Printer Friendly

La crisis de la mineria del cobre en el norte tradicional (Norte Chico, Chile) en la primera mitad del siglo XX y la decadencia de la region de coquimbo.

1. INTRODUCCION

Hacia fines de la decada de 1960 diversas opiniones llegaron a un consenso en torno a la dificil condicion de las provincias de Atacama y Coquimbo, el Norte Chico, o Tradicional, como preferimos denominarlo.

Desde varios ambitos se llego a la conclusion de que esa region vivia un prolongado proceso de estancamiento del cual solo seria posible salir si se implementaban reformas estructurales que pusieran fin a un "patron de desarrollo" de larga vigencia, que habia desembocado en una situacion asaz compleja y de dificil resolucion.

En este articulo se explora la genesis de esa crisis en lo que se refiere al siglo XX, pues planteamos que esta fue un proceso secular que se inicio en la decada de 1870 y que solo comenzo a ser superado en la de 1990. En el siglo XX, entre los anos 1910 y 1950, se experimento una etapa extremadamente compleja pero escasamente estudiada tanto en sus origenes como en sus manifestaciones. En suma, sus origenes constituiran el objeto de estudio de este articulo, intentando superar el vacio historiografico que la rodea.

Los temas de que trata este articulo se situan espacialmente en lo que comunmente se conoce como Norte Chico, un ambito geografico--entre Chanaral por el Norte en la Region de Atacama y el Valle de La Ligua en la V Region por el sur--que tanto desde el punto de vista fisico, como economico y social constituyen lo que denominamos el Norte Tradicional. Esta area geografica comparte algunos rasgos materiales muy marcados, como son la prevalencia en el tiempo de la mineria mediana y pequena junto con la agricultura y la ganaderia constituida por grandes, pequenos y medianos productores, con una fuerte articulacion con las faenas mineras, y a su vez precaria debido a la degradacion de los suelos y los cronicos problemas de provision de agua.

Desde otros puntos de vista, es una zona de practicas laborales que, a pesar de los importantes cambios experimentados en cuanto al desarrollo del mercado de trabajo en los ultimos 50 anos, aun conserva la vigencia de practicas en donde la cooperacion para fines productivos, muchas veces basada en las relaciones familiares--formales o no formales--y no necesariamente por relaciones de mercado, es fundamental. Es el caso de la pequena mineria, del pirquen o el trabajo en las comunidades agricolas que tienen sus raices en el siglo XVII tardio y a lo largo del XVIII.

Es un area con problemas de conectividad historicos, que solo han comenzado a ser superados en las ultimas dos decadas, y que es testigo de uno de los fracasos mas resonantes de la Republica Liberal, en cuanto a grandes proyectos de transporte: el Longitudinal Norte.

Es una zona que recientemente emerge de un estado de postracion que se inicio en la decada de 1880 y que ha acumulado importantes bolsones de pobreza, que la han situado a la cabeza de los rankings del pais. Este no constituye un rasgo nuevo de la zona en general; siendo de larga data, y en algunas areas aun vigente, junto con otros antecedentes, permite referirnos a ella como al Norte Tradicional.

El fenomeno que estudia este articulo --la crisis de la mineria del cobre en la primera mitad del siglo XX, su impacto sobre otras actividades y algunas repercusiones sociales--tal vez se vivio con mayor intensidad y dramatismo en la entonces provincia de Coquimbo, pues ella habia sido el centro del auge cuprifero en las decadas de 1840 a 1880. De alli mi opcion por centrar mi analisis en ella.

II. UNA CRISIS DE LARGA DATA

En 1967 la Senadora por Atacama y Coquimbo, Julieta Campusano Chavez, al manifestar que:

"... la poblacion de esas provincias [Atacama y Coquimbo] vive acosada, angustiada, desde hace anos, por problemas muy graves, que apenas le permiten sobrevivir, sin que se vislumbre una solucion de fondo, un cambio efectivo, de proporciones, que signifique revitalizar una region que viene sufriendo agonia lenta desde 1931" (1),

estaba haciendo referencia a una situacion que desde fines del siglo XIX era objeto de representaciones en la prensa local, en reuniones publicas en las principales ciudades de la zona y en ambas ramas del Congreso por parte de diputados y senadores de ambas provincias. La crisis de comienzos de la decada de 1930 solo agudizo los problemas.

A partir de 1969, el nuevo ente planificador del gobierno--la Oficina de Planificacion Nacional (Odeplan)--tambien dio cuenta del precario estado de la zona en detallados analisis de su estado, llegando a conclusiones desoladoras. Segun esta evaluacion, la economia del Norte Tradicional estaba caracterizada por un marcado dualismo, en donde, por un lado habia un sector de la mineria--la Gran Mineria del Cobre y la del Hierro--altamente capitalizado y de gran dinamismo, con una alta capacidad de reaccion frente a condiciones externas cambiantes, lo que le permitia lograr altas tasas de crecimiento. Junto con ello habia un subsector constituido por la pequena y mediana mineria del cobre y algunos otros minerales, que en muchos casos carecia de dinamismo y detentaba tamanos de explotacion muy reducidos, tecnologia muy primaria y bajos niveles de capitalizacion y eficiencia, razon por lo cual era altamente inestable.

Tambien era notorio el prolongado estancamiento de la agricultura que no mostraba mayor dinamismo ni capacidad de reaccion. Si bien habia un subsector mas moderno, este no era claramente perceptible ni de tanta importancia como en el caso de la mineria, aunque se diferenciaba del sector mas arcaico en cuanto al tamano de las explotaciones, tecnologia, capitalizacion y eficiencia. Detras de esa dualidad estaban las relaciones de propiedad minera y agricola que tendian a agravar los problemas regionales.

La region estaba en una suerte de "callejon sin salida", pues la inversion privada de los residentes estaba limitada por su bajo nivel de ingresos, por su limitado espiritu empresarial y por "una psicologia especial que se traduce en la existencia de verdaderas 'ciudades campamentos' en las cuales no se ven incentivos para invertir y construir con caracter duradero y definitivo" (2). Dos de las consecuencias de esta situacion fueron captadas por el historiador ingles Arnold J. Toynbee en su paso por Coquimbo en la decada de 1960; segun el, en esa provincia "algunas familias parecen haber desaparecido: otras han tenido la suerte de lograr fortuna en Coquimbo y convertirse mas tarde en miembros de la sociedad chilena de Santiago" (3).

La estructura y los problemas productivos le daban a la region, y en particular a la entonces provincia de Coquimbo, seis caracteristicas desde el punto de vista de su estructura economica:

1. Baja productividad y niveles de vida absolutamente insatisfactorios.

2. Inestabilidad economica originada por las caracteristicas de la mineria y la agricultura.

3. Deterioro secular de los recursos agricolas.

4. Fuertes migraciones internas y emigraciones hacia otras areas del pais.

5. Existencia de una gran masa de poblacion (comuneros y pequenos propietarios) marginados economica y socialmente; sus niveles de vida se encuentran entre los mas bajos del pais.

6. Existencia de un sector de servicios muy crecido y dependiente de los sectores primarios (4).

La magnitud de los problemas de Coquimbo no permitia plantear "soluciones realistas de corto plazo", pues la dotacion de recursos naturales y las disponibilidades financieras, entre otros factores, hacian totalmente irreal cualquier intento de solucion significativa de los problemas enumerados, mediante acciones de corto plazo.

Por otra parte, "la experiencia de varios anos indica[ba] que una gran proporcion de los esfuerzos empleados solo constitu[ian] paliativos para situaciones que inicialmente se estimaron urgentes y de corto plazo, pero que cada vez revist[ian] mas caracter de permanentes". Esto se habia traducido en la prolongacion en el tiempo de gran parte de las medidas adoptadas como urgentes y transitorias, sin crear condiciones adecuadas para la superacion de los problemas, siendo enfrentados para sobrellevarlos en condiciones sociales menos negativas.

La conclusion del estudio fue que "la superacion de los problemas requier[ian] del diseno y aplicacion sostenida de una estrategia de largo plazo multisectorial y coordinado en el espacio y en el tiempo. Ademas, deb[ia] ir acompanada de algunas medidas de corto plazo que simultaneamente sirv[ieran] de paliativos a los problemas urgentes e implementen lineas de largo plazo" (5).

En todo caso, tanto la Senadora Campusano como Odeplan daban cuenta de una etapa mas, tal vez de culminacion, de un prolongado proceso que se habia iniciado a comienzos del tercer cuarto del siglo XIX, cuando el agotamiento de los minerales tradicionales de cobre y las transformaciones en la mineria de este en el hemisferio norte, asi como los dramaticos cambios en el mercado internacional de metales, habian generado el comienzo del prolongado fin de la mineria tradicional del cobre. En cuanto a los inicios de ese proceso y sus repercusiones, en 1895 el Senador por Coquimbo Jose Rafael Balmaceda Fernandez asevero que:
   En otra epoca los negocios se desenvolvieron
   en esa provincia (Coquimbo)
   y en la de Copiapo con exito bien
   afortunado. Hoy dia los ricos veneros
   han desaparecido; los trabajos aleatorios
   se emprenden sin eficacia; el
   valor de los minerales ha disminuido
   considerablemente en los mercados
   y el costo del acarreo, consumiendo
   casi la totalidad de las utilidades,
   enerva la actividad y las esperanzas de
   lucros del industrial.

   La provincia de Coquimbo, y muy
   especialmente los departamentos de
   Ovalle, Coquimbo, La Serena y Elqui
   favorecen desde hace muchos anos
   atras en gran parte de los pueblos
   del litoral norte con legumbres frutas,
   pastos y animales. El empobrecimiento
   del suelo consiguiente a su
   ininterrumpida explotacion hace ya
   muy dificil y muy escaso el beneficio
   del trabajo y de la industria de sus
   agricultores (6).


Desde la perspectiva del analisis historico, las aseveraciones de Balmaceda son particularmente importantes, pues sostienen la vision de que desde el valle del Copiapo hasta el del rio La Ligua --nuestra concepcion de Norte Tradicional alternativa a la de Norte Chico--hasta mediados del siglo XX existio una intensa articulacion entre agricultura y mineria. Hasta ahora como resultado de mis analisis habia planteado el concepto de "imbricacion" para describir esa compleja relacion que, en parte, explica entre otros fenomenos la intensa movilidad interna de la poblacion (7). En los ultimos anos, antropologos estadounidenses han rescatado el concepto de "articulacion" que fuera propuesto por los neo-marxistas althusserianos en la decada de 19708. En la medida en que esa categoria permitia ir mas alla de los mecanismos del mercado como la sola causa del atraso economico y proponia que modos de produccion diferentes solian "articularse" en relaciones de complementariedad de larga duracion, ella permitia comprender los mecanismos que relacionaban a un sector minero cuya produccion tenia como destino el mercado internacional capitalista y que al nivel de la metalurgia se habia estructurado de acuerdo con las pautas del capitalismo industrial y una agricultura en que convivian la gran propiedad, los pequenos campesinos y las comunidades agricolas. Mas aun, permitia explicar a nivel de pequenos propietarios la complementariedad entre agricultura y mineria.

En ese ultimo sentido, el concepto de articulacion permitio no solo comprender los mecanismos de complementariedad, sino repensar la relacion entre los sectores que habian accedido a cierto grado de modernizacion y aquellos que guardaban mas apego a las formas y procesos tradicionales ya no como una tension, sino como una relacion de interdependencia en donde cada uno de ellos hacia posible el funcionamiento del otro (9).

De esta forma, la relacion fue distinta en el tiempo, pues si en la etapa de auge de la mineria del cobre el mercado para los productos agropecuarios de los valles desde el Copiapo hasta La Ligua--los cereales, la fruta seca, la harina, las legumbres, la carne y los quesos, ademas el forraje para el ganado empleado en las diversas operaciones minerasestuvo constituido por la gran cantidad de yacimientos, a partir de la decada de 1880 la principal fuente de demanda estuvo radicada en las oficinas salitreras de los territorios incorporados una vez culminada la guerra del Pacifico. Estos territorios, por treinta anos, fueron el mercado que constituyo la demanda fundamental para la agricultura del Norte Tradicional.

III. DE LA CRISIS AL ESTANCAMIENTO

La decada de 1920 marco el momento mas complejo en el largo proceso de decadencia de la region conocida como "Norte Chico" o "Norte Tradicional". Los problemas que desde los anos 1870 aquejaban a una de sus principales actividades economicas--la mineria del cobre--llegaron a su maxima expresion en medio de la prolongada inestabilidad que siguio al termino de la Primera Guerra Mundial, contexto en el cual la demanda por el metal experimento una fuerte contraccion, y su precio una aguda tendencia a la baja (10). El 10 de noviembre de 1922 un terremoto y tsunami destruyeron instalaciones mineras y metalurgicas en la provincia de Atacama y en el norte de la de Coquimbo; el sismo asesto un golpe devastador a la actividad que, en todo caso, ya mostraba serios problemas productivos los que, ademas, adquirian complejas dimensiones sociales. En efecto, cuando en 1920, y dadas las dificiles condiciones del mercado internacional, la American Smelting and Refining Company cerro su fundicion en el puerto de Caldera, se produjo "la inmediata disminucion de los establecimientos mineros de la region, de la actividad comercial y de la poblacion" y el pueblo comenzo a morir lentamente (11).

El cierre de aquellas instalaciones puede ser considerado como el acto final de la historia de las fundiciones de cobre que se instalaron en el Norte Tradicional a partir de la decada de 1850 y que durante las tres decadas siguientes compitieron favorablemente en el mercado de metales londinense. Una a una culminaron sus operaciones a partir de los primeros anos del siglo XX al no poder enfrentar las nuevas caracteristicas de la oferta internacional que por esos anos alcanzo el millon de toneladas metricas (12). El impacto en las poblaciones que se habian desarrollado en torno a esas actividades en la provincia de Coquimbo fue no table; en el caso de Guayacan, que en 1907 registro una poblacion de 1.734 personas, trece anos mas tarde el registro cayo en un 37,5 por ciento a 1.084 personas, mientras que en el mismo periodo la de Tongoy registro una baja de 42,3 por ciento, de 666 a 384 personas (13).

El impacto de la Primera Guerra Mundial fue el primero de una sucesion de eventos que incidieron negativamente en la mineria y en la metalurgia. Sin embargo, los escasos datos de produccion disponibles sugieren que los problemas de la mineria cuprifera coquimbana habian comenzado con anterioridad pues, por ejemplo, la produccion no solo cayo antes de que comenzaran las hostilidades en Europa, sino que el sector no respondio con un aumento de produccion a la subida de precios que se inicio en 1895 y que se prolongo hasta 1907, con un aumento del 109,2 por ciento. El estudio de esa coyuntura es particularmente importante, pues queda demostrado que la limitada respuesta de la mineria nacional a ella no solo estuvo condicionada por factores economicos, sino que intervinieron otro tipo de variables, en particular las de orden cultural que llevaron a los trabajadores de minas a aventurarse en otros rubros de explotacion de recursos naturales, como la caza de la chinchilla y la recoleccion de algarrobilla, ambos productos en alta demanda por esos anos en Europa. En lo que dice relacion con la mineria propiamente tal, la vision de Alberto Herrmann fue que muchos barreteros preferian abandonar las explotaciones en que estaban contratados para explotar sus propios pequenos yacimientos. No era aquella una respuesta novedosa en la region; por el contrario, respondia de una de las caracteristicas fundamentales de la fuerza de trabajo de aquellos anos: su alta movilidad y debil arraigo, factores que no solo impidieron un aumento de la produccion en consonancia con la evolucion del precio, sino que ademas, en importante medida, determinaron el comportamiento del sector a lo largo de la primera mitad del siglo XX (14).

La guerra en Europa introdujo un factor de inestabilidad adicional para la mineria provincial resultante de la fuerte alteracion de los mercados, la reduccion de la oferta de fletes y en la alteracion de todas las redes de comercializacion. En 1914 la produccion de cobre fino se estabilizo y entre 1915 y 1917, en linea con el conjunto del sector exportador, experimento un sustancial incremento, que fue seguido en 1918 por un virtual colapso. En efecto, respecto de 1917, en ese ano la produccion experimento una baja notable: 76, 5 por ciento (15).

Un segundo evento, menos dramatico que la guerra--pero tal vez mas decisivo para el futuro de la actividad--fue la inestabilidad economica general que se genero una vez terminado el conflicto, y que se prolongo hasta mediados de la decada de 1920, tal cual se refleja en las fluctuaciones del precio. Esa situacion permite argumentar que las variaciones en el volumen de produccion del periodo 1914-1919 fueron una suerte de prolegomeno de las fluctuaciones que le siguieron y que se extendieron a lo largo de toda la decada de 1920. En gran medida, ello era el reflejo de la condicion de los mercados, en donde la liberacion de los stocks acumulados, nuevos aumentos en la oferta y la contraccion de la demanda presionaron el precio a la baja hasta 1925 y luego lo situaron en niveles de la preguerra. Ya en 1919 el Engineering and Mining Journal asevero que en todo el mundo "la situacion de los productores de cobre se [estaba] tornando seria justamente cuando se esperaba un auge ... los alemanes necesitan cobre, pero no tienen con que pagar.en realidad todos los potenciales consumidores estan quebrados ..." (16).

Naturalmente, los factores internos tambien incidieron en el deterioro de la produccion de la mineria tradicional. Ellos fueron de variada naturaleza, comenzando por los de caracter puntual, como lo fueron los problemas de desabastecimiento de combustible durante los primeros meses del conflicto. Esto afecto no solo a las operaciones mineras y metalurgicas, sino tambien al transporte, tanto ferroviario como al maritimo. Este ultimo, ademas, afectado negativamente por la desarticulacion de las lineas tradicionales de navegacion en las que incluso parte importante del cabotaje era servido por lineas de navegacion extranjeras (17). Finalmente, un analisis global de la situacion de la mineria tradicional en aquellos anos, debe considerar el rol de componentes que eran propios del comportamiento historico de la fuerza de trabajo ya senalados y que se agudizaron en las decadas de 1920 y 1930, a los que entonces se debio agregar los desplazamientos de poblacion que afectaron negativamente la oferta de trabajo, una de las claves para el funcionamiento de la mineria.

Sin embargo, los problemas mas fundamentales del periodo fueron aquellos derivados de la nula adaptabilidad del grueso de la mineria tradicional a las nuevas condiciones en la produccion de cobre a nivel internacional, que era un proceso en marcha desde antes de la guerra. En el Norte Tradicional en general, y en la provincia de Coquimbo en particular, la permanencia, y en algunos casos la reafirmacion de las practicas mineras de larga data, llevaron a que las formas de produccion no se adecuaran de manera tal de generar aumentos de productividad que le permitieran al sector volver a competir en el cada vez mas complejo mercado internacional. Al respecto, es importante la opinion de Santiago Machiavello Varas, para quien la mineria pequena y mediana llevaban "en general una vida languida, debido a las multiples circunstancias desventajosas que encontra[ban] en la explotacion", entre las cuales destaco "la dificultad y el alto costo de los fletes y los manejos "de las casas fundidoras", altamente perjudiciales para los mineros (18).

En el plano de la mineria propiamente tal, el recuento de Machiavello recuerda los analisis de la decada de 1880, pues en la revision de los factores que incidian negativamente en su desempeno partian "por la forma de explotacion [de] nuestros mineros pobres, que en bien poco se diferencian de los metodos coloniales", los que describio ampliamente, concluyendo que "la forma de los trabajos se hace 'siguiendo la mancha' en labores estrechas, formando miles de peligrosos vericuetos". Frente a ello era posible

"decir con propiedad que las caracteristicas de la mineria menor en Chile son: la pobreza con que se hacen los trabajos y la ignorancia crasa de los mineros, quienes no se orientan mas que por los dictados de su fantasia. la extraccion se hace sin orden ni sistema, jamas se toma en cuenta la seguridad del manana, ni los gastos que podra soportar la empresa. Esta explotacion ... ademas de anticientifi ca, es costosa, razon por la cual no pueden entrar en las vias de trabajo numerosisimos yacimientos, que si bien es cierto son de una ley relativamente baja, en cambio, por la abundancia de mineral, ofrecen hermosas perspectivas" (19).

[GRAFICO 1 OMITIR]

[GRAFICO 2 OMITIR]

Encontrar minas y constituir la propiedad conforme a los requisitos legales era, segun Machiavello, una cuestion relativamente facil, pero lo dificil era "orientar la explotacion en una forma atinada", como resultado de "la falta de preparacion tecnica y de capitales" (20).

En 1930, al dar cuenta de las dificultades que se debieron enfrentar en la instalacion y puesta en marcha de la Caja de Credito Minero (CACREMI), el corresponsal en el pais del Engineering and Mining Journal y "Asesor Tecnico" de la Caja, Fernando Benitez, concordo con la mayoria de los supuestos de Machiavello acerca del colapso de la mineria del cobre de Atacama y Coquimbo remarcando que la "extraccion de minerales habia decaido lentamente debido principalmente a la baja ley de ellos, el bajo precio del cobre desde 1921 hasta 1928, y a las limitaciones en transporte, tratamiento y fundicion", y agrego que no debia descontarse las falsas ofertas de compras de minerales "que en ocasiones eran simplemente robos organizados", habian anadido una cuota optimismo a la mirada completamente descorazonadora acerca de la prosperidad futura de la mineria tradicional chilena (21). Para revertir esa situacion de desmedro es que en 1927 se habia creado la CACREMI.

Factores adicionales concurrieron a complicar el funcionamiento de las faenas mineras de Coquimbo. Uno de ellos fue la culminacion del desarrollo del proyecto del mineral de Potrerillos, por parte de la Andes Copper Company --subsidiaria de la Anaconda--, que dreno fuerza de trabajo de la mineria provincial, si bien no volumenes importantes, pero si de manera constante. Como lo ha demostrado la revision de las fichas --realizada por Angela Vergara--del personal que ingreso a la Andes Copper Mining Company entre 1925 y 1972, aproximadamente el 40 por ciento del personal senalo como lugar de origen un pueblo situado en lo que hoy es la Region de Coquimbo (22). Otros datos senalan que la mayoria de los migrantes partieron del entonces Departamento de Ovalle, y en segundo y tercer lugar de aquellos de La Serena y Coquimbo, todos ellos de importante tradicion minera y metalurgica (23). Ese proceso replicaba el verificado en la decada de 1910, cuando la Chile Exploration Company comenzo a desarrollar la mina de Chuquicamata; este yacimiento se convirtio en un importante atractivo para la poblacion masculina del Norte Tradicional, y una vez iniciada la crisis de la mineria del salitre tambien para la del Norte Nuevo o Grande. En la decada de 1920 el flujo de poblacion desde las provincias de Atacama y Coquimbo aumento hasta adquirir caracteristicas de circuito que, con transformaciones importantes, se mantuvo hasta la decada de 1980. Una publicacion de la CHILEX, da cuenta de aquel movimiento. Un personaje de ficcion, Juan Minero, relata su origen y cuenta que:
   Yo soy un minero. Aqui naci y me
   crie y eduque. Mi padre tambien lo
   fue, aunque el llego de otras tierras.
   Vino desde el sur, de la region de Coquimbo.
   Aun cuando siempre tuvo la
   esperanza de volver a su pueblo, no
   lo pudo lograr, porque aqui se caso
   y formo su hogar ... Con su trabajo
   pudo educarnos a nosotros; y digo
   nosotros, porque fuimos cinco hermanos ...
   Mi hermano Pedro tambien
   trabaja aqui.Mi destino era seguir
   como mi padre, ser un minero mas
   de Chile. Y aqui estoy ... (24).


Un importante estudio acerca de los movimientos migratorios en el Norte Nuevo durante el quinquenio 19651970, en particular a los distritos de Calama y Chuquicamata confirma la importancia de los flujos de fuerza de trabajo desde el Norte Tradicional. Se estudiaron 5.777 eventos migratorios entendidos estos como "movimientos de familias o de una sola persona" que involucraron a 13.581 individuos que iniciaron sus desplazamientos principalmente desde cinco zonas de emigracion: oasis de la zona andina del interior de la provincia; de la zona salitrera; desde el puerto de Antofagasta, desde "el asi llamado Norte Chico" y desde la "Zona Central, especialmente de la Region Metropolitana de Santiago y de la de Valparaiso". Del total de los eventos migratorios, aquellos correspondientes al Norte Tradicional sumaban 1.904, con el 33 por ciento del total; 1.360 (23,5 por ciento) eventos se originaron en la Region de Coquimbo, 544 (9,4 por ciento) en la de Atacama. Las actuales provincias que "hicieron una mayor contribucion" al proceso fueron las de Limari--de larga tradicion minera con 591 eventos que representaron el 43,5 por ciento del total regional y el 10,2 por ciento del total de eventos--, la del Choapa (38,6 y 9,1 por ciento) y la de Huasco (46 y 4,3 por ciento) (25).

Es altamente probable que una proporcion importante de los migrantes hayan sido mineros con algun grado de especializacion adquirida en las faenas de la mediana mineria, pero esta es una hipotesis que requiere ser verificada empiricamente, en un trabajo pleno de dificultades (26).

El "crack" de 1929 creo una situacion aun mas compleja tanto desde el punto de vista social como del productivo. Segun Pederson, cuando se intentaba crear una nueva estructura para la mineria tradicional, la "severa depresion que siguio a continuacion convirtio gran parte del Norte Chico en un vasto y miserable campo de socorro" (27).

Ante la aguda baja del precio del cobre en el mercado internacional y frente a la necesidad de acumular oro para sostener el padron y resituar a los miles de trabajadores de las salitreras que perdian sus empleos, el gobierno, a traves de la CACREMI, desarrollo una politica de acuerdo con la cual se establecieron "lavaderos" de oro y sus plantas de acopio, reconvirtiendo las plantas de cobre para procesar ese metal, tal cual habia sido la respuesta de los mineros de la region desde tiempos de crisis del siglo XIX. Hacia fines de la decada de 1930, cuando ya el peor momento de la depresion habia sido superado y las condiciones en el mercado mundial habian mejorado, los pequenos y medianos mineros retornaron paulatinamente a la mineria del cobre. Sin embargo, casi una decada despues de politicas publicas orientadas a la extraccion y procesamiento habian generado nuevos problemas, tal cual lo hizo el estallido de la Segunda Guerra Mundial.

Paradojalmente, en lo que dice relacion con el sector cuprifero, la presencia del Estado, a traves de la CACREMI contribuyo a una suerte de "reversion historica", en la medida en que esa institucion en su primer cuarto de siglo de actividad contribuyo no al desarrollo productivo del sector sino mas bien a la consolidacion de las practicas productivas tradicionales, en particular en la pequena y mediana mineria. De tal manera, esos sectores continuaron estando caracterizados por las pequenas explotaciones individuales con limitada capacidad productiva en forma mayoritaria y la extensa distribucion de yacimientos adecuados para la explotacion con las tecnicas disponibles (28). Respecto de ello, en 1940 la Sociedad Nacional de Mineria (SONAMI) propuso una serie de medidas tendientes a reestructurar el sector, entre las cuales destaco la necesidad de concentrar la mineria en "centros mineros de mayor importancia en las provincias de Coquimbo y Atacama, en donde existan en explotacion o puedan explotarse un cierto numero de minas de propietarios diversos", lo cual debia considerar las fuentes de energia disponibles, la provision de agua y su relacion con la red de "caminos matrices" que comuniquen cada uno de esos centros mineros y a la estacion mas proxima del ferrocarril" (29).

Las propuestas de la SONAMI apuntaban a la necesaria modernizacion estructural de la mineria tradicional, tratando que ella enfrentara con exito no solo la dificil coyuntura de comienzos de la decada de 1940, sino los cambios que se avizoraban una vez terminada la Segunda Guerra Mundial, como lo anticipaban las publicaciones especializadas.

Sin embargo, las politicas aplicadas por la CACREMI, como ya se ha planteado, contribuyeron a la perpetuacion de las practicas mineras mas tradicionales y castigaron al rubro minero que tenia mayor incidencia sobre la economia y la sociedad de la zona, en particular en Coquimbo: la mineria del cobre.

En efecto, las compras de minerales por parte de la Caja en la decada de 1930 son un claro indicador del impacto negativo que una politica publica elaborada con desconocimiento de las condiciones en las zonas en que ella se aplicara, sobre todo en lo que dice relacion con un entramado productivo tradicional como lo era entonces aquel de la provincia de Coquimbo. Pero las politicas publicas estan interconectadas con el medio ambiente natural y el social y son componentes de una suerte de estructura comun de la cual emanan decisiones acerca del uso de los recursos naturales y su impacto ambiental; por ello se ha considerado que la politica publica es un buen espacio de analisis que permite entender mecanismos de articulacion cuando ellas implican, por ejemplo, el inicio de la presencia del Estado. La observacion de las caracteristicas que adquiere su intervencion en las diferentes esferas de la produccion de bienes y servicios, permite una vision mas cabal de las particularidades productivas regionales (30). No parece haber sido ese el caso de las politicas respecto de la mineria del Norte Tradicional, pues las propuestas emanadas desde Santiago solo tomaron en cuenta las demandas sectoriales, sin atender a las practicas productivas tradicionales y a sus implicancias sociales.

En agosto de 1939 la Corporacion de Fomento de la Produccion (CORFO) publico su Plan de accion inmediata para la mineria que contenia un conjunto de disposiciones, segun el documento, "realizables mediante prestamos a particulares o a la Caja de Credito Minero, o por asociaciones de la Corporacion con otras personas" (31). Mas importante aun fue el que las "Recomendaciones" del Plan estuvieran constituidas por un amplio abanico de acciones de compleja realizacion dadas la demandas organizativas, financieras y tecnicas que ellas implicaban, entre las que cabe destacar "fondos necesarios para resolver definitivamente el suministro de energia electrica" de las areas de Copiapo y El Salado, "un plan de construccion de caminos de acceso a los nuevos centros productores de minerales, otro de mejoramiento de los mas importantes caminos troncales de Atacama y un acuerdo para la conservacion conjunta de los caminos netamente mineros". Junto con ello, la CORFO recomendaba a la Empresa de Ferrocarriles del Estado "la construccion de un tipo determinado de carros para el transporte simultaneo a granel en la Red Norte, de lotes de minerales de 5 y 2,5 toneladas" y, finalmente, comprometia sus esfuerzos para asistir a la CACREMI en la elaboracion de un "proyecto de construccion de campamentos obreros en todas las plantas de la Caja, incluyendo edificios adecuados para escuelas en aquellas que aun no poseen, de acuerdo con la Caja de Habitacion Popular" (32).

Tan ambicioso y demandante Plan no fue tan solo el fruto del voluntarismo de los ingenieros de la CORFO. A pesar del importante grado de autonomia de que gozo la entidad, por lo menos hasta 1970, las presiones y demandas sectoriales que debio enfrentar desde diversos ambitos--entre los que tambien se contaban el gobierno central y el Congreso Nacional--le obligaron a generar respuestas a multiples demandas no siempre viables, con lo cual, sin duda, se vio deteriorada la efectividad de su accion. En este caso, tal como lo deja explicito el mismo documento, el Plan fue formulado "En conformidad con los acuerdos del Congreso Minero de Copiapo de 1937", y tal vez lo mas importante, "en concordancia con las ideas expresadas en el Plan de Fomento de la Comision nombrada por la Caja de Credito Minero". Para entonces, las criticas de que era objeto la Caja eran profundas y extendidas, tanto en el tiempo como en el espacio, pues se registraban en las provincias mineras, en la prensa local y en ambos hemiciclos del Congreso desde, por lo menos, el ano 1930.

Los acuerdos del Congreso Minero de Copiapo constituyeron, por una parte, una sistematizacion y reafirmacion de las peticiones que desde la decada de 1930 pasaron a constituir demandas que el sector en crisis comenzo a formular desde la ultima decada del siglo XIX, y que segun Alberto Herrmann convirtieron a una actividad, otrora autonoma, en peticionaria del Estado (33). Las conclusiones de aquel evento se pueden resumir en los siguientes puntos:

a) Solicitar la creacion de un fondo de regulacion de la politica monetaria y de credito con las modalidades adecuadas a la distribucion de divisas con un cambio especial para la mineria.

b) La instalacion de una Fundicion Nacional y de una refineria electrolitica y la dictacion de una ley que faculte al Presidente de la Republica para expropiar los yacimientos de fundentes que los organismos del estado consideren necesarios para el normal establecimiento de la fundicion.

c) La creacion del Ministerio de Minas; propender a la nacionalizacion de la mineria, a la explotacion de las minas paralizadas por medio de un avio obligatorio e implementacion de una legislacion social que de unidad a los servicios de Prevision, orientar las actividades de la caja de Seguro Obligatorio en el sentido de propender en forma efectiva a mejorar y levantar el nivel oral y cultural de los obreros; que se realice el proyecto ya aprobado de construccion del Hospital Regional para tuberculosos.

d) Fondos necesarios para desarrollar un plan de caminos, en particular de acceso o caminos transversales al FF.CC. Dotacion de agua a las zonas mas azotadas por la falta de ese elemento. Habilitacion de las aguadas existentes y estudio de las napas a fin de utilizarlas.

e) Reforma de las disposiciones tributarias a que estaba sometido el sector (34).

Esas demandas tenian una larga trayectoria pues comenzaron a ser formuladas en los ultimos anos del siglo XIX y en el primer cuarto del XX, y adquirieron una presencia permanente tanto en la prensa local como en el Congreso Nacional y, en particular, en la Camara de Diputados, pero tambien en el Senado. En 1895 el Senador Liberal Democratico Jose Rafael Balmaceda Fernandez manifesto que temia que llegara "el nuevo ano sin que los legisladores inclinen por primera vez la mano protectora del Estado sobre aquella provincia [Coquimbo], que con la de Copiapo impulsaron poderosamente en otra epoca el progreso, la riqueza y el bienestar nacional" (35). En 1897 algunos diputados solicitaron "garantia del Estado, por el termino de 20 anos, para el interes del cinco por ciento anual de un capital de dos millones quinientos mil libras esterlinas que se propone invertir en implantar i explorar en el pais establecimiento de beneficio de minerales, i en la explotacion de minas, ya sea por cuenta propia o en aviacion" (36). En medio de la Primera Guerra Mundial, y en la medida en que se agudizaron los problemas de la mineria tradicional, comenzaron a plantearse proyectos que incluian la "protec cion a la industria minera" a traves de la compra de "minerales y pastas de cobre" y el establecimiento de fundiciones por parte del Estado (37). En las mas extremas condiciones de la primera mitad de la decada de 1930, esas demandas fueron centrales en las conclusiones de por lo menos dos congresos mineros (38).

La respuesta publica se tradujo en que, hasta los ultimos anos de la decada de 1950, la CORFO y la Caja de Credito Minero (CACREMI) se involucraron en una compleja trama de demandas contradictorias y de dificil resolucion, pues las peticiones de los actores de las provincias mineras tradicionales no solo eran variadas en cuanto a contenido, tambien lo eran de acuerdo a quienes las planteaban, ya fuesen los medianos o los pequenos productores. De las demandas enumeradas pasaron a cuestiones de caracter operacional como lo fueron la provision de agua, herramientas, provisiones, viviendas servicios sociales y asistencia sanitaria y tecnica para una masa de operarios independientes quienes vendian el producto de su trabajo diario a mas de 40 agencias de compra del gobierno a un precio fijado levemente por debajo de la cotizacion internacional. De esa manera, la pequena y mediana minerias se transformaron en "un sistema gigante de pirquen, con el gobierno [y sus agencias] como habilitador" (39).

Sin embargo, a poco andar--a mediados de la decada de 1930--tanto las actividades de la CACREMI asi como las desarrolladas por la CORFO en el ambito minero a traves de aquella entidad o por iniciativa propia, comenzaron a ser objeto de acidas criticas en las provincias mineras del norte, en donde se acuso que la CACREMI favorecia los intereses de los medianos mineros--aquellos que contaban con plantas de procesamiento de minerales propias--e incluso a intereses extranjeros, en desmedro de los "pequenos mineros". En una primera instancia, fueron las asociaciones locales las que recogieron las crecientes protestas, pero en corto tiempo ellas llegaron al Congreso Nacional. En ese ambito, en la decada de 1940--es decir en pleno periodo de la hegemonia de la CORFO--las denuncias comprendieron desde erradas decisiones en cuanto a la adopcion de tecnologias de procesamiento de los minerales, discrecionalidad en el enrolamiento de personal y, hacia el final de la decada y comienzos de la de 1950--al final de los tres gobiernos encabezados por el Partido Radical--, acerca de recurrentes casos de corrupcion (40).

El resultado de las politicas y procedimientos de la CACREMI y la situacion internacional a lo largo de la decada de 1940 generaron nuevos problemas para la mineria tradicional. La fijacion de precios por parte del gobierno de los Estados Unidos durante la Segunda Guerra Mundial y segun los acuerdos establecidos entre el gobierno de Chile y las empresas estadounidenses una vez terminado el conflicto, significaron perdidas significativas para la mediana mineria que fueron calculadas en USD. 3.000.000 anuales (41). Sin embargo, las denuncias mas graves estuvieron relacionadas con las actividades de la CACREMI.

Tambien hubo problemas que se generaron en las ineficiencias en el funcionamiento de la Caja, en gran medida como producto de sus dificultades de financiamiento. En efecto, en junio de 1952 se denuncio en la Camara de Diputados que el organismo habia suspendido las compras de minerales de cobre, lo que hizo que la situacion "de la pequena mineria...fuese peor todavia" que aquella de la mediana. La agencia alego que su medida se fundaba en que no tenia "'canchas' para recibir los minerales" y que ello se debia "a la falta de medios de transporte por ferrocarril para llevar el producto a la fundicion de Paipote". No era aquella una situacion nueva y, al igual que en ocasiones anteriores, en Combarbala, Illapel y Ovalle las "canchas" estaban "repletas de minerales, que se no se moviliza[ban] al puerto de Coquimbo--segun la Caja--por falta de carros en los ferrocarriles. El Diputado Edmundo Pizarro indago acerca de estas afirmaciones en la propia Empresa de Ferrocarriles del Estado (EFE), en donde fue informado que era la Caja la que no solicitaba "los medios de transporte, pues ella--EFE--[tenia] los carros para el traslado de los minerales". Segun el Diputado Pizarro, "la verdad" era que la Caja no tenia fondos para efectuar las compras de minerales. Habia llegado el momento de "hablar claramente las cosas", pues todo ello redundaba en perjuicios para la pequena mineria, mientras que los acuerdos internacionales danaban a la mediana. De no hacerlo, se creaba una situacion indeseable, pues

"los mineros [estaban] tan alarmados, que no saben si van a seguir trabajando o van a tener que paralizar las minas; si van a perder sus capitales invertidos, si la Caja de Credito Minero les va a comprar o no sus minerales, o si en fin, este organismo va a poder colocar posteriormente su produccion" (42).

Respecto de las decisiones tecnologicas erradas, ellas no solo estuvieron referidas a las operaciones menores. Ejemplo de ello es el caso del gran anhelo de los medianos y pequenos mineros en torno a la construccion de una Fundicion Nacional de minerales, como fue el caso de Paipote, en el entorno de la ciudad de Copiapo, la cual, muy pronto despues de ser inaugurada en 1952, debio suspender sus operaciones por varios meses debido a serias deficiencias tecnicas.

Como resultado de todas las circunstancias enumeradas, la pequena y mediana mineria del cobre de Coquimbo vivieron anos dificiles y de actividades fuertemente deprimidas desde comienzos de la Primera Guerra Mundial hasta practicamente mediados de la decada de 1940. Solo se registro un repunte en 1947 y 1948 pero, la actividad declino nuevamente en 1949. A partir de 1953 se experimento un nuevo repunte, producto de mejores condiciones en el mercado externo y la politica de cambios preferenciales, sin embargo, esa fue una realidad que escapa al marco temporal acerca del cual versa este articulo. Lo importante, en este sentido, es la prolongada inestabilidad de la mineria cuprifera la que, pese a que desde el punto de vista del empleo y de la inversion, no la convertia en la actividad mas importante de la economia provincial, si eran determinantes sus articulaciones con otros sectores productivos, en particular, aunque no exclusivamente, con la agricultura.

La escasa efectividad de la CACREMI fue el fruto de las condiciones en que comenzo sus operaciones. En la medida en que el pais carecia de un catastro geologico, la necesidad de "elaborar uno de manera acelerada era indispensable, de manera de determinar la dimension de los recursos minerales del pais en explotacion y los potenciales". No era esa una tarea facil, pues hasta entonces los datos disponibles no eran sino "los magros e incompletos, registros disponibles en las estadisticas anuales del gobierno acerca de los minerales explotados, fundidos y exportados". Los datos recolectados por los ingenieros en las faenas respecto de tonelaje disponible para explotacion en las minas y sobre las posibilidades de una rapido aumento de la produccion no eran como para ser optimistas, pues el tonelaje disponible en las minas era practicamente inexistente y si lo estaba se reducia a desechos de baja ley o se trataba de depositos abandonados en las minas. Muchos de ellos estaban bajo el agua y sin posibilidades de transporte, elevacion o de una exploracion y explotacion eficiente. No habia electricidad u otras fuentes de energia barata y, "para completar una triste historia, la mayor parte de los ferrocarriles que servian a los antiguos distritos y campamentos mineros habia sido abandonados".

Segun el mismo experto, "revivir a tal invalido, casi en los ultimos dias de su extincion--pues asi es la manera en que uno podria describir a la industria minera chilena cuando la CACREMI fue creada--, no [seria] una tarea facil". Afortunadamente, segun el, los mineros comienzan a percibir que la institucion representa el ultimo esfuerzo del gobierno para revivir la industria (43).

Las expectativas de una recuperacion de la mineria aumentaron cuando el 23 de enero de 1930 se promulgo el nuevo codigo de Mineria, que reemplazo al de 1888, que liberalizo las reclamaciones e incluyo a aquellas de un mayor numero de minerales metalicos y no metalicos. Junto con ello, el nuevo marco institucional elimino la disposicion que permitia reclamar la propiedad en un radio de 5 kilometros en el plazo de 50 dias de despues de verificada la "denuncia" original, pero hizo mandatorio el peritaje en un plazo de 180 dias. Tambien elimino la prohibicion de que una persona hiciera efectiva mas de tres denuncias (44). Sin embargo, ello no fue suficiente para remontar las dificiles condiciones internas y externas que evolucionaban negativamente y que no solo mantenian postrada a la mediana y pequena mineria, sino que amenazaban su vigencia.

En esas circunstancias, no solo la crisis de la mineria regional arrastro con ella al sector agropecuario de la provincia. Junto a ello, y en la medida en que uno de sus mercados tradicionales mas importantes desde la decada de 1880 se torno inestable a partir de la Primera Guerra Mundial y desde 1931--con el colapso definitivo de la produccion de salitre, y a pesar de los programas gubernamentales de lavaderos de oro--practicamente desaparecio. En este sentido, fueron dos las variables en juego: en primer lugar, la mineria tradicional redujo sus operaciones de manera tal que sus compras en el sector agropecuario local cayeron sustancialmente; a esto se anadio la inestabilidad de la industria salitrera a partir del inicio de la Primera Guerra Mundial y luego, en 1930, su colapso definitivo, lo cual privo al sector de un mercado que habia sido vital para la colocacion de sus productos.

En ese escenario, se verificaron complejos procesos en el mundo rural de la provincia, que hacia la decada de 1950, redundaron en una severa crisis que tuvo expresiones sociopoliticas importantes. En primer lugar, se verifico un estancamiento de la produccion, en particular de aquellos cultivos y produccion pecuaria y derivados, que habian tenido salida a los mercados ya mencionados. La busqueda de mercados alternativos fue un proceso tan arduo como prolongado, pues no solo la concentracion urbana de la provincia era escasa y la demanda limitada, sino que la reorientacion de la oferta a los mercados de Santiago y la conurbacion Valparaiso-Vina del Mar estaba limitada por los problemas historicos derivados de la precaria conectividad, expresada en escasos y rudimentarios caminos y en el deficiente y oneroso servicio prestado por el ferrocarril longitudinal. Esto explica el clamor por un mejoramiento en el servicio ferroviario y la construccion de nuevas lineas, asi como por el desarrollo caminero en general, y la demanda por la construccion de la carretera panamericana en particular.

En segundo lugar, y como consecuencia de lo anterior, el mundo rural experimento un fuerte repunte de la agricultura de subsistencia y una creciente presion sobre la tierra y el agua, impulsada en parte importante por el influjo de migrantes del Norte Nuevo. Esto explica de manera importante los procesos demograficos globales de la provincia a partir de la decada de 1950, expresados en la inversion de la relacion poblacion rural/poblacion urbana vigente desde la decada de 1880.

En esas circunstancias, no fue extrano que los sectores productivos de la provincia de Coquimbo languidecieran o sobrevivieran precariamente. A lo largo de tres decadas, entre 1920 y comienzos de la decada de 1950, la provincia vivio enfrentando problemas agudos, diversos y complejos: desempleo, emigracion y migraciones internas, atraso productivo, degradacion de suelos y sequia. La respuesta local fue debil, y si bien el Estado desarrollo algunos importantes proyectos de infraestructura (especialmente embalses--aunque algunos de estos con graves deficiencias tecnicas--y obras de riego), los esfuerzos desplegados no fueron suficientes para revertir la situacion (45).

El empleo minero se redujo sustancialmente, y en algunos departamentos de la provincia de Coquimbo, en particular en el de La Serena, practicamente desaparecio. En los tres departamentos provinciales historicamente con mayor densidad de produccion cuprifera (Coquimbo, La Serena y Ovalle), el numero de barreteros, apires y "canchamineros" comenzo a caer rapidamente y, hacia 1917, eran tan solo un septimo del promedio del primer quinquenio de la decada de 1870 (8.500 y 1.500 trabajadores, respectivamente). En los ultimos anos de decada de 1920, este tipo de empleo practicamente desaparecio (46). Hacia 1952 laboraban en cobre y oro 3.616 personas.

La estadistica no entrega datos de empleo para la decadas de 1930 y 1940, e incluso los referidos a produccion son complejos debido a discontinuidades y falta de consistencia. Sin embargo, antecedentes indirectos, como las compras de minerales y concentrados de co bre por parte de la CACREMI, apuntan a muy bajos niveles en la decada de 1930 y a una marcada inestabilidad, pero en tendencia a la recuperacion en la de 1940, como producto de los vaivenes en el mercado y el escenario politico internacional.

[GRAFICO 3 OMITIR]

[GRAFICO 4 OMITIR]

Si la perdida de poblacion, la declinacion de la actividad economica y del comercio, junto con el deterioro de la calidad de vida son caracteristicos de regresion, entonces el Norte Tradicional llego al nadir de su fase regresiva--iniciada en el ultimo cuarto del siglo XIX--en el primer tercio del XX, y se mantuvo en un estado de estancamiento por los siguientes 30 anos.

Como consecuencia de lo anterior, a partir del periodo inter censal 1940-1952 se inicio un fuerte proceso migratorio en el interior de la provincia hacia las principales ciudades, las cuales solo ofrecian empleo precario en el sector servicios; por otra parte se registro una continua corriente migratoria, en menor escala que antano pero no por ello no significativa, a la provincia de Antofagasta y al Departamento de Chanaral, especificamente al entorno del yacimiento de cobre de Potrerillos y al de la fundicion de cobre de Paipote, en el de Copiapo. Tambien se verifico un importante flujo hacia las provincias de Santiago y Valparaiso, y alguna evidencia sugiere que al mundo rural de la de Aconcagua.

[GRAFICO 5 OMITIR]

IV. CONCLUSION

Los tres procesos descritos contribuyeron decisivamente a la generalizacion de la crisis detonada por aquella de la mineria a todos los ambitos de la provincia. Pero en lo que dice relacion al sector agropecuario y la mineria, esos acontecimientos dislocaron la historica articulacion o imbricacion agro/mineria y dieron lugar a la culminacion del proceso de deterioro historico.

Acerca de lo que ocurrio entonces, me apoyo en Pierre Vilar y propongo que al haberse fracturado la relacion con el centro del andamiaje del mercado del cobre, se genero "una 'crisis general', estancamiento e incluso decrecimiento". Desde la perspectiva de los acontecimientos ocurridos desde la Primera Guerra Mundial, que culminaron en la "crisis general" de la decada de 1930, es plausible plantear que a partir de entonces se genero una nueva coyuntura critica prolongada, lo cual le da, analiticamente, al estudio de la crisis de la antigua provincia de Coquimbo, un caracter secular, y que en algunos momentos llevo a que comarcas extensas experimentaran reversiones a rasgos propios de una "economia de antiguo regimen". En lo que dice relacion con los "modos de produccion" vigentes, se generaron situaciones de las que se puede derivar una proposicion teorica fundamental: los pequenos productores, agropecuarios y mineros, a partir de la crisis de comercializacion de su oferta, quedaron absolutamente librados a sus posibilidades de subsistencia, lo cual incremento su dependencia respecto de los sectores de comercializacion--tanto privados como estatales--y la vigencia de relaciones pre capitalistas de produccion.

El proceso social que desato la crisis del cobre en el Norte Tradicional fue complejo, profundo y extendido en el tiempo. Por una parte, el deterioro economico generado por la crisis de la mineria tradicional freno el desarrollo de los mercados de factores y de bienes y servicios. Por otra, introdujo un elemento de inestabilidad y desarraigo en una sociedad en la que el problema de la movilidad de la fuerza de trabajo fue un componente critico permanente y determinante en su crisis y decadencia. En otra dimension, deterioro definitivamente uno de los componentes de la articulacion historica, forjada a partir del siglo XVII, que vinculaba a la agricultura y a la mineria como ejes de una estrategia de vida, basada en la complementariedad de ambas actividades, de importantes comunidades.

Recibido: 18 de marzo de 2012

Aprobado: 07 de julio de 2012

(1) Sesion Ordinaria del Senado (CS. SO.) 34a, 23.VIII.1967. Julieta Campusano Chavez nacio en Tocopilla en 1918; militante del Partido Comunista de Chile fue diputada por Santiago (2 Distrito, 1961-1965) y Senadora por la agrupacion Atacama Coquimbo (1965-1973). Murio en 1991.

(2) Oficina de Planificacion Nacional (Odeplan), Plan operativo anual 1971. III Region Atacama-Coquimbo, 4-6.

(3) Arnold J. Toynbee, Entre el Maule y el Amazonas (Buenos Aires--Santiago, Francisco de Aguirre, 1968), 89.

(4) Odeplan, Bases para el desarrollo de la Provincia de Coquimbo (Santiago: Odeplan, (mimeo), 1969), 2-5. Los enfasis en el original.

(5) Ibid., 6.

(6) Sesion Extraordinaria del Senado (CS.SE), 3a, 15.X.1895, p. 35.

(7) En mi trabajo "Del auge a la crisis y la decadencia. La mineria del cobre en el Norte Chico 1850-1930", en Luis Ortega, Milton Godoy y Hernan Venegas, Mineria y sociedad en el Norte Chico, 1840-1930 (Santiago: Academia de Humanismo Cristiano--Universidad de Santiago de Chile, 2009), 17-66.

(8) William L. Alexander, Resilience in Hostile Environments. A Comunidad Agricola in Chile's Norte Chico (Bethlehem: Lehihg University Press, 2008), 25-26.

(9) Como lo planteo Witold Kula en su articulo "Los estudios sobre la formacion del capitalismo" en Luigi Cafagna et. al., Industrializacion y subdesarrollo (Madrid: Tecnos, 1974), 163-183.

(10) Engineering and Mining Journal (EMJ)16.V.1925; precios en New York. Ello implicaba que el precio retornaba al nivel de 1895 cuando alcanzo los 10,76 centavos de dolar por libra; en 1913 el precio promedio fue de 15,26 centavos y llego a un maximo de 27,20 en 1916. En 1920 el precio promedio fue de 17,46 centavos; datos de Ibid, 12.II.1921.

(11) Publicacion extraordinaria El Atacama de 1930; citada por Leland R. Pederson, La industria minera del Norte Chico. Chile (Santiago: RIL Editores, 2008), 25. El comentario acerca de la disminucion de poblacion esta refrendado por el resultado del Censo de aquel ano que arrojo una poblacion de 1.546 personas para la comuna; en 1920 el registro fue de 2.454 mientras que en 1907 alcanzo a 2.778. Datos de Direccion General de Estadistica, Resultados delX Censo de Poblacion de 1930, Santiago, Universo, 1931, 48

(12) Joan Fox-Przeworski, The Decline of the Copper Industry in Chile and the Entrance of American Capital (New York: Arno Press, 1980), capitulo I; Christopher J. Schmitz, "The Changing Structure of the World Copper Market, 1870-1939", Journal Of Economic History, vol. XXVI, 2 (1984): 303, Table 3; Luis Ortega, "Las transformaciones en el mercado internacional del cobre y la decadencia de la region minera tradicional de Chile, 1875-1920", Tiempo y Espacio, vol. 20, (2008): 14-28.

(13) Censos de Poblacion, anos respectivos. Tambien INE, Poblacion de los centros poblados de Chile. 1875-1992 (Santiago: Instituto Nacional de Estadisticas, s/f), 39.

(14) Las informaciones acerca de produccion minera en Atacama y Coquimbo desaparecen del Anuario Estadistico a comienzos de la decada de 1890 y solo se publicaron nuevamente a partir de 1911. Mi vision acerca de la nula respuesta de la mineria nacional al aumento del precio en el mercado internacional en "Del auge..." en Ortega, Godoy y Venegas, La Mineria del Cobre en..., 17-66

(15) Con datos de Anuario Estadistico, anos respectivos.

(16) Idem.,

(17) Fox-Pzerworski, The Decline of the Copper Industry in Chile and...., en particular el capitulo V en que hay un detallado analisis de los problemas de transporte en el Norte tradicional y de su impacto negativo en la mineria. Guillermo Subercaseaux, Subercaseaux, "Politica economica", en Boletin de la Sociedad de Fomento Fabril, XXVII (1910): 818-819, se refiere a los problemas de la marina mercante nacional. El tema de la marina mercante en el contexto de los primeros 18 meses de la Primera Guerra Mundial fue central en los planteamientos del nacionalismo chileno temprano, como quedo en evidencia en los escritos de Subercaseaux, entre otros. Pero fue un problema y un tema no solo chileno, sino latinoamericano; al respecto Bill Albert, South America and the First World War. The impact of the war on Brazil, Argentina, Peru and Chile (Cambridge: Cambridge University Press, 1988), 37-41.

(19) Ibid., 36-37

(18) Santiago Macchiavello V., El problema a de la industria del cobre en Chile y sus proyecciones economicas y sociales 2 vols., (Santiago: Imprenta de la Penitenciaria, 1923), vol. II, 35-35. Es importante senalar que la tesis del libro plantea "El fomento de la industria del cobre en Chile en un espiritu nacionalista", Portada.

(20) Ibid., 37. Es mi tesis en el capitulo III, parte 1, en mi libro Chile en ruta al capitalismo. Cambio, crisis y depresion 1850-1880 (Santiago: Dibam/LOM, 2005).

(21) En su articulo "The Mining Bank of Chile Embarks on Definite Subsidizing Program" en EMJ, vol. 129, 9.I.1930, 17

(22) Angela Vergara, Copper Workers, International Business and Domestic Politics in Cold War Chile (Pennsylvania: The Pennsylvania State University Press, 2008), 49.

(23) Arthur Conning, "Estimacion de la migracion internamente clasificada por edad y sexo en las provincias y regiones de Chile durante los anos 1940-1952, 1952-1960 y 1952-1960", Serie D, No. 36, Santiago, CELADE, 1969; Jorge Zuniga, La emigracion rural en la provincia de Coquimbo (Informe Preliminar), Santiago, ILDIS, Serie Estudios y documentos, No. 16, 1971, Cuadro No. 23 senala que en el periodo 1940-1970 el peso relativo en la emigracion total desde la provincia de Coquimbo a la de Atacama fue de 17,3 por ciento; Philippe Hamelin, "Poblamiento de la Region de Coquimbo: el rol de las migraciones", en Patrick Livenais y Ximena Aranda (eds.), Dinamicas de los sistemas agrarios en Chile arido: la region de Coquimbo (Santiago: Universidad de Chile, Institute de Recherche pour le Developpement-Universidad de La Serena, 2003), 195-196, 198-199 y 203.

(24) Texto reproducido por Janet L. Finn en Tracing the Viens. Of Copper, Culture and Community from Butte to Chuquicamata (Berkeley: University of California Press, 1998), 115. El original en Oasis, 6.VI.1964. Publicacion de la Chile Exploration Company.

(25) Jurgen Bahr, "Agriculture, Copper Mining, and Migration in the Andean Cordillera of Northern Chile" Mountain Research and Development, Vol. 5, 3 (1985): 279-284.

(26) Luis Ortega M., "Migrantes en el Norte Tradicional o Chico: El caso de la Provincia de Coquimbo 1921-1971". Espacio Regional. Revista de Estudios Sociales, Vol. 1, 8 (2011): 129-151.

(27) Pederson, La industria minera del Norte ..., 293.

(28) Idem.

(29) Rodolfo Jaramillo, "Programa de estudios para el desarrollo de la mineria en Coquimbo y Atacama", en Boletin Minero de la Sociedad Nacional de Mineria, LII / 483 (1942): 11-12.

(30) Thomas Weaver, "Mapping the Policy Terrain: Political Economy, Policy environment and Forestry Production in Northern Mexico", Journal of Political Economy, vol. III, 37 (1996): 37-68, para un analisis acerca de esta dimension analitica. Citado por Alexander, op. cit., p. 33.

(31) Loc. cit., (Santiago, Corporacion de Fomento de la Produccion, 1939), 3.

(32) Ibid., 5.

(33) Alberto Herrmann, "Estado de la mineria del cobre en Chile", Boletin de la Sociedad Nacional de Mineria, 40 (1900): 99 et. seq., describe el intrincado proceso de comercializacion de minerales por parte de los "pequenos mineros" como tambien de los medianos que no contaban con plantas de procesamiento.

(34) Anonimo., "Conclusiones del Congreso Minero de Copiapo", Boletin Minero de la Sociedad Nacional de Mineria, ano LIII, vol. XLIX, (1937): 1591-1613.

(35) Como nota 5. El enfasis es mio.

(36) Camara de Diputados, Sesiones Extraordinarias (CD. SE) 1897-1898; Sesion 9a, 29.X. 1897; p. 152. En 1898 el Presidente de la Republica remitio un proyecto sobre "fomento i proteccion a la industria minera", que nunca fue tramitado; Sesiones Ordinarias (SO) 1898, Sesion 57a, 7.IX.1898, 1088-1089.

(37) CD.SO., 1913, Sesion 16a, 28.VI.1913. CD. SE., 1916, Sesion 58a, 18.VII.1916; 1917-1918, sesiones 19a y 32a en 3.XII.1917 y 18.VII.1918, 553 y 963 respectivamente. Los diarios El Atacameno y El Amigo del Pais, ambos de Copiapo, durante los anos 1928 y 1929 son un buen ejemplo de prensa periodica acerca de este tema.

(38) Como nota 24.

(39) Pederson, Op. cit., 293. Pederson confunde al pequeno minero y al pirquinero en uno la figura de este ultimo. El "habilitador" es equivalente al "aviador", es decir el comerciante citadino, ya presente en el periodo hispanico, que manejaba la operacion minera.

(40) Esas denuncias se verificaron con periodicidad a partir del ano 1947. CD. SO., Sesion 11a, 24.VI.1947, pp. 193-196. En 1954 el Diputado socialista por Atacama, Alejandro Chelen, se refirio abiertamente a los escandalos en anos recientes en la CACREMI; CD. SO., 31a, 14.VII.1954, 20.VII, 1954, 1307-1309. Chelen nacio en Chanaral en 1912; fue diputado por La Serena, Coquimbo, Elqui, Ovalle, Combarbala e Illapel desde 1949 a 1957. Desde este ultimo ano y hasta 1965 fue Senador por la agrupacion Atacama y Coquimbo. Murio en 1990.

(41) Diputado Edmundo Pizarro, en CD. SO, 3a, 4.VI.1952, 193. Pizarro nacio en Ovalle en 1898. Militante del Partido Democrata y luego del Liberal. De "profesion ingeniero fue diputado por La Serena, Coquimbo, Elqui, Ovalle, Combarbala e Illapel desde 1945 a 1954. Murio en el ejercicio de su cargo en 1954.

(42) Idem.

(43) Fernando Benitez, "The Mining Bank of Chile", EMJ, 9.I.1930, 17.

(44) "New Chilean Mining Code gives wider Scope to the Industry", EMJ, 24.II.1930.

(45) Ortega, "Introduccion", en, Ortega, Godoy y Venegas en, Sociedady Mineria en el Norte..., 1.

(46) Siguio existiendo el pirquen, como practica extendida, pero no hay registro del numero de personas involucradas. En [AUTOR] Crecimiento y desarrollo (Barcelona: Planeta, 1993), 23.

Luis Ortega Martinez, Departamento de Historia de la Universidad de Santiago de Chile, Ph. D, University of London, 1979. Este es un producto del proyecto FONDECYT 1095107, y recoge las discusiones en torno a los problemas de la region que he sostenido con los integrantes del equipo de investigacion del proyecto, en particular con Igor Goicovic, Eduardo Lopez, Javier Rivas y Enzo Videla. El autor agradece la asistencia editorial de Antonia Ortega Veneros. Parte de la investigacion fue realizada durante mi estancia en calidad de Visiting Scholar en el David Rockefeller Center for Latin American Studies, de Harvard University, en 2009. E-mail: luis.ortega.m@usach.cl
Tabla I.
Distribucion de la poblacion
de Coquimbo, 1865-1982.

Anos    Urbana     Rural     Total

1865    42.275   103.620   145.895
1875    88.455    69.284   157.739
1885    96.371    79.973   176.344
1895    87.225    73.673   160.898
1907    52.498   122.523   175.021
1920    54.625   105.631   160.256
1930    63.676   134.960   198.636
1940    85.391   160.218   245.609
1952   103.230   158.939   262.169
1960   160.148   148.843   308.991
1970   205.025   133.621   338.646
1982   309.149   110.807   419.956

Fuente: Censos de Poblacion, anos
respectivos.

Tabla II.
Poblacion de ciudades de la Region de Coquimbo que en
1982 tenian mas de 5.000 habitantes 1907-1982.

             1907     1920     1930     1940     1952

Andacollo   1.045     601      922     6.748    3.948
Coquimbo    12.106   15.438   17.121   18.868   24.878
Illapel     3.359    3.189    4.405    6.085    8.152
La Serena   15.996   15.240   20.698   21.742   33.785
Los Vilos     0        0       832     1.305    1.747
Ovalle      6.988    9.172    11.795   14.807   17.573
Salamanca   1.397    1.906    2.134    2.819    2.635
Vicuna      2.949    2.900    3.121    3.415    3.545
            43.840   48.446   61.028   75.789   96.263

             1960      1970      1982      1992

Andacollo    5.381     6.031     7.790    10.216
Coquimbo    33.749    50.405    62.186    110.897
Illapel     10.395    12.246    15.523    18.868
La Serena   40.854    61.897    83.238    109.293
Los Vilos    3.027     4.106     6.520     9.422
Ovalle      25.282    31.756    43.023    53.515
Salamanca    3.197     4.677     6.547     9.454
Vicuna       4.144     5.107     6.316     7.716
            126.029   176.225   231.143   329.381

Fuente: Censos de Poblacion, anos respectivos.
COPYRIGHT 2012 Universidad Academia de Humanismo Cristiano. Facultad de Filosofia
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2012 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Ortega Martinez, Luis
Publication:Tiempo historico
Date:Jun 1, 2012
Words:11566
Previous Article:Dictadura militar y lucha armada en Argentina: la fuga de Rawson y la masacre de Trelew (1972).
Next Article:Rugendas, artista viajero y su aporte a la construccion de la representacion indigena.

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2019 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters