Printer Friendly

La donacion sanguinea una aproximacion filosofica sobre la racionalidad de la asignacion de pacientes de alto riesgo.

BLOOD DONATION A Philosophical Approach to the Rationality of the Assignment of High Risk Patients

Como cada ano, el 14 de junio se vuelve la fecha en que se recuerda el lado humano que simboliza la donacion de sangre, pues esta apreciada sustancia, al no poder ser sintetizada, requiere del sentido voluntario y altruista del hombre para cubrir las necesidades de sus pares.

Pocos son los paises que han logrado tener un sistema de donacion bien estructurado, por lo que el resto sigue dependiendo de la bondad y filantropia de aquellos, que por tener una relacion de amistad o parentesco, o bien a cambio de una remuneracion monetaria, ceden una pequena parte de este preciado bien.

A pesar del intento de la Organizacion Mundial de la Salud (1) por subrayar el hecho de que los donantes de sangre voluntarios son la base de un suministro sanguineo seguro, por tener niveles de infecciones transmisibles mas bajos que aquellos que reciben cierta retribucion economica, solo en Estados Unidos, segun la agencia noticiosa ABC, (2) la donacion de sangre, tejidos y otros fluidos corporales de manera retribuida ha aumentado mas del 50% desde que comenzo la crisis economica en el 2008. Sin embargo, esto no es algo nuevo o por lo que debamos sorprendernos, pues la retribucion hacia donantes es un hecho que se ha mantenido por varias decadas.

Esta situacion ha llevado a que en busca de tener un suministro de esta sustancia, no solo suficiente sino tambien tan segura como puede ser lo razonablemente posible, los diferentes Estados han dispuesto variadas regulaciones, que por medio de analisis de laboratorio y la exclusion de ciertos grupos o individuos que se consideran "donantes de alto riesgo" pretenden dar una mayor confianza y seguridad a los futuros receptores.

Sin embargo, cerca de 65 paises no aplican las recomendaciones de la OMS (3) sobre la necesidad de analizar toda la sangre donada, por lo que dejan a los factores excluyentes de poblacion gran parte de la responsabilidad de la calidad de la misma. Esto es un factor que altera notoriamente la certeza de este metodo utilizado para hacerse de sangre segura, pues si se considera que aun en los paises que regulan los analisis a los que debe sujetarse la sangre donada se presentan esporadicamente casos documentados de sangre infectada, (4) la sola exclusion de una poblacion especifica es un metodo racionalmente cuestionable por tener un alto grado de incertidumbre.

El objetivo de elegir racionalmente los medios para alcanzar un fin especifico, en este caso el tener una mayor certidumbre en la donacion de sangre segura, se sustenta en que tales medios sean los mejores o mas optimos para la consecucion de dicho fin, pues si los mecanismos que se manejan son poco confiables, inconsistentes, incongruentes o dan pauta a notorios errores en la causalidad de los mismos, tales medios caerian en un entredicho.

Los criterios de exclusion, desde un punto de vista metodologico, se basan en el principio de que no toda la poblacion se situa en torno a caracteristicas de contenido, de lugar y de tiempo, adecuadas para el objetivo que se pretende, y que por ende se les debe discriminar de la poblacion muestral. (5) En este sentido y en respuesta a la propagacion del VIH/Sida en la decada de los ochenta en ciertos grupos poblacionales, los departamentos de salud de todo el mundo determinaron quienes serian aquellas personas a las que se les prohibiria, de manera temporal o permanente, la donacion de sangre, por considerarlas "donantes de alto riesgo".

Sin embargo, conforme han avanzado los anos tales caracteristicas que fueron consideradas en la determinacion de los llamados "grupos de alto riesgo" han variado notoriamente, dejando a algunos de estos sectores con un estigma que actualmente tiene un fundamento racionalmente debatible, especificamente a la poblacion homosexual.

El presente articulo busca plantear, desde una aproximacion filosofica, que la asignacion de la comunidad homosexual como donantes de alto riesgo es un principio muy controvertible, sobre todo desde la perspectiva de una teoria racional de la accion. Para ello nos basaremos en la Teoria Amplia de la Racionalidad Elsteriana, misma que no solo nos permite hacer una valoracion de la consistencia de la accion, la decision y sus elementos, sino tambien, de la racionalidad interna de cada uno de estos, estimando racional aquella accion que se genere a partir de deseos y creencias consistentes, asi como tambien racionales. De tal manera se pretende alcanzar una reflexion acerca de la optimalidad del metodo de exclusion de "grupos de alto riesgo", mismos que en el caso especifico de la comunidad homosexual llega a ser cuestionable, tanto por su racionalidad, como por su finalismo.

1. La realidad de la donacion

Segun The Journal of the American Medical Association, (6) en Estados Unidos cada ano se transfunden a pacientes alrededor de 23 millones de unidades de sangre. Sin embargo, aunque se calcula que el 60% de la poblacion mundial necesitara una transfusion sanguinea o alguno de sus componentes por lo menos una vez en la vida, solo el 5% de las personas que pueden hacerlo donan sangre, ocasionando la falta de unidades de esta apreciada sustancia casi de manera constante.

Existen pocos requisitos para ser donante de sangre, pero lamentablemente las que si son variadas son las causas por las que uno no puede donar de manera temporal o permanente. Ejemplo de estas prohibiciones temporales son el haber tenido paludismo en los ultimos tres anos, el contacto dentro del ano previo con alguien que haya tenido hepatitis, haber tomado antibioticos en un plazo menor de 72 horas previas a la donacion, entre otras. Sin embargo, al ser estas de manera temporal, el individuo vuelve al estado incluyente una vez que la causa excluyente cesa.

Pero existen excluyentes que, como se menciono anteriormente, son permanentes, es decir, que por cierta caracteristica el individuo pierde la posibilidad automaticamente de poder ser donante, no unicamente sanguineo sino tambien de organos y otras sustancias organicas. Sin embargo, a diferencia de los temporales, en este caso no todos hacen referencia a la afectacion misma que pueda tener la sangre del donador, sino inclusive a una creencia sobre los rasgos caracteristicos y de conducta de un grupo poblacional. Este caso especifico es el que se da con la prohibicion que recae sobre aquellos individuos considerados de alto riesgo de ser presuntamente portadores del VIH/Sida, entre los que se enuncian los consumidores de droga por via intravenosa y los hombres que tienen relaciones sexuales con otros hombres, es decir, los homosexuales.

Esta ultima enunciacion ha dado pauta a un sinnumero de conflictos entre aquellos grupos que respaldan esta decision excluyente y aquellos que la niegan por considerarla infundada, calumniosa y anticuada. Sea como sea, esta medida es aplicada en la gran mayoria de los paises del mundo, en los cuales el ser homosexual es un factor excluyente permanente para ser donante.

Sin embargo, desde una perspectiva filosofica, es necesario que nos cuestionemos sobre algunos aspectos mencionados, por ejemplo, ?que tan racional es este factor excluyente?, ?se cuenta con una consistencia entre las variantes de tener sangre segura y el excluir a un grupo especifico?, ?que tan racionales son las creencias que respaldan esta decision de excluir a los homosexuales?

2. La Teoria Amplia de la Racionalidad Elsteriana

Concentrandose en la cuestion de la racionalidad como una caracteristica formal de las acciones y a partir de una concepcion instrumental de la misma, Jon Elster aborda por primera ocasion, en su libro Uvas amargas (1988), la percepcion propia de lo que entiende por racionalidad de la accion, diferenciando entre lo que el llamaria la teoria estrecha y la teoria amplia de la racionalidad.

Elster (7) explica que la teoria existente de la eleccion racional establece criterios necesarios, pero insuficientes, para la determinacion optima del calificativo de razon. En especial, porque esta acepta las creencias como dadas, mientras sean coherentes; y acepta tambien como dadas las preferencias, mientras sean consistentes. Sin embargo, aunque la coherencia o consistencia es un requisito considerable, este es demasiado debil. Elster estima que propuestas como las del norteamericano Donald Davidson (8) ponen todo su enfasis en la consistencia de las razones del acto, dejando sin examinar aspectos como la capacidad de juicio en la recopilacion de informacion o la autonomia en la generacion de los deseos. Asi, este autor considera que aunque la explicacion de la racionalidad de la accion existente no es incorrecta, es demasiado estricta y por ello una gran variedad de actuaciones humanas pueden llegar a valorarse como racionales, aunque en sus razones haya claros vicios de irracionalidad.

Elster (9) agrega que la relacion de la accion con sus razones, propuesta en los postulados de Davidson, debe complementarse con un analisis de la fundamentacion racional de las mismas, es decir, de que toda valoracion de racionalidad de un acto debera poner especial atencion en la fundamentacion racional de sus elementos (deseos y creencias), ya que mas alla de la de su consistencia, se debe garantizar que estos sean a su vez racionales.

De esta manera, Elster no busca contradecir las aportaciones davidsonianas, sino mas bien, llevarlas a un nuevo y mas alto nivel de analisis, ya que incluso este filosofo considera que para poder llegar a una explicacion profunda de la presuncion de racionalidad de toda accion o eleccion, primero es necesario verificar que la accion se encuentra en una relacion optimizadora respecto a los deseos y creencias del agente, antes de poder pensar en su racionalidad. (10)

Siguiendo los pasos propuestos por el mismo Elster en su obra Uvas amargas. Sobre la subversion de la racionalidad, para llegar a un entendimiento del enfoque amplio de la racionalidad y de la manera en que esta puede ser determinante para la revaloracion del factor excluyente del individuo homosexual como posible donante sanguineo, se buscara explicar que es lo que conforme a esta teoria amplia se entiende por racionalidad de la accion, abordando primeramente el factor de los deseos, para posteriormente hacerlo con el de las creencias. Una vez realizado esto, se podra proceder a la generacion de un nuevo juicio, pero ahora no solo basado en un sentido de consistencia, sino tambien de racionalidad.

3. Los deseos y las creencias que respaldan la decision excluyente

Durante las ultimas tres decadas, el factor VIH/Sida y el desarrollo de la comunidad mundial homosexual parecen ir de la mano, ya que es este grupo poblacional el que desde la decada de los ochenta se ha visto mayormente afectado por esta enfermedad.

Esta situacion es la que llevo a que desde 1977 la Administracion de Alimentos y Farmacos (FDA por sus siglas en ingles) dictara la regla general de que cualquier hombre que tuviera relaciones sexuales con otro hombre, aunque fuese una ocasion, ya no podria ser donador de sangre. (11) Claro esta, que la norma respondia al notorio desconocimiento que en esos anos se tenia sobre la enfermedad, sin embargo, a pesar de los grandes avances que se han logrado tener sobre la deteccion, manejo y tratamiento del virus, la regla sigue siendo aplicada en la mayor parte del mundo.

Para Jon Elster, como lo analizamos anteriormente, la accion se manifiesta como el resultado de un elaborado proceso reflexivo, en el que participan todos los elementos constitutivos de la misma, respetando las lineas causales generadoras de cada uno de estos elementos. La accion vista desde esta concepcion debe implicar tres operaciones de optimizacion: hallar la mejor accion para las creencias y los deseos dados, formar la creencia lo mejor fundada para una prueba dada y acumular la cantidad atinada de pruebas para los deseos dados y las creencias previas. (12) Es decir que para la propuesta elsteriana toda explicacion de la actuacion humana debera primero profundizar en los elementos de la accion en si, considerando el deseo que la motiva y las creencias que la respaldan al momento de elegir una alternativa de actuacion.

Para este filosofo noruego, los deseos son racionales cuando han sido formados correctamente, es decir, que no han sido distorsionados por procesos causales irrelevantes y conservan su autonomia. (13) Por otro lado, la creencia se considera racional a partir de la relacion que tiene esta con la evidencia que posee, tomando en cuenta la concordancia de tal informacion y la historia causal de la misma.

Con base en esta importante relacion de la evidencia con las creencias, es que Elster (14) preve que el nivel optimo de fundamentacion es un problema toral que debe ser considerado al hablar de racionalidad de una accion, ya que no es facilmente definible y tanto la falta como el exceso de informacion pueden ser altamente perjudiciales en la generacion de la creencia y por ende de la racionalidad misma de la accion.

En cuando a la situacion que nos aqueja, es decir, el factor excluyente de la comunidad homosexual como posibles donantes sanguineos, se pueden apreciar claramente los elementos constitutivos de la accion, entendiendo esta como la decision de estimar a este grupo poblacional como donantes de alto riesgo.

El deseo tiene referencia directa con la finalidad de este tipo de politicas, es decir, el poder proporcionar un suministro seguro de sangre para la poblacion receptora. Esto, dentro de un primer nivel de analisis, responde directamente a la necesidad que tenemos los seres humanos de proteger nuestra integridad fisica, siendo este tipo de deseos plenamente consistente con el sentido de supervivencia natural del hombre.

En cuanto al analisis de la racionalidad del deseo, dificilmente podemos referirnos a que este no sea autonomo, pues es de sentido comun que el ser humano busque tener una mayor certidumbre sobre su bienestar, por lo cual desear que el suministro sanguineo sea lo mas seguro posible es un deseo considerablemente racional.

La situacion viene a complicarse cuando abordamos el tema de las creencias, puesto que para lograr la consecucion del fin senalado por el deseo, varias son las alternativas de actuacion que pueden presentarse como efectivas para su logro. El agente debe estimar con base en sus creencias aquellas opciones que se presentan como las mas optimas preferencias de actuacion, mismas que por medio de la constitucion de una escala le permitira elegir aquella alternativa de accion que considere le acerca a sus fines, tanto de manera consistente como racional. Por ende, las creencias deben encontrarse debidamente fundamentadas, estimando que solamente sera a partir de la relacion que tienen estas con la evidencia que se posee que las creencias pueden ser consideradas racionales y, por ende, cercanas a la realidad. Tanto el exceso como el sesgo de informacion y evidencias que respalden las creencias puede llegar a ser determinante en el momento de valorar la racionalidad de las mismas, afectando en la generacion de una adecuada escala de preferencias, en la toma optima de una eleccion, e inclusive en la ejecucion racional de una accion.

En cuanto al tema que nos incumbe, entre las alternativas de actuacion existe la propuesta, recomendada por la Organizacion Mundial de la Salud, de que toda la sangre donada deba ser analizada antes de su distribucion para transfusiones, analisis que no solo se centra en el VIH/Sida, sino tambien en cuanto al grupo sanguineo, el antigeno Rh, la hemoglobina y otras enfermedades como la sifilis y la hepatitis. Sin embargo, aunque esta parece ser una alternativa altamente confiable, consistente y racional, mas de 60 paises en el mundo no la llevan a cabo, (15) lo que ha dado pauta a la necesidad de considerar otra alternativa.

Desde otra perspectiva, se tiene la alternativa de la restriccion a ciertos grupos por considerarlos de alto riesgo, misma que se basa en estadisticas que efectivamente son alarmantes, pero que tienen un margen de incertidumbre que es igualmente desalentador. En los Estados Unidos, el 53% de los nuevos infectados por VIH son hombres que tienen relaciones sexuales con otros hombres (16) y aunque efectivamente son el grupo de mayor porcentaje, solo representan un poco mas de la mitad de los infectados, lo que estadisticamente da una presunta certeza altamente cuestionable.

En un sentido de consistencia, podemos decir que efectivamente el postular politicas restrictivas a algunos grupos con alta tasa de reincidencia de cierta enfermedad es consistente con la variable de mejorar la seguridad de las sustancias donadas, aunque esto claramente puede ser contradictorio ante la variante de un suministro suficiente. Entre mayores sean los grupos restringidos, efectivamente se lograra una mayor seguridad en la sangre donada, pero a cambio de un menor numero de posibles donantes.

En cuanto a la racionalidad, la creencia de que restringir a un grupo poblacional, especificamente a la poblacion homosexual, sea un medio adecuado para la consecucion del fin, al estimar que la evidencia que arrojan las estadisticas es optima, podria ser claramente cuestionable, pues aunque tales politicas si pueden ser un factor de mejora en la seguridad de la sangre donada, no es un elemento determinante, ya que se sigue teniendo el 47% de probabilidades en contra.

De esta manera se puede apreciar que aunque el deseo de seguridad en la donacion sanguinea es plenamente racional, la creencia de que por medio de politicas restrictivas de un grupo poblacional se alcanzara dicho objetivo, aunque llega a ser consistente, afecta dicha racionalidad. La simple evidencia estadistica es suficiente para denotar que aunque estas politicas nos acercan al objetivo, claramente no nos permite alcanzarlo de manera optima.

Por el contrario, la obligatoriedad de los analisis previos de la sangre donada si ha logrado mejorar de manera considerable la seguridad de esta sustancia, al estimar que en paises como Reino Unido, en que esta medida se realiza de forma inexcusable, solo se documento un caso de transmision de un virus dentro del periodo 2005-2011 y dentro del periodo 2002-2011 un unico caso de transmision de VIH a causa de una transfusion. (17)

De esta manera, y elsterianamente hablando, la evidencia que respalda a la alternativa de segregacion de grupos de alto riesgo aporta poca certeza a la eleccion de dicha preferencia, pues es notorio que al momento de generar una escala o una funcion de utilidad, el analisis obligatorio de la sangre donada es, por mucho, la alternativa de actuacion mas optima, pues aporta la certeza necesaria para considerar que la medida tomada es realmente la que nos acerca al fin buscado, es decir, alcanzar un grado de seguridad de la sangre donada. Por ende, el empeno en seguir confiando o ejerciendo medidas restrictivas a los llamados grupos de alto riesgo, en especifico a la comunidad homosexual, no solo denota un error metodologico para alcanzar los fines pretendidos (al elegir una opcion que no es la mas adecuada), sino tambien una clara irracionalidad en la eleccion tomada y en la accion ejercida.

4. Consideraciones finales

La necesidad de politicas sanitarias adecuadas para el manejo y donacion de tejidos, organos y sustancias es una de las preocupaciones que mas aqueja a los sistemas de salud internacional, sin embargo, esto obliga a que las acciones que se tomen no unicamente sean lo mas consistentes posible, sino tambien lo mas racionalmente alcanzables.

Jon Elster, filosofo y teorico politico y social noruego, insta a la necesidad de que las acciones deban tener una valoracion que profundice en la racionalidad misma de sus elementos, considerando que las propuestas sobre racionalidad que le antecedian solamente se fijaban en la consistencia como un estandar suficiente para alcanzar este calificativo racional, aspecto que, aunque no es contradictorio a su propuesta de valoracion, no llega a ser optimo.

A partir de lo que el denomina teoria amplia de la racionalidad, este filosofo plantea que tanto deseos como creencias deben tener dos momentos de valoracion; primeramente aquel que se sustente en su consistencia, para posteriormente analizar su racionalidad, estimando la autonomia del deseo y el buen juicio en la recabacion de la evidencia que respalda a las creencias.

Esta doble valoracion es la que lleva a que multiples situaciones que se llegaron a considerar como racionales en su momento, bajo esta nueva perspectiva, puedan ser cuestionadas.

La medida de restringir la donacion sanguinea a ciertos grupos poblacionales, especificamente a la comunidad homosexual, por considerar que este es un medio adecuado para conseguir el fin de tener un suministro seguro de sangre para la poblacion, es un camino muy cuestionable, pues aunque el deseo es en cierta medida consistente y racional, la creencia, aun al ser consistente, no es optima. El creer que las politicas restrictivas a la poblacion homosexual, por ser la comunidad mas afectada por enfermedades como el VIH/Sida, va a lograr dar seguridad al suministro de sangre es tan correcto como aventar una moneda al aire, pues efectivamente la certidumbre es de casi el 50%.

Claro esta que aunque este tipo de medidas pueden llegar a ser complementadas para mejorar su certidumbre, existen otros medios, como el analisis previo de la sangre donada, que tienen una incertidumbre minima, por lo que es inevitable notar que las restricciones de los llamados "grupos de alto riesgo" no son el camino mas optimo, ni tampoco el mas racional para la consecucion de los fines buscados.

Jose Carlos Vazquez Parra

* Docente-investigador del Instituto Tecnologico y de Estudios Superiores de Monterrey, Campus Puebla, Mexico, jcvazquezp@itesm.mx

* Research Professor, Instituto Tecnologico y de Estudios Superiores de Monterrey, Campus Puebla, Mexico, jcvazquezp@itesm.mx

(1) OMS, "Dia Mundial del Donante de Sangre 2005", Organizacion Mundial de la Salud. Centro de Prensa, 24 de mayo de 2005, http://www.who.int/mediacentre/news/notes/2005/np_wha03/es/ index.html (ultimo acceso: 17 de junio de 2012).

(2) ABC, "Aumenta la venta de sangre, semen y pelo por la crisis", ABC.es, 8 de diciembre de 2008, http://www.abc.es/20081208/nacional-sociedad/aumenta-venta-sangre-semen-200812080926. html (ultimo acceso: 17 de junio de 2012).

(3) OMS, "Dia Mundial del Donante de Sangre 2005", Organizacion Mundial ... , cit. nota 1.

(4) Simon Mallory, "Gran Bretana permitira que los hombres homosexuales donen sangre", CNN Mexico, 8 de septiembre de 2011, http://mexico.cnn.com/salud/2011/09/08/gran-bretana-permitiraque-los-hombres- homosexuales-donen-sangre(ultimo acceso: 17 de junio de 2012).

(5) Roberto Hernandez-Sampieri, Carlos Fernandez Collado y Pilar Baptista Lucio, Metodologia de la Investigacion (Mexico: McGraw Hill Iberoamericana, 2006).

(6) Lise M. Steven, "Donacion de sangre", en The Journal of the American Medical Association 287, num. 15 (abril, 2002).

(7) Jon Elster, Uvas amargas. Sobre la subversion de la racionalidad (Barcelona: Peninsula, 1988), p. 9.

(8) Donald Davidson, Ensayos sobre acciones y sucesos (Barcelona: Critica, 1995), pp. 107-129.

(9) Jon Elster, Uvas amargas, op. cit., p. 11.

(10) Jon Elster, Juicios salomonicos (Barcelona: Gedisa, 1999), p. 13.

(11) Elizabeth Landau, CNN.com, Ban on Gay Men Donating Blood Upheld. 14 de junio de 2010. http://thechart.blogs.cnn.com/2010/06/14/ban-on-gay-men-donating-blood-upheld/ (ultimo acceso: 17 de junio de 2012).

(12) Elster, Jon, Juicios salomonicos, op. cit., p. 13.

(13) Elster, Jon, Uvas amargas, op. cit., pp. 36 y 37.

(14) Ibid., p. 30.

(15) OMS, "Dia Mundial del Donante de Sangre 2005", Organizacion Mundial ... , cit. nota 1.

(16) CDC, "Departamento de Salud y Servicios Humanos. Centros para el Control y la Prevencion de Enfermedades", El VIH en hombres homosexuales (gay), bisexuales y otros hombres que tienen relaciones sexuales con hombres (HSH), 16 de diciembre de 2010, http://www.cdc.gov/hiv/spanish/ msm/index.htm (ultimo acceso: 17 de junio de 2012).

(17) Simon Mallory, "Gran Bretana permitira que los hombres homosexuals ... ", cit., nota 4.
COPYRIGHT 2015 Instituto Tecnologico y de Estudios Superiores de Monterrey
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2015 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Vazquez Parra, Jose Carlos
Publication:Revista En-Claves del Pensamiento
Date:Jan 1, 2015
Words:4214
Previous Article:Ana Torres Arroyo, Rufino Tamayo: identidades pictoricas y culturales.
Next Article:Un objeto imposible acerca del analisis del fenomeno nacional.
Topics:

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2019 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters