Printer Friendly

La emergencia de las relaciones sociales de cooperacion: desarrollo teorico-metodologico desde una etnoarqueologia social de grupos cazadores-recolectores.

Introduccion

Las diversas formas de organizacion e interaccion social que se han desarrollado a lo largo de nuestra trayectoria evolutiva como especie constituyen un elemento esencial para comprender los cambios y continuidades ocurridos dentro de la historia de diferentes sociedades humanas. Sin embargo, muchas de estas formas han quedado fuera de los objetivos de la investigacion socio-historica, o bien han recibido un tratamiento marginal producto, tanto del contexto socio-politico en el que se desarrolla la Arqueologia actual, como de la capacidad (y finalidad) de la misma para explicar y justificar las condiciones sociales existentes (Gramsci, 1967:94). Entre las opciones sociales que no han sido analizadas en profundidad, una en concreto ha recibido una destacable indiferencia por parte de la teoria social idealista-liberal: las relaciones sociales de cooperacion.

En este sentido, la Arqueologia social posee un doble desafio, y a la vez posibilidad de accion, en el estudio de las practicas cooperativas humanas. Por un lado, mediante el uso de escalas espacio-temporales amplias, puede analizar cuales son las condiciones de surgimiento y de transformacion de las relaciones de cooperacion en distintas sociedades y en contextos ambientales e historicos diversos. Por otro lado, puede indagar, evaluar y determinar cual es la materialidad de la cooperacion y cuales son los indicadores para su identificacion en el registro arqueologico.

Este trabajo se desarrolla en dos partes. En la primera, definiremos que entendemos por cooperacion social y cual es su importancia la arqueologia de sociedades cazadoras-recolectoras. Para ello nos focalizaremos en los procesos de agregacion social como escenario clave para el desarrollo de estas dinamicas especificas de interaccion social y en la etnoarqueologia como el instrumento metodologico adecuado para resolver esta problematica en la arqueologia de grupos cazadores-recolectores. En la segunda parte, expondremos los metodos y los primeros resultados alcanzados en el marco de los proyectos que estamos desarrollando en estos momentos en el canal Beagle (Tierra del Fuego, Argentina); nos focalizaremos en el analisis del contexto arqueologico de la agregacion.

El proposito general de nuestra investigacion es reflexionar sobre el papel de la cooperacion social en los grupos cazadores-recolectores, explorar cuales son las condiciones para la emergencia de la cooperacion; analizar si esta es un instrumento social efectivo en situaciones de crisis, y determinar si es posible reconocerla desde la Arqueologia en contextos de grupos cazadores-recolectores.

Cooperacion social en sociedades cazadoras-recolectoras: metodologia de analisis

?Quees la cooperacion?

La cooperacion puede definirse como un modo de organizacion social que posibilita a los individuos con intereses comunes trabajar en forma colectiva o conjunta para lograr un determinado objetivo comun. Su estudio ha despertado el interes de diferentes disciplinas cientificas.

A fines del siglo XIX, formo parte de una interesante propuesta generada en el marco de la Biologia Evolutiva por el cientifico ruso P. Kropotkin quien propuso, en contraposicion a lo que sostenian los darwinistas sociales centrados en las teorias gladiatorias y la competencia, que el exito evolutivo de las especies se vinculaba con la cooperacion y la ayuda mutua (Kropotkin 1902). Mas recientemente la cooperacion es analizada desde numerosas disciplinas tales como la Filosofia (Skyrms 2007), la Sociologia y la Economia (Nowak 2006), la Biologia (Hammerstein 2003); la Ecologia (Smith 2003), la Neurobiologia (Zak 2008) y la Simulacion Social mediante informatica (Axelrod 1997). El interes en su estudio desde perspectivas tan diferentes se debe, en gran parte, a su relacion con los procesos de toma de decisiones.

En Arqueologia, el analisis de la cooperacion ha tenido una baja incidencia, pese a las nuevas lineas de trabajo ligadas al estudio de la evolucion (Hammerstein 2003). Generalmente su analisis ha estado ligado a las denominadas sociedades "complejas" (Anyon y Zunie 1989), quedando en un plano mas relegado el estudio de los mecanismos de emergencia o mantenimiento de dinamicas cooperativas en los grupos cazadores-recolectores (ver mas adelante).

En nuestro caso, partimos de la concepcion de la cooperacion como un elemento fundamental para la construccion y el mantenimiento del tejido social, resultando, ademas, un mecanismo de cohesion a media y gran escala, en el caso de sociedades que desarrollan su existencia de forma segregada, como es, en general, en el caso de los grupos cazadores-recolectores. En algunos trabajos, estos comportamientos cooperativos se han identificado con el concepto de reciprocidad (Bate 1986) o generosidad (Sanoja y Vargas 1995), entendidos como mecanismos sociales ante los constantes riesgos de la economia cazadora-recolectora.

Sin embargo, preferimos emplear el concepto de reciprocidad para el analisis y reconocimiento de este tipo de interaccion social en los procesos de produccion, distribucion y consumo desarrollados por unidades sociales basicas (Lumbreras 1984a, 1984b) que desarrollan su existencia conjuntamente de forma habitual. Por el contrario, reservamos el concepto de practicas cooperativas para aquellas actividades o procesos de produccion, distribucion o consumo que cumplen con los siguientes requisitos:

* Forman parte de las formas de organizacion de las relaciones sociales de produccion y reproduccion pero, al mismo tiempo, no se desarrollan cotidianamente, sino de forma esporadica o periodica

* implican la puesta en comun de la fuerza de trabajo, entendida no solo como capacidad de inversion de energia, sino tambien de habilidades y conocimientos

* El rendimiento que deviene de estas practicas es superior a la suma de los rendimientos individuales

* El rendimiento puede ser de consumo indirecto y materializarse en forma de reconocimiento o prestigio social

* El producto, sea o no de consumo directo, puede ser diferido en el tiempo

* El rendimiento no es necesariamente correlativo a la inversion de trabajo realizada

La agregacion social como escenario para la cooperacion en sociedades cazadoras recolectoras

El desarrollo de las practicas cooperativas por parte de sociedades cazadoras-recolectoras, bajo las condiciones que acabamos de enumerar, implica el desarrollo de eventos de agregacion de grupos o unidades sociales basicas, participes de una entidad social de mayor de la que forman parte. Entendemos por episodio de agregacion social la reunion excepcional de diferentes unidades de produccion y reproduccion social que, reconocidas entre si como participes de un mismo conjunto social relacionado de forma estable, no comparten habitualmente su existencia cotidiana (Briz et al. 2009). Requiere el sostenimiento economico de varias personas durante un determinado periodo, promoviendo el desarrollo de actividades cooperativas y el fortalecimiento de alianzas y redes sociales (Conkey 1980, Hofman 1994). El registro etnografico ha demostrado que la celebracion de rituales, la cooperacion economica, el intercambio de informacion, la explotacion concreta y singular de recursos concentrados y abundantes, son algunos de los factores que reunen a los grupos cazadores en estas agrupaciones temporarias (Conkey 1980, Hofman 1994): constituyen un marco excepcional para el desarrollo de dinamicas sociales de interaccion y cooperacion (Saffirio 1980, Del Real 1981, Shott 2004).

Desde nuestro punto de vista, ademas de como mecanismo de cohesion social a nivel de mantenimiento de las redes sociales que articulan una sociedad, consideramos que las dinamicas cooperativas son un elemento real y efectivo de desarrollo social (a nivel de las dinamicas de cambio historico interno) y a la vez constituyen una estrategia para enfrentar situaciones de crisis (producidas, bien por condiciones de desarrollo internas, bien por elementos externos). A nivel de hipotesis, consideramos, que este tipo de practicas (relaciones) sociales cooperativas pueden haber jugado un papel mas que destacado en las condiciones previas a la revolucion hacia el mundo agricola-pastoril, estableciendo condiciones de agregacion social en base a los incrementos productivos que implicaron las dinamicas cooperativas. La necesidad de los fenomenos de agregacion social como elemento imprescindible para la presencia coetanea de las personas participes en las dinamicas de la cooperacion, vincula a ambas dinamicas de forma estrecha.

Consideramos entonces que la agregacion constituye una condicion sine qua non para el desarrollo de dinamicas de cooperacion social. Por lo tanto, necesitamos poder determinar, en un primer momento, si se ha producido un evento de agregacion para, posteriormente (si la agregacion ha sido positivamente contrastada), intentar analizar la naturaleza de las relaciones establecidas entre las diferentes unidades sociales alli reunidas.

Ya en las decadas comprendidas entre la decada de los anos setenta y noventa, el analisis de la agregacion fue un elemento destacado en la arqueologia de sociedades cazadoras-recolectoras (Conkey 1980, Saffirio 1980, Del Real 1981, Hofman 1994, Shott 2004). Casos especificos desde las propuestas procesuales, se concentraron, desde las aplicaciones etnoarqueologicas, a la generacion de modelos y no a la generacion de nuevos metodos arqueologicos. Un ejemplo importante es el papel jugado por este concepto en la comprension de contextos entendidos como "singulares", como seria el caso del estudio del Tardiglaciar de la cornisa cantabrica en la Peninsula Iberica (Moure 1994).

Con todo, y tal y como ya hemos indicado en trabajos previos (Zurro et al, 2010), es a partir de mediados de los anos noventa que se produce un declive progresivo y constante en este tipo de investigaciones, producto de las dificultades para la identificacion de los sitios de agregacion. Los ejemplos de trabajos como los de J. Enloe (2004) y G. Guraieb (2001), entre otros, nos indican una leve permanencia de esta problematica en el interes de la investigacion sobre grupos cazadores-recolectores. Por el contrario, este tipo de analisis ha tenido especial importancia en los contextos de sociedades agricola-pastoriles, con especial relevancia en el ambito de analisis de los procesos de domesticacion y sedentarizacion (Testart 1982; entre otros). Tradicionalmente, y al margen de los trabajos de tipo mas teorico (Saffirio 1980, del Real 1981, entre otros), la investigacion sobre la agregacion social ha estado centrada en sociedades con asentamientos claramente definidos, en las que existen estructuras habitacionales estables y claramente identificables (Leonard y Reed 1993; Adler et al. 1996).

En la actualidad, el interes por la agregacion en sociedades cazadoras-recolectoras y las dinamicas de la cooperacion social y la ayuda mutua ha experimentado un mas que notable descenso. Sin embargo, existen lineas de investigacion que continuan interesandose por este tipo de fenomeno social (Veth 2006; Briz et al. 2009, Robinson et al. 2009, Fleming 2010, entre otros).

Una de las causas de este progresivo y paulatino descenso del interes por la agregacion en la arqueologia de sociedades cazadoras-recolectoras fue la dificultad para identificar y determinar los sitios de agregacion. La variedad de situaciones que motivan la concentracion de personas asi como la diversidad de factores que inciden en su desarrollo, tales como duracion de la reunion, numero de personas participantes, tipos de actividades realizadas y su recurrencia, dificultan, en muchos casos, la identificacion de correlatos materiales claros y precisos (Hofman 1994). Y, en segundo lugar, la escasa resolucion temporal de numerosos depositos arqueologicos imposibilita determinar si un sitio es el resultado de un evento de agregacion o de la superposicion de ocupaciones recurrentes (Conkey 1980).

Desde nuestra perspectiva, esta problematica es, esencialmente, una cuestion metodologica: la arqueologia de cazadores-recolectores no ha desarrollado, aun, los instrumentos metodologicos adecuados para el reconocimiento de este tipo de asentamientos. Necesitamos identificar los marcadores antropicos materiales que nos permitan determinar cuando se ha producido este tipo de fenomeno. Segun las investigaciones previas hay una serie factores o puntos de partida clave para la identificacion de eventos de agregacion: a) la busqueda de patrones y frecuencias contrastantes en lo que respecta al registro arqueologico regional; y b) la evaluacion de modelos etnograficos sobre los ciclos de dispersion y reunion de grupos. Basicamente hay una serie elementos que se repiten en los analisis antes citados: la localizacion espacial de los yacimientos en relacion con recursos criticos para la subsistencia, su preocupacion, la recurrencia de actividades realizadas en los sitios (generalmente identificadas por la reiteracion en la disposicion espacial de los materiales o en su composicion) y la presencia de indicadores estilisticos particulares o de bienes especificos procedentes de areas diversas y distantes (por ejemplo, materias primas liticas).

La Etnoarqueologia como metodo de analisis

Como hemos indicado en parrafos previos los modelos etnograficos han jugado un rol sumamente importante en el estudio de los procesos de agregacion en sociedades cazadoras-recolectoras. En nuestras investigaciones hemos aplicado una perspectiva etnoarqueologica (Briz et al. 2009, Zurro et al. 2010) como instrumento de desarrollo metodologico en arqueologia. Independientemente de los intensos debates sobre los limites de la etnoarqueologia y su denominacion (Estevez y Vila 1996, Politis 2002, Gonzalez-Ruibal 2003, Briz y Vietri 2011) consideramos que aquello que define la naturaleza de la etnoarqueologia es su metodologia y su finalidad: en primer lugar, el uso del razonamiento analogico como herramienta logica (Gandara 2006); y en segundo lugar, la obtencion de nuevas hipotesis y metodos para la incrementar la capacidad explicativa de la investigacion arqueologica: elemento que si se comparte con otras lineas de trabajo desde posicionamientos teoricos diferentes al nuestro (Gould 1980, Vila y Estevez 1996, David y Kramer 2001, Briz y Vietri 2011).

La propuesta de etnoarqueologia que empleamos, y compartimos, corresponde a la generada por J. Estevez y A. Vila (1996, Vila et al. 2007) quienes proponen que se trata de la contrastacion dialectica entre preguntas y metodos de la Arqueologia, y la Etnografia/Etnologia o Antropologia. La puesta a prueba de ambos ambitos de investigacion nos permite revisar criticamente resultados y metodos del estudio de etnografias y antropologias, asi como proponer nuevas metodologias y tecnicas aplicadas al estudio arqueologico de las sociedades humanas (Vila y Estevez 1996). El uso de la analogia como forma de razonamiento (Gandara 2006) ha permitido explorar diferentes posibilidades interpretativas y metodologicas (Briz y Vietri 2011). Con todo, es importante dejar meridianamente claro que, con esta afirmacion, no pretendemos asumir ni defender el uso de la analogia directa (Briz y Vietri 2011). Por el contrario, compartimos las tesis de M. Gandara (2006) sobre el papel del razonamiento analogico en Arqueologia, cuando insiste en la necesidad de un adecuado control de sus usos y resultados.

Consideramos que una adecuada propuesta de investigacion etnoarqueologica es la via mas factible para desarrollar una metodologia sobre como identificar estos procesos de agregacion social. Los objetivos a alcanzar pueden situarse en dos niveles: el desarrollo concreto de metodologias y tecnicas para identificar si un determinado contexto arqueologico fue producido, inicialmente, por un fenomeno de agregacion y, tras ello, la identificacion y caracterizacion de la naturaleza de las relaciones sociales (de cooperacion o no) alli desarrolladas, materializadas en los procesos de produccion, reproduccion, distribucion y consumo.

El registro arqueologico y etnografico de la costa norte del canal Beagle: problemas y propuestas

El archipielago Fueguino, en el extremo sur de Sudamerica, fue poblado en el Holoceno medio por sociedades cazadoras-recolectoras-pescadoras cuya vida se articulaba en torno a la gestion de los recursos marinos y litorales, gracias al uso de tecnologia nautica (Orquera y Piana 2009). Su dieta se basaba en la explotacion de pinipedos, aves marinas, pescados, mariscos, cetaceos varados y guanacos. Los estudios etnograficos identificaron a estos grupos como "Yamana" o "Yaghanes" (Gusinde 1937) para epoca historica (desde finales del siglo XVIII a inicios del siglo XX). El impacto ocasionado en la zona por el mundo capitalista, colonizacion en base a misiones y la incorporacion a la explotacion industrial de recursos provoco la desaparicion fisica y social de estos grupos entre finales del siglo XIX e inicios del XX (Gusinde 1937), al mismo tiempo que generaba una rica documentacion etnografica y etnologica fundamentalmente en el marco de la tradicion positivista del siglo XIX (Orquera y Piana 1999a, Vietri 2010).

Esta ingente documentacion etnografica (Vietri 2010) ofrece un marco de alta resolucion para la aplicacion de la etnoarqueologia (Vila et al. 2007).

Esa documentacion registra el desarrollo de episodios de agregacion (concentraciones extraordinarias de personas) relacionadas con el varamiento de un cetaceo, o bien, de grandes cardumenes de sardinas (Gusinde 1937) que fueron denominados, en este ultimo caso, Iacasi. En esas ocasiones, las unidades sociales basicas (articuladas en base a la familia extensa y la canoa como elemento de produccion, movilidad y supervivencia (Orquera y Piana 1999b)) que encontraban esta alta disponibilidad de recursos, comunicaban esta situacion mediante senales de humo, generando un fenomeno de agregacion de diversas canoas, por un tiempo variable. Esta coyuntura era aprovechada para el desarrollo de labores que requerian gran cantidad de fuerza de trabajo o bien para rituales comunitarios (Gusinde 1937). Empleando la contrastacion etnoarqueologica entre informacion/metodo etnografico e informacion/metodo arqueologico, podemos explorar la identificacion del correlato entre los fenomenos de agregacion social (etnograficamente documentados) y su materialidad arqueologica. Ademas, diversas fuentes documentales nos informan de la existencia de practicas cooperativas de diverso tipo en eventos de agregacion vinculados a estas disponibilidades excepcionales de recursos, o no, como la organizacion de partidas de caza, la organizacion de juegos (Gusinde 1937), ceremonias (Gusinde 1937), asi como el desarrollo de trabajos conjuntos para, por ejemplo, la construccion de canoas.

Uno de los problemas basicos que enfrentamos en el estudio de los eventos de agregacion social en el canal Beagle es que muchas de las expectativas y variables que usualmente se consideran para identificar episodios de reunion de grupos (vease Tabla 1) no se desarrollarian o bien serian dificiles de analizar, si consideramos la informacion arqueologica y etnografica disponible para la region bajo estudio. En primer lugar, hasta el momento no se conocen en la region localidades especificas caracterizadas por el acceso a recursos criticos o especificos (Orquera y Piana 1999b). La movilidad mediante embarcaciones a lo largo de los canales generaba la posibilidad del aprovisionamiento cotidiano de gran parte de los recursos que exhiben ademas en su mayoria una disponibilidad durante el transcurso de todo el ciclo anual (Orquera y Piana 1999b). Solo la presencia de costas arenosas y de escasa angularidad pueden ser considerados espacios propicios o potenciales para el varamiento de cetaceos o peces, tomando como base la informacion etnografica.

La mayor parte de sitios estudiados muestran una alta recurrencia en las ocupaciones (Orquera y Piana 1999b) por lo cual esta variable no constituye en nuestro caso un indicador significativo; por otra parte el varamiento de cetaceos y peces si bien puede ser frecuente, es un evento azaroso. Las pautas decorativas del arte mobiliar oseo de los grupos cazadores-recolectores litorales tampoco posibilitan contrastar la reunion de individuos de diferentes grupos ya que de por si la variabilidad intra e inter sitio es marcadamente amplia (Fiore 2006).

Asimismo, los analisis sobre gestion de materias primas indican que en practicamente todos los sitios se explotaron el mismo tipo de rocas (que se hallan disponibles de manera relativamente ubicua en depositos cuaternarios de origen fluvio-glaciar localizados a lo largo de las costas, por lo tanto, resultaria dificil identificar materiales de procedencias diversas.

En base a estas consideraciones, surgio la necesidad de implementar un enfoque multidimensional con la aplicacion de una serie de metodologias especificas y de mayor resolucion al registro arqueologico fueguino. Basicamente nos concentramos en 3 ejes de analisis para la identificacion de indicadores materiales episodios de agregacion: a) contemporaneidad de las actividades/ocupaciones; b) practicas sociales y actividades de produccion y consumo realizadas durante el evento y c) organizacion espacial de los procesos de produccion-consumo. Cada uno de estos ejes requiere lineas de trabajo especificas (vease Tabla 2):

Lanashuaia: ?un lugar de agregacion?

La localidad arqueologica Lanashuaia se encuentra ubicada en el istmo (Figura 1) que separa las actuales Bahias Cambaceres Exterior e Interior, en la costa norte del canal Beagle (54[grados]52, 75'S-67[grados]16,49'W). Sobre este istmo se encuentra un conjunto de los yacimientos arqueologicos caracteristicos del canal Beagle: los concheros. Estos sitios estan compuestos por unidades estratigraficas correspondientes a la depositacion antropica de moluscos y restos de recursos consumidos (fauna, fogones, restos liticos) y aportes sedimentarios (Orquera y Piana 1999b).

Los concheros son interpretados por la etnografia (Gusinde 1937 (II):580) y la arqueologia (Estevez y Vila 2006) como la acumulacion de basurales inmediatos a las estructuras habitacionales asi como el espacio de habitat. Estos yacimientos presentan una elevada conservacion de materiales organicos como consecuencia de la alcalinidad producida por el aporte de carbonato calcico procedente de las valvas de molusco (Orquera y Piana 1999b). Los concheros fueguinos presentan, esencialmente, dos morfologias basicas: en domo y en estructura anular con depresion central (Orquera y Piana 1999b), que son el resultado, en numerosas ocasiones de procesos de preocupacion humana a lo largo de la historia (Orquera y Piana 1999b, Estevez y Vila 2006). Como en la gran mayoria de los yacimientos de este tipo, su estratigrafia es de marcada complejidad y ofrece un contexto despositacional y estratigrafico de alta resolucion.

[FIGURA 1 OMITIR]

Los primeros trabajos de excavacion arqueologica desarrollados en la localidad de Lanashuaia, en 1995 y 1996, se concentraron en el conchero Lanashuaia (Piana et al. 2000; y denominado Lanashuaia I en nuestros trabajos para evitar confusiones con otros concheros de la localidad: Alvarez et al. 2009), dirigidos por J. Estevez, E. Piana y A. Vila, en el marco de un proyecto cuyo objetivo era el estudio de las dinamicas de cambio en los modelos de explotacion de recursos marinos antes y durante la llegada de la explotacion industrial (Vila et al. 2007). En estos trabajos, en los que el yacimiento era identificado como correspondiente al momento de contacto con el mundo industrial (Piana et al. 2000), fragmentos de ballena Minke (Balaenoptera bonaerensis) aparecieron en la base del conchero (numero de fragmentos que se incremento en los trabajos desarrollados en 2005, bajo la direccion de M. Alvarez, I. Briz y D. Zurro (Alvarez et al. 2009). Este hecho, junto con una singular alineacion de los diferentes concheros ubicados en la playa, llevo a que, Piana, Estevez y Vila, plantearan la hipotesis de la agregacion para el conjunto de concheros de Lanashuaia (Piana et al. 2000).

Nuestros actuales trabajos (Briz et al. 2009) tienen como objetivo determinar si los concheros de la localidad Lanashuaia conformaron un fenomeno de agregacion social y, en caso de ser asi, identificar cuales son los marcadores antropicos diagnosticos de un episodio de reunion de este tipo para, a posteriori, explorar la naturaleza de las relaciones sociales desarrolladas durante el evento, partiendo de la hipotesis de un contexto de cooperacion. Es a partir de estas condiciones que, en 2007, se desarrollo un programa de sondeos y dataciones radiocarbonicas de los concheros ubicados sobre la playa de la Bahia Cambaceres Interior para identificar y seleccionar el mas proximo, cronologicamente, a Lanashuaia I. Nuestro objetivo era intentar determinar si alguna de las posibles unidades habitaciones/concheros habia desarrollado sus actividades coetaneamente a Lanashuaia I. El conchero que mas se aproximaba a estas condiciones fue Lanashuaia II, con unos fechados sin calibrar de 1155+40 (CNA-1056) y 1280 [+ o -] 30 AP (BETA307600). Ademas, Lanashuaia II es el conchero adyacente, hacia el oeste, a Lanashuaia I.

Los trabajos de campo, aun en curso, e iniciados en 2009 han completado, hasta el momento, un total de 56[m.sup.2] de conchero y el area adyacente entre Lanashuaia I y II (Figura 2).

Nuestro primer objetivo es determinar la coetaneidad de ambas unidades. Para tal finalidad, estamos implementando diferentes lineas metodologicas:

* Obtencion de una secuencia interna de dataciones para ambos yacimientos. Los resultados preliminares de las secuencias de datacion nos han ofrecido un contexto de elevada complejidad, tanto a nivel de identificacion de diferentes momentos de ocupacion en el caso de Lanashuaia II (en donde pareceria existir mas de una estructura anular y mas de una epoca de ocupacion), como para la determinacion del momento de ocupacion de ambos: el fechado de Lanashuaia I arrojo el resultado de 1160 [+ o -] 70 AP sin calibrar (CNA-301), plenamente coincidente con los obtenidos en Lanashuaia II.

[FIGURA 2 OMITIR]

* Determinacion de la estacionalidad de las ocupaciones mediante esclerocronologia en muestras de Nacella magellanica (Verdun et al. 2010) y analisis isotopico de Nacella deaurata (?18O-SST), determinando ocupaciones de otonoinvierno o invierno para ambas unidades (Colonese et al. 2011 y 2012).

* Remontaje de artefactos liticos y de restos de fauna vertebrada, para identificar un consumo compartido en espacios socialmente diferenciados (Enloe 2004, Morin et al. 2005, Cooper y Qiu 2006). Los resultados preliminares actuales solo afectan al remontaje faunistico de grandes animales: lobo marino (Otaria Flavescens y/o Arctocephalus Australis) y guanaco (Lama guanicoe), realiza dos en colaboracion con J. Estevez (UAB). Estas especies no habrian sido compartidas entre ambas unidades. Si bien en ambos sitios se observa la realizacion de las mismas acciones en el procesamiento de la fauna, en una primera instancia, las fracturas observadas en los huesos mostrarian formas diferentes de realizar ese procesado.

* En Lanashuaia II se recuperaron restos de cetaceo en toda la potencia estratigrafica; en la base aparecieron ademas fragmentos de costilla de cetaceo (Figura 2). Estos fragmentos fueron identificados, a nivel morfologico, como pertenecientes a un ejemplar de ballena sei (Balaenoptera borealis) o ballena minke (Balaenoptera bonaerensis) (Goodall, com. pers.). Los intentos de determinacion de ADN (Cooper y Wayne 1998) de los huesos de cetaceo de ambos concheros arrojaron resultados negativos, a causa de la poca cantidad de material contenido en estos huesos (Anderung, com. pers.). En la actualidad se esta desarrollando el analisis de colageno oseo mediante ZooMS (Collins et al. 2010), con el objetivo de determinar si se trata de una misma especie.

* En lo que respecta a los procesos de produccion y consumo desarrollados durante la ocupacion de los sitios, estamos llevando a cabo analisis morfotecnicos, analisis funcional de base microscopica y analisis de residuos sobre conjuntos liticos y oseos. Uno de los aspectos que llamo la atencion en el conjunto litico de de Lanashuaia I fue el porcentaje significativo de artefactos manufacturados sobre pizarras de la Formacion Yaghan (Alvarez et al. 2009, Clemente y Terradas 2009). En la mayoria de las ocupaciones de la costa norte del canal Beagle, este tipo de rocas presenta frecuencias bajas que no superan el 5% de los casos en contraposicion con riolitas y cineritas metamorfizadas que alcanzan practicamente el 90%. Las razones que explican su escasa utilizacion como instrumentos se relacionan con la baja calidad de esta materia prima para la talla.

En el caso de Lanashuaia II vuelve a repetirse esta tendencia: las pizarras constituyen la materia prima dominante. La posibilidad que se trate de una gestion especifica por disponibilidad local es poco probable porque: a) las pizarras son el material de mayor disponibilidad en las playas y depositos fluvio glaciares a lo largo del canal, sin embargo hubo un aprovechamiento predominante en toda la secuencia de metamorfitas de la Formacion Lemaire, b) los analisis realizados en sitios proximos muestran las tendencias regionales, a diferencia del caso que aqui nos ocupa. Es decir, que dificilmente las causas esten relacionadas con cuestiones ambientales o cronologicas. Podria interpretarse, inicialmente, como el aprovechamiento situacional o expeditivo de un material con baja inversion laboral en la obtencion, pese a la inferior calidad para el procesamiento de recursos (en comparacion con riolitas y tobas): sus filos son muy fragiles y se fracturan facilmente.

Pero ademas, y partiendo de nuestras hipotesis, consideramos que la articulacion de las relaciones sociales de cooperacion tendrian su correlato material en la ausencia de segregacion diferenciada de los espacios adyacentes entre ambas unidades. Para reconocer las dinamicas espaciales globales que implican tanto a las dos unidades como al espacio intermedio, se estan realizando analisis quimicos sedimentarios para identificar areas de actividad no evidentes (Alvarez et al. 2009). Estos analisis posibilitarian mejorar la identificacion de los procesos de formacion de las unidades estratigraficas del yacimiento asi como reconocer la articulacion de actividades dentro de la organizacion del espacio mediante el uso de SIG (Moyes 2002) y el analisis espacial: observar la variabilidad entre las diferentes unidades habitacionales, posibilitando la visibilizacion de las practicas de agregacion y, posiblemente, cooperacion.

Consideraciones generales

El estudio de las dinamicas de cooperacion en el analisis de las sociedades cazadoras-recolectoras constituye un campo fructifero para comprender los procesos de cambio y reproduccion social. Dentro de este marco general, los eventos de agregacion social brindan una oportunidad unica para explorar como se desarrollan las practicas cooperativas y cuales son los indicadores materiales no ambiguos para su identificacion en el registro arqueologico. Su analisis resulta crucial ademas para ampliar nuestro conocimiento sobre la variabilidad de comportamientos desarrollados por sociedades cazadoras-recolectoras.

A lo largo de estas paginas hemos sostenido que para desarrollar esta problematica el desafio consiste en aplicar distintas escalas de analisis junto con la implementacion de lineas de trabajo multiples que puedan contrastarse y articularse para dar respuesta a interrogantes especificos. Es asi, que para el establecimiento de la contemporaneidad de las ocupaciones hemos generado una bateria de analiticas complementarias que incluyen la obtencion de fechados, remontajes, indicadores de estacionalidad asi como la aplicacion de metodos que permitan determinar si los restos de cetaceo consumidos en cada una de los conchales bajo estudio pertenecen a un mismo individuo. La busqueda de evidencias materiales mas precisas en la determinacion de los procesos de produccion y consumo llevados a cabo durante el potencial evento de agregacion, fue dirigida no solo a la realizacion de analisis morfotecnicos o arqueofaunisticos convencionales sino tambien a partir de la deteccion de actividades de menor visibilidad en el registro a partir de un muestreo sistematico de los sedimentos para identificar biomarcadores o marcadores quimicos de las practicas desarrolladas, en conjuncion con el analisis funcional y el analisis de residuos de los artefactos arqueologicos recuperados.

Los resultados preliminares estan brindando ya algunos elementos que apuntarian a similitudes promisorias entre ambos sitios bajo estudio y que ponen de manifiesto las ventajas de llevar a cabo enfoques multidimensionales. Dilucidar como se articulan los procesos de reunion de grupos y las actividades cooperativas con las diversas practicas y estrategias desarrolladas por las sociedades cazadoras-recolectoras constituye en nuestra opinion un campo valioso de investigacion para la Arqueologia Social.

[ILUSTRACION OMITIR]

[ILUSTRACION OMITIR]

[ILUSTRACION OMITIR]

Agradecimientos

Queremos agradecer muy especialmente a los organizadores y organizadoras del Congreso por su invitacion a participar y por el espacio de debate generado durante la reunion. A quienes formaron parte de los equipos de trabajo de campo por la colaboracion y el entusiasmo brindados en su desarrollo. A la doctora Natalie Goodall y equipo del Museo Acatushun por su hospitalidad y ayuda en nuestras tareas de investigacion.

Bibliografia

Adler M., T. Van Pool y R. Leonard 1996 "Ancestral Pueblo population aggregation and abandonment in the North American Southwest", Journal of World Prehistory, 10(3):375-438.

Alvarez, M., D. Zurro, I. Briz, M. Madella, M. Osterrieth y N. Borrelli 2009 "Analisis de los procesos productivos en las sociedades cazadoras-recolectoras-pescadoras de la Costa Norte del Canal Beagle (Argentina): el sitio Lanashuaia", M. Salemne, F. Santiago, M. Alvarez, E. Piana, M. Vazquez, M. E. Mansur (eds.), Arqueologia de la Patagonia. Una mirada desde el ultimo confin, Editorial Utopias, Ushuaia, pp. 903-917.

Anyon, R. y J. Zunie 1989 Cooperation at the Pueblo of Zuni: common ground for archaeology and tribal concerns. Practicing Anthropology, 11(3): 13-15.

Axelrod, R. M. 1997 The complexity of cooperation. Agent-based models of competition and collaboration, Princeton University Press, Princeton.

Bate, L. F. 1986 "El modo de produccion cazador-recolector o la economia del salvajismo", Boletin de Antropologia Americana, 13:5-31.

Briz, I., M. Alvarez, D. Zurro y J. Caro 2009 "Meet for lunch: a new ethnoarchaeological project", Antiquity, 083(322): <http://www.antiquity.ac.uk/projgall/briz322/30/08/2012>.

Briz, I. y L. Vietri 2011 "L'analogia in etnoarcheologia: la chiusura del cerchio. Logica, "contrastazione", archeologia, Cuaderni di Thule. Rivista d'Americanistica, X:169-178.

Clemente I. y X. Terradas 2009 "Igneous and metamorphic rock exploitation by the last aborigines in Fueguian Cchannels", M. Araujo Igreja e I. Clemente (eds.), Recent Functional Studies on Non Flint Stone Tools: Methodological Improvements and Archaeological Inferences, publicacion digital.

Collins M., M. Buckley, H. H. Grundy, J. Thomas-Oates, J. Wilson y N. van Doorn 2020 "ZooMS: the colagen barcode and fingerprints", Spectroscopy Europe, 22:6. Colonese, A. C., E. Camaros, E. Verdun, J. Estevez, S. Giralt y M. Rejas 2011 "Integrated archaeozoological research of shell middens: new insights into hunter-gatherer-fisher coastal exploitation in Tierra del Fuego", Journal of Island and Coastal Archaeology, 6(2):235-254.

Colonese, A., E. Verdun, M. Alvarez, I. Briz, D. Zurro y L. Salvatelli 2012 "Oxygen isotopic composition of limpet shells from the Beagle Channel: implications for seasonal studies in shell middens of Tierra del Fuego", Journal of Archaeological Science, 39(6):1738-1748.

Conkey, M. W. 1980 "The Identification of Prehistoric Hunter-Gatherer Aggregation Sites: The Case of Altamira", Current Anthropology, 21(5):609-630.

Cooper, J. y F. Qiu 2006 "Expediting and standardizing stone artifact refitting using a computerized suitability model", Journal of Archaeological Science, 33:987-998.

Cooper, A. y R. Wayne 1998 "New uses of old DNA", Current Opinion in Biotechnology, 9:49-53.

David, N. y C. Kramer 2001 Ethnoarchaeology in Action, Cambridge University Press, Cambridge.

Del Real, C. A. 1981 "More on aggregation in Prehistory", Current Anthropology, 22(6):705. Enloe, J.

2004 "Hunter/gatherer food sharing: ideology and ecology", G. Crothers (ed.), Hunters and gatherers in theory and archaeological research, Occasional Paper, 31, Center for Archaeological Investigations, Southern Illinois University, Carbondale, pp. 211-240.

Estevez, J. y A. Vila 1996 "Etnoarqueologia: el nombre de la cosa", J. Estevez y A. Vila (coords.), Encuentros en los conchales fueguinos, Treballs d'Etnoarqueologia 1, UAB-CSIC, Barcelona, Madrid, pp. 17-23.

2006 "Varibility in the lithic and faunal record through 10 reoccupations of a XIX century Yamana Hut", Journal of Anthropological Archaeology, 25:408-423.

Fiore, D. 2006 "Puentes de agua para el arte mobiliar: la distribucion espacio-temporal de artefactos oseos decorados en Patagonia meridional y Tierra del Fuego", Cazadores-Recolectores del Cono Sur. Revista de Arqueologia, 1:137-147.

Fleming, P. 2010 Community and aggregation in the Upper Mississippi River valley: The Red Wing Locality, tesis doctoral, University of Minnesota, Minneapolis.

Gandara, M. 2006 "La inferencia por analogia: mas alla de la analogia etnografica", en I. Briz, I. Clemente, X. Terradas, A. Toselli, A. Vila y D. Zurro (eds.), Etnoarqueologia de la Prehistoria: mas alla de la analogia, Treballs d'Etnoarqueologia, 6, CSIC, Madrid, pp. 13-23.

Gonzalez-Ruibal, A. 2003 La experiencia del otro. Una introduccion a la etnoarqueologia, Ediciones Akal, Madrid.

Gould, Richard A. 1980 Living Archaeology. New Studies in Archaeology, Cambridge University Press, Cambridge.

Gramsci, A. 1967 La formacion de los intelectuales, Coleccion 70, 2, Ed. Grijalbo, Mexico.

Guraieb, G. 2001 "La agregacion de cazadores-recolectores: aportes desde la etnografia y la arqueologia", Relaciones de la Sociedad Argentina de Antropologia, XXVI:369-383.

Gusinde, M. 1937 Die Feuerland-Indianer, Band II: Die Yamana, Verlag der Internationalen

Zeitschrift "Anthropos", Modling bei Wien. Hammerstein, P. (ed.) 2003 Genetic and Cultural Evolution of Cooperation, MIT Press, Cambridge (MA).

Hofman, J. L. 1994 "Paleoindian aggregations on Great Plains", Journal of Anthropological Archaeology, 13(4):341-370.

Kropotkin, P. 1902 Mutual Aid, Heinemann, London.

Leonard R. y H. Reed 1993 "Population aggregation in the prehistoric American Southwest: a selectionist model", American Antiquity, 58(4):648-661.

Lumbreras, L. G. 1984a "La Unidad Arqueologica Socialmente Significativa (I)", Gaceta Arqueologica Andina, 1(10):3. 1984b "La Unidad Arqueologica Socialmente Significativa", Gaceta Arqueologica Andina, 1(11):3.

Morin E., T. Tsanova, Sirakov N., Rendu W., Mallye J., Leveque, F. 2005 "Bone refits in stratified deposits: testing the chronological grainat SaintCesaire", Journal of Archaeological Science, 32:1083-1098.

Moure, A. 1994 "Arte paleolitico y geografia sociales. Asentamientos, movilidad y agregacion en el final del Paleolitico Cantabrico", Complutum, 5:313-330.

Moyes, H. 2002 "The use of GIS in the spatial analysis of an archaeological cave site", Journal of Cave and Karst Studies, 64(1):9-16.

Nowak, M. A. 2006 "Five Rules for the Evolution of Cooperation", Science, 314(5805): 1560-1563.

Orquera, L. y E. Piana 1999a La Vida Material y Social de los Yamana, Eudeba, Buenos Aires. 1999b Arqueologia de la region del canal Beagle (Tierra del Fuego, Republica Argentina), Sociedad Argentina de Antropologia, Buenos Aires. 2009 "Sea Nomads of the Beagle Channel in Southernmost South America: Over Six Thousand Years of Coastal Adaptation and Stability", Journal of Islands & Coastal Archaeology, 4:61-81.

Piana, E., J. Estevez y A. Vila 2000 "Lanashuaia: un sitio de canoeros del siglo pasado en la costa norte del canal Beagle", en J. Gomez Otero (ed.), Desde el pais de los gigantes. Perspectivas arqueologicas en Patagonia, Universidad Nacional de la Patagonia Austral, Rio Gallegos:II:455-469.

Politis, G. 2002 "Acerca de la Etnoarqueologia en America del Sur", Horizontes Antropologicos, 18:61-91.

Robinson, B., J. Ort, W. Eldridge, A. Burke y B. Pelletier 2009 "Paleoindian Aggregation and Social context at Bull Brook", American Antiquity, 74(3):423-447.

Saffirio, L. 1980 "On aggregation in Prehistory", Current Anthropology, 21(6):801-802.

Sanoja, M. y Vargas. I. 1995 Gente de la Canoa. Economia Politica de la Sociedad Apropiadora del Oriente de Venezuela, Fondo Ed. Tropykos y Direccion de Posgrado, Faces, UCV, Caracas.

Shott, M. J. 2004 "Hunter-gatherer aggregation in theory and evidence: the North American Paleoindian case", G. M. Crothers (ed.), Hunters and gatherers in theory and archaeology, Southern Illinois University, Center for Archaeological Investigations, Carbondale, pp. 68-102.

Skyrms, B. 2007 La caza del ciervo y la evolucion de la estructura social, Editorial Melusina, Barcelona.

Smith, E. A. 2003 "Human cooperation: perspectives from behavioral ecology", en P. Hammerstein (ed.), Genetic and cultural evolution of cooperation. MIT Press, Cambridge (MA), pp. 401-427.

Terradas, X. 1996 La gestio dels recursos minerals entre les comunitatas cagadoresrecol lectores. Vers una representacio de les estrategies de provei'ment de materies primeres, tesis de doctorado, Universitat Autonoma de Barcelona.

Testart, A. 1982 "The Significance of Food Storage Among Hunter-Gatherers: Residence Patterns, Population Densities, and Social Inequalities", Current Anthropology, 23(5):523-537.

Veth, P. 2006 "Social dynamism in the archaeology of the Western Desert", B. David, B. Baker, y I. McNiven (eds.), The Social Archaeology of Australian Indigenous Societies, Aboriginal Studies Press, Canberra, pp. 242-253.

Verdun, E., I. Briz, E. Camaros, A.C. Colonese., J. Estevez y D. Zurro 2010 "Metodologia de excavacion y analisis de concheros: experiencias acumuladas despues de 20 anos de estudios etnoarqueologicos en la costa norte del Canal Beagle (Tierra del Fuego, Argentina)", Fervedes, 6:25-32.

Vietri, L. 2010 "Una propuesta de estudio etnoarqueologico: las colecciones etnograficas italianas de Tierra del Fuego", Quaderni di Thule. Rivista d'Americanistica, IX, pp. 561-566.

Vila, A., L. Mameli, X. Terradas, J. Estevez, F. Moreno, E. Verdun, D. Zurro, I. Clemente, R. Pique, I. y J. A. Barcelo 2007 "Investigaciones etnoarqueologicas en Tierra del Fuego (1986-2006): reflexiones para la arqueologia prehistoria europea"; Trabajos de Prehistoria, 64:37-53.

Zak, P. J. 2008 "The neurobiology of trust", Scientific American, 298(6):88-95. Zurro, D., M. Alvarez, L. Salvatelli y I. Briz 2010 "Agregacion y cooperacion social en sociedades cazadoras-recolectoras-pescadoras: un experimento etnoarqueologico en Tierra del Fuego", Revista de Arqueologia Americana, 28:171-194.

ivan briz i Rodino *

myrian alvarez **

debora zurro ***

jorge caro saiz ***

adriana lacrouts ****

* ICREA, Dept. d'Arqueologia i Antropologia, Institucion Mila y Fontanals-Consejo Superior de Investigaciones Cientificas (IMF-CSIC), Barcelona, Espana, correo electronico: ibriz@imf.csic.es

** Centro Austral de Investigaciones Cientificas (CADIC-CONICET), Ushuaia, Argentina, correo electronico: myrianalvarez@gmail.com

*** Institucion Mila y Fontanals-Consejo Superior de Investigaciones Cientificas (IMF-CSIC), Dept. d'Arqueologia i Antropologia, Barcelona, Espana, correos electronicos: debora@imf.csic.es y jorge.caro@imf.csic.es

**** Universidad de Buenos Aires, Argentina, correo electronico: adriana.lacrouts@gmail.com
Tabla 1

Variables utilizadas para identificar sitios de agregacion y
su relacion con el registro arqueologico de la costa norte del canal
Beagle

Elementos para la identificacion        Registro arqueologico del
de sitios de agregacion segun la              canal Beagle
bibliografia

Localizacion espacial en relacion   Recursos de distribucion mas o
con recursos criticos para la       menos homogenea
subsistencia

Reocupacion del sitio y             Muchos de los sitios
recurrencia de actividades          arqueologicos presentan
                                    evidencias de reocupacion

Presencia de indicadores            Variabilidad intra e intersitio
estilisticos particulares           es amplia

Bienes especificos procedentes de   Materias primas ubicuas
areas diversas y distantes

Tabla 2

Ejes y lineas analiticas para la identificacion de sitios de
agregacion

Ejes                                 Lineas analiticas

Contemporaneidad,    --Carbono 14
actividades/
ocupaciones          --Esclerocronologia y analisis
                     isotopicos para determinar estacionalidad

                     --Remontajes oseos y liticos

                     --ADN y ZooMS determinar si los restos de
                     cetaceo son de un mismo individuo

Practicas sociales   --Zooarqueologia

                     --Analisis tecno-morfologico

                     --Analisis de rastros de uso

                     --Analisis de residuos en sedimentos y artefactos

Organizacion         --Analisis de gestion del espacio mediante GIS
espacial
COPYRIGHT 2011 Instituto Panamericano de Geografica e Historia
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2011 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Godino, Ivan Briz I.; Alvarez, Myrian; Zurro, Debora; Caro Saiz, Jorge; Lacrouts, Adriana
Publication:Boletin de Antropologia Americana
Date:Jan 1, 2011
Words:7374
Previous Article:Homenaje a lenin ortiz arciniegas.
Next Article:Situando el comunismo primitivo en el registro arqueologico.

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2019 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters