Printer Friendly

La candidata desconocida. (Analisis).

Nunca antes, probablemente, la intervencion de los medios de comunicacion tuvo tanta resonancia como en esta campana electoral e, inversamente, nunca antes, probablemente, la inteligencia tuvo tan poco que ver con la politica. La profusion de carteles en la calle, los pleitos que suscitaron, la tasa abrumadora de anuncios politicos en television y radio, la torpeza y mala calidad de muchos de ellos, la indole agresiva de otros, el pleito --que no polemica-- por los mensajes del presidente, en fin, la ciudadania mexicana ha sufrido sin chistar el embate de una ola avasalladora de estupidez mediatica.

Algo toco fondo en 2003. Sabemos, de entrada, que los publicistas son los sofistas de nuestra epoca; por dinero, son capaces de convencer al ciudadano sobre la verdad de una idea y, momentos despues, bajo otro patronazgo, convencerlo de la idea diametralmente opuesta. Sin ambages, el senor Alazraki, renombrado hacedor de anuncios, ha sido presentado en algunos medios como el estratega politico, suerte de Maquiavelo mexicano, hombre que sabe todas las claves secretas para conquistar el poder.

Siempre que pague, poco importa quien habra de detentar el poder, o las ideas, valores y principios del que lo detente. "Planeamos y desarrollamos su campana electoral. Precios razonables", decia un anuncio que aparecio poco tiempo antes de que se iniciara la campana en la seccion de "clasificados" de un periodico nacional. Hubo otros mas. En los ultimos anos se han publicado no pocos libros sobre el tema "como desarrollar una campana electoral exitosa", que han sido consumidos con presteza por nuestra clase politica.

Las ideas no sirven para gobernar. Eso era antes. La verdadera alquimia del poder yace --o subyace-- en el manejo astuto de las imagenes ... aunque en ocasiones dicha astucia publicitaria resbale hacia la vulgaridad, como ocurrio frecuentemente en esta campana. Un anuncio del Partido de la Sociedad Nacionalista (no confundir con "nacional-socialista") mostraba a una hermosa mujer cubriendo con coqueteria su aparente desnudez con un sarape mexicano. Otro, del Partido del Trabajo (el partido del Beto Anaya), aparecio en la television durante el intermedio del juego de ida del encuentro Monterrey-Monarcas en el que se decidio el campeonato de futbol profesional: de repente, sobre la tribuna del estadio, surgio la imagen de una portentosa dama vestida con piezas escasas exhibiendo dos prominencias conspicuas en su region pectoral y moviendose con cadencia lubrica hacia un lado y otro al tiempo que mostraba un cartel con el letrero del PT.

En realidad, con no poca frecuencia, el ciudadano se inclina por los partidos de la misma manera que simpatiza con determinado club de futbol. Su adhesion no pasa por el filtro de criterios racionales o politicos como seria el conocimiento de los programas de cada candidato y de cada partido; es una adhesion a simbolos e imagenes, algo parecido a una fe secular: se cree en el sujeto (o en el partido) sin conocerlo realmente, sin conocer sus ideas, su personalidad, sus verdaderas intenciones.

--?Por quien votara usted?

--Yo, por el partido Coca-Cola.

--?Por que?

--Nomas por que si.

La campana, entonces, se convierte en una competencia entre recursos tecnico-mediaticos. Ganara, no el partido que muestre mayor patriotismo, sentido de justicia, claridad de propositos, adhesion a los valores libertarios, etcetera, sino el que tenga mas recursos financieros y logre rodearse de un buen equipo de Dumbledors (como el mago de Harry Potter), individuos que mediante poderes secretos son capaces de convencer al publico de que un imbecil es un verdadero genio o que un comprobado cinico es un santo.

No es facil lograr en esta eleccion un voto fundado en la lucidez. Primero que nada, el ciudadano tendria que saber que puestos se van a votar el 6 de julio. El ciudadano capitalino tendria que saber que ese dia le toca elegir delegados, diputados locales y diputados federales. El segundo problema es conocer los partidos que compiten por esos puestos. Estos son 11. El tercero seria conocer las ideas y la personalidad de cada uno de los candidatos que pelean por cada uno de los puestos, lo que en el caso del DF seria conocer nada menos que a 33 personas distintas.

Las dificultades del voto consciente son, como se ve, no aritmeticas, sino algebraicas ... aunque los numeros desnudos tambien cuentan. Una competencia politica autenticamente racional obligaria a hacer precisamente lo contrario de lo que se hace, es decir, a desarrollar campanas ubicadas principalmente en el universo local, sustentadas en una vasta informacion de caracter especifico y no abstracto. Sustentada mas en datos y menos en imagenes. En contactos cara a cara. Pero la apuesta que los partidos politicos hacen, no es a confrontar ideas, informar o educar al ciudadano, sino a ganar, aunque el medio para obtener el triunfo sea eticamente contestable. Su apuesta principal es a favor de la television, y la television en Mexico es un sistema centralizado y monopolico que, por anadidura, cobra precios altisimos por cada minuto o cada segundo de publicidad, rasgos ambos que limitan su capacidad para dar tratamiento exhaustivo a las campanas locales.

Dados estos rasgos y dada la naturaleza dispersa, multiple, de esta eleccion, los canales de TV solo lograron ofrecer algunos debates (dispersos) entre candidatos de partidos que compiten por uno u otro puestos. Un tratamiento parcial, insatisfactorio. Sobre estos escasos debates predomino la publicidad politica, los anuncios de todo tipo.

Por lo pronto, el ciudadano se pregunta: ?Quien es el senor X que aparece en esa fotografia? Un ente metafisico. "En su casa lo conoceran", dice la gente.

?Pero quien de los candidatos es realmente conocido? Alguien nos dira: "Bueno, conocemos a Laura Zapata".

--?Conoce usted a Laura Zapata?

--Si, la he visto en las telenovelas.

Es de dudarse. En realidad, a quien conoce esa persona es a la villana de las telenovelas, es decir, a los personajes que Laura ha representado. En tanto ciudadana, Laura Zapata es una desconocida. ?Cuales son sus ideas sobre el gobierno de la ciudad? ?Que formulas concretas tiene esa dama para enfrentar la inficion urbana? ?Que politicas modernas y eficaces se deben aplicar para combatir la inseguridad? ?Como combatir la pobreza y el desempleo? ?Cuales son sus puntos de vista sobre la democracia? Etcetera.

Desde el punto de vista civico, ?quien puede afirmar realmente que conoce a Laura Zapata? Lo que estamos comprobando en la practica es que los ciudadanos, en muchos casos, son manipulados en sus preferencias por la publicidad de los medios de comunicacion. Los motivos del voto no son muchas veces racionales sino emocionales. Al observar como construye el ciudadano sus juicios politicos y de que manera se mueve su pensamiento politico, comprobamos que existe, ciertamente, un aprendizaje creciente sobre el poder del voto y que los ciudadanos aprenden poco a poco a discriminar entre partidos, pero comprobamos, asi mismo, el fenomeno contrario: la politica convertida en objeto de consumo, la ignorancia ciudadana, la anulacion de la autonomia racional, el seguimiento acritico de simbolos y lemas, la construccion de identidades politicas volatiles ...

Estos son hechos propios de esta epoca. El poder politico, hoy por hoy, depende de los medios de comunicacion. ?Quiere usted ser presidente de la Republica? Consiga dinero en enormes cantidades y lo podra ser. ?Quiere usted dominar a una nacion entera? No necesita ejercitos para lograrlo: basta con que usted se apodere de sus medios de comunicacion.
COPYRIGHT 2003 CISA Comunicacion e Informacion, S.A. de C.V.
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2003 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Guevara Niebla, Gilberto
Publication:Proceso
Date:Jun 29, 2003
Words:1330
Previous Article:En defensa de la transparencia mediatica. (Analisis).
Next Article:La megabiblioteca: ostentosa anacronica ofensiva: Von Ziegler defiende el proyecto. (Cultura).
Topics:

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2019 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters