Printer Friendly

La amnesia nacional de las victimas de la tortura.

National amnesia of victims of torture

Como es que ciertos cuerpos y ciertas conductas son hechas transparentemente criminales; mientras que los cuerpos privilegiados y sus brutales crimenes se vuelven irreconocibles como crimenes o incluso como violentos.

Lisa Marie Cacho (2012) (2)

Introduccion

Este texto constituye un esfuerzo por liberar de la amnesia gubernamental, el control de la memoria de una de las inconmensurables atrocidades que ha sufrido una parte significativa de mujeres y hombres en Mexico y, en especifico, un segmento de la poblacion en Ciudad Juarez: la tortura. El tiempo en que me situo es a partir del ano 2006 hasta 2015. Esta preocupacion se inserta en las corrientes teoricas del feminismo chicano, el posneocolonialismo y el humanismo estructuralista, las cuales han creado un aparato critico para pensar la desigualdad social en la vida, en la experiencia de la violencia y en la injusticia. Para tal empresa, hago un nexo entre los conceptos teoricos de las narrativas de la amnesia nacional de las teoricas chicanas/latinas feministas, de Nicole Guidotti-Hernandez; de los sujetos inelegibles para ser personas, de Lisa Marie Cacho; el necropoder de Achille Mbembe; y los cuatro dispositivos que ofrece Tzvetan Todorov para el analisis del control de la memoria por parte de los gobiernos: la desaparicion de las huellas, la intimidacion, el eufemismo y la mentira. Con este andamiaje teorico-metodologico pretendo comprender por que algunas mujeres y hombres son convertidos en sujetos torturables y sus torturadores permanecen desconocidos. Ilustro el tema con datos sobre violaciones a derechos humanos y tortura del Centro de Derechos Humanos Paso del Norte, A. C. Me centro en un caso paradigmatico de un hombre y una mujer sobrevivientes de tortura ejercida por la Policia Estatal Unica de Chihuahua en el ano 2013.

En marzo de 2015, el Relator Especial de Naciones Unidas sobre la Tortura y otros Tratos o Penas Crueles, Inhumanos o Degradantes, Juan E. Mendez, presento su informe sobre la mision que llevo a cabo en Mexico, el 21 de abril y el 2 de mayo de 2014. El resumen cita lo siguiente: "La tortura es generalizada en Mexico. Ocurre especialmente desde la detencion y hasta la puesta a disposicion de la justicia, y con fines de castigo e investigacion" (Naciones Unidas, 2014, p. 1). Observa que en los testimonios ofrecidos las personas refieren haber "sido detenidas por personas vestidas de civil, a veces encapuchadas, que conducen autos no identificados y no cuentan con una orden judicial ni informan de los motivos de la detencion" (Naciones Unidas, 2014, p. 7). Anade que las personas son llevadas a sitios desconocidos, "incluyendo bases militares", en donde la tortura de las personas deriva, en algunos casos, en "desapariciones forzadas" y "ejecuciones extrajudiciales" (Naciones Unidas, 2014, p. 7).

En disconformidad, el Estado Mexicano rechazo el informe. Jorge Lomonaco Tonda, representante permanente de Mexico ante la Oficina de Naciones Unidas y Organismos Internacionales en Ginebra, lo manifesto en carta oficial (Perez Silva, 2015). Igualmente resalta el apoyo que el canciller mexicano, Jose Antonio Meade, hizo a las descalificaciones vertidas por el subsecretario para Asuntos Multilaterales y Derechos Humanos, Juan Manuel Gomez Robledo, quien senalo que el relator se condujo "de manera irresponsable, poco etica y sin sustento" (Gomez Quintero, 2015).

Frente a esta indignacion y desmemoria por parte del gobierno mexicano, este ensayo asume que la postura mexicana pretende instaurar una amnesia nacional y oficial con relacion a la experiencia de la memoria de las atrocidades vividas por parte de las personas torturadas en Mexico. Al mismo tiempo desea contestar esta interrogante: ?cuales son los mecanismos del gobierno que producen, por un lado, los sujetos torturables y el desconocimiento de los torturadores y, por el otro, el borramiento de la practica de la tortura, y por ende la permanencia de la injusticia?

Vale reconsiderar que la practica generalizada de la tortura, los tratos y penas crueles y degradantes y la dolorosa impunidad que la acompana han sido ya senalados, con anterioridad, por otros organismos internacionales. Basta recordar que Amnistia Internacional, en un seguimiento a traves de varios anos en nuestro pais, (3) subrayo: "[l]as autoridades siguen tolerando el uso generalizado de la tortura" a pesar de que la legislacion la previene y exige su castigo. Senala ademas, que de acuerdo con estadisticas de la Comision Nacional de Derechos Humanos, ha habido un aumento de 600% de denuncias en materia de torturas desde 2003 hasta 2013. (4) Por su parte, el relator Juan N. Mendez, en respuesta oficial a Jorge Lomonaco Tonda, categoricamente reitera que cada ano envia "entre 200 y 300 comunicaciones a 60 o 70 paises". En el caso de Mexico los 14 casos presentados en su informe "representan mas de 107 victimas de tortura y malos tratos, es mucho mas que la cantidad de casos enviados a cualquier otro pais en el curso de un solo ano" (Mendez, 2015, p. 2). De esto resulta que la postura del gobierno mexicano manifiesta el silencio y el no reconocimiento de las personas torturadas y enmascara la culpabilidad de los torturadores; y lo hace porque "las victimas de tortura y maltratos son personas de bajos recursos o de sectores sociales marginados, lo que agudiza los problemas de estigmatizacion y debilidad de las salvaguardias de proteccion" (Naciones Unidas, 2014, p. 8).

En este ensayo estoy especialmente interesada en disputar a la amnesia oficial el relato de la tortura sufrida por un numero indefinido de personas; la cual sigue y puede seguir presentandose dentro de un proceso continuo de inseguridad humana en Mexico. Conviene subrayar que el Indice de Paz Global del ano 2014, desarrollado por el Instituto de Economia y Paz, midio el nivel de paz y evaluo las posibilidades de riesgo para 162 paises, los cuales albergan a 99.6% de la poblacion mundial. Con el uso de 22 indicadores cualitativos y cuantitativos de fuentes confiables, evaluo tres topicos mayores: nivel de proteccion y seguridad en la sociedad, nivel de conflictos domesticos o internacionales, y grado de militarizacion. Mexico clasifico en el numero 138 y su estado de paz es considerado bajo. De acuerdo con el instituto, Mexico permanece en una espiral de violencia debido a una "viciosa guerra contra las drogas" (Institute for Economics and Peace, 2014, p. 9). Esta guerra fue iniciada en el ano 2006 con el entonces gobierno federal, en alianza con Estados Unidos. La nueva politica administrativa que comenzo en diciembre de 2012 no ha cambiado la misma estrategia belicosa. Como consecuencia ha habido un incremento en las fuerzas de seguridad, aunque las estadisticas criminales permanecen igual que en el ano 2013, cuando Mexico califico en el numero 133. De lo cual se concluye que "no hay senales de abatir" (Institute for Economics and Peace, 2014, p. 32) este riesgo.

Mexico ha perdido el camino de lajusticia. (5) Y como consecuencia las injusticias prevalecen, ya que la violencia en sus diferentes manifestaciones e impactos en varias regiones del pais permanece como un proceso politico, economico y social en curso, que afecta y diferencia a las y los habitantes de esta nacion. Si el expresidente Felipe Calderon (2006-2012) declaro que durante su administracion se fallo en materia de comunicacion, ya que esta no era una "guerra", sino una "politica de seguridad contra los carteles de la droga" (Fox News Latino, 2013), igualmente importante para la continuacion de este proceso es la politica del silencio (6) del actual Presidente Enrique Pena Nieto, en relacion con esta incontrolable violencia en Mexico.

Nicole Guidotti-Hernandez argumenta que en la frontera Mexico-Estados Unidos "la violencia es un proceso social continuo de diferenciacion para sujetos racializados, sexualizados y generizados" (Guidotti-Hernandez, 2011, p. 3). A traves de este proceso social, explica Guidotti-Hernandez, se producen nuevas subjetividades y se construyen las ciudadanias; este proceso se inscribe continuamente dentro de un contexto historico y geopolitico, y puede ser comprendido mejor cuando ciertas formas de violencia, que se infligen en ciertos sujetos diferenciados por ciertos atributos de discriminacion, en ciertas comunidades, son analizadas. En sintesis, para esta teorica chicana, los procesos violentos, mediante tipos especificos y sistemicos de violencia, operan como procesos de extrema diferenciacion, lo cual produce nuevos tipos de sujetos: los no ciudadanos. La tortura cabe dentro de esta conceptualizacion de la violencia.

Los actos violentos que son cometidos contra poblaciones especificas y vulnerables que han sido codificadas con menos poder, y que han sido sujetas de atrocidades, continua Guidotti-Hernandez, permanecen en el silencio o enmascaradas; en otras palabras, estos crueles eventos permanecen recordados como fragmentos de una "memoria selectiva". Esto es asi porque los documentos oficiales/gubernamentales proscriben de la conciencia individual y colectiva lo que ha sucedido. En este sentido se convierten en "lo indecible [...] aquello de lo que no se puede hablar totalmente". O, en otras palabras, a traves del discurso oficial se mantienen y diseminan "imaginarios nacionales" de las "narrativas de la amnesia nacional" (Guidotti-Hernandez, 2011, pp. 5, 8), que ayudan a explicarnos como se forman las comunidades y las naciones a traves de sujetos que han sido definidos como "figuras abyectas" (2011, p. 164), indignas de un trato digno.

El teorico neocolonialista Achille Mbembe nos ayuda a entender a los sujetos criminalizados y abyectos que viven en ausencia de derechos y con una abundancia de valoraciones negativas, conferidas sobre ellos por los grupos politicos, economicos, sociales y religiosos mediante el concepto de "necropoder". Por medio de este poder de la muerte, el Estado o los poderes soberanos tienen como objetivo final la maxima destruccion de la poblacion; al mismo tiempo, crean espacios de muerte para una poblacion que habita esta geografia, a la cual se le ha considerado inaceptable, irrelevante, indigna, sin valor y como "muertos vivientes" (Mbembe, 2011). En este sentido, los significados de estas devaluaciones justifican el que cierta gente se convierta necesariamente en "objetivos de la violencia del estado y su abandono" (L. M. Cacho, 2012, p. 3).

Estos grupos, que han sido y permanecen criminalizados y abandonados de la proteccion juridica del Estado, son a los que Lisa Marie Cacho se refiere como "inelegibles para ser personas--como poblaciones sujetas a leyes, pero a las cuales les son negadas los medios legales para impugnar esas leyes, asi como tambien les es negada la legitimidad politica y la credibilidad moral necesarias para cuestionarlas" (L. M. Cacho, 2012, p. 6). Y si bien la "guerra contra las drogas" les ha hecho vulnerables, su estado de indefension o su estado de muertos vivientes son anteriores a esta. Por eso, continua esta autora, es necesario que veamos a aquellos sujetos criminalizados con base en "rasgos de dudosa reputacion" y "naturaleza enganosa" en sus "historias materiales, relaciones sociales y condiciones estructurales" (L. M. Cacho, 2012, p. 9). Es necesario verlos en las situaciones geopoliticas en que se encuentran.

Mexico es un proyecto de nacion, que ha sido reestructurado por las politicas neoliberales y no ha brindado ni acaba de brindar oportunidad de vivir una vida economica, social y politicamente digna a 53.3 millones de mexicanas y mexicanos que viven en la pobreza; independientemente de la sorpresa que nos causa que Mexico este considerado entre las 14 mayores economias mundiales (Esquivel Hernandez, 2015). Estas personas que viven la desigualdad extrema en nuestro pais son quienes estan mas propensas a sufrir las presentes violencias politicas, producto de un abandono de largos anos de promesas incumplidas. Ellas no necesitan cometer ningun crimen; "el estatus de la persona es el delito en si mismo" (L. M. Cacho, 2012, p. 9). y sus cuerpos son los recipientes de multiples violencias, desde la heteronormatividad compulsiva, el genero, la clase social, hasta su situacion geopolitica.

Desde estas particularidades, el enfoque de mi analisis es mostrar un acercamiento al cuerpo en sufrimiento y las narrativas de los discursos oficiales del olvido y la minimizacion de quienes son sujetos y sujetas de violencia. Estos discursos emanan de quienes Antonio Gramsci llama los intelectuales del poder; son quienes ofrecen teorias para justificar las desigualdades sociales y la injusticia. Estos intelectuales, en el sentido mas amplio, son algunos politicos, periodistas, lideres religiosos, etc., que usan su sentido comun y lo elevan a discurso de expertos, a argumentos teoricos (Litowitz, 2000).

En esta posicion y desde las guias teoricas expuestas, mi objetivo--en la linea de Achille Mbembe--es mostrar el despliegue de "un poder difuso y no siempre exclusivamente estatal" (Mbembe 2011, p. 13), cuya meta es la "destruccion maxima de las personas" (Mbembe 2011, p. 75), a traves de tecnologias de la muerte que se inscriben en el cuerpo del sujeto torturable, del sujeto golpeado, herido, molestado, intimidado, supliciado, el cuerpo de la persona torturada que ante el suplico se declara culpable de cualquier cosa que se le acuse, y que al no recibir justicia se convierte en una no persona, en un no ciudadano desamparado por el Estado, al tiempo que este mismo poder politico, social y economico condona a los torturadores.

En la elaboracion de este ensayo discuto los siguientes elementos: que es la tortura, por que es importante recuperar la memoria de la persona torturada, cuales son los lugares de sufrimiento y, por ultimo, me centro en los cuatro dispositivos que utilizan los gobiernos para sostener la amnesia nacional en Mexico. Utilizo una metodologia en varias capas; mis fuentes de analisis son las declaraciones/narrativas/discursos oficiales porque son las fuentes primarias donde encuentro la devaluacion de los otros y las otras, y lo hago desde la prensa, por la facilidad con la que puedo acceder a esta informacion (L. M. Cacho, 2012); de otra forma, me seria mas que dificil concertar citas con la elite politica. Para testimoniar el cuerpo de la persona torturada, me centro en la informacion y en las evidencias de los casos de tortura que el Centro de Derechos Humanos, A. C. ha documentado en Ciudad Juarez. (7)

I. ?Que es la tortura y cuales son los actos que inflige el torturador en las personas?

La tortura es una creacion humana para tratar inhumanamente a las personas; es una modalidad de la violencia. Ha sido definida por Olga Alicia Paz como "la aplicacion deliberada y sistematica de dolor a una persona, aparentemente con el proposito de obtener informacion; sin embargo, la destruccion fisica y psicologica de la persona y la paralizacion y la impotencia de los grupos sociales (8) aparecen como los objetivos fundamentales" (Paz, 2004, p. xiii). La misma autora cita a la Corporacion de Promocion y Defensa de los Derechos del Pueblo--Codepu--para afirmar que "la tortura es sufrida por la persona en cuanto persona". (9) Ambas conceptualizaciones se enriquecen con una vision feminista que aclara que las personas son hombres y mujeres, y la tortura como forma de "violencia contra la mujer constituye una manifestacion de relaciones de poder historicamente desiguales entre el hombre y la mujer, que han conducido a la dominacion de la mujer y a la discriminacion en su contra por parte del hombre" (Naciones Unidas, 1993). Desde esta concepcion me coloco en la conceptualizacion que hace la jurista Fionnuala Ni Aolain, cuando sostiene que la violencia contra las mujeres es una violencia basada en el sexo y comprende una amplia variedad de actos violentos y victimizantes--por parte del agresor--dirigidos a las mujeres por su genero: ser madres, esposas e hijas de alguien que es hombre; y como, dentro de estos papeles, hay funciones que se les han asignado, y cuando son violentadas se les causa sufrimiento precisamente en esas disposiciones culturales (Ni Aolain, 2000). Esta definicion nos permite avanzar mas alla de la violencia sexual, que se centra en los actos sexualmente penetrativos en los cuerpos de las mujeres, acota la investigadora. Sin embargo, no por eso se queda fuera de mi analisis esta violencia falocentrica (Huacuz, 2011) que penetra el cuerpo de la mujer.

Frente al borramiento oficial se requiere una revision critica de la memoria de la injusticia. Esto implica hacer una reminiscencia de los actos violentos que la permitieron y que hemos atestiguado a lo largo de decadas. Recordar, hacer memoria, entrana reconocer el "horror del que son capaces los seres humanos" (Todorov, 2002, p. 365). Amnistia Internacional ha documentado la tortura en los 31 estados de la Republica Mexicana y en el Distrito Federal. Los metodos habitualmente empleados por agentes del Estado municipales, estatales, federales y algunos civiles son:

golpes con punos, botas, culatas de fusiles, palos; introduccion de agua con gas o chile por la nariz del detenido; amenazas de muerte; descargas electricas en partes del cuerpo como los dedos de los pies y los testiculos; simulacros de ejecucion y amenazas de desaparicion forzada; semi-asfixia mediante bolsas de plastico o trapos mojados y simulacros de ahogamiento; posturas en tension; violacion y otras formas de violencia sexual; amenazas contra las familias de los detenidos. (AI, 2014, pp. 11-12)

A la par es necesario visibilizar el dolor del cuerpo en sufrimiento para rechazar la creacion de nuevas subjetividades disciplinadas mediante los suplicios y comunidades controladas y regularizadas en el dolor de los demas (Foucault, 2002). De no hacerlo, se permite que algunas vidas sean nutridas y otras descalificadas para ejercer la plena ciudadania. En este tenor, los "seres vivientes" han estado demandando, especialmente desde la Segunda Guerra Mundial, con nuevas formas de resistencia, los derechos de los "sujetos legales": salud, educacion, empleos, comida y sexualidad, entre otros derechos civiles, humanos y constitucionales (Lemke, 2011, pp. 4, 51).

En 1948, en la Declaracion Universal de Derechos Humanos, la tortura, los tratos crueles, inhumanos y degradantes fueron declarados crimenes contra la humanidad por toda la comunidad internacional; en el ano de 1975, la Asamblea General de las Naciones Unidas amparo a todas las personas contra estas practicas violentas con la Declaracion sobre la Proteccion de Todas las Personas Contra la Tortura y otros Tratos o Penas Crueles o Inhumanos. Estas declaraciones son instrumentos fruto de esfuerzos internacionales para proteger a las victimas de los torturadores locales. Por eso se manifiesta que aunque algun Estado no haya ratificado los tratados internacionales en contra de la tortura, eso no lo exime de ser juzgado como perpetrador de crimenes contra la humanidad (Naciones Unidas, 2003).

II. Recuperar a la persona en los lugares de sufrimiento

A partir del ano 2006, con el inicio de la guerra contra las drogas, se comprueba que "[l]a vida se extingue alli donde existe el empeno de borrar las diferencias y las particularidades por la via de la violencia" (Grossman, 2013, p. 12). En Mexico, y en mi ciudad, los dias se fueron repitiendo--y hasta hoy se repiten--con nuevas escenas de crueldad y de dolor, mientras los gobiernos eluden su responsabilidad o sus agentes estatales se mixturaron con los otros y formaron el gobierno privado (Mbembe, 2011). Se desconoce el numero de personas que han sido torturadas en todo Mexico, igualmente se desconoce en el caso particular de Ciudad Juarez; sin embargo, todas ellas han sido debilitadas "de su sentido de la individualidad" en aras del "sentido de la fatalidad" (Grossman, 2013, p. 239). Pero ante la violencia ilimitada de un Estado poderoso que utiliza la tortura, aparecen los sujetos alternativos, aquellas organizaciones de la sociedad civil que, ante la ausencia de Estado de derecho, recuperan la memoria de las personas torturadas para historiar el sufrimiento, y en la medida de lo posible resarcir el cuerpo injuriado, vejado y maltratado con la injusticia.

El Centro de Derechos Humanos Paso del Norte, A.C. (CDHPN) se fundo en el ano 2001--comenta su director, el sacerdote Oscar Enriquez--. Desde su inicio asumio un compromiso social y de trabajo integral: las violaciones a los derechos humanos. Sin embargo, en mayo de 2011, ante la complejidad de la violencia que se presento en Ciudad Juarez, durante un taller, con la asesoria del Centro Ecumenico de Promocion y Accion Social (Cedepas) y "en un encierro de dos dias [en el cual] decidimos asumir como linea central estrategica del Centro, el acompanamiento a victimas, pero dando prioridad a casos de tortura y desaparicion forzada; y tambien el tema de incidencia politica"' (Enriquez Perez, 2014). El centro cuenta con tres areas: juridica, psicosocial y educativa, que atienden la tortura y la desaparicion forzada. Desde este enfoque trabajan en conjunto y de una manera integral, los casos de las victimas y familiares de estas. El centro acompana, visita y se acerca a ellas y ellos; a los "lugares de sufrimiento", como les llamo el director de este espacio (Enriquez Perez, 2014).

El centro se ha dado a la tarea, desde el mes de septiembre de 2011, de llevar una base de datos en la que la trabajadora social, Evodia Chaparro (2015), registra desde una conceptualizacion de derechos humanos las violaciones a estos derechos, y entre estas destaca la tortura. Los casos asentados son de personas--mujeres y hombres--que acuden a la organizacion, otras que son dadas a conocer por familiares de las personas torturadas y/o aquellas que son de su conocimiento en el trabajo de campo. Al mismo tiempo presenta anualmente, desde el ano citado hasta 2015, un informe estadistico de estos quebrantamientos de la dignidad humana. Hasta marzo de 2015 habian registrado 212 casos de violaciones a derechos humanos y de estos 129 fueron de tortura (vease cuadro 1).

Como se puede apreciar, los casos de tortura comprenden 60% de las violaciones a derechos humanos. Cabe hacer notar que los registros del ano 2011 inician en el ultimo trimestre de ese ano. Igualmente, 2015 solo muestra el primer trimestre, por eso los casos de tortura representan 20%. El mayor numero de casos lo muestra el ano 2012, con 87 registros.

Aunque no fue posible obtener el sexo de las victimas para el trimestre 2011, "las victimas se ubican en el grupo de jovenes del sexo masculino, siendo este el grupo mas afectado por esta violencia" (CDHPN, 2012). Las mujeres representan 20 casos de los 129 registrados. El desglose por sexo de los casos de tortura se muestra en el cuadro 2. Amnistia Internacional ha documentado que, si bien el numero de hombres torturados es mayor que el de las mujeres, tampoco quiere decir que no sean "habituales", al igual que el de menores de edad. Los torturadores escogen a personas que tienen menos posibilidades de denunciar y exigir reparacion (CDHPN, 2014) por los sufrimientos recibidos.

Las modalidades en las cuales se presentan las violaciones a derechos humanos relacionados con la tortura, son: la privacion de la libertad y el de la integridad fisica, los tratos crueles e inhumanos, la detencion arbitraria, retencion ilegal, tortura con aprehension, tortura con amenazas, tortura y desaparicion de personas, homicidio por tortura, entre otros (CDHPN, 2011; 2012; 2013; 2014, 2015). Estos informes estadisticos tambien refieren la ocupacion de las victimas/usuarios "y que estas personas, pertenecen a sectores de toda la ciudad, en su mayoria, pertenecen a sectores en extrema pobreza, con ocupaciones propias de grupos socialmente marginados" (CDHPN, 2013). Albaniles, carroceros, desempleados, jornaleros, jubilados, obreros(as) de maquiladora, vendedor ambulante, desempleados, estudiantes, hogar, pintor, enfermero(a), chofer, guardia de seguridad, mecanico, ayudante de mecanico, ayudante de electricista, maestra, educadora, comerciante (CDHPN, 2011; 2012; 2013; 2014, 2015) (vease mapa 1).

A lo largo de estos anos, quienes han torturado a las mujeres y hombres registrados por el centro son los agentes del Estado representados por la policia municipal, con 60 denuncias; la policia ministerial, con 52; la policia federal, con 5 imputaciones; y los militares, con 3. (10) Por su parte, la psicologa Patricia Galarza Gandara, coordinadora del equipo psicosocial, refiere que, de acuerdo con los testimonios de "las y los sobrevivientes de tortura [...] son llevados a diferentes partes como son bodegas, lotes baldios y despues llevados y presentados a las instancias que corresponde. [...] Ellas y ellos son detenidos dias antes de su presentacion ante los medios [...] son hasta 72 horas que estas diferentes instancias los y las tienen en su poder, con el fin de ejercer tortura para que se culpen del delito".

De lo anterior se infiere que los senalamientos del relator son inequivocos, la tortura esta inscrita en los cuerpos de las y los debiles economicamente, son las poblaciones a las que tanto los torturadores como los gobiernos "muestran una incapacidad para concebir a ciertas gentes con el derecho a ser persona [y esta imposibilidad] emerge del rechazo a verlos como tales" (L. M. Cacho, 2012, p. 9); el cual, de acuerdo con esta autora, "ontologiza" a las personas y las hace culpables por "naturaleza" (L. M. Cacho, 2012, p. 9) y responsables de su "situacion precaria". Por lo tanto, las victimas se convierten "de facto" en delincuentes y esto "las posiciona fuera de la ley, la empatia, la obligacion etica, la proteccion legal y la justica" (L. M. Cacho, 2012, p. 36).

III. Recuperar la memoria de la persona torturada en Ciudad Juarez

"El cuerpo mismo tiene su propia memoria", afirma Emma Perez. Este cuerpo, continua la autora, muestra en su carne la inscripcion de la politica, de la historia, de la raza, de la cultura; todo lo que esta inscrito en el cuerpo es "memoria e historia" compuestas por las practicas sexuales, alimenticias, asi como por las enfermedades y accidentes que experimenta (Perez, 1999, p. 108). Igualmente, el cuerpo guarda la memoria de la violencia que ha experimentado; sin embargo, estas vejaciones son dificiles de comunicar desde el cuerpo sufriente--la victima--hasta el cuerpo social--la sociedad--. El dolor permanece mediado por disposiciones culturales, psicologicas, historicas; y hace, las mas de las veces, dificil para la persona injuriada comunicar a otros la experiencia de dolor y las secuelas que ha originado el mismo (Pincikowski, 2002).

Recuperar los dolores y las humillaciones inscritas en sus cuerpos a traves de las tecnicas utilizadas por los torturadores desde su posicion de poder, ilegalidad, despotismo y arbitrariedad, que les confiere un momento historico plagado de violencias sistemicas y sistematizadas en los cuerpos de las y los que menos tienen, es el compromiso del CDHPN. Este hace un acompanamiento integral a 17 sobrevivientes de tortura. Los metodos de tortura infligidos a estos hombres y mujeres han sido documentados por dicha asociacion, ademas de que se les ha aplicado el Protocolo de Estambul para confirmar la tortura en sus diferentes manifestaciones.

A la par, el acompanamiento ha permitido, desde 2010 hasta 2015, la comprobacion de la tortura y la inocencia de los siguientes casos en Ciudad Juarez: los cinco jovenes torturados por la policia federal para que se inculparan por el estallido del coche bomba en esta ciudad: Noe Fuentes Amaya, Rogelio Amaya Martinez, Gustavo Martinez Renteria, Victor Manuel Martinez Renteria y Ricardo Fernandez Lomeli. El senor Antonio Espinoza Reveles, torturado por miembros del ejercito mexicano. Francisco Javier Perez Barron, quien fue detenido por seis miembros encapuchados de la policia federal. Juan Pablo y Benjamin Ortiz Lira, torturados por la policia judicial del estado de Chihuahua. Los tres hermanos Figueroa: Juan Antonio, Jesus Ivan y Luis Adrian Figueroa Sanchez Frausto, detenidos y torturados por la policia ministerial de la fiscalia norte del estado de Chihuahua (Galarza Gandara, 2015).

A continuacion cito el caso paradigmatico de una pareja que fue acusada de extorsion. Ambos conyuges fueron torturados, ella ademas sufrio tortura sexual. Por cuestiones de confidencialidad y anonimato solo son citados como testimonio de masculino y femenino; algunas veces este testimonio se entrelaza con la evaluacion que hace la psicologa Patricia Galarza Gandara. Confirma que para un masculino: "la detencion violenta, los golpes y amenazas durante el trayecto y dentro de las instalaciones le provocaron una situacion de miedo extremo. El examinado pensaba que lo iban a matar. Temio por su seguridad y la de su esposa". El supliciado rememora:
   Traian ropa de civil y armas largas y me dio miedo, me imagine que
   me iban a entregar con los sicarios.

      Me iban amenazando desde mi casa que me iban a matar y a violar a
   mi esposa.

      Tambien me decian: "no me cuesta nada matarte a ti, nadie va a
   saber que paso".


El miedo no es gratuito, tampoco infundado. La ropa de civil, el uso de armas largas y los sicarios, son palabras que conforman el surgimiento de nuevos actores politicos y economicos: son el gobierno privado indirecto. Achille Mbembe desarrollo y definio este concepto para un contexto africano; sin embargo, caracteriza la realidad mexicana y en especifico la experiencia y la situacion de las personas torturadas. Esta forma de gobierno paralelo al Estado surge en un momento de "desinstitucionalizacion, violencia generalizada y desterritorializacion" que afecta barbaramente las relaciones entre el individuo y la comunidad y tiene consecuencia en "los regimenes de la violencia, los de la propiedad y el orden tributario" (Mbembe, 2011, p. 80). A la par deciden quien muere y quien vive. Igualmente le hacen saber al torturado la desacralizacion de la pureza simbolica de la esposa (Ni Aolain, 2000). De ahi resulta que las incognitas invaden al torturado: ?como poder distinguir entre los agentes del Estado y los sicarios?, si ambos utilizan la tortura, si ambos son parte de una socializacion patriarcal violenta.

Los sobrevivientes refieren haber sido supliciados con las siguientes tecnicas de tortura:
   Patadas, golpes con arma larga, golpes en los chamorros.

      Los tenia morados. Los golpes me duraron una o dos semanas. Nos
   pegaban hasta que nos cayeramos.

      Me tapaban la cara con la reja y me decian "?que chingados
   miras?". Me golpearon en la cara y me dijeron "hazte pa atras".


La tortura y la guerra se complementan, dice la especialista en violencia y tortura Elaine Scarry (1987). Por su parte, Guidotti-Hernandez recalca que la violencia y el dolor son la fuente de la creacion de nuevas subjetividades. Si ya las amenazas son fuente de sumision ante quien tortura, la subordinacion del castigado se refleja en dejarlo desplomarse de dolor, impedirle ver y contradictoramente amedrentarlo por estar mirando. Debe hacerse para atras porque el torturador necesita que no se ponga de pie, que no mire y no salga adelante, que no vea mas alla.

El continuo de violencia se manifiesta en otros tratos crueles y degradantes que aumentan la pena del supliciado. De ellas destaco las posturas forzadas, en el testimonio de este hombre:
   hincado con la punta de los pies doblados uno de los estatales que
   no traia uniforme me pisaba los pies y me decia que no volteara a
   ver a nadie". Tambien las descargas electricas, que tienen un
   inicio y se van expandiendo por todo el cuerpo. "Al principio:
   toques en el estomago y en la espalda. En la cara, en los
   testiculos, en los brazos, en el cuello. Yo sudaba y me decian:
   "mojadito duele mas".


La privacion de alimentos, de agua, el confinamiento en sitios oscuros, el uso de luz artificial continua y la desnudez forzada de los cuerpos, son practicas estandarizadas que utilizan los agentes del Estado para torturar a las personas, junto con las amenazas de "te vamos a sembrar un cuadro de mariguana y armas". En esta malograda estrategia de comunicacion, la mariguana y las armas son la evidencia clara e inobjetable de que se forma parte del enemigo. Tambien muestran que los torturadores no actuan fuera de un contexto politico social e historico.

Si bien la tortura que reciben las mujeres no es diferente que la de los hombres, tampoco es identica. De nuevo Patricia Galarza Gandara opina: "La evaluada refiere haber sufrido por no saber que pasaba, de que la acusaban y que es lo que estaba aconteciendo": "Ya diganme, ?que esta pasando?"--asi como no saber a donde la llevaban o donde se encontraba--"Despues nos llevaron a un lugar que no se donde era".

Estas incertidumbres duran horas tanto para hombres como para mujeres. Son ellos a quienes los agentes del Estado denigran con estas palabras: "culero", "pendejo", "ya mamaste", "te van a hacer declarar a guevo", "callate la verga". Y son ellas a quienes estos agentes/torturadores les dicen: "dame informacion culera", "pinche pendeja", "puras mustias". La hiperfeminizacion de los hombres no puede ser mas evidente: ser un culero es ser un cobarde, un miedoso; alguien que oculta droga en el ano es ser un homosexual, por eso va a realizar sexo oral. El que tiene mas poder, por medio de sus testiculos lo hara declarar, ya que su miembro falico de nada le sirve frente al de aquel. Para las mujeres ser culera tiene las mismas connotaciones, solo que ellas no son homosexuales, son mujeres promiscuas y esconden su verdadera forma de ser: corrompida y descarriada. El machismo, la homofobia y la misoginia son parte de estos crueles insultos.

Lo distinto emerge desde la diferencia sexual y con plenitud en estos testimonios. La sobreviviente, documenta Patricia Galarza, "refiere haber sido invadida en sus genitales". Obligada a permanecer desnuda por largos periodos, varios agentes ministeriales participaron en varias violencias sexuales contra ella: le metieron los dedos en la vagina, le mordieron los pezones, fue violada y ademas obligada a practicarles sexo oral.

Estos actos sexuales penetrativos estan acompanados por una variedad de acciones violentas que estan ligadas al genero de la victima: ser desnudada por hombres, escrudinada y ajada por la mirada y la mano masculina es diferente que los hombres desnudados por los hombres y cuyos pezones y senos no son objeto de una lujuria que dana y humilla. Un torturador dijo a la mujer "me estoy divirtiendo muy bien y esto nunca se me va a olvidar". Ella le contesto: "a mi tampoco". Claro, para ambos la memoria sera diferente.

Como lo explica Ni Aolain, la violencia basada en el sexo toma en consideracion que los actos violentos que se infligen a las mujeres tienen que ver con los roles que les han sido asignados por ser mujer. Uno de estos es la maternidad, y cuando esta es amenazada, "devastada" y "atacada", eso es un dano sexual critico que el torturador desea hacer a la mujer torturada. Por eso la pone en una disyuntiva cuando la interroga asi : "?Tus hijos o tu? Tienes dos hijos, ?verdad?"

En concordancia con Ni Aolain, esto es un dano sexual, ya que la maternidad es un rol generizado, fruto de un acto reproductivo infinitamente sexual, igual que el cuidado de las hijas y los hijos. Maternidad y cuidado son practicas culturales y sociales y tienen un fuerte nexo sexual, ya que "el objeto de ataque es el cuerpo de la mujer [...] en su manifestacion actual y simbolica. Es un ataque categorico a la sexualidad femenina porque se dirige al producto de esa sexualidad: el nino/nina" (Ni Aolain, 2000, p. 61).

Asi pues, podemos decir que la tortura infligida a los cuerpos de los hombres y mujeres ha sido un medio para obtener objetivos en contextos de violencia belica: declararse extorsionadores(as), asaltantes, secuestradores(as), miembros de las mafias del crimen organizado, etc. Sin embargo, hay que estar atentos a las formas diferenciadas y distintas en que las mujeres y los hombres son torturados, con el fin de devolverles su dignidad y reposicionar su vida. En este caso, el mes de noviembre de 2015 ambas victimas fueron declaradas inocentes porque no se les pudo comprobar el delito de extorsion agravada y la jueza ordeno que se abriera una carpeta de investigacion en el ambito federal por tortura. "Esto dilata la justicia y muestra como el sistema se protege a si mismo" (Galarza Gandara, 2015).

IV. Recobrar la desmemoria del torturador

Con el fin de disputar a la amnesia el relato de la historia vivida, me apoyo en dos obras de Tzvetan Todorov que tratan de manera excepcional el tema de la memoria. Una de ellas es Los abusos de la memoria (2000); la otra es Memoria de la mal tentacion del bien (2002). Al mismo tiempo atender que si bien al reconstruir el pasado hacemos "un acto de oposicion al poder" que tolero y permitio tales actos inhumanos contra los humanos y que desea instaurar "el reino del olvido" (Todorov, 2000, pp. 14-15), a la par somos conscientes de que no podemos recordarlo todo.

El pasado no se recupera de una manera total. "El restablecimiento integral del pasado es algo por supuesto imposible [...] y por otra parte espantoso" (Todorov, 2000, p. 16). Quienes conservamos la memoria, lo hacemos a traves de una eleccion que implica la puesta en marcha de dos acciones contrastantes: la supresion y la conservacion. Este suprimir y conservar tambien lo hacen los Estados y los perpetradores; sin embargo, lo que se les reprocha a estos es que se concedan el derecho de elegir que se debe conservar y que se debe suprimir en aras de la "voluntad general" (Todorov, 2002, p. 20) o del "bien supremo", i.e., la imagen de la ciudad. Ahora bien, en la linea de este autor, quiero historiar la injusticia como un medio para evitar el olvido y quiero darle un uso que sirva de ejemplo.

Desde esta postura, pretendo mostrar los esfuerzos que hacen algunas voces desde la funcion publica de Ciudad Juarez "por controlar la memoria" de la tortura a traves de cuatro dispositivos de analisis que ofrece Todorov en su obra citada.

El primero de ellos es la desaparicion de las huellas. En este sentido, cabe senalar que la "guerra contra las drogas" propicio el incremento y la fabricacion de la insignificancia de la vida mayoritariamente articulada en el conteo del homicidio, las referencias a la desaparicion forzada, la extorsion, el secuestro y el pago por proteccion, tanto por agentes estatales como por los grupos de las mafias. A partir de 2008, los medios de comunicacion nos informaron que miles de cadaveres habian sido severamente golpeados y vejados por parte del crimen organizado antes de ser asesinados. Tambien nos dieron a conocer que quienes habian llegado para proteger la seguridad de la ciudadania--los agentes estatales--torturaban con igual o peor sana. Sin embargo, tanto quienes reclaman la desaparicion o la tortura de sus ninas/ mujeres, como quienes reclaman los tratos crueles e inhumanos contra los hombres, quedan sin respuesta. Por lo tanto, no es de sorprender que Human Rights Watch (hrw), en un informe especial sobre la guerra contra el narcotrafico en Mexico, rescate la siguiente declaracion: "Un representante de la Comision Estatal de Derechos Humanos de Chihuahua en Ciudad Juarez, por ejemplo, estima que solamente una de cada diez victimas de abusos militares presenta una denuncia ante la comision" (hrw, 2011, p. 18). En este contexto se entienden las palabras de un soldado torturador a un hombre de Ciudad Juarez: "Nadie sabe que te tengo aqui. Tu familia, nadie se va a enterar. Asi como yo ahorita te puedo borrar del mapa. No vas a ser el unico. Ya hay varios" (HRW, 2011, p. 189).

En el ano 2013, las organizaciones de la sociedad civil visibilizaron nacionalmente el tema de la tortura. En Ciudad Juarez, la campana tomo forma el 12 de marzo de ese ano con el Foro la Tortura y los Derechos Humanos en Mexico. Y la licenciada Silvia Mendez Hernandez (2015), del Centro de Derechos Humanos Paso del Norte, refiere que a partir de este encuentro y la difusion que se dio, cuando los medios de comunicacion presentaban casos de personas severamente violentadas, se apropiaron del termino "fueron torturados" y dejaron de referirlos como golpeados o lastimados.

La intimidacion es el segundo mecanismo de control de la memoria. Por medio de este componente se averguenza, se reduce, se aterroriza y se envilece a las personas. Baste recordar, en 2011, los siguientes nombres: "Ismael Fierro Chavarria, el lavacoches que fue confundido, detenido y tundido a golpes por seis policias municipales; lo acusaron de ser sicario en una balacera frente a ese lugar, cuando fue el quien salvo la vida a una mujer y su pequeno hijo. Como olvidar a Cesar Adrian Garcia Lopez quien fallecio a causa de la tortura policiaca" (Cacho, 2012). Como olvidar la desaparicion, la tortura y asesinato de cuatro civiles--Juan Carlos Chavira, de 28 anos; Dante Castillo, de 25; Raul Navarro, de 29; y Felix Vizcarra, de 22--, quienes de acuerdo con lo que leimos, vimos y atestiguo la Comision Estatal de Derechos Humanos de Chihuahua, fueron detenidos por miembros de la policia municipal en Ciudad Juarez, Chihuahua (hrw, 2012). Frente a estas torturas conocidas--desconocemos la mayoria--se enmarcan las intimidaciones al gremio periodistico por parte del entonces secretario de seguridad municipal, Julian Leyzaola: "Si algo malo hacen los policias estan a repite y repite, como si fuera un reality show" (La Polaka, 2013). Sobra decir que la denuncia de la tortura no es un espectaculo. Las y los periodistas de conciencia, a traves de esa reiteracion y de la muestra de esas fotos nos llaman--dice Susan Sontag--a la piedad (2004) y a la denuncia. Pero al mismo tiempo con declaraciones como la siguiente:
   Leyzaola menciono que los medios de comunicacion van minando a la
   corporacion. No se concientizan y ellos contribuyen para que la
   ciudadania no confie en la corporacion. Ellos construyen su propia
   tumba, porque sigue la delincuencia en Juarez y la gente no cree en
   la denuncia anonima y no denuncia porque los medios denigran a las
   corporaciones. (11)

   Ellos (los periodistas) son el punto negro para la sociedad. (La
   Polaka, 2013)


Con el discurso amenazante de quien fue el encargado de la seguridad publica en Ciudad Juarez, nuestra piedad por el torturado se diluye, y nos aturdimos con el miedo. Asi ahogamos la piedad (Sontag, 2004), porque tememos ser la proxima victima. Aunque se debe reconocer que "[e]l relato de una matanza puede suscitar la compasion, pero tambien el goce del sadico o el miron; esas pulsiones no son ajenas a la naturaleza humana" (Todorov, 2002, p. 201).

Los eufemismos. Cuando las palabras se convierten en tapujos, disfraces o disimulos de la realidad, estamos ante un eufemismo. Abundan, por parte de autoridades y grupos hegemonicos, estas sugerencias para ver la realidad juarense. Asi, nos conminan a "no manchar la imagen de la ciudad" a "hablar bien de Juarez" (vease fotografia 1). Estas campanas, junto con las declaraciones de los agentes del Estado, impiden que tanto los torturadores como otras personas puedan establecer conexion y compasion con las victimas y con la realidad que ellas viven, producto de las torturas y las multiples vejaciones a las que son sometidas. Hannah Arendt analizo esta forma de conducir a las poblaciones a traves de discursos que contienen una "regla del lenguaje" (Arendt, 1994, p. 84). Estas reglas del lenguaje tienen un efecto en las poblaciones que atestiguan la violencia, aunque no la sufran. Ya sabemos que la violencia se experimenta en forma proporcional a las condiciones materiales que sustentan la vida. A mayor acumulacion de capital, menos probabilidades de sufrir abusos por parte de los agentes del Estado. Con estas campanas, los torturadores no se permiten sentir y asumir el dolor que causan al otro, mucho menos esperar alguna sancion; por ende, las comunidades posiblemente queden insensibilizadas ante los reclamos de justicia que hacen las victimas, por temor a que se destruya la buena imagen de la ciudad. Asi, para quienes detentan el poder y para quienes quieren que la violencia no toque a su puerta, solo queda la indiferencia ante la figura abyecta del otro y "la necesidad utilitaria de sacarlo del sistema: evacuarlo, someterlo o humillarlo para permitirse una victoria. Es asi que, como parte de esta estrategia, se plantean una serie de estereotipos para senalar las diferencias entre 'nosotros' y 'los otros'" (Silva Santisteban, 2014, p. 3), y los hace proclives a recibir las "mentiras" (Arendt, 1994, p. 86) que se vierten en torno de estas crueldades humanas en aras del bien supremo: la ciudad.

La mentira es otro procedimiento para que las poblaciones pierdan la memoria de las injusticias. ?Que explicacion puedo adelantar ante la insensibilidad de quienes deben procurar la justicia, ante la mentira que se esparce sobre la paz ficticia, (12) y la humillacion de las victimas, ante la desmemoria y la sordera del Estado y donde se justifica retrospectivamente la violencia que vivieron? En septiembre de 2011, el periodico La Jornada pregunto al alcalde Murguia sobre los senalamientos que hizo Human Rights Watch ante la desaparicion forzada de cuatro jovenes por parte de la policia municipal --en especifico por parte del secretario de seguridad, Julian Leyzaola--. Su respuesta fue "no me interesan [...] esta dando resultados, que es lo que nos interesa a los juarenses. Creanme que no tengo ninguna denuncia contra el sobre derechos humanos, y si en el pasado se tomo una Pepsi en un lugar equivocado, (13) de eso yo no tengo conocimiento" (Camacho Servin, 2011). En esa misma entrevista "pidio defender Juarez para borrar la imagen de violencia que se tiene de ella, al tiempo que llamo a darle un trancazo (14) a los que hablen mal de la ciudad". Termino con una cita de Todorov: "La persecucion del bien, en la propia medida en que olvida a los individuos que debian ser sus beneficiarios, se confunde con la practica del mal. Los sufrimientos de los hombres, incluso, proceden mas a menudo de la persecucion del bien que de la del mal" (Todorov, 2002, p. 86).

En este sentido, toman fuerza las palabras dirigidas por Human Rights Watch a Enrique Pena Nieto, presidente de Mexico: "Abordar los abusos cometidos durante el mandato de su predecesor e impedir que se reiteren en el futuro, requerira de atencion inmediata en los niveles mas altos de su administracion" (hrw, 2012). Los lideres politicos estan obligados a resignificar y resimbolizar esos cuerpos torturados de nuestra ciudad, de nuestro pais. Esto equivale a saber y reconocer, entre otros casos, los reclamos de justicia que encabezan las mujeres torturadas en el territorio nacional a traves de Rompiendo el Silencio. Todas Juntas contra la Tortura Sexual (Centro Prodh, 2014); esta campana surge el 5 de mayo de 2014, liderada por 11 mujeres que sufrieron tortura sexual por parte de policias federales en el municipio de Atenco en 2006, y su caso se encuentra en la Corte Interamericana de Derechos Humanos:

Esta campana tiene dos objetivos principales:

visibilizar el patron sistematico de la tortura sexual que enfrentan las mujeres mexicanas que son detenidas por agentes policiales, militares o marinos en la supuesta politica de seguridad de Estado, donde en aras de asegurar una proteccion a la sociedad, se tortura.

[Al mismo tiempo:]

evidencia[r] que la tortura y la represion son mecanismos de control social que ejecuta el Estado con diferentes objetivos: de represion, intimidacion, humillacion, generacion de pruebas inculpatorias y muchos otros. (Centro Prodh, 2014)

Son ellas quienes no fueron consideradas ni humana, ni politicamente importantes y significativas para orientar las politicas del Estado en materia de seguridad, quienes estan definiendo y recobrando un futuro de relaciones de respeto, de justicia y de vida digna, de la cual fueron atormentadas y en muchos casos, finalmente despojadas. Sus testimonios son referentes fundamentales de las voces que resisten el "proceso excluyente de construccion de otredades" (Silva Santisteban, 2014, p. 24), son quienes dan rostro a la amnesia oficial y se posicionan como mujeres y como ciudadanas.

Conclusion

Mexico vive una experiencia de violencia compleja e impune debido a las politicas gubernamentales--economicas y de seguridad publica--que le han dado origen, asi como a las fuerzas no estatales que generan y complementan las diferentes modalidades de actos violentos contra un importante segmento de la poblacion mexicana. Las expresiones de violencia son variadas y bien recordadas con memorias que ilustran los abusos de dolor, tortura y dominio de los cuerpos mortificados de incontables personas. Estas atrocidades, producto de una estrategia equivocada de comunicacion o de una politica del silencio, son historias que sabemos y algunas veces olvidamos porque no podemos recordar todo el dolor; tambien las olvidamos porque no tenemos los hechos, no tenemos la justicia, y ocurren tan frecuentemente que una tras otra se superponen. De manera analoga, todas constituyen formas especificas, sistematicas y sistemicas de violencia, que constituyen las nuevas no ciudadanias, enraizadas en el no reconocimiento de la humanidad de las personas.

La guerra paso por sobre toda consideracion los resultados que esta ocasionaria y dispararia. Y si bien el gobierno federal inicia y mantiene el combate, este no subsistiria si no hubiese agentes locales y estatales que lo alimentan y lo nutren. Los hombres y las mujeres que han sido torturados lo son porque han sido maltratados por la jurisdiccion estatal y desamparados de la misma con actos de tortura propiciados tanto por el Estado como por el gobierno privado.

Este es un nuevo orden necropolitico en el que el uso de la tortura nos muestra la ausencia de toda estrategia; pero sobre todo muestra una estrategia politica que devasta a las poblaciones, y especialmente a aquellas que no cumplen con los parametros del valor del capital economico y de la heteronormatividad patriarcal.

Si bien la tortura tiene un signo territorial nacional y local, su solucion y erradicacion tiene ramificaciones extraterritoriales internacionales. Aunque, de nuevo asumo, su erradicacion se juega en el dia a dia en el trabajo de quienes han sido victimas de la misma desde su diferencia corporal y de las defensoras de derechos humanos, como el del Centro de Derechos Humanos Paso de Norte y de los organismos nacionales e internacionales que abogan por la erradicacion de la tortura y la sancion a los torturadores.

En este sentido, es necesario y urgente que la amnesia y la memoria oficiales no rijan sobre el sufrimiento y la degradacion de las personas torturadas. Ellas y ellos tienen el derecho de acceder a la justicia, y la nacion mexicana necesita tener la libertad de poder entender este largo episodio de violencia que nos muestra las crisis de un Estado alejado del sufrimiento de sus poblaciones. Imponer una memoria oficial no permite revelar los horrores y los errores, y probablemente los padezcamos por mas tiempo y los repitamos en los cuerpos de quienes mas sufren el poder violento e inhumano del Estado.

Recibido: 11 de septiembre de 2015

Revisado: 2 de diciembre de 2015

Bibliografia

Al (Amnistia Internacional). (2014). Fuera de control. Tortura y otros malos tratos en Mexico. Madrid, Espana: Secretariado internacional, Londres, Inglaterra: Centro de Lenguas de Amnistia Internacional.

Arendt, H. (1994). Eichmann in Jerusalem: A report on the banality of evil. Nueva York, NY: Penguin Books.

Cacho, L. (2012). Las mentiras peligrosas de Duarte. Vanguardia, en URL: http:// www.vanguardia.com.mx/lasmentiraspeligrosasdeduarte-1248972-columna. html, fecha de consulta 8 de marzo de 2013.

Cacho, L. M. (2012). Social death. Racialized rightlessness and the criminalization of the unprotected. Nueva York, NY: New York University Press.

Camacho Servin, F. (2011). "Minimiza el alcalde de Juarez acusacion contra jefe policiaco por desapariciones". La Jornada, en URL: http://www.jornada.unam. mx/2011/09/10/politica/010n1pol, fecha de consulta 9 de marzo de 2013.

CDHPN (Centro de Derechos Humanos Paso del Norte). (2015). Informe estadistico primer trimestre 2015. Ciudad Juarez, Mexico: CDHPN.

CDHPN (Centro de Derechos Humanos Paso del Norte). (2014). Reporte estadistico 2014: violaciones de derechos humanos. Ciudad Juarez, Mexico: CDHPN.

CDHPN (Centro de Derechos Humanos Paso del Norte). (2013). Informe estadistico 2013: violaciones de derechos humanos. Ciudad Juarez, Mexico: CDHPN.

CDHPN (Centro de Derechos Humanos Paso del Norte). (2012), Informe estadistico enero diciembre 2012: violaciones de derechos humanos. Ciudad Juarez, Mexico: CDHPN.

CDHPN (Centro de Derechos Humanos Paso del Norte). (2011). Reporte estadistico de registros correspondiente al trimestre septiembre-diciembre 2011. Ciudad Juarez, Mexico: CDHPN.

CentroProdh (Centro de Derechos Humanos Miguel Agustin Pro). (2014). "Rompiendo el silencio. Todas juntas contra la tortura sexual", en URL: http://centroprodh. org.mx/rompiendoelsilencio/, fecha de consulta 30 de agosto de 2015.

Esquivel Hernandez, G. (2015). "Desigualdad extrema en Mexico. Concentracion del poder economico y politico". Iguales/Oxfam, en URL: http://cambialasreglas.org/ images/desigualdadextrema_informe.pdf, fecha de consulta 19 de agosto de 2015.

Foucault, M. (2002). Disciplina y castigo. Buenos Aires, Argentina: Siglo XXI.

Fox News Latino. (2013). "Former Mexican President Felipe Calderon Admits Errors In Handling Drug War". Fox News, en URL: http://latino.foxnews.com/latino/ news/2013/09/18/former-mexican-president-felipe-calderon-admits-errorsin-handling-drug-war/Bibliography, fecha de consulta 15 de febrero de 2015.

Gomez Quintero, N. (2015). "Cancilleria encara a relator de la onu; descalifica su trabajo". El Universal, en URL: http://www.eluniversal.com.mx/nacionmexico/2015/impreso/cancilleria-encara-a-relator-de-la-onu-descalifica-sutrabajo-224553.html, fecha de consulta 6 de mayo de 2015.

Grossman, V. (2013). Vida y destino. Ciudad de Mexico, Mexico: Galaxia Gutenberg.

Guidotti-Hernandez, N. M. (2011), Unspeakable violence. Remapping U.S. and Mexican national imaginaries. Durham, CN y Londres, Inglaterra: Duke University Press.

HRW (Human Rights Watch). (2012). "Carta de hrw al Presidente Enrique Pena Nieto: ?cual es su agenda para derechos humanos?". hrw, en URL: http://www.hrw. org/es/news/2012/12/11/carta-de-hrw-al-presidente-enrique-pena-nieto, fecha de consulta 3 de enero de 2013.

HRW (Human Rights Watch). (2011). Ni seguridad, ni derechos. Ejecuciones, desapariciones y tortura en la "guerra contra el narcotrafico" de Mexico. Estados Unidos de America: Human Rights Watch.

Huacuz, M. G. (Coord.) (2011). La bifurcacion del caos. Reflexiones interdisciplinarias sobre violencia falocentrica. Ciudad de Mexico, Mexico: Itaca.

Institute for Economics and Peace. (2014). "Global Peace Index 2014". Institute for Economics and Peace, en URL: http://economicsandpeace.org/research/iepindices-data/global-peace-index, fecha de consulta 14 de enero de 2015.

La Polaka. (2013). Leyzaola amenaza periodistas. La Polaka, en URL: http://lapolaka. com/leyzaola-amenaza-periodistas/, fecha de consulta 9 de marzo de 2013.

Lemke, T. (2011). Biopolitics. Nueva York, NY: New York University Press.

Litowitz, D. (2000). Gramsci, hegemony and the law. BYU Law Review, 2000(2), 515-551.

Mbembe, A. (2011). Necropolitica. Seguido de Sobre el gobierno privado indirecto. Santa Cruz de Tenerife, Espana: Melusina.

Mendez Hernandez, S. (2015). Centro de Derechos Humanos Paso del Norte. [Panelista en La Lucha: The Story of Lucha Castro and Human Rights in Mexico]. El Paso, TX: cms and Front Line Defenders, University of Texas, 6 de mayo.

Naciones Unidas. (2014). Informe del Relator Especial sobre la tortura y otros tratos o penas crueles, inhumanos o degradantes, Juan E. Mendez. Ginebra, Suiza: Consejo de Derechos Humanos, onu.

Naciones Unidas. (2003). Metodos de lucha contra la tortura. onu, en URL: http:// www.ohchr.org/Documents/Publications/FactSheet4Rev.1sp.pdf, fecha de consulta 11 de mayo de 2015.

Naciones Unidas. (1993). Declaracion sobre la eliminacion de la violencia contra la mujer, en URL http://www.ohchr.org/SP/ProfessionalInterest/Pages/ViolenceAgainstWomen.aspx, fecha de consulta 9 de mayo 2015.

Mendez, J. E. (2015). Carta a Jorge Lomonaco Tonda. Milenio, en URL: http://www milenio.com/politica/carta_relator_0NU_tortura_MILFIL20150402_0001.pdf, fecha de consulta 6 de mayo de 2015.

Ni Aolain, F. (2000). Sex-based violence and the holocaust-a reevaluation of harms and rights in the international law. Yale Journal of Law and Feminism, 12(43), 43-84.

Paz, O. A. (2004). La tortura. Efectos y afrontamiento. Estudio psicosocial. Ciudad de Guatemala, Guatemala: Equipo de Estudios Comunitarios y Accion Psicosocial.

Perez, E. (1999). The decolonial imaginary. Writing Chicanas into History. Bloomington, IN: Indiana University Press.

Perez Silva, C. (2015). Reitera gobierno de Mexico rechazo a informe de la onu sobre tortura. La Jornada, en URL: http://www.jornada.unam.mx/ultimas/2015/04/01/ carece-de-fundamento-afirmaciones-sobre-tortura-en-mexico-gobierno-7112. html, fecha de consulta 6 de mayo de 2015.

Pincikowski, S. E. (2002). Bodies of pain: suffering in the works of Hartmann von Aue. Nueva York, NY: Routledge.

Scarry, E. (1987). The body in pain. The making and unmaking of the world. Nueva York, NY: Oxford University Press.

Silva Santisteban, R. (2014). Maternidad y basurizacion simbolica (el testimonio de Giorgina Gamboa). Alternativas, (3), 1-27, en URL: http://alternativas.osu.edu/ assets/files/Issue-3/essays/silva.pdf, fecha de consulta 31 de agosto de 2015.

Sontag, S. (2004). Ante el dolor de los demas. Madrid, Espana: Suma de Letras, en URL: http://www.upv.es/laboluz/leer/books/Sontag_Ante_el_dolor_de_los_demas.pdf, fecha de consulta 1o de febrero de 2013.

Todorov, T. (2002). Memoria del mal, tentacion del bien. Indagacion sobre el sigloXX. Barcelona, Espana: Peninsula.

Todorov, T. (2000). Los abusos de la memoria. Barcelona, Espana: Paidos Asterisco.

Entrevistas

Chaparro, E. (2015). Centro de Derechos Humanos Paso del Norte (CDHPN).

Ciudad Juarez, Mexico, 16 al 22 de julio.

Enriquez Perez, O. (2014). Centro de Derechos Humanos Paso del Norte (CDHPN). Ciudad Juarez, Mexico, 27 de febrero.

Galarza Gandara, P. (2015). Centro de Derechos Humanos Paso del Norte (CDHPN), Ciudad Juarez, Mexico, 14 al 27 de julio, 12 de noviembre y 1 de diciembre.

Julia Estela Monarrez Fragoso es doctora en ciencias sociales por la Universidad Autonoma Metropolitana-Unidad Xochimilco, con especializacion en mujer y relaciones de genero. Es profesora-investigadora de El Colegio de la Frontera Norte, adscrita al Departamento de Estudios Culturales en la Direccion General Noroeste, Ciudad Juarez. De sus publicaciones mencionamos la coordinacion, junto con Luis Cervera, Cesar Fuentes y Rodolfo Rubio, de Violencia contra las mujeres e inseguridad ciudadana en Ciudad Juarez, Mexico, El Colegio de la Frontera Norte y Miguel Angel Porrua, 2010; y Trama de una injusticia. Feminicidio sexual sistemico en Ciudad Juarez, Mexico, El Colegio de la Frontera Norte y Miguel Angel Porrua, 2009.

Julia Estela Monarrez Fragoso

El Colegio de la Frontera Norte

juliam@colef.mx

(1) En el proceso de escribir este ensayo debo mi gratitud a The Fulbright Program [68140447] y al programa Fulbright-Garcia Robles 2014-2015 para academicas mexicanas. A Dennis Bixler-Marquez, Director del Departamento Chicana/o Studies en la University of Texas at El Paso, Texas, por su invitacion para ser una investigadora asociada en Estudios de la Chicana. A Joe Heyman, Director del Center for Interamerican and Border Studies, que me acogio durante mi estancia; a Patricia Juarez-Carrillo y Silvia Torezani, mis colegas del Journal Club. A Socorro M. Tabuenca, Kathleen Staudt, Cynthia Bejarano, Rosalia Solorzano, Hilda Ontiveros y Carlos F. Ortega por su aliento; a Alfredo Rodriguez y Lucero Moreno Saenz, por su asistencia especializada. Por ultimo, a las(os) lectores anonimos que revisaron el documento. Las deficiencias y los errores son mios.

(2) Las traducciones de las citas del ingles al espanol son mi responsabilidad.

(3) En este informe destacan los casos documentados por Amnistia Internacional en los estados de Baja California, Chihuahua y el Estado de Mexico. Aunque es menester informar que AI tiene mas de 50 anos documentando los casos de tortura en Mexico, y su credibilidad le hizo garante de denuncias por parte de organismos y victimas de otros estados.

(4) La actuacion de la CNDH, desde la presidencia de Raul Plasencia Villanueva (2009-2014), fue cuestionada por su nula independencia del poder estatal y su omision como garante de las violaciones de derechos humanos.

(5) Esto no significa de manera alguna que antes del ano 2006, Mexico estuviera libre de impunidad.

(6) Me refiero a la actitud y a la practica del Estado, que por un lado sigue la misma estrategia contra las mafias del crimen organizado pero, a diferencia de su antecesor, no habla de ella. Esta estrategia le permite ocultar y negar las diferentes formas de violencia que sufren las personas y que las deja sin justicia y a merced de una guerra patrocinada y aceptada por el Estado mismo.

(7) Lo hago desde esta organizacion porque desde una etica de la investigacion de la violencia que sufren las victimas de tortura, no me parece que sea el momento para pedirles su testimonio de primera voz, cuando no tengo nada mas que ofrecer que un articulo academico. Para tal efecto, hice entrevistas grabadas, conversaciones electronicas, consulte los informes estadisticos, la literatura gris y en algunas ocasiones las he acompanado en sus manifestaciones.

(8) Las italicas son mias.

(9) Las italicas son mias.

(10) Hay que recordar que el ejercito se retiro de Ciudad Juarez en abril de 2010 y la policia federal en julio de 2011.

(11) En mayo de 2015, el exsecretario de seguridad municipal sufrio un atentado que lo dejo paralizado.

(12) Termino que utilizo para resistir la estrategia discursiva de parte de los tres niveles de gobierno sobre la situacion de seguridad que prevalece en Ciudad Juarez, debido a que el crimen organizado fue derrotado.

(13) Las cursivas son mias.

(14) Las cursivas son mias.

Leyenda: Mapa 1 Lugares de sufrimiento de las y los sujetos torturables

Leyenda: Fotografia 1

Campana patrocinada por la iniciativa privada de Ciudad Juarez para promover la imagen de la ciudad
Cuadro 1
Violaciones a derechos humanos y tortura 2011-2015 registrados
por el Centro de Derechos Humanos Paso del Norte, en Ciudad Juarez

            Violaciones           Casos
            a derechos            de
Ano         humanos        %      tortura      %     Total     %

2011        6            37.7     10         62.5     16      7.6
2012        31           35.7     56         64.3     87     41.9
2013        15           37.5     25         62.5     40     19.1
2014        19           35.2     35         64.8     54     26.1
2015 (a)    12           80.0     3          20.0     15      5.3
Total       83           39.1     129        60.9    212    100.0

Fuente: elaboracion propia a partir de la base de datos del Centro
de Derechos Humanos Paso del Norte. (a) Comprende de enero
a marzo de 2015.

Cuadro 2
Casos de tortura por sexo de las victimas, 2011-2015

Ano         Hombres      Mujeres     Total

2011                                  10 (a)
2012          56           0           56
2013          18           7           25
2014          22           13          35
2015 (e)       3                        3
Total                                 129

Fuente: elaboracion propia a partir de la base de datos del
Centro de Derechos Humanos Paso del Norte. (a) No se pudo
identificar el sexo de las personas. (e) Comprende de enero
a marzo de 2015.
COPYRIGHT 2017 El Colegio de Mexico, A.C.
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2017 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

 
Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Monarrez Fragoso, Julia Estela
Publication:Estudios Sociologicos
Article Type:Ensayo
Date:May 1, 2017
Words:10990
Previous Article:Gobernanza neoliberal en la epidemia del VIH/SIDA en mujeres en Mexico: los efectos del paradigma de la vulnerabilidad.
Next Article:El castigo como relacion social cotidiana en la Argentina actual. El caso de la carcel de mujeres de Batan.
Topics:

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2018 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters