Printer Friendly

La entonacion de enunciados interrogativos transaccionales en el espanol hablado en Colombia.

THE INTONATION OF TRANSACTIONAL INTERROGATIVE SENTENCES IN THE SPANISH SPOKEN IN COLOMBIA

A ENTOACAO DE ENUNCIADOS INTERROGATIVOS TRANSACIONAIS NO ESPANHOL FALADO NA COLOMBIA

Introduccion

El objetivo en este documento es describir las caracteristicas de los enunciados interrogativos transaccionales en el espanol hablado en Colombia. Para ello es importante tener en cuenta dos tareas especificas. La primera esta encaminada a la busqueda de las caracteristicas generales de la entonacion interrogativa a partir de la configuracion del tonema. La segunda tarea es determinar particularidades dialectales asociadas con cada configuracion y, ademas, con el tipo de enunciado interrogativo emitido.

Se han analizado un total de 346 enunciados interrogativos transaccionales producidos por 16 hablantes colombianos, oriundos de cuatro ciudades capitales (dos hombres y dos mujeres por cada una): Bogota, Cali, Medellin y Cartagena. Segun la clasificacion de Montes (2000), el habla de las ciudades visitadas forma parte de los superdialectos andino y costeno, y corresponde respectivamente al centro oriental: cundiboyacense; centro occidental: valluno y paisa o antioqueno; y costeno caribe: cartagenero.

En este articulo, inicialmente se presenta la definicion del tipo de enunciados interrogativos analizados; luego se revisan los antecedentes mas relevantes en relacion con el estudio de la entonacion de enunciados interrogativos desde una perspectiva dialectal; en seguida se expone la metodologia llevada a cabo tanto en la recoleccion como en el analisis de los datos; despues se discuten y analizan los resultados, para terminar con los comentarios finales en los que se resumen los principales hallazgos en relacion con la entonacion en los cuatro dialectos colombianos.

Enunciados interrogativos

Los enunciados fueron clasificados teniendo en cuenta la division pragmatica que propone Escandell Vidal (1996). La autora emplea dos categorias generales para diferenciar los enunciados interrogativos en funcion de los objetivos discursivos: los transaccionales, en los que prima el intercambio de informacion, y los interaccionales, en los que prevalecen las relaciones sociales. Estos ultimos seran analizados en el presente articulo.

Para Escandell Vidal (1996), con los enunciados interrogativos transaccionales se intenta nivelar o igualar las diferencias entre los conocimientos de los participantes dentro la interaccion verbal (p. 208). La autora representa este conocimiento como una realidad escalar en la que los enunciados interrogativos adquieren diferentes valores de acuerdo con el lugar que ocupen en esta escala.

En la zona mas alta se ubican las preguntas, que reflejan la situacion en que el menor grado de conocimiento del emisor va acompanado por la suposicion de que el destinatario si posee un mayor conocimiento. Cuando el grado de desconocimiento del emisor no es absoluto, se trata de una interrogacion orientada, en la cual la intencion del enunciado es que el interlocutor confirme la suposicion. Esta se clasifica en hipotetica y confirmativa; en la primera, el emisor quiere obtener una informacion, pero avanza como hipotesis la respuesta que considera probable. En la segunda, la certeza es mucho mas alta y el emisor pretende que se confirme y comparta su apreciacion. Por ultimo, se habla del punto mas bajo de la escala ocupado por los enunciados en los que el conocimiento del emisor es maximo y la suposicion del conocimiento del destinatario es minima: se trata de las preguntas de examen; en ellas, quien pregunta conoce la respuesta, y la transaccion consiste en que, a partir de la respuesta del destinatario, el emisor le atribuye, de manera convencional, un grado de conocimiento. Lo anterior se representa en la siguiente tabla:

[TABLA 1 OMITIR]

En su mayoria, el corpus analizado consta de preguntas reales, subclasificadas en absolutas, parciales y reiterativas, en algunos casos conformadas por uno o dos grupos melodicos. No se analizan preguntas de examen ni confirmativas, pues estas no surgen con mucha frecuencia en el habla espontanea, sino en situaciones especificas, e incluso institucionalizadas, como en el caso de las preguntas de examen.

En relacion con la estructura informativa, Escandell Vidal (1999) explica que la interrogacion solo actua sobre los constituyentes caracterizados como foco, es decir que ocupan el primer plano informativo (p. 3934). Por ejemplo, en el caso de las interrogativas parciales, los elementos interrogativos constituyen el foco, debido a su especificidad lexica y a su prominencia prosodica. En las interrogativas totales, el foco abarca el principio y, por defecto, toda la estructura del enunciado.

En ocasiones puede focalizarse un determinado elemento constituyente; entonces, el foco cae bajo el dominio del operador interrogativo, el constituyente focalizado atrae el sentido interrogativo y el resto de la proposicion se interpreta como presuposicion, y se escapa del dominio del operador. La autora resume que en todos los enunciados interrogativos la interpretacion depende de cual sea el dominio del operador interrogativo, que a su vez depende de cual sea el constituyente marcado como foco.

A proposito de la entonacion interrogativa en el espanol: una mirada dialectal

Dentro del ambito fisico, la entonacion puede definirse como las variaciones que se presentan en la frecuencia fundamental (F0) durante el transcurso de la cadena hablada. Sin embargo, como lo senala Cantero (2002), la naturaleza de la entonacion es multiple, y, por tanto, desde esta perspectiva fisica se involucran aspectos como la intensidad y la duracion, que inciden en el fenomeno de la entonacion, ademas de la informacion de contenido linguistico, lo que en ultimas constituiria la prosodia. Para el analisis por configuraciones melodicas (escuela holandesa), la entonacion se considera como las variaciones de la F0 a lo largo del discurso; para el analisis de configuraciones (tradicion britanica), la entonacion incluye el acento nuclear; en el analisis de niveles metricos la melodia es un nivel superficial que depende de otras estructuras de nivel como el ritmo, el acento y la estructura lexico-sintactica (p. 33).

El estudio de entonacion del espanol tiene su antecedente mas importante en el Manual de entonacion espanola, de Navarro Tomas (1944) (1), en el que se establece una tipologia de la entonacion, en la que se caracterizan la entonacion logica, que indica el sentido concreto dado al enunciado a traves de una forma tonica determinada por la intencion de la persona que habla; la entonacion emocional, en la que el sentido ideologico se delimita con la expresion afectiva; la entonacion volitiva, que configura el enunciado en funcion de la expresion de un deseo (mandato y ruego); y la entonacion idiomatica, que muestra las particularidades del habla de cada pais, dialecto e idiolecto. Para este autor, las formas esenciales de la entonacion logica son la enunciacion y la interrogacion. Esta ultima se caracteriza por presentar un inicio mas alto que el que se produce con los enunciados declarativos (2).

Para Navarro Tomas, la unidad de basica entonativa es el tonema que cierra la linea de la unidad enunciativa, es decir, se asocia con la ultima silaba acentuada lexicamente y las silabas postonicas. Se consideran cinco tonemas contrastivos: cadencia, anticadencia, semicadencia, semianticadencia y suspension. Dentro de este mismo marco de analisis, el trabajo de Quilis (1987) ofrece una mirada mas amplia hacia la descripcion de diferentes dialectos del espanol, aunque no establece una comparacion interdialectal. En este sentido, el trabajo de Sosa (1999) resulta una mirada mas general de la entonacion dialectal que logra establecer un dialogo entre el modelo de Navarro Tomas y enfoques mas recientes, como el modelo metrico autosegmental (AM) (Pierrehumbert, 1980). Este modelo (3) propone un analisis fonologico de la entonacion para identificar los elementos contrastivos del sistema entonativo que, combinados, producen los contornos melodicos de los enunciados posibles de una lengua (Hualde, 2003). Se considera la silaba tonica como punto de anclaje para reconocer los diferentes movimientos tonales que pueden o no coincidir con esta silaba. Se habla, entonces, de configuraciones tonales que constituyen una melodia representada por la asociacion de estos acentos. El am identifica dentro de su analisis los acentos tonales, los tonos de frontera en las frases intermedias y en los finales de los enunciados.

Sobre la entonacion de los enunciados interrogativos, Navarro Tomas explica que el cuerpo de la unidad interrogativa es generalmente descendente, aunque senala que hay algunos casos en los que se da un movimiento ascendente y explica que el final del grupo melodico interrogativo puede ser ascendente, descendente o circunflejo. En lineas generales, menciona que existen distintos tipos de unidades interrogativas que se pueden reducir a absoluta, relativa, aseverativa, intensificativa y continuativa (p. 136).

Sosa (1999) ofrece una descripcion para las preguntas pronominales y absolutas en espanol. Explica que, para el primer caso, la mayoria de textos coinciden en senalar que en general se producen como los enunciados declarativos, en el sentido de que la parte mas alta del contorno coincide con la primera palabra acentuada que representa como [H.sup.*] H, luego de la cual se produce un descenso gradual que culmina con un tonema descendente L% (p. 143).

En relacion con las interrogativas absolutas, el autor expresa que tienden a terminar con inflexion ascendente, aunque en los dialectos caribenos (Caracas, Cuba y Puerto Rico) no se marca con anticadencia. Otra diferencia importante entre las oraciones declarativas e interrogativas, aparte de lo que sucede al final de la frase, es la mayor altura inicial de la pregunta que se presenta tanto para las preguntas formuladas con final ascendente como para las que utilizan final circunflejo.

Con respecto a la entonacion interrogativa absoluta en el espanol bogotano, senala que la altura general de la pregunta es mayor que la del enunciado declarativo. Menciona que los acentos prenucleares mas comunes son del tipo [L.sup.*.sub.+]H y que los tonemas son, en general, ascendentes, constituidos por el acento tonal nuclear [L.sup.*] y el tono de juntura H%. Anota ademas que ciertas preguntas del bogotano utilizan la secuencia tonematica [L.sup.*.sub.+]H H%.

Sobre el enunciado interrogativo pronominal, Sosa (1999) apunta que en el dialecto bogotano se encuentran basicamente terminaciones ascendentes, como en el espanol mexicano. Al igual que en las absolutas, tambien encuentra un acento tonal pretonematico ascendente, que se expresa por una continuidad en el ascenso de la palabra interrogativa. Anota, asi mismo, que la forma de culminar este tipo de enunciados es bastante variable en el dialecto bogotano, por razones que no parecen claras desde el punto de vista pragmatico. Considera que el tonema es [L.sup.*.sub.+]H H%, aunque explica que no es obvia la distincion tonematica entre este enunciado y uno con tonema [L.sup.*] H%, por lo que no se excluye la posibilidad de que se trate realmente del efecto de diferencias expresivas y no del tonema (p. 223).

Prieto y Roseano (2010) (4) compilan la descripcion de diez dialectos del espanol hablado en Castilla, Cantabria, Islas Canarias, Republica Dominicana, Puerto Rico, Venezuela, Ecuador, Chile, Argentina y Mexico. En cada uno de los dialectos se describe la realizacion de enunciados declarativos, interrogativos e imperativos producidos por dos informantes del sexo femenino, bajo las mismas circunstancias sociopragmaticas, controladas a traves de un cuestionario de roles para obtener datos de naturaleza semiespontanea (Prieto, 2001). Entre las caracteristicas entonativas generales de los enunciados interrogativos transaccionales se destaca que los dialectos en su conjunto presentan mayoritariamente la realizacion [L.sup.*] L%, pues a pesar de tratarse de preguntas, la resolucion final mas frecuente es la cadencia. Tambien se presentan los tonos nucleares [H.sub.+][L.sup.*] en Cantabria, Puerto Rico y Venezuela; y [L.sub.+][H.sup.*] en Ecuador, Chile, Argentina y Mexico. Los finales anticadentes H% se documentan en Castilla, Chile, Ecuador, Republica Dominicana y Mexico.

Como parte del proyecto Atlas Multimedia de Prosodia del Espacio Romanico (AMPER) (5), Congosto Martin (2011) estudia los enunciados declarativos e interrogativos absolutos de cuatro variedades del espanol: andaluz, extremeno, boliviano y costarricense. La autora encuentra que los enunciados interrogativos absolutos evidencian dos contornos melodicos, uno ascendente presente en Sevilla y Bolivia, y otro descendente en Bajadoz y Costa Rica. Estos resultados le hacen pensar que la tradicional bifurcacion en dos grandes variedades, la septentrional-nortena y la meridional-atlantica, no se cumple a nivel suprasegmental, aunque el recorrido que presentan las curvas melodicas en la zona pretonematica sea considerablemente distinto.

Metodologia

La mayor parte de los enunciados interrogativos analizados se ha obtenido a partir del cuestionario de roles o encuesta de situaciones (6) utilizada en el proyecto ATLES (Prieto & Roseano, 2009-2010). De estos enunciados, se han categorizado 346 como transaccionales, clasificados a su vez en enunciados interrogativos absolutos, parciales y reiterativos (7). Cincuenta y nueve de estos provienen de una prueba de lectura a manera de libreto que fue aplicada a cada uno de los participantes (Tabla 2).

Los enunciados interrogativos producidos por los diferentes hablantes no tienen el mismo numero de casos para cada una de las clasificaciones. Esto se explica por tres razones: la primera tiene que ver con el diseno del cuestionario, que no tiene un equilibrio entre el numero de enunciados solicitados por cada tarea; la segunda es que, a pesar de que se haya creado un contexto sugerido para cada una de las emisiones, los hablantes resuelven la tarea segun sus preferencias comunicativas (8); y la tercera tiene que ver con el hecho de que ciertos enunciados se han eliminado porque tienen demasiados segmentos sordos o con voz rechinada.

En el analisis de cada enunciado se utilizo el programa Praat 5.3.62 (Boersma & Weenink, 2014), con la finalidad de observar la curva tonal y de medir la F0 en las silabas acentuadas que sirven para el anclaje del tono, con lo cual se mantiene un dialogo entre los valores cuantitativos y cualitativos. Las medidas que se tomaron fueron las siguientes: i) en el pretonema, se midio en semitonos (st), el inicio y el final de la silaba prenuclear y de las demas silabas tonicas; ii) en el tonema, se midio el inicio y el final de la silaba nuclear, el tono de juntura final y se establecio el alineamiento del pico tonal.

Para asignar las etiquetas prosodicas se siguieron los parametros del Sp-TOBI (Tones and Break Indices)9, el cual provee una nomenclatura de notacion entonativa para el espanol. El analisis general se enmarca en el modelo metrico autosegmental (Pierrehumbert, 1980; Pierrehumbert & Beckman, 1988). Como criterios generales para la asignacion de tonos se ha atendido a los movimientos tonales observados en la curva melodica (Estebas & Prieto, 2009) y a la distincion tonal a partir de limites numericos, con base en la propuesta de Martin Butragueno (2008). Este autor asigna las representaciones tonales con base en movimiento visibles en la curva melodica y en las diferencias numericas establecidas a partir de umbrales de 1.5 st (10).

Resultados y analisis

Configuracion tonal de los enunciados interrogativos

La mayoria de datos analizados corresponde al habla semiespontanea, es decir, constituye un conjunto de enunciados que, si bien comparten elementos comunes, no son enunciados identicos. Por esta razon, para establecer comparaciones mas generales, se ha optado por observar la configuracion del tono nuclear y el de juntura terminal. Con este proposito se ha incluido la mayoria de enunciados en una sola base de datos11.

En general, los enunciados interrogativos en los hablantes entrevistados presentan dos configuraciones nucleares mas comunes, que corresponden a los bitonos del tipo [L.sub.+][H.sup.*] y [H.sub.+][L.sup.*] (Tabla 3). Los acentos monotonales [H.sup.*] y [L.sup.*] resultaron ser mas escasos. Los tonos con menores frecuencias de aparicion son [L.sup.*.sub.+]!H, [L.sup.*.sub.+]H y [L.sub.+]>[H.sup.*]. El tono [L.sub.+][H.sup.*] se presenta principalmente en la ciudad de Medellin (47), seguido por la ciudad de Cali (36), Cartagena (33) y Bogota (27). El tono [H.sub.+][L.sup.*] se presenta con mas frecuencia en la ciudad de Bogota (42) y en Cali (30), con menores ocurrencias en la ciudad de Cartagena (29) y Medellin (15).

En relacion con el tono de juntura terminal, los tonos L% y H% presentan las mayores frecuencias de uso, lo que evidencia dos formas entonativas diferenciadas por descensos y ascensos, estos ultimos con valores mayores a 6 st. Tambien se presentan tonos M% y HH% / (Tabla 4). Se registraron pocas ocurrencias para los bitonos HM% y LM%. El tono descendente L% es comun en la ciudad de Medellin (61), se presenta en menor medida en Cartagena (24) y Cali (22), y mucho menos en Bogota (15). El tono alto H% se da de manera recurrente en las ciudades de Cali (53) y Bogota (46), con una menor ocurrencia en Cartagena (13) y casi nula en Medellin (2).

A partir de los datos de las tablas 3 y 4, podemos resumir que, basicamente, la configuracion del tonema de estos enunciados interrogativos presenta un movimiento ascendente [L.sub.+][H.sup.*] o descendente [H.sub.+][L.sup.*], y un cierre con cadencia L% o anticadencia H%, con una tendencia de [L.sub.+][H.sup.*] L% en Medellin y Cartagena, y [H.sub.+][L.sup.*] H% en Bogota y Cali, lo que deja ver que estos pares de ciudades se oponen en la realizacion prosodica de los enunciados interrogativos, y que forman dos grupos dialectales diferenciados por su configuracion prosodica. En adelante, se vera la distribucion entonativa en cada grupo de enunciados interrogativos.

Enunciados interrogativos absolutos

Los enunciados interrogativos absolutos tambien se conocen como preguntas totales, cerradas o del tipo si / no, porque solo dan lugar a una de estas dos opciones de respuesta y, ademas, carecen de elementos interrogativos expresos como pronombres o adverbios; esto hace que sea la entonacion la que permita diferenciarlos de los declarativos correspondientes. Segun Navarro Tomas (1944), en el espanol de Madrid, estos enunciados se elevan tres o cuatro semitonos sobre la altura media de esa misma silaba en el tono enunciativo. El descenso en las silabas siguientes abarca siete u ocho semitonos. El final de la frase en la pregunta absoluta es siempre ascendente. La amplitud de la elevacion final representa cinco o seis semitonos, un poco menos que la del ascenso del cuerpo de la unidad (p. 141).

Escandell Vidal (1999) senala que el esquema entonativo basico de las interrogativas totales se caracteriza por su final descendente-ascendente o en anticadencia, que en palabras de Quilis (1993) corresponde a la configuracion /(121)121/. La autora resume, con base en otras investigaciones, que la entonacion no marcada para las interrogativas totales es circunfleja en Canarias y el Caribe, y que presenta otros contornos ascendentes en Argentina, Colombia y Mexico.

Para este analisis se han tomado mediciones en 95 enunciados interrogativos absolutos (13) de las cuatro ciudades entrevistadas correspondientes a datos del cuestionario, de lectura y de habla espontanea. En el caso de los hablantes bogotanos, se encontro que en la mayoria de datos de lectura las configuraciones tonales mostraron los mismos movimientos en el tonema que corresponde a [H.sup.*] HH% (14), es decir, que el tonema muestra un ligero ascenso al final de la silaba, en donde empieza una subida que culmina con una marcada anticadencia. Antes de la silaba nuclear no se presentan ascensos que sugieran una elevacion previa del tono (Figura 1).

[FIGURA 1 OMITIR]

Esto, de alguna manera, refleja que los datos de lectura suelen ser mas estables y con una tendencia de comportamiento uniforme en este grupo de hablantes, lo que evidencia un contraste con los datos de habla semiespontanea (Figura 2), en los que solo se presento un caso con tono [H.sup.*] en la silaba prenuclear. En este tipo de habla resulto mas comun el tono [H.sub.+][L.sup.*] (15). Los tonos de juntura terminal solo presentaron dos realizaciones, H% y HH%: con una proporcion similar en el uso.

[FIGURA 2 OMITIR]

En terminos generales, puede decirse que estos enunciados interrogativos presentan la configuracion [H.sub.+][L.sup.*] en la silaba nuclear, seguido por un tono de juntura terminal HH%. En ambos casos, el movimiento tonal en silaba nuclear sugiere una transicion entre el pretonema y la resolucion anticadente, pues ninguno de los casos presento el pico alineado con la silaba tonica. Este mismo tono nuclear se ha reportado para el espanol dominicano con finales H% en lugar de HH% (Willis, 2010, p. 133). Aunque, por lo regular, se espera un tonema [L.sup.*] en la pregunta absoluta, se ha etiquetado como un bitono [H.sub.+][L.sup.*] para mostrar que hay un ascenso y una meseta tonal que se mantiene en las silabas mer- y -me-. Con esta representacion no solo se logra evidenciar el descenso, si no el ascenso previo. La etiqueta [L.sub.+][H.sup.*] no resultaria conveniente para representar el tonema en la medida en que el movimiento ascendente se concentra en el tono de juntura terminal, a pesar de que inicie al final de la silaba nuclear.

En el habla calena, por su parte, se presenta la configuracion [H.sub.+][L.sup.*] HH% y HM%. Los finales altos resultaron ser mucho mas constantes (16) que en el habla bogotana y aparecen tanto en la lectura como en el habla semiespontanea. Es interesante destacar que, al igual que en los casos bogotanos, el tono [H.sup.*] esta ligado al habla de lectura, mientras que el tono [H.sub.+][L.sup.*] aparece en el habla semiespontanea. Los hablantes de Medellin presentan una entonacion claramente diferenciada en relacion con los hablantes de las demas regiones, puesto que el tono de juntura terminal mas frecuente es el L% (Figura 3), al igual que la presencia del tono nuclear [L.sub.+][H.sup.*] con la variacion [L.sub.+]![H.sup.*] (17). Este tipo de configuracion se mantuvo tanto en los datos de lectura como en los de habla semiespontanea. Gabriel et al. (2010) presentan una configuracion similar para el tonema interrogativo en Argentina. No obstante, los autores han etiquetado el tono de juntura terminal como HL% (18). En el habla de Cartagena se nota mayor diversidad en las frecuencias de uso de los tonos en la silaba nuclear, pues se presenta tanto el tono [H.sub.+][L.sup.*] como el [L.sub.+][H.sup.*]. El primero resulta ser mas frecuente y tiene lugar tanto en datos de habla semiespontanea como en los de lectura, mientras que el segundo tono solo se da en habla semiespontanea. Con relacion al tono de juntura terminal, son mas comunes los finales ascendentes tipo H% y HH% que los finales L%, aunque tambien se presentan algunos casos (figuras 3 y 4).

[FIGURA 3 OMITIR]

[FIGURA 4 OMITIR]

Una pregunta inevitable, que surge a proposito de la realizacion final del enunciado interrogativo, es si la diferencia entre un tono H% y HH% es de tipo fonetico o fonologico, es decir, si aporta o no un significado diferente al enunciado. En el caso de los hablantes bogotanos y calenos parece deberse a una marca dialectal que, si bien no aporta un nuevo significado, si contribuye a la diferenciacion entre dialectos. Sin embargo, tambien podria tratarse de una marca de grado de la interrogativa, es decir que entre mas alto este el tono final, resulte mas identificable un enunciado como interrogativo y ello explique por que aparece con mas frecuencia en el habla de lectura. En este sentido, haria falta un estudio de percepcion que permita reconocer cual es el valor fonologico y pragmatico que posee este tono de juntura terminal.

Una configuracion tonematica diferenciada en este grupo de enunciados interrogativos absolutos la ofrece el enunciado "?Has visto a Maria?", donde el inicio muestra un tono bajo y alcanza la altura maxima al final de la palabra Maria, a excepcion de los casos de Medellin, en los que se mantienen los finales L%. En la mayoria de las ciudades se presenta un movimiento [L.sub.+][H.sup.*], aunque, el movimiento ascendente dentro de la silaba nuclear no empieza en el mismo lugar en todos los dialectos, ya que puede darse en medio o al final de esta silaba. Tambien se presentaron algunos casos de [H.sub.+][L.sup.*]. Con respecto al tono de juntura terminal, en Cali y en Bogota (Figura 5) se prefieren los finales H% y HH%, en Medellin L% (Figura 6) y en Cartagena se presentan finales altos y bajos.

[FIGURA 5 OMITIR]

[FIGURA 6 OMITIR]

Como se observa en la Tabla 5, la ciudad de Medellin presenta un final descendente que distingue estas realizaciones de las demas ciudades. Esta configuracion del tono de juntura terminal descendente tambien se presenta en los enunciados aseverativos de este grupo de hablantes. Sin embargo, para los hablantes es claramente diferenciable uno de otro enunciado, aunque tenga la misma configuracion en el tono de juntura terminal, pero cabe preguntarse como se logra la diferenciacion prosodica. Podria pensarse que existe alguna diferencia entre el grado del descenso, como en el caso de los tonos H% y HH%. Al comparar la medida de los descensos se encontro que en los enunciados aseverativos el 26 % de los descensos se presentan entre los 5 y 13 semitonos, mientras que en los enunciados interrogativos el 36 % de los enunciados se presenta en este rango, y aunque se muestra una tendencia a aumentar la medida de los descensos no se trata de una marcada diferencia. La frecuencia de los tonos nucleares en ambos grupos de enunciados producidos por los hablantes de Medellin muestra que en los enunciados aseverativos se presenta un mayor numero de configuraciones [H.sub.+][L.sup.*] L%, mientras que en los enunciados interrogativos es mas comun el tono [L.sub.+][H.sup.*] L%, lo que contribuye al reconocimiento prosodico de cada enunciado, ademas del papel que juega el contexto de uso, aunaue haria falta un estudio mas detallado.

[TABLA 5 OMITIR] (19)

Los enunciados interrogativos hipoteticos como "?Tienes frio?" o "?Te sientes bien?" se caracterizan por presentar un inicio bajo desde donde se va ascendiendo a lo largo del enunciado hasta alcanzar el maximo ascenso al final de la emision. El tono nuclear mas comun en las cuatro ciudades es [L.sub.+][H.sup.*] (Figura 7); el movimiento ascendente se presenta al final de la silaba (20). El tono de juntura terminal en Bogota y en Cartagena es, por lo regular, H%, en Cali HH% y M% y L% en Medellin (21).

[FIGURA 7 OMITIR]

Cuando un elemento focalizado se encuentra al inicio del enunciado, como en "?Maria es la que esta entrando?", se inicia con un tono alto (H) en la silaba Maque va descendiendo a lo largo de la silaba tonica-ri-, para terminar el descenso en la postonica. El final del enunciado puede ser cadente o anticadente de acuerdo con las caracteristicas del dialecto (Figura 8). Cuando el elemento focalizado no encabeza la interrogacion, como en "?Es Maria la que esta entrando?", se inicia con un tono bajo. La silaba Ma- muestra un ascenso que llega al pico en la silaba tonica -ri- y se mantiene sostenido hasta silaba postonica (22) (Figura 9).

[FIGURA 8 OMITIR]

[FIGURA 9 OMITIR]

Navarro Tomas (1944) clasifica estos enunciados con foco estrecho como preguntas restrictivas, en las que el elemento que es objeto especial de la interrogacion describe una inflexion circunfleja con un descenso acelerado desde la silaba tonica hasta el tono medio de la siguiente acentuada y continua este descenso de silaba en silaba hasta el ultimo acento de la frase (p. 148). En los casos del habla colombiana, no se presenta este tipo de circunflexion, sino un movimiento moderado del tipo [H.sub.+][L.sup.*] cuando el elemento focalizado se encuentra al inicio del enunciado o [L.sub.+][H.sup.*] en medio y al final.

Enunciados interrogativos parciales

Los datos analizados corresponden a 168 enunciados interrogativos parciales de las cuatro ciudades en las que se hicieron las entrevistas; 86 son enunciados de una unidad tonal (23), y se caracterizan por tener un pronombre o adverbio interrogativo explicito en el enunciado; tambien se conocen como preguntas pronominales. Escandell Vidal (1999) menciona que el hecho de que estos enunciados lleven un elemento interrogativo explicito hace que no se requiera de la entonacion como marca distintiva, de modo que presentan un esquema entonativo similar al de los enunciados declarativos, es decir que estan asociados a un patron de cadencia con la palabra interrogativa en la cima de la curva entonativa y una melodia descendente hasta el final.

De acuerdo con Navarro Tomas (1944), el interes de estos enunciados recae en el pronombre o adverbio interrogativo inicial sobre el cual el tono alcanza el punto mas alto de la frase, las silabas siguientes dan continuidad al tono descendente y este se hace aun mayor en la ultima silaba acentuada (p. 153). En los enunciados colombianos no es evidente el ascenso en el pronombre o adverbio interrogativo ni el final descendente, lo que muestra una entonacion diferenciada en este dialecto con respecto al madrileno. Esto puede deberse al hecho de que estos enunciados se esten realizando de manera cortes, como lo explica el mismo Navarro Tomas al referirse a un tipo de preguntas pronominales suaves y corteses que se caracterizan por disminuir las elevaciones en el elemento interrogativo y aproximarse al sentido de la interrogacion absoluta.

A proposito de esta diferencia que senala el autor, en los datos analizados se observa que, por un lado, cuando se les pide a los hablantes colombianos que pregunten en la calle "?que hora es?", se prefieren los inicios que mantienen la misma linea tonal del enunciado en general (sin movimientos de realce en el enunciado), con un tono final ascendente (Figura 10). De otro lado, en los enunciados en los que la tarea es preguntar a un amigo "?por donde llego?" (24), el adverbio interrogativo muestra una tendencia a presentar el pico una o dos silabas despues de la silaba acentuada y se prefieren los finales tipo L% (Figura 11). Esto podria sugerir mayor suavidad y cortesia en el primer enunciado en relacion con el segundo, diferenciados por el hecho de formular una interrogacion a una persona desconocida o a alguien mas cercano. Sin embargo, Sosa (1999) senala que en Colombia, Peru y Mexico existe un mayor uso de finales ascendentes sin que el enunciado este marcado como cortes.

[FIGURA 10 OMITIR]

[FIGURA 11 OMITIR]

En la ciudad de Bogota se observa que el tono mas frecuente en la silaba nuclear corresponde al [H.sub.+][L.sup.*] y el tono de juntura terminal mas comun es HH%. En el habla calena, ademas del tono [H.sub.+][L.sup.*] presente en el habla bogotana (Figura 12), tambien ocurre el tono [L.sup.*], [L.sub.+](!)[H.sup.*] (figuras 10 y 11). Los datos del habla de Medellin presentaron mayores ocurrencias con la configuracion [L.sub.+][H.sup.*] L%, no se presento ningun caso de H%. En los hablantes de Cartagena, el tono nuclear es [L.sub.+][H.sup.*] (Figura 13) con resoluciones ascendentes H%.

[FIGURA 12 OMITIR]

[FIGURA 13 OMITIR]

Concretamente, en comparacion con los enunciados interrogativos absolutos, los hablantes de Cartagena hicieron uso de un tono nuclear diferente en cuanto a la direccion del ascenso (cambia de [H.sub.+][L.sup.*] a [L.sub.+][H.sup.*]). En Bogota, Medellin y Cali se mantuvo el mismo tono nuclear, aunque en esta ultima variedad se alcanzan ascensos mayores a los esperados en la silaba nuclear, correspondientes a 8.26 st.

Enunciados interrogativos parciales coordinados

En los enunciados coordinados se realiza una particion melodica que da lugar a dos grupos entonativos. En ambos grupos se observa que los adverbios interrogativos presentan tonos bajos en la silaba nuclear. El ascenso inicia en la silaba postonica y culmina dos o mas silabas despues. Los enunciados coordinados copulativos, en general, se componen de dos grupos melodicos. La pausa se presenta antes de la conjuncion dando lugar a una suspension del enunciado, seguida por el siguiente grupo encabezado por y.

En los enunciados bogotanos (Figura 14), se observa que el primer grupo melodico inicia con un tono bajo [L.sup.*] y va ascendiendo gradualmente hasta alcanzar la altura maxima, alrededor de 2.i st, seguido por un tono de juntura intermedio L- (3.1 st). El segundo grupo melodico tambien presenta un inicio bajo, con un ascenso gradual hasta el inicio de la silaba nuclear, desde donde se da el descenso ([H.sub.+][L.sup.*]). El final del enunciado culmina con un tono de juntura terminal ascendente H% (4.8 st). Al igual que en el habla bogotana, en la ciudad de Cali se presenta un tono nuclear [H.sub.+][L.sup.*]. Sin embargo, los tonos de juntura intermedios en los calenos son del tipo H-, es decir, que una vez se alcanza el ascenso en la frontera del grupo melodico, en lugar de darse un descenso se presenta la pausa de division entre grupos y se deja el tono alto sostenido. De la misma forma, el tono de frontera es HH%, con un ascenso en promedio de 7.1 st.

[FIGURA 14 OMITIR]

En los enunciados de Medellin, los tonos de juntura intermedios se realizan como M-, es decir, como una meseta que se extiende a lo largo de la ultima silaba. En el segundo grupo melodico se presenta la configuracion [L.sub.+][H.sup.*]L% (Figura 15). Esta ultima tambien se presenta en los casos de Cartagena, aunque, a diferencia de Medellin, el tono de juntura intermedio es H-. En el habla de Republica Dominicana tambien se prefiere el tono H- para enunciados coordinados (Willis, 2010).

[FIGURA 15 OMITIR]

Los enunciados coordinados disyuntivos o preguntas alternativas mostraron caracteristicas comunes en todos los dialectos, como el ascenso a lo largo del primer elemento de la disyuncion con un limite de frase intermedio H-. En el segundo grupo melodico encabezado por la disyuncion se percibe un descenso que va del inicio a la silaba nuclear, que se realiza como [H.sub.+][L.sup.*] en las cuatro ciudades (25) (Figura 16). Esta misma configuracion se describe para el espanol de Venezuela (Astruc, Mora, & Rew, 2010) y Chile (Ortiz et al. 2010). En la ciudad de Medellin, algunos enunciados presentan un ascenso en la silaba nuclear, etiquetado como [L.sub.+][H.sup.*]. El tono de juntura terminal es tipicamente L% en todos los casos. Este tipo de juntura terminal concuerda con la descripcion presentada por Navarro Tomas (1944) y Escandell Vidal (1999) para tales enunciados.

[FIGURA 16 OMITIR]

Las enumeraciones en las diferentes regiones presentan la configuracion [H.sub.+][L.sup.*] L% en el ultimo elemento de la enumeracion, a excepcion de la ciudad de Cali, que presenta un tono [L.sup.*]. El unico tono de juntura terminal HH% lo presento un hablante bogotano. Los demas elementos enumerados muestran un movimiento [L.sub.+][H.sup.*] seguido por pausa. Este tipo de configuracion es muy similar a la presentada en la enumeracion declarativa, lo cual puede sugerir que la enumeracion no esta sometida a la inflexion interrogativa, sino mas bien el segmento que introduce la pregunta, que en el caso concreto de este enunciado corresponde a la primera parte del enunciado "Mama, ?Cuantos hijos tiene mi prima, tres, cuatro, cinco o seis?".

Los enunciados con elementos perifericos al final, como "?Quien trajo esto, Mario?", muestran que en Bogota y en Cali (Figura 17), la silaba nuclear Mase realiza o bien con un descenso a lo largo de la silaba ([H.sub.+][L.sup.*]), o con un tono [L.sup.*]. En algunos casos, el elemento periferico inicia mas bajo que el enunciado anterior (26). Para Medellin (Figura 18) y Cartagena se manifiesta una elevacion del tono nuclear [L.sub.+][H.sup.*]. En la primera ciudad se evidencia el ascenso desde la silaba tonica Ma-, mientras que en la segunda, la maxima altura se alcanza en la siguiente silaba-rio. Se presentaron dos casos de [H.sub.+][L.sup.*], uno en Medellin y otro en Cartagena.

[FIGURA 17 OMITIR]

[FIGURA 18 OMITIR]

En Medellin (Figura 18) se mantiene preferencia por finales L%; por el contario, en Cali y en Cartagena se presentan los tonos HH% y L%, y en Bogota H% y M%, es decir que el elemento periferico al final se adapta al enunciado general manteniendo las caracteristicas del enunciado interrogativo al que se adiciona (Navarro Tomas, 1944).

Enunciados interrogativos parciales condicionales

En este tipo de enunciados producidos por los hablantes colombianos no es evidente una pausa que divida los dos grupos melodicos. Sin embargo, la realizacion de la apodosis que aparece en primer lugar muestra la maxima altura tonal; la protasis se desarrolla por debajo de este ascenso. Este movimiento sugiere un contraste que pone de manifiesto la relacion condicional.

[FIGURA 19 OMITIR]

En Bogota (Figura 19) se utiliza el tono nuclear [H.sub.+][L.sup.*], en Cartagena se presenta el tono [H.sub.+][L.sup.*], y en Cali y en Medellin se usa el tono [L.sub.+][H.sup.*]. Se presentan dos tipos de juntura terminal L% y H%, el primero, en Cali y en Medellin y, el segundo, en Bogota. En la ciudad de Cartagena se utilizan los finales L% y H%.

Enunciados interrogativos reiterativos

Los enunciados interrogativos o preguntas eco se caracterizan por repetir un enunciado emitido por el interlocutor. Escandell Vidal (1999) menciona que el esquema entonativo caracteristico en estas interrogativas es el patron circunflejo, lo que indica que el contenido representado en estos enunciados se le atribuye al interlocutor (p. 3946). Este tipo de configuracion no es muy comun en los datos revisados en los cuatro dialectos, a excepcion de algunos enunciados de la ciudad de Medellin.

De los 51 enunciados reiterativos de una unidad tonal (27) que fueron analizados, se encontro que los datos bogotanos de habla semiespotanea presentaron la configuracion [L.sub.+][H.sup.*] (Figura 20). Una configuracion similar se presenta en Castilla [L.sub.+]![H.sup.*] HH% (Prieto & Roseano, 2010). En los datos de lectura resulto mas comun el tono [H.sub.+][L.sup.*]. En ambos grupos de datos el tono de juntura terminal es HH%, con un promedio de 11.44 st en el ascenso.

Para la ciudad de Cali, el tono de juntura nuclear [L.sub.+][H.sup.*] es el mas comun. Por su parte, el tono de juntura terminal presenta la misma configuracion bogotana HH%, con un ascenso en promedio de 11.17 st. Estos resultados coinciden con las caracteristicas que Navarro Tomas (1944) atribuye a este tipo de interrogativa, en cuanto a la marcada elevacion del tono al final del enunciado.

[FIGURA 20 OMITIR]

[FIGURA 21 OMITIR]

En la ciudad de Medellin, el tono nuclear presenta la configuracion [L.sub.+](!)[H.sup.*] (28) y el tono de juntura terminal L% (Figura 21). A pesar de que todos los enunciados terminan con cadencia, llama la atencion el hecho de que, en la lectura, el promedio del descenso es de -1.95 st, mientras que en los datos de habla semiespontanea es -5.7 st (29). Este fenomeno se relaciona con el hecho de que el ascenso en la silaba tonica es mayor e incide en el valor del descenso. Tal configuracion del tonema tambien se ha referido para el espanol hablado en Argentina (Gabriel et al., 2010). Los hablantes cartageneros presentaron mayor variabilidad en los tonos nucleares (30): se utiliza regularmente el tono [L.sub.+]![H.sup.*] y el [H.sub.+][L.sup.*], con una preferencia por resoluciones altas y sostenidas M%.

[TABLA 6 OMITIR]

Enunciados interrogativos reiterativos coordinados

Para los hablantes bogotanos, el primer grupo melodico tiene un inicio bajo con respecto al enunciado en general y describe un movimiento ascendente en promedio de 1.7 st, que suele mantenerse suspendido o con un leve descenso correspondiente a un tono de juntura intermedio M-, de tal manera que el inicio del segundo grupo melodico se da alrededor de los -2.5 st. En el tono nuclear se manifiesta un movimiento [H.sub.+][L.sup.*] con un final HH%, con casos esporadicos de L%.

A diferencia de los bogotanos, los hablantes calenos mostraron ascensos mucho mas altos, con un promedio de 8 st, con fronteras que terminan con descensos menores de 1.5 st, dando lugar a un bitono de juntura intermedio HM- (Figura 22). El siguiente grupo melodico inicia en promedio 7.4 st abajo de la frontera anterior. A partir de la conjuncion, asciende hasta alcanzar el pico en medio del enunciado, desde donde empieza el descenso que pasa por la silaba tonica ([H.sub.+][L.sup.*]) y termina con un tono H%. Los casos de Medellin y de Cartagena (Figura 23) presentaron un comportamiento similar a los demas dialectos en cuanto al inicio del primer grupo melodico. No obstante, una vez se alcanza la maxima elevacion melodica, en la ultima silaba se presenta un descenso de 1.9 st en promedio, representado como HL-. En Medellin, se mantiene la configuracion tonematica [L.sub.+][H.sup.*]L% y en Cartagena se presenta el tono [H.sub.+][L.sup.*], acompanado por finales L% y M%.

Los enunciados coordinados disyuntivos presentaron un tono de juntura intermedio H- en todos los dialectos (Figura 24). El mayor ascenso se presenta en el primer grupo melodico, mientras que el segundo no presenta movimientos melodicos mayores a 1.5 st. A excepcion de la ciudad de Medellin, en la que se presentan ascensos mayores en la silaba nuclear correspondientes a [L.sub.+][H.sup.*], en los demas dialectos se presenta el tono [H.sub.+][L.sup.*]. Los finales en general son descendentes L%, exceptuando a Cali, que tuvo algunos valores de H%, y a Cartagena, de M%.

[FIGURA 22 OMITIR]

[FIGURA 23 OMITIR]

[FIGURA 24 OMITIR]

Comentarios finales

La descripcion de los enunciados interrogativos transaccionales en el habla colombiana permite, por un lado, encontrar aspectos comunes en todos los dialectos, es decir que, independientemente de la tarea pragmatica o de la zona dialectal a la que pertenezcan los hablantes, hay una tendencia general al empleo de ciertos movimientos tonales que parecen estar funcionando como una entonacion de "base" sobre la cual se imprimen modificaciones que dan lugar tanto a la identidad dialectal como a la manifestacion de la finalidad pragmatica. Se presentan dos configuraciones generales, el tonema [L.sub.+][H.sup.*] L% en Medellin, que coincide con el patron mas recurrente en los diferentes dialectos del espanol, de acuerdo con los datos compilados por Prieto y Roseano (2010), y el tonema [H.sub.+][L.sup.*] H% en Cali y en Bogota. Por su parte, en la ciudad de Cartagena se permiten ambas configuraciones. Este tipo de resolucion final tambien fue documentada por Sosa (1999), aunque con un tono nuclear [L.sup.*.sub.+]H (ver Figura 24).

Dentro de los aspectos diferenciadores, vistos desde el panorama de los dialectos de habla hispana, en el espanol de Colombia los enunciados interrogativos pronominales presentan una entonacion diferenciada; el pronombre interrogativo se mantiene dentro de la base tonal del enunciado y alcanza la maxima altura en el final anticadente. Los adverbios interrogativos, en estos mismos enunciados, muestran un desplazamiento del pico tonal una o dos silabas despues de la silaba acentuada, ademas de una tendencia a modificar las caracteristicas de los enunciados en funcion del grado de proximidad con el interlocutor, es decir, el desplazamiento tonal y el final descendente sugieren mayor suavidad y cortesia (Navarro Tomas, 1944). El tipo de produccion del enunciado interrogativo tambien propicia diferencias en la realizacion melodica. En los datos de lectura, por ejemplo, se presentan menos inflexiones tonales que en los datos de habla semiespontanea.

En relacion con las diferencias de los dialectos al interior del pais, en las ciudades de Bogota, Cali y Medellin, el tono de la silaba nuclear de los enunciados interrogativos pronominales tiende a mantener la misma configuracion de los enunciados absolutos, a excepcion de la ciudad de Cartagena, en la que cambia de un movimiento ascendente a uno descendente. En general, en los cuatro dialectos los enunciados interrogativos pronominales presentan configuraciones similares a los enunciados interrogativos absolutos (ver Tabla 5).

[FIGURA 25 OMITIR]

En los enunciados interrogativos reiterativos se percibe una tendencia a la configuracion [L.sub.+][H.sup.*] en la silaba nuclear, con variaciones en la alineacion del pico melodico en cada dialecto. Los tonos de juntura terminal en estos enunciados son tipicamente HH%, con variaciones en Cartagena de HM% y en Medellin L%. La entonacion interrogativa en el habla de Medellin mantiene un patron descendente en la mayoria de los enunciados, mientras que en dialectos como el caleno y el bogotano se opta por resoluciones ascendentes de mas de 6 st. En el caso de Cartagena, se tiende a finales tanto descendentes como ascendentes menores de 6 st (ver Figura 4).

Los elementos focalizados tienden a presentar una configuracion [L.sub.+][H.sup.*], pero esta se modifica dependiendo del lugar en que se presente el foco. Cuando se encuentra al inicio del enunciado, se prefieren tonos descendentes desde la silaba atona hasta la tonica del tipo [H.sub.+][L.sup.*], mientras que, cuando se ubica en el medio o en el final se ajusta al patron interrogativo de cada variedad.

En relacion con los enunciados coordinados, se encuentra que la conjuncion y da lugar a diferencias en el tono de juntura intermedio en cada variedad y el final de enunciado se realiza como en las interrogaciones absolutas correspondientes, mientras que con la conjuncion disyuntiva o se mantiene un tono intermedio Hcon finales descendentes L%.

doi: 10.15446/fyf.V27n2.47672

Articulo de investigacion. Recibido: 15-05-2014, aceptado: 25-09-2014.

Referencias

Astruc, Ll., Mora, E., & Rew, S. (2010). Venezuelan Andean Spanish Intonation. En P. Prieto & P. Roseano (Eds.), Transcription of intonation of the Spanish Language (pp. 191-226). Munchen: Lincom Europa.

Boersma, P., & Weenink, D. (2014). Praat version 5.3.42. Doing phonetics by computer. Amsterdam: Institute of Phonetic Sciences / University of Amsterdam. Recuperado de http://www.fon.hum.uva.nl/praat/

Cantero, F. (2002). Teoria y analisis de la entonacion. Barcelona: Universitat de Barcelona.

Congosto Martin, Y. (2011). Continuum entonativo: declarativas e interrogativas absolutas en cuatro variedades del espanol peninsular y americano. Revista Internacional de Linguistica Iberoamericana, 17, 75-90.

Crespo, V. (2010). L'entonacio de les oracions interrogatives absolutes: Un studi de contrast dialectal. Lengua & Literatura, 21, 199-226.

Escandell Vidal, M. V. (1996). Introduccion a la pragmatica. Barcelona: Ariel.

Escandell Vidal, M. V. (1999). Los enunciados interrogativos. Aspectos semanticos y pragmaticos. En J. Bosque & V. Demonte (Eds.), Gramatica descriptiva del espanol. (Vol. 3, pp. 3931-3991). Madrid: Espasa.

Estebas-Vilaplana, E., & Prieto, P. (2009). La notacion prosodica en espanol. Una revision del sp_ToBl. Estudios de Fonetica Experimental, 18, 263- 283.

Gabriel, C., Feldhausen, I., Peskova, A., Colantoni, L., Lee, S., Arana, V., & Labastia, L. (2010). Argentinian spanish intonation. En P. Prieto & P. Roseano (Eds.), Transcription of intonation of the Spanish language. (pp. 285-318). Munchen: Lincom Europa.

Gussenhoven, C. (2004). The Phonology of Tone and Intonation. Sound files. Cambridge: Cambridge University.

Hualde, J. I. (2003). El modelo metrico autosegmental. En P. Prieto (Ed.), Teorias de la entonacion (pp. 155-184). Barcelona: Ariel.

Martin Butragueno, P. (2008). La estratificacion sociolinguistica de la entonacion circunfleja mexicana. Coloquio de analisis de corpus orales. Mexico: El Colegio de Mexico. Recuperado de http://lef.colmex.mx/Sociolinguistica/Entonacion%20 del%20espanol%2Gmexicano/Estratificacion%2Gentonacion.pdf

Montes, J. J. (2000). Otros estudios sobre el espanol de Colombia. Bogota: Instituto Caro y Cuervo.

Navarro Tomas, T. (1944). Manual de entonacion espanola. New York: Hispanic Institute in the United States.

Ortiz, H., Fuentes. M., & Astruc, Ll. (2010). Chilean Spanish Intonation. En P. Prieto & P. Roseano (Eds.), Transcription of intonation of the Spanish language (pp. 227-254). Munchen: Lincom Europa.

O'rourke, E. (2003). Peak placement in two regional varieties of Peruvian Spanish intonation. En J. Auger, J. C. Clements & B. Vance (Eds.), Languages Contemporary Approaches to Romance Linguistics. Selected Papers from the 33rd Linguistic Symposium on Romance Languages (lsrl) (pp. 321-341). Amsterdam: John Benjamins.

Pierrehumbert, J. (1980). The phonetics and phonology of English intonation. Tesis doctoral. Massachusetts: Institute of Technology. Recuperado de http://faculty. wcas.northwestern.edu/~jbp/publications/Pierrehumbert_PhD.pdf

Pierrehumbert, J., & Beckman, M, (1988). Japanese tone structure. Cambridge, Massachusetts: MIT Press.

Prieto, P. (2001). L'entonacio dialectal del catala: El cas de les frases interrogativesabsolutes. En A. Bover, M-R. Lloret & M. Vidal-Tibbits (Eds.), Actes delpe Colloqui de la North American Catalan Society. (pp. 347-377). Barcelona: Publicacions de l'Abadia de Montserrat.

Prieto, P., & Roseano, P. (2009-2010). Atlas interactivo de la entonacion del espanol. Recuperado de http://prosodia.upf.edu/atlasentonacion/

Prieto, P., & Roseano P. (Eds). (2010). Transcription of intonation of the Spanish language. Munchen: Lincom Europa.

Quilis, A. (1987). Entonacion dialectal hispanica. En H. Lopez Morales & M. Vaquero (Eds.), Actas del I Congreso Internacional sobre el Espanol de America (pp. 117-164). San Juan: Academia Puertorriquena de la Lengua Espanola.

Quilis, A. (1993). Tratado de fonologia y fonetica espanolas. Madrid: Gredos.

Sosa, J. M. (1999). La entonacion del espanol. Su estructura fonica, variabilidad y dialectologia. Madrid: Catedra.

Romano, A. et al. (2011). Distancias prosodicas entre variedades romanicas en el marco del proyecto amper. Revista Internacional de Linguistica Iberoamericana, IX(17), 13-26.

Willis, E. (2010). Dominican Spanish Intonation. En P. Prieto & P. Roseano (Eds.), Transcription of intonation of the Spanish language (pp. 123-154). Munchen: Lincom Europa.

Eva Patricia Velasquez Upegui **

Universidad Autonoma de Queretaro, Santiago de Queretaro--Mexico

* Esta comunicacion hace parte de mi investigacion doctoral "Entonacion del espanol hablado en Colombia", que se inscribe dentro del proyecto general Atlas Interactivo de la Entonacion del Espanol (atles).

** evapvelasquez@gmail.com

(1) La propuesta de Navarro Tomas estaba dirigida a la ensenanza de la pronunciacion espanola a manera de manual didactico. Este autor ofrece un modelo experimental que utiliza la escala musical (semitonos) para establecer rangos diferenciadores entre las curvas melodicas. Este modelo presenta un analisis detallado de la tipologia entonativa del espanol, ademas de incluir consideraciones basicas para el estudio y analisis de la frase entonativa.

(2) Al cotejar las diferencias entre los enunciados aseverativos e interrogativos, no se encuentran diferencias significativas en el inicio de ambos grupos de enunciados.

(3) "An autosegmental tonal analysis implies that the phonetic contour is constructed from 'levels', a traditional term for 'pitch points', rather than 'contours', a traditional term for 'pitch movements'. The representations presented so far are in the autosegmental tonal tradition: tone is represented by discrete elements (i.e. H and L) that are interpreted as pitch levels. In this 'levels' approach, a rising pitch contour is represented as a L followed by a H, and a falling contour as a H followed by a L. The pitch between the H's and L's must be filled in by the phonetics" (Gussenhoven, 2004, p. 5).

(4) Este trabajo de Prieto y Roseano (2010) hace parte del proyecto general Atlas Interactivo de la Entonacion del Espanol (ATLES), en el que se presentan diferentes materiales obtenidos de grabaciones con hablantes de ciudades capitales en algunos paises de habla hispana, en las cuales trabajan los diferentes grupos de investigacion. Estos materiales se pueden revisar de forma interactiva y visualizar algunas realizaciones acusticas de diferentes enunciados. El proyecto se inscribe dentro del AM y de la propuesta de etiquetaje prosodico sp-TOBI. En la pagina web se puede acceder no solo a los materiales grabados, sino tambien al curso de guia para el manejo del sistema de etiquetaje, al diseno metodologico y al material bibliografico.

(5) Este proyecto se define como un programa cientifico de geolinguistica dialectal cuya finalidad es el estudio de la prosodia de las distintas lenguas romanicas y sus variedades. Lo conforman 25 equipos de trabajo pertenecientes a 30 universidades europeas y americanas (Romano et al., 2011).

(6) Estos datos se han considerado cono habla semiespontanea, en la medida en que han sido obtenidos por medio de un cuestionario que induce respuestas contextualizadas, a diferencia de los datos espontaneos que surgen de conversaciones libres.

(7) Las interrogativas absolutas o totales son aquellas que tienen como respuesta "si" o "no". Por ejemplo, "?Tienes el libro?", "?Llegaron tus amigos?". Las interrogativas parciales, pronominales o de palabra interrogativa, tienen respuestas abiertas: "?Quien tiene el libro?", "?Cuando llegaron tus amigos?". Las interrogativas reiterativas o eco repiten todo o parte de las palabras que acaban de ser emitidas por otro hablante.

(8) Por ejemplo, uno de los contextos dados era el siguiente: "Antes de ir a trabajar tu hermano dijo que no se sentia muy bien. Al volver, lo encuentras en la cama temblando de frio. Ves que no se siente bien, pero se lo preguntas, sabiendo cual va a ser la respuesta". La respuesta esperada es una pregunta confirmatoria del tipo: "No te (se) siente(s) bien, ?verdad?". Sin embargo, solo una de las personas entrevistadas respondio de este modo, las 15 personas restantes emplearon un enunciado interrogativo, sin elementos de confirmacion adicionales. Por esta razon, los enunciados se han clasificado de acuerdo con lo que el hablante realmente produjo y no con lo que se solicito.

(9) El sistema Sp-TOBI (Tones and Break Indices) es una herramienta para la transcripcion y etiquetaje, que tiene como base el modelo metrico autosegmental (Hualde, 2003). Estebas y Prieto (2009) explican que en los ultimos anos, este sistema ha sido ampliamente aceptado y se ha utilizado para la descripcion prosodica de una gran variedad de lenguas, tales como el coreano (K_TOBI), el aleman (G_TOBI), el griego (Gr_TOBI) o el japones (J_TOBI), entre muchas otras.

(10) Se utilizan los monotonos ([H.sup.*], [L.sup.*], M*) para movimientos menores a 1.5 st. Los movimientos mayores a 1.5 st se etiquetan como bitonos ([L.sub.+][H.sup.*], [L.sup.*.sub.+]H, [L.sub.+]>[H.sup.*], [H.sub.+][L.sup.*]). Tambien se incluyen en el etiquetado los diacriticos (!) y (!). El primero, se usa para representar un ascenso tonal mayor a lo esperado, por ejemplo, en los casos en que el ascenso es mayor de 3 st. Del mismo modo, un descenso mayor a 3 st se etiqueta con el tono correspondiente y el diacritico (!).

(11) He excluido los enunciados interrogativos con enumeracion por tener una configuracion tonal claramente diferenciada debido a la serie de pausas que los conforman. Tambien he excluido los enunciados producidos con foco estrecho en diferentes posiciones (segun lo haya producido el hablante). Se incluyen los enunciados con foco amplio y el foco estrecho solo se presentan si se encuentra al final del enunciado.

(12) Debido a la variedad en los dialectos y en el tipo de enunciados, el analisis de los datos sera ante todo cualitativo, aunque se incluya una aproximacion cuantitativa.

(13) Diecinueve de Bogota, 20 de Cali, 16 de Medellin y 15 de Cartagena.

(14) De los 19 enunciados bogotanos, 7 presentan el tono nuclear [H.sup.*] y el tono de juntura terminal HH%; 11 enunciados interrogativos fueron analizados como parte del habla semiespontanea.

(15) En estos casos se ha decidido etiquetar el movimiento tonal como [H.sub.+][L.sup.*] debido a que el descenso surge desde la silaba pretonica y culmina en la tonica. La representacion [L.sub.+][H.sup.*] dejaria de lado lo que sucede a lo largo del enunciado y estaria restringido a representar el inicio del final anticadente.

(16) Trece de los 20 enunciados interrogativos absolutos de una unidad tonal tienen este tono de juntura terminal.

(17) Utilizo el diacritico (!) para indicar que el ascenso es mayor de lo esperado (mas de 3 st), no para referirme al upstep.

(18) Aunque el tonema presenta una configuracion similar, el pretonema es diferente para Argentina [L.sub.+][H.sup.*], mientras que para Medellin es [L.sup.*.sub.+]H.

(19) Estas configuraciones presentan modificaciones en los enunciados condicionales, pues, a diferencia de los acentos bitonales, en los tonos nucleares se presentaron acentos monotonales [L.sup.*] con finales L% y H%; sin embargo, se requiere de un mayor numero de datos para caracterizar este tipo de enunciado.

(20) Tambien se encontraron casos de [H.sub.+][L.sup.*] cuando se introduce un cuantificador que funciona como foco: "?Tienes mucho frio?".

(21) En el libro publicado por Prieto y Roseano (2010) no aparece referenciado este tipo de configuracion.

(22) Es importante considerar con mayor detalle que sucede con la alineacion del pico tonal en el espanol hablado en las diferentes ciudades, ya que se ubica en distintos lugares en relacion con la silaba nuclear, pues, como lo hacen notar Crespo Sendra (2010) y O'Rourke (2003) entre otros, este alineamiento constituye una marca dialectal diferenciadora, lo que ameritaria una representacion especifica dentro del sistema notacional Sp-TOBI.

(23) 22 enunciados de Bogota, 21 de Cali, 20 de Medellin y 23 de Cartagena.

(24) En los datos colombianos, la maxima altura tonal no se presenta, necesariamente, en el elemento interrogativo; este aspecto lo menciona Sosa (1999) en un ejemplo del espanol de Venezuela (p. 144), lo que podria sugerir que los pronombres y los adverbios interrogativos tienen una configuracion tonal diferente, a pesar de que hagan parte del mismo grupo de enunciados.

(25) En Cartagena y en Medellin tambien se dan algunas realizaciones del tipo [H.sup.*].

(26) En Cali se dio un caso de [L.sub.+][H.sup.*] en la silaba tonica.

(27) 15 enunciados en Bogota y en Cali, 9 en Medellin y 12 en Cartagena.

(28) El parentesis lo utilizo para indicar que algunas veces se presenta un ascenso mayor a lo esperado.

(29) Esto suscita dos cuestionamientos interesantes: el primero tiene que ver con la distancia o la proximidad entre la informacion sobre la entonacion que proveen los datos de lectura y la entonacion real de una region, y el segundo, con la posibilidad de que un cambio en el grado de los descensos produzca diferencias fonologicas, tal y como sucede con los movimientos ascendentes finales. Esto ultimo es bastante razonable si se piensa que un descenso profundo estaria ligado con un movimiento precedente alto que suscita el posterior declive, lo que sugiere un cambio en la configuracion general del enunciado. Sin embargo, se requiere de un estudio detallado para explorar este fenomeno.

(30) En terminos generales, he encontrado que los tonos nucleares de Cartagena son bastante variados, a diferencia de lo que sucede con los demas dialectos. Esto sugiere que i) la variabilidad en los tonos nucleares sea una caracteristica de esta variedad o ii) que existan factores socioculturales que esten afectando la entonacion.
Tabla 2. Descripcion de enunciados interrogativos transaccionales

Interrogativas   Absoluta             ?Tiene mermelada?
absolutas                             ?Tiene horas?
                                      ?Pueden venir a la comida el
                                        primero de mayo?
                                      ?Has visto a Maria?
                                      ?Vino el electricista?
                                      ?Has visto un hombre lobo?
                                        (lectura)

                 Hipotetica           Prima ?Tienes frio?
                                      ?Te sientes bien?

                 Condicional          ?Pueden venir a la comida si la
                                      hago el primero de mayo?

                 Focalizada           ?Es Maria la que esta entrando?
                                      ?Maria es la que esta entrando?
                                      ?Maria ya llego?

Interrogativas   Parcial              ?Que hora es?
parciales                             ?Por donde llegaste?
                                      ?Quien trajo esto Mario?
                                      ?Cual ruido? (lectura)

                 Condicional          ?Que le vas a decir si vuelve?

                 Coordinada (y)       ?Para donde vas y cuando
                                        vuelves?
                 Coordinada con (o)   ?Quieren torta o helado?
                                      ?Quieres ir donde tu tio hoy o
                                      manana?

Interrogativas   Reiterativa          ?Que usted no va a ir?
reiterativas                          ?Que para donde voy?
                                      ?Son las nueve?
                                      ?Un aullido de lobo? (lectura)
                                      ?Hay luna llena? (lectura)

                 Coordinada con (y)   ?Me estas peguntando para donde
                                      voy y cuando vuelvo?

                 Coordinada con (o)   ?Me estas preguntando por donde
                                      llegue o por donde entre?

Tabla 3. Frecuencia de acentos nucleares
en enunciados interrogativos transaccionales (12)

Tonos                         Lectura
Nucleares             Bog   Cal   Med   Car

[L.sub.+][H.sup.*]    1     7     9     2
[H.sup.*]             8     6     2     8
[H.sup.*]             7     3     1     0
[L.sup.*]             0     0     0     3
[L.sub.+]![H.sup.*]   0     0     0     0
[L.sub.+]>[H.sup.*]   0     0     1     0
                            346

Tonos                         Cuestionario    Total
Nucleares             Bog   Cal   Med   Car

[L.sub.+][H.sup.*]    26    29    38    31    143
[H.sup.*]             34    24    13    21    116
[H.sup.*]             7     11    4     6     39
[L.sup.*]             7     8     2     12    32
[L.sub.+]![H.sup.*]   0     6     6     1     13
[L.sub.+]>[H.sup.*]   0     1     0     1     3
                      346

Tabla 4. Frecuencia de tonos de juntura terminal
en enunciados interrogativos transaccionales

Tonos de            Lectura               Cuestionario     Total
juntura    Bog   Cal   Med   Car   Bog   Cal   Med   Car
terminal

L%         1     2     12    3     14    20    49    21    122
H%         13    13    1     4     33    40    1     9     114
M%         1     2     0     4     22    12    1     25    67
HH%        1     0     0     1     4     1     8     14    29
HM%        0     0     0     1     1     6     1     3     12
           0     0     0     0     0     0     2     0     2
                                346
COPYRIGHT 2014 Universidad Nacional de Colombia, Facultad de Ciencias Humanas
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2014 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

 
Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Velasquez Upegui, Eva Patricia
Publication:Forma y Funcion
Date:Jul 1, 2014
Words:10775
Previous Article:El sistema grafico de la musica de la tradicion occidental: un lugar para el desarrollo del pensamiento musical.
Next Article:?Existen adjetivos en tikuna? (Amazonas colombiano).

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2018 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters