Printer Friendly

La dinamica de los saberes locales y el proceso de localizacion del saber cientifico. Aportes desde un estudio de caso.

LOCAL KNOWLEDGE DYNAMICS AND THE SEARCH FOR SCIENTIFIC KNOWLEDGE PROCESS --CONTRIBUTION OF A CASE STUDY

LA DYNAMIQUE DES SAVOIRS LOCAUX ET LE PROCESSUS DE LOCALISATION DU SAVOIR SCIENTIFIQUE. CONTRIBUTIONS A PARTIR D'UNE ETUDE DE CAS

Introduccion

Con el objetivo de luchar contra la pobreza rural, en buena parte de los paises denominados "en vias de desarrollo" existen numerosos proyectos y programas destinados a potenciar la capacidad productiva y mejorar las condiciones de vida del campesinado. Dentro de estas iniciativas, que suelen caracterizarse por brindar apoyo tecnico y ofrecer creditos o subsidios orientados a capitalizar las unidades productivas, la extension rural ocupa un lugar de particular importancia. Si bien, en sus inicios el modelo que guiaba las practicas de extension se caracterizaba por un enfasis modernizador y de transferencista, que desconocia los saberes tradicionales de los productores, hoy existe una creciente conciencia de la importancia que juega el saber local en los procesos de desarrollo rural.

Ahora bien, no obstante su relevancia, el campo de problemas asociado a la nocion de saber local no parece haber sido abordado de manera completa, quedando abiertas multiples preguntas; por lo que muchas de sus potencialidades para perfeccionar las practicas de extension rural permanecen aun difusas y poco exploradas. Por ejemplo, numerosos autores, enfatizando excesivamente el caracter ancestral o transmitido de generacion en generacion de estos conocimientos, parecen haber adoptado una vision algo estatica y tradicionalista de ellos. De esta forma, a veces se pierde de vista tanto el caracter dinamico y bullente que adoptan estos saberes en el contexto del mundo contemporaneo, como la naturaleza del complejo proceso por el cual se construyen e inventan nuevos saberes locales. Igualmente, en otras oportunidades, los desarrollos conceptuales tienden a adoptar un enfoque que privilegia el nivel de analisis individual, invisibilizando, de esta forma, la dinamica comunitaria que permite la invencion compartida, la circulacion y la legitimacion de ciertos saberes sobre otros, en un proceso complejo.

Por lo anterior, en el presente articulo se desarrolla una propuesta conceptual destinada a describir y explicar como los saberes locales surgen, circulan y se consolidan a nivel comunitario, enfatizando en la transformacion de estos procesos en el mundo contemporaneo, caracterizado por un acelerado cambio tecnologico y por el aumento de la disponibilidad de conocimientos cientificos. Para hacer esto, se parte de un estudio de caso realizado en el municipio de Mision Tacaagle --provincia de Formosa, Argentina-- en el cual se indagaron los saberes de los productores campesinos, asi como los procesos vinculados con el aprendizaje y la circulacion de conocimientos a nivel comunitario. De esta forma, partiendo de los resultados de la investigacion realizada, se analizan las dinamicas implicadas con el apoyo del construccionismo social y la teoria de las representaciones sociales, dos marcos conceptuales utilizados por la psicologia para estudiar la construccion de conocimientos del sentido comun.

Para esto, el trabajo se divide en diferentes titulos. A continuacion se presenta el marco teorico, destinado a precisar los conceptos que seran utilizados durante el articulo. Posteriormente, se desarrolla la metodologia de investigacion utilizada en el estudio de caso. A continuacion, se presentan los resultados de dicha indagacion, los cuales son conceptualizados a partir del marco teorico propuesto con anterioridad y finalmente, a modo de conclusion, se sintetizan los aportes mas significativos de este trabajo.

2. Marco teorico

Para el abordaje de las tematicas propuestas, resulta necesario precisar los conceptos que conforman el fundamento teorico de este trabajo. Concretamente, la nocion de saber local y los desarrollos de la psicologia en torno al construccionismo social y a la teoria de las representaciones sociales.

El conocimiento que campesinos y pueblos originarios tienen, en torno a las practicas productivas que realizan y al medio natural en el que viven, ha sido conceptualizado de multiples maneras, siendo la denominacion saber local la mas utilizada. Se trata de conocimientos sobre suelos, clima, gestion de cultivos y otros aspectos de la actividad productiva, desarrollados por la comunidad a lo largo del tiempo por medio de la experimentacion y la observacion minuciosa y atenta de la naturaleza (Nunez, 2004). Estos conocimientos, surgidos de la experiencia, con el tiempo van convirtiendose en saber local en tanto cumulo social de cogniciones apropiadas y relativamente compartidas, que permiten a los integrantes de una cultura enfrentar los desafios que les propone su ambiente. Estos saberes son transmitidos de generacion en generacion, por medio de la tradicion oral (Gomez y Gomez, 2006), en contextos informales directamente vinculados con situaciones practicas. Es cierto que cuando se habla de saber local, usualmente se hace referencia a conocimientos vinculados con las actividades productivas, como se ha hecho anteriormente. Sin embargo, es necesario reconocer que esta nocion, en sentido estricto, incluye un conjunto mucho mas amplio de saberes cotidianos. Por ejemplo, conocimientos vinculados con el area de la salud humana, incluyendo practicas de cuidado y formas de prevencion y curacion de las enfermedades.

Por otra parte, no debe pensarse que los saberes locales constituyen un conjunto de conocimientos perfectamente articulados. Por el contrario, se trata de saberes parciales, difusos y, aun, contradictorios (Uzeda, 2005), profundamente asociados a formas expresivas metaforicas y simbolicas (Medina, 1996). Por esto, si bien constituyen conocimientos empiricos orientados al dominio practico del mundo, al no parcelar la realidad en compartimentos estancos como lo hace la ciencia moderna, pueden articularse facilmente con niveles de comprension eticos y religiosos, sin que haya contraposiciones o divisiones estrictas (Nunez, 2004). Igualmente, tambien se observa que los saberes locales tienen un alto grado de apertura, flexibilidad y dinamismo, lo que los hace proclives a recibir influencias de otros sistemas de creencias, ya sean locales o globalizados (Mora, D., 2008), adquiriendo asi un alto grado de hibridacion en el mundo contemporaneo (Nunez, 2004). Finalmente, debe senalarse que los saberes locales no se reducen a una mera enumeracion de conocimientos sobre la realidad. Mas bien, constituyen una parte esencial de la cosmovision o epistemologia con la que los productores campesinos ordenan sus experiencias, comprenden el mundo y actuan en el para satisfacer sus necesidades. Asi, conforman un conjunto de categorias, parametros, preferencias y contenidos, que estructuran las experiencias y las conductas.

En este contexto, es donde resulta de utilidad recurrir a los desarrollos del construccionismo social en tanto teoria que busca comprender de que manera los seres humanos construimos lo que percibimos como "verdad" o "realidad". Desde esta perspectiva, las personas no aprehendemos la realidad, ni de manera pasiva ni como ella es en si misma. No es que "el mundo" o "la realidad" impacten en nuestros sentidos generando en nuestra mente conocimientos "verdaderos" (Von Glaserfeld, 1992). Por el contrario, la perspectiva construccionista sostiene que el ser humano construye de manera activa su realidad, imponiendo formas o categorias al flujo desordenado de las experiencias, para hacerlo inteligible. Para la posicion constructivista, derivada de los desarrollos de Piaget, la realidad es construida en la interaccion entre sujeto y ambiente. Sin embargo, para el construccionismo, esta es el resultado de los intercambios sociales e interpersonales. En este sentido, algo llega a ser "realidad" luego del proceso de invencion y de negociacion de significados que acontece en los intercambios discursivos (Burr, 1999; Gergen, 1993, 1996; Ibanez, 2001; Potter, 1998; Segal, 1994 y Wainstein, 2002) y no como producto del "dialogo" solitario de una persona con su medio natural, aunque la diferencia entre ambas posiciones muchas veces sea solo una cuestion de enfasis. De esta forma, para los construccionistas, el proceso de negociacion y validacion interactiva de pareceres constituye el nucleo mismo de la dinamica por la cual se construyen realidades y significados compartidos, los cuales siempre se encuentran abiertos a futuras renegociaciones.

En cuanto a las razones por las cuales unas versiones de la realidad son legitimadas socialmente y perduran en el tiempo y otras no (Gergen, 1993) sostiene que esto no se debe a la validez empirica de sus proposiciones sino a las vicisitudes de los procesos comunicativos. Concretamente, a la forma de circulacion de las perspectivas en cuestion en la comunidad. De esta manera, puede explicarse la persistencia de ciertas concepciones que, si bien tienen sentido para el actor que las sostiene, carecen de fundamento cientifico y de utilidad practica para los fines que se proponen, como cuando algunos campesinos formosenos entrevistados proponen combatir una plaga por medio de la oracion.

La teoria de las representaciones sociales puede ser ubicada dentro de la linea teorica del construccionismo (Jodelet, 1986). Sin embargo, tiene la particularidad de focalizar, en el proceso por el cual los grupos humanos construyen conocimientos del sentido comun en torno a objetos sociales especificos, lo que le permite integrar un conjunto de conceptos tradicionalmente utilizados por la psicologia social como actitudes, opiniones, creencias y estereotipos, entre otros. Se observa aqui una interesante similitud entre representaciones sociales y saberes locales, ya que ambas conceptualizaciones ponen su foco de interes en los conocimientos del sentido comun de los sujetos, es decir, en aquellos que les permiten dar sentido a su experiencia y orientar sus comportamientos en la vida cotidiana.

Originalmente, la nocion de representacion social fue utilizada por (Moscovici, 1979) para estudiar el proceso por el cual los conocimientos cientificos son incorporados al sentido comun. Para comprender esta dinamica se ha argumentado la existencia de dos procesos complementarios, la objetivacion y el anclaje (Banchs, 1986; Jodelet, 1986 y Krause, 1999). La objetivacion se refiere al proceso por el cual el conocimiento cientifico, sobre un sector de la realidad determinado, es incorporado al sentido comun de un grupo social. En efecto, durante este proceso, el conocimiento cientifico referido al objeto en cuestion es descontextualizado y reorganizado a partir de la formacion de un nucleo significante, que condensa algunos de sus contenidos a la vez que invisibiliza otros. De esta forma, se genera una estructura nueva en la que pueden encontrarse tanto elementos preexistentes como saberes novedosos, incorporados por los sujetos en esta dinamica constructiva. Al mismo tiempo, durante este proceso, la representacion se "ancla" en lo social. Es decir, se articula con el saber social previo, modificandolo por su presencia y siendo la representacion modificada por los conocimientos preexistentes, particularmente haciendo que se destaquen, reestructuren u oculten aspectos que se encuentran en afinidad o contradiccion, con los contenidos previamente consolidados en el sentido comun.

A un nivel mas concreto, las representaciones sociales no constituyen el producto de la mente individual de los sujetos, sino que ellas se crean y modifican en el curso de las interacciones sociales, los intercambios grupales y las conversaciones cara a cara (Banchs, 1986). Por otra parte y al igual que el saber local, dado que las representaciones sociales son conocimientos dinamicos no reificados, siempre estan sujetas a reconsideracion y reconstruccion en interacciones sucesivas. Ciertamente, se trata de un proceso vivo y cambiante de negociacion de significados, que tiende a ser entendido como a-problematico y no-conflictivo por diferentes autores, aunque, en realidad, muchas veces sea el lugar donde se juega el conflicto entre grupos sociales con intereses diferenciados y aun contrapuestos (Howarth, 2006).

3. Metodologia

En el contexto de una investigacion cualitativa de caracter exploratoriodescriptivo realizada en el municipio de Mision Tacaagle --provincia de Formosa, Argentina-- se indagaron (A) las areas de saber de los productores campesinos y (B) las modalidades existentes de aprendizaje y de circulacion de conocimientos a nivel comunitario. Las tecnicas utilizadas para el relevamiento de informacion fueron tres: (1) realizacion de observacion participante, conviviendo con una familia campesina durante cinco meses; (2) realizacion de entrevistas abiertas y semiestructuradas, 71 a campesinos y 12 a otros actores, incluyendo extensionistas y (3) analisis de fuentes secundarias sobre aspectos economicos, sociopoliticos y territoriales, tanto del municipio como de la provincia. La muestra utilizada fue intencional, estableciendose cuotas por ubicacion geografica dentro del municipio.

Para procesar la informacion recopilada se realizo un analisis de contenido de los textos de las entrevistas y de los registros de observacion participante con el apoyo del programa Atlas Ti. Concretamente, se procedio a la categorizacion de fragmentos por tema, construyendose subcategorias que fueron integradas posteriormente para generar una interpretacion articulada del area de interes a indagar.

4. Desarrollo

4.1. Saberes y no-saberes campesinos

Los pequenos productores entrevistados tienen conciencia de poseer un conjunto de saberes vinculados con su actividad y su ambiente, particularmente en relacion con los cultivos mas tradicionales, como el algodon y las hortalizas. Como dicen: "se carpir (1), se cosechar, se sembrar algodon", "se manejar buey [...] la cultivadora de asiento, la sembradora". Sin embargo, tambien perciben que hay ciertos temas sobre los que tienen dudas y en relacion con los que desearian ser capacitados. Particularmente, en todo lo relacionado con las nuevas variedades de semillas y agroquimicos --fertilizantes, abonos e insecticidas--, los cuales son de reciente aparicion en la zona y no forman parte de las practicas tradicionales.

Lo primero que necesita un campesino para producir es contar con tierra de buena calidad. Sin un suelo suficientemente fertil la agricultura es imposible. En este sentido, los entrevistados poseen un sistema de clasificacion para diferenciar los suelos. Hablan de tierras "nuevas" o "rosadas" para referirse a las mas productivas, y de "viejas" para senalar aquellas con menores rindes. Si bien, con el paso de los anos las tierras han "envejecido", los campesinos senalan que hoy, a diferencia de las decadas pasadas, es necesario utilizar abonos de distintos tipos. Por esta razon, los productores se vieron en la necesidad de incorporar y desarrollar nuevos conocimientos para responder a estos problemas. Asi, a las estrategias tradicionales de rotar cultivos y dejar descansar la tierra, se ha agregado el uso de fertilizantes sinteticos y de abonos verdes. De esta forma, hoy se escucha a los campesinos hablar y discutir sobre como deben utilizarse distintos tipos de fertilizantes y cuales son los beneficios para el suelo de abonos verdes como la mucuna. No obstante, en relacion a estos temas novedosos, los entrevistados siguen percibiendo que sus conocimientos son insuficientes, por lo que reconocen la necesidad de ser capacitados.

Los campesinos tambien recalcan la importancia decisiva que tiene la preparacion de suelo para el exito de sus cultivos. La practica tradicional contempla el uso de arado de mancera con traccion a sangre. Esta modalidad involucra conocimientos empiricos relacionados con el manejo de las herramientas necesarias y los animales de tiro. No obstante, desde mediados de los anos 80, y con el apoyo de tractores municipales, progresivamente se ha incorporado el uso de herramientas pesadas, que no pueden manejarse con bueyes. Asi, hoy la estrategia mas comun parece ser el uso combinado de implementos pesados y livianos, lo cual muestra que, practicas modernizadoras como la mecanizacion pueden articularse con los saberes tradicionales cuando se adecuan a sus fines y se apoyan en conocimientos y estrategias previas.

La mayor parte de los cultivos realizados en la zona se multiplican a partir de semillas --con la excepcion de la mandioca y la batata--. Tradicionalmente, para la siembra, se recurria a semillas que se sacaban de los frutos que eran cosechados. Sin embargo, los requerimientos del mercado presionan hoy para que se utilicen variedades hibridas o incluso transgenicas, como en el caso del algodon. Por esto, los saberes relacionados con la recuperacion y cuidado de las semillas locales, tristemente hoy estan perdiendose de manera acelerada. No obstante, tambien se observa un proceso complementario: el desarrollo de nuevos conocimientos y valoraciones en relacion a las semillas hibridas y transgenicas. Un ambito interesante para indagar el desarrollo de nuevos saberes locales es el de las semillas transgenicas de algodon. Es que, en los ultimos anos, estas han comenzado a ser utilizadas por los pequenos productores de la zona. Respecto de ellas, algunos destacan que son mejores que la variedad Guazuncho provista por el Instituto Nacional de Tecnologia Agropecuaria (INTA). Sin embargo, hay quienes se muestran mas escepticos. Y esto no solo en cuanto a su supuesto mayor rinde, sino tambien en relacion a la resistencia del algodon BT frente a la oruga, ya que hay quienes afirman que los cultivos de su propiedad, igualmente, fueron atacados por el insecto. Ahora bien, lo que si es valorado en todos los casos es el algodon RR, ante la posibilidad de usar herbicidas en lugar de tener que carpir para erradicar malezas, particularmente por la dificultad para contratar carpidores en la zona.

Llamativamente, no aparecen aqui discusiones en torno a la perdida de autonomia que puede generar la dependencia de un insumo que solo puede ser provisto por empresas privadas que estan localizadas fuera del territorio y que poseen intereses propios que no se condicen con los de los pequenos agricultores. Posiblemente, la falta de percepcion o de toma de conciencia de los efectos o consecuencias indeseadas de la incorporacion de insumos como las semillas transgenicas de algodon y del paquete tecnologico que las acompana, se deba a que la evaluacion que el campesino suele hacer de ellos tiende a centrarse en el impacto directo, inmediato y visible de su incorporacion y no en sus implicaciones indirectas o a largo plazo en terminos economicos, politicos, ambientales o de salud. En efecto, los impactos o efectos indirectos suelen quedar ocultos o invisibilizados, a no ser que sean tematizados por actores externos o por campesinos organizados con mayor grado de conciencia de la problematica.

Ahora bien, mas alla de la reflexion en torno a los impactos indirectos de la incorporacion de semillas transgenicas de algodon, lo que si queda claro es que, en el area de insumos de reciente aparicion, no resulta posible encontrar un saber consolidado en la comunidad. Por el contrario, lo que se observa es la existencia de multiples versiones, aun contradictorias, sobre las mismas cuestiones. Por ejemplo, algunos sostienen que el rinde de los transgenicos es mayor, mientras que otros argumentan lo contrario. Igualmente, hay quienes senalan que es mas barato el uso de herbicida, que el pago de carpidores, aunque no todos opinan de esta manera. Finalmente, la discusion mas importante gira en torno a si se trata de una variedad superior a las cultivadas tradicionalmente o si es negativa por degradar la tierra, aunque esta discusion no sea llevada al plano de los modelos de produccion y desarrollo implicitos en el uso de variedades transgenicas. Asi, en este contexto confuso, conocimientos previos referidos a multiples cuestiones se articulan con otros nuevos, con informaciones e interpretaciones provenientes de las redes de comunicacion de cada productor y con las experiencias de cada uno, apareciendo una gran variabilidad de miradas. Lo que incluye tambien la posibilidad de aparicion de teorias inesperadas e idiosincrasicas, como el caso de un productor que sostiene que el herbicida funciona como abono, segun el mismo ha podido comprobar:

Ahora yo me di cuenta que la herbicida es una cosa muy especial para nosotros los [productores] chicos, [...] me di cuenta que es un abono muy especial porque le eche [...] y la humedad mantiene porque la raiz se va y por ahi entra la lluvia, sea humedad creo que hasta rocio, porque ahora moves la tierra y hay humedad, hay mucha lombriz que tambien produce aire para la tierra que tiene mucha humedad y facilita demasiado bien (Nelson, 20 de julio de 2007).

Ante esta situacion, caracterizada por la existencia de una multiplicidad de saberes no consolidados y miradas divergentes en torno al algodon transgenico y al uso de herbicidas, los mismos productores sienten que necesitan capacitarse, porque quieren usar estos nuevos insumos pero no siempre saben como hacerlo de manera adecuada. Efectivamente, se trata de un ambito novedoso en torno al cual ni habia un saber local apropiado ni aun se ha podido desarrollar uno nuevo.

Siguiendo con la descripcion de los saberes de los campesinos entrevistados, para llevar adelante la actividad productiva, se observa que los pequenos productores, pese a depender en gran medida de condiciones climaticas que estan fuera de su control, poseen un conjunto de conocimientos que les permiten llevar adelante una serie de acciones para posibilitar, mejorar y maximizar el desarrollo de sus cultivos. Ellas son: proteccion contra heladas, limpieza de malezas, prevencion y cura de plagas y riego, entre otras. Las estrategias de lucha contra las heladas son varias, incluyendo la proteccion del cultivo con pasto o tierra y el uso de fuego y humo en la cabecera de la chacra. No obstante, estas practicas hoy parecen estarse perdiendo dado que, actualmente, suelen realizarse siembras mas tardias --cuando el clima es mas propicio-- para evitar estos inconvenientes. Respecto de la limpieza de malezas, la modalidad tradicional que se practica es el control mecanico por medio de la azada. Sin embargo, con la aparicion del algodon RR surge una nueva alternativa: el uso de herbicidas.

El saber local referido a las plagas y a las formas en las cuales estas pueden controlarse, representa un area de particular importancia para el campesino, ya que se trata de un claro factor condicionante de su produccion. Asi, pueden encontrarse conocimientos en relacion a los insectos o plagas que atacan a los cultivos mas conocidos. Por su parte, la aparicion del picudo algodonero en la campana 2006-2007 fue una sorpresa inesperada para los agricultores de la zona. Esta novedad hizo que, incluso, muchas personas negaran haber sido atacadas por este insecto pese a la evidencia de la perdida de produccion, elaborandose interpretaciones alternativas en torno, principalmente, a problemas en la calidad de la semilla provista por el gobierno. Asi, se observa que los sujetos, ante situaciones o hechos que no llegan a comprender a partir de los conocimientos disponibles, generan interpretaciones o incluso teorias explicativas basadas en sus saberes previos, con el fin dar una explicacion a lo que les pasa. En este caso, la interpretacion mas extendida fue que, dado que el clima habia sido propicio pero el rinde malo, la causa debia estar en la semilla, ya que es parte de los supuestos compartidos, que el gobierno suele entregar insumos de baja calidad.

El saber local y las representaciones sociales vinculadas con los insecticidas, su uso y sus efectos, son particularmente profusos, incluyendose la mencion de sus riesgos para la salud. En cuanto a su modo de aplicacion y a su efectividad, pueden encontrarse multiples recomendaciones. Particularmente, la necesidad de utilizar venenos fuertes que maten inmediatamente al insecto, ya que se intuye que, de no ser asi, este podria desarrollar "anticuerpos", es decir, resistencia frente al insecticida. No obstante, pese a que estas referencias muestran la existencia de un "saber hacer" que permite a los productores manejarse cotidianamente, muchos de ellos reconocen que su conocimiento en esta area es limitado. Por eso es que recalcan la necesidad de ser capacitados en estas cuestiones, a la vez que solicitan recibir orientacion para ver que productos usar para solucionar sus problemas, cuando y en que dosis.

Recapitulando, en este apartado se describieron, de manera sucinta, algunas de las areas de saber de los campesinos de Mision Tacaagle, vinculadas con la actividad agricola. Dentro de ellas, se observan saberes que se han mantenido y transmitido a lo largo de decadas de padres a hijos. En este sentido, pueden mencionarse los conocimientos sobre los suelos y su preparacion y los saberes vinculados con los productos tradicionales --algodon, mandioca y maiz-- y con su gestion y cuidado --carpida, cosecha, conocimiento de insectos tipicos y curas mecanicas o por la oracion--. Junto a estos saberes, tambien se ubican otros de caracter tradicional que parecen estar perdiendose, como por ejemplo, el uso de semillas locales o incluso ciertas practicas vinculadas con el control de heladas.

Asimismo, tambien pueden identificarse otros saberes que, si bien han sido incorporados desde la decada de los anos ochenta, hoy puede decirse que se han "aclimatado" y han pasado a formar parte, en cierto sentido, del saber local. Se trata, concretamente, de conocimientos sobre el cultivo de hortalizas como la calabacita, el zapallo, la sandia, el melon y el zapallito, que si bien no son productos tan conocidos como el algodon, corresponden a una tradicion consolidada. Esto no significa, de ninguna manera, la incorporacion de saberes ajenos al conocimiento del productor como algo extrano dentro de lo propio. Por el contrario, habla mas bien de un proceso de elaboracion y reconstruccion de lo externo a partir de experiencias y parametros propios que se potencian a partir del desarrollo de nuevos conocimientos surgidos de la experiencia personal y social --rindes de los diferentes tipos de hortalizas, insectos, entre otros--. El criterio utilizado aqui para considerarlo "saber externo consolidado" y no "saber tradicional" es que, en el caso de las hortalizas, los sujetos siguen haciendose preguntas y percibiendolas como algo, si bien conocido, aun caracterizado por la presencia de dudas y ambiguedades.

Junto a estos conocimientos, que lenta y progresivamente se van sumando al saber local con la ayuda de la practica y la experimentacion, se encuentra otro grupo de introduccion mas reciente que, tanto por su mayor complejidad como por el escaso tiempo transcurrido, aun no se encuentra consolidado. Dentro de esta categoria pueden ser ubicados los saberes vinculados con las semillas transgenicas de algodon, los abonos sinteticos, los herbicidas e insecticidas, la mucuna como abono verde y el picudo como plaga nueva y desconocida. En esta area pueden observarse dos cuestiones: la primera, que las personas perciben con claridad la fragilidad de sus conocimientos; la segunda, que aparecen frecuentemente interpretaciones disimiles y contrapuestas en torno a las mismas cuestiones. No hay aqui un saber compartido por los sujetos, hay conocimientos, saberes, ideas e interpretaciones que coexisten socialmente: se comentan dudas sobre los efectos secundarios de los herbicidas, sobre los insecticidas mas adecuados para ciertas plagas, el mayor rendimiento o no de los transgenicos y la existencia misma del picudo, entre otros. Se trata de saberes y creencias personales no extendidos comunitariamente, por lo que, a nivel local, tienen un alto grado de variabilidad. En conclusion, se observa que los saberes de los productores campesinos pueden dividirse en locales, consolidados de incorporacion reciente y no consolidados, clasificacion que resultara de particular utilidad para los desarrollos posteriores.

4.2. Aprendizaje y circulacion de saberes en la comunidad

Dada la importancia que tienen los procesos de adquisicion de conocimientos y saberes locales, por parte de los campesinos, se pregunto a los entrevistados como habian aprendido a producir. En una amplia mayoria de los casos, las respuestas se focalizaron en los aprendizajes producidos en la ninez, participando de las actividades de la chacra con la familia. Como senala la bibliografia referida a saber local, se trata de la transmision de conocimientos de generacion en generacion, que acontece en el seno de las familias, proceso en el cual los pequenos van tomando parte progresivamente en las actividades adultas, lo que les permite ir asimilando con el tiempo los saberes necesarios para hacerse cargo de ellas, de manera independiente, en el futuro.

En terminos generales, las formas de aprendizaje posteriores a la que acontece en la infancia hacen referencia a conocimientos sobre cuestiones o tematicas especificas y no a "aprender a producir" como hecho general. Entre ellas, los entrevistados comentaron la posibilidad de adquirir conocimientos en: (1) espacios de capacitacion tecnica; (2) por medio de la experiencia o experimentacion personal; (3) trabajando con otros productores que saben mas, al ver como trabajan ellos; y, finalmente, (4) conversando con otros campesinos sobre como llevar adelante ciertos trabajos o resolver determinados problemas.

Como se indico, los entrevistados mencionan la posibilidad de incorporar nuevos conocimientos mediante la participacion en capacitaciones con tecnicos o haciendoles consultas frente a problemas especificos. Asimismo, los campesinos tambien senalan el aprendizaje de las personas por medio de la experiencia y la experimentacion, el cual tiene dos facetas: la primera, apunta a la adquisicion de conocimientos que se produce a traves de la practica continuada y de los errores cometidos, hecho que permite encontrar las mejores alternativas para realizar las labores y superar los problemas; la segunda faceta, focaliza en el proceso de prueba voluntario y activo de alternativas productivas novedosas, para las que no se cuenta con conocimientos consolidados, como semillas transgenicas, abonos verdes o uso de distintos agroquimicos. En este caso, si bien el productor puede pensar que se trata de buenas opciones, usualmente ni esta totalmente convencido ni sabe a ciencia cierta como debe hacer. Y por ello, prueba, experimenta y aprende, generando asi, con el paso del tiempo, nuevos conocimientos. Otra fuente de aprendizaje que se menciona, es el trabajo en la chacra de otros productores como jornalero, ya que esto permite ejercitarse en nuevas tecnicas, asi como replicar en el propio predio practicas que hayan sido reconocidas como potencialmente beneficiosas. Finalmente, la ultima forma de adquirir conocimientos que ha sido comentada por los campesinos es el intercambio con los pares, particularmente si se los considera mas versados en ciertos rubros.

4.3. El construccionismo social y la dinamica de los saberes locales

Como se senalo en la introduccion, el presente trabajo tiene como objetivo describir y explicar de que manera los saberes locales surgen, circulan y se consolidan a nivel comunitario, haciendo enfasis en la transformacion de estos procesos en el mundo contemporaneo, caracterizado por un acelerado cambio tecnologico y por una mayor disponibilidad de conocimientos cientificos, via extension rural y medios de comunicacion masivos. Con este fin, a continuacion se resumen los resultados relevantes de los apartados previos, presentandose posteriormente un esquema explicativo, apoyado en los desarrollos del construccionismo social y de la teoria de las representaciones sociales.

Previamente se ha senalado que no todos los saberes con que cuentan los campesinos poseen el mismo grado de consolidacion. De hecho, se han identificado saberes locales de larga trayectoria, como se observa en relacion al cultivo del algodon; nuevos conocimientos consolidados a lo largo de las ultimas decadas, en torno a la siembra de hortalizas como la calabacita, por ejemplo; y nuevas areas de conocimientos aun no consolidados, como puede verse en relacion a las semillas transgenicas de algodon. Asi, esquematicamente puede decirse que los campesinos se sienten profundamente confiados cuando se refieren a los primeros, se muestran solidos, pero reconocen dudas cuando hablan de los segundos y estan dispuestos a aceptar sus escasas certezas en torno a los terceros. En este ultimo caso, incluso resulta hasta discutible hablar de conocimientos o saberes, ya que generalmente se trata de interpretaciones o creencias de caracter personal que coexisten con una alta variabilidad de miradas y perspectivas en el contexto de la comunidad.

Como se ha senalado, el origen de estos saberes/creencias puede ser multiple, destacandose la experiencia personal, la de otros productores y la informacion provista por diversas fuentes, como las capacitaciones realizadas por extensionistas. En terminos generales, se observa que el conjunto de saberes con que cuentan los productores campesinos no es estatico, sino que pueden verse procesos de desaparicion, creacion e incorporacion de conocimientos de diverso tipo al cumulo social de saberes relativamente compartidos. Finalmente, a nivel individual, se observo que los entrevistados han adquirido los conocimientos que poseen de la transmision familiar, de la experiencia y experimentacion personal, del intercambio de conocimientos con otros productores y de los espacios de capacitacion tecnica.

Desde el punto de vista historico, puede observarse que, en la zona en cuestion, el saber local vinculado con las practicas y los productos tradicionales se ha transmitido de generacion en generacion y se ha enriquecido por el proceso de prueba, experimentacion y desarrollo de pericia de los mismos campesinos, en un devenir lento donde la propia experiencia terminaba por consolidarse en un nuevo conocimiento. Asi, los saberes que los productores aprendian de sus padres les permitian enfrentar de manera efectiva la mayoria de los problemas y situaciones con los que se encontraban a diario. No obstante, hacia los anos sesenta y setenta, se incorpora el tractor para la preparacion de suelo y en los anos ochenta se generaliza el cultivo extensivo de hortalizas, con el fin de colocarlas en el mercado. En este contexto, los campesinos se ven confrontados con la necesidad de nuevos conocimientos practicos de los que no disponen, por lo que se inicia un proceso de experimentacion activa en torno a estas novedades. De hecho, se trata de una profusa y dinamica actividad de valoracion y reflexion sobre estos cambios productivos e innovaciones tecnicas, que pasan a formar parte de la realidad cotidiana. Asi, en este proceso, se generan multiples significados para comprender los elementos novedosos, desarrollandose diferentes conocimientos en torno a ellos, a partir de la experiencia, los cuales en un primer momento se caracterizan por una amplia variabilidad interpersonal. No obstante, con el correr del tiempo, estas experiencias, percepciones y creencias son intercambiadas en espacios interpersonales y grupales, reconstruyendose y homogeneizandose la multiplicidad de miradas, descartandose unas versiones y legitimandose otras, con lo que se van generando formas compartidas de comprender los hechos del mundo. Asi, estos conocimientos terminan por consolidarse, pasando progresivamente a formar parte del saber local de la comunidad.

Sin embargo, hay que tener en cuenta que, como senala el construccionismo social, no es la verdad objetiva de las heterogeneas afirmaciones que estan en juego lo que hace que unas permanezcan y otras no, sino las vicisitudes de los procesos comunicativos (Gergen, 1993). Por esto, es posible que se consoliden saberes que carecen de fundamento cientifico, siempre que resulten coherentes con la cosmovision y los saberes previos de la comunidad, como la teoria identificada en Mision Tacaagle de que los peces pueden "caer con la lluvia". Es que un nuevo conocimiento no necesita resultar verdadero para que se consolide, solo es necesario que una vez incorporado permita interpretar las experiencias, de tal manera, que los observables generados por el uso de este saber corroboren el marco de interpretacion que les da origen.

Ahora bien, desde la decada de los anos noventa se observa que, en la zona investigada, se articulan una serie de factores que imponen nuevas y cada vez mas veloces transformaciones en las practicas economico-productivas de los campesinos. Por un lado, los mercados se tornan mas restrictivos, requiriendo productos de calidades especificas exclusivamente en ciertas epocas del ano, haciendose necesario responder a dichas demandas con nuevas estrategias de comercializacion y de insercion en el mercado para poder subsistir. A la vez, comienzan a introducirse nuevas variedades de semillas --hibridas y transgenicas--y se amplia la gama de agroquimicos disponibles --insecticidas, herbicidas y abonos--. Igualmente, la presencia de asistencia tecnica se incrementa exponencialmente, aumentando asi la disponibilidad de nuevos conocimientos. En este proceso, se amplia notablemente la cantidad y cambian las caracteristicas de los conocimientos requeridos para gestionar la produccion, por lo que la propia dinamica del saber local, caracterizada por procesos de cambio lentos, no da abasto para generar los conocimientos necesarios que respondan al nuevo contexto, por la velocidad que adquieren las transformaciones. Reconocido lo precedente, ya no puede decirse que el pequeno productor se niegue, por principio, a tecnificar o a modernizar sus practicas. Lo que sucede es que la dinamica propia del saber local para incorporar novedades se ve claramente sobrepasada. De hecho, el campesino pide y desea ser capacitado en aquellas areas en las cuales percibe que sus conocimientos no son suficientemente solidos. Pero sucede que, para esto, tiene mecanismos y metodologias propias que no incluyen la adopcion acritica de las mejoras tecnicas, ya que su experiencia le ha mostrado que los cambios deben hacerse progresivamente y sometiendolos primero a la prueba de la eficacia (Caceres, Silvetti, Soto y Rebolledo, 1997).

Por su parte, la dinamica de incorporacion de nuevos conocimientos y practicas productivas, en el contexto de procesos de capacitacion o extension rural, tambien puede ser analizada recurriendo al modelo descripto previamente, el cual fue utilizado para explicar la creacion y el desarrollo de nuevos saberes, a partir de la introduccion de productos, insumos o maquinarias novedosas. Sin embargo, debe notarse aqui una importante diferencia, ya que lo que se propone introducir en este caso no son solo herramientas e insumos --como sucedia en los anos sesenta, setenta y ochenta en la zona-- sino tambien, y muy especialmente, practicas productivas novedosas asociadas a conocimientos tecnicos modernos. De todas formas, dado que se senalo que la incorporacion de novedades no se da de manera directa o acritica, no puede pensarse que los conocimientos provistos por el profesional seran apropiados de forma irreflexiva. Asi, es posible concebir a los conocimientos y practicas propuestos por el extensionista como nuevos instrumentos que deberan pasar por un proceso de evaluacion previa. Por consiguiente, lo primero que puede observarse ante la introduccion de una propuesta tecnica, asociada a conocimientos novedosos, al menos cuando esta es percibida como algo potencialmente util, es un proceso progresivo de evaluacion en pequena escala, que permite generar una multiplicidad de ideas, valoraciones y conocimientos en relacion a estas alternativas. En paralelo, estas percepciones son intercambiadas al interior de las redes de comunicacion con que cuentan los productores (Cittadini, 1995), legitimandose unas interpretaciones y dejandose de lado otras, como propone el construccionismo social, llegandose a acuerdos sobre la utilidad y pertinencia de los conocimientos y practicas propuestos por el extensionista.

Este analisis puede ser complejizado si se incluyen los aportes de la teoria de las representaciones sociales. Para esto, resulta necesario tomar conciencia de las diferencias estructurales que existen entre saberes locales y conocimientos tecno-cientificos. Por su parte, los saberes locales se caracterizan por tener un enfasis practico --son un "saber hacer"--, siendo la demostracion la forma propia en la que se manifiestan. Asimismo, se vinculan con el trabajo manual, fisico, surgen de la experiencia, se transmiten dentro de la tradicion oral y su medio de prueba es la verosimilitud en el discurso y la experiencia y no la experimentacion controlada. En contrapartida, el conocimiento tecno-cientifico tiene un enfasis teorico y mental, se caracteriza por la forma logica, propia de los discursos de la ciencia, rigiendo principios de prueba, certeza y no contradiccion y se orienta al control de la naturaleza (Gomez y Gomez, 2006).

La teoria de las representaciones sociales ha propuesto un modelo para comprender la dinamica de incorporacion de conocimientos cientificos al sentido comun, el cual puede ser extrapolado y aplicado al presente caso. En primer lugar, durante el proceso de objetivacion, los contenidos provenientes de la teoria cientifica --en este caso transmitida por los extensionistas-- son sacados del contexto original en el que fueron producidos, seleccionandose unos elementos e invisibilizandose otros, de acuerdo a los conocimientos previos, la cosmovision de los sujetos y el proceso de prueba y evaluacion en pequena escala llevado a cabo por los productores.

Todo esto, como parte del proceso dinamico en el cual los sujetos generan apreciaciones, valoraciones y saberes en torno a los elementos novedosos. Con el paso del tiempo, estos saberes construidos a partir de: (1) los conocimientos cientificos originales, (2) las experiencias individuales y colectivas y (3) el proceso de tamizado que operan los saberes locales previos, terminan consolidandose como nuevo saber compartido. En este sentido, se observa que el conocimiento cientifico, asi como las practicas asociadas a el, terminan anclandose en el conjunto de saberes del sentido comun de los sujetos, luego del proceso de reconstruccion y reorganizacion descripto mas arriba. Adicionalmente, la nueva descripcion --estructurada en terminos del sentido comun-- de las practicas y conocimientos propuestos, queda asociada a una red de significados sociales que le asignan un uso, una valoracion y una utilidad, lo que potencia la capacidad de estos saberes para ser compartidos y transmitidos a otros campesinos, por estar estructurados en terminos de una logica distinta, consonante con su propio modo de pensamiento. Se trata, efectivamente, de un saber que no es propiamente local ni externo, sino que es, mas bien, conocimiento cientifico localizado. Es decir, saber tecnico reconstruido segun las particularidades del territorio y de quienes lo habitan, para servir a sus propios fines, intereses y necesidades.

De todas formas, lo antedicho no significa que este sea el unico desenlace posible de todo proceso en el cual se proponen nuevas practicas y conocimientos a los pequenos productores, como sabe todo extensionista. En primer lugar, en muchas oportunidades, los campesinos no llegan siquiera a tomar en cuenta las propuestas, por considerarlas a priori inutiles o carentes de atractivo. Es verdad que este interes puede inducirse, por medio de proyectos que proveen los insumos o herramientas a ser utilizados, pero es sabido que, en numerosas ocasiones, si bien los productores se interesan por recibir estos beneficios, una vez que los obtienen no necesariamente se comprometen con su uso. En segundo lugar, tambien hay oportunidades en las cuales la propuesta de extension procura imponer el conocimiento cientifico sobre el local, consiguiendo, en ciertas oportunidades, la adopcion de las innovaciones propuestas. Sin embargo, al no haberse entrado en dialogo con el saber local, los cambios tendran mayor probabilidad de ser superficiales y no necesariamente duraderos. Finalmente, tambien puede suceder que, luego de un proceso dialogico y reflexivo, el productor llegue, por diversas razones, a la conclusion de que la propuesta del extensionista es inviable. Sin embargo, en cualquier caso, el esquema propuesto en este trabajo sigue siendo pertinente, tanto para comprender procesos de adopcion efectiva como para aportar al diseno de practicas de extension rural de mayor impacto.

Conclusiones y reflexiones finales

En este articulo, fueron presentados los resultados de una investigacion cualitativa realizada en la provincia de Formosa, Argentina. Concretamente, se describieron las areas de saber y no saber de los campesinos del municipio de Mision Tacaagle, asi como las distintas modalidades a traves de las cuales estos pequenos productores han adquirido los conocimientos que poseen.

Utilizando estos resultados, se propuso un modelo para comprender la dinamica de construccion del saber local en el contexto del mundo contemporaneo, esquema que, al ampliarse, tambien permitio explicar conceptualmente la incorporacion de conocimientos tecno-cientificos al saber de los campesinos. Asi, se partio de un momento cero caracterizado por la existencia de un saber local estable y consolidado. A continuacion, se reflexiono como, bajo la presion de las veloces transformaciones del entorno, acontecen procesos progresivos de incorporacion a los usos cotidianos de nuevas herramientas, insumos o practicas. Dada la ausencia de conocimientos previos para gestionar estas nuevas alternativas, se describio el proceso por el cual los campesinos generan creencias e interpretaciones a partir de la experiencia, la experimentacion y la invencion colectiva, algunas de las cuales terminan deviniendo en saber compartido, al legitimarse socialmente en los espacios y circuitos comunitarios de comunicacion. Esta dinamica tambien fue utilizada para comprender el proceso de localizacion de los conocimientos tecnicos, provistos por el extensionista, incorporandose en este caso los aportes de la teoria de las representaciones sociales. De esta forma, se describio el proceso de reorganizacion que sufren los conocimientos tecno-cientificos al ser incorporados al conocimiento del sentido comun de los productores campesinos, lo que permite reconfigurarlos segun las particularidades territoriales y culturales locales. De esta forma, se hablo de saber cientifico localizado, en tanto reconstruido segun la cosmovision de quienes pueden utilizarlo.

Son varias las derivaciones de interes que se siguen del analisis realizado. A nivel conceptual, se destacan dos contribuciones: la primera, y mas importante, es el esquema explicativo propuesto para ordenar y comprender (1) la dinamica del saber local en el mundo contemporaneo, caracterizado por cambios cada vez mas veloces y (2) el proceso de incorporacion de saberes tecnocientificos al saber campesino. En segundo lugar, al reconocer la importancia constitutiva que tienen los espacios grupales y comunitarios de intercambio de conocimientos y saberes entre los productores, este trabajo ha mostrado la necesidad de enfocar los procesos de adopcion de tecnologias desde una mirada comunitaria y no desde una individual.

A nivel practico, tambien se siguen una serie de reflexiones en torno al trabajo de extension rural, reafirmandose, en terminos generales, el sinsentido de procurar sobreponer los conocimientos tecno-cientificos a los locales. En este sentido, reconociendo la capacidad de los productores para generar nuevos saberes, se destaca la importancia de apoyar y fomentar los procesos de autoaprendizaje y circulacion de conocimientos al interior de la comunidad, con el fin de potenciar las intervenciones y favorecer el desarrollo de saberes apropiados al ambiente y a la cosmovision de los grupos receptores. Asimismo, el trabajo realizado ha aportado un modelo para conceptualizar la relacion entre conocimientos cientificos y saberes locales, lo que puede servir como guia para disenar estrategias de extension rural de mayor impacto en las practicas de los productores.

No obstante, debe tenerse presente que el esquema propuesto para comprender la dinamica del saber local, si bien se apoya en resultados de investigacion, posee un componente de especulacion, por lo que no debe ser considerado mas que como una hipotesis plausible que debe ser analizada con mayor profundidad. Es asi, que resultaria de interes poder realizar un estudio diacronico que permitiera corroborar las propuestas aqui desarrolladas.

Adicionalmente, tambien se ha mencionado, de manera general, la tendencia de los campesinos a visibilizar, preferentemente, los efectos directos e inmediatos de la incorporacion de nuevos insumos, herramientas y practicas productivas, en detrimento de sus impactos indirectos o a largo plazo. Este hecho posee importantes implicaciones que deben ser mencionadas, ya que la incorporacion de nuevos insumos y tecnologias no es un hecho valorativamente neutro, sino que se encuentra articulado de manera constitutiva con modelos de sociedad y de desarrollo implicitos en ellos, que no siempre son percibidos. Tomese el caso, por ejemplo, de la incorporacion de transgenicos de algodon que, en su afan productivista, tambien conllevan efectos potenciales a nivel ambiental y riesgos para la salud de las comunidades, que usualmente quedan invisibilizados. Asi entonces, se observa, en los campesinos y campesinas que se ven confrontados con estos nuevos modos de producir, cierta dificultad para evaluarlos en cuanto a sus implicaciones mas profundas, lo que, en cierto sentido, disminuye su capacidad para reflexionar sobre los modelos implicitos de sociedad, de produccion y de desarrollo que se asocian a ellos y que no necesariamente pretenden incluirlos.

Recibido: 2009-10-10

Evaluado: 2010-06-28

Aceptado: 2010-08-10

Publicado: 2010-12-30

Bibliografia

Banchs, M. (1986). "Concepto de 'representaciones sociales': analisis comparativo". Revista Costarricense de Psicologia, (8-9): 27-40.

Burr, V. (1999). An introduction to social constructionism. Reino Unido: Routledge.

Caceres, D., Silvetti, F., Soto, G. y Rebolledo, W. (1997). "La adopcion tecnologica en sistemas agropecuarios de pequenos productores". Agro Sur, 24 (2): 123-135.

Cittadini, R. (1995). "La importancia de las redes locales de comunicacion para una estrategia de extension". Vision Rural, (14): 15-16.

Gergen, K. (1993). "El movimiento del construccionismo social en la psicologia moderna". Sistemas Familiares, 9 (2): 9-22.

Gergen, K. (1996). Realidades y relaciones. Aproximaciones a la construccion social. Barcelona: Paidos.

Gomez, J. y Gomez, J. (2006). "Saberes tradicionales agricolas indigenas y campesinos: rescate, sistematizacion e incorporacion a las IEAS". Ra Ximhai, 2 (1): 97-126.

Howarth, C. (2006). "A social representation is not a quiet thing: exploring the critical potential of social representations theory". British Journal of Social Psychology, (45): 65-86.

Ibanez, T. (2001). Psicologia social construccionista. Guadalajara: Universidad de Guadalajara.

Jodelet, D. (1986). La representacion social: fenomenos, concepto y teoria. En: Moscovici, S. (coord.). Psicologia Social II. Pensamiento y vida social. Psicologia social y problemas sociales. Barcelona: Paidos.

Krause, M. (1999). Representaciones sociales y psicologia comunitaria. Psykhe, (8): 41-45.

Medina, J. (1996). Introduccion. En: Cox Aranibar, R. El saber local. Metodologias y tecnicasparticipativas. La Paz: NOGUB-COSUDE/CAF.

Mora, J. (2008). "Persistencia, conocimiento local y estrategias de vida en sociedades campesinas". Revista de Estudios Sociales, (29): 122-133.

Moscovici, S. (1979). El psicoanalisis, su imagen y su publico. Buenos Aires: Huemul.

Nunez, J. (2004). "Los saberes campesinos: implicaciones para una educacion rural". Investigacion y Postgrado, 29 (2): 13-60.

Potter, J. (1998). La representacion de la realidad. Barcelona: Paidos.

Segal, L. (1994). Sonar la Realidad. Barcelona: Paidos.

Uzeda, A. (2005). The arabesque of local knowledge. Potatoes, farmers and technicians in highland Tiraque, Cochabamba, Bolivia. Wageningen, Holanda: Wageningen University.

Von Glaserfeld, E. (1992). "El constructivismo radical". Sistemas Familiares, 8 (3): 49-54.

Wainstein, M. (2002). Comunicacion: un paradigma de la mente. Buenos Aires: Eudeba.

Fernando Landini **

* Este articulo hace parte del proyecto de investigacion "Psicologia comunitaria en el ambito rural: factores psicosociales y desarrollo rural en poblacion campesina". Aprobado por el Programa de Fomento a la Investigacion en Psicologia (PROINPSI). Facultad de Psicologia, Universidad de Buenos Aires, Argentina.

** Becario Doctoral del Consejo Nacional de Investigaciones Cientificas y Tecnicas (CONICET) y docente de la catedra Estrategias de intervencion Comunitaria, de la Facultad de Psicologia de la Universidad de Buenos Aires (UBA)-Argentina. Direccion: Galicia 1240. CP 1416. Ciudad de Buenos Aires. Correo electronico: fernandolandini@yahoo.com.ar

Como citar este articulo: Landini, F. (2010). La dinamica de los saberes locales y el proceso de localizacion del saber cientifico. Algunos aportes desde un estudio de caso. Cuadernos de Desarrollo Rural 7, (65): 21-43

(1) "Carpir" significa quitar las hierbas perjudiciales de los cultivos, especialmente con la azada.
COPYRIGHT 2010 Pontificia Universidad Javeriana
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2010 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Landini, Fernando
Publication:Cuadernos de Desarrollo Rural
Date:Jul 1, 2010
Words:8062
Previous Article:Presentacion.
Next Article:Campesinas construyendo la utopia: mujeres, organizaciones y agroindustrias rurales.
Topics:

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2021 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters |