Printer Friendly

La educacion para la ciudadania en las escuelas publicas y en los centros con ideario cristiano.

Resumen: La laicidad propia del laico cristiano implica su derecho-deber de estar presente como ciudadano en los asuntos publicos y temporales e impregnar estas con su fe. Para ello debe aprender las reglas de la democracia, utilizando en la esfera publica argumentos racionales, eticos y filosoficos, comunes a todas las personas en razon de la naturaleza humana. La tarea de educar en democracia debe compartirse entre la familia, los centros educativos y las comunidades religiosas. El Estado tiene derecho a impartir unas instrucciones minimas sobre la Constitucion y las instituciones publicas. Se proponen los contenidos concretos que deberian ensenarse en una asignatura como Educacion para la ciudadania en las escuelas, tanto publicas como privadas cristianas.

Palabras clave: Educacion en ciudadania en la escuela, Cristianos laicos, Contenidos asignatura Educacion politica.

Abstract: The proper laicity of a Christian layperson implies his right-duty of being present as citizen in the public and temporary affairs and to impregnate these with his faith. In order to do that he has to learn the rules of democracy, using in the public sphere rational, ethical and philosophical arguments, common to every person due to his human nature. The task of education in democracy has to be shared by the family, the school and religious communities. The State has the right to teach a minimal instruction on the Constitution and the public institutions. It is proposed the concrete contents that have to be taught in the syllabus of Citizenship education in the schools, publics as well as privates-christians.

Keywords: Education on Citizenship in Schools, Christian Lays, Syllabus for Political Education.

Education for Citizenship in Public Schools and in Schools with Christian Ideals

1. INTRODUCCION

La laicidad propia del laico cristiano implica su derecho-deber de estar presente como ciudadano en los asuntos publicos y temporales e impregnar estos con su fe (1). Para ello debe insertarse como ciudadano y aprender las reglas de la democracia (2), utilizando en la esfera publica argumentos racionales, argumentos eticos y filosoficos, comunes a todas las personas en razon de su comun naturaleza humana (3).

Eso no excluye que el fundamento ultimo de la etica o de los valores humanos tenga su razon de ser en la existencia de un ser superior; de hecho, la teodicea es parte de la filosofia, y se basa tambien en la razon. En el debate publico se deben utilizar argumentos de razon (que incluye argumentos basados en la teodicea y en la religion natural) y no argumentos revelados, ni argumentos de autoridad, ya que estos ultimos solo serian aceptables para quienes previamente compartan esa fe religiosa concreta, en virtud de un don gratuito que es el de la fe (4). Por tanto, el cristiano debe de aprender el derecho y las reglas politicas de la sociedad en la que esta inserto y necesita recibir una educacion para la ciudadania (5).

Esta etica o humanismo civico incluye conocer y respetar la democracia y los Derechos Humanos. La tarea de educar en democracia debe hacerse de un modo compartido y no excluyente entre la familia, el entorno social, los centros educativos y las comunidades religiosas. Por eso, el Estado tiene derecho a impartir unas instrucciones minimas sobre el Estado de Derecho, la constitucion y el funcionamiento de las instituciones publicas, asi como todo lo relativo al ejercicio de los derechos civiles y las libertades que deben ejercer los ciudadanos.

Evidentemente el Estado debe realizar esta funcion de educar en civismo de un modo subsidiario respetando el derecho a la educacion que corresponde primariamente a los padres, y estos a su vez tienen derecho a educar a sus hijos segun sus creencias, asi como la libertad de elegir el centro educativo. El Estado no debe suplantar la voluntad de los ciudadanos ni intervenir mas alla de lo previsto en la Constitucion y en las leyes. Sin embargo, tambien el derecho de los padres tiene unos limites, si lo ejercen en contra de la propia dignidad del menor. Por ejemplo, aunque de facto lo puedan hacer, no seria etico que los padres educaran a sus hijos con el objetivo de que sean futuros terroristas o trasgresores de la legalidad o como seres incivicos, aunque cabe que les eduquen en la defensa de la libertad de conciencia y de la desobediencia civil ante leyes injustas.

En sintesis, la etica civica y la educacion politica ocupan un lugar propio en la educacion curricular y no es una mision exclusiva de los padres.

A su vez la educacion politica disenada por el Estado, con una programacion aprobada a traves de los parlamentos, debe hacerse de un modo instructivo, evitando el adoctrinamiento. Hay ejemplos cercanos en los paises europeos, como es el caso de Alemania, Francia o Estonia, o en los paises latinoamericanos, como Argentina, Chile, Peru, Colombia (6), en los que se ensefla una asignatura de politica (7), centrada en trasmitir un conocimiento de la Constitucion y de la Organizacion del Estado. Esto es necesario tanto para creyentes como para no creyentes. Correspondera a los tribunales dirimir los conflictos que puedan surgir si el legislador se extralimita en sus competencias y en los casos en que se promulgue legislacion que no respete el derecho de los padres a la educacion de sus hijos, o si surgieran peticiones concretas de objecion de conciencia (8).

El derecho-deber de los poderes publicos en relacion con los programas de ensenanza en Democracia y Derechos Humanos, debe ejercerse dentro de los limites impuestos por la propia Constitucion, con una adecuada ponderacion de los demas derechos fundamentales en juego, como la libertad de pensamiento, ideologia y religion, y los derechos de los padres a la educacion de sus hijos.

En esta intervencion no voy a desarrollar un debate juridico que estaria destinado a especialistas en derecho, ni tampoco nos vamos a centrar en la polemica concreta suscitada en Espana a raiz de la implantacion de la asignatura de Educacion para la Ciudadania (9), sino que el proposito de esta breve aportacion es mostrar, de un modo general, los contenidos que deberian de trasmitirse en la asignatura de educacion politica, tanto en centros publicos, como especialmente en centros con ideario cristiano (10).

2. CONTENIDOS DE LA ETICA CIUDADANA

La educacion en valores democraticos o en etica civica tiene un lugar propio en el curriculum escolar, que es diferente al de la ensenanza de la religion; una etica comun, que debe ser ensenada a todos y todas las alumnas. Por ello, la ensenanza de los Derechos Humanos debe de tener su propio lugar como etica, filosofia politica, incluyendo tambien una base juridica y politica. El fundamento de la politica y el derecho es la etica, la razon, no la revelacion. Estas ciencias humanas utilizan argumentos racionales y no revelados, que no pueden ser sustituidos, ni deben confundirse con los argumentos religiosos, ni con la doctrina social de la Iglesia, aunque los contenidos racionales de esta ultima sean coincidentes con la etica filosofica.

Eso es compatible con afirmar que forma parte del contenido de la etica hablar de la transcendencia de la persona humana y de su procedencia de un Ser Superior como fundamento ultimo de su dignidad, ya que todo ello pertenece tambien al ambito de la religion natural, que es parte de la etica.

Esto no va en detrimento del derecho de los padres a educar a sus hijos segun sus creencias (o su moral), porque hay muchos conocimientos etico-juridicos que los padres no tienen por que conocer y que sin embargo deben ser transmitidos a sus hijos a traves de una ensenanza reglada con unos contenidos curriculares.

La educacion pertenece a los padres, pero ellos educan tambien ayudandose de la escuela y de los colegios religiosos. Que la escuela eduque no significa que deba suplantar a los padres, ni tampoco que imponga un unico modo de pensar. Ciertamente los partidos politicos mayoritarios pueden intentar servirse de las asignaturas para imponer sus ideas, pero no por ello deben dejarse de ensenar esas materias. Es inevitable que casi todas ellas transmitan visiones del mundo y filosofias de la vida (11).

Hay distintos modos de interpretar lo que se ha venido a denominar etica ciudadana o etica civica. El modelo que aqui se defiende es aquel que mantiene que la etica civica es una etica comun, que no es una etica de minimos y tampoco es solo una etica basada en procedimientos formales, sino una etica con contenidos sustantivos. De ahi la importancia de formar a profesores de politica o de etica civica, con conocimientos juridicos y con una buena preparacion academica, rigurosa y tecnica. No estamos hablando ahora de la asignatura de religion (12), sino de politica o de Derechos Humanos.

Centrandonos a continuacion en los conocimientos, destrezas, habilidades y competencias que deberian ser trasmitidas se procede a un breve enunciado de las mismas (13).

2.1. La democracia como forma de gobierno. El Estado de Derecho

El Estado es una sociedad politica, juridicamente organizada y con un gobierno autonomo. Hoy se entiende por democracia aquel estado en el que se da la division de los tres poderes --legislativo, ejecutivo y judicial-- y en el que los gobernantes son elegidos libremente por todos los ciudadanos, cuyos derechos fundamentales son respetados. Existen en la historia y en la actualidad distintas formas de gobierno, pero lo que hoy es comunmente aceptado es que la democracia es la forma de gobierno mas justa y conforme con los derechos humanos.

La historia de la aceptacion de la democracia y de la soberania popular en Europa y los demas continentes es una historia forjada a lo largo de varios siglos, tanto de pensamiento filosofico como de pensamiento politico y juridico.

El paso mas importante fue el paso del derecho al voto censitario (o censatario) al sufragio universal. Esta evolucion ha tenido su propia historia en cada uno de los paises europeos y del mundo en general.

2.2. Democracia y participacion ciudadana

Dentro de los derechos fundamentales se encuentran los derechos y libertades politicas. Uno de los derechos fundamentales en una democracia es el derecho al voto. A traves del voto, en las democracias parlamentarias, elegimos a las personas que nos representaran en las dos camaras parlamentarias (Congreso y Senado), en el Parlamento Europeo, en los parlamentos autonomicos y en los municipios.

En la mayoria de los paises, la democracia es fundamentalmente indirecta. Eso significa que se elige a los representantes de los partidos politicos, que son quienes legislaran de un modo directo y quienes elaboraran las leyes.

El derecho al voto es la forma actual de participar en la construccion de la democracia y de la ciudad. El poder soberano reside en el pueblo, que elige a sus representantes a traves del voto. Los candidatos se presentan agrupados en partidos politicos en listas electorales.

En los Estados democraticos actuales, como el de Espana, los ciudadanos y ciudadanas mayores de 18 anos realizan la eleccion de sus gobernantes, porque la soberania --es decir, el ejercicio del poder-- reside en el pueblo.

La democracia se puede ejercer de modo directo mediante el referendum o de modo indirecto a traves de la eleccion de representantes que ejerceran la soberania en nuestro nombre.

2.3. Partidos politicos

En una democracia existe libertad de opinion y, generalmente, se plantea un pluralismo de soluciones a los distintos temas. Por esta razon se forman partidos politicos, que son los canales a traves de los cuales los ciudadanos suelen participar en la vida politica. Los partidos presentan sus programas, en los que recogen los objetivos que se proponen alcanzar si acceden al poder, y a los candidatos y las candidatas que concurren a las elecciones. Los ciudadanos, con su voto, eligen una de las opciones politicas. Segun los votos obtenidos, cada partido politico tiene un numero de parlamentarios, que defenderan los puntos de vista de su partido en el Parlamento.

El articulo o de la Constitucion espanola de 1978 afirma que <<los partidos politicos expresan el pluralismo politico, concurren a la formacion y manifestacion de la voluntad popular y son instrumento fundamental para la participacion politica. Su creacion y el ejercicio de su actividad son libres dentro del respeto a la Constitucion y a la Ley. Su estructura interna y su funcionamiento deberan ser democraticos>>.

2.4. Participacion politica activa

El desafio actual se centra en tener una mayor educacion politica para, asi, poder ejercer una ciudadania activa que no se reduzca a emitir un voto en las urnas cada cuatro anos.

Para ello resulta imprescindible el dedicar tiempo a informamos de los programas de los partidos politicos, y a exigirles que nuestra voz sea escuchada dentro de los mismos. No es obligatorio que los ciudadanos esten afiliados a partidos politicos. Existen otros modos de participar en la vida politica, pero es muy importante participar activamente en los cauces formales y en las instituciones juridicas que encarnan los tres poderes del Estado: legislativo, ejecutivo y judicial.

La sociedad civil, la opinion publica, los medios de comunicacion, las ONG's desarrollan tambien un importante papel, pero no forman parte de los cauces juridicos formales para la creacion de la legislacion. Pues, solo a traves de esos procedimientos que hemos senalado, y que estan previstos en la Constitucion, se crean normas juridicas. Si queremos participar en la politica de un pais, hemos de seguir esas reglas. A veces, lo demas solo queda como papel mojado, a pesar de que cada vez tengan una mayor influencia los ciudadanos a traves de la sociedad civil.

Si nos informamos y seguimos lo que hacen los politicos o entramos en contacto con ellos a traves de internet, de chats, de paginas webs de las instituciones publicas, etc. podremos conocer a rondo sus planteamientos y propuestas legislativas, y plantear alternativas viables en la construccion del bien comun, del bien de la polis. Esta es una forma de actuar mas fructuosa que si se hace a un nivel superficial, para conocer detalles de sus vidas personales, que carecen de interes publico, o si se tiene un afan de critica destructiva.

2.5. Virtudes politicas

Segun el humanismo civico y el republicanismo clasico de autores como Hannah Arendt, Ciceron, Aristoteles o Platon (14), existe una estrecha relacion entre las virtudes privadas y las virtudes publicas. Todos y todas debemos contribuir al bien comun, al bien de la polis. Para ello es necesario cultivar continuamente todas las virtudes personales que contribuiran al crecimiento de las virtudes politicas.

Es preferente juzgar a los politicos por sus hechos politicos, no por sus vidas privadas, pero indudablemente el ejercicio de las virtudes politicas requiere una buena dosis de ejercicio de la honradez personal y del entrenamiento en habitos eticos, como la lealtad, la sinceridad, la honradez, la busqueda del bien, etc.

La etica de lo politico y la busqueda de la justicia en el espacio publico estan unidas a la etica personal. Eso no significa que el politico con convicciones firmes vaya a imponer sus propias convicciones a los demas de un modo coactivo y abusando de su poder. Seria algo incoherente con la etica personal que exige el respeto y el uso de la razon en el espacio publico.

En la actualidad, en la sociedad espanola y europea, hay una tendencia mayoritaria a pensar que la etica de lo publico se rige por leyes distintas de la etica personal, intentando una separacion artificial entre etica privada y la moral personal frente a la etica de lo publico. Segun el humanismo civico, esta escision o division entre ambas esferas es irreal.

2.6. Relacion entre etica privada y etica publica

Algunos profesores de Etica (15) afirman que la etica de lo publico debe ser una etica de consenso sobre algunos temas, aunque no esternos de fondo de acuerdo en muchas cosas. Como contraste con esa opinion, segun la etica basada en el humanismo civico, eso es un imposible, ya que exigiria que los ciudadanos abdicaran de convicciones profundas en cuestiones legales que atanen a temas fundamentales.

Segun esos autores, nadie tiene derecho a imponer su estilo de vida a los demas; sin embargo, intentar que todos acepten su propuesta de separar radicalmente la etica de la politica, o la etica privada de la etica publica es tambien una imposicion de un antropologia concreta y de un estilo de vida, que no es de ningun modo aseptico, aunque ellos lo presenten como la unica etica valida compatible con la democracia.

En la legislacion se regulan temas fundamentales que reflejan posturas eticas diversas ante temas profundos: temas de familia, matrimonio, vida humana, economia, vivienda, adjudicacion de contratos de obra publica, atencion sanitaria, educacion, etc. El Codigo Penal, el Codigo Civil, las leyes tributarias y administrativas reflejan tomas de postura impregnadas de etica.

Para el humanismo civico, el Derecho se basa en los mismos principios eticos que la etica como ciencia. La unica diferencia es que el Derecho decide no penalizar algunas conductas, aunque las considere antisociales o negativas; por ejemplo, el suicidio. No es que el Derecho sea indiferente ante las conductas suicidas, sino que decide no penalizarlas y pone otros medios para evitarlas, como mayores inversiones en la atencion psiquiatrica y psiquica en la poblacion de riesgo, en cuidados paliativos, etc.

2.7. Compatibilidad entre tener firmes convicciones eticas y aceptar las reglas democraticas

La cohesion social y el consenso suponen aceptar las reglas del procedimiento democratico y la eleccion de la mayoria. Tambien el uso de los procedimientos democraticos como el respeto, el dialogo y los modos pacificos de resolucion de conflictos, etc., pero ello no significa que debamos abdicar de nuestras convicciones eticas mas profundas en temas controvertidos sobre la dignidad de la persona y la naturaleza humana.

Muchos politicos han arriesgado sus vidas y han sido asesinados por mantener esos principios. La lista es innumerable: los hermanos Kennedy, Martin Luther King, Ghandi, Tomas Moro, el presidente Mohaba en el Libano y, recientemente, Benazhir Butto en Pakistan.

Seria mas honrado intelectualmente aceptar que existen en la sociedad distintos modos de entender la relacion entre etica y politica, entre la antropologia y el derecho, respetando a su vez todos ellos, siempre que acepten actuar dentro cle las reglas de la democracia formal.

Debido a la historia europea del siglo XX, que vivio dos guerras Mundiales, se constata un deficit en los habitos de ejercicio de la democracia (16). Por otra parte, tambien por razon de la existencia en Europa de Estados confesionales se han mezclado argumentos religiosos y argumentos morales, que conviene distinguir. No se quiere decir con ello que exista contradiccion entre ambos, sino que la etica como ciencia requiere usar en las discusiones eticas y politicas argumentos de razon y no argumentos revelados. No se deben confundir ambos tipos de argumentacion.

Por otro lado, en el mundo de la politica y del Derecho es viable usar argumentos metafisicos que llevan a fundamentar la dignidad de la persona, su sacralidad y su creacion por un ser superior. Estos argumentos no son confesionales, ni exclusivos del cristianismo o del catolicismo, son argumentos antropologicos y filosoficos, comunes a todos los seres humanos y a todas las culturas y religiones.

Autores contemporaneos, como Charles Taylor (17) y Jurgen Habermas (18), se van acercando a estas posturas con diversos argumentos, incluso aun desde posiciones, como las de este ultimo autor, en las que se niega el fundamento metafisico (19).

2.8. Humanismo civico contra las teorias del pacto y del consenso

Para el republicanismo clasico (20) y el humanismo civico (21), entre la etica y la politica, la etica y el Derecho hay una continuidad --aunque haya tambien ambitos de autonomia--. El bien personal y el bien comun se complementan. Por tanto, no hay una escision entre ambas cosas, como si existiera una etica privada diferente a la etica publica. Las dos cosas son dos caras de una misma moneda. El pensamiento liberal, la Ilustracion, Kant, el utilitarismo y el liberalismo politico de Rawls quieren separar ambas esferas (22).

2.9. El ordenamiento juridico como instrumento de la regulacion de la convivencia

En una democracia, es al pueblo y asus representantes legitimos a quienes les corresponde la tarea de hacer las leyes. Las leyes limitan nuestras libertades, pero como somos nosotros los que hemos creado las normas juridicas aceptamos libremente someternos a ellas. En los gobiernos autoritarios y no democriticos, las leyes se ven como una restriccion no legitima de la libertad de los ciudadanos. Sin embargo, en las democracias, las leyes emanan de la voluntad de los ciudadanos y se ven como necesarias para una coexistencia pacifica.

No obstante, por supuesto que los representantes que hemos elegido son personas humanas y se pueden equivocar o pueden aprobar leyes injustas o discriminatorias. Cabe que aprueben leyes que no tengan en cuenta los intereses de todos los grupos de la sociedad. En ese caso, los ciudadanos disponen de procedimientos legales para defenderse y para que sus intereses se vean respetados. En casos extremos de leyes injustas existen procedimientos democraticos establecidos juridica y eticamente para actuar contra ellas.

2.10. La neutralidad del Estado

El Estado debe de ser neutral --desde todos los puntos de vista: filosofico, religioso y cientifico-- y respetar al maximo el ejercicio de las libertades legitimas de los ciudadanos, y no favorecer a unos ciudadanos o a unos grupos frente a otros. No debe apoyar una ideologia en detrimento de otras, ni aplastar los derechos de las minorias, ni manipular las ideas de sus ciudadanos, utilizando la propaganda y el control de los medios de comunicacion.

Ello exige que los ciudadanos y los distintos grupos del Estado vigilen la actuacion de los poderes estatales y que participen en la vida publica para que se mantenga la democracia y el Estado de Derecho.

La forma de participacion mas significativa suele ser la eleccion de sus representantes y gobernantes mediante el voto libre, universal y secreto. La Constitucion establece el tiempo y las condiciones para las elecciones parlamentarias, municipales y autonomicas.

La actual democracia parlamentaria exige que los candidatos se presenten a traves de candidaturas por partidos politicos, y que adopten un programa de gobierno determinado y una ideologia. Cuando un partido politico tiene la mayoria y llega al gobierno debe estar al servicio del pais y no de los intereses de su partido. Los ciudadanos tienen el derecho de controlar al gobierno a traves de los distintos partidos politicos que estan en el Parlamento.

2.11. Los valores democraticos constitucionales

La democracia no es solo una forma de gobierno, sino que incluye la defensa de un sistema de valores y de convivencia.

Por ejemplo, la Constitucion espanola de 1978 marca unos valores superiores que son la igualdad, la justicia, la libertad y el pluralismo politico. Todos estos valores estan siempre expuestos a su incumplimiento y a diferentes interpretaciones, incluso al error. De ahi que sea necesario que los ciudadanos defiendan el sistema democratico mediante la participacion en la vida civica, a traves de los partidos politicos y los movimientos sociales, como las ONG, los sindicatos, las asociaciones civiles, de vecinos, de consumidores, etc.

Los valores de la democracia se deben de practicar en otros ambitos de un modo apropiado a esas otras situaciones, como la familia, la escuela, los amigos, el deporte o los grupos religiosos. Para ello se necesita una educacion adecuada.

2.12. Relacion o no entre la etica y el Derecho

El Derecho y la moral son ordenes normativos que regulan la conducta humana, en tanto que conducta libre. En cierto modo, ambos deben de ajustarse a la etica racional. En principio, sus contenidos deberian coincidir y ajustarse a la justicia, pero los modos de actuar de la moral y el Derecho no son los mismos. A lo largo de la historia se han defendido muchas teorias filosoficas sobre las relaciones entre la etica y el Derecho.

En la actualidad dos de ellas se encuentran en pugna (23):

11.1. La primera sostiene la separacion entre la etica y el Derecho. En la Alemania del siglo XVII, debido a las identidades ferreas entre poder politico, religion y moral que no permitian una legitima independencia y libertad para los ciudadanos, el filosofo y jurista Christian Thomasius reclamo una separacion absoluta entre los ambitos regulados por la etica y los ambitos regulados por el Derecho: el Derecho regularia la conducta externa y la moral regularia la vida privada (24).

Esto tiene un aspecto positivo que es el de distinguir unas normas juridicas comunes que nos obligan a todos; al mismo tiempo que se deja un ambito de libertad en cuanto a las cuestiones morales personales se refiere.

Sin embargo, tampoco se puede hacer una separacion absoluta, porque muchos de los aspectos que regula el Derecho estan estrechamente unidos a cuestiones eticas y en algunas de ellas no cabe que rodas sean igualmente correctas, ni sean compatibles entre si, sino que pueden ser excluyentes. Aunque sea posible llegar a establecer las normas juridicas a traves de los procedimientos democraticos, puede ocurrir que los ciudadanos no esten de acuerdo en cuestiones que afectan a valores sustantivos, aunque esten dispuestos a utilizar los procesos pacificos y democraticos para llegar a acuerdos.

2.13. Relacion entre la etica y el Derecho

La teoria contraria a la anterior, mantiene que los ambitos regulados por el Derecho y la etica y sus reglas de funcionamiento no son los mismos. Sin embargo admite que hay cuestiones que son reguladas tanto por la etica como por el Derecho y, por ello, afirma que es deseable que las normas juridicas respeten los valores eticos ajustandose a estos.

En la practica, segun esta concepcion, las normas juridicas pueden ser justas o injustas. Es decir, algo puede ser legal y a su vez ser injusto o inmoral, y tambien al reves, algo puede ser justo e ilegal (25). Por ejemplo, la prohibicion legal de matrimonios interraciales entre blancos y negros en Estados Unidos o el no reconocimiento del derecho al voto de las mujeres en algunos paises.

2.14. Obediencia al Derecho y medios pacificos de resistencia al cumplimiento de una norma legal injusta

2.14.1. Obediencia al Derecho

Para que una sociedad se pueda organizar con paz y logrando el bien comun es necesario obedecer las normas juridicas, no solo por el miedo a la sancion o porque estas sean obligatorias y coactivas, sino porque la propia obediencia al Derecho forma parte del deber moral de la persona social. Especialmente, existe la obligacion moral de obedecer las normas emanadas y creadas por un gobierno legitimo, por los organos competentes y que hayan sido promulgadas siguiendo todos los procedimientos previstos por el Derecho; es decir, las normas validas y vigentes.

Sin embargo, hay tambien un deber moral de no cumplir con las normas juridicas que sean injustas, aunque hayan sido elaboradas correctamente siguiendo los procedimientos democraticos.

Caben diversos modos de actuacion por parte del ciudadano que no quiera cumplir con una norma general que le obligue a hacer algo que considera injusto o que vaya contra su conciencia.

Dos medios pacificos de luchar contra las normas injustas son la objecion de conciencia y la desobediencia civil. En ambos casos se acepta el ordenamiento juridico en su conjunto, y el rechazo se dirige solo contra una o varias normas por alguna razon concreta moral, religiosa o politica. Si lo que se pretendiera fuera cambiar todo el ordenamiento juridico, estariamos ante una revolucion o una rebelion.

2.14.2. Objecion de conciencia

La peticion de objecion de conciencia consiste en solicitar --ante los organos administrativos pertinentes, en el lugar de trabajo o ante los tribunales-una exencion o dispensa de la norma que no se desea cumplir: <<Es el supuesto en el que una persona se niega a cumplir lo establecido en una norma juridica porque cree que la obligacion juridica que se le impone entra en conflicto con una de sus obligaciones morales o religiosas. El objetor de conciencia rechaza la norma solo en cuanto le afecta personalmente; se limita a sustraerse el mismo, por motivos de conciencia, a su cumplimiento, pero no intenta su derogacion o modificacion en general>> (26).

El Derecho a veces preve algunos supuestos en los que considera que cabe solicitar una objecion de conciencia. Es el caso que figura en la vigente Constitucion espanola como <<objecion de conciencia al servicio militar>>, que hoy ya no tiene sentido porque ha desaparecido esta obligacion. En la mayoria de los casos, los Tribunales concedieron la objecion de conciencia, haciendo uso del articulo 16 de libertad ideologica de la Constitucion --recurso de amparo constitucional--; a cambio, esos ciudadanos tenian que realizar una prestacion social sustitutoria. Otro ejemplo de ello es la <<objecion de conciencia al aborto>> por parte del personal sanitario.

2.14.3. Desobediencia civil

La desobediencia civil es la resistencia a cumplir una o varias leyes que se consideran injustas con el fin de lograr su modificacion. El <<desobediente>> quiere que cambie la norma legal, no le basta con que se exima a el de su cumplimiento.

La actitud de desobediencia civil implica la aceptacion de la sancion pertinente por el incumplimiento de la ley. Por ejemplo, los antiguos objetores al servicio militar que decidian no cumplir con la prestacion social sustitutoria eran desobedientes civiles y se les condenaba a prision.

La desobediencia civil se produjo en el regimen de Hitler cuando muchos jueces decidieron abandonar su carreta judicial y se escaparon de Alemania o fueron castigados. Entendieron que era imposible aplicar una legislacion racista manipulada.

En Espana se ha generado una discusion a nivel juridico sobre si la objecion de conciencia es un derecho fundamental amparado por la Constitucion o si es necesario que leyes posteriores concretas recojan los posibles campos de objecion.

2.14.4. Resistencia al tirano

La resistencia al tirano, debate clasico de la filosofia y la etica, sigue siendo un tema de total actualidad. Esta alternativa resulta absolutamente necesaria en los Estados de Derecho y en las democracias, porque el sistema democritico no asegura de ningun modo que las leyes sean justas. Como deber moral, cada ciudadano debe utilizar todos los medios a su alcance para oponerse a una tirania.

En las actuales sociedades democraticas es frecuente que se ejerza la tirania de las mayorias y, aunque aparentemente vivamos en sistemas libres, no siempre nuestra legitima libertad es respetada. En muchas ocasiones, en el ejercicio de las profesiones y en el mundo de la politica, los ciudadanos reciben presiones para que actuen de un modo injusto, plegandose al sentir de la mayoria o admitiendo la corrupcion en su puesto de trabajo. Si la corrupcion esta muy generalizada, resulta heroico el ser un buen politico independiente o el cumplir con la etica de la profesion.

Sea la opinion juridica la que sea, es indiscutible que el derecho a objetar en conciencia y a desobedecer una ley injusta esta por encima de cualquier ordenamiento legal. Es mas, es una obligacion del ciudadano, tambien hoy en dia.

En la actualidad es frecuente que los partidos politicos ejerzan un papel ferreo sobre sus parlamentarios exigiendo disciplina de voto; algo contrario a la moral y a la libertad de conciencia. Algunos politicos se atreven a desafiar esa tirania y votan en conciencia en temas morales cruciales, como el del aborto u otros.

2.15. La etica esta por encima del Derecho

En una sociedad como la nuestra, cada vez mas indisciplinada y con una gran perdida de la autoridad y de la obediencia a las normas, existe cierto miedo a que se defienda la legitimidad de la desobediencia civil con el argumento de que esta actitud podria desestabilizar la democracia. Sin embargo, ese temor es incoherente, ya que la consecuencia logica de animar a que las personas construyan sus propios codigos morales personales deberia ir acompanada de la flexibilidad legal para ejercitar la objecion de conciencia por motivos morales. En caso contrario, se exigiria injustificadamente una obediencia ciega al Derecho.

Por otra parte, admitir un contenido de derechos universales requiere afirmar la posibilidad de conocer la verdad y el bien. No basta para ello animar solo a construir codigos morales personales y autonomos, sino proporcionar los instrumentos para que, a traves de la argumentacion y la reflexion, las personas se adhieran al contenido universal de los derechos humanos.

Sera precisamente a partir de esas convicciones racionales profundas como los ciudadanos tendran estrategias para oponerse a leyes injustas y a la corrupcion politica.

2.16. La dignidad de cada ser humano en la Declaracion Universal de Derechos Humanos de la ONU

La dignidad de cada ser humano fue aceptada por todos los paises miembros de Naciones Unidas cuando se redacto la Carta y la Declaracion de Derechos Humanos en 1948. Todos los paises reconocieron que los derechos humanos son universales, inviolables e inalienables. Pensadores de diferentes tradiciones culturales compartieron esta misma idea. De manera que fue un reconocimiento comun y no de una sola cultura o civilizacion. En esos derechos inalienables se reflejan las exigencias objetivas y los valores imprescindibles de una ley moral universal, que no admite fronteras geograficas o condicionamientos reductivos de orden cultural, politico o ideologico.

La dignidad ontologica es la dignidad de cada ser humano, de cada persona humana por el mero hecho de existir. Por otra parte, la dignidad moral se posee siempre, con independencia de que actuemos bien o mal. Por eso, las personas que han actuado mal y estan en prision siguen siendo dignas y deben ser tratadas con dignidad.

2.16.1. Debate sobre si la dignidad humana es objetiva o subjetiva

Hay acuerdo sobre cuales son los derechos humanos. Lo controvertido es ponerse de acuerdo sobre el contenido de los derechos. Por ejemplo, un derecho humano es el derecho a la vida. Pero luego no hay acuerdo sobre cuando comienza y termina la vida humana.

De ahi que una de las discusiones o polemicas esenciales de nuestros dias es el debate de como dar un contenido a los derechos humanos recogidos en la Declaracion Universal de la ONU. Hay desacuerdo entre quienes afirman que la dignidad del ser humano es algo objetivo, que no depende de nuestra voluntad, ni del consenso y entre quienes piensan que somos nosotros, cada uno de nosotros, los que decidimos desde nuestra conciencia subjetiva o desde acuerdos consensuados a traves de las leyes quienes nos parecen dignos y quienes no.

Estas dos posturas no son compatibles entre si en su dimension teorica. En la practica, es indudable que unos y otros deben utilizar argumentos racionales y los procedimientos democraticos para hacer oir su voz, y que deben convivir pacificamente incluso cuando no esten de acuerdo en materias cruciales de fondo por motivos eticos.

2.16.2. En todos los casos es posible el dialogo

Dialogar no implica abdicar de las convicciones mas profundas sobre la dignidad del ser humano por parte de quienes sostienen que la dignidad de cada persona esta presente en cada persona, desde el inicio de la vida hasta el final de la misma, con independencia de su calidad de vida y entre quienes sostienen que eso no es algo inmutable, sino que en cada sociedad decidimos sobre esas materias y que nuestros criterios eticos son cambiantes.

2.16.3. Posibles puntos en comun

Desde distintas corrientes filosoficas, tanto los creyentes como los no creyentes de todas las religiones pueden afirmar la dignidad de cada ser humano. En comun tendran la idea de que la vida humana y la dignidad de todo ser humano es algo sagrado, en el sentido de que es intocable en todos los casos.

Tambien estaran de acuerdo en que no se puede utilizar ninguna vida humana como un instrumento para otros fines, aunque en la practica hay conductas y leyes en vigor que no respetan este principio. Por ejemplo, usar embriones para experimentacion o desechar, a traves de fecundacion in vitro, los embriones <<defectuosos>>, con minusvalias o enfermedades geneticas.

Normalmente, quienes mantienen que la dignidad de la persona no es algo objetivo, sin embargo, afirman que respetan todas las vidas humanas, pero en ese caso trasladan la discusion a la definicion de cuando empieza la vida humana y cuando termina, de manera que ellos pueden decidir subjetivamente ese hecho.

Frente a este argumento, los defensores de una definicion objetiva e inalienable de la dignidad humana consideran que no depende de nuestra voluntad humana el decidir quien tiene dignidad, en que condiciones ni desde cuando, sino que desde que biologicamente existe un ser vivo hasta su muerte, en las condiciones que sean, ese ser humano es ya una persona con dignidad.

2.17. Los argumentos de quienes defienden la dignidad inmutable del ser humano desde su inicio hasta su muerte y los defensores de posturas eticas relativistas

En la primera postura se defiende que hay una ley moral universal, escrita en el corazon del hombre. La inteligencia humana no inventa ni crea esa dignidad, sino que debe de descubrirla con el uso de la razon. Para quienes defienden una etica objetiva, la dignidad de la naturaleza humana es la misma en todos los seres humanos. Para ello es imprescindible entender el concepto de <<naturaleza humana>>.

Para los defensores de eticas subjetivas, cada ser humano decide en su conciencia quienes le parecen dignos y la dignidad humana se establece a traves de la legislacion y las votaciones.

Fundamentar la existencia de una dignidad objetiva de la naturaleza humana requiere aceptar previamente algunas posturas eticas que afirman la posibilidad de la persona humana de conocer la realidad de las cosas; es decir, de acceder al conocimiento de la verdad objetiva y de identificar la verdad con el bien.

El debate de las sociedades europeas contemporaneas y de la sociedad espanola recoge dos tradiciones de pensamiento enfrentadas a lo largo de los siglos y que han convivido en las mismas sociedades hasta hoy en dia. Una u otra posicion han sido en unas ocasiones mayoritarias y, en otras ocasiones minoritarias, pero han estado presentes simultaneamente en nuestras sociedades.

2.18. La posibilidad de conocer la verdad y las posturas relativistas. La posibilidad de dialogo entre ellas

El debate contemporaneo se produce entre quienes afirman la posibilidad o la obligacion de intentar alcanzar la verdad, o por lo menos partes de la verdad, contra quienes afirman que no existe una verdad objetiva y que, por tanto, piensan que los contenidos eticos son subjetivos.

De todos modos, quienes afirman que la persona humana tiene capacidad y debe buscar la verdad no pretenden aseverar que ellos esten en la posesion de la verdad absoluta.

Resulta compatible defender una etica objetiva --verdades objetivas y absolutas-- y reconocer a su vez que el descubrimiento de la verdad se hace poco a poco, y que requiere un esfuerzo racional por encontrarla y por aceptarla, lo cual es un proceso dificil. A su vez caben tambien errores en ese camino hacia la verdad.

Ademas, aunque existan convicciones profundas que son verdaderas, como por ejemplo, el respeto a la libertad de los seres humanos, la condena de la esclavitud, etc. cabe admitir un pluralismo en el modo de entenderlas y tambien cabe convivir pacificamente en una sociedad democratica con personas que piensen completamente lo contrario, aunque el derecho penal castigara la comision de actos violentos o incluso los discursos que inciten al odio.

Es cierto tambien que entre los defensores de una etica subjetiva y los defensores de una etica objetiva se puede llegar a puntos comunes, pues mediante argumentos diferentes es posible alcanzar unas mismas conclusiones. Es decir, entre unos y otros hay puntos de encuentro, con independencia de que existan puntos de desacuerdo. Muchas veces en ese camino hacia el descubrimiento de la verdad se llega a verdades parciales, compatibles con otros puntos de vista opuestos.

2.19. El uso del dialogo en temas controvertidos

Ciertamente, en esas discusiones sobre los fundamentos ultimos de las cosas en materias eticas, hay momentos en los que se llegara a premisas irreconciliables entre si. Por ejemplo, algunos empleadores pueden opinar que no es injusto un despido de una mujer trabajadora por estar embarazada y otros consideraran que es una clara discriminacion contraria a la etica. En ese caso, la via para proceder debe seguir siendo la argumentacion racional y el uso de los procedimientos democraticos previstos para dirimir los conflictos y las controversias en la arena publica. De ningun modo sera valida la utilizacion de vias no eticas, como el insulto a la persona que piensa de modo diferente, el uso de la fuerza o la violencia verbal, psiquica o fisica.

Esto es aplicable a las dos posturas anteriormente expuestas, porque quienes defienden que hay argumentos racionales para llegar a la verdad etica de las cosas han de ser coherentes con la via que estan defendiendo y tienen que argumentar racional y no pasionalmente; mientras que quienes defienden que los caminos hacia la definicion de los contenidos eticos son subjetivos deberian admitir tambien, de buen grado de acuerdo con sus premisas, que es logico conforme a esta teoria que existan disensos de fondo en materias cruciales y que, si intentaran imponer dogmaticamente su punto de vista, dejarian de ser coherentes con sus premisas.

Por tanto, en cuestiones controvertidas e incompatibles entre si, todos debemos acudir a los argumentos racionales y al dialogo. En ambos casos se trata de discutir y argumentar sobre ideas, y no descender a las descalificaciones personales; actitud totalmente incoherente con los puntos de partida de ambas teorias.

Para los defensores de la etica objetiva, el discurso racional es imprescindible porque la verdad la debe descubrir cada ser humano y no se puede imponer coactivamente desde fuera aunque se defienda la existencia de criterios eticos objetivos para la conducta personal y social, y valores objetivos y universales morales que deberian ser juridicamente vinculantes. Para los defensores de las eticas subjetivas, el desarrollo de la autonomia subjetiva de la conciencia necesita tambien del uso de la argumentacion.

En conclusion de los puntos expuestos, es imprescindible que tanto los creyentes como los no creyentes reciban instruccion basica sobre las habilidades y competencias ciudadanas, a traves de asignaturas regladas de educacion politica, tanto en los centros publicos como en los centros concertados o privados con ideario propio. Especialmente es necesario en el caso de los catolicos laicos porque todos ellos por su vocacion laical estan llamados a ocuparse de los asuntos temporales, lo que incluye la participacion en la construccion del Estado y de los asuntos publicos en las actuales sociedades democraticas.

RECIBIDO: 15 DE AGOSTO DE 2011 / ACEPTADO: 13 DE OCTUBRE DE 2011

Bibliografia

AMADEO, J., TORNEY-PURTA, J., LEHMANN, R., HUSFELDT, V. y NIKOLOVA, R., Civic Knowledge and Engagement: An IEA Study of Upper Secondary Students in Sixteen Countries, Amsterdam: IEA, 2002.

ARENDT, H., La condicion humana, Barcelona: Paidos, 1998. Original The Human Condition, Chicago: Chicago University Press, 1958.

ASTIZ, M. F., <<Reflexiones sobre la Educacion para la Ciudadania en la Republica Argentina. Una perspectiva comparada>>, Revista Electronica Iberoamericana sobre Calidad, Eficacia y Cambio en Educacion (REICE), vol. 5, no 4 (2007) 32-50.

BROADIE, A., The Tradition of Scottish Philosophy: A New Perspective on the Enlightenment, Lanham, Maryland: Rowan and Littlefield Publishers, 1990.

BROADIE, A., The Cambridge Companion to the Scottish Enlightenment, Cambridge: Cambridge University Press, 2003.

CAMPS, V., Virtudes publicas, Madrid: Espasa Calpe, Premio Espasa de Ensayo, 1990.

CONCILIO VATICANO II, Lumen Gentium (1964).

CONGREGACION PARA LA DOCTRINA DE LA FE, <<Nota doctrinal sobre algunas cuestiones relativas al compromiso y a la conducta de los catolicos en la vida publica, 24 de noviembre de 2002>>, en CONGREGACION PARA LA DOCTRINA DE LA FE, Documentos publicados desde el Concilio Vaticano II hasta nuestros dias, Madrid: Palabra, 2007.

CORTINA, A., Etica minima. Introduccion a la Filosofia practica, Madrid: Anaya, 1994.

Documento de la COMISION TEOLOGICA INTERNACIONAL, En busca de una etica universal: nueva mirada sobre la Ley Natural, 12 de junio de 2009.

ELOSEGUI, M., <<La inclusion del otro. Habermas y Rawls ante las sociedades multiculturales>>, Revista de Estudios Politicos, diciembre, 98 (1997) 59-84.

ELOSEGUI, M., <<La legislacion vigente sobre la asignatura de educacion politica en las escuelas alemanas>>, Revista de Estudios Politicos, no 154, octubre/diciembre (2011), pp. 71-109.

ELOSEGUI, M., <<La mente del legislador en los programas de la asignatura de Educacion Politica en las escuelas alemanas en la LOE y en la legislacion educativa de la CAPV>>, Revista Vasca de Administracion Publica, abril, no 89, enero-abril (2011) 265-310.

ELOSEGUI, M., <<Aconfesionalidad, laicidad y moral privada en la asignatura de Educacion para la Ciudadania>>, Cuadernos de Derecho Judicial (1998), 269-320.

ELOSEGUI, M., <<El concepto de laicidad abierta en el informe de la Comision Bouchard-Taylor para Quebec>>, Revista General de Derecho canonico y Derecho Eclesiastico de Estado, no 23 (2010).

ELOSEGUI, M., <<La educacion para la ciudadania y los derechos humanos>>, Persona y Derecho, 58 (2008) 417-453.

ELOSEGUI, M., Educacion para la Ciudadania y Derechos Humanos (2-3 de ESO), Barcelona: Reverte-Aguilar, 2008 (disponible tambien en catalan).

ELOSEGUI, M., Etica civica (4 de ESO), Barcelona: Reverte-Aguilar, 2010.

ELOSEGUI, M. y ELOSEGUI, E., Educacion para la ciudadania y los Derechos Humanos (Primaria), Barcelona: Reverte-Aguilar, 2009 (disponible en catalan y en euskera).

FERNANDEZ RUIZ-GALVEZ, E., en DE LUCAS, J. (coord.), Introduccion a la teoria del Derecho, Valencia: Tirant lo Blanch, 1997.

HAAKONSSEN, K., Natural Law and Moral Philosophy: From Grotius to the Scottish Enlightenment, Cambridge: Cambridge University Press.

HAAKONSSEN, K., <<Natural Law>>, en SKORUPSKI, J. (ed.), The Routledge Companion to Ethics, Roudedge: Routledge Philosophy Companions, 2010.

HABERMAS, J., Accion comunicativa y Razon sin transcendencia, Barcelona: Paidos, 2002. Traduccion de Pere Fabra Abat, Original Kommunikatives Handeln und detranszendentalisierte Vernunft, Stuttgart: GhbH &Co., 2001.

HABERMAS, J., Entre naturalismo y religion, Barcelona: Paidos, 2006.

JUAN PABLO II, Exhortacion Apostolica Christifideles Laici (1988).

JUAN PABLO II, Sollicitudo Rei Socialis (1987). Sinodo sobre la vocacion y mision de los laicos, Mensaje del Sinodo al Pueblo de Dios (1987).

Libro Blanco sobre el dialogo intercultural del Consejo de Europa: Vivir juntos en igual dignidad, CM (2008) 30 final, de 2 de mayo de 2008 (http://www.coe.int/t/dg4/intercultural/Source/Pub_White_Paper/ WhitePaper_ID_SpanishVersion.pdf).

MACLURE, J. y TAYLOR, C., Laicidad y libertad de conciencia, Madrid: Alianza Editorial, 2011.

OLLERO, A., <<Democracia y relativismo en una sociedad multicultural>>, en Cristianos y democracia, Pamplona: Eunsa, 2005, 47-68.

OLLERO, A., Democracia y convicciones en una sociedad plural, Pamplona: Cuademos Instituto Martin de Azpilcueta, 2001.

PANGLE, T., The Ennobling of Democracy. The Challenge of the Postmodern Age, Baltimore, Maryland: The Johns Hopkins University Press, 1992.

PECES-BARBA, G., Derecho positivo de los Derechos Humanos, Madrid: Debate, 1987.

PECES-BARBA, G., Educacion para la Ciudadania y Derechos Humanos, Madrid: Espasa Calpe, 2007.

PECES-BARBA, G., Etica, poder y derecho. Reflexiones ante el un de siglo, Madrid: Centro de Estudios Constitucionales, 1995.

RATZINGER, J., Fe, verdad y tolerancia. El cristianismo y las religiones del mundo, 4 ed. Salamanca: Sigueme, 2005.

RAWLS, J., Political Liberalism, London, Massachusetts: Harvard University Press, 1993. Traduccion espanola: El liberalismo politico, Barcelona: Critica, 1996. RAWLS, J., El derecho de gentes, Barcelona: Paidos, 2001.

ROCA, M., <<Deberes de los Poderes Publicos para garantizar el respeto al pluralismo cultural, ideologico y religioso en el ambito escolar>>, Revista General de Derecho Canonico y Derecho Eclesiastico del Estado 17 (2008) 1-37.

SAVATER, F., Etica para Amador, Barcelona: Anagrama, 1990.

THOMASIUS, C., Fundamentos de Derecho Natural y de Gentes, Madrid: Tecnos, 1994. Estudio preliminar de Juan Jose Gil Cremades; traduccion y notas de Salvador Rus Rufino y Ma Asuncion Sanchez Manzano.

TORNEY-PURTA, J., LEHMANN, R., OSWALD, H. y SCHULZ, W., Citizenship and Education in Twenty-Eight Countries: Civic Knowledge and Engagement at Age Fourteen, Amsterdam: IEA, 2001.

TRIGO, T. (ed.), En busca de una etica universal: un nuevo modo de ver la ley natural. Documento de la Comision Teologica Internacional y comentarios, Pamplona: Eunsa, 2010, 256 pp.

VIROLI, M., For love of Country. An Essay on Patriotism and Nationalism, Oxford: Oxford University Press, 1995.

Jurisprudencia

Auto 1 BvR 2780/06, de 15 de marzo de 2007, cuya referencia oficial completa es: BVerfG, 1 BvR 2780/06 vom 15.3.2007, Absatz-Nr.(1-49), (http://www.bverfg.de/entscheidungen/rk20070315_lbvr278006.html).

Canada, Province de Quebec, District de Montreal, Cour Superieure, no 500-17-045278-085, Date: 18 juin 2010, sous la Presidence de l'honorable Gerard Dugre, J.C.S. Demandeurs Loyola High Shcool et John Zucchi. (http://www.coalition-cle.org/media/Jugement-Loyola.pdf).

Maria ELOSEGUI

Facultad de Derecho. Universidad de Zaragoza

Zaragoza. Espana

elosegui@unizar.es

(1) Vease, CONCILIO VATICANO II, Lumen Gentium (1964). JUAN PABLO II, Exhortacion Apostolica Christifideles Laici (1988); JUAN PABLO II, Sollicitudo Rei Socialis (1987); SINODO SOBRE LA VOCACION Y MISION DE LOS LAICOS, Mensaje del Sinodo al Pueblo de Dios (1987).

(2) RATZINGER, J., Fe, verdad y tolerancia. El cristianismo y las religiones del mundo, 4 ed. Salamanca: Sigueme, 2005.

(3) Documento de la COMISION TEOLOGICA INTERNACIONAL, En busca de una etica universal: nueva mirada sobre la Ley Natural, 12 de junio de 2009. Para un estudio, ver TRIGO, T. (ed.), En busca de una etica universal: un nuevo modo de ver la ley natural. Documento de la Comision Teologica Internacionaly comentarios, Pamplona: Eunsa, 2010, 256 pp.

(4) Eso es compatible con el hecho de que los ciudadanos como creyentes de las diversas religiones tomen de ellas argumentos morales, eticos y religiosos, que les sirvan de referencia y de apoyo a la hora de fijar su etica en la vida publica.

(5) CONGREGACION PARA LA DOCTRINA DE LA FE, <<Nota doctrinal sobre algunas cuestiones relativas al compromiso y a la conducta de los catolicos en la vida publica, 24 de noviembre de 2002>>, en CONGREGACION PARA LA DOCTRINA DE LA FE, Documentos publicados desde el Concilio Vaticano H hasta nuestros dias, Madrid: Palabra, 2007.

(6) ASTIZ, M. F., <<Reflexiones sobre la Educacion para la Ciudadania en la Republica Argentina. Una perspectiva comparada>>, Revista Electronica Iberoamericana sobre Calidad, Eficacia y Cambio en Educacion (REICE), vol. 5, no 4 (2007) 32-50. La autora recoge en la nota 7, p. 44 un estudio realizado a 90.000 jovenes de 14 anos en 28 paises. El mismo <<consistio en una prueba y una encuesta sobre conocimientos de contenido, y habilidades en la comprension de la comunicacion, conceptos, actitudes, y participacion o practica politica>> (TORNEY-PURTA et al., 2004, 27). Los paises representados en la muestra son Alemania, Australia, Belgica, Bulgaria, Chile, Colombia, Chipre, Dinamarca, los Estados Unidos de Norteamerica, Eslovaquia, Eslovenia, Estonia, la Federacion Rusa, Finlandia, Grecia, Hong Kong, Hungria, Italia, Latvia, Lituania, Noruega, Polonia, Portugal, el Reino Unido, Rumania, la Republica Checa, Suecia y Sniza. Para obtener mayor informacion tecnica sobre el estudio ver TORNEY-PURTA, J., LEHMANN, R., OSWALD, H. y SCHULZ, W., Citizenship and Education in Twenty-Eight Countries: Civic Knowledge and Engagement at Age Fourteen, Amsterdam: IEA, 2001; y AMADEO, J., TORNEY-PURTA, J., LEHMANN, R., HUSFELDT, V. y NIKOLOVA, R., Civic Knowledge and Engagement: An IEA Study of Upper Secondary Students in Sixteen Countries, Amsterdam: IEA, 2002.

(7) ELOSEGUI, M., <<La legislacion vigente sobre la asignatura de educacion politica en las escuelas alemanas>>, Revista de Estudios Politicos, abril, n0 89, enero-abril (2011) 265-310. Tambien ELOSEGUI, M., <<La mente del legislador en los programas de la asignatura de Educacion Politica en las escuelas alemanas en la LOE y en la legislacion educativa de la CAPV>>, Revista Vasca de Administracion Publica, abril, no 89, enero-abril (2011) 265-310.

(8) En el caso aleman, sobre el que he realizado una investigacion detallada de la legislacion como investigadora Humboldt en el Deutsches Institut ftir Menschenrechte de Berlin (mayo, junio, julio 2011), llama la atencion que apenas exista jurisprudencia por conflicto con la asignatura de Politik, que lleva mas de cuarenta anos impartiendose en los distintos Lander. Se ha presentado un recurso de amparo por los padres de confesion cristiana evangelica solicitando la exencion para su hija de 13 anos de la asignatura de Ethik del Land de Berlin ante el Tribunal Constitucional Federal Aleman. La asignatura se implanto como obligatoria a partir del curso academico 2006/2007. El legislador tomo esta decision de introducir la asignatura de etica como obligatoria para todo el alumnado a raiz del asesinato de Hatun Surucu, una joven turca de 23 anos, nacida en Berlin, perpetrado por sus propios hermanos, debido a que su hermana habia decidido divorciarse de un matrimonio impuesto por sus padres con un primo turco en su pais de origen con 16 anos.

En su fallo el mencionado Tribunal ha rechazado la objecion de conciencia a la materia de Etica (Ethik) utilizando entre otros los siguientes argumentos; <<La apertura para una pluralidad de opiniones es una condicion constitutiva de la escuela publica en una comunidad libre y democratica. El legislador de cada Estado puede oponerse a la interposicion de motivos de conciencia, para esforzarse en la integracion de las minorias. La integracion tiene como presupuesto no solo que la mayoria religiosa o ideologica no excluya a las minorias, esta exige tambien que las minorias no se excluyan a si mismas ni se cierren al dialogo con otros pensadores y otros creyentes. El ejercicio y la practica de esta tolerancia vivida puede ser una tarea importante de la escuela publica. La capacidad de todos los alumnos para la tolerancia y el dialogo es una condicion fundamental no solo para la posterior participacion en el proceso de formacion de la voluntad democratica, sino tambien para una convivencia adecuada en el respeto reciproco a las convicciones religiosas o ideologicas de otros. En el marco de la tarea educativa del Estado, el legislador puede, en atencion a las circunstancias de hecho y a la orientacion religiosa de la poblacion, introducir una clase de Etica en la que participen todos, sin posibilidad de exenciones, para perseguir que los fines legitimos de la integracion social y de la tolerancia sean alcanzados, y los alumnos reciban una base comun de valores. El legislador berlines puede partir de la base de que estos fines no son alcanzados del mismo modo mediante la participacion en una clase de Religion separada segun las confesiones, y sin caracter obligatorio. La asistencia a clases de Religion con caracter voluntario no constituye una sobrecarga inexigible para los alumnos, sobrecarga que por otra parte es independiente de que exista o no una clase de Etica con caracter obligatorio>>. En Auto 1 BvR 2780/06, de 15 de marzo de 2007, cuya referencia oficial completa es: BVerfG, 1 BvR 2780/06 vom 15.3.2007, AbsatzNr.(1-49), en http://www.bverfg.de/entscheidungen/rk20070315_1bvr278006.html.

La traduccion es de: ROCA, M., <<Deberes de los Poderes Publicos para garantizar el respeto al pluralismo cultural, ideologico y religioso en el ambito escolar>>, Revista General de Derecho Canonico y Derecho Eclesiastico del Estado 17 (2008) 1-37.

(9) La legislacion espanola de Educacion para la Ciudadania y los Derechos Humanos, Real Decreto 1631/2006. Sobre la licitud de ensenar la materia de Derechos Humanos en la asignatura de EpC en Espana y la jurisprudencia espanola a raiz de los recursos para ejercer la objecion en conciencia sobre esta asignatura vease ELOSEGUI, M., <<Aconfesionalidad, laicidad y moral privada en la asignatura de Educacion para la Ciudadania>>, Cuadernos de Derecho Judicial (1998), 269-320. El Tribunal Supremo ha rechazado la posibilidad de objetar en conciencia a esa asignatura. Cuando escribi el articulo anterior no se habia dictado esta sentencia, pero mis argumentos de fundo siguen siendo utiles. No es este el momento para desarrollar un estudio academico y tecnico sobre los argumentos de las sentencias del TS. En sintesis sigo manteniendo que la asignatura debe darse, que el programa propuesto no es en si inconstitucional (como ha mantenido la opinion mayoritaria del TS), pero considero que se introducen algunos temas que no son propios de esta materia y algun termino ambiguo que se presta a diversas interpretaciones. Ademas la objecion de conciencia es un derecho que debe poder ser ejercido siempre. Sin embargo, considero que lo que mas influye son los manuales. El TS ha dejado claro que cabe recurrir los manuales si no se adecuan a lo legislado. De manera que una solucion es elaborar manuales conformes a la legislacion y respetuosos con los idearios propios de los centros escolares y/o cabe tambien presentar recursos judiciales contra determinados manuales. La legislacion espanola sobre los controles de manuales la recojo en ELoSEGUI, M., <<La mente del legislador en los programas de la asignatura de Educacion Politica en las escuelas alemanas en la LOE y en la legislacion educativa de la CAPV>>, Revista Vasca de Administracion Publica, o. c.

(10) Sobre la idea de respeto al ideario de centro a la hora de impartir asiguaturas como etica, vease el recurso interpuesto y ganado de momento por el <<Loyola High School>> de Montreal para explicar la asignatura de etica y cultura religiosa conforme al ideario catolico del centro. Agradezco al Catedratico Douglas Farrow de la Universidad de McGill (Montreal), el poner a mi disposicion el texto de la demanda, de la cual es el redactor. Farrow es Profesor de <<Christian Thought>> en la <<Faculty of Religious Studies>> y Director del proyecto <<Religion, Pluralism, and Public Policy>> en la Universidad de McGill. La sentencia es la siguiente; Canada, Province de Quebec, District de Montreal, Cour Superieure, no 500-17-045278-085, Date: 18 juin 2010, sous la Presidence de l'honorable Gerard Dugre, J.C.S. Demandeurs Loyola High Shcool et John Zucchi. Se encuentra disponible en Internet. http://www.coalition-cle.org/media/Jugement-Loyola.pdf. En la exposicion de los hechos en la sentencia se reproduce una buena parte del texto de la demanda. Los argumentos del juez son de indole juridico-administrativa y muy tecnicos. La sentencia ha sido recurrida por el gobierno de Quebec ante la Corte Suprema de Canada (equivalente a los Tribunales constitucionales europeos) y esta todavia pendiente de la resolucion definitiva. Por otra parte, hay un recurso interpuesto ya ante la Corte Suprema de Canada por padres de Montreal a los que se les ha denegado la objecion de conciencia a la asignatura mencionada en las escuelas publicas; el proceso oral se celebrara el 11 de mayo de 2011. Sobre la peculiaridad de esa asignatura y la situacion de Quebec remito a ELOSEGUI, M., <<El concepto de laicidad abierta en el informe de la Comision Bouchard-Taylor para Quebec>>, Revista General de Derecho canonico y Derecho Eclesiastico de Estado, no 23 (2010). Disponible en web.

(11) Vease ELOSEGUI, M., <<La educacion para la ciudadania y los derechos humanos>>, Persona y Derecho 58 (2008) 417-453.

(12) La posibilidad de objetar en conciencia por padres que no estaban de acuerdo con la ensenanza de asignaturas de religion ha sido reconocida por el Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH), en los casos Folgero y otros contra Noruega, de 29 de junio de 2009 y el Caso Hasan y Eylem Zengin contra Turquia. Sentencia de 9 octubre 2007. Sin embargo no existe jurisprudencia relacionada con la asignatura de Politica, ni de Etica. Ambas se imparten en la mayoria de los 47 paises que forman parte del Consejo de Europa.

(13) Lo expuesto a continuacion es de elaboracion propia. Estas ideas se reflejan en los manuales de Educacion para la Ciudadania y de Etica civica que he disenado para su utilizacion en el aula en ensenanza primaria y secundaria, si bien el primero de ellos es util tambien para la ensenanza universitaria. ELOSEGUI, M., Etica civica (4 de ESO), Barcelona: Reverte-Aguilar, 2010. ELOSEGUI, M., Educacion para la Ciudadania y Derechos Humanos (2-3 de ESO), Barcelona: ReverteAguilar, 2008 (disponible tambien en catalan). ELOSEGUI, M. y ELOSEGUI, E., Educacion para la ciudadania y los Derechos Humanos (Primaria), Barcelona: Reverte-Aguilar, 2009 (disponible en catalan y en euskera).

Muchos de los contenidos de etica civica estan presentes en la asignatura de <<Teoria del Derecho>> de la licenciatura o del Grado de Derecho, y responden a los temas habituales que forman parte de ese temario y que se recogen en los multiples manuales universitarios espanoles sobre esta materia.

(14) ARENDT, H., La condicion humana, Barcelona: Paidos, 1998. Original: The Human Condition, Chicago: Chicago University Press, 1958.

(15) CAMPS, V., Virtudes publicas, Madrid: Espasa Calpe, Premio Espasa de Ensayo, 1990. SAVATER, F., Etica para Amador Barcelona: Anagrama, 1990. CORTINA, A., Etica minima. Introduccion a la Filosofia practica, Madrid: Anaya, 1994.

(16) Libro Blanco sobre el dialogo intercultural del Conselo de Europa: Vivir juntos en igual dignidad, CM (2008) 30 final, de 2 de mayo de 2008, presentado publicamente el dia 26 de junio en la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa en Estrasburgo. Esta disponible en varios idiomas, entre ellos el espanol: http://www.coe.int/t/dg4/intercultural/Source/Pub_White_Paper/ WhitePaper_ID_SpanishVersion.pdf.

(17) MAcLURE, J. y TAYLOR, C., Laicite et liberte de conscience, Boreal: Quebec, 2010, 134 pp. La edicion para Europa ha sido publicada por la editorial francesa La Decouverte, Paris, 2010, 164 pp. Traduccion al espanol Laicidad y libertad de conciencia, Madrid: Alianza Editorial, 2011.

(18) HABERMAS, J., Entre naturalismoy religion, Barcelona: Paidos, 2006.

(19) HABERMAS, J., Accion comunicativa y Razon sin transcendencia, Barcelona: Paidos, 2002. Traduccion de Pere Fabra Abat. Original Kommunikatives Handeln und detranszendentalisierte Vernunft, Stutt gart: GhbH &Co., 2001.

(20) VIROLI, M., For love of Country. An Essay on Patriotism and Nationalism, Oxford: Oxford University Press, 1995.

(21) PANGLE, T., The Ennobling of Democracy. The Challenge of the Postmodern Age, Baltimore, Maryland: The Johns Hopkins University Press, 1992.

(22) RAWLS, J., Political Liberalism, London, Massachusetts: Harvard University Press 1993. Traduccion espanola: El liberalismo politico, Barcelona: Critica, 1996. RAWLS, J., El derecho de gentes, Barcelona: Paidos, 2001. ELOSEGUI, M., <<La inclusion del otro. Habermas y Rawls ante las sociedades multiculturales>>, Revista de Estudios Politicos, diciembre, 98 (1997) 59-84.

(23) El debate entre la primera postura que conduce el positivismo juridico y la segunda que defiende la existencia de una instancia de justicia anterior al derecho positivo sigue estando en pugna. Como boton de muestra de la primera postura PECES-BARBA, G., Etica, poder y derecho. Reflexiones ante el fln de siglo, Madrid: Centro de Estudios Constitucionales, 1995. PECES-BARBA, G., Derecho positivo de los Derechos Humanos, Madrid: Debate, 1987. Mantiene la segunda opinion OLLERO, A., Democracia y convicciones en una sociedad plural, Pamplona: Cuadernos Instituto Martan de Azpilcueta, 2001. OLLERO, A., <<Democracia y relativismo en una sociedad multicultural>>, en Cristianos y democracia, Pamplona: Eunsa, 2005, 47-68. PECES-BARBA, G., Educacion para la Ciudadania y Derechos Humanos, Madrid: Espasa Calpe, 2007.

(24) THOMASIUS, C., Fundamentos de Derecho Natural y de Gentes, Madrid: Tecnos, 1994. Estudio preliminar de Juan Jose Gil Cremades; traduccion y notas de Salvador Rus Rufino y Ma Asuncion Sanchez Manzano.

(25) BROADIE, A., The Cambridge Companion to the Scottish Enlightenment, Cambridge: Cambridge University Press, 2003; BROADIE, A., The Tradition of Scottish Philosophy: A New Perspective on the Enlightenment, Lanham, Maryland: Rowan and Littlefield Publishers, 1990; HAAKONSSEN, K., Natural Law and Moral Philosophy: From Grotius to the Scottish Enlightenment, Cambridge: Cambridge University Press. Tambien HAAKONSSEN, K., <<Natural Law>>, en SKORUPSKI, J. (ed.), The Routledge Companion to Ethics, Routledge: Routledge Philosophy Companions, 2010.

(26) FERNANDEZ RUIZ-GALVEZ, E., en DE LUCAS, J. (coord.), Introduccion a la teoria del Derecho, Valencia: Tirant lo Blanch, 1997.
COPYRIGHT 2012 Servicio de Publicaciones de la Universidad de Navarra
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2012 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Title Annotation:Religion y sociedad
Author:Elosegui, Maria
Publication:Scripta Theologica
Date:Jan 1, 2012
Words:11484
Previous Article:Religion y sociedad.
Next Article:Las raices franciscanas de la economia de mercado y de la <>. Ambivalencias y posibilidades.
Topics:

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2021 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters |