Printer Friendly

La ciudad dividida. Protesta altermundista y violencia politica en Guadalajara.

Guadalajara: a divided city. Political violence and anti-globalization protest

Introduccion

En este articulo estudio una serie de episodios de protesta que colectivos y organizaciones altermundistas realizaron en el contexto de la Tercera Cumbre de Jefes de Estado y de Gobierno de America Latina y El Caribe-Union Europea (ALCUE) en la ciudad de Guadalajara, Jalisco, y que, al entrar en contacto con el proceso politico local, configuraron un escenario de enfrentamientos simbolicos y altercados fisicos que, finalmente, desemboco en un episodio de violencia politica el 28 de mayo de 2004.

Las protestas altermundistas tenian como objetivo, por un lado, la manifestacion publica de su oposicion a la realizacion de la Cumbre y, por otro lado, la presentacion de propuestas "alternativas" al modelo de "globalizacion economica" que se discutia al interior de la reunion de jefes de Estado y de gobierno. Las acciones de protesta se planearon a partir de la convocatoria publica hecha por distintas redes de organizaciones tanto nacionales como transnacionales mediante la cual invitaban a organizar una contracumbre. (2)

En este contexto, el objetivo general de la investigacion ha sido explicar la relacion entre los grupos movilizados, sus estrategias de contencion y el proceso politico local para entender como afectaron la dinamica de las protestas y condicionaron el surgimiento de episodios de violencia politica, ya sea fisica o simbolica.

La perspectiva teorica que ha guiado el trabajo de campo estudia la organizacion, movilizacion y manifestacion de actores colectivos desde la dimension del uso estrategico de los recursos organizativos, culturales y politicos, su interaccion con la dinamica politico-institucional en un ambiente de conflicto, y la emergencia de procesos adyacentes como los ciclos de protesta y las espirales de violencia. Asimismo, me he valido de las interpretaciones teoricas que desde esta perspectiva de estudio se han elaborado sobre la dimension transnacional de las movilizaciones altermundistas. (3)

Ante el clima de polarizacion extrema en el que se suscitaron las protestas altermundistas en Guadalajara, me he preguntado, ?cuales fueron las condiciones politicas en Jalisco, cuales las estrategias de protesta de los grupos altermundistas y de que manera la interaccion entre ambos resulto en el episodio de violencia politica del 28 de mayo de 2004?

La hipotesis de trabajo es que al abrirse un campo de contencion en el contexto de la Tercera Cumbre ALCUE, y dadas, por un lado, la complejidad interna de los actores altermundistas (organizaciones y colectivos locales, nacionales y transnacionales con diversos marcos y repertorios de accion) y, por el otro, las caracteristicas del proceso politico local y algunos sectores de la sociedad jalisciense (una estructura de oportunidad politica cerrada a las movilizaciones, con un acendrado conservadurismo en la region), se desencadeno una disputa estrategica por la definicion del sentido de las protestas que dio paso a una construccion y representacion distorsionada de los grupos movilizados, lo cual polarizo y radicalizo, aun mas, las diferencias entre los grupos altermundistas y las autoridades politicas. Tal episodio se enlazo, ademas, a un proceso de difusion de oportunidades de movilizacion que finalmente gatillo una espiral de violencia politica. (4)

Para observar lo anterior, y dado que la investigacion busco adentrarse en el horizonte de sentido de los actores para, desde ahi--y de la mano de las herramientas conceptuales provistas por la teoria--elaborar una descripcion que sirviera como base para la comprension del sentido de la accion social de las organizaciones y colectivos altermundistas y de los procesos causales implicados en su movilizacion, el diseno metodologico se planteo bajo los principios de un estudio cualitativo. Por tanto, se realizo un trabajo de campo en dos fases.

La primera fase correspondio a la investigacion de gabinete en la que se realizaron tareas de investigacion bibliografica, documental y hemerografica que no solo proporcionaron informacion sobre los actores, sino que tambien permitieron el acopio de datos sobre el sistema politico jalisciense, los grupos de interes y su papel durante los acontecimientos. Ademas, se analizaron los materiales difundidos por los actores involucrados en las protestas, asi como las notas periodisticas publicadas en la prensa local acerca de la organizacion, el desarrollo de los acontecimientos y su desenlace. (5) La segunda etapa de la investigacion--o el trabajo de campo--se llevo a cabo en la ciudad de Mexico y en el area conurbana de Guadalajara, Jalisco, y consistio principalmente en la conduccion de 15 entrevistas semiestructuradas. En terminos practicos, la informacion recolectada permitio una comprension mas clara de las razones de los activistas para movilizarse y organizar sus protestas. En el diseno metodologico de la muestra se busco, principalmente, hacer valer el principio de la diversidad y pluralidad de las fuentes como condicion para lograr mayor densidad y rango de informacion, de tal suerte que se realizaron entrevistas tanto a los activistas que participaron a lo largo de las manifestaciones de protesta altermundistas como a quienes estuvieron presos, a dirigentes de organizaciones de la "sociedad civil", a los abogados defensores de los detenidos y a academicos que siguieron el caso.

Las movilizaciones altermundistas de la ciudad de Guadalajara, Jalisco, representan un caso relevante de politica contenciosa cuyo estudio contribuye a la comprension de las relaciones entre proceso politico, protesta y violencia (McAdam, Tarrow y Tilly, 2001; Tilly, 2003). Mas aun, profundizar en una de las dimensiones y aristas recurrentes dentro del movimiento altermundista --la violencia--contribuye con mas conocimiento a los pocos pero solidos estudios existentes sobre los sucesos de Guadalajara (Martinez, 2007; Ramirez Saiz y De la Torre Castellanos, 2009). Al mismo tiempo, es una pieza mas en los estudios sobre el altermundismo en Mexico (Pleyers, 2009; 2010) y aporta a la discusion que sobre el tema se ha generado (Della Porta y Tarrow, 2005; Della Porta et al, 2006; Tarrow, 2005). No esta de mas apuntar que la violencia politica, ya sea fisica (represion) o discursiva y simbolica (criminalizacion de la protesta), es un hecho recurrente en los regimenes politicos en cambio y, sin duda, un tema contemporaneo en Mexico.

Una vez hechas estas aclaraciones sobre el estudio, a continuacion (I) expongo como, a traves de diversos canales, un heterogeneo conglomerado de redes, organizaciones y colectivos altermundistas abrieron un campo de contencion al converger en la organizacion de las protestas de Guadalajara. Se trataba, en efecto, (II) de actores sumamente diferenciados en sus formas de organizacion, marcos y repertorio de accion; rasgo que traeria consigo problemas de coordinacion y de produccion de consensos internos. (III) Dadas las caracteristicas del sistema politico local y sus estrategias de manejo de la disidencia, pronto se levanto una distincion entre los dos actores principales (los movilizados y el gobierno estatal y el municipal), la cual polarizo el campo de movilizacion y conflicto y devino en una espiral de violencia politica (IV). Termino con unas reflexiones generales sobre los alcances explicativos del modelo teorico utilizado (V).

I. Apertura de un escenario de contencion

La Tercera Cumbre ALCUE fue un escenario que genero enormes expectativas para sus participantes no solo por lo que significaba para el pais fungir como organizador y anfitrion, sino tambien en terminos del potencial que representaria la firma de convenios de cooperacion economica y politica con la region latinoamericana y la Union Europea. (6) La Cumbre era, en cierto modo, una ceremonia mas de la politica global que, a cambio, ofreceria los acuerdos necesarios para dar certidumbre a las relaciones politicas, diplomaticas y economicas entre los Estados. Sin embargo, ni los Estados ni sus gobiernos, ni las instituciones internacionales que aquellos coadyuvan a construir y mantener eran, para ese momento, los unicos actores en un contexto internacional complejo (cfr. Della Porta y Tarrow, 2005: 227 ss).

En efecto, la III Cumbre ALCUE no se iba a llevar a cabo en la soledad del Hospicio Cabanas, sede del encuentro. Tampoco los acuerdos que en su interior se firmaran estarian exentos de protestas y propuestas "alternativas". Desde meses atras, diversos sectores de la sociedad se preparaban para aprovechar tal oportunidad y organizar foros y eventos con la pretension de hacerse escuchar ante los organismos oficiales. Sin embargo, arribar a las inmediaciones de la Cumbre ALCUE habilitado como activista no era, ni una tarea sencilla, ni tampoco parte del repertorio de accion de todos los colectivos y organizaciones involucrados. En realidad, para no pocos grupos, la Cumbre representaba un evento que ofrecia canales de participacion politica y protesta social hasta entonces ineditos. Para otros era apenas el inicio de una incipiente tradicion entre grupos que todavia no acertaban a definir un nombre propio que los identificara: "altermundialistas", "altermundistas" o "globalifobicos". De ahi que todos los manifestantes, individuales o colectivos, hicieran uso de recursos diferenciados del contexto internacional de oportunidad (cfr. Tarrow, 2005: 19 s) para personarse en la Cumbre y manifestarse.

En efecto, para manifestarse ante los acuerdos de la Cumbre y, en algunos casos, presentar propuestas "alternativas" ante los representantes de los Estados y gobiernos, hubo tres vias. 1) Los canales institucionales abiertos ex profeso por las autoridades organizadoras de la Cumbre, las cuales acogieron la participacion de organizaciones de la sociedad a traves de la presencia directa de representantes sociales en la mesas de trabajo y mediante el apoyo para la realizacion de foros, cuyas propuestas serian consideradas por los representantes de los jefes de Estado. Sin embargo, tales mecanismos de apertura (Sikkink, 2005) solo permitieron la participacion de actores reconocidos por las instituciones oficiales.

Diferentes fueron los mecanismos que utilizaron organizaciones de la sociedad sin tales privilegios. 2) Estos ultimos se valieron, por un lado, de su experiencia y trayectoria de larga data en el activismo transnacional, lo cual ademas fue clave en el proceso de organizacion de la contracumbre. Aqui destaca, por ejemplo, la Red Mexicana de Accion Frente al Libre Comercio (RMALC), la cual era ya un referente indispensable dentro del sector de las organizaciones de la "sociedad civil" en Europa y America Latina, lo que le habia permitido manifestarse y organizar foros en diversas cumbres internacionales, de las cuales Guadalajara represento una mas. Apegada al modelo de red (Keck y Sikkink, 2000: 26 ss), la RMALC, por ejemplo, tuvo la capacidad de realizar un intenso trabajo de consenso entre las organizaciones que la formaban, asi como entre organizaciones de caracter nacional, regional y local que se sumaron a las movilizaciones en torno a la III Cumbre ALCUE. Por otro lado, junto a las redes de organizaciones, los colectivos altermundistas hicieron lo propio al convocar a la realizacion de protestas. La convocatoria publicada por grupos como "La Haine" fue, hasta cierto punto, independiente de las convocatorias de las redes de organizaciones como la RMALC, tanto en sus contenidos, como en la forma y en los sectores a los que se dirigieron. En este segmento del altermundismo habia una clara voluntad de sumar esfuerzos sin ningun dogmatismo practico o doctrinal, por lo que las invitaciones fueron abiertas, sin distincion de "ciudadania", "nacionalidad" o "ideologia", lo cual resultaria en la convergencia de actores radicalmente disimiles. (7)

Finalmente, 3) un tercer grupo de participantes, compuesto por las organizaciones y colectivos locales, no desaprovecharon la oportunidad que la Cumbre representaba, por lo que se incorporaron a las actividades de protesta formando su propio espacio de convergencia, una red que nombraron "Otro Mayo Guadalajara", la cual les permitiria identificar problematicas comunes y consensuar ciertas estrategias de accion para hacer publicas sus demandas durante la coyuntura que ofrecia la Cumbre. Al mismo tiempo, la red les permitiria construir vinculos y objetivos a largo plazo.

En general, todos los actores tuvieron en sus manos diversos mecanismos para acceder a las manifestaciones, los cuales dependian de la historia social y trayectoria politica de los colectivos, organizaciones y redes transnacionales, de la estructura de sus organizaciones, de sus intereses y programas y, sin duda, de sus aliados. De ahi que, independientemente de sus proyectos o lineas de accion, para los movilizados la Cumbre represento un escenario ideal para, si, protestar contra el "calentamiento global", pero tambien para dar voz a reivindicaciones locales y regionales del Estado, la ciudad y el area metropolitana de Guadalajara. En este sentido, es interesante anotar como las condiciones de un complejo escenario internacional (Della Porta y Tarrow, 2005; Tarrow, 2005) hicieron posible la interaccion entre latitudes (locales, nacionales e internacionales) y longitudes diferenciadas (entre activistas, entre Estados y gobiernos y entre redes y colectivos) y abrieron una "ventana de oportunidad" (Kolb, 2005: 115) para la protesta publica. Ademas de las posibilidades de manifestacion que brindo la Cumbre ALCUE, las redes de activismo transnacional que convocaron a la contracumbre funcionarian como spin-offmovements (McAdam, 1996: 32), al facilitar y difundir oportunidades para la manifestacion de otros movimientos y al permitir la conjuncion de distintos modelos de accion colectiva entre actores sumamente heterogeneos. Sin embargo, al configurar asi un campo de contencion, las diferencias en las formas de organizacion, marcos y repertorios de accion de los movilizados traeria consecuencias desastrosas para el desarrollo de los acontecimientos al configurarse una polarizacion radical frente al gobierno local. Observemos, primero, las caracteristicas de los grupos movilizados.

II. Los altermundistas: organizacion, marcos y repertorios de accion

Una vez abierto el escenario de la contencion, se evidencio lo diverso y complejo del conglomerado de manifestantes convocados. En efecto, en Guadalajara convergieron sindicalistas y ecologistas, activistas e investigadores militantes, anarquistas y comunitaristas, colectivos locales y redes transnacionales. Para darle cierta coherencia a la descripcion de los actores, (8) podemos clasificarlos, si bien esquematicamente, con base en la localizacion del espacio de contencion en que actuan (local, regional, nacional o transnacional); por su forma de organizacion (que va de estructuras burocraticas y centralizadas a colectivos descentralizados y sin estatus juridico); por los sectores sociales que representan (sociedad civil, campesinos, sindicatos, colectivos de artistas y de anarquistas) e, incluso, por el tipo de estrategias de protesta (organizacion de foros o accion directa disruptiva). Hasta cierto punto, tal heterogeneidad entusiasmaba porque abria la posibilidad de desechar la distincion entre viejos y nuevos movimientos sociales al adoptar, los primeros, muchas de las formas de activismo y mecanismos de coordinacion y comunicacion del movimiento de protesta global, mientras que, desde sus primeras protestas, los altermundistas habian logrado integrar a sus programas, reivindicaciones y demandas de sindicalistas, campesinos y obreros (Eggert y Giugni, 2012).

Pero mas alla de su potencial transformador en la esfera de los movimientos sociales, en Guadalajara tal diversidad trajo consigo problemas de organizacion, ya que entre los activistas, los distintos mecanismos de toma de decisiones y de coordinacion y ejecucion de actividades hacia dificil los intentos de acciones conjuntas. Pero no solo eso. A la variedad en las formas de organizacion de los manifestantes y activistas (organizaciones formales y colectivos), le correspondia una enorme pluralidad programatica entre actores que, si bien compartian dimensiones de un marco general de critica contra, por ejemplo, el modelo economico-financiero global, al mismo tiempo manifestaban profundas diferencias en el tipo de propuestas y alternativas que ofrecian (politicas publicas o anarquia) y en las estrategias de protesta (convencionales o de accion directa disruptiva). (9) Ademas, si bien es cierto que desde sus primeras manifestaciones globales el movimiento altermundista habia transitado por procesos de reflexion y aprendizaje en torno a manejar y aprovechar la riqueza y pluralidad en sus actores (Della Porta, 2005), en Guadalajara esa diversidad jugaria en su contra al imposibilitarlos, en multiples ocasiones, para elaborar estrategias conjuntas y eficaces de contrainformacion frente al discurso publico oficial.

Es interesante anotar que, si bien las relaciones entre formas de organizacion, marcos y repertorios de accion no son univocas, en este caso podemos trazar ciertos patrones entre las diferentes dimensiones de las organizaciones y los colectivos altermundistas. (10) En general se observan dos grandes categorias: por un lado, organizaciones formales con capacidad de elaborar diagnosticos y propuestas sistematicas y fincadas en estudios solidos de investigacion, con programas y planes de accion mas institucionales y propositivos y, por el otro, colectivos con repertorios de accion disruptivos y, en algunos casos, violentos, que fincaban sus criticas al "sistema" en diversas ideologias politicas y ofrecian alternativas de cambio radical por vias revolucionarias.

En la primera categoria (organizaciones formales), encontramos dos tipos de actores. Las organizaciones con fuertes vinculos con los Estados y gobiernos que participaron en la III Cumbre ALCUE y que tuvieron la capacidad de ofertar propuestas que, en cierta medida, serian consideradas dentro de las discusiones oficiales. (11) Aqui, por supuesto, no encontramos en su repertorio de accion ningun ejercicio de politica contenciosa que caracteriza a los movimientos sociales. Hay, en todo caso, la intencion "reformista" de apuntalar y, a veces, integrar reformas sociales, economicas o ecologicas dentro del paquete de acuerdos y convenios de los gobiernos y Estados.

Dentro de esta misma categoria, un segundo grupo lo ocuparon organizaciones de la sociedad que, como la RMALC, mostraban una larga historia de activismo social y de trabajo con redes transnacionales en la elaboracion de propuestas alternativas y en el llamamiento a manifestaciones de protesta. La estructura organizativa de estas redes les permite coordinar y hasta conducir la descentralizacion de sus organizaciones miembro, ya que al contar con intereses comunes y objetivos puntuales a largo plazo construyen relaciones estrategicas y estables, que dentro del juego de su autonomia e independencia las conduce por vertederos paralelos. Al mismo tiempo, al contar con recursos y presiones internas y externas para alcanzar sus objetivos, al interior de la organizacion (y entre las organizaciones de una misma red) se consolida una division del trabajo que permite su especializacion en ciertas areas de activismo, asi como la profesionalizacion de sus miembros. No es casual, ademas, que presenten una mayor estabilidad tanto en sus programas como en sus identidades como organizaciones dentro de una red. De ahi, por tanto, que en su repertorio de accion prevaleciera, por un lado, la presentacion ante los medios de comunicacion de diagnosticos con base en informes tecnicos que, lejos de satanizar el "capital transnacional", (12) en general pretendian exponer la distancia entre el discurso y las practicas de los gobiernos u organizaciones internacionales, y con ello ofrecer propuestas concretas de cooperacion y politica publica. Ademas, estas organizaciones apostaban a construir un marco simbolico que sensibilizara a la opinion publica y ejerciera presion politica en el marco de la Cumbre.

Frente a las organizaciones politicas y a las "redes de accion" (Keck y Sikkink, 2000) encontramos una segunda categoria de activistas, grupos y colectivos altermundistas que compartian formas de organizacion similares, pero que diferian en sus programas politicos y en sus lineas de accion. La procedencia de estos colectivos altermundistas fue diversa, ya que algunos eran grupos locales, mientras que otros provenian de diferentes areas metropolitanas de Mexico o de otros paises. Sus formas de organizacion carecian del andamiaje legal-formal de las redes y organizaciones civiles y se fincaban, mas bien, en vinculos de muy diversa indole: de amistad, estilos de vida, identidad, ideas politicas. Para resolver sus problemas y lograr objetivos, coordinar las acciones a realizar y la movilizacion de sus miembros, su apuesta era por la "discusion colectiva" y la "experimentacion imaginativa". Asi, las "sesiones de colectividades" a las que convocaron "grupos libertarios de Mexico" o el "foro libertario" tenian como objetivo forjar y actuar sobre "sus" propias maneras de hacer politica, de buscar "formas autogestivas de protestar", de organizarse y dialogar sobre los temas que al "movimiento libertario" le eran comunes. De ahi, tambien, la poca sistematicidad en sus diagnosticos de la realidad, ya que al no existir ni los mecanismos, ni la experiencia, ni la profesionalizacion, no habia una exposicion formalizada de un diagnostico cientifico de la "globalizacion", por ejemplo. Por tanto, sus planteamientos se sustentaban en la experiencia propia al resentir los efectos de la "capitalizacion de trabajo" y el impulso a la "globalizacion neoliberal". (13)

De ahi, tambien, que ante la vieja pregunta leninista "?Que hacer?", la alternativa que los colectivos altermundistas proponian era la accion directa en dos vertientes: la ludica y festiva o la radical y violenta.

En efecto, para unos se trataba de ejercer presion social a traves de la toma de calles y la realizacion de "carnavales de fiesta contra el Imperio". Los grupos libertarios, por ejemplo, planteaban la realizacion de batucadas, performances, campanas por internet, intercambio de experiencias de resistencia, movilizaciones, brigadas: actividades que fuesen extensivas a otros grupos, pero que tambien permitiesen la cohesion y la construccion de redes y formas de lucha "que sean creativas en vez de provocativas de la violencia". (14)

Otros, los grupos integrados al Bloque Negro, proponian el uso de la violencia contra "la violencia sistematica del Estado y el capital". En efecto, compuesto por colectivos y grupos anarcopunks, libertarios radicales, etc., durante la III Cumbre ALCUE el grupo de los "anarcos" destaco por sus posturas y llamados a la "accion directa radical". Asi lo retrataba una de sus paginas web retomada en Mural de Guadalajara:
   Todos a parar la Cumbre de los duenos del capital. El capitalismo
   mata, matemos al capitalismo. "Aguademos la fiesta de los
   poderosos". "Accion directa violenta y radical, contra los duenos
   del capital". Y "Me sumo al llamado de todos los companeros a que
   hagamos un reverendo desmadre en Guadalajara, es importante que los
   hermanos extranjeros que se puedan mover a esta ciudad, lo hagan.
   Mostremos lo que el capitalismo provoca. No nos rendiremos". O:
   "Esperamos a todos los kompas (sic) anarquistas del pais que se
   puedan mover a Guadalajara; sobrepasemos a las organizaciones ya
   sean rojas o negras que se han caracterizado por ser no mas (sic)
   que contrarrevolucionarias. Reventemos la cumbre en Guadalajara.
   Que se larguen y mueran los duenos del capital". (15)


Tal "bloque" hacia uso de un lenguaje mas beligerante y excluyente; polarizante. Su estrategia discursiva buscaba "alzar la voz", "salir de la rutina" y "romper todo lo que huela a capital". Dentro de sus propuestas, el "imperio" toma forma concreta y se hace palpable en los acuerdos comerciales, en las instituciones internacionales y en los gobiernos que promueven una "globalizacion destructiva". Para el anarquista radical, a las condiciones de la liberacion le es inherente el "conflicto". Todo anhelo de autonomia redunda, tarde o temprano, en una forma de protesta "violenta" como consecuencia de la "burocratizacion" de las condiciones de vida y de la exclusion a que les somete el capitalismo. De ahi que el anarquismo se aparece como "toma de conciencia" y "ruptura" con el orden impuesto; como "rebelion" y "violencia" en aras de liberarse de la "opresion":
   No hay otra alternativa que la violencia. La voluntad de realizar
   una sociedad libre, de asegurar libre curso a la vida personal y
   social, choca inevitablemente con el mundo que ella condena. Toda
   la trama de las relaciones colectivas esta impregnada de violencia,
   abierta o larvada. No es posible aceptar la idea de los pacifistas
   integristas segun la cual toda servidumbre es mejor que las armas.
   Aceptar los campos de concentracion y exterminacion, ?no era
   otorgar mas a la violencia que los riesgos de una lucha armada? Es
   necesario y resulta mas que imprescindible distinguir dos formas de
   violencia: el instrumento de dominacion utilizado por las clases
   que explotan la vida social en su beneficio; y la reaccion
   defensiva de las masas explotadas y expoliadas; esta segunda forma
   es entonces uno de los resortes de toda lucha. (16)


Asi, frente a la politica entendida como relaciones de poder, como organizacion del poder de una "clase" en el "Estado", es entonces, casi natural, la aparicion de la violencia para desarticular la "dominacion social", instaurada de facto en lo economico, y legitimada en lo politico: "En este marco, la violencia es parte activa de la estructura social, no es solo un instrumento o medio de lucha, sino sobre todo un modo de conflicto". (17) La violencia, para el radical, se presenta en formas variopintas: huelga, manifestacion callejera, boicot o sabotaje; se trata de "iluminar" la separacion y oposicion de "clases" que los acuerdos tomados al interior de las cumbres tratan de no transmitir a la esfera de lo publico. Ademas, en el "fervor" de la violencia se detonan las ideas nuevas, se "concientiza" al individuo y se le prepara para la "lucha revolucionaria".

En este sentido, se observa una polaridad radical en el seno de los activistas altermundistas: a los estudios formales y sistematicos sobre las relaciones Union Europea-America Latina que presentan las organizaciones transnacionales y sus redes, se opone un discurso sujeto a una constante construccion en las paginas web, en los correos electronicos, y en los centros de medios independientes que, por sus mismas caracteristicas "de autogestion", se encuentra en una incesante reelaboracion. Al uso de los canones de la ciencia en la construccion de diagnosticos, se opone el uso del testimonio, de las narraciones desde la propia experiencia apoyados en una ideologia politica. A la busqueda de establecer un vinculo entre las propuestas formalizadas y la toma de decisiones politicas y economicas que coadyuven a la transformacion gradual del mundo, se opone un discurso tendiente a desestructurar las reglas politicas y economicas subvirtiendo las relaciones de poder. En este sentido, la linea que va de las organizaciones a los colectivos atraviesa diversas dimensiones y coloca a los dos grandes bloques de altermundistas en extremos opuestos.

Finalmente, esta distincion radical entre las organizaciones y los colectivos altermundistas tendria, en el escenario de protestas, dos consecuencias que abonarian al conflicto con las autoridades locales: 1) la dificultad para consensuar acuerdos internos en ciertos temas, fundamentalmente en la organizacion de acciones de protesta y; 2) contribuyo a la construccion de una imagen distorsionada y politicamente contaminada de casi la totalidad de los activistas altermundistas.

III. Esperando a los altermundistas: la construccion de una distincion excluyente

A pesar de la division entre "moderados" y "radicales" (por usar una distincion de uso comun entre los propios altermundistas), durante los dias previos a la III Cumbre ALCUE las estrategias de contencion de los grupos, colectivos, organizaciones y redes se caracterizaron, en lo general, por su simbolismo y por la realizacion de eventos de protesta no violentos. Sus formas de accion colectiva fueron mas convencionales que disruptivas y de ningun modo encaminadas a la confrontacion directa o a provocar una respuesta violenta por parte del gobierno del Estado. (18)

Sin embargo, en los medios de comunicacion y en el discurso politico se construia una apreciacion completamente distinta al sentido de las protestas que las redes de organizaciones intentaban transmitir. En Guadalajara, la prensa escrita siguio el patron de cobertura noticiosa que le es caracteristico y que destaca por privilegiar los acontecimientos visualmente mas atractivos. (19) Pronto aparecio en la prensa una escalada de notas informativas en las que, si bien se reportaban las actividades del segmento mas "moderado" del movimiento, los grupos "anarquistas", el "bloque negro", y las convocatorias a la "accion directa radical" destacaban por igual en las paginas de los diarios, tanto para presentar sus diagnosticos de la realidad, como sus posturas politicas y sus llamados a la accion directa: "muerte al Estado que viva la anarquia"; "el capitalismo mata, matemos al capitalismo"; "ante la hegemonia de la burocracia, accion directa revolucionaria" o "accion directa violenta y radical".

Asi reportaba Mural el 26 de mayo de 2004 la imagen de dos grupos radicales que habian convocado a sumarse a las actividades de protesta:
   Lo mas evidente es un enorme deseo de destrozar, de causar caos, de
   traspasar cualquier limite. Estas personas son precisamente las
   que, desde Seattle, hasta Genova, pasando por Davos y
   Johannesburgo, rompen vitrinas de negocios y bancos, destruyen
   coches, avientan piedras y bombas, intentan derribar cercos
   policiacos, golpean e incendian. Las bandas globalifobicas son como
   los hooligans de antes--o como esas modernas "barras" que
   destrozan el Estadio Azteca a la menor provocacion--pero peores,
   porque lo que mas quieren es que los repriman: nada mejor para "la
   causa"--misma que nadie, ni ellos, puede definir--que unos tres o
   cuatro martires. Se dicen anarquistas (!y yo que pensaba que esta
   palabra habia pasado de moda!), desprecian por igual a los "duenos
   del capital" y a los altermundistas del Forum paralelo que resultan
   ser, al final, "contrarrevolucionarios" y, como buenos anarquistas,
   se preparan a luchar contra cualquier cosa que parezca mas o menos
   ordenada. (20)


La imagen que de los movilizados se armaba en la opinion publica les senalaba como un factor de desestabilizacion de la paz social y de inevitable boicot de la Cumbre mundial. En los medios de comunicacion, ya a traves de los boletines de prensa que reportaban el discurso politico de las autoridades de gobierno, ya por medio de reportajes y entrevistas que se publicaban sobre las actividades o sobre el "sentir de la poblacion", comienza a ser lugar comun la asociacion entre "protestas altermundistas" y "hechos de violencia". Por lo demas, tal construccion discursiva tenia como referente empirico los episodios de protesta altermundista que, efectivamente, habian pasado al imaginario social a partir de su asociacion con los hechos de violencia que ahi ocurrieron--lease Seattle, Genova y Gotemburgo, entre otros--y que eran retomados y documentados en la prensa de la region. Asi, se vertian imagenes de los movilizados que buscaban atribuir un caracter radical, no propositivo y violento a las protestas realizadas en Mexico o en el extranjero. El guion central de la cobertura mediatica era reconocer, si, el caracter festivo y cultural de algunos eventos, pero tambien recordar que los mismos, en muchas ocasiones, habian derivado en enfrentamientos directos con la policia, en disturbios e incluso muertes. De esta forma, se senalaban las incongruencias entre las estrategias de accion y los discursos de quienes, para algunos, eran "hordas de globalifobicos" que arremetian contra la ciudadania. (21)

Mas aun. Las expectativas de "incertidumbre" y "violencia" que se generan desde los medios de comunicacion ante la presencia de los activistas, se enlazaron a los reiterados discursos que las autoridades politicas y los grupos de interes transmitian a traves de la prensa. En efecto, por un lado el gobierno del estado reiteraba su rechazo a los activistas y amenazaba con el uso de la fuerza publica para contener las protestas; una circunstancia relevante para los activistas, ya que las autoridades politicas cargaban con un historial de intolerancia hacia la disidencia y de senalamientos sobre violaciones de los derechos humanos (cfr. Hurtado, 1998; Ramirez Saiz y De la Torre Castellanos, 2009). Ademas, no existian mecanismos institucionales para encauzar el dialogo politico, ni suficiente pluralidad en las diversas instancias y niveles de gobierno para construir puentes de entendimiento. (22) Por otro lado, grupos sociales representados en las organizaciones empresariales y la Iglesia--y que se caracterizaban por sus posturas de caracter conservador en diversos temas--23 habian hecho publico su rechazo a las manifestaciones de protesta en diversas declaraciones a la prensa, apoyandose al mismo tiempo en la influencia que ejercian en la estructura del Partido Accion Nacional (pan). Tal discurso publico se explicitaba a traves del rechazo a las expresiones de disidencia y descalificaba a priori las manifestaciones de protesta. En suma, se trataba de un discurso que trazaba una linea en el mundo para dividirlo en dos: nosotros y los altermundistas. Asi, en la entidad, el discurso de la clase politica y de los grupos de interes hacia referencia a un Jalisco "pacifico", "trabajador" y "bonito"; que apelaba a la "ley", a la "justicia", a la "Iglesia" y a la "familia"; advertia, ademas, acerca de la "amenaza de la izquierda" y de la "violencia" que era inherente a los "altermundistas". Ademas, el mensaje de confrontacion tambien se articulo con un discurso de exaltacion de una supuesta identidad regional, frente al arribo de grupos y activistas procedentes del Distrito Federal.
   Guadalajara entra en una postura que siempre ha tenido de
   regionalismo; probablemente el mismo regionalismo que se manifiesta
   en Monterrey, que se manifiesta en Cancun. Porque [si bien] vivimos
   en un pais federal, somos regionalistas, con posturas regionales
   muy claras, ?verdad? Y en ese momento del 28 de mayo [de 2004],
   para esas fechas el gobernador [Francisco Ramirez Acuna] lo retoma
   [el discurso regionalista], y retoma el discurso en donde plantea
   la amenaza muy directa de que como es un evento nacional y de que
   [como] "los jaliscienses somos muy pacificos, somos muy tranquilos,
   no nos metemos en broncas, no hacemos cosas malas, estamos muy bien
   con Dios, entonces nos van a llegar a hacer desmanes [los
   "altermundistas" y "grupos procedentes del Distrito Federal"]". Y
   entonces empieza a hablar de que el es un gobernador firme y que no
   va a permitir que lleguen los chilangos a hacer desmanes. (24)


En efecto, en mayo de 2004, el Gobierno del Distrito Federal se encontraba en manos del Partido de la Revolucion Democratica (prd), partido identificado a la izquierda del espectro politico-ideologico y representado por Andres Manuel Lopez Obrador, ya para entonces una figura central en la politica nacional y, a la sazon, jefe de gobierno de la ciudad de Mexico, circunstancia que pronto permeo el conflicto. Asi, en el proceso de construccion de un discurso de rechazo a, y condena de, los grupos movilizados --y que contenia, ya, una dimension regional--se incorporo una dimension politica, lo que permitio la identificacion de los manifestantes procedentes de la ciudad de Mexico con una supuesta postura radical y populista de la "izquierda". Tal asociacion regional y politica hacia mas nitidas las diferencias ideologicas entre el programa politico del pan--representado en los gobiernos estatal (Jalisco) y municipal (Guadalajara)--frente al programa de "izquierda" representado por el "altermundismo" y el prd. Ya no solo se trataba de un marco discursivo estructurado a partir de diferencias en las formas de entender la manifestacion publica, sino tambien de posturas enfrentadas en el plano de la identidad regional y en el espectro politico-ideologico con un fuerte contenido de clase, estatus social e, incluso, poblacional y etnico, que polarizaba y confrontaba a una ciudad que se dividia.
   Junto con ese discurso regionalista entra [tambien] un discurso de
   enfrentamiento politico en relacion al planteamiento de "Jalisco no
   es el D.F. [Distrito Federal]; Jalisco es un estado panista
   [gobernado por el Partido Accion Nacional], el D.F. [Distrito
   Federal] esta [asi] por el desmadre del prd [Partido de la
   Revolucion Democratica]". Y entonces Jalisco no va a permitirlo
   porque tiene dos cosas: uno, "somos un estado muy bonito, de gente
   muy bonita, de gente linda, y que no aceptamos a los chilangos". Y
   por otro lado, "tampoco aceptamos la linea politica de los
   chilangos, con el prd y con Andres Manuel Lopez Obrador, sino que
   nosotros somos la gente bonita porque somos del pan". Y "en nuestra
   linea panista nosotros somos decididos y vamos a tener mano dura.
   No somos los blandengues que les permiten todo a los cegeacheros".
   Y se empieza a divulgar [desde el gobierno del estado a traves de
   la prensa] que "si van a venir organizaciones--incluso
   organizaciones como el cgh [Consejo General de Huelga]--los vamos
   a meter a la carcel" [...] amenazas ?si? Entonces esto, pues ya no
   solamente irrita a los de la region sino irrita a las gentes que
   van llegando. (25)


De esta forma, paulatinamente, en el espacio publico se construia un marco discursivo que de forma estrategica se vertia a traves de los medios de comunicacion, con el fin de construir una opinion publica contraria a los movilizados sobre la base de una descripcion negativa--y no siempre fidedigna, por supuesto--de los altermundistas. Tal marco ofrecia un esquema para actuar frente a los activistas y exponia los motivos que se tendrian, en todo caso, para rechazarlos. Para entender el efecto que tuvo, fue necesario observar la estructura del discurso, pues, internamente, este se articulo y adquirio consistencia, a traves de diferentes dimensiones, sobre la base de distinciones. Siguiendo los dichos de los grupos politicos y de presion en sus distintas declaraciones publicas, se observa que la polaridad entre los manifestantes y sus oponentes se erigio sobre la base de distinciones de tipo espacial (provincia/metropoli; Jalisco/Distrito Federal; tapatios/chilangos); politico-ideologicas (derecha/izquierda; conservadores/progresistas); sociales (orden/"desmadre"; pacificos/revoltosos); de credo (catolicos/herejes) y estetico-anatomicas (bonitos/feos). Mas aun, las diferencias y oposiciones conceptuales de la dimension social se fundieron con las espaciales y con las politico-ideologicas, por lo que el resultado fue la elaboracion de una sola diferencia que, finalmente, contenia un componente moral. Asi, en este discurso, los "chilangos", ademas de ser de "izquierda", "revoltosos" y "herejes", son "feos" y "estan mal". Bajo una distincion (nosotros/ellos) tan polarizada y excluyente se clausuraba toda posibilidad de tolerancia a diferencias de tipo politico y se erigia una de las condiciones primarias de la violencia politica (Tilly, 2003), ya que encontrarse de un lado de la distincion implica ser recipiente de otras maculas.

De esta forma, en el campo de contencion que se habia abierto en el contexto de la III Cumbre ALCUE se preparaba el encuentro entre dos perspectivas de accion totalmente distintas y en conflicto; y de dos formas antagonicas de entender ya no solo el sentido de la manifestacion publica o el de la politica, sino del mundo. Perspectivas que tenian, como hemos visto, bases estructurales que hacian dificil cualquier intento de mediacion. De parte de los activistas, diferencias en sus formas de organizacion, en sus marcos y repertorios de accion. De parte de las autoridades, una estructura politica conservadora y cerrada a la disidencia. Pronto la dinamica de difusion de oportunidades y la polarizacion de la distincion (nosotros/ellos) desembocaria en una espiral de violencia.

IV. Radicalizacion de diferencias, difusion de oportunidades y espiral de violencia

A pesar del discurso desafiante y de los despliegues policiales que buscaban desmovilizar a los grupos altermundistas en Guadalajara, los activistas no desistieron de sus planes de protesta. En primer termino no consideraban legitimas las medidas disuasorias del gobierno y, en segundo, los fuertes vinculos que mantenian con organizaciones y redes nacionales y transnacionales, sin duda, fortalecian su confianza y seguridad en que el gobierno no intentaria "reprimirlos", al saberse observado por medios de comunicacion internacionales. En todo caso, el escenario de contencion abierto en Guadalajara intensifico otros procesos: la radicalizacion de posturas y la difusion de oportunidades para la movilizacion que afectaron el desenlace de la contienda politica al constituir una espiral de violencia y posibilitar el uso de la represion por parte de las autoridades politicas (McAdam, Tarrow y Tilly, 2001; Tilly, 2003). Revisemos, brevemente, estos procesos.

El modo en que los activistas reaccionaron frente a los discursos que se transmitian a traves de los medios de comunicacion no se hizo esperar. La estrategia de los grupos mas "moderados" del "altermundismo" busco posicionar una "contra-imagen" que diluyera la que se habia apersonado y consolidado en el discurso publico. Sabedores de que una parte importante de su "imagen negativa" se fincaba en los sucesos de violencia que habian acompanado episodios de protesta del altermundismo en otras ciudades del mundo, las redes de organizaciones planearon una campana de "movilizacion de la contra-informacion" para impedir que los objetivos de sus actividades fuesen tergiversados por el discurso oficial o gubernamental, y detener asi la polarizacion y radicalizacion en un ambiente politico y social que, sistematicamente, los defenestraba.

Con la finalidad de alcanzar tal objetivo, los actores comienzan un proyecto complejo y temerario: la homologacion de ciertos objetivos comunes sobre la base de principios compartidos que le dieran cierta unidad y coherencia a la enorme heterogeneidad de colectivos, organizaciones y redes en protesta. Tal construccion estrategica de una de las dimensiones de un marco programatico comun, si bien harto dificil dada la pluralidad ideologica, politica y de lineas de accion, por un lado, y la diferencia en las formas de organizacion, por el otro lado, se torna hasta cierto punto posible --excluyendo a los grupos mas radicales--en un contexto de conflicto que dio paso a la construccion de un oponente nitido--el gobierno estatal-- y atempero las diferencias internas; lo que a su vez permitio elaborar planes de accion y consensuar estrategias de protesta--no violentas--sobre la base del respeto a la autonomia de las organizaciones y colectivos. En este sentido, los colectivos y las organizaciones movilizados en Guadalajara realizan un importante pronunciamiento, encaminado a proyectar una identidad no violenta, manifestar su propuesta politica y fijar sus lineas de accion frente al discurso oficial: no son "globalifobicos" sino "altermundistas", por lo que su manifestacion publica no debe entenderse--parecen decir--como una reaccion "irracional" frente a los acontecimientos globales, ni tiene como base la "provocacion", sino la elaboracion informada de propuestas a traves de una "politica de informacion" dirigida a los "pueblos del mundo". (26) En el camino, la estrategia de "contrainformacion" puesta en marcha por el ala "moderada" de los movilizados enfatiza la trayectoria de lucha de las organizaciones que participan de manera directa en la realizacion de las actividades o de forma simbolica mediante la firma de desplegados y posicionamientos publicos.

Ademas, se deslindan del termino "contracumbre"--cuyo uso era ya una tradicion en las movilizaciones "altermundistas"--y proponen, en cambio, el de "Encuentro Social", concepto afortunado y politicamente amable, pues en su semantica estan contenidas las imagenes de "dialogo" y "propuestas" y no de "conflicto" y "confrontacion". Se da, ademas, un esfuerzo por enfatizar el caracter profesional y "no improvisado" de los foros de discusion, de sus planteamientos y de sus proyectos. (27) Aqui, por supuesto, entran en juego sus alianzas con redes transnacionales y sus actividades en diversos foros "altermundistas" --como el "Foro Social Mundial"--que les permiten singularizar el caracter social y propositivo de sus programas.

En este sentido, se observa que es en la contienda publica donde, tanto de forma estrategica como tambien impulsados por una genuina preocupacion por definir el sentido de su lucha, por generar mas consensos en torno al mismo, por legitimar el movimiento y por adquirir fuerza y capacidad de influencia en el proceso politico, que los movilizados despliegan, de forma mas sistematica, las discusiones internas de (re)definicion de contenidos y propuestas, asi como sus campanas de informacion o "contrainformacion". Asi, es notable observar que en Guadalajara, si bien los grupos altermundistas --como nuevos movimientos sociales--destacaron por la novedad de sus identidades y la fortaleza de la dimension expresiva de sus movilizaciones, tambien actuaron dentro de la logica estrategico-instrumental, y se adaptaron mediante aprendizaje al juego del calculo de los costos y beneficios de su capacidad de contencion, de sus alianzas y de la fortaleza de sus oponentes.

Sin embargo, a las acciones de la mayoria de los activistas se oponia la estructura de sus organizaciones y de sus colectivos que, como hemos visto, truncaba esfuerzos de coordinacion y limitaba su capacidad de cambio frente a la celeridad de los eventos. De ahi que grupos como los colectivos "anarcos", por ejemplo, giraran sobre sus propios programas y sus historias de lucha para encontrar formas de responder al desafio que enfrentaban con las autoridades politicas, lo que resulto en la radicalizacion de sus propuestas al no encontrar otros elementos ideologicos de intercambio que nutrieran sus propios marcos y lineas de accion. Independientemente del trabajo de reflexion y redefinicion en torno al programa y a las estrategias de accion emprendidas por los sectores "moderados", los grupos anarquistas, por ejemplo, mantuvieron su postura mas firme y, si se quiere, radical frente al "Estado" y frente al "capital transnacional". De esta forma, en los medios de comunicacion su postura continuo inspirando una espiral de alarma, de condena y desafio frente a su presencia y accion.

Se consolidaba, asi, la diferenciacion interna entre los grupos altermundistas; la polarizacion de la diferencia (nosotros/ellos) entre autoridades politicas, grupos de interes y medios de comunicacion jaliscienses y los altermundistas; y la espiral de negacion de los "otros", de violencia verbal y simbolica a la que contribuyeron tanto unos como otros grupos. De esta forma, el juego de espejos entre los activistas que toman decisiones en funcion de las acciones de los integrantes del sistema politico y, en particular, de los discursos que se envian desde las diferentes dependencias gubernamentales; es decir, las interacciones entre la protesta y el proceso politico local creo un clima de incertidumbre y abrio en el horizonte cursos de accion contingentes para los distintos actores. En la toma de decisiones, y como actores racionales, tanto los grupos movilizados como las autoridades politicas evaluan estrategias para alcanzar fines que se redefinen durante el curso de las movilizaciones. Sin embargo, la toma de decisiones no solo acontece en funcion del calculo racional, sino que tambien ocurre en un horizonte que contempla sus marcos culturales, sus recursos y el diseno de sus organizaciones y colectivos; ademas de procesos externos, como la difusion de las oportunidades de manifestacion. Asi, pronto la dinamica de las movilizaciones caeria en una espiral que desbordaria los calculos individuales y las certezas colectivas.

De esta forma, conforme se aproximaba el fin de la "Cumbre oficial" y la eventual firma de la Declaracion de Guadalajara entre los 57 paises representados, asi como la realizacion de la "marcha unitaria" convocada por los manifestantes, dos procesos--difusion de oportunidades (cfr. Tarrow, 1997: 147 ss) y espiral de violencia (cfr. Tilly, 1978: 176 ss)--se intensificaron.

Por un lado, al reforzarse el respaldo que, hasta cierto punto, aun brindaba la presencia de activistas, instituciones y medios de comunicacion internacionales, se crearon mas oportunidades e incentivos para la manifestacion de otros actores. El horizonte de contencion abierto por la realizacion de la Cumbre ALCUE habia puesto a disposicion modelos de accion colectiva contenciosa (contracumbres), formas de comunicacion y movilizacion (centros de medios alternativos) que grupos locales incorporaron a sus repertorios de accion y de los cuales echaron mano para la organizacion de eventos de protesta. Ademas, las estructuras de comunicacion y movilizacion de las redes de accion habian logrado vincular movimientos urbanos y locales con comunidades transnacionales (como el caso de la red Otro Mayo Guadalajara); por lo que, en cierta forma, se crearon mas conexiones in situ a traves de internet y posibilitaron una mayor participacion en diversas movilizaciones. La expansion de tales formas de accion colectiva, de formas de comunicacion y estructuras de movilizacion no solo aumento la cantidad y diversidad de las protestas, sino que tambien generaron una dinamica de movilizacion de otros actores e intensificaron el conflicto con los grupos de interes y autoridades politicas. Asi, en el escenario de la contencion se aparecian organizaciones y grupos con trayectorias de lucha social sumamente disimiles, que se manifestaban con una enorme variedad de objetivos y estrategias, y que aprovechaban la coyuntura de protesta para hacer lo propio y utilizar tal espacio de oportunidad. (28)

Por otro lado, la violencia simbolica que caracterizo los primeros dias del episodio de protesta habia caido en una espiral (Tilly, 1978) que involucraba, ya para entonces, la violencia fisica. Al desafio discursivo que se transmitia desde los medios de comunicacion, paulatinamente se incorpora el uso de la fuerza publica. En los dias anteriores al 28 de mayo, la policia municipal y estatal--de acuerdo con diversas publicaciones periodisticas y testimonios--inicia una escalada de detenciones de jovenes que pertenecian, en su mayoria, a los grupos del "Bloque Negro": "anarcopunks" y "libertarios radicales". La estrategia gubernamental era clara, ya que los grupos que fueron el blanco de las detenciones se distinguian por sus particulares formas de vestir y de actuar, es decir, por sus insignias "comunistas", por sus estampados con la imagen del "Che" Guevara o por sus pertenencias alusivas al Ejercito Zapatista de Liberacion Nacional. Se trataba de una estrategia disuasiva dirigida contra estos grupos urbanos a quienes los medios de comunicacion, grupos de interes y autoridades politicas atribuian la "ola desestabilizadora" que llegaba a la ciudad. Como lo narra uno de los activistas de las movilizaciones "altermundistas":
   Concretamente, desde dias antes, detectamos la detencion de jovenes
   "anarco" [colectivos de manifestantes de tendencia anarquista].
   Principalmente estos [jovenes] fueron detenidos por policias de las
   diferentes corporaciones, sobre todo de la policia estatal y la
   policia municipal de Guadalajara. Tenemos informacion de que en
   Tlaquepaque y en Zapopan ocurria lo mismo, es decir, eran
   detectados jovenes vestidos de negro con el pelo pintado y eran
   detenidos e interrogados, y en muchas ocasiones eran incluso
   aislados. Un caso concreto sucedio en el tren ligero en el que
   fueron detenidos varios companeros, e incluso tenemos testimonios
   de que algunos de ellos fueron detenidos y fueron trasladados a los
   banos del personal de las estaciones del tren. Iban desnudos o ahi
   mismo los desnudaban y los interrogaban, y les preguntaban si iban
   a asistir a la marcha del 28 [de mayo de 2004].29


Ademas de los casos de intervencion directa de la fuerza publica y de violencia discursiva, la construccion de la expectativa de enfrentarse ante un gobierno "represor" se hacia, tambien, en el contexto de un despliegue--inusitado en la ciudad--de fuerzas de seguridad. Durante el curso de la semana del 25 al 28 de mayo de 2004, los cuerpos de seguridad publica de los tres niveles de gobierno endurecieron las medidas de resguardo: rastreo de explosivos; bloqueos al transito vehicular--"como en las peores epocas de la guerra al narcotrafico"; (30) aislamiento del centro de la ciudad, el cual para algunos parecia "sitiado" y "amurallado"; cierre de calles, negocios (31) y escuelas; cateos a transeuntes "con pinta de altermundista"; respuestas a reiteradas amenazas de bomba; (32) instalacion de quirofanos "para atender a ciudadanos, turistas o altermundistas que pudieran resultar lesionados durante la Tercera Cumbre"; y retenes militares--. Todas las medidas eran entendibles, por cierto, en el contexto de una reunion de jefes de Estado y de gobierno procedentes de 57 paises del mundo, pero que en nada abonaban a la tranquilidad social y a la certidumbre politica ante la expectativa de violencia para el dia de las manifestaciones del 28 de mayo. Sin embargo, en la vision de los activistas, colectivos y organizaciones altermundistas, la "fortaleza tapatia" se blindaba frente a las manifestaciones de protesta--ya a traves del discurso que descalificaba, ya mediante las detenciones de activistas--. No habia, concluian, espacios de dialogo "suficientes" para una interlocucion politica adecuada ni para, en su momento, manifestarse sin temor a ser agredidos. De ahi que, para algunos radicales, solo habria una respuesta coherente contra la violencia del "Estado": la "violencia".

El 28 de mayo se realizan, en este ambiente, dos marchas. La primera, convocada por las redes de organizaciones Otro Mayo Guadalajara y Enlazando Alternativas, que se desplazo de la glorieta de la Minerva al centro de la ciudad, y en la que participaron desde el dirigente cocalero boliviano, Evo Morales, hasta ahorradores, ecologistas y el Movimiento Solidario con Cuba, en un contingente integrado por diez mil personas, de acuerdo con los organizadores, y tres mil segun la policia municipal. Al frente de la caravana --que destaco en gran parte por su ambiente "festivo"--se encontraban los integrantes del Sindicato Euzkadi, mientras que en la retaguardia se desplazaba un grupo de "anarquistas" que, en el camino, hacia pintas "en contra del capitalismo" en las fachadas de bancos, locales comerciales y en una iglesia. Por su parte, la segunda marcha, convocada por la Promotora Nacional por la Unidad Antiimperialista, de tendencia "antiimperialista" y no "altermundista", emprendia su recorrido desde la Plaza Juarez logrando integrarse a la "marcha unitaria". No lejos de ahi, en las inmediaciones del Hospicio Cabanas, un contingente de antimotines resguardaba ya el acceso a esas instalaciones, por lo que los activistas detienen su marcha. Pronto, los elementos policiales serian agredidos por un grupo de individuos armados con "tubos", "palos", "piedras" y "frascos de aerosol" que utilizaban como "lanzallamas". Pertrechados con cascos de mineros, paliacates que cubrian sus rostros y mascaras, este contingente de "radicales", para unos, o "provocadores", para otros, iniciaria un enfrentamiento de 45 minutos con la policia. Despues de medianoche 115 jovenes altermundistas serian detenidos, golpeados, encarcelados y acusados de diversos delitos. Asi, las estrategias contenciosas de los movilizados, por un lado, y la forma de canalizar la disidencia por parte de las autoridades, por el otro, llegaban al final de un curso de polarizacion que, sobre la base de la distincion nosotros/ellos, habia colocado en el campo de conflicto la probabilidad del empleo de la represion politica mediante la brutalidad policial.

Mas alla del debate sobre el papel de los grupos anarquistas en los hechos de violencia del 28 de mayo, y la responsabilidad legal y politica de las autoridades de la capital y del gobierno jalisciences--un asunto politico, judicial y legal que rebasa los limites de este trabajo--, (33) lo interesante es observar el proceso que llevo a una disyuntiva en que el curso de accion probable fue la violencia politica, ya sea simbolica o fisica. Si bien la teoria de movilizacion de recursos sugiere que la represion (como forma de violencia politica) casi siempre reduce la actividad de los disidentes al incrementar los costes de su accion colectiva (McAdam, McCarthy y Zald, 1996), la relacion entre represion y protesta no es mecanica (Opp y Roehi, 1997: 193); sino que, como hemos observado, su dinamica se construye durante la interaccion --a traves de la mutua observacion, evaluacion y accion--entre los oponentes. En todo caso, la violencia politica implico la conjuncion de componentes, tanto del lado de los activistas como del lado de las autoridades politicas, ademas de dinamicas y procesos que Ios rebasaron. En efecto, la distincion fatal (nosotros/ellos) entre los activistas altermundistas y los grupos de interes, medios de comunicacion y autoridades politicas no pudo atemperarse dada la configuracion sociopolitica en Jalisco (ideologias conservadoras, historia de represion politica y autoritarismo), por un lado, y dadas las caracteristicas de las organizaciones y coIectivos aItermundistas en las que destacaron los grupos "radicales", por el otro. El resultado fue la emergencia de una construccion y representacion del otro bastante distorsionada y politicamente infructifera; asi como tambien de la expectativa, desde ambas partes, de disturbios o de represion. Ademas, eI desafio coIectivo expuesto por Ios grupos moviIizados a las autoridades politicas mediante la organizacion de las protestas, y los costes que conllevaba no solo en terminos de politica local sino nacional e internacional, incremento el potencial de la represion. FinaImente, procesos ajenos a Ios actores (la difusion de oportunidades de movilizacion, la radicalizacion de las diferencias y la espiral de violencia) aumentaron la incertidumbre y redujeron al extremo la paleta de opciones en la toma de decisiones de las autoridades politicas. Decisiones que, finalmente, recorrieron un camino IIeno de aristas, desde la autoridad politica hasta los elementos policiales que las ejecutaron.

El episodio de protestas que activistas, colectivos, organizaciones y redes de movimientos altermundistas organizaron en el contexto de la III Cumbre ALCUE, y que desemboco en los hechos de brutalidad policial del 28 de mayo de 2004 no termino aquella noche. Sin embargo, adquirio otra forma. Con nuevos objetivos y estrategias de lucha, el Movimiento por la Liberacion de los Presos Politicos "M28" inicio un planton en la Plaza de Armas de la ciudad de Guadalajara, JaIisco--no sin conatos de enfrentamiento con las autoridades municipaIes--para, durante Ios siguientes anos, convertirse en uno de los simbolos de la resistencia altermundista en su lucha por denunciar los hechos del 28 de mayo y liberar a sus companeros presos.

V. Conclusiones

Las manifestaciones de protesta altermundista que tuvieron lugar del 25 al 28 de mayo de 2004 en el contexto de la III Cumbre ALCUE han sido analiza das desde la perspectiva teorica del proceso politico, echando mano de algunos de los conceptos usuales para el analisis de los episodios de protesta y los movimientos sociales: organizaciones, movilizacion de recursos, construccion de marcos, estrategias de accion, interacciones con grupos de la sociedad y (des)encuentros con la elite politica. El uso de tales herramientas conceptuales permite observar--como en este articulo--el entrelazamiento de distintos niveles de analisis, como algunas dimensiones de la estructura de oportunidades politicas que constituyeron el escenario de la contencion, al proveer los recursos y los limites que condicionaron la accion colectiva de las organizaciones y colectivos altermundistas. En un meso-nivel de analisis fue posible observar la configuracion de procesos mas dinamicos, como la emergencia y difusion de oportunidades de movilizacion y de espirales de violencia que de forma mas nitida impactan las dinamicas de los movimientos, al proveer cursos de accion contingentes que reconducen las protestas y las encauzan hacia escenarios distintos a lo planeado. Finalmente, tambien fue posible observar, en un nivel micro de analisis, las actividades y tareas que de forma cotidiana los activistas de los movimientos sociales realizan para darle forma a la expresion publica y contenciosa de sus demandas. Esto ultimo contribuye a entender de mejor manera los complejos procesos locales que subyacen a las protestas que enarbolan banderas de lucha global y que dan luz sobre el sentido concreto que las protestas altermundistas adquieren en espacios especificos. Lo anterior es, en este contexto, uno de los rendimientos fundamentales para el estudio del llamado Movimiento por la Justicia Global, pues sus protestas y eventos no se entienden sin la participacion sumamente diferenciada y compleja de las organizaciones, colectivos y activistas locales.

Sin duda relevante para los acontecimientos ha sido observar la dinamica perversa entre organizaciones formales y los colectivos, que se encuentra en la base de las movilizaciones altermundistas. La competencia que poseen las organizaciones formales para elaborar construcciones discursivas mas tecnicas sobre las causas de los agravios, sobre las razones de la movilizacion y las soluciones posibles les dota de mayor capacidad para construir aliados, convencer a un sector del publico y para dialogar con autoridades. Sin embargo, al mismo tiempo pierden en su disposicion para la movilizacion y la disrupcion, lo que en ambientes politicos cerrados o semiabiertos redunda inevitablemente en el ostracismo politico. Por otro lado, la radicalidad discursiva de algunos colectivos altermundistas, si bien les suma presencia mediatica, les resta interes politico, al no ser incorporados a la discusion, y ademas los enfrenta con la amenaza del empleo de la represion politica. A pesar de tal division interna, los vinculos entre los grupos altermundistas mediante simbolos culturales comunes y la comunicacion que guardan a traves de medios electronicos--como internet--mantiene el movimiento con la suficiente fuerza para continuar organizando con exito, y muchos vaivenes, sus movilizaciones de protesta.

Por la evidencia empirica y las reflexiones teoricas pareciera inevitable ligar la violencia politica con los regimenes politicos cerrados y la protesta social radical. Como observamos, en el curso de los acontecimientos diversas variables entraron en juego (potenciales aliados y observadores transnacionales, difusion de oportunidades de movilizacion, uso estrategico de marcos, etc.); variables que, sin duda, cambiaron el curso de los acontecimientos. Sin embargo, es evidente que la violencia simbolica, aquella integrada en los discursos que desafian y excluyen, tiene un impacto mayor al interior de los oponentes que el ejercido por la violencia fisica. La construccion y representacion discursiva del otro no solo refuerza las identidades, marcos y programas de accion del otro, sino que produce cambios en las propias identidades, marcos y estrategias de accion. A veces, como se mostro aqui, no es necesario siquiera conocer a profundidad al adversario, basta que sus caracteristicas se acoplen a las propias expectativas de grupo.

Finalmente habria que senalar algunos limites de la perspectiva analitica. La teoria del proceso politico--y las teorias o modelos que engloba, a saber, la movilizacion de recursos, la construccion de marcos culturales y la variable del internacionalismo complejo--adolece de una fuerte tendencia a privilegiar el modelo de accion social estrategico-instrumental. Si bien recursos teoricos como la construccion de marcos culturales--que aunque estrategica, esta anclada en la vida cotidiana--tienen el objetivo de atemperar ese caracter utilitario de los actores de los movimientos sociales, finalmente no logra desprenderse de forma definitiva de los esquemas costos-beneficios y medios-fines para la explicacion de las ideologias, las creencias compartidas, los programas politicos o incluso las identidades de los movimientos. Tal tendencia a privilegiar la dimension instrumental ha sido ya objeto de critica desde la propia teoria del proceso politico (Marx Ferree, 1992). Sin embargo, los resultados aun no han sido satisfactorios en terminos de incorporar otras dimensiones de estudio. Para un analisis mas profundo que explore mas alla de los limites de la accion estrategica-instrumental, y que se sumerja en la observacion de los mundos de vida en los cuales los actores se constituyen (Estrada Saavedra, 1995), o en la forma en que construyen sus identidades en la vida cotidiana (Melucci, 1996), hace falta un analisis de caracter mas fenomenologico y constructivista que permita entender los complejos procesos de constitucion de sentido e identidad; para lograr entrelazar las interacciones coyunturales entre actores que operan bajo una racionalidad estrategico-instrumental y la construccion de un horizonte de sentido desde el interior de los movimientos sociales.

Recibido: mayo de 2013

Revisado: septiembre de 2013

Bibliografia

Davis, Gerald, Doug McAdam, William Richard, Scott Mayer y Nathan Zald (2005), Social Movements and Organization Theory, Cambridge, Cambridge University Press.

De la Torre Castellanos, Renee (2005), "El catolicismo y las concepciones sobre el derecho a la vida", en Renee de la Torre, M. E. Garcia Ugarte y J. M. Ramirez Saiz (eds.), Los rostros del conservadurismo mexicano, parte II, "Los nuevos rostros", Guadalajara, ciesas.

Della Porta, Donatella (2005), "Multiple Belongings, Tolerant Identities, and the Construction of 'Another Politics': Between the European Social Forum and the Local Social Fora", en Donatella della Porta y Sidney Tarrow, Transnational Protest and Global Activism: People, Passions and Power, Lanham, Rowman & Littlefield, pp. 175-202.

Della Porta, Donatella (1996), "Social Movements and the State: Thoughts on the Policing of Protest", en Doug McAdam, John McCarthy y Mayer N. Zald (eds.), Comparative Perspectives on Social Movements: Political Opportunities, Mobilizing Structures, and Cultural Framings, Cambridge, Cambridge University Press, pp. 62-92.

Della Porta, Donatella, Massimillano Andretta, Lorenzo Mosca y Herbert Reiter (2006), Globalization From Below: Transnational Activists and Protest Networks, Minneapolis y Londres, University of Minnesota Press.

Della Porta, Donatella y Sidney Tarrow (2005), Transnational Protest and Global Activism: People, Passions and Power, Lanham, Rowman & Littlefield.

Eggert, Nina y Marco Giugni (2012), "The Homogenization of 'Old' and 'New' Social Movements: a Comparison of Participants in May Day and Climate Change Demonstrations", Mobilization, vol. 17, num. 3.

Estrada Saavedra, Marco (1995), Participacion politica y actores colectivos, Mexico, Plaza y Valdes.

Hurtado, Javier (1998), Sistema politico en Jalisco, Guadalajara, Centro de Estudios de Politica Comparada-Universidad de Guadalajara.

Keck, Margaret y Kathryn Sikkink (2000), Activistas sin fronteras: redes de defensa en politica internacional, Mexico, Siglo XXI.

Kolb, Felix (2005), "The Impact of Transnational Protest on Social Movement Organizations: Mass Media and the Making of attac Germany", en Donatella della Porta y Sidney Tarrow (eds.), Transnational Protest and Global Activism: People, Passions and Power, Lanham, Rowman & Littlefield, pp. 95-120.

Martinez, Paulina (2007), Altermundismo en Guadalajara. El movimiento por el 28 de mayo, Guadalajara, Universidad de Guadalajara, tesis de maestria.

Marx Ferree, Myra (1992), "The Political Context of Rationality: Rational Choice Theory and Resource Mobilization", en Aldon Morris y Carol Mueller (eds.), Frontiers of Social Movement Theory, New Haven, Yale University Press, pp. 29-52.

McAdam, Doug (1996), "Political Opportunities: Conceptual Origins, Current Problems, Future Directions", en Doug McAdam, John D. McCarthy y Mayer N. Zald (eds.), Comparative Perspectives on Social Movements: Political Opportunities, Mobilizing Structures, and Cultural Framings, Cambridge, Cambridge University Press, pp. 23-40.

McAdam, Doug, John McCarthy y Mayer N. Zald (eds.) (1996), Comparative Perspectives on Social Movements: Political Opportunities, Mobilizing Structures, and Cultural Framings, Cambridge, Cambridge University Press.

McAdam, Doug, Sidney Tarrow y Charles Tilly (2001), Dynamics of Contention, Nueva York, Cambridge University Press.

Melucci, Alberto (1996), Challenging Codes: Collective Action in the Information Age, Cambridge, Cambridge University Press.

Opp, Karl-Dieter y Wolfgang Roehl (1997), "Repression, Micromobilization, and Political Protest", en Doug McAdam y David Snow (eds.), Social Movements: Readings on Their Emergence, Mobilization, and Dynamics, Los Angeles, Ruxbury, pp. 190-196.

Pleyers, Geoffrey (2010), "El altermundismo en Mexico. Actores, culturas politicas y practicas contra el neoliberalismo", en Ilan Bizberg y Francisco Zapata (eds.), Movimientos sociales, vol. VI, Mexico, El Colegio de Mexico, pp. 361-395.

Pleyers, Geoffrey (2009), "Autonomias locales y subjetividades en contra del neoliberalismo: hacia un nuevo paradigma para entender los movimientos sociales", en Francis Mestries, Geoffrey Pleyers y Sergio Zermeno (eds.), Los movimientos sociales: de lo local a lo global, Barcelona, Anthropos, pp. 126-153.

Ramirez Saiz, J. M. y Renee de la Torre Castellanos (2009), "La Patrona, el tolete y los altermundistas: la intolerancia en Guadalajara (1999-2005)", Estudios Sociologicos, vol. XXVII, num. 80, pp. 477-507.

Ramirez Saiz, J. M. y Renee de la Torre Castellanos (2005), "Conservadurismo y grupos civicos en Guadalajara", en Renee de la Torre, M. E. Garcia Ugarte y J. M. Ramirez Saiz (eds.), Los rostros del conservadurismo mexicano, parte II, "Los nuevos rostros", Guadalajara, ciesas.

Sikkink, Kathryn (2005), "Patterns of Dynamic Multilevel Governance and the Insider-Outsider Coalition", en Donatella della Porta y Sidney Tarrow (eds.), Transnational Protest and Global Activism: People, Passions and Power, Lanham, Rowman & Littlefield, pp. 151-173.

Tarrow, Sidney (2005), The New Transnational Activism, Cambridge, Cambridge University Press.

Tarrow, Sidney (1997), El poder en movimiento. Los movimientos sociales, la accion colectiva y la politica, Madrid, Alianza.

Tilly, Charles (2003), The Politics of Collective Violence, Nueva York, Cambridge University Press.

Tilly, Charles (1978), From Mobilization to Revolution, Nueva York, Random House.

Edgar Guerra Blanco es doctor en sociologia por la Universidad de Bielefeld. Actualmente realiza una estancia postdoctoral en el Instituto de Investigaciones Dr. Jose Maria Luis Mora. Sus areas de interes son accion colectiva contenciosa, movimientos sociales y teoria de sistemas sociales. Entre sus publicaciones estan "Protesta a marchas forzadas. El caso del Frente Popular Francisco Villa en la ciudad de Mexico, 1983-2010", en Marco Estrada Saavedra (coord.), Protesta social. Tres estudios sobre movimientos sociales en clave de la teoria de los sistemas sociales de Niklas Luhmann, Mexico, El Colegio de Mexico, 2012, pp. 105-193; y en coautoria con Marco Estrada Saavedra, "Coda. La perspectiva sistemica para el estudio de los movimientos sociales: ?solo otro giro de tuerca?", en Marco Estrada Saavedra (coord.), Protesta social. Tres estudios sobre movimientos sociales en clave de la teoria de los sistemas sociales de Niklas Luhmann, Mexico, El Colegio de Mexico, 2012, pp. 251-270.

Correspondencia: Instituto de Investigaciones Dr. Jose Maria Luis Mora/ Plaza Valentin Gomez Farias 12/Col. San Juan Mixcoac/Deleg. Benito Juarez/ Mexico, D.F./correo electronico: eeverardo@gmail.com

Edgar Guerra Blanco [1]

[1] They recognized him as a barbarian by his ugliness. J. M. Coetzee

(1) Agradezco a Marco Estrada Saavedra y a los dictaminadores de este articulo por las observaciones y sugerencias que hicieron para mejorar este trabajo. Por supuesto, los errores y omisiones son de mi exclusiva responsabilidad. Para Diana Guillen, con gratitud y reconocimiento.

(2) Como "forma de protesta transnacional" la contracumbre es parte imprescindible del repertorio de accion del Movimiento Altermundista, la cual se realiza paralelamente--aunque no siempre--a las cumbres economicas oficiales y funciona como un foro en el que se presentan propuestas "alternativas" de desarrollo economico, democracia, etc. Sobre el tema, vease Della Porta y Tarrow (2005).

(3) Una bibliografia minima sobre la perspectiva teorica que apoya el estudio son los siguientes textos: Davis et al. (2005), Della Porta y Tarrow (2005), McAdam, Tarrow y Tilly (2001), Tarrow (1997; 2005), y Tilly (2003).

(4) Uso el concepto de violencia politica en sus dos dimensiones--simbolica y fisica--para referir al empleo de la fuerza y la agresion--desde el Estado--como forma de lograr objetivos politicos. La violencia politica toma en este estudio dos formas: la de un discurso politico y publico de caracter desafiante (desafio discursivo) y la forma de brutalidad policial. Sobre el empleo de brutalidad policial contra los movimientos sociales, vease Della Porta (1996). En este contexto teorico, la violencia politica, ya sea simbolica o fisica, pretende elevar los costes de la participacion, organizacion y movilizacion, por lo que, sin duda, busca disminuir la intensidad del desafio colectivo o desarticular el movimiento, si bien no pocas veces el efecto es distinto, ya que como resultado los movilizados pueden, tambien, responder con la radicalizacion de sus formas de contencion y protesta (Tilly, 2003).

(5) El analisis de documentos tuvo un tratamiento diferenciado, de acuerdo con objetivos distintos. En primer termino, los documentos elaborados por los grupos altermundistas se trataron como fuentes primarias que proporcionaron informacion desde el horizonte de sentido de los propios actores. Las notas periodisticas, por su parte, nos ofrecieron informacion relativa a la constitucion de un ambiente de oportunidades y restricciones en el sistema politico y en la opinion publica. Cabe decir que en el analisis de las notas periodisticas me he concentrado en las publicaciones de un periodo de dos anos (2004 y 2005) de dos medios de la prensa escrita: Publico Milenio y Mural de Grupo Reforma.

(6) Sobre el sentido y objetivos de las sucesivas Cumbres de Jefes de Estado de America Latina y El Caribe-Union Europea, consultese la Secretaria de Relaciones Exteriores, en URL http://www.sre.gob.mx/uaos/al_ue.htm, fecha de consulta marzo de 2006.

(7) Comuna Libertaria, en URL http://www.la-haine.org, fecha de consulta marzo de 2006.

(8) Sobre los colectivos, organizaciones y redes que participaron en los eventos de protesta, consultense documentos de Enlazando Alternativas, en URL http//:www.enlzandoalternativas. org.mx, fecha de consulta marzo de 2006.

(9) Los marcos culturales de los movimientos sociales son las construcciones discursivas y simbolos que dan sentido y significado a la accion colectiva contenciosa. El proceso de enmarcado es una actividad clave de los movimientos sociales que consiste en "inscribir agravios en marcos globales que identifican una injusticia, atribuir la responsabilidad de la misma a otros y proponer soluciones" (Tarrow, 1997: 215). En este sentido, los marcos de accion colectiva "justifican, dignifican y animan la accion colectiva" (Tarrow, 1997: 57). Los marcos culturales pueden ser construidos por los lideres del movimiento o por los medios de comunicacion. Aqui enfatizo, principalmente, la forma en que los grupos estructuran las causas de su lucha y, tambien, las soluciones que proponen.

(10) Para una discusion reciente y sumamente provechosa sobre las relaciones entre organizaciones y movimientos sociales, consultese Davis et al. (2005).

(11) Para ello diversas redes de organizaciones realizaron el II Foro Euro-LatinoamericanoCaribeno de la Sociedad Civil; el Tercer Encuentro de la Sociedad Civil Organizada Union Europea-America Latina y Caribe y la II Cumbre Sindical Union Europea/America Latina-Caribe.

(12) Red Mexicana de Accion Frente al Libre Comercio, en URL http://www.RMALC.org.mx, fecha de consulta marzo de 2006.

(13) Convocatoria de la Coordinadora Apoyo Mutuo-Colectivo Autogestivo de la Protesta a la Resistencia e individuos independientes, en URL http://www.la-haine.org, fecha de consulta marzo de 2006.

(14) Comuna libertaria Guadalajara, en URL http://www.la-haine.org, fecha de consulta marzo de 2006.

(15) Myriam Vachez, "La Cumbre y los globalifobicos (I)", Mural, 26 de mayo de 2004.

(16) "!Demos fuego a la dinamita vindicadora!", en URL http://www.la-haine.org, fecha de consulta marzo de 2006.

(17) "La violencia no se puede separar de la politica y no es solo un instrumento auxiliar al cual se recurre en momentos de crisis", La violencia politica, en URL http://www.la-haine.org, fecha de consulta marzo de 2006.

(18) En los movimientos sociales el repertorio de accion (o las formas modulares de accion colectiva) tiene el objetivo de maximizar el desafio frente a los oponentes, la incertidumbre en el ambiente o la solidaridad interna. Para lograr esto, los activistas se valen de la violencia (disturbios), de la accion directa disruptiva (bloqueo de calles) o de la accion colectiva convencional (foro social). El uso de estas tres formas de protestar depende de los intereses y objetivos, de los marcos culturales y trayectorias de lucha de los grupos y, por supuesto, de las circunstancias politicas (Tarrow, 1997: 187).

(19) Los movimientos sociales entablan una relacion instrumental con los medios de comunicacion y los utilizan como recursos externos y con diferentes fines: para difundir objetivos y motivos de movilizacion; generar simpatia en la opinion publica; eventualmente involucrar nuevos adherentes y aliados y presionar a las autoridades politicas. Sin embargo, como toda re lacion instrumental los medios tambien exigen incentivos de los movimientos sociales: espectacularidad. Ademas, los medios de comunicacion son tambien grupos de interes con relaciones politicas y convicciones ideologicas (Tarrow, 1997).

(20) Myriam Vachez, "La Cumbre y los globalifobicos (I)", Mural, 26 de mayo de 2004.

(21) Myriam Vachez, "La Cumbre y los globalifobicos (I)", Mural, 26 de mayo de 2004.

(22) Si bien en el estado de Jalisco se habia registrado un cambio politico a partir de la alternancia del partido en el gobierno (en 1995) con la llegada del Partido Accion Nacional (pan), para el ano 2004 la configuracion politica y correlacion de fuerzas en el gobierno jalisciense presentaba poca pluralidad en la representacion de los partidos politicos en el Congreso estatal, ya que este estaba dominado por dos fuerzas politicas, el PRI y el pan. Ademas, habia pocos avances en la autonomia de las instancias politicas y de gobierno, lo que se tradujo en el fortalecimiento de la figura y preponderancia del Ejecutivo en la vida politica, lo cual se acompanaria del despliegue de un "peculiar estilo de gobernar" que caracterizaria al mandato del gobernador Francisco Ramirez Acuna, electo en el ano 2000 (cfr. Hurtado, 1998: 84, 116 s).

(23) Sobre el conservadurismo en Guadalajara, los interesantes trabajos de: De la Torre Castellanos (2005), Ramirez Saiz y De la Torre Castellanos (2009). Los autores elaboran un estudio en el que analizan tres casos de conservadurismo e intolerancia en Guadalajara y el papel quetuvieron la Iglesia catolica, los grupos empresariales y el PAN en 3 coyunturas especificas: La Patrona, el tolete y los "altermundistas" (cfr. Ramirez Saiz y De la Torre Castellanos, 2009). Sus resultados coinciden, por mucho, con una de las variables de trabajo de este estudio, que es el papel de esos grupos en la articulacion de un desafio discursivo contra los activistas del "altermundismo".

(24) Entrevista a Arcadia Lara, integrante de la Coordinadora 28 de mayo, Guadalajara, Jalisco, 9 de diciembre de 2005.

(25) Entrevista a Arcadia Lara, integrante de la Coordinadora 28 de mayo, Guadalajara, Jalisco, 9 de diciembre de 2005.

(26) Documentos de Enlazando Alternativas, en URL http//:www.enlzandoalternativas.org. mx, fecha de consulta marzo de 2006.

(27) La estrategia de difusion del programa y de la propuesta politica y economica de los activistas, colectivos y organizaciones "altermundistas" consistio en la realizacion de diversos foros y "espacios de encuentro" en que se abordaban temas como las ideas politicas y los objetivos de los participantes.

(28) Sin integrarse a las protesta altermundistas, pero echando mano de la "ventana de oportunidad" (Kolb, 2005: 115) que representaba la III Cumbre ALCUE, diversos actores sociales se manifestaron con el fin de atraer la atencion publica a sus problematicas y demandas. Por ejemplo, grupos de ex braceros, la Federacion General de Trabajadores del Estado y sus Municipios, el Frente Sindical Campesino, Social y Popular del Estado de Jalisco o Antorcha Campesina marcharon u organizaron mitines demandando devolucion de impuestos, aumento salarial e independencia sindical, nuevas reglas en la politica internacional de Mexico o alumbrado y agua, entre otras.

(29) Guadalupe Zepeda, entrevista citada.

(30) Paco Navarrete, "Al tiro/Encumbrados", Mural, 27 de mayo de 2004.

(31) Gabriela Rivera, Esperanza Romero, Ignacio Perez Vega, Maricarmen Rello, "Un centro bonito, pero con ventas en picada", Milenio Guadalajara, 27 de mayo de 2004.

(32) Gabriela Rivera, Esperanza Romero, Ignacio Perez Vega, Maricarmen Rello, "Hubo doce amenazas de bomba", Milenio Guadalajara, 27 de mayo de 2004.

(33) La Comision Nacional de los Derechos Humanos acredito la ocurrencia de 15 casos de detencion arbitraria, 73 retenciones ilegales, 73 incomunicaciones, 55 casos de trato cruel y degradante y 19 casos de tortura. Informe especial de la Comision Nacional de los Derechos Humanos relativo a los hechos de violencia suscitados en la ciudad de Guadalajara, Jalisco, el 28 de mayo del 2004, con motivo de la celebracion de la III Cumbre de America Latina, el Caribe y la Union Europea, Comision Nacional de los Derechos Humanos, en URL http://www. cndh.org.mx/lacndh/informes/informes.htm, fecha de consulta mayo de 2006.
Cuadro 1
Dos tipos de estructura en las organizaciones de los grupos
altermundistas

                   ONG redes de accion           Colectivos de
                                                accion directa

Estructura       Redes descentralizadas     Redes descentralizadas
                   con organizaciones         con colectividades
                      centralizadas              horizontales
Mecanismo              Coaliciones             Lazos de afinidad
  de formacion        estrategicas
Estabilidad        Programas y lineas              Programas
                        de accion          en constante construccion
                     sistematizados
Membresia        Altos costos de salida     Bajos costos de salida
Tipo de          Campanas de informacion     Calendario permanente
  movilizacion                                    de protesta
                 Acciones convencionales   Accion directa disruptiva
                                                  y violencia
Diagnosticos          Cientificos y         Ideologicos y radicales
  y propuestas         reformistas

Fuente: elaboracion propia.
COPYRIGHT 2014 El Colegio de Mexico, A.C.
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2014 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Guerra Blanco, Edgar
Publication:Estudios Sociologicos
Date:Sep 1, 2014
Words:13956
Previous Article:Crimen y economia: analisis de la tasa de homicidio en Mexico a partir de variables economicas (2000, 2005, 2010).
Next Article:Autoritarismo y violencia: la perspectiva del conservadurismo hispanofilo. El caso de Rodulfo Brito Foucher (1938).
Topics:

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2019 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters