Printer Friendly

La avifauna de una plantacion de banano del norte de Venezuela.

Avifauna of a banana plantation from northern Venezuela

INTRODUCCION

Por su impacto economico, la relacion de las aves con la agricultura en Venezuela se ha estudiado considerando sus aspectos perjudiciales, describiendo el dano que ciertas aves pueden producir en los cultivos (Casler et al., 1981; Garcia, 1986; Castillo, 1990). Este componente economico ha motivado estudios en los que se ha medido la importancia de la avifauna en un sentido ave-agricultura, sin que hasta la fecha se tengan amplios conocimientos de la relacion inversa: la agricultura-aves, una vision que podria desenmascarar un efecto muy negativo desde el punto de vista ecologico. Sin embargo, trabajos recientes realizados en cultivos como cafe (Jones et al., 2002), cacao (Parra, 2004; Verea y Solorzano, 2005) y naranjo (Araujo, 2005) han mostrado interesantes potencialidades para la conservacion de la avifauna venezolana.

Son muchos los cultivos agricolas que actualmente forman parte del mosaico ambiental del pais, de los cuales se desconoce su impacto sobre el entorno y las aves. Entre ellos, el banano representa un cultivo que explotado intensivamente requiere la deforestacion de extensas areas arboladas con enormes consecuencias para el medio ambiente y del cual solo se tienen algunos registros aislados de su avifauna; entre estas estan Crypturellus soui (Tinamidae), Columbina talpacoti (Columbidae) Piaya cayana, Crotophaga ani (Cuculidae), Phaethornis augusti, Chalybura buffonii, (Trochilidae), Megarhynchus pitangua, Myiozetetes cayenennsis (Tyrannidae), Icterus aurocapillus (Icteridae), Ramphocelus carbo y Eucometis penicillata (Emberizidae) (Gines et al., 1951; Schafer y Phelps, 1954). Esto deja a Venezuela en una posicion por debajo de otros como Brasil y Costa Rica, donde el conocimiento de sus explotaciones bananeras empieza a mostrar papeles tanto en pro como en contra de la conservacion (Matlock et al., 2002; Vargas, 2006).

En tal sentido, el objetivo de este trabajo fue determinar la estructura de la comunidad de aves en un cultivo de banano en terminos de composicion de especies y de abundancia numerica relativa, asi como por familias y gremios alimentarios, para mejorar el conocimiento ornitologico de este cultivo muy comun en Venezuela y determinar su posible papel en conservacion de la avifauna.

MATERIALES Y METODOS

El estudio se realizo en una parcela de 24 ha, cultivada completamente de banano Musa sp., ubicada al este del Lago de Valencia, municipio Jose Angel Lamas, estado Aragua, Venezuela (10[grados]11' N, 67[grados]31' W, 430 msnm. Dicha parcela se encuentra dentro de una matriz de un paisaje altamente alterada tanto por desarrollos urbanos como agricolas, rodeada por otras plantaciones de banano, donde las areas de vegetacion primaria mas cercanas se encuentran a unos 12 km de distancia, en el limite sur del Parque Nacional Henri Pittier. Adicional a las plantas del banano, solo algunas malezas como Tridax procumbens, Amaranthus sp., Parthenium hysterophorus, Echinochloa colona, Trianthema portulacastrum y Acalypha virginica fueron abundantes en las caminerias internas de la parcela. Tambien fue notable el intenso manejo agronomico de la plantacion que incluyo un sistema de riego por inundacion aplicado todo el ano, asi como labores de fertilizacion, fumigacion y desmalezado (manual y quimico). El banano era cosechado verde, por lo que sus frutos fueron inaccesibles para las aves, excepto por algunos abandonados que, al madurar, eran aprovechados sobre los racimos o al caer al suelo.

La avifauna fue muestreada bimensualmente, durante dos dias consecutivos, con 16 redes de neblina Avinet PQ-9 (9 m de largo y 2,6 m de altura; 30 mm de abertura), extendidas desde el ras del suelo, de manera lineal, desde las 6:00 hasta las 17:00 horas. Tres de los muestreos se realizaron en la epoca de sequia (diciembre, febrero y abril) y tres en la de lluvias (mayo, agosto y octubre). Una vez capturada, cada ave fue removida cuidadosamente de la red e identificada segun la guia de Phelps y Meyer (1994). Posteriormente, cada individuo fue marcado en su pata derecha con un anillo de aluminio, y finalmente liberado. Debido a sus pequenos tarsos, los Trochilidae fueron marcados en la ultima pluma derecha de la cola, vista ventralmente, cortando un tercio de la misma. Adicionalmente a las aves capturadas, se tomo nota de otras presentes en el cultivo y sus alrededores, identificadas visual (binoculares 10 x 40) o auditivamente. Esta ultima informacion complemento la obtenida con las redes, pero no fue utilizada en los calculos.

Con los datos obtenidos de las redes se determino la riqueza del cultivo (numero de especies) y la abundancia relativa de cada especie (numero de capturas). Su nivel de riqueza se midio utilizando las categorias propuestas por Verea (2001): a) pobre, entre 0-39 especies capturadas; b) moderada, entre 40-69; c) alta, entre 70-99 y d) muy alta, mayor a 99. Asimismo, de la riqueza general se obtuvieron las especies de importancia para la conservacion segun la composicion de migratorias, patrimoniales (endemicas, bajo regimen de proteccion), de interes cinegetico y propias de areas alteradas. Las migratorias fueron obtenidas usando la metodologia de Hilty (2003), mientras que las especies o subespecies endemicas de Cracraft (1985). Se consideraron especies bajo regimen de proteccion, aquellas incluidas en las categorias de en peligro critico, en peligro y vulnerables, propuestas por Rodriguez y Rojas (1995). Las especies de interes cinegetico fueron aquellas que resaltaron por su potencial como un recurso alimentario y/o comercial, segun comentarios de los pobladores locales, asi como las senaladas por Fergusson (1990) y Ojasti (1993). Se determinaron las especies propias de areas alteradas, segun Stotz et al. (1996), como una medida para conocer el grado de deterioro del cultivo bajo estudio.

Por su abundancia relativa, las especies capturadas se clasificaron en comunes, cuando sus capturas alcanzaron una proporcion superior al 2%, y raras, cuando la proporcion fue igual o inferior al 2% (Verea y Solorzano, 2001).

Para medir las variaciones de la avifauna dentro del cultivo con respecto a otros ambientes naturales y cultivados de la region (Verea y Solorzano, 1998; Verea, 2001; Araujo, 2005) se utilizo el indice de similitud de Sorensen (IS), que se expresa como IS = [2C/(A + B)] x 100; donde C es el numero de especies comunes en ambas muestras, y A y B representan el numero total de especies capturadas en cada una de las muestras a comparar (Moreno, 2001). El grado de similitud entre las muestras comparadas se realizo utilizando los niveles propuestos por Verea (2001): valores entre 1-20 se consideran muy escasamente parecidos, entre 21-40 escasamente parecidas, entre 41-60- algo parecidas, entre 61-80 parecidas y entre 81-99 muy parecidas.

Las aves capturadas se agruparon segun su dieta principal en los siguientes gremios alimentarios: insectivoros (I), especies que se alimentan principalmente de artropodos y que pueden o no complementar su dieta con frutos; nectarivoro-insectivoros (NI), se alimentan de nectar/polen y pequenos artropodos; frugivoros (F), se alimentan de frutos carnosos; frugivoro-insectivoros (FI), se alimentan en similar proporcion de frutos y artropodos; frugivoros-folivoros (FF), se alimentan de frutos y hojas; granivoros (G), se alimentan de semillas; granivoro-insectivoros (GI), se alimentan de semillas y artropodos; carnivoros (C), se alimentan de vertebrados que cazan activamente o muertos; y omnivoros (O), consumen una amplia gama de recursos, pudiendo incluir dos o mas de los anteriores. Esta agrupacion de especies se baso en observaciones directas de campo y en otras publicaciones (Poulin et al., 1994; Verea, 2001).

La taxonomia y nomenclatura siguen la de Hilty (2003), excepto por Dendroica aestiva, la cual es considerada por los autores como subespecie de Dendroica petechia.

RESULTADOS

Dentro del cultivo estudiado se capturaron 22 especies de 10 familias en 313 capturas (Cuadro 1); adicionalmente, se identificaron visual y/o auditivamente otras 22 especies (Cuadro 2), elevando a 44 la riqueza del cultivo en general. No obstante, al comparar al banano con otros ambientes naturales y cultivados del norte de Venezuela (Cuadro 3) su riqueza resulto pobre, aun cuando el esfuerzo de muestreo fue tres veces superior a la mayoria de los estudios previos. En el mejor de los casos, la composicion de especies del banano resulto escasamente parecida a la de otro ambiente alterado como el naranjo (Araujo, 2005).

Dentro del banano solo siete especies resultaron comunes, de las cuales Amazilia fimbriata (37,4% de las capturas totales), Turdus nudigenis (24,0%) y Coereba flaveola (7,7%) dominaron el cultivo (Cuadro 1). A pesar de ello, la proporcion de especies comunes y raras fue similar a la de otros ambientes naturales del norte de Venezuela (Cuadro 4). Las especies de valor patrimonial (endemicas o bajo regimen de proteccion) estuvieron ausentes en la muestra, pero nueve especies (41%) correspondientes a Columbina passerina, C. talpacoti, Turdus leucomelas, T. nudigenis, Thraupis episcopus, T. glaucocolpa, Volatinia jacarina, Sporophila minuta y Gymnomystax mexicanus resultaron importantes desde el punto de vista cinegetico. Asimismo, en la muestra se encontro una importante proporcion de especies migratorias (14%) representadas por Dendroica petechia, Seiurus noveboracensis (Nearticas) y Elaenia parvirostris (Austral). Otras especies migratorias detectadas como Falco peregrinus y Tyrannus savanna (Cuadro 2) nunca fueron capturadas.

Por otra parte, 10 especies (45%) resultaron propias de areas alteradas: Columbina talpacoti, A. fimbriata, Elaenia flavogaster, Pitangus sulphuratus, Tyrannus melancholicus, Troglodytes aedon, T. leucomelas, C. flaveola, T. episcopus y V. jacarina. Asimismo, dos de las especies observadas (L. malacca y P. cucullatus), pertenecian a aves introducidas (exoticas).

La muestra obtenida estuvo representada por 10 familias (Figura 1), de las cuales Tyrannidae resulto la mas rica (5 especies), seguida por Emberizidae (4) y Parulidae (3). Por su parte, Trochilidae fue la mas abundante con 118 capturas (37,7% del total), seguida por Turdidae con 77 (24,6%) y Columbidae con 38 (12,1%).

Se encontraron siete gremios alimentarios en la muestra (Figura 2). Los frugivoro-insectivoros resultaron los mas ricos (86% de las especies totales), seguidas por los insectivoros (71%), nectarivoro-insectivoros y granivoros (43%). Sin embargo, los nectarivoro-insectivoros dominaron la muestra en abundancia con 142 capturas totales (46%), seguido por los frugivoro-insectivoros con 84 (27%) y los granivoros con 39 (13%). Los omnivoros representados por P. sulphuratus y Phimosus infuscatus; y los granivoro-insectivoros por V. jacarina, resultaron poco diversos y escasos en este ambiente.

[FIGURA 1 OMITIR]

[FIGURA 2 OMITIR]

DISCUSION

El presente estudio reporta 44 aves que hacen uso del banano de manera directa o indirecta. Junto a las senaladas por Gines et al. (1951) y Schaefer y Phelps (1954) elevan a 51 las aves conocidas para el banano en Venezuela. En general, el cultivo estudiado mostro poco valor de conservacion para las aves debido a su pobre riqueza, la mas baja reportada para cualquier otro ambiente natural (Poulin et al. 1994b; Verea et al., 2000; Verea, 2001) o cultivado (Parra, 2004; Araujo, 2005; Verea y Solorzano, 2005) de Venezuela, siendo casi exclusivo solo para tres especies correspondientes a Amazilia fimbriata, Turdus nudigenis y Coereba flaveola, las cuales agruparon el 69% de las capturas. La baja riqueza debio estar relacionada a la alta homogeneidad del banano como ambiente, unido a la ausencia de otros ambientes heterogeneos a su alrededor, pues el cultivo estaba inmerso en un paisaje extenso muy alterado donde las areas con vegetacion primaria o poco intervenida estuvieron ausentes, producto de un proceso de degradacion ambiental de varios anos que ha ocasionado el aislamiento del cultivo de la vegetacion natural. Aunque algunos trabajos indican que todo cultivo es capaz de sustentar altas diversidades de aves (Hughes et al., 2002; Waltert et al., 2004), sus avifaunas dependen de los ambientes que los rodean (Estades y Temple, 1999), lo que explica la baja riqueza encontrada en el banano bajo estudio. Matlock et al. (2002) obtuvieron 206 especies de aves al estudiar 10 plantaciones de banano en Costa Rica, pero solo 53 especies estuvieron presentes dentro de la plantacion, prefiriendo la mayoria los bordes cercanos a bosques naturales y secundarios. Basado en estos ultimos, Vargas (2006) concluyo que las plantaciones de banano guardan cierta importancia en la conservacion de las aves y que no debian considerarse como "desiertos verdes", un resultado contrario al nuestro.

Adicional a la baja riqueza, no hubo registros de especies/subespecies endemicas o bajo regimen de proteccion, haciendolo poco importante para la conservacion de la avifauna local, lo cual estuvo igualmente reflejado en su alto porcentaje de aves propias de ambientes alterados (45%). Aunque este porcentaje solo considero las aves reportadas por Stotz et al. (1996), otras aves capturadas como Phimosus infuscatus, Columbina passerina, Melanerpes rubricapillus, T. nudigenis, Sporophila minuta y Gymnomystax mexicanus, que tambien podrian considerarse propias de ambientes alterados, al menos en Venezuela, elevan a 73% las especies de este grupo. Las aves de importancia cinegetica (41%), aunque resultaron ligeramente superiores a las reportadas por Verea y Solorzano (2005) en una plantacion de cacao (31%) en Venezuela, solo resaltaron por su interes comercial, principalmente Forpus passerinus, asi como tambien S. minuta, Sicalis flaveola, Icterus nigrogularis, G. mexicanus, Carduelis psaltria, Lonchura malacca y Ploceus cucullatus, otro aspecto contraproducente para la conservacion. De estas ultimas, L. malacca y P. cucullatus representan especies exoticas, las cuales se hacen presentes en ambientes muy perturbados.

La plantacion de banano mostro un incremento en la proporcion de especies migratorias (14%) con respecto a otros ambientes naturales y cultivados de la region, cuyos valores oscilan entre 2,0 y 7,0% (Terborgh y Faaborg, 1980; Ruiz, 1995; Verea, 2001). Aunque es conocido el gran potencial de los agroecosistemas para la conservacion de estas especies, pues sus proporciones suelen ser mayores a las encontradas en ambientes naturales (Greenberg et al., 1997), el aumento reportado se atribuye a la baja riqueza del cultivo. De cualquier manera, su numero en terminos absolutos resulto similar al de trabajos preliminares en Venezuela, ademas de ser importante para Falco peregrinus (Falconidae), un migratorio observado que se alimentaba de aves comunes al cultivo como Columbina talpacoti y C. passerina. Asimismo, la migratoria austral Tyrannus savanna (Tyrannidae) solo se observo en las caminerias, tomando provecho de los insectos que volaban entre sus espacios abiertos. Esto le otorga al banano cierta importancia como habitat para las aves migratorias.

Este ambiente mostro el menor numero de familias registrado (10) en cualquier ambiente natural (Ruiz, 1995; Verea, 2001) o cultivado (Parra 2004; Araujo 2005; Verea y Solorzano, 2005) previamente estudiado en el norte de Venezuela, cuyos numeros oscilan entre 12 y 18 familias. Esto probablemente tuvo relacion con la incapacidad del banano para sostener un numero importante de especies, principalmente aquellas susceptibles a las perturbaciones, propias de las familias Dendrocolaptidae, Furnariidae, Thamnophilidae y Formicariidae (Sekercioglu, 2002), restandole igualmente importancia para la conservacion.

En terminos de riqueza, Tyrannidae resulto la familia mas importante al reunir el 23% de las especies, un patron comun de los ambientes del norte de Venezuela (Verea, 2001; Parra, 2004; Verea y Solorzano, 2005). Pero fue poco abundante pues sus especies, depredadores aereos en su mayoria, tuvieron dificultad para penetrar en el cultivo, dada la alta densidad de plantacion. Solo Pitangus sulphuratus, un oportunista que buscaba los frutos maduros caidos al suelo, resulto importante para esta familia. Fue desplazada por Trochilidae en abundancia, pues las numerosas capturas de A. fimbriata (37,4% del total) hicieron de esta ultima la mas abundante. En ningun ambiente de Venezuela, una especie habia dominado como A. fimbriata lo hizo en el banano, favorecida por una floracion continua del cultivo, ademas de que sus racimos sirvieron de plataforma para la construccion de sus nidos. Verea et al. (2000) reportaron una dominancia marcada de Chalybura buffonii al alcanzar el 13,9% de las capturas en un bosque de Venezuela, dos veces menos que el reportado para A. fimbriata del presente estudio. Sin embargo, Trochilidae resulto pobre en riqueza (solo dos especies), estando practicamente ausente Chalybura buffonii, asi como Phaethornis spp. y Glaucis hirsuta, aves normalmente relacionadas a musaceas (heliconias) de ambientes naturales y cultivados de Venezuela (Verea et al., 2000; Verea y Solorzano, 2005).

Las flores y racimos ofrecieron los mismos beneficios de alimentacion y lugar para anidar a C. flaveola (Parulidae), otra de las familias importantes de la muestra. Turdidae, representada practicamente por T. nudigenis (24,0% de las capturas) fue favorecida por los frutos maduros abandonados en el suelo. Esta especie se ha convertido en la mas comun de los ambientes cultivados de Venezuela, pues ha sido igualmente abundante en cacao y naranjo (Parra, 2004; Araujo, 2005; Verea y Solorzano, 2005). Por su parte, las especies de Columbidae y Emberizidae se favorecieron del recurso grano ofrecido por las malezas en las caminerias del cultivo. Adicionalmente, el banano sirvio como refugio a las primeras, permitiendoles escapar de F. peregrinus al hacerse presente.

El numero de gremios alimentarios encontrados en el banano (7) tambien resulto inferior al encontrado en cualquier otro ambiente natural (Poulin et al., 1994b; Ruiz, 1995; Verea, 2001) o cultivado (Parra, 2004; Verea y Solorzano, 2005) del norte de Venezuela, reportandose por primera vez un desplazamiento de los insectivoros como gremio dominante en riqueza, por los frugivoro-insectivoros. Comparado con otros gremios, los insectivoros son mas susceptibles a las perturbaciones, pues generalmente son mas especificos de bosques (Sekercioglu et al., 2002), donde abundan los arboles en crecimiento, arbustos y enredaderas, capaces de reunir una gran cantidad de artropodos (Skutch 1996), aspectos ausentes en el banano debido al intenso manejo agronomico. Asi, los frugivoro-insectivoros como Elaenia flavogaster, E. parvirostris y Tyrannus melancholicus, aunque no tuvieron acceso a los frutos del cultivo, se beneficiaron de los insectos que capturaban en vuelo entre sus caminerias, ingresando eventualmente al cultivo. Otros miembros del gremio como Turdus spp. tomaron provecho de los frutos maduros caidos al suelo. Los insectivoros tambien fueron desplazados en abundancia por los nectarivoro-insectivoros, un fenomeno comun en otras comunidades de aves estudiadas del norte de Venezuela (Verea, 2001; Verea y Solorzano, 2005). Este ultimo gremio, representados por A. fimbriata, se favorecio del banano por las razones antes mencionadas para la familia Trochilidae.

Por tratarse de un cultivo fruticola, se esperaba una alta riqueza y abundancia de frugivoros en el banano. Contrariamente, su presencia fue muy baja, debido a la inaccesibilidad de las aves al fruto, pues su manejo requiere de la cosecha de los racimos antes de madurar, asi como a la falta de otras plantas que ofertaran el recurso. Araujo (2005) al estudiar otro frutal (naranjo) encontro que las aves frugivoras al no poder acceder a los frutos del cultivo, se alimentaban de aquellos ofertados por las plantas parasitas que crecian sobre el mismo.

CONCLUSIONES

Se mejoro el conocimiento de aves asociadas al cultivo de banano en Venezuela. Distinto a otras explotaciones agricolas como el cacao o el naranjo, el banano explotado intensivamente, dentro de una matriz del paisaje altamente alterada, no ofrece valor de conservacion para la avifauna local, pues no es capaz de soportar un importante numero de especies, entre ellas de importancia patrimonial, asi como tampoco familias o gremios alimentarios susceptibles a las perturbaciones, como usualmente ocurre en ambientes tropicales, siendo un ambiente dominado por aves asociadas a ambientes alterados, entre ellas exoticas. Aunque mostro cierta importancia al albergar aves migratorias, no fue diferente a la encontrada en cualquier otro ambiente o cultivo en Venezuela. Asimismo, este trabajo revela una necesidad de estudio en otras plantaciones de banano del pais, que permitan determinar las mejores condiciones bajo las cuales deba explotarse el banano, de manera de hacerlo amigable con el medio ambiente.

AGRADECIMIENTO

A Francisco Bisbal y Jesus Manzanilla por las recomendaciones al manuscrito. A Omaira Navas y Frank Tisoy por su ayuda en la realizacion de los muestreos y al Instituto de Zoologia Agricola (IZA), Facultad de Agronomia, Universidad Central de Venezuela, en Maracay.

LITERATURA CITADA

1. Araujo, M. 2005. Estructura de la comunidad de aves de un cultivo de naranjo Citrus sinensis, en el area agricola de Montalban, Estado Carabobo, Norte de Venezuela. Trabajo de Grado, Facultad de Agronomia, Universidad Central de Venezuela, Maracay.

2. Casler, C., A. Rivero y J. Lira. 1981. Los patos Dendrocygna como causantes de danos en los cultivos de arroz en Venezuela (Aves: Anatidae). Mem. Soc. Cienc. Nat. La Salle 41: 105-115.

3. Castillo, J. 1990. Aves Plagas del arroz en Venezuela. Revista AgroProfesional 2: 15-18.

4. Cracraft, J. 1985. Historical biogeography and patterns of differentiation within the South American avifaunas: areas of endemism. Ornithol. Monogr. 36: 49-84.

5. Estades, C.F. y S.A. Temple. 1999. Deciduous-forest bird communities in a fragmented landscape dominated by exotic pine plantations. Ecological Applications 9: 573-585.

6. Fergusson, L.A. 1990. El aprovechamiento de la fauna silvestre en Venezuela. Cuadernos Lagoven, Caracas.

7. Garcia, J. 1986. Estimacion del dano ocasionado por Pericos Cara Sucia (Aratinga pertinax venezuelae, Zimmer y Phelps) en sabanas de maiz al sur del estado Guarico, Venezuela. Agronomia Tropical 36: 37-42.

8. Gines, H., R. Aveledo, G. Yepez, G. Linares y J. Pojan. 1951. Contribucion al conocimiento de la region de Baruta-El Hatillo: Avifauna. Mem. Soc. Cienc. Nat. La Salle 30: 237-323.

9. Greenberg, R., P. Bichier y J. Sterling. 1997. Acacia, cattle, and migratory birds in southeastern Mexico. Biological Conservation 80: 235-247.

10. Hilty, S.L. 2003. Birds of Venezuela. Princeton Univ. Press, Princeton, New Jersey.

11. Hughes, J.B., G.C. Daily y P. R. Ehrlich. 2002. Conservation of tropical forest birds in countryside habitats. Ecology Letters 5: 121-129.

12. Jones, J., P. Ramoni-Parazzi, E.H. Carruthers y R.J. Robertson. 2002. Species composition of bird communities in shade coffee plantations in the Venezuelan Andes. Ornitol. Neotrop. 13: 397-412.

13. Matlock, R.B., D. Rogers, P.J. Edwards y S.G. Martin. 2002. Avian communities in forest fragments and reforestation areas associated with banana plantations in Costa Rica. Agriculture, Ecosystems and Environment 91: 199-215.

14. Moreno, C.E. 2001. Metodos para medir la biodiversidad. M & T-Manuales y Tesis SEA, Zaragoza, Espana.

15. Ojasti, J. 1993. Utilizacion de la fauna silvestre en America Latina: Situacion y perspectivas para un manejo sostenible. Guia FAO Conservacion 25. Organizacion de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentacion. Roma.

16. Parra, L. 2004. Estructura de la comunidad de aves del sotobosque de un cultivo de cacao (Theobroma cacao) en el valle del Municipio Ocumare de la Costa de Oro, Edo. Aragua, norte de Venezuela. Tesis. Facultad de Agronomia, Universidad Central de Venezuela, Maracay. 65 p.

17. Phelps, W.H., Jr. y R. Meyer. 1994. Una guia de las aves de Venezuela. Editorial Ex Libris, Caracas.

18. Poulin, B., G. Lefebvre y R. McNeil. 1994. Characteristics of feeding guilds and variation in diets of birds species of three tropical sites. Biotropica 26: 187-197.

19. Rodriguez, J.P. y F. Rojas. 1995. Libro Rojo de la fauna venezolana. Editorial Ex-Libris, Caracas.

20. Ruiz, O.J.L. 1995. Caracterizacion de la avifauna del cardonal-espinar en el sendero Cata-Catica del Parque Nacional Henri Pittier, Aragua, Venezuela. Tesis. Universidad Central de Venezuela, Maracay.

21. Sekercioglu, C.H. 2002. Forest fragmentation hits insectivorous birds hard. Directions in Science 1: 62-64.

22. Sekercioglu, C.H, P.R. Ehrlich, C.D. Gretchen, G. C. Daily, D. Aygen, D. Goehring, y R. F. Sandi. 2002. Disappearance of insectivorous birds from tropical forest fragments. Proc. Nat. Acad. Sci. 99: 263-267.

23. Skutch, A.F. 1996. Antbirds and ovenbirds. Univ. Texas Press, Austin.

24. Schafer, E. y W.H. Phelps. 1954. Las aves del Parque Nacional Henri Pittier (Rancho Grande) y sus funciones ecologicas. Bol. Soc. Ven. Cienc. Nat. 83: 1-167.

25. Stotz, D.F., J. W. Fitzpatrick, T. A. Parker III y D. K. Moskovits. 1996. Neotropical birds: ecology and conservation. Chicago Univ. Press, Chicago.

26. Terborgh, J.W y J.R. Faaborg. 1980. Factors affecting the distribution and abundance of North American migrants in the eastern Caribbean region. In: A. Keast y E. Morton (eds.). Migrant birds in the Neotropics. Smithsonian Press, Washington D.C. pp. 145-155.

27. Vargas, R. 2006. Biodiversity in humid tropical banana plantations where there has been long-term use of crop protection products. Agronomia Costarricense 30 (2): 83-109.

28. Verea, C. 2001. Variacion en la composicion de las comunidades de aves de cinco sotobosques de la vertiente norte del Parque Nacional Henri Pittier, estado Aragua, Venezuela. Trabajo de Grado. Facultad de Agronomia, Universidad Central de Venezuela, Maracay.

29. Verea, C. y A. Solorzano. 1998. La avifauna del sotobosque de una selva decidua tropical en Venezuela. Ornitol. Neotrop. 9: 161-176.

30. Verea, C. y A. Solorzano. 2001. La comunidad de aves del sotobosque de un bosque deciduo tropical en Venezuela. Ornitol. Neotrop. 12: 235-253.

31. Verea, C. y A. Solorzano. 2005. Avifauna asociada al sotobosque de un cultivo de cacao del norte de Venezuela. Ornitol. Neotrop. 15: 1-14.

32. Verea, C., A. Fernandez-Badillo y A. Solorzano. 2000. Variacion en la composicion de las comunidades de aves de sotobosque de dos bosques en el norte de Venezuela. Ornitol. Neotrop. 11: 65-79.

33. Waltert, M., A. Mardiastuti y M. Muhlenberg. 2004. Effects of land use on bird species richness in Sulawesi, Indonesia. Conservation Biology 18: 1339-1346.

Carlos Verea (1), Franne Anton (1) y Alecio Solorzano (1)

(1) Instituto de Zoologia, Facultad de Agronomia Agricola, Universidad Central de Venezuela. Apdo. 4579. Maracay. Venezuela. e-mail: cverea@cantv.net

Recibido: Julio 2, 2008

Aceptado: Noviembre 11, 2009
Cuadro 1. Capturas de especies de aves obtenidas durante los
muestreos realizados en la plantacion de banano, municipio
Jose Angel Lamas, estado Aragua, Venezuela

Taxa y gremios alimentarios                     Capturas por estacion

                                                  Seca      Lluviosa
Threskiornithidae (1)
  Phimosus infuscatus (O)                           1           0
Columbidae (2)
  (a), (d) Columbina passerina (G)                  9          12
  (d), (c) Columbina talpacoti rufipennis (G)       5          12
Trochilidae (2)
  (c) Amazilia fimbriata elegantissima (NI)        54          63
  (a) Chalybura buffonii aeneicauda (NI)            1           0
Picidae (1)
  Melanerpes rubricapillus (FI)                     0           1
Tyrannidae (5)
  (c) Elaenia flavogaster (FI)                      0           4
  (b) Elaenia parvirostris (FI)                     1           0
      Todirostrum sylvia (I)                        0           1
  (c) Pitangus sulphuratus rufipennis (O)           8          12
  (c) Tyrannus melancholicus (FI)                   0           1
Troglodytidae (1)
  (c) Troglodytes aedon albicans (I)                0           3
Turdidae (2)
  (d) Turdus n. nudigenis (FI)                     55          20
  (d), (c) Turdus leucomelas albiventer (FI)        2           0
Parulidae (3)
  (b) Dendroica petechia (I)                        2           0
  (b) Seiurus noveboracensis (I)                    0           2
  (f) Coereba flaveola luteola (NI)                 3          21
Emberizidae (4)
  (d), (c) Thraupis episcopus cana (F)              4           1
  (d) Thraupis glaucocolpa (F)                      2           3
  (d), (c) Volatinia jacarina splendens (GI)        0           7
  (d) Sporophila m. minuta (G)                      0           1
Icteridae (1)
  (d) Gymnomystax mexicanus (FI)                    1           1

22 especies                                        148         165

Taxa y gremios alimentarios                     Capturas

                                                totales (%)
Threskiornithidae (1)
  Phimosus infuscatus (O)                          1 (0,3)
Columbidae (2)
  (a), (d) Columbina passerina (G)                21 (6,7)
  (d), (c) Columbina talpacoti rufipennis (G)     17 (5,4)
Trochilidae (2)
  (c) Amazilia fimbriata elegantissima (NI)     117 (37,4)
  (a) Chalybura buffonii aeneicauda (NI)           1 (0,3)
Picidae (1)
  Melanerpes rubricapillus (FI)                    1 (0,3)
Tyrannidae (5)
  (c) Elaenia flavogaster (FI)                     4 (1,3)
  (b) Elaenia parvirostris (FI)                    1 (0,3)
      Todirostrum sylvia (I)                       1 (0,3)
  (c) Pitangus sulphuratus rufipennis (O)         20 (6,4)
  (c) Tyrannus melancholicus (FI)                  1 (0,3)
Troglodytidae (1)
  (c) Troglodytes aedon albicans (I)               3 (1,0)
Turdidae (2)
  (d) Turdus n. nudigenis (FI)                   75 (24,0)
  (d), (c) Turdus leucomelas albiventer (FI)       2 (0,6)
Parulidae (3)
  (b) Dendroica petechia (I)                       2 (0,6)
  (b) Seiurus noveboracensis (I)                   2 (0,6)
  (f) Coereba flaveola luteola (NI)               24 (7,7)
Emberizidae (4)
  (d), (c) Thraupis episcopus cana (F)             5 (1,6)
  (d) Thraupis glaucocolpa (F)                     5 (1,6)
  (d), (c) Volatinia jacarina splendens (GI)       7 (2,2)
  (d) Sporophila m. minuta (G)                     1 (0,3)
Icteridae (1)
  (d) Gymnomystax mexicanus (FI)                   2 (0,6)

22 especies                                     313 (100,0)

I, insectivoros, NI, nectarivoro-insectivoros; F, frugivoros; FI,
frugivoro-insectivoros; FF, frugivoro-folivoros; G, granivoros;
GI, granivoro-insectivoros; O, omnivoros; C, carnivoros.
(a) Previamente reportado en Banano (Gines et al., 1951; Schaefer
y Phelps, 1954); (b) Especie migratoria (Hilty, 2003); (c) Especie
propia de ambientes alterados (Stotz et al., 1996); (d) Especie de
interes cinegetico (Fergusson, 1990; Ojasti, 1993)

Cuadro 2. Especies de aves identificadas visual y/o
auditivamente en la plantacion de banano, municipio
Jose Angel Lamas, estado Aragua, Venezuela

Familia                              Especie

Ardeidae            Bubulcus ibis
Accipitridae        Buteo magnirostri; Elanus leucurus
Fringillidae        Carduelis psaltria
Columbidae          Columbina squammata
Cuculidae           Crotophaga ani; Tapera naevia
Falconidae          Falco peregrinus; Milvago chimachima
Psittacidae         Forpus passerinus
Trochilidae         Glaucis hirsuta
Estrildidae         Lonchura malacca
Icteridae           Molothrus bonariensis; Icterus nigrogularis
Tyrannidae          Myiozetetes cayanensis; Tyrannus savanna
Threskiornithidae   Plegadis falcinellus
Ploceidae           Ploceus cucullatus
Polioptilidae       Polioptila plumbea
Emberizidae         Saltator coerulescens; Sicalis flaveola
Charadriidae        Vanellus chilensis

Cuadro 3. Riqueza especifica y grado de similitud entre las aves
capturadas en la plantacion de banano, municipio Jose Angel
Lamas, estado Aragua, con respecto a otros ambientes naturales y
cultivados del norte de Venezuela

Ambiente                      Numero de especies     Riqueza (a)
                                  capturadas       (Categorias)

Banano bajo estudio                  22            Pobre
Cultivo de naranjo (c)               75            Alta
Cultuvo de cacao (d)                 54            Moderada
Bosque seco deciduo (e)              72            Alta
Bosque deciduo (f)                   59            Moderada
Bosque semideciduo (g)               37            Pobre
Bosque nublado (g)                   41            Moderada
Bosque nublado superior (g)          40            Moderada
Cardonal-espinar (h)                 52            Moderada
Bosque deciduo (i)                   73            Alta
Bosque ribereno (i)                  69            Moderada

Ambiente                      Similitud (b)   Esfuerzo
                                              (h-redes)

Banano bajo estudio                -            1800
Cultivo de naranjo (c)            33            1800
Cultuvo de cacao (d)              26             600
Bosque seco deciduo (e)           12             720
Bosque deciduo (f)                 3             720
Bosque semideciduo (g)             0             720
Bosque nublado (g)                 0             720
Bosque nublado superior (g)        0             720
Cardonal-espinar (h)              22             720
Bosque deciduo (i)                24             585
Bosque ribereno (i)               13             585

(a) Riqueza: pobre, entre 0-39 especies capturadas; moderada,
40-69 especies; alta, 70-99 especies; muy alta, mayor a 99
especies; (b) IS= [2C/(A+B)] *100; valores: 1-20 muy
escasamente parecidos, 21-40 escasamente parecidas,
41-60 algo parecidas, 81-99 muy parecidas. (c) Araujo
(2005); (d) Verea y Solorzano (2005); (e) Verea y Solorzano
(1998); (f) Verea y Solorzano (2001); (g) Verea (2001);
(h) Ruiz (1995); (i) Verea et al. (2000)

Cuadro 4. Numero total (proporcion) de las especies comunes, raras,
migratorias y endemicas en la plantacion de banano, municipio Jose
Angel Lamas, estado Aragua, comparado con otros ambientes naturales
y cultivados previamente estudiados del norte de Venezuela

                                                         Bosque

Especies               Banano   Naranjo      Cacao    Seco deciduo

Comunes                7 (32)    10 (13)    13 (24)        13 (19)
Raras                 15 (68)    65 (87)    41 (76)        59 (81)
Totales              22 (100)   75 (100)   54 (100)       72 (100)
Migratorias (1)        3 (14)      5 (7)     3  (6)          5 (7)
Endemicas (1), (2)     0  (0)      2 (3)     1  (2)          2 (3)

                                        Bosque

Especies             Deciduo   Semideciduo   Nublado   Nublado
                                                       superior

Comunes              12 (20)       13 (35)    15 (36)    15 (38)
Raras                47 (80)       24 (65)    26 (64)    25 (62)
Totales             59 (100)      37 (100)   41 (100)   40 (100)
Migratorias (1)        2 (3)         2 (5)      1 (2)      0 (0)
Endemicas (1), (2)     2 (3)        6 (16)    12 (29)    13 (33)

(1) Proporcion en base a especies totales de cada ambiente.;
(2) Especies y subespecies endemicas segun Cracraft (1985).
Otras fuentes segun el Cuadro 2. Para cada ambiente, el total
incluye las aves endemicas capturadas y observadas
COPYRIGHT 2010 Universidad Centroccidental Lisandro Alvarado
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2010 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Verea, Carlos; Anton, Franne; Solorzano, Alecio
Publication:BIOAGRO
Article Type:Report
Date:Jan 1, 2010
Words:5423
Previous Article:Efecto diferencial de seis aislamientos de Trichoderma sobre la severidad de Rhizoctonia solani, desarrollo radical y crecimiento de plantas de maiz.
Next Article:Indice de calidad y salud de suelos para plantaciones bananeras en cuatro paises de America Latina y el Caribe.
Topics:

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2019 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters