Printer Friendly

La diplomacia espanola y la papal en la corte imperial de Fernando II.

RESUMEN: El presente trabajo aborda el estudio de las facciones cortesanas y los grupos de poder en la epoca del emperador Fernando II de Habsburgo, describiendo la influencia de Espana y de la Santa Sede en la creacion de diferentes grupos de poder y corrientes politicas en la corte vienesa y praguense. El estudio utiliza como fuente principal las relaciones que enviaban los embajadores espanoles y los nuncios papales, gracias a las cuales es posible averiguar las actitudes que ambas potencias catolicas tomaban con respecto a los acontecimientos que sucedian en la Europa Central durante el primer tercio del siglo XVII, e identificar los grupos de personas que les ayudaban a realizar sus fines politicos en el periodo convulso del comienzo de la Guerra de los Treinta Anos.

Palabras clave: grupos de poder, facciones, emperador Fernando II de Habsburgo, Casa de Austria, relaciones Espana-Imperio, politica catolica, diplomacia moderna, Guerra de los Treinta Anos.

The Spanish and Papal Diplomacy at the Imperial Court of Ferdinand II

ABSTRACT: The present study undertakes the revision of the court factions and power elites at the time of the emperor Ferndinand the II of Hapsburg, describing the influence of Spain and the Holy See in the creation of different faction and political groups in Vienna and Praghe Courts. The study uses like main source the relations that the Spanish ambassadors and the papal nuncios sent, thanks to which it is possible to find out the attitudes that both catholic powers took with respect to the events who happened in Central Europe during the first third of century XVII, and to identify the groups of people who helped them to make their political aims in the beginning of the Thirty Years War.

Key words: power elites, factions, emperor Ferdinand II of Habsburg, House of Austria, Spanish and Imperial diplomatic relations, Catholic Policy, Modern Diplomacy, Thirty Years War.

**********

La historia de los grupos de poder ha sido tradicionalmente un tema que ha atraido gran atencion. (1) Sin embargo, tan solo en las ultimas decadas del siglo XX el patronato, el clientelismo o el fraccionalismo se han convertido en categorias independientes y reconocidas por los investigadores de la historia (2). Fueron sobre todo los historiadores alemanes y britanicos, influidos por la antropologia y la sociologia, los que sustituyeron los esquemas positivistas en los que habian aparecido. Las investigaciones de Linda Levy Peck, Ronald Asch y otros autores estimularon el interes por la problematica del clientelismo politico en otros paises europeos (3). Por esta razon, los estudios de los partidos cortesanos se han convertido en la actualidad en un objeto principal de investigacion para la historia politica y social de las cortes en la Edad Moderna. Gracias a los trabajos de Wolfgang Reinhard (4) y Antoni Mitczak (5), los nuevos impulsos metodologicos han influido en la historiografia centroeuropea, y aunque posteriormente han surgido otros ensayos, sobre todo teoricos (6), los estudios que hablan sobre las fracciones concretas de la corte vienesa o praguense siguen siendo escasos. Ademas de algunos articulos sobre los grupos de poder en la corte de Rodolfo II (7) y de Leopoldo I (8), conviene mencionar el actual proyecto de la Universidad de Viena para investigar, mediante el metodo prosopografico, las redes sociales en la corte imperial de Fernando II y Fernando III (9).

Tambien el presente estudio se dedicara a la epoca de Fernando II. Su autor intentara aclarar la influencia de Espana y de la Santa Sede en la creacion de diferentes facciones de poder en la corte vienesa. Las fuentes principales que han servido para poder investigar este tema estan depositadas en el Archivio Segreto Vaticano (10), en la Biblioteca Apostolica Vaticana (11) y en el Archivo General de Simancas (12). En primer lugar hay que mencionar las relaciones que enviaban los embajadores espanoles y los nuncios papales. Gracias a estos informes es posible investigar las actitudes que ambas potencias catolicas tomaban con respecto a los acontecimientos que sucedian en la Europa Central durante el primer tercio del siglo XVII, e identificar los grupos de personas que les ayudaban a realizar sus fines politicos.

1. LAS POTENCIAS CATOLICAS Y SU INFLUENCIA EN LA POLITICA DEL EMPERADOR

Ya desde la segunda mitad del siglo XVI los reyes espanoles trataban de influir en el proceder de sus parientes austriacos. La complicada situacion politica y religiosa en Europa requeria una colaboracion estrecha entre el emperador y el rey catolico. Por esa causa, en el ano 1558 Felipe II establecio en Viena una embajada permanente (13). El encargo que tenian que cumplir los residentes espanoles en la corte imperial no vario hasta 1620. Su presencia en Viena tenia que servir, sobre todo, para convencer a los Habsburgo de que apoyaran de una manera mas decidida la politica imperial de Espana. Esta tarea no fue nada facil, y las relaciones entre ambas ramas de la casa de Austria eran muy tensas. Una gran parte de los conflictos entre los Habsburgos austriacos y espanoles estuvo motivada por los asuntos de la politica exterior. La manzana de la discordia la representaban sobre todo la sublevacion de los Paises Bajos, la guerra contra los turcos y la expansion espanola en el norte de Italia (14). La rivalidad personal entre algunos soberanos de la Casa de Austria empeoraba la situacion aun mas. La mayoria de los emperadores no simpatizaba con los monarcas espanoles. El aborrecimiento mutuo entre Maximiliano II y Felipe II (15) y la aversion de Rodolfo II hacia Espana no eran ningun secreto (16). Sin embargo, tampoco Matias parecia ser el socio politico ideal para los espanoles. A su reputacion le danaban sobre todo su aventura en los Paises Bajos y los acontecimientos vinculados con el Bruderzwist (17).

Aparte de la politica exterior, los embajadores espanoles prestaban tambien atencion a los asuntos religiosos. Felipe II y sus sucesores basaban su reputacion en ser los respetados protectores de la Iglesia catolica. Sus diplomaticos debian de servir para ayudarles a mantener esa imagen (18). Por este motivo el residente del rey catolico era considerado uno de los consejeros mas importantes en cuestiones religiosas de la corte imperial. Servia de asesor para los catolicos de toda Europa central, quienes le formulaban sus quejas y ruegos. El embajador tenia que hacer todo lo posible para que no se aceptara ninguna decision que no concordaria con los intereses de la Iglesia catolica (19). Antes de emprender el viaje a Europa central, los diplomaticos espanoles obtenian las instrucciones que les exhortaban a colaborar con el nuncio y ayudarle a resolver esas cuestiones (20).

La nunciatura vienesa fue fundada en el ano 1533 (21), y desde entonces los legados papales influyeron de una manera significativa en las decisiones del emperador. La procedencia de los nuncios tendria que jugar un papel muy importante en la recuperacion de las posiciones del catolicismo en la Europa Central. En este asunto, los diplomaticos de Santa Sede tenian todavia mas responsabilidad que los embajadores espanoles. En el caso de que la Contrarreforma catolica fracase, la culpa recaeria sobre ellos. En este sentido habla la instruccion secreta para el conde de Onate que en el ano 1616 elaboro el embajador saliente Baltasar de Zuniga, uno de los mas importantes diplomaticos espanoles. Segun su autor, en las cuestiones religiosas los embajadores del rey catolico solo tenian que apoyar el esfuerzo de los legados apostolicos, pero eran los nuncios quienes debian determinar el rumbo de la Contrarreforma en la Europa Central (22).

La colaboracion entre ambas potencias catolicas no era mero deseo; tanto los informes de los embajadores espanoles depositados en el Archivo General de Simancas (23) como los documentos que se encuentran en los archivos y bibliotecas vaticanos (24) demuestran su verdadera existencia. Los testimonios de las fuentes mencionadas dan la impresion de que la Contrarreforma suavizo las discordancias entre el rey catolico y el papa que la expansion espanola en la Peninsula Italica habia ocasionado (25). A pesar de eso no era posible hablar de una union sincera. Justo en aquella epoca, cuando se preparaba una gran ofensiva contra los protestantes en el Sacro Imperio Romano, la Santa Sede dirigida por el papa Clemente VIII, se libero definitivamente de la dependencia de Espana y contrajo una alianza con su gran rival, la Francia de Enrique de Navarra (26). Si los embajadores espanoles en la corte imperial colaboraban con los nuncios apostolicos, era porque compartian la idea de erradicar el protestantismo del Sacro Imperio Romano (27).

Uno de los fines mas importantes del plan de las potencias catolicas era eliminar el poder de las personas enemigas que desempenasen cargos importantes en la corte imperial o en los gobiernos de los reinos pertenecientes a la casa de Austria (28). No se trataba solo de los protestantes, sino tambien de los catolicos que no manifestaban demasiado entusiasmo por los asuntos religiosos. Los diplomaticos de Espana y de la Santa Sede procuraban sustituirlos por los catolicos radicales que compartian totalmente sus ideas contrarreformistas. La realizacion de esta tarea deberia representar el primer paso hacia la victoria definitiva del catolicismo en el Sacro Imperio Romano (29). Por esa razon los embajadores espanoles y los nuncios apostolicos apoyaban firmemente las ambiciones politicas de aquellos nobles que se incorporaban al programa del recatolicismo (30).

Esta estrategia obtuvo su primer gran exito en agosto de 1599, cuando fueron nombrados para los oficios mas altos del Reino de Bohemia catolicos decididos: Cristobal Popel de Lobkowicz como mayordomo mayor, Venceslao Berka de Duba como camarero mayor, Adan de Sternberg como juez mayor, Wolfgang Novohradsky de Kolowrat como corregidor mayor de la corte y, finalmente, Sdenco Adalberto Popel de Lobkowicz con la funcion de Gran Canciller (31). El historiador y gran conocedor de los archivos vaticanos Karel Stloukal ha atribuido el merito por esta designacion al nuncio Filippo Spinelli (32). Sin embargo, los legados apostolicos solian discutir sus procedimientos con los representantes del rey catolico (33), asi que debieron jugar tambien un papel muy importante los diplomaticos espanoles encabezados por el embajador Guillen de San Clemente (34). Esta tesis la demuestra tambien la eleccion de los nobles que debian tomar los puestos desocupados, en cuya absoluta mayoria pertenecia a los clientes del rey catolico (35).

Aunque los acontecimientos sucedidos en 1599 fueron muy importantes, los catolicos no lograron dominar absolutamente la voluntad del emperador. La correlacion de fuerzas pronto cambio a favor de los protestantes. A los evangelicos les ayudaba tanto la desconfianza del emperador Rodolfo II hacia Espana como su miedo de que el papa, inspirado por los franceses, pudiera conspirar contra el (36). Al publicar en 1609 Rodolfo II la famosa patente que legalizo la libertad de cultos en el Reino de Bohemia los exitos anteriores de los catolicos parecian definitivamente olvidados (37). A partir de este hecho Espana y la Santa Sede apoyaron al archiduque Matias en sus pretensiones al trono imperial (38).

Durante los anos siguientes, cuando la situacion en el Imperio tendia al enfrentamiento final entre el partido protestante y el catolico, los diplomaticos espanoles y papales en la corte vienesa procedieron de una manera consistente. En el ano 1617 consiguieron imponer la eleccion del archiduque Fernando de Estiria como rey de Bohemia (39). Un ano mas tarde procuraron privar al cardenal Melchior Khlesl de su cargo (40). La colaboracion de las dos potencias catolicas se manifesto tambien durante la primera fase de la Guerra de los Treinta anos (41). La rivalidad mutua entre ambas potencias, antes habilmente ocultada, se empezo a ver tan solo despues de la derrota de la sublevacion de Bohemia.

A partir de la victoria en la Montana Blanca, el 8 de noviembre de 1620, cada potencia siguio su propio camino. El motivo mas importante que causo la separacion de la politica espanola y la papal fue la nueva postura del rey catolico con respecto a la situacion politica y religiosa en el Sacro Imperio Romano. Mientras el papa trataba de culminar la Contrarreforma en Europa Central, Espana antepuso sus intereses particulares. La muerte del papa Pablo V probablemente no pudo influir las relaciones entre las dos potencias, pues su sucesor Alessandro Ludovissi fue elegido como papa Gregorio XV gracias a la llamada <<camarilla espanola>> en la corte de Roma, que fue dirigida por el cardenal Scipione Borghese (42).

La primera confrontacion de los intereses papales y espanoles aparecio justo despues de la batalla en Montana Blanca. Al vencer a los rebeldes de Bohemia, el papa se esforzo por proceder duramente contra Federico V del Palatinado y por transferir el titulo de elector al jefe de la Liga Catolica, Maximiliano de Baviera (43). Espana, encabezada por el conde-duque de Olivares, temia que este hecho empeorase sus relaciones con Inglaterra, cuyo rey Jacobo I era suegro de Federico. Por esta razon, preferia firmar la paz y restituir a Federico el trono del Palatinado (44). El proceder del rey de Espana no estaba influido solo por el esfuerzo de mantener la amistad con el rey de Inglaterra, ya que un papel crucial lo jugaba el hecho de que en 1621 habia expirado la tregua que Espana habia concluido con los Paises Bajos. Justamente la derrota de los estados neerlandeses formo el eje de la politica exterior espanola en los anos siguientes (45).

Las negociaciones para la transferencia del titulo de elector a Maximiliano de Baviera se abrieron en verano del ano 1621. La voz cantante en las discusiones la llevaban el embajador espanol Inigo Velez de Guevara, conde de Onate (46), y el monje capuchino Jacinto de Casale (47), que estaba al servicio de la curia papal. El conde de Onate proponia que el emperador satisficiera a Maximiliano con una de las provincias austriacas; en cambio, el legado papal insistia en que se cumplieran las pretensiones de Baviera. El asunto de la transferencia de la dignidad de elector fue el tema principal de la Dieta Imperial que se celebro en el invierno de 1622/1623 en Ratisbona. La resolucion final que tomo el emperador agrado tanto a Maximiliano de Baviera como al papa: Fernando II se decidio a transferir el titulo electoral a Maximiliano (48). Esta resolucion la tomo por dos motivos, siendo el principal el financiero. En el caso de que el emperador no atendiera a las exigencias de Maximiliano, este pediria 10 millones de florines por la ocupacion del Palatinado (49). Otro punto influyente era la tirante situacion en que se hallaba el Sacro Imperio Romano. Para poder dominar todo el Imperio Fernando II necesitaba la ayuda militar de la Liga Catolica, a cuya cabeza estaba justamente el soberano bavaro (50).

La transferencia de la dignidad del elector a Maximiliano de Baviera debemos entenderla como una victoria de la politica papal en la corte imperial. Sin embargo, la influencia de la Santa Sede en las decisiones del emperador disminuyo considerablemente en los anos siguientes. Desde aquel entonces dominaba las negociaciones de la corte vienesa el embajador espanol apoyado por sus clientes, encabezados por Juan Ulrico de Eggenberg (51). Un testimonio muy interesante sobre el poder de la diplomacia espanola en la corte imperial nos lo ofrece el nuncio apostolico Carlo Carrafa. En una de sus cartas que dirigio al secretario de estado pontificio Francesco Barberini apunto:
   Vero e che gli Spagnoli possono con l'Imperatore quanto vogliono, e
   se nel negozio della traslazione non l'hanno violentato a far a
   loro senso, e stato per vergogna di non si opporre cosi
   sfacciatamente ad una cosa stimata da tutto il mondo di tanto
   profitto alla Religione Cattolica (52).


Las lineas politicas de las dos potencias catolicas se acercaron nuevamente en el verano de 1624. Ya que Inglaterra firmo la paz con Francia, Espana buscaba apoyo en la restablecida alianza con el papado. La complicada situacion internacional obligaba a los diplomaticos espanoles a respetar los intereses de la curia papal (53). Por este motivo, Felipe IV se esforzaba no solo en estrechar los lazos con el papa Urbano VIII sino tambien en mejorar su relacion con el elector bavaro Maximiliano. Como serial del nuevo rumbo de la politica espanola, fue retirado de Viena el embajador conde de Orate, a quien culpaban de las discordias que reinaban entre ambos paises en los aros anteriores (54).

La nueva tendencia de la politica espanola la senalaba la misma eleccion del sucesor del conde de Orate. Como nuevo embajador fue nombrado Francisco de Moncada, conde de Osona, conocido por su amistosa actitud hacia Roma (55). Poco despues de llegar a Viena, el nuevo embajador revelo al nuncio Carlo Caraffa que el rey catolico deseaba superar la desconfianza mutua entre ambas potencias y que desde entonces queria consultar todas las cuestiones concernientes al Sacro

Imperio Romano con los diplomaticos de la Santa Sede, el duque de Baviera y otros soberanos catolicos del imperio:
   Il conte d'Ossona si e mostrato in questo negozio ardentissimo et
   ha congiunto i suoi uffici con i miei. Anzi m'ha detto di nuovo
   d'haver ordine distar congiunto in questi negozi di Germania con i
   Ministri di Nostro Signore e che sempre cosi e stata la volonta del
   Re se ben forse i suoi Ministri, parlando del Conte d'Ognate, hanno
   contravenuto o non hanno eseguito puntualmente tal ordini (56).


Asi se le ofrecia al papa la ocasion de imponer al emperador los asuntos que, sin el apoyo de la parte espanola, no podrian tener exito. Uno de los mas deseados era la coronacion del principe Fernando Ernesto como rey de Bohemia. Los representantes de la Santa Sede sabian de la importancia economica y estrategica de los paises de la Corona de Bohemia, y ademas tenian la intencion de convertir Bohemia en una <<fortaleza>>, desde la cual difundir la Contrarreforma hacia el Sacro Imperio Romano (57). Por este motivo, el nuncio Cario Caraffa trataba de convencer al emperador de que se aprovechara de la derrota de la oposicion bohemia y afianzara su posicion en Bohemia mediante la coronacion de su hijo como soberano del pais (58). Sin embargo, el proyecto del legado apostolico nunca fue aceptado. Fernando II fue a Praga en el invierno de 1623 a la vuelta de la Dieta Imperial de Ratisbona y permanecio poco mas de un mes (59). Aunque en los anos siguientes prometio regresar, el viaje a Bohemia no se realizo hasta 1627 (60).

Segun demuestra la correspondencia de Carlo Caraffa, el emperador rechazaba el viaje a Praga porque temia por su seguridad (61). La capital del Reino de Bohemia le seguia recordando a la sublevacion de Bohemia. Sin embargo, habia mas razones por las que el emperador retardaba su llegada a Praga. La idea de una larga estancia en esta ciudad no atraia a Fernando II, quien se sentia mejor en sus residencias campestres de los alrededores de Viena, donde podia disfrutar de la caza (62). Sin embargo, el motivo mas importante eran las intrigas de los representantes del pais, encabezados por el gobernador de Bohemia Carlos de Liechtenstein. Al principe de Liechtenstein le importaba demasiado que muchos asuntos vinculados con la administracion del reino quedaran ocultos, y por esta causa se esforzaba en disuadir al rey del proposito de hacer ese viaje (63).

Se esperaba que la mejora de las relaciones entre Espana y la Santa Sede de 1624 pudiera ayudar a la realizacion del viaje imperial a Bohemia. La cuestion de la coronacion bohema del principe Fernando Ernesto debia poner a prueba la autenticidad de la colaboracion entre las dos potencias catolicas que habia declarado el embajador conde de Osona (64). Ya que la mayoria de los dignatarios de la corte imperial eran clientes de Felipe IV, los diplomaticos espanoles tenian capacidad suficiente para llevarla a cabo. Segun las relaciones de los nuncios apostolicos, la influencia espanola hacia la politica de Fernando II era tan enorme que incluso parecia imposible lograr algo que no concordara con las ideas del rey catolico (65):
   Con il Re Cattolico non solo bene s'intende Imperatore, ma meso gli
   in mano tutto l'arbitrio di se, et delle cose sue, di esse quello
   suole al presente risolversi, che a Spagnoli ne pare (66).


No obstante, los espanoles tambien tenian sus propios intereses en la coronacion de Bohemia del principe Fernando Ernesto. Lo demuestra la instruccion del ano 1623 que el conde de Onate escribio para su sucesor conde de Osona. En ese documento subrayo la necesidad de imponer el viaje del emperador a Bohemia (67). El diplomatico espanol senalaba que todavia no se habia asentado en las Tablas del Reino el contrato de la sucesion entre las dos ramas de la casa de Austria, el asi llamado Contrato de Onate de 1617. Por esta razon fue necesario obligar al emperador a que marchara hacia Praga y convocara la Dieta General del pais (68). Otro motivo que mencionaba era la coronacion bohema del principe Fernando Ernesto. El conde de Onate estaba convencido de que era bueno permitirle que gobernase en Bohemia. La administracion de los paises de la Corona de Bohemia debia dar al sucesor del trono la posibilidad de comenzar <<a tomar experiencia en el manejo de las cosas, y a dar muestras de si, habilitandose con esto para la sucession del Imperio>> (69).

A pesar de todo, las esperanzas que la curia papal puso en la colaboracion con Espana resultaron infundadas. El Consejo de Estado espanol tomo con respecto a la coronacion bohema de Fernando Ernesto una actitud bastante diferente de la que deseaba Onate. Ademas del valor positivo que en su instruccion habia mencionado el embajador espanol, hacia falta contar tambien con algunos inconvenientes. Los diplomaticos madrilenos temian sobre todo que el viaje imperial a Bohemia pudiera provocar la caida del gobernador de Bohemia Carlos de Liechtenstein (70), quien estaba vinculado con la <<camarilla de Eggenberg>>, mediante la cual los espanoles influian la politica de la corte vienesa (71). La eliminacion de Liechtenstein podria empeorar las posiciones de los demas miembros de esta faccion, incluyendo al propio valido del emperador, Juan Ulrico de Eggenberg. Tambien el comportamiento de Fernando Ernesto de Austria infundia miedo en los diplomaticos espanoles, ya que el sucesor del trono se manifestaba hasta ahora como gran enemigo del favorito imperial y de algunos otros clientes del Rey Catolico (72). Por este motivo, en Madrid no tenian mucho interes en favorecer el fortalecimiento de su influencia politica.

La diferencia entre los fines politicos de la Corona Espanola y la Santa Sede se mostro tambien durante los anos siguientes. La manzana de la discordia la representaba la situacion en el Sacro Imperio Romano y, sobre todo, el conflicto en el norte de la peninsula Italica. Al derrotar al ejercito danes de Cristian IV en 1627, Carlo Carrafa exhortaba al emperador que terminara la guerra en el Sacro Imperio Romano y que dirigiera su atencion hacia la lucha contra los turcos (73). Sus planes los respaldaba incluso el generalisimo imperial Alberto de Wallenstein (74), pero ni siquiera esto ayudo a conseguir el consentimiento del emperador. La firma de la paz en el Imperio contrariaba fundamentalmente los esfuerzos espanoles de abrir un nuevo frente antiholandes en el que deberian jugar un importante papel las tropas imperiales (75).

La contradiccion entre la politica papal y la espanola se profundizo aun mas despues de la muerte del duque Vicente II de Mantua en 1627. Pronto se origino un conflicto que es conocido como la guerra de sucesion de Mantua (76), en la que participaron ambas potencias: Espana directamente --como agresor--, la Santa Sede indirectamente --puesta de lado de Carlos de Rethel y Francia. El emperador inicialmente reconocio los derechos de Carlos de Rethel a la sucesion de Mantua y Monferrato. Sin embargo, los embajadores espanoles en Viena consiguieron el cambio de la actuacion de Fernando II y lo persuadieron de que cambiara su resolucion anterior, pusiera en duda la legitimidad del derecho de sucesion de Carlos de Rethel y, como administrador de los feudos mencionados, entrara en la guerra al lado de Espana (77). No obstante, los diplomaticos de la Santa Sede no se resignaron a la idea de perder la ayuda de Viena y trataron de convencer al emperador mediante su confesor jesuita Pedro Guillermo de Lamormain. En el mismo tiempo tuvo que dimitir el nuncio Carlo Carrafa, cuyas relaciones con Lamormain eran muy tensas. En el ano 1628 lo sustituyo Giovanni Battista Palloto (78).

La discordia entre la diplomacia espanola y la papal se manifesto hasta el fin del reinado de Fernando II. Ambas potencias diferian, por ejemplo, en la cuestion de la ejecucion de Alberto de Wallenstein o en la ratificacion de la Paz de Praga en 1635 (79). Tambien en aquel entonces predominaba en la corte vienesa la influencia politica de Espana mientras el influjo del papa iba disminuyendo (80) y parecia que el emperador rechazaba cualquier intervencion de la Santa Sede en los asuntos seculares. Hasta la declaracion del Edicto de Restitucion, mediante el cual Fernando II habia ordenado restituir todos los bienes eclesiasticos en el territorio del Sacro Imperio Romano a las manos de la Iglesia catolica, transcurrio sin ninguna consulta importante con el Santo Padre (81).

El desapego producido en los anos treinta del siglo XVII en la relacion entre Viena y Roma fue patente. Se acabo la epoca en la que el legado apostolico era uno de los mas estimados consejeros de Fernando II. En cambio, en los informes de Giovanni Battista Palloto, Ciriaco Rocci y Malatesta Baglioni aparecen muy a menudo las quejas. Los nuncios se lamentaban del comportamiento de los cortesanos imperiales, que manifestaban poca amistad hacia la Curia romana, y sobre todo de la omnipotencia de <<los espanoles>> (82).

2. LA RED CLIENTELAR DE LOS REYES ESPANOLES EN LA CORTE IMPERIAL DE FERNANDO II

Los embajadores espanoles lograron crear una red de clientes extensa, que les ayudaba a difundir la politica de su pais (83), y en la que jugaban un papel muy importante los cortesanos imperiales (84). Los vinculos que los unian con el rey catolico eran ventajosos para ambas partes. Mientras el soberano espanol ofrecia a los nobles su proteccion, el cliente estaba obligado a defender la buena fama del patron, informarle de todo de lo que se enterase, y, ante todo, aprovechar sus posibilidades y capacidades para aumentar su poder (85). Sin la ayuda de los consejeros secretos, los mayores funcionarios de la corte y de los miembros de los gobiernos provinciales la politica espanola apenas hubiera sido exitosa (86). Mediante estas personas, el embajador espanol recibia informaciones importantes sobre los planes y decisiones del emperador. Asimismo, sus contactos le daban la posibilidad de influir sobre la politica de los Austrias centroeuropeos (87). A cambio, las personas que pertenecian al grupo de los partidarios de Espana gozaban de varios tipos de favores de parte del rey catolico. Los mas comunes de ellos eran las remuneraciones economicas de una sola vez, las pensiones regulares y los regalos. El precio y la forma de la recompensa dependian de la posicion social del donatario y de la importancia de los servicios que prestaba a la Corona Espanola. Los clientes especialmente benemeritos podian ser nombrados para una de las prestigiosas ordenes religiosas militares o incluso para la Orden del Toison de Oro (88).

Los historiadores utilizan a menudo en sus obras las expresiones partido espanol o faccion espanola (89). Estos terminos, que deberian incluir a todos los partidarios del rey catolico en la corte imperial, parecen ser algo ampulosos. Hasta ahora, ningun historiador ha intentado explicar mas detalladamente sus contenidos o verificar si tienen apoyo en las fuentes de la epoca. Igualmente inconcretas son las informaciones sobre la composicion de ese grupo. Para la mayoria de los autores, el partido espanol representa el extremo radical del campo catolico en la corte imperial, el que, bajo la direccion del embajador espanol, preparaba un programa para implementar el catolicismo y consolidar el poder del soberano en el pais. No obstante, los testimonios de las relaciones de los embajadores espanoles en la corte imperial, de la correspondencia de los clientes y de otros de la epoca revelan que se trata de construcciones modernas que no estan basadas en las fuentes (90).

Los embajadores espanoles nunca hablaban de un grupo integro respecto a los clientes centroeuropeos del rey catolico (91). En vez de utilizar los sintagmas partido espanol o faccion espanola, denominaban a los clientes del rey catolico mediante la palabra servidor, que se referia exclusivamente a individuos (92). La existencia de un grupo compacto con un programa comun, que corresponderia al termino <<partido espanol>>, la niega no solo el vocabulario de la epoca, sino tambien la heterogeneidad de las personas que formaban la red de relaciones del soberano espanol. Entre sus clientes habia hombres con diferente rango social, posturas politicas y distintos vinculos hacia Espana (93). Mientras que algunos de ellos defendian los intereses de la Monarquia hispana por su propia conviccion, una gran parte de los otros decidio servir a Espana solo por la expectativa de una abundante remuneracion (94).

Los clientes espanoles en la corte imperial no formaban un conjunto compacto. La red clientelar del rey catolico se fraccionaba en varios grupos de personas que se asociaban alrededor de los principales confidentes espanoles, en las fuentes de la epoca llamados servidores confidentes (95). Entre ellos destacaban los miembros de las familias Dietrichstein (96), Pernestan (97) y Popel de Lobkowicz (98), que se habian convertido en los verdaderos pilares de la politica espanola en Europa Central. Mediante el parentesco con las familias mencionadas entraban al servicio espanol otras personas provenientes de varias estirpes bohemias, moravas, silesias y austriacas (99). Se trataba, por ejemplo, de Carlos y Maximiliano de Liechtenstein, Vratislao de Furstenberg, Abraham de Donin, Ulrico Desiderio Pruskovsky de Pruskov o Sdenco Novohradsky de Kolowrat (100). Otra camarilla muy importante se formo en la segunda decada del siglo XVII en torno al principe Juan Ulrico de Eggenberg. Su importancia aumento con el creciente poder del archiduque Fernando de Estiria, el cual confiaba mucho en Eggenberg (101), y culmino con la coronacion imperial de Fernando. Desde el ano 1619, la faccion pro espanola del principe de Eggenberg tenia la mayor influencia entre las demas camarillas de la corte vienesa (102).

La posicion extraordinaria de Juan Ulrico de Eggenberg en la red de relaciones de los reyes Felipe III y Felipe IV la testifican muchas fuentes, incluyendo las espanolas (103). La inclinacion de Eggenberg hacia lo hispanico nacio en su juventud, pues empezo su carrera como soldado de las tropas espanolas que luchaban en los Paises Bajos. Sin embargo, dejo su carrera militar tras poco tiempo y entro al servicio de Fernando de Estiria, pero sus vinculos con Espana no aflojaron, sobre todo tras su visita a Madrid (104). El ambiente de la corte espanola influyo de una manera significativa en la orientacion cultural y politica de muchos nobles centroeuropeos (105), y Juan Ulrico de Eggenberg no se aparto de esta regla. Durante el reinado de Matias apoyo la actividad de los embajadores espanoles en la corte imperial (106), y segun hemos dicho antes, despues de la entronizacion de Fernando II la importancia de Juan Ulrico todavia crecio mas. En los anos 1619-1625 Eggenberg desempeno el cargo de presidente del Consejo secreto, y hasta 1634 actuo como el favorito mas cercano del emperador (107). Sobre la posicion extraordinaria de Eggenberg en la corte imperial hablan varias fuentes de la epoca. Una de las descripciones mas brillantes que reflejan su poder aparece en la Relazione di Germania del nuncio Carlo Carrafa:
   Il Principe d'Egghembergh e assoluto padrone della volonta
   dell'Imperatore, il quale ha tanto credito al suo consiglio che per
   non perderlo, essendo per il pio Sua Eccellenza di mali di podagra,
   colici et altri infermo, va alle sue stanze et avanti al suo letto
   fa consiglio (108).


No cabe la menor duda de que los diplomaticos espanoles en la corte imperial debian gran parte de sus exitos a Juan Ulrico de Eggenberg. En los anos veinte del siglo XVII el valido de Fernando II influyo sobre varias decisiones imperiales en favor de los espanoles y se convirtio en un colaborador imprescindible de los embajadores filipinos (109). El hecho de que Juan Ulrico fuera el favorito del emperador y, al mismo tiempo, cliente del rey catolico, ayudo de manera decisiva a estrechar las relaciones entre las dos ramas de la casa de Austria. No fue por casualidad que durante el reinado de Felipe IV y de Fernando II se resolvieran todos los pleitos anteriores entre los Habsburgos espanoles y austriacos y que ambas monarquias procedieran juntas en la escena politica de Europa.

Los reyes espanoles sabian bien de la actuacion de Eggenberg y le conferian una gran importancia. Para atarlo todavia mas a su politica utilizaban diversos recursos, ademas de los regalos y remuneraciones (110), pues Juan Ulrico alcanzo la recompensa mas prestigiosa. Ya en 1617 el conde de Onate pidio al rey Felipe III que concediera la Orden del Toison a Eggenberg (111), nombramiento que se realizo finalmente el 29 de agosto de 1621 (112). La posicion destacada del principe de Eggenberg la reflejan asimismo las instrucciones para los embajadores espanoles en la corte vienesa. En una de ellas informan al embajador de como deberia comportarse con el valido del emperador:
   Convendria asimismo con el dicho Principe agradecerlo que ha hecho
   en esta materia y asegurarle que Su Majestad tendra dello
   particular memoria. Y en este es menester hablar resueltamente pero
   sin violencia (113).


El principe de Eggenberg formo a su alrededor una red de clientes que apoyaban la politica espanola. Uno de ellos fue el mayordomo mayor de la corte imperial Carlos de Harrach (114). Los embajadores de Venecia Francesco Erizzo y Simon Contarini acusaron a Harrach en su relacion del ano 1620 de ser, igual que Juan Ulrico de Eggenberg, un obediente ejecutor de las ordenes del embajador conde de Onate (115). En realidad la actuacion de Harrach derivaba de sus tradiciones familiares: su abuelo Leonardo IV, mayordomo mayor de la corte imperial y caballero del Toison, sirvio lealmente a los soberanos de las dos ramas de la casa de Austria (116), y Carlos seguia sus huellas. No obstante, su carrera no se basaba solo en los meritos de su antecesor, porque para acrecentar su influencia politica se valio sobre todo de una inteligente politica matrimonial. A su hijo Leonardo Carlos le caso con Maria Francisca de Eggenberg --hija del valido del emperador, matrimonio que unio definitivamente a Harrach con la camarilla de Eggenberg (117). La pertenencia de Harrach a esta faccion la confirmaron las bodas de sus hijas Isabel Catarina, Catarina y Maximiliana, que se casaron con los jefes del ejercito imperial y <<amigos>>, de Eggenberg, Alberto de Wallenstein, Maximiliano de Wallenstein y Adan Erdmann Trchka de Leipa (118).

Harrach no fue el unico que aprovecho a sus descendientes para establecer una relacion de parentesco con el favorito del emperador. El mismo metodo lo utilizo tambien Guillermo Slavata de Chlum y Koschumberg, miembro de una familia noble proveniente del Reino de Bohemia. A su hijo Adan Pablo lo caso con la hija de Juan Ulrico de Eggenberg, Maria Margarita. Su boda, celebrada en julio de 1626 en Viena, se convirtio en uno de los sucesos mas seguidos de aquel ano (119) En Bohemia la noticia causo revuelo porque, mediante el enlace de su hijo, Guillermo Slavata demostraba abiertamente no solo su lealtad a la casa de Austria sino tambien su apoyo a la politica centralista de Eggenberg.

Sin embargo, ya antes Guillermo Slavata formaba parte del grupo asociado al valido del emperador, y su actividad en favor de la politica de Viena le valio varios exitos (120). Uno de los momentos claves de su carreta sucedio en 1624, cuando fue introducido al Consejo Secreto del emperador (121). Slavata estaba convencido de que el emperador tenia que colaborar estrechamente con sus parientes espanoles, no obstante, su inclinacion hacia Espana no era desinteresada. En 1624 Slavata pidio a Felipe IV que concediese a su hijo Adan Pablo la Orden de Santiago (122). Las fuentes no nos dicen si el monarca atendio los deseos del noble bohemio (123), lo cual fue probable, puesto que la misma merced obtuvo en 1629 el hijo menor de Slavata, Joaquin Ulrico (124).

Este joven ayudo a fortalecer la posicion de Guillermo Slavata en el organismo de la corte vienesa. Segun el deseo de su padre, contrajo matrimonio en 1627 con Francisca de Meggau (125), hija del consejero imperial y partidario de la faccion pro espanola de Eggenberg Leonardo Helfried de Meggau. La posicion del conde de Meggau en el sistema clientelar espanol fue bastante alta. La embajada espanola en la corte vienesa le pagaba en los anos veinte del siglo XVII una pension anual de 2.250 florines (126), una de las mas altas con las que los reyes espanoles remuneraban a los cortesanos de Fernando II.

Otras informaciones interesantes sobre los clientes espanoles en la corte imperial las ofrecen los documentos referidos a la guerra por la sucesion de Mantua. En Madrid confiaban tradicionalmente en Juan Ulrico de Eggenberg y en su camarilla, en la que sobresalian el presidente del Consejo de guerra Ramboldo Collalto (127) y el Canciller imperial Juan Bautista Verda de Verdenberg (128), ambos considerados como los posibles sucesores de Eggenberg (129). Juan Bautista Verda de Verdenberg, procedente de una familia no aristocratica, estaba agradecido a Eggenberg por su ascenso social (130). A su patron lo habia conocido en la corte del archiduque Fernando en Graz y pronto se gano su entera confianza, convirtiendose con el tiempo en su mano derecha. Cuando este se encontraba enfermo, Verda de Verdenberg incluso tenia el honor de trasladar al emperador las ideas y opiniones de su valido (131).

Ademas de las personas mencionadas, la faccion de Eggenberg incluia muchas otras; algunos nobles asociados mediante politica matrimonial (132), otros que aprovecharon su procedencia de Estiria, lugar donde nacio el valido del emperador (133). Asi fue, por ejemplo, en el caso del mencionado Juan Bautista Verda de Verdenberg. No obstante, la mayoria de los miembros se vinculaba al grupo de Eggenberg por una simple relacion clientelar (134).

Los miembros de esta faccion no eran los unicos en apoyar el trabajo de los diplomaticos espanoles en la corte imperial. De las familias nobles de Europa Central, los Dietrichstein tenian las relaciones mas estrechas con Espana. Los descendientes del embajador imperial en Madrid Adan de Dietrichstein (135) estaban tan espanolizados que negaban deliberadamente su pertenencia a la nobleza centroeuropea y consideraban al rey espanol como su soberano natural (136). Algunos de ellos nacieron en Espana, y estaban vinculados al ambiente hispanico por vinculos de parentesco (137). Ademas eran propietarios de varios senorios en la peninsula Iberica que les fueron concedidos junto con los habitos de Calatrava (138). Adan de Dietrichstein se apodero de la encomienda aragonesa de Alcaniz en 1569. Algunos anos despues su hijo Maximiliano obtuvo la encomienda andaluza de Canaveral, que era todavia mas rentable que la primera y que quedo en manos de la familia Dietrichstein durante las tres generaciones siguientes (139).

El hijo pequeno de Adan fue el mas valorado en la corte madrilena (140). El obispo de Olomouc, cardenal Francisco de Dietrrichstein, se mostraba muy inclinado hacia la politica contrarreformista de Espana ya en la epoca de Rodolfo II. En los anos veinte aumento su poder al ser nombrado miembro del Consejo Secreto del emperador y gobernador de Moravia. Gracias a su elevada posicion podia apoyar notablemente la actividad de los embajadores del rey catolico (141). Su afan lo demuestran tanto las fuentes depositadas en el Archivo del Pais de Moravia de Brno (Moravsky zemsky archiv) (142), como los informes de los diplomaticos espanoles que se hallan en el Archivo General de Simancas (143). Basandonos en estas fuentes podemos considerar a Dietrichstein una de las personas mas destacadas de la red clientelar espanola en Europa Central. La importancia de Dietrichstein para los intereses de los reyes catolicos la subraya su pertenencia a la junta de los cardenales. Tambien en Roma se presentaba como uno de los partidarios principales de Espana (144).

En la corte imperial el cardenal Francisco de Dietrichstein a veces colaboraba con el grupo de Juan Ulrico de Eggenberg, como se comprueba en su correspondencia con el presidente del Consejo de Guerra Ramboldo Collalto (145). En las cartas que los dos aristocratas se enviaban, denominaban a Juan Ulrico de Eggenberg como su patron (146). Este rasgo de dependencia reflejaba la omnipotencia del valido en la corte vienesa de Fernando II (147). Sin embargo, en Madrid, Dietrichstein gozaba del mismo rango que Juan Ulrico de Eggenberg (148), e incluso parece que las mercedes que los reyes espanoles le otorgaron a el y sus hermanos excedian a las concedidas a Eggenberg (149).

Otro cliente muy importante de los monarcas espanoles fue Sdenco Adalberto Popel de Lobkowicz. El Gran Canciller del Reino de Bohemia era admirador de la cultura hispanica, y visito la Peninsula Iberica entres ocasiones, recorriendo sus lugares mas interesantes hasta el reino de Portugal y Mallorca. Hablaba perfectamente el castellano y se mostraba un catolico radical. En 1603 se caso con Polisena, hija del caballero del Toison y gran servidor de Felipe II Vratislao de Pernestan y de su mujer castellana Maria Manrique de Lara y Mendoza. Por via de ese matrimonio contrajo parentesco con muchas familias nobles espanolas e italianas (150), y gracias a estas relaciones familiares con la nobleza hispana, su firme catolicismo y sobre todo su extraordinaria lealtad a la dinastia gobernante se gano el favor de Felipe II y sus sucesores (151). No era de extranar, que, con el tiempo, la familia de Popel de Lobkowicz llegase a asumir en la red de clientes espanola la posicion que antes habia pertenecido a los Pernestan (152).

Ya en los anos noventa del siglo XVI Sdenco Adalberto apoyaba la actividad de los embajadores espanoles en la corte imperial (153), aunque no consiguio una posicion mas relevante entre los clientes centroeuropeos del rey catolico hasta finales del primer decenio del siglo XVII. En 1609 rechazo categoricamente la patente imperial sobre el libre ejercicio de las religiones (154), con lo que se deshonro ante los ojos del emperador y simultaneamente se granjeo una inmensa simpatia de Felipe III y sus diplomaticos (155). El mayor exito de la actividad politica de Lobkowicz fue la coronacion de Fernando de Estiria como Rey de Bohemia, ya que fue el Gran Canciller quien convencio a los estados de este Reino para elegir a Fernando como sucesor del emperador Matias. Gracias a su ayuda, la Casa de Austria se mantuvo en el trono bohemio (156), y en recompensa por sus servicios a la dinastia reinante le fue concedida en 1621 la Orden del Toison (157) y tres anos mas tarde fue elevado a la dignidad principesca (158).

A pesar de su aficion por lo hispano, Lobkowicz no se convirtio nunca en un titere en manos de los diplomaticos espanoles, con los que mantenia mucha amistad (159). Sin embargo, sus relaciones con Juan Ulrico de Eggenberg y algunos miembros de su faccion no eran tan calurosas, irritado sobre todo por la politica centralista de Eggenberg (160). Aunque permanecia fiel al emperador, no estaba de acuerdo con el gobierno que se habia establecido en Bohemia, cuya situacion despues de 1620 lo llenaba de desilusion (161). Ya que Fernando II sabia de sus dudas, no le confiaba tanto como en los anos anteriores, con lo que la influencia de Lobkowicz en la corte imperial iba disminuyendo y muchas negociaciones politicas se desarrollaban sin su presencia (162). No obstante, para la politica espanola seguia siendo muy importante al ser considerado el conocedor mas relevante de los problemas de Bohemia (163).

En la actitud politica de Lobkowicz influyo notablemente su profundo catolicismo. El Gran Canciller de Bohemia se esforzo durante toda su vida para afianzar las posiciones de los catolicos de la Corona de Bohemia, por lo que colaboraba tanto con los embajadores espanoles como con los diplomaticos de la Santa Sede. En ese sentido habla la segunda instruccion para el nuncio Fabrizio Verospi del ano 1619: <<Il signor Popel, gran cancelliero di Boemia, e tutto italianato et affettissimo alla nostra natione. Nella moralita e un Seneca et nella pieta un Giob>> (164). El caso de Lobkowicz prueba la conexion de la red clientelar espanola y la papal en la Europa Central antes de 1620, periodo en el que habia muchas personas que eran al mismo tiempo clientes del rey catolico y del papa (165).

Tambien despues de 1620, cuando los fines politicos de Espana y de la Santa Sede comenzaron a diferir, Sdenco Adalberto Popel de Lobkowicz siguio colaborando con ambas potencias (166). Es posible creer que el rumbo politico de la Santa Sede, cuyo mayor objeto seguia siendo el coronamiento de la Contrarreforma en el centro de Europa, le gustase mas que el que perseguia Espana.

3. LOS CLIENTES PAPALES EN LA CORTE IMPERIAL DE FERNANDO II

El hecho de que tambien los papas tenian sus redes clientelares en la Europa central sigue siendo un tema marginal para la historiografia checa (167). Hay varios motivos que explican esta situacion. En primer lugar, hay que mencionar el desinteres de los investigadores por la epoca posterior a 1620, y ya que en la epoca anterior a la batalla de la Montana Blanca la politica papal en la corte imperial coincidia con la espanola, los historiadores se han acostumbrado a considerar a los clientes del papa como confidentes del grupo asociado alrededor del embajador del rey catolico. Este procedimiento tiene su justificacion en la epoca en la que concordaban las redes clientelares de ambas potencias y cuando muchos clientes de la Santa Sede mantenian estrechas relaciones con Espana. Sin embargo, desde el tercer decenio del siglo XVII es necesario distinguir consecuentemente entre los partidarios de Madrid y los de Roma (168). Aunque tambien durante el gobierno del emperador Fernando II habia hombres que estaban al servicio de ambas potencias --Sdenco Adalberto Popel de Lobkowicz es un ejemplo de ellos-- eran casos mas bien excepcionales. La mayoria de los nobles se ponia de parte del rey catolico porque el apoyo de su politica les daba muchas ventajas sociales y materiales. Los tratados de la epoca comparaban metaforicamente al monarca espanol con una fuente de la que hay que estar cerca para poder disfrutar de los favores que brotan de ella (169). En cambio, los recursos de los que disponia el papa eran bastante limitados, lo que tambien motivaba que su red clientelar en la Europa Central estuviera compuesta por clientes que no alcanzaban tanta influencia politica.

La omision de la existencia de la faccion papal en la corte imperial por parte de los historiadores se debe asimismo a las fuentes. Los documentos mas importantes que hablan sobre el tema se encuentran en los archivos del Vaticano, y el estudio en sus confusos fondos quito entusiasmo a muchos investigadores. La situacion ha mejorado hace poco tiempo, en buena medida por el impulso dado por los trabajos del Istituto Storico Germanico en Roma (170).

Las investigaciones dedicadas a la politica papal en la corte imperial de Fernando II son escasas, a pesar de lo cual es posible tener una idea basica de las personas que en Viena imponian los intereses de la Santa Sede. Muchos datos interesantes sobre los clientes papales en la corte imperial los ofrecen las fuentes epistolares (171), las relaciones de los nuncios apostolicos, los informes de los embajadores espanoles (172) y las susodichas instrucciones que se entregaban a los diplomaticos antes de su partida a la corte imperial (173).

La red clientelar del papa estaba integrada sobre todo por clerigos. Ademas del arzobispo de Praga Ernesto Adalberto de Harrach (174), el arzobispo de Esztergom Pedro Pazmany (175) y otros dignatarios eclesiasticos, se trataba tambien de los confesores privados de algunos miembros de la dinastia reinante (176), los prelados de los monasterios importantes (177), canonigos y miembros de las ordenes religiosas (178). En cambio, uno de los oponentes mas acerrimos de la politica que imponia el legado Carlo Caraffa fueron los jesuitas, encabezados por el confesor del emperador, Pedro Guillermo Lamormain (179). Su actuacion se caracterizaba por una casi absoluta independencia a las ordenes que venian de Roma. En la mayoria de las cuestiones problematicas, los jesuitas estaban de parte de Espana (180). No era de extranar que el comportamiento de Lamormain provocase el disgusto de Carlo Caraffa, y en las cartas que el nuncio apostolico enviaba a Roma se quejaba muy a menudo del proceder del confesor imperial. En una de ellas escribio que los jesuitas no solo causaban dano a las demas ordenes religiosas, sino tambien <<commandano (per un modo di dire) a tutti i ministri ancorche principali>> (181).

Los intereses papales en la corte imperial eran favorecidos asimismo por miembros de algunas familias nobles. La segunda instruccion para el nuncio extraordinario Fabrizio Verospi del ano 1619 descubre los nombres de algunos de ellos. Ademas del ya varias veces mencionado Sdenco Adalberto Popel de Lobkowitz se trataba, por ejemplo, del vicecanciller imperial Juan Luis de Ulm (182) y del conde Maximiliano de Trauttmannsdorf (183). Aunque la instruccion de 1619 caracterizaba a Trauttmannsdorf como un hombre a quien no era necesario rendir honores especiales, en 1623 obtuvo muchos meritos por la transmision de la dignidad electoral a Maximiliano de Baviera (184). Gracias al apoyo que prestaba al duque de Baviera, se acerco interinamente al grupo de personas asociadas alrededor del nuncio apostolico, y mas tarde unio su carrera profesional con el servicio a Fernando Ernesto de Austria (185). Con la incorporacion del principe a los organismos politicos del imperio crecia la autoridad de Trauttmannsdorf en la sociedad de la corte vienesa. Todo culmino tras la caida de Juan Ulrico de Eggenberg en 1634, a quien Maximiliano de Trauttmansdorf sustituyo como valido del emperador (186). Sin embargo, los lazos que lo unian con la red clientelar del papa los habia roto hacia ya tiempo. Desde el comienzo de los anos treinta del siglo XVII, se inclinaba mucho mas hacia Espana, mientras los diplomaticos del rey catolico hacian tambien todo lo posible para granjearse su amistad. La embajada espanola en Viena le volvio a pagar nuevamente la pension cuyo pago habia sido suspendido en los anos veinte del siglo XVII (187) y finalmente, en 1635, Trauttmannsdorf fue nombrado caballero de la Orden del Toison (188).

CONCLUSIONES

Los Habsburgos austriacos se expusieron, ya desde la segunda mitad del siglo XVI, a la presion politica de Espana y la Santa Sede. Mientras que en la epoca anterior a 1620 las diplomacias de ambas potencias seguian el mismo fin, es decir, la victoria de la Contrarreforma en el Sacro Imperio Romano, a partir de esa fecha sus planes difirieron. La culpa la tenian sobre todo los espanoles, pues al derrotar a la sublevacion bohemia Espana cambio notablemente las prioridades de su politica exterior. Desde entonces prefirio sus intereses particulares, principalmente la guerra en los Paises Bajos, ya que la derrota de los estados neerlandeses formo el eje de la politica exterior espanola en los anos veinte del siglo XVII. El primer conflicto grave por la disparidad de objetivos de Espana y la Santa Sede se produjo durante las negociaciones para la transmision de la dignidad electoral a Maximiliano de Baviera. En aquella ocasion el emperador se puso de parte de Roma. Sin embargo, en los anos posteriores predomino en Viena la influencia de Madrid. Gracias a las maniobras de sus embajadores en la corte imperial, Felipe IV intervenia de manera significativa en la politica de sus parientes centroeuropeos. En cambio, el nuncio apostolico Carlo Caraffa y sus sucesores no fueron capaces de encontrar los medios necesarios para imponer la voluntad del papa. Eso se manifesto, por ejemplo, en la cuestion de la coronacion bohemia del principe Fernando Ernesto o durante la guerra por la sucesion de Mantua, pero no solo en esos casos el esfuerzo de la diplomacia fracasaba.

Una premisa indispensable para el exito de la politica espanola en la corte imperial era el apoyo de los cortesanos imperiales. La creacion de una amplia red de confidentes y su mantenimiento pertenecia a las tareas principales de los embajadores en la corte vienesa. Para atar a los nobles centroeuropeos a la politica de su monarca, los diplomaticos espanoles utilizaban toda una serie de recursos. Se trataba, por ejemplo, de las remuneraciones financieras de una sola vez, las pensiones regulares, regalos, el nombramiento en una de las ordenes militares religiosas o en la Orden del Toison. Las recompensas variadas que se otorgaban a los clientes centroeuropeos del rey catolico debian atraer a otros nobles a la colaboracion con Espana; muchos de ellos entraron al servicio del rey catolico como clientes de los asi llamados servidores confidentes. Con este termino se denominaba a las personas que gozaban de una confianza casi plena para los embajadores. En la epoca de Fernando II pertenecian a ese grupo el cardenal Francisco de Dietrichstein, Sdenco Adalberto Popel de Lobkowitz y Juan Ulrico de Eggenberg. Sobre todo el valido del emperador, el cual estaba rodeado de una red propia de relaciones, decidia muchas veces sobre el exito de la diplomacia espanola; ya que muchos de sus clientes trabajaban en el Consejo Secreto del emperador, podia influir facilmente la politica exterior de la Monarquia Habsburgo. Aunque tambien el cardenal Francisco de Dietrichstein y el Gran Canciller de Bohemia Sdenco Adalberto Popel de Lobkowitz proporcionaban al rey espanol servicios excelentes, sus capacidades de influir en las resoluciones del emperador no alcanzaban a las de Juan Ulrico de Eggenberg.

Tambien los nuncios apostolicos tenian sus clientes en la corte imperial. Se trataba tanto de dignatarios eclesiasticos como laicos. En la epoca anterior a 1620 habia muchos hombres que colaboraban tanto con Espana como con la Santa Sede, pero a principios de los anos veinte la situacion cambio. La bifurcacion de los objetivos de la diplomacia espanola y la papal causo la separacion de los confidentes comunes en dos partidos diferentes, el de Madrid y el de Roma. La mayoria de las personas paso al campo espanol porque la colaboracion con Espana les ofrecia muchas ventajas materiales y sociales. Por esta razon, el grupo de los clientes papales en la corte imperial de Fernando II no alcanzaba la importancia politica de la red clientelar que rodeaba al embajador espanol.

Pavel MAREK

Universidad de Eeske Budiejovice

<marekkpavel@seznam.cz>

* El presente estudio debe su publicacion a la ayuda economica de una beca doctoral de GA JU 4/2002/H-PF, una beca post-doctoral de GACR, 404/06/P186 y del proyecto MSM 600766580.

(1.) El tema ya fue popular en el siglo XIX; cfr. VON RANKE, L.: Die romischen Papste, ihre Kirche und ihr Staat im 16. und 17. Jahrhundert. Leipzig, 1836. De los trabajos que hablan sobre la corte imperial cfr. sobre todo VEHSE, E.: Geschichte des osterreichischen Hofs und Adels und der osterreichischen Diplomatie, Sektion II, vols. V-VI. Hamburgo, 1852; WOLF, A.: Furst Wenzel Lobkowic, erster geheimer Rath Kaiser Leopold's I. 1609-1677. Sein Leben und Wirken. Viena, 1869; PRIBRAM, A. F.: Franz Paul Freiherr von Lisola (1613-1674) und die Politik seiner Zeit. Leipzig, 1894.

(2.) De los trabajos mas importantes se pueden citar p. ej. SHARPE, K. (ed.): Faction and Parlament. Essays on Early Stuart History. Oxford, 1978; REINHARD, W.: Freunde und Kreaturen. << Verflechtung >> als Konzept zur Erforschung historischer Fuhrungsgruppen. Romische Oligarchie um 1600. Munich, 1979; STARKEY, D.: The English Court from the Wars of the Roses to the Civil War. Londres-Nueva York, 1987; ASCH, R. G. y BIRKE, A. M. (eds.): Princes, Patronage and the Nobility. The Court at the Beginning of the Modern Age c. 1450-1650. Oxford, 1991; SHEPHARD, R.: <<Court factions in Early Modern England>>, The Journal of Modern History, 64, 1992, pp. 721-745; LEVY PECK, L.: Court, Patronage and Corruption in Early Stuard England. Londres, 1993.

(3.) El estudio del clientelismo politico ha despertado un gran interes en Italia y Espana; v. gr. VISCEGLIA, M. A.: <<Burocrazia, mobilita sociale e patronage alla Corte di Roma tra Cinque e Seicento. Alcuni aspetti del recente dibattito storiografico e prospettive di ricerca>>, Roma Moderna e Contemporanea, 3, 1995, pp. 11-55; Id.: <<Fazioni e lotta politica nel Sacro Collegio nella prima meta del Seicento>>, en: SIGNOROTTO, G. y VISCEGLIA, M. A. (eds.): La corte di Roma tra Cinque e Seicento. <<Teatro>> della politica europea. Roma, 1998, pp. 37-91; AGO, R.: Carriere e clientele nella Roma barocca. Roma-Bari, 1990; FOSI, I.: All'ombra del Barberini. Fedelta e servizio nella Roma barocca. Roma, 1997; MARTINEZ MILLAN, J. (ed.): Instituciones y Elites de Poder en la Monarquia Hispana durante el Siglo XVI. Madrid, 1992; Id. (ed.): La corte de Felipe II. Madrid, 1994.

(4.) REINHARD, W.: Freunde und Kreaturen; ID. (ed.): Power Elites and State Building. Oxford, 1996; ID.: <<Freunde und Kreaturen. Historische Anthropologie von Patronage--Klientel--Beziehungen>>, Freiburger Universitatsblatter, 139, 1998, pp. 127-141.

(5.) P. ej. MACZAK, A. (ed.): Klientelsysteme im Europa der fruhen Neuzeit. Munich, 1988; ID.: <<From Aristocrat Household to Princely Court: Restructuring Patronage in the Sixteenth and Seventeenth Centuries>>, en ASCH, R. G. y BIRKE, A. M. (eds.): Princes, pp. 315-328; ID.: Klientela. Nieformalne systemy wladzy w Polsce i Europie XVI-XVIII w. Varsovia, 1994.

(6.) P. ej. NOLTE, H. H.: <<Patronage und Klientel: Das Konzept in der Forschung>>, en ID. (ed.): Patronage und Klientel. Ergebnisse einer polnisch-deutschen Konferenz. Colonia-Viena, 1989, pp. 1-17; DROSTE, H.: <<Patronage in der Fruhen Neuzeit--Institution und Kulturform>>, Zeitschrift fur Historische Forschung, 30, 2003, Cuaderno 4, pp. 555-590; BRAKENSIEK, S. y WUNDER, H. (eds.): Ergebene Diener ihrer Herren? Herrschaftsvermittlung ira alten Europa. Colonia-Weimar-Viena, 2005. De los primeros trabajos checos sobre el clientelismo podemos citar p. ej. BUZEK, V.: << Klientela Pernjtejn a Rozmberkuve druhe polovine 16. stoleti>>, en VOREL, P. (ed.): Pernstejnove v ceskych dejinach. Pardubice, 1995, pp. 213-225; ID., << Pani a pratele v myslei a kazdodennim zivote ceske a morauske slechty na prahu novoveku, cesky casopis historicky>> 100, 2002, pp. 229-264; ID., <<Gute Freundschaft--Informelle Kommunikation in der fruhneuzetlichen Gesellschaft der bohmischen Lander>>, en BRAKENSIEK, S. y WUNDER, H. (eds.): Ergebene Diener, pp. 79-96; MATA, Petr: Svet ceske aristokracie (1500-1700). Praga, 2004, pp. 530-678.

(7.) NOFLATSCHER, H.: <<Regiment aus der Kammer? Einflussreiche Kleingruppen am Hof Rudolfs II.>>, en HIRSCHBIEGEL, J. y PARAVICINI, W. (eds.): Der Fall des Gunstlings. Hofparteien in Europa voto 13. bis zum 17. Jahrhundert. Ostfildern, 2004, pp. 209-234; ID., <<Monarchische Willkur? Zur Demission des Wolf Rumpf und Paul Sixt Trautson am hof Kaiser Rudolfs II. (1600)>>, en BRANDSTATTER, K. y HORMANN, J. (eds.): Tirol-Osterreich-Italien, Festschrift fur Josef Riedmann zum 65. Geburtstag. Innsbruck, 2005, pp. 493-516; BOZEK, V.: <<Konfessionelle Pluralitat in der Kaiserlichen Leibkammer zu Beginn des 17. Jahrhunderts>>, en BAHLCKE, J.; LAMBRECHT, K.; MANER, H. C. (eds.): Konfessionelle Pluralitat als Herausforderung. Koexistenz und Konflikt in Spatmittelalter und Fruher Neuzeit. Winfried Eberhard zum 65. Geburtstag. Leipzig, 2006, pp. 381-395; MAREK, P.: <<La red clientelar de Felipe III en la corte imperial de Praga>>, en MARTINEZ MILLAN, J. y VISCEGLIA, M. A. (dirs.), La monarquia de Felipe III, IV, la casa del rey. Madrid, 2008.

(8.) WINKELBAUER, Th.: <<Notiz zur Frage: Gab es um die Mitte des 17. Jahrhunderts am Kaiserhof eine <<tschechische>> bzw. ,,bohmische Partei<<?>> en ID. (ed.): Kontakte und Konflikte. Bohmen, Mahren und Osterreich: Aspekte eines Jahrtausends gemeinsamer Geschichte. Waidhofen an der Thaya, 1993, pp. 197-202; CERMAN, I." <<Pojmy <<frakce>>, <<strana<< a <<kabala>> v komunikativni praxi dvoranu Leopolda I.>>, cesky casopis historicky 100, 2002, pp. 33-54; ID.: <<Raimundo Montecuccoli a <<valecna strana>> na dvore Leopolda I.>>, Historie a vojenstvi 51, 2002, pp. 568-603; ID." <<Kabal, Parthey, Faction am Hofe Kaiser Leopolds I.>>, en HIRSCHBIEGEL, J. y PARAVICINI, W. (eds.): Der Fall, pp. 235-247.

(9.) Mas informacion sobre el mencionado proyecto ofrece: HEISS, G.; BASTL, B.; FREISLEBEN, S.; KELLER, K.; SPERL, A.: <<Der Wiener Hof und sein Klientel--und Patronagesystem. Ein Projekt am Institut fur Geschichte der Universitat Wien>>, Mitteilungen der Residenzen-Kommission der Akademie der Wissenschaften zu Gottingen, 11, 2001, n. 2, p. 21. El resultado mas importante der proyecto ha sido hasta ahora KELLER, K.: Hofdamen. Amstragerinnen ira Wiener Hofstaat des 17. Jabrhunderts. Viena, 2005.

(10.) Archivio Segreto Vaticano (en adelante como ASV), Segretaria di Stato--Germania, sign. 117, fol. 1-469 [se trata de la correspondencia del nuncio Cario Caraffa del ano 1627]; Ibidem, sign. 115, Registratura cifre [contiene las cartas descifradas de Caraffa y las respuestas que le enviaron los diplomaticos de Roma]; Ibidem, sign. 26 A, Carlo Caraffa: Relazione di Germania 1628.

(11.) Biblioteca Apostolica Vaticana (en adelante como BAV), Archivio Barberini, Barb. Lat., Germania, Carlo Caraffa nunzio a Vienna, sign. 6929-6946 [Las cartas de Caraffa de 1621-1628].

(12.) Archivo General de Simancas (en adelante como AGS), Secretaria de Estado--Alemania, legs. 706, 707, 709, 711, 2326-8, 2330, 2334, 2500, 2502, 2504, 2506-8, 2510, 2868; Ibidem, Secretaria de Estado--Flandes, leg. 2862; Narodni archiv (en adelante como NA) Praha, Sbirka opisy--cizi archivy (Coleccion de transcripciones--archivos extranjeros), Simancas, cart. 1-4.

(13.) Mas informacion en EDELMAYER, F.: <<Aspectos del trabajo de los embajadores de la casa de Austria en la segunda mitad del siglo XVI>>, Pedralbes--Revista d'Historia moderna, 9, 1989, pp. 37-56, aqui sobre todo pp. 40-41. Vease tambien BOROVICKA, J.: <<Archiv v Simancasu--prispevek ke kritice zprav spanelskych vyslancu>>, Zpravy zemskeho archivu Kralovstvi ceskeho, 3, 1910, pp. 115-180, aqui sobre todo p. 134. De las embajadas espanolas en general habla OCHOA BRUN, M. A.: Embajadores y embajadas en la Historia de Espana. Madrid, 2002.

(14.) EDELMAYER, F.: <<Aspectos ...>>, pp. 38-40.

(15.) Sobre el enfrentamiento de Maximiliano II y Felipe II habla p. ej. CHUDOBA, B.: spanele na Bile hore. Praga, 1945, pp. 65-66 (la version espanola Espana y el Imperio (1519-1643). Madrid, 1963). Las relaciones de ambos gobernadores han sido ultimamente estudiadas en SUTTER FICHTNER, P.: Emperor Maxmilian II. New Haven-Londres, 2001.

(16.) Vease p. ej. JANACEK, J.: Rudolf II. a jeho doba. Praga, 1987, pp. 30-45.

(17.) Hay muy pocos estudios que hablen sobre la personalidad y el gobierno del emperador Matias. Cfr. por lo menos PRESS, V.: << Matthias 1612--1619 >>, en SCHINDLING, A. y ZIEGLER, W. ( eds. ): Die Kaiser der Neuzeit. Heiliges Romisches Reich, Osterreich, Deutschland. Munich, 1990, pp. 113-123. El enfretamiento entre Rodolfo II y Matias ha sido muy estudiado por las historiografias de los paises de Europa Central. Las informaciones basicas sobre el Bruderzwist nos las ofrece JANACEK, J.: Rudolf II., pp. 388-409. Cfr. tambien STURMBERGER, H.: <<Die Anfangendes Bruderzwist in Habsburg. Probleme einer osterreichischen Landerteilung nach dem Tod Maximilians II. und die Residenz des Erherzogs Matthias in Linz>> en ID. (ed.): Land ob der Enns und Osterriech. Enns, 1979, pp. 32-75; VOCELKA, K.: <<Matthias contra Rudolf. Zur politischen Propaganda in der Zeit des Bruderzwistes>>, Zeitschrift fur historische Forschung, 10, 1983, pp. 341-351.

(18.) Cfr. AGS, Secretaria de Estado-Alemania, leg. 2502, fol. 164, (Praga, 18-2-1616), Baltasar de Zuniga al Consejo de Estado; Ibidem, leg. 2507, fols. 243-244 (Viena, 31-10-1623), el conde de Onate al Consejo de Estado; NA Praha, Sbirka opisy--cizi archivy, Simancas, carton 2, sin foliacion, Instruccion secreta al conde de Onate para la Embajada en Alemania (San Lorenzo de El Escorial, 16-7-1616); Ibidem, carton 2, sin foliacion, Lo que parece convendra advertir al conde de Onate en su instruccion de Embajador ordinario en la corte del Rey de Ungria (Praga, 4-9-1610), Baltasar de Zuniga al Consejo de Estado.

(19.) NA Praha, Sbirka opisy--cizi archivy, Simancas, carton 2, sin foliacion, Lo que parece convendra advertir al Conde de Onate en su instruccion de Embajador ordinario en la corte del Rey de Ungria (Praga, 4-10-1610); Ibidem, carton 2, sin foliacion, Instruccion secreta al conde de Onate para la Embajada en Alemania (San Lorenzo de El Escorial, 16-7-1616).

(20.) Ibidem.

(21.) STLOUKAL, K.: <<Pocatky nunciatury v Praze. Bonhomini v cechach v letech 1581-1584>>, eesky casopis historicky, 34, 1928, pp. 1-24 y 237-279, aqui p. 2.

(22.) NA Praha, Sbirka opisy--cizi archivy, Simancas, carton 2, sin foliacion, Instruccion secreta al conde de Onate para la Embajada en Alemania (San Lorenzo de El Escorial, 16-7-1616); Ibidem, carton 2, sin foliacion Lo que parece convendra advertir al Conde de Onate en su instruccion de Embajador ordinario en la corte del Rey de Ungria (Praga, 4-9-1610), Baltasar de Zuniga al Consejo de Estado.

(23.) Cfr. p. ej. AGS, Secretaria de estado--Alemania, leg. 709, fol. 96, la instruccion de Baltasar de Zuniga a Lorenzo de Brindisi; Ibidem, leg. 2502, fol. 164, (Praga, 18-2-1616), Baltasar de Zuniga al Consejo de Estado; Ibidem, leg. 2507, fols. 243-244 (Viena, 31-10-1623), el conde de Onate al Consejo de Estado; NA Praha, Sbirka opisy--cizi archivy, Simancas, carton 1 (Praga, 5-3-1596), Guillen de San Clemente a Juan de Idiaquez; Ibidem, carton 2, (Praga, 22-11-1612), Baltasar de Zuniga al Consejo de Estado; Ibidem, carton 2, sin foliacion, Instruccion secreta al conde de Onate para la Embajada en Alemania (San Lorenzo de El Escorial, 16-7-1616).

(24.) Vease por ej. la instruccion para el nuncio Ascanio Gesualdo. GIORDANO, Silvano (ed.): Le istruzioni generali di Paolo V al diplomatici pontifici 1605-1621, I- III. Tubinga, 2003, aqui II, p. 1.062.

(25.) Sobre las relaciones entre Espana y Santa Sede en el siglo XVI habla por ejemplo SERRANO, L.: Espana y la Santa Sede durante el pontificado de San Pio V, I-IV. Madrid, 1914; RIVERO RODRIGUEZ, M.: Felipe H y el gobierno de Italia. Madrid, 1998; TELLECHEA IDIGORAS, J. I.: Paulo IV y Carlos: la renuncia del Imperio a debate. Madrid, 2001; ID.: El ocaso de un rey: Felipe II visto desde la nunciatura de Madrid, 1594-1598. Madrid, 2001; ID. (ed.): El papado y Felipe II: coleccion de breves pontificios I-II. Madrid, 1999-2002; ID. (ed.): Felipe II y el Papado. Madrid, 2004; GIORDANO, S.: <<Gli Asburgo di Spagna e la Santa Sede>>, en SANFILIPPO, M.; KOLLER, A.; PIZZORUSSO, G. (eds.): Gli archivi della Santa Sede e il mondo asburgico nella prima eta moderna. Viterbo 2004, pp. 19-58.

(26.) STLOUKAL, K.: Papezska politika a cisarsky dvur prazsky na predelu XVI. a XVII. veku. Praga, 1925, pp. 19-37. Cfr. tambien ANDRETTA, S. y LUTZ, G.: Das Papsttum, die Christenheit und die Staaten Europas 1592-1605: Forschungen zu den Hauptinstruktionen Clemens VIII. Tubinga, 1994.

(27.) Sobre la colaboracion hablan tanto las instrucciones para los embajadores espanoles como para los nuncios apostolicos. NA Praha, Sbirka opisy -- cizi archivy, Simancas, carton 2, sin foliacion, Instruccion secreta al conde de Onate para la Embajada en Alemania (San Lorenzo de El Escorial, 16-7-1616); JAITNER, Klaus (ed.): Die Hauptinstruktionen Clemens' VIII. fur die Nuntien und Legaten an den europaischen Furstenhofen 1592-1605, I-II. Tubinga, 1984, aqui II, pp. 488-524 y 565-570. El trabajo principal que describe la politica espanola en Europa Central en aquel periodo sigue siendo CHUDOBA, B.: spanele. El libro mas reciente que trata de abarcar este tema es FORBELSKY, J.: spanele, rise a eechy v 16. a 17. stoleti. Osudy generala Baltasara Marradas. Praga, 2006. Hay varios estudios sobre la politica de la Santa Sede. Cfr. REPGEN, K.: Die romische Kurie und der Westfalische Friede. Idee u. Wirklicbkeit des Papsttums im 16. und 17. Jahrhundert. Tubinga, 1962; ID.: Papst, Kaiser und Reich. 1521-1644 I-II. Tubinga, 1962-1965; LUTZ, G.: <<Roma e il mondo germanico nel periodo della guerra dei Trent'anni>>, en SIGNOROTTO, G. y VISCEGLIA, M. A. (eds.): La corte di Roma, op. cit., pp. 425-460.

(28.) NA Praha, Sbirka opisy -- cizi archivy, Simancas, carton 2, sin foliacion, Instruccion secreta al conde de Onate para la Embajada en Alemania (San Lorenzo de El Escoriai, 16-7-1616). Sobre el mismo interes de la Santa Sede hablan las instrucciones del papa Clemente VIII para los nuncios Ferranto Farnese y Filippo Spinelli. Vease JAITNER, K. (ed.): Die Hauptinstruktionen Clemens' VIII. II, pp. 488-524 y 565-570.

(29.) Ibidem, p. 491.

(30.) Mas informacion en MAREK, P.: op. cit.

(31.) Cfr. STLOUKAL, K.: Papezska politika, op. cit., p. 185; BOROVICKA, Josef: <<Pad zelinskeho. Obsazeni nejvyssich zemskych uradu v eechach v letech 1597-1599>>, eesky casopis historicky, 28, 1922, pp. 277-304; ID.: <<Pocatky kanclerovani Zdenka z Lobkovic. Diplomaticky rozbor roudnickych rukopisu>>, en Sbornik praci venovanych prof. dr. Gustavu Friedrichovi k 60. narozeninam. Praga, 1931, pp. 435-455.

(32.) STLOUKAL, K.: Paperska politika.

(33.) Cfr. NA Praha, Sbirka opisu -- cizi archivy, Simancas, carton 2, sin foliacion, Instruccion secreta al conde de Onate para la Embajada en Alemania (San Lorenzo de El Escorial, 16-7-1616); JAITNER, K. (ed.): Die Hauptinstruktionen Clemens' VIII. II, pp. 488-524 y 565-570.

(34.) Sobre la actuacion del embajador Guillen de San Clemente habla, sobre todo, su correspondencia editada: SAN CLEMENTE, G. DE: Correspondencia inedita de don Guillen de San Clemente, embajador en Alemania de los Reyes don Felipe H y III, sobre la intervencion de Espana en los sucesos de Polonia y Hungria 1581-1608, editada por el marques de Ayerbe. Zaragoza, 1892. Cfr. tambien YPERLING, I.: <<Gulielmo de San Clemente -- pritel Polyxeny z Lobkovic>>, Dejiny a soucasnost, 7, 1967, pp. 42-44; KASPAROVA, J.: <<Prispevek k pusobeni spanelskych vyslancu Juana de Borja a Guillena de San Clemente na dvore Rudolfa II.>>, Miscellanea oddeleni rukopisu a starych tisku, 15, 1998, pp. 141-161.

(35.) Sobre los lazos que unian a la familia Popel de Lobkowicz con el mundo hispano habla MAREK, P. (ed.): Svedectvi o ztrate stareho sveta. Man?elska korespondence Zdenka Vojtecha Popela zobkovic a Polyxeny Lobkovicke z Pernstejna. Eeske Budejovice, 2005. La investigacion de los informes de los embajadores espanoles Guillen de San Clemente y Baltasar de Zuniga ha mostrado que tambien Adan de Sternberk y Wolfgang Novohradsky pertenecian a los clientes de los reyes espanoles. Solo en el caso de Venceslao Berka de Duba no es posible averiguar sus contactos directos con los diplomaticos madrilenos. Sin embargo, el parentesco entre los Berka y los Popel de Lobkowicz revela que tambien ese noble tuvo el apoyo de Espana. Mas informacion ID.: <<La red>>, art. cit.

(36.) JANACEK, J.: Rudolf II., pp. 329-345; AGS, Secretaria de Estado -Alemania, leg. 706, sin foliacion, (Praga, 1- 4-1600), Guillen de San Clemente al rey Felipe III; Ibidem, leg. 706, sin foliacion, (Praga, 30-9-1600), Guillen de San Clemente al rey Felipe III; Ibidem, leg. 706, sin foliacion, (Praga, 20-10-1600), Guillen de San Clemente al rey Felipe III.

(37.) Sobre la patente de la libertad de cultos, mas detalladamente GINDELY, A.: Geschichte der Ertheilung des bohmischen Majestatsbriefes von 1609. Praga, 1868; KROFTA, K.: Majestat Rudolfa IL Praga, 1909; JANACEK, J.: Rudolf II., pp. 429-449.

(38.) KYBAL, V.: Jindrich IV. a Europa v letech 1609-1610. Praga, 1911, pp. 166-171; NOVAK, J. B.: Rudolf II. a jeho pad. Praga, 1935; JANACEK, J.: Rudolf II., p. 448, pp. 471-492. Sobre la politica espanola de aquella epoca aportan muchas informaciones interesantes los documentos depositados en el Archivo General de Simancas y tambien sus transcripciones que se encuentran en el Archivo Nacional de Praga. AGS, Secretaria de Estado -- Alemania, leg. 706, 707, 709; Ibidern, Secretaria de Estado -- Flandes, leg. 2862; NA Praha, Sbirka opisy -- cizi archivy, Simancas, carton 2.

(39.) Mas informacion en LASSO DE LA VEGA Y LOPEZ DE TEJADA, M.: La embajada en Alemania del Conde de Onate y la eleccion de Fernando II. Rey de Romanos (1616-1620). Madrid, 1929; KUCERA, J. P.: <<Stavovska opozice v eechach a volba Ferdinanda ytyrskeho ceskym kralem>>, Studia Comeniana et Historica, 14, 1984, pp. 5-40; BRANCUCCI, F.: <<L'istruzione ad Ascanio Gesualdo nunzio in Praga (24-VI-1617)>>, en POLIVKA, M. y SMAHEL, F. (eds.): In memoriam Josefa Macka (1922-1991). Praga, 1996, pp. 259-275.

(40.) Sobre el proceso con Melchior Khlesl, RAINER, J.: <<Der Prozess gegen Kardinal Khlesl>>, Romische Historische Mitteilungen, 5, 1961-1962, pp. 35-163; ID.: <<Kardinal Melchior Khlesl (1552-1630). Vom Generalreformator zum Ausgleichpolitiker>>, Romische Quartalschrift, 59, 1964, pp. 14-35.

(41.) Cfr. p. ej. POLISENSKY, J.: Tricetileta valka a evropska krize 17. stoleti Praga, 1970, pp. 102-134. Sobre la politica exterior espanola de aquella epoca habla p. ej. STRAUB, E.: Pax et Imperium. Spaniens Kampf um seine Friedenordnung in Europa zwischen 1617 und 1635. Paderborn-Munich-VienaZurich, 1980; GARCIA GARCIA, B. J.: La pax hispanica: politica exterior del Duque de Lerma. Lovaina, 1996; MARTIN SANZ, F.: La politica internacional de Felipe IV. Segovia, 1998; ALLEN, P. C.: Felipe III y la Pax Hispanica, 1598-1621: el fracaso de la gran estrategia. Madrid, 2001; FORBELSKY, J.: op. cit. La politica papal de aquella epoca ha sido estudiada por REPGEN, K.: Papst I-II; REINHARD, W. (ed.): Romische Mikropolitik unter Papst Paul V. Borghese (1605-1621) zwischen Spanien, Napel, Mailand und Genua. Tubinga, 2004.

(42.) Mas informacion en GIORDANO, S. (ed.): Le istruzioni I, pp. 109-110. Sobre las elecciones papales en general VON PASTOR, L.: Storia deipapi I-XVII. Roma, 1926-1964. Las facciones de la corte papal de Roma las ha estudiado VISCEGLIA, M. A.: Fazioni, pp. 37-91.

(43.) GINDELY, A.: Dejiny ceskeho povstani leta 1618 I-IV. Praga, 1870-1880, aqui sobre todo IV, pp. 286-329; ALBRECHT, D.: Die deutsche Politik Papst Gregors XV. Die Einwirkung der papstlichen Diplornatie auf die Hauser Habsburg und Wittelsbach (1621-1623). Munich, 1956; JAITNER, K. (ed.): Die Hauptinstruktionen Gregors XV. fur die Nuntien und Gesandten an den europaischen Furstenhofen 1621-1623, I-II. Tubinga, 1997, aqui I, pp. 41-54; BIRELEY, R.: The Jesuits and the Thirty Years War. Kings, Courts, and Confessors. Cambridge, 2003, pp. 56-61.

(44.) MECENSEFFY, G.: <<Habsburger im 17. Jahrhunderc Die Beziehungen der Hofe von Wien und Madrid wahrend des Dreissigjahrigen Krieges>>, Archiv fur oterreichische Geschichte, 121, 1957, pp. 1-91, aqui sobre todo pp. 11-15; ELLIOTT, J. H." El conde-duque de Olivares. El politico en una epoca de decadencia. Barcelona, 1991, p. 214.

(45.) El conflicto entre Espana y los Paises Bajos analizado en ALCALA-ZAMORA Y QUEIPO DE LLANO, J.: Espana, Flandes y el Mar del Norte. La ultima ofensiva europea de los Austrias madrilenos. Barcelona, 1975; ISRAEL, J. I.: The Dutch Republic and the Hispanic World 1606-1661. Oxford, 1982; ECHEVARRIA BACIGALUPE, M. A.: La diplomacia secreta en Flandes, 1598-1643. Vizcaya, 1984; PARKER, G.: Espana y los Paises Bajos 1559-1659. Diez estudios. Madrid, 1986.

(46.) Su biografia no existe. Algunos datos sobre su actividad diplomatica ofrece LASSO DE LA VEGA y LOPEZ DE TEJADA, M.: La embajada.

(47.) La personalidad de Padre Jacinto de Casale ha sido estudiada por DA PORTOGRUARO, D. M.: <<Il P. Giacinto del conti Natta da Casale e la sua opera attraverso i dispacci degli ambasciatori veneti 1621-1627>>, Archivio Veneto, 4, 1928, pp. 165-233.

(48.) BIRELEY, R.: The Jesuits, p. 60; MARTIN SANZ, F.: La politica, p. 35.

(49.) GINDELY, A.: Dejiny IV, pp. 329-416.

(50.) Ibidem, p. 350. Sobre la politica de Maximiliano de Baviera y de la Liga Catolica trata p. ej. ALBRECHT, D.: Die auswartige Politik Maximilians von Bayern 1618-1635. Gotinga, 1962; ID.: Maximilian L von Bayern 1573-1651. Munich, 1998.

(51.) Juan Ulrico de Eggenberg fue uno de los clientes mas importantes de los reyes Felipe III y Felipe IV. Desgraciadamente, hasta ahora los historiadores no le han dedicado adecuada atencion. Su unica biografia es ZWIEDINECK -- SUDENHORST, H. von: Hans Ulrich Furst von Eggenberg, Freund und erster Minister Kaisers Ferdinand II. Viena, 1880. Su importancia para la politica espanola en la Europa Central la demuestran por ejemplo las relaciones de los embajadores de Venecia. Cfr. el informe de Sebastian Vernier del ano 1630. FIRPO, L. (ed.): Relazioni di ambasciatori veneti al senato III. Turin, 1968, p. 828.

(52.) ASV, Segretaria Stato, sign. 115 -- Registratura cifre, fol. 20-23 (Viena, 20-4-1624), Carlo Caraffa a Francesco Barberini.

(53.) Ibidem, sign. 115 -- Registratura cifre, fols. 41-42 (Viena, 13-7-1624) Carlo Caraffa a Francesco Barberini. Cfr. tambien POLISENSKY, J.: Tricetileta valka, p. 166; BIRELEY, R.: The Jesuits, pp. 63-64; MARTIN SANZ, F.: Lapolitica, pp. 35-37.

(54.) ASV, Segretaria Stato, sign. 115 -- Registratura cifre, fols. 44-45 (Viena, 27-7-1624), Carlo Caraffa a Francesco Barberini.

(55.) Cfr. Ibidem, sign. 115 -- Registratura cifre, fols. 41-42 (Viena, 13-7-1624), Cario Caraffa a Francesco Barberini. Sobre Francisco de Moncada conde de Osona, mas tarde marques de Aytona habla p. ej. MOLAS RIBALTA, P.: L'alta noblesa catalana a l'Edat Moderna. Vic, 2003, pp. 59-61.

(56.) ASV, Segretaria Stato, sign. 115 -- Registratura cifre, fol. 44-45 (Viena, 27-7-1624), Carlo Caraffa a Francesco Barberini. Cfr. tambien Ibidem, fols. 41-42 (Viena, 13-7-1624), Cario Caraffa a Francesco Barberini.

(57.) KOHLER, J.: <<Der Beitrag der Prager Nuntiatur zur Festigung des Katholizismus in Ostmitteleuropa>>, Historisches Jahrbuch, 93, 1973, pp. 336-346, aqui sobre todo p. 341.

(58.) En la carta del 14 de septiembre de 1624 escribe Caraffa que ya han pasado mas de dos anos desde que por primera vez pidio al emperador que arreglase el asunto referente a la coronacion del principe Fernando Ernesto por rey de Bohemia. ASV, Segretaria Stato, sign. 115 -- Registratura cifre, fol. 50 (Viena, 14-9-1624), Carlo Caraffa a Francesco Barberini.

(59.) JANACEK, J.: Valdstejn a jeho doba. Praga, 1978, p. 271.

(60.) <<Io seguiro lar offitio in questa materia, ma mi chiudono la bocca, perche sempre mi dicono, che e cosa utile l'andata e che ci vogliono andare, ma mal ci li vanno>>. ASV, Segretaria Stato, Germania, sign. 115--Registratura cifre, rol. 52 (Viena, 4-10-1624), Carlo Caraffa a Francesco Barberini. La llegada imperial a Praga en 1627 describe p. ej. Ibidem, Segretaria stato, Germania, sign. 117, fol. 86 (Praga, 20-10-1627), Carlo Caraffa a Francesco Barberini.

(61.) Ibidem, sign. 115 -- Registratura cifre, fol. 52 (Viena, 4-10-1624) Carlo Caraffa a Francesco Barberini.

(62.) Sobre esta aficion de Fernando informa, por ejemplo, la relacion del nuncio Caraffa. CARAFFA, C.: Relazione di Germania 1628, Ibidem, sign. 26 A, fol. 57. De las estancias del emperador en Laxenburg, Ebersdorf y otros castillos de caza habla HENGERER, M.: Kaiserhof und Adel in der Mitte des 17. Jahrhunderts. Eine Komrnunikationsgeschichte der Macht in der Vormoderne. Constanza, 2004, pp. 141-143. La biografia mas reciente de Fernando II es la de FRANZL, J.: Ferdinand II. Kaiser ira Zwiespalt der Zeit. Graz-Viena-Colonia, 1978.

(63.) ASV, Segretaria Stato, Germania, sign. 115--Registratura cifre, fol. 50 (Viena, 14-9-1624), Carlo Caraffa a Francesco Barberini; Ibidem, fol. 52 (Viena, 4-10-1624), Carlo Caraffa a Francesco Barberini.

(64.) Ibidem, fol. 46 (Roma, 17-8-1624), Francesco Barberini a Cario Caraffa.

(65.) Ibidem, fols. 20-23 (Viena, 20-4-1624), Carlo Caraffa a Francesco Barberini; Ibidem, fol. 46 (Roma, 17-8-1624), Francesco Barberini a Carlo Caraffa.

(66.) FIEDLER, J. (ed.): Die Relationen der Botschafter Venedigs uber Deutschland und Osterreich im 17. Jahrhundert, I-II. Viena, 1866-1867, aqui I, p. 117.

(67.) AGS, Secretaria de Estado -- Alemania, leg. 2507, fols. 243-244 (Viena, 31-10-1623), el conde de Onate al Consejo de Estado.

(68.) Sobre este asunto habla p. ej. LASSO DE LA VEGA y LOPEZ DE TEJADA, M.: La embajada.

(69.) AGS, Secretaria de Estado -- Alemania, leg. 2507, fols. 243-244 (Viena, 31-10-1623), el conde de Onate al Consejo de Estado.

(70.) Cfr. p. ej. las consecuencias de la caida de Wolf Rumpf de Wielross en el ano 1600. EDELMAYER, F.: <<Manus manum lavat. Freiherr Wolf Rumpf zum Wielross und Spanien>>, en ELTZ E. H. y STROHMEYER, A. (eds.): Die Furstenberger. 800 Jahre Herrschaft und Kultur in Mitteleuropa. Korneuburg, 1994, pp. 235-252; ID.: <<Wolf Rumpf de Wielross y la Espana de Felipe II y Felipe III>>, Pedralbes--Revista d'Histdria moderna, 16, 1996, pp. 133-163.

(71.) Cfr. las informaciones publicadas en <www.univie.ac.at/Geschichte/wienerhof/projektl.htm>. Otras noticias mas detalladas sobre la faccion de Eggenberg seran citadas en las paginas siguientes.

(72.) NA Praha, Sbirka opisy -- cizi archivy, Simancas, carton 2, sin foliacion, Instruccion de 28-9-1628; FIRPO, L. (ed.): Relazioni III, p. 828.

(73.) BALCAREK, P.: <<Z korespondence Carla Caraffy, nuncia na cisarskem dvore v letech 1621-1628>>, en Hlavacek, Ivan--Hrdina, Jan (eds.): Facta probant homines. Sbornik prispevku k zivotnimu jubileu Prof. Dr. Zdenky Hledikove. Praga, 1998, pp. 33-46, aqui sobre todo pp. 40-41.

(74.) Ibidem.

(75.) BALCAREK, P.: <<Albrecht z Valdtetejna, apanelsko a rimska kurie>>, en CHOCHOLAC, B., LIBOR, J. y KNOZ, T. (eds.): Novy Mars Moravicus aneb sbornik prispevku, jez venovali Prof. Dr. Josefu Valkovi jeho zaci a pratele k sedmdesatinam. Brno, 1999, pp. 463-478.

(76.) El libro mas detallado que se dedica a la guerra por la sucesion de Mantua es QUAZZA, R.: La guerra per la successione di Mantova e del Monferrato (1628-1631) I-II. Mantua, 1926.

(77.) MECENSEFFY, G.: op. cit., pp. 15-21.

(78.) Algunas informaciones sobre la actuacion de Pallotto trae la edicion de sus cartas. KIEWNING, H. (ed.): Nuntiatur des Pallotto 1628-1630, I-II. Berlin, 1895-1897 (=Nuntiaturberichte aus Deutschland nebst erganzenden Aktenstucken, 4. Abt. 17. Jahrhundert, 1.-2. Band).

(79.) Cfr. KOLLMANN, J.: Valdstejnuv konec. Historie 2. generalatu 1631-1634. Praga, 2001, p. 208; BIRELEY, R.: The Jesuits, p. 161.

(80.) JAITNER, K.: <<Die Papstliche Kirchenreformpolitik von Gregor XIII. bis Gregor XV- (1572-1623)>>, en DOLINAR, F. M.; LIEMANN, M.; RUMPLER, H. y TAVANO, L. (eds.): Katolische Reform und Gegenreformation in Innerosterreich 1564-1628. Viena-Graz-Colonia, 1994, pp. 279-288, aqui p. 288.

(81.) EVANS, R. J. W.: Vznik habsburske monarchie 1550-1700. Praga, 2003, pp. 85-89 (en original The Making of the Habsburg Monarchy 1550-1700. Ah Interpretation. Oxford, 1979); BIRELEY, R.: The Jesuits, p. 92; sobre el Edicto de Restitucion habla FRISCH, M.: Das Restitutionsedikt Kaiser Ferdinands IL voto 6. Marz 1629. Eine rechtsgeschichtliche Untersuchung. Tubinga, 1993.

(82.) BECKER, R. (ed.): Nunziaturen des Malatesta Baglioni, des Ciriaco Rocci und des Mario Filonardi. Sendung des P. Alessandro d'Ales. 1634-1635. Tubinga, 2004 (=Nuntiaturberichte aus Deutschland nebst erganzenden Aktenstucken, 4. Abt. 17. Jahrhundert, 7. Band), p. ej. p. 379. Sobre la diplomacia papal en la corte imperial en los anos treinta del siglo xvII. Cfr. tambien ID.: <<Aus dem Alltag des Nuntius Malatesta Baglioni. Nichtdiplomatische Aufgaben der Wiener Nuntiatur um 1635>>, Quellen und Forschungen aus italienischen Archiven und Bibliotheken, 65, 1985, pp. 306-341.

(83.) La definicion de las relaciones clientelares ofrece el ensayo de SCOTT, J.: <<?Patronazgo, o explotacion?>>, en KELLNER, E. y otros (eds.): Patrones y clientes en las sociedades mediterraneas. Madrid, 1986, pp. 35-61. Cfr. tambien el estudio de GELLNER, E." <<Patronos y clientes>>, en Ibidem, pp. 9-16.

(84.) EDELMAYER, F.: <<Aspectos>>. Sobre la importancia de estas relaciones para la politica espanola en el Sacro Imperio Romano habla ID.: Soldner und Pensionare. Das Netzwerk Philipps II. im Heiligen Ronischen Reich. Viena-Munich, 2002.

(85.) SCOTT, J.: op. cit., pp. 38-40.

(86.) Cfr. los ejemplos de Jorge Segismundo Seld, Juan Ulrico Zasius, Juan Bautista Weber, Leonardo de Harrach y otros mencionados en EDELMAYER, E: Soldner.

(87.) ID.: <<Aspectos>>, p. 50.

(88.) ID.: Soldner, pp. 61-110; MAREK, P.: <<La red>>, art. cit.

(89.) P. ej. POLISENSKY, J.: Nizozemska politika a Bila hora. Praga 1958, pp. 105-106; ID.: Tricetileta valka a cesky narod. Praga, 1960, pp. 53-57; KAVKA, F.: Bila hora a ceske dejiny. Praga, 1962, p. 59; POLISENSKY, J. y KOLLMANN, J.: Valdstejn. Ani cisar, ani kral. Praga, 1995, p. 17; BUZEK, V., HRDLICKA, J., KRAL, P. y VYBIRAL, Z.: Vek urozenych. Slechta v ceskych zemich na prahu novoveku. Praga--Litomysl, 2002, p. 104; WINKELBAUER, Th.: Standefreiheit und Furstenmacht. Lander und Untertanen des Hauses Habsburg im konfessionellen Zeitaher, I-II. Viena, 2003, aqui I, pp. 87-88.

(90.) Segun las informaciones accesibles para el autor, la expresion partido espanol fue introducida en la historiografia checa muy probablemente por Josef Polisensky. Por primera vez aparece en su trabajo POLISENSKY, J.: Nizozemska politika ..., op. cit., p. 105. Sin embargo, el mismo termino era utilizado ya en los anos cincuenta y sesenta del siglo XIX por el historiador cultural aleman VEHSE, E.: op. cit.

(91.) Parto del estudio de los documentos siguientes: AGS, Secretaria de Estado--Alemania, legs. 706-7, 709, 711, 2326-8, 2330, 2334, 2500, 2502, 2504, 2506-8, 2510, 2868; NA Praha, Sbirka opisy--cizi archivy, Simancas, cart. 1-4; Haus-, Hof- und Staatsarchiv Wien, Spanien, Diplomatische Korrespondenz, cart. 12 y 18; Ibidem, Spanien, Hofkorrespondenz, cart. 2-3; SAN CLEMENTE: op. cit.; FUENSANTA DEL VALLE, Marques de la (ed.): Correspondencia de los principes de Alemania con Felipe II y de los embajadores de este en la corte de Viena (1556 a 1598), I-V. Madrid 1891-1895 (= CODOIN 98, 101, 103, 110, 111); Statni oblasmi archiv (en adelante SOA) Litomerice, la filial de zitenice, LRRA, sign. B/180-181, la correspondencia familiar de los Pernestan; Ibidem, sign. B/230-233, la correspondencia de Sdenco Adalberto Popel de Lobkowicz y espanoles; Ibidem, sign. D/162, D/163, D/165, la correspondencia familiar de Sdenco Adalberto Popel de Lobkowicz y de su mujer Polisena; Ibidem, sign. D/166, las cartas de Venceslao Eusebio Popel de Lobkowicz a sus padres.

(92.) Cfr. p. ej. AGS, Secretaria de Estado--Alemania, legs. 706, 709, 711, 2327-8, 2330, 2500, 2502, 2507, 2510; NA Praha, Sbirka opisy--cizi archivy, Simancas, cart. 1-4; SAN CLEMENTE: op. cit. Una informacion mas detallada sobre la voz << servidor >> se ofrece en el estudio de MAREK, P.: << La red >>, op. cit.

(93.) Ibidem.

(94.) NA Praha, Sbirka opisy--cizi archivy, Simancas, cart. 1, sin foliacion (Praga, 20-9-1603), Guillen de San Clemente a Andres de Prada. Cfr. tambien los ejemplos de Maximiliano de Trauttmannsdorf y Carlos de Liechtenstein: Ibidem, cart. 2, sin foliacion, La sustancia de las cartas que habra de mandar escribir Su Majestad para que traiga a Alemana don Baltasar de Zuniga (antes de 1608); Ibidem, carton 2, sin foliacion, instruccion del 28 de septiembre de 1628. El hecho de que muchos clientes pro espanoles sirviesen al rey solamente gracias a las remuneraciones materiales que recibian por su apoyo, es confirmado tambien en el caso de la corte papal. VISCEGLIA, M. A.: Fazioni, p. 59.

(95.) P. ej. SAN CLEMENTE: op. cit., p. 292; NA Praha, Sbirka opisy--cizi archivy, Simancas, carton 2, sin foliacion, La sustancia de las cartas que habra de mandar escribir Su Majestad para que traiga a Alemana don Bakasar de Zuniga (antes de 1608).

(96.) Sobre los lazos que vinculaban la familia de Dietrichstein con Espana habla p. ej. BADURA, B.: Hispanica de los siglos XVl y XVII conservada en los archivos de Bohemia y Moravia. Praga, 1990; ID.: << La casa de Dietrichstein y Espana>>, Ibero-Americana Pragensia, 33, 1999, pp. 47-67; ID.: << Markyza de Mondejar>>, I. Jizni Morava, 40, 2004, pp. 81-108, II. Jizni Morava, 41, 2005, pp. 59-82; EDELMAYER, F.: <<Honor y dinero. Adan de Dietrichstein al servicio de la Casa de Austria>>, Studia Historica. Historia Moderna, XI, 1993, pp. 89-116; DE CRUZ MEDINA, V.: <<La educacion de las meninas en la corte de Felipe II. Algunos aspectos a traves de las cartas de Ana de Dietrichstein a su madre Margarita de Cardona>>, en XII Colegio Nacional de Historia de la Educacion. Burgos, 2003, pp. 523-534.

(97.) Sobre los vinculos de los Pernestan con Espana vease RUZICKA, J. y FRITZ, Ch." <<El Matrimonio Espanol de Wratislao de Pernestin de 1555>>, Ibero-americana pragensia, 8, 1974, pp. 163-171. BUKOLSKA, E. y YTEPANEK, P.: Spanelskepodobizny. Praga, 1980; VOREL, P.: Pani z Pernstejna. Vzestup a pad rodu zub?i hlavy v d?jinach ?ech a Moravy. Praga, 1999. Segun el Consejo de Estado espanol los Pernestan representaban uno de los verdaderos pilares de la politica espanola en la Europa Central. AGS, Secretaria de Estado--Alemania, leg. 709, fols. 170-171 (Madrid, 4-8-1611), el Consejo de Estado al rey Felipe III.

(98.) Sobre la familia de Lobkowicz, KASIK, S., MASEK, P., MIZIKOVA, M.: Lobkowiczove. Dejiny a genealogie rodu. Eeske Budejovice, 2002; KUTISOVA, S.: <<Zdenek Vojtech Popel z Lobkovic. Pokus o profil osobnosti>>, en Buzek, Vaclav (ed.): Prispevky ke kazdodenni kulture novoveku. Eeske Budejovice, 1995, pp. 91-105; MAREK, P. (ed.): Svedectvi, op. cit.

(99.) Sobre la importancia politica de las alianzas matrimoniales habla p. ej. VOCELKA, K.: Habsburgische Hochzeiten 1550-1600. Kulturgeschichtliche Studien zum manieristischen Reprasentationsfest. Viena-Colonia-Graz, 1976; WINKELBAUER, Th.: Furst und Furstendiener. Gundaker von Liechtenstein, ein osterreichischer Aristokrat des konfessionellen Zeitalters. Viena-Munich, 1999, sobre todo pp. 255-287; BUZEK, V. y MAAA, P.: <<Wandlungen des Adels in Bohmen und Mahren im Zeitalter des <<Absolutismus<< (1620-1740)>>, en ASCH, R. G. (ed.): Der europaische Adel im Ancien Regime. Von der Krise der standischen Monarchien bis zur Revolution (ca. 1600-1789). Colonia-Weimar-Viena, 2001, pp. 287-323, aqui pp. 295-296.

(100.) MAREK, P.: <<La red>>, art. cit.

(101.) VON ZWIEDINECK--SUDENHORST, H.: op. cit. Cfr. tambien SCHWARZ, H. F.: The Imperial Privy Council in the 17th Century. Cambridge, 1942, pp. 226-228.

(102.) FIRPO, L. (ed.): Relazioni III., p. 828.

(103.) AGS, Secretaria de Estado--Alemania, leg. 2507, rol. 418, (Regensburg, 22-2-1623), el conde de Onate al rey Felipe IV; NA Praha, Sbirka opisy -- cizi archivy, Simancas, carton 2, sin foliacion, Instruccion del 28 de septiembre de 1628; MOLLER, J. G. (ed.): <<Carlo Caraffa Vescovo d'Aversa. Relatione dello stato dell'imperio e della Germania fatta dopo il ritorno della sua nuntiatura appresso l'imperatore 1628>>, Archiv fur osterreichische Geschichte, 23, 1860, p. 296.

(104.) Eggenberg visito Espana en el ano 1599 en la comitiva de Margarita de Austria. En 1605 volvio a la Peninsula Iberica con una mision diplomatica. Sobre los viajes de Eggenberg habla p. ej. FORBELSKY, J.: Ypanele, pp. 181-182. Cfr. tambien AGS, Secretaria de Estado -- Alemania, leg. 711, rol. 234-235, (Praga, 21-12-1616), Baltasar de Zuniga al rey Felipe III.

(105.) Cfr. los casos de Vratislao de Pernestan, Wolf Rumpf de Wielros o de Sdenco Adalberto Popel de Lobkowicz. Sobre Pernestan habla VOREL, P.: op. cit., pp. 237-258; sobre la estancia espanola de Rumpf EDELMAYER, F.: Wolf Rumpf de Wielross, pp. 134-135; sobre la mision espanola de Lobkowicz MAREK, P. (ed.): Svedectvi pp. 36-37.

(106.) AGS, Secretaria de Estado--Alemania, leg. 711, fols. 234-235 (Praga, 21-12-1616), Baltasar de Zuniga al rey Felipe III; Ibidem, leg. 711, fol. 113 (Madrid, 16-3-1617), el Consejo de Estado al rey Felipe III; Ibidem, leg. 711, fol. 149 (S.l., s.d.) Baltasar de Zuniga al rey Felipe III; Ibidem, leg. 2327, fol. 54 (Madrid, 26-1-1619), el Consejo de Estado al rey Felipe III.

(107.) Sobre los validos de los monarcas europeos generalmente ELLIOTT, J. H. y BROCKLISS, L. W. B. (eds.): The World of the Favourite. New Haven-Londres, 1999. Cfr. tambien BENIGNO, F.: L'ombra del Re. Ministri e lottapolitica nella Spagna del Seicento. Venecia, 1992; KAISER, M. y PECAR, A. (eds.): Der zweite Mann im Staat. Oberste Amtstrager und Favoriten im Umkreis der Reichsfursten im 17. und 18. Jahrhundert. Berlin, 2003 (=Zeitschrift fur historische Forschung; Beiheft 32); HIRSCHBIEGEL, J. y PARAVICINI, W. (eds.): op. cit.; ESCUDERO, J. A. (ed.): Los validos. Madrid, 2004.

(108.) MULLER, J. G. (ed.): op. cit., p. 296.

(109.) AGS, Secretaria de Estado--Alemania, leg. 2507, fol. 418 (Ratisbona, 22-2-1623), el conde de Onate al rey Felipe IV; Ibidem, leg. 2328, fol. 278 (Praga, 13-11-1627), marques de Aytona al conde de San Lucar; NA Praha, Sbirka opisy--cizi archivy, Simancas, carton 2, sin foliacion, Instruccion del 28 de septiembre de 1628.

(110.) AGS, Secretaria de Estado--Alemania, leg. 2507, fol. 418, (Ratisbona, 22-2-1623), el conde de Onate al rey Felipe IV.

(111.) Ibidem, leg. 711, fol. 113 (Madrid, 16-3-1617), el Consejo de Estado al rey Felipe III.

(112.) CEBALLOS-ESCALERA y GILA, A. (ed.): La insigne Orden del Toison de Oro. Madrid, 1996, pp. 235-236.

(113.) NA Praha, Sbirka opisy--cizi archivy, Simancas, carton 2, sin foliacion, Instruccion de 28-9-1628.

(114.) No existe aun ninguna biografia suya. Cfr. por lo menos SCHWARZ, H. F.: op. cit., pp. 242-244. Algunas informaciones se pueden obtener tambien del articulo de CATALANO, A.: <<Kardinal Ernst Adalbert von Harrach (1598-1667) und sein Tagebuch>>, Fruhneuzeit Info, 12, 2001, Cuaderno 2, pp. 71-77, vease sobre todo pp. 71-73.

(115.) Vease FIEDLER, J. (ed.): op. cit., p. 117.

(116.) AGS, Secretaria de Estado--Alemania, leg. 2327, sin foliacion (Madrid, 3-2-1624), el Consejo del Estado al rey Felipe IV.

(117.) Ya en verano de 1619 escribio el conde de Onate a Madrid que Juan Ulrico de Eggenberg, Carlos de Harrach y Siegfried Cristobal Breuner habian formado una <<faccion>> mediante la cual querian limitar la influencia del consejero imperial Juan Eusebio Khuen de Belasa. Ibidem, leg. 2504, fols. 130-131 (Madrid, 17-7-1619), conde de Benavente al rey Felipe III.

(118.) CATALANO, A.: op. cit., p. 73.

(119.) Sobre este matrimonio habla MAAA, Petr: <<Zrozeni tradice. Slavatovske vyusteni rozmberskeho a hradeckeho odkazu>>, en V. Buzek (ed.): Posledni pani z Hradce. Eeske Budejovice, 1998, pp. 513-552, aqui p. 526; HRDLICKA, J.: <<Synove ,,v elkych>> otcu. Videnskg dvur ocima Adama Pavla Slavaty<<, en BUZEK, V. y KRAL, P. (eds.): Ylechta v habsburske monarchii. Eeske Budejovice, 2003, pp. 249-274, aqui p. 255.

(120.) En los anos 1623-1627 desempenaba el cargo de juez mayor del Reino de Bohemia, en 1627 fue nombrado mayordomo mayor del mismo Reino y un ano mas tarde Gran Canciller de Bohemia. En el ano 1644 obtuvo la Orden del Toison. La biografia de Guillermo de Slavata no se ha abordado todavia. Sus datos biograficos pueden encontrarse p. ej. en el libro de WINKELBAUER, T.: op. cit., pp. 107-119, aqui p. 110. (el mismo trabajo incluye tambien otras referencias bibliograficas).

(121.) El Consejo Secreto era el organismo consultivo mas importante de la Corte imperial. Mas informacion en SCHWARZ, H. F.: op. cit.; SIENELL, S.: Die Geheime Konferenz unter Kaiser Leopold L Personelle Strukturen und Methoden zurpolitichen Entscheidungsfindung aro Wiener Hof. Francfort del Meno--Berna--Viena, 2001.

(122.) AGS, Secretaria de Estado--Alemania, leg. 2327, sin foliacion (Madrid, 3-2-1624), Sobre lo que se podria responder al Embaxador del Emperador a cinco memoriales, el Consejo de Estado al rey Felipe IV; Ibidem, leg. 2508, fol. 50 (Viena, 15-5-1624), el conde de Onate al rey.

(123.) Los archivos de las ordenes militares espanolas no se han conservado completamente. Los catalogos hechos a comienzos del siglo XX por Vicent Vignau y Rodrigo Uhagon abarcan solo una parte de los caballeros que gozaban de esta merced. Mas informacion en POSTIGO CASTELLANOS, E.: Honor y privilegio en la Corona de Castilla: El consejo de las Ordenes y los caballeros de habito en el siglo XVII. Valladolid, 1988, pp. 196-206; FERNANDEZ IZQUIERDO, F.: <<?Que era ser caballero de una Orden Militar en los siglos XVI y XVII?>>, Torre de los Lujanes, 49, 2003, pp. 141-165, vease sobre todo pp. 151-152.

(124.) Archivo Historico Nacional, OO. MM., Caballeros-Santiago, expedientillos n. 16095, n. 1391 y n. 2738. Cfr. tambien VIGNAU, V. y DE UHAGON, R.: Indice depruebas de los caballeros que han vestido el habito de Santiago desde el ano 1501 hasta la fecha. Madrid, 1901, p. 114.

(125.) Sobre esta boda habla el articulo de HRDLICKA, J.: op. cit., p. 255. Las informaciones sobre Francisca de Meggau en RERICHOVA, S.: <<Franziska von Meggau, verehelichte Slawata (1610-1676). Ein Beitrag zur Adelsgeschichte Bohmens und Osterreichs im 17. Jahrhundert>>, Mitteilungen des Oberoterreichischen Landesarchiv, 18, 1996, pp. 361-383.

(126.) AGS, Secretaria de Estado--Alemania, leg. 2327, Memoria de las pensiones que se pagan en la embajada de Alemania en 1620; HEINRICH, G. (ed.): Die Habsburger-Liga 1625-1635. Briefe und Akten aus dem General-Archiv zu Simancas. Berlin, 1908, pp. 231-233. Se trata de una memoria de todos los pensionarios que hay vivos, lo que tienen cada ano y lo que se les debe hasta junio de 1629.

(127.) Los datos biograficos de Ramboldo Collalto en SCHWARZ, H. F.: op. cit., pp. 215-217; PASSOLUNGHI, P. A.: I Collalto. Linee, documenti, genealogie per una storia del casato. Treviso, 1987.

(128.) Mas informacion KNOZ, T.: Drzavy Karla starsiho ze yerotina po Bile hore. Brno, 2001, pp. 314-326.

(129.) AGS, Secretaria de estado--Alemania, leg. 2328, fol. 32 (Viena, 17-1-1626), el conde de Osona al rey Felipe IV; NA Praha, Sbirka opis_--cizi archivy, Vaticano-Roma-Italia, carton 122, sign. 6, fol. 1 (Viena, 25-11-1626), Carlo Caraffa a Francesco Barberini.

(130.) FIEDLER, J. (ed.): op. cit., p. 159; KNOZ, T.: op. cit., p. 317.

(131.) AGS, Secretaria de estado--Alemania, leg. 2328, rol. 32, (Viena, 17-1-1626) el conde de Osona al rey Felipe IV; KIEWNING, H. (ed.): Nuntiatur des Pallotto I, p. 20.

(132.) P. ej. Alberto o Maximiliano de Wallenstein. Mas informacion en JANACEK, J.: Valdstejn, pp. 271-274.

(133.) La importancia de la procedencia territorial para la creacion de las redes clientelares se acentua en REINHARD, W.: Freunde und Kreaturen, pp. 32-41.

(134.) Ese es p. ej. el caso de Carlos de Liechtenstein. Los datos biograficos de Liechtenstein en STLOUKAL, K.: <<Karel z Lichtenstejna a jeho ucast ve vlade Rudolfa II. (1596-1607)>>, eesky casopis historicky, 18, 1912, pp. 21-37, 153-169, 389-434; HAUPT, H.: Furst Karl I. von Liechtenstein, Oberhofmeister Kaiser Rudolfs II. und Vizekonig von Bohmen. Hofstaat Sammehatigkeit. Viena-Colonia-Graz, 1983.

(135.) Mas informacion de Adan de Dietrichstein ofrece p. ej. EDELMAYER, F.: <<Honor>>.

(136.) NA Praha, Sbirka opisy - cizi archivy, Simancas, carton 2, sin foliacion, La sustancia de las cartas que habra de mandar escribir Su Majestad para que traiga a Alemana don Baltasar de Zuniga (antes de 1608); Ibidem, carton 2, sin foliacion, Instruccion secreta al conde de Onate para la Embajada en Alemania (San Lorenzo de El Escorial, 16-7-1616). El hecho de que los Dietrichstein se considerasen subditos del rey catolico lo testifican tambien las cartas que dirigia el cardenal Francisco de Dietrichstein al rey espanol. Las cartas las firmaba como <<el menor y mas humilde criado y vasallo de V[uestra] M[ajestad]>>. AGS, Secretaria de Estado - Alemania, leg. 2504, fol. 75 (Brno, 26-5-1619), Francisco de Dietrichstein al rey Felipe III.

(137.) Vease BADURA, B.: Hispanica, pp. 15-21; ID.: <<Markyza de Mondejar>>.

(138.) Vease ID.: <<La casa>>. Sobre la actuacion de Adan en la Orden de Calatrava habla tambien MUR Y RAURELL, A.: <<Austriacos en las Ordenes Militares espanolas en el siglo XVI>>, en KROMER, W. (ed.): Spanien und Osterreich in der Renaissance. Akten des Funften Spanisch - Osterreichischen Symposions 21. - 25. September 1987 in Wien. Innsbruck 1989 (=Innsbrucker Beitrage zur Kulturwissenschaft, Sonderheft 66), pp. 81-95.

(139.) BADURA, B.: <<La casa>>, pp. 47-55.

(140.) Mas informaciones sobre el cardenal Francisco de Dietrichstein ofrece BALCAREK, P.: Kardinal Frantisek z Ditrichstejna 1570-1636. Kromeriz, 1990.

(141.) AGS, Secretaria de estado - Alemania, leg. 2328, fol. 9 (Madrid, 30-6-1626), el Consejo de Estado al rey Felipe IV.

(142.) Sobre el tema BADURA, B.: Hispanica, pp. 15-21. Sobre el archivo familiar de la familia de Dietrichstein Cfr. el inventario editado por OBRSLIK, J., REZNICEK, J., VOLDAN, V.: Rodinny archiv Dietrichstejnu (1097) 1222-1944 I-III. Brno, 1979.

(143.) La mayoria de ellos esta depositada en el AGS, Secretaria de estado - Alemania. La menor parte la podemos encontrar en el fondo de Secretaria de estado - Flandes. Vease tambien los documentos depositados en la Biblioteca Nacional de Espana y en el Archivo Nacional en Praga. Biblioteca Nacional de Espana. Manuscritos, MSS 18435, Minutas de las cartas que el conde de Onate escribio a Su Majestad desde que salio de Madrid a la primera embajada de Alemania; NA Praha, Sbirka opisy - cizi archivy, Simancas, cart. I-IV.

(144.) PARMA, T.: <<In habito itinerario quasi laicali. Ucast kardinala Dietrichstejna na dvojim konklave roku 1605 podle jednoho vatikanskeho pramene>>, easopis Matice moravske, 124, 2005, pp. 203-226; AGS, Secretaria de estado - Alemania, leg. 2328, fol. 9 (Madrid, 30-6-1626), el Consejo de Estado a Felipe IV.

(145.) TRAMPLER, R. (ed.): Correspondenz des Cardinals Dietrichstein mit dem Hofkriegsratsprasidenten Collalto. Viena, 1873.

(146.) En la carta del 24 de octubre de 1624 Dietrichstein llama a Eggenberg con la expresion italiana protettore, en otros casos habla de el como del nostro principe. La posicion subordinada de Dietrichstein hacia Eggenberg la revela no solo este tratamiento, sino, sobre todo, el contenido de las cartas. P. ej. Ibidem, pp. 39-40, 50, 54-55, 63, etc.

(147.) Comp. la situacion semejante en la corte real espanola. P. ej. BENIGNO, F.: op. cit.; ESCUDERO, J. A. (ed.): op. cit.

(148.) AGS, Secretaria de estado - Alemania, leg. 2328, fol. 9 (Madrid, 30-6-1626), el Consejo de Estado al rey Felipe IV.

(149.) Cfr. p. ej. Ibidem, leg. 709, fol. 181 (Madrid, 17-5-1611), el Consejo de Estado al rey Felipe III.

(150.) MAREK, P. (ed.): Svedectvi, pp. 53-56.

(151.) AGS, Secretaria de estado - Alemania, leg. 709, fol. 192 (Nuremberg, 17-10-1611), Baltasar de Zuniga al rey Felipe III; SAN CLEMENTE: op. cit, pp. 277-278.

(152.) MAREK, P. (ed.): Svedectvi, pp. 55-56.

(153.) Lo testifican, sobre todo, las cartas del embajador espanol Guillen de San Clemente. AGS, Secretaria de estado - Alemania, leg. 702; SAN CLEMENTE: Op. cit.

(154.) MAREK, P. (ed.): Svedectvi, pp. 106-127.

(155.) AGS, Secretaria de estado - Alemania, sobre todo leg. 709; NA Praha, Sbirka opisy - cizi archivy, Simancas, carton 1-4.

(156.) MAREK, P. (ed.): Svedectvi, pp. 113-114.

(157.) Ibid, p. 115; CEBALLOS-ESCALERA Y GILA, A. (ed.): La insigne Orden, p: 236.

(158.) NA Praha, eeska dvorska kancelar (Cancellaria bohemica), sign. IV, D1, cart. 458. Aunque la elevacion de Lobkowicz a la dignidad de principe se encontraba entre las competencias del emperador, en este asunto jugo tambien un papel muy importante la diplomacia espanola. Ya en marzo de 1624 abogaba por la investidura de Lobkowicz el rey espanol Felipe IV. AGS, Secretaria de Estado - Alemania, leg. 2327, sin foliacion (Cadiz, 24-3-1624), Felipe IV a Juan de Ciriza.

(159.) La relacion amistosa de Sdenco Adalberto con los embajadores espanoles Zuniga y Onate la testifica su correspondencia privada, conservada en SOA Litomerice, la filial de yitenice. LRRA, sign. B/230, fol. 139-159 (Zuniga), fol. 38-81 (Onate). Mas informacion en MAREK, P. (ed.): Svedectvi, pp. 106-127.

(160.) Cfr. MAREK, P. (ed.): Svedectvi, pp. 203-205, 240-241. Cfr. tambien su rivalidad con Carlos de Liechtenstein, Alberto de Walenstein o Guillermo Slavata de Chlum y Koschumberg. Ibidem, pp. 118-120 y 125-127; ID.: <<Ceremonial jako zrcadlo hierarchickeho usporadani cisarskeho dvora Ferdinanda II.>>, en BUZEK, V. y KRAL, P. (eds.): Slechta v habsburske monarchii a cisarsky dvur (1526-1740). Eeske Budejovice, 2003, pp. 371-396, vease sobre todo pp. 377-381.

(161.) Cfr. MAREK, P. (ed.): Svedectvi.

(162.) ID. (ed.): Svedectvi, pp. 117-127.

(163.) AGS, Secretaria de Estado - Alemania, leg. 2502, fol. 164 (Praga, 18-2-1616), Baltasar de Zuniga al Consejo de Estado; Ibidem, leg. 2507, fol. 243-244 (Viena, 31-10-1623), el conde de Onate al Consejo de Estado.

(164.) GIORDANO, S. (ed.): Le istruzioni II, p. 1152 (La segunda instruccion para el nuncio Fabrizio Verospi - Roma, febrero 1619). La referencia a Lobkowicz esta tambien presente en la instruccion de Baltasar de Zuniga para el embajador Inigo Velez de Guevara, conde de Onate: <<Los negocios del Reino de Boemia se despachan por el Gran Canciller de Boemia marido de dona Polisena de Pernestan Manrique. Son ambos devotissimos criados de su Majestad y zelossisimos de la Religion>>. AGS, Secretaria de Estado - Alemania, leg. 2502, fol. 164 (Praga, 28-2-1616).

(165.) Ademas de Lobkowicz, se trataba, por ejemplo, de Leonardo Helfried de Meggau, el cardenal Francisco de Dietrichstein, e incluso Juan Ulrico de Eggenberg. GIORDANO, S. (ed.): Le istruzioni II, pp. 1.144-1.158.

(166.) Vease la carta de Carlo Caraffa en la que el nuncio cuenta los meritos de Lobkowicz en favor de la politica papal. BAV, Barb. Lat 6935, fol. 437 (Viena, 13-12-1624), Carlo Caraffa a Francesco Barberini. Igualmente se pueden citar sus relaciones amistosas con el cardenal Alessandro Orsini y con otros dignatarios de Roma. MAREK, P. (ed.): Svedectvi, pp. 54-55; SOA Litomerice, la filial de yitenice, LRRA, sign. A/114, fol. 62-63; Ibidem, sign. B/231. Sin embargo, tambien sus relaciones con Espana seguian siendo muy amistosas. Cfr. p. ej. AGS, Secretaria de Estado - Alemania, leg. 2327, sin foliacion (Cadiz, 24-3-1624), Felipe IV a Juan de Ciriza.

(167.) Sin embargo, hay algunos autores que hablan sobre la existencia del partido papal en la corte imperial. Cfr. KALISTA, Z.: op. cit., p. 62; STLOUKAL, K.: Papezska politika, pp. 85-103 y 153-206. La division de los catolicos checos en <<pro espanoles>> y <<pro papales>> aparece tambien en las Memorias de Guillermo Slavata de Chlum y Koschumberg. JIRECEK, J. (ed.): Pameti nejvyssiho kanclere Kralovstvi ceskeho Vilema hrabete Slavaty I. Praga, 1886, p. 143. El tema de la politica papal en la corte imperial en la primera mitad del siglo xvII fue estudiado recientemente por Alessandro Catalano. Vease Catalano, A.: La Boemia e la riconquista delle coscienze. Ernst Adalberd von Harrach e la controriforrna in Europa Centrale (1620-1667). Roma, 2005.

(168.) P. ej. a Carlos de Lichtenstein no sele puede considerar uno de los confidentes del nuncio apostolico. Lo demuestra por ejemplo la relacion que escribio Carlo Caraffa despues de su muerte:

<<La morte del sopradetto Principe non si stima perdita ne per la religione Cattolica ne per il servitio si S. M. poiche era Cattolico freddissimo per non dir peggio, et era persona per l'ineshauste sue ricchezze pio timuta che amata>>. ASV, Segretaria di Stato - Germania, sign. 117, fol. 406 (Viena, 17-2-1627), Cario Carafa a Francesco Barberini. En cambio, el conde de Onate respondio al mismo acontecimiento mediante las palabras: <<Ha me pesado de la muerte del Principe de Liechtenstein. Nuestro Senor le tenga en el cielo>>, SOA Litomerice, la filial de yitenice, LRRA, sign. B/230, fol. 62-64 (Roma, 13-3-1627), Inigo Velez de Guevara, conde de Onate a Sdenco Adalberto Popel de Lobkowicz.

(169.) Vease LEVY PECK, L.: Court, pp. 12-14.

(170.) P. ej. KOLLER, A. (ed.): Kurie und Politik. Stand und Perspektiven der Nuntiaturberichtforschung. Tubinga, 1998. Ademas del Istituto Storico Germanico en Roma cabe destacar la labor del centro de investigacion historica de la Universidad de Viterbo Centro Studi sull' Eta dei Sobieski e della Polonia Moderna. De sus publicaciones vease, sobre todo, SANFILIPPO, M. y PIZZORUSSO, G. (ed.): Gli archivi della Santa Sede come fonte per la storia moderna e contemporanea. Viterbo, 2001. Como resultado de la actividad de ambas instituciones mencionadas fue publicado el libro de SANFILIPPO, M.; KOLLER, A.; PIZZORUSSO, G. (eds.): Gli archivi della Santa Sede e il mondo asburgico nella prima eta moderna. Viterbo, 2004.

(171.) P. ej. TADRA, E (ed.): <<Briefe Albrechts von Waldstein an Karl von Harrach (1625-1627)>>, Fontes rerum austriacarum II, 41/2, Viena, 1879; HALLWICH, H. (ed.): <<Briefe und Akten zur Geschichte Wallensteins (1620-1631)>>, Fontes rerum austriacarum II, 63-64, Viena, 1912; SNOPEK, F. (ed.): <<Akta kardinala z Ditrichstejna z let 1619-1635>>, casopis matice moravske, 39, 1915, pp. 98-194; HRUBY, F. (ed.): Moravske korespondence a akta z let 1620-1636 I-II. Brno, 1934-1937; MAREK, P. (ed.): Svedectvi.

(172.) Sobre la importancia de esas fuentes, NIEDERKORN, J. P.: <<Die Berichte der papstlichen Nuntien und Gesandten Spaniens und Venedigs am kaiserlichen Hof aus dem 16. und 17. Jahrhundert>>, en PAUSER, J.; SCHEUTZ, M. y WINKELBAUER, T. (eds.): Quellenkunde der Habsburgermonarchie (16.-18. Jahrhundert). Ein exemplarisches Handbuch. Viena-Munich, 2004, pp. 94-107.

(173.) JAITNER, K. (ed.): Die Hauptinstruktionen Clemens' VIII. I-II; ID (ed.): Die Hauptinstruktionen Gregors XV. I-II; GIORDANO, S. (ed.): Le istruzioni I-III.

(174.) KRASL, F.: Arnost hrabe Harrach kardinal sv. cirkve rimske a knize arcibiskup prarsky. Historicko-kriticke vypsani nabozenskych pomerech v eechach od roku 1623-1667. Praga, 1886; CATALANO, A.: La Boemia e la riconquista delle coscienze. Ernst Adalbert von Harrach e la Controriforma in Europa centrale (1620-1667). Roma, 2005. La importancia de Harrach para la politica de Santa Sede la documenta la carta de Ottavio Bandini a Carlo Caraffa conservada en ASV, Archivio della nunziatura di Vienna, sign. 6A, fol. 48 (Roma, 4-10-1624).

(175.) De su colaboracion con Caraffa habla JAITNER, K., <<Die Papstliche Kirchenreformpolitik>>, p. 287.

(176.) Segun la instruccion para Fabrizio Verospi del ano 1619 se trataba, por ejemplo, del confesor de Leopoldo de Austria Heinrich Vivario: GIORDANO, S. (ed.): Le istruzioni II, p. 1.146.

(177.) Es posile mencionar, por ejemplo, al abad del monasterio benedictino en Gottweig Georg Falb. Ibidem, p. 1.152.

(178.) En el Reino de Bohemia imponia con exito las intenciones de la Santa Sede el prior del capitulo de Olomouc Juan Ernesto Platejs de Platenstein. Cfr. ASV, Archivio della nunziatura di Vienna, sign. 6A, fol. 43 (Roma, 30-8-1624), Ottavio Bandini a Carlo Caraffa; Ibidem, Archivio della nunziatura di Vienna, sign. 6A, fol. 48 (Roma, 5-10-1624), Ottavio Bandini a Carlo Caraffa. Atencion merece tambien el famoso filosofo capuchino Valeriano Magni, de quien los historiadores se han interesado sobre todo por su obra filosofica. Cfr. CYGAN, J.: Valeriannus Magni (1586-1661). << Vita prima>>, operum recensio et bibliographia. Roma, 1989; SOUSEDIK, S.: Valerian Magni 1586-1661. Kapitola z kulturnich dejin eech 17. stoleti. Praga, 1983. En los ultimos anos fue analizada tambien su actitud politica. Conf. A. Catalano, La Boemia ..., op. cit.

(179.) Sobre Lamormaine STIEGELE, R.: <<Beitrage zu einer Biographie des Jesuiten Wilhelm Lamormaini>>, Historisches Jahrbuch, 28, 1907, pp. 551-569 y 849-870; POSCH, A.: <<Zur Tatigkeit und Beurteilung Lamormains>>, Mitteilungen des Instituts fur osterreichische Geschichtsforschung, 63, 1955, pp. 375-390; BIRELEY, R.: Religion and Politics in th Age of the Counterreformation. Emperor Ferdinand II., William Lamormaini SJ. and the Formation of Imperial Policy. Chapell Hill, 1981.

(180.) Mas informacion en GUI, E.: I gesuiti e la rivoluzion boema. Alle origini della guerra del trent'anni. Milano, 1989; BIRELEY, R." The Jesuits.

(181.) NA Praha, Sbirka opisy - cizi archivy, Vaticano-Roma-Italia, sign. 6, fol. 1 (Viena, 25-11-1626), Carlo Caraffa a Francesco Barberini.

(182.) GIORDANO, S. (ed.): Le istruzioni II, p. 1.154.

(183.) Datos biograficos del conde de Trauttmannsdorf aparecen en el ensayo de REPGEN, Konrad: <<Maximilien, comte de Trauttmansdorff, negociateur en chef de l'empereur aux traites de paix de Prague et de Westphalie>>, en BELY, L. (ed.): L'Europe des traites de Westphalie. Esprit de la diplomatie et diplomatie de l'esprit. Paris, 2000, pp. 347-361; SCHWARZ, H. F.: op. cit., pp. 372-374; HENGERER, M.: op. cit., pp. 437-441.

(184.) GIORDANO, S. (ed.): Le istruzioni II, p. 1.149.

(185.) BERENGER, J.: <<Fernando III y la Francia de Mazarino>> , en Villaverde, Fernando (ed.): 350 anos de la Paz de Westfalia 1648-1998. Del antagonismo a la integracion en Europa. Madrid, 1999, pp. 169-182, vease sobre todo pp. 170-171.

(186.) SCHWARZ, H. F.: op. cit., pp. 373-374.

(187.) NA Praha, Sbirka opisy - cizi archivy, Simancas, carton 2, sin foliacion, Instruccion del 28 de septiembre de 1628. Mediante ese tipo de mercedes los espanoles persuadieron tambien a otros nobles. En los anos treinta del siglo XVII entro al servicio del rey catolico el mayordomo mayor de la corte de Fernando III y gran enemigo de Juan Ulrico de Eggenberg Cristobal Simon de Thun. Mientras que la instruccion de 28 de septiembre de 1628 caracterizaba a Thun como uno de los adversarios mas importantes de la politica espanola en la Corte imperial, cuatro anos despues se alegraron los diplomaticos madrilenos de que el comportamiento de Thun hubiera cambiado tan ostensiblemente en favor de los intereses espanoles. Ibidem, carton 3, sin foliacion, (Madrid, agosto 1632), el Consejo de Estado al rey Filipe IV.

(188.) CEBALLOS-ESCALERA y GILA, A. (ed.): op. cit., pp. 237-265.
COPYRIGHT 2008 Ediciones Universidad de Salamanca
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2008 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

 
Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Title Annotation:INFORME
Author:Marek, Pavel
Publication:Studia Historica. Historia Moderna
Date:Jan 1, 2008
Words:19850
Previous Article:Casa y servidores del papa durante la primera edad moderna.
Next Article:Estructura y evolucion de los ingresos de la real hacienda de Castilla en el siglo XVII.

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2018 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters