Printer Friendly

La defensa de la competencia y el alcance de las ayudas publicas en el marco de los tratados de libre comercio.

SUMARIO

INTRODUCCION.--I. A PROPOSITO DE LAS AYUDAS PUBLICAS.II. MODALIDADES Y PRECEDENTES DE LAS AYUDAS PUBLICAS EN EL ENTORNO BILATERAL UNION EUROPEA-COREA DEL SUR.--A. Los subsidios al sector de construccion naval.--B. El sector del automovil, la reaccion europea y la prevision en el Acuerdo de Libre Comercio de las subvenciones estatales.--REFLEXION FINAL: LAS AYUDAS PUBLICAS, COLOMBIA Y LOS TLC.

COMPETITION PROTECTION AND THE SCOPE OF STATE AIDS ON THE FREE TRADE AGREEMENTS FRAME

INTRODUCCION

La politica de competencia, como herramienta fundamental del sistema de economia de mercado implementado y asentado en una pluralidad de territorios alrededor del globo, se estructura con el objetivo de garantizar que la actividad economica propiamente dicha sea puesta en marcha, en exclusiva, en escenarios de lealtad y libertad.

La hoja de ruta de la mencionada politica (1) se basa en favorecer la consolidacion de un sistema de garantias que involucre a los diversos agentes economicos, respalde a los consumidores e impulse la actividad comercial, generando equivalencias entre la oferta y la demanda (2). Se habilita asi un sistema que de forma espontanea impide que se consoliden marcos de poder en los mercados (3), e igualmente, se beneficia a todos aquellos que fortalecen la implementacion de procesos economicos eficientes.

A pesar de los fundamentos trazados, la eficiencia es usualmente esquiva, pues el mercado por si solo no alcanza una correcta asignacion de recursos, ya que debe conjuntar gran cantidad de factores que estan en capacidad de truncar la consolidacion de dicho escenario, bien en razon de la naturaleza misma de las distintas actividades comerciales, del numero plural de actores involucrados en el proceso (4), entre otros.

Reflexivos ante dicha imposibilidad espontanea del mercado, los estados o comunidades conformadas por ellos, han articulado el derecho de la competencia para proteger la libertad y la lealtad competitiva, hasta un limite que no restrinja o influencie negativamente la toma de decisiones economicas por parte de los particulares (5). Y lo han estructurado en torno a dos vertientes que disciplinan aspectos diversos, pues por un lado el derecho de la competencia desleal (6) centra sus esfuerzos en promover la buena fe como elemento esencial de la actividad competitiva, imponiendo sanciones a aquellos que contrarien dicho principio (7); mientras que el derecho de la libre competencia o antitrust se encarga de disciplinar conductas con capacidad para distorsionar el equilibrio de los mercados, como son los abusos de posicion dominante, los acuerdos colusorios, las concentraciones empresariales y aquellas que son epicentro del presente trabajo, las ayudas estatales o publicas (8).

Estas ultimas, tambien llamadas subvenciones (9), tienen un papel central en el sistema de defensa de la competencia en algunos de los territorios de mayor relevancia economica, como el de Estados Unidos y el europeo (10).Su trascendencia se incrementa ahi donde los intereses economicos perseguidos por los distintos estados involucrados son heterogeneos, tal y como sucede en los emplazamientos enunciados, ya que en el caso norteamericano la division por estados con autonomia, y en el caso europeo la existencia de una comunidad de Estados independientes, favorecen que por medio de leyes o politicas de caracter estatal en materia de planificacion industrial, se instituya una fuente de conflictos para el buen funcionamiento de los mercados implicados (11).

Las ayudas publicas estan en capacidad, al igual que otros comportamientos de caracter estatal (12), de distorsionar el marco competitivo, complicar el panorama de inversion y promover un sistema de inseguridad juridica. En virtud de aquellas, es mas que probable, tal y como muestran los precedentes, que se conciba y fortalezca, sea cual sea el entorno, un contexto de contradiccion entre la normativa de libre competencia y las politicas o normas engendradas en el seno de un Estado para dinamizar la actividad economica o la proyeccion de las empresas con mayor identidad en su emplazamiento.

En un panorama economico como el actual, cada vez mas marcado por la globalizacion economica, es posible que los efectos nocivos generados por un Estado mediante el otorgamiento de ayudas publicas, no solo afecten los mercados domesticos (13) o supranacionales en casos excepcionales como el de la comunidad europea (14), sino que tambien se extiendan hacia el exterior, impactando las economias de los socios comerciales del pais otorgante de las ayudas, cuando existan vinculos formales suficientemente profundos, gestados, por ejemplo, por un Tratado de Libre Comercio.

Las subvenciones generan un efecto nocivo en todos aquellos emplazamientos en los cuales la(s) empresa(s) subvencionada(s) lleva(n) a cabo su actividad economica (15). Pero no por ello tienden a desaparecer, pues los paises toman en consideracion, de forma natural, siempre que lo entienden necesario, implementar politicas dirigidas a favorecer a las empresas que mayor impulso ejercen en la economia nacional o mejor les representan en el exterior.

De existir la intencion en el seno de un pais de estrechar los lazos comerciales con terceros paises por medio de un tratado, la mejor forma de contener una dinamica muy comun en virtud de la cual dinero publico de otro Estado puede perturbar el comercio interno, es tal vez la de deslindar con claridad los limites y condiciones de cualquier subvencion otorgada por los firmantes, pues, reitero, los auxilios siempre podran extender su influencia hasta menoscabar intereses "domesticos" de los sectores homologos, que pueden no haber sido tomados en cuenta en la ronda de negociacion.

Colombia debe atender con interes una evaluacion como la mencionada, pues se ha embarcado en varias iniciativas dirigidas a "contraer" y perfeccionar las relaciones comerciales que le unen con importantes potencias alrededor del globo, siendo ejemplo de ello los acuerdos en vigencia con Estados Unidos, Canada, Mexico o Chile; los suscritos con la Union Europea y Corea del Sur, asi como tambien los que se encuentran en etapa de negociacion con paises como Japon, Turquia y Panama.

Las ayudas publicas no deberian haber quedado o continuar quedando al margen de la negociacion, como puede observarse tras la lectura de dichos pactos. Mucho menos cuando los precedentes acerca de las subvenciones otorgadas por aquellos Estados a sus empresas son notables y suficientes, para llamar la atencion acerca de la peligrosidad de dejar un tema como aquel a la deriva. Por esta razon, en el presente trabajo se expondran ciertas caracteristicas que se creen indispensables para entender el alcance de la conducta.

I. A PROPOSITO DE LAS AYUDAS PUBLICAS

Los organos, entidades e instituciones publicas son parte esencial del engranaje por medio del cual se implementan y canalizan en el seno de los Estados politicas economicas dirigidas al otorgamiento y concesion de ayudas a empresas o sectores estrategicos de un territorio. Resulta frecuente que los Estados pongan en marcha este tipo de colaboracion por medio de subvenciones y auxilios, maxime, cuando estan involucrados "campeones nacionales" o parcelas enteras fundamentales para la economia de un pais.

Tanto en tiempos de crisis como en los de crecimiento y desarrollo economico, es comun que las entidades de caracter publico o los Estados, por medio de los mencionados auxilios, tomen la decision de impulsar la labor productiva de una empresa o un sector economico al completo, con el animo de dinamizar su actividad, multiplicar su productividad, asi como de generar un entorno que favorezca y garantice su viabilidad y sostenibilidad en el mediano y largo plazo (16).

Dicha asistencia, sea cual sea el origen "publico" de la misma, esta prohibida en los sistemas de defensa de la competencia de mayor recorrido, siempre que sea susceptible, en razon de una posibilidad verosimil y concreta, de falsear o desestabilizar la competencia en uno o varios mercados (17).

Ciertas nociones aparejadas al concepto de ayuda publica, como sus efectos, su alcance y los motivos por los cuales los Estados y las entidades publicas les ejecutan, suelen ser heterogeneos; como tambien lo son las modalidades que les dan cabida, toda vez que dia a dia, y cada vez con mayor dinamismo, son modificados los elementos primordiales de las ayudas. Posiblemente, con el animo de favorecer el encubrimiento de la estrategia y dificultar la labor de identificacion de los elementos primordiales de las subvenciones estatales, gran parte de la labor de innovacion se ha trasladado hacia la creacion de nuevos mecanismos de auxilio.

Aun asi, el nucleo basico de los subsidios estatales y su concepto han permanecido invariables desde su aparicion, hasta generar una definicion inequivoca que les identifica, basada en el otorgamiento (18) por parte de organismos de naturaleza publica, de una ventaja (19) que la(s) empresa(s) no hubiese(n) obtenido en condiciones normales de mercado (20), la cual, a su vez, le(s) alivia las cargas presupuestales comunes de su actividad economica (21).

A este concepto se cree necesario agregar, al interpretar que dicha nocion carece de un aspecto esencial que hace de las ayudas publicas una conducta anticompetitiva, la posibilidad mas que probable de que con el otorgamiento de la ayuda se vean afectadas y desbalanceadas las transacciones comerciales entre Estados o incluso territorios conformantes de un mismo pais. Se debe por lo tanto excluir de la "proscripcion" de este tipo de conductas, aquellas que carezcan de efectos en el transito comercial por ser, por ejemplo, irrisorias (22).

En ese orden de ideas, la relevancia de las ayudas publicas debe estar influenciada por su alcance, por su capacidad para falsear la competencia, asi como por su idoneidad para impactar en los mercados (23). Resulta esencial, por lo tanto, que con el auxilio estatal otorgado a una o varias empresas se genere un perjuicio o menoscabo, tangible, de suficiente visibilidad, que conlleve una consecuencia relevante para las normas antitrust, al generar desequilibrios competitivos, de caracter estructural, de acceso a nuevos competidores, etcetera.

La realidad de las ayudas, tal y como es posible comprobar al examinar las consecuencias que aparejan al ser puestas en marcha, presenta una conducta que regularmente conlleva inconvenientes para los mercados, y que solo de forma excepcional elude la unificacion de elementos que promueven el falseamiento del ecosistema competitivo o la creacion de una "atmosfera" favorable para la afectacion frontal o inequivoca del entorno comercial (24). Por ello, al parecer, resulta ilusorio pretender que en la practica estas conductas no generen un impacto negativo que deba ser contenido por las autoridades de defensa de la competencia.

Asi se ha entendido, con variada intensidad, en Estados Unidos y Europa, donde se le ha otorgado a la conducta una trascendencia especial, que en otros emplazamientos no se le ha conferido. En virtud de dicha importancia, desde distintas perspectivas, pero en ambos casos bajo el prisma de necesidad de contencion y control, se han adherido las ayudas publicas al catalogo de conductas que "activan" la aplicacion de las normas de libre competencia (en lo sucesivo dicha afirmacion referida bajo el anglicismo enforcement), acompanando asi a las conductas colusorias (25), el abuso de posicion dominante (26) y el control de concentraciones empresariales.

De tal manera, la trascendencia que se le ha venido otorgando en Estados Unidos a los subsidios estatales no esta definida por un marco regulatorio o un regimen normativo especifico que establezca parametros de prohibicion de las ayudas publicas, pues como en muchas otras "materias juridicas" de este pais de tradicion del common law, la importancia de la actuacion esta marcada por la labor de los jueces y las cortes, que en el caso particular han encontrado relevantes los auxilios publicos, al interpretarlos contrarios a la commerce clause adherida a la Constitucion de los Estados Unidos (27).

En el mencionado pais, todas aquellas medidas que generan discriminacion en el comercio interestatal favoreciendo los intereses de un estado, o aquellas que generan cargas a ese mismo comercio, no por ser discriminatorias, sino por crear barreras de entrada a las empresas que quieren hacer negocios en aquel estado, son igualmente censurables desde la optica de la commerce clause, toda vez que desbalancean el comercio en la "Union" (28).

El otorgamiento de incentivos a las empresas, la exencion en materia tributaria o la concesion de creditos, han sido hasta el momento los mecanismos de mayor usanza en los Estados Unidos para favorecer los "campeones estatales" (29). En la jurisprudencia de relevancia puede observarse como, desde 1970, se le ha dado protagonismo a la "diferencia de trato" que los estados suelen otorgar a sus empresas por medio de politicas de planificacion industrial como las ayudas publicas (30), convirtiendo dicha actuacion en una conducta prohibida, que en razon de la idoneidad que ha exhibido para distorsionar el marco competitivo ha requerido la puesta en practica de remedios que favorecen la restauracion del equilibrio de los mercados (31).

No obstante los destacados esfuerzos que sobre las ayudas publicas se han realizado en los Estados Unidos, y muy a pesar de la extraordinaria tradicion juridica de aquel pais en torno a la defensa de la competencia (32), ha sido en Europa donde verdaderamente seha dado un papel primordial, tambien por su peligrosidad y su capacidad para desbalancear la actividad competitiva, a los auxilios estatales.

El Tratado de Funcionamiento de la Union Europea (en lo sucesivo tfue) clasifica con claridad los auxilios bajo estudio dentro del derecho de la competencia. Previamente, tanto el Tratado Constitutivo de la Comunidad Europea del Carbon y del Acero (en lo sucesivo Tratado oeca), como el Tratado Constitutivo de la Comunidad Europea (en lo sucesivo tue), adherian en su articulado apartados que a la larga han permitido la actualidad de dicha regulacion.

La creacion de un mercado comun tal vez ha sido la razon por la cual en los tratados mencionados se ha potenciado la posicion de las subvenciones (33), toda vez que se ha entendido que en aquellos escenarios en los cuales son muchos los paises involucrados, son mayores las posibilidades de presentarse restricciones a la competencia, generadas por practicas de actores privados o por conductas estatales de naturaleza publica (34).

En Europa se ha relacionado a las ayudas publicas con la generacion de dificultades para acceder a los mercados, con la formacion de ineficiencias, asi como tambien con la creacion de escenarios en virtud de los cuales bienes exportados por empresas que reciben auxilios y subvenciones generan a la larga obstaculos para los productores de los paises importadores--tambien comunitarios--,al obstruir el marco de estabilidad empresarial e impedir que sean adquiridas mejores cuotas de mercado en el emplazamiento de origen.

De tal forma, las ayudas estatales gestadas por paises comunitarios, que beneficien a empresas o industrias determinadas afectando el comercio entre Estados miembros, se consideran contrarias con el mercado interno europeo (35). Cada uno de los paises, con el objetivo de proteger ese marco de comercio supranacional, transpone en sus propias normas las politicas de competencia europeas, y desarrolla un marco individual que le permite disciplinar, tambien, las subvenciones que regiones, sectores, circunscripciones o territorios determinados dentro de la geografia de un pais, quieren otorgar a las empresas o industrias que mejor les representen, en razon de los intereses heterogeneos que defienden.

Dentro de cada pais existen intereses "regionales" dispares que pueden desbalancear el sistema competitivo y que justifican una regulacion de defensa de la competencia sobre los auxilios estatales (36). Los grados de perjuicio con el panorama economico actual, de globalizacion y crisis internacional, ocasionan que la relevancia de las ayudas publicas tenga variados niveles, pues ademas del regional, estatal y supranacional generados al interior de una comunidad como la europea, tambien debe otorgarsele trascendencia a aquellas subvenciones publicas otorgadas por terceros paises, que estan conllevando un impacto negativo en territorios y emplazamientos que en principio no deberian verse afectados.

La Comunidad Europea ha detectado esa posibilidad, y en la actualidad le otorga una especial importancia, tambien, a aquellas ayudas que sin gestarse en Europa tienen efectos e impacto en el mercado comun. La proteccion ejercida por las normas de libre competencia y por las politicas europeas de competitividad, han decidido extender su perspectiva hasta llegar a interesarse por aquellas conductas, igualmente peligrosas y susceptibles de vigilancia, que involucran colectividades de caracter privado y de caracter publico situadas mas alla de sus fronteras, como pueden serlo terceros Estados.

De ahi que el alcance de la regulacion en torno a las ayudas publicas en Europa se haya extendido por fuera de sus limites, erigiendose como fuente principal de algunos tratados entre la Comunidad Europea y paises ubicados en otras latitudes.

Los beneficios al incluir, por ejemplo en un Tratado de Libre Comercio, algun epigrafe que delimite con claridad las connotaciones competitivas que tienen en los mercados involucrados los subsidios estatales, puede generar inmensos beneficios a todas las partes involucradas, pues protege los mercados de los distintos emplazamientos y a su vez garantiza que la actividad competitiva tenga como elemento primordial la busqueda de la eficiencia de los actores privados, tal y como las bases de la defensa de la competencia lo expresan.

En ese orden de ideas, ya sabiendo que los emplazamientos que mas importancia le han otorgado a las subvenciones son Estados Unidos y Europa, no resulta extrano que los supuestos de hecho de mayor relevancia en torno a aquel tema se hubiesen presentado en dichos territorios, o hubiesen generado un impacto notable en ellos. Sea cual sea el escenario, de influencia exclusiva a nivel interno o involucrando a terceros paises, los debates acerca de la capacidad de las ayudas publicas para deformar la competencia normalmente vinculan los ejes economicos conformados por los territorios enunciados, aunque tambien tienen otros nuevos protagonistas, que por su aparente predisposicion a involucrarse con los subsidios suelen ser eje de algunas "censuras" que se cree pertinente resenar.

II. MODALIDADES Y PRECEDENTES DE LAS AYUDAS PUBLICAS EN EL ENTORNO BILATERAL UNION EUROPEA-COREA DEL SUR

La peligrosidad, el alcance y los riesgos que aparejan las ayudas publicas para la estabilidad y equilibrio de los mercados se incrementan exponencialmente, haciendo de la conducta una herramienta idonea de gran efectividad para falsear la competencia, en escenarios como el de hoy en dia, en los cuales se promueve el incremento de las modalidades de ayuda en disposicion de los Estados para otorgar ventajas a sus empresas o industrias (37).

A las formas mas basicas y previsibles de subsidios estatales, como la puesta en disposicion de capitales, el otorgamiento de prestamos con intereses muy por debajo de los de mercado, el acceso a las garantias crediticias prestadas por el Estado, o la disposicion de condiciones de financiacion extremadamente benevolentes, se adhieren otras formas de ayuda mas complejas e incluso novedosas como la adquisicion de participaciones de una empresa con dinero publico, la creacion de gravamenes extraordinarios en favor de un sector industrial, la concepcion de un regimen de quiebra y reestructuracion extraordinario, la exencion, reduccion y amortizacion tributaria, la rebaja de requisitos de cotizacion a las entidades de la seguridad social, etcetera (38).

Como puede observarse, son variados y diversos los mecanismos utilizados por los Estados para favorecer la presencia de sus "campeones nacionales" y sus industrias de relevancia en otros emplazamientos. Y no podian ser menos los instrumentos y soportes juridicos que utilizan aquellos Estados para poner en marcha las ayudas publicas, ya que tanto las disposiciones reglamentarias, como las administrativas, las legislativas (39), etcetera, han demostrado su idoneidad para otorgar asidero a los auxilios y hacerlos realidad, sin importar si en virtud de los mismos se terminan impactando negativamente los mercados o no.

Los precedentes acerca del uso que los Estados le han dado a esta conducta ponen de manifiesto la transformacion que ha sufrido en sus modalidades desde el momento en el cual empezo a ponerse en marcha, y permiten a su vez que la labor de identificacion de los territorios con mayor inclinacion a involucrarse con dicha dinamica anti-concurrencial sea mas sencilla, al margen de la presencia o ausencia de normativa sobre ayudas publicas en aquellos emplazamientos.

Estados Unidos y Europa han estado involucrados en la mayoria de supuestos de hecho que se han suscitado alrededor del globo en torno a los auxilios estatales, y como es logico, aquello ha generado que los impactos de la conducta se hayan visto concentrados, generalmente y con connotada intensidad, en dichos territorios. No obstante, gracias a aquella participacion continuada tambien ha sido posible delimitar, con claridad, el alcance que puede llegar a atribuirse a las ayudas publicas, pues ademas de generar perjuicios a nivel "domestico", tambien conllevan un impacto mas alla de sus fronteras, que usualmente se ve fortalecido gracias a la existencia de un acuerdo bilateral o multilateral de comercio.

Y es que en aquellos escenarios en los cuales los lazos comerciales entre Estados han logrado un nivel de proximidad importante, merced de la existencia de ese tipo de pactos, los inconvenientes generados por la opacidad de la regulacion adherida en dichos acuerdos en torno a las ayudas publicas, asi como por su alcance, no se han hecho esperar, toda vez que se han suscitado inconvenientes de relevancia que han llegado incluso a poner en riesgo el transito economico internacional.

Asi por ejemplo, sectores esenciales de la industria de algunos paises o comunidades involucradas en dinamicas comerciales marcadas por acuerdos bilaterales de comercio, han reaccionado, en casos puntuales, rechazando las condiciones que sobre las ayudas publicas se adhieren a un tratado--o la omision de regulacion acerca de los subsidios--, y han advertido acerca de la peligrosidad que trae a sectores economicos determinados en su emplazamiento la adhesion, con ventajas otorgadas por un acuerdo de libre comercio, de competidores notoriamente subvencionados por los Estados de los cuales son originarios.

Ademas de oposiciones ex-ante como la mencionada, normalmente canalizadas por parte de sectores industriales de inmensa trascendencia, se han presentado casos destacados alrededor del globo, sustentados en la existencia de acuerdos comerciales, en los cuales, al parecer, y siempre desde la optica de las empresas del "otro" territorio--ajeno a la ayuda otorgada--, se ha consumado la afectacion de uno o varios mercados, generando distorsiones al ecosistema competitivo de un tercer pais.

De forma llamativa, un pais como Corea del Sur, que tiene una trascendencia especial para Colombia al haberse suscrito entre ambos un Tratado de Libre Comercio a portas de entrar en vigencia, ha sido protagonista en varias oportunidades de eventualidades como las descritas, pues sus intereses han colisionado con los de otro socio comercial de Colombia, como lo es la Union Europea, que siendo referente de la repercusion competitiva de los auxilios estatales, ha puesto al pais oriental en el centro de la polemica.

La supuesta inclinacion coreana a otorgar mas auxilios de los comunes a sus empresas (40) ha generado que la industria automovilistica, la tecnologica e incluso la de construccion naval del viejo continente, llamen la atencion acerca del riesgo que comporta ese margen de conducta (41). Por esta razon, aprovechando la pertinencia de las disputas que han surgido, se realizara una exposicion acerca de dos de aquellas circunstancias, al entender que tienen una extraordinaria connotacion, pues ademas de involucrar, en lo que a subvenciones estatales se refiere, dos socios comerciales colombianos con los que se han dado pasos contundentes hacia el fortalecimiento de las relaciones economicas, igualmente facilitan la descripcion de una realidad que no debe ser abandonada a la deriva por la normativa de defensa de la competencia en Colombia, ni en lo referido al terreno domestico, pues los intereses territoriales al interior del pais son igualmente heterogeneos, ni mucho menos en aquello relacionado con dinamicas de caracter internacional. A continuacion se expone, entonces, una resena acerca de las dos circunstancias enunciadas, que en el plano transnacional han generado un impacto mas que significativo.

A. Los subsidios al sector de construccion naval

Con antelacion a la negociacion y puesta en vigencia del acuerdo de libre comercio entre la Union Europea y Corea del Sur (42), se presento un precedente de relevancia que vinculo a ambos territorios en los cinco primeros anos del siglo XXI. La Comision Europea emprendio una investigacion motivada por los argumentos del sector naval comunitario, presentados el 24 de octubre del 2000 (43), donde se aducia que por medio de los subsidios que estaban siendo otorgados por Corea del Sur a sus empresas se estaban creando barreras de entrada al mercado europeo, que afectaban tambien a las empresas comunitarias, desprovistas de suficientes herramientas para afrontar la reduccion excesiva de precios que estaban implementando las orientales, gracias al apoyo de su pais.

De acuerdo al Comite de las Asociaciones de Constructores Navales de la Union Europea (en lo sucesivo cesa) (44), las ayudas publicas enunciadas eran encubiertas con exito por parte de Corea del Sur (45). La Comision Europea confirmo que efectivamente aquel pais, por medio de programas de impacto domestico y de la exportacion, estaba concediendo a sus astilleros auxilios mas que sustanciales, contrarios al Acuerdo sobre Subvenciones y Medidas Compensatorias de la Organizacion Mundial del Comercio (46).

El comportamiento coreano descrito, si bien solo hasta el ano 2000 genero una respuesta contundente por parte de Europa, no era aislado, toda vez que con antelacion se habia presentado un escenario en virtud del cual la construccion naval surcoreana, gracias a los auxilios otorgados por su pais, habia logrado posicionarse en el mercado global. Entre los anos ochenta y noventa los subsidios estatales a los astilleros coreanos incorporaron inversiones importantes por medio de los conglomerados economicos o chaebols de los cuales eran miembros los constructores navales. Gracias a esas aportaciones se construyeron astilleros de la mas avanzada tecnologia, que a la larga incrementaron la capacidad de produccion de buques, no solo por la inyeccion de capitales, sino tambien por la exuberancia en la financiacion que durante los mencionados anos se otorgo a manera de creditos y avales a aquel sector.

Europa entendia que debia detenerse la escalada coreana, pues la misma se basaba, de forma importante, en una especie peculiar de apoyo estatal que no hubiese sido tolerada, bajo ningun concepto, por la maxima autoridad de competencia comunitaria.

Como respuesta a los argumentos europeos post ano 2000, Corea del Sur adujo que no existia ninguna infraccion, pues todas las actuaciones investigadas se acogian a las reglas imperantes de libre mercado. La Comision contradijo esa percepcion en un informe del ano 200147 y en posteriores documentos (48), donde se comprobaba que se habian otorgado por parte de Corea, entre otras, ayudas en forma de transferencias de capital a Daewoo, que ascendian hasta los 2.600 millones de euros (49), asi como tambien a Sambo, por 1.700 millones de euros (50).

Tras rondas de negociacion con Corea del Sur para que rectificase en su conducta (51), el incremento en las ayudas no ceso, por lo cual Europa puso la disputa en consideracion de la Organizacion Mundial del Comercio (en lo consecutivo oMc) (52), reiterando que los auxilios que otorgaba Corea (53) conferian una ventaja competitiva a las empresas de aquel pais, que distorsionaba el mercado de la construccion naval, incluso en Europa, pues impactaba frontalmente a las empresas comunitarias (54).

Los resultados de la disputa (55) no fueron suficientemente concluyentes ni del agrado de ninguna de las partes, pues si bien la OMC estimo que claramente se suscitaron algunas ayudas ilegales (garantias avanzadas de reembolso y prestamos a sectores prioritarios), igualmente considero que (i) todas las actuaciones de Kexim no configuraban subvenciones prohibidas a la exportacion; y que (ii) las reestructuraciones empresariales que se habian generado en el sector naval en Corea no eran incompatibles con los fundamentos comerciales propiamente dichos.

Las recomendaciones de la OMC y de su organo de solucion de diferencias, carecieron de contundencia y no tuvieron el alcance solicitado por Europa. Las sugerencias, incluso, fueron fuente de controversia, pues Corea entendio que no debia emprender accion alguna para acogerse a las mismas, aduciendo que las subvenciones que fueron declaradas irregulares ya habian sido reembolsadas o habian expirado; mientras que desde Europa se defendia que todas las garantias avanzadas de reembolso y prestamos otorgados por Corea debian ser retirados, a mas tardar, antes de 90 dias, contados a partir del 11 de abril de 2005, en el que se adopto el informe.

Europa entendia, igualmente, que para que este tipo de situaciones cesaran y Corea del Sur se abstuviera de continuar con dicha dinamica de auxiliar a sus empresas perjudicando a las europeas, fuese cual fuese el sector de destino de los subsidios, deberian tomarse decisiones contundentes e imperativas, siempre basadas en reglas claras amparadas por una entidad de gran connotacion como la Organizacion para la Cooperacion y Desarrollo Economico (en lo consecutivo ocde).

El alcance de la "resolucion" (56) fue claramente limitado y nocivo para el sector, pues muy a pesar del precedente marcado por la disputa, desde Europa se siguio entendiendo que Corea del Sur persistia en los subsidios a sus astilleros (57). Del mismo modo, se extendio la percepcion acerca de la imposibilidad aparente que tiene aquel sector para generar rendimientos sin el soporte estatal. Estados Unidos y Europa son prueba de ello, ya que en ambos emplazamientos se abordaron planes de ayuda de mayor alcance tras el ano 2005 (58), que les han mantenido a flote en el sector y a su vez han permitido a las empresas de aquellos territorios contrarrestar el impulso de las companias coreanas (59).

No obstante haber implementado en aquel momento una politica especialmente agresiva en materia de subsidios, los paises europeos no eran ajeno--a pesar de que ello puede inferirse tras observar la vehemencia con la cual se expusieron desde Europa los argumentos en contra de Corea del Sur en la disputa ante la OMC--a la dinamica de las ayudas estatales al sector naval, pues de forma similar a Corea, habian emprendido planes dirigidos a fortalecer aquel sector con el aval de las instituciones europeas, que en los anos ochenta aprobaron auxilios en forma de trasferencias sometidas a los resultados empresariales (60). Los subsidios resultantes de ese proceso se fueron reduciendo paulatinamente con el pasar de los anos hasta desaparecer de todos aquellos contratos de la industria que fuesen posteriores al 31 de diciembre del 2000. Ello permite reflexionar acerca de la conveniencia de los plazos que se manejan en Europa en lo concerniente a las subvenciones navales, que a pesar de tener diversos origenes, siempre han permitido concatenar variadas formas de apoyo a los astilleros, pues tras el plan que finalizo en el ano 2000 se adopto un marco de nuevas ayudas que entro en vigencia en el ano 2004, que se prorrogo en los anos 2006 y 2008 y que a 201361 sigue sacudiendo aun el sector de construccion naval a nivel global (62).

Al no haberse aprovechado los precedentes marcados por la disputa ante la OMC, con miras a generar un marco de seguridad que restringiera de forma efectiva las ayudas publicas del pais asiatico y los, en clave europea, "inofensivos" auxilios estatales de los paises comunitarios, actualmente hay un nivel de incertidumbre importante, que se ha extendido a otros sectores de la industria, tambien esencial para terceras economias. La aparente inclinacion "extraordinaria" de Corea del Sur por subsidiar a sus empresas ha generado mayor rechazo en sectores de la industria europea desde el momento en el cual la posibilidad de estrechar las relaciones comerciales con aquel pais se hizo mas fuerte, y al parecer aquello puede seguir sucediendo, a pesar del mayor grado de prevision que ahora existe, gracias al pacto bilateral que les une, tal y como se expondra a continuacion.

B. El sector del automovil, la reaccion europea y la prevision en el Acuerdo de Libre Comercio de las subvenciones estatales

En el ano 2010, como parte del debate de aprobacion del Acuerdo de Libre Comercio entre la Union Europea y Corea del Sur, se presento una dura resistencia en el Parlamento Europeo, que puso de manifiesto el grado de sospecha que se cierne sobre el pais oriental y sus empresas en lo que a actividades comerciales se refiere. Los representantes de algunos paises comunitarios de gran presencia automotriz en el viejo continente mostraron su desacuerdo con el pacto, en parte por el "largo" historial de auxilios otorgados por Corea. Su oposicion se basaba, e incluso a dia de hoy, con menor intensidad, se sigue basando, en la insuficiencia de las salvaguardias adheridas al mencionado tratado en beneficio de los fabricantes europeos.

Alemania, Espana y especialmente Italia--que se atrevio a amenazar con vetar el tratado--, mostraron su divergencia con la puesta en marcha del mismo, aduciendo que en lo referido a la industria automotriz (63), empresas como Fiat o Seat, competidoras directas, en razon de la gama de vehiculos, de las gigantes coreanas Kia y Hyundai, se verian gravemente menoscabadas de no existir una clausula de salvaguarda que, entre otras cosas, garantizara que la mayor capacidad economica de las coreanas--basada en parte en las ayudas y auxilios de su gobierno--no iba a excluir, a la larga, a los fabricantes europeos.

El esfuerzo de Corea del Sur, dirigido a otorgar ayudas por medio de exenciones de tipo fiscal, otorgamiento de beneficios competitivos, concesion de garantias estatales extraordinarias o flexibilidad de las condiciones de empleabilidad, hizo en su momento--y ha continuado haciendolo, ya que aun en la actualidad se generan impactos trascendentes--mas dificil el rastreo de los auxilios (64), y ha venido generando gran descontento en la comunidad europea, que interpreta que los subsidios van mas alla de las transferencias de capitales--suficientemente relevantes--que son adheridas a los estados financieros anuales de las mas importantes empresas coreanas.

La existencia de algunas clausulas en el Acuerdo de Libre Comercio entre Europa y Corea del Sur, como la de "devolucion de derechos", se unieron a las razones expuestas e incrementaron los temores de la industria del automovil del viejo continente, pues ademas de carecer de suficientes mecanismos de contencion de las ayudas publicas, segun su optica, el tratado terminaria permitiendo a las coreanas vender en terreno comunitario, a precios predatorios, vehiculos manufacturados con componentes elaborados en paises como China, que favorecen la reduccion de los costos de produccion (65).

Como resultado de la resistencia europea, el Tratado de Libre Comercio entre Europa y Corea del Sur, tras un largo periodo de debate y enmienda, intento adherir una respuesta a todas aquellas preocupaciones, por medio de la implementacion de una regulacion suficientemente clara en torno a las ayudas publicas (66). A dia de hoy aquel precepto es exponente principal, en lo que a subvenciones estatales se refiere, de la prevision minima que resulta necesaria en el marco de negociacion de un Tratado de Libre Comercio.

Y es que el acuerdo adhiere, ademas de las definiciones y principios de rigor, un sucinto catalogo de subsidios prohibidos que coinciden con los enunciados previamente en este trabajo (67). Del mismo modo, incluye requisitos de informacion reciproca de los subsidios, la posibilidad de solicitar ampliaciones de aquella informacion cuando alguno de los territorios firmantes asi lo estime pertinente y, lo que se cree mas importante (68), un marco de seguimiento bilateral continuo y dinamico de todos los auxilios estatales, que a su vez esta acompanado de una posible reformulacion de los derroteros del acuerdo bilateral en lo circunscrito netamente a las subvenciones, cada dos anos, a partir de la entrada en vigor del acuerdo.

A pesar de haberse planteado un marco como el descrito, que en principio debe otorgar mayor seguridad a Europa frente a las futuras e hipoteticas ayudas de Corea del Sur a sus empresas, los inconvenientes se han seguido sucediendo en el viejo continente, ya que al no haberse asentado completamente las bases primordiales del acuerdo y al no existir aun un marco real y efectivo de ejecucion del mismo, un sector susceptible para la economia comunitaria, como el automotriz, ha continuado ejerciendo una fuerte presion, al percibir que las subvenciones coreanas no cesan (69).

Francia, por ejemplo, alerto en el ano 2010 acerca de la peligrosidad de los competidores coreanos que, poco a poco, y cada vez con mayor intensidad, minan la estabilidad de las empresas europeas del sector automotor (70), favorecidos por la "falta de contundencia" de las medidas de control de ayudas, asi como por la poca intensidad en el ejercicio efectivo por parte de la Comunidad de clausulas de salvaguarda categoricas dirigidas a proteger a su industria, clausulas que a pesar de estar adheridas al tratado, entienden desaprovechadas, como por ejemplo, la clausula de escape disenada para reaccionar ante "repentinas oleadas de importaciones"--sea cual sea su razon--en sectores clave de la economia, posibilitando reavivar e imponer aranceles que en virtud del pacto fueron suprimidos o suavizados.

El debate despues de haberse suscrito el acuerdo entre Europa y Corea del Sur ha sido en su mayoria politico, y no ha suscitado cambios que eliminen totalmente del debate economico la hipotetica influencia extraordinaria--de acuerdo a la percepcion de los fabricantes del viejo continente--que ejerce Corea del Sur por medio de las subvenciones estatales.

La regulacion aparejada al tratado acerca de las ayudas publicas, a pesar de ciertas resistencias por sectores, ha venido sirviendo de escudo a los firmantes, pues ha permitido tanto a Corea del Sur como a Europa--ya que desde el viejo continente se subsidia en proporciones igualmente importantes a sus empresas--adaptar sus mecanismos de auxilio a las medidas bilaterales. El pacto, con pocas dudas al respecto, ha suavizado una conducta anticompetitiva comun puesta en marcha por los Estados (71), planteando unos mecanismos de contencion eficaces con los cuales se ven beneficiados ambos territorios y sin los cuales aquella prevision resultaria ineficaz.

Y es que no es del todo cierto, como puede interpretarse al observar las reacciones categoricas que la industria del automovil europea ha tenido ante el crecimiento de las empresas coreanas, que Corea del Sur haya subsidiado en mayor proporcion a sus campeones nacionales del sector automotor, que lo que lo han hecho los paises europeos en los ultimos veintiun anos. Desde 1992 pueden ser delimitados en Europa, al margen de los auxilios de tipo fiscal, mas de 125 casos de subvenciones a la industria del automovil que oscilan, una vez unificados, en torno a los 8.500 millones de euros (72).

El tipo de prevision adherida al acuerdo, entonces, no emerge en exclusiva de la presunta "peligrosidad" de la industria coreana, pues Europa tambien ha puesto en marcha de forma activa la conducta. Todos los paises buscan favorecer a sus empresas (73), ya que los objetivos economicos, muy a menudo entrelazados a intereses de caracter politico, asi lo precisan. Incluso en paises como Colombia hay precedentes de relevancia que permiten concluir que no se ha reparado en la importancia de los auxilios estatales para la competencia y en la peligrosidad que tienen para los mercados, sea cual sea su naturaleza, envergadura o trascendencia (74).

El menoscabo en los casos de mayor connotacion en Colombia se ha venido a causar, especialmente, en el nivel interno, generando tibias distorsiones, que al no ser suficientemente relevantes mas alla de sus fronteras, no han llamado la atencion acerca de la necesidad de adherir a la regulacion interna de defensa de la competencia una prohibicion de las subvenciones estatales. Esta es solo una de las razones por las cuales se ha visto con despreocupacion incorporar a los tratados de libre comercio con Corea del Sur y Europa una regulacion al respecto, muy a pesar de la inmensa experiencia que esta ultima tiene sobre el tema.

Esta omision, sin lugar a dudas, deberia ser remediada o contenida (75), al observar las posibles consecuencias que puede traer a industrias domesticas fragiles, con un grado menor de innovacion que el implementado por empresas de nuevos y poderosos socios comerciales, la presencia--con ventajas planteadas por el tlc--de gigantes coreanas y europeas, proclives, tal y como se ha podido ver hasta este punto, a recibir subsidios de sus Estados.

Europa y Corea del Sur son competidoras directas en el mercado automotor, y tal vez por ello la oposicion de los paises comunitarios ha sido ferrea previniendo acerca de la peligrosidad de las ayudas publicas. Colombia, claramente, no se encuentra en aquella posicion de disputa directa en aquel mercado o en otros de un margen amplio de industrializacion. La apuesta colombiana, por el contrario, se basa, al parecer, en aprovechar al maximo los beneficios que sectores clave para su economia, en los cuales apenas hay presencia coreana o europea, pueden extraer del pacto.

Aun asi, las cifras del apoyo continuado del Estado coreano y de los paises comunitarios a sus industrias de mayor visibilidad, no deben ser obviadas o desconocidas en el tramo de negociacion de un tlc, como parece haber sucedido en los acuerdos suscritos por Colombia con Europa y Corea del Sur.

REFLEXION FINAL: LAS AYUDAS PUBLICAS, COLOMBIA Y LOS TLC

Despues de observar la disputa espontanea que surgio entre la Union Europea y Corea del Sur en torno a la defensa de la competencia, y especificamente en torno a las ayudas publicas, la primera pregunta que se presenta al contemplar el impacto que pueden generar circunstancias analogas en territorio colombiano es la de si efectivamente Corea del Sur ha subvencionado a sus empresas en una proporcion mayor a la ejercida por otras grandes potencias, como Estados Unidos (con quien ya hay un tlc en vigencia) o Europa (con quien se ha suscrito igualmente un pacto de comercio).

Al parecer la respuesta es negativa, no solo si se toma en cuenta la experiencia de las tres potencias enunciadas en el parrafo anterior, sino tambien cuando se incluyen en el debate otras economias emergentes, pues como se ha intentado exponer, es usual y frecuente que los Estados subsidien a sectores industriales esenciales de su economia, muy a pesar de que aquello genere ineficiencias tales como las de hoy en dia en el sector automotriz colombiano.

De tal manera, ?debemos sentirnos atemorizados por las ayudas publicas que otorga Corea del Sur a los campeones nacionales que tienen o tendran una posicion competitiva en Colombia? Tal vez no, o simplemente no en una proporcion mayor a la que nos deberian atemorizar las subvenciones europeas o estadounidenses.

El peligro de que las subvenciones otorgadas por aquellas potencias a sus empresas impacten en territorio colombiano, esta presente siempre en una economia globalizada como la actual, pues las ayudas publicas son reputadas ineficiencias competitivas. Pero dicho riesgo se multiplica exponencialmente gracias a la aparicion de tratados de libre comercio, pues la cercania que alcanzan las economias gracias al pacto, los distintos parametros de flexibilidad del acuerdo y el ejercicio libre y autonomo de la actividad economica de las empresas foraneas en territorio patrio asi lo generan.

La amenaza en el caso particular colombiano, se incrementa si en los acuerdos de libre comercio que se suscriben con potencias economicas que superan la posicion de Colombia en el panorama internacional, no se adhiere una regulacion sobre subvenciones, que discipline la influencia que pueden ejercer aquellas en la economia domestica. Y es que no resulta inverosimil advertir que algunos sectores industriales nacionales, sea cual sea su magnitud, puedan verse gravemente afectados por los auxilios "foraneos", ya que ademas de tener que enfrentarse a las ventajas que aquellas potencias otorgan a sus empresas, deben contrarrestar la favorabilidad de las condiciones comerciales que se adhieren al tlc en beneficio de la industria extranjera.

El precedente de mayor alcance acerca de una regulacion sobre ayudas publicas, en el marco de un acuerdo de libre comercio, involucra dos de los socios comerciales de mayor connotacion en Colombia, pues con ambos territorios se han suscrito sendos acuerdos de libre comercio. Europa y Corea del Sur se han puesto de acuerdo en el marco de negociacion del pacto comercial, muy a pesar de las disputas que han tenido, y han logrado adherir al tratado una seccion acerca de las subvenciones estatales que, como ya se expuso, tiene como principales enfoques la implementacion de condiciones a cumplir para poder poner en marcha los auxilios, asi como el establecimiento de un regimen imperativo de transparencia que garantice a ambas potencias un ejercicio claro de las ayudas publicas.

Europa tiene una extensa experiencia en lo que a ayudas publicas se refiere, que logro aplicar satisfactoriamente en el marco de negociacion del tlc con Corea del Sur. Colombia hubiese podido utilizar dicha experiencia para adherir al tlc con la Comunidad Europea un apartado que disciplinase las ayudas publicas, pero no lo hizo a pesar de los muchos beneficios que podrian surgir de aquella actuacion, ya que hubiese sido posible plantear una defensa efectiva de la industria nacional que le protegiese del poderio comunitario, y que a la par se utilizase como principio de una hipotetica regulacion interna sobre los subsidios estatales, necesaria en virtud de la heterogeneidad de los intereses de las distintas administraciones a nivel domestico. El antecedente creado por el tlc Corea del Sur-Europa, ademas, pudiese haber sido pilar fundamental de una adicion de aquel apartado, tambien, en el tratado entre Colombia y el pais oriental.

Corea del Sur y Europa no se interesaron en adherir aquella regulacion a los tratados que le vinculan con Colombia, y esta ultima tampoco considero el tema. La realidad es que el alcance de la economia colombiana es menor que el de la coreana y la europea, y tal vez por ello desde ambos territorios se entendio indispensable contener la plausible influencia economica que su socio podia ejercer por medio de los auxilios publicos, mas no la de Colombia.

El poderio y la envergadura economica de un pais y territorio, mas alla de ser un aspecto importante dentro de la negociacion del pacto, no debe ser la unica razon de peso que impulse a las partes a adherir una regulacion sobre ayudas publicas en el acuerdo de libre comercio. Grandes potencias han suscrito pactos que no incluyen una regulacion sobre subvenciones; y por lo tanto desde Colombia no se debe entender, en exclusiva, que se haya presentado una falta de consideracion en terminos economicos acerca de la posicion emergente del pais.

Estados Unidos y Corea del Sur, por ejemplo, han suscrito un pacto que comprueba aquella percepcion, ya que dicho acuerdo no adhiere alusion alguna acerca del tema; segun los entendidos, en razon de la proclividad de ambos paises a subsidiar a sus empresas e industrias de relevancia. Carece entonces de sentido reglamentar un tema en el cual los dos Estados suelen tener un comportamiento similar.

La regulacion de ayudas publicas en un tlc puede entenderse necesaria e imperativa unicamente cuando los dos territorios tienen empresas que compiten en un mismo sector de la economia, que hace necesario disciplinar la posible influencia estatal en el otro. Pero aquello, al igual que el parametro anterior, tampoco es cierto, ya que regular los subsidios de los paises firmantes en el marco de una relacion comercial augura beneficios de varias aristas, que se plantean con el objetivo de prevenir que los intereses economicos futuros de uno de los paises se hagan realidad a costa del otro.

Cada Tratado de Libre Comercio suele tener unos objetivos basicos que marcan la pauta acerca del alcance que cada una de las partes le da al pacto. En ese orden de ideas, Colombia se encuentra en una liga distinta que cimenta los derroteros de los diversos acuerdos que le unen con potencias como Europa, Estados Unidos o Corea del Sur, en el complemento economico que se produce, gracias a las diferencias que existen entre los sectores de mayor importancia en aquellos paises--industrializados y con priorida des en el mercado tecnologico--, y los colombianos, relacionados especialmente con la agricultura y sus derivados.

Pero aquello es una caracteristica temporal que puede verse modificada una vez los derroteros de innovacion se transformen hacia el progreso y el desarrollo. En aquel proceso de crecimiento, es pertinente tener una salvaguarda que impida que las condiciones comerciales benevolentes que se le han otorgado a empresas de esos socios comerciales no sean en ultimas las que pongan freno al progreso, al generar, por ejemplo barreras de entrada al mercado interno, que impidan a las empresas nacionales concurrir al proceso competitivo.

Y es ahi donde una regulacion interna y exterior sobre las ayudas estatales, en uso de herramientas nacionales, como las normas de defensa de la competencia, e internacionales, como los tratados de libre comercio, pueden ser de gran utilidad, ya que las modificaciones en el panorama economico mundial pueden recomendar en el futuro poner en marcha medidas de estabilizacion, de competitividad o de crecimiento, que pueden verse amenazadas por las actuaciones regionales, al interior del Estado, asi como tambien estatales, de los socios comerciales mas proximos.

Si bien es claro que ninguna regulacion, sea cual sea el tema, elimina del panorama la posibilidad de que existan conflictos, tambien lo es que creando medios idoneos para delimitar conductas como aquella que se ha estudiado en el presente trabajo, se obtiene una mayor garantia, que sin lugar a dudas puede beneficiar en mayor medida a economias emergentes que a potencias consolidadas.

doi: 10.11144/Javeriana.VJ128.dcaa

Fecha de recepcion: 12 de agosto de 2013

Fecha de aceptacion: 30 de octubre de 2013

Disponible en linea: 30 de junio de 2014

REFERENCIAS

Libros

Abel Estoa Perez, El control de las ayudas de Estado, Iustel, Madrid (2006)

Adolfo Ruiz de Velasco y del Valle, Manual de derecho mercantil, Universidad Pontificia Comillas, Madrid (2007).

Alan Derrett Neale & D.G. Goyle, The Antitrust Laws of the United States of America. A Study of Competition Enforced by Law, Cambridge University Press, Nueva York (1980).

Alfonso-Luis Calvo Caravaca & Javier Carrascosa, Intervenciones del Estado y libre competencia en la Union Europea, Editorial Colex, Madrid (2001).

American Bar Association, Section of Antitrust Law, Antitrust Law Developments, American Bar Association, Chicago (1997).

Arpio Santacruz, Las ayudas publicas ante el derecho europeo de la competencia, Aranzadi, Pamplona (2000).

Begona Perez Bernabeu, Ayudas de Estado en la jurisprudencia comunitaria, Tirant lo Blanch, Valencia (2008).

Carlos Ronderos, Proteccionismo en la industria automotriz colombiana, Grupo de Investigacion Competitividad (2011).

German Fernandez Farreres, El regimen de las ayudas estatales en la Comunidad Europea, Civitas, Madrid (1993).

International Business Publications, European Union Shipbuilding Industry Investment and Business Guide, vol. 3, Strategic information, apportunities, contacts, ibp usa, Washington, 202, table 2, 6 (2007).

Ivo Van Bael & Jean-Francois Bellis, Competition Law of the European Community, Kluwer Law International, Alphen aan den Rijn, Holanda (2010).

Jesus Alfonso Soto Pineda, Vias de aplicacion del derecho de la competencia, Universidad Autonoma de Madrid, Madrid (2012).

Jose Massaguer, Comentario a la Ley de Competencia Desleal, Editorial Civitas, Madrid (1999).

Kare Lilleholt, Principles of European Law: Volume Eight Lease of Goods, Oxford University Press, Oxford (2008).

Leigh Hancher, Tom Ottervanger & Piet Jan Slot, EU State Aids, 4a ed., Sweet & Maxwell, Londres (2012).

Lorenzo Federico Pace, European Antitrust Law. Prohibitions, Merger Control and Procedures, Edward Elgar Publishing, Cheltenham (2007).

Luis Valdes Pelaez, Ajuste estructural de la rama construccion naval en la C.E.E. (1973-1988), Universidad de Oviedo, Oviedo (1992).

Manuel Broseta Pont, Manual de derecho mercantil, Editorial Tecnos, Madrid (2005).

Paul Craig & Grainne de Burca, EU Law. Text, cases and materials, 4a ed., Oxford University Press, Nueva York, 951 (2008).

Richard Posner, Antitrust Law: An Economic Perspective, University of Chicago Press, Chicago (1976).

Richard Whish, Competition Law, Oxford University Press, Londres (2008).

Valentine Korah, An introductory guide to EC Law and practice, Hart Publishing, Oxford y Portland (2007).

Contribuciones en publicaciones colectivas

Daniel Querub Perelis, Las ayudas publicas: el caso de la construccion naval, en Luis Ortiz Blanco & Adriana Pascual Sequeros (coords.), Derecho de la Competencia europeo y espanol, vol. III, 387 Editorial Dykinson, Madrid (2002).

Gadulfo Zullita Fellini & Rafael Perez Miranda, El derecho frente a los monopolios, en Serie I. Estudios de derecho economico, 65 y ss., Instituto de Investigaciones Juridicas, Universidad Nacional Autonoma de Mexico, Mexico (1983).

Jaime Vicente Pastor, La politica comunitaria de la competencia, en Josep Maria Jordan Galduf, Economia de la Union Europea, 264 Thomson Civitas, Navarra (2005).

Julio Pascual y Vicente, Prohibicion del abuso de posicion dominante, en Jose Maria Beneyto Perez-Cerda (dir.), Tratado de derecho de la competencia, Tomo 1, 489 Editorial Bosch, Barcelona (2005).

Vicente Mambrilla Rivera, Derecho europeo de la competencia, en Luis Antonio Velasco San Pedro (dir.), Derecho Europeo de la Competencia: Antitrust e intervenciones publicas, 160, Lex Nova, Valladolid (2005).

Wenceslao Rodriguez Curiel, Las ayudas publicas en la Ley de Defensa de la Competencia, en Jose Maria Beneyto Perez y Jeronimo Gonzalez Orus, dir. y coord., El nuevo derecho comunitario y espanol de la competencia: Descentralizacion, analisis economico y cooperacion internacional, 358, Editorial Bosch, Madrid (2002).

Publicaciones seriadas

Ahn Dukgeun, Korea in the gatt/wto dispute settlement system: legal battle for economic development, 6 Journal of international Economic Law, No. 3, 615-616 (2003).

Alfonso Miranda Londono, El derecho de la competencia en Colombia, Revista de Derecho Economico, No. 9, 55-56 (1989).

Alfredo Suaz Gonzalez, La situacion de la construccion naval en Espana: perspectivas en un mercado global, Economia industrial, No. 386, 49-59 (2012).

Amadeo Petitbo Juan, La defensa de la competencia en Espana a partir del articulo 38 de la Constitucion Espanola, Economia Industrial, No 349-350, 128-129 (2003).

Ana Maria Tobio Rivas, La nueva ley espanola de defensa de la competencia: culminacion del proceso de modernizacion, en 27 Actas de Derecho industrial y derecho de autor, 575, Marcial Pons, Santiago de Compostela, 951 (2007).

Daniel Bernardo Florez Linero, La empresa colombiana: ?una victima del Estado? Las ayudas del Estado a las empresas y el debate sobre la libre competencia, Revista de Derecho Privado, No. 45, 16 y ss. (2011).

Diane Wood, Cuano Vs. Daimler Chrysler, Inc.: State Aids from an American Perspective, European State Aid Law, No. 1, 7 (2007).

Dionisio Manuel de la Cruz Camargo, Excepciones y exenciones particulares a la aplicacion de la ley de proteccion de la competencia por parte de la superintendencia de industria y comercio, Contexto: Revista de Derecho y Economia, No. 32, 103-104 (2010).

Emilio Jose, Mata Galan, Las ayudas publicas a empresas y la politica de defensa de la competencia, Noticias de la union europea, No. 46, 33-38 (1988).

Ester Busom & Beatriz. Martinez Corchuelo, Obstaculos a la innovacion y uso de incentivos ?subvenciones o estimulos fiscales?, Economia industrial, No. 382 (2011).

Francisco Marcos, El derecho de la competencia en los nuevos Estados miembros de la Union Europea, 229 Gaceta Juridica de la Union Europea y de la Competencia, No. 1, 4 (2004).

Isabel Busom, Ester Martinez & Beatriz Corchuelo, Obstaculos a la innovacion y uso de incentivos ?subvenciones o estimulos fiscales?, Economia industrial, No. 382, 35-44 (2011).

Jong Wha Lee, Government interventions and productivity growth, 1 Journal of economic Growth, No. 3, 391-414 (1996).

Jose Antonio Varela Gonzalez, Precios predatorios y competencia, Mercados, 1 (2009).

Juan Luis Crucelegui Garate, El control de las ayudas publicas en la Union Europea, Ekonomiaz: Revista Vasca de Economia, No 61 (2006).

Liza Jabbour, Offshoring and Firm Performance: Evidence from French Manufacturing Industry, 33 The World Economy, No. 3, 507-524 (2010).

Maria del Carmen Navarro Suay, La promulgacion de la Sherman Act: Factores historicos, economicos y legislativos, Revista de derecho mercantil, No. 253, 1085-1118 (2004).

Nicholas Moussis, Access to the European Union, law, economics, policies, Rixensart: European Study Service, 283 y ss. (2013).

Raphael Chiappini, Offshoring and Export Performance in the European Automotive Industry, 16 Competition & Change, No. 4, 323-342 (2012).

Timothy Besley & Paul Seabright, The effects and policy implications of state aids to industry: an economic analysis, 14 Economic policy, No. 28, 14-17 (1999).

Ulf Boge, State imposed Restrictions of Competition and Competition Advocacy, Challenges of Addressing State Imposed or Facilitated Restraints, ABA Spring Meeting, 2 (29 de marzo de 2006). Disponible: http://www.abanet.org/ant/trust/ at-committees/at-ic/pdf/spring/06/045.pdf

Ulrich Jurgens & Martin Krzywdzinski, Relocation and East-West competition: the case of the European automotive industry, 8 International Journal of Automotive Technology and Management, No. 2, 145 y ss. (2008).

William Kovacic & Carl Shapiro, Antitrust Policy: A Century of Economic and Legal thinking, 14 Journal of economic Perspectives, No. 1 (2000).

Working papers

Jose Antonio Garcia & Damien Neven, State aid and disortion of Competition, a Benchmark Model, hei, Documento de trabajo, No 6 (2005). Disponible en: http://graduateinstitute.ch/webdav/site/international_economics/ shared/international_economics/publications/working%20papers/2005/ HEIWP06-2005.pdf

Marcella Nicolini, Carlo Scarpa & Paola Valbonesi, State Aid to Business in the European Union: a Focus on the Car Sector, Department of Economics and Management, Documento de trabajo: dem Working Paper Series (2012).

Peter Mollgaard, The competitive effects of state aid in oligopoly, Department of Economics cbs, Documento de trabajo, Mimeo (2007).

Ricardo Alonso Soto, Competencia y comercio. El marco general, Universidad Autonoma de Madrid, Documento de trabajo (2001).

Normativa nacional

Ley 1340 de 2009. Por medio de la cual se dictan normas en materia de proteccion de la competencia. D. O. No. 47.420. 24 de julio de 2009 (Colombia).

Normativa internacional

Comision Europea, Directrices sobre las ayudas de Estado de finalidad regional para el periodo 2007-2012, (2006/C 54/08). D. O. C54/13. 4 de marzo de 2006 (Europa).

Comision Europea, Trade Barrier Investigations: Commission decision to initiate dispute settlement proceeding against Korea, OJ C 345/05. 19 de octubre de 2002. Disponible en: http://trade.ec.europa.eu/doclib/docs/2004/october/ tradoc_112206.pdf (Europa).

Comision Europea, Trade Barrier Investigations: TBR supplementary report on adverse trade effects Korea subsidisation of shipbuilding industry. 8 de septiembre de 2003. Disponible en: http://trade.ec.europa.eu/doclib/docs/2004/october/ tradoc_112209.pdf (Europa).

Comision Europea, Trade Barrier Investigations: TBR supplementary reporto n exports subsidies granted to or benefiting Korean shipbuilding companies by the Republic of Korea. 4 de julio de 2001. Disponible en: http://trade.ec.europa.eu/doclib/ docs/2004/october/tradoc_112208.pdf (Europa).

Comision Europea, White paper on Completing the Internal Market, COM (85) 310 final, Bruselas. 14 de junio de 1985 (Europa).

Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo. Sexta Conferencia de las Naciones Unidas encargada de examinar todos los aspectos del Conjunto de Principios y Normas equitativos convenidos multilateralmente para el control de las practicas comerciales restrictivas. Ley tipo de defensa de la competencia (2010), Ginebra, 8 a 12 de noviembre de 2010, TD/RBP/CONF.7/l.7. 30 de agosto de 2010.

Constitucion de los Estados Unidos de Norteamerica. Articulo I, seccion 8, Clausula 3 (Estados Unidos de America).

Decision del Consejo Europeo de 16 de septiembre de 2010. Relativa a la firma, en nombre de la Union Europea, y a la aplicacion provisional del Acuerdo de Libre Comercio entre la Union Europea y sus Estados miembros, por una parte, y la Republica de Corea, por otra. Disponible en: http://eur-lex.europa.eu/JOHtml. do?uri=OJ%3AL%3A2011%3A127%3ASOM%3AES%3AHTML (Europa).

Directrices para el examen de las ayudas de Estado en el sector de la pesca y la acuicultura. Diario Oficial de la Comunidad Europea C84. 3 de abril de 2008. Disponible en: http://eur-lex.europa.eu/LexUriServ/LexUriServ.do?uri=CELE X:52008XC0403(02):ES:NOT. (Europa)

Ley 15/2007. Ley de Defensa de la Competencia en Espana. 3 de julio de 2007 (Espana).

Marco adoptado en la comunidad aplicable a las ayudas estatales a la construccion naval. D. O. C317. 30 de diciembre de 2003. Disponible en: http://europa.eu/ legislation_summaries/competition/specific_sectors/transport/126105_es.htm (Europa).

Nordic Competition Authorities, Report from the Nordic competition authorities: Competition policy and financial crises, lessons learned and the way forward, No 1 (2009). Disponible en: http://www.kilpailuvirasto.fi/tiedostot/CompetitionPolicy-and-Financial-Crises.pdf. ocde, Directorate for financial and Enterprise affairs: Competition Committee, Global Forum on Competition: Competition, state Aids ans Subsidies, contribution from the U.S. Federal Trade Commission, DAF/COMP/GF/WD(2010)67, sesion I (12 de febrero de 2010). ocde, Policy Roundtables: Competition, State Aids and Subsidies, 2010. Disponible en: http://www.oecd.org/regreform/sectors/48070736.pdf

Organizacion Mundial del Comercio, Acuerdo sobre Subvenciones y Medidas Compensatorias de la Organizacion Mundial del Comercio. Disponible en: http://www.wto.org/spanish/docs_s/legal_s/24-scm.pdf

Organizacion Mundial del Comercio, Dispute Settlement: Dispute DS273, Korea Measures affecting trade in comercial vessels. Disponible en: http://www.wto. org/english/tratop_e/dispu_e/cases_e/ds273_e.htm

Reglamento (CE) No 3094/95 del Consejo de 22 de diciembre de 1995. Sobre ayudas a la construccion naval. D. O. L332. 30 de diciembre de 1995. Disponible en: http:// eur-lex.europa.eu/LexUriServ/LexUriServ.do?uri=OJ:L:1995:332:0001:0009:ES :PDF (Europa).

Reglamento (CE) No. 1540/98 del consejo de 29 de junio de 1998. Sobre ayudas a la construccion naval. D. O. L202. 18 de julio de 1998. Disponible en: http://eur-lex. europa.eu/smartapi/cgi/sga_doc?smartapi!celexplus!prod!DocNumber&lg=es& type_doc=Regulation&an_doc=1998&nu_doc=1540 (Europa).

Respuesta de la Comision Europea a la pregunta escrita de Jesus Cabezon Alonso de 17 de febrero de 1999, Referencia E-0265/99. En relacion a las ayudas publicas a los astilleros y la posicion de Corea del Sur en aquella situacion, como otro precedente mas de la experiencia de aquel pais en el impulso de sus industrias por medio del otorgamiento de auxilios. Disponible en: http://eurlex.europa.eu/ Notice.do?mode=dbl&lang=es&ihmlang=es&lng1=es,es&lng2=da,de,el,en,es,f i,fr,it,nl,pt,sv,&val=347681:cs (Europa).

Tratado de funcionamiento de la Union Europea. D. O. C 83/47. 30 de marzo de 2010 (Europa).

Jurisprudencia internacional

DaimlerChrysler Corp. Vs. Cuno, 126 S. Ct. 1854 (2006) (Estados Unidos de America).

Granholm Vs. Heald, 125 S. Ct. 1885, 1892 (2005) (Estados Unidos de America).

Sentencia de la Suprema Corte de los Estados Unidos, de 28 de junio de 1984, Bacchus Imports, Ltd. Vs. Dias, 468 U.S. 263 (1984) (Estados Unidos de America). Disponible en: http://supreme.justia.com/cases/federal/us/468/263/ (Estados Unidos de America).

Sentencia de la Suprema Corte de los Estados Unidos, de 4 de abril de 1994, Oregon Waste Systems, Inc. vs. Department of Environmental Quality of Oregon, 511 U.S. 93, 99 (1994) (Estados Unidos de America). Disponible en: http://www.law. cornell.edu/supremecourt/text/511/93.

Sentencia del Tribunal de Justicia de las Comunidades Europeas, de 26 de junio de 1999, Demenagements-Manutention Transport SA, Asunto C-256/97 (Europa). Disponible en: http://curia.europa.eu/juris/showPdf.jsf?text=&docid=44280& pageIndex=0&doclang=ES&mode=lst&dir=&occ=first&part=1&cid=370553

Sentencia del Tribunal de Justicia de las Comunidades Europeas, de 29 de abril de 1999, El Reino de Espana vs. La Comision de las Comunidades Europeas, Asunto C-342/96 (Europa).

Sentencia del Tribunal de Justicia de las Comunidades Europeas, de 5 de octubre de 1999, Republica Francesa vs. La Comision de las Comunidades Europeas, Asunto C-251/97 (Europa). Disponible en: http://curia.europa.eu/juris/showPdf.jsf;jsessi onid=9ea7d0f130d5c15955a1e25842828cc4c8594e5d69af.e34KaxiLc3eQc40Laxq MbN4OahiKe0?text=&docid=44754&pageIndex=0&doclang=ES&mode=lst& dir=&occ=first&part=1&cid=370208

West Lynn Creamery Vs. Healy, 512 U.S. 186, 201 (1994), Cuno, 386 F.3rd 738, 743 (6 Cir. 2004) (Estados Unidos de America).

Jesus Alfonso Soto Pineda **

* Abogado de la Universidad Externado de Colombia. Magister en Derecho Empresarial de la Universidad Autonoma de Madrid. Doctor en Derecho y Ciencia Politica de la Universidad Autonoma de Madrid. Actualmente se desempena como profesor investigador del Departamento de Derecho Economico de la Universidad Externado de Colombia.

** El presente articulo constituye el primer avance de la investigacion acerca del elemento internacional de las practicas restrictivas de la competencia, que adelanta el autor como miembro del Grupo de Investigacion en Derecho y Economia del Departamento de Derecho Economico de la Universidad Externado de Colombia.

(1) Entre otros, toda vez que se presentan divergencias conceptuales, que son bien resenadas por Alfonso Miranda Londono, El derecho de la competencia en Colombia, Revista de Derecho Economico, No. 9, 55-56 (1989) al expresar que dicha politica esta estructurada para seguir "[...] los lineamientos de diversas corrientes sociales, economicas, politicas, juridicas y filosoficas [...] [que permiten resaltar] desde un angulo sociologico-politico (o no economico), que [las leyes que son implementadas para poner en marcha dicha politica] se han aplicado con la finalidad exclusiva de controlar el poder de los grandes conglomerados industriales en favor de los pequenos empresarios, aunque esto signifique una reduccion en la eficiencia del mercado y mas altos costos para los consumidores. [...] dispersando el poder economico entre muchos competidores con igual poder economico, con el objeto de dejar libre la entrada al respectivo mercado y que ninguno pueda ejercer presiones indebidas sobre el mismo, ya que la excesiva concentracion del poder economico puede producir presiones politicas antidemocraticas. [Encontrando por otro lado, desde el] punto de vista puramente economico, que las [leyes previamente enunciadas] han sido concebidas con el objeto de lograr la maxima eficiencia de la produccion, sin importar las desigualdades socio-politicas que ese objetivo pueda crear entre las grandes y las pequenas empresas. [Siendo una] teoria, que pretende proteger a la competencia en si misma y no a los competidores, porque (segun consideran importantes tratadistas como el Juez Bork), entre mas eficiente sea el mercado, mayor bienestar obtendra el consumidor". Por lo que tras las dos teorias enunciadas, se hace mas que notorio que puntualizar el significado y objetivos de la politica de competencia no ha sido, ni sera, tarea facil.

(2) Amadeo Petitbo Juan, La defensa de la competencia en Espana a partir del articulo 38 de la Constitucion Espanola, Economia Industrial, No. 349-350, 128-129 (2003).

(3) Contrariando el principio de leal y libre competencia, actores inmersos en el mercado pueden abusar de su posicion, siendo el derecho de la competencia, un soporte juridico que impide y/o subsana dichas actuaciones. Manuel Broseta Pont, Manual de derecho mercantil, Editorial Tecnos, Madrid, 157-158 (2005).

(4) En la busqueda del beneficio propio o de la colectividad representada, el actor inmerso en el mercado esta en capacidad de deformar la libre competencia. Jaime Vicente Pastor, La politica comunitaria de la competencia, en Josep Maria Jordan Galduf, Economia de la Union Europea, 264, Thomson Civitas, Navarra (2005).

(5) La Ley de Defensa de la Competencia en Espana, Ley 15/2007 de 3 de julio, en su preambulo en los apartados II y III, deja entrever que uno de los mecanismos mas significativos de la politica economica actual es la defensa de la competencia, pues sin intervenir de manera redundante en las decisiones empresariales, un sistema debe garantizar el desarrollo positivo del mercado por medio de instrumentos convenientes. Disponible en: http://www.cncompetencia.es/Inicio/ Legislacion/NormativaEstatal/tabid/81/Default.aspx. No obstante la realidad expuesta, debe ser objetivo de la politica de competencia, siempre, buscar que se haga realidad la reduccion del intervencionismo de la administracion publica en la vida economica. Ricardo Alonso Soto, Competencia y comercio. El marco general, Universidad Autonoma de Madrid, Documento de trabajo, 4 (2001).

(6) Acerca de la teoria de esta vertiente del derecho de la competencia, puede verse Adolfo Ruiz de Velasco y del Valle, Manual de derecho mercantil, Universidad Pontificia Comillas, Madrid, 110 y ss. (2007); y Jose Massaguer, Comentario a la Ley de Competencia Desleal, Editorial Civitas, Madrid, 12-28 (1999).

(7) Asi las cosas, cuando se lesionan los intereses generales de la comunidad, el derecho de la competencia desleal disciplina las ventajas competitivas derivadas de la infraccion legal, la explotacion de situaciones de dependencia economica y la venta a perdida. Cuando los lesionados son los consumidores se regula el engano, las primas, los actos de discriminacion del consumidor, los actos de confusion y los obsequios. Por ultimo, si es el competidor el lesionado, se disciplinan la comparacion, denigracion, la imitacion, la induccion a la ruptura contractual, la violacion de secretos industriales y la explotacion de la reputacion ajena.

(8) Algun sector especifico de la doctrina recuerda que "en el contexto de la U.E., la expresion 'antitrust' abarca tanto las normas que regulan los acuerdos y practicas anticompetitivas [carteles y otras formas de colusion], como las normas que prohiben el abuso de posicion dominante". Vicente Mambrilla Rivera, Derecho europeo de la competencia, en Luis Antonio Velasco San Pedro, dir., Derecho europeo de la competencia: antitrust e intervenciones publicas, 160, Lex Nova, Valladolid (2005). Lo cual es compartido por el nucleo duro de la doctrina de competencia en Europa, que en sus obras hace una importante resena de dichas conductas, como epicentro de sus teorias. Como puede verse en Lorenzo Federico Pace, European Antitrust Law. Prohibitions, Merger Control and Procedures, Edward Elgar Publishing, Cheltenham (2007); Richard Whish, Competition Law, Oxford University Press, Londres (2008); e Ivo Van Bael & Jean-Francois Bellis, Competition Law of the European Community, Kluwer Law International, Alphen aan den Rijn, Holanda (2010).

(9) Francisco Marcos, El derecho de la competencia en los nuevos Estados miembros de la Union Europea, 229 Gaceta Juridica de la Union Europea y de la Competencia, No. 1, 4 (2004). En el presente trabajo se hara alusion a ellas igualmente como subsidios y auxilios.

(10) Su trascendencia esta especialmente relacionada, tal y como se expondra en apartados posteriores, a la Comunidad Europea. Aquello puede ser contrastado en Kare Lilleholt, Principles of European Law: Volume Eight Lease of Goods, Oxford University Press, Oxford, VIII (2008); Arpio Santacruz, Las ayudas publicas ante el derecho europeo de la competencia, Aranzadi, Pamplona, 8 y ss. (2000), German Fernandez Farreres, El regimen de las ayudas estatales en la Comunidad Europea, Civitas, Madrid (1993); Abel Estoa Perez, El control de las ayudas de Estado, Iustel, Madrid (2006); asi como tambien en la obra de Begona Perez Bernabeu, Ayudas de Estado en la jurisprudencia comunitaria, Tirant lo Blanch, Valencia, 8 y ss. (2008).

(11) Juan Luis Crucelegui Garate, El control de las ayudas publicas en la Union Europea, Ekonomiaz: Revista Vasca de Economia, No. 61, 137 (2006).

(12) A saber, las restricciones publicas a la competencia, en virtud de las cuales el Estado es responsable de ciertas restricciones y distorsiones en la competencia. Generando dicho efecto por medio de medidas legislativas, reglamentarias, normas de concesion de licencias, o simplemente en sus practicas administrativas de caracter concreto. Ulf Boge, State imposed Restrictions of Competition and Competition Advocacy, Challenges of Addressing State Imposed or Facilitated Restraints, aba Spring Meeting, 2, (29 de marzo de 2006). Disponible en: http:// www.abanet.org/antitrust/at-committees/at-ic/pdf/spring/06/045.pdf. Es por ello que ciertos sistemas se han decantado por otorgar un papel protagonico a las autoridades de competencia, para examinar las posibles restricciones publicas surgidas en los mercados, y desempenar un papel eficaz de defensa de la competencia que les otorgue la facultad de hacer comentarios e incluso recomendaciones sobre la eliminacion de dichas restricciones. Tambien trascendentes los aportes que son realizados por Naciones Unidas, Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo: Sexta Conferencia de las Naciones Unidas encargada de examinar todos los aspectos del Conjunto de Principios y Normas equitativos convenidos multilateralmente para el control de las practicas comerciales restrictivas, Ley tipo de defensa de la competencia, Capitulo VII, Ginebra, 8 a 12 de noviembre de 2010, TD/RBP/CONF.7/l.7, 30 de agosto de 2010, donde se adhieren a las formas de restriccion competitiva generada por las Autoridades publicas: "[...] la creacion de obstaculos administrativos, como procedimientos de autorizacion complejos y largos para el establecimiento de nuevos competidores en el mercado; La exigencia del cumplimiento de normas y pautas inhabituales que equivalen a obstaculos a la entrada en el mercado; Las restricciones que impiden a las empresas extranjeras competir en el mercado nacional; Los privilegios para determinados competidores en los mercados, por ejemplo, las empresas emblematicas nacionales, otorgandoles asi una ventaja competitiva; y las decisiones arbitrarias en la adjudicacion de contratos publicos y ayudas estatales que distorsionan la competencia".

(13) Algunos entienden, al margen del alcance que pueden llegar a tener las ayudas publicas de un Estado en otro, que un proceso como el de globalizacion economica no solo esta relacionado con las subvenciones en lo referido a la posibilidad de generar un impacto, por medio del otorgamiento de un subsidio, en otro pais o territorio, pues asimismo es posible que en uso de los auxilios estatales un Estado impida, erigiendo barreras de entrada, que las empresas de otros paises, participen de la competencia en el mercado interior en igualdad de condiciones que las empresas "domesticas", haciendo necesaria una proteccion bilateral o multilateral que elimine aquel riesgo. Dichas actuaciones son, por ejemplo, que (i) se adoptan politicas reguladoras que establecen un marco normativo al cual supeditar la actividad comercial por medio de la disposicion y cumplimiento de requisitos; (ii) se delimitan areas de actividad reservada a favor de empresas nacionales; (iii) se establecen medidas gubernamentales de politica comercial, tales como la regulacion de las importaciones, el fomento de las exportaciones, el control de cambios, la proteccion de las pequenas y medianas empresas, etc.; y (iv) se "permiten" en un entrono de hecho las practicas contrarias a la libre competencia. Comentarios que se extraen de la lectura de Alonso Soto, Competencia y comercio. El marco general, Universidad Autonoma de Madrid, Documento de trabajo, 3 (2001).

(14) Enfocada a la implementacion de un mercado unico interior. O la de los Estados Unidos, que a pesar de la existencia de una union, da lugar a la implementacion de derroteros e intereses unilaterales emprendidos por los distintos estados que conforman la republica federal.

(15) Se caracterizan por producir ineficacias competitivas, como asi lo expresan, Peter Mollgaard, The competitive effects of state aid in oligopoly, Department of Economics cbs, Documento de trabajo, Mimeo (2007); Juan Luis Crucelegui Garate, El control de las ayudas publicas en la Union Europea, Ekonomiaz: Revista Vasca de Economia, No. 61, 139-140 (2006); asi como tambien Jose Antonio Garcia y Damien Neven, State aid and disortion of Competition, a Benchmark Model, hei, Documento de trabajo, No. 6 (2005). Disponible en: http://graduateinstitute.ch/webdav/site/international_economics/shared/international_economics/publications/ working%20papers/2005/HEIWP06-2005.pdf

(16) Abel Estoa Perez, El control de las ayudas de Estado, Iustel, Madrid, 27 (2006); Begona Perez Bernabeu, Ayudas de Estado en la jurisprudencia comunitaria, Tirant Lo Blanch, Valencia, 98 (2008).

(17) Acerca de la teoria que envuelve este tipo de ayudas, asi como tambien de las condiciones de verosimilitud y de causalidad que deben unir a la ayuda efectivamente puesta en marcha por los organismos publicos y a la o las distorsiones que se presentan en el mercado, resultan ser de relevancia los trabajos de Alfonso-Luis Calvo Caravaca & Javier Carrascosa, Intervenciones del Estado y libre competencia en la Union Europea, Editorial Colex, Madrid, 223 (2001); asi como tambien Daniel Querub Perelis, Las ayudas publicas: el caso de la construccion naval, en Luis Ortiz Blanco & Adriana Pascual Sequeros, coords., Derecho de la competencia europeo y espanol, vol. III, 387 Editorial Dykinson, Madrid (2002).

(18) Hace referencia al origen del auxilio, que en todo caso es presupuesto esencial primario para considerar dicha subvencion como una ayuda estatal susceptible de falsear la competencia, toda vez que con el animo de encauzarla como tal, es primordial que sea, siempre, de caracter publico.

(19) Wenceslao Rodriguez Curiel, Las ayudas publicas en la Ley de Defensa de la Competencia, en Jose Maria Beneyto Perez & Jeronimo Gonzalez Orus, dir. y coord., El nuevo derecho comunitario y espanol de la competencia: Descentralizacion, analisis economico y cooperacion internacional, 358, Editorial Bosch, Madrid (2002).

(20) Segundo presupuesto esencial sin el cual el auxilio no puede considerarse ayuda publica. El cual hace referencia a la "naturaleza selectiva" de la ayuda, toda vez que resulta necesario que la subvencion, sea cual sea su forma, este encaminada a beneficiar a una empresa o empresas determinadas, o bien a parcelas completas industriales en un territorio.

(21) Este concepto se extrae de la revision de la jurisprudencia en los dos emplazamientos en los cuales mayor dinamismo le otorga la defensa de la competencia a las ayudas publicas, como lo son el europeo y el de los Estados Unidos, tal y como puede verse en los comentarios que se suscitaron en terreno comunitario alrededor de ciertos casos connotados, a saber, la Sentencia del Tribunal de Justicia de las Comunidades Europeas, de 5 de octubre de 1999, Republica francesa vs. Comision de las Comunidades Europeas, asunto C-251/97. Disponible en espanol en: http://curia.europa.eu/juris/showPdf.jsf;jsessionid=9ea7d0f130d5c15955a1e25842828cc4c 8594e5d69af.e34KaxiLc3eQc40LaxqMbN4OahiKe0?text=&docid=44754&pageIndex=0&do clang=ES&mode=lst&dir=&occ=first&part=1&cid=370208, apartado 35 y la jurisprudencia enunciada en el mismo; asi como tambien del mencionado Tribunal, de 26 de junio de 1999, Demenagements-Manutention Transport SA, Asunto C-256/97. Disponible en espanol en: http:// curia.europa.eu/juris/showPdf.jsf?text=&docid=44280&pageIndex=0&doclang=ES&mode= lst&dir=&occ=first&part=1&cid=370553, apartado 22; y de 29 de abril de 1999, El Reino de Espana vs. Comision de las Comunidades Europeas, Asunto C-342/96. De relevancia igualmente los conceptos similes que se encuentran en la jurisprudencia de los Estados Unidos, en la cual tambien se hace hincapie en las ventajas que bajo otras circunstancias no hubiesen obtenido las empresas, a saber, la Sentencia de la Suprema Corte de los Estados Unidos, de 28 de junio de 1984, Bacchus Imports, Ltd. Vs. Dias, 468 U.S. 263 (1984). Disponible en lengua original en: http://supreme.justia.com/cases/federal/us/468/263/, asi como tambien del mismo tribunal, de 4 de abril de 1994, Oregon Waste Systems, Inc. vs. Department of Environmental Quality of Oregon, 511 U.S. 93, 99 (1994). Disponible en: http://www.law.cornell.edu/supremecourt/ text/511/93

(22) Al respecto los comentarios de Juan Luis Crucelegui Garate, El control de las ayudas publicas en la Union Europea, Ekonomiaz: Revista Vasca de Economia, No. 61, 142 (2006), quien hace referencia a la irrelevancia de las que podrian llamarse ayudas de minimis, normalmente vinculadas con auxilios concedidos a aquellas empresas pequenas y medianas, asi como tambien a emprendedores, que promueven el dinamismo economico y laboral, generando estabilidad.

(23) El tercer presupuesto que permite catalogar la conducta como ayuda publica, es el referente a los efectos del auxilio, y a la capacidad que aquella debe tener para impactar negativamente los mercados, el comercio y la competencia.

(24) "Solo en aquellos casos en los cuales converjan ciertas caracteristicas, se entendera que las ayudas publicas no favorecen la creacion de un ambiente nocivo y negativo para la competencia y los mercados. Normalmente cuando estan relacionadas con cuantias minimas de poca importancia, con la formacion, la creacion de empleo y la estabilidad laboral, el medio ambiente, el apoyo de regiones vulnerables y de pequenas y medianas empresas". Juan Luis Crucelegui Garate, op. cit., 138 (2006).

(25) Se resalta por la claridad del concepto, lo que al respecto se expone en Ley 15/2007, de 3 de julio, de Defensa de la Competencia (ldc) [Espana]. Articulo. 1.1: "acuerdo colusorio es todo acuerdo, decision o recomendacion colectiva, o practica concertada o conscientemente paralela que tenga por objeto, produzca o pueda producir el efecto de impedir, restringir o falsear la competencia" Igualmente y en razon de la tendencia natural de la economia de mercado, de buscar a como de lugar el poder para influir en los mercados, Paul Craig y Grainne de Burca, EU Law. Text, cases and materials, 4a ed., Oxford University Press, Nueva York, 951 (2008); asi como tambien Ana Maria Tobio Rivas, La nueva ley espanola de defensa de la competencia: culminacion del proceso de modernizacion, en 27 Actas de Derecho industrial y derecho de autor, No. 575, Marcial Pons, Santiago de Compostela, 951 (2007).

(26) Valentine Korah, An introductory guide to EC Law and practice, Hart Publishing, Oxford y Portland, 6 (2007); Richard Whish, Competition Law, Oxford University Press, Londres, 173 y ss. (2008); y Julio Pascual y Vicente, Prohibicion del abuso de posicion dominante, en Jose Maria Beneyto Perez-Cerda, dir., Tratado de derecho de la competencia, tomo I, 489, Editorial Bosch, Barcelona (2005).

(27) La cual sin hacer referencia frontal a los auxilios estatales, en virtud de una interpretacion extensiva, no admite los supuestos de hecho generados por aquella politica publica. articulo I, seccion 8, clausula 3. Al respecto algunos aportes jurisprudenciales que se resaltan por su idoneidad y por ser los de mayor representacion en el tema en mencion, a saber, West Lynn Creamery vs. Healy, 512 U.S. 186, 201 (1994), Cuno, 386 F.3rd 738, 743 (6 Cir. 2004), Granholm vs. Heald, 125 S. Ct. 1885, 1892 (2005) y DaimlerChrysler Corp. vs. Cuno, 126 S. Ct. 1854 (2006).

(28) Asi se extrae de la lectura de Diane Wood, Cuano vs. Daimler Chrysler, Inc.: State Aids from an American Perspective, European State Aid Law, No. 1, 7 (2007).

(29) ocDE, Directorate for Financial and Enterprise Affairs: Competition Committee, Global Forum on Competition: Competition, state Aids ans Subsidies, contribution from the U. S. Federal Trade Commission, DAF/COMP/GF/WD(2010)67, 12 de febrero de 2010, sesion I, pp. 3-4. Disponible en ingles en: http://www.ftc.gov/bc/international/docs/stateaidftc.pdf

(30) Ibidem, 4, donde sobre el tema de referencia es posible leer: "[...] first extensive aid programmes [.] Penn Central Railroad, on the verge of bankruptcy in 1970, appealed to the Federal Reserve for aid on the grounds that it provided critical infrastructure and transportation services that would otherwise be lost. In 1971, Congress provided Penn Central with $673 million in loan guarantees [...]".

(31) En Daimler Chrysler Corp. vs. Cuno, se anularon los creditos tributarios otorgados por Ohio a las empresas que invirtiesen en el Estado por violar la Commerce Clause, aduciendo que por medio de aquella politica se ejercia una coercion que constrenia a las empresas ya asentadas en aquel emplazamiento, a expandirse dentro del mismo territorio y no hacia otros estados miembros. Asimismo, fueron adoptados remedios en Granholm vs. Heald, en virtud de los cuales se derogaron normas del estado de Nueva York y del estado de Michigan que disuadian a vinotecas de terceros estados a vender directamente a consumidores dentro de aquellos emplazamientos. Ello pone en marcha politicas discriminatorias frontales que la Suprema Corte Norteamericana declaro como inaceptables en todo el territorio de los Estados Unidos.

(32) Donde, segun la percepcion mayoritaria se presentaron los antecedentes primordiales que permitieron la estructuracion de un marco de aplicacion de parametros antirust. Una percepcion muy completa de aquellos precedentes puede encontrarse en Maria del Carmen Navarro Suay, La promulgacion de la Sherman Act: Factores historicos, economicos y legislativos, Revista de derecho mercantil , No. 253, 1085-1118, (2004); William Kovacic & Carl Shapiro, Antitrust Policy: A Century of Economic and Legal thinking, 14 Journal of economic Perspectives, No. 1, 43-60, (2000); Richard Posner, Antitrust Law: An Economic Perspective, University of Chicago Press, Chicago (1976); Alan Derrett Neale y D.G. Goyle, The Antitrust Laws of the United States of America. A Study of Competition Enforced by Law, Cambridge University Press, Nueva York, 497 (1980). Asi como tambien en American Bar Association, Section of Antitrust Law, Antitrust Law Developments, American Bar Association, Chicago (1997); y Gadulfo Zullita Fellini & Rafael Perez Miranda, El derecho frente a los monopolios, en Serie I. Estudios de derecho economico, 65 y ss., Instituto de Investigaciones Juridicas, Universidad Nacional Autonoma de Mexico, Mexico (1983).

(33) En lo que a defensa de la competencia se refiere. Hasta llegar a la actual regulacion adherida, primordialmente en el numeral primero del articulo 107 del tfue, en el cual reza: "Salvo que los Tratados dispongan otra cosa, seran incompatibles con el mercado interior, en la medida en que afecten a los intercambios comerciales entre Estados miembros, las ayudas otorgadas por los Estados o mediante fondos estatales, bajo cualquier forma, que falseen o amenacen falsear la competencia, favoreciendo a determinadas empresas o producciones."

(34) Jesus Alfonso Soto Pineda, Vias de aplicacion del derecho de la competencia, Universidad Autonoma de Madrid, Madrid, 22-23 (2012). Los precedentes que permiten extraer dicha conclusion, se extraen de la lectura de Comite Spaak, Reporte spaak (1956). Disponible en: http://aei.pitt.edu/995/1ZSpaak_report.pdf. En dicho texto, ya se incluian referencias acerca de las ayudas publicas como parte esencial del control a ejercer por parte de las normas de libre competencia. Igualmente relevantes las medidas fuertes y congruentes que para salvaguardar dicho cometido se propusieron en Comision Europea, White paper on Completing the Internal Market, COM (85) 310 final, Bruselas, 14 de junio de 1985.

(35) Se hacen eco de aquella idea, Richard Whish, Competition Law Oxford University Press, Londres (2008); e Ivo Van Bael & Jean-Francois Bellis, Competition Law of the European Community, Kluwer Law International, Alphen aan den Rijn, Holanda (2010).

(36) Esta no ha sido la percepcion del legislador colombiano, que ademas de no incluir un regimen sobre ayudas publicas en la Ley 1340 de 2009, de 24 de julio, publicada en el Diario Oficial numero 47.420, Por medio de la cual se dictan normas en materia de proteccion de la competencia, desconociendo la posibilidad de que los actos de los gobiernos municipales o departamentales distorsionen el ecosistema competitivo; eligio implementar una tecnica juridica un tanto confusa que invita a la contradiccion, pues permite bajo diversas modalidades de interpretacion, entender, incluso, que efectivamente la ley si advierte, tal vez con una adicion de ultimo momento, acerca de la peligrosidad que tienen los actos de intervencion publica en la economia (entre ellos los auxilios estatales) y en el correcto funcionamiento de los mercados. Siendo fundamento de aquello la lectura del articulo 31 de la mencionada norma en el cual se lee: "Intervencion del Estado. El ejercicio de los mecanismos de intervencion del Estado en la economia, siguiendo el mandato previsto en los articulos 333 y 334 de la Constitucion Politica, constituye restriccion del derecho a la competencia en los terminos de la intervencion". Del mencionado apartado, no es descabellado extraer que la norma invita a que los mecanismos de intervencion del Estado sean fuente de aplicacion de la enunciada ley, toda vez que por su propia naturaleza, son "restrictivos de la competencia", aunque la realidad es que el sentido del precepto transcrito, se basa en el planteamiento de una exencion en virtud de la cual los mecanismos de intervencion del Estado estan por fuera del ambito de aplicacion de la Ley 1340 de 2009, o como lo expresa con correccion algun sector de la doctrina, "'inhiben' o 'excluyen' la aplicacion de las disposiciones de la presente ley [...]". Vease, Dionisio Manuel de la Cruz Camargo, Excepciones y exenciones particulares a la aplicacion de la ley de proteccion de la competencia por parte de la superintendencia de industria y comercio, Contexto: Revista de Derecho y Economia, No. 32, 103-104 (2010).

(37) Las formas pueden extraerse de Timothy Besley & Paul Seabright, The effects and policy implications of state aids to industry: an economic analysis, 14 Economic policy, No. 28, 14-17 (1999); Isabel Busom, Ester Martinez & Beatriz Corchuelo, Obstaculos a la innovacion y uso de incentivos ?subvenciones o estimulos fiscales?, Economia industrial, No. 382, 35-44 (2011); Emilio Jose Mata Galan, Las ayudas publicas a empresas y la politica de defensa de la competencia, Noticias de la union europea, No. 46, 33-38 (1988); asi como tambien de Leigh Hancher, Tom Ottervanger & Piet Jan Slot, EUState Aids, 4a ed., Sweet & Maxwell, Londres, 162 y ss. (2012).

(38) Algunas de aquellas modalidades pueden encontrarse resenadas en el documento de la Comision Europea, Directrices para el examen de las ayudas de Estado en el sector de la pesca y la acuicultura, Diario Oficial de las Comunidades Europeas C84 de 3 de abril de 2008. Disponible en: http://eur-lex.europa.eu/LexUriServ/LexUriServ.do?uri=CELEX:52008XC0403(02):ES:NOT

(39) Entre otras, toda vez que los instrumentos juridicos que pueden otorgar asidero formal a las ayudas, no estan restringidos, bajo ningun concepto, para ser considerados como tal.

(40) El estudio al respecto que demuestra, una vez confrontado que las subvenciones, mas alla de cuantiosas, guardan equilibrio con las otorgadas por potencias economicas vinculadas con multiples sectores de la industria, en Jong Wha Lee, Government interventions and productivity growth, 1 Journal of economic Growth, No. 3, 391-414 (1996).

(41) Especialmente de la Union Europea, donde se ha evaluado el recorrido de Corea en lo que a ayudas publicas a las tres industrias principales de aquel pais se refiere (automovilistica, tecnologica y de construccion naval). Al respecto, por ejemplo, el analisis y modificacion de auxilios del sector de construccion naval en la Comunidad Europea, regulando los subsidios a sus empresas, con el animo de favorecer su competitividad frente a las coreanas, en el Reglamento (CE) No 3094/95 del Consejo, de 22 de diciembre de 1995, Sobre ayudas a la construccion naval, publicado en el Diario Oficial de las Comunidades Europeas L 332 de 30 de diciembre de 1995. Disponible en: http://eur-lex.europa.eu/LexUriServ/LexUriServ.do?uri=OJ:L:1995:332:0001:0009:ES:PDF. De igual relevancia, el Reglamento (CE) No 1540/98 del consejo de 29 de junio de 1998, Sobre ayudas a la construccion naval, publicado en el Diario Oficial L 202 de 18 de julio de 1998. Disponible en: http://eur-lex.europa.eu/smartapi/cgi/sga_doc?smartap i!celexplus!prod!DocNumber&lg=es&type_doc=Regulation&an_doc=1998&nu_doc=1540; y el marco adoptado en la comunidad aplicable a las ayudas estatales a la construccion naval, publicado en el Diario Oficial C 317 de 30 de diciembre de 2003. Disponible en: http://europa. eu/legislation_summaries/competition/specific_sectors/transport/126105_es.htm

(42) 2011/265/UE, Decision del Consejo Europeo, de 16 de septiembre de 2010, Relativa a la firma, en nombre de la Union Europea, y a la aplicacion provisional del Acuerdo de Libre Comercio entre la Union Europea y sus Estados miembros, por una parte, y la Republica de Corea, por otra. Disponible en: http://eur-lex.europa.eu/JOHtml.do?uri=OJ%3AL%3A2011%3A127%3A SOM%3AES%3AHTML

(43) Bajo el prisma del procedimiento del Reglamento sobre barreras comerciales (tbr, por sus siglas en ingles, Trade barriers regulation).

(44) De acuerdo a sus siglas en ingles de Committee of European Union Shipbuilders Associations.

(45) Lo cual no es del todo cierto, pues los auxilios de Corea del Sur tuvieron un justificante en la gran inyeccion de subsidios que se permitio, durante la ultima mitad el siglo XX, a todos los paises que estuviesen involucrados con la industria de la construccion naval, en virtud de los cuales, Corea llevaba un largo recorrido de apoyo a aquella industria, asi: "Announcement of a 32 trillion Won (approx. 18 billion Euro) support package to shipyards and ship owners as part of an emergency economic policy, comprising 12 billion Euros in loans and guarantees to shipyards and suppliers (supply of working capital) and 6.7 billion Euros in direct loans and debt guarantees to ship-owners (domestic and foreign). Creation of a fund of some $3 billion (30% funded by government) to buy over 100 ships from Korean shipping firms. The Korean Export-Import Bank has put aside 8.5 trillion won for loans to small domestic shipbuilders. The government will encourage state-run banks to provide guarantees for overseas contracts of troubled companies". International Business Publications, European Union Shipbuilding Industry Investment and Business Guide, vol. 3, Strategic information, apportunities, contacts, ibp usa, Washington, 202, table 2,6 (2007).

(46) A saber, a los articulos 3,1 (a) y 3,2. oMc, 1994. Disponible en espanol en: http://www.wto.org/ spanish/docs_s/legal_s/24-scm.pdf

(47) Comision Europea, Trade Barrier Investigations: TBR supplementary reporto n exports subsidies granted to or benefiting Korean shipbuilding companies by the Republic of Korea, 4 de julio de 2001. Disponible en ingles en: http://trade.ec.europa.eu/doclib/docs/2004/october/ tradoc_112208.pdf

(48) Comision Europea, Trade Barrier Investigations: Commission decision to initiate dispute settlementproceeding against Korea, OJ C 345/05, de 19 de octubre de 2002. Disponible en ingles en: http://trade.ec.europa.eu/doclib/docs/2004/october/tradoc_112206.pdf. Asi como tambien, Comision Europea, Trade Barrier Investigations: TBR suplplementary report on adverse trade effects Korea subsidisation of shipbuilding industry, de 8 de septiembre de 2003. Disponible en ingles en: http://trade.ec.europa.eu/doclib/docs/2004/october/tradoc_112209.pdf

(49) Los numeros de aquellas ayudas pueden encontrarse en el Daewoo International Corporation Annual Report 2005. Disponible en ingles en: http://www.daewoo.com/korean/investor/2005_ annual_report_en.pdf. Donde es posible apreciar el incremento de 520 millones (won coreano) que hubo entre las ayudas estatales a la empresa Daewoo en el ano 2004, que ascendieron hasta los 516 millones, hasta llegar a los 1.036 millones del ano 2005.

(50) En el primer informe, la Comision hallo que las ayudas se estructuraban por medio del otorgamiento por parte del Banco de exportacion e importacion de Corea (en lo sucesivo, kexim, por sus siglas en ingles, Korean Export Import Bank) de garantias de pago de anticipos y prestamos; asi como tambien por medio de la condonacion de deuda, las concesiones de caracter fiscal y la reduccion de intereses dinerarios. Ibidem, pp. 1-30.

(51) A saber, en los meses de agosto y septiembre del ano 2002. Vease, OMC, WT/DS273/1.

(52) Ibidem, 24 de octubre de 2002. Solicitud formal a Corea del Sur, consulta acerca de las medidas de reestructuracion empresarial puestas en marcha en el sector de construccion naval coreano. Al respecto, Ahn Dukgeun, Korea in the GATT/WTO dispute settlement system: legal battle for economic development, 6 Journal of international Economic Law, No. 3, 615-616 (2003).

(53) Al sector de construccion naval, que es a su vez, la industria principal de aquel pais. Las empresas beneficiadas de aquellos auxilios son, a saber: Daewoo-Shipbuilding, Marine Engineering/Daewoo Heavy Indus- tries, Samho Heavy Industries/Halla Heavy Industries, y STX/Daedong, Sambo Shipbuilding Co Ltd.

(54) De relevancia, igualmente, la respuesta de la Comision Europea a la pregunta escrita de Jesus Cabezon Alonso de 17 de febrero de 1999, Referencia E-0265/99, en relacion a las ayudas publicas a los astilleros y la posicion de Corea del Sur en aquella situacion, como otro precedente mas de la experiencia de aquel pais en el impulso de sus industrias por medio del otorgamiento de auxilios. Disponible en espanol en: http://eur-lex.europa.eu/Notice.do?mode=dbl&lang=es&i hmlang=es&lng1=es,es&lng2=da,de,el,en,es,fi,fr,it,nl,pt,sv,&val=347681:cs

(55) Sobre la cual es posible ahondar con la lectura de la explicacion adherida a, Organizacion Mundial del Comercio, Dispute Settlement: Dispute DS273, Korea - Measures affecting trade in comercial vessels. Disponible en: http://www.wto.org/english/tratop_e/dispu_e/cases_e/ ds273_e.htm

(56) El desarrollo de la disputa; los argumentos de las partes involucradas y de terceros paises como China, Japon, Mexico, Noruega y Estados Unidos; las consideraciones realizadas por el panel encargado de la Organizacion Mundial del Comercio y el reporte completo del caso, puede encontrarse en World Trade Organization, Dispute Settlement Reports 2005, vol. XV, Cambridge University Press, Nueva York, 7.765 y ss. (2005).

(57) Algunos entienden que la determinacion de las empresas europeas en la persecucion de las ayudas publicas coreanas se ha basado, en parte, en el hallazgo de un justificante ante la perdida sorprendente de poder de mercado en el sector naval, que aquellas han sufrido, pues su cuota paso de estar en el 50% en los anos sesenta a estar en el 22% en 1975, y a decrecer ano tras ano, no solo en razon de la presencia de las empresas coreanas y japonesas --que ademas de ser economica y financieramente solidas demuestran un ejercicio idoneo de los parametros empresariales de crecimiento y sostenibilidad--, sino tambien en virtud de las distintas crisis economicas que se han suscitado en los ultimos cincuenta anos en diversos sectores relacionados. Al respecto, Nicholas Moussis, Access to the European Union, law, economics, policies, Rixensart: European Study Service, 283 y ss. (2013).

(58) Siempre justificados por aquellos territorios, en las distintas crisis economicas de corta y larga duracion que les han impactado. Asi lo han puesto de manifiesto, con critica, al estimar que los procesos de desaceleracion economica no pueden ser utilizados una y otra vez, como empezo a suceder tras el ano 2008, para desfigurar el entorno competitivo, maxime cuando existen tantos paises involucrados en la dinamica comunitaria, las Nordic Competition Authorities, Report from the Nordic competition authorities: Competition policy nd financial crises, lessons learned and the way forward, No. 1, 8 (2009). Disponible en ingles en: http://www.kilpailuvirasto.fi/tiedostot/Competition-Policy-and-Financial-Crises.pdf

(59) En tiempos de crisis esa dinamica se incrementa. Coreadel Sur se enfrento a partir del ano 1997 a aquel proceso, en virtud del cual decidio ir al auxilio de algunas de las empresas clave de su economia--argumento esgrimido en favor del margen de conducta coreano en la disputa puesta en consideracion de la OMC--. Europa ha vivido una situacion similar a partir del ano 2008 y ha tenido que flexibilizar la regulacion acerca de las ayudas publicas. Ahn Dukgeun, Korea in the gatt/wto dispute settlement system: legal battle for economic development, 6 Journal of international Economic Law, No. 3, 616 (2003).

(60) Sobre el tema y el entorno de ayudas previas al sector de la construccion naval, Luis Valdes Pelaez, Ajuste estructural de la rama construccion naval en la C.E.E. (1973-1988), Universidad de Oviedo, Oviedo, 1-8 (1992).

(61) Asi puede concluirse tras la lectura de la Comunicacion de la Comision, Directrices sobre las ayudas de Estado de finalidad regional para el periodo 2007-2012, (2006/C 54/08), publicada en el Diario Oficial C 54/13 de 4 de marzo de 2006.

(62) Algunos comentarios de relevancia que permiten extraer aquella conclusion, pueden encontrarse en Alfredo Suaz Gonzalez, La situacion de la construccion naval en Espana: perspectivas en un mercado global, Economia industrial, No. 386, 49-59 (2012).

(63) Industria de gran protagonismo en lo que a ayudas publicas se refiere, tal y como puede observarse en ocde, Policy Roundtables: Competition, State Aids and Subsidies, 2010, p. 19. Disponible en ingles en: http://www.oecd.org/regreform/sectors/48070736.pdf. Texto en el cual puede leerse: "Some industries are particularly likely to receive subsidies, especially in times of crisis. For instance, total worldwide subsidies proposed for the car industry in 2008 were about $48 billion, both in developed and developing countries. In addition to the US direct subsidy of $17.4 billion to its three national companies, Canada, France, Germany, United Kingdom, China, South Korea, Argentina, Brazil, Sweden and Italy, among others, have also provided direct or indirect subsidies to their car industries which combined are very substantial. Other sectors, such as shipbuilding and airlines, are also regular recipients of subsidies, as recurring overcapacity reduces margins and causes governments to step in".

(64) ocde, Directorate for financial and Enterprise affairs: Competition Committee, Global Forum on Competition: Competition, state Aids ans Subsidies, contribution from the U. S. Federal Trade Commission, daf/oomp/gf/wd(2010) 67, 12 de febrero de 2010, sesion I, p. 34.

(65) De acuerdo a la expresion comun de la defensa de la competencia, Precios predatorios, que segun algun sector de la doctrina "[...] hace referencia a un precio anormalmente bajo, en general por debajo de alguna medida del coste del producto, generalmente fijado con el objetivo de expulsar a empresas rivales del mercado, aunque tambien puede buscar evitar comportamientos 'gravosos' de las firmas competidoras o disuadir la entrada de nuevos rivales en el mercado. Dada su naturaleza, los precios predatorios se vinculan a estrategias competitivas muy agresivas". Jose Antonio Varela Gonzalez, Precios predatorios y competencia, Mercados, 1 (2009).

(66) El documento esta disponible en castellano gracias a la Decision del Consejo, de 16 de septiembre de 2010, Relativa a la firma, en nombre de la Union europea, y a la aplicacion provisional del Acuerdo de libre comercio entre la Union Europea y sus Estados miembros, por una parte, y la Republica de Corea, por otra (2011/265/UE), publicada en el Diario Oficial de la Union Europea, L 127/1, de 14 de mayo de 2011.

(67) En el apartado titulado "Modalidades y precedentes de las ayudas publicas".

(68) Los subsidios que se encuentran excluidos de las condiciones del pacto, estan comprendidos en las explicaciones adheridas al articulo 11.11 del Tratado, en el cual se lee: "(82) A efectos del presente Acuerdo, las subvenciones concedidas a las pequenas y medianas empresas con arreglo a criterios o condiciones de caracter objetivo, tal como se preve en el articulo 2.1, letra b), asi como en la nota 2, del Acuerdo smc no estaran sujetas a lo dispuesto en el presente articulo"; asi como tambien en el numeral primero del articulo 11.15: "[...] con excepcion de las subvenciones concedidas al sector de la pesca, las subvenciones relativas a los productos amparados por el anexo 1 del Acuerdo sobre la Agricultura y las demas subvenciones amparadas por el Acuerdo sobre la Agricultura".

(69) ocde, Directorate for financial and Enterprise affairs: Competition Committee, Global Forum on Competition: Competition, state Aids ans Subsidies, contribution from the U.S. Federal Trade Commission, DAF/COMP/GF/WD(2010)67, 12 de febrero de 2010, sesion I, p. 19.

(70) Las cifras de aquella rebaja en el volumen de produccion y venta, en Ulrich Jurgens & Martin Krzywdzinski, Relocation and East-West competition: the case of the European automotive industry,8 International Journal of Automotive Technology and Management, No. 2, 145 y ss. (2008). De relevancia igualmente por adherir otra optica de aquellos datos, Liza Jabbour, Offshoring and Firm Performance: Evidence from French Manufacturing Industry, 33 The World Economy, No. 3, 507-524 (2010); asi como tambien el trabajo de Raphael Chiappini, Offshoring and Export Performance in the European Automotive Industry, 16 Competition & Change, No. 4, 323-342 (2012).

(71) Son varios los ejemplos de ayudas publicas al sector automotriz, tanto en los paises de origen de las empresas como en terceros Estados que guardan intereses economicos analogos, normalmente relacionados con la apertura de fabricas en su territorio. Asi por ejemplo, en Rusia, el asunto Vneshekonombnak que otorgo hasta cincuenta millones de dolares al sector automotor, o los auxilios otorgados a Avtovaz por medio de un prestamo sin intereses de 730 millones de dolares en 2009 que a su vez estaba acompanado de prestamos bancarios de hasta 230 millones a una tasa de interes favorable. De igual forma la disputa que se produjo en la India para acoger una planta de produccion de Tata Motors, con la eleccion de Bengala Occidental gracias a los prestamos preferenciales que ofrecio el gobierno de la zona en conjunto con exenciones fiscales, subsidios en la electricidad y en el terreno; la disputa entre Tailandia y Filipinas para acoger una planta de General Motors que se resolvio a favor del primero gracias a los auxilios por mas de quince millones de dolares, etc. Es posible ampliar aquella informacion con la lectura de ocde, Policy Roundtables: Competition, State Aids and Subsidies, 28-29, 37 y ss. (2010).

(72) Asi lo exponen Marcella Nicolini, Carlo Scarpa & Paola Valbonesi, State Aid to Business in the European Union: a Focus on the Car Sector, Department of Economics and Management, Documento de trabajo: dem Working Paper Series, 13 (2012).

(73) David Collie, State aid in the European Union: the prohibition of subsidies in the integrated market, International Journal of Industrial Organization, No. 18, 867 (2000); asi como tambien Stephen Martin y Paola Valbonesi, State aid to business, en International Handbook of industrial policy, Elsevier, Amsterdam, 136 (2006).

(74) Merecen ser resaltados por su importancia, las ayudas del Estado en el entorno colombiano, que se encuentran delimitadas en el trabajo de Daniel Bernardo Florez Linero, La empresa colombiana: ?una victima del Estado? Las ayudas del Estado a las empresas y el debate sobre la libre competencia, Revista de Derecho Privado, No. 45, 16 y ss. (2011). A saber: el asunto Adpostal, los Contratos de estabilidad juridica y el programa Agro-Ingreso Seguro. Tambien tienen relevancia las cifras de ineficiencia y los terminos de incapacidad competitiva que se estan implementando en Colombia en el sector automotriz desde hace ya mas de cincuenta anos, en los cuales el Estado colombiano ha sostenido por medio de subvenciones de naturaleza publica, que tienen como objetivo darle cumplimiento a derroteros sociales y de empleabilidad --que en verdad no son llevados a buen puerto--a una industria que solo aporta perdidas ano tras ano, permitiendo que se asienten monopolios, gracias al proteccionismo propio del sector. De relevancia todos y cada uno de los comentarios esgrimidos por Carlos Ronderos, Proteccionismo en la industria automotriz colombiana, Grupo de investigacion competitividad (2011).

(75) Por lo menos, entre tanto no se cree un marco real de compenetracion en materia concurrencial, que se base en la implementacion de un sistema de defensa de la competencia en todos los paises miembros de la Organizacion Mundial del Comercio, basado en aspectos tales como avenencia institucional, transparencia, mecanismos de cooperacion, enforcement, etcetera. Tal y como algunos, no sin escepticismo en razon de la dificultad de la empresa, han propuesto, al entender que es una forma idonea para contener los efectos positivos y negativos que se generan en torno a la globalizacion economica. Ricardo Alonso Soto, Competencia y comercio. El marco general, Universidad Autonoma de Madrid, Documento de trabajo, 9 (2001). Otras soluciones de conjuncion y establecimiento de politicas homogeneas enunciadas por el autor: "Homologar los distintos derechos nacionales de la competencia sobre la base de unos principios y normas comunes y unos sistemas similares de aplicacion; e impulsar algunos mecanismos para la aplicacion efectiva de las normas existentes".
COPYRIGHT 2014 Pontificia Universidad Javeriana
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2014 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Soto Pineda, Jesus Alfonso
Publication:Revista Universitas
Date:Jan 1, 2014
Words:18859
Previous Article:El derecho de infancia visto desde el campo y habitus juridico.
Next Article:Tratados de libre comercio y politicas publicas agropecuarias para los productores de leche en Colombia.
Topics:

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2019 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters