 0,86% del NR. Destaca el ejemplar de Littorina saxatilis completamente quemado que previamente habia sido transformado en objeto de adorno-colgante (Fig. 5).

Sin embargo, las modificaciones humanas mas importantes llevadas a cabo en los moluscos han sido claramente intencionales. Asi, se han documentado un total de 29 objetos de adorno-colgantes realizados en conchas de gasteropodos de diferentes especies, entre las que destaca Littorina obtusata (15 ejs.), pero tambien Trivia sp. (5 ejs.), Littorina saxatilis y Littorina littorea (3 ejs.) y Nucella lapillus, Nassarius reticulatus y familia Neritidae (1 ej. de cada). Todos poseen una unica perforacion, salvo uno de los ejemplares de Trivia sp., que posee dos. Todos los objetos de adorno-colgantes proceden de una superficie de unos 4 [m.sup.2] y han sido localizados al fondo de la sala de la cueva (Fig. 6). Los moluscos que nos dan mas datos tecnologicos son los ejemplares de Littorina obtusata, concretamente 12 de ellos localizados en un espesor de 15 cm. Estas conchas perforadas representan el 16,2% del NMI del nivel E.

[FIGURA 6 OMITIR]

Todos poseen una perforacion situada sobre el labro, en la parte proxima a la columela, salvo dos, ubicada en la region de la base de la concha. Alguno de los orificios se realizo mediante presion o percusion directa sobre la pared de la concha, y posteriormente fueron regularizados. Por una parte, se han documentado 9 ejemplares fragmentados al intentarse hacer la perforacion en el borde del labro mediante presion directa. Tambien hallamos uno en el que solo se conserva el labro. En otro se realizo un segundo orificio que ha llegado hasta nosotros completo. Los tres ejemplares restantes poseen una perforacion integra. Ninguna de estas cuatro piezas posee huellas de uso.

Asi, a tenor de los primeros datos provisionales del nivel E de La Garma A, todo parece indicar que en el interior de la cueva existio un lugar de trabajo en el que se fabricaban objetos de adorno-colgantes a partir de conchas de Littorina obtusata.

En este mismo nivel se documentaron tres ejemplares de Littorina saxatilis y un ejemplar de Littorina littorea fragmentados cuando se estaban realizando sus perforaciones por presion en el borde del labro. El resto de gasteropodos esta formado por ejemplares de Littorina obtusata, Littorina littorea, Nucella lapillus, fam. Naticidae y Nassarius reticulatus, todos con perforaciones situadas en el labro. Por lo que se refiere a Trivia sp., cuatro de ellas tienen con un orificio situado cerca del canal sifonal, y uno mas con dos, uno situado en esta zona y el otro en la base de la concha.

En el nivel E de La Garma A se hallo ademas un canino atrofico de ciervo con los comienzos de un orificio en una de sus caras y un canino de zorro con la perforacion fragmentada en el proceso de su elaboracion, lo que refuerza nuestra interpretacion de que en esta zona de la cueva se fabricaron objetos de adorno-colgantes (Alvarez Fernandez, 2006). Por otra parte, una evidencia mas de esta fabricacion en el yacimiento es la presencia de conchas sin modificar de las mismas especies que se han perforado (Trivia sp., Nassarius reticulatus, Littorina obtusata, Littorina littorea y Littorina sp.). Estas conchas son consideradas por nosotros, al menos en parte, como materia prima para la elaboracion de objetos de adorno-colgantes.

Los gasteropodos (6) con interes alimenticio representan el 50,56% del NMI hallados; se trata exclusivamente de ejemplares de Patella vulgata. Esta especie es la unica que claramente ha sido recogida con fines alimenticios en la zona intermareal, en sustratos duros, en zonas poco expuestas al oleaje. Hoy en dia puede habitar tambien en las zonas interiores de los estuarios y desembocaduras. El porcentaje de moluscos restante lo forman caracoles que no lo poseen (el resto de las especies) (7). De estas ultimas conchas citadas, el 34,12% ha sido modificado por los grupos de cazadores-recolectores. La mayor parte poseen la perforacion completa.

[FIGURA 7 OMITIR]

6. Evidencias de restos malacologicos durante el Gravetiense en la Cornisa Cantabrica

En la Cornisa Cantabrica el numero de sitios con estratos adscritos al Gravetiense es muy escaso (Fig. 7).

El conjunto de dataciones tomadas en los diferentes niveles en los que se han documentado industrias gravetienses (Tabla 3) nos indica d dilatado marco temporal del Gravetiense en este territorio, que abarcaria unos 10.000 anos (eliminando las dos fechas procedentes de Amalda), es decir, aproximadamente entre 31500/30500--23000/22000 calBC. Asi, y salvo la fecha de Antolina, el resto de las dataciones indican que los yacimientos gravetienses fueron ocupados en momentos frios (GS 6, 5, 4 y 3) (Fig. 8). Las primeras evidencias del Gravetiense en la Cornisa Cantabrica (Amalda y Antolina) serian, sin embargo, entre uno y dos milenios mas tardias que las evidencias mas antiguas de Gravetiense en Europa (Willendorf II-5 y Geissenklosterle, en el Alto Danubio) (Otte y Noiret, 2003). Las fechas radiocarbonicas de los Pirineos franceses son similares a las de los yacimientos de la Cornisa Cantabrica; las mas antiguas proceden del nivel Clc de Tarte (Foucher, 2004).

La informacion publicada sobre los restos malacologicos de los sitios gravetienses de la Cornisa Cantabrica es muy escasa. Estos proceden, en su mayor parte, de yacimientos excavados en las ultimas decadas (La Vina, Llonin, Sopena, Cueto de la Mina, La Fuente del Salin, El Cuco, Antolina, Amalda, Ametzagaina, Aiztbitarte III, Irikaitz, Alkerdi), mientras que los datos de las excavaciones antiguas no son muy abundantes (Cueto de la Mina, El Castillo, Morin, El Pendo, Bolinkoba).

[FIGURA 8 OMITIR]

Por lo que respecta al Abrigo de La Vina (La Manzaneda, Oviedo, Asturias), no se han publicado hasta el momento datos malacologicos procedentes de los niveles gravetienses (niveles VIb y VIc del Sector Central y niveles VIII, IX y X del Sector Occidental). La unica datacion existente para este periodo resulta aberrante (nivel IX: 16490 [+ o -] 250 BP; 17853 [+ o -] 362 calBC) (Fortea Perez, 1990 y 2000). Tampoco hay informacion sobre los restos de moluscos marinos del nivel V de la "Galeria" de la cueva de Llonin (Llonin, Penamellera Alta, Asturias) (Fortea Perez et al., 1999), ni sobre los de los niveles IIII del abrigo de Sopena (Benia, Asturias) (Pinto Llona et al., 2005).

En las excavaciones del Conde de la Vega del Sella en Cueto de la Mina (Bricia, Llanes, Asturias) se documentaron dos estratos adscritos al Gravetiense (niveles G y H) (Bernaldo de Quiros Guidotti, 1982 y 1994). En los dos se cita la presencia de dos especies, Patella vulgata, de gran tamano, y Littorina obtusata, esta ultima destinada al adorno (Vega del Sella, 1916). Sin embargo, en la revision de los objetos de adorno-colgantes del yacimiento no documentamos ninguna concha perforada perteneciente a estos niveles (Alvarez Fernandez, 2006). La informacion malacologica de las excavaciones llevadas a cabo en los anos ochenta por M. de la Rasilla en el yacimiento aun no ha sido publicada. El nivel Vil de estas ultimas excavaciones, con industrias adscritas al Gravetiense, ha sido datado en 26470 [+ o -] 520 BP (29030 [+ o -] 340 calBC) (De la Rasilla Vives et al., 2003).

En La Fuente del Salin (Munorrodero, Val de San Vicente, Cantabria) existen ejemplares de Patella sp. procedentes del nivel 2 (com. pers. M. R. Gonzalez Morales). Este nivel ha sido datado en 22340 [+ o -] 510/480 BP (24940 [+ o -] 720/24944 [+ o -] 692 calBC) (Gonzalez Morales, 1999; Moure Romanillo y Gonzalez Morales, 2000). En la parte central de este nivel, debajo exactamente del Panel Principal de las manos en negativo, se documento un hogar al que estaban asociados nueve ejemplares de Trivia sp. (tres de ellos T. arctica), en los que se habia practicado una unica perforacion; dos de ellos estaban afectados por el fuego. Por ultimo, tambien se clasifico un unico ejemplar de L. obtusata con la perforacion en curso de fabricacion (Alvarez Fernandez, 2006).

La fauna malacologica de los niveles 12 y 14 de la cueva de El Castillo (Puente Viesgo, Cantabria) (Bernaldo de Quiros, 1982 y 1994; Cabrera Valdes, 1984) fue clasificada por P. H. Fischer (1923-1924). En el nivel 12 se cita la presencia muy abundante de Patella vulgata (de gran tamano), ademas de ejemplares de Littorina littorea y Cardium echinatum; en el nivel 14, ejemplares de Patella vulgata, Littorina littorea de gran talla y Pecten jacobeus (8) (Cabrera Valdes, 1986: 275-276).

En los niveles 4 y 5 sup. de Cueva Morin (Villanueva, Villaescusa, Cantabria) se citan escasos restos de moluscos marinos. Del nivel 4 proceden tres ejemplares de Patella sp. (dos de ellos, Patella vulgata), un fragmento de Crassostrea y dos de Ostrea edulis y del nivel 5 sup. un unico ejemplar de Patella sp. (Madariaga de la Campa, 1971). Tambien se citan caracoles transformados en objetos de adorno-colgantes. La revision de estas ultimas piezas confirma como tales artefactos un ejemplar de Littorina obtusata, otro de Nassarius reticulatus y uno m s de la familia Cardiidae (Alvarez Fernandez, 2006). El nivel 5a est datado en 20710 [+ o -] 340 BP (22869 [+ o -] 531 calBC) (Bernaldo de Quircentss y Moure Romanillo, 1978). En la cueva de El Pendo (Escobedo de Camargo, Cantabria) solo se cita la "presencia" del gasteropodo Patella vulgata en el nivel V (Madariaga de la Campa, 1980).

En El Cuco (Castro Urdiales, Cantabria) se han documentado diferentes niveles adscritos al Gravetiense. Desde el punto de vista malacologico en el Sondeo 1 destaca el nivel Va, en el que estan presentes escasos restos de Patella vulgata. Bajo un bloque de gran tamano se documentaron, ademas, 29 ejemplares de Antalis sp. y 6 de Littorina obtusata, probablemente formando un collar. Los restos de conchas procedentes del resto de niveles adscritos al Gravetiense son escasos: uno de Patella vulgata en el nivel IV, tres en el nivel Vb y uno de la citada especie y otro de Antalis sp. en el nivel Vc (9). Por otra parte, en un segundo sondeo (Sondeo 2, Covacho) efectuado en el mismo yacimiento tambien se documentaron varios niveles gravetienses con escasos restos malacologicos. Restos de Patella vulgata est n presentes en los niveles D y F, de Littorina littorea en el nivel F y de Osilinus lineatus y Nassarius reticulatus en el nivel D (Munoz Fernandez et al., 2007).

En Antolina (Gautegiz-Arteaga, Vizcaya, Pais Vasco) se cita la existencia de restos de moluscos marinos en el nivel Lab (11 ejs.), adscrito al Gravetiense avanzado, y en el nivel Lmbk (3 ejs.), atribuido al Gravetiense antiguo. La datacion radiocarbonica obtenida para el nivel Lab (Lmbk) es 27390 [+ o -] 320 BP (30018 [+ o -] 589 calBC) (Aguirre Ruiz de Gopegui, 1998-2000 y 1999; Aguirre Ruiz de Gopegui et al., 2000).

Siguiendo los trabajos de J. M. Barandiaran, en los niveles E y F de Bolinkoba (Abadiano, Vizcaya, Pais Vasco) se menciona la presencia de una cantidad importante de conchas de moluscos. Del nivel E proceden seis ejemplares de Nassarius reticulatus (cuatro con perforacion); del nivel F, 22 Littorina sp., una "cypraea", y dos Trivia sp., todos perforados. De este mismo nivel procede un ejemplar de Nucella lapillus y otro mas de Turritella sp. (Barandiaran, 1950). La revision de los objetos de adorno-colgantes del yacimiento dio como resultado la documentacion de un total de 29 piezas adscritas al nivel E y 19 al nivel F. En ambos niveles predominan los ejemplares de Littorina obtusata (21 ejs.; 10 del nivel E, 11 del nivel F), seguido por Nucella lapillus (8 ejs.; 3 del nivel E; 5 del nivel F). En el nivel E se documentaron 9 ejemplares de Littorina littorea, 3 de Littorina saxatilis, 2 de Trivia sp. y 1 de Luria lurida. Este ultimo caracol procede de las costas del Mediterraneo. Por ultimo, del nivel F proceden cuatro ejemplares de Nassarius reticulatus. De esta forma, el numero de piezas con perforacion estudiadas es sensiblemente mayor a las citadas en la monografia del yacimiento (Alvarez Fernandez, 2006).

El nivel II del deposito al aire libre de Irikaitz (Cestona, Guipuzcoa) proporciono industrias gravetienses. El yacimiento no conserva restos de materiales organicos (Arrizabalaga Valbuena, 1998). Lo mismo ocurre con Ametzagaina (San Sebastian, Guipuzcoa) (com. pers. J. Tapia).

Los datos proporcionados por A. Borja (1990) para los moluscos del Gravetiense de Amalda (Cestona, Guipuzcoa, Pais Vasco) son bastante pobres. Asi, en el nivel VI, con dos dataciones radiocarbonicas similares (27400 [+ o -] 1000 BP y 27400 [+ o -] 1100 BP; 30495 [+ o -] 1174 y 30533 [+ o -] 1263 calBC) (Altuna Echare, 1990), los restos de moluscos son bastante escasos: 3 ejemplares de Patella sp.; 44 ejemplares de la familia Littorinidae (L. obtusata, L. littorea, L. saxatilis), uno de Trivia sp., uno de Nucella lapillus y un fragmento de un molusco indeterminado. En este nivel documentamos un total de tres caracoles perforados, dos pertenecientes a Littorina obtusata y uno mas a Nucella lapillus (Alvarez Fernandez, 2006). Por lo que respecta al nivel superior, nivel V, se adscribe habitualmente al Protomagdaleniense o Perigordiense VII; sus dataciones radiocarbonicas son incoherentes (demasiado recientes para el Gravetiense): 19000 [+ o -] 340 BP y 17880 [+ o -] 390 BP (20896 [+ o -] 474 y 19423 [+ o -] 623 calBC) (Altuna Echave, 1990). El numero de restos de moluscos es m s escaso que en el nivel VII. Solo estan presentes cuatro ejemplares de la familia Littorinidae y tres fragmentos de gasteropodos no identificados. En este nivel documentamos un ejemplar de Nucella lapillus perforado (Alvarez Fernandez, 2006).

Los niveles V y VI de Aitzbitarte III (Renteria, Guipuzcoa, Pais Vasco) han proporcionado un numero considerable de fechas que indican claramente la existencia de contextos gravetienses en el yacimiento (entre ca. 25000-23000 BP; ca. 28000-25500 calBC) (10). Hasta el momento, no se han publicado datos sobre la fauna malacologica (Altuna Echave, 1992).

Por ultimo, en el yacimiento de Alkerdi (Urdax, Navarra), I. Barandiaran cita en el nivel 2 la existencia de cuatro gasteropodos de Patella sp., ademas ejemplares de Turritella sp., Littorina obtusata y Antalis sp., entre otros. Este nivel esta datado en 24520 [+ o -] 530 BP (27458 [+ o -] 646 calBC) (Barandiar n Maestu, 1991-1992 y 1995-1996).

[FIGURA 9 OMITIR]

Aparte de estos yacimientos, existen otros con escasas evidencias gravetienses (con alguno de sus "fosiles directores"), la mayor parte procedentes de niveles solutrenses. Por lo que respecta a la industria litica, se han documentado escasos buriles de Noailles en el nivel 3 de Morin, en las colecciones solutrenses de Ermittia, y de Atxuri, en los niveles XIV a XVI de Atxurra, en el nivel IV de Aitzbitarte IV y el nivel V de Amalda (Altuna, Echare et al., 1990; Esparza San Juan y Mujica Alustiza, 1996; Straus, 1983). La adscripcion al Solutrense del nivel II de Lezetxiki, en el que tambien estan presentes buriles de Noailles, ha sido planteada recientemente (Arrizabalaga Valbuena et al., 2005; cf. Bernaldo de Quiros, 1982).

En cuanto a la industria osea, en el nivel III de Usategui se ha documentado un fragmento de azagaya tipo Isturitz (Barandiaran, 1977). Por otra parte hay que citar las dataciones tomadas directamente sobre el arte parietal de algunas cuevas y que lo situan en el Gravetiense. Es el caso de una de las tomadas en La Pena de Candamo (CAN-8: 22590 [+ o -] 280 BP) (Fortea Perez, 2001-2002). En El Conde, algunos de los grabados aparecen cubiertos parcialmente por sedimentos datados en 21920 [+ o -] 150 BP y 23930 [+ o -] 180 BP (Fortea Perez, 2001-2002). En los paneles de Venta de la Perra y en Pondra los encostramientos de calcita arrojan fechas TL ante quem gravetienses. Asi, en Venta de la Perra las fechas son: 25938 [+ o -] 2157 y 25498 [+ o -] 2752 (Arias Cabal et al., 1999); en Pondra solo una de las fechas es Gravetiense: 26972 [+ o -] 2747 (Gonzalez Sainz y San Miguel Llamosas, 2001). Por oltimo, y a falta del estudio de las industrias, en el sondeo llevado a cabo en El Miron (Alluvial footslope test pit de "Corral": nivel 128 o 405) se ha obtenido una fecha probable gravetiense (27580 [+ o -] 210 BP; 30104 [+ o -] 567 calBC) (Straus y Gonz lez Morales, 2001).

7. La explotacion de los moluscos marinos en Europa durante el Gravetiense

Los datos que poseemos actualmente sobre la explotacion de los recursos de origen marino en el Gravetiense europeo son muy escasos. Al igual que ocurre con la Cornisa Cantabrica, apenas existen estudios. Solo destacan los nuevos trabajos llevados a cabo en contados sitios, como es el caso de los niveles 5 y 6 de Gargas en los Pirineos Centrales (Foucher, 2005-2006), y la excavacion de nuevos yacimientos, como el nivel D de Riparo Mochi, en La Liguria (Stiner, 1999), en los niveles 11 y 12 de Grotta della Serratura en Campania (Colonese y Wilkens, 2005) y en los niveles 10 a 22 de Vale Boi, en el Algarve portugues (Bicho et al., 2003), asi como la revision de los materiales arqueomalacologicos de yacimientos excavados hace decadas, como es el caso del nivel J de la cueva de Caldeirao (Callapez, 2003) y los niveles gravetienses de Abri Pataud (niveles 5, 4/5 y 4) (Vercoutere, 2004; cf. Dance, 1975; Taborin, 1993) (11).

De los escasos datos publicados sobre moluscos marinos, solo son comparables a los de los niveles E y F de La Garma A los efectuados en Vale Boi y en Riparo Mochi, yacimientos situados hoy en dia a escasos kilometros de la costa atlantica y mediterranea, respectivamente. Por lo que se refiere los estudios preliminares efectuados en Vale Boi, M. C. Stiner especifica el NMI de las especies localizadas en dos niveles: nivel 15-22, adscrito al Gravetiense antiguo y nivel 10-14, ubicado en el Gravetiense reciente (Bicho et al., 2003). En el ultimo de los niveles citados, el NMI documentado asciende a 68, de los que el 82,35% esta formado por ejemplares de Patella vulgata. En el nivel 15-22, el NMI es de 165 y el porcentaje de Patella vulgata es algo mayor, del 90,90%. Al igual que en La Garma A, en los dos niveles citados se han documentado objetos de adorno-colgantes realizados a partir de conchas de moluscos marinos, todos pertenecientes a la especie Littorina obtusata. El porcentaje de estas piezas es similar en ambos niveles (3,57% en el nivel 10-14 y 3,03% en el nivel 15-22). Los datos procedentes del nivel D de Riparo Mochi indican que el porcentaje del total de los moluscos (NMI: 2.446) recolectados por su interes bromatologico es escaso (6%), frente a los recogidos de forma accidental (67%) y los seleccionados como materia prima para la elaboracion de objetos de adorno-colgantes (27%, principalmente Homalopoma sanguineum y Cyclope sp.) (Stiner, 1999). Finalmente, hay que citar la revision de C. Vercoutere (2004) en los restos de moluscos marinos gravetienses procedentes de Abri Pataud, en La Dordona (niveles 5 y 4), yacimiento que en el Gravetiense se encontraria a mas de 200 km tanto de las costas atlanticas como mediterraneas. En su tesis doctoral clasifica las diferentes especies dando el NR, pero no calcula el NMI. Asi, contrastando los restos transformados en objetos de adorno con los que no lo estan, y sin incluir las especies de procedencia dudosa (fosiles o recientes, como Antalis sp.) documentadas en los niveles 4 y 5, indicamos que el porcentaje de restos modificados en el nivel 5 (NR: 10), adscrito al Gravetiense antiguo, es del 16,66%, mientras que en el nivel 4 (NR: 231), encuadrado en el Gravetiense medio, es del 19,91%. En estos dos niveles predomina la existencia de restos perforados y sin perforar de la familia Littorinidae (L. littorea, pero sobre todo L. obtusata).

Aparte de estos estudios, hay que destacar las investigaciones efectuadas por diversos investigadores sobre los objetos de adorno-colgantes elaborados a partir de conchas de moluscos marinos procedentes de un gran numero de yacimientos gravetienses europeos (Fig. 9) desde un punto de vista taxonomico y tecnologico.

De esta forma, no solo documentamos estas piezas en los yacimientos cercanos a las costas atlanticas o mediterraneas, sino muy al interior del continente europeo, evidencia inequivoca de la existencia de contactos entre los grupos humanos durante el Gravetiense. Asi, por ejemplo, existen colgantes atlanticos y mediterraneos en los yacimientos de La Dordona francesa (Nucella lapillus en La Ferrassie, Homalopoma sanguineum en Pataud, etc.) (Taborin, 1993), pero tambien en yacimientos centroeuropeos situados a mas de 700 km de las costas mediterraneas. Asi, por ejemplo, ejemplares perforados de Cyclope sp. han sido clasificados en los yacimientos alemanes de Mainz Linsenberg y Sprendlingen y tambien en el austriaco de Krems-Hundsteig (Alvarez Fernandez, 2006).

8. Discusion y conclusiones

La Garma A posee una de las secuencias estratigraficas del final del Pleistoceno y de comienzos del Holoceno mas completas de la Region Cantabrica. Ya desde el Aurinaciense se ha documentado la explotacion de los recursos marinos, alcanzando su mayor importancia en las etapas finales del Magdaleniense y en el Mesolitico (Alvarez Fernandez, 2006; e. p. 1; Arias Cabal et al., 2005). La investigacion sobre los restos malacologicos marinos llevada a cabo en los niveles F y E de La Garma A indica que los grupos de cazadores-recolectores gravetienses aprovechaban los recursos que les ofrecia el mar. A tenor del estudio de los restos clasificados, tanto en el nivel F, como en el nivel E, solo P. vulgata habria sido recogida con fines alimenticios. Su zona de recoleccion ha sido la mediolitoral o supralitoral (zona alta de mareas), en sustratos duros, en zonas poco expuestas al batido de las olas. El resto de las especies halladas en estos dos niveles, bien son intrusivas (fragmentos de gasteropodos indeterminados), bien se recogieron como materia prima para la elaboracion de objetos de adorno-colgantes (Nassarius reticulatus, Trivia sp., Colus sp., Phalium saburon, Cerastoderma sp. y tal vez alguno de los ejemplares de Littorina sp.) (12), probablemente en las playas cercanas al yacimiento. El caso del caracol completo de Monodonta lineata del nivel F es probable que proceda de los niveles superiores de La Garma A (magdalenienses o mesoliticos). Por lo que respecta a los bivalvos, su presencia es poco representativa. Se trata de escasos restos de Mytilus sp. y de Cerastoderma sp.; su fragmentacion y su mala conservacion impiden saber si fueron recogidos cuando el animal estaba vivo (en sustratos duros o blandos), o cuando ya habia muerto (en la playa). En cuanto a los fragmentos de Cyprina islandica del nivel E posiblemente se adquirieron en la playa, ya que esta especie habita en sustratos arenosos desde la zona tidal hasta profundidades considerables, por lo que es improbable que se recogiese viva.

Por lo que respecta a la fauna malacologica sin interes bromatologico, gran parte de los gasteropodos (los mas abundantes) de La Garma A presentan evidencias de erosion marina, indicio que apunta a su recoleccion en playas, ya muertos. Posteriormente a su recogida, y en el caso del nivel E, una parte importante de los caracoles han sido modificados por el hombre. Asi, el 16,47% de ellos han sido transformados en objetos de adorno-colgantes, o bien fracturados en su proceso. La presencia de colgantes sobre conchas y sobre dientes de animales localizados en una superficie pequena del nivel E (4 [m.sup.2]) indicaria su elaboracion en el propio yacimiento. Por lo que se refiere a la existencia de conchas sin interes bromatologico no modificadas puede indicar su acopio para la elaboracion de colgantes; por tanto, estariamos ante materia prima para su elaboracion. Mas dificil de explicar es la presencia de moluscos sin interes bromatologico del nivel F, mas fragmentados y mas afectados por la erosion marina. En este nivel solo se documento un colgante realizado a partir de una concha de Trivia sp.

Asi, parece ser bastante evidente que mientras mas alejado el yacimiento de la costa, menor porcentaje de conchas con interes alimenticio existen en el. Esto esta constatado a finales del Paleolitico superior y en el Mesolitico (Alvarez Fernandez, e.p.1). Aunque actualmente la cueva de La Garma A se encuentra a tan solo 6 km de la desembocadura del rio Miera, seguramente en el Pleniglaciar la distancia a la costa seria mayor, tal vez 7 km mas, lo que indicaria el porcentaje tan bajo de moluscos con interes bromatologico en el nivel E. Sin embargo, esta hipotesis ha de ser contrastada con el estudio de la arqueomalacofauna de otros yacimientos del mismo periodo.

[GRAFICO 3 OMITIR]

Por otra parte, hasta el momento es imposible hacer una valoracion sobre el tamano de los ejemplares de la especie Patella vulgata en los yacimientos gravetienses de la Cornisa Cantabrica, ya que hasta ahora solo contamos con los datos de La Garma A. Sin embargo, comparando el diametro de los ejemplares de este gasteropodo procedentes del nivel E con los documentados hasta el momento en los niveles de finales del Magdaleniense de La Garma A (niveles N y O) (Alvarez Fernandez, en prep.) se observa el mayor tamano de los ejemplares gravetienses, con una diferencia de diez milimetros respecto a los hallados en los niveles magdalenienses. La explicacion de este hecho puede deberse a diferentes motivos: sobreexploracion de los recursos a finales del Magdaleniense, cambios en la salinidad y la temperatura de las aguas del Cantabrico, etc. Lo que esta claro es una ausencia de individuos juveniles en estos niveles, por lo que se advierte una seleccion intencional de los ejemplares adultos (Grafico 3).

Las conchas perforadas de los niveles gravetienses de La Garma A representan, hasta el momento, algo mas del 30o/0 de los objetos de adorno-colgantes documentados en los yacimientos gravetienses de la Cornisa Cantabrica, en los que la especie predominante es L. obtusata (ca. 44%) (Alvarez Fernandez, 2006). Esta especie es tambien la mas abundante en La Garma A (50%). Por otra parte, el resto de caracoles perforados documentados en los niveles de este yacimiento se encuentran tambien en otros niveles gravetienses. Estan ausentes en La Garma A los ejemplares de conchas de bivalvos (valva de la familia Cardiidae de Morin) y escafopodos (Antalis sp. de Alkerdi), asi como la especie de origen exclusivamente mediterraneo Luria lurida. Este caracol hallado en el nivel E de Bolinkoba nos indica la existencia inequivoca de contactos entre los grupos de cazadores-recolectores en el Gravetiense, presente tambien en otros sitios europeos alejados cientos de kilometros de la costa mediterranea, como Sprendlingen y Mainz-Linsenberg. Aqui solo se han documentado restos malacologicos marinos sin interes bromatologico, transformados en objetos de adorno-colgantes (Alvarez Fernandez, 2006).

Finalmente, hay que indicar que los datos aportados en esta investigacion sobre la fauna malacologica de los niveles gravetienses de La Garma A son, no solo el primer estudio sobre el papel que jugaron los moluscos marinos en los yacimientos gravetienses de la Cornisa Cantabrica, sino uno de los pocos existentes en el resto de Europa. Solo destacan los trabajos en conjunto (no solo de la fauna malacologica recogida por su valor bromatologico, sino tambien por su interes ornamental, etc.), aunque aun preliminares, efectuados por M. C. Stiner en el yacimiento portugues de Vale Boi (niveles 10 a 22) (Bicho et al., 2003) y en el italiano de Riparo Mochi (nivel D) (Stiner, 1999), y de C. Vercoutere (2004) en Abri Pataud (niveles 5 y 4), asi como las investigaciones efectuadas exclusivamente en conchas marinas transformadas en objetos de adorno-colgantes procedentes de un numero considerable de yacimientos gravetienses europeos (Alvarez Fernandez, 2006; Taborin, 1993).

De esta forma, en los yacimientos cercanos a las costas cantabricas se produciria un verdadero aprovechamiento economico de los moluscos marinos por parte de los grupos de cazadores-recolectores antes del Maximo Glaciar, desde el Gravetiense (cf. Gonzalez Sainz, 1995; Straus, 1992) y que continuara en el Solutrense y en el Magdaleniense inferior y medio, para intensificarse con posterioridad, a partir del Magdaleniense superior.

El estudio de los moluscos del resto de la secuencia de La Garma A y la comparacion de los datos obtenidos con los moluscos de otras secuencias que cubran la misma horquilla temporal posibilitaran un mayor conocimiento del papel que jugaron estos recursos en la dieta de los grupos de cazadores recolectores de finales del Pleistoceno y de comienzos del Holoceno en la Region Cantabrica.

Bibliografia

AGUIRRE RUIZ DE GOPEGUI, M. (1998-2000): "El yacimiento paleolitico de Antolinako Koba (Gautegiz-Arteaga, Bizkaia): secuencia estratigrafica y dinamica industrial. Avance de las campanas de excavacion 1995-2000", Illunzar, 4, pp. 39-81.

--(1999): "Antolinako Koba (Gautegiz, Arteaga)", Arkeioikusca, pp. 68-69.

AGUIRRE RUIZ DE GOPEGUI, M.; LOPEZ QUINTANA, J. C. y SAENZ DE BURUAGA, A. (1998-2000): "Medio ambiente, industrias y poblamiento prehistorico en Urdaibai (Gernika, Bizcaia) del Wurm reciente al Holoceno Medio", Illunzar, 4, pp. 13-38.

ALTUNA ECHAVE, J. (1992): "Dataciones de radiocarbono para el Perigordiense Superior del Pais Vasco", Munibe, 44, pp. 31-32.

ALTUNA ECHAVE, J.; BALDEON INIGO, A. y MARIEZKURRENA GASTEARENA, K. (eds.): La Cueva de Amalda (Zestoa, Pais Vasco). Ocupaciones paleoliticas y postpaleoliticas. San Sebastian: Fundacion Jose Miguel de Barandiaran. Ed. Eusko-Ikaskuntza.

ALVAREZ FERNANDEZ, E. (2001): "Altamira revisited: nuevos datos, interpretaciones y reflexiones sobre la industria osea y la malacofauna", Espacio, Tiempo y Forma, Serie I, Prehistoria y Arqueologia, 14, pp. 167-184.

--(2004): "Metapodo perforado con series de lineas incisas. La Garma A (Cat. No. 79)". En ARIAS CABAL, P. y ONTANON PEREDO, R. (eds.): La materia del lenguaje prehistorico. El arte mueble paleolitico de Cantabria en su contexto. Santander: Gobierno de Cantabria, p. 218 (2.a edicion corregida y aumentada, IIIPC, 2005).

--(2005-2006): "La explotacion y utilizacion de los moluscos marinos durante el Paleolitico superior y el Mesolitico en la Cornisa Cantabrica y en el Valle del Ebro: pasado y presente de la investigacion". En Homenaje al Prof. Jesus Ahuna, vol. I. San Sebastian: Munibe (Antropologia-Arkeologia), 57/1, pp. 359-368.

--(2006): Los objetos de adorno-colgantes del Paleolitico superior y del Mesolitico en la Cornisa Cantabrica y en el Valle del Ebro: una vision europea. Salamanca: Ed. Universidad de Salamanca (Coleccion Vitor, no. 195).

--(e. p. 1): "Food & More: Marine Molluscs Exploitation during the Upper Paleolithic and Mesolithic in Cantabrian Spain and in the Ebro Valley". En QUITMYER, I. y SZaBO, K. (eds.): The Status of Archaeomalacology in de 21st Century (ICAZ, Gainesville, Florida, 17-19 February 2005). Madrid: Archaeofauna (International Journal of Archaeozoology).

--(e. p. 2): "Investigaciones arqueomalacologicas en el Magdaleniense: Los niveles N y O de La Garma A (Omono, Cantabria)". En CORCHON RODRIGUEZ, M. S.; RODRIGUEZ ASENSIO, A. y MENENDEZ FERNANDEZ, M. (orgs.): Gestion del Territorio y movilidad de los grupos de cazadores-recolectores durante el Tardiglaciar. 1.a Mesa redonda sobre Paleolitico superior Cantabrico (San Roman de Candamo, 26-28 de abril de 2007).

-- (en prep.): "Los restos arqueomalacologicos marinos magdalenienses de la cueva de Las Caldas (San Juan de Priorio, Oviedo)". En CORCHON RODRIGUEZ, M. S. (ed.): La Cueva de Las Caldas (San Juan de Priorio, Oviedo). La Sala II.

ARIAS CABAL, P.; CALDERON, T.; GONZALEZ SAINZ, C.; MILLAN, A.; MOURE ROMANILLO, A.; ONTANON PEREDO, R. y RUIZ IDARRAGA, R. (1998-1999): "Dataciones absolutas para el arte rupestre paleolitico de Venta de la Perra (Carranza, Bizcaya)", Kobie, 25, pp. 85-92.

ARIAS CABAL, P.; FERNANDEZ-TRESGUERRES VELASCO, J. A.; ALVAREZ FERNANDEZ, E.; ARMENDARIZ GUTIERREZ, A.; CUETO RAPADO, M.; FANO MARTINEZ, M. A.; FERNANDEZ GARCIA, R.; GARRALDA BENAJES, M. D.; MENSUA CALZADO, C. y TEIRA MAYOLINI, L. C. (2007): "Excavacion arqueologica de urgencia en la cueva de La Poza l'Egua (Lledias, Llanes)". En Excavaciones Arqueologicas en Asturias, V. Oviedo: Principado de Asturias, pp. 227-239.

ARIAS CABAL, E y ONTANON PEREDO, R. (eds.) (2004): La materia del lenguaje prehistorico. El arte mueble paleolitico de Cantabria en su contexto. Santander: Gobierno de Cantabria (2.a edicion corregida y aumentada, IIIPC, 2005).

ARIAS CABAL, P.; ONTANON PEREDO, R.; ALVAREZ FERNANDEZ, E.; APARICIO ALONSO, M. T.; CHAUVIN GRANDELA, A.; CLEMENTE CONTE, I.; CULTO RAPADO, M.; GONZALEZ URQUIJO, J. E.; IBANEZ ESTEVEZ, J. J.; TAPIA SAGARNA, J. y TEIRA MAYOLINI, L. C. (2005): "La estructura magdaleniense de La Garma A. Aproximacion a la organizacion espacial de un habitat paleolitico". En CORCHON RODRIGUEZ, M. S. (coord.): El Magdaleniense cantabrico: nuevas perspectivas. En BICHO, N. (ed.): O Paleolitico. Actas do IV Congresso de Arqueologia Peninsular (Faro, 14 a 19 de setembro de 2004). Faro: ADECAP (Universidade do Algarve). Promotoria Monografica 02, pp. 123-141.

ARIAS CABAL, P.; ONTANON PEREDO, R.; ARMENDARIZ GUTIERREZ, A. y PEREDA SAIZ, E. (2003): "Zona Arqueologica de La Garma (Ribamontan al Monte): La Garma A, cuevas sepulcrales y castro del Alto de la Garma". En ARIAS CABAL, P.; ONTANON PEREDO, R.; GARCIA-MONCO PINEIRO, C. y TEIRA MAYOLINI, L. C. (eds.): III Congreso del Neolitico en la Peninsula Iberica (Santander, 5-8 de octubre de 2003). Libro Guia de la Excursion, Preactas. Santander: Servicio de Publicaciones. Universidad de Cantabria, pp. 43-57.

ARIAS CABAL, P.; ONTANON PEREDO, R.; ONTANON PEREDO, E.; CUETO RAPADO, M.; ELORZA, M.; GARCIA-MONCO PINEIRO, C.; GUTH, A.; IRIARTE CHIAPUSSO, M. J.; TEIRA MAYOLINI, L. C. y ZURRO, D. (en prep.): "Magdalenian floors in the Lower Gallery of La Garma. A preliminary approach". En GAUDZINSKI, S.; JORIS, O.; SENSBURG, M.; STREET, M. y TURNER, E.: Come in..., and find out." Opening a new door into the analysis of hunter-gatherer social organisation and behaviour. Session C58, 15th UISSPP (Lisbon, September 4-9th 2006).

ARRIZABALAGA VALBUENA, A. (1998): "Irikaitz", Arkeiokuska, 98, pp. 141-144.

ARRIZABALAGA VALBUENA, A.; ALTUNA ECHAVE, J.; ARESO, P.; FALGUERES, C.; IRIARTE, M. J.; MARIEZKURRENA GASTEARENA, K.; PEMAN, E.; RUIZ-ALONSO, M.; TARRINO VINAGRE, A.; URIZ, A. y VALLVERDU, J. (2005): "Retorno a Lezetxiki (Arrasate, Pais Vasco): nuevas perspectivas de la investigacion". En SANTONJA, M.; PEREZ-GONZALEZ, M. y MACHADO, M. J. (eds.): Geoarqueologia y conservacion del Patrimonio. Madrid: ADEMA, pp. 63-80.

BARANDIARAN MAESTU, I. (1991-1992): "Cueva de Berroberria (Urdax). III Campana 1988. Informe preliminar", Trabajos de Arqueologia de Navarra, 10, pp. 389-394.

--(1995-1996): "Las cuevas de Berroberria y Alkerdi (Urdax). Informe al final de la campana de 1994", Trabajos de Arqueologia de Navarra, 12, pp. 263-269.

BARANDIARAN, J. M. de (1950): "Bolinkoba y otros yacimientos paleoliticos de la Sierra de Amboto (Vizcaya)", Cuadernos de Historia Primitiva, 5, pp. 73-112.

--(1977): "Excavaciones en Jentilbaratza y Kobalde (Ataun) (Campana de 1971)", Munibe, 29 (3/4), pp. 159-212.

BERNALDO DE QUIROS GUIDOTTI, F. (1982): Los inicios del Paleolitico superior cantabrico. Centro de Investigacion y Museo de Altamira, 8. Madrid: Ministerio de Cultura.

--(1994): "Las industrias del Paleolitico superior cantabrico". En BERNALDO DE QUIROS GUIDOTTI, E (coord.): El cuadro geocronologico del Paleolitico superior inicial. Centro de Investigacion y Museo de Altamira, 13. Madrid: Ministerio de Cultura, pp. 213-223.

BERNALDO DE QUIROS GUIDOTTI, F. y MOURE ROMANILLO, J. A. (1978): "Cronologia del Paleolitico y Epipaleolitico Peninsulares". En ALMAGRO, M. (ed.): C.14 y Prehistoria de la Peninsula Iberica. Madrid: Fundacion J. March, pp. 17-36.

BICHO, N. F.; STINER, M. C.; LINDLY, J.; FERRING, C. R. y CORREIA, J. (2003): "Preliminary Results from the Upper Palaeolithic Site of Vale Boi, Southwestern Portugal", Journal of Iberian Archaeology, 5, pp. 51-66.

BORJA, A. (1990): "La malacofauna de la Cueva de Amalda". En ALTUNA ECHAVE, J.; BALDEON INIGO, A. y MARIEZKURRENA GASTEARENA, K. (eds.): La Cueva de Amalda (Zestoa, Pais Vasco). Ocupaciones paleoliticas y postpaleoliticas. San Sebastian: Fundacion Jose Miguel de Barandiaran. Ed. Eusko-Ikaskuntza, pp. 267-270.

CABRERA VALDES, V. (1984): El yacimiento de la Cueva de "El Castillo" (Puente Viesgo, Santander). Madrid. Bibliotheca Praehistorica Hispana XXII.

CALLAPEZ, P. (2003): "Moluscos marinhos e fluviais do Paleolitico superior da Gruta do Caldeirao (Tomar, Portugal): evidencias de ordem sistematica, paleobiologica e paleobiogeografica", Revista Portuguesa de Arqueologia, 6 (1), pp. 5-15.

CHAUVIN GRANDELA, A. (2005): "Laminas y laminillas en el Magdaleniense Cantabrico. Un ejemplo de la Cueva de La Garma A (Omono, Cantabria)'. En XXVII Congreso Nacional de Arqueologia (Huesca, 6-8 de mayo de 2003). Vol. I Prehistoria. Huesca: Estudios Altoaragoneses. Diputacion de Huesca. Bolskan 18 (2001), pp. 161-168.

COLONESE, A. C. y WILKENS, B. (2005): "The Malacofauna of the Upper Paleolithic levels ar Grotta della Serratura (Salerno, southern Italy). Preliminary data". En BAR-YOSEF MAYER, D. (ed.): Archaeomalacology. Mollusks in former environments of human behaviour. Proceedings of the 9th ICAZ Conference, Durham 2002. Oxford: Oxbow Books, pp. 63-70.

CORCHON RODRIGUEZ, M. S.; MATEOS CACHORRO, A.; ALVAREZ FERNANDEZ, E.; MARTINEZ QUINTANA, J. y RIVERO VILA, O. (2005): "El final del Magdaleniense medio y la transicion al superior en el Valle Medio del Nalon". En CORCHON RODRIGUEZ, M. S. (coord.): El Magdaleniense cantabrico: nuevas perspectivas. En BICHO, N. (ed.): O Paleolitico. Actas do IV Congresso de Arqueologia Peninsular (Faro, 14 a 19 de setembro de 2004). Faro: ADECAP (Universidade do Algarve). Promotoria Monografica 02, pp. 77-91.

DANCE, S. P. (1975): "The Molluscan Fauna". En MOVIUS, H. L. (dir.): Excavation of the Abri Pataud, Les Eyzies (Dordogne). Cambridge, Massachusetts: Peabody Museum of Archaeology and Ethnology. Harvard University Press. Bulletin No. 30, pp. 154-159.

ESVARZA SAN JUAN, X. y MUJICA ALUSTIZA, J. A. (1996): "El Perigordiense superior en el Pais Vasco". En DELPORTE, H. y CLOTTES, J. (eds.): Pyrenees Prehistoriques. Ars et Societes. Actes du 118e Congres Nacional des Societes Historiques et Scientifiques (Pau, 1993). Paris: Eds. du CTHS, pp. 73-86.

FANO MARTiNEZ, M. A. (2005): "El final del Magdaleniense en el Valle del Ason. Nuevos datos procedentes de la Cueva de El Horno (Ramales, Cantabria)". En CORCHoN RODRiGUEZ, M. S. (coord.): El Magdaleniense cantabrico: nuevas perspectivas. En BICHO, N. (ed.): O Paleolitico. Actas do IV Congresso de Arqueologia Peninsular (Faro, 14 a 19 de setembro de 2004). Faro: ADECAP (Universidade do Algarve). Promotoria Monografica 02, pp. 109-122.

FISCHER, P.-H. (1923-1924): "Mollusques Quarternaires recoltes dans la grotte de Castillo (Espagne, province de Santander)", Journal de Conchyliologie, 68, pp. 320-323.

FORTEA PEREZ, J. (1990): "Abrigo de la Vina. Informe de las campanas 1980-1986". En Excavaciones Arqueologicas en Asturias, L Oviedo: Principado de Asturias, pp. 55-68.

-- (2000): "Abrigo de la Vina. Informe y primera valoracion de las campanas de 1995 a 1998". En Excavaciones Arqueologicas en Asturias, IV. Oviedo: Principado de Asturias, pp. 31-41.

-- (2000-2001): "Los comienzos dei arte paleolitico en Asturias: aportaciones desde una arqueologia contextual no postestilista", Zephyrus, 53-54, pp. 177-216.

FORTEA PEREZ, J.; RASILLA VIVES, M. de la y RODRIGUEZ OTERO, V. (1999): "La Cueva de Llonin (Llonin, Penamellera Alta). Campanas de 1995-1998". En Excavaciones Arqueologicas en Asturias, IV. Oviedo: Principado de Asturias, pp. 59-68.

FOUCHER, P. (2004): Les industries lithiques du complexe Gravettien-Solutreen dans les Pyrenees. Techno-typologie et circulation des matieres siliceuses de part et d'autre de l'axe Pyrenees-Cantabres. These a l'Universite de Toulouse-Le Mirail.

--(2005-2006): "Gargas et l'Atlantique: les relations transpyreneennes au cours du Gravettien". En Homenaje al Prof. Jesus Altuna, vol. I. San Sebastian: Munibe (Antropologia-Arkeologia), 57/2, pp. 131-147.

GONZALEZ MORALES, M. R. (1999): "El Pais del Agua: el uso de los recursos acuaticos en la Prehistoria de Cantabria". En I Encuentro de Historia de Cantabria (Santander, 16-19 de diciembre de 1996), tomo I. Santander: Universidad de Cantabria, Consejeria de Cultura y Deporte, pp. 191-208.

GONZALEZ SAINZ, C. (1995): "13.000-11.000 BE El final de la epoca magdaleniense en la Region Cantabrica". En MOURE ROMANILLO, A. y GONZALEZ SAINZ, C. (eds.): El final del Paleolitico Cantabrico. Santander: Universidad de Cantabria, pp. 159-197.

GONZALEZ SAINZ, C. y SAN MIGUEL LLAMOSAS, C. (2001): Las cuevas del desfiladero. Arte Rupestre Paleolitico en el valle del rio Carranza (Cantabria-Vizcaya). Monografias Arqueologicas de Cantabria. Santander: Gobierno de Cantabria, Universidad de Cantabria.

GUTIERREZ ZUGASTI, F. I. (2005): La explotacion de moluscos en la cuenca baja del rio Ason (Cantabria, Espana) a inicios del Holoceno (10.000-5.000 BP) y su importancia en las comunidades humanas del Aziliense y del Mesolitico. Trabajo de Investigacion de Doctorado. Santander: Departamento de Ciencias Historicas, Universidad de Cantabria (inedito).

MADARIAGA DE LA CAMPA, B. (1971): "La fauna Narina de la Cueva de Morin". En GONZALEZ ECHEGARAY, J. y FREEMAN, L. G.: Cueva Morin. Excavaciones 1966-1968. Santander: Publicaciones del Patronato de las Cuevas Prehistoricas de la Provincia de Santander, VI, pp. 399-415.

--(1980): "Estudio de las comunidades de moluscos de la Cueva de El Pendo". En GONZALEZ ECHEGARAY, J.: El yacimiento de la cueva de "El Pendo" (Excavaciones 1953-1957). Madrid. Bibliotheca Praehistorica Hispana, XVII, pp. 239-245.

MORENO NUNO, R. (1994): Analisis arqueomalacologicos en la Peninsula Iberica. Contribucion metodologica y biocultural. Tesis Doctoral. Madrid: Departamento de Biologia, Universidad Autonoma de Madrid (inedita).

MOURE ROMANILLO, J. A. y GONZALEZ MORALES, M. R. (2000): "Excavaciones y documentacion del arte rupestre de la cueva de la Fuente del Salin (Munorrodero, Val de San Vicente, Cantabria)". En ONTANON PEREDO, R. (coord.): Actuaciones Arqueologicas en Cantabria, 1984-1999. Santander: Gobierno de Cantabria, Consejeria de Cultura, pp. 149-150.

MUNOZ FERNANDEZ, E.; RASINES DEL RIO, P..; SANTAMARIA SANTAMARIA, S. y MORLOTE EXPOSITO, J. M. (2007): "Estudio Arqueologico del Abrigo del Cuco". En Munoz FERNANDEZ, E. y MONTES BARQUIN, R. (coords.): Intervenciones arqueologicas en Castro Urdiales. Tomo III. Arqueologia y Arte Rupestre Paleolitico en las cavidades de El Cuco o Sobera y La Lastrilla. Santander: Excmo. Ayuntamiento de Castro Urdiales, Concejalia de Medioambiente y Patrimonio Arqueologico, pp. 15-160.

OTTE, M. y NOIRET, P. (2003): "Evolution du Gravettien au Moyen Danube". En SVOBODA, J. A. y SEDLAAOVA, L. (eds.): The Gravettian along the Danube (Proceeding of the Mikulov Conference, 20-21. November 2002). Brno: Dolnovustonicke Studie, Svazek 11. Archeologicky ustav AV Ce., pp. 8-31.

PENALVER MOLLA, E.; ALVAREZ FERNANDEZ, E.; ARIAS CABAL, P.; DELCLOS, X. y ONTANON PEREDO, R. (2007): "Local Amber in a Palaeolithic Context in Cantabrian Spain; the Case of La Garma A", Journal of Archaeological Science, 34, pp. 843-849.

PINTO LLONA, A.; CLARK, G. y MILLAR, A. (2005): "Sopena, a New Middle and Early Upper Palaeolithic Site in the Northern Iberian Peninsula". En BICHO, N. (ed.): O Paleolitico. Actas do IV Congresso de Arqueologia Peninsular (Faro, 14 a 19 de setembro de 2004). Faro: ADECAP (Universidade do Algarve). Promotoria Monografica 02, pp. 407-418.

RASILLA VIVES, M. de la; HOYOS GOMEZ, M.; CASTANOS UGARTE, P.; CASTRO, D.; MECO, J.; RODRIGUEZ OTERO, V.; LLANA RODRIGUEZ, C.; SEJAS, G.; ADAN ALVAREZ, G.; LOPEZ MARCOS, M.; CASTELLANO, S. y SANTAMARIA, D. (2003): "The rockshelter of Cueto de la Mina". En ARIAS CABAL, P.; GONZALEZ SAINZ, C. y TEIRA MAYOLINI, L. C. (eds.): Field Trips Guidebook. Hugo Obermaier Gesellschaft fur Erforschung eles Eiszeitalters und der Steinzeit e. V. 45th Annual Congress on the Occasion of the Centenary of El Castillo (1903-2003), (Santander, 22-26 2003). Santander: Universidad de Cantabria, pp. 109-112.

STINER, M. C. (1999): "Palaeolithic mollusc exploitation at Riparo Mochi (Balzi Rossi, Italy): Food and Ornaments from the Aurignacian through Epigravettian", Antiquity, 73 (282), pp. 735-754.

STRAUS, L. G. (1983): E1 Solutrense vasco-cantabrico. Una nueva perspectiva. Centro de Investigacion y Museo de Altamira, 10. Madrid: Ministerio de Cultura.

--(1992): Iberia before the Iberians. The Stone Age Prehistory of Cantabrian Spain. Alburquerque: Ed. University of New Mexico Press.

STRAUS, L. G. y GONZALEZ MORALES, M. (2001): "El Miron Cave 2001: Continuing Excavations by the Universities of Cantabria and New", Old World Archaeology Newsletter, XXIII (2), pp. 1-5.

TABORIN, Y. (1993): La parure en coquillage au Paleolithique. XXIX Supplement Gallia Prehistoire. Paris: CNRS.

VASQUEZ, V. y ROSALES, T. (2002): Informe preliminar sobre la malacofauna Narina de la Cueva de los Canes (Arangas, Asturias) (inedito).

VEGA DEL SELLA, R., Conde de la (1916): Paleolitico de Cueto de la Mina (Asturias). Comision de Investigaciones Paleontologicas y Prehistoricas, 13. Madrid: Museo Nacional de Ciencias Naturales.

VERCOUTERE, C. (2004): Utilisation de l'animal comme ressource de matieres premieres non-alimentaires: industrie osseuse et parure. Exemple de l'abri Pataud (Dordogne, France). These de Doctorat. Paris: Museum National d'Histoire Naturelle (inedita).

WENINGER, B.; JORIs, O. y DANZEGLOCKE, U. (2005): CalPal-University of Cologne Radiocarbon Calibration Program Package. CalPal2005_SFCE Institut der Ur- und Fruhgeschichte, Koln: Universitat zu Koln.

Fecha de aceptacion de la version definitiva: 29-10-06

Esteban ALVAREZ FERNANDEZ

Instituto Internacional de Investigaciones Prehistoricas de Cantabria. Unidad Asociada al CSIC. Edif. Interfacultativo de la Universidad de Cantabria. Av. de los Castros, S/N. 39005 Santander (Espana). Correo-e: estebanalfer@hotmail.com

(1) Check List of European Marine Mollusca. Museum National d'Histoire Naturelle. Paris: http://www.somali.asso.fr/clemam.

(2) ICOM: individuo completo; FAPI: fragmento de apice (sin zona bucal); FEST: fragmento de estoma; FUMB: fragmento de umbo. Por ultimo, definimos IFRA como individuos fragmentados con el final de la columela intacto, aunque no conserven la zona bucal. La definicion de esta ultima categoria es diferente a la propuesta por R. Moreno (1994), que incluia los ejemplares con apice pero sin zona bucal.

(3) ICOM: individuo completo; VFRA: valva fragmentada; FCHC: fragmento de charnela completo; FCHA: fragmento de charnela anterior; FCHP: fragmento de charnela posterior.

(4) Las calibraciones de las fechas radiocarbonicas corresponden a la curva CaIPal2005_SFCP; los calculos se han realizado con el programa CalPal (Weniger et al., 2005).

(5) Se han estudiado los restos malacologicos de los niveles E y F hasta la campana del 2005.

(6) Solamente hemos utilizado los gasteropodos ya que los datos de los bivalvos son escasos.

(7) Incluimos los cuatro ejemplares de Littorina littorea, tres de ellos transformados en objetos de adorno. De estos, dos poseen evidencias de erosion marina en su superficie, que indica que fueron recogidos en la playa. Un tercero aparece quemado y del cuarto solo se conserva un fragmento.

(8) Es bastante comun la confusion en la clasificacion de ejemplares de Pecten maximus (Linne, 1758) y Pecten jacobeus (Linne, 1758) a la hora de hablar de los bivalvos de la familia Pectinidae documentados en los yacimientos prehistoricos de la Cornisa Cantabrica (Alvarez Fernandez, 2001). De ser P. jacobeus lo encontrado en el nivel 14 de El Castillo, estariamos ante una especie mediterranea en el Cantabrico. Lamentablemente esto es bastante dificil de confirmar, ya que la fauna malacologica de este yacimiento jamas regreso al territorio espanol (Alvarez Fernandez, 2006).

(9) El nivel III tambien se adscribe al Gravetiense. Sin embargo, tal como indican E. Munoz et al. (2007: 20) parece estar parcialmente contaminado por materiales m s recientes, ya de epoca holocena. Los abundantes restos de moluscos aqui documentados pertenecen a las siguientes especies: Patella sp. (P. vulgata, P. intermedia y P. ulyssiponensis), Littorina littorea, Littorina obtusata, Osilinus lineatus, Ostrea sp., Cerastoderma edule, Turritella sp. y Antalis sp.

(10) Todas las dataciones radiocarbonicas son coherentes, salvo UA-1917, mucho mas reciente.

(11) Los recuentos de C. Vercoutere no coinciden con los de P. S. Dance. Asi, por ejemplo, en el nivel 4 el segundo investigador cita ejemplares de Luria lurida y de Zonaria pyrum, especies exclusivamente mediterraneas, no encontradas en la revision de los restos malacologicos de comienzos de este siglo llevados a cabo por C. Vercoutere (C. Vercoutere, com. pers.).

(12) Ademas en el nivel F se documento un caracol de la especie fluvial Teodoxus fluviatilis.
TABLA 1. Abundancia de taxones en el nivel F de La Garma A.

                              LA GARMA A. NIVEL F

         Taxones               NR      % NR    NMI    % NMI

Gasteropodos
Patella vulgata                 72     25,00     12    19,047
Littorina littorea              22      7,63      4     6,349
Littorina littorea /
  Littorina saxatilis           30    10,416     29    46,774
Littorina obtusata               2     0,694      2     3,174
Littorina obtusata /
  Littorina fabalis              2     0,694      2     3,174
Trivia sp.                       5     1,736      3     4,761
Osilinus lineatus                1     0,347      1     1,587
Gasteropodo indeterminado      152    52,777      9    14,285

   Total gasteropodos          286    99,306     62    98,413
Bivalvos
Cerastoderma sp.                 2     0,694      1     1,587

    Total bivalvos               2     0,694      1     1,587
TOTAL MOLUSCOS MARINOS         288      100%     63      100%

TABLA 2. Abundancia de taxones en el nivel E de La Garma A.

                         LA GARMA A. NIVEL E

       Taxones           NR      % NR      NMI     % NMI

Gasteropodos
Patella vulgata            310    66,523      89    49,740
Littorina littorea           4     0,858       4     2,234
Littorina saxatilis          3     0,643       3     1,675
Littorina littorea /
  Littorina saxatilis       50    10,729      25    13,966
Littorina obtusata          29     6,223      23    12,849
Littorina obtusata /
  Littorina fabalis         20     4,291      17     9,497
Littorina sp.               27     5,793       3     1,675
Trivia sp.                   8     1,716       6     3,351
Nassarius reticulatus        2     0,429       2     1,117
Nucella lapillus             1     0,214       1     0,558
Familia Neritidae            1     0,214       1     0,558
Colus sp.                    2     0,429       1     0,558
Phalium saburon              2     0,429       1     0,558

  Total gasteropodos       459    98,497     176    98,324
Bivalvos
Mytilus sp.                  2     0,429       1     0,558
Cyprina islandica            2     0,429       1     0,558
Cerastoderma sp.             3     0,643       1     0,558

    Total bivalvos           7     1,503       3     1,676
TOTAL MOLUSCOS MARINOS     466      100%     179      100%

TABLA 3. Dataciones radiocarbonicas de los niveles argueologicos
de la Cornisa Cantabrica adscritos al Gravetiense.

Yacimiento                     Nivel                  Periodo

Garma A                          F                     Grav.
Garma A                          E                     Grav.
Cueto de la Mina                VII                    Grav.
La Fuente del Salin              2                     Grav.
Morin                            5a                    Grav.
Cuco                            III                    Grav.
Antolina                     Lab (Lmbk)                Grav.
Amalda                           V              Perig. VII/Protomag.
Amalda                           V              Perig. VII/Protomag.
Amalda                           VI                    Grav.
Amalda                           VI                    Grav
Aitzbitarte III                  V                     Grav.
Aitzbitarte III                  V                     Grav.
Aitzbitarte III                  VI                    Grav.
Aitzbitarte III                  VI                    Grav.
Aitzbitarte III                  VI                    Grav.
Aitzbitarte III                  VI                    Grav.
Aitzbitarte III                  VI                    Grav.
Aitzbitarte III                  VI                    Grav.
Alkerdi                          2                     Grav.

Yacimiento                 [sup.14]C (BP)              Labor.

Garma A                  21650 [+ o -] 760           AA-45599
Garma A                  22200 [+ o -] 170           TO-11697
Cueto de la Mina         26470 [+ o -] 520           Ua-3587
La Fuente del Salin      22340 [+ o -] 510/480      GrN-18574
Morin                    20710 [+ o -] 340            SI-953
Cuco                     23400 [+ o -] 250          GrA-32097
Antolina                 27390 [+ o -] 320          GrN-23786
Amalda                   17880 [+ o -] 390           I-11372
Amalda                   19000 [+ o -] 340           I-11663
Amalda                   27400 [+ o -] 1000          I-11665
Amalda                   27400 [+ o -] 1100          I-11664
Aitzbitarte III          24910 [+ o -] 770           I-15208
Aitzbitarte III          23230 [+ o -] 330           Ua-2242
Aitzbitarte III          25380 [+ o -] 430           Ua-2244
Aitzbitarte III          21130 [+ o -] 290           Ua-1917
Aitzbitarte III          24920 [+ o -] 410           Ua-2245
Aitzbitarte III          24545 [+ o -] 415           Ua-2626
Aitzbitarte III          24635 [+ o -] 475           Ua-2627
Aitzbitarte III          23830 [+ o -] 345           Ua-2628
Alkerdi                  24520 [+ o -] 530          GrN-20322

Yacimiento                    Muestra

Garma A                        Hueso
Garma A                        Hueso
Cueto de la Mina               Hueso
La Fuente del Salin            Carbon
Morin                          Carbon
Cuco                           Hueso
Antolina                       Hueso
Amalda                         Hueso
Amalda                         Hueso
Amalda                         Hueso
Amalda                         Hueso
Aitzbitarte III                Hueso
Aitzbitarte III                Hueso
Aitzbitarte III                Hueso
Aitzbitarte III                Hueso
Aitzbitarte III                Hueso
Aitzbitarte III                Hueso
Aitzbitarte III                Hueso
Aitzbitarte III                Hueso
Alkerdi                        Huesos
COPYRIGHT 2007 Ediciones Universidad de Salamanca
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2007 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Alvarez Fernandez, Esteban
Publication:Zephyrus
Date:Jan 1, 2007
Words:12000
Previous Article:El Abrigo de Benzu (Ceuta). Frecuentaciones humanas de un yacimiento con tecnologia de modo 3 en el Norte de Africa.
Next Article:Le comportement symbolique dans la Prehistoire de la Roumanie: art mobilier au Paleoulithique superieur en Moldavie.

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2022 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters |