Printer Friendly

La antropologia Mexicana y el indigenismo: una mirada personal.

La configuracion de la red institucional

Llamamos antropologia mexicana a la corriente teorica y politica que se configura en el periodo 1940-1970, en la cual se establece una estrecha relacion entre la investigacion antropologica, la formacion academica y la politica indigenista; fue resultado de la articulacion de un complejo institucional que emerge, en su mayor parte, durante el regimen del presidente Lazaro Cardenas --1934-1940--. En la Universidad Nacional Autonoma de Mexico (UNAM) habia un Departamento de Antropologia dependiente de la Facultad de Filosofia y Letras donde se formaba a estudiosos del Mexico antiguo, mientras que se hacia investigacion de campo, con recursos precarios, en el Instituto de Investigaciones Sociales, cuando Miguel Othon de Mendizabal era su secretario academico. Posteriormente, a partir de 1939 Lucio Mendieta y Nunez toma la direccion de dicho instituto y funda la Revista Mexicana de Sociologia; el proyecto mas importante que se echa a andar es la elaboracion de una carta etnografica de Mexico.

De este mismo sexenio cardenista procede la creacion de un Departamento de Antropologia en la Escuela de Ciencias Biologicas del Instituto Politecnico Nacional para formar profesionales en el campo de la antropologia social; asimismo, se organiza en 1936 el Departamento de Asuntos Indigenas, del cual procede la iniciativa para realizar la Primera Asamblea de Filologos y Linguistas en 1939, y para apoyar la organizacion del Primer Congreso Indigenista Interamericano, llevado a cabo en la ciudad de Patzcuaro en abril de 1940, producto del cual es la creacion del Instituto Indigenista Interamericano (III), que tendria como sus publicaciones America Indigena y el Boletin Indigenista.

Sin embargo, el eje de todo este complejo institucional que emerge en unos pocos anos es la fundacion, en 1939, del Instituto Nacional de Antropologia e Historia (inah), cuyo primer director es Alfonso Caso, una figura politica y cientifica que sera el protagonista principal de la antropologia mexicana en el lapso 1940-1970. Este instituto incorpora a la antigua Inspeccion de Arqueologia, al Museo Nacional y al Departamento de Antropologia, el cual se convirtio entonces en la Escuela Nacional de Antropologia e Historia (ENAH).

Mientras que en el Instituto de Investigaciones Sociales se realiza un programa de investigaciones con una definida orientacion evolucionista, la ENAH, que disena un plan de estudios inspirado en la concepcion boasiana, se establece en el campo de la etnologia y la etnografia, con una orientacion teorica que conjuga el funcionalismo britanico con el empirismo evolucionista de Robert Redfield. El Departamento de Antropologia de la Universidad de Chicago, junto con alumnos de etnologia de la ENAH y con el apoyo del gobierno del estado de Chiapas, desarrolla en 1942-1944 un proyecto de investigaciones en los Altos de Chiapas dirigido por Sol Tax. Al mismo tiempo, la Universidad de California, tambien con alumnos de la ENAH, empieza un programa de investigaciones en la region tarasca, Michoacan, bajo la direccion de George m. Foster, con una orientacion boasiana en la version de Ralph Beals. En estos proyectos se forman algunos de los mas importantes etnologos mexicanos del siglo XX.

Un espacio fundamental en el que se hacen importantes contribuciones a los diferentes campos de la antropologia, a traves de las cuales se perfila la tradicion antropologica nacional, es la Sociedad Mexicana de Antropologia, fundada en 1937, y particularmente en sus reuniones de Mesa Redonda, la primera de las cuales tiene lugar en 1941 en la Ciudad de Mexico y se dedica a dilucidar la identidad de la Tula historica de las fuentes. La propuesta que se convertira en el paradigma de la antropologia mexicana sera la realizada en 1943 por el etnologo aleman naturalizado mexicano Paul Kirchhoff, al definir un area de alto desarrollo sociopolitico y cultural a la que designara con un termino aportado por Wigberto Jimenez Moreno: Mesoamerica. Asi, la articulacion entre la concepcion mesoamericanista, la politica de investigaciones desarrollada en el INAH, las discusiones organizadas por la Sociedad Mexicana de Antropologia y la formacion de antropologos profesionales en la ENAH constituiran la antropologia mexicana que se desarrolla hasta 1970.

El panorama se redondea con la creacion de la carrera de antropologia social en la ENAH, en 1951, para formar a los especialistas en antropologia aplicada que se incorporaran a la politica indigenista del gobierno mexicano. Ciertamente, el indigenismo interamericano tenia su sede en la Ciudad de Mexico, mientras que el antiguo Departamento de Asuntos Indigenas cardenista se habia convertido en una dependencia de la Secretaria de Educacion Publica, la Direccion General de Asuntos Indigenas, con un bajo perfil. Las mas importantes discusiones sobre el papel de la antropologia en el periodo de la posguerra se realizaban en las paginas de America Indigena, desde donde se difundian los planteamientos procedentes de las instituciones antropologicas de los Estados Unidos, el mas importante de los cuales era el desarrollo de una antropologia aplicada, es decir, orientada a la solucion de los problemas mas acuciantes de los pueblos indigenas del continente americano. En esta orientacion se vertia la experiencia militar y de dominacion colonial adquirida por Estados Unidos en su participacion en la Segunda Guerra Mundial, de la que este pais emerge como una de las dos potencias hegemonicas en el mundo.

De hecho, el profundo involucramiento de Estados Unidos en la guerra conduce a una completa reorganizacion del conjunto de instituciones relacionadas con la investigacion cientifica. Por una parte, se establece una coordinacion de las fundaciones filantropicas, las cuales tienen un papel central en el financiamiento; por la otra, se reestructuran los programas de las universidades y, en tercer lugar, se crean diversos vinculos con el ejercito para responder a las exigencias que impone el desarrollo de la guerra; aparece entonces lo que David Nugent (2008) llama una "nueva geografia del conocimiento". Las universidades crean programas para la formacion academica de los militares, e incluso de civiles, que trabajaran en diversas acciones relacionadas con la ocupacion militar y la administracion territorial de las regiones afectadas por la guerra. Por su parte, la comunidad academica proporcionaria cientificos para integrar un equipo de expertos en inteligencia para continuar, despues de la guerra, la lucha contra el fascismo y el comunismo (Nugent, 2008). Los efectos en el campo de la antropologia son diversos, como la creacion en la Smithsonian Institution de un Comite de Guerra (War Committee) que establece el Ethnogeographic Board para proporcionar a los militares la informacion requerida debidamente evaluada (Kemper, 1993).

Una comision integrada por Ralph Beals, Robert Redfield y Sol Tax es la encargada de realizar una evaluacion del estado de las investigaciones en Mexico y Guatemala. En 1943 se funda el Instituto de Antropologia Social, dirigido por Julian H. Steward, con su publicacion Acta Americana, en la que se publican ensayos notables como el de Paul Kirchhoff sobre Mesoamerica (1943). El apoyo mayor, sin embargo, es otorgado a la ENAH, donde se crea un plan de estudios con una orientacion boasiana y se ofrece un generoso programa abierto de becas por parte de diferentes fundaciones, como la Viking Fund, la Gugenheim o la Rockefeller, entre otras, con una orientacion latinoamericanista. Sol Tax, de la Carnegie Institution, es requerido para dar clases en la ENAH, donde inicia investigaciones de campo en los Altos de Chiapas, en las que se forman Fernando Camara, Ricardo Pozas y Calixta Guiteras. Oscar Lewis llega como representante del Instituto Nacional Indigenista (INI), de Estados Unidos, ante el Instituto Indigenista Interamericano, dirigido por Manuel Gamio desde 1942; inicia entonces su investigacion en Tepoztlan, en la que incorpora a cuatro estudiantes de antropologia. Tanto Tax como Lewis preparan periodicamente informes que entregan a la embajada de Estados Unidos. George M. Foster llega en 1945 como representante del Instituto de Antropologia Social en la ENAH para impartir diferentes cursos e iniciar un programa de investigaciones en la region tarasca, en la que se forman varios estudiantes, entre ellos Gabriel Ospina, colombiano, y Pedro Carrasco, mexicano (Kemper, 1993).

Despues de la Segunda Guerra Mundial se desarrolla un programa de apoyo para America Latina en los campos de la economia, la educacion, la salud y otros, que el presidente Truman lanza con el nombre de Punto IV; equivalente al Plan Marshall para Europa, su finalidad es exportar capitales y crear las condiciones para su inversion segura y redituable. En este programa tiene un papel importante la antropologia aplicada. Como apunta Robert a. Manners, nunca hubo tantos antropologos en una politica colonial como en la de Estados Unidos hacia America Latina (Manners, 1956).

La influencia de la corriente culturalista se expresara tambien en la publicacion, por parte del Fondo de Cultura Economica, de libros de texto de los mas notables representantes de esta escuela, como Alfred L. Kroeber, Robert H. Lowie, Melville Herskovits o Ralph Linton, entre otros, los cuales son usados por estudiantes y profesores de la ENAH.

Aunque Mexico habia sido la sede del I Congreso Indigenista Interamericano y de la institucion interamericana que coordinaria las politicas de los paises americanos, no es sino hasta 1948 cuando constituye su Instituto Nacional Indigenista (INI), cuyo fundador y primer director sera Alfonso Caso. El programa del INI es elaborado por un equipo que reune a los mejores antropologos mexicanos de ese tiempo, entre quienes estan Ricardo Pozas, Alfonso Villa Rojas, Juan Comas, Gonzalo Aguirre Bertran, Julio de la Fuente y otros mas.

Esta vez la politica indigenista se disena para instalarse en las mas importantes regiones interetnicas del pais a traves de los centros coordinadores indigenistas; el primero de ellos es el organizado, en 1951, en la ciudad de San Cristobal de Las Casas, en los Altos de Chiapas, para abarcar la region tzeltal-tzotsil. Su primer director es el doctor Gonzalo Aguirre Bertran. El organigrama de este centro sera el modelo para los que se crearan posteriormente, un total de once hasta 1970, ano en el que fallece Alfonso Caso.

Los centros coordinadores indigenistas estaban organizados con base en un cuerpo directivo a cargo de los antropologos, un equipo tecnico con profesionistas de los campos de la agronomia, la ingenieria, la medicina y la educacion, y una base de promotores culturales que actuaban como intermediarios entre las comunidades beneficiadas y los programas indigenistas. Estos ultimos procedian de las propias comunidades, tenian que ser bilingues y eran de dos tipos: jovenes con una instruccion minima y autoridades tradicionales. De los cargos dirigentes procederan los teoricos y actores de la politica indigenista; de la base de los promotores, particularmente del campo de la educacion, emergera una intelectualidad que constituira la dirigencia del movimiento indigena de los anos posteriores.

La Escuela Nacional de Antropologia e Historia (ENAH)

Para conseguir los profesionistas necesarios que pusieran en practica la politica indigenista, se creo en 1951 la especialidad de "antropologia social o aplicada" en la carrera de etnologia. La ENAH estaba organizada en un tronco comun que dedicaba dos anos a las materias generales de los campos de la antropologia, entendidos a la manera de Franz Boas: antropologia fisica, arqueologia, etnologia y linguistica. Los dos anos siguientes se dedicaban a cada una de las especialidades. El mismo ano en el que se crea la especialidad de antropologia social tambien se organiza la de etnohistoria. Para formarse como antropologo social habia que estudiar un semestre mas en el que se daban materias preparatorias para participar en el campo del indigenismo, Ademas, los estudiantes eran becados por el INI.

Cuando yo ingreso a la ENAH, impartia la catedra de antropologia fisica Juan Comas, un gran maestro llegado a Mexico con el grupo de republicanos trasterrados y nacionalizado despues; linguistica general estaba a cargo de Mauricio Swadesh; arqueologia general la daba Jose Luis Lorenzo, trasterrado tambien. Prehistoria y protohistoria generales las impartia don Pablo Martinez del Rio, siempre con un atuendo britanico de pantalon oscuro a rayas, saco negro, camisa blanca y polainas. De la ensenanza de la etnologia era responsable Calixta Guiteras, cubana exiliada por la dictadura de Fulgencio Batista. Sin embargo, el ano en el que me inscribi, 1957, Calixta impartio solamente la primera clase y la materia quedo a cargo de Arturo Monzon, uno de los jovenes antropologos discipulos de Paul Kirchhoff.

Mauricio Swadesh era un destacado linguista estadounidense discipulo de Edward Sapir que llego a Mexico en 1939 para trabajar en el Departamento de Asuntos Indigenas e impartir clase en el Departamento de Antropologia, de la Escuela de Ciencias Biologicas, del Instituto Politecnico Nacional (IPN). El fue uno de los encargados de organizar la Primera Asamblea de Filologos y Linguistas que tuvo lugar ese mismo ano, 1939. Un resultado de esa reunion fue la creacion del Consejo de Lenguas Indigenas, organismo responsable de los programas de educacion bilingue; este Consejo organizo un programa de alfabetizacion en la region tarasca, en Michoacan, conocido como Proyecto Tarasco, el cual tenia como objetivo desarrollar un sistema de ensenanza en la lengua purepecha. En el programa no solamente se diseno un alfabeto apropiado y se preparo a un grupo de jovenes maestros para leer y escribir en esa lengua amerindia, sino, sobre todo, se planteo desarrollar diferentes apoyos tecnicos para establecer una forma estandar y generar un amplio programa editorial que abarco desde libros de texto hasta otras formas de difusion, como carteles, cartillas y otros. Desafortunadamente, con el cambio en la politica educativa, que encabeza el conservador Manuel Avila Camacho, presidente de Mexico entre 1940 y 1946, el Proyecto Tarasco se abandono y Swadesh regreso a Estados Unidos para incorporarse al ejercito de ese pais.

La propuesta del Proyecto Tarasco disenada por Swadesh se mantiene como una ambiciosa meta pendiente de realizar que contrasta notablemente con los programas que desarrolla, en los anos treinta, el Instituto Linguistico de Verano (ILV). Fundado en Mexico por el pastor protestante William Cameron Townsend, el ILV se plantea tres objetivos: el aprendizaje de las lenguas amerindias, la traduccion de la Biblia a tales lenguas y el despliegue de una accion proselitista. El empleo de la tecnica linguistica para disenar cartillas y el desarrollo de un alfabeto para escribir la lengua nativa constituyen la clave para el diseno de una educacion bilingue que conduzca no solo a la lectoescritura, sino sobre todo a la castellanizacion. Numerosos educadores son convencidos de las bondades de este metodo, de tal suerte que cuando el presidente Cardenas visita la poblacion nahuatl de Tetelcingo, Morelos, en enero de 1936, donde se instala Townsend para demostrar su metodo, decide apoyar este programa, que pronto se convertira en la base de la educacion indigena gubernamental. El presidente autoriza la contratacion de jovenes misioneros para que trabajen en diferentes regiones indigenas del pais, quienes pronto se dispersan por el territorio nacional. En 1938 habia ya 32 misiones, en 1942 encontramos a 45 trabajando en 22 lenguas, y en 1945 su presencia aumenta a 91 actuando en 39 lenguas amerindias (Hartch, 2006). Varios de los mas destacados linguistas misioneros imparten algunas materias en la ENAH, pero no habia intencion alguna de formar especialistas. La primera egresada en linguistica, discipula de Roberto Weitlaner y Wigberto Jimenez Moreno, se gradua en 1950. El ILV habra de convertirse en el mas importante apoyo tecnico de los programas de educacion indigena del gobierno mexicano.

Mauricio Swadesh regresa a Mexico en 1956, tras la represion del macartismo en Estados Unidos, para desarrollar una intensa actividad en los campos de la docencia y la investigacion y formar a un grupo de discipulos que constituiran la mas importante corriente teorica en la linguistica antropologica mexicana.

Una de las figuras seneras de la ENAH de esos anos era don Wigberto Jimenez Moreno, quien tenia a su cargo las materias de Historia Antigua de Mexico y Origenes y Caracteres de la Cultura Mexicana, ambas muy concurridas y obligatorias para todos los estudiantes. Las notas del curso de Historia Antigua se podian conseguir mimeografiadas con el conserje, don Gabino. En el campo de la etnologia estaban tambien dos esplendidos investigadores: Barbro Dahlgren, discipula de Paul Kirchhoff y especialista en la Mixteca--con un extenso conocimiento de las publicaciones recientes en ingles, frances y aleman--, y don Roberto J. Weitlaner, un antiguo ingeniero que se habia dedicado a la etnografia y conocia profundamente varias regiones, particularmente las de los otomies de los estados de Mexico e Hidalgo, los nahuas de Guerrero y Morelos, asi como los chinantecos y los mazatecos de Oaxaca, como lo indica su vasta bibliografia. Me parece que su mayor contribucion se encuentra en el campo de la linguistica, donde funda el campo de los estudios de la familia otomangue; de hecho, la primera egresada en el campo de la linguistica de la ENAH es su alumna Maria Teresa Fernandez de Miranda, quien hace una tesis sobre la fonemica del ixcateco.

Mi formacion en el campo de la linguistica fue primero con Mauricio Swadesh y despues con Evangelina Arana de Swadesh, su esposa, y con Moises Romero, especialista en las lenguas mayas. Posteriormente obtendria mi primer empleo en el INAH como ayudante de R. J. Weitlaner, para quien realice una investigacion en la region popoloca del sur de Puebla. Con la maestra Dahlgren curse Etnografia Antigua de Mexico y Magia y Religion, ademas de que fue mi directora de tesis sobre las relaciones de parentesco en una comunidad tseltal de los Altos de Chiapas.

Entre las figuras centrales de la antropologia aplicada y del indigenismo estaba Fernando Camara, quien habia hecho trabajo de campo en Chiapas en 1944, en el proyecto de la Universidad de Chicago dirigido por Sol Tax, y representaba las posiciones teoricas de Robert Redfield. A sus alumnos se les llamaba los "chicos del cambio social y cultural." Junto con el, ocupaba un lugar destacado Ricardo Pozas, tambien alumno de Tax en Chiapas y uno de los organizadores y directores del Centro Coordinador Indigenista Tzeltal Tzotzil. En esos anos era ya celebre por su historia de vida Juan PerezJolote, biografia de un tzotzil, convertida en novela indigenista por el Fondo de Cultura Economica. Posteriormente publicaria su gran monografia sobre San Juan Chamula, Un pueblo indio de los Altos de Chiapas (1959). Sin embargo, quien aparecia como la figura mas importante que enlazaba la escuela con la politica indigenista era don Alfonso Villa Rojas, impulsor de la carrera de antropologia social. Formado con Robert Redfield en las investigaciones realizadas en la peninsula de Yucatan en los anos treinta, estudio en la Universidad de Chicago y trabajo como investigador de la fundacion Carnegie Institution hasta 1947. A la cabeza de la politica indigenista estaban Gonzalo Aguirre Beltran, Julio de la Fuente y, sobre todo, Alfonso Caso, director del INI.

Conoci personalmente a Julio de la Fuente y a Alfonso Villa Rojas una manana de junio de 1958 en una reunion academica organizada por el equipo de la Universidad de Chicago y por el INI. Por parte de la Universidad estaban el Dr. Norman A. McQuown, director del proyecto "Man-in-Nature", asi como Duane Metzger, Manning y June Nash, entre otros. Por parte del INI estaba Julio de la Fuente, subdirector, y Villa Rojas, por ese entonces director del centro coordinador. Otros asistentes eran Evon Z. Vogt y Frank Miller, de la Universidad de Harvard, asi como Fernando Camara, profesor, y Manuel Zabala y Luis Reyes, alumnos de la ENAH. Como alumnos tambien de la ENAH, pero adscritos al proyecto "Man-in-Nature", estabamos Roberto Escalante y yo, ambos en el equipo de linguistica. La reunion se realizo en San Cristobal de Las Casas, en la casa de Frans Blom conocida como Na Bolom ("Casa del tigre", en tzotzil). Mientras que Julio de la Fuente mantenia una presencia seria, solemne, Villa Rojas saludo de mano a cada uno de los presentes, transmitiendo una imagen de sencillez.

En esa ocasion nos hospedaron en las instalaciones del centro coordinador, conocido como La Cabana, un conjunto de construcciones sencillas, sobrias y comodas donde tambien se ubicaba un internado indigena, con su patio central y campos agricolas experimentales. Este centro era el exhibidor de la accion indigenista, el lugar a donde se llevaba a todos los visitantes ilustres, nacionales y extranjeros. Alli, Fernando Camara me presento a don Alfonso Caso en 1959, cuando se celebro en San Cristobal la vIII Mesa Redonda de la Sociedad Mexicana de Antropologia, donde los equipos de investigadores del proyecto "Man-in-Nature" y de la ENAH presentaron diversas ponencias que daban cuenta de sus respectivas investigaciones.

Pude entonces conocer a los protagonistas de la accion indigenista en los Altos de Chiapas, tanto a los dirigentes del centro coordinador, como a Alfonso Villa Rojas, y posteriormente a Agustin Romano y al equipo coordinador de los programas educativos, a la cabeza del cual estaba Fidencio Montes, un maestro zapoteco de Yatzachi, Oaxaca. En los recorridos que se hicieron tanto para el trabajo linguistico, reconociendo la frontera entre el tseltal y el tsotsil, como para el etnografico en Chanal y en Tenejapa, conoci de cerca a los trabajadores indigenistas, promotores de educacion principalmente, pero tambien a algunos de salud. Ellos eran quienes me apoyaban en mi trabajo de campo y pude conocer su perspectiva particular con respecto a la politica indigenista.

Sin duda existia en esos anos cincuenta y sesenta una estrecha relacion entre la antropologia social y el indigenismo. Era posible reconocer una mistica que guiaba las acciones de los trabajadores del centro coordinador, particularmente de los antropologos y los maestros bilingues. En la ENAH prevalecia un espiritu critico hacia la politica gubernamental en los campos agrario, magisterial y obrero. Los alumnos de la ENAH participaban en las movilizaciones que realizaban los maestros, los ferrocarrileros y otros sectores combativos. La Revolucion cubana desperto una gran simpatia y reforzo el espiritu latinoamericanista que existia desde los primeros anos entre el estudiantado, lo que se mostro explosivamente en las grandes manifestaciones realizadas para protestar por la invasion de Bahia de Cochinos, organizada por la cia en 1961.

En esos anos no habia aun una corriente critica hacia el indigenismo, la cual surge practicamente despues del movimiento estudiantil popular de 1968, es decir, ya en la decada de los anos setenta. Me parece que entre los antropologos, los tecnicos y los maestros bilingues habia una mistica de compromiso social; se asumia que la accion indigenista era una tarea urgente frente a las condiciones de pobreza, insalubridad y explotacion despiadada que caracterizaban al medio indigena. La critica al autoritarismo presidencial y al nacionalismo alcanzo a la politica indigenista.

El III fue dirigido por Manuel Gamio de 1942 a 1960, ano en el que fallecio. Desde su fundacion, el III es el punto de relaciones estrechas con los otros paises miembros, asi como con diversos organismos internacionales. En 1945, se realiza una investigacion en la region oncocercosa de Chiapas dirigida por Gamio y apoyada por diversas instituciones interamericanas. Por esta region se habia trazado la ruta de la Carretera Panamericana, pero la presencia de la oncocercosis entre la poblacion planteaba serios problemas de salud. El grupo dirigido por Gamio, integrado principalmente por estudiantes de la ENAH, realizo un cuidadoso recorrido. Entre ellos estaban Anne Chapman, Ricardo Pozas, Isabel Horcasitas y Felipe Montemayor, todos ellos futuros profesionales destacados. Finalmente, la carretera se construyo, no por la costa, donde estaba la zona oncocercosa, sino por la zona montanosa que rodea San Cristobal de Las Casas.

En el III tiene un papel importante Juan Comas, el espanol trasterrado formado como antropologo fisico en Suiza, quien se convierte en un activo defensor de la politica indigenista continental. Comas es tambien profesor de la ENAH y sera el fundador, en 1963, de la Seccion de Antropologia de la UNAM, antecesora del actual Instituto de Investigaciones Antropologicas. Sin duda, el III tiene estrechas relaciones con las otras instituciones antropologicas mexicanas. Numerosos estudiantes trabajan temporalmente en sus instalaciones, en donde se forma una de las mejores bibliotecas en el campo del indigenismo continental. Sus publicaciones expresan esta vocacion, tanto la revista America Indigena como las diversas monografias etnograficas de los paises del continente americano.

Una de las epocas de mayor actividad y presencia es cuando ejerce Gonzalo Aguirre Beltran como director (1966-1970) y Alfonso Villa Rojas como jefe de investigaciones. Junto a ellos esta Alejandro Marroquin, un notable antropologo y economista salvadoreno, tambien maestro de la ENAH. En esos anos llegan las criticas al involucramiento de antropologos estadounidenses en la guerra de Vietnam; se publican ademas varios articulos sobre la etica del antropologo, algunos traducidos del ingles, y sobre el compromiso social.

Sin embargo, la mayor actividad de intercambio entre antropologos, funcionarios y especialistas se realiza en los congresos indigenistas interamericanos, asi como en diferentes seminarios que se organizan entre los paises miembros. Uno de ellos es el Programa 104 que tiene lugar en la ENAH durante los anos 1962-1964, cuando llegan becarios latinoamericanos y un grupo de profesores destacados, entre ellos Oscar Lewis, Donald Pierson y Mario Vazquez, peruano; fue su director Remy Bastien, antropologo haitiano formado en Mexico, tanto en la ENAH como en la UNAM. Asisti como oyente al curso de Oscar Lewis y tome los que impartian Vazquez y Pierson, pues estaban abiertos a los alumnos de la ENAH.

Trabaje en el III durante siete meses en 1971, cuando era su director Gonzalo Rubio Orbe, educador ecuatoriano, y Alejandro Marroquin estaba a cargo de la revista America Indigena. Mi trabajo consistia en apoyar las tareas editoriales, pero tambien participe en dos programas de ensenanza que se organizaron en Costa Rica y en Panama, ademas de escribir articulos en la revista. Estas visitas me permitieron conocer a colegas de ambos paises e intercambiar experiencias.

El gran viraje de la antropologia critica

Sin duda, el punto de inflexion por el que se desata una corriente critica en la ENAH es el movimiento estudiantil popular de 1968 que culmina con la masacre de Tlatelolco el 2 de octubre. La mayoria de los estudiantes y profesores se incorporan a ese movimiento y tienen una participacion activa. El Museo Nacional de Antropologia, en Chapultepec, donde estaba en esos anos la ENAH, se convierte en un referente emblematico; ahi se reunen los contingentes de las grandes marchas que cruzan la ciudad hacia el Zocalo.

Comienza entonces la critica a la politica indigenista y a la antropologia por sus estrechos vinculos con el nacionalismo del gobierno mexicano. En las paginas de la revista America Indigena se abre una sustanciosa discusion entre sus criticos y defensores impulsada por Gonzalo Aguirre Beltran, director del Instituto Indigenista Interamericano, y por Alfonso Villa Rojas, jefe del departamento de investigaciones del mismo instituto. La corriente critica estara representada por los autores del libro De eso que llaman antropologia mexicana, publicado en 1970, en el que destacan los textos de Arturo Warman, con una devastadora critica a la politica indigenista, Guillermo Bonfil y Margarita Nolasco.

En la ENAH se rechaza el antiguo plan de estudios con su tronco comun, y se introducen nuevas materias, sin necesariamente incorporar una propuesta coherente en lo teorico. Se abre espacio en el curriculo a la economia politica, a la antropologia marxista y a otras materias del campo de las ciencias sociales, las cuales impartiran numerosos investigadores sudamericanos que llegan exiliados por la "guerra sucia" que despliegan las dictaduras sudamericanas en el poder. Se instala la Asamblea General, donde se discuten los problemas tanto academicos de la propia escuela, como politicos de indole nacional. Desaparece, entonces, la especialidad de etnologia y cada especialidad establece su propia autonomia administrativa y academica.

Dos grandes acontecimientos contribuyen a la separacion de la antropologia y el indigenismo. El primero es la critica procedente de la I Declaracion de Barbados, firmada por once antropologos en enero de 1971, en la cual se acusa a los gobiernos nacionales, a las Iglesias y a los antropologos participantes en los programas gubernamentales de contribuir al etnocidio de los pueblos indios americanos. Guillermo Bonfil es uno de los firmantes y uno de los mas activos difusores del movimiento critico que de ahi emerge; en esta linea se inscriben dos de sus obras fundamentales: Utopia y revolucion, publicada en 1981, y Mexico profundo, aparecida en 1989.

El otro acontecimiento es la emergencia del movimiento indio a escala nacional que cristaliza en la organizacion del Consejo Nacional de Pueblos Indigenas (CNPI), fundado en 1975 en Patzcuaro--la cuna del indigenismo interamericano--. En estrecha relacion con este movimiento esta la expansion de la politica indigenista bajo el impulso de Gonzalo Aguirre Beltran, simultaneamente director del INI y de la Subsecretaria de Educacion Extraescolar, de la Secretaria de Educacion Publica (SEP), en el sexenio del presidente Luis Echeverria. Alfonso Caso muere el 30 de noviembre de 1970, en la vispera del inicio del sexenio de Luis Echeverria y de que Aguirre Beltran asumiera la Subsecretaria. De los once centros coordinadores fundados durante la direccion de Caso, se pasa a un poco mas de setenta al final del sexenio; esto significa una mayor demanda de antropologos, de tecnicos y de trabajadores bilingues. Para entonces existe ya un cuerpo de indigenas especialistas en educacion que ocupa puestos intermedios; ademas, desde 1964 el area de educacion pasa a la SEP y con ello los maestros indigenas se incorporan al mas grande aparato sindical del pais, el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educacion (SNTE), donde adquieren una importante educacion politica.

Cuando Aguirre Beltran llega a la SEP incorpora varios antropologos a su equipo, entre ellos a Salomon Nahmad, quien tenia ya experiencia en varios centros coordinadores, a Juan Jose Rendon Monzon, linguista discipulo de Mauricio Swadesh, y a Enrique Valencia. Parece que Aguirre participo en el nombramiento de Guillermo Bonfil, en 1972, como director del inah. Lo cierto es que la accion conjunta de Bonfil, Angel Palerm y Aguirre Beltran permite la fundacion del Centro de Investigaciones Superiores del INAH o CIS-INAH, que posteriormente cambiara su denominacion al de Centro de Investigaciones y Estudios Superiores en Antropologia Social (CIESAS), una vez adquirida su autonomia del inah, para convertirse en uno de los mas importantes centros de investigacion antropologica en la actualidad.

En vista de las criticas a la politica indigenista en la ENAH, quien posteriormente proveera de antropologos a la accion gubernamental, sera la Escuela de Antropologia de la Universidad Veracruzana, fundada por Gonzalo Aguirre Beltran cuando fue rector de esa universidad.

Una influencia mas que incide en la configuracion de una corriente critica a la antropologia y el indigenismo nacionales es la Revolucion cubana, que suscita un poderoso movimiento latinoamericanista en el cual se incorpora una critica aguda al colonialismo intelectual. Orlando Fals Borda, antropologo colombiano, desarrolla una muy sugerente propuesta metodologica procedente de la experiencia del movimiento cristiano de la teologia de la liberacion que se constituye en Brasil y en Colombia, la llamada investigacion-accion, la cual se propone romper con el positivismo, que ve a los pueblos indios como objeto de investigacion a traves de una accion dialogica y un compromiso con sus causas.

La expresion en la ENAH de esa corriente critica se dirigio a la busqueda de una antropologia militante, o tambien comprometida, sin precisar sus caracteristicas, pero insistiendo en la denuncia del paternalismo y el autoritarismo gubernamentales manifestados en la politica indigenista.

En los primeros meses de 1971, el INI organiza una reunion en sus oficinas centrales con la presencia de varios secretarios de Estado y del propio presidente Echeverria. Entre los discursos pronunciados destacan el de Gonzalo Aguirre Beltran, director del ini, y el de Fernando Benitez, un periodista que defiende la politica indigenista desde los dias de Alfonso Caso. La publicacion de los trabajos presentados en esa reunion bajo el titulo de ?Hafracasado el indigenismo? (SepSetentas, 1971), da cuenta del tono de las discusiones. Las criticas a la politica indigenista proceden tanto de la perspectiva del grupo de Barbados, que acusa a las politicas gubernamentales de etnocidas, como de las diferentes corrientes marxistas, que introducen la concepcion de las clases sociales para senalar la condicion campesina de los pueblos indios, la cual se ocultaba bajo la insistencia en sus particularidades culturales y linguisticas.

Con la corriente teorica que emerge de la reunion de Barbados se introducen los conceptos de "grupo etnico" y de "etnocidio"; es un discurso hecho por un conjunto de antropologos, entre quienes se encuentran Guillermo Bonfil y Darcy Ribeiro, pero gradualmente es apropiado por los movimientos indios del continente, de tal suerte que a la segunda reunion, realizada en 1977, acuden exclusivamente representantes de diversas organizaciones indias del continente. Para los anos noventa, en visperas del llamado Quinto Centenario, con el que se alude a la llegada de los europeos a America, los dirigentes del movimiento indio desechan el termino grupo etnico y asumen el de pueblo.

Por otra parte, en la discusion marxista de los anos setenta se plantea el estatuto teorico y politico del campesinado; es una discusion en la que tiene un papel importante la corriente que encabeza Eric Wolf en Estados Unidos; pero en Mexico surgen diversas posiciones, desde las estrictamente marxistas, como la que plantea Roger Bartra, hasta las chayanovianas defendidas por Arturo Warman y Angel Palerm. Con el planteamiento marxista se discute la condicion de clase del campesinado. Con el movimiento etnicista lo que se plantea es el problema de la identidad etnica, asi como los derechos politicos y culturales de los pueblos indios del continente americano. En terminos mas generales, lo que se discute es la relacion entre clase social e identidad etnica. La discusion da un giro politico con el conflicto que surge en Nicaragua entre el gobierno sandinista y los habitantes de la costa atlantica que reclaman su autonomia. La intervencion de Estados Unidos a traves de los contrarrevolucionarios que establecen una alianza con los pueblos de la costa atlantica, genera un conflicto armado que afecta profundamente a Nicaragua y que involucra a numerosos antropologos de diferentes partes. Aparece asi el gran tema de la autonomia de los pueblos indios. Varios antropologos mexicanos acuden en apoyo del gobierno sandinista. Gilberto Lopez y Rivas, Mercedes Olivera y Hector Diaz Polanco, entre otros, discuten la cuestion de la autonomia en Nicaragua. Este es el gran tema que se extiende por los pueblos indios del continente y que adquiere una importancia central en el movimiento indigena mexicano a partir del levantamiento zapatista de 1994 y de la formacion del Congreso Nacional Indigena. Me parece que, si bien hay una critica a las posiciones dogmaticas de algunos marxistas, estas se diluyen en la posterior discusion sobre la autonomia. Pero retornemos a la discusion de los anos setenta.

Fernando Benitez realiza para el INI una serie de reportajes sobre las diferentes regiones en las que desplegaba sus programas la accion indigenista durante el regimen de Gustavo Diaz Ordaz (1964-1970). Los reportajes y ensayos de Benitez buscaban llamar la atencion sobre las condiciones de pobreza y explotacion de las regiones interculturales y de la accion indigenista, debido a la hostilidad del presidente hacia tales programas a partir de un distanciamiento politico con Alfonso Caso. Parece ser que Caso no apoya la candidatura de Diaz Ordaz cuando esta todavia no se definia oficialmente; su compromiso politico estaba con otro presidenciable.

Esos ensayos de Benitez fueron reunidos y publicados en una serie bajo el titulo de Los indios de Mexico (Ediciones Era) y siguieron saliendo a lo largo de los anos setenta hasta completar cinco gruesos volumenes. Una lectura cuidadosa de esos textos revelaba un romanticismo con un notable trasfondo racista y colonizador, como lo senale en un ensayo titulado "?Etnologia o literatura? A proposito de Benitez y sus indios", publicado en Anales de Antropologia (1975: vol. xi). La respuesta de Benitez fue soez, sin responder a las criticas, sino acudiendo a ataques personales; tambien respondio a este texto Aguirre Beltran, reafirmando las premisas del indigenismo gubernamental. En defensa del mismo publicaron sendos ensayos Alfonso Villa Rojas y Angel Palerm. Todos estos materiales fueron reunidos y publicados posteriormente en los dos volumenes del libro La quiebra politica de la antropologia social en Mexico, que editamos Carlos Garcia Mora y yo (UNAM, 1983 y 1986). El objetivo de dicho esfuerzo era recoger los numerosos y dispersos ensayos de critica, y de defensa, de la politica indigenista y de la antropologia nacionalista, para senalar que por encima de las diversas polemicas estaba en juego la concepcion de una antropologia propia, mexicana; es decir, habia reflexiones de caracter teorico, politico y epistemologico.

No estaba claro cuales eran las caracteristicas especificas del quehacer antropologico en Mexico; era evidente un notable contraste con los trabajos que nos llegaban de los centros hegemonicos de la teoria antropologica, particularmente de Estados Unidos y Francia. Frente a la relacion estrecha entre el nacionalismo, el indigenismo y la antropologia cultural estadounidense, que se critica a partir del movimiento de 1968, se abre la puerta a la antropologia marxista, procedente principalmente de Francia, pero tambien al marxismo y a la lectura de las fuentes clasicas del mismo. En la ENAH se hacen diversas criticas al plan de estudios que habia funcionado desde 1942, pero no se disena una opcion diferente, mas bien se introducen otras materias, desde filosofia y economia politica hasta talleres sobre El Capital. Dos grandes temas ocupan el lugar central en las discusiones: la relacion entre el campesinado y las clases sociales, como ya anote, y el desarrollo historico en el marco de los modos de produccion; aparece entonces una discusion muy cargada ideologicamente, la del modo de produccion asiatico y su adecuacion para explicar el desarrollo historico de los pueblos amerindios. Es muy sugerente notar que mientras se leia a los autores mas importantes de la antropologia marxista francesa, principalmente a Maurice Godelier, Claude Meillassoux y otros, habia un rechazo casi visceral por el estructuralismo de Levi-Strauss. Solo cuando la escuela de antropologia se traslado a su nuevo edificio en Cuicuilco (me parece que en 1980) se restauro la especialidad de etnologia, eliminada en la turbulencia politica de los anos setenta, y se dedico principalmente a estudiar la antropologia estructuralista.

Comenzo entonces una reflexion sobre la historia de la antropologia en Mexico mas alla de los manuales y textos que habian disenado una historia mitologica con un heroe fundador, Manuel Gamio, y sus herederos sucesivos: Moises Saenz, Alfonso Caso y Gonzalo Aguirre Beltran. Esta es la sucesion planteada en los primeros textos de historia de la antropologia, como los de Juan Comas (1964), o incluso en algunos recientes (Portal y Ramirez, 2010). Pero desde una perspectiva mas amplia, antropologica, Saenz participa activamente en la creacion de una politica indigenista y enfrenta el problema de la educacion indigena como funcionario y como educador formado en la escuela de John Dewey, pero no tiene la trascendencia que impone la investigacion de Gamio en el Valle de Teotihuacan. Es decir, Saenz es una figura importante en la perspectiva de la politica indigenista y de la educacion indigena, pero no en el mas amplio campo del conjunto de las ciencias antropologicas. Sin embargo, no deja de ser un tanto paradojico que, pensando en la aplicacion del conocimiento antropologico a la educacion indigena, proponga el termino antropologia social.

En el proceso de desmontar la historia oficial, comenzamos a buscar otras perspectivas, a otros autores que nos condujeran al quehacer antropologico propiamente dicho; yo hice una investigacion sobre el lugar y la obra de Miguel Othon de Mendizabal, un investigador formado en el Museo Nacional a principios del siglo XX y cuya intensa actividad se concentra en las decadas de los anos veinte y treinta. Discipulo de Andres Molina Enriquez, como secretario academico del Instituto de Investigaciones Sociales de la UNAM desarrollo investigaciones en el Valle del Mezquital, las cuales le condujeron a proponer un perfil profesional especifico, como trabajadores de campo, para los antropologos que habrian de formarse en el Instituto Politecnico Nacional, en el Departamento de Antropologia de la Escuela de Ciencias Biologicas (Medina, 1996). Asimismo, comence a explorar las contribuciones de Miguel Covarrubias a la antropologia de los anos cuarenta, las cuales abarcaban campos como la arqueologia, la etnografia y la museografia. De hecho, el estilo museografico del fastuoso Museo Nacional de Antropologia es la culminacion del estilo que Covarrubias creo e impulso en Mexico (Medina, 1988).

Por su parte, Carlos Garcia Mora se plantea una monumental historia de la antropologia en Mexico con la colaboracion de la mayor parte de los miembros de la comunidad antropologica mexicana. A lo largo del sexenio del presidente Miguel de la Madrid (1982-1988), y con el apoyo decidido del entonces director del INAH Enrique Florescano, se publican los quince volumenes de una obra programada para doce. Los dos primeros tomos contienen las investigaciones de doce colaboradores que ahondan y resumen cada uno de los periodos en los que se divide el largo proceso historico que se remonta hasta la Nueva Espana. En el primer volumen, ademas, hay dos ensayos novedosos, el del propio coordinador de toda la obra, Garcia Mora, sobre el trabajo de campo en la antropologia mexicana, y el de Esteban Krotz, quien incorpora toda la discusion internacional sobre la construccion del conocimiento antropologico a la luz de las nuevas propuestas sobre la historia de la ciencia.

Un resultado constructivo de todo este proceso de reflexion y de investigaciones sobre la historia de la antropologia mexicana es la organizacion del Seminario de Historia, Filosofia y Sociologia de la Antropologia Mexicana en 1990, que pasa a ser el mas importante foro para la discusion de diversas cuestiones de caracter epistemologico, como lo mostrara la organizacion de diversos eventos academicos en los que se plantean y analizan problemas y cuestiones especificas de la antropologia mexicana y de sus relaciones con otras antropologias del sur, como las denomina Esteban Krotz, y con los centros hegemonicos, en particular con universidades y fundaciones de Estados Unidos (Krotz, 1997). Es decir, mientras que los llamados paises centrales que exportan teoria--especificamente Estados Unidos, Francia e Inglaterra--, y de donde procede la mayor parte de los textos que se emplean en la formacion profesional de los antropologos de otras partes del mundo, asumen una condicion de universalidad para sus propuestas teoricas, en los paises perifericos, que consumen esas teorias, no se genera un conocimiento que trascienda los limites nacionales. Las publicaciones de los paises centrales se hacen, en general, en ingles y en frances, y escasamente se hacen referencias a obras escritas en otras lenguas. Como se ha planteado en la propuesta de las "antropologias del mundo", la tradicion del conocimiento racional de Euroamerica no es la unica forma posible, hay otras mas, lo que ha llevado a plantear la provincializacion de Euroamerica, a desplazar su etnocentrismo hacia otras opciones que se siguen en diferentes paises de ese otro extremo que Krotz ha llamado "del Sur" (Lins Ribeiro y Escobar, 2009).

Esta propuesta sobre las antropologias del mundo plantea la estrecha relacion entre ciencia y poder, expresada a partir de los senalamientos sobre la relacion entre la antropologia y el colonialismo, particularmente en Inglaterra en el periodo de entreguerras y en Estados Unidos a partir de la Segunda Guerra Mundial, como ya lo referi. Pero tambien, en esta misma mirada critica se reflexiona sobre las especificidades de la antropologia en cada pais sin dejar de situarse en la trama entre ciencia y poder.

El nuevo indigenismo y las movilizaciones de los pueblos indios

Despues de la larga crisis politica y economica por la que atraviesa el pais en los anos ochenta, en la que el movimiento de los pueblos indios parece languidecer y la formacion profesional de los antropologos se difunde hacia otras entidades del pais, hay una reactivacion de la politica indigenista del gobierno mexicano, ahora bajo la presidencia de Carlos Salinas de Gortari. Con la direccion de Arturo Warman en el INI, el antiguo critico feroz del indigenismo, se despliega una politica que traslada a los propios pueblos los recursos para que apoyen sus proyectos de desarrollo, principalmente con el programa de Fondos Regionales. Sin embargo, al mismo tiempo se inicia el proceso para dar por terminado el reparto agrario mediante la reforma del articulo 27 constitucional, con lo que las tierras ejidales ingresan al mercado por diferentes mecanismos institucionales. En 1992, al mismo tiempo que se realiza la reforma que acaba con el regimen ejidal, se efectua otra reforma, la del articulo 2 constitucional, por la cual se reconoce la composicion plurietnica y plurilingue de la nacion mexicana. Hay, por supuesto, una estrecha relacion entre ambas reformas, pues mientras por un lado se hace un reconocimiento a la condicion cultural del pais sin afectar la situacion de los pueblos indios, por el otro se da un golpe poderoso a la base de sustentacion de los propios pueblos indios, la tenencia de la tierra, particularmente a aquellos que tienen una forma de propiedad ejidal. Uno de los efectos de esa agresiva reforma es el levantamiento zapatista de 1994 y la reorganizacion del movimiento nacional indigena al que nos referimos mas adelante.

El movimiento autonomo de los pueblos indios, mientras tanto, recibe un gran impulso con el rechazo a la preparacion de las celebraciones oficiales de los diferentes gobiernos de la America Latina del Quinto Centenario de la llegada de Cristobal Colon al continente americano. La emergencia de un movimiento panindio de alcance continental, que rechaza las nociones sobre el "descubrimiento" de America y obliga a las autoridades a matizar su propuesta para referirse al "Encuentro" (o "encontronazo", segun otros mas), reactiva las criticas a la politica indigenista, pero sobre todo revela el potencial politico de las movilizaciones, particularmente en los paises sudamericanos de la region andina. En Mexico y en los paises de Centroamerica la movilizacion se expresa en diversos actos politicos en los que participan delegaciones de los diversos paises de la region; incluso se hacen presentes delegaciones de los pueblos indios de Estados Unidos y Canada. Las celebraciones oficiales se cancelan en Mexico y el 12 de octubre se realiza una verbena popular en el Zocalo con manifestaciones, mantas y musica de varios pueblos indios. En Chiapas, mientras tanto, hace su aparicion el movimiento armado de los pueblos indios en las celebraciones del 12 de octubre, cuando un contingente derriba el monumento al conquistador Diego de Mazariegos, puesto por las autoridades de la ciudad de San Cristobal de Las Casas con el respaldo de la aristocracia local.

La gran actividad desarrollada por el gobierno de Salinas de Gortari a lo largo de su sexenio para lograr la puesta en practica del Tratado de Libre Comercio de America del Norte (NAFTA por sus siglas en ingles) logra su meta el 1 de enero de 1994, cuando entra en vigor. Sin embargo, ese mismo dia se levanta en armas, en la selva lacandona y en los Altos de Chiapas, el Ejercito Zapatista de Liberacion Nacional (EZLN), reclamando pan, justicia, educacion y otras demandas para los pueblos indios mexicanos. Las tropas rebeldes toman cuatro ciudades y dan a conocer sus demandas a traves de diversos manifiestos que circulan por los medios de comunicacion nacionales e internacionales. Entra en juego tambien una estrategia que difunde las razones del levantamiento por internet y llega asi a todo el mundo. La respuesta feroz del ejercito provoca una gran mortandad entre ambos bandos y movilizaciones en la Ciudad de Mexico, en las que grandes contingentes recorren la ciudad pidiendo el fin de las acciones armadas y el establecimiento de un dialogo de paz.

Restablecida la paz, inicia un largo proceso de negociaciones entre los representantes del gobierno nacional y de los zapatistas; los ojos del mundo estan puestos en estos dialogos. El lugar emblematico en el que se hacen las negociaciones es la comunidad tzotzil de San Andres Larrainzar, a la cual los pueblos indios de los Altos llamaran Sak'am ch'en de los Pobres. En las platicas participan numerosos intelectuales progresistas del pais de las mas diversas tendencias. Sin embargo, quienes tienen una activa participacion son varios antropologos mexicanos que tenian experiencia en el conflicto suscitado en Nicaragua por los pueblos de la Costa Atlantica y en su reclamo de autonomia. Es entonces cuando se abre una amplia discusion sobre los reclamos de autonomia de los pueblos indios mexicanos y, especificamente, sobre las formas que asumiria a partir de las caracteristicas de su organizacion politica tradicional.

El movimiento oaxaqueno de los pueblos indios tenia una larga experiencia de lucha a partir de la reivindicacion de la comunalidad, propuesta elaborada por varios de sus dirigentes, pero sobre todo por Floriberto Diaz, estudiante mixe de antropologia de la ENAH. Otros antropologos que participaban eran el zapoteco Jaime Martinez Luna y el linguista de la UNAM Juan Jose Rendon, discipulo de Mauricio Swadesh, junto con otros dirigentes de los pueblos indios oaxaquenos. Sus planteamientos politicos y teoricos seran el sustento de la primera organizacion nacional autonoma del movimiento indigena, el Congreso Nacional Indigena, fundado en 1996 en la coyuntura efervescente del movimiento zapatista.

El cierre de la relacion estrecha entre politica indigenista y antropologia tiene lugar en el mes de junio de 1994, cuando coordinadamente investigadores del CIESAS y del INI realizan una mesa redonda en el edificio emblematico sede del indigenismo gubernamental con el sugerente titulo de ?Ha muerto el indigenismo? Evidentemente, era una reaccion a las discusiones sobre los pueblos indios y sus condiciones de extrema pobreza y explotacion, asi como sobre sus reivindicaciones de autonomia planteadas por el movimiento zapatista. Para responder a la interrogante de su titulo, participaron cuatro antropologos y un filosofo, Luis Villoro, autor de un libro clasico (Los grandes momentos del indigenismo en Mexico. Colegio de Mexico, 1950).

Dos de los antropologos eran funcionarios del INI. Uno de ellos, Agustin Romano, uno de los primeros antropologos sociales que se incorporaron a los cuadros directivos, defenderia el discurso oficial de la politica indigenista. El otro, Carlos Moreno Derbez, haria una defensa apasionada de la accion indigenista desarrollada en las condiciones de trabajo de los centros coordinadores en lo que podemos llamar la linea de fuego. Carlos Moreno habia tenido una activa participacion en el movimiento estudiantil de 1968 junto con otros alumnos de la ENAH y mantenia una perspectiva critica hacia el Estado mexicano. Tempranamente en su carrera profesional, participo en la politica indigenista como funcionario y adquirio una amplia experiencia tanto en el trabajo de base como en los puestos directivos de los centros coordinadores indigenistas. Junto con otros jovenes antropologos del ini, impulso desde los anos setenta un "indigenismo de participacion" que romperia con el paternalismo dominante.

Lo cierto es que en esta mesa redonda las posiciones mas criticas las expresarian Luis Villoro, desde las concepciones de comunidad y utopia, y Carlos Moreno, desde la conciencia social de la accion indigenista. Con el conflicto armado y el proceso de negociaciones, el ejercito toma el control de las regiones indigenas y el INI asume una accion de bajo perfil reduciendo notablemente sus acciones. El emblematico centro coordinador de Los Altos de Chiapas es tomado por los militantes zapatistas y son arrasados sus campos de experimentacion agricola; las tierras que ocupaba se convertiran en una colonia popular habitada mayormente por antiguos maestros bilingues, quienes mantienen de muchas formas relaciones con sus comunidades de origen. De hecho, la extrema movilizacion que provoca el conflicto armado y la estrategia de "guerra de baja intensidad" que mantiene el ejercito en su objetivo de cercar a los zapatistas conducen a desplazamientos y migraciones masivas hacia otras comunidades, pero mayormente hacia el centro regional, San Cristobal de Las Casas, que pronto se convierte en la primera ciudad india de Chiapas, con mas de la mitad de sus habitantes hablantes de tzotzil, principalmente, aunque tambien hay hablantes de las otras lenguas mayas de los Altos.

A lo largo de los anos que siguen al levantamiento zapatista, la politica indigenista entra en una lenta agonia con una reduccion gradual de sus actividades. Mientras tanto, el movimiento indigena independiente reivindica el cumplimiento de los Acuerdos de San Andres, firmados por los representantes gubernamentales y la dirigencia zapatista en 1996. El primer presidente panista, Vicente Fox, envia tales acuerdos al Congreso de la Union, donde son practicamente eliminadas las partes relacionadas con la autonomia y con el reconocimiento de los derechos historicos de los pueblos indios, como lo manifiesta la Ley Indigena en la que concluye el proceso, aprobada en 2001. Dos anos despues, en 2003, desaparece el INI y se crea la Comision Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indigenas (CDI) con menores funciones. A partir de entonces se acentua un proceso de desmantelamiento de la politica indigenista y de sus instalaciones. Los antiguos funcionarios indigenistas son jubilados; los mas jovenes son desplazados a otras instituciones gubernamentales, cuando no lanzados a las filas crecientes de desempleados.
   La mirada de los antropologos se dirige entonces hacia los procesos
   historicos de los pueblos indios en el marco de la nacion mexicana,
   la cual expresa actualmente muy diversos matices, pues los
   movimientos migratorios de los pueblos indios hacia las ciudades
   del norte y a los Estados Unidos ha mesoamericanizado la cultura
   nortena mexicana, asi como tambien ha generado una corriente
   economica de remesas en sentido contrario que ha impactado de
   muchas maneras a las comunidades de origen. En este movimiento
   tambien se han visto afectadas las mas importantes ciudades, las
   cuales tienen ahora grupos crecientes de inmigrantes indios, cuyo
   contingente mayor esta en la Ciudad de Mexico.


Reflexion final

En el largo proceso constituido por el desarrollo de la antropologia y de la politica indigenista que me ha sido dado observar, reconozco la estrecha interrelacion entre ambos campos desde los anos cuarenta del pasado siglo XX. Estos dos ambitos constituyeron el ambiente academico, profesional y politico en el que me forme como antropologo. Las transformaciones de que doy cuenta en este texto las he vivido como experiencias personales. Posteriormente, esta perspectiva se ha enriquecido con las trayectorias de diferentes alumnos mios dentro de los campos del indigenismo y de las investigaciones antropologicas. He sido maestro de la ENAH desde 1967 y de la UNAM desde 1972, cuando ingrese a la antigua Seccion de Antropologia, hoy Instituto de Investigaciones Antropologicas de la UNAM. Sin embargo, me parece que la mas intensa experiencia personal ha sido el haber visitado numerosas comunidades indigenas en diferentes regiones del pais, donde se viven de primera mano las condiciones de pobreza y de explotacion, y el haber conocido sus circunstancias por voz de la misma gente que generosamente me recibio. Conversaciones con jovenes maestros indigenas y con dirigentes, asi como con funcionarios y autoridades de los mas variados niveles, han contribuido a proveerme de percepciones y experiencias intensas que sin duda inciden en mis actividades y preocupaciones academicas. Es decir, finalmente, la estrecha articulacion de indigenismo, antropologia y nacionalismo en el ambiente en el que me forme me ha permitido darles seguimiento desde mi propia biografia.

Me parece que la preocupacion mayor desde los anos setenta ha sido la busqueda del perfil propio de la antropologia mexicana mas alla del nacionalismo, lo que he enfrentado no tanto como una reflexion epistemologica, sino mas bien historica. He buscado en la tradicion academica mexicana a aquellos autores y problemas que expresan una vocacion genuina por el conocimiento y por responder desde la antropologia a los grandes problemas nacionales en los cuales puede incidir, particularmente los relacionados con la diversidad cultural y linguistica. De los movimientos teoricos y politicos de los anos setenta he tomado la perspectiva critica; de algunos de mis maestros, como Juan Comas, Mauricio Swadesh y Wigberto Jimenez Moreno, entre otros, la pasion por el conocimiento y el compromiso con mi formacion profesional.

Dos grandes referentes han fundado mi perfil profesional, el haber nacido y crecido en la Ciudad de Mexico, donde fui privilegiado por la educacion gratuita desde la primaria hasta la universidad, y el haberme formado como investigador en las comunidades mayas de los Altos de Chiapas, a donde regreso constantemente.

Bibliografia

Beals, Ralph L., Robert Redfield y Sol Tax (1943),"Anthropological Research Problems with Reference to the Contemporary Peoples of Mexico and Guatemala", en American Anthropologist, num. 45.

Bonfil, Guillermo (1981), Utopia y revolucion. El pensamiento politico contemporaneo de los indios de America Latina, Mexico: Editorial Nueva Imagen.

Bonfil, Guillermo (1987), Mexico profundo. Una civilizacion negada, Mexico: Secretaria de Educacion Publica/CIESAS.

Bonfil, Guillermo et al. (1970), De eso que llaman antropologia Mexicana, Mexico: Editorial Nuestro Tiempo.

Garcia Mora, Carlos y Andres Medina (eds.) (1986), La quiebra politica de la antropologia social en Mexico. II. La polarizacion, Mexico: Instituto de Investigaciones Antropologicas-UNAM.

Hartch, Todd (2006), Missionaries of the State The Summer Institute of Linguistics, State Formation and Indigenous Mexico, 1935-1985, Tuscaloosa: The University of Alabama Press.

Kemper, Robert V. (1993), "Del nacionalismo a la internacionalizacion: el desarrollo de la antropologia mexicana, 1934-1946", en Beals, R. L. y R. V. Kemper, Dos lecturas de la antropologia mexicana, Mexico: Universidad de Guadalajara.

Kirchhoff, Paul (1943), "Mesoamerica: sus limites geograficos, composicion etnica y caracteres culturales", en Acta Americana, num. 1.

Krotz, Esteban (1997), "Anthropologies of the South: Their Rise, Their Silencing, Their Characteristics", en Critique of Anthropology, num. 17 (3), pp. 237-251.

Lins Ribeiro, Gustavo y Arturo Escobar (eds.) (2009), Antropologias del mundo. Transformaciones disciplinarias dentro de sistemas depoder, Mexico: The Wenner-Gren International/CIESAS/UAM/Universidad Iberoamericana/Envion.

Manners, Robert A. (1956), "Functionalism, Realpolitik and Anthropology in Underdeveloped Areas", en America Indigena, vol. XVI, num. 1.

Medina, Andres (1996), Recuentos y figuraciones. Ensayos de Antropologia Mexicana, Mexico: Instituto de Investigaciones Antropologicas-UNAM.

Medina, Andres y Carlos Garcia Mora (eds.) (1983), La quiebra politica de la antropologia social en Mexico. I. La impugnacion, Mexico: Instituto de Investigaciones Antropologicas-UNAM.

Nugent, David (2008) "Social Science Knowledge and Military Intelligence: Global Conflict, Territorial Control and the Birth of Area Studies During wwii", en Anuario Antropologico 2006, Brasil.

Portal Ariosa, Maria Ana y Paz Xochitl Ramirez Sanchez (2010), Alteridad e identidad. Un recorrido por la historia de la antropologia en Mexico, Mexico: Universidad Autonoma Metropolitana, Unidad Iztapalapa/Juan Pablos Editor.

Pozas Arciniega, Ricardo (1948), Juan PerezJolote Biografia de un tzotzil, Mexico: Sociedad de Alumnos de la ENAH.

Pozas Arciniega, Ricardo (1959), Chamula. Un pueblo indio de los Altos de Chiapas, Mexico: Instituto Nacional Indigenista.

Andres Medina Hernandez (1)

(1) Instituto de Investigaciones Antropologicas, Universidad Nacional Autonoma de Mexico.
COPYRIGHT 2011 Universidad de Ciencias y Artes de Chiapas
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2011 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Medina Hernandez, Andres
Publication:Anuario del Centro de Estudios Superiores de Mexico and Centro America
Date:Jan 1, 2011
Words:10823
Previous Article:Erasto urbina y el primer despertar indigena del siglo XX.
Next Article:Fray Matias de Cordova y las raices liberales del indigenismo mexicano.

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2019 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters