Printer Friendly

La distincion teorico/observacional: ?favorece o perjudica al realismo cientifico?

RESUMEN: Laudan denuncia una paradoja que recae sobre el realista cientifico. Por un lado, necesita la distincion teorico/observacional para definir su posicion pero, por otro, la disolucion de la distincion favorece su argumentacion. En este articulo me propongo mostrar que si dentro de la distincion teorico/observacional se identifican dos dicotomias diferentes --una entre entidades observables y no observables y otra entre terminos teoricos y no teoricos--, la paradoja se disuelve, pues para la caracterizacion del realismo hace falta la distincion entre terminos teoricos y no teoricos, pero para su argumentacion es conveniente la "disolucion" de la distincion entre entidades observables y no observables.

PALABRAS CLAVE: paradoja, antirrealismo, Laudan, Harre

SUMMARY: According to Laudan, the scientific realist faces a paradox. On the one hand the realist needs the observational/theoretical distinction in order to define his own position but, on the other, the dissolution of the distinction is favourable for his argumentation. My purpose here is to show that if two different dichotomies are distinguished within the observational/theoretical distinction (one between theoretical and non-theoretical terms and the other between observable and non-observable entities) the paradox dissolves, since we need the first distinction for the characterization of the realism, but for its argumentation the "dissolution" of the second one is enough.

KEY WORDS: paradox, anti-realism, Laudan, Harre

Fundamentalmente, el realista sostiene que el exito puede ser utilizado como una prueba de la verdad de las teorias, puesto que podemos observar directamente el exito de una teoria, mas no su verdad.

Lewis 1991, p. 375 *

1. Introduccion

Muchos realistas han intentado defender el realismo argumentando a favor de que se disuelva la distincion teorico/observacional ya que, de esa manera, la posicion instrumentalista ni siquiera podria formularse. Larry Laudan observa que dicha estrategia "se aproxima a lo paradojico", pues tambien un realismo de entidades teoricas necesita la distincion para poder ser caracterizado. En el presente trabajo analizare la paradoja y la utilizare como excusa para plantear la influencia en la formulacion y defensa del realismo, que implica una presentacion mas clara de la distincion teorico/observacional. Para ello procedere a examinarla en tres partes. En la primera presentare con cierto detalle la paradoja de Laudan; en la segunda propondre distinguir, dentro de la distincion teorico/observacional, dos dicotomias diferentes y mostrare como, con esa distincion en mente, la paradoja se disuelve y la posicion realista puede caracterizarse con mayor precision; y por ultimo, en la tercera senalare las ventajas que dicha distincion comporta para la posicion realista.

2. La paradoja de Laudan

Es por todos conocida la gran dificultad que supone encontrar un factor comun en lo que los realistas cientificos afirman; sin embargo, no parece tan complicado lograr algun acuerdo respecto de aquello acerca de lo cual lo afirman. (1) En general podriamos decir que el realista suele atribuir cierta propiedad epistemica (o metafisica) E a la parte teorica de la ciencia o a la teorica y observacional, (2) pero no exclusivamente a la observacional. (3) Esta propiedad puede ser la verdad o verdad aproximada, la referencia, la existencia, (4) la independencia de la mente, etc. Quien la predicara exclusivamente de la parte observacional o afirmara que no hay razones para predicarla de la parte teorica sena considerado, sin duda, un antirrealista; tal es el caso de van Fraassen y Laudan. De aqui se sigue que para una adecuada caracterizacion del realismo hace falta la distincion teorico / observacional.

Sin embargo, entre los criticos de la distincion se encuentran no pocos realistas. En efecto, muchos de ellos han celebrado la disolucion de la distincion como una contribucion importante para la defensa de su realismo. El caso paradigmatico es el famoso articulo de Maxwell (1962), en el cual intenta refutar al instrumentalismo. El instrumentalista sostiene que solo puede hablarse de existencia en sentido estricto respecto de los referentes de los terminos observacionales, pero que los terminos teoricos deben ser considerados solo utiles ficciones. Esta posicion supone, por lo tanto, la clara distincion entre terminos teoricos y observacionales. La estrategia de Maxwell consiste en mostrar que no es posible trazar una distincion clara y precisa entre lo observable y lo no observable, ya que solo se trata de una cuestion de grados. Para ello muestra una serie continua en las observaciones que va desde observar en el vacio hasta mirar a traves de un poderoso microscopio. Un ano antes, Rom Harre habia introducido una propuesta de continuidad observacional muy parecida. (5) Maxwell concluye que, puesto que la distincion teorico/observacional esta en funcion de nuestras capacidades fisiologicas, del estado de nuestro conocimiento y de los instrumentos con los que en ese momento contamos, no puede tener ningun significado ontologico (Maxwell 1962, p. 15). No cabe duda, entonces, de que --al menos en su discusion con el instrumentalismo-- al realismo le es muy conveniente la disolucion de la distincion teorico/observacional.

Ahora bien, si el realista necesita la distincion para formular su posicion pero, a la vez, a el le conviene su disolucion para defender su posicion, la situacion --como dice Laudan-- se aproxima a lo paradojico. Veamoslo en las palabras del mismo Laudan:
   La mayor parte de los realistas (v.g., Maxwell, Sellars, Popper y
   Putnam) sostiene que el colapso de la dicotomia teoria/observacion
   mina al instrumentalismo y facilita el camino para el realismo sobre
   las entidades teoricas. Debe observarse que esta manera de
   establecer las cosas se aproxima a lo paradojico, puesto que un
   realismo "sobre las entidades teoricas" pareceria presuponer la
   misma distincion de cuyo colapso se felicita. (Laudan 1990, p. 25)


En efecto, a menos que se utilice la salida wittgensteiniana que consiste en que el realista retira la escalera de la distincion teorico/observacional una vez que ha subido y antes de que el instrumentalista intente poner un pie sobre ella, la paradoja parece incontestable.

3. La distincion de las distinciones

Sin embargo, el grado de compromiso que un realista y un instrumentalista tienen con la distincion es muy distinto. El realista, como he dicho --enseguida profundizare en esta idea--, predica la misma propiedad E tanto de los observables como de los teoricos, mientras que el instrumentalista la predica solo de los observables. Asi, su compromiso con la distincion es mayor, ya que sin ella no podria definir su posicion. (6) Pero, si bien es cierto que el realista cientifico predica la propiedad E principalmente de la parte teorica, no es que lo haga exclusivamente, por lo que su posicion seria en principio reformulable sin necesidad de la distincion. De todas maneras, no es fundamental resolver esta cuestion porque, como se vera, la distincion --entendida como a continuacion detallare-- puede trazarse y, ademas, tanto el realismo como el antirrealismo son realmente interesantes en la medida en que hablan de los teoricos, por lo que la distincion sigue siendo conveniente.

3.1. La distincion de las distinciones

Yehoshua Bar-Hillel (1970) sostuvo, al igual que Maxwell, que la distincion entre terminos teoricos y observacionales no debe trazarse, aunque la razon en la que se fundamenta es muy distinta de la de Maxwell.

Bar-Hillel afirma que la distincion teorico/observacional es el resultado de confundir dos dicotomias que, si bien en algun sentido estan relacionadas, son claramente diferentes: la dicotomia entre observable e inobservable y la dicotomia entre teorico y no teorico. La segunda divide entre aquellos terminos que tienen significado solo dentro del marco de una determinada teoria (terminos teoricos) y aquellos cuyo significado puede conocerse independientemente de la teoria (terminos no teoricos). (7)

En Bar-Hillel todavia no hay un criterio de teoricidad muy elaborado, pero --como el mismo sugiere-- no es caritativo exigirle un criterio a esa altura. (8) Intuitivamente, si bien existen varias maneras en las que un termino puede pertenecer a una teoria, podriamos decir que un termino pertenece esencialmente si no tiene sentido fuera de la teoria o, con un poco mas de precision, si la extension del termino no puede determinarse a menos que las leyes fundamentales de la teoria --y quiza algunas de las leyes especiales tambien-- se presupongan como verdaderas. Asi, no tendria sentido hablar de genes fuera de la teoria genetica, ni de moleculas fuera de la molecular, ni de atomos, fuerza, masa, campo, electron, agujero negro, microbios, bacterias, virus, fuera de cada una de las teorias que los proponen. Esta es la intuicion que esta detras de la distincion entre terminos T-teoricos y T-no teoricos que la concepcion estructuralista ha propuesto, elaborado y explotado. (9)

Van Fraassen (1980), por su parte, ha hecho una distincion parecida cuando afirma que:
   Los terminos o los conceptos son teoricos (introducidos o adaptados
   para los propositos de la construccion de teorias); los entes son
   observables o inobservables. Esto puede parecer un detalle pequeno,
   pero separa la discusion en dos preguntas: ?Podemos dividir nuestro
   lenguaje en una parte teorica y una no teorica? Y, por otro lado,
   ?podemos clasificar objetos y eventos en observables e
   inobservables? (Van Fraassen 1980, p. 30)


Tomando el criterio de teoricidad estructuralista, podemos responder positivamente a la primera de las preguntas de van Fraassen: podemos distinguir los terminos teoricos de los no teoricos. Pero, teniendo en cuenta el articulo de Maxwell, pareceria que la respuesta a la segunda pregunta --sobre la distincion observable/inobservable--debe ser negativa. Pero solo pareceria. En efecto, lo que Maxwell y Harre demuestran no es que no puede distinguirse entre observable e inobservable, sino que (a) los miembros a un lado de la division pueden pasar con el tiempo a la otra y (b) no es posible trazar una distincion clara entre lo observable a simple vista y lo observable de manera indirecta. Pero ellos no prueban --ni pretenden hacerlo--que todo sea de hecho observable (aunque no observado) y que, por lo tanto, la distincion se disuelva. (10)

Ahora bien, si ambas distinciones pueden sostenerse y, ademas, tienen criterios distintos, es posible que se produzcan dos combinaciones que, para los objetivos de este trabajo, son sumamente interesantes: terminos teoricos de entidades observables y terminos teoricos de entidades inobservables. En efecto, un termino puede ser esencial a una teoria, pero la entidad a la que refiere puede ser o no observable. Sin duda, el electron y la bacteria son terminos teoricos, pero la ultima es una entidad observable, mientras que el primero no lo es. Esta posibilidad, como veremos enseguida, nos permitira precisar la caracterizacion de la posicion realista y antirrealista. (11)

3.2. Caracterizacion del realismo

Una vez hecha la distincion de las dicotomias, lo natural es preguntarse si el realismo habla de las entidades inobservables o de los terminos teoricos. Esta claro que no habla de las entidades inobservables simpliciter, pues entre ellas estarian el amor, la justicia, Dios, los angeles, el alma, etc. Si es realismo cientifico, tiene que hablar de los inobservables de la ciencia, es decir, de las entidades teoricas inobservables. Pero si --como Harre y Maxwell han demostrado-la observabilidad es dependiente del tiempo, habra que definir para que tiempo t esos terminos teoricos lo eran de entidades inobservables. Lo unico que nos atrevemos a decir aqui es que ese tiempo t debe necesariamente incluir el tiempo presente y no necesariamente excluir el tiempo pasado. Lo primero se debe a que dificilmente podria llamarsele realista a quien predicara la propiedad E solo de las entidades que en algun momento han sido inobservables, pero que hoy ya no lo son, no pronunciandose o negando esa propiedad de las entidades teoricas actualmente inobservables.

Aclarado esto, se podria caracterizar la posicion realista mediante dos tesis:

1. Los referentes de los terminos teoricos que han sido inobservables en algun tiempo t son tan reales como los observables. (12)

2. Que los observables sean reales quiere decir que existen independientemente del sujeto cognoscente.

Uniendo las dos tesis, el realista afirma que las entidades teoricas que para algun tiempo determinado (que incluye el actual) han sido inobservables, existen independientemente del sujeto cognoscente. La razon para desdoblar la caracterizacion del realismo en dos tesis es que esa manera permite comprender mejor el verdadero alcance de los argumentos del debate. En general, tanto los realistas como los antirrealistas sostienen la segunda tesis, y los realistas solo la primera, por lo que habitualmente los argumentos del debate pretenden probar exclusivamente la primera de las tesis. En efecto, la induccion pesimista de Laudan (1981), suponiendo la propiedad E para los observables, niega que haya razones para sostenerla respecto de los inobservables. En otros ejemplos, Giere piensa que
   es absolutamente innegable que estos fisicos nucleares estan
   produciendo y usando las particulas con aproximadamente las
   mismas propiedades atribuidas a los protones. Evidentemente
   no es innegable en el sentido cartesiano segun el cual dudar
   de ello sena contradictorio; pero es innegable en el sentido
   mas ordinario, segun el cual no podriamos dudar que hay
   personas, computadoras, o grandes imanes en ese laboratorio.
   (Giere 1988, p. 125)


Kukla sostiene que
   hablando autobiograficamente, mi actual estado de opinion acerca
   del debate del realismo cientifico puede ser representado como
   (2 & 3) V (-2 &- 3) [los objetos de la percepcion del sentido
   comun --como piedras y bastones-- existen y tambien existen las
   entidades inobservables planteadas por las teorias cientificas
   --como los electrones y los procesos mentales inconscientes--,
   o ninguna de las dos clases de entidades existe]. Creo que los
   objetos del sentido comun y los teoricos estan en el mismo bote,
   pero no estoy seguro de cual sea ese bote. (Kukla 1988, p. 8) (13)


Y el mismo Maxwell sostiene que
   si hay algun fenomenista no reconstructivo entre [mis] lectores,
   [mi] proposito, en lo que a ellos concierne, habra sido logrado en
   gran medida si conceden lo que [supongo] que la mayoria de ellos,
   de todas maneras, mantendria con firmeza, esto es, que las
   entidades teoricas no estan en una situacion peor que la de los asi
   llamados objetos fisicos observables. (Maxwell 1962, p. 12)


Una vez caracterizado el realismo teniendo en cuenta la distincion de las dicotomias, puede verse sin dificultad que la paradoja planteada por Laudan se disuelve.

3.3. La disolucion de la paradoja

En efecto, se ve con claridad que lo que se necesita para caracterizar la posicion y lo que hace falta, en cambio, para justificarla son tesis distintas, pero no contradictorias. Para la formulacion de la posicion realista hacen falta dos requisitos:

1. Una distincion nitida entre terminos teoricos y no teoricos (que el estructuralismo provee sin mayores dificultades).

2. Que algunas entidades teoricas hayan sido inobservables en algun tiempo t, incluyendo el actual (tesis dificil de negar).

En cambio, para la argumentacion del realismo no es conveniente la negacion de ninguna de las tesis anteriores (lo que lo volveria paradojico), sino la afirmacion de lo que podriamos llamar --siguiendo a Harre-- la tesis del desplazamiento de la frontera entre lo observable y lo inobservable:

3. Algunas entidades teoricas que en algun tiempo t eran inobservables, en otro tiempo t' se han vuelto observables.

Esta tesis ha sido ampliamente defendida por Harre, de hecho, la ha convertido en la premisa central de su argumentacion a favor del realismo.14 Es cierto que, probablemente, cuando Laudan denuncia la paradoja, tiene en mente una tesis en parte distinta de la que hemos propuesto aqui. Seguramente Laudan piensa en la disolucion de la distincion teorico/observacional que --es cierto-- disolveria la posibilidad del realismo al mismo tiempo que destruiria el instrumentalismo. En ese sentido, la paradoja se mantiene pero, al menos en el caso de Harre y Maxwell, no es esa tesis la que han visto favorable a la argumentacion realista.

La tesis del desplazamiento de la frontera, ademas de dificultar seriamente el planteo de un instrumentalismo, creemos que es central para abrir un nuevo campo de argumentacion a favor del realismo. En lo que resta del trabajo trataremos de probar justamente eso.

4. Ventaja para el realismo

Como ya hemos dicho, el realista sostiene que una determinada propiedad epistemica o metafisica E esta presente no solo en las entidades observables o las proposiciones que estan formadas solo por terminos cuyos referentes son observables, sino tambien en aquellas entidades teoricas e inobservables o en las proposiciones que incluyen terminos teoricos y no observacionales. La propiedad E, sin embargo, puede ser medida --si es una magnitud, como la verdad aproximada-- o simplemente detectada --si no es mensurable, como la existencia-- en aquellas pero no en estas. En efecto, habitualmente no es posible medir la aproximacion a la verdad o captar la referencia, la existencia, etc., en las entidades inobservables o en las proposiciones o terminos que hablan de ellas. Conscientes de esto, los realistas han intentado encontrar alguna otra propiedad P que si sea mensurable o al menos detectable en las entidades inobservables o en las proposiciones respectivas y que, sin embargo, este estrechamente vinculada a la propiedad E, de tal manera que se pueda garantizar la presencia de E a partir de la medicion de P o de la deteccion de su presencia. Asi, es posible una evaluacion indirecta de la propiedad E a partir de P. Como dice Lewis (1991, p. 375): "el realista sostiene que el exito puede ser utilizado como una prueba de la verdad de las teorias, puesto que podemos observar directamente el exito de una teoria, mas no su verdad". Algunos realistas han postulado que P es la adecuacion empirica, otros la propiedad de realizar predicciones sorprendentes, otros la plausibilidad ontologica, la coherencia con la ontologia comun de la ciencia, etc. Pero en todos los casos, la tarea mas ardua del realista consiste en probar la estrecha relacion entre P y E.

El antirrealista tiene dos opciones para refutar esta argumentacion. La primera es afirmar que para cada propiedad P que el realista postule la historia de la ciencia muestra que P y E no han estado ligadas. El argumento paradigmatico de esta clase es la induccion pesimista de Laudan. Notese que el antirrealista no necesita medir ni detectar E para saber que P no acompana a E, basta con mostrar que para varias teorias que tienen la propiedad P, sin embargo, si se sostiene que una tiene E, es necesario negar que la otra lo tiene; por ejemplo, haciendo ver que las leyes de las teorias se contradicen (si E es la verdad), o que postulan entidades distintas e incompatibles entre si (si E es la referencia), etcetera.

La segunda opcion del antirrealista es mostrar que cualquier argumentacion a favor del vinculo entre E y P supone dicho vinculo, con lo que se cae en una peticion de principio. Laudan (1981) y Fine (1984) han ensayado esta estrategia: el realista sostiene que la tesis realista es la que mejor explica el exito de la ciencia y que, por lo tanto, el realismo debe ser verdadero, pero esto supone lo que se quiere demostrar: que el ser la mejor explicacion de algo baste para suponer su verdad, es decir, supone que P (ser la mejor explicacion) y E (ser verdadero) estan vinculados. Magnus y Callender (2004) han presentado la ultima version de la familia de objeciones que pretende que el realismo cae en una peticion de principio afirmando que el argumento de la mejor explicacion cae en una falacia estadistica (la falacia de la proporcion base).

4.1. Causa de la dificultad

Pareceria que para el realista no hay escapatoria y, en efecto, asi lo es si es cierto que, como suponen los realistas y los antirrealistas, la medicion o deteccion de la propiedad E es inaccesible en las entidades o proposiciones teoricas. Y esto no debe ser entendido en el sentido del genio maligno cartesiano, sino en el mismo sentido en el que, en cambio, la medicion o deteccion de la misma propiedad si nos es accesible en las entidades observables. Y la razon de esta inaccesibilidad es muy simple: descartado cualquier argumento a priori sobre el vinculo entre P y E (porque caeria en peticion de principio), lo unico que resta es comparar P y E pero, para poder hacerlo, los dos terminos de la comparacion nos tienen que ser accesibles. P lo es, pero E no. Es decir, sabemos lo que la teoria dice sobre la entidad teorica, pero no sabemos si esta es asi. Ellis lo expresa con mucha claridad: "[n]osotros podemos investigar la naturaleza y desarrollar una comprension teorica del mundo, pero no podemos comparar lo que creemos que sabemos con la verdad para ver que tan bien lo estamos haciendo" (Ellis 1985, p. 69).

4.2. Solucion de la dificultad

No obstante, si recordamos la distincion de las dicotomias que he planteado, debemos reconocer que la medicion o deteccion de la propiedad E es inaccesible en las entidades inobservables o las proposiciones no observacionales, no necesariamente en las teoricas y esta es la clave del asunto. Pero --se me replicara--, el realismo interesante habla de las entidades teoricas e inobservables o de sus proposiciones; por lo tanto, que la propiedad E nos sea inaccesible a causa de su inobservabilidad o de su teoricidad no es relevante porque, de todas maneras, son teoricas e inobservables y, en consecuencia, inaccesibles. Es cierto, como he dicho, que el realismo tiene que incluir esencialmente las entidades teoricas que actualmente son inobservables, pero tambien lo es --y aqui cobra importancia la tesis del desplazamiento de la frontera-- que entidades que en el pasado eran inobservables hoy no lo son y que, por lo tanto, en ellas (y solo en ellas) la vinculacion entre la propiedad E y la propiedad P es mensurable o al menos detectable, puesto que E, alli, es accesible.

Esta claro que la posibilidad de medir E esta restringida en la gran mayoria de los casos a entidades de teorias del pasado y que, por lo tanto, para las teorias actuales es todavia necesario encontrar una propiedad P que si sea mensurable o detectable actualmente. Pero lo relevante es que, si combinamos la distincion de las dicotomias con la tesis del desplazamiento de la frontera, la vinculacion de E y P es mensurable o detectable en las teorias pasadas y, por lo tanto, se podria inducir a partir de alli la misma vinculacion en las teorias en las que solo puede medirse o detectarse P. Es este, en esencia, el argumento inductivo que Harre propuso.

4.3. Alcance de la ventaja

Es importante aclarar hasta que punto es una ventaja para el realismo que la tesis de la inaccesibilidad de la, propiedad E no sea valida para todo tiempo t. No es una ventaja en el sentido de inclinar necesariamente la balanza a favor del realismo. Esto deberia analizarse empiricamente con mucho cuidado. Lo unico que establece es que el vinculo entre E y P es empiricamente tratable. Aqui cobra su dimension real la induccion pesimista de Laudan, por un lado, y el argumento inductivo de Harre, por el otro.

Pero si constituye una ventaja la posibilidad de la medicion o captacion de E en el sentido de que las argumentaciones realistas no necesariamente tienen que ser tan indirectas, tratando de probar a priori una vinculacion estrecha entre E y P. Puede sostenerse un realismo mas contingente; como dice Harre, "el argumento debera ser, finalmente, inductivo, puesto que es logicamente posible que una teoria sea adecuada empiricamente, plausible ontologicamente y eficaz en la manipulacion pero no verosimil" (Harre 1996, p. 141).

Esto es, puesto que es logicamente posible que P y E no vayan juntas, habra que mostrarlo empiricamente. La ultima respuesta es empirica. Habra que ver si favorece al realismo.

Recibido el 6 de diciembre de 2004; revisado el 24 de octubre de 2005; aceptado el 9 de noviembre de 2005.

BIBLIOGRAFIA

Achinstein, P., 1965, "The Problem of 'Theoretical Terms'", American Philosophical Quarterly, rol. 2, no. 3, pp. 193-203.

Balzer, W., 1986, "Theoretical Terms: A New Perspective", The Journal of Philosophy, rol. 83, no. 2, pp. 71-90.

Balzer, W. y C.U. Moulines, 1980, "On Theoreticity", Synthese, rol. 44, pp. 467-494.

Balzer, W. y C.U. Moulines (comps.), 1996, Structuralist Theory of Science. Focal Issues, New Results, Walter de Gruyter, Nueva York.

Bar-Hillel, Y., 1970, "Neorealism vs. Neopositivism. A Neo-Pseudo Issue", Aspects of Language, The Magnes Press/The Hebrew University, Jerusalen, pp. 263-272.

Boyd, R., 1984, "The Current Status of Scientific Realism", en Leplin 1984, pp. 41-32.

Carman, C.C., 2005, "'Realismo cientifico' se dice de muchas maneras, al menos de 1111", Scientiae Studia, Revista Latino-Americana de Filosofia e Historia da Ciencia, vol. 3, no. 1, pp. 43-64.

--, 2002, "Rom Harre, el problema de la induccion y el argumento del doble no-milagro", Revista Patagonica de Filosofia, ano 3, vol. 3, no. 1, pp. 103-122.

--, 2001, "El argumento inductivo de R. Harre: Un intento de superar la 'peticion de principio fundamental del Realista' ", Epistemologia e Historia de la Ciencia, vol. 7, no. 7, pp. 87-94.

Carman, C.C. y M.P. Fernandez, 2004, "Gen: ?teorico y observacional? Terminos T-teoricos y terminos 'T-observacionales'", en Martins et al. 2004, pp. 102-109.

Churchland, P.M. y C. Hooker (comps.), 1985, Images of Science, The University of Chicago Press, Chicago.

Ellis, B., 1985, "What Science Aims to Do", en Churchland y Hooker 1985, pp. 48-74.

--, 1979, Rational Belief Systems, Blackwell, Oxford.

Fine, A., 1984, "The Natural Ontological Attitude", en Leplin 1984, pp. 83107.

Giere, R., 1988, Explaining Science. A Cognitive Approach, The University of Chicago Press, Chicago.

Hacking, I., 1983, Representing and Intervening, Cambridge University Press, Cambridge. [Version en castellano: Representar e intervenir, trad. Sergio Martinez, Paidos/Instituto de Investigaciones FilosoficasUNAM, Mexico, 1996.]

Harre, R., 1996, "From Observability to Manipulability: Extending the Inductive Arguments for Realism", Synthese, vol. 108, pp. 137-155.

--, 1961, Theories and Things, Sheed y Ward, Londres/Nueva York. [Version en castellano: Teorias y cosas, trad. J. Vallverdu, Herder, Barcelona, 1965.]

Jones, R., 1991, "Realism about What?", Philosophy of Science, vol. 58, no. 2, pp. 185-202.

Kukla, A., 1998, Studies in Scientific Realista, Oxford University Press, Nueva York.

Laudan, L., 1990, Science and Relativism. Some Key Controversies in the Philosophy of Science, The University of Chicago Press, Chicago. [Version en castellano: La ciencia y el relativismo, trad. J. Francisco Alvarez Alvarez, Alianza, Madrid, 1993.]

Laudan, L., 1981, "A Confutation of Convergent Reahsm", en Leplin 1984. (Publicado originalmente en Philosophy of Science, vol. 48, no. 1, 1981, pp. 19-49.)

Leplin, J., 1984, Scientific Realista, University of California Press, Berkeley.

Lewis, P., 1991, "Why the Pessimistic Induction Is a Fallacy", Synthese, vol. 129, no. 3, pp. 371-380.

Magnus, P.D. y C. Callender, 2004, "Realist Ennui and the Base Rate Fallacy", Philosophy of Science, vol. 71, pp. 320-338.

Martins, R.A., L.A.C.P. Martins, C.C. Silva, J.M.H. Ferreira (comps.), 2004, Filosofia e historia da ciencia no Cone Sul: 3[grados] Encontro, AFHIC, Campinas.

Maxwell, G. y H. Feigl (comps.), 1962, "The Ontological Status of Theoretical Entities", Minnesota Studies in the Philosophy of Science, vol. 3, University of Minnesota Press, Minneapolis, pp. 3-27. [Version en castellano: "El estatus ontologico de las entidades teoricas", en L. Olive y A.R. Perez Ransanz, Filosofia de la ciencia: teoria y observacion, trad. Marcela Cinta, Leon Olive y Ana Rosa Perez Ransanz, Siglo XXI, Mexico, 1989, pp. 116-144.]

Menuge, A., 1995, "The Scopc of Observation", The Philosophical Quarterly, rol. 45, no. 178, pp. 60-69.

Muller, F.A., 2004, "Can a Constructive Empiricist Adopt the Concept of Observability?", Philosophy of Science, rol. 71, pp. 80-97.

Nagel, E., P. Suppes, y A. Tarski (comps.), 1962, Logic, Methodology and Philosophy of Science, Stanford University Press, Stanford.

Putnam, H., 1975, Mathematics, Matter and Method, rol. 1, Cambridge University Press, Cambridge.

--, 1962, "What Theories Are Not", en Nagel, Suppes y Tarski 1962, pp. 240-252. [Version en castellano: "Lo que las teorias no son", trad. Elia Nathan, en Rolleri 1986, pp. 127-139.]

Rolleri, J.L., 1986, Estructura y desarrollo de las teorias cientificas, UNAM, Mexico.

Van Fraassen, B.C., 1980, The Scientific Image, Oxford University Press, Oxford. [Version en castellano: La imagen cientifica, trad. Sergio Martinez, Paidos/Instituto de Investigaciones Filosoficas-UNAM, Mexico, 1996.]

CHRISTIAN C. CARMAN

Instituto de Estudios sobre la Ciencia y la Tecnologia

Universidad Nacional de Quilmes

Consejo Nacional de Investigaciones Cientificas y Tecnicas

ccarman@unq.edu.ar

* En todos los casos en que aparece una cita en castellano de una obra en ingles cuya traduccion no se menciona en la bibliografia, se debe suponer que la traduccion es mia. Cuando el pasaje citado ha sido tomado de una version publicada en castellano, los folios corresponden a dicha version.

(1) Cfr. Carman 2005, donde distingo hasta 1111 formas diferentes de realismo cientifico.

(2) Cfr. Ellis 1979, p. 28; Boyd 1984, p. 41; Hacking 1983, p. 26.

(3) Leplin 1984, pp. 1-2; Boyd 1984, p. 41; Putnam 1975, pp. 69 y s.; van Fraassen 1980, p. 24; Hacking 1983, pp. 26-27; Laudan 1981, p. 220; Jones 1991, p. 185.

(4) Poniendo entre parentesis, por supuesto, el problema de si la existencia es una propiedad.

(5) Cfr. Harre 1961, pp. 58-59.

(6) Sin embargo, no sena dificil esquivar la necesidad de una distincion nitida entre observables y no observables para mantener cierto instrumentalismo, con tal que uno tenga claro de que lado prefiere arriesgarse. Asi, (Muller 2004, p. 85) sostiene que, mientras se acepte como imperativo que, en los casos ambiguos acerca de la observabilidad, el filosofo se mantendra al nivel de la aceptacion (y no de la creencia), el empirismo constructivista puede seguir manteniendose sin dificultad.

(7) Varios trabajos de la decada anterior ya anticipaban implicitamente que se trataba de dos distinciones. En particular se destaca el muy influyente trabajo de Putnam (1962) donde afirma: "Un termino teorico propiamente dicho es un termino que proviene de una teoria cientifica (y el problema apenas tocado, en treinta anos que se lleva escribiendo acerca de los 'terminos teoricos', es que es lo realmente distintivo de dichos terminos). En este sentido (y pienso que este es el sentido importante para las discusiones acerca de la ciencia), 'satelite', por ejemplo, es un termino teorico, aun cuando las cosas a las que se refiere sean bastante observables" (p. 128, las cursivas son del autor). Achinstein (1965, p. 200), por su parte, afirmaba: "[U]no siempre debe especificar la teoria con respecto a la cual un termino dado esta o no esta 'cargado de teoria'. Y pareceria que un termino podria recibir esta clasificacion respecto de una teoria, pero no respecto de otra, aun cuando dicho termino ocurra en ambas. Puesto que, en una teoria, el significado del termino no podria entenderse a menos que los principios de la teoria fueran conocidos, aunque este no necesariamente seria el caso para la otra teoria (o al menos podria haber diferencias de grado significativas). Por ejemplo, 'masa' podria ser considerado 'cargado de teoria' con respecto a la mecanica newtoniana, pero no con respecto a la teoria del atomo de Bohr, en la que tambien aparece, ya que puede ser entendido independientemente de la ultima teoria. [...] Lo maximo que podria hacerse sena citar teorias particulares y componer, para cada una, listas indicando que terminos seran considerados teoricos y cuales no para esa teoria" (las cursivas son del autor). Pero es merito de Bar-Hillel haberlo explicitado por primera vez.

(8) Cfr. Bar-Hillel 1970, pp. 267-269.

(9) La bibliografia sobre los principales trabajos puede encontrarse en Balzer y Moulines 1980, Balzer 1986, y el capitulo 8 de Balzer y Moulines 1996.

(10) Maxwell (1962, p. 13) sostiene: "[A]unque he afirmado que la linea entre lo observable y lo inobservable es difusa, que varia de un problema cientifico a otro, y que se esta desplazando constantemente hacia el limite del espectro que corresponde a lo inobservable a medida que desarrollamos mejores medios de observacion --mejores instrumentos-- seria, sin embargo, necio minimizar la importancia de la base observacional, porque es absolutamente necesaria como base de confirmacion para los enunciados que refieren a entidades que son inobservables en un momento dado" (las cursivas y la traduccion son mias). Por su parte, lo que Harre intenta probar es justamente que hay continuidad optica entre un okapi y un virus (ambos observables), pero no entre estos y el electron (que si es inobservable): "Defendere que esa continuidad familiar conecta a un 'okapi' y un 'virus' pero que no conecta al 'okapi' con el 'electron' ni al 'virus' con el 'electron' [...]. Los experimentos no han establecido de hecho la conexion de continuidad familiar optica entre el 'okapi' o el 'virus', y el 'electron'" (Harre 1961, pp. 58-59). Cfr. tambien Menuge 1995, p. 68, donde intenta probar que cualquier argumento que trate de minar la confianza en la observacion indirecta recaera tambien sobre la observacion directa, por lo que las dos estan en las mismas condiciones.

(11) En Carman y Fernandez 2004 tratamos con cierto detalle las relaciones entre las dos dicotomias.

(12) Hemos presentado esta tesis suponiendo que la propiedad E es la existencia (realidad) de las entidades teoricas e inobservables (para un tiempo t). Pero si la propiedad E fuera otra, seria facilmente traducible. Por ejemplo, si fuera la verdad aproximada, deberia decir: "las proposiciones que incluyen terminos teoricos que han sido inobservables en algun tiempo t son tan aproximadamente verdaderas como aquellas que incluyen exclusivamente terminos observacionales".

(13) Otros textos de Kukla que muestran el acuerdo entre su planteamiento y el nuestro pueden encontrarse en las paginas 4 y 8.

(14) El argumento aparece en numerosas obras, pero la reconstruccion mas prolija y detallada esta en Harre 1996. Cfr. Carman 2001 y 2002 para una discusion del argumento de Harre.
COPYRIGHT 2005 UNAM, Instituto de Investigaciones Filosoficas
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2005 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Carman, Christian C.
Publication:Critica
Date:Dec 1, 2005
Words:6101
Previous Article:Los enfoques de Boltzmann y Gibbs frente al problema de la irreversibilidad.
Next Article:Sergio F. Martinez, Geografia de las practicas cientificas. Racionalidad, heuristica y normatividad.
Topics:

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2020 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters