Printer Friendly

La crisis de los frutos saludables como factor determinante de la "revolucion de los comuneros".

The crisis of healthy fruits as a determinant factor of the "revolt of the comuneros "

A crise da fruta saudavel como uma determinante da "revolucao comunera"

Introduccion

Santander en el imaginario colectivo de los colombianos y en las guias turisticas empleadas por extranjeros se ha destacado por ser la region donde acontecio la "Revolucion de los Comuneros", una de las primeras insurrecciones armadas contra el regimen imperial espanol en America. El Socorro fue la principal villa neogranadina que promovio esa rebelion, siendo identificada por ello con el titulo patriotico de "cuna de la libertad de America". (1)

La revuelta social y antitributaria iniciada el 16 de marzo de 1781 en la esquina noroeste de la plaza de la Villa del Socorro, en pleno dia de mercado y congregacion popular, altero el orden politico y la tranquilidad policiva del regimen virreinal de la Nueva Granada hasta febrero de 1782. La falta de autoridad y de una tropa veterana de asalto en Santafe ante la amenaza de invasion de los ingleses a Cartagena, permitio que un tumulto parroquial pasara a ser un alzamiento provincial, este ultimo a un movimiento interprovincial jerarquizado, una movilizacion invasiva regulada por un ejercito popular interprovincial, y, finalmente, una insurreccion guerrillera liderada por capitanes y caudillos en rechazo al desconocimiento e incumplimiento de las capitulaciones pactadas en Zipaquira. (2)

Para reestablecer la paz virreinal las autoridades politicas y eclesiasticas exterminaron de raiz las causas fisicas del caos (decapitacion de los capitanes) y previnieron futuros males morales al ser vigilados y denunciados los espiritus infieles por frailes leales al Rey (los capuchinos), quienes lo defendian como representante directo y heredero del poder de Dios. (3) En honor a ese movimiento social se ha construido una monumentalidad conmemorativa sobre los caudillos y heroes comuneros cuya maxima expresion es el "Monumento de la Santandereanidad" sobre una hoja de tabaco al interior del Parque Nacional del Chicamocha (Panachi), (4) aunado las esculturas de cada uno de los heroes que ha presidido los parques y plazas de la "provincia comunera" desde el siglo XIX.

Asi, antes que el desarrollo petroquimico al oeste de Santander, los recursos agroindustriales al noroccidente, la industria pecuaria y avicola al nororiente y sur, o el surgimiento de zonas francas para la prestacion de servicios en turismo de salud y bienestar en el Area Metropolitana de Bucaramanga, (5) etc., se ha acostumbrado a presentar el liderazgo industrial, el progreso y el dinamismo emprendedor del departamento como consecuencia de su simbolico origen como "cuna de la revolucion comunera". (6)

Esa pretension de ser el primero, mas fiero y prospero de los territorios promotores de la independencia de la actual Colombia ha sido explicada tradicionalmente asi: "La rebelion de los comuneros, liderada por Jose Antonio Galan, abrio la puerta para la emancipacion de la que hoy es Colombia. Ocurrio en Socorro y esa fuerza, valentia y capacidad de lucha quedo en la piel de las futuras generaciones. Hoy 233 anos despues el departamento de Santander es simbolo de progreso". (1)

La version didactica difundida por el Ministerio de Educacion para los estudiantes colombianos ha justificado la lucha y rebelion comunera como "un movimiento que surgio de la inconformidad del pueblo ante medidas fiscales como las que tomo Juan Francisco Gutierrez. Esta consistia en poner en marcha la "instruccion general para el mas exacto y arreglado manejo de las rentas reales de alcabala y Armada de Barlovento". Instruccion que permitia cobrar una renta que recaia sobre las ventas de los sectores populares". (7)

Asi mismo, la version oficial del Estado de Colombia ha defendido la creencia patriotica nacional y republicana, segun la cual, el movimiento comunero ".. .fue una rebelion contra el abuso que provenia de la autoridad monarquica, una rebelion para sentar el precedente de que solamente el pueblo puede derramar tributos", "el movimiento comunero tenia una vision mucho mas integral en favor del ser humano, que la sola lucha por la reduccion o por el desmonte de unos impuestos", "Despues de que las capitulaciones fueron incumplidas, el movimiento comunero no resigno, siguio la lucha, y por eso terminaron todos asesinados cobardemente por las autoridades de la epoca". (8)

De tal modo, la insurreccion comunera de las provincias del Socorro, San Gil y Giron, a la par de los movimientos insurgentes de 1781 en Cucuta, Casanare, Neiva y Antioquia, ha sido explicada como consecuencia de la inconformidad y desacato de la gente comun al negarse a pagar un nuevo impuesto para la guerra con Inglaterra (Barlovento) y al rechazar el alza en las alcabalas impuestas al comercio de productos monopolizados por el Estado como eran el tabaco, el algodon, la sal y las mieles (para el aguardiente). Productos considerados esenciales para la actividad economica de cosecheros, artesanos, comerciantes y traficantes que comerciaban con las provincias mineras y ganaderas del Reino. (3)

Explicaciones reafirmadas por algunos de los estudiantes del pregrado en Medicina de la Facultad de Salud de la Unab quienes al cursar la asignatura "Logica y Argumentacion", una de las cuatro asignaturas obligatorias en Estudios Generales Institucionales (16 creditos) de su plan de estudios, analizaron desde las proposiciones logicas de los cientificos sociales contemporaneos los principales argumentos y razones que justificaron las acciones tumultuosas, delincuenciales y criminales de los caudillos comuneros. (9)

Sin embargo, llegaron a lugares comunes del imaginario colectivo nacional al reafirmar que: la "revolucion" fue causada por el impuesto de Barlovento; se inicio cuando Manuela Beltran decidio romper el edicto real de nuevos impuestos en la plaza del Socorro; se consolido con la lucha insurgente de Jose Antonio Galan y Juan Francisco Berbeo, asi como los logros de esa revuelta popular se perdieron al ser desconocidas y traicionadas las capitulaciones firmadas en Zipaquira. (10)

Este articulo, desde la perspectiva cultural de la historia de la Salud Publica, (11) demuestra en oposicion a los discursos e imaginarios nacionalistas, didacticos y patriotas tradicionales que las decisiones y acciones insurgentes entre 1781 y 1782 fueron, a la par de una reaccion conspiratoria de las elites empresariales socorranas ante el incremento en las cargas tributarias (2), la manifestacion desesperada de las gentes humildes ante el incremento en el costo de las yerbas y frutos que empleaban para sus curaciones, y consigo, la alteracion de los factores determinantes del bienestar ambiental y la prosperidad social. (12)

Al agregarse a los bienes de produccion y consumo mas populares los nuevos "pechos [impuestos] borbonicos" y el monopolio estatal en su compra y venta (Real Estanco), se impidio a las comunidades adquirir las fibras (algodon), hojas (tabaco) y frutos (mieles) que les permitian realizar su trabajo manufacturero, aliviar sus dolencias y curar las enfermedades o los envenenamientos cotidianos. Con lo cual, a la inconformidad que propiciaba mayor desempleo y pobreza se sumaba el desespero que producian el hambre, el dolor y la enfermedad insatisfechas por los padres cabeza de familia. De tal modo, hombres y mujeres comunes optaron por rebelarse y traicionar al rey al exigir cambios fiscales e institucionales antes que seguir siendo sus mas "leales y fieles vasallos". (13)

Curas "leprosos" e ilustrados

El cura parroco de Mogotes, Don Basilio Vicente de Oviedo, a partir de 1761 puso a consideracion de las autoridades espanolas la publicacion de una obra de once volumenes sobre la historia religiosa y la geografia economica del cristianismo, el catolicismo y la iglesia catolica del Virreinato de la Nueva Granada a traves de la vida, organizacion y prosperidad de los curatos del Arzobispado de Santafe conocidos y categorizados hasta mitad del siglo XVIII. De todos esos textos el mas conocido y publicado ha sido el decimo titulado originalmente: "Pensamientos y noticias escogidas para utilidad de curas del Nuevo Reino de Granada y sus riquezas, y demas cualidades y de todas sus poblaciones y curatos, con especifica noticia de sus gentes y gobierno". (14)

Ese tomo fue publicado en 1930 por la Academia de Historia de Colombia como parte de la "Biblioteca de Historia Nacional", aunque fue titulado con el nombre que tenia el pergamino original en su lomo: "Cualidades y riquezas del Nuevo Reino de Granada". La obra de B. Oviedo ha sido considerada por los historiadores academicos de Colombia, especificamente por Luis Augusto Cuervo, (15) como la mejor recopilacion y descripcion acerca de las condiciones de prosperidad y bienestar en la vida de los curatos y los parroquianos en cada parroquia del virreinato desde la perspectiva de un presbitero que al formarse al suroccidente del Reino y ejercer su ministerio al nororiente del mismo viajo y trabajo a traves de la mayoria de las provincias reguladas por el Arzobispado de Santafe. De igual modo, esa obra se constituyo en la guia mas completa y extraordinaria acerca de los problemas ambientales, riesgos sanitarios, limites morales y necesidades socioeconomicas de las provincias, curatos, partidos, parroquias, etc. bajo el dominio de las ordenes de regulares y la clerecia catolica. (14)

A diferencia de la lectura y referencia de la obra de B. Oviedo como una simple cronica colonial, se pretende demostrar ademas que las descripciones de Oviedo fueron expresion del mundo ilustrado asociado con las reformas borbonicas europeas, (16) durante las cuales los profesionales clericales dieron importancia a la observacion y descripcion de los recursos naturales, la identificacion de las alternativas de las riquezas medicas y economicas, y especialmente, a la informacion sobre las practicas utilizadas y las tradiciones aceptadas en cada provincia neogranadina con la posibilidad de ser adoptadas e imitadas en los demas reinos (26). Asi, las pocas obras literarias de americanos que fueron aprobadas y publicadas en Europa permitian obtener de primera mano "el mejor conocimiento de la epoca colonial y mas acertada apreciacion del ambiente purisimo que dio vida a sus hombres y estimulo sus acciones y pensamientos". (15)

Oviedo vivio afectado por un tipo de lepra, (17) caracterizada por "fuertes erupciones", que le obligo a permutar ricos y pacificos curatos en las tierras frias por curatos pobres, conflictivos y templados donde encontraba alivio a sus dolencias fisicas, aunado a la carencia de vecinos doctos, ricos u octogenarios. Esa condicion enfermiza justifico su creciente y recurrente interes a lo largo de su vida y obra por viajar a diferentes parroquias o curatos andinos, identificar las plantas mas eficaces para curar las enfermedades padecidas en el Reino, especialmente las asociadas con las irritaciones de la piel, asi como contribuyo a recomendar a los curas parrocos que deseaban permutar sus curatos o a los parroquianos que requerian cambiar de clima cuales eran los lugares del Reino donde se encontraban las temperaturas, aguas, frutos y plantas mas saludables o curativas desde su propia y experimentada experiencia. (18)

Ese interes, al igual que el de otros cronistas y geografos del Reino, propicio oleadas internas de emigrantes enfermos que cambiaron de residencia o vecindad en busca de las curas milagrosas o los climas saludables que les recomendaban los hombres mas sabios del Reino, en su mayoria curas parrocos o clerigos, siendo las provincias de Giron y San Gil las mas beneficiadas por esas estrategias de divulgacion y oferta de servicios curativos. (19) A ello se sumaron las tradiciones culturales de indios y mestizos sobre los lugares de recreacion y sanacion que acostumbraban visitar los indios guane y muiscas, las cuales fueron reafirmadas por las cronicas historicas de los frailes franciscanos, dominicos y jesuitas del siglo XVI, asi como las sintesis de las mismas por parte del obispo de Santa Marta y Panama Lucas Fernandez Piedrahita en la segunda mitad del siglo XVII.

Ejemplo de esas migraciones turisticas en busca de curacion o una mejor salud fue descrita por el cura y protomedico de Bucaramanga, Eloy Valenzuela, al anotar en 1797 en la partida de defuncion de una de sus feligreses, enferma de tisis y oriunda de Barichara, que:

Su aspecto y ronquera, aunque no muy manifiesta, anunciaban una tisis, que trajo desde que vino de Barichara, en donde parece ser bien frecuente esta enfermedad, tal vez por lo arido y polvoroso del suelo, y el viento seco que no falta. Su mansion en un terreno humedo, y un aire cargado de vapor como es el pais de San Isidro, habian mejorado algo su aspecto. Al dia siguiente del casamiento amanecio con el pecho resentido, y la cabeza desvanecida. Emprendio asi su viaje y probablemente se aumentaron el dolor, atacamiento y fatiga del pulmon, hasta el dia en que murio, tal vez por la efusion de pus, o por el embarazo y resistencia de la inflamacion de aquella entrana. Lo cierto es que el rostro estaba cardeno, y manaba podre y sanguaza. (20)

La terapeutica de los parroquianos de las provincias calidas en las cuales ejercio su actividad pastoral B. Oviedo le permitieron reconocer y recomendar a los feligreses de los climas templados y frios la utilidad de arboles como el Otoba o Sebo de arbol, (18) el canime que permitia extraer una resina o aceite "que es un antidoto universal para todo genero de heridas y sarnas y cualquiera otro genero de llagas, y tambien sirve de purga bebidas en ayunas tres cucharadas de este aceite y teniendo en un agua caliente" (18) y, la fruta del arbol llamado "coralito" que "es muy amarga, y mojada y estregada en las lepras o manchas que brotan en el cuerpo, que unas llaman empeine, otras carate y otras semejantes, muy inmundas y asquerosas, las quita y destruye y deja la carne y cutis limpia sin senal de la enfermedad que padecia". (18)

Para curar las temidas pero muy frecuentes mordeduras o picaduras venenosas que eran comunes en las tierras calientes (o malsanas) a causa de los ataques de serpientes, aranas y escorpiones se acostumbraba a usar las hojas del bejuco llamado "guaco", descubierto y divulgado por los miembros de la Expedicion Botanica. Sin embargo, la curacion mas efectiva como antiofidico se consideraba que era la que se hacia en las provincias andinas de San Gil y Giron al combinar y restregar las hojas del tabaco mezcladas con las flores del borrachero, las hojas de "vela chica" y el aceite (o sebo) de la otoba. (18)

Apelar a los zumos y aceites naturales tradicionales, consumir aguas y caldos muy salobres o mejorar las condiciones sanitarias e higiene dispuestas por las cedulas, instrucciones y leyes decretadas para las poblaciones de blancos, permitian a su vez mejorar las condiciones de vida en los curatos descritos como insalubre y perjudiciales para todo ser vivo. Ese habia sido el caso de la parroquia de Cepita, sobre la cual B. Oviedo manifesto que sus habitantes padecian "un genero de herpes que llaman carate, pero ya se van extinguiendo esa plaga y no la han contraido los que despues se han avecindado". (18)

El carate era considerado para entonces como un endemico "genero de herpes que hace la piel de varios colores, colorado, azul, blanco, a modo de empeine y peor, que causa una gran comezon", (18) a sus enfermos "los deforma totalmente, poniendoles la piel, en cara y cuerpo, de diversos colores", (18) "y aun se comunica en la sangre a los hijos". (18) A lo cual se sumaba la coexistencia de esa enfermedad y sus enfermos en aquellos sitios malsanos donde se encontraban concentrados el mayor numero de leprosos y gentes con cotos y bubas del Reino (18) . Siendo a su vez considerado la lepra o mal lazarino "peor que el galico y la viruela; y solamente tiene la ventaja de que aunque se hereda como aquel, peor no se pega o se contamina como la otra". (20)

Tales descripciones de atraso y miseria a traves de juicios morales y sanitarios evidenciaban el interes de B. Oviedo por realzar y recomendar los curatos mas ricos, saludables y pacificos del Reino neogranadino a los demas sacerdotes y curas parrocos que deseaban obtenerlos o permutarlos con la venia de las autoridades diocesanas. De igual modo, los juicios de B. Oviedo condenaron y reafirmaron la condicion de curatos pobres, malsanos e indeseables a los curatos de tierra caliente que no eran de su gusto o donde habia tenido problemas con sus autoridades y vecinos al rechazar toda forma de secesion para dar origen a nuevas parroquias. Con lo cual, su actividad como cura ilustrado (16) y parroco cualificado influencio en los determinismos y las descripciones sesgadas que emplearon las autoridades coloniales, e incluso los corografos del siglo XIX.

Tabaco curado y curativo

Desde la perspectiva de los monocultivos y el uso de plantas que no requerian una busqueda exhaustiva entre bosques, montes o pajonales, el creciente consumo y demanda del tabaco en las provincias donde habia ejercido B. Oviedo como parroco, el humo amargo que expelian las hojas de esa planta al ser enrolladas como cigarros ademas de ser fuente de "vicio colectivo" resultaban ser remedio eficaz para repeler y alejar los insectos que en las zonas calidas y malsanas causaban los "tabardillos", asi como servian para elaborar las "contras" que se empleaban para contener o extraer diferentes tipos de veneno.

B. Oviedo como cura de una de esas parroquias y provincias tabacaleras del Reino justificaba su libre cultivo y consumo publico al ser incuestionables sus efectos curativos ya que: "el tabaco mascado y tragado el zumo, es el mayor remedio para contra la picadura de culebras, sean las que fueren, de que tengo mil experiencias". (18) Asi mismo, el humo del tabaco acorde al Padre B. Feijoo servia para alejar la polilla espanola que comia y destruia la ropa y la lana. (18)

La confianza de indios, campesinos, hacendados y hombres ilustrados en el tabaco como agente medicinal antiofidico en las tierras calientes fue de grandes caracteristicas y proporciones. B. Oviedo narro que durante su permanencia como cura del pueblo de Boyaca acostumbraba a emplearlo para atender, tratar y curar las mordeduras de las culebras tayas a sus feligreses al recordar que:

... pican a muchos, y decian que no tenian contra, y que al que picase, fuese hombre o bestia, a las veinticuatro horas moria. Y yo, advertido de un campesino, en cuanto les picaba les hacia mascar y tragar mucho tabaco y beber el zumo, y tambien beber mucho aceite [de otoba], y sudaban con mucha abundancia, y en breves dias sanaban y no les quedaba lesion alguna. Pero en otra ocasion que estuve yo ausente, le pico a una china (asi llaman a las indias cuando pequenas), y al segundo dia murio. (18)

Los agregados pulverizados del borrachero o de la quinaquina con los que se acostumbraba a mezclar al tabaco en polvo para aprovechar mejor "su fortaleza", antes que mascarlo o chuparlo, (18) formaban un adobo que le daba un "olor agradable y confortativo". (18) B. Oviedo recomendaba ademas agregar el polvo obtenido de las hojas coloradas del arbol "vela chica" por ser "de cualidad muy frigida y sirve en bebidas para cordiales y la echan tambien en el tabaco de polvo para templar su actividad y color, y el de la cal que le mezclan para molerlo disimulando con gran color este vicio". (18)

Esa creciente demanda del tabaco hizo inevitable su control y monopolio tanto en el cultivo y cosecha como en la comercializacion y consumo por parte del Estado virreinal al declararlo una decada despues producto estancado, renta real del virreinato y producto de cultivo y compra solo a traves de las reales factorias dispuestas por las autoridades reales en algunas provincias andinas y riberenas (21). Asi, a las prohibiciones sobre la siembra, cosecha y comercializacion de los productos monopolicos producidos en las provincias de Espana se sumaban los monopolios y restricciones a los principales productos de la Nueva Granada.

B. Oviedo planteaba sus "Pensamientos." sobre esa situacion y demandaba reformas librecambistas, al igual que las propuestas radicales de los fisiocratas y extractores de materias primas que hicieron parte de la Expedicion Botanica neogranadina decadas despues, por ejemplo los "Pensamientos." (14) del sangileno Pedro Fermin de Vargas (1944) (22). Oviedo al respecto expresaba: "Si en este Reino como en otras partes de estas Americas, Peru y Mejico, se permitiera sembrar vinas y olivares, y sacar vino y aceite, a fe que no nos vendieran tan caro el que se trae de Espana, por que las parras se producen con grande abundancia y fertilidad, y los racimos de uvas abundan en su licor en cualquiera parte que las planten, como las he visto en la villa de San Gil, en la ciudad de Giron y en la parroquia del Socorro". (18)

Consumir los productos simbolicos de la cultura espanola requeria depender de su importe y recarga tributaria desde Europa, constituyendose en un acto deshonesto y cuestionable que las autoridades virreinales o eclesiasticas los sembraran y consumieran de forma privada al cosecharlos en sus propios huertos sin pagar los impuestos reales ni fomentar el comercio y trafico desde los reinos peninsulares. Ese era el caso del consumo de vino en los curatos andinos porque en donde se daban muchas parras ".no tiene el cura que comprar vino para celebrar, porque tiene sus parritas y las cuida mucho para tener de continuo el vino que necesita". (18)

Bebidas saludables, vicios embriagantes

La abundancia frugal y gratuita de metales precisos, riquezas medicinales y cultivos de pancoger permitia aseverar la existencia continua de "mucho alimento para los pobres" quienes encontraban en su entorno "para todas comidas" plantas como eran: platanos (hartones, tocaimas, guineos, dominicos, cambures), yucas (dulce y amarga para "cazabe" (trigo o "pan de los llanos")), turmas (papas criollas y turmas de ano), frijoles, trigo con o sin riego "tan excelente como lo sera el de Andalucia en Espana", (18) e incluso arroz.

Los pobres neogranadinos contaban con raices y tuberculos silvestres "de continuas y abundantes cosechas" como eran las arracachas, batatas, names, hibias, cubias y auyamas. Al respecto se expresaba: ".las auyamas, que son muy grandes y se crian en bejucos, y hay de varias especies. Las mejores son pequenas, que llaman del puerto, porque de donde primero se trajeron fue de Giron. Y todo lo dicho, con tal abundancia que jamas se ha padecido notable en este Reino". (18)

Desde tiempos prehispanicos el maiz y sus derivados cosechados en tres (en tierras calientes) o seis meses de cosecha (en tierras frias) continuaban siendo "el mayor alimento, especialmente para los pobres y para los indios y gentes campesinas ... es el trigo de las Indias, que se produce sembrando en todas partes de este Reino". (18) Y consigo, las cosechas que no eran atacadas por la plaga del gorgojo se constituian en la materia prima para elaborar la bebida mas demandada y acostumbrada por la gente comun de la Nueva Granada como era la "chicha", endulzada y fermentada con el "dulce que llaman panelas", "melotes y azucares" elaborados en trapiches por mano de obra esclava. (18)

Tambien se empleaban las mieles puras extraidas de las diferentes clases de abejas silvestres, pinas (cuya cerveza chicha "almadea y embriaga"), cacao silvestre, e incluso, los frutos del arbol lechemiel "porque la mitad de la uva esta llena de miel y la otra mitad de leche, divididas con una telilla". (18)

La chicha era una bebida muy fermentada elaborada con el fruto maduro del maiz, la cual era considerada contradictoriamente como vigorizante y saludable, y a su vez, enfermiza y ruinosa para las gentes del Reino. Ello se explicaba porque el maiz ademas de usarse para hacer pita con sus hojas, mazamorra con su palma y arepas con su fruto maduro era incuestionable que desde tiempos prehispanicos "de la fruta hacen gustosa chicha que dicen es saludable". (18)

Ciudades de blancos como Velez o pueblos de indios como Chanchon o Guane se caracterizaban por ser de clima "calido y despreciable, y sus aguas pocas y malas". (18) En esos lugares abundaba el maiz y las mieles de canas mas no el agua potable, al igual que los demas curatos a orillas de los rios Chicamocha y Suarez, de alli que fuese justificado y tolerado el consumo masivo y constante de la chicha por sus curas y alcaldes entre todas las edades, castas y generos porque "su situacion es poco acomodada; sus aguas son muy malas y poco saludables, y por esto usan de continuo todos la bebida que llaman chicha". (18) Sobre el uso de las mieles extraidas de la cana dulce en provincias como la de Velez B. Oviedo decia:

... se convierte en una bebida, chicha, y macucos y aguardientes, y por tener muchos pueblos comarcanos de indios y mestizos, y ser estos tan propensos y dados a esas bebidas, consumen y malbaratan todo su trabajo y agencia, siendo asi que son muy trabajadores los indios en solo esos licores, con que luego se embriagan y pierde cuanto tienen, .su comida por lo comun solo es caldo mal hecho, con aji y chicha, y no les queda ni para pagar los reales tributos ni las obligaciones de iglesia y parroco en sus fiestas y misas. (18)

El vicio a la chicha alteraba la policia en su moralidad y el orden urbano al incitar a indios, mestizos y "blancos", al realizar actos arriesgados como torear estando ebrios o actuar de forma violenta y criminal al mantenerse "... inquietos y revoltosos; alli se ejecutan muchas muertes por las muchas bebidas, en especial de masuques fuertes que alli se fabrican, que embriagan mucho, y no ha muchos anos que alli mataron a su Corregidor". (18) Esos escandalos, vicios y festejos de los indios neogranadinos se justificaban desde los anos de conquista y reduccion de los indios a pueblos y resguardos en el siglo XVI al ser exigidos por los caciques a las autoridades espanolas la autorizacion y respeto de sus ritualidades etnicos al igual que blancos y negros tenian sus propias fiestas con carnavales, "toros y comedias". (18)

Para recuperarse los ebrios de su condicion, asi como para restituir al enfermo su salud, las gentes de la Nueva Granada recurrian al consumo de gallinas en forma de caldo o "sopa". (23) Aves cuyo origen se remontaban a la propagacion que se dio con la llegada de la hueste del general aleman Nicolas Federman al Reino de los Muiscas en 1539 al ser parte de los bienes de consumo que transportaba el presbitero capellan Juan de Verdejo. Asimismo se reconocia que era "comunisimo alimento de todos, y los huevos una providencia para todos y para todo, que es superfluo hacer relacion de ello; y a los enfermos la comida que les dan es pollos y gallinas". (18)

Para los parrocos andinos en su condicion de curas de las almas como curadores de los cuerpos bajo su responsabilidad pastoral era necesario advertir que si bien eran cuestionables los vicios de sus feligreses al tabaco y la bebida, era incuestionable entre los indios tributantes su condicion de trabajadores, piadosos y caritativos al pagar las contribuciones para ornamentar y embellecer sus altares y templos. (18) De alli que al quitar a los indios y las demas gentes pobres sus fuentes basicas de sustento, trabajo y sanacion sus condiciones de existencia estaban condenadas a desaparecer, asi como sus pueblos y templos no podrian ser sustentados.

Tal resulto ser el estado de miseria que ocasiono la imposicion de nuevos tributos y el incremento de los existentes veinte anos despues que el Comandante General de los Comuneros planteo como una de las primeras Capitulaciones a pactar la relacionada con la miseria de indios y demas gentes pobres, asi: "7a. Septima. Que hallandose en el estado mas deplorable la miseria de todos los indios, que si como la escribo porque la veo y conozco, la palpase. V.A., creere que, mirandolos con la debida caridad, con conocimiento que pocos anacoretas tendran mas estrechez en su vestuario, y comida, porque sus limitadas luces y tenues facultades de ningun modo alcanzan a satisfacer el crecido tributo que se les exige con tanto apremio". (13)

No obstante, algunos indios huidos que denigraban o negaban su condicion etnica optaron por declararse y vestirse como mestizos, (18) exigieron ser tratados como "blancos" pobres o "libres" de tributacion y, manifestaron no estar dispuestos a pagar los gravamenes e imposiciones tributarias que les exigian las autoridades reales o eclesiasticas. (24) B. Oviedo llamaba la atencion en 1761 especialmente sobre el caracter conflictivo y beligerante de los feligreses "blancos" de la parroquia de Nuestra Senora del Socorro, (25) adscrita aun a la jurisdiccion de la Villa de San Gil a traves de un alcalde ordinario y un alcalde de la hermandad de ese Cabildo a pesar de haber obtenido el titulo de Ciudad en 1711 de quien "no tenia facultad para ello" (18) o ser llamada "Villa del Socorro" sin haber sido erigida y titulada aun para esa condicion, lo cual sucedio solo hasta 1771.

Desde la perspectiva del cura de Guane, San Gil y finalmente de Mogotes, la abundante poblacion de blancos del Socorro representado en el aumento de entierros y casamientos diarios, el creciente numero de cofradias de feligreses y las abundantes rentas que aportaban a la corona no se reflejaban en sus espacios sagrados porque: "su iglesia de calicanto, buena, con su torre, pero muy poco ornamentada y es mas de notar esto, considerando el tan cuantioso vecindario que tiene. Esto parece plaga de los curatos de tierra caliente, a quienes les hacen manifiestas ventajas en ornatos los pueblos de indios de la jurisdiccion de Santafe y de Tunja, y muchos mas de lo esta que los de aquella". (18)

Esa actitud beligerante y de permanente desacato o cuestionamiento a las autoridades reales y clericales, la condicion de gente "pobre pero inquieta, atrevida y montaraz, burdos, toscos y palurdos" (18) que caracterizaba a los comunes de las provincias de San Gil y el Socorro, el rechazo al incremento tributario de los principales bienes productivos y de consumo, especialmente al tabaco y sus multiples efectos curativos, aunado a la condicion de embriaguez permanente con chicha y panela negra durante los dias de mercado al ser empleadas las mieles y azucares mas puros para elaborar el costoso e impopular aguardiente, desemboco en las rebeliones insurgentes y antitributarias de finales del siglo XVIII e inicios del siglo XIX (26). Constituyendose su detonante y en la razon de exito o fracaso de cada rebelion el grado de embriaguez con el que llegan las masas a la plaza publica.

El origen del malestar publico de las gentes del comun fue explicado por B. Oviedo en 1761, al expresar desde su experiencia como cura parroco de las diferentes etnias y castas del Reino que, en lo concerniente a las contribuciones parroquiales, los indios eran mejores que los mestizos "... que llaman blancos, pues estos no hay por lo comun cosa que mas repugnen que es el que les pidan para adornos de las iglesias, aunque sea un real y los precisos. He aqui las capitulaciones contra los curas, alegando que son muchas las contribuciones que tienen, siendo asi que aun en lo comun, contribuyen mucho mas los indios, con ser sumamente pobres". (18)

J. E. Valenzuela, antes de los hechos insurgentes de 1810, tambien temia que esa falta de control e irreverencia a las autoridades reales y obligaciones clericales por parte de las castas desembocaran en revueltas y revoluciones incontenibles contra el Rey de Espana y sus instituciones (25) al expresar: ".es muy grande y general la holgazaneria en estos paises, y aun anado que la embriaguez hace rapidos progresos y que el robo y la rapina van a sus alcances y tal vez no tardara el tiempo en que lleguen a la astucia y atrevimiento con que se ejercitan en Europa y en algunas capitales de nuestra America". (20)

Conclusiones

A la par de la version tradicional y oficial que justifica el alzamiento de las comunidades parroquiales del Socorro y San Gil entre 1781 y 1782 como consecuencia inmediata de la inconformidad popular ante los cobros excesivos de los funcionarios estatales por sus servicios o las imposiciones fiscales impuestas por el visitador general y regente del virreinato a productos de necesidad popular como eran el tabaco, la sal, las mieles y el algodon, etc., desde una perspectiva cultural de la historia de la Salud Publica es demostrable que la insurreccion popular y la insurgencia armada de los comunes estuvo directamente relacionada con la afectacion que durante anos habian sufrido los parroquianos al ser limitado el consumo e incrementado el precio de los frutos, plantas y yerbas que se empleaban para tratar o curar las dolencias y enfermedades endemicas de las tierras calidas y templadas.

A partir de las descripciones botanicas y terapeuticas de los curas parrocos de Mogotes y Bucaramanga, quienes acostumbraban realizar tratamientos o intervenciones curativas a falta de protomedicos y hospitales permanentes, se reafirmo la importancia que tenian el tabaco, las sales y las bebidas fermentadas en la vida cotidiana para los neogranadinos. El incremento en los precios y el monopolio estatal del tabaco limito la posibilidad de contar con la planta popular mas usada para alejar insectos perjudiciales y elaborar "contras" para curar picaduras o mordeduras venenosas. El estanco y restriccion en el consumo del salitre y la sal comestible (de mina o yodada) impedia elaborar los unguentos que se empleaban para secar las llagas producidas por las lepras y sarnas, asi como los brebajes que se acostumbraba beber para menguar los efectos de los cotos. Asi mismo, el consumo popular de la "saludable" chicha, a falta de agua potable, pretendio ser regulado y menguado con la imposicion del consumo de aguardientes al constituirse en una renta exclusiva de la Hacienda Real con la excusa que los fermentos populares arruinaban y embrutecian a indios y "libres".

De tal modo, antes que la afectacion economica circunstancial (guerra con Inglaterra) de las elites de comerciantes que traficaban con los bienes de consumo popular (Juan Francisco Berbeo, Salvador Plata y la familia Ardila), los cosecheros que dependian de las compras y prestamos de los comerciantes (Jose Antonio Galan, Lorenzo Alcantuz) o de los comerciantes minoristas, 'pulperos' y ambulantes (Manuela Beltran) quienes no tenian oportunidad para competir contra los volumenes, precios y monopolios de las Reales Factorias, etc., en el trasfondo de la "Revolucion de los Comuneros" es evidente que existieron factores de interes sanitario que incitaron a la inconformidad y rebeldia popular al ser afectadas sus practicas alimenticias y curativas al no poder adquirir ni pagar por los costosos y escasos insumos basicos para elaborar sus pocimas y bebedizos milenarios.

Conflicto de intereses

El autor manifiesta que no tiene ningun conflicto de interes con la publicacion de este trabajo.

Referencias

(1.) Adn Red. Santander, lider siempre. Adn Diario Gratuito 2014; 5(167esp):4.

(2.) Phelan J. El pueblo y el Rey: La Revolucion comunera en Colombia, 1781. Bogota: Universidad del Rosario; 2009.

(3.) Perez L. Los Comuneros: Imagenes, imaginarios e imaginaciones sobre las Comunidades, los comunes y la "gente comun" de 1781. Conferencia Institucional UIS; 2014; Socorro.

(4.) Panachi.turismo.co [Internet]. Monumento a la Santandereanidad. Colombia: Panachi Turismo; 2012. Disponible en: http://panachi.turismo.co/

(5.) Moreno J. Fosunab abrira sus puertas al finalizar el ano. Periodico 15 La Ciudad Vive. 2014 mayo 5-15; 12(275):Seccion 16.

(6.) Rojas A. Turismo y patrimonio: Tierra encantada y magica. Adn Diario 2014;5 (167esp):6.

(7.) Historia Hoy. 200 anos 200 preguntas [Internet]. Bogota: Ministerio de Educacion; 2010 Disponible en: http://www.colombiaaprende.edu.co/html/productos/1685/article-226437.html

(8.) Uribe A. Palabras del Presidente Alvaro Uribe Velez en el desfile militar del Bicentenario de la Independencia en Socorro, Santander. Bogota: Presidencia de la Republica; 2010 Disponible en: http://web.presidencia.gov.co/discursos/discursos2010/julio/desfile_09072010_i.html

(9.) Univ Autonoma Buc (Unab). Curso 35350 Logica y Argumentacion. Bucaramanga: Trabajos de clase Departamento de Estudios Sociohumanisticos; 2014.

(10.) Aguilera M. Los Comuneros: Guerra social y lucha anticolonial. Bogota: Universidad Nacional; 1985.

(11.) Perez L. ?Como abordar el tema de la historia de la Salud Publica?". En Memorias Revista anual de la Escuela de Historia 2003; 1:51-83.

(12.) World Health Org (Who). Accion sobre los factores sociales determinantes de la salud: Aprender de las experiencias anteriores. New York: Comision sobre determinantes sociales de la salud; 2005 Disponible en: http://www.who.int/social_determinants/resources/action_sp.pdf

(13.) Berbeo J. Capitulaciones presentadas en nombre del pueblo por el General del Ejercito de los Comuneros. En Documentos de los comuneros. Bogota: Biblioteca Nacional de Colombia;1781.

(14.) Oviedo B. Cualidades y Riquezas del Nuevo Reino de Granada. Manuscrito del Siglo XVIII. Bogota: Academia de Historia de Colombia; 1930.

(15.) Cuervo L. Basilio Vicente de Oviedo. En Cualidades y Riquezas del Nuevo Reino de Granada. Bogota: Academia de Historia de Colombia; 1930:VII XXV.

(16.) Vovelle M. El hombre de la ilustracion. Madrid: Alianza editorial; 1995.

(17.) Perez L. La Lepra y los Lazaretos en Santander. Discapacidad clinico--hospitalaria y Minusvalia socio cultural. En Salud UIS Revista de la Facultad de Salud UIS. 2005; 37(3):141-151.

(18.) Oviedo B. Cualidades y Riquezas del Nuevo Reino de Granada. Bucaramanga: Gobernacion de Santander; 1990.

(19.) Perez L. Pensar la muerte: Miedos e imaginario en la provincia de Giron. Siglo XVIII. En Historiar la muerte: Representaciones historiograficas sobre la muerte en el nororiente de Colombia. Bucaramanga: Ediciones UIS; 2010: 181-189.

(20.) Valenzuela J. Juan Eloy Valenzuela y Mantilla: Escritos (1786-1834). Bucaramanga: Universidad Industrial de Santander; 2006.

(21.) Perez L. Mujeres cigarreras e Identidad Piedecuestana. Historia economica y social del tabaco, los cigarros y las cigarreras como Patrimonio Cultural Inmaterial del Municipio de Piedecuesta, Santander, Colombia. Piedecuesta: Alcaldia Municipal, 2011 Disponible en http://es.scribd.com/doc/60598096/Mujeres-Cigarrerase-Identidad-Piedecuestana-2011

(22.) Vargas P Pensamientos politicos y memoria sobre la poblacion de la Nueva Granada. Bogota: Biblioteca popular de Cultura Colombiana; 1994.

(23.) Alzate A. Comer en el hospital colonial: apuntes sobre la alimentacion en tres hospitales neogranadinos a finales del siglo XVIII. En Historia Critica 2012; 46: 18-42.

(24.) Perez L. Los Santandereanos. Origen y destino de "la raza que lucha y suena". En: Mendoza Y, Ramirez P, Perez P El Estado Soberano de Santander. Bucaramanga: Universidad Industrial de Santander-Escuela de Historia 2006: 109 160.

(25.) Perez, L. Los "socorros" de Nuestra Senora del Socorro, El Socorro y los socorranos a la independencia del centro oriente de Colombia. Bogota: Presidencia de la Republica --Alta Consejeria presidencial para el Bicentenario de la Independencia; 2009.

(26.) Perez L. Historia bicentenaria de un dia de revolucion. El dilema entre las independencias y la construccion del Estado-Nacion neogranadino. Bucaramanga: Universidad Industrial de Santander--Direccion Cultural; 2007: 44-47; 30-32.

Luis Ruben Perez-Pinzon, Esp Mg PhD *

* *Historiador, Doctor en Historia, Docente, Departamento de Estudios Sociohumanisticos, Universidad Autonoma de Bucaramanga, Bucaramanga, Santander, Colombia.

([paraffo]) Este articulo se constituye en uno de los resultados del proyecto de investigacion aprobado por la Universidad Autonoma de Bucaramanga, Convocatoria 2013-2014, titulado "La guerra civil de 1899 a traves de la narrativa literaria de Santander" adscrito al Centro de Investigaciones Educacion, Ciencias Sociales, Humanidades, Literatura y Artes de la UNAB; Grupo: Educacion y Tecnologia (Edutec); Linea: Pensamiento Tecnologico.

Correspondencia: Luis Ruben Perez Pinzon, Docente, Universidad Autonoma de Bucaramanga, Departamento de Estudios Sociohumanisticos, Casa 17A, Barrio El Jardin, Bucaramanga, Santander, Colombia. Telefono: 311269391. E-mail: lperez14@unab.edu.co

Articulo recibido: 5 de mayo de 2014. Aceptado: 31 de julio de 2014
COPYRIGHT 2014 MedUNAB
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2014 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Title Annotation:Articulo de investigacion e innovacion
Author:Perez-Pinzon, Luis Ruben
Publication:MedUNAB
Date:Apr 1, 2014
Words:7022
Previous Article:Aproximacion al estado de salud de los microempresarios del area metropolitana de Bucaramanga.
Next Article:El cancer y su impacto en salud publica.
Topics:

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2022 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters |