Printer Friendly

La documentacion historica y la publicistica del siglo XVIII. Una insolita defensa de Felipe V: la respuesta del Duque de Uceda a un pasquin austracista difundido con motivo de la caida del reino de Napoles en 1707.

Historical and Publicistic Documentation of the 18th Century. An unusual Defense of Phillip V; the Response of the Duke of Uceda to a Pro-Habsburg Pamphlet Circulating after the Fall of the Kingdom of Naples in 1707

Historical and Publicistic Documentation of the 18th Century. An unusual Defense of Phillip V; the Response of the Duke of Uceda to a Pro-Habsburg Pamphlet Circulating after the Fall of the Kingdom of Naples in 1707

1. LA PUBLICISTICA DURANTE LA GUERRA DE SUCESION

En la Biblioteca Nacional de Madrid se conserva un manuscrito que contiene la copia de una carta fechada en Genova el 12 de septiembre de 1711, en la cual se relata un hecho trascendental en la vida del IV Duque de Uceda: su traicion para algunos, su cambio de filiacion politica para otros:
   [...] El dia 8 luego que descubrio la armada se fue el duque de
   Uzeda a su casa de San Pedro de Arenas acompanado de su hijo don
   Melchior, [...] haviendose quitado la orden del Espiritu Santo,
   inmediatamente empezo a tratar con los enemigos declarandose del
   partido del Archiduque, accion tan indigna de su sangre que
   escandalizaba a todos pues nadie se persuadia pudiera dar este paso
   tan contrario a los empleos con que el rey le ha onrado y a las
   confianzas que ha devido a su Majestad. Luego que la armada llego a
   estas cercanias el dia 11 se embarco con su hijo en una faluca fue
   al navio a vesar la mano al Archiduque y bolvio azerlo el dia
   siguiente quando desembarco, ayer 13 le siguio en posta a Milan y
   segun las aparienzias, y lo mal que ha parezido a los tudescos esta
   su resolucion podra esperar poco. Ha dicho a algunos cavalleros
   ginoveses que en llegando a Milan dara al publico un manifiesto,
   pero si tiene presente el papel que hizo siendo embajador en Roma
   intitulado La Verdad por si, i en si, misma, le bastara por
   respuesta. (1)


La busqueda de este papel, La Verdad por si, i en si, misma, que imaginabamos entre los impresos catalogados dentro del genero politico de la epoca llamado publicistica, y su hallazgo en la Biblioteca Nacional de Francia nos permite hacer un estudio de un documento de informacion politica de especial interes, desconocido hasta este momento.

La argumentacion de los partidarios de los dos bandos contendientes, referida no solo a la defensa de la legitimidad de los titulos que respaldaban el derecho al trono de sus respectivos candidatos, sino tambien apoyando las razones de la defeccion, y el paso al bando contrario de unos y otros tuvo durante la Guerra de Sucesion un fruto mas o menos literario en forma de propaganda impresa que ha sido estudiado ya en profundidad (2). Estos estudios abordan tanto el contenido ideologico como el aspecto formal y literario de estos escritos, y sus conclusiones nos sirven de pauta para introducir este articulo, ya que a esta confrontacion dialectica no fue ajeno el Duque de Uceda como vamos a ver. Las palabras que el mismo emplea, con un tono marcadamente exagerado, hacen mencion a este fenomeno:
   No es dificil comprender de quien me lamento, pues con un dilatado
   silencio producido del desprecio an dejado correr al monstruo de la
   mendacidad por el medio de las satiras, los libelos y detestables
   scriptos, en tal modo que, libre sin la oposicion, a pasado la
   taciturnidad por convencida, e io [la verdad hablando en primera
   persona  como ignorada (3).


El opusculo de Uceda, que quiere explicitamente aparecer como de autor desconocido, titulado La Verdad por si, i en si misma, y que lleva como subtitulo una frase de la Sagrada Escritura Quia corruit in platea veritas (Isaiae cap., 59, 14) glosa capitulo a capitulo un libelo austracista tambien de autor anonimo, sin fecha ni lugar de impresion. Este texto figura al margen del anterior, y esta redactado a su vez como glosa o comentario de una "representacion" (4) del Marques de Mancera, Presidente del Consejo de Italia, Consejero de Estado y miembro del Gabinete de Felipe V. Mancera, dolido por la perdida del reino de Napoles y desde la postura de fidelidad y responsabilidad politica, se dirige a este monarca haciendole ver las desgracias que vienen a Espana por poner los intereses de Francia por delante de los de Espana, al dejar asuntos importantes en manos de politicos franceses. El contenido de esta representacion esta incluido casi textualmente en el anterior, pero hemos encontrado una copia manuscrita con la redaccion originaria (5). Estos tres documentos forman una especie de muneca rusa, ya que cada uno comprende y comenta al anterior.

El documento es un ejemplo tipico de literatura propagandistica, con la peculiaridad de mostrar las tres corrientes de pensamiento que movian los hilos de la politica durante la Guerra de Sucesion:

* La fidelidad a Felipe V mezclada con la disconformidad con la actuacion de los ministros franceses. Este es el pensamiento de la mayor parte de la alta nobleza, miembros de los Consejos, etc. Fue la causa del cambio de bando de muchos de ellos.

* La fidelidad a Felipe V razonada y fundamentada juridica e historicamente, que incluye una defensa de los principios de conveniencia de la nueva dinastia en cuanto supone una alianza con Francia y una adhesion a los intereses de Luis XIV, a la vez que se aleja el peligro de tenerlo como enemigo.

* La fidelidad al Archiduque, profesada por los partidarios de la continuidad dinastica.

Como fuente historica, este triple memorial tiene gran valor informativo, no solo por la narracion de unos mismos acontecimientos desde tres puntos de vista, lo cual aminora el matiz propagandistico para los bandos contendientes propio de este tipo de escritos, sino tambien porque hace vislumbrar un trasfondo cultural proveniente de un autor que posee una de las mejores bibliotecas de la epoca. En su argumentacion, Uceda se valdra de ejemplos historicos, y tambien de su conocimiento personal de los hechos, y lo anuncia de forma retorica, recurriendo a una personificacion de la Verdad:
   Ando tan sospechosa en el mundo que, en medio de que soy la que
   afirmo, no vasta para adquirirme el credito que solicito: por lo
   que hablare con la historia, de cuio cuerpo soy alma (6).


2. EL REINO DE NAPOLES DURANTE LA GUERRA DE SUCESION (7)

Cuando atendamos al contenido de esta obra veremos que el autor hace referencia (al final de su defensa a favor de Felipe V) a los episodios que tuvieron lugar en Napoles inmediatamente despues del anuncio de la aceptacion de la corona por parte de Felipe de Anjou. En ese momento se fraguo un fuerte partido austracista que el Duque de Medinaceli, entonces virrey, intento ahogar castigando cruelmente a sus cabecillas. Los incidentes alimentaron la publicacion clandestina de folletos, a cuya tradicion pertenece el que da lugar al escrito de Uceda.
   Medinaceli soporto con paciencia estos ataques, al decir del
   historiador Carlo Botta (...), porque no se sintio bastante apoyado
   por los nobles y la actitud del pueblo le inspiraba cuidado. La
   prudencia del virrey logro que, por el momento, las lanzas se
   volviesen canas y que el conflicto se orientase hacia una guerra de
   folletos y memorias redactados por juristas de uno y otro bando. En
   esta polemica legalista llego a abordarse la cuestion del derecho
   de Roma sobre Napoles, como la planteo Nicolas Carbita en un sonado
   libro, al que respondieron los juristas vaticanos con otro (8).


Este pasquin, segun se dice en la respuesta, debio de ser editado en Napoles, y forma parte del tipo de impresos que los austracistas dejaron correr para poner de manifiesto el malestar de los napolitanos por la ocupacion del trono por parte de Felipe de Anjou.

No es la unica noticia de la actividad publicistica en las prensas napolitanas, pues el mismo Uceda cuenta en su escrito que el impresor napolitano Antonio Parrino (9) fue condenado a galeras por imprimir una gaceta en la que se auguraba que el Archiduque seria nombrado Rey de Romanos por la probada incapacidad del Emperador para tener hijos (10).

La vinculacion del Duque de Uceda con el reino de Napoles y con Felipe V provenia por tanto del primer viaje del monarca a este reino en 1702. Sin embargo, el embajador conocia bien, ya antes, la existencia y desarrollo del partido austracista en Napoles, asi como los nombres y actividades en Roma de sus cabecillas, de las cuales tenia bien informado al Duque de Medinaceli, virrey de Napoles. Uno de los objetivos politicos de su presencia en Roma desde la llegada de Felipe V a Madrid era lograr que el nuevo papa Clemente XI aceptara el tradicional y simbolico regalo que se entregaba a los pontifices cada ano en la vispera del dia de San Pedro, tras la investidura del reino de Napoles. Dicho reino, al ser territorio pontificio no juraba obediencia al monarca espanol hasta que el pontifice reinante aceptaba al nuevo monarca. Este tramite, mas ritual y simbolico que administrativo, consistia en la entrada de una hacanea blanca enjaezada ricamente, que portaba un generoso donativo en monedas de oro (11). Clemente XI se habia negado taxativamente a recibir este regalo, dando a entender con ello que no habia decidido aun cual de los candidatos al trono de Espana queria que fuera el rey de los napolitanos. Mientras duraron las gestiones de Uceda en este negocio, los representantes del Archiduque en Roma luchaban por conseguir lo mismo, y Uceda fue testigo de la llegada a Roma de nobles napolitanos, deseosos de un cambio politico, que se reunian para organizar el partido. Uno de ellos, Jose Capece, debio de informar a Uceda de algun progreso por parte del partido austracista. Unos meses despues fue este noble uno de los cabecillas a quien ejecuto el virrey Medinaceli, quedando aquel en la memoria de los napolitanos como un heroe.

Durante la llamada Jornada de Napoles Uceda viajo desde Roma para encontrarse con su nuevo rey, y alli beso la mano de Felipe V junto con la Duquesa y sus hijos, segun cuenta el cronista del viaje Antonio Ubilla (12). En Napoles asistio a las reuniones secretas con Felipe V junto con el virrey Medinaceli. Su fidelidad a Felipe V en el momento en que se estaba dirimiendo en Roma la confirmacion de uno de los dos candidatos a la corona parecia indudable para este monarca (13). A pesar del viaje del rey Felipe, el partido austracista, alimentado por las intrigas del cardenal Grimani y el Marques de Pescara junto a algunas autoridades de la ciudad, siguio fortaleciendo la esperanza del Archiduque respecto a las posibilidades de conquista, como se demostro en 1707. El Duque de Medinaceli pacifico el intento de rebelion, pero no logro mantenerse mucho tiempo en su cargo (14) pues su gobierno habia sido poco grato para los napolitanos, y Felipe V lo sustituyo a peticion de los propios subditos en 1702 (15).

Entre la sublevacion napolitana de 1701 y la caida del reino en manos del ejercito austriaco en 1707, el movimiento austrofilo, de caracter eminentemente aristocratico, se rehizo, animado por el interes que esos territorios tenian para el Archiduque como representante del imperio, y no como posible rey de Espana, en el caso de que se diera la posibilidad de repartir la monarquia espanola. En marzo de 1707 se propuso en Viena al cardenal Grimani, promotor y animador del partido, como posible virrey de Napoles, aunque finalmente seria nombrado Martinitz.

El avance de las tropas austriacas sobre Italia era una cercana amenaza para el Marques de Villena, el virrey borbonico que sustituyo a Medinaceli, quien solicito ayuda a Espana, esperando socorros de Sicilia. Dichos socorros no llegaron, y la actividad del virrey movilizando sus pocos soldados se demostro inoportuna e ineficaz, pues los napolitanos esperaban la llegada del ejercito austriaco con impaciencia.

3. UN EXPEDIENTE ENTRE LOS PAPELES DE DON FELIX DE LA CRUZ

La noticia de la existencia del libelo austracista llego a Felipe V al poco tiempo de ponerse en circulacion, suponemos que en el mes de noviembre o diciembre de 1707, y el mismo Rey le encargo a Uceda la redaccion de una respuesta, segun puede deducirse de una carta encontrada entre los papeles de don Felix de Cruz cuando estos fueron confiscados por el Consejo de Estado en 1711, con motivo de ser sospechoso de ser partidario del Archiduque Carlos, ya emperador en esas fechas. En efecto, esta carta forma parte de un expediente que comienza con la solicitud de informacion por parte de don Jose de Grimaldo dirigida a don Felix para averiguar quien es el autor del papel sedicioso:
   Don Jose de Grimaldo a don Felix de la Cruz. Notizioso el Rey de un
   papel sedizioso que se publico en Italia muy ofensibo a su Real
   Persona y de la respuesta que hizo dar a el el senor Duque de Uzeda
   desbaneciendo lo enganoso de su asumpto y dando a conocer la justa
   causa de S. Magestad de que entrego V.S. una copia al Sr. D.
   Francisco Ronquillo, me manda S. M. dezir a V.S. manifieste todas
   las notizias que tubiere de Italia acerca de las partes donde ha
   corrido el zitado papel, y si se ha presumido quien pueda ser el
   Autor. De que participo a V.S. de su real orden para su
   cumplimiento. Dios guarde a V.S. muchos anos como desseo. Buen
   Retiro, 24 de octubre de 1708. Jose de Grimaldo.


La respuesta que don Felix da a la solicitud parece aludir a dos posibles autores: el Duque de Moles (16) o don Juan Antonio Romeo y Anderaz (17). Menciona incluso a un tercero, al que se refiere genericamente como un clerigo agustino recoleto. Sin embargo, don Francisco Ronquillo (que sale duramente criticado en el panfleto, como veremos) sospechaba que el autor del mismo lo era tambien de la respuesta, por lo que dejaba caer sus recelos en la persona del Duque de Uceda: si el Rey sabia a quien habia encargado su defensa, Ronquillo daba la idea de que el autor podria ser el mismo:
   Madrid, 25 de octubre de 1708. A don Jose de Grimaldo respondiendo
   a su papel sobre el papel sedicioso. Don Jose de Grimaldo. Sr. mio:
   Las notizias que tengo de Italia sobre el papel que V.S. me habla
   en su villete de ayer de orden de S. M. mandandome las manifieste
   son que algunos (1) me escrivieron de Roma muchos meses a como avia
   llegado alli i corrido por Italia estampado un papel infame, (2);
   poco despues me escrivio el Duque de Uzeda lo mismo encargandome
   supiese si avia llegado a Espana i si se avia respondido;
   preguntelo y no alle luz de que se huviere visto, con lo qual
   satisfize al Duque, a que siguio aver llegado a mi mano la
   respuesta (3) que entregue al Sr. don Francisco Ronquillo como
   vino, por si a los arcanos de su Ministerio sirviese la notizia.
   Enquanto (4) a la presumpcion del autor, no me atrebo a hacer
   concepto por no tenerle de que gasten fijas notizias algunos que me
   escribieron corria por del Duque Moles, don Juan Antonio Romeo, o
   un fraile agustino recoleto, i quien no dudo lo avra descubierto o
   solizitar conseguirlo es el Sr. Duque de Uzeda, como tan natural en
   su viveza y su zelo.


Las notas numeradas que don Felix de la Cruz intercala en su copia marcan las aclaraciones que debe hacer a Uceda para que este este al corriente de lo que opinaban en Madrid:
   embie copia a S.E. [al Duque de Uceda destos dos villetes con la
   adicion siguiente: Como es menester vivir con tanta desconfianza de
   los tiempos y las gentes, zeni mi respuesta a lo que parece nos
   ponia a cubierto de alguna bastarda inteligencia. Lo que va
   senalado con el 1 y 2 fue por la especie que se le solto a
   Ronquillo de que, por hacer alarde de su ingenio, el que respondio
   pudo forjar el livelo . En el 3 no contexte que V.S. le hizo
   responder, porque el Rey bien save la mano que lo hizo, i la Reyna,
   que le a leido i tiene con estimacion en su gavinete, y salve
   tambien el por que se dio a Ronquillo. En lo 4, para sacar su
   origen de Espana, y que, si querian saverlo, lo preguntasen a quien
   devian, dejando a su arbitrio el como i la forma de responder i dar
   quenta (18).


Era en Italia donde la Guerra de Sucesion iba dando esperanzas al bando del Archiduque. Despues de la caida de Milan en 1706, las noticias de los triunfos de Felipe V en Espana llegaban a Italia mezcladas con interpretaciones de los austracistas, como se ve en la correspondencia de Uceda (19). El ejercito austriaco se sentia dueno de la peninsula italica y decidio tomar el reino de Napoles, cosa que logro sin demasiado esfuerzo el 7 de julio de 1707.

El Marques de Mancera, Presidente del Consejo de Italia, dirigio con este motivo al rey un memorial sincero:
   Yo, senor, ya desde la sepultura, con el justo dolor de ver la
   corona de V. M. en tanto riesgo, no puede mi obligacion dejar de
   representar a V. M. que habiendo sido los castellanos quien la han
   asegurado sean los propios franceses quien la ponen en paraje de
   que se le caiga de las sienes. Desde el noble al pleveio todos
   lloran, y a nadie se le puede negar la justicia de su razon. El
   resto de la nobleza, obscurecido con las vexaciones solo se oie su
   nombre en prisiones y destierros. Los Tribunales ni aun la
   representacion de tales tienen porque con la muchedumbre de
   ministros, la introduzion de algunos ha relaxado la autoridad de
   todos.

   El nervio principal de la Republica que es el comercio ya
   perecio en los dominios de V. M. Sin esto no hai ningun monarcha, y
   mientras V. M. no juzgare por propio lo que posee sera nuestro
   vasallaje ageno, que es sensibilisimo, senor, que teniendo V. M.
   vasallos que con su fineza sostengan y hagan formidable, busque
   para esta agenos subditos que le pongan en el parage que se halla.
   A lo sucedido no hai mas remedio, lo futuro de grande le necesita
   esta Monarchia. Y en los pocos instantes de vida solo pido a Dios
   que me dege verle y a V. M. con el conocimiento de esta verdad
   (20).


Es esta representacion la que provoco la escritura y la difusion del impreso subversivo que corrio por Italia. Un dato interesante es que la copia manuscrita de este memorial del Marques de Mancera se encuentra entre los escritos de la Guerra de Sucesion provenientes del archivo del Archiduque Carlos, que ingresaron en el Archivo Historico Nacional procedentes de la institucion homologa de Austria (21).

4. EN BUSCA DE AUTOR: EL LIBELO Y SU RESPUESTA

El impreso que vamos a comentar esta estructurado en 18 capitulos y se configura como una glosa a tres niveles. El autor anonimo glosa el memorial del Marques de Mancera y lo cita casi textualmente. El Duque de Uceda comenta a su vez cada uno de los 18 capitulos argumentando cada afirmacion con ejemplos contrarios sacados de la historia y de lecturas eruditas que llenan el texto de referencias literarias.

El ejemplar que hemos utilizado procede de la Biblioteca Nacional de Paris (22). La supuesta autoria consta manuscrita en el margen superior izquierdo de la primera pagina. El opusculo se compone de 86 paginas en tamano mayor que folio. No tiene portada, y el titulo va seguido de una introduccion en la que la Verdad en primera persona se muestra como autora del escrito para aclarar el contenido del texto anonimo que, para que el lector pueda entender, va impreso al margen en tipos mas pequenos. Asi, en el mismo ejemplar puede leerse el libelo austracista y la respuesta a este libelo que Uceda redacto en defensa de Felipe V.

La sospecha de que el autor del anonimo y de la respuesta sea la misma persona, don Juan Francisco Pacheco, no es descabellada, ya que, segun hemos dicho, el mismo Ronquillo sugirio que "por hacer alarde de su ingenio, el que respondio pudo forjar el livelo". Y el mismo autor de la respuesta sugiere esa posibilidad cuando declara al final del capitulo XVII:
   [...] si llegaba a ser creida del publico tal narrazion, quedava en
   alguna parte justificada su conducta, que por toda la Europa andava
   (aun de los interesados escrupulosos) difamada. Con cuya libertad
   se resolvio formar esta glosa, que ellos (23) llamaron satira,
   consistiendo su clave en el simple comprender que el Archiduque y
   todo quanto se deduzia de el se entendia por Phelipe Quinto, y lo
   de este al Archiduque, pues siendo los hechos tan notorios en uno y
   otro, cualquiera que a la Universal inteligencia aplicase una
   mediana reflexion, le seria manifiesta la alegoria [...]


En contra de la idea de que el autor de ambos escritos sea el propio Uceda esta la serie de epitetos que el anonimo glosador emplea para calificar a quienes defienden su postura: "bufon", "loco", "estulto", "dementado", "sabandija", adjetivos que echaria sobre si mismo, mientras juzga su escrito de "inventiva mendigada", con "un estilo natural forzadamente estudiado para adaptarse al infinito numero de los estultos".

En el caso de que el autor no fuera la misma persona, lo cual tambien podria conjeturarse de la carta de don Felix de la Cruz, si es probable que Uceda supiera exactamente quien era el publicista, y tuviera algun tipo de entendimiento con el. En la falta de claridad del escrito se mezcla el exceso de erudicion con un ingenio culterano que nos deja sin camino para seguir las mismas pistas que da. La primera pregunta que se hacia Uceda es si el papel fue impreso en Napoles y quien era su fabricador (24). Segun cuenta, habia llegado a aquella ciudad un fraile aragones que habia cometido tres apostasias: en contra de la fe, el clericato y la religion. Este fraile acudio a la casa del Duque de Monteleon, lien vero ex sanguinis fece alitur (25). Alli planearon la venganza de lo que llamaban ingratitud, y junto con la Duquesa de Monteleon redactaron el escrito previa consulta al cardenal Grimani (de quien dependia el permiso para la estampacion del libelo). A estos tres personajes atribuye Uceda la autoria, aunque la alusion al impresor Parrino es bastante ambigua:
   Que el estampador fue Parrino, para que asta en esta materialidad
   no faltase lo infame (26).


La identidad del fraile aragones queda oculta, aunque quiza los lectores de la epoca si sabian a quien se referia, asi como la informacion que da a continuacion sobre la difusion del epigrama de la tumba de don Jose Capece, que debia ser un hecho conocido entre los destinatarios de este escrito (27).

Con el pretexto de hablar en nombre de la Verdad, es posible que a lo largo del escrito puedan encontrarse las claves de la futura conducta de Uceda, y de su traicion final al rey que le encargo su defensa. De esta forma hace gala de una cierta imparcialidad que desmiente al final del escrito:

Soy tan libre que no me veo obligada a escusarme con alguno. A quien amargare, parezere dilatada, y quien me buscare en lo que soy, en justa medida. Pero no por eso en muchas cosas e dejado de usar conmigo de alguna epicheia, porque omnia mihi licent, sed non omnia expediunt (Paul. ad Corinth. cap. 6, ver. 12) (28).

A mi entender, su epiqueya se refiere a la idea de hacer publicas juntamente las dos glosas en un mismo impreso, ya que este procedimiento permitiria difundir los dos puntos de vista en que se dividia la opinion publica, y no solo la defensa que le habia encargado Felipe V:
   [...] para que no carezca quien leyere este dictado [...] de lo
   literal de dicha glosa, se pondra a este margen, y tambien porque
   la verdad, para con la mentira, tiene aquella perfecta expresion
   con que se demuestra la virtud confrontada con el vicio (29).


El conflicto se debatia tambien en el interior de Uceda. Es dificil explicar el concepto de lealtad en momentos de guerra civil, en los cuales la disyuntiva se presentaba en los terminos, no ya de ser fiel a una causa o a la contraria, sino mas bien, entre ser fiel a una causa o ser fiel a uno mismo. Las razones para seguir a Felipe V o al Archiduque estaban ilustradas con ejemplos historicos y tampoco faltaban justificaciones de legitimidad por ambas partes. Estos dos elementos proporcionaban a la discusion una complejidad que se acrecentaba por un cierto afan de erudicion, y que tenia como fondo ideologico dos formas de entender la historia de Espana.

Impresa quiza en Roma, esta defensa a favor de Felipe V nos devuelve una imagen de su autor, como la de un hombre que no tiene bien definidos sus criterios politicos ya antes de la coyuntura que le llevo a decidir cambiar de bando, y que tiene una vision algo anquilosada en lo que respecta a la valoracion de las pasadas grandezas de la monarquia.

Por parte del autor del primer anonimo, lo mas insoportable del gobierno de Felipe V era la presencia de politicos franceses que paralizaban las antiguas instituciones de la monarquia espanola, los Consejos, organos en los que la alta nobleza habia llegado a la cima del poder en tiempos de Carlos II. El Marques de Mancera, por su ancianidad y su larga carrera politica, era portavoz de estos nobles descontentos y desde una postura leal advertia a Felipe V del peligro de poner preferir los intereses de Francia sobre los de Espana. Sin embargo, en la defensa de Uceda se echa en falta una fundamentacion ideologica de tendencia mas ilustrada.

5. EL CONTENIDO POLITICO DE LA VERDAD POR SI, I EN SI MISMA: UNA DEFENSA CONFRONTADA

La valoracion de este escrito como instrumento de propaganda politica favorable al partido de Felipe V resulta, cuanto menos, confuso. Ya lo estima Bacallar en terminos parecidos como un "papel muy difuso" (30). Las tres claves que podemos dar para el estudio de este tipo de memoriales son abordadas en el escrito de Uceda de un modo peculiar, como vamos a ver. Estas claves son: a) la defensa de los derechos que amparan la candidatura al trono; b) la defensa de las posibilidades de recuperacion del perdido prestigio politico y hegemonico de Espana; y c) las reformas economicas que la nueva monarquia adoptaria y que devolverian aquella situacion de seguridad y de paz tan deseada.

5. 1. LA DEFENSA DE LOS DERECHOS A LA CORONA

El estilo polemico del escrito de Uceda viene marcado por su caracter de respuesta, pero no podemos olvidar que es este un rasgo comun en toda la publicistica de la Guerra de Sucesion: en el fondo se estaban enfrentando dos concepciones distintas de Monarquia, y la que defendia Uceda era la innovadora, la que traia los nuevos aires de Francia.

Asi, ante la afirmacion del autor anonimo de que el dominio de Carlos III (el Archiduque Carlos) es indiscutible como verdad de fee politica, responde Uceda que la politica se deduce de un derecho, e introduce una larga justificacion de los titulos que amparan a Felipe V en la sucesion al trono.

La defensa de la legitimidad del candidato Borbon es impecable: el mejor derecho de la Casa de Borbon, que habia sido manifestado por muchas plumas, en esencia provenia del siguiente camino (31): la sucesion de los Reyes Catolicos paso a Carlos V a traves de su madre dona Juana, casada con el archiduque Felipe (el Hermoso). A continuacion se sucedieron por linea directa Felipe II, Felipe III, Felipe IV, quien tuvo dos hijas ademas del heredero al trono, Carlos II. La primogenita, Maria Teresa, caso con Luis XIV; la otra, Margarita, lo hizo con el emperador Leopoldo, y murio sin tener hijos.

El emperador Fernando, hermano de Carlos V, fue sucedido por su hijo Maximiliano, quien traspaso la linea sucesoria a su hermano Carlos por el fallecimiento de sus hijos. Carlos fue el padre del emperador Fernando III y este de Leopoldo, padre a su vez del actual Rey de Romanos, Jose, y del Archiduque Carlos. De este arbol genealogico resulta evidente que Felipe V es descendiente por linea directa y el otro pretendiente por via lateral. El archiduque adujo la renuncia de Maria Teresa cuando caso con Luis XIV. Para designar sucesor, Calos II consulto a teologos (que le prohibieron hacer acepcion de personas y le aconsejaron consultar a los profesionales de la ley), a jurisconsultos (que estudiaron la legislacion sucesoria desde tiempo de los Reyes Catolicos hasta Felipe IV, quien introdujo en su testamento la obligacion de evitar que se unieran los tronos de Francia y Espana) y, por ultimo, al Consejo de Estado (que recomendo unanimemente la propuesta del segundo hijo de Luis XIV para salvar el precepto de Felipe IV). A juicio del glosador, esta decision dejaria a los reinos en la mayor prosperidad: la fecundidad de Francia beneficiaria la falta de gente en Espana y el comercio prosperaria porque cesaria el corso de Francia, y aprovecharian la escala franca de Mesina (32). Por ultimo, la fe catolica tambien se veria mejor defendida por sus dos tradicionales sostenes.

Despues de evacuada la consulta a estos tres tipos de consejeros, busco Carlos II la conformidad del papa Inocencio XII, en carta de 14 de junio de 1700. La respuesta de este Pontifice el 6 de julio del mismo ano, se acompasaba al tenor de los anteriores consejeros por cuanto miraba a la conveniencia de mantener la union y entera conservacion de la Monarquia (33). A pesar de la objecion del Archiduque respecto a las clausulas matrimoniales de Ana y Maria Teresa de Austria de renunciar a la sucesion de los reinos de Espana (medida adoptada para evitar el perjuicio de unirse a la Corona de Francia), subsistia el derecho a la sucesion en el pariente mas inmediato, Felipe de Anjou, hijo segundo del Delfin (clausula 13 del testamento de Carlos II, firmado el 2 de octubre de 1700).

Por tanto, la tirania (como califica el autor anonimo al gobierno de Felipe V) no esta en quien cine la corona sino en quien intenta usurparla. Si anulo fueros y mudo gobierno en los reinos de Aragon y Valencia fue para prevenir que en el futuro los subditos de estas regiones fuesen proclives a una nueva rebelion (34). El rey de Francia, al conocer la disposicion testamentaria de Carlos II, resolvio aceptar el llamamiento de su nieto previa renuncia a la parte que le correspondia a Francia en la reparticion que Europa habia hecho de los territorios espanoles. Con ello demostro que no aspiraba a la Monarquia Universal (35).

5. 2. LA NECESIDAD DE LAS REFORMAS POLITICAS

En cuanto a las reformas politicas, segunda clave de la propaganda, se centra Uceda en la respuesta concreta a los lamentos por haber retirado el apoyo a la nobleza. La parte menos rigurosa del escrito es aquella en la que da cuenta del paradero de los nobles espanoles que permanecen al lado de Felipe V. Sobre este punto hay que reconocer que la historia juega en contra de Uceda, quien, si en 1707 se mostraba leal a este rey, no fue indiferente a las decisiones del resto de los miembros de la alta nobleza. El mismo tono de este escrito nos hace pensar que la idea de traicion estaba en su cabeza ya que elige para convencer a su contrincante en el debate una bella advertencia en italiano: s'ama il tradimento, ma non il traditore (36).

[ILUSTRACION OMITIR]

Por otra parte, Uceda hace alarde de un profundo conocimiento de la sociedad napolitana, y es capaz de describir los cargos de los nobles oriundos de esa ciudad, recibidos de manos del Archiduque y de manos de Felipe V. Ademas, con este impreso el autor ofrece el perdon de este ultimo a todos los que quisieran volver a la obediencia del Borbon: no podemos olvidar que mas que su propia opinion, Uceda pone por escrito la defensa de Felipe V tal y como este quiere que llegue a sus perdidos subditos italianos. La defensa que hace de la politica profrancesa de Felipe V pasa por una discreta, pero clara, alabanza hacia la capacidad de gobierno de Luis XIV para senalar la utilidad de los vinculos politicos entre Francia y Espana, tan temidos por el resto de Europa. Introduce en su discurso el elemento polemico al mencionar sarcasticamente tambien a los franceses que ocupan altos cargos politicos o militares en las filas del Archiduque:
   Los franceses tan malos, tan abominables y que azen delicto
   superlativo en solo poner el pie en una provincia que la vienen a
   auxiliar como amigos e interesados, no tienen estos aspectos en
   Alemania, [...], confiandoles los primeros empleos, como se ve en
   la presente guerra sin pasar a mas tiempo: el Principe Eugenio,
   Supremo Comandante de las Armas en Ytalia y Presidente de Guerra,
   Rabutin, Capitan General, el Principe de Comerci, General de la
   Ynfanteria, el de Boeuf de la Cavalleria, [...], (37).


En su alegacion historica destaca la fisonomia de Fernando el Catolico, al final de cuyo reinado Espana llego a un auge sobre todo economico, cuyos sucesores no hicieron mas que dilapidar invirtiendo en unas guerras agotadoras, de manera que "fueron figuras resplandecientes solo mientras vivieron" (38).

Por otro lado, la mencion que el autor anonimo hace sobre el mal funcionamiento de las instituciones principales del engranaje politico, es decir, los Consejos de Estado, de Castilla, de Hacienda y de Indias y la Camara de Castilla, nos permite conocer la opinion de un privilegiado observador del sistema polisinodial: el Duque de Uceda era miembro del Consejo de Estado, Presidente de los de Indias y Ordenes, conocia bien el sistema de votacion, y como el rey hacia las consultas y recibia los votos de los consejeros. Este argumento es el que emplea para desenmascarar al autor anonimo cuando este saca a relucir el caracter de "veneciano" que Carlos II atribuia a Mancera, ya que el procedimiento que menciona no es el que se seguia en esa epoca.

5. 3. LAS REFORMAS ECONOMICAS

En cuanto a la ultima clave, la de las reformas economicas y la defensa de la actuacion de los franceses menos aceptados por los miembros de la alta nobleza espanola, Orry y Amelot, es abordada por Uceda de forma superficial, con un manifiesto desconocimiento de las concretas medidas que habian tomado en su primera etapa de gobierno: viene a decir que Orry dio como practico su dictamen sobre el confuso metodo en que corria la Hacienda, de tantos anos conocido y nunca enmendado, y luego se volvio a Francia, y anade que hay precedentes en la historia de la administracion de la Hacienda espanola en tiempos de Carlos V con Monsenor de Xebres (39).

Ya el primer escrito (le representacion del Marques de Mancera) muestra que era necesaria la recuperacion del comercio "nervio principal de la republica", pero Uceda atribuye a otra causa la perdida del mismo: muere el comercio en los territorios del Archiduque por el miedo a los alemanes (more othomanico: "todo es del Emperador") (40). Y anade que aunque no haya comercio con las Indias, hay mas generos que en Cataluna, Milan y Napoles.

En los dos primeros escritos que se pueden analizar en el impreso de la Biblioteca Nacional de Paris se transparenta una misma apreciacion del sentimiento de perdida: perdida de confianza de los castellanos en su monarca, perdida de la riqueza proveniente del comercio, perdida de autoridad de las instituciones, perdida de lealtad de los nobles. Si el Marques de Mancera la atribuye a la presencia de los franceses y de personas concretas, en cambio, el autor anonimo hace extensiva la culpa a la dinastia nueva, cuya presencia en Espana solo defenderia los intereses de Francia. Pero esta sensacion de perdida no lo es de ruina general: ambos autores son conscientes de las posibilidades economicas de Espana, a pesar de las perdidas geograficas en Italia. Este es un aspecto importante que marca una nota peculiar en la concepcion optimista de las posibilidades, los "remedios" futuros que menciona Mancera, cifrados en el comercio.

6. LA GUERRA DE SUCESION COMO GUERRA DE RELIGION

Uceda ve similitud entre este escrito y los escritos publicisticos provenientes del clero aragones en los que se identifica a los franceses con los hugonotes y calvinistas para justificar el derecho a usurpar la corona de las sienes de Felipe de Anjou. La respuesta saca a colacion las ayudas que ha buscado el Archiduque en ingleses y holandeses. Estos aliados habian estipulado que la ayuda seria prestada siempre que pudieran establecer colonias en Levante, Napoles y Mesina para beneficiarse de los privilegios comerciales de esos puertos y construir alli templos para su culto. Al llegar a este punto, habla de la entrada de catecismos hereticos ingleses, y de las arengas que recibian los soldados "con que peleaban aun mas por fee que por la justa causa del Archiduque" (41). No se puede olvidar en este punto el dificil momento por el que estaban pasando las relaciones entre Espana y Roma, provocadas por la indecision de Clemente XI para confirmar al sucesor de Carlos II. Uceda quiere presentar la guerra de Sucesion como una guerra de Religion, mencionando los decretos contra el clero aragones que el Archiduque habia publicado como si tuviera autoridad sobre el Estado eclesiastico al modo de Inglaterra, cuyo rey era tambien cabeza de la Iglesia anglicana. El Archiduque habia decretado el secuestro de beneficios y rentas eclesiasticas y que no se extrajera directa ni indirectamente moneda para Roma, asi como la prohibicion de comercio en letras de cambio con Roma si el Papa no permitia el uso de sus regalias.

Asimismo, el autor del anonimo presenta a los obispos de Zaragoza y de Ceuta como promotores de la insurreccion ([section] VII), haciendo caso de fe la obediencia a los franceses:
   !O, que bien dizen en publicar que esta es guerra de religion, si
   la hace el Rey por reestablecer en Espana la religion atropellada y
   la Inquisicion pervertida! (42).


A esto contesta Uceda con el relato de las fechorias de los partidarios del Archiduque en los territorios ocupados:
   En los pulpitos no solo elogiaban a la princesa Ana, sino es que la
   aplicaban los textos de la Sagrada Escriptura que se atribuyen a la
   Madre de Dios [...], hechos horrorosos y blasfemos, doctrinando
   asimismo que, como reinase Carlos Terzero, no importaba se perdiese
   la fee (43).


7. UNA TRIPLE GLOSA: LA POLEMICA POLITICA

En contra de la mayoria de los documentos de este tipo -la publicistica de la Guerra de Sucesion-, la opinion que vierte Uceda en su escrito no es la del pueblo, ni siquiera la del grupo social que el representa, ni la suya propia, sino la que el mismo Felipe V espera. Si el Rey le hace este encargo es porque considera que Pacheco es el mejor conocedor de la realidad napolitana, y testigo del desarrollo del partido austracista en el sur de Italia.

El motivo de que no quiera que su nombre figure se debe a su caracter polemico. En efecto, el hecho de aparecer tambien como anonimo, igual que el escrito segundo al que glosa, le permitia hacer uso de los mismos recursos retoricos, pero estando en superioridad de condiciones en cuanto a informacion, como hemos ido viendo. Las referencias a hechos y circunstancias de los primeros momentos del reinado de Felipe V, y mas concretamente los acaecidos en Roma, Napoles o Sicilia entre 1701 y 1703, son su mejor aportacion a la polemica.

Vamos a ver algunos ejemplos transcribiendo textualmente parte del escrito anonimo y mencionando la respuesta de Uceda:
   [...] sabe que tengo alguna experiencia de las Cortes de el senor
   Carlos II (que esta en el cielo), del senor CARLOS III y de el
   serenissimo senor Duque de Anjou (que Dios guarde), donde en labor
   de algunos anos y comunicacion con ministros, senores, cavalleros y
   cortesanos, pudo cultivarse mi rudo talante, de modo que quasi es
   capaz de algun comprehensivo conocimiento, dire a V. S. lo que se
   me ofrece en este assumpto, debiendo entender V. S. que voy a
   alumbrar con la verdad a los ciegos con la mentira, pero no a
   probar la justicia de el dominio del Rey, porque esto es como
   assumpto de fee politica que ni es capaz de disputarse ni puede
   dexar de creerse. Y para que V. S. conozca la naturaleza de el
   papel que me embia, sera bien que entenda qual sea su author.


A esta propuesta, Uceda responde con la argumentacion legal sobre el mejor derecho de Felipe a la Corona que ya hemos comentado, pero habla despues de las ventajas politicas de la amistad con Francia, entre las cuales una de las mas claras era la de evitarse un enemigo comercial, para lo cual menciona la utilidad de la escala franca de Mesina, un privilegio de ese puerto logrado por el mismo durante su virreinato en Sicilia (44). Asimismo, cuando quiere demostrar la prudencia politica de Carlos II al buscar el consejo de Inocencio XII, menciona que el Papa quiso oir el parecer de los cardenales Espada, Albano y San Cesareo, datos conocidos solo por el, a quien competio esta importante gestion diplomatica en el ano 1700, siendo ya embajador en Roma (45).

La critica que el autor anonimo hace a la persona del Marques de Mancera sirve a Uceda para sacar a relucir las diferencias entre la conducta de un subdito fiel a su rey, como el anciano Marques de Mancera, y uno de los napolitanos que cambio de partido:
   Es el Marques de Mancera veneciano (46), no es mio este concepto
   (que tuvo mas soberano origen) de el senor Carlos II. Fue cuando,
   habiendo mandado que consultasse el Consejo de Estado sobre un
   gravissimo negocio, y subiendo los villetes de ese Tribunal, al
   abrir el secretario el de Mancera, dixo el Rey: "no le abrais
   porque esse voto sera veneciano". Teniendo presente aquel altissimo
   juizio de Carlos que el genio de este ministro siempre se cino a
   una ciencia media, con que careaba el semblante a un extremo sin
   bolver la espalda al otro. Y entendida esta naturaleza politica,
   podra V. S. conocer cuanto le quedara que dezir al ministro libre y
   parcial de la razon, si el neutral y contemplativo, dize tanto.


La defensa de Uceda en este caso es tambien un ataque a uno de los promotores del escrito: el Duque de Monteleon. Para ello compara la distinta actitud entre el Marques de Mancera,"cuando no tenia [Carlos II ministro que mas pruebas hubiese dado de su incapacidad a la lisonja" (47) a quien fue encomendada la tarea de acompanar a la Reina Madre a Toledo, con quien permanecio incluso durante el tiempo en que esta perdio el juicio debido a su vejez, hasta dejar su cadaver en el monasterio de El Escorial. Por el contrario, al Duque de Monteleon le fue encargado acompanar a dona Mariana de Neoburgo tambien a Toledo, tras la muerte de Carlos II, pero con el pretexto de tener que asistir a Felipe V en la Jornada de Napoles en 1702, se quedo en esta ciudad renovando la memoria de Catilina.

8. EL ESTILO BARROCO: ALARDE DE INGENIO

Para terminar, haremos referencia al estilo dentro del genero literario al que pertenece el escrito de Uceda. Aunque ya hemos venido hablando de la publicistica para encuadrar su contenido politico vamos a dar unos rasgos generales extraidos de la obra de Perez Picazo sobre este genero narrativo anadiendo las peculiaridades de este opusculo, fuera ya del discurso historico que ha sido analizado.

En primer lugar, Uceda utiliza el recurso del anonimato para disfrazarse de supremo conocedor de la realidad europea, hablando en nombre de la Verdad:
   hablare con la historia, de cuio cuerpo soi alma: i en lo que
   faltare (que sera de estos ultimos anos) con la expezificazion
   notoria de los subcesos en los cuales cada uno con su propia
   experiencia sera coronista.


Con este procedimiento se situa en una posicion de superioridad en la polemica, entrando y saliendo de la voz de la Verdad cuando quiere hacer uso de los datos juridicos o historicos, que conoce por su posicion, o dando su opinion personal. Asi, el discurso parece estar escrito por varios autores pues mientras maneja con rigor algunos datos, abandona este rigor para comentar ironicamente las frases del escrito que glosa, dando un tono tan distinto a la argumentacion que es facil perder el hilo del razonamiento. Asi describe, por ejemplo, el episodio de la caida de Napoles:
   Todo era aplausos, y todos se congratulaban de que habia llegado el
   dia que empezaba a senalar la eternidad de sus felizidades: pero no
   pasaron cinco en que advirtieron que los sacrifizios ofrezidos a la
   ara de Volupia se debian enderezar con mestas deprecaziones al
   simulacro de Angerona, colocado sobre ella: una, diosa del placer;
   otra, del pesar, misterio con que la gentilidad moralizo quan
   conjuntas andaban las fortunas a las desgracias (48).


A esta forma de redaccion, tan propia del barroco, denomina un contemporaneo (49) "hacer alarde de ingenio", pues el lector parece temer que el narrador se guarde siempre una carta en la manga, que, con la introduccion de referencias mitologicas, biblicas o literarias, esconda una informacion para algunos y no para otros. La preocupacion por el estilo se manifiesta en multitud de complicadas metaforas y expresiones peculiares (50), propias de un residual culteranismo a principios del siglo XVIII espanol.

Estas sutilezas estilisticas pueden tener la finalidad educativa de provocar en el lector un interes por resolver el oculto sentido que encierran, despertando su agudeza. Como en la cita que acabamos de transcribir, el retorcimiento de la expresion se mezcla con el recurso a comparaciones e imagenes dificiles de entender en una lectura somera. Cuadra a la perfeccion el resumen que sobre este genero hace Perez Picazo:
   [...] el estilo y la redaccion de la Publicistica de la Guerra de
   Sucesion se caracteriza por el dinamismo y el retorcimiento
   conceptual y metaforico. Posee una gran movilidad en la accion y en
   los personajes; un equilibrio inestable analogo a las formas
   abiertas e inacabadas del arte coetaneo; un contraste entre las
   personas y los hechos que en la forma exterior coincide con las
   antitesis y paradojas, y que tiene por equivalente el claroscuro de
   la pintura. Ademas presenta fuerte tendencia a la hiperbole, a lo
   desmesurado y a la abundancia del elemento decorativo, con
   metaforas mas o menos brillantes (51).


Asi, el espiritu barroco asoma tanto en la narracion de los hechos como en los mecanismos linguisticos de que se sirve para dar brillo y enfasis a la expresion. Como en otras manifestaciones artisticas del momento, es frecuente el recurso a la mitologia y a expresiones teatrales:
   Que novedad (como no esperada) causara en el tiempo presente verme
   aparecer en el Teatro de Europa como soi, cuando no he sido
   conocida si no es en la forma en que se me ha representado,
   mascarandose de mi aspecto la Mentira para introducirse a la
   creencia universal (52).


La personificacion de la Verdad y la Mentira en su lucha por aparecer publicamente introduce el elemento polemico de la defensa a Felipe V, pero pronto abandona el autor la prosopopeya para utilizar la glosa directa al escrito que pretende responder. Solo al final recupera la voz de la Verdad personificada para dar a conocer al autor anonimo, y al glosar el anteultimo capitulo dice:
   Al llegar aqui volvi la cara, y me observe acechada de la
   curiosidad [...] yzela diferentes interrogaciones, siendo la
   una si acaso sabia que el papel a que respondo se ubiese
   impreso alli [en Napoles], y quien fuera su fabricador; a
   que me satisfizo con que nadie podia informarme con mas
   acierto que ella, ... (53).


En cuanto a los recursos linguisticos, tambien destaca la complejidad de las construcciones gramaticales, como se puede ver en las mismas citas que hemos traido. La manera de utilizar los pronombres relativos ofrece una dificultad constante al lector, quien tiene que volver sobre lo leido una y otra vez para averiguar cual es el regimen gramatical. Asi, por ejemplo, resulta dificil la identificacion de las personas a quienes cita meramente por el titulo.

Entre las caracteristicas del lenguaje barroco destaca en este escrito la abundancia de cultismos y de italianismos, que delatan claramente al autor residente en Italia desde 1687. Citaremos algunos ejemplos en los que se mezclan ambos conceptos. Entre las palabras evolucionadas del latin elige unas veces las mas cultas, otras las italianas: "pigrizia" por "pereza", "consueta" por "acostumbrada", "acrimonia" por "aspereza", "onusto" (54) por "oneroso", "farragine" por "farrago", "aurifodina" por "tesoro", "opugnantes" por "adversarios", "efugio" por "fuga", "acquistados" por "adquiridos", "adito" por "anadido", "contemptibles" por "despreciables", etc.

Un rasgo comun que une los tres escritos del impreso es la exageracion. Las numerosas hiperboles que aparecen en la representacion de Mancera son aumentadas por el primer glosador y luego por Uceda, de forma que los hechos y comentarios adquieren una gran desmesura. Asi, mientras el Marques de Mancera dice:

Desde el noble al pleveio todos lloran, y a nadie se le puede negar la justicia de su razon (55).

Responde el glosador anonimo con las razones de ese llanto, dandoles una primera vuelta con su interpretacion austracista:
   [...] llora el Grande que se gloria de que mantiene la fee que
   juro, [...], llora el prelado y logra una sin igual honra trocando
   el cayado por el baston, [...] llora el cavallero y que bien llora,
   respondeme Nobleza desalumbrada que han desfrutado tus vanas
   esperancas en el dominio frances ...


Y por ultimo, la glosa de Uceda lleva ese metaforico llanto a sus ultimas consecuencias:
   Todos lloran, desde el noble al pleveyo, es verdad, pero los que
   lloran son los dominios que poseio y posee el Archiduque porque
   renunciar al vasallaje que juraron les a hecho ojepto de la ira
   divina [...] (56).


9. LAS REFERENCIAS BIBLIOGRAFICAS DE UN BIBLIOFILO

La elaboracion del escrito de respuesta se realizo con la apoyatura de un fondo bibliografico muy claro. Destaca la continua referencia a la historia de Espana y no falta la alusion a multitud de fuentes documentales, librarias (57) y tambien de cultura y sabiduria popular.

Entre las referencias historicas, la mayoria estan sacadas del libro de fray Prudencio de Sandoval sobre Carlos V que le sirve de cita segura para confirmar algunas comparaciones con otros gobiernos extranjeros en Espana (58). En doce ocasiones cita a este autor, no solo cuando quiere mostrar alguna semejanza con los tiempos en que Espana era gobernada por un monarca nacido fuera de sus fronteras, sino tambien para dar soporte a la buena opinion que se tenia en tiempos de Carlos V sobre la ayuda proveniente de Francia (59). Del libro del padre Juan de Mariana sobre la historia de Espana (60) extrae asimismo un largo parrafo que refiere la amistad entre Francia y Espana desde la epoca de San Luis (61), o la comparacion de la traicion de don Opas en tiempo de los visigodos con la de Pinatelo en el Napoles de 1707 (62). Sobre ambos libros parece tener un conocimiento exhaustivo, ya que de ellos extrae citas textuales en varios momentos de su argumentacion, lo que nos hace pensar que Uceda tendria ejemplares de estas obras en su biblioteca de Roma, ademas de los conservados en su palacio de Madrid. Cita tambien al historiador Herodoto para enfatizar la glosa del llanto de los castellanos por el gobierno frances, rememorando las lagrimas de Jerjes en las campanas de Abido ante la contemplacion de la grandeza de la armada persa junto con reflexiones sobre la brevedad de la vida (63). Mas adelante cita a Horacio en referencia a lo que llama obras "lagrimosas", glosando al anonimo que se lamenta que "todos lloran" en Espana (64).

Son abundantes tambien las referencias literarias, aunque no acude a autores contemporaneos en ningun momento, sino mas bien a escritores de la Antiguedad cristiana como Tertuliano o san Jeronimo. De este autor es la cita que retrata de forma palmaria la firmeza de las decisiones de Felipe V:
   Solo la piedad del rey pudo restringir el castigo a lo que era
   preciso para asegurar sin otras contingencias la soberania [se
   refiere a la supresion de los fueros de Aragon y a la destruccion
   de ciudadelas], que solum pietatis genus est in hac re, esse
   crudelem (65).


En la misma linea de justificacion politica cita a Tertuliano (66) (Veritati nemo praescribere potest, non spatium temporum, non patrocinia personarum, non privilegium regionum).

El unico autor contemporaneo al que acude, y que no es exactamente un literato, es un estudioso conocedor de la moderna ciencia de las relaciones internacionales llamado Wicquefort (67), cuyas obras no figuran en el catalogo que hemos estudiado, aunque es logico pensar que formarian parte de sus libros de trabajo. Cita a Wicquefort como autoridad, quien aconseja elegir como representante de una "embajada de negocio" (en contraste con embajadas de obediencia, de matrimonio y otras funciones similares), a la persona que estuviere dotada de mayor habilidad, aunque no formara parte de la aristocracia, como Amelot, embajador de Francia en Madrid (68).

Las referencias biblicas responden al trasfondo espiritual del barroco, el cual esta bien reflejado tanto en el contenido como en la forma del discurso, desde el subtitulo de la obra ("quia corruit in platea veritas" Isaiae cap.59, vers. 14), hasta la respuesta sobre la vision que el autor del anonimo austracista tiene del final de la Guerra: "quedara la Francia con honores de verdugo de la justicia divina".
   Condemnabit os tuum & non ego, & labia tua respondebunt tibi, Job,
   cap. 15, vers. 6.


Biblica es tambien la ultima frase de la obra: Omnia mihi licet, sed non omnia expediunt (I Cor. 6, 12), que Uceda utiliza con doble sentido (69).

Las referencias mitologicas son de otro tipo. Son las mas frecuentes, pero no son citas literarias concretas sino culturales, ya que, al contrario de las anteriores, las referencias no son exactas. Se trata mas bien de metaforas un tanto forzadas que presuponen unos conocimientos de cultura clasica en el lector. Asi, habla de los "furores de Baco" y los "incentivos de Venus" para hablar de los motivos de las conductas de los soldados. Habla del "consentimiento que obtuvo la cola de la Hydra lernea" para referirse al permiso necesario de la autoridad eclesiastica para llevar a la imprenta el libelo austracista. Cuando se refiere a la ciudad de Napoles habla de la "segunda Parthenope (70)", haciendo un rodeo para no declarar el nombre del lugar donde se hizo la impresion.

La posesion de una vasta biblioteca quiza se pone de manifiesto cuando hace citas cientificas. Asi, cita a Hipocrates metaforica y exageradamente cuando dice que:
   [...] siendo la Casa del Duque de Monteleon el vazo que se alimenta
   de las ezes de la sangre [...] (71).


y lo mismo ocurre con las filosoficas, por ejemplo; cuando trae a colacion la conocida definicion de verdad como "adaecuatio rei ad intellectum" sacado del libro tercero de la Methaphysica de Aristoteles (segun cita el mismo autor) con la finalidad de presentarse como unico conocedor de la realidad europea.

Abundantes son tambien las referencias juridicas: de Justiniano extrae la sabida nocion de justicia (Iustitia est constans & perpetua voluntas ius suum unicuique tribuens), pero no siempre se queda en terminos tan generales, ya que a la hora de demostrar el mejor derecho a la sucesion de Felipe de Anjou acude a los documentos que acreditan tal derecho y de ellos extrae las clausulas que necesita para apoyar su tesis, como el testamento de Carlos II o las capitulaciones matrimoniales de las hermanas de Felipe IV, o a las leyes y tratados que definen la linea sucesoria de la monarquia espanola (72).

Igualmente interesantes son las referencias populares, como la cancioncilla extraida de la obra de Sandoval que acude a su pluma para defender a Felipe V de la acusacion de devaluar la moneda:
   Doblon de a dos norabuena estedes pues con vos no encontro Xebres
   (73)


Utiliza tambien dichos populares, tanto italianos como espanoles, que aligeran el texto y lo acercan al publico: "echar la segur sobre los papaveres que sobresalen (74)", para referirse a la politica del Archiduque de no permitir que destaque ningun noble; "el que mereze de un usaro una cortesia de matachin presume de potentado (75)", para destacar los cambios de categoria entre la nobleza tras la conquista de Napoles por el Archiduque, o la ya mencionada sentencia en italiano: "s'ama il tradimento, ma non il traditore (76)".

Margarita MARTIN VELASCO

Centro Universitario Villanueva (Madrid)

Recibido: 18-11-2007

Aceptado: 17-6-2008

(1) BN mss/12949.

(2) La obra mas reciente que recoge el estado de la cuestion es la que reune bajo el titulo La Real Biblioteca publica 1711-1760 de Felipe V a Fernando VI los trabajos de Maria Victoria LOPEZ-CORDON, La instauracion de una dinastia: propaganda, poder y familia en epoca de los primeros Borbones, Fernando BOUZA, "Sin armas de noticias. Medios de cultura escrita, publico y poder monarquico a comienzos del siglo XVIII", publicada por la Biblioteca Nacional de Madrid en 2004. A esta obra habria que anadir como bibliografia los trabajos de EGIDO, T., "La otra prensa del Antiguo Regimen y la oposicion al poder", en Del Periodico a la Sociedad de Informacion, vol. I, Madrid : Sociedad Estatal Espana Nuevo Milenio, 2002, pags. 93-110; ALABRUS, R. M., "El eco de la batalla de Almansa en la publicistica", Revista de historia moderna: Anales de la Universidad de Alicante, 25 (2007), pags.113-128; BORREGUERO, C., "Imagen y propaganda de guerra en el conflicto sucesorio (1700-1713)", Manuscrits, 21 (2003), pags. 95-132; GARCIA-BADELL, L. M., Felipe V, "la Nobleza Espanola y el Consejo de Castilla. La Explicacion juridica e historica de la consulta que hizo el Real Consejo de Castilla, atribuida a Macanaz", Cuadernos de Historia del Derecho, 12 (2005), pags. 125-149.

(3) La Verdad por si ..., pag. 1.

(4) Representacion: Suplica o proposicion motivada que se hace a los Principes y superiores. Voz tomada del Diccionario de Autoridades en su edicion de 1737.

(5) Al utilizar el autor anonimo la terminologia austracista varia algunas expresiones: al rey Felipe V denomina Serenisimo Duque de Anjou, mientras llama rey de Espana al Archiduque Carlos. Al mismo tiempo que el Marques de Mancera llama Rebelion de Napoles a la perdida del Reino, el autor anonimo se refiere a este acontecimiento como "justa declaracion de Napoles". Cfr. La Verdad por si ..., pag. 3.

(6) La Verdad por si ..., pag. 2.

(7) Una relacion pormenorizada de los hechos se puede encontrar en VOLTES BOU, Pedro, "Aportaciones a la Historia de Cerdena y Napoles durante el dominio del Archiduque don Carlos de Austria", en Estudios de Historia Moderna, Barcelona: CSIC, 1951, pags.87-107.

(8) VOLTES, "Aportaciones.", pag. 32. El libro de Nicolas Caravita (1647-1717) lleva el titulo Nullum jus Romani Pontificis in regno neapolitano.

(9) En tres ocasiones menciona a este impresor, y eso nos hace pensar en dos realidades: por un lado, en la conocida bibliofilia de Uceda manifestada en su actividad patrocinadora de libros, y a quien la tarea editorial no pasaba inadvertida, y por otro lado, en el conocimiento que Uceda tenia de la publicistica del sur de la peninsula italiana.

(10) Vid. La Verdad por si ..., pag. 82.

(11) El episodio de la entrada de la falsa hacanea en el palacio pontificio en la primavera de 1701 esta relatado en Voltes Bou, Pedro, Aportaciones a la Historia de Cerdena y Napoles., pag. 79, y en Ochoa Brun, Miguel Angel, Embajadas rivales: la presencia diplomatica de Espana en Italia durante la Guerra de Sucesion. Discurso leido el dia 15 de diciembre de 2002 en el acto de su recepcion publica, pag. 25.

(12) UBILLA Y MEDINA, Antonio de, Succession de el Rey D. Phelipe V nuestro senor en la corona de Espana, diario de sus viages desde Versalles a Madrid: el que executo para su feliz casamiento, jornada a Napoles, a Milan y a su exercito, sucessos de la campana y su buelta a Madrid, Madrid: por Juan Garcia Infanzon, 1704.

(13) Vid. ROMANOS RODRIGUEZ, Armando, "Napoles entre filoaustriacos y filofranceses", en Actas de las X Jornadas Nacionales de Historia Militar: La Guerra de Sucesion en Espana y America, Sevilla: 13-17 de noviembre de 2000, pags. 263-275.

(14) Bacallar atribuye a este hecho el comienzo de la traicion tanto del Duque de Medinaceli como del de Uceda. Op. cit., pag. 35.

(15) Sobre la relacion entre Uceda y el Reino de Napoles hay abundante documentacion en el AGS, seccion Gracia y Justicia. Para esta introduccion a su escrito nos parecen suficientes los documentos citados.

(16) El Duque de Moles era el embajador por parte del Emperador ante la corte del Archiduque en Barcelona. Tanto el contenido como el tono del escrito hacen dudosa esta atribucion.

(17) El Marques de Erendazu, Juan Antonio Romeo era encargado de los asuntos de Italia en el Consejo de Estado de la corte de Barcelona. Tampoco es muy probable esta atribucion, por demasiado simple.

(18) AHN, Estado, legajo 2989, expediente 81.

(19) Valga un ejemplo "[...] me hayo en el mayor regozijo por las noticias traidas por un extraordinario en las que se avisa la gran victoria que el Rey ha tenido sobre sus enemigos, tanto mas celebrada cuanto me hallaba en la mayor consternacion por haber precedido el arribo de Milord Milton y el Marques D'Este, refiriendolo tan a su favor que suponian al Rey.", Carta del Duque de Uceda a don Felix de la Cruz fechada en Genova el 3 de enero de 1711, AHN, Estado, legajo 2989.

(20) AHN, Estado, libro 1009 d, pag. 208.

(21) Vid. CASTRO MARTOS, Maria Pilar, "La Guerra de Sucesion (1701-1714): fuentes para su estudio en la seccion de Estado del Archivo Historico Nacional", en Actas de las X Jornadas Nacionales de Historia Militar, pags. 1077-1084.

(22) FRBNP31509150.

(23) Se refiere al Duque y la Duquesa de Monteleon y al Cardenal Grimani, cuya licencia era necesaria para la impresion.

(24) pag. 82.

(25) Hipocrates, De Structura hominis, (libro registrado en la biblioteca de Uceda con el numero 72), textualmente dice " Que siendo la casa del Duque de Monteleon el vazo que se alimenta de las ezes de la sangre de aquel cuerpo, fue natural la atraccion a ella del mas putrido humor".

(26) Menciona Uceda al impresor Parrino por segunda y tercera vez, con la idea de defender la fama del estampador. Vid. pags. 84 y 86.

(27) Cuenta Bacallar que don Jose Capece fue uno de los nobles napolitanos que traiciono a Felipe V y se suicido en 1702. Uceda menciona aqui que sobre su tumba habia un epigrama que decia: Capycius quando unquam fuit hic tumulatus Ioseph Quando habet in coelis & super astra locum?

A su juicio se trataba de un lema "impio, escandaloso y anathematizado" (Jose Capece, que en su dia fue enterrado aqui ?tendra en algun momento un lugar en los cielos, sobre las estrellas?).

(28) La Verdad por si ..., pag. 86.

(29) La Verdad por si ..., pag. 2.

(30) Op. cit., pag. 35.

(31) [ILUSTRACION OMITIR]

(32) Uceda parece conocer muy bien la situacion portuaria de Mesina y los privilegios de sus puertos francos para el comercio europeo, no olvidemos que fue Virrey de Sicilia entre 1686 y 1694. Cfr. AHN, Nobleza, seccion Frias, caja 74, doc. 71: Instrucciones de Juan Francisco Pacheco Gomez de Sandoval, duque de Uceda, para establecer la jurisdiccion entre el Consulado del mar y el Juez Privativo que ha nombrado el Rey con motivo de la introduccion en Mesina de la escala y puerto franco. 1969, enero, 1.

(33) Fue el Duque de Uceda el encargado de esta alta mision diplomatica. Quiza por ello conoce el autor de las glosas que el Pontifice pidio asesoramiento a los cardenales Espada, Albano y San Cesareo.

(34) En este punto el autor de la glosa menciona a San Jeronimo: solum pietatis genus est in hac re, esse crudelem, en este asunto, la unica clase de piedad posible es la crueldad. En la biblioteca de Uceda encontramos las Epistolas de San Jeronimo en dos ejemplares registrados con los numeros 15 y 1262. La frase pertenece a la Epistola a Heliodoro.

(35) Uceda corrige la expresion del anonimo con una frase de la Sagrada Escritura: "sera temporal el azote de la mano de Dios", pero en sentido contrario: condemnabit os tuum & non ego, & labia tua respondebunt tibi (Job, 15, 6).

(36) Op. cit. pag. 66. Uceda pone en boca de un misterioso oraculo las razones por las cuales los tudescos no han dado un cargo mejor a dos nobles napolitanos: el Duque de Monteleon y el de Montesarcho. Las razones son, una politica y otra prudencial. La primera "ser menester echar la segur a los papaveres que sobresalen"; la segunda, el proverbio italiano mencionado.

(37) La Verdad por si ..., pag. 33.

(38) Ibid., pag. 34.

(39) Los dos antecedentes personales mas invocados en la propaganda politica eran Fernando el Catolico, por parte de los proborbonicos, y Carlos V, por parte de los austracistas. Ambos monarcas representaban tiempos de gloria.

(40) El Marques de Mancera, como presidente del Consejo de Italia, aunque llora por la perdida del comercio, sabe que en los territorios conquistados por el Archiduque se impone el more othomanico.

(41) La Verdad por si ..., pag. 27.

(42) Ibid., pag. 49 (al margen).

(43) Ibid., pag. 50.

(44) La Verdad por si ..., pag. 15.

(45) Ibid., pag.17.

(46) En realidad, el adjetivo "veneciano" que Carlos II utiliza en el sentido de "insincero", tiene como origen el hecho de que Mancera fue embajador en la Republica de Venecia, y el voto a que se refiere el autor anonimo puede ser la opinion antifrancesa que ya aquel manifesto cuando Carlos II aclaraba su intencion de nombrar sucesor: Cfr. AHN, Estado, leg. 2761

(47) La Verdad por si ..., pag. 20.

(48) La Verdad por si ..., pag. 60.

(49) Me refiero a Ronquillo, quien al preguntarse por el autor del libelo austracista se plantea que puede ser el mismo que el de su defensa. Cfr. AHN, Estado, leg. 1989.

(50) Vid. PEREZ PICAZO, M* Teresa, op. cit., pag. 289.

(51) Ibid., pag. 291.

(52) La Verdad por si ..., pag. 1.

(53) Ibid., pag. 82.

(54) El Diccionario de Autoridades de 1737 recoge la voz "onusto", tal como cargado, pesado, y anade "ya sin uso alguno".

(55) La Verdad por si ..., pag. 44.

(56) La Verdad por si ..., pag. 44.

(57) Por lo general, sus citas son correctas.

(58) SANDOVAL, Prudencio, Vida y hechos del emperador Carlos V, en Pamplona, 1614.

(59) Ibid. 2 parte, cap. 27, fol. 387, segun la cita de Uceda.

(60) MARIANA, Juan de, Historia General de Espana hasta la muerte del Rey D. Fernando 1516, Toledo: 1601.

(61) Ibid. Libro 13, cap. 8, fol. 511, segun la cita de Uceda.

(62) Ibid. Cap. 22, fol. 242, segun la cita de Uceda.

(63) Herodoto, Historia, libro 7.

(64) La Verdad por si ..., pag. 57.

(65) Vease nota 34.

(66) Al contrario que en los demas casos, no se indica la procedencia exacta de esta frase (De Inst. fem. christ. I, VIII). Uceda se limita a un generico "segun Tertuliano.". Vid. La Verdad por si ..., pag. 34.

(67) Abraham de Wicquefort (1598?-1682). Datos tomados de la BNP.

(68) La Verdad por si ..., pag. 45.

(69) Ibid., pag. 84.

(70) Ibid., pag. 85.

(71) Ibid., pag. 83.

(72) Ibid., pags. 9 a 19.

(73) SANDOVAL, op. cit., part. 2, fol. 127.

(74) La Verdad por si ..., pag. 66.

(75) Ibid., pag. 59.

(76) Ibid., pag. 66.
COPYRIGHT 2008 Universidad Complutense de Madrid
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2008 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Martin Velasco, Margarita
Publication:Documentacion de las Ciencias de la Informacion
Date:Jan 1, 2008
Words:12328
Previous Article:El mercado del ebook en Espana: un analisis economico.
Next Article:Propuesta metodologica para un estudio de usuarios de documentacion filosofico-juridica.
Topics:

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2019 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters