Printer Friendly

La circulacion y resignificacion del "feminismo" en la Argentina de fin-de-siglo a traves de su proceso de integracion al International Council of Women (1899-1910).

Introduccion

En la historiografia argentina se ha considerado a 1910 como una especie de parteaguas que dejo en evidencia dos grupos con ideas divergentes sobre los cambios en el rol de las mujeres y la cuestion femenina. Esto habria conducido a defender dos versiones de lo que se consideraba "feminismo" (Fletcher, 2004; Girbal-Blacha, 2006; Lobato, 2010; Recalde, 2010). Por un lado, estaban las mujeres vinculadas a tareas de beneficencia y caridad, y, por otro, las que habian alcanzado titulos universitarios y que habrian representado la vertiente progresista del feminismo en Argentina. Esta division se expreso en la organizacion de dos congresos paralelos en homenaje a la nacion en su primer siglo de vida. Se trataba, por una parte, del "Primer Congreso Patriotico de Senoras de America del Sud", organizado por el primer grupo y, por otra, del "Primer Congreso Femenino Internacional", organizado por la Asociacion de Mujeres Universitarias (Primer Congreso, 1911; Vasallo, 2012). A pesar que esta division expresaba dos proyectos diferentes sobre lo que se consideraba feminismo en el pais, lo cierto es que se producia luego de una decada en la que ambos grupos habian logrado convivir en relativa armonia en el Consejo Nacional de la Mujer (CNMA a partir de ahora), creado en el pais a principios de 1900, cuando algunas mujeres argentinas pertenecientes a sectores medios y altos de la sociedad portena, decidieron adherir a la propuesta de la medica Cecilia Grierson y la educacionista norteamericana Isabel King de conformarlo. (2)

Origenes del CNMA

Para concretar este proyecto Grierson se asocio, ademas, con Albina Van Praet de Sala, una representante de esa alta sociedad portena que le aseguro la participacion de asociaciones de beneficencia y caridad de todo el pais y le facilito contactos con el poder politico y economico, pero que tambien contribuyo a matizar los origenes progresistas del Consejo. (3) Sin embargo a pesar de lo heterogeneo de la membrecia, compuesta por una gran mayoria de asociaciones beneficas y algunas pocas de indole cultural o intelectual (4), el proposito de la fundacion se puso por encima de esa diversidad ya que la creacion del CNMA las integraria a una comunidad internacional de mujeres que se habia formado durante la ultima decada del siglo XIX y que confluian en el Consejo Internacional de la Mujer (en adelante ICW), creado en 1889 en Washington. (5)

Aun cuando esta asociacion se integraba a esa red internacional, por lo que tenia que aceptar su constitucion, mantener una estructura societaria similar, aportar con una cuota al sostenimiento del ICW, crear comites similares que consideraran y/o debatieran alguno de sus postulados, las investigaciones escasamente han reparado en ese vinculo internacional o en el impacto que los vaivenes de ese escenario pudiera tener en el Consejo local y, menos aun, en las asimetrias regionales que esa integracion dejo en evidencia, como veremos mas adelante. (6) Incluso, en algun caso se ha afirmado erroneamente que el CNMA era un organismo del Estado argentino (Prado, 2015, p.80).

El contexto social argentino, por su parte, era propicio para la creacion del Consejo en el fin-de-siglo por un fenomeno que tuvo lugar durante las ultimas decadas del siglo XIX en la Argentina y que consistio en una expansion de experiencias asociativas que permitieron a obreros, inmigrantes y estudiantes, entre otros grupos, formar espacios entendiendo que esa posicion expectante en el espacio publico les permitiria visibilizar sus reclamos. De este proceso tambien formaron parte las mujeres, a traves de su participacion en ambitos de sociabilidad de indole cultural novedosos como podian ser las bibliotecas populares, las asociaciones literarias, artisticas y centros de maestras (Vignoli, 2011; 2015; Gluzman, 2016).

En este clima, en septiembre de 1900 se enviaron alrededor de 250 invitaciones a sociedades femeninas del pais para incorporarse al CNMA. La convocatoria tuvo una importante respuesta ya que para la primera reunion el flamante consejo contaba con la participacion de asociaciones provenientes de varias provincias argentinas. Al tomar conocimiento de su creacion, la presidenta del Consejo internacional May Wright Sewall (se desempeno como Vice presidenta del ICW entre 1893 y 1899, primera presidenta del Consejo Nacional de la mujer de EEUU y presidenta del ICW entre 1899 y 1904) envio cartas a Cecilia Grierson, Vice-presidenta del CNMA y a quien habia conocido en la reunion de Londres, y a Albina Van Praet de Sala, Presidenta del Consejo. En ambas destacaba la importancia de contar con el respaldo de 12 provincias, mientras que en la que dirigio a la presidenta expresaba su alegria por "el primer Consejo Nacional de Mujeres de Sudamerica", que seria recibido "con la mayor cordialidad y placer por los de Europa, Australia y Norte America". (7)

Asumir una especie de representacion nacional otorgaba al CNMA una ventaja en el amplio espectro de asociaciones femeninas argentinas. (8)
Con estos apoyos, la primera comision directiva dejo en claro sus
objetivos enaltecimiento para la mujer, [...] despertar en ella
sentimientos humanitarios y caritativos, estimulandola
intelectualmente, sin por eso despojarla de los atractivos de su sexo,
ni de la bondad ni la dulzura que debe encerrar su corazon. (9)


Lo cierto es que la creacion del CNMA genero grandes expectativas dentro y fuera del pais. El Consejo internacional, a traves de May Sewall, veia con gran entusiasmo que otros paises lo imitasen, ya que esta primera experiencia en America Latina abria posibilidades de acercamiento a una region en gran medida desconocida:

"En ese memorable congreso -escribia Cecilia Grierson refiriendose al II Congreso de Mujeres celebrado en Londres en 1899- la America del Sud no estaba representada sino por Argentina, y de ahi los momentos amargos que pase, me encontraba con senoras muy instruidas, pero que ignoraban por completo el punto del globo en que quedaba la Argentina. Aun mas, en la lista del congreso fue colocada al principio entre la China y Persia!. (10)

Por su parte, algunas de las integrantes locales miraban con ilusion la posibilidad de entrar en contacto con las problematicas femeninas y feministas del resto del mundo aunque muy pudieron viajar en representacion del Consejo para participar en encuentros internacionales. (11)

Para Alejandra Vasallo, el feminismo a principios del siglo XX era aun un termino "inestable que no remitia a significados unicos, es decir, no constituia una doctrina o una ideologia definida sino mas bien un conjunto de ideas y practicas que podian servir a fines diversos segun el contexto politico y social del grupo que reclamara la identidad feminista para si". (Vasallo, 2000, p.187). Segun Dora Barrancos, el termino feminismo circulo en Buenos Aires en 1898 en el contexto de la realizacion de una exposicion realizada por las mujeres del Patronato de la Infancia y se la utilizo -asimilandola a femenino y femenil- para describir esta exposicion. La historiadora destaca, ademas, la intervencion que hizo el academico Ernesto Quesada quien fue invitado a cerrar este evento, aludiendo en su discurso a la recepcion y significados: "el termino fue de inicio polisemico y poco ajustado al sentido que hoy le damos [...] se asimilaban labores femeniles al feminismo" (Barrancos, 2014, p.17).

El CNMA en la historiografia argentina

Al respecto, la historiografia que ha estudiado la circulacion de ideas feministas en los origenes del Consejo Nacional de la Mujer en Argentina ha puesto de relevancia los obstaculos insalvables que encontraron las mujeres progresistas (entre las que se encontraban las primeras universitarias) para poner en discusion ideas que podian considerarse de avanzada en un ambiente compuesto por una mayoria de asociaciones de beneficencia y caridad. Desde esta perspectiva se ha considerado que el CNMA se convirtio en una especie de oportunidad desperdiciada para la profundizacion y difusion del feminismo en el pais (Carlson, 1988; Ehrick, 1998; Nari, 2000; Hammon, 2004; Prado, 2015). Si bien la interpretacion es acertada en algunos aspectos, tambien hace suya la percepcion de una de las fundadoras del CNMA, contenida en su renuncia quien se lamentaba de aquellos origenes:"Quizas el error ha sido designar las dirigentes entre las que en nuestro pais solo entienden de la vida de salon y nada mas; ellas no estan preparadas para desempenar semejantes cargos" (Grierson, 1910)

Creemos que esta interpretacion sin matices obtura la posibilidad de conocimiento y comprension sobre los primeros anos del Consejo hasta llegar finalmente a la ruptura que acontecio en 1908 y no antes. En este sentido, nuestra interpretacion se aproxima a la propuesta por Alejandra Vasallo hace mas de quince anos, en el sentido que el CNMA "sirvio como terreno de accion politica comun durante una decada a grupos de mujeres tan diversos" (Vasallo, 2000, p.192).

En efecto, algunas investigaciones se han focalizado en la composicion heterogenea del Consejo, identificando dos grupos bien diferenciados entre si desde los origenes. Segun esta perspectiva, la primera medica de la argentina y algunas otras socias que la acompanaron estuvieron mas cercanas a los postulados sufragistas, lo que con los anos se trasformaria en una diferencia insalvable con el resto de la membrecia. En efecto, para Marifran Carlson, pionera en la investigacion del feminismo en Argentina y del Consejo Nacional en particular, Albina Van Praet de Sala y Cecilia Grierson diferian en varios puntos desde el comienzo, y si convivieron pacificamente durante una decada con el otro grupo fue porque la medica habia participado del II Congreso de Londres, donde habia sido designada para una de las vicepresidencias honorarias, es decir porque contaba con el aval del ICW. Por su parte, la medica habria aceptado los "arreglos sociales" de Sala, pues "despues de todo las reuniones del CNMA eran eventos sociales, aunque muchos arreglos politicos tuvieran lugar" (Carlson, 1983: 75).

Para Christine Ehrick, que estudio los origenes del feminismo en Uruguay, el movimiento debia mucho al estimulo y la experiencia del movimiento previo que tuvo lugar en el otro lado del Rio de la Plata,
"Pero mientras que el feminismo liberal uruguayo puede haber sido
inspirado y respaldado por el ejemplo argentino, el movimiento
uruguayo supero rapidamente a su mentor de muchas maneras. Siguiendo
los pasos de la filial argentina [...] Luisi tenia la ventaja de mirar
al otro lado del rio y aprender de los errores" (Ehrick, 1998,
p. 409-410).


Por su parte, Gregory Sowles Hammond reforzo la idea que la unidad del Consejo fue fragil desde los origenes, y algunas autoras consideraron que el Consejo argentino nunca tuvo un real interes en el feminismo. Para Asuncion Lavrin por ejemplo, era una "institucion compuesta de una miscelanea de instituciones caritativas y educacionales que nunca adquirio una orientacion feminista [...] El consejo se propuso seguir las huellas de los consejos internacionales de mujeres que funcionaban en Europa y en America del norte, abogando por la elevacion de la mujer, y nunca se aparto de ese rumbo [...] La emancipacion femenina no estaba al alcance de sus integrantes, con el transcurso del tiempo se alejo por completo del feminismo" (Lavrin, 2005, p. 43).

Al respecto coincidimos con Alejandra Vasallo, para quien, refiriendose a la circulacion del feminismo en la argentina, afirmo que "tal vez nunca fue tan ampliamente debatido por mujeres de distinto espectro ideologico como cuando tuvieron que definir la alianza que plasmaron en el Consejo Nacional de Mujeres" (Vasallo, 2000, p. 187).

Lejos de una imagen idealizada de aquellas integrantes progresistas dentro del Consejo local, algunas de las primeras feministas argentinas, en este trabajo postulamos que las tensiones y diferencias irreconciliables que hicieron eclosion entre 1908 y 1910 no estaban presentes en septiembre de 1900 ni en 1906, sino que se fueron incubando a lo largo del tiempo. Muy por el contrario, durante mucho tiempo las cabezas del CNMA (Cecilia Grierson y Albina Van Praet de Sala) coincidian en que la moderacion debia primar en la Asociacion durante los primeros anos:
"Cuanto tiempo perdido en intentar explicar, traducir y convencer! La
prensa esceptica, aunque de buena voluntad, no estaba al cabo del
verdadero significado de este movimiento, confundiendolo con el de las
sufragistas, llamandolo emancipista y creyendo que la palabra
feminismo era solo alguna de las dos tendencias anteriormente
mencionadas, o las dos a la vez. No comprendiendo que el verdadero
movimiento feminista conservador es el que busca el adelanto de la
mujer sin embarcarse en exageraciones y errores." (12)


Los primeros anos en que se fue conformando el CNMA esa division tajante entre las senoras de la beneficencia, por un lado, y las educadoras y primeras universitarias, por otro, no era evidente.

Un importante acontecimiento como fue la defensa de la tesis doctoral de Elvira Lopez en la Universidad de Buenos Aires (13), constituyo una excelente oportunidad para mostrar que en esos primeros anos esta alianza todavia no tenia fisuras, lo que permitia una convivencia impensada anos despues. La defensa de la tesis, el banquete en su honor y la colacion de grados fueron eventos sociales muy concurridos, en los que tomo parte la alta sociedad portena, asi como los universitarios, a quienes logicamente llamaba la atencion este evento singular. La presidenta del Consejo informaba al resto de la membrecia del CNMA que "habia asistido a la colacion de grados. Como argentina se sentia orgullosa de sus compatriotas y se congratulaba que las tres senoritas pertenezcan a la institucion pues la Dra. Canetti era la secretaria de la sociedad de primeros auxilios, mientras que las hermanas Lopez integraban el subcomite de prensa". (14) Este intento por acercarse a un sector emergente compuesto por mujeres instruidas que accedian a estudios superiores, que comenzaba a tomar preeminencia dentro del CNMA, demuestra que la diversidad que por entonces existia en el Consejo no era todavia motivo de ruptura o conflicto. Ademas la propia tesis de Lopez muestra un feminismo que tenia bastante en comun con la version que circulaba en el Consejo Argentino por entonces, mientras mantenia prudente distancia con las ideas socialistas y anarquistas del periodo (Vasallo, 2000; Prado, 2015). (15)

No resulta extrano en este contexto que el tucumano Juan B. Teran (quien estaba terminando sus estudios de abogacia en la Universidad de Buenos Aires y habia asistidos a la defensa de la tesis de Lopez) escribiera a su prometida y futura presidenta de la Sociedad de Beneficencia de Tucuman, Dolores "Lola" Etchecopar, interesandola en el feminismo. Pocos anos despues, convertido en intelectual y politico de renombre, ideo el proyecto de creacion de la universidad provincial de la que se convirtio en fundador. Como rector de esa casa de altos estudios asumiria una posicion sumamente conservadora respecto de la educacion de las mujeres.

En sentido inverso, tambien es posible advertir el interes de muchas asociaciones vinculadas al conocimiento -como bibliotecas populares, salas de lectura o asociaciones literariaspor mostrarse activas en favor de causas beneficas o de caridad. El motivo no era solo que en el CNMA eran amplia mayoria las asociaciones de este tipo, sino que, mas importante aun, estas actividades tenian un alto grado de aceptacion pues otorgaban gran prestigio social. Al momento de presentarse en el Consejo Nacional, la "Sociedad Literario Musical de San Juan" no dudo en asimilarse a estos propositos y de ese modo obtener legitimidad en ese ambiente: "nuestra asociacion si bien no tiene por objeto hacer la caridad, ha consagrado en sus estatutos la facultad de disponer de algunas sumas para cooperar al alivio de desgracias publicas o privadas" (16). Daba a continuacion dos ejemplos, "luego del incendio del taller de un pintor de reconocido merito y escasos recursos, y acordo darle un conveniente subsidio para reconstruir su taller, al mismo tiempo socorrio a la familia de un desgraciado musico ya para atenderlo durante su enfermedad". (17)

Al aglutinar a mujeres vinculadas a la caridad y beneficencia, como a aquellas que optaban por titulos universitarios y que tenian inquietudes mas intelectuales, el feminismo era entonces un termino, por lo menos ambiguo, que permitia la interaccion en el CNMA de grupos de origenes dispares y con intereses diversos. Si bien cada uno de los grupos no abandono sus intereses particulares, es posible considerar que esta convivencia pudo mantenerse durante esos anos iniciales en parte porque las reivindicaciones del feminismo vinculadas a los derechos politicos de las mujeres, constituia aun un terreno sinuoso y poco explorado para las argentinas, pero tambien para gran parte del mundo. (18)

Dificultades en la adhesion a una agenda "feminista" internacional

La incorporacion del Consejo argentino al internacional no fue automatica, ya que el CNMA debia realizar una adhesion mediante una carta y el pago de una contribucion de 155 dolares. Respaldado en esa oportunidad, por 40 asociaciones el Consejo argentino decidia adoptar la constitucion del internacional.

Desde su fundacion estuvo al tanto de las novedades que llegaban del exterior: informacion sobre reuniones, funcionamiento de otros Consejos, pedidos de definiciones en torno a temas como la paz y el arbitraje, pedido de envio de representantes a encuentros sufragistas, era el tipo de cuestiones que llegaban a traves de la Secretaria de Correspondencia del Exterior, que manejaban dos personas con un vasto conocimientos de ingles, frances y aleman, y que en la mayoria de los casos realizaban las tareas de traduccion. Otra comision que permitia un intercambio con el exterior y que fue ganando importancia dentro del CNMA fue la Sub-Comision de Prensa y Propaganda, encargada de entrar en contacto directo con la comision de prensa del ICW. Esta subcomision enviaba regularmente la informacion que solicitaba la oficina internacional, es decir era responsable de la informacion que salia del CNMA al exterior. (19)

Con el tiempo quedo claro que, al estar adherida al Consejo internacional, se esperaba que el CNMA acordara o al menos emitiera opiniones sobre topicos que estaban en discusion en el seno del ICW, ademas de las obligaciones de contestar la correspondencia y enviar representantes a las reuniones internacionales. Estas tareas fueron generando una relacion singular con el ICW, ya que por momentos parecieron estar en armonia, enviandose saludos y felicitaciones mutuas por tal o cual acontecimiento. Con este tipo de noticias que llegaban y salian del seno del Consejo local se lograba en apariencia una comunicacion fluida, excepto en el caso que se pidieran definiciones en torno a los temas que la mayoria de las socias consideraban extravagantes para su aplicacion en el pais, momentos en los que la comunicacion se tornaba tensa o nula.
"Segun nuestra constitucion no debemos trabajar en favor de ninguna
propaganda especial y me parece que es este el tema sobre el que se ha
escrito mas en los memos. [...]Reconozco el hecho de que el ICW al
unir a todas las mujeres del mundo, desea de ese modo darles tal
fuerza, que cuando se presente la ocasion su voz no se oira en vano y
no hay duda de que un tema como Paz y arbitraje, hara epoca. Temo sin
embargo, que las mujeres de raza latina en paises nuevos no estan
dispuestas a defender cuestiones tan ardientes: no son tan
independientes como sus hermanas del norte y tomara mucho tiempo para
despertar su entusiasmo o aun su interes en asuntos sociales y
politicos.

[...] hasta ahora las mujeres solo se han dedicado a tareas
intelectuales y a la organizacion de grandes asociaciones de caridad a
beneficio de sus hermanos mas pobres. (20)


Ademas del pedido de manifestaciones respecto de esta cuestion, fue habitual que se pidiera al Consejo argentino opiniones o datos respecto de la posibilidad del sufragio femenino en el pais. En 1902 se solicitaba informacion de este tipo a proposito de la Sociedad del Sufragio Femenino iba a sesionar en Washington ese ano. El CNMA debia contestar una especie de cuestionario compuesto de 28 preguntas respecto del estado civil de la mujer en Argentina. El cuestionario cuyas respuestas se encargaron a Cecilia Grieron, repasaba la capacidad juridica de las mujeres, haciendo preguntas respecto del manejo de sus bienes, del lugar que ocupaba en la familia y del poder sobre sus hijos, la posibilidad de reunion, de trabajar y de participar en politica. La pregunta 25 consultaba directamente si existia el sufragio femenino en el pais y bajo que condiciones. La respuesta de Cecilia Grierson parecia terminar con la cuestion "La mujer no tiene derecho de sufragio, y no parece desearlo". (21) Con esta respuesta desplazaba la pregunta hacia el interes de las mismas en conquistar o ejercer este derecho.

Sin embargo, al ano siguiente la Comision internacional del Sufragio en Norte America pidio la participacion argentina en la reunion. Si bien esto no fue descartado de plano por el CNMA, respondio con ironia: "si hay entre nosotras algun espiritu aventurero aqui encontrara un nuevo campo de batalla en donde podra luchar para sus hermanas menos afortunadas que se contentan con ennoblecer su sexo por medios mas suaves que los del evangelio sufragista". (22)

En 1906, Elvira Lopez expresaba su adhesion a la lucha por la conquista de los derechos politicos para las mujeres, considerando que "es un hecho comprobado por la experiencia que en todos aquellos estados en donde las mujeres ejercen el sufragio las elecciones se han vuelto mas tranquilas [...] apenas empleadas en municipalidades se han ocupado del despilfarro y han organizado la asistencia publica [...] las mujeres yanquis se han hecho acreedoras al ejercicio del voto municipal prestando servicios reales en los clubs organizados por ellas en muchas ciudades, con el proposito de introducir mejoras urbanas". (23)

A su vez, en 1908 se recibio una carta en la que la Alianza Internacional del Sufragio Femenino solicitaba el envio de una delegada con voz y voto. Agregaba que esto no significaba que el Consejo necesariamente tomara una participacion activa en la causa, sino que simpatizaba con los propositos.
Ademas, se expresaba que dado el tiempo trascurrido desde que se habia
consultado sobre el tema sin haber recibido ninguna respuesta pese a
que el sufragio femenino habia adquirido interes mundial, y "no puede
el consejo guardar silencio sobre esto, tanto mas cuando el
internacional toma una parte tan activa en estos trabajos".

Por ultimo, se adjuntaba un formulario para ser contestado por la
asamblea del CNMA:

"1. cuantas sociedades afiliadas a este consejo nacional son
favorables al sufragio de la mujer en las mismas condiciones que los
hombres;

2. Cuantas son las sociedades afiliadas a este consejo que sin exigir
el sufragio general lo desean en forma parcial;

3. Cuantas sociedades son completamente opuestas al sufragio femenino
en todas sus formas y variedades."


La encargada de la correspondencia internacional referia que la carta habia sido escrita en terminos tan amables que creia mas "diplomatico excusarnos solamente a causa de la distancia y la dificultad de hallar un miembro del consejo que nos represente (24)", antes que en la negativa a considerar este topico, como venia ocurriendo anteriormente en las respuestas que invariablemente argumentaban lo prematuro que significaba tratar este tema.

Como indicamos, el CNMA se dividio hacia 1910 cuando las diferencias entre sus asociadas se hicieron irreconciliables. En cuanto a los apoyos internacionales obtenidos por sendos congresos, sabemos que la division entre uno y otro bando no se reflejo de manera incontroversial en los reconocimientos recibidos por parte de la comunidad internacional. Al respecto, es elocuente la nota enviada por la Presidenta del Consejo Feminista Internacional, Ishbel Aberdeen, en la que expresaba sus deseos de que el Congreso de las senoras patrioticas sea "fecundo de bien para nuestro proposito [...] y que este Consejo este representado en las reuniones futuras del Consejo Internacional Feminista" (Vasallo, 2012, p. 39).

Consideraciones finales

Las expectativas internacionales creadas en torno a la fundacion del CNM en Argentina comenzaron a disiparse al poco tiempo de su creacion cuando se advirtio que algunos de los topicos propuestos y que constituian parte importante de la agenda feminista internacional eran evadidos por las pares argentinas. Aun asi el Consejo continuo formando parte de la comunidad internacional, lo que permitio la circulacion de gran cantidad de informacion relativa a las mujeres del mundo, sus expectativas y sus acciones.

Si bien la propuesta de crear un consejo internacional partio de dos sufragistas norteamericanas, el ICW no se definio precisamente como parte de un movimiento radical que perseguia la emancipacion de la mujer, incluyendo sus derechos politicos. De esta manera los vaivenes de este feminismo internacional (en su vertiente mas moderada) impactaron en el desarrollo de la variante local del feminismo. Los avances y retrocesos en torno a diferentes temas, la alianza entre universitarias y matronas que en conjunto ostentaban capacidades que les otorgaban prestigio social asi como algunas opiniones individuales sobre la posibilidad de voto femenino, lograron convivir dentro del CNMA durante los primeros anos y pueden entenderse en ese contexto internacional tambien de incertidumbre respecto de las mujeres, sus capacidades y derechos.

En este clima, el Consejo argentino no aparece como un experimento sui generis, o como un intento de cooptacion de los diferentes grupos que convivian en su seno, sino como parte de un movimiento mayor que habia entendido que necesitaba de la alianza entre mujeres de diverso origen social para plantear algunos cambios y llevarlos adelante.

Bibliografia

Barrancos, D. (2014) Participacion politica y luchas por el sufragio femenino enArgentina (1900-1947) Cuadernos Inter.c.a.mbio sobre Centroamerica y el Caribe, 11, 1, 15-27.

Bracamonte, L. (2009) Derroteros feministas en la Argentina a principios del siglo XX. Una aproximacion desde la prensa de Bahia Blanca, Mora, 15, 34-52.

Carlson, M. (1988) Feminismo! The women movements in Argentina from its beginings to Eva Peron. Chicago: Academy Chicago Publishers

Ciafardo, E. (1990). Las damas de beneficencia y la participacion social de la mujer en la ciudad de Buenos Aires, 1880-1920, Anuario del IEHS, 5, 161-170.

De Asua, M. (2011) La fiesta de la ciencia, Academia Nacional de Ciencias de Buenos Aires, 21, 125, 18-24.

Fletcher, L. (2004) La profesionalizacion de la escritora y de sus protagonistas. Argentina, 1900-1919. Revista Iberoamericana, 206, 213-224.

Guy, D. (2011). Las mujeres y la construccion del Estado de Bienestar. Caridad y creacion de derechos en Argentina, Buenos Aires: Prometeo.

Hobsbawm, E. (1989) La era del imperio (1875-1914) Madrid: Labor.

Giordano, V. (2010) La ampliacion de los derechos civiles de las mujeres en Chile (1925) y en Argentina (1926), Mora, 16, 97-113.

Girbal-Blacha, N. (2006) Nacimos para construir hogares. No para la calle La mujer en la Argentina peronista (1946-1955). Continuidades y cambios. Secuencia, 65, 93-104.

Gluzman, G. (2013) El trabajo recompensado: mujeres, artes y movimientos femeninos en la Buenos Aires de entresiglos. Artelogie, 5, 1-22.

Hammon, G. (2004) Women can vote now: feminism and the women's suffrage movement in Argentina, 1900-1955. Texas: University of Texas.

Kapeli, A. (2000) "Escenarios del feminismo" en Duby, G y Michel Perrot. Historia de las mujeres. El siglo XIX, Cuerpo, trabajo y modernidad, T. VIII. Madrid: Taurus-

Lavrin, A. (1997) Cambiando actitudes sobre el rol de la mujer: experiencia en los paises del Cono sur a principios de siglo, European Review of Latin American and Caribbean studies, 62, 71-92.

Lobato, M. (2010) Conmemoraciones patrioticas y mujeres: los desafios del presente en el bicentenario de la Revolucion de Mayo. Mora, 16, 162-165.

Lopez, E. (2009) El movimiento feminista. Primeros pasos del feminismo en Argentina, Buenos Aires: Biblioteca Nacional.

Palermo, A. (2006). El acceso de las mujeres a la educacion universitaria. Revista Argentina de Sociologia, 4, 11-46. Buenos Aires: Consejo de profesionales en sociologia.

Prado, N (2015) La emergencia del feminismo en Argentina: un analisis de las tramas discursivas a comienzos del siglo XX. Estudos Feministas. 23, 71-97.

Primer Congreso Femenino Internacional de la Republica Argentina, Ceppi, Buenos Aires, 1911.

Recalde, H. (2010) (Comp.) Senoras, universitarias y mujeres (1910-2010) La cuestion femenina entre el centenario y el bicentenario de la Revolucion de Mayo. Buenos Aires: Grupo Editor Universitario.

Revista del Consejo nacional de la Mujer en Argentina, nros 2-38, Biblioteca Nacional, Buenos Aires, 1901-1910.

Vasallo, A. (2000) "Entre el conflicto y la negociacion. Los feminismos argentinos en losinicios del Consejo Nacional de Mujeres, 1900-1910." En Pita, V. Historia de las mujeres en la Argentina Siglo XX. T. II, Buenos Aires: Taurus.

Vasallo, J. (2012) (Coord.) Senoras patriotas o reaccion oligarquica? Actas del Primer Congreso Patriotico de Senoras en America del Sud, 1910. Cordoba: Universidad Nacional de Cordoba.

Vera de Flachs, M. (2012) Rosario Vera Penalosa una maestra que dejo huella en la historia de la educacion en Argentina, Revista historia educacion latinoamericana, 14, 18, 19-38.

Vignoli, M. (2015) Sociabilidad cultural, trayectorias educativas y fortalecimiento de la educacion popular en el interior tucumano: Margarita Todd, maestra. Historia y memoria, 11, 123-149.

By Marcela Vignoli (1)

(1) Marcela Vignoli is a Ph.D. graduate from the National University of Tucuman who has pursued postdoctoral research at San Paulo Universidad (2011) and Ohio State University (2017). She is currently an investigative assistant at CONICET and a professor of Historical research methodology at the National University of Tucuman. She is the author of Sociabilidad y cultura politica. La Sociedad Sarmiento de Tucuman, 1880-1914 (Prohistoria, 2015), La Cultura, artistas, instituciones, practicas (Imago Mundi, 2017) and Genero, cultura y sociabilidad en el espacio rioplatense, 1860-1930 (Prohistoria) in addition to numerous published articles in national and international magazines. She is currently the titleholder of a Project financed by the National Agency of Scientific and Technological Promotion and the coordinator of Cornelias: History Women, Gender, and Sexuality Investigation Group. She studies the socio-cultural history of Tucuman and its projection in nearby regions. Based on the associated experiences of educators, artists, and writers, she studies the female experience in public spaces within 1860 and 1926.

(2) Cecilia Grierson fue la primera medica del pais obteniendo su titulo en 1889. Una decada despues participo junto a Isabel King -una de las maestras norteamericanas que habian llegado a la Argentina de la mano del proyecto de Domingo F. Sarmiento- de la II reunion del Consejo Internacional de la Mujer celebrada en 1899 en Londres. En esa ocasion Grierson fue nombrada Vice presidenta honoraria. Este contacto con la comunidad femenina internacional, las inspiro para crear el Consejo Nacional de Mujeres de la Republica Argentina. El grupo de mujeres que las acompanaron eran universitarias, las hermanas Ernestina y Elvira Lopez, Ana Pintos, Catalina de Bourel y Maria Canetti entre otras.

(3) Albina presidio el CNMA hasta su muerte en 1918. Aquellas mujeres que la siguieron activamente fueron Belen Tezano de Oliver, Mercedes Pujato Crespo, Dolores Lavalle de Lavalle, Celia Lapalma de Emery y Carolina Freire de Jaimes, entre otras. Cabe mencionar que desde su fundacion y durante varios anos las reuniones bimestrales del Consejo tuvieron lugar en los salones de la Sociedad Rural. Ademas, las sub-comisiones se reunian por su parte, como el sub-comite de prensa y propaganda, que ocupo durante largo tiempo las oficinas de la revista La columna del hogar.

(4) Varias asociaciones de San Luis, Corrientes, San Juan, Jujuy, Capital Federal, Azul, Tandil y La Plata respondieron al llamado del CNMA. De las 27 asociaciones presentes en la primera reunion, solamente tres, la "Sociedad internacional Kindergarten", la "Asociacion de enfermeras y masajistas" (cuya fundadora y presidenta era Grierson) y la "Escuela normal de mujeres de concepcion del Uruguay" (representada por Isabel King) no perseguian propositos beneficos, caritativos o religiosos, sino que mas bien tenian inquietudes vinculadas al conocimiento, lo que se potenciaria mas aun con la llegada de la asociacion de universitarias. Con algunas variaciones esta tendencia se mantuvo a lo largo del periodo, aunque la brecha se fue acortando. En 1904, de las 61 asociaciones incorporadas 46 eran beneficas o religiosas, mientras que 15 respondian a otros intereses. Si consideramos el ano 1907, de las 62 asociaciones adheridas, 18 eran de indole cultural, educativa o intelectual. Como lo demuestra la comparacion con el Consejo de Uruguay, no era extrana la convivencia de asociaciones con propositos tan diversos dentro de los Consejos de Mujeres (Cuadro Cawen, 2018).

(5) En 1893 se creaba el Consejo de Canada, en 1894 en Alemania y un ano despues en Inglaterra. En 1896 se fundo el Consejo de la Mujer en Suecia, mientras que en 1898 en Italia y Holanda y un ano despues se fundo en Dinamarca. En 1900 le toco el turno a Suiza al igual que a la Argentina, mientras que un ano despues se creo en Francia (International Council of Women, 1966). La incorporacion del Consejo argentino al internacional no fue automatica, ya que el CNMA tuvo que realizar (al igual que los otros consejos nacionales) una adhesion explicita, redactar una constitucion que se adecuaba a la del ICW y pagar de una contribucion de 155 dolares que debia repetirse cada cinco anos. La incorporacion se hizo efectiva el 9 de julio de 1901.

(6) Recientemente Anne Cova ha planteado que a pesar del consenso historiografico en torno al rol fundamental que tuvieron los Consejos para la historia del feminismo internacional, no hay aun estudios comparativos entre los consejos y su relacion con el ICW. A este diagnostico, que la autora asigna sobre todo a la relacion entre los consejos de paises de Europa del sur y el ICW, habria que agregar que esta escasa atencion es aun mas notoria si pensamos en los paises latinoamericanos (Cova, 2014: 47).

(7) Revista del Consejo Nacional de la Mujer en Argentina, num. 3, septiembre 1901.

(8) Cabe aclarar que eran las asociaciones (y no las personas individualmente) quienes constituian los miembros del CNMA. Luego con el tiempo se creo la figura de socias honorarias. A pesar de esta figura, los votos (para mociones, renovacion de comision directiva, etc) se hacian a traves de las asociaciones, es decir cada una tenia un voto. Este funcionamiento federal respondia a la estructura del ICW, pero tambien a las posibilidades de asociacion con las que contaban las mujeres segun el Codigo de Velez Sarsfield de 1869.

(9) Revista del Consejo nacional de la mujer en argentina, num. 3, septiembre 1901.

(10) Revista del Consejo nacional de la mujer en argentina, num. 8, Diciembre de 1902.

(11) Las reuniones del ICW se realizaron con una periodicidad quinquenal en distintos lugares de Europa y EEUU, a lo que se agregaban otras invitaciones que podia recibir el CNMA para participar en encuentros internacionales de asociaciones vinculadas al Consejo Internacional como la Sociedad de Sufragio o el comite de paz y arbitraje. Por ejemplo, en 1904, las hermanas Elvira y Ernestina Lopez y Sarah Eccleston, concurrieron en representacion del CNMA al Congreso internacional de mujeres celebrado en Chicago.

(12) Cecilia Grierson "Marcha progresiva de la idea de Consejo nacional de mujeres" Revista del Consejo Nacional de la Mujer en Argentina, 8 de diciembre de 1902.

(13) La tesis que se titulo "El feminismo" le permitio obtener el titulo de doctor en filosofia, fue defendida en la Universidad de Buenos Aires en 1901 (Lopez, 2009).

(14) Revista del Consejo nacional de la mujer en Argentina, num. 5, marzo de 1902. Estas noticias tambien fueron compartidas por el sub-comite de prensa con el exterior.

(15) Mediante un analisis comparativo del periodico anarquista "La voz de la mujer" y la tesis doctoral de Elvira Lopez (integrante activa del CNMA), Natalia Martinez Prado considera que la tesis procuro diferenciarse de las posturas mas radicalizadas en torno a la emancipacion femenina. A pesar de esto, indica la autora, seria erroneo no reconocer tambien sus intentos por ampliar los sentidos asignados a los roles habilitados socialmente para las mujeres (Prado, 2015: 94).

(16) Revista del Consejo nacional de la mujer en Argentina, num. 5, marzo de 1902.

(17) Revista del Consejo nacional de la mujer en Argentina, num. 5, marzo de 1902.

(18) Recordemos que al momento de crearse el Consejo Nacional argentino, el sufragio femenino habia sido otorgado y en algunos casos revocado en escasos paises. En 1776 en New Jersey se utilizo la palabra personas y no hombre por lo que accidentalmente las mujeres pudieron votar, aunque ello fue revocado en 1802. En 1838 en las Islas Pitcain (Gran Bretana) se instauro el sufragio femenino, en 1853 se aprobo en Velez (Colombia) pero fue revocado cuatro anos mas tarde. En 1861 se reconocio el sufragio femenino restringido en Australia del Sur; en 1869, el primer territorio de EEUU en obtener el sufragio femenino (pero no universal) fue Wyoming.

(19) Como es logico, durante los primeros anos del CNMA el grupo de universitarias y mujeres vinculadas a la literatura estuvieron a cargo del Comite (Carolina Freyre de Jaimes, las hermanas Lopez). Los primeros informes con los que el CNMA intentaba de algun modo lucirse con su par internacional fueron sobre la educacion de las mujeres y no las tareas de beneficencia.

(20) Carta enviada por la presidenta del CNMA en mayo de 1902, en respuesta a la enviada por May Wright Sewall en la que expresaba "Con esta carta le mando varios memos que me parecen importantes. He intentado explicar muy claramente esos asuntos que me parecen de la mayor importancia para nuestro ejecutivo. Le ruego me mande sus comentarios a la mayor brevedad [...] Espero recibir oportunamente un informe formal de la accion de su ejecutivo sobre las recomendaciones y sugestiones que contiene este memo". Revista del Consejo nacional de la mujer en argentina, num. 6, junio de 1902.

(21) Revista del Consejo nacional de la mujer en argentina, num. 6, junio de 1902.

(22) Revista del Consejo nacional de la mujer en argentina, num. 10, junio de 1903.

(23) Revista del Consejo nacional de la mujer en argentina, num. 23, septiembre 1906.

(24) Revista del Consejo nacional de la mujer en argentina, num. 29 y 30, junio de 1908.
COPYRIGHT 2019 Bridgewater State College
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2019 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Vignoli, Marcela
Publication:Journal of International Women's Studies
Geographic Code:3ARGE
Date:Oct 1, 2019
Words:6188
Previous Article:Framing the Final Issue on Women's Movements and the Shape of Feminist Theory and Praxis in Latin America.
Next Article:"Me Gritaron Negra": The emergence and development of the Afro-descendant women's movement in Peru (1980-2015).
Topics:

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2020 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters