Printer Friendly

La autoestima y la farsa: Tempus.

El pasado sabado 23 del ya finado mes de agosto, en el programa televisivo Hoy mismo del muy estimable Guillermo Ochoa, fue presentado un sacerdote --"carmelita descalzo"--, Luis Jorge Gonzalez (LJG), que a predicar la bienaventuranza de este mundo dedica su tiempo completo.

Dicho en forma sucinta, segun el fraile, los problemas humanos, la tristeza, la penuria animica, la desolacion, tienen una solucion infalible, Ella es "la autoestima", porque sin ella nada puede darse a los demas.

La formula es vieja: "?Como vas a proporcionar felicidad a los que te rodean, si antes no te llenas tu mismo de esa gracia?".

(Es en cierto modo lo que pregonan los ricos: "Primero me enriquezco yo y luego ya vere de repartir algo de lo que yo poseo en abundancia").

Quererse uno, como condicion inicial indispensable, es el camino seguro para querer a los demas...

Para tener ese amor por uno mismo, como materia prima para construir la dicha en este mundo, el fraile da la receta: la autoestima. ?Y como hallarla? Pues muy facil: se pone uno frente un espejo sincerista y se dice "tu eres valioso, tu eres un ganador, tu eres hermoso" y ya.

(Como Stokely Carmichael ante la comunidad negra de los Estados Unidos: "We are beatiful"). Repetirlo tantas veces cuantas sean necesarias hasta que el convencimiento profundo llegue.

Ahora que, ?de donde salen las premisas para que la autoestima se alcance?

El fraile nos lo explica: "Todo nuestro ser esta formado de atomos; es decir, de energia; es decir, de luz". ?No es maravilloso y maravillante?

Item mas: "cuando un espermatozoide alcanza al ovulo, en una carrera entre cien millones mas, ese mas fuerte, mas rapido, mas afortunado, es un gran ganador y de el salimos cada uno de nosotros".

Tercero: "En el prodigio que es el universo, ha de considerarse que el ser humano es la flor mas hermosa de la naturaleza".

Linda palabreria; pero si ciertas fueran las premisas, con solo mirarnos amorosamente, acariciarnos, admirarnos, este mundo no seria como dice la Salve "un valle de lagrimas", sino de cabo a rabo un eden luminoso. Los "ganadores" no saldrian al ras de la tierra torpes y debiluchos, necesitados de proteccion y guia; todos con su deliciosa, inacabable torta bajo el brazo y no con el hambre y la enfermedad acechandolos siempre. Y en todo caso, ?no seria tambien cosa de dolerse por el resto de perdedores, la multitud inmensa de cien millones menos uno?

Dice LJG, con sonrisa inefable; "Unicos, autoconscientes, responsables, libres y capaces de amar" (?de que quejarse? digo yo). Bien se ve que el fraile jamas leyo a Calderon de la Barca (La vida es sueno), con la queja de Segismundo: "... y yo, con mas albedrio, tengo menos libertad".

Tampoco se entero de las obras de Sofocles y de Esquilo, donde el heroe lucha contra el destino, busca la libertad para los hombres todos, y fatalmente cae vencido porque el mundo es impiedad.

No somos la maravilla que el senor LJG pretende, somos granos de polvo que arrastra la voragine. Jesucristo, ?no es cierto? no prometio la dicha aca abajo.

Y donde la codicia, la sed de poder han imperado a traves de los siglos (?o Shakespeare escribio solo tonterias?), ?somos los humanos, de veras, la mas hermosa floracion de la naturaleza? ?Nunca ha visto volar a una golondrina? ?Nunca ha sabido del trabajo de las hormigas y de las abejas? ?Nunca ha contemplado de cerca el prodigio de una rosa?

Decia Cri Cri, entre cancion y cancion, con su sencilla filosofia campirana: "Nadie esta conforme con su suerte. Para sentirse mejor, los chaparros quieren ser altos, los gordos quieren ser flacos, los ricos quieren... ser mas ricos". La autoestima, como principio vencedor de todas las calamidades que aquejan al individuo, suele quedarse en eso, mientras la estima por los demas se queda en la espera infinita.

Para la iniquidad no es la autoestima el remedio, sino la caridad. La madre Teresa de Calcuta, creo, no se autoelogia ni se autocomplace y autoadmira en forma alguna. Predicar la autoestima en platicas, conferencias, libros (que se venden, no se regalan, claro esta), esta bien como modus vivendi. La madre Teresa no discursea, simple e incansablemente, da.
COPYRIGHT 1997 Editorial Cruzada, S.A. DE C.V.
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 1997 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Title Annotation:TT: Self esteem and the sham: Tempus. (includes other articles about smoking, the Royal Academy of the Spanish Language, and the influence of Miami); incluye otros articulos sobre fumar, la Real Academia de la Lengua, y la influencia de Miami, Florida
Author:Domingo, Alberto
Publication:Siempre!
Date:Sep 4, 1997
Words:757
Previous Article:Victima de al mercadotecnia: Luis Miguel.
Next Article:Murmullos, arrullos y rumores.
Topics:

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2019 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters